FELIZ CUMPLEAÑOS
Hace 6 años se creó esta comunidad con la intención de unir a los roleros y crear una familia. Hoy me es grato decir que se ha cumplido desde el inicio. Bienvenidos a Éadrom, bienvenidos a Takemori.

Muchísimas gracias a todos nuestros usuarios. Este es un triunfo que compartimos no solo con los registrados actuales, si no también con aquellos que se fueron.
Muchas gracias!
6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


You got me walkin' {Side to side}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

You got me walkin' {Side to side}

Mensaje por H. Emmerich el Jue Jul 06, 2017 8:01 pm

¡Vamos, unas fotos más, Henry! — vociferaba el fotógrafo.
Mientras que el pelioscuro cambiaba de posición, vistiendo nada más que un boxer blanco con elástico gris claro. ¿La marca? Esos detalles ínfimos no importaban. A decir verdad, nada de eso importaba... era una simple sesión fotográfica en la cual no le pagarían demasiado. Aprovechaban que era un modelo sin agente para tener buenas fotos, un cuerpo masculino envidiable sin tener que pagar demasiado, en comparación de modelos ya reconocidos que seguramente cobraban un ojo de la cara solo para verles la puta cara en sus trabajos; unas horas después, todo había terminado, con dinero en mano, Henry se vistió con una camiseta de mangas largas, pantalón de mezclilla ajustado de color negro, zapatillas cómodas y una chamarra de cuero negro que abrigaba su cuerpo junto a una especie de amplio bufandón lavanda grisáceo que rodeaba su cuello.
Aquel día sí que estaba bastante frío, no es que detestara este de por si, pero prefería los días calurosos sin duda alguna.

Estando parado en el pórtico del edificio en el que se había llevado a cabo la sesión de fotos, Henry en silencio levantó levemente la mirada, viendo que el cielo comenzaba a cubrirse poco a poco. Se estaba nublando... mal presagio.
"No quiero mojarme..."
Pensó, demostrando claramente lo poco que le gustaba la lluvia. Especialmente si tenía pinta de que habría tormenta, y a juzgar por la oscura tonalidad de las nubes en lontananza allá pasando los edificios de la ciudad de Éadrom, muy posiblemente empezaría el 'infierno' en al menos unos treinta minutos; sería mejor andar con prisa. Su paso marcado le llevaría con destino a su hogar, u al menos a un lugar en donde pudiera resguardarse de la lluvia hasta que aminorase su intensidad. Por suerte solo estaba cayendo algunas gotas sueltas, anunciando lamentablemente que lo que más odiaba Henry se haría realidad; suspiraba pesadamente, frunciendo el ceño y metiendo las manos en los bolsillos de su pantalón, chasqueando la lengua contra el paladar y notándose el enojo en su cara.

Poco dinero para tener que ahora mojarme... al menos haberme pagado el taxi para ir a casa. — murmuró hablando consigo mismo. Pero, no debía quejarse... tenía que se agradecido que al menos tenía el dinero suficiente ahora para pagar la mensualidad y además comprarse algo para comer, el resto de dinero que entrase ese mes sería todo para él; tan concentrado iba en su caminata, que obviamente no se percataría de si alguien iba por su frente, aunque por suerte no chocaba con nadie, estaba pidiendo a gritos de que sucediera. Pero, la lluvia interrumpió esa posibilidad, viéndose obligado a entrar al primer local que viera. Afortunadamente era una cafetería, por lo que no tendría que preocuparse por comprar algo caro por el estilo solo para quedarse un rato más dentro del local. Suspiró con alivio, llevándose una mano a la frente, acomodándose el gorro de lana para que no molestase en sus orejas de gato, las cuales... de todos modos, se remarcaban apenas un poco bajo aquella prenda de abrigo que cubría la mitad superior de su cabeza.
avatar

Dromes :
8800
Reputación :
0
Mensajes :
10

Ver perfil de usuario
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Re: You got me walkin' {Side to side}

Mensaje por Aubine el Jue Jul 13, 2017 9:32 pm

El ejercicio era desde hace mucho un hábito de Aubine, todos los días, sin falta, debía salir a trotar o estaría con cargo de conciencia todo el día. Había empezado aproximadamente a las nueve de la mañana con abdominales, pesas, flexiones, etcétera, pues últimamente se sentía demasiado débil y su apariencia de niña no le ayudaba demasiado contra eso. La primera y última fase de su entrenamiento era siempre el trote, antes de empezar y para finalizar, daba un recorrido por la ciudad trotando, casi siempre vestida con una camiseta ajustada con tirantes y unas calzas deportivas hasta la mitad del muslo. Llevaba el cabello tomado en dos coletas, tal vez por costumbre, ya que siempre se peinaba de la misma forma para hacer ejercicio.

Huele a lluvia 》 Pensó la rubia, mirando hacia el cielo con una leve sonrisa en sus labios. Le gustaba bastante la lluvia y la consideraba un símbolo de buena suerte. ¿La razón de esto? Totalmente desconocida, al parecer era una creencia familiar de la que no se pudo desligar. Sea como fuese, la idea de que iba a llover pronto le hacía sentir feliz y relajada, ya comenzaba incluso a imaginarse su día pegada a la cama, comiendo chocolate y viendo películas, era hermoso de tan solo pensarlo... Pero primero debía terminar adecuadamente su rutina de ejercicios.

Bufó por lo bajo, deteniéndose únicamente porque hacía ya bastante tiempo que sentía que alguien le seguía. No era una sensación agradable, mas ya había pasado por experiencias similares anteriormente, era casi normal ser "acosada" siendo súcubo. Apoyó su espalda en una tienda que ni siquiera miró, esperando la aparición de quien sea que estuviese vigilándola, pero ésta vez nada salió de acuerdo a sus planes. Al estar al lado de un pequeño callejón oscuro y sin salida, debió haber sabido que las cosas no saldrían bien, mas al no mirar dónde se apoyó, ni siquiera notó que había un callejón a su lado.

No alcanzó a ver a quien la tiró de un brazo, obligándola a entrar al ya mencionado callejón. Cuando recién logró asimilar la situación, vio a tres hombres rodeándola, con una expresión demasiado conocida para la muchacha. Tenían intenciones de "alimentarla"... por decirlo de una buena forma. — No estoy de ánimo para sus juegos. — Musitó con molestia, cruzando los brazos bajo su pecho en señal de un "no" rotundo. Se acercó a los desagradables hombres únicamente para abrirse paso y seguir con su día como debía ser. Es realmente increíble cómo un solo momento que dura minutos, puede arruinar un día completo. — Con permiso, tengo cosas importantes que hacer. — Pero éstos no tenían en mente dejarla ir. Uno alto y aparentemente fuerte tapó la boca de Aubine, mientras que los otros dos comenzaban a manosearla contra su voluntad y uno hasta rompió parte de su ropa. La rubia lanzó patadas en todas direcciones, comenzando a desesperarse rápidamente. Con la adrenalina a tope, recordó algo de sus conocimientos de defensa personal que le habían enseñado antes de huir de casa, y no dudó en utilizarlas para quitarse a esos babosos de encima.

Vas a pagar por esto... — Murmuró con dificultad el que había tapado su boca poco tiempo antes, siendo totalmente ignorado por Aubine, quien solamente optó por darse a la fuga. Tampoco es como si fuese a quedarse allí a esperar que se recuperen, sería muy poco inteligente de su parte; Inevitablemente su corazón se agitó, más de lo normal, e incluso se sentía asustada por la última frase. ¿Pagar? ¿Acaso la volverían a seguir? Mientras se torturaba con pensamientos como esos, pequeñas gotas empezaron a caer, llamando la atención de la muchacha. Definitivamente nada malo podría pasar si ya había comenzado a llover... ¿Cierto?

Un grito masculino tras ella le hizo voltear la cabeza de inmediato, esfumándose de inmediato toda esperanza. — ¡Ahí está! — Ya no eran tres, el número se había multiplicado por dos, y ahora estaba siendo perseguida por nada menos que seis hombres aparentemente furiosos. ¿Pero por qué? Si ella solamente había golpeado a la mitad de ellos y porque lo merecían, ni siquiera fue una paliza injusta. De todos modos no debía detenerse a pensar en detalles, solamente debía correr y buscar el local más adecuado para refugiarse. — ¡Ayuda! — Gritó, antes de percatarse de que no había absolutamente nadie que pudiese oírla. La lluvia espantaba las ganas de pasear de todo el mundo y, de cierta forma, Aubine podía entenderlo. Todos los lugares comenzaban a cerrar sus puertas al no ver a nadie, excepto uno: un café, que por cierto jamás había visitado. Bien, era la ocasión perfecta para hacerlo.

Entró al lugar con la creencia de que no habría absolutamente nadie dentro, pero estaba equivocada. Había una sola persona, un hombre, específicamente. Se acercó a él con rapidez, llevando en su mente el plan perfecto para zafarse de los perseguidores. — Necesito tu ayuda, juro que te pagaré luego. Lo único que necesito es que me sigas el juego hasta que el montón de hombres que entrarán pronto, se resignen y se marchen, ¿sí? — Susurró sin quitarle la mirada de encima. Pero no alcanzó a escuchar respuesta cuando éstos entraron de la manera más estrepitosa posible.

Aubine tuvo como única reacción abrazar al desconocido y hundir su rostro en el pecho ajeno, fingiendo llorar. — Me van a matar, hermano...¿Ya viene en camino la policía? — Murmuró entre falsos sollozos, esperando asustarlos con aquella última frase...Pero no resultó como esperaba, incluso empeoró más las cosas. — Si tanto quieres morir te daremos en el gusto, perra. — No supo quién habló, solo pudo escuchar las carcajadas del grupo y unos pasos acercándose a ella. Se apegó un poco más al desconocido, temblando, entrando lentamente en pánico, pero nada pasó de allí. Sintió un dolor punzante a un costado de su espalda, entendiendo al instante de qué se trataba. Realmente no contaba con que alguno de los agresores llevase una navaja, mucho menos llegó a imaginarse que recibiría una puñalada por no dejarse abusar; Soltó al desconocido para evitar manchar su ropa con sangre, y cayó de rodillas frente a él, mientras los agresores contentos se retiraban riendo escandalosamente.
avatar

Dromes :
8280
Reputación :
0
Mensajes :
8

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Re: You got me walkin' {Side to side}

Mensaje por H. Emmerich el Vie Jul 14, 2017 2:59 pm

Su concentración estaba puesta totalmente en mirar cómo la lluvia caía, mezclándose con el aroma de tierra mojada, y el café que salía dentro de aquel local. Nunca se habría imaginado que aquel día iba a terminar tan jodidamente retorcido como lo que estaba por suceder. ¿Quién en su sano juicio se esperaría que la tranquilidad del momento fuese a verse tan abruptamente interrumpida? Un grito femenino le despertó, le hizo volver a sus sentidos y cuando quiso darse cuenta, tenía a una joven muchacha, más baja que él, abrazada y pidiendo ayuda. ¿Hermano le había dicho?
"¿Pero qué...?"
Aquella pregunta no terminó de pasar por su cabeza, que un grupo de hombres con cara de pocos amigos empezó a acercarse. Uno de ellos en especial parecía portar una arma de filo, el cual estaba dispuesto a utilizarla sin duda alguna. Henry no tuvo tiempo de reaccionar, todo pasó tan rápido que cuando la muchacha yacía en el suelo arrodillada frente al pelioscuro el cual se quedaba con los ojos abiertos de par en par, incrédulo. ¿Qué mierda había pasado? ¿¡Pero qué carajos!? La gente que se iba dando cuenta de lo que pasaba, no veía la situación tal y como era, pocos se percataron de lo que en realidad había sucedido y por ende... los demás sacaban sus propias conclusiones.

Lo primero que veían era a un sujeto alto, frente a una muchacha que yacía apuñalada en el piso. Los gritos de las féminas empezaron a brotar como burbujas en agua hirviendo. Una por una explotaron llegando al unísono en un grito aterrorizado mientras la sangre lentamente iba manchando las prendas de la muchacha que estaba a los pies de Henry. Le costó unos segundos volver en si, arrodillándose al instante junto a la chica.
¡Oye, oye! ... ¿qué fue todo eso? — vociferaba con cierta preocupación. Aunque no entendía por qué tuvieron que escogerle a él a modo de protección a la muchacha. Pero ahora estaba herida, y por la forma en la que le sostuvo el felino, hizo que este mismo se manchase las manos con sangre. Cubría la herida de la mejor forma que podía, haciendo presión con su bufanda para evitar que se fuera en sangre. Miraba a su alrededor, sintiendo las filosas miradas provenientes de la gente que pensaba había sido él quien la apuñaló. ¡Eso carecía de puta lógica! Pero, la gente siempre se apresura a sacar conclusiones y evidentemente prejuzgar todo sin haber entendido lo sucedido. Muchos llamaban a la policía, avisando lo sucedido y de paso diciendo estupideces como que había sido Henry el culpable y que ahora tenía a la muchacha agarrada, que no la dejaba ir, que la quería muerte y quién sabe qué estupideces más.

"¿Pero qué mierda dicen?" — pensó, frunciendo el ceño. Escuchaba con total claridad lo que decían sobre él. Seguramente la policía nada más llegara ya le apuntaría con pistolas por culpa de la gente idiota... Pero eso era lo que menos le preocupaba en esos momentos, nada que una simple explicación por parte de los implicados y los que habían presenciado la situación tal y como había pasado; Henry tomó con cuidado la nuca de la contraria con su mano izquierda, mientras presionaba su herida con la otra, sintiendo una leve humedad entre sus dedos, cálida... era sangre lo más seguro. Le habían dado en la zona lumbar teniendo en cuenta la forma en la que se abrazó al joven felino.
Cobardes... — murmuró, para luego ver a los ojos de la fémina. — ¿Cómo te sientes? ¿Mareada, con sueño? — cuestionó, sabiendo un poco de primeros auxilios. Le hacía ese tipo de preguntas para mantenerle consciente, y además saber el estado de su cuerpo. Lo mejor era esperar a que llegasen además los paramédicos, los cuales posiblemente llegarían junto a la policía.

Necesito que me expliques... ¿quiénes eran esos sujetos? Porque varios aquí me quieren culpar de algo que no hice, como si fuesen ciegos y no vieron al grupo de sujetos que se alejó de ti luego de lo sucedido... — le pedía. No como una orden, si no más bien como pidiendo una explicación. No quería meterse en problemas por algo que no le incumbía en absoluto. Especialmente porque se sentía como en el peor momento, en el lugar menos adecuado y ahora los ojos estaban puestos mayormente en él. ¿Por qué lo tomarían como el victimario? Tal vez porque era el que más cerca estaba de ella al momento en que se desplomó al suelo... Pero demonios, que imbécil puede llegar a ser la gente; había un aroma intenso que expedía el cuerpo ajeno... que tan familiar le resultaba, aunque no llegaba a reconocerlo por completo. Era como... una esencia intensa a lujuria, como si fuese el pecado entrando por sus fosas nasales. Henry arrugó un poco el rostro, aunque decidió intentar ignorar aquello, optando por ser 'cordial' con alguien herido que había pedido por su ayuda.
avatar

Dromes :
8800
Reputación :
0
Mensajes :
10

Ver perfil de usuario
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Re: You got me walkin' {Side to side}

Mensaje por Aubine el Lun Jul 17, 2017 10:51 am

Giró levemente su rostro para observar la histeria que había causado en su desesperación. Tal vez hubiese sido mejor dejarse abusar en aquel callejón, así no hubiese involucrado a nadie más ni se hubiese agrandado tanto el asunto. — Lo siento... — Dijo casi en un susurro, evitando hacer cualquier tipo de fuerza. — Solo necesito unas vendas, tengo muchas en mi casa, no te preocupes. — Forzó una sonrisa para darle algo de tranquilidad. Después de todo, él no tenía la culpa de nada, ni siquiera tenía algo que ver con todo lo que había pasado, era un total desconocido.

Tuvo la mala suerte de ser el único que estaba allí, quizá Aubine debió entrar a otro lugar y esconderse en el baño, quién sabe, tuvo tantas opciones y en su desesperación escogió la peor de todas, la que involucraba a terceros. Dejó salir un largo suspiro, manteniéndose inmóvil, pero dejándose manipular por el contrario... únicamente porque estaba herida. De no ser así, ni siquiera le hubiese dirigido la palabra en primer lugar. — Con mayor razón te pagaré, y no te permitiré decir que no. — Luego de atenderla de aquella forma, mínimo se merecía un pago. Aubine de por sí tenía bastante dinero en su hogar, y era capaz de dárselo todo si es que él lo pedía, de todos modos podría conseguir más.

Su vista comenzaba a nublarse, mas la rubia luchaba por mantenerse consciente. Debía irse a su casa y no podría si perdía el conocimiento en ese lugar, además probablemente terminaría en un hospital y no le era para nada agradable la idea. Demasiadas personas examinándola, tocándola...le causaba repulsión. — Estoy bien, me recuperaré. — Aseguró asintiendo con su cabeza, tratando de aparentar que ni siquiera sentía dolor. Ni una mueca, ni una queja, absolutamente nada.

Si te soy sincera, jamás los había visto en mi vida... — Era la única explicación que podía dar, y era la única y absoluta verdad del asunto. Ni siquiera conocía a los que la arrastraron al callejón, mucho menos iba a conocer a los tres que se les unieron luego, todo era tan extraño para ella ahora... — Te contaré toda la historia, para que entiendas un poco mi situación. — Tosió un poco, frunciendo levemente el ceño como si se molestase consigo misma por hacerlo. — Estaba terminando mi rutina de ejercicios con mi trote habitual, pero sentí que me seguían y paré, pensando que tal vez querían decirme algo, soy demasiado ingenua... Me arrastraron a un callejón y quisieron abusar de mí, en ese momento eran tres, pero los golpeé y escapé, después se unieron tres más... — Mientras relataba, sus ojos se humedecían poco a poco, debido a la rabia que sentía al ser vista así por todos los hombres. No era su culpa haber nacido con esa raza, eso no significaba que debía tener sexo con todo el mundo. — ...Ellos sabían que soy... — Arrugó la nariz, haciendo un gesto de asco. — súcubo. — Finalizó, tratando de mostrar con su expresión que odiaba serlo. No quería ser vista como una zorra también por el hombre que la estaba ayudando.

Con mucho esfuerzo logró ponerse de pie, llevando de inmediato una de sus manos a su herida. Maldición, ni siquiera había llevado dinero para volver en taxi. Solo le quedaba devolverse caminando bajo la lluvia, tampoco es como si viviera demasiado lejos. — Antes de irme necesito saber tu nombre, ya sabes, para enviarte el pago. — Avanzó con lentitud para apoyarse en el marco de la puerta, esperando la respuesta para marcharse a su hogar.
avatar

Dromes :
8280
Reputación :
0
Mensajes :
8

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Re: You got me walkin' {Side to side}

Mensaje por H. Emmerich el Mar Ago 08, 2017 9:05 pm

Las cosas que decía y la manera en la que lo hacía confundía en demasía a Henry, especialmente porque parecía totalmente despreocupada, desinteresada en el hecho de que estuviese herida de una forma bastante jodida. Era un lugar delicado para recibir una puñalada... y si bien la muchacha parecía estar un tanto débil, no parecía estar perdiendo fuerzas gradualmente pasaba el tiempo. Todo lo contrario de hecho. La gente se aproximaba, sacando fotos y grabando todo lo que pudieran ver. A lo que Henry solamente les dedicaba una fría, reacia mirada de recelo demostrando clara desaprobación en lo que estaban haciendo. Aquello no era un show que podía ser grabado para posterior disfrute en privado... ¡Imbéciles! Ganas no le faltaban de gritarles, pero estaba más interesado en escuchar qué explicación tuviera la muchacha para darle. Y... sus sospechas fueron confirmadas. Ese fuerte aroma que expedía el cuerpo ajeno era nada más ni nada menos la especial fragancia de una súcubo, la cual haría sucumbir hasta a la persona más sensata a caer en el pecado junto a ella; la muchacha costosamente se levantó, acomodándose la ropa y fijando de nuevo la mirada en el felino, preguntando por su nombre para enviarle una paga por lo que había hecho... ¿Pero qué hizo él? Si a lo sumo se aproximó a ella, preguntando cómo estaba y nada más.

Ehm... no sé por qué deberías preguntar por mi nombre, no me debes absolutamente nada. — respondía en un comienzo, teniendo el cuidado suficiente. Se mantenía cerca de ella por si las dudas y perdía el equilibrio u se sentía mareada, al menos estaría él ahí para 'socorrerle'. Cuanto más le hablaba la muchacha, menos ganas tenía de entrometerse... estaba metiendo el pie en un charco de barro que era más profundo de lo que él jamás habría imaginado. Pero le nacía ayudar, era... casi que como una necesidad. Podría ser desconfiado por naturaleza y reacio a las interacciones sociales, pero ya era muy tarde como para echarse atrás... estaba metido en ese maldito charco hasta el cuello y no había forma de arrepentirse ahora. Había ofrecido su ayuda con pocas palabras, y la fémina ahora dispuesta a pagarle, quería devolverle dicho favor.
Soy Henry Emmerich —musitó, escuchando las sirenas a lo lejos, las cuales se aproximaban a toda velocidad. Sonaba como la ambulancia, aunque seguro la policía no tardaría demasiado en llegar si eran tan 'efectivos' como decían ser—. No me debes nada... tan solo déjame ayudarte al menos hasta tu casa. — agregó mientras rodeaba su cuerpo por la cintura con el debido cuidado de no presionar su herida, aunque manteniendo la bufanda allí para que sangre no siguiera brotando.

Dicho y hecho, la ambulancia fue la que llegó primero, aunque un par de minutos después llegó la policía. Se mostraron bastante hostiles con Henry, al cual deseaban apresar inclusive a punta de pistola... Obvio, que muchos saltaron en su defensa, debiendo declarar a su favor y explicando la situación. Henry en especial fue el que tuvo que dar explicaciones de lo sucedido... Aquellos que testificaron en su contra eran vistos de mala manera, por haber modificado todo su testimonio solo para perjudicar a alguien, prejuzgando la situación cuando no habían visto absolutamente nada; los médicos que llegaron trataron la herida de la muchacha, por suerte no había dañado ningún órgano interno vital, y con unas suturas rápidas habiendo administrado lidocaina tópica, taparon dicha herida con unas vendas. Una vez todo se calmó, Henry pudo al fin acercarse de nuevo a la muchacha... Maldito revuelo se había formado por un accidente, un asalto que podría haber pasado a mayores si la muchacha no hubiera escogido hacer aquella desesperada acción de meterse al local.

Hey ... déjame al menos acompañarte a tu casa. — decía él, acomodándose la ropa, viendo que su bufanda estaba totalmente empapada de sangre. — "Tendré que comprar otra..." — pensó, frunciendo levemente el ceño. Rodeó de nuevo la cintura de la fémina, para sostenerle por si las moscas, y comenzó a caminar. — Guíame... porque no tengo ni idea de dónde vives. — agregó a la conversación. Sentía la fría lluvia empaparle la cabeza y gradualmente la ropa la cual se apegaba en el abrigo, el cual velozmente se quitó cubriendo el cuerpo de la muchacha ya que sus prendas estaban rajadas, hechas unos harapos por culpa de aquellos sujetos que intentaron abusar de ella.
"Mierda... ¡dije que no quería mojarme y me mojo igual!" — se decía a si mismo en pensamiento. Maldiciéndose por haber parado en ese local. Una parte de él detestaba el hecho de que ahora debía, por sentido común, ayudar a la muchacha, acompañarle por si las dudas aquel grupo de maleantes decidía volver por la "revancha", pero por otro simplemente no podía evitarlo. Estaba en su naturaleza, independiente de lo desconfiado que fuera. A un paso no muy apresurado, se dirigiría junto a ella hacia donde la súcubo le guiara. Henry tenía un leve presentimiento, uno no muy malo pero sí incómodo... Algo le decía que todo aquello no terminaría bien.
avatar

Dromes :
8800
Reputación :
0
Mensajes :
10

Ver perfil de usuario
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Re: You got me walkin' {Side to side}

Mensaje por Aubine el Vie Ago 11, 2017 10:46 pm

¿Que no le debía nada? Ya había ensuciado su ropa con sangre, además su sola presencia evitó que algo peor pasara. Sabía perfectamente que si los hubiese enfrentado sola no podría haberlo contado, tal vez hubiesen encontrado su cadáver días después y habrían llevado a cabo una investigación que podría durar años sin terminar. Tomó aire para presentarse también, pero el sonido de varias sirenas la interrumpió. — Hay que salir de aquí. — Definitivamente no quería tener que lidiar con la policía ni mucho menos con los paramédicos. Preferiría esperar a que la herida sanara sola antes que le pusieran medicamentos para el dolor y lo más horrible, puntos. — Bien, bien. Puedes acompañarme, solo salgamos de aquí, te pagaré de todos modos cuando lleguemos. — Trató de caminar rápido en dirección a su hogar, pero ya era demasiado tarde. Llegó la ambulancia y con ello un grupo de personas que inmediatamente la subieron al furgón, acostándola boca abajo en la camilla.

Él no hizo nada... — Informó a quienes la atendían. — Díganle a la policía que él no fue... — Dentro del grupo había una chica, la cual le palmeó la cabeza y se acercó a ella con una sonrisa, mientras asentía para que la rubia se quedase tranquila. Cerró los ojos con fuerza debido al dolor que le causaba la limpieza y sutura, debió irse a su hogar mucho antes. Así se hubiese salvado de este "sufrimiento", aunque fuese para su beneficio, eso era lo que menos le importaba. De todos modos podría sanarse con el tiempo; Una que otra vez se quejaba, recibiendo caricias en el hombro de parte de la misma enfermera que le dio la tranquilidad anteriormente, lo que en parte le aliviaba.

Una vez finalizada aquella tortura, dio las gracias a los enfermeros por cortesía y salió del furgón para ir a ver cómo iba todo con la policía. Estaba dispuesta a confesar todo y probar que Henry era inocente, pero al parecer nada de eso fue necesario, pues él ya se había aproximado a ella, indicando con ello que todo estaba bien. — ...Normalmente no llevo a nadie a mi casa... — Anteriormente había dicho que sí, pero ahora que se encontraba mejor podría decirse que le daba algo de miedo. Temía por lo que ella misma podía hacer y porque de nada conocía al contrario, aún así, le había manchado una prenda con su sangre y debía remediar eso de alguna forma. — Bueno, solo ésta vez... — Accedió encogiéndose de hombros.

No está demasiado lejos de aquí, solo llevaba trotando un par de calles. — Estuvo cerca de alejarlo de un empujón cuando éste le abrazó, y no por incomodidad, desagrado o similar, sino por la falta de costumbre y una especie de temor hacia el género masculino generada luego de lo sucedido. Un sonrojo casi imperceptible subió por sus mejillas al sentir sobre su espalda la chaqueta del contrario, ¿realmente existían hombres así todavía? A lo largo de sus numerosos años se había topado con diversos tipos de pervertidos, acosadores, abusadores, etc, pero no hombres que estuvieran dispuestos a cuidar a una mujer, mucho menos a una como ella.

Caminó a paso lento, afirmándose de vez en cuando del contrario, sintiéndose cada vez peor al ver que él se mojaba por su culpa. No era su obligación acompañarla, y aún así lo hacía por voluntad propia... Definitivamente merecía una gran suma de dinero como recompensa, probablemente se ofrecería a comprarle más ropa en compensación a la que había empapado. Mientras pensaba en todo aquello, el camino se le hizo bastante corto, ya estaba frente a la puerta sin haberse dado cuenta del tiempo que tardaron en llegar. Abrió la puerta con una llave que tenía escondida en el marco de la ventana, pero entró con ésta en la mano para dejarla segura, tal vez hasta conocían su domicilio los cobardes que la atacaron, y quería evitar todo tipo de problemas ahora. — Adelante. — Hizo un gesto con la mano, permitiendo la entrada del contrario. — Puedes ducharte si quieres, mientras seco tu ropa con la secadora. El baño está detrás de esa puerta. — Apuntó una puerta de color blanco, alejada de las demás habitaciones.

Tus orejas... — Las miró atentamente, deseando tocarlas, mas no emitió palabra en relación a ello. — Desconfías. Se te nota, tienes las orejas erguidas y estás tenso. — Entrecerró la mirada, buscando una explicación convincente para convencerlo de que todo estaría bien. — No te haré nada, cálmate. Puedes quitarte la ropa con confianza, tampoco es como si no hubiese visto a un hombre antes. — Fue a su habitación a buscar unas toallas y volvió en eso de segundos, pues las tenía siempre a mano. — Puedes verme como tu hermana pequeña si estás incómodo. — Sin decir más, le entregó las toallas y hasta le abrió la puerta del baño conteniendo una sonrisa. No podía negar que era divertido notar el nerviosismo en él.
avatar

Dromes :
8280
Reputación :
0
Mensajes :
8

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Re: You got me walkin' {Side to side}

Mensaje por H. Emmerich el Mar Sep 19, 2017 3:40 pm

El recorrido hacia la casa de la muchacha si bien fue veloz, también resultó ser más incómodo de lo esperado. No solo porque se apoyaba mucho en él -aunque se había ofrecido como soporte por si las dudas- si no también porque estaba mojándose... ¡Cosa que él más detestaba en el mundo! Sentir su cabello mojado y que le chorreara por el rostro era una sensación repugnante para él; suspiró con cierto alivio cuando llegaron, el único problema era... No se imaginaba que le invitara a pasar, es más... en cualquier otro momento habría dicho que no, se daría media vuelta y se iría sin más decir y posiblemente nunca volver a cruzarse con la muchacha. Pero como dicho antes, estaba 'ensopado' por culpa de la tormenta que había afuera, por ende... aceptar una invitación como tal era cuestión de muchas coincidencias, muchos factores que alteraban el fin de los sucesos y por ende, el que él aceptara estaba más por el lado de "obligación" que por decisión propia. No iba a quejarse ahora, eso sí... la forma tan confianzuda en la que le hablaba la fémina sí que le incomodaba.

Era como si no le preocupase en lo más mínimo el soltar esa verborragia. Henry suspiró levemente, llevándose una mano a la frente apartando así su oscura cabellera hacia atrás dejando su frente al descubierto. Detestaba que su pelo mojado goteara en su cara.
"Puedes ducharte si quieres, mientras seco tu ropa con la secadora. El baño está detrás de esa puerta." — decía ella.
Oh ... gracias, supongo que iré al baño a sacarme la ropa. — respondió él. Pero la muchacha no tardó en soltar otro comentario, como si quisiera sacar charla con él. Mencionó algo sobre sus orejas, la desconfianza que transmitían la posición de estas. ¿Es que sabía leer mentes o algo por el estilo? De todos modos, Henry en un principio tan solo sonrió y asintió con la cabeza... obvio que esa sonrisa era lo más irónica que pudieran ver en toda su vida, inclusive siquiera frunció los lados de los ojos. Clara señal de que estaba sintiéndose cada vez más nervioso.

E incluso un poco molesto debido a que la mujer no parecía tener tapujo alguno en admitir su vasta experiencia con los del sexo opuesto; se dejó guiar hasta el baño, siempre manteniendo una mirada de soslayo en la contraria, especialmente porque empezaba a sospechar que algo se estaba tramando. Esa 'inocente' sonrisa mientras se acercaban a la puerta del baño -la cual ella misma abrió dándole paso al felino- eran acciones que a cualquier persona con sentido común podrían agradarle, pero a Henry le ponía los pelos de punta, la piel de gallina. Un fuerte escalofrío recorrió su espalda, como si las orbes ajenas se clavasen en todo su cuerpo y lo estuvieran desnudando en silencio.

O al menos... eso llegaba a prejuzgar debido a que la muchacha era una súcubo. Sabía que poseían una personalidad atrevida, un poco más lanzada de lo normal, pero no creía que fuese mucho más que eso. Se alimentaban de la energía vital que podían conseguir de los seres vivos, no solamente de los hombres si no también de mujeres y todo lo que quede en medio según la gente de hoy en día.
... Gracias. — murmuró. Era un agradecimiento costoso, ya que no entendía del todo aquella incesante 'amabilidad' que prestaba la muchacha como si le debiese todo al muchacho aunque en realidad... él había hecho lo que haría cualquier persona en su sano juicio... ¿Verdad?

De todas formas, con lentitud se adentró al baño luego de haber tomado las toallas que la muchacha le otorgaba, cerrando la puerta tras de sí y suspirando pesadamente. Se veía un cuarto de baño lujoso, que no resultaba claustrofóbico como el suyo. Con una amplia y aparentemente cómoda tina que también poseía ducha. Dio un par de pasos, caminando hasta la pileta de manos y viéndose al espejo. Se veía asqueroso -u al menos eso opinaba él- con el pelo mojado y la ropa pegada al cuerpo denotándose con claridad cada recoveco de su cuerpo. Primero se quitó la camiseta, acto seguido aflojó el cinto y soltó el botón del pantalón, bajando el cierre y retirándose así el resto de las prendas. Eso significaba el calzado y las medias. Por último, se sacó el boxer... aquella prenda íntima de un color verde musgo oscuro y elástico gris. Estando totalmente desnudo, inhaló profundo y exhaló. Estaba dándose una ducha en la casa de una desconocida...

¿En qué mierda estoy pensando...? — se decía a si mismo, susurrando muy suavemente aquellas palabras. Sin darle más vueltas al asunto, abrió el grifo de agua caliente y un poco el de agua fría hasta que la temperatura del agua se templara. Una vez lo hizo, pasó un pie y luego el otro por encima del borde de la bañera, dejando que la lluvia de la ducha empaparse de nuevo su cuerpo. Se estremeció, una sensación incómoda le recorrió la espalda, y sin embargo siguió con lo suyo. Levantaba ocasionalmente la cabeza dejando que el agua caliente acariciara su rostro. Tomó un jabón, haciendo espuma con las manos y luego tallándose todo el cuerpo, empezando por los hombros... el cuello, la nuca. Bajando muy poco a poco por los pectorales, delineando la forma de sus firmes abdominales. Se paseaba con lentitud por su cintura, los lados de las caderas. Su pelvis... Luego subía hacia sus axilas, antebrazos... Bajó hasta los muslos, y por último... se concentró en su entrepierna por unos segundos nada más, los suficientes como para limpiar todo. Ese baño no duraría más de quince minutos... pero quería al menos disfrutarlo...
avatar

Dromes :
8800
Reputación :
0
Mensajes :
10

Ver perfil de usuario
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Re: You got me walkin' {Side to side}

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.