Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Febrero 2019
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!

A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas


MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

SE NECESITAN PROFESORES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí
NECESITAMOS LICÁNTROPOS & ÁNGELES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí



MEJOR POSTEADOR
¡de este mes!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡colabora con la comunidad!






Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina] A810

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina] Empty Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina]

Mensaje por Bakugo Katsuki el Sáb Jul 01, 2017 9:14 pm

Una más, una menos. ¿Qué más le daba a Bakugo? Realmente sus visitas rutinarias a la enfermería del instituto lo habían vuelto casi un cliente habitual, teniendo que cuidar y sanar sus heridas (Hasta, a veces, internarlo como se ha dado éste caso) debido a sus múltiples heridas ocasionadas por los daños que él mismo se generaba practicando sus habilidades o, peor aún, luchando con otros alumnos del instituto. Al ser un alumno becado, se le había advertido, en primera instancia, que no se le revocaría la beca si pasaba los años sin desaprobar ni una sola materia. Increíblemente...y pese a que parece un joven totalmente exagerado e instintivo, era tremendamente calculador y dedicado, con un promedio de ocho puntos en todas y cada una de sus asignaturas (Menos educación física y deporte, donde tenía un rotundísimo diez).

-Nos volvemos a ver...p*to techo de la enfermería.- comentó por lo bajo, sintiendo la tenue calidez del sol que se encontraba decayendo tornando toda sala de un intenso naranja, propio del atardecer que se avecinaba. Allí, el joven de las explosiones se encontraba recostado y tapado únicamente en la mitad de su cuerpo ya que hacía algo de calor, su torso desnudo y con bastantes vendajes que iban de la siguiente manera: Uno de cinturón que cubría todo su ombligo y parte de los abdominales, otro cubriendo su palma izquierda (inclusive los dedos) y, casi como si estuviese momificado, en la totalidad de ambas piernas hasta casi la altura de las rodillas, tan solo equipado con un short deportivo mientras el tenue movimiento del ventilador del techo movía con una suavidad casi inperceptible sus cabellos, pero él sentía la suavidad y majestuosidad de aquel suave viento rozando todo su cuerpo, ayudándole a sentirse un poco más fresco. Su rostro, golpeado y marcado con varios moretones, traía consigo una gran curita blanca en su mejilla derecha mientras que, en el pómulo izquierdo, una curita un poco más pequeña y rosada, ya que traía un pequeño corte en éste sector. ¿Cómo es que un chico tan joven terminaba tan malherido todo el tiempo? ¿Qué se traía consigo? Eso...la verdad, pensaba la enfermera a diario. Ella...veía en él un joven perdido, un joven...que no entendía el porqué de su situación...pero, ¿Sabes lo que sucede en el mundo real? La frase que tanto nos alegra la vida.

No es mi problema.

Feels:

-...- Su cuerpo se sentía...adolorido, resentido, sumamente sufrido. Él...stressado, ¿Triste? No. Era un sentimiento...mucho, mucho más profundo -...Porqué, tío.- Su rostro, sereno y perdido como si estuviese en los últimos minutos de su vida, con sus ojos entre-cerrados, pasó a abrir sus pupilas con bastante más intensidad, mostrando aquel rostro tan molesto de siempre conjunto a su ceño fruncido. Apretó los dientes y, con bastante dolor e impedimento debido al vendaje, Bakugo cerró su puño izquierdo con fuerza, sintiendo muchísimo ardor...pero la rabia le era mucho más fuerte -¿Porqué lo único que puedo hacer es destruirlo todo?- Cada segundo que pasaba, su rabia podía sentirse más y más en el ambiente. Pese a estar tumbado solamente mirando al techo, las emociones podían transmitirse como si fuese el pulsar de un radar -¿Quién fue el hijo de mil p*tas que me hizo ésto? ¿Quién me metió esta p*ta maldición?- Con su tan amable vocabulario, aquella voz ronca...se escuchaba algo quebradiza, ¿Triste? Sí...una tristeza, realmente, muy profunda. Él, si bien siempre decía que deseaba ser el mejor, no era por el motivo...tal vez, más correcto. Gracias al abuso que tuvo por culpa de los dibujos en todo su cuerpo, su mente trabajó bajo un único movimiento: "Conmigo no se j*de. Seré el mejor para que NADIE me j*da." -¿Cómo podría...ayudar a alguien con ésto, tío?- su mano derecha, que se encontraba descubierta, se acercó a su rostro hasta ponerse delante de su visión, pudiéndose observar aquel...llamativo tatuaje que traía en ella. Aquel tono negro oscuro, simbología extraña...el cual, para él, fue la peor maldición que tuvo en su vida -Arruinaría la basura...- mordió sus fauces con tanta fuerza, ahora, que la pronunciación de sus palabras se escucharía entre dientes, con una agresividad asesina -...A la P*TA basura...- cerró su palma, para volverla un duro y firme puño, golpeando el costado derecho de su cama y generando un pequeño movimiento en todo el colchón, realmente...herido, sumamente herido -...que me hizo ésto. Lo juro. Lo juro por todos los malditos demonios que me llevarán al infierno cuando me muera.-.

Sólo. Otra vez, sólo. La enfermera parecía que había acabado con su turno, y le había dado una única y típica recomendación "Cuando te sientas mejor, Bakugo, quiero que te levantes y sigas con tu vida. Por favor...trata de no meterte tanto en problemas." fue lo que resonó en la mente del pelicrema en aquel momento, como si fuese un recuerdo fugaz y casi borroso, viniendo a su joven mente -...Cuando me sienta mejor...- nuevamente, y con aquella expresión tan perdida como la de alguien que está a punto de perder la vida -...Cuándo c*ño me voy a sentir mejor?- su voz...por primera vez, en su adolescencia, se quebró. Parecía...literalmente, y con aquella fuerte sensación húmeda en sus párpados, que estaba a punto de derramar una, o dos lágrimas -Sólo sirvo para lastimar a la gente, soy un arma. Soy el p*to villano, el que pierde contra el héroe, el que no se queda a la chica.- fue...absolutamente incapaz, de resistirlo más: Como si fuese una estrella fugaz, de su ojo izquierda, se escapó una pequeña gota que recorrió toda su mejilla hasta llegar a la almohada -Soy el que pierde. El que nadie extraña, el que todos odian.- Su voz...quebradiza, empezó a combinarse con el resoplar de su nariz tratando de inhalar la mucosidad que se escapaba debido a la tristeza que tenía en su...verdadero, verdadero corazón -...Al menos...- no fue capaz de evitar resistirse a dar...¿Una pequeña carcajada? Sí, una sola. Con una sonrisa triste, resquebrajada, con aquella mirada tan...tan sentida, tan adolorida -...al menos sería un buen villano, ¿No?-.

Nunca estaba de más pensar en uno mismo, ¿No? Se podía observar al verdadero Bakugo Katsuki en tan sólo diez minutos, parecía algo completamente fuera de sí. La puerta de la enfermería había quedado abierta a propósito hasta que el joven pelicrema saliese. Sí, el encargado no dudaría en cerrarla apenas se fuera, pero...bueno, mientras tanto, el chico de las explosiones...podría reflexionar un poco consigo mismo.


-Hablo- , Narro , -Pienso-
Ficha - Cronología - Relaciones
Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina] 8whoBjD
Bakugo Katsuki
Dromes : 79789
Reputación : 4
Mensajes : 22
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina] Empty Re: Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina]

Mensaje por Invitado el Dom Jul 02, 2017 12:13 pm

Ardía bastante, el dolor se podía sentir en cada movimiento de su brazo, en cada pequeña ventisca que rozaba su piel desnuda y algo despellejada. Tomo una gran cantidad de aire para llenar sus pulmones, mientras caminaba por los pasillos del instituto con aquella extremidad levantada para no dañarla de más. La mente confusa y las palabras agresivas de aquellas chicas que la había logrado sacar de quicio, le habían llevado al punto que no deseaba pasar, la sonrisa se había desvanecido y aquel brillo alegre de sus ojos paso a hacer el de una fiera en busca de presas. El corazón le saltaba en el pecho y su respiración era cada vez más agitada. Se detuvo unos segundo a pensar que haría en aquella situación ¿Qué le diría a la enfermera? Aquel brazo lleno de heridas, el rostro infamado, junto a que aún se encontraba algo húmedo por las lágrimas.

Tomo aire, nuevamente una gran cantidad de aire para comenzar a caminar hacia la enfermería. Un pequeño viento le roso la mejilla para poder voltear el rostro hacia la mujer que corría en dirección contraria - ¿Doctora…? – Pregunto en voz baja con el rostro oscurecido y algo asustado. No detuvo el movimiento de sus piernas hasta llegar a la entrada de aquel pequeño lugar. Un sentimiento de tranquilidad lleno su mente, entrando con paso calmo y algo silencioso, si había alguien ahí, no quería molestar su descanso.

Los cajones se abrían y cerraban, las puertas y una que otra cortina buscando alguna venda, desinfectante, algo que aliviara el dolor de su brazo. Un olor a pólvora, tal vez, a carne quemada, una gran combinación de elementos explosivos, o resultados de estos. Un pequeño recuerdo llego a su mente, cuando ya sus piernas habían comenzado a caminar hacia donde parecía que venía aquella extraña mezcla de olores, un pequeño movimiento a las cortinas que separan las camillas del resto de la sala y pudo observarlo. Un chico de cabellos claros, el cuerpo vendado, además del rostro morado y con cierta mirada perdida. Trago saliva, manteniendo cuidado de no molestarlo demasiado - ¿Te encuentras bien…?- Pregunto algo inocente, mirando el cuerpo lastimado nuevamente con detenimiento, adentrándose al espacio que comparte el joven y su soledad, tal vez su tristeza también- ¡La crema! -Chillo no demasiado fuerte, para acercarse a la mesita que se encontraba a un lado del muchacho, tomando la quema de las quemaduras, corriendo por los vendajes que había dejado al otro lado del lugar, para volver y sentarse en la cama que seguía, acomodando las cosas para ella darse tratamiento.

Comenzó a acariciar de la zona quemada con algo del ungüento, sin quitar la vista del chico frente a ella – Te han golpeado muy fuerte – Inmiscuyéndose en aquello que no debía, intentando mantener la sonrisa en los labios - ¿Necesitas de algo…? ¡Tú pídeme ayuda en lo que quieras! – Continuaba con la aplicación de la crema sobre todas las zonas rojas intensas, de su piel y como si fueran amigos de toda la vida, le sonreía de oreja a oreja, con esa euforia algo explosiva que la acompañaba todos los días.
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina] Empty Re: Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina]

Mensaje por Bakugo Katsuki el Dom Jul 02, 2017 2:36 pm

-...ésto es una m*erda...- su mente no podía parar de trabajar en su contra, sus ideales colapsados y su corazón, ya...tan dolido y lastimado, que no sabía como ayudarse a sí mismo. Sabía que no tenía ayuda, que no tenía remedio. Sólo le quedaba...¿Seguir su destino? ¿Volverse un villano? ¿Abandonar Takemori como lo había hecho con el orfanato? Las lágrimas de su rostro cesaron, dejando un húmedo trayecto desde los pólumos hasta el final de su mentón, con su mirada directa sobre el mismísimo techo -...- cerró sus ojos, y apretó sus dientes con algo de fuerza, mostrando un rostro mucho más pacífico...sereno, y, realmente, extremadamente calmo, no tan perdido y derrumbado por su propia realidad -...Si tienes alguna buena para mi, destino, una...te lo agradecería.- comentó por lo bajo, en un balbuceo bastante imperceptible. Tal vez...uno se pregunte lo siguiente: ¿Porqué Bakugo había estado hablando en voz alta hasta ahora? Él tenía una pequeña manía, y esa era pensar en voz alta. Era incapaz de retener sus pensamientos, de guardarlos para consigo. Era un joven...demasiado impulsivo, demasiado emocional, violento, agresivo...pero sobre todas las cosas, meditativo, en sobremanera. Aunque pareciese tan despreocupado de lo que le deparase en la vida, el se sentía en un limbo: ¿La bondad, o la maldad?.

Y...aunque uno no pudiese creerlo, el destino le respondió por primera vez.

-...Si tienes alguna buena para mi, destino, una...te lo agradecería.-

Por primera vez.

Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina] Bakugin_como_meh
-¿...?-

A su izquierda, sorpresivamente, comenzó a escuchar los intensos sonidos de los muebles de la enfermería moviéndose con bastante prisa, como cuando un fantasma los posee y abre sus compartimientos una y otra vez, casi como si estuviese en búsqueda de algo. Bakugo, sin dar obvia respuesta, simplemente y sin moverse un sólo milímetro más que su ojos, volteando en la dirección de donde provenían éstos sonidos, comenzó a trabajar su mente -¿Se habrá olvidado algo la tía de aquí? ¿El móvil, algo así?- pensó, no pretendía dar siquiera respuesta alguna, por las que la curiosidad, en aquel momento, le estaba ganando más y más.

No necesitó tener más curiosidad. Un pequeño movimiento de las cortinas que separaban la cama y descanso de Bakugo alcanzó para poder observar qué era aquello que estaba generando tanto ruido. Se alzó con su cuerpo exageradamente adolorido debido al sobresalto, quedando únicamente sentado. Sus ojos se encontraron, automáticamente, con una muchachita tan rosada como el chicle, con unos globos oculares inmensos y negros.

Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina] Bakugin_sangrando_la_napia
-...Qué?-
No se había dado cuenta, pero tenía sangrando sus fosas nasales. Realizó una fuerte inhalación, como cuando alguien está resfriado, sintiendo aquel olor y sabor tan metálico propio de la sustancia vital más característica del ser vivo. La miró, sorprendido, debido a que jamás se había encontrado con una chica con las características de la joven: Era muy guapa, si, mucho, pero...¿Porqué era tan distinta en aspecto a un humano? Traía unos extraños cuernos amarillentos, obres tan negras como el vacío y dos pupilas brillantes de tonalidad amarilla que, con el impacto del atardecer, se habían tornado, lógicamente, anaranjadas. Ella pareció sorprenderse apenas la vio, él, aunque no lo desmostrase, también lo estaba. No parecía una joven con malas intenciones, todo lo contrario: Se la veía tan perdida como un animal callejero.

Ante la pregunta de la niña rosada, el joven de las explosiones miró hacia su izquierda con su tan típico ceño fruncido, mientras mascullaba entre dientes -¿Acaso me ves bien?- comentó con aquel tono antipático y seco que tanto lo caracterizaba, aquel tono de voz tan desconfiado y malhumorado propio de sí mismo. Si quería realizar un cambio, ¿Porqué no comenzaba con esa personalidad tan asqueante que tenía?

Automáticamente después, la joven realizó un pequeño chirrido que lo alertó pero ni se inmutó, ya que la veía demasiado inocente como para que fuese a agredirle. Bakugo era un joven...bastante peculiar; Cualquier persona que se interponga en su camino sería derribada automáticamente, pero...la realidad es que quien se gana su confianza, es bastante respetado por él.
Notó como se le iba acercando, cosa que lo mantuvo con los ojos abiertos ligeramente de par en par, alerta, atento a cualquier cosa que la joven de pupilas amarillentas vaya a hacer, sin quitarle la mirada de encima un sólo segundo ni moverse milimétricamente de su cama, estando sentado. Ella estaba buscando...¿Una crema para las quemaduras? -¿?- automáticamente la tomó, observó como su brazo contrario...se encontraba bastante dañado, ¿Quemado? Bakugo, involuntariamente, se sorprendió y dejó entre-abierta su boca, con sus pequeñas pupilas rojas que, no sólo se volvieron más pequeñas, sino que dilataron sus obres blancas debido a lo confundido que se encontraba debido a aquella situación -...Qué le pasó a ésta tía? ¿Se quemó con el horno?- pensó rápidamente, ya que aquellas heridas...realmente, no se veían para nada bien.

Ella comenzó a mirarle fijamente, y él, no fue incapaz de continuarle la mirada, mientras escuchaba su primera frase referida a lo golpeado que estaba y, lógicamente, generaba un típico quejido de entre sus labios -Tsk.- y, desviando la mirada hacia su izquierda, nuevamente, el orgulloso joven pelicrema frunció su tan típico ceño y mostró un poco sus colmillos -...esos imbéciles no se saldrán con la suya...- balbuceó por lo bajo, hablando casi para sus adentros, pero diciéndolo sin darse cuenta.

- ¿Necesitas de algo…? ¡Tú pídeme ayuda en lo que quieras!

-No.-

Contestó, casi automáticamente, mirándole con mucha frialdad. Su rostro estaba cabizbajo, y su mirada tan desafiante como siempre. Parecía hasta que lo hacía inconsciente, no era capaz de ser social ni aunque una joven y preciosa muchachita decida ayudarle involuntariamente -Haz lo que tengas que hacer, y te largas de mi vista.- amenazante, no le quitaba la vista de encima, como si la obligase a retirarse. Podía respirarse un aire tan frío y macabro como el que él tenía en todo el porte de su rostro, sin ningún tipo de sadismo como es tan típico de él...frialdad, frialdad absoluta, absolutamente todo lo contrario a lo que irradiaba la bella joven rosada, la cual parecía ser una bombilla luminosa repleta en alegría -...- Miró, ahora, hacia su derecha, en dirección a la ventana, directamente hacia el lejano y ardiente sol que parecía estar escondiéndose más y más. Su rostro era serio y malhumorado, pero para nada malvado -Qué te sucedió en el brazo, tía. Parece que te lo prendiste fuego.- comentó de forma completamente seca, casi inconscientemente, preocupándose por el estado de la chica que había acabado de conocer...igualmente como ella lo había hecho con él.

Y...aunque uno no pudiese creerlo, el destino le respondió por primera vez.

-Si vas a quedarte aquí, tendrás que decirme quién eres. De lo contrario me levantaré y así, con lo roto que estoy,- la miró, ahora si, con un rostro totalmente asesino, sin elevar el mentón ni un sólo centímetro, como si sus ojos fuesen más grandes y violentos de lo que ya lo eran -Te sacaré a patadas.- sin fiarse ni un sólo pelo de ella, aún, y demostrando su enorme complejo de superioridad, no le quitó la mirada de encima, aferrándose a sus palabras...tal vez, para que ella no se vaya.


Última edición por Bakugo Katsuki el Vie Jul 07, 2017 11:57 am, editado 1 vez


-Hablo- , Narro , -Pienso-
Ficha - Cronología - Relaciones
Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina] 8whoBjD
Bakugo Katsuki
Dromes : 79789
Reputación : 4
Mensajes : 22
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina] Empty Re: Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina]

Mensaje por Invitado el Lun Jul 03, 2017 11:27 pm

- ¡Pregunta idiota, lo siento, lo siento! Volvió a hablar, colocando sus manos juntas como en un aplauso mientras meneaba la cabeza, bajando y subiendo de esta en forma de disculpa. Aunque aquella pregunta fuera bastante boba, le provoco cierta risa infantil, y despreocupada de siempre, buscando la manera de verle el lado bueno. La crema recorrió toda la carne expuesta, junto a lo que no corresponde a herida solo para estar segura de que esto no se infectaría. Escuchaba cada palabra, de las pocas que pronunciaba, asintiendo de vez en cuando- Así que si lo golpearon…- pensó unos segundos, cambio la sonrisa a una mueca un tanto más preocupada, un tanto más asustada de todos los daños que había recibido aquel cuerpo.

Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina] DbPoqOG

La mueca de su rostro cambio enseguida al escucharlo, tan tajante, algo alterado, tal vez simplemente era su forma de ser, o tal vez, como cualquiera, estaba totalmente incomodo con la presencia de un desconocido. Frunció el ceño, nuevamente aquella mueca poco común en su rostro alegre aparecía ante aquella respuesta, aunque no duro mucho, aunque era una respuesta hostil, algo que no acostumbraba ver en los demás en su presencia, podía sentir esa calidez extraña, aunque la mirada pesada y desafiante le recorriera el cuerpo, la sonrisa volvía a aparecer como si nada -¡Si! – contesto con algo de fuerza a su pedido malhumorado, terminando con una sonrisa larga, amplia y tranquila. Un pequeño ardor le llego hasta el alma, logrando que su cuerpo se retorciera unos segundos, sosteniendo del brazo dañado, sin tocar la zona, tomando mano con mano para aguantar el dolor de la herida -Yo…- Mordió de su labio inferior, con cuidado de no lastimarlo, con cuidado de no llegar a sangrar nuevamente -Solo, tuve un pequeño accidente- Mintió con tranquilidad, para comenzar a soplar sobre el área con ungüento, algo totalmente poco recomendable para las heridas expuesta por la gran cantidad de gérmenes que posee la boca. El rostro risueño, y las respuestas con tonos divertidos volvían a escaparse de sus labios como una canción, aunque en un principio se mostrara lejano, aquel pequeño signo de preocupación le pareció encantador de parte del desconocido joven.

Parpadeo algo confundida ante su amenaza ¿A pesar de estar tan débil, podría patearla? Preguntas para el interior, de esas que solo sientes y no comentas, pero que se mantienen hasta ver una respuesta. Movió sus manos, juntándolas para formar una cruz -¡Ni se te ocurra moverte!- como un rugido, la oración escapo de sus labios -¡Estas muy lastimado, no es bueno!- maternal, preocupada y algo torpe se desplazar del lugar en donde se encontraba acomodada para acercar el cuerpo un poco más al joven lastimado y sonreír otra vez, aquella mirada de niña pequeña, y esa forma de reír con los ojos y el rostro, iluminando el entorno.

Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina] FoGMVyv

-Mina Ashido...-Comento con total calma, a pesar de las miradas otra vez agresivas sobre ella -¿y tú? ¿Cuál es tu nombre chico vendas? -Riendo bajito para no incomodarlo del todo. Se movio otra vez, acercando su mano con cuidado al rostro violento, notando como aun quedaban rastros del sangrado anterior, algo nerviosa, pudiendo darse cuenta de como podía volver a sangrar en cualquier momento. -Dame un momento…¡Y no me muerdas!- Tono de broma, mientras tomaba una de las gazas sin usar, y limpiaba del rostro manchado con cuidado de no lastimarlo mas de lo que estaba. Cuidado, lentitud, y cierto toque tierno, con la precisión de no tocar nada herido hasta finalmente tener la zona limpia, alejo su mano para terminar, volviendo a su lugar. El trasero otra vez contra la camilla, y las manos sobre las vendas para comenzar a cubrir la carne – Creo que me quedare un rato aquí… ¡Tal vez acompañándote! – Con la confianza que no le había sido entregada, hablo sin problemas Podrías contarme ¿Por qué te golpearon…? – La mirada curiosa, nuevamente sobre las heridas, mientras los labios comenzaban a moverse solos, algo distraída y bajito comenzaba a cantar - De repente, tú cambiaste de semblante. Me empezaste a ver galante, yo te dije "eres mi atri”l…
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina] Empty Re: Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina]

Mensaje por Bakugo Katsuki el Jue Jul 06, 2017 4:11 pm

Desgraciadamente, cualquier ser humano con dos dedos de frente desaprobaría totalmente la actitud del muchacho de las explosiones. El primero en llorar por que nadie lo aceptaba era el primero en rechazar una clara actitud de buena voluntad de una desconocida que se notaba a legua sus buenas y desinteresadas intenciones. ¿Bipolaridad absoluta? ¿Adolescencia? Creería que era más la segunda actitud, esa necesidad de demostración de solidez y fortaleza...cuando claramente, su cuerpo se encontraba en condiciones extremadamente deplorables. Sin embargo...había algo que a Bakugo le picaba en extremo la curiosidad: ¿Cómo había llegado ésta niñita rosada a lastimarse con tanta gravedad? Qué o quién la dejó con un brazo tan maltrecho? Acaso...

Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina] Bakugin_sorprendido_2
-¿Acaso...No se lo hizo ella?-

Fue incapaz de que aquella idea le atraviese la mente, además de dejarle con una mirada tremendamente envuelta en impresión. Y si tal vez...ella se encontraba en las mismas condiciones que él, y en los mismos motivos en la enfermería? Necesitaba sacar respuestas. Algo que Bakugo no soporta bajo ningún concepto es quedarse con la mitad de la historia, ni mucho menos no saber quién era ella -¿Y si...tal vez, ella es peligrosa? ¿Y si tal vez sólo está jugando conmigo?- La mirada tensa que se había fijado en aquel maltrecho antebrazo ahora voló hacia las obres tan oscuras como la nada misma, ladeando unos milímetros la cabeza debido al ágil movimiento de sus ojos rojizos.

Automáticamente la escuchó, sintió que...automáticamente, y al mirar su rostro, tan sufrido y adolorido, mientras se soplaba su herida (Como si eso fuese alivianar aquel punzante dolor) ella...estaba mintiendo. Mintiendo de forma descarada, tal vez, con la intención de ocultar aquello? -...No te creo, tía. ¿Quién te hizo eso?- Gruñó, sin quitarle la mirada de encima, demasiado serio como para mostrarse tan aliviado como ella lo hacía.

-¡Ni se te ocurra moverte!-

Y, automáticamente, se sintió petrificado por sus palabras -¡!- como si ella tuviese algún poder telekinético, su rugido lo tiró hacia atrás y abrió sus pupilas dejando sus ojos algo desorbitados, mientras una pequeña gota de sudor caía al costado de su rostro -¡ME PUEDO CUIDAR SÓLO, TÍA!- Contestó, nervioso, mientras la miraba fijamente, alzando su adolorido puño izquierdo vendado frente a su rostro, apretándolo hasta marcar su musculatura -Ni se te ocurra pensar que ésto me detendrá, nada lo hará. Ni nadie, ni tú.- Maldición...Bakugo, Puedes tratar de ser un poco más agradable? Hasta yo, siendo el narrador, me estás empezando a molestar.

Pese al tenso momento, la comisura de los labios de la rozada se alzó, simpática y agradable, cosa que le producía...un atractivo rechazo en el joven de las explosiones. Le parecía bastante atractiva pese a su tan extraño tono de piel, cuernos y color de cabello, pero...como todo zorro enjaulado, todos son sus enemigos, hasta él mismo. Escuchó su nombre rápidamente, mientras el rostro del pelicrema solamente se mantenía serio y molesto mirándole, con su tan característico e insoportable ceño fruncido. Ya hasta me molesta tener que describirlo, inclusive, cómo se picó cuando ella lo nombró el "chico vendas", haciendo que se marque de forma cómica y violenta una vena a la altura de la copa de su picuda cabeza -¡QUE NO SOY EL CHICO VENDAS LA P*TA MADRE!- Exclamó mientras alzaba sus puños y brazos hacia el cielo como si estuviese preparado para combatir, su mandíbula parecía una trampa de oso y sus ojos tan cómicamente agresivos que, apenas él sintió el punzante dolor en toda su cintura, -¡Ugh!- Se calmó, ya que estremeció todo su cuerpo, volviendo a tener un aspecto más sereno y...serio, molesto, malhumorado, y típico del "niño explosiones" -...Bakugo Katsuki, es mi nombre.- Comentó ladeando la cabeza, mirando hacia la ventana, con su rostro envuelto en heridas, tan típico de él cada aproximadamente tres días.

Su rostro comenzó a mostrarse cada vez más impresionado cuando la mano rosada de la joven muchachita se acercó lentamente hacia él, disminuyendo la distancia entre ambos brevemente hasta el punto de dejar los ojos de Bakugo tan grandes como si fuesen a salir de sus órbitas, con las pupilas pequeñas como puntos -¡ALÉJATE, C*ÑO!- Exclamó furioso, como si de un animal salvaje se tratase. Su mano derecha voló a toda velocidad hacia la de la mujercita que se aproximaba a él, empujándola con la fuerza suficiente para desviarla, mirándole con bastante agresividad, su ceño fruncido y cabizbajo, mostrando sus colmillos como un puma hambriento -No me toques tía. No lo vuelvas a intentar, porque no lo contarás.- Su mirada se clavó en ella, amenazante, advirtiéndole que su cuerpo era sólo suyo...o tal vez, eso era lo que intentaba demostrar, como todo animal salvaje.
Las palabras siguientes de la joven lo tensaron un poco más, advirtiéndole, ella, que estaba planeando algo -¿No te muerda? ¡Te he dicho que no me toques, la pu*a madre!- le dijo ahora más agresivamente, sin estar a los gritos como hacía instantes antes. No fue capaz de detener...a la joven que, ahora, -¿...?- Estaba limpiando con bastante suavidad y ternura la sangre que brotaba de la nariz del pelicrema, sangre que él no había notado debido a su tan agresivo temperamento que le permitía ignorar esos pequeños detalles...tan antiestéticos. Fue incapaz de no clavar la vista en ella, mirándole completamente impresionada, y demasiado nervioso al tener una chica tan bonita delante suyo -...Está toda buena, tío.- Pensó con rápidez, coincidiendo sus ojos con los de ella, pese a lo extravagante de su aspecto...era una chica dentro de su estandar de belleza, diría que...demasiado dentro.

Ella, sentada en la camilla del joven pelicrema, comentó con suma alegría y simpatía algunas palabras que...si bien le gustaron, no podía evitar sentirse algo incómodo debido a...bueno, el impacto que sintió al verla, luego de sentir su tersa piel rozando la tosca y lastimada suya.

Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina] Bakugin_super_cagado_a_pala3
-Te contaré qué me pasó si tu me cuentas qué te pasó a tí. No me fío un pelo que hayas tenido un accidente. Conmigo, gilipoll*ces no.-

Pese a que su tono antipático y agresivo lo mostraban un joven poco demostrativo, él estaba interesado en el estado de salud de la joven...y, lógicamente, al ver ese brazo, verse tremedamente preocupado, casi demasiado interesado -Eso no pudiste habértelo hecho tú ni de coña.- la miro, nuevamente, sin quitar su mirada en ella ni un sólo segundo...pero fue, incapaz, totalmente, de no pensar en lo que más obvio le pareció en aquel momento -...Qué guapa que es, hostia bendita.-.

Aunque lo que les sucedió luego de aquel instante, no fue...tan agradable como su encuentro.


Última edición por Bakugo Katsuki el Vie Jul 07, 2017 12:02 pm, editado 2 veces


-Hablo- , Narro , -Pienso-
Ficha - Cronología - Relaciones
Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina] 8whoBjD
Bakugo Katsuki
Dromes : 79789
Reputación : 4
Mensajes : 22
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina] Empty Re: Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina]

Mensaje por Invitado el Vie Jul 07, 2017 4:18 am

¿Ah?...- Observándolo confundida ante su pregunta, riendo alto torpe al no saber ni que, ni como contestar, en un principio solamente se hizo la desentendida, dedicando a curar lo que encontraba feo en su brazo, mirando de vez en cuando en el reflejo de la ventana su rostro algo hinchado y magullado por los golpes de las otras chicas. Acaricio de la mejilla inflamada con cuidado, con pequeñas muecas de dolor a penas al rozarla con los dedos, terminando por suspirar, notando como este le había hablado de una manera bastante violenta entre medio- Ajam Chico vendas, lo que digas…-Conteniendo las ganas de reír por sus propios chistes, le parecían tan graciosos, simpáticos y amigables, a pesar de la reacción agresiva de este. Se tardo unos segundos, un par de segundos en poder analizar bien cada facción y movimiento, cada pequeño escondite del cuerpo joven de su acompañante. Un tono rojo le rodeo las mejillas como si hubiera tomado fiebre de un momento, la vista de aquel torso a medio vestir, y la apariencia agresiva y ruda de este lograron que lanzara su mirada hacia algún otro lado buscando una forma de calmarse. Ante el apuro de entrar y verlo de esa manera de cierta manera “débil” había olvidado casi por completo que se trataba de otro chico, y a pesar de sus 16 años, el primer cuerpo “semi- desnudo” que había observado.

Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina] WYEaZjk

-Bakugou Katsuki, me agrada ese nombre ¡pero también suena bien Kacchan! -Disimulando aquel sentimiento algo extraño, entre vergüenza y acaloramiento que intentaba evitar. Aplaude ante el descubrimiento de aquel nuevo sobrenombre. Sintió entonces como la mirada contraria recorrió su cuerpo en cosa de instantes, cada parte, cada pedazo de su carne fue en su momento observada por aquel chico del cual apenas podía ver sus ojos entre los chichones que se formaban en el rostro.

Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina] PRCyWTE

La expresión de alegría, se había mantenido unos momentos más, antes de que el trueque comenzara -¿Mmmh…? ¿Así que quieres un intercambio de secretos? – Riendo bajito. Termino de colocar los vendajes donde corresponde, ejerciendo un poco de presión sobre estos para que no se cayeran de la nada mientras caminaba o corría. Un suspiro melancólico voló de la boca pequeña, mientras que sus dientes jugaban a morder el labio inferior – A veces, las personas pueden ser crueles. - Comenzó sin problemas, analizando el vendaje terminado y la movilidad de su mano mientras solo soltaba cada oración hacia el joven de cabellos claros- A veces me molestan por ser de otros colores, o por tener cuernos, o por mis ojos, a pesar de que mi madre dice que son preciosos…- La ventana volvía a reflejar el rostro golpeado, junto a los ojos amarillos brillantes, que aumentaban su poder con la puesta de sol, lenta, constante y acogedora que golpeaba su rostro con los últimos, tibios rayos que alcanzaba – Solo sé que, me toco limpiar el laboratorio hoy, junto a otras chicas, y me “caí” justo a un lado de la campana de deshechos, los alumnos de la clase anterior no lo guardaron todo, así que, habían quedado una que otra solución en las mesas. Las chicas querían ver cuanto acido podía aguantar en el cuerpo y… -Se detuvo de golpe, sentía el rostro entumecido, un sabor amargo en la garganta, sobre su lengua y labios, y esas ganas de querer parar y llorar ahí mismo. Tomo aire y lo mantuvo en los pulmones, para continuar con la historia, buscando otro punto -Me resistí, pero ellas eran más, y no quería golpearlas, a pesar de eso, lo hice y ellas en defensa propia me golpearon también…- A punto los moretones, rasguños y uno que otro golpe que hinchaba sus mejillas. Sonrió nuevamente, algo más tranquila, esa sonrisa tonta e inocente que no desaparecía de su rostro casi por ningún instante, podía sentir el pecho más liviano, menos molesto, de cuando había llegado.

Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina] FHgUNBs

Se levanto de la camilla, como si su cuerpo no le permitiera estar ni un momento quita, caminando hasta llegar al pequeño lavamanos de la enfermería, un par de vasos de plástico, vertiendo agua en ellos, volviendo hacia el joven para dejarlo sobre la mesita que le acompañaba -No hay nada mejor que el agua ¿Sabías que tiene un pH= 7? Eso quiere decir que sus protones e hidroxilos están en iguales cantidades- Sintió como si solo decir esas palabras, se volvieran el dato más importante del mundo, como si hubiera descubierto América de solo decir esas palabras. Bebió un poco de agua, acercándose a la ventana para abrir de esta y que el reflejo no golpeara de todo ambos rostros -¿Y bien…? ¿Cómo es que te golpearon Kacchan? -Curiosa, volviendo al lugar del inicio sobre la camilla de este, subiendo todo su cuerpo, acomodada a un lado de este atenta a sus palabras.
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina] Empty Re: Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina]

Mensaje por Bakugo Katsuki el Dom Jul 09, 2017 12:48 pm

La chica parecía no sólo no tenerle pudor...sino que...¿No le tenía miedo? ¿Porqué? Él era temperamental, maleducado, malhablado, difícil y suma, sumamente tosco, ¿Qué la impulsaba a ella tener ese grado de bondad y amabilidad, ignorando cada una de las respuestas negativas que el pelicrema le otorgaba? Bakugo...cada vez más, se sentía más incómodo: Su negatividad e antisocialidad no hacían efecto, por lo que empezó a notar que no podría sacarse a la rosada mujercita de encima suyo.

En él persistían las heridas, los vendajes y las curitas, pero no podía evitar sacarse de quicio con aquella muchachita que parecía no tener remedio: Ignoraba completamente la negatividad del pelicrema.

-Bakugou Katsuki, me agrada ese nombre ¡pero también suena bien Kacchan! -

Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina] Bakugin_tsunderoso
-¿¡CÓMO QUE KACCHAN!?-

Gruñó molesto aunque divertido, mostrando una expresión bastante tensa pero con características totalmente cómicas, como lo eran, generalmente, sus actitudes violentas...pero...por otro lado...

Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina] Bakugin_puteando_masomero
-...Es la primera vez que alguien me pone un apodo.-
Pensó de forma fugaz, eliminando toda aquella ira desquiciada que tanto lo caracterizaba para únicamente quedarse inmutado, frunciendo el ceño y, como había sido el 90% de las veces, desviar su mirada para no ver a los ojos de la niña rosada.

Ella, al parecer, eliminó aquel rostro tan alegre que la caracterizó desde unos inicios cuando el joven explosivo exigió el porqué de su daño, cosa que lo parecía totalmente coherente (Al menos, para él) saber, puesto que si ambos iban a conservar el mismo espacio necesitarían conocerse...al menos, para no generar situaciones más incómodas de lo que ya eran. El rostro del joven dejó de ser tan agresivo, y pasó a estar...¿Sorprendido? Tal vez un poco confundido, por el brusco cambio de actitud de la joven, conjunto a sus palabras propias al "intercambio de secretos" -Pero no es ningún secreto, tía.- Alzó su brazo derecho, el bueno, el que no traía daño consigo, con el dedo índice y directamente al vendaje aplicado en el brazo de la joven -Mira eso. Estás en la m*erda,- Desvió su mirada ágilmente, quitando, ahora, la vista de la extremidad dañada -Cualquier ser humano con dos dedos de frente te preguntaría qué pasó.- Preocupándose de forma indirecta y sin querer admitirlo, intentando buscar la antipatía donde no la encontraba...donde ella, Mina, como había dicho que se llamaba, no la merecía ni en lo más mínimo.

-A veces las personas pueden ser crueles.-

Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina] Bakugin_hablando_pero_serio
-...Lo sabía. Alguien la dañó.-

Su mente viajaba más rápido que su boca, y su rostro lo demostraba conjunto a su tan típica seriedad, pero una seriedad propia de estar tratando un tema tan delicado como es el acoso. Clavó sus pequeñas obres rojizas en las ámbar de la joven, tan brillantes gracias a que el atardecer realizaba su tan bello juego y permitía que los colores sean un poco más vivaces, dándole a la joven un porte...realmente, bastante dramático, observándola...triste.

Bakugo...sintió un gusto tan metálico en la boca como cuando uno traga sangre accidentalmente. Algo tan opaco y oscuro que dilató sus ojos hasta dejar sus obres como puntos, ampliando las pupilas y tensando su cuerpo...sintiendo un intenso escalofrío que recorrió la totalidad de su cuerpo...al observar como ella...como Mina, la chica enfrente de él, es igualmente abusada como lo era él antes de los cuatro años. Antes que decidiese ponerle un alto. Antes de que..."Conmigo, no se j*de.". No quitaba su vista de encima de ella, encima de aquel aspecto tan deprimente que espontáneamente tenía, como su luz se había esfumado en una frágil mujercita rosada...tan efímera como lo era él en su mala época, aquella época donde se sentía tan vivaz, lleno de oportunidades e ilusiones...-...y los p*tos...hijos DE REMIL P*TA...de los niños del orfanato...quitaron todo rastro de bondad en mi...- pensó, apretando los dientes al mirarla, sintiendo una rabia incontenible de que, ella, una chica con mucha nobleza, esté pasando por lo mismo.

Él no será un héroe, pero iba a proteger al indefenso. A ella.

--Me resistí, pero ellas eran más, y no quería golpearlas, a pesar d- -

-No.-

La interrumpió.

Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina] Bakugin_hablando_de_espaldas
-Ni se te ocurra hacer eso, Mina.-
En el ambiente, comenzó a sentirse una frialdad propia del joven en su estado más elevado de seriedad. No parecía violento...sino, decidido, sumamente firme y autoritario. Furioso...pero, ¿Sereno? Tal vez...con sólo mirarle a los ojos, alcanzaría para entenderle.

Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina] Bakugin_serio_medio_tsundere
-Yo era como tú.-

La miró, fugazmente, para otra vez, evitar sus ojos...aunque le gustasen.

Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina] Bakugin_tsunderoso_para_el_otro_lado
-Yo era exactamente la persona que eres ahora. Era un ser diferente a todos los demás...por culpa de...ésto.-

Elevó su mano derecha, mostrando en su palma, así, un enorme tatuaje que cubría toda la parte anterior de su palma, con extraños dibujos propios del glifo que emitía sus poderes. Poderes que...él odiaba, a toda costa.

Bajó la mano, y la miró moviendo su cuello hacia abajo, sin quitarle la mirada de encima, ésta vez.

Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina] Bakugin_explicando_serio
-No termines igual que yo, Mina. Nada es más importante que tú. Nunca dejes de sonreír. No te vuelvas Bakugo Katsuki.-

Serio y decidido, como si tuviese una actitud terriblemente dominante, no le quitó la mirada de encima...dejando un enorme silencio incómodo que reinó en la totalidad del lugar con el objetivo de que entienda su mensaje...de que comprenda...que tan malo, y feo, era ser él. Él sabía que estaba acabado...pero no dejaría que nadie cayese con él.

Pese a todo, Mina decidió levantarse e ir a buscar un vaso con agua, mientras lo apoyaba en uno de los escritorios y, lógicamente, el joven pelicrema únicamente la siguió con la mirada, sin musitar ni una sóla palabra y más, cuando comenzó con sus terminologías técnicas y químicas que lo dejaron tremendamente estupefacto...hasta que...

Todo comenzó.

-¡HOLA BAKUGO Y MINAAAAAAAAAAAAAA!-
Spoiler:
Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina] Nui_by_ror362-d71v2fy

Un tremendo portazo se escuchó. Un portazo que literalmente dejó la puerta pegada a la pared...inclusive, aferrada, como si la fuerza de aquello que la atravesó lo tuviese. De allí, una llamativa y muy radiante rubia de dos enormes coletas rizadas a modo de taladro y un extraño parche violáceo en su ojo izquierdo apareció con una sonrisa tan gigantesca como su mandíbula, abarcándola en su totalidad -¡!- Bakugo, lógicamente, se sobresaltó al escuchar éste portazo y desvió la mirada automáticamente hacia la puerta, pudiendo observar aquella alegrona mujer debido a que la cortina que separaba al joven y a la puerta había sido reducida a un extremo, con sus argollas juntas entre si. La mirada del chico de las explosiones se tensó tanto que no dudó en mirar a Mina, extrañado, como si la conociese -...Espera,- Reaccionó automáticamente, -¿Cómo c*jones sabe mi nombre?- pensó de forma fugaz con una expresión asustada pero divertida, extrañada de una situación como aquella.

Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina] 239869
-Holap.-

Comentó alegre...con un aura...tan extrañamente macabra, que daba demasiada desconfianza. No sabía porqué (Si bien Bakugo pecaba de desconfiado) pero...esa chica...no era PARA NADA de fiar...como lo era Mina.

Ella dio sólo cuatro pasos, resonando sus tacos por todo el lugar...con un silencio tan propio de una morgue.

-He venido a llevármelos a ambos. Si se resisten, les arrancaré los huesos con mis dedos,

Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina] Imgproxy.php?img=http%3A%2F%2Fmedia.animevice.com%2Fuploads%2F1%2F18405%2F711063-new_girl
-¿Está bien?-


-Hablo- , Narro , -Pienso-
Ficha - Cronología - Relaciones
Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina] 8whoBjD
Bakugo Katsuki
Dromes : 79789
Reputación : 4
Mensajes : 22
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina] Empty Re: Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina]

Mensaje por Alice/Elizabeth el Lun Oct 02, 2017 7:11 am

Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina] Fichas_33
TEMA CERRADO
Tema cerrado y trasladado a la papelera debido a que lleva más de dos meses inactivo.
Si desean volver a abrirlo pedirlo aquí.

➢ Lugar: Edificios/Enfermería


Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina] Sin-t-tulo-1
Dime, ¿Cuán grande debe ser el abrazo para olvidar mi soledad?
○ [Alice Donakis] ahora es [Alice/Elizabeth]
Alice/Elizabeth
Salón : 2 B Edad : 20 Dromes : 959320
Reputación : 55
Mensajes : 3308
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina] Empty Re: Más cicatrices. Más y más cicatrices. [Priv. Mina]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.