FELIZ CUMPLEAÑOS
Hace 6 años se creó esta comunidad con la intención de unir a los roleros y crear una familia. Hoy me es grato decir que se ha cumplido desde el inicio. Bienvenidos a Éadrom, bienvenidos a Takemori.

Muchísimas gracias a todos nuestros usuarios. Este es un triunfo que compartimos no solo con los registrados actuales, si no también con aquellos que se fueron.
Muchas gracias!
6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
CENSO
DE JULIO
¡FIRMA OBLIGATORIA!
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


3:33 a.m. [Priv. Kaito Ozawa]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado 3:33 a.m. [Priv. Kaito Ozawa]

Mensaje por Ayiw Kryomi el Lun Jul 17, 2017 3:47 pm

- En particular ese día, regresar a su casa no le supuso una idea muy agradable.
 
Estaba sola... "como loca mala" diría ella en aquella enorme y vasta cuidad. De estar despierta ella, podría al menor tener conversación, pero incluso esa parte de sí misma, esa otra, estaba descansando, luego de haber practicado todo el día un hechizo simple utilizando ese cuerpo. Pero Ayiw, no tenía ni una pizca de sueño, pues había "dormido" todo el día, en un estado de letargo al cual entraba, cuando cedía el mando de ese cuerpo, donde ahora, vivían 2 mentalidades. 
 
El hecho de utilizar el cuerpo, por ella o por Brish, era extraño, puesto que pasaban días y días sin dormir, sin reponer energías. ¿Hasta cuándo aguantaría el cuerpo...? "Usar mucho un par de zapatos, termina por gastarlos... ¿será igual con este cuerpito?" meditó en lo que se miraba un momento hacia abajo. Estaba bien, quizá un poquito más delgado, pero se sentía bien. Continuó su caminata en la mitad de la noche, mientras se acomodaba mejor el chal tejido, negro, elegante, que llevaba puesto desde la mañana. Le daba un aire misterioso a esta joven flacucha que camina, cual alunada, en medio de al noche por donde sus pies la guíen.
 
Caminar sin la mente, solo con los pies, lleva una gran desventaja: que cuando la mente intenta regresar al control, no sabe donde está. Así, se encontró fácilmente perdida, habiendo caminado quién sabe por cuánto tiempo sin dirigirse a sí misma. Miró alrededor... notando una luz en la cercanía, por lo que se apresuró a aquella casa que tenía luz a esas horas. Estaba armada y sabía como defenderse... o eso creía. Era preferible correr el riesgo a andar perdida toda la noche y acabar más perdida.
 
Varios minutos después, pensó en la ironía. "Claro.. cer-ca-nía. Maldita sea en las perspectivas..." agitada, notó que estaba cerca en ese momento, pero había tenido un buen trecho de trote. Se mordió el labio inferior en lo que se armaba de fuerzas para tocar. Más una idea la asaltó de pronto "¿Y si nadie vive aquí y estoy como loca tocando una casa deshabitada...? pero tiene luz, es como absurdo que haya una luz..." nuevamente avanzó sin proponérselo conscientemente, y antes de notarlo, estaba mirando a hurtadillas por una ventana, desde la cual no distinguir nada, por lo que buscó otra por la cual mirar, avanzando con el mayor cuidado posible...
 
... antes de escuchar solo una cosa en la quietud de la noche: un paso. Todo su cuerpo reaccionó dando un salto largo al costado, empuñando su daga, deteniendo quién sabe cómo, tan rápido, un ataque que tenía como fin: acabarla o acabarla. El filo de las armas llegó a lanzar chispas, en lo que forcejeaba con debilidad porque el arma enemiga no terminase su meta: su cuello. - ... por.... f-favor... - murmuró con los ojos cerrados por la fuerza que le era aquella acción, sin notarse a sí misma en el suelo de espaldas, empolvada y con una ligera herida sangrante en una de sus manos, producto de la torpeza con la que había desempuñado su preciada daga.
 
Era cuestión de, quizá apelando a un golpe gigante y oportuno de suerte, lograr demostrar que no estaba para hacer maldades, si no y más bien... necesitaba ayuda en medio de la noche.-


Última edición por Ayiw Kryomi el Lun Jul 17, 2017 3:49 pm, editado 1 vez (Razón : Formato.)


"Como cuando ves algo que te hace feliz. 

Verdaderamente feliz."

Улыбается девушка:


- Actúo - 
... Hablo... 
"Pienso"

~Music's time~:
~Gracias Crash c:~
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
39943
Reputación :
4
Mensajes :
397

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 3:33 a.m. [Priv. Kaito Ozawa]

Mensaje por Kaito Ozawa el Mar Jul 18, 2017 4:14 am

Había caído la noche, otra noche como cualquier otra en la que Kaito se encontraba mirando el cielo opaco desde el patio de su casa recostado en una silla. Sentía el leve ardor en sus ojos que le anunciaba que debían tener un descanso pero no estaba entre los planes del castaño ceder ante tal deseo...

El ojiesmeralda sonrió al ver como un niño se acercaba a él con una radiante sonrisa. - Lo hice, lo hice, lo hice, lo hice. - Repitió una y otra vez al llegar frente al castaño. Kaito estiró su mano y la apoyó suavemente en la cabeza del niño para que dejar de brincar. Se agachó para quedar a su altura. - ¿Qué hiciste? - Preguntó con tranquilidad. - ¡Gane! - Exclamó el infante fuertemente juntando sus pequeños puños en frente y moviéndolos con euforia contenida. Al instante abrió los ojos como platos y se cubrió la boca.- Gane sensei - Repitió murmurando esta vez mirando a la casa de su profesor esperando que no se prendiera ninguna luz. Volvió la mirada al castaño cuando le escuchó reír. - Tranquilo no se escuchó muy fuerte... - Mintió éste para se relajara antes de desordenar el cabello del niño. - Sabia que ganarías - Agregó con una sonrisa orgullosa.- Pero pudiste haber esperado mañana, es muy tarde para que estés fuera. Ve a casa y mañana me cuentas todo. - Su alumno asintió una y otra vez  con energía. - Si sen-s... - Se interrumpió cuando una luz de la casa se encendió provocando que Kaito volteara a ver la misma. - Ve, está todo bien. - Lo volvió a mirar y palmeo su cabeza al levantarse. Cuando el chico volteó para irse él camino hacia la casa. Al correr la puerta escuchó algo quebrarse.  - ¿Mamá? - Preguntó acercándose a la habitación donde ella dormía. Esperaba verla al entrar pero en cambio se vio cegado por espesa cortina de humo que lo obligó a cerrar los ojos y proteger su rostro con el antebrazo. Sintió un calor atroz de pronto. Estaba abriendo los ojos lentamente debido al picor hasta que distinguió las llamas que  devoraban las casas de su aldea. Empezó a mirar alrededor entrando en la desesperación. Se encontraba en medio de la plazoleta frente a la casa de su abuelo.  NO  Retumbo a su lado haciendo que todo su cuerpo se tensara al instante. Miró y vio caer una mujer con el pecho bañado de sangre. Sin pensarlo se movió velozmente y deslizó la katana que posaba en su mano cortando en dos la sombra humana que se había inclinado sobre el cuerpo inerte de la mujer al segundo de caer mostrando unos dientes filosos en busca de sangre. Al girar la cabeza vio decenas de sombras más por todas partes, todo era un caos.- ¡DETENTE! - Esa voz. Esa voz. Sus pies se movieron antes de que su cabeza comprendería que lo estaba haciendo. Corrió desesperado en dirección del sonido bañando su katana de sangre de todas las sombras oscuras que se interpusieron en su camino. Llegó al sitio y distinguió la espalda de su madre al instante forzando sus piernas a aumentar la velocidad para alcanzarla pero...



Un suspiro…
Un filo cortando el aire…



NO - Gritó desde lo más profundo de su pecho respirando fuertemente. Movió su cabeza exasperado de un lado a otro. Se encontraba en el patio de su casa en la colina. Bajó la mirada a sus manos y no había ninguna katana o sangre en ellas.  - Maldición. - Gruño cerrando las manos en puños ignorando el sudor frio que corría por su cuerpo. Se había quedado dormido sin darse cuenta. - Maldita sea. - Se levantó de la silla con ganas de patearla lejos. Camino un poco para calmarse. Fijó su mirada al cielo tratando de borrar la imagen de su madre cayendo muerta como si de una muñeca se tratase mientras su aldea era devorada.

Un movimiento por el rabillo del ojo lo obligó a despegar su vista de la luna, fue entonces cuando vio una sombra caminando en dirección a su casa. Volviendo la tensión en su cuerpo en tan solo un segundo se movió son sigilo y tomo una vieja katana que siempre mantenía cerca de la puerta de atrás. ¿Será que continuaba soñando? No se sentía en completo juicio en ese momento mientras rodeaba la casa y desenfundaba el arma. Todo sin hacer ni el más mínimo ruido. Se detuvo un segundo asomando la cabeza por el lateral de la casa y vio la sombra mirando por sus ventanas. El odio que lo emergió fue tal que se impulsó hacia adelante para atacarla alzando la katana en un movimiento que prometía ser letal. Milisengundos antes, vio agitarse una cabellera larga a través del manto oscuro que cubría a la persona haciendo que en su mente sufriera un shock y disminuyera la fuerza del golpe en seco. Una pequeña daga interrumpió el camino de su katana al impactar con ella haciendo un fuerte sonido de metal. Vio a la chica caer al suelo tras el golpe. Escuchar su súplica después fue como un baño de agua fría para él. Bajo la mirada a su mano herida. - ¿Qué ocurre contigo? - Dijo áspero y con evidente enfado por la estupidez que estuvo a punto de hacer mientras tomaba el puente de su nariz con una mano con suma frustración. Ni él reconoció si se lo dijo a él mismo o a la chica. Su cuerpo estaba completamente tenso en aquel momento que volvió a ver a la fémina.

Suspiró pesadamente relajando los hombros y dejando la katana apoyada en la pared para que la chica notara que no tenía intención de atacarla. – Estas herida. - Mencionó acercándose a ella cuidadoso. - Lo lamento. - Dijo verdaderamente intranquilo inclinándose a su lado. - Tsk ¿qué haces aquí a estas horas?…-  No pudo evitar soltar desviando la mirada mientras fruncía el ceño. Suspiro una vez más calmándose. - Perdóname. Déjame ayudarte. -
Volvió a mirarla tendiéndole la mano.




Hablo || Narro || Pienso || Ficha
avatar

Dromes :
4390
Reputación :
0
Mensajes :
21

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 3:33 a.m. [Priv. Kaito Ozawa]

Mensaje por Ayiw Kryomi el Mar Jul 18, 2017 6:01 am

- La verdad era que... no estaba ni cerca de ser como las películas. Decían que toda tu vida pasaba frente a tus ojos, que recordabas y que amabas  ante un encuentro más cercano a la muerte. Pero no fue así para esta niña, quien solo recordó una cosa: a sus padres, y sin el mínimo vestigio de desear amarlos, los maldijo internamente por haberla dejado abandonada a su suerte en esa complicada y siniestra cuidad. Le dolía... ¿qué le dolía...? "Recuento, Ayiw, duelen las manos por sostener la daga, duele el corte en  la palma izquierda, duele la sentadera y la cabeza... mucho la cabeza... y creo que un tobillo. Mal-ditaseas... suerte..."


Escuchó las palabras de él, que pensó dirigidas a ella, a lo que no supo qué decir, más que... disculparse una y otra vez en voz susurrante, casi como un mantra, intentando incorporarse a velocidad... pero le dolía horrores la cabeza, y sospechaba necesitar de vendar su tobillito. - Lo siento, en verdad lo siento mucho... discúlpeme, no era mi intención asustarlo... - su voz se cortaba por momentos, sin notarlo ella, por estarlo mirando fijamente aún desde el suelo, con ojos enormes... completamente asustada.- ... N-no, no es nada... no duele mucho... - negó con la "mano sana", mostrado sus palmas rojas por la fuerza que había tenido que hacer con la magnífica daga que brillaba en el suelo.- E-está bien... por favor, solo me retiraré, yo... ¡E-en serio, e-estoy bien... por favor... no me haga daño...! - dijo encogiéndose al verlo inclinarse a su lado. Aún estaba alerta, más ante su pregunta... susurró con voz rota:-

... m-me perdí... yo solo me perdí... - sintió los ojos inundados en lágrimas, realmente angustiada. Sus labios dibujaron un puchero al escucharlo disculparse... él estaba tenso, su aroma delataba que estaba nervioso, pero... que su acción era limpia, no tenía intenciones ocultas. Estiro la "mano sana" para tomar la de él, incorporándose lentamente, con un quejido suave de por medio. Se apoyó en él, aún turbada por todo aquello, mientras intentaba controlarse... ya no estaba en peligro, no tenía porqué estar mal... pero... 

Alzó con cuidado la mano que le sangraba, para cubrirse con el dorso de la misma los labios, mientras todo su cuerpo temblaba.- ... m-me asusté mucho... - musitó antes de hipar con fuerza, dejando que dos inmensas lágrimas rueden por su rostro sucio. Aún no terminaba su curso de "Control de Armas", por lo que, no se sentía capaz de afrontar una situación así. Aún temía mucho por su propia vida.-


"Como cuando ves algo que te hace feliz. 

Verdaderamente feliz."

Улыбается девушка:


- Actúo - 
... Hablo... 
"Pienso"

~Music's time~:
~Gracias Crash c:~
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
39943
Reputación :
4
Mensajes :
397

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 3:33 a.m. [Priv. Kaito Ozawa]

Mensaje por Kaito Ozawa el Mar Jul 18, 2017 11:15 pm

Escucharla disculparse una y otra vez solo hacía que el castaño se sintiera aun peor por la reacción que tuvo al verla. Estuvo a nada de asesinarla pensando que era una sombra de su sueño. – No te disculpes más – Murmuró deseando que dejara de hundirlo aún más en la culpa que sentía en ese momento. Ver reflejado el miedo que sentía de él en su voz y mirada hacia que aquella tensión en su cuerpo se volviera más dura y recia a irse. Estudió el cuerpo de la chica buscando cualquier otra herida mientras se acercaba cauteloso mostrando sus manos vacías en señal de paz.  Obsérvala encogerse ante él fue lo peor, se sintió como la peor mierda que podía existir. – No, no llores por favor – Susurró en voz baja mostrándose lo más sereno que pudo para la chica se relajara aunque por dentro era todo tensión. – Es mi culpa, no tuve que haber reaccionado así.
 
Solo es una chica perdida, relájate. Se repetía mientras la ayudaba a levantarse. Al escuchar quejarse por el dolor inmediatamente paso el brazo de la fémina por encima de su cabeza y la tomo del costado con el otro para que hiciera el menor esfuerzo posible mientras recargaba su peso a un lado. Miro su mano herida cuando la levantó a su cara pensando que se quejaría del dolor. Sin embargo… “m-me asusté mucho... “  vio la lagrimas recorrer su rostro. Suspiro con suma pena. – Siento haberte asustado, en serio. – Le dijo con voz tranquila mientras rodeaba su casa para entrar por atrás. – Estarás bien, no te preocupes -  Agregó trotando de calmarla. – Ya no estás perdida.
 
Avanzó despacio hasta llegar a la puerta del fondo y correrla para entrar con la chica a su casa. La guio a un sillón y fue sumamente cuidadoso al ayudarla a sentarse.  –  No te muevas – Mencionó observándola antes de irse a la cocina para buscarle un vaso de agua el cual le ofreció al apenas regresar. – Note que te heriste el tobillo, puedes quitarte los zapatos si quieres. - Sugirió pensando la posible inflamación que tendría a causa del daño.-  Iré a buscar algo, ya vuelvo. – Fue a una habitación de la casa y regresó solo un minuto después con una toalla húmeda y limpia junto con un pequeño bolso. Se acercó nuevamente y tomo una silla para quedar sentado frente a ella depositando el bolso en el suelo. – De verdad lamento lo que pasó no suelo comportarme así. – Dijo tendiéndole la toalla para que se limpiara mostrando una leve sonrisa de pena en sus labios. –  Tuve una mala noche… Bueno, los dos parece. – Sintió la necesidad de agregar. 
 
Ya pasado el momento de tensión y Kaito se sentía un poco más tranquilo al ver que la chica no estaba gravemente herida y que tan solo había llegado a su casa perdida en medio de la noche en busca de una ayuda. Cargo el bolso que había llevado y sacó de él un pequeño pañuelo antes de señalar la mano lastimada de la muchacha. - ¿Me dejarías verla? – Preguntó tendiéndole la propia con la intención de que dejara curarla.



Hablo || Narro || Pienso || Ficha
avatar

Dromes :
4390
Reputación :
0
Mensajes :
21

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 3:33 a.m. [Priv. Kaito Ozawa]

Mensaje por Ayiw Kryomi el Miér Jul 19, 2017 5:39 am

- Un pequeño sollozo insonoro le sacudió de nuevo los hombros, en lo que trataba de calmarse. ¡Estaba llorando como pequeña frente a un desconocido...! que si bien había intentado matarla, ahora... la estaba socorriendo.- ¡...! - debió esforzarse por decir lo siguiente al escuchar sus disculpas por asustarla.- ... y-yo... tengo que ser... va-valiente... - negó con la cabeza suavemente. ¡Ella tenía que ser valiente por sí misma...! Tenía que estar alerta por sí misma, si no, sería acabada antes de lo que imaginaba.


Él la guiaba a algún lugar... bueno, prácticamente la arrastraba, pues... ¿notaría él que estaba llevando casi todo su peso? Ayiw pesaba muy poco, aún con todo lo que comía, por lo que para otros era como "un medio-peso", era en realidad el peso entero de la joven, que se secó el rostro con la mano herida, dejando algo de sangre en sus ojos, en sus mejillas. Olía feo... más se distrajo de ello, al escuchar las palabras de él "Ya no estás perdida..." Se mantuvo en silencio, pensativa a esas palabras, antes de notar que ingresaban a la casa... y que era llevaba y dejada con el mayor cuidado en un sofá. Miró al joven, aún sin decir nada, afirmando una vez con la cabeza, viéndolo marcharse... sintió la urgencia de pedirle que no se fuera. No quería quedarse sola en una casa que no conocía; su corazón aún palpitaba con fuerza, y lo hizo más fuerte al notarse sola. Se aseguró de reposar su mano sangrante sobre sus rodillas... su falda blanco invierno, quedaría moteada con rojo... y estaba toda sucia. Bueno, había sido linda por el tiempo que la pudo lucir.


Y él regresó, haciéndola sonreír levemente al aceptar el vaso de agua. - ... gracias. - murmuró luego de beber, soltando un suspiro aliviado. Las palabras de él se le hicieron extrañas... ¿quitarse los zapat-...? - ... Auh... - en susurro se quejó cuando intentó mover el pié... notándolo sí, hinchado y algo azul. Lo miró detenidamente, le quedaría morado si es que no era negro... en pocas horas. Esperaba no haberse roto nada, con lo malafortunada que era. Con mucho cuidado, utilizando el pie sano... se sacó el zapatito elegante con un ligero tacón, todo polvo igual, antes de suspirar... aún no aliviada, adolorida. Bebió un poco más de agua, antes de comenzar a rebuscar en su bolso... su pañuelo... su pañuelo... era difícil buscar con solo una mano... y no quería ensuciar nada, la sangre es muy dura para quitarla de los muebles. - ... - miró alrededor, impaciente, para volver a su bolso por un segundo, antes de oírlo regresar. - ... volviste. - dijo aliviada... como si hubiese considerado la idea de que se fuese para dejarla ahí. Y bien, sí lo había considerado.-

... gracias... - le sonrió, con los ojos rojos por el llanto, que tornaba sus ojos de grises a casi un azul intenso. Se pasó con cuidad la toalla en la cara, antes de doblarla para colocarla en su cabeza, haciendo una mueca por el dolor.- ... está bien... creo que soy la única persona a la que se le ocurre fisgonear  en las casas a esta hora... lo lamento... - dijo una vez más, ya más consciente de que sus acciones tendrían consecuencias.- Tu reacción fue normal, ante mi comportamiento anormal... - alzó una ceja, antes de sonreír con más ganas. 



Sí, el ambiente se sentía más ameno... su corazón estaba mucho más calmado. Lo miró un momento, notando sus palabras, antes de darle... algo dubitativa la mano, puesto que no estaba acostumbrada a que nadie la cure... ella se curaba sola. - ... - guardó silencio, sin quejarse por lo que él hacía en su mano, mirándolo fijamente. Se le veía cansado, agotado de alguna forma. Y ella había ido a empeorarle la noche.- Oye... - dejó el paño mojado sobre sus rodillas, antes de alzarle el mentón con tal cuidado, que parecía una ligera caricia, para verle a los ojos. - ¿Tú estás bien...? - inquirió, seria... quizá sorprendentemente preocupada por el joven.- ... ¿... por que.... - las pupilas de la joven, viéndola de tan cerca, se agrandaron solo un poco, mientras captaba ese aroma.- ... estás tan cansado? ¿Estás enfermo... ? - le preguntó apartando la mirada, antes de volver a colocar el paño frío en su cabeza, sobre el chichón que le había salido por el golpe. -


"Como cuando ves algo que te hace feliz. 

Verdaderamente feliz."

Улыбается девушка:


- Actúo - 
... Hablo... 
"Pienso"

~Music's time~:
~Gracias Crash c:~
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
39943
Reputación :
4
Mensajes :
397

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 3:33 a.m. [Priv. Kaito Ozawa]

Mensaje por Kaito Ozawa el Dom Jul 23, 2017 11:21 pm

Kaito procuraba no hacer mucha fuerza para no molestarla mientras la llevaba adentro con cuidado. La escuchaba atentamente e inconscientemente mientras caminaba con ella el castaño chitaba de vez en cuando como si estuviera consolando el llanto de un niño mientras ella sollozaba, ni siquiera él se percató que lo estaba haciendo hasta que tuvieron que detenerse un segundo para abrir la puerta de su casa. – Tranquila. – Murmuró en voz baja mientras entraban. Al dejarla en el sillón notó como se había regado algo de sangre en el rostro y pensó en ir a buscar una toalla y agua para que se limpiara. Agua. La chica había dicho que estaba pérdida antes de llegar ahí, quien sabe por cuánto tiempo. Seguro debe tener mucha sed. Fue entonces que se apresuró a buscarle un poco.
 
No pasó mucho tiempo para que se volviera a ir en busca de algunas cosas. Una vez en su habitación fue directo al baño en busca de toallas, gazas, antisépticos y demás. Había limpiado millones de heridas con anterioridad por lo que guardó todas las cosas casi de forma automática en el bolso. Al regresar con la joven y escucharla sonrió levemente mientras murmuró: - Así es.  -  antes de acomodar la silla y ofrecerle la toalla. Todavía la notaba nerviosa, lo dejaba claro la simple idea de que pensara que la dejaría sola en aquel lugar teniendo en cuenta que era su casa. La miró mientras se quitaba un poco de sangre del rostro antes de alzar ligeramente las cejas al escucharla hablar. – Para una persona perdida en medio de la noche no es un comportamiento anormal, no seas tan dura contigo. Respondió con una pequeña curva en sus labios de cierta forma aliviado de ver a la chica sonreír después de tal episodio.
 
Tomó la mano ajena con cuidado después de que la muchacha se la acercara con un poco de duda que no pasó por alto en Kaito. Con el pañuelo que tenía en la otra mano empezó a limpiar un poco de la sangre que emanaba ligeramente de su mano. Dado al tiempo, gran parte se estaba sacando dejando capas frágiles de la misma que apenas sufrían un toque se rompían. El castaño estaba concentrado limpiando la herida con el pequeño pañuelo notando poco a poco la leve brecha en todo el centro de su palma que era la causante del brote de sangre. Agarró otro pañuelo limpio humedeciéndolo con una de las botellas que había llevado y empezó a desinfectarla. Estuvo tentado a mirarla al no escuchar ningún ruido de ella al hacerlo, sobre todo al aplicar un poco de presión para detener el sangrando pero aun así se mantuvo con la vista solo en la herida. No quería arriesgarse a ponerla nerviosa de ninguna forma. Notaba su mirada en él por lo que tenía mayor cuidado al curarla si es que podía.

Detuvo su mano apenas escucharla pensado que se quejaría por dolor o ardor gracias al desinfectante. Sin embargo, se vio ligeramente sorprendido cuando alzó su rostro e hizo que la mirara. - ¿…? – Sus cejas se empezaron a fruncir levemente al escuchar su primera pregunta sin comprender a que se refería dado que la que estaba herida era ella. Se mantuvo en silencio escuchándola mientras entendía que se preocupó por él. ¿Cómo te vas a preocupar por mí? Pensó con algo de ironía “¿…éstas tan cansado?”. ¿Tanto se nota? . Posó suavemente su mano en aquella que sostenía su rostro para hacerla bajar antes de que una sonrisa fácil viniera a su rostro cuando ella desvió la mirada. – No deberías preocuparte por quien casi mueres. – Comentó buscando que lo volviera a mirar. Cuando obtuvo su mirada de nuevo respondió a su pregunta - Estoy bien. Tú tranquila.  - Dijo simplemente con una leve sonrisa antes de continuar la cura de su mano. – Bueno, entonces cuéntame ¿Cómo fue que acabaste perdida y llegaste a dar hasta tan alto en la colina? – Preguntó buscando desviar la atención de él y dársela toda a ella. – No olvides agregar tu nombre mientras. – Agregó alzando la mirada a ella un momento.  - El mío es Kaito.




Hablo || Narro || Pienso || Ficha
avatar

Dromes :
4390
Reputación :
0
Mensajes :
21

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 3:33 a.m. [Priv. Kaito Ozawa]

Mensaje por Ayiw Kryomi el Miér Jul 26, 2017 4:49 am

- La actitud de él le era... quizá extraña ¿Era humano? No parecía... bueno, a sus ojos, no lo parecía. Más en ese lugar de locos y leyendas, nada se podía aseverar, de nada se podía estar seguro, ni siquiera de las afirmaciones que podías recibir. - 


... - dejó que le baje la mano... le ardía y lo sintió cuando él le rozó la palma con cuidado. - ... ¿Cómo que no debería...? No eres "por quien casi muero", eres quien me salvó de estar perdida esta noche... - le refutó. Ayiw por inercia olvidaría el mal trago, centrándose en lo bueno que estaba siendo con ella, además, de que se había disculpado por el percance. A partir de eso, todo quedaba olvidado para a joven castaña. Ya lo miraba al decir eso, y ante sus palabras... negó con la cabeza.- ... sé que me mientes... - murmuró bajando la mirada; no insistiría. No quería parecer ni imprudente ni medita ni... causarle otro problema al joven. Quería pensar que el motivo por el que estaba ahí, era algo más que el azar intentando usarla como juguete; o peor aún, que eran la suerte llevándola de un lado a otro, o el destino imponiéndole un camino aburrido que transitar en la vida.-


Solo busqué evitar el regreso a mi casa... - admitió sin mucho rodeo.-... me puse a caminar sin rumbo fijo y a pensar mucho al mismo tiempo... y caminé y caminé... - tenía algunas lagunas mentales, pues recordaba haber pasado a una tienda a comprar un lolipop, nada más, había arrojado una moneda en alguna fuente y haber pasado por... ¿un templo? ya de eso no estaba del todo segura.-... y de la nada se hizo oscuro... y cuando quise regresar, ya no supe volver, creo que me alejé aún más de la cuidad... - negó con la cabeza, mirando por la ventana un momento, antes de regresar la mirada a él, sonriéndole.- Puedes llamarme Ayiw, es un lindo nombre, Kaito... - y la sonrisa tan sincera, notando que quería hacerla a ella el centro, quizá develaba por sí sola lo que seguía.- ...Entonces...  ¿Qué hace un joven guapo como tú, viviendo solo tan alto en la colina... despierto casi en la hora de los demonios, con espabile suficiente para atacar para matar...? - su pregunta era sincera, realmente no había maldad solo.... una inmensa curiosidad, reflejada en sus ojos grises, que lo observaban fijamente.- ... no cualquiera puede hacer lo que hiciste... ¿Hace muchos sabes sobre de espadas? ¿Dónde aprendiste...? ¿Me enseñas? - preguntó, ladeando la cabeza, antes de  quejarse una vez más, acomodando un poco el paño. Miró alrededor.-

No quiero... sonar descarada... - se mordió el labio inferior.- ... pero ¿tienes algo de comer... ? - expresó con palabras, antes de que su estómago la delatase vil y vergonzosamente. - ... por favor. - murmuró con mejillas rosadas... quizá, esa... era la primera vez que pedía comida. Pero no estaba haciendo mal... tal como las ayudas iba y venían, de formas diversas pero hermosas de igual forma.-


"Como cuando ves algo que te hace feliz. 

Verdaderamente feliz."

Улыбается девушка:


- Actúo - 
... Hablo... 
"Pienso"

~Music's time~:
~Gracias Crash c:~
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
39943
Reputación :
4
Mensajes :
397

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 3:33 a.m. [Priv. Kaito Ozawa]

Mensaje por Kaito Ozawa Hoy a las 4:19 am

Ya veo, eres de las que ve el vaso medio lleno. – Comentó tranquilamente gustándole esa actitud ante su comentario de salvarla. Aunque podía haber sido de una manera muy distinta a como había surgido, en eso pensaba Kaito mientras se mantenía silencio y continuaba con la atención en la mano de chica. Quizás si había mentido, ni siquiera él estaba seguro. ¿Era precisamente mentir evitar hablar sobre algún problema? Una pregunta con respuestas distintas dependiendo en cual lado de la moneda estés.   
 
Escuchaba las palabras de la muchacha mientras terminaba de limpiar su palma, ya había detenido el sangrando por completo así que se detuvo un momento para observarla con atención mientras le contaba lo sucedido esa noche antes de llegar a dar a su casa. – ¿Te pasa eso muy seguido? – Preguntó con curiosidad. – Me refiero a lo de no querer regresar a tu casa. – Agregó colocándole su mano en el regazo con cuidado antes de tomar el bolso que había traído para sacar unas vendas. – Es decir, que ni siquiera sabes cuánto tiempo estuviste caminando. ¿Tan profundo son tus pensamientos? – Mencionó tomando su mano nuevamente antes de sonreír algo divertido. – Estas aproximadamente de dos horas de la ciudad. – Respondió ante su intriga. Asintió devolviéndole una leve sonrisa al escuchar su nombre para empezar a vendar su mano con destreza.
 
Sus cejas se alzaron tan levemente que solo aquel que lo estuviera mirando fijamente captaría el leve movimiento. Sus palabras eran sinceras eso lo había reconocido pero de igual forma no puedo evitar reír brevemente ante su forma de formular la pregunta tan abrumadora. – Vaya – La miró por momento notando la curiosidad navegando en sus ojos. Terminó el vendaje de su mano pensando en las mejores palabras como para responder a eso. No podía simplemente decirle sobre sus problemas para dormir porque eso conllevaría a luego hablar de sus pesadillas y por aún, sus motivos. Cosa que odia, y no solo hablarlo. La simple idea de recordarlas le desagrada mucho. – A veces sufro de insomnio – Se resignó a decir, aunque hablaba tan tranquilo que nadie sospecharía de nada – Y tengo muchos años en diferentes artes marciales, supongo que de ahí viene el espabile – Respondió utilizando su misma palabra para referirse a su agilidad. Fue una respuesta sincera después de todo, no tenía por qué decir más. Asintió para continuar hablando. – He tenido la suerte de aprender diferentes forma de maniobrar espadas que mencionas– Señaló una pequeña repisa donde había una modesta colección con espadas de diferentes tamaños, algunas mejor conservadas que otras. – Enseño Kendo a niños en la ciudad, aunque a veces vienen aquí y practico con ellos en el patio. – Explicó mirándola con curiosidad haciendo una pausa.- No tendría problema en enseñarle a alguien más. – Mencionó encogiendo ligeramente los hombros tranquilo. – Si realmente lo quieres, claro. El manejo de una espada es algo delicado. – Agregó viendo su molestia al moverse.- ¿Te duele mucho? También tienes lastimado el tobillo me dejas darle un vis…- Se interrumpió al escucharla. Pero claro, al haber estado enfocado en sus heridas no pensó en el hambre que debía sentir la pobre chica.
 
Se levantó antes de escuchar su estómago delatando su hambre – Ya te preparo algo – Mencionó divertido antes de dirigirse a la cocina. Como su casa era de espacios abiertos podía verla simplemente al voltear mientras cocinaba. – ¿Por los menos si almorzaste hoy? – Preguntó sacando unos filetes del congelador para remojarlos en agua un momento. – ¿Siempre sueles llevar un arma contigo? Quiero decir, fue muy oportuno hoy pero ¿porque la llevabas? – Preguntaba queriendo mantener una conversación mientras montaba un arroz y picaba algunas verduras.

Al terminar de cocinar había hecho dos platos de filetes picados en pequeños trozos y bañados en salsa acompañados por unas verduras. Colocó los platos en la mesa del comedor puesto que sería complicado comer cómodamente desde el sillón. Se acercó a Ayiw una vez más después de acomodar todo. – Déjame ayudarte – La apoyó en su costado recargando su peso como antes para guiarla hasta la mesa y ayudarla a sentarse antes de agarrar el tazón de arroz y empezar a servirle.



Hablo || Narro || Pienso || Ficha
avatar

Dromes :
4390
Reputación :
0
Mensajes :
21

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 3:33 a.m. [Priv. Kaito Ozawa]

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.