FELIZ CUMPLEAÑOS
Hace 6 años se creó esta comunidad con la intención de unir a los roleros y crear una familia. Hoy me es grato decir que se ha cumplido desde el inicio. Bienvenidos a Éadrom, bienvenidos a Takemori.

Muchísimas gracias a todos nuestros usuarios. Este es un triunfo que compartimos no solo con los registrados actuales, si no también con aquellos que se fueron.
Muchas gracias!
6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
CENSO
DE JULIO
¡FIRMA OBLIGATORIA!
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Arrastrando un enigma [Cloud]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Arrastrando un enigma [Cloud]

Mensaje por Ichi el Miér Jul 05, 2017 8:50 pm

Los días en los que era tratada cómo toda una reina sólo eran ya una añoranza en su memoria. Hace mucho que no era la gran dama, la esposa del señor feudal. Ahora debía arreglárselas para llegar a la quincena, para pagar una renta de la cual ella incluso desconocía que era un precio injusto. Ahora conocía lo que era el hambre, pues incluso en los tiempos de su encierro, los guardias por lo menos se molestaban en llevarle algo de comer. “No hay suficiente para el alquiler. Y se debe lo del mes pasado.” Meditaba mientras apretaba los pocos billetes que tenía entre sus manos.

Era la dura decisión entre cenar o tener un techo para cubrirse, más la elección desesperada le terminó costando el poco refugio que tenía.

***

Para su muy mala suerte, el dueño del apartamento terminó por echarla. Así, la mujer oscura se encontró vagando con una maleta y sus pocas pertenencias, buscando un nuevo lugar que la acogiera. “Hay mucho frío…” Temblaba mientras el manto de estrellas en el cielo cubría su andar en los callejones de la ciudad. “Es como la noche, cuando Nagamasa-sama encontró a Ichi” Pero en esta ocasión, no había nadie que fuese en su auxilio.

La calamidad había azotado la ciudad, asolando lo que alguna vez fue una tierra prometida. Ella ni siquiera estaba segura de a dónde ir para buscar refugio, pues aquellos que tenían algo preferían guardarselo para los suyos. ¿Quién ayudaría a un extraño teniendo a alguien más por quien velar? “Los siglos pasan, pero las personas son las mismas.”

Sus pasos errantes le llevaron a la antigua zona de ocio dónde los fines de semana solían ir a divertirse las personas que huían del ajetreo del día a día. Pero ahora ni siquiera la zona viva era un lugar para encontrar jolgorio. “No recuerdo este lugar”. No era el sitio más adecuado para buscar alojamiento, pero al menos esperaba poder ingerir algo y quizás no sentirse aislada en medio de las ruinas.

-Buenas noches, un vaso con agua y unas boquitas por favor- Ordenó al mesero mientras se sentaba en una de las mesas del bar. “No se les ve muy alegres” Más bien, los presentes lucían deprimidos, sonriendo y bebiendo en la perdición. “Ichi no es la única en estar desesperada. El horror ha alcanzado este sitio. ¿Acaso todo lo que está alrededor de Ichi está destinado a desaparecer?.”
avatar

Edad :
21
Dromes :
8928
Reputación :
0
Mensajes :
17

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Arrastrando un enigma [Cloud]

Mensaje por Cloud el Jue Jul 06, 2017 2:30 pm

Música Ambiental (Opcional):

... En parte, Cloud se sentía como en casa en aquella zona de la ciudad.

Barrios de mala fama era los que recorría con cierta lentitud el rubio de orbes azules, inspeccionando con su mirada cada calle que recorría en busca de su objetivo, en busca de su víctima. "... Debo seguir buscando...", se animaba el chico a sí mismo en su mente para continuar con su incesante búsqueda. El mal olor que reinaba en el ambiente, las calles maltrechas a tal punto que parecían ruinas, la suciedad general... Eran cosas a las que se encontraba acostumbrado. Pasó la mayor parte de su vida rodeado de dichos ambientes putrefactos y oscuros, por lo que realmente no tenía nada de incomodidad en sus andares mientras atravesaba los barrios bajos de la ciudad de Éadrom.

Aquella noche, bajo el manto de estrellas, se encontraba en medio de un encargo. Uno que, por alguna razón, continuaba alterando y extrañando la mente de Cloud. Por mucho que desconcertara al rubio las misiones tan extrañas y sin razón aparente que en ocasiones le daban, éste se mostraba siempre igual de silencioso y servicial como solía presentarse. Realmente no le importaba mucho el sentido de sus encargos, tan sólo quería el dinero que éstos aguardaban.



[Horas antes, a la mañana de aquel mismo día]



-... Te estaba esperando.

-... Siento la espera... Me fue difícil guiarme hasta aquí...- Respondió en ese instante Cloud al extraño que se presentó ante él con aparente impaciencia. Era un recién llegado a la ciudad, al fin y al cabo, y aún debía aprender a guiarse por sus calles.

-Escogí este lugar como punto de encuentro porque apenas pasa gente por aquí...- Continuó hablando el extraño en un tono algo más satisfecho consigo mismo, mientras señalaba con un gesto de sus brazos el pequeño parque deshabitado en el que se encontraban, poco cuidado y de apariencia pobre -Tengo un encargo que hacerte, tu fama te precede.

-... Es bueno saber que mi fama llegó hasta Éadrom... ¿Qué es lo que desea?

-Acaba con la vida de una chica. Una que causó mucho sufrimiento a mi aldea...

-... Soy caro... Si es un pueblerino, dudo que...

-Pagaré. Ten por seguro que te pagaré- Dijo en ese instante el extraño, mientras mostraba un maletín el cual se esforzó por mantener hasta ese momento oculto a su espalda. En ese mismo instante, procedió a abrir dicho maletín, mostrando en su interior filas de billetes -... Los dromes no serán un problema...

-Entiendo...- Soltó Cloud en ese mismo momento su muletilla, asintiendo ante la imagen tan tentadora que se le presentaba en ese entonces ante sus ojos, pero manteniendo su inexpresividad usual -... Entonces acepto. ¿Cuándo y dónde podría encontrar a...?

-Esta noche. Frecuenta barrios de mala fama- Interrumpió el individuo desconocido al rubio, mientras le hacía en ese mismo instante entrega de un folio en el cual se situaba un boceto de una chica -Ésta es su apariencia. Nada más la veas, acaba con su vida. No tendrás tu dinero como no traigas su cabeza...

-... Entiendo...- Volvió a asentir a la vez que tomaba en su mano derecha el folio y echándole un último vistazo antes de guardarlo en el bolsillo derecho de su pantalón, para entonces darse la vuelta silenciosamente y comenzar a alejarse del sujeto con paso lento.

-¡¡Volveré mañana a la misma hora, en el mismo lugar!! ¡¡Quiero su cabeza!!

-... Hai, hai...



[Volviendo a la actualidad]



"... ¿Podría estar en este bar...?", se preguntó mentalmente Cloud, situándose frente a la entrada a una especie de local de mala muerte. Un olor a tristeza y soledad podía incluso notarse filtrarse entre la escasa abertura de sus puertas. Un humo se escapaba de su interior, uno que olía a tabaco de mala calidad... "Quizás sea un sitio ideal en el que buscar...".

Sin demorarse mucho más, el chico se adentró en dicho local de malas apariencias para, una vez dentro, comenzar a buscar con la mirada a su objetivo aquel día del encargo. La neblina que el humo de los cigarros que los clientes fumaban era de lo más molesta para dicha tarea, por lo que optó por darse un paseo por el local y, una vez llegado hasta ella, sentarse en la barra mientras daba discretas miradas a su alrededor -... Un vaso de agua, por favor...- Le dijo en ese instante al camarero que atendía la barra al percatarse de su presencia, recibiendo en un abrir y cerrar de ojos un vaso con agua y bebiéndolo a leves y rápidos tragos mientras continuaba inspeccionando su alrededor.


"... Te encontré..."


Sentada en una mesa del local se situaba el objetivo del encargo, el cual parecía ser el único presentable de todos los clientes de aquel bar. En ese instante, el rubio se terminó rápidamente su vaso de agua para incorporarse nuevamente sobre ambos de sus pies y, con cierta discreción y lentitud, se encaminó en dirección a la chica a la cual debía asesinar, parando su caminar a un par de pasos de donde ésta se encontraba sentada.

-... Perdone, señorita...- Quiso llamar el joven la atención en ese momento del objetivo, con un tono serio y un rostro inexpresivo, como solía mostrarse casi siempre ante los demás -... ¿Podría acompañarme fuera del local por un momento...? Hay algo de lo que debemos discutir...- Le preguntó para tratar de alejarla de las miradas ajenas y poder cumplir con su cometido sin problemas ni terciarios interviniendo posiblemente. De todas formas, aceptara o no acabaría tratando de acabar con su vida con su Buster Sword en un abrir y cerrar de ojos, la cual portaba como siempre amarrada a su espalda, cubierta por una tela negra que ocultaba su apariencia ante los demás.

Pero se encontraba decidido... Al fin y al cabo, le venía siempre bien el dinero del contrato. Era un mercenario, seguía siendo el dinero lo que le movía.


Cloud Habla / "Piensa" - Yo Narro
avatar

Dromes :
3562
Reputación :
1
Mensajes :
24

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Arrastrando un enigma [Cloud]

Mensaje por Ichi el Dom Jul 23, 2017 5:20 pm

Mientras esperaba su pedido, la muchacha centró la vista en un cenicero que se hallaba en el centro de la mesa. Observando el propio reflejo de su triste mirada en los bordes cristalinos del mismo que no estaban manchados por el color del carbón grisáceo. "Este sitio parece estar abierto las 24 horas, quizás pueda quedarme hasta la mañana." Pero aunque pudiese pasar la noche, aún carecía de un sitio dónde alojarse. "Incluso aquella celda tenía techo..." Sinceramente, le aterraba la idea de quedarse a la intemperie.

Ignorante de todos a su alrededor, no se percató de que un muchacho de cabellos claros se acercó directamente hasta su mesa. -¡Ah!- Se sobresaltó al escuchar que le hablaban. -Uhh...- Se llevó la mano al pecho aliviada, además de apenada por su exagerada reacción. -¿Q-Qu-?- Quizo preguntar quién era, pero el muchacho se le adelantó al pedirle que le acompañara. Le vio de arriba hacia abajo, tratando de descifrar las intenciones del extraño, qudándose en silencio la no saber que responder.

-¿Pa-para qué?- Ladeó la cabeza mientras se llevaba la mano a diestra al mentón y con la zurda formaba un puño frente a su esternón. -¿Viene a cobrar el dinero?- No se le ocurría otra razón que no fuese para cobrar alguna de sus múltiple deudas acumuladas. -Sí es así, Ichi promete pagar en cuanto encuentre otro trabajo, ahora mismo no tengo suficiente.- Trató de aplacar al joven.

Sus ojos rodaron levemente hacia la izquierda, tratando de divisar al mesero, cómo si este fuese a salvarla de algo. -Además, ando esperando mi orden, quizás, ¿le gustaría acompañar a Ichi antes de ir afuera?- Sonrió nerviosa y sin verle directamente a los ojos, limitándose a bajar la mirada. "No es normal que alguien intenté hablar con Ichi, ¿será un asaltante? ¿o estaré exagerando?" Estaba nerviosa, cruzando los dedos para que el mesero se apresurase, empezando a creer que ir a un sitio tan desfachatado había sido mala idea.
avatar

Edad :
21
Dromes :
8928
Reputación :
0
Mensajes :
17

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Arrastrando un enigma [Cloud]

Mensaje por Cloud el Lun Jul 24, 2017 11:30 am

Música Ambiental (Opcional (?)):

El ambiente en aquel putrefacto local era denso y algo incómodo para cualquiera. Una cortina de humo se condesaba cerca del techo de aquel bar de mala muerte, proveniente de los clientes fumadores en su interior. Un olor horrendo, el típico que proviene de un grupo de personas las cuales apenas se duchan una vez a la semana cundía en el lugar, mientras Cloud mantenía sus orbes azulados mirando fríamente a la chica que se encontraba sentada en la mesa frente a éste. Aquel era su objetivo, era su víctima. Por supuesto, aún cuando el rubio solía pasar desapercibido en la mayoría de las situaciones, notó cómo unas pocas miradas curiosas se posaban en la escena que estaba protagonizando junto a aquella desconocida. Como si olieran ellos mismos a "pelea", algunos clientes llegaron a torcer un poco el cuerpo en dirección a la pareja para espectarlos mejor. El joven mantuvo sin embargo su mirada fija, ignorando las ajenas mientras escuchaba a la contraria hablar con un hilillo tímido de voz, mostrando una mueca algo confusa a mediados de su explicación. "... ¿Por quién me toma...?", se preguntó a sí mismo el chico en su mente, mientras sacudía levemente su cabeza en señal de "decepción" o "pesadez".

Mientras la escuchaba hablar, notó que en todo momento la chica parecía estar hablando de otra persona... De una tal "Ichi". Cloud tuvo la certeza de que como siguiera escuchándola hablar, su mente se volvería aún más confusa, llegando a cabecear nuevamente en ese instante para despejar con ello como podía sus pensamientos, mientras sus ojos volvían a posarse en el rostro ajeno. Su objetivo se mostraba... "Pasivo". No aparentaba tener apenas carácter, la sola mirada del chico llegaba a hacer que la joven bajara la suya propia. Sin embargo, la duda que más frecuentaba la mente del mercenario en ese momento... "¿A qué se refiere...?". ¿Acaso lo ha tomado como un simple cobrador de deudas...?

Suspiró de forma pesada al ver que se vio inmiscuido en asuntos que no lo concernían. Si la chica debía o no dinero a quien fuera, al rubio no le interesaba. Tan sólo le importaba la cabeza de su víctima, nada más. Reflexionando sobre ello un par de segundos una vez la chica terminó de hablar y ante aquella propuesta que acababa de hacerle, no se tomó mucho tiempo de margen al ver cómo cada vez atraía más miradas curiosas. Suspiró de forma pesada mientras llevaba su mano derecha a la empuñadura de su enorme espada enfundada a su espalda, envuelta en aquella tela negra que ocultaba su filo a la vista de los curiosos, para desequipársela y dejarla apoyada en la silla en la que se pensaba sentar el chico, aún con la tela por encima. Se situó en la silla de madera de mala calidad que se encontraba justo frente a la chica, en la misma mesa, para entonces acomodar su espalda en el respaldo maltrecho de ésta y cruzarse seguidamente de brazos, manteniendo sus orbes azulados fijos en los azabache de la contraria, con inexpresividad marcada en su rostro.

-... Está bien... Tome lo que quiera... Yo me encargo de la cuenta...- Comentó en un tono serio y apagado, mientras posaba con la mano derecha un par de billetes, dromes con los que invitaría a la desconocida, deslizándolos lentamente hasta que quedaran en el centro de la mesa. No quería mostrarse amistoso ni mucho menos, aquello se trataba de una estrategia: Para desviar la atención ajena de éstos, debían aparentar ser "Amigos", o llevarse bien. Por lo que, si el rubio la invitaba a tomar algo, eso podría disminuir el interés que cobraron los demás clientes curiosos por ellos. Además, la recompensa que recibiría por la cabeza de la chica era mucho mayor que la cuenta en sí del bar...

Observando el chico de reojo al mesero situarse frente a su mesa, éste comenzó a tomar comanda arrastrando su voz. Se trataba de un hombre algo corpulento, cuyo uniforme blanco y negro se encontraba grasiento y mal cuidado, además de arrugado. Su rostro era de todo menos agraciado, con aquel mostacho de motero que tanto estropeaba la elegancia en ocasiones. Con una impaciencia casi insultante, preguntó a la pareja qué era lo que irían a tomar aquella velada.

-... Un vaso de agua, por favor...- Pidió Cloud manteniendo su voz fría y apagada, sin siquiera molestarse a mirar al camarero. Sin embargo, aun cuando sus ojos no se encontraban posados en su semblante, el chico sintió cómo éste lo miraba con cierto asqueo. Su atención sin embargo se veía puesta en la chica que se encontraba frente a sus ojos. Inspeccionando su apariencia, el chico observó en primera estancia lo obvio: El actuar en sí de la chica, sus ladeos de mirada constantes... Quizás no estuviese acostumbrada a socializar... En parte, el chico se identificaba con ella en ese sentido. Sin embargo, él no actuaba así frente a los demás. No era bueno socializando por la simple razón que no tiene en cuenta lo que sus palabras puedan llegar a herir a los demás, ni le interesa hacerlo. Además, de que ya por naturaleza es una persona de pocas palabras... Por lo que el actuar de aquella desconocida le resultaba algo extraño.

Al hacer tener la comanda del chico, el corpulento mesero volteó su rostro en dirección a la joven que se encontraba frente al rubio, adoptando una expresión igual de asqueada con la que miró a éste, mientras le preguntaba el pedido a la chica con un tono igual de pesado pero algo más suavizado, como si al dirigirse a mujeres su actitud se viera menos hostil - ... - El joven mercenario mantuvo silencio, mientras su mirada se encontraba fija en el rostro ajeno, como si quisiera con ello intimidarla constantemente, aun cuando la verdadera razón de ello fuera por la simple curiosidad que invadía al chico en ese instante, el cual estaba a la espera de la respuesta ajena.

Como no bebía alcohol, Cloud decidió como siempre pedir un simple vaso de agua. Al fin y al cabo uno debía mantenerse siempre sobrio... "No se sabe cuando un encargo puede llegar... Debo mantenerme con todos mis sentidos agudizados...".

-... ¿Quién piensa que soy...?- Soltó el rubio una vez el camarero tomó a regañadientes su comanda y salió de la escena de vuelta al interior de la barra, sumergiéndose nuevamente en una charla que tenía aparte con otros dos clientes suyos fumadores, con pintas de fracasados -... No se preocupe por la cuenta... Tengo dinero de sobra...


Cloud Habla / "Piensa" - Yo Narro
avatar

Dromes :
3562
Reputación :
1
Mensajes :
24

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Arrastrando un enigma [Cloud]

Mensaje por Ichi el Lun Jul 24, 2017 12:54 pm

Su mirada se encontraba apagada, con los párpados queriéndose caer sobre sus orbes, mientras su iris no reflejaba brillo alguno. Eran aquellos ojos muertos los que se posaban sobre la figura del rubio, cada detalle de su indumentaria, hasta fijarse en aquel mandoble enorme que el joven blandía. Si bien, pese a portar el arma, ella realmente no se sentía amenazada por el contrario. Acostumbrada estaba ya a la época dónde los guerreros regían la nación, en tiempos idos. Si había de mostrarse nerviosa, era su simple timidez e inexperiencia para dialogar.

No ayudaba mucho la expresión, o mejor dicho, la inexpresión del otro. "Está incómodo..." No sabía si era por ella, por la humareda sofocante, o por los metiches a su alrededor. "Venir acá quizás fue un error." No sabía realmente en lo que se había metido, desconociendo las intenciones del contrario. Aunque de todas formas no sentía que pudiera hacer algo al respecto. "Hmmmm..." Un momento de tensión le invadió mientras veía al otro llevarse la mano a la empuñadura del arma, quedándose inmóvil mientras contenía la respiración al seguir cada movimiento del de cabellos claros, sólo para luego soltar todo el aire en su pecho al ver que simplemente dejaba el arma en posición cómoda para sentarse. -Uhh...- Un leve rubor se manifestó en ella, apenada por pensar mal del otro. "Son sólo imaginaciones mías." Se sintió aliviada, aunque las sorpresas no terminaban.

-¿D-de verdad?- Las comisuras de sus labios se elevaron tenuemente al escuchar que el otro le invitaba la cena. -Ichi no quiere abusar de su amabilidad...- En aquellos instantes se le había hasta olvidado que se trataba de un extraño. Al no obtener respuesta del motivo por el cual le inquiría, dedujo que su teoría de que era un cobrador era correcta. Y por suerte, era alguien comprensivo y de buen corazón. -Gracias, muchas gracias. Nadie suele ser tan cortés con Ichi- Reverenció levemente con aquella forma de semicírculo en su boca. Un gesto que desentonaba con el resto de su sombría y deprimente apariencia.

En algún momento el mesero llegó a tomar la orden, pero claramente podía percibir un ambiente de tensión entre su invitado y él encargado de antenderles. "¿Por qué todos son tan agresivos?" Se concentró mejor en observar el menú para evitar inmiscuirse en el problema. En algún momento le dio un antojo, cómo de los manjares que solía probar en su época de gran señora, más sería una total descortesía con el muchacho. Además, tampoco era cómo si en aquel sitio de mala muerte tuvieran algo cómo eso.

Tras un cruce de miradas, finalmente era su turno de pedir. -Pues... ya había solicitado unas boquitas... Pero podría agregar un pastel de frutas y cambiar el agua por café con leche.- Pidió mientras alzaba la carta frente a ella, buscando esconderse de la mirada juiciosa de aquel sujeto grasiento. -Si no es molestia...- Dijo casi susurrante cuando el tipo ya les había dado la espalda a ambos comensales, dejando la carta en la mesa y soltando un largo suspiro.

-...- La congoja le invadió al escuchar el comentario de su interlocutor, claramente molesto. Si bien aquello no iba dirigido a ella, la simple presencia de alguien de carácter era más que suficiente para hacerla sentir menor. -¿Está bien señor, señor?... señor...- Y ahí cayó en cuenta de que estaba compartiendo la mesa sin haberse presentado. -Eh... Creo que no conozco su nombre- Dijo jugueteando con sus dedos índices. Intentó sonreír, pero la mueca formada era todo menos un gesto agradable. -Disculpe a Ichi por su despiste- Reverenció según sus costumbres para excusarse. "Ichi nunca hace nada bien" Se resignó en esos momentos.
avatar

Edad :
21
Dromes :
8928
Reputación :
0
Mensajes :
17

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Arrastrando un enigma [Cloud]

Mensaje por Cloud el Lun Jul 24, 2017 5:55 pm

Música Ambiental 1:

- ... -

Observando con cierta estupefacción marcada en su rostro, el rubio comenzó a mirar a la chica que tenía frente a sus ojos con mayor sorpresa y algo incómodo. "... ¿Acaso no entendió que la invité sólo a una copa...?". Mientras se mantenía con los brazos cruzados, observaba de reojo a la contraria comenzar a pedir un menú aparentemente caro, o al menos más de lo que tuvo en cuenta el mercenario -Oe, oe...- Murmuró para sí mismo en un tono de voz bajo, apretando con cierta fuerza ambos brazos con los que se encontraba cruzados, algo molesto por la confianza que se tomó la chica de un momento para otro. Tras dar un suspiro pesado al ver cómo el irrespetuoso se marchaba de vuelta a la barra, posó discretamente sobre la mesa un par de billetes más para cubrir la comanda que acababa de hacer la contraria, mientras reprimía en su rostro visiblemente algo apesadumbrado y sombrío las ganas de acabar con aquella chica ahí mismo.

Debía mantener la calma. Manteniendo su mirada aún en el rostro ajeno, escuchó hablar a la chica en aquel hilillo de voz suyo el cual intuyó Cloud que le caracterizaba en parte. Su semblante se veía inseguro, aunque poco a poco dejando la cierta incomodidad que la invadió al aparecer ante ella. Un rasgo curioso que hasta el momento había apreciado el joven era la forma extraña que tenía aquella chica de hablar: Quizás no paraba de dirigirse a sí misma en tercera persona. Si aquel fuera el caso, entonces sería obvio que "Ichi", el nombre que tanto pronunciaba, fuera el suyo propio. Al llegar a tal conclusión en su mente mientras escuchaba de fondo las palabras de la contraria, el rubio cabeceó un par de veces inconscientemente, satisfecho con aquella reflexión que acababa de hacer, para percatarse en ese mismo momento de que la chica le estaba haciendo una pregunta, a la vez que se disculpaba por algo que incluso el mismo mercenario pasó por alto mientras pensaba para sí mismo.


Música Ambiental 2:


- ... - Mantuvo un breve silencio sepulcral ante aquella pregunta. "... ¿Es correcto revelar mi nombre...?". Sus orbes azulados se posaban en ocasiones en los azabache de la cual supuso el joven que se llamaba Ichi, ladeando por primera vez en ocasiones su propia mirada mientras pensaba si sería lo correcto o no mostrar su verdadero nombre. En más de una ocasión, optó por usar en sus encargos nombres engañosos y falsos que ocultarían su verdadera identidad... ¿Pero en aquel contrato era necesario optar por tal medida...? -... Me llaman Cloud...- Aquel no era el caso. Al fin y al cabo, pensaba acabar con la vida de la chica con la que conversaba en ese entonces luego, por lo que su identidad como tal no correría peligro cuando corriera la sangre. Y buscaran culpables.

Sin embargo, cierta simpatía hacia aquella joven sintió por un momento hacía un par de minutos. La forma en el que agradeció la invitación de Cloud ciertamente lo dejó satisfecho. No quería parecer lo que no era, como si se tratara de una "buena persona caritativa" o algo por el estilo. Al fin y al cabo, después de aquella velada sería su asesino. Pero debía reconocer el rubio el respeto constante con el que se mantenía la contraria. Aun cuando él no cuidaba sus propias palabras, se dirigía a todo el mundo de "Usted" y demás... Y aquella forma de hablar y dirigirse que tenía Ichi era bastante decente a la opinión del chico.

Con las conversaciones de los clientes ruidosos y borrachos de fondo, Cloud deshizo sus brazos cruzados, para apoyar una de sus manos en la empuñadura de su espada inclinada al suelo, no para aferrarla sino tan sólo para descansar dicha mano en tal lugar, mientras que acomodaba el otro brazo en el reposadero de la silla del lado contrario a la espada. Balanceando con cierta serenidad su Buster Sword aún envainada en aquella tela negra ayudándose de la mano que apoyaba en su empuñadura, volvió a hablarle a la chica que tenía enfrente manteniendo su tono serio y frío, al igual que su expresión relajada y sin atisbo de emociones.

-¿Qué hace usted en este antro...?- Comentó el chico para que un silencio incómodo no se condensara en el ambiente. El rubio prefería quedarse en silencio mientras la observaba a la espera de que la joven cooperara y ambos salieran de una vez de aquel local de mala muerte, pero como de esta forma la escena tensa llamaría la atención de los demás clientes mirones... No tendría más remedio que aparentar "normalidad". Por muy difícil que le fuera -... Su apariencia no es usual por esta zona...- Comentó mientras sus ojos escrutaban nuevamente su figura. Vestía ropas algo inusuales en aquella ciudad, aun cuando el mismo chico era quien vestía siempre de negro, con apariencia algo gótica debía admitir...

En ese momento, tras hacer aquella pregunta aparentemente inocente, dejó de balancear su enorme espada con la mano, posándola nuevamente en el respaldo del brazo del lado en el que se encontraba mientras volteaba el rubio su rostro levemente, escuchando unos pasos aproximarse a ellos. Se trataba del mesero, quien traía en una pequeña bandeja el plato con un pastel de frutas sorprendentemente apetitoso, junto con el vaso de agua de Cloud y el café con leche de Ichi. Una vez repartida la comanda sobre la mesa, el camarero, quien se trataba del hombre corpulento de antes, volvió sobre sus pasos mientras pegaba en uno de sus costados, resguardando bajo su brazo a su vez, la bandeja al ver su tarea por el momento acabada. El joven mercenario sacudió levemente su cabeza sin darse cuenta al ver el mal trato que les estaba dando aquel sujeto, aun cuando estaba jugando con fuego sin saberlo... El rubio tenía cierta paciencia, pero no por ello ésta no tenía un límite. Pero tratando de calmarse a sí mismo centró su mirada en el pastel de la chica mientras retenía un cierto rugido de tripa vergonzoso para sus adentros. Aun en aquel antro, la comida al menos era pasable -No se corte, disfrute del pastel...- Invitó el chico a la contraria para comenzar a comer, mientras daba leves y fugaces sorbos a su vaso de agua.

-Las jóvenes como usted suelen evitar estos sombríos lugares...- Comentó en ese momento Cloud, con un tono neutro mientras sus ojos mantenían la mirada pasiva de la contraria entre sorbo y sorbo del agua que bebía, como si quisiera ver a través de aquellos orbes azabache y conocer los pensamientos ajenos de dicha forma -... Aunque es una suerte haberla encontrado... Tenemos asuntos de los que hablar...- Continuó el mercenario con un aire más "misterioso", dejando que Ichi intuyera lo que quisiera. Si pensaba que era un cobrador de deudas o algo por el estilo... Podría aprovechar dicha certeza ajena para llevarla fuera de aquel local una vez toda aquella velada concluyera, y avanzar finalmente con su encargo.

Sin embargo, todo el semblante de aquella chica comenzó a desprender una cierta aura exótica a los ojos del chico. Como si su sola presencia fuera suficiente para que el joven intuyera que aquella no era una persona normal y corriente, como las demás. Y el interés del chico se vio acrecentado aún más recordando los motivos por los que su contratista quiso que llevara ante él la cabeza de la joven. "... ¿Acaso esta chica fue capaz de arrasar su poblado...?", se planteaba miles de situaciones mientras mantenía sus orbes azulados vigentes en el rostro ajeno, a la espera de que la contraria comenzara a hablar y tratar de dicha forma acallar algunas de sus dudas y curiosidad internas.


Cloud Habla / "Piensa" - Yo Narro
avatar

Dromes :
3562
Reputación :
1
Mensajes :
24

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Arrastrando un enigma [Cloud]

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.