FELIZ CUMPLEAÑOS
Hace 6 años se creó esta comunidad con la intención de unir a los roleros y crear una familia. Hoy me es grato decir que se ha cumplido desde el inicio. Bienvenidos a Éadrom, bienvenidos a Takemori.

Muchísimas gracias a todos nuestros usuarios. Este es un triunfo que compartimos no solo con los registrados actuales, si no también con aquellos que se fueron.
Muchas gracias!
6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
» Mad Members!! || Priv. Miembros de Laboratorio
Hoy a las 3:32 pm por Surya Candra

» ¿Una loba y una paloma? [Priv. Haruka]
Hoy a las 2:14 pm por Haruka Musume

» Criaturas sombrías: Viktor Frankenstein.
Hoy a las 1:42 pm por Viktor Frankenstein

» TIENDA DE ITR
Hoy a las 10:29 am por Alice Sadao R.

» Cambios de botón
Hoy a las 8:20 am por Invitado

» CAMBIO DE NICK
Hoy a las 6:49 am por Airi Ebani

» Reserva de físicos
Hoy a las 2:55 am por Solrac LeMay

» LIBRO DE FIRMAS
Hoy a las 2:23 am por Solrac LeMay

» Blue Caos (Rol +18 Inauguramos!) [Afiliación Élite]
Hoy a las 2:11 am por Invitado

» What's the problem? [Priv. Megan]
Hoy a las 2:03 am por Altruismo

¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


3:33 a.m. [Priv. Kaito Ozawa]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado 3:33 a.m. [Priv. Kaito Ozawa]

Mensaje por Ayiw Kryomi el Lun Jul 17, 2017 8:47 am

- En particular ese día, regresar a su casa no le supuso una idea muy agradable.
 
Estaba sola... "como loca mala" diría ella en aquella enorme y vasta cuidad. De estar despierta ella, podría al menor tener conversación, pero incluso esa parte de sí misma, esa otra, estaba descansando, luego de haber practicado todo el día un hechizo simple utilizando ese cuerpo. Pero Ayiw, no tenía ni una pizca de sueño, pues había "dormido" todo el día, en un estado de letargo al cual entraba, cuando cedía el mando de ese cuerpo, donde ahora, vivían 2 mentalidades. 
 
El hecho de utilizar el cuerpo, por ella o por Brish, era extraño, puesto que pasaban días y días sin dormir, sin reponer energías. ¿Hasta cuándo aguantaría el cuerpo...? "Usar mucho un par de zapatos, termina por gastarlos... ¿será igual con este cuerpito?" meditó en lo que se miraba un momento hacia abajo. Estaba bien, quizá un poquito más delgado, pero se sentía bien. Continuó su caminata en la mitad de la noche, mientras se acomodaba mejor el chal tejido, negro, elegante, que llevaba puesto desde la mañana. Le daba un aire misterioso a esta joven flacucha que camina, cual alunada, en medio de al noche por donde sus pies la guíen.
 
Caminar sin la mente, solo con los pies, lleva una gran desventaja: que cuando la mente intenta regresar al control, no sabe donde está. Así, se encontró fácilmente perdida, habiendo caminado quién sabe por cuánto tiempo sin dirigirse a sí misma. Miró alrededor... notando una luz en la cercanía, por lo que se apresuró a aquella casa que tenía luz a esas horas. Estaba armada y sabía como defenderse... o eso creía. Era preferible correr el riesgo a andar perdida toda la noche y acabar más perdida.
 
Varios minutos después, pensó en la ironía. "Claro.. cer-ca-nía. Maldita sea en las perspectivas..." agitada, notó que estaba cerca en ese momento, pero había tenido un buen trecho de trote. Se mordió el labio inferior en lo que se armaba de fuerzas para tocar. Más una idea la asaltó de pronto "¿Y si nadie vive aquí y estoy como loca tocando una casa deshabitada...? pero tiene luz, es como absurdo que haya una luz..." nuevamente avanzó sin proponérselo conscientemente, y antes de notarlo, estaba mirando a hurtadillas por una ventana, desde la cual no distinguir nada, por lo que buscó otra por la cual mirar, avanzando con el mayor cuidado posible...
 
... antes de escuchar solo una cosa en la quietud de la noche: un paso. Todo su cuerpo reaccionó dando un salto largo al costado, empuñando su daga, deteniendo quién sabe cómo, tan rápido, un ataque que tenía como fin: acabarla o acabarla. El filo de las armas llegó a lanzar chispas, en lo que forcejeaba con debilidad porque el arma enemiga no terminase su meta: su cuello. - ... por.... f-favor... - murmuró con los ojos cerrados por la fuerza que le era aquella acción, sin notarse a sí misma en el suelo de espaldas, empolvada y con una ligera herida sangrante en una de sus manos, producto de la torpeza con la que había desempuñado su preciada daga.
 
Era cuestión de, quizá apelando a un golpe gigante y oportuno de suerte, lograr demostrar que no estaba para hacer maldades, si no y más bien... necesitaba ayuda en medio de la noche.-


Última edición por Ayiw Kryomi el Lun Jul 17, 2017 8:49 am, editado 1 vez (Razón : Formato.)


"Como cuando ves algo que te hace feliz. 

Verdaderamente feliz."

Улыбается девушка:


- Actúo - 
... Hablo... 
"Pienso"

~Music's time~:
~Gracias Crash c:~
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
48870
Reputación :
4
Mensajes :
447

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 3:33 a.m. [Priv. Kaito Ozawa]

Mensaje por Kaito Ozawa el Lun Jul 17, 2017 9:14 pm

Había caído la noche, otra noche como cualquier otra en la que Kaito se encontraba mirando el cielo opaco desde el patio de su casa recostado en una silla. Sentía el leve ardor en sus ojos que le anunciaba que debían tener un descanso pero no estaba entre los planes del castaño ceder ante tal deseo...

El ojiesmeralda sonrió al ver como un niño se acercaba a él con una radiante sonrisa. - Lo hice, lo hice, lo hice, lo hice. - Repitió una y otra vez al llegar frente al castaño. Kaito estiró su mano y la apoyó suavemente en la cabeza del niño para que dejar de brincar. Se agachó para quedar a su altura. - ¿Qué hiciste? - Preguntó con tranquilidad. - ¡Gane! - Exclamó el infante fuertemente juntando sus pequeños puños en frente y moviéndolos con euforia contenida. Al instante abrió los ojos como platos y se cubrió la boca.- Gane sensei - Repitió murmurando esta vez mirando a la casa de su profesor esperando que no se prendiera ninguna luz. Volvió la mirada al castaño cuando le escuchó reír. - Tranquilo no se escuchó muy fuerte... - Mintió éste para se relajara antes de desordenar el cabello del niño. - Sabia que ganarías - Agregó con una sonrisa orgullosa.- Pero pudiste haber esperado mañana, es muy tarde para que estés fuera. Ve a casa y mañana me cuentas todo. - Su alumno asintió una y otra vez  con energía. - Si sen-s... - Se interrumpió cuando una luz de la casa se encendió provocando que Kaito volteara a ver la misma. - Ve, está todo bien. - Lo volvió a mirar y palmeo su cabeza al levantarse. Cuando el chico volteó para irse él camino hacia la casa. Al correr la puerta escuchó algo quebrarse.  - ¿Mamá? - Preguntó acercándose a la habitación donde ella dormía. Esperaba verla al entrar pero en cambio se vio cegado por espesa cortina de humo que lo obligó a cerrar los ojos y proteger su rostro con el antebrazo. Sintió un calor atroz de pronto. Estaba abriendo los ojos lentamente debido al picor hasta que distinguió las llamas que  devoraban las casas de su aldea. Empezó a mirar alrededor entrando en la desesperación. Se encontraba en medio de la plazoleta frente a la casa de su abuelo.  NO  Retumbo a su lado haciendo que todo su cuerpo se tensara al instante. Miró y vio caer una mujer con el pecho bañado de sangre. Sin pensarlo se movió velozmente y deslizó la katana que posaba en su mano cortando en dos la sombra humana que se había inclinado sobre el cuerpo inerte de la mujer al segundo de caer mostrando unos dientes filosos en busca de sangre. Al girar la cabeza vio decenas de sombras más por todas partes, todo era un caos.- ¡DETENTE! - Esa voz. Esa voz. Sus pies se movieron antes de que su cabeza comprendería que lo estaba haciendo. Corrió desesperado en dirección del sonido bañando su katana de sangre de todas las sombras oscuras que se interpusieron en su camino. Llegó al sitio y distinguió la espalda de su madre al instante forzando sus piernas a aumentar la velocidad para alcanzarla pero...



Un suspiro…
Un filo cortando el aire…



NO - Gritó desde lo más profundo de su pecho respirando fuertemente. Movió su cabeza exasperado de un lado a otro. Se encontraba en el patio de su casa en la colina. Bajó la mirada a sus manos y no había ninguna katana o sangre en ellas.  - Maldición. - Gruño cerrando las manos en puños ignorando el sudor frio que corría por su cuerpo. Se había quedado dormido sin darse cuenta. - Maldita sea. - Se levantó de la silla con ganas de patearla lejos. Camino un poco para calmarse. Fijó su mirada al cielo tratando de borrar la imagen de su madre cayendo muerta como si de una muñeca se tratase mientras su aldea era devorada.

Un movimiento por el rabillo del ojo lo obligó a despegar su vista de la luna, fue entonces cuando vio una sombra caminando en dirección a su casa. Volviendo la tensión en su cuerpo en tan solo un segundo se movió son sigilo y tomo una vieja katana que siempre mantenía cerca de la puerta de atrás. ¿Será que continuaba soñando? No se sentía en completo juicio en ese momento mientras rodeaba la casa y desenfundaba el arma. Todo sin hacer ni el más mínimo ruido. Se detuvo un segundo asomando la cabeza por el lateral de la casa y vio la sombra mirando por sus ventanas. El odio que lo emergió fue tal que se impulsó hacia adelante para atacarla alzando la katana en un movimiento que prometía ser letal. Milisengundos antes, vio agitarse una cabellera larga a través del manto oscuro que cubría a la persona haciendo que en su mente sufriera un shock y disminuyera la fuerza del golpe en seco. Una pequeña daga interrumpió el camino de su katana al impactar con ella haciendo un fuerte sonido de metal. Vio a la chica caer al suelo tras el golpe. Escuchar su súplica después fue como un baño de agua fría para él. Bajo la mirada a su mano herida. - ¿Qué ocurre contigo? - Dijo áspero y con evidente enfado por la estupidez que estuvo a punto de hacer mientras tomaba el puente de su nariz con una mano con suma frustración. Ni él reconoció si se lo dijo a él mismo o a la chica. Su cuerpo estaba completamente tenso en aquel momento que volvió a ver a la fémina.

Suspiró pesadamente relajando los hombros y dejando la katana apoyada en la pared para que la chica notara que no tenía intención de atacarla. – Estas herida. - Mencionó acercándose a ella cuidadoso. - Lo lamento. - Dijo verdaderamente intranquilo inclinándose a su lado. - Tsk ¿qué haces aquí a estas horas?…-  No pudo evitar soltar desviando la mirada mientras fruncía el ceño. Suspiro una vez más calmándose. - Perdóname. Déjame ayudarte. -
Volvió a mirarla tendiéndole la mano.




Hablo || Narro || Pienso || Ficha
avatar

Dromes :
10007
Reputación :
2
Mensajes :
27

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 3:33 a.m. [Priv. Kaito Ozawa]

Mensaje por Ayiw Kryomi el Lun Jul 17, 2017 11:01 pm

- La verdad era que... no estaba ni cerca de ser como las películas. Decían que toda tu vida pasaba frente a tus ojos, que recordabas y que amabas  ante un encuentro más cercano a la muerte. Pero no fue así para esta niña, quien solo recordó una cosa: a sus padres, y sin el mínimo vestigio de desear amarlos, los maldijo internamente por haberla dejado abandonada a su suerte en esa complicada y siniestra cuidad. Le dolía... ¿qué le dolía...? "Recuento, Ayiw, duelen las manos por sostener la daga, duele el corte en  la palma izquierda, duele la sentadera y la cabeza... mucho la cabeza... y creo que un tobillo. Mal-ditaseas... suerte..."


Escuchó las palabras de él, que pensó dirigidas a ella, a lo que no supo qué decir, más que... disculparse una y otra vez en voz susurrante, casi como un mantra, intentando incorporarse a velocidad... pero le dolía horrores la cabeza, y sospechaba necesitar de vendar su tobillito. - Lo siento, en verdad lo siento mucho... discúlpeme, no era mi intención asustarlo... - su voz se cortaba por momentos, sin notarlo ella, por estarlo mirando fijamente aún desde el suelo, con ojos enormes... completamente asustada.- ... N-no, no es nada... no duele mucho... - negó con la "mano sana", mostrado sus palmas rojas por la fuerza que había tenido que hacer con la magnífica daga que brillaba en el suelo.- E-está bien... por favor, solo me retiraré, yo... ¡E-en serio, e-estoy bien... por favor... no me haga daño...! - dijo encogiéndose al verlo inclinarse a su lado. Aún estaba alerta, más ante su pregunta... susurró con voz rota:-

... m-me perdí... yo solo me perdí... - sintió los ojos inundados en lágrimas, realmente angustiada. Sus labios dibujaron un puchero al escucharlo disculparse... él estaba tenso, su aroma delataba que estaba nervioso, pero... que su acción era limpia, no tenía intenciones ocultas. Estiro la "mano sana" para tomar la de él, incorporándose lentamente, con un quejido suave de por medio. Se apoyó en él, aún turbada por todo aquello, mientras intentaba controlarse... ya no estaba en peligro, no tenía porqué estar mal... pero... 

Alzó con cuidado la mano que le sangraba, para cubrirse con el dorso de la misma los labios, mientras todo su cuerpo temblaba.- ... m-me asusté mucho... - musitó antes de hipar con fuerza, dejando que dos inmensas lágrimas rueden por su rostro sucio. Aún no terminaba su curso de "Control de Armas", por lo que, no se sentía capaz de afrontar una situación así. Aún temía mucho por su propia vida.-


"Como cuando ves algo que te hace feliz. 

Verdaderamente feliz."

Улыбается девушка:


- Actúo - 
... Hablo... 
"Pienso"

~Music's time~:
~Gracias Crash c:~
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
48870
Reputación :
4
Mensajes :
447

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 3:33 a.m. [Priv. Kaito Ozawa]

Mensaje por Kaito Ozawa el Mar Jul 18, 2017 4:15 pm

Escucharla disculparse una y otra vez solo hacía que el castaño se sintiera aun peor por la reacción que tuvo al verla. Estuvo a nada de asesinarla pensando que era una sombra de su sueño. – No te disculpes más – Murmuró deseando que dejara de hundirlo aún más en la culpa que sentía en ese momento. Ver reflejado el miedo que sentía de él en su voz y mirada hacia que aquella tensión en su cuerpo se volviera más dura y recia a irse. Estudió el cuerpo de la chica buscando cualquier otra herida mientras se acercaba cauteloso mostrando sus manos vacías en señal de paz.  Obsérvala encogerse ante él fue lo peor, se sintió como la peor mierda que podía existir. – No, no llores por favor – Susurró en voz baja mostrándose lo más sereno que pudo para la chica se relajara aunque por dentro era todo tensión. – Es mi culpa, no tuve que haber reaccionado así.
 
Solo es una chica perdida, relájate. Se repetía mientras la ayudaba a levantarse. Al escuchar quejarse por el dolor inmediatamente paso el brazo de la fémina por encima de su cabeza y la tomo del costado con el otro para que hiciera el menor esfuerzo posible mientras recargaba su peso a un lado. Miro su mano herida cuando la levantó a su cara pensando que se quejaría del dolor. Sin embargo… “m-me asusté mucho... “  vio la lagrimas recorrer su rostro. Suspiro con suma pena. – Siento haberte asustado, en serio. – Le dijo con voz tranquila mientras rodeaba su casa para entrar por atrás. – Estarás bien, no te preocupes -  Agregó trotando de calmarla. – Ya no estás perdida.
 
Avanzó despacio hasta llegar a la puerta del fondo y correrla para entrar con la chica a su casa. La guio a un sillón y fue sumamente cuidadoso al ayudarla a sentarse.  –  No te muevas – Mencionó observándola antes de irse a la cocina para buscarle un vaso de agua el cual le ofreció al apenas regresar. – Note que te heriste el tobillo, puedes quitarte los zapatos si quieres. - Sugirió pensando la posible inflamación que tendría a causa del daño.-  Iré a buscar algo, ya vuelvo. – Fue a una habitación de la casa y regresó solo un minuto después con una toalla húmeda y limpia junto con un pequeño bolso. Se acercó nuevamente y tomo una silla para quedar sentado frente a ella depositando el bolso en el suelo. – De verdad lamento lo que pasó no suelo comportarme así. – Dijo tendiéndole la toalla para que se limpiara mostrando una leve sonrisa de pena en sus labios. –  Tuve una mala noche… Bueno, los dos parece. – Sintió la necesidad de agregar. 
 
Ya pasado el momento de tensión y Kaito se sentía un poco más tranquilo al ver que la chica no estaba gravemente herida y que tan solo había llegado a su casa perdida en medio de la noche en busca de una ayuda. Cargo el bolso que había llevado y sacó de él un pequeño pañuelo antes de señalar la mano lastimada de la muchacha. - ¿Me dejarías verla? – Preguntó tendiéndole la propia con la intención de que dejara curarla.



Hablo || Narro || Pienso || Ficha
avatar

Dromes :
10007
Reputación :
2
Mensajes :
27

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 3:33 a.m. [Priv. Kaito Ozawa]

Mensaje por Ayiw Kryomi el Mar Jul 18, 2017 10:39 pm

- Un pequeño sollozo insonoro le sacudió de nuevo los hombros, en lo que trataba de calmarse. ¡Estaba llorando como pequeña frente a un desconocido...! que si bien había intentado matarla, ahora... la estaba socorriendo.- ¡...! - debió esforzarse por decir lo siguiente al escuchar sus disculpas por asustarla.- ... y-yo... tengo que ser... va-valiente... - negó con la cabeza suavemente. ¡Ella tenía que ser valiente por sí misma...! Tenía que estar alerta por sí misma, si no, sería acabada antes de lo que imaginaba.


Él la guiaba a algún lugar... bueno, prácticamente la arrastraba, pues... ¿notaría él que estaba llevando casi todo su peso? Ayiw pesaba muy poco, aún con todo lo que comía, por lo que para otros era como "un medio-peso", era en realidad el peso entero de la joven, que se secó el rostro con la mano herida, dejando algo de sangre en sus ojos, en sus mejillas. Olía feo... más se distrajo de ello, al escuchar las palabras de él "Ya no estás perdida..." Se mantuvo en silencio, pensativa a esas palabras, antes de notar que ingresaban a la casa... y que era llevaba y dejada con el mayor cuidado en un sofá. Miró al joven, aún sin decir nada, afirmando una vez con la cabeza, viéndolo marcharse... sintió la urgencia de pedirle que no se fuera. No quería quedarse sola en una casa que no conocía; su corazón aún palpitaba con fuerza, y lo hizo más fuerte al notarse sola. Se aseguró de reposar su mano sangrante sobre sus rodillas... su falda blanco invierno, quedaría moteada con rojo... y estaba toda sucia. Bueno, había sido linda por el tiempo que la pudo lucir.


Y él regresó, haciéndola sonreír levemente al aceptar el vaso de agua. - ... gracias. - murmuró luego de beber, soltando un suspiro aliviado. Las palabras de él se le hicieron extrañas... ¿quitarse los zapat-...? - ... Auh... - en susurro se quejó cuando intentó mover el pié... notándolo sí, hinchado y algo azul. Lo miró detenidamente, le quedaría morado si es que no era negro... en pocas horas. Esperaba no haberse roto nada, con lo malafortunada que era. Con mucho cuidado, utilizando el pie sano... se sacó el zapatito elegante con un ligero tacón, todo polvo igual, antes de suspirar... aún no aliviada, adolorida. Bebió un poco más de agua, antes de comenzar a rebuscar en su bolso... su pañuelo... su pañuelo... era difícil buscar con solo una mano... y no quería ensuciar nada, la sangre es muy dura para quitarla de los muebles. - ... - miró alrededor, impaciente, para volver a su bolso por un segundo, antes de oírlo regresar. - ... volviste. - dijo aliviada... como si hubiese considerado la idea de que se fuese para dejarla ahí. Y bien, sí lo había considerado.-

... gracias... - le sonrió, con los ojos rojos por el llanto, que tornaba sus ojos de grises a casi un azul intenso. Se pasó con cuidad la toalla en la cara, antes de doblarla para colocarla en su cabeza, haciendo una mueca por el dolor.- ... está bien... creo que soy la única persona a la que se le ocurre fisgonear  en las casas a esta hora... lo lamento... - dijo una vez más, ya más consciente de que sus acciones tendrían consecuencias.- Tu reacción fue normal, ante mi comportamiento anormal... - alzó una ceja, antes de sonreír con más ganas. 



Sí, el ambiente se sentía más ameno... su corazón estaba mucho más calmado. Lo miró un momento, notando sus palabras, antes de darle... algo dubitativa la mano, puesto que no estaba acostumbrada a que nadie la cure... ella se curaba sola. - ... - guardó silencio, sin quejarse por lo que él hacía en su mano, mirándolo fijamente. Se le veía cansado, agotado de alguna forma. Y ella había ido a empeorarle la noche.- Oye... - dejó el paño mojado sobre sus rodillas, antes de alzarle el mentón con tal cuidado, que parecía una ligera caricia, para verle a los ojos. - ¿Tú estás bien...? - inquirió, seria... quizá sorprendentemente preocupada por el joven.- ... ¿... por que.... - las pupilas de la joven, viéndola de tan cerca, se agrandaron solo un poco, mientras captaba ese aroma.- ... estás tan cansado? ¿Estás enfermo... ? - le preguntó apartando la mirada, antes de volver a colocar el paño frío en su cabeza, sobre el chichón que le había salido por el golpe. -


"Como cuando ves algo que te hace feliz. 

Verdaderamente feliz."

Улыбается девушка:


- Actúo - 
... Hablo... 
"Pienso"

~Music's time~:
~Gracias Crash c:~
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
48870
Reputación :
4
Mensajes :
447

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 3:33 a.m. [Priv. Kaito Ozawa]

Mensaje por Kaito Ozawa el Dom Jul 23, 2017 4:21 pm

Kaito procuraba no hacer mucha fuerza para no molestarla mientras la llevaba adentro con cuidado. La escuchaba atentamente e inconscientemente mientras caminaba con ella el castaño chitaba de vez en cuando como si estuviera consolando el llanto de un niño mientras ella sollozaba, ni siquiera él se percató que lo estaba haciendo hasta que tuvieron que detenerse un segundo para abrir la puerta de su casa. – Tranquila. – Murmuró en voz baja mientras entraban. Al dejarla en el sillón notó como se había regado algo de sangre en el rostro y pensó en ir a buscar una toalla y agua para que se limpiara. Agua. La chica había dicho que estaba pérdida antes de llegar ahí, quien sabe por cuánto tiempo. Seguro debe tener mucha sed. Fue entonces que se apresuró a buscarle un poco.
 
No pasó mucho tiempo para que se volviera a ir en busca de algunas cosas. Una vez en su habitación fue directo al baño en busca de toallas, gazas, antisépticos y demás. Había limpiado millones de heridas con anterioridad por lo que guardó todas las cosas casi de forma automática en el bolso. Al regresar con la joven y escucharla sonrió levemente mientras murmuró: - Así es.  -  antes de acomodar la silla y ofrecerle la toalla. Todavía la notaba nerviosa, lo dejaba claro la simple idea de que pensara que la dejaría sola en aquel lugar teniendo en cuenta que era su casa. La miró mientras se quitaba un poco de sangre del rostro antes de alzar ligeramente las cejas al escucharla hablar. – Para una persona perdida en medio de la noche no es un comportamiento anormal, no seas tan dura contigo. Respondió con una pequeña curva en sus labios de cierta forma aliviado de ver a la chica sonreír después de tal episodio.
 
Tomó la mano ajena con cuidado después de que la muchacha se la acercara con un poco de duda que no pasó por alto en Kaito. Con el pañuelo que tenía en la otra mano empezó a limpiar un poco de la sangre que emanaba ligeramente de su mano. Dado al tiempo, gran parte se estaba sacando dejando capas frágiles de la misma que apenas sufrían un toque se rompían. El castaño estaba concentrado limpiando la herida con el pequeño pañuelo notando poco a poco la leve brecha en todo el centro de su palma que era la causante del brote de sangre. Agarró otro pañuelo limpio humedeciéndolo con una de las botellas que había llevado y empezó a desinfectarla. Estuvo tentado a mirarla al no escuchar ningún ruido de ella al hacerlo, sobre todo al aplicar un poco de presión para detener el sangrando pero aun así se mantuvo con la vista solo en la herida. No quería arriesgarse a ponerla nerviosa de ninguna forma. Notaba su mirada en él por lo que tenía mayor cuidado al curarla si es que podía.

Detuvo su mano apenas escucharla pensado que se quejaría por dolor o ardor gracias al desinfectante. Sin embargo, se vio ligeramente sorprendido cuando alzó su rostro e hizo que la mirara. - ¿…? – Sus cejas se empezaron a fruncir levemente al escuchar su primera pregunta sin comprender a que se refería dado que la que estaba herida era ella. Se mantuvo en silencio escuchándola mientras entendía que se preocupó por él. ¿Cómo te vas a preocupar por mí? Pensó con algo de ironía “¿…éstas tan cansado?”. ¿Tanto se nota? . Posó suavemente su mano en aquella que sostenía su rostro para hacerla bajar antes de que una sonrisa fácil viniera a su rostro cuando ella desvió la mirada. – No deberías preocuparte por quien casi mueres. – Comentó buscando que lo volviera a mirar. Cuando obtuvo su mirada de nuevo respondió a su pregunta - Estoy bien. Tú tranquila.  - Dijo simplemente con una leve sonrisa antes de continuar la cura de su mano. – Bueno, entonces cuéntame ¿Cómo fue que acabaste perdida y llegaste a dar hasta tan alto en la colina? – Preguntó buscando desviar la atención de él y dársela toda a ella. – No olvides agregar tu nombre mientras. – Agregó alzando la mirada a ella un momento.  - El mío es Kaito.




Hablo || Narro || Pienso || Ficha
avatar

Dromes :
10007
Reputación :
2
Mensajes :
27

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 3:33 a.m. [Priv. Kaito Ozawa]

Mensaje por Ayiw Kryomi el Mar Jul 25, 2017 9:49 pm

- La actitud de él le era... quizá extraña ¿Era humano? No parecía... bueno, a sus ojos, no lo parecía. Más en ese lugar de locos y leyendas, nada se podía aseverar, de nada se podía estar seguro, ni siquiera de las afirmaciones que podías recibir. - 


... - dejó que le baje la mano... le ardía y lo sintió cuando él le rozó la palma con cuidado. - ... ¿Cómo que no debería...? No eres "por quien casi muero", eres quien me salvó de estar perdida esta noche... - le refutó. Ayiw por inercia olvidaría el mal trago, centrándose en lo bueno que estaba siendo con ella, además, de que se había disculpado por el percance. A partir de eso, todo quedaba olvidado para a joven castaña. Ya lo miraba al decir eso, y ante sus palabras... negó con la cabeza.- ... sé que me mientes... - murmuró bajando la mirada; no insistiría. No quería parecer ni imprudente ni medita ni... causarle otro problema al joven. Quería pensar que el motivo por el que estaba ahí, era algo más que el azar intentando usarla como juguete; o peor aún, que eran la suerte llevándola de un lado a otro, o el destino imponiéndole un camino aburrido que transitar en la vida.-


Solo busqué evitar el regreso a mi casa... - admitió sin mucho rodeo.-... me puse a caminar sin rumbo fijo y a pensar mucho al mismo tiempo... y caminé y caminé... - tenía algunas lagunas mentales, pues recordaba haber pasado a una tienda a comprar un lolipop, nada más, había arrojado una moneda en alguna fuente y haber pasado por... ¿un templo? ya de eso no estaba del todo segura.-... y de la nada se hizo oscuro... y cuando quise regresar, ya no supe volver, creo que me alejé aún más de la cuidad... - negó con la cabeza, mirando por la ventana un momento, antes de regresar la mirada a él, sonriéndole.- Puedes llamarme Ayiw, es un lindo nombre, Kaito... - y la sonrisa tan sincera, notando que quería hacerla a ella el centro, quizá develaba por sí sola lo que seguía.- ...Entonces...  ¿Qué hace un joven guapo como tú, viviendo solo tan alto en la colina... despierto casi en la hora de los demonios, con espabile suficiente para atacar para matar...? - su pregunta era sincera, realmente no había maldad solo.... una inmensa curiosidad, reflejada en sus ojos grises, que lo observaban fijamente.- ... no cualquiera puede hacer lo que hiciste... ¿Hace muchos sabes sobre de espadas? ¿Dónde aprendiste...? ¿Me enseñas? - preguntó, ladeando la cabeza, antes de  quejarse una vez más, acomodando un poco el paño. Miró alrededor.-

No quiero... sonar descarada... - se mordió el labio inferior.- ... pero ¿tienes algo de comer... ? - expresó con palabras, antes de que su estómago la delatase vil y vergonzosamente. - ... por favor. - murmuró con mejillas rosadas... quizá, esa... era la primera vez que pedía comida. Pero no estaba haciendo mal... tal como las ayudas iba y venían, de formas diversas pero hermosas de igual forma.-


"Como cuando ves algo que te hace feliz. 

Verdaderamente feliz."

Улыбается девушка:


- Actúo - 
... Hablo... 
"Pienso"

~Music's time~:
~Gracias Crash c:~
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
48870
Reputación :
4
Mensajes :
447

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 3:33 a.m. [Priv. Kaito Ozawa]

Mensaje por Kaito Ozawa el Jue Jul 27, 2017 9:19 pm

Ya veo, eres de las que ve el vaso medio lleno. – Comentó tranquilamente gustándole esa actitud ante su comentario de salvarla. Aunque podía haber sido de una manera muy distinta a como había surgido, en eso pensaba Kaito mientras se mantenía silencio y continuaba con la atención en la mano de chica. Quizás si había mentido, ni siquiera él estaba seguro. ¿Era precisamente mentir evitar hablar sobre algún problema? Una pregunta con respuestas distintas dependiendo en cual lado de la moneda estés.   
 
Escuchaba las palabras de la muchacha mientras terminaba de limpiar su palma, ya había detenido el sangrando por completo así que se detuvo un momento para observarla con atención mientras le contaba lo sucedido esa noche antes de llegar a dar a su casa. – ¿Te pasa eso muy seguido? – Preguntó con curiosidad. – Me refiero a lo de no querer regresar a tu casa. – Agregó colocándole su mano en el regazo con cuidado antes de tomar el bolso que había traído para sacar unas vendas. – Es decir, que ni siquiera sabes cuánto tiempo estuviste caminando. ¿Tan profundo son tus pensamientos? – Mencionó tomando su mano nuevamente antes de sonreír algo divertido. – Estas aproximadamente de dos horas de la ciudad. – Respondió ante su intriga. Asintió devolviéndole una leve sonrisa al escuchar su nombre para empezar a vendar su mano con destreza.
 
Sus cejas se alzaron tan levemente que solo aquel que lo estuviera mirando fijamente captaría el leve movimiento. Sus palabras eran sinceras eso lo había reconocido pero de igual forma no puedo evitar reír brevemente ante su forma de formular la pregunta tan abrumadora. – Vaya – La miró por momento notando la curiosidad navegando en sus ojos. Terminó el vendaje de su mano pensando en las mejores palabras como para responder a eso. No podía simplemente decirle sobre sus problemas para dormir porque eso conllevaría a luego hablar de sus pesadillas y por aún, sus motivos. Cosa que odia, y no solo hablarlo. La simple idea de recordarlas le desagrada mucho. – A veces sufro de insomnio – Se resignó a decir, aunque hablaba tan tranquilo que nadie sospecharía de nada – Y tengo muchos años en diferentes artes marciales, supongo que de ahí viene el espabile – Respondió utilizando su misma palabra para referirse a su agilidad. Fue una respuesta sincera después de todo, no tenía por qué decir más. Asintió para continuar hablando. – He tenido la suerte de aprender diferentes forma de maniobrar espadas que mencionas– Señaló una pequeña repisa donde había una modesta colección con espadas de diferentes tamaños, algunas mejor conservadas que otras. – Enseño Kendo a niños en la ciudad, aunque a veces vienen aquí y practico con ellos en el patio. – Explicó mirándola con curiosidad haciendo una pausa.- No tendría problema en enseñarle a alguien más. – Mencionó encogiendo ligeramente los hombros tranquilo. – Si realmente lo quieres, claro. El manejo de una espada es algo delicado. – Agregó viendo su molestia al moverse.- ¿Te duele mucho? También tienes lastimado el tobillo me dejas darle un vis…- Se interrumpió al escucharla. Pero claro, al haber estado enfocado en sus heridas no pensó en el hambre que debía sentir la pobre chica.
 
Se levantó antes de escuchar su estómago delatando su hambre – Ya te preparo algo – Mencionó divertido antes de dirigirse a la cocina. Como su casa era de espacios abiertos podía verla simplemente al voltear mientras cocinaba. – ¿Por los menos si almorzaste hoy? – Preguntó sacando unos filetes del congelador para remojarlos en agua un momento. – ¿Siempre sueles llevar un arma contigo? Quiero decir, fue muy oportuno hoy pero ¿porque la llevabas? – Preguntaba queriendo mantener una conversación mientras montaba un arroz y picaba algunas verduras.

Al terminar de cocinar había hecho dos platos de filetes picados en pequeños trozos y bañados en salsa acompañados por unas verduras. Colocó los platos en la mesa del comedor puesto que sería complicado comer cómodamente desde el sillón. Se acercó a Ayiw una vez más después de acomodar todo. – Déjame ayudarte – La apoyó en su costado recargando su peso como antes para guiarla hasta la mesa y ayudarla a sentarse antes de agarrar el tazón de arroz y empezar a servirle.



Hablo || Narro || Pienso || Ficha
avatar

Dromes :
10007
Reputación :
2
Mensajes :
27

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 3:33 a.m. [Priv. Kaito Ozawa]

Mensaje por Ayiw Kryomi el Sáb Jul 29, 2017 11:09 am

… Vaso medie lleno – repitió, antes de entender realmente a qué se debían sus palabras. Claro, refería a que se fijaba en las cosas buenas que había, incluso a veces de forma retorcida, pero lo hacía. Afirmó con suavidad con la cabeza, no con el vigor usual porque… ¡vamos! Ya suficiente había hecho él por ella, y no quería darle más trabajo al terminar descompuesta luego de semejante golpe en la cabeza, solo por un simple movimiento brusco.

Esta jovencilla, quizá aún no encontraba las palabras indicadas para expresarse en cuanto a lo que discernía en otros, en mayor medida, porque aún no lo reconocía más allá de un “sexto sentido”, que le indicaba cuando las personas le ocultaban algo. Lo que era capaz de hacer, iría más allá del “don” que suponía poseía, pero eso… se revelará en otro momento.-

… desde que desapareció mi compañera de alquiler, sí… es más, no he pisado el departamento nada más para recoger libros y cocinar alguna que otra cosita… - evitó decir que era chatarra lo que comía. Las ganas de cocinar se estaban apagando en ella también. – Puedo hacer la cuenta si sé qué horas son… - dijo pensando un momento, con la mirada fija en lo que hacía él, antes de distraerse con la siguiente pregunta. – A cada día, llego más al fondo de mi propia mente… - pareció perder la mirada, sin dejar de ver la labor sobre su manito.- … me pregunto si tendrá fin realmente. – apretó los labios, antes de soltar, quizá sin pensar, lo siguiente: - … toda mente tiene un límite… pero ¿y si no encuentras ese límite… y enloqueces al intentar buscarlo…? – terminó susurrando tan bajito que incluso con lo cerca que estaban, dudaba que hubiese entendido alguno de sus balbuceos. – Dos horas… - repitió; llevaba más tiempo caminando, era obvio, pero sí… había caminado MUCHO.

Los ojos de la joven lo habían seguido en todo momento, y le pareció notar un ligero cambio en su semblante ante su pregunta. Sonrió al escucharlo reír y simplemente esperó, mirándolo tan atenta que parecía buscar la respuesta a las preguntas más complejas en su rostro, en sus ojos verdes… parecían danzar a la luz de la casa… casi llegando a verse… ¿peligroso…? No, no era por eso que sintió el estómago encogido. El hecho de que tardase tanto en responder, no era buena señal para la castaña, más no a un punto alarmante. Al escucharlo, soltó una exhalación que pretendía ser una risa corta y seca.- Somos dos. – solo dijo ante lo del insomnio. Y en la medida que lo escuchaba… una sonrisa diferente se dibujaba en sus labios. Él hablaba, diferente… de alguna forma. ¿Dónde habría crecido? ¿De dónde había sacado esa forma tan respetuosa pero informar para hablar? No era algo que había encontrado antes en ese lugar. Afirmó con la cabeza, aún sin poder hacerlo con el énfasis que quería, más toda emoción se reflejaba en sus orbes: determinación y un entusiasmo genuino. Ayiw adoraba poder aprender.

Le dio una vergüenza descomunal el solo pensar que él le tocaría el pié, de seguro sucio, hinchado por la caminata en tacones tan extensa que había tendido. Por suerte había pedido aquello. – N-no es necesario que prepares… si tienes un trozo de pan o alguna fruta estaré más que agradecida. – dijo con las mejillas calientes ¿él se pondría a cocinar, quién sabe a qué hora de la madrugada para ella? – E-eh… - no había preparado aperitivos hacía días y no había vuelto a casa. Tenía encima solo un par de dulces y una manzana que no alcanzaba a envolver con las dos manos. - … no. – admitió mordiéndose el labio inferior. Su pregunta la distrajo.- … mi… ¡mi daga…! – recordó súbitamente, buscándola entre su ropa, sin dar con ella. – Debe haber quedado afuera… - miró por donde habían entrado e… inhaló. En cuanto se retirase la recogería; no haría que Kaito fuese a buscarle el arma. – Es… es un regalo… - murmuró torciendo la boca, recordando a su Maestro. Era tan frío y misterioso que nada podía especular sobre él. Volvió rápidamente a la realidad.- … mi Maestro me la entregó para… aprender habilidades nuevas. – optó por decirle aquello. No quería asustarlo con fantasías ¿sería él humano…? Su amabilidad, realmente, no lo volvían humano, no a los ojos de la castaña. – La daga me ayuda a… bueno, es extraño porque… - ¿Cómo confesarle el afecto que sentía por su daga? La había nombrado y la respetaba mucho, pues Ayiw interpretaba que solo cuando se obtiene la dignidad para blandir un arma, es cuando se puede explorar el 100% de un arte de combate. - … ella me protege… cuando se da la oportunidad. – bajó la vista un momento. – Kryjha  busca que nada malo me suceda… y me siento honrada de poder ser protegida por ella. – dijo finalmente. Él era espadachín, quizá la comprendería.-

- guardó silencio en lo que lo veía ir y venir, cocinar. Parpadeó.- Oye… ¿eres real…? – alzó una ceja, con una media sonrisa. Le picó una mejilla cuando se incorporó con su ayuda, jugando, antes de avanzar a la mesa.- … pareces un príncipe sacado de un cuento… - “ayudando a una mendiga, impertinente, debilucha, sucia, novata y…” “Cállate” dijo a aquella voz interna, frunciendo los labios ligeramente al exterior. Se sentó y lo miró servir, sonriéndole con calidez. – Deberás dejarme retribuirte esto… de… - no se le ocurría cómo.- … de alguna forma… - recibió el cuenco con arroz y le retuvo la mano, mirándolo fijamente a los ojos. - … por favor. – pidió.-


Última edición por Ayiw Kryomi el Sáb Jul 29, 2017 11:11 am, editado 1 vez (Razón : Formato.)


"Como cuando ves algo que te hace feliz. 

Verdaderamente feliz."

Улыбается девушка:


- Actúo - 
... Hablo... 
"Pienso"

~Music's time~:
~Gracias Crash c:~
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
48870
Reputación :
4
Mensajes :
447

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 3:33 a.m. [Priv. Kaito Ozawa]

Mensaje por Kaito Ozawa el Lun Jul 31, 2017 9:37 pm

¿Desapareció? – Repitió intrigado. Las palabras de la castaña llamaban su atención a medida que la escuchaba, su curiosidad iba aumentando. La chica tenía una forma de pensar particular que no solía ver muy seguido y a pesar de lo bajo que pudiera estar hablando Kaito la escuchaba sin problemas gracias a su aguda audición. – Quizás el límite lo marcamos nosotros mismo. – Respondió sereno a su balbuceó. Luego asintió en la mención del tiempo – Eso si caminas directo hacia aquí claro. – Cosa que ambos sabían que no había pasado.
 
Tras vendar su mano por completo y hablar sobre su experiencia con las espadas, sonrió fácilmente al ver el entusiasmo de la chica cuando se le dijo sobre enseñarle. – Va a ser duro. – Expresó honestamente poniéndole un poco de seriedad a su mirada. Kaito se tomaba muy en serio sus clases y solía exigir bastante en ellas sin importar el generó o edad del alumno. Aunque siempre tenía en cuenta las destrezas y habilidades del mismo, de acuerdo a eso planteaba su entrenamiento.
 
No es ningún problema, de todos modos también tengo hambre. – Respondió mientras se dirigía a la cocina. No solía comer a esas horas pero no quería crearle más incomodidad de la que debía sentir la castaña. De igual forma ya tenía varias horas sin comer, no le caería mal hacerlo ahora. No se sorprendió cuando Ayiw reveló que ni siquiera había almorzado, por alguna razón ya lo había presentido por lo que preparó un poco más de comida de lo que usualmente haría. Agregó un poco más de arroz y verduras. – Kryjha. – Repitió desde su posición en la cocina.– Ese es un buen nombre, me gusta. – Mencionó naturalmente al serle completamente normal el hecho de nombrar armas. Él lo había hecho innumerable de veces en su pasado, sin mencionar que su katana mantenía un nombre muy especial. Quiso preguntarle el porqué de ese nombre pero se abstuvo y en cambio se concentró en acomodar la mesa. – ¿Y has podido aprender esas habilidades que mencionaste? – Preguntó a cambio mientras terminaba con los platos antes de ir por ella para ayudarla.
 

¿Qué? – Preguntó causándole gracia su juego haciendo que le mirara mientras la llevaba a la mesa. Rio levemente. – Entonces ¿supongo tú eres la damisela en peligro? – Bromeó ante su cometario sin saber qué otra cosa responder. Una vez ambos estuvieron sentados, le acercó un plato con la carne antes de hacer lo mismo para él. Sirvió un poco de arroz antes de pasarle el tazón. – Ya podremos pensar en algo – Comentó con una ligera sonrisa. No estaba haciendo eso como para recibir algo a cambio por lo que no se preocupó en realmente pensar algo esperando que ella lo olvidara en algún momento de la noche. – Debes estar muy cansada. -  Empezó a decir mientras ambos comían – No tengo ningún problema si quieres dormir un poco, es más, no me sentiría cómodo que te fueras sin haberlo hecho antes. – Señaló hablando honestamente. De verdad no estaría tranquilo si ella se llegara a ir así, mucho menos sola, pero esa parte evito decirla en voz alta. No quería que se sintiera más en duda con él como parecía hacerlo. –  Puedo darte algo si te cuesta dormir – Continuó recordando todo lo que le había dicho anteriormente. – Aunque quizás te sientas más cómoda de hacerlo si tomas un baño, te haría bien para relajarte. – Disfrazó sutilmente su oferta para que tomara una ducha. No por nada malo claro está. Cuando el castaño ofrecía su ayuda solía ser muy atento con la otra persona y por alguna extraña razón ella lo estimulaba a serlo aún más, quizás por lo que pasó antes. Tal vez era su forma de disculparse además de con palabras y una simple cura, cerciorándose de que estuviera lo mejor posible. 



Hablo || Narro || Pienso || Ficha
avatar

Dromes :
10007
Reputación :
2
Mensajes :
27

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 3:33 a.m. [Priv. Kaito Ozawa]

Mensaje por Ayiw Kryomi el Vie Ago 04, 2017 7:57 pm

- Quizá, la cosa más descomunal de aquella noche, no era estar en la casa de un desconocido que la había interceptado por polizonte, el haberse lastimado (aunque eso en sí no era una novedad), el recibir ayuda, buen trato, respeto y una sonrisa en un solo paquete, sumándole a eso, un rostro… ok, sin mentiras, muy agraciado.

Lo que era realmente extraño, era que al cruzarse con ese joven, a esa hora, en ese lugar, bajo tales circunstancias… el cielo le estaba respondiendo una de las plegarias más intensas que tuvo en esa meditabunda tarde. Una de sus mayores angustias, su principal preocupación desde que había llegado a ese lugar, era el no saber protegerse del modo en que lo requería aquella cuidad descomunal. Todo lo que había aprendido antes, todo lo que había vivido con su padre, todo lo que había practicado, no servía de NA-DA en un lugar como ese. Y allí… tenía un ángel de corazón bondadoso y entera disposición para poder brindarle otra forma en la que podría llegar a defenderse. Bueno… quizá estaba exagerando con toda esa bondad y disposición, aún no terminaba de ver completamente la intención del castaño. Le esperaba una larga noche.-

Me gustan mucho los desafíos… y, pese a esta primera impresión… - alzó las manos, dejando por un momento los elementos para comer a un lado.-… no pienses que no puedo llegar hasta los límites de mi capacidad. – dijo con una expresión tan seria que no daba cabida a dudas. En su expresión solemne, reflejaba que se tomaba muy enserio los compromisos. –

Eh… no lo sé… - hizo una pausa, con cara de circunstancia, ya que no había dejado de llevarse comida a la boca; en serio, tenía hambre. No estaba acostumbrada a pasar tanto tiempo sin ingerir energía por el alimento. – Supongo que el haberme defendido torpemente de ti, es prueba de que algo he aprendido… - sonrió contenta por eso. Más no revelaría la otra parte que aquella particular daga le había ayudado a aprender. Eso era algo total y completamente tabú, incluso para sí misma aún. No era más que temor puro, lo que brotaba al pensar en lo que había surgido en ella luego de haber recibido aquel… “presente”. Llevó otro trozo de carne entre sus labios, sintiendo que nunca había comido algo tan sabroso. Le debía demasiado a aquel joven. Esperaba que Kaito pueda pensar algo que sea realmente compensatorio para retribuirle.-

Pues… no mucho ahora que se me quitó el hambre… - admitió mientras miraba el plato ya casi vacío frente a sí. - … a veces, cuando una toca un extremo de dulzura, las demás cosas dulces no lo parecen tanto…. – meditó con mirada fija en un punto entre ambos sobre la mesa.- … con el cansancio sucede lo mismo. – afirmó con la cabeza, solo había caminado con tacones toda la tarde.- Eh… ¿dor… mir…? – no tenía sueño, pero sabía que si cerraba los ojos podría llegar a dormirse, había utilizado mucho la psiquis ese día… casi completo. - ¿Irme…? – murmuró, abriendo casi imperceptiblemente de más los ojos. Ella NO tenía planeado irse… no al menos a esa hora. - guardó silencio, esperando a que terminase de hablar para poder responder sin ser maleducada. Su rostro se escondió bajo una máscara estoica al escuchar eso de “darte algo…” ¿Una medicina…? ¿Un té…? No sabía si le daba más miedo la primera o la segunda opción. La última vez había dormido más de 33 horas luego de un té de amapolas. Aún tras esa máscara, frunció los labios al escucharle decir lo siguiente, mirándolo fijo, habiendo dejado la alimentación de lado por un momento.-

Me… asustas al ofrecerme esas cosas. – murmuró sin dejar de verlo. En sus ojos podía notar la intención transparente, pero… también había sido transparente la mirada de ese sujeto. Negó con la cabeza.- No planeo irme… no cerca de las 3, al menos… - tenía la mirada fija en su plato, ahora; el estómago se le había cerrado de repente, ante la súbita presión en cada parte de su cuerpo. – Prefiero estar despierta y vestida… - dijo, buscando exponer, quizá no de la mejor forma, su temor. - … pero creo que retiraré luego de la Hora del Demonio. – dijo inhalando serenarse…

No podía ser que ya a dos años de aquel suceso, aún lograse inquietarla a ese punto, incluso ante el recuerdo más pequeño y súbito.-


"Como cuando ves algo que te hace feliz. 

Verdaderamente feliz."

Улыбается девушка:


- Actúo - 
... Hablo... 
"Pienso"

~Music's time~:
~Gracias Crash c:~
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
48870
Reputación :
4
Mensajes :
447

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 3:33 a.m. [Priv. Kaito Ozawa]

Mensaje por Kaito Ozawa el Sáb Ago 05, 2017 6:21 pm

No lo pensé en ningún momento. – Aclaró Kaito negando ligeramente con la cabeza. La castaña se veía claramente determinada al decir aquello sobre sus límites cosa que el castaño respetaba y esperaba verdaderamente que así fuera ya que muchos aprendices flaqueaban con el tiempo obligando a Kaito ser más fuerte. – Eso fue un buen reflejo. – Admitió mientras alcanzaba los vasos y vertía agua en ellos. – No muchos hubieran reaccionado tan rápido, es una lástima que te cortaras. Tendremos que practicar la forma en la que empuñas tu daga. – Comentó antes de darle un sorbo al agua y continuar con la comida. Sin percatarse del todo ya estaba pensado en como iniciar las mejoras en las técnicas de la castaña. Tantos años enseñando que ya le era habitual estudiar la manera de moverse de las personas. En como tomaban un vaso, como abrían una carpeta, como jalaban un silla, como era su andar al caminar. Eran cosas tan mínimas y monótonas que era imposible percatarse que Kaito las estudiaba más allá de simplemente verlas. Eso era por lo cual era respetado como espadachín. Siempre premeditaba los movimientos ajenos con suma fineza volviéndose un contrincante a temer para muchos.
 
¿De dónde es esta chica? Se preguntó mirándola mientras comía y veía su mirada perdida. Sus comentarios parecían venir de pensamientos tan profundos que la obligaban a perderse un instante en su cabeza. Kaito no sabía del todo como clasificar eso pero sí que le daba curiosidad. Quizás solo era producto del cansancio que traía la joven encima.
 
No me malinterpretes, por favor. – Mencionó inmediatamente al notar su cambio de semblante ante sus palabras. – No es que quiera que te vayas. - Agregó ante su silencio antes de continuar con mayor cuidado dejando la comida de lado y mirándola tranquilo.
 
¿…? – Kaito no sabía cómo reaccionar ante su comentario ¿asustarla? No entendía como por qué diría algo así. Se sentía ligeramente contrario ante la actitud de la chica mientras la miraba atentamente. – No quiero que lo hagas. – Repitió seriamente una vez ante la mención de irse. - -  Se quedó en complemento silencio con sus siguientes palabras simplemente mirándola. No entendía por qué tomaba esa actitud de repente, él simplemente quería que se sintiera cómoda mientras se mantenía ahí y al parecer había logrado todo lo contrario.  – Quédate despierta y vestida entonces. – Dijo en tono plano sin ningún matiz de emoción en él. La verdad se sentía enojado sin mencionar ofendido por aquellas palabras. – No tienes que irte. – Repitió de nuevo sin poder evitar un poco de dureza en su voz. Al darse cuenta de cómo había sanado suspiro con cierta molestia mirando su plato.  
Entiendo que desconfíes pero no te voy a hacer nada. – Comentó luego de un momento en silencio. Aunque aquellas palabras poco podían valer para la castaña que obviamente estaba asustada. ¿De qué? El castaño asumía que el estar en medio de la noche herida y en una casa alejada de la sociedad con un completo desconocido quien le ofrecía dormir e inclusive bañarse lo que implicaba quedar vulnerable y sin saber lo que podría hacerle el extraño. Quizás había tenido una experiencia negativa en el pasado en un escenario parecido y por eso se mostraba tan desconfiada, era algo que Kaito desconocía. Aunque después de serenarse empezaba a comprenderla un poco al ponerse en sus zapatos. – Bien… – Empezó a comer lo quedaba en su plato. – Si vamos a quedarnos despiertos habrá que buscar algo que hacer para no aburrirnos.  - Dijo con la intención de que quedara atrás el incómodo momento y continuar la noche. Claramente ya no sería tan atento con ella para no inquietarla, ella tendría sus motivos para hacerlo. Él prefería evitar eso pues no tenía ninguna mala intención como para tales dudas.  – Tengo unas espadas que necesitan mantenimiento ¿me quieres ayudar con eso? – La miró tomando el último bocado antes de dejar el plato de lado y tomar agua. 



Hablo || Narro || Pienso || Ficha
avatar

Dromes :
10007
Reputación :
2
Mensajes :
27

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 3:33 a.m. [Priv. Kaito Ozawa]

Mensaje por Ayiw Kryomi el Sáb Ago 05, 2017 8:23 pm

- Le sorprendió que felicitase su reacción, para ella torpe, ante el ataque de su parte. Se había lastimado el pie y el filo de su propia arma le había terminado por cortar. Más, el que mencionara que podría mejorar, le hizo sonreír ampliamente. Quería comenzar lo antes posible... quizá, incluso... esa misma noche. ¿O sería pedir demasiado? Sí... definitivamente sería pedir demasiado. 

A cada una de las palabras de él... sentía un peso a la altura del pecho, cual piedras pesándole profundamente en el corazón. Él lo había dicho desde el principio mismo: "
No me malinterpretes, por favor". Más ella había seguido, prácticamente atacándolo con pseudoacusaciones, con mensajes entre líneas, injuriado de forma profunda a alguien desde el momento en el que había verificado que no se trataba de un enemigo, le había atendido como nadie en toda la ciudad desde que había llegado. Lo había hecho sentir mal al dejarse atacar tan fácilmente, al acechar su casa cerca de la hora más peligrosa de la noche, al teñir ella misma las intenciones transparentes en todo momento del joven que buscaba restituir de alguna forma un error de parte de sí mismo. Se mordió con fuerza el labio inferior, sin atreverse a levantar la mirada, ante la vergüenza inmensa que recalló sobre sus hombros. 

Intentó agregar algo... decir algo, mostrar arrepentimiento, disculparse... sí, definitivamente debía disculparse puesto que lo había humillado al entrestimar sus intenciones. Separó los labios temblorosos procurando comenzar, antes de escuchar... su voz diferente. Sin curva alguna, y apagada. Su respiración estaba ligeramente dificultada, cortándose al escuchar la dureza de su afirmación. Se lo había ganado a pulso, palabra a palabra que le había dicho a Kaito. Tenía que disculparse... tenía que disculparse...

"Entiendo que desconfíes pero no te voy a hacer nada" había dicho él, pero las palabras no salían de sus labios. 

"Lo sé... ¡lo sé, Kaito! ¡Sé que no me harías nada...! ¡Diablos, lengua... HAZ TU TRABAJO Y MUÉVETE!" se sentía tan tensa que comenzaban a dolerle el cuerpo en las zonas magulladas. -... Kaito... - fue tan bajo, que ni ella lo había oído. ¿Habría emitido sonido, siquiera...? Él comenzaba a hablar... nuevamente mostrando y demostrando su honor y gentileza, aseverando tácitamente que no le haría nada. -

... basta, Kaito... - negó con la cabeza, sintiendo los ojos repletos en lágrimas. Alzó la mirada acuada hacia él, puchero en labios, por nada con los mocos corriéndole. Se incorporó con cuidado, evitando quejarse ala hacerlo tan veloz y rodeó la mesa cojeando en pocos segundos. Se arrodilló a su lado e hipó con fuerza. - ... deja de ser tan amble cuando te he deshonrado al desconfiar de tu palabra. He devuelto linsonjeo ante tu benevolencia y...- se detuvo un momento, hipando de nuevo, mirando su propia posición ante él. - ... ¡N-no... déjame... ha-hacerlo...! Quiero disculparme... pero no recuerdo cómo lo hacen aquí. - titubeó de forma cuasi ridícula, antes de estirarse para tomarle ambas manos. Con velocidad llevó sus labios al nudillo del dedo anular de su mano izquierda, besando con cuidado, para seguir con la muñeca de su mano derecha, casi sobre la palma callosa del guerrero. 

Alzó la mirada casi azulada, por sus ojos enrojecidos, y observó fijamente sus ojos. - Lo siento, Kaito... realmente lo lamento. No desconfío de tí, te creo, sé que no me harías nada... - negó con tal vigor con la cabeza, que se pegó en el borde de la mesa. Cerró un ojo y... los hombros se le movieron al solo imaginarse a sí misma desde la perspectiva de él. Una risa escapó de sus labios en lo que intentaba controlarse para terminar su disculpa. 

Más la tentación le ganó velozmente la partida, ganando el asalto frente a la exagerada disculpa de la joven, quien acabó por dejar salir una carcajada aguda, que repiqueteó por cada rincón del lugar, intentando quitar ese ambiente tenso de antes.-


Aclaración:
Es una llorona, exagerada... ;D para ponerle algo de humor al asunto >u0


Última edición por Bubymisibunny el Sáb Ago 05, 2017 8:38 pm, editado 1 vez (Razón : Formato)


"Como cuando ves algo que te hace feliz. 

Verdaderamente feliz."

Улыбается девушка:


- Actúo - 
... Hablo... 
"Pienso"

~Music's time~:
~Gracias Crash c:~
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
48870
Reputación :
4
Mensajes :
447

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 3:33 a.m. [Priv. Kaito Ozawa]

Mensaje por Kaito Ozawa el Miér Ago 09, 2017 10:01 pm

Tratando de ignorar la molestia que le habían causado las palabras de la chica terminó su comida y bebió un sorbo de agua mirándolo mientras escuchaba su nombre provenir de ella después de que se mantuviera todo el tiempo en un pesado silencio. Frunció ligeramente las cejas y bajo el vaso al notar sus ojos apunto de derramar lágrimas. ¿Había sido muy duro con ella? Fue el pensamiento que se le cruzó por la mente con cierta inquietud antes de verse sorprendido al verla incorporarse. Se movió rápido para intentar evitar que se moviera pero ella fue rápida y en un segundo la tenía arrodilla a su lado. Lo único que logró al tratar de moverse fue tropezar el vaso de agua y derramarlo en la mesa. - ¿Qué estas h…? - Se calló cuando la castaña habló en medio de un hipo. La miró sorprendido mientras escuchaba sus palabras. ¿Cómo actuar ante eso? – No es para tanto Ayiw. – Fue lo único que se le ocurrió decir tratando de levantarse y ayudarla a ella hacer lo mismo. – Levántate, no es necesario… - Intentó una vez más pero se vio nuevamente interrumpido retrocediendo levemente por el vigor en la voz de la castaña. Estaba completamente desconcertado mientras ella continuaba.
 
Ehh… - Miró como tomaba sus manos y las besaba. Si, besaba. – No es necesario Ayiw. – Toda la cosa empezaba a ser ridícula. – No creo que sea de esa forma pero no estuvo mal. – Ya ni él sabía lo que decía. La chica lo había dejado en blanco ante su forma de disculparse, cosa que continuaba haciendo. – Basta, está bien. Estas exagerando un p… - Empezó a decir pero se calló cuando la joven se golpeó con la mesa y el agua que se había mantenido en el borde amenazando con derramarse en el suelo cedió ante la vibración mojando a la castaña y los pies de Kaito en el proceso. 
 
¿Qué diablos? En ese punto empezaba a cuestionarse la cordura de la chica antes de verla reírse de sí misma. Causando que saliera una risa seca de sus labios que se fue volviendo más grande al escucharla carcajear de esa forma. La situación fue tan absurda que lo llevó a reírse abiertamente. – ¿Siempre te disculpas de esa forma? -  Comentó entre risas pasando una mano por su cabello tirándolo hacia atrás.
 
Miró a la castaña mientras se carcajeaba, un sonido alegre que retumbó por toda la casa haciéndolo sonreír mientras un leve aire en sus pies le recordó el pequeño desastre que había hecho el tropezar el vaso con la mano. Movió los pies fuera del diminuto charco a la vez que levantaba el vaso y lo colocaba lejos. – Parece que estas mejor de lo que pensaba, te moviste muy rápido. – Comentó divertido antes de reír brevemente divertido por la situación. No cabe duda que la chica le estaba dando una noche diferente a comparación con las largas y solitarias que solía tener. – Ven, levántate. – Se incorporó suavemente ofreciéndole la mano para ayudar a levantarse.  – De la escala del 1 al 10… si llegó a pensar que siempre te pasan cosas extrañas ¿qué tan cerca estaría? – Comentó bromeando mirándola de reojo.
 
Vamos al sillón. – Dijo en voz baja mientras se dirigían al mismo. – Debo decir que es la mejor disculpa que me han hecho. – Murmuró divertido antes de que una leve sonrisa cruzara por sus labios. – Nunca antes me habían besado las manos de esa forma. – Rio queriendo jugar con ella cuando se sentó en el sillón. – Ahora me tienes que ayudar con las espadas. No puedes arrepentirte. – Mencionó antes de irse a buscarlas y dejarla sola un momento antes de regresar en pocos minutos.



Hablo || Narro || Pienso || Ficha
avatar

Dromes :
10007
Reputación :
2
Mensajes :
27

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 3:33 a.m. [Priv. Kaito Ozawa]

Mensaje por Ayiw Kryomi el Sáb Sep 02, 2017 10:17 pm

- Le llegó a doler el vientre por la risa, pues de haber estado sola se habría calmado pronto, más al escuchar las risas de Kaito le hicieron alargar el momento. Acabó por acariciar con cuidado su sien... ya con una pequeña protuberancia por el golpe. Dolería un poco pero... ya estaba. Se secó con cuidado una lagrimita en el borde del ojo y lo miró hacia arriba, con mejillas rosadas y ojos brillantes. - Bueno... debería deberte algo... - murmuró, pues eso le faltaba para que sea una disculpa completa.- ... pero sí, en casa debo disculparme de esta forma por mi posición. - meditó un poco, pero muy poco, pensar en el asunto de sus padres, más aún esa noche, le amargaba. No quería amargarse y que el castaño fuese a cargar, una vez más esa noche, con la explosión de sentimientos que podía llegar a ser; al menos en ese aspecto, se conocía.-


Sí, me moví rápido... pero dolió como los mil demonios... - murmuró frunciendo un poco el ceño, retorciendo los hombros, incómoda por la humedad en su ropa por el agua que le había caído desde la mesa. Bajó la mirada para notar que sí, estaba mojada, pero no era demasiado... bueno, casi. Volteó a verlo cuando él se incorporó y tomó su mano para levantarse con dificultad. Avanzó con cuidado, aún más lento que antes, escuchándolo atenta. - Veinte. - dijo a penas escuchó el "del uno al diez", sonriendo con ganas, en lo que al llegar al sofá, se sentó, aliviada de descansar una pierna por el trabajo extra, la otra por el dolor del tobillo. Suspiró y alzó la mirada.- 

De acuerdo... - dijo en lo que observaba marcharse.- ... ¡pero deberás enseñarme! - alzó un poco la voz en lo que quedó sola, en silencio. Miró sobre el hombro un momento, sintiendo algo... era una mirada. Volteó a ver y... algo se movió en la ventana. Le corrió un escalofrío y jugueteó con los dedos, nerviosa. Le daba miedo quedar sola... más aún a esa hora, sin estar en su departamento. Inhaló y mantuvo la mirada fija en la ventana.



Los sentía. Podía sentirlos... podía oírlos. La hora del demonio era aterradora en muchos sentidos: escuchar el gemir doloroso de algunos, el acecho de palabras sucias y lujuriosas de otros, las promesas de victorias y glorias de otros tantos, así como los juramentos de venganza, odio y maldición... Debía calmarse para cuando llegase Kaito, no quería molesarlo, perturbarlo o... lo que sea de más en esa noche. Enderezó la espalda, apretó el puño dándose ánimos y volteó, para dar un brinco al ver al joven. No lo había sentido llegar.- ¡No me asustes así...! - dijo sonriendo, nerviosa.


Se acomodó con cuidado en el sofá, y lo miró acercarse, en lo que aprovechaba de responderle una cosa mientras él se acomodaba.- Me... suceden todo el tiempo cosas que... bueno, no te das una idea de las cosas que he visto, oído y presenciado en este lugar...- y terminó por despegarse la ropa mojada, pegada a su hombro, mirando una a otra las espadas, curiosa. - A ver... enséñame el arte de cuidar una espada... - estaba dispuesta a aprender, le ayudaría a distraerse del permanente rezumar en sus oídos. Sin imaginar que era noche... quizá les llevaría algún otro ajetreo. -


"Como cuando ves algo que te hace feliz. 

Verdaderamente feliz."

Улыбается девушка:


- Actúo - 
... Hablo... 
"Pienso"

~Music's time~:
~Gracias Crash c:~
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
48870
Reputación :
4
Mensajes :
447

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 3:33 a.m. [Priv. Kaito Ozawa]

Mensaje por Kaito Ozawa el Dom Sep 10, 2017 12:24 am

¿Veinte? Hasta excede el límite. – Comentó riendo levemente. – Te diré cada paso.-  Respondió a la altura del pasillo antes de desaparecer solo unos minutos en los que buscó una manta gruesa, unos pañuelos y dos pequeños frasco que llevaba en una de las manos. Al regresar se detuvo un momento en el pasillo mirando a la chica sola en su sala, parecía distraída. Miró hacia la ventana dando unos pasos al frente curioso por saber que era lo que ella observaba. No veía nada, volvió su mirada a la chica justo para verla sobresaltarse por su presencia. – Lo siento. – Sonrió divertido para empezar a acercarse.  
 
Sostén esto. – Dijo ofreciéndole los dos frascos a Ayiw cuando llegó a su lado para luego dejar la manta y los pañuelos en la silla que tenía adelante que era donde había estado él sentado antes. Se dirigió a la pequeña repisa con las espadas que decoraba el espacio para sacar algunas con cuidado junto con su respectiva funda. Volteó a mirarla intrigado un segundo cuando escuchó su voz. Terminó de sacar la última espada. - Aquí vienen personas de todo tipo, no me extrañaría que te sucedan cosas fuera de lo común. - Mencionó cerrando la repisa pensando en que quizás la chica se refería a la diversidad de razas que albergaban en Éadrom. – Sin embargo, lo extraño se vuelve normal después de un tiempo. -  Continuó con tranquilidad caminando hacia ella con las tres espadas que había sacado. – El truco es no dejar que te afecte demasiado. Solo… – Dijo recordando a su abuelo. – No pienses mucho en eso. – Volvió su atención a ella colocando las espadas a un lado y agarrando la manta. – Ah, esto es para ti. – La extendió y se la colocó encima de los hombros. – No querrás resfriarte ahora que estas mojada ¿no? – Movió una pequeña mesita dejandola entre ellos y finalmente se sentó enfrente.
 
Muy bien… - Agarró una de las espadas y la colocó en su regazo. – Estas son Katanas y debes tener mucho cuidado. Mucho. – Dijo seriamente. – Tu mano no puede tocar la hoja o de lo contrario se puede manchar. Sin mencionar que puedes cortarte, claro.- Explicó mirándola asegurándose de que le prestaba atención. Señalo los frascos que la castaña sostenía. - Eso que tienes ahí es una cera y un aceite. El aceite es para la hoja y la cera es para la empuñadura. – Se acercó un poco para agarrar los frascos. - Este es el aceite y esta la cera. – Dijo identificando cada uno y colocándolos en la mesita. - Ahora mírame. – Tomó la empuñadura de la espada de su regazo elevándola levemente. – Antes de desenfundar la espada asegúrate que no tenerla muy cerca de tu cuerpo y de que el filo este apuntando hacia afuera. Te das cuenta por la curvatura. – Señaló la misma con el dedo antes de posicionar la katana de forma horizontal agarran la funda con su mano libre. – La desfundas de este modo. – Deslizó la espala fuera dejando ver la fina hoja plateada. – Son bastante ligeras así que no deberías tener problema con el peso. – Volvió a cubrirla con la funda y se la paso girándola para que la empuñadura quedara de su lado. –  Pruébala.
 
Miró atento como la agarraba y cuando estuvo seguro que podía con el peso prosiguió dejándole la espada. – Colócala así. – Se le acomodó ligeramente en una posición más cómoda. – No la desfundes todavía. – Agarró otra de las katanas. – Esa no tiene mucho filo pero eso no le quita para nada lo peligrosa. Te puedes cortar muy fácilmente por eso debes estar muy concentrada en tus manos y lo que estén haciendo ¿entiendes? -  Se tomaba el asunto en serio y lo trasmitía en su voz y mirada. De las tres katanas que había elegido la más filosa y peligrosa era la que ahora él tenía en las manos. – Mira como aplico el aceite para que después lo hagas. –  Abrió ambos frasco antes de desenfundar la katana en un movimiento suave y tomar uno de los pañuelos humedeciéndolo ligeramente. – Presta atención en la distancia de la palma con el filo. – Con el pañuelo doblado en la hoja empezó a deslizarlo suavemente por el largo de la misma. – Ahora hazlo tú. – Guardó la katana nuevamente en su funda para mirar los movimientos de la castaña. 



Hablo || Narro || Pienso || Ficha
avatar

Dromes :
10007
Reputación :
2
Mensajes :
27

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 3:33 a.m. [Priv. Kaito Ozawa]

Mensaje por Ayiw Kryomi el Dom Sep 17, 2017 8:59 pm

- Bien, él... estaba tranquilo, lo que la calmaba a ella. Sonrió al verlo acomodar las cosas.. qué... ¿Qué había llevado? Lo miró curiosa, atenta, antes de aceptar cada uno de los frascos en una mano. Miró uno y otro y otro, antes de observarlo una vez más. - No te das una idea de las muchas cosas que he pasado en este lugar... creo... - lo pensó un poco, torciendo los labios un momento. - ... que realmente estoy desconfiada por esas experiencias - acabó por suspirar. Lo miró fijamente, antes de sonreír ante su consejo; afirmó con la cabeza. - Lo intentaré, gracias... - era un consejo grande... 


"... ven... ven a mí, pequeña... y siente la gloria que puede llevarte a la locura en un solo instante..."


La voz fue tan clara, que quizá se notó en su expresión forzadamente calma, que le era difícil no pensar mucho en ello, cuando en ese preciso momento escuchaba aquellos seres buscando incitarla a ¿salir de la casa? Eso le extrañó, pero le hizo sentir inmensamente segura allí con él. Pues por algún motivo, aún a pesar de que escuchaba con mucha claridad, no era en la cercanía. - ¿Cómo...? - murmuró cuando él la rodeó con algo calientito. Resolló y tomó una de sus manos por un momento. - Muchas gracias... - dijo sin borrar la sonrisa. Al soltarlo se acurrucó en la manta. Bien... solo faltaba una película... y estaría perfecto para desvelarse como en casa... más no estaba en su casa.

Lo observó hablar... y cómo su semblante cambiaba y su mirada... ¿Era aquello el brillo de un guerrero? Era como escuchar hablar a alguien de su profesión y de su más grande pasión al mismo tiempo; alguien curtido y experimentado, orgullosos de maestros y ascendencia. Bajó la mirada para diferenciar cada uno de los frascos. Más cuando él le indicó que observara cómo se debía acomodar y acomodar el arma, observó cómo su cuerpo estaba totalmente habituado a ello. No había dudas ni trabas en sus movimientos; era un espectáculo verlo sentado ahí, ¿Qué más sería verlo de pié, en caliente... mover la espada con maestría y destreza sin camisa? Parpadeó; ok eso no iba al casi y debía concentrarse; recibió con cuidado la espada. Su bracito, descendió algunos centímetros ante el peso nuevo.- ¿No es pesada...? - alzó las cejas, para ella lo era, bastante.-

¿Así...? - murmuró en lo que se acomodaba mejor, intentando desenfundarla, deteniéndose de inmediato al escucharlo deteniéndola. Lo observó y no pudo evitar sonreír ligeramente. Procuraría aprovechar aquel encuentro, y desarrollar todo cuanto pudiese aquellas habilidades. Vio cómo lo hacía y...le dio algo de miedo errar y volver a cortarse esa noche. Pero siguió con cuidado cada paso. Untó en el óleo del frasquito y desenfundó. Una sensación deferente la recorrió, era poderosa y tan... apabullante, quizá aún más intensa de cuando había disparado por primera vez un arma de fuego. En sus ojitos grises se podía notar la emoción que aquello le causaba, y en el ligero temblor en sus manitas algo torpes. - Uh... C-corté la tela... - murmuró alzando las cejas sorprendida que prácticamente no había sentido fricción y el paño tenía una cortadura, que de haber sostenido mal el paño, la habría cortado.- ¿Qué... qué hago? - le preguntó, pero antes de que él pudiese decirle algo, bajó el paño y enfundó la espada. 

La dejó sobre la mesita con respeto y colocó ambas manos sobre sus rodillas, con hombros tensos. Labios separados y ojos abiertos como platos, brillantes, develaban lo que había sido. Alzó con lentitud la mirada, cruzándose con la de él, antes de comenzar a dibujar una sonrisa. - .... WOW... - susurró ya con una sonrisa de oreja a oreja, emocionada y más por solo haberla desenfundado y aceitado.



Y ninguna voz era lo suficientemente fuerte como para distraerla en ese momento.-


"Como cuando ves algo que te hace feliz. 

Verdaderamente feliz."

Улыбается девушка:


- Actúo - 
... Hablo... 
"Pienso"

~Music's time~:
~Gracias Crash c:~
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
48870
Reputación :
4
Mensajes :
447

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 3:33 a.m. [Priv. Kaito Ozawa]

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.