FELIZ CUMPLEAÑOS
Hace 6 años se creó esta comunidad con la intención de unir a los roleros y crear una familia. Hoy me es grato decir que se ha cumplido desde el inicio. Bienvenidos a Éadrom, bienvenidos a Takemori.

Muchísimas gracias a todos nuestros usuarios. Este es un triunfo que compartimos no solo con los registrados actuales, si no también con aquellos que se fueron.
Muchas gracias!
6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Capítulo 6. El Enigma del Penitente [Priv. Akira Tohsaka]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Capítulo 6. El Enigma del Penitente [Priv. Akira Tohsaka]

Mensaje por Azael W. Kane el Lun Jun 26, 2017 3:00 am

Cuando era niño, como cualquier chico sano deseaba tener superpoderes y quizás cuando creciera ser un héroe. Los que generalmente queremos es poder volar, tener super fuerza o super velocidad. Ahora los tengo, pero no son lo que quería, cada habilidad la considero más una tortura que una habilidad, siempre quise poder, pero ahora que lo tengo no sé que hacer con él.

Ya era de noche y como de costumbre estaba en la sala de la casa con mi hermana viendo su programa nocturno favorito, solo me levante para ir a al refrigerador por más leche, cuando por un breve instante el espacio se volvió rojo y todo sonido se detuvo, como si hubiese caído en el vacío, eso solo significaba una cosa, tenía un invitado no deseado.




-Hola Azael, buenas noches. Veo que disfrutas de una linda velada. – Dijo alguien cuya voz me irritaba, sentado en una silla. – Sabes, puedes llamarme si vas a venir, no es muy complicado. Y no deberías venir cuando mi hermana esta despierta. – Dije mientras sacaba una botella de leche. – Oh lo lamento mucho, pero por si lo olvidaste, tú no estás en posición de exigir nada. Vengo porque te tengo otro trabajo. – Suspire, sabía que sería una de esas malas noches, y con lo bien que había empezado. – Veamos, la buena noticia es que tienes tiempo ilimitado en este trabajo, lo que significa que puedes tardar lo que quieras, siempre y cuando cumplas el objetivo. – Arquee la ceja. – ¿Y cuál es la mala noticia? – Tenía que haber una de ley. – Que, si fracasas, te destruiré. Veras hace años, un infeliz robo algo de mi propiedad y lo escondió tan bien que hasta la fecha no he dado con él. Tu misión es buscar ese objeto. – Otra misión de búsqueda. – Bien, pero, ¿cómo luce o que es exactamente lo que estoy buscando? – Pregunte recargándome en el refrigerador. – Un contrato, como un pergamino que lleva mi nombre, lo reconocerás de inmediato por el aura que emana. – No parecía tan difícil, pero aún no podía asumir que no lo fuera. – Puedes empezar esta noche, hay rumores de que el sujeto que me robo, tenía una casa al otro lado de esta ciudad, una que ahora está abandonada. Ve que puedes descubrir de eso. – Demasiado fácil, había algo más. – Por el momento es todo. Pero antes de irme, algo más. – Dijo justo antes de desaparecer. – Si encuentras mi contrato, reduciré tu condena a la mitad. –

Esas palabras fueron suficientes para que escupiera la leche de mi boca, de inmediato fui por mi gabardina y me trepe al auto, tuve que darle una excusa a Anna, y le deje dinero por si quería encargar algo de comer, eso era muy útil para que no preguntara a donde iba. Por lo que me dijo Mephisto, era una casa abandonada al otro lado de la ciudad, y por suerte era famosa, no precisamente por cosas buenas. Llegue en solo unos minutos gracias a lo veloz del auto, lo aparque cerca de la entrada y entre sin más, no se escuchaba nada, más que el sonido del viento golpeando los árboles o el ladrido de los perros a lo lejos. Entre en el sitio y realmente era tétrico y viejo, se escuchaba el crujir de la madera podrida, los pasos pequeños de las ratas y las cucarachas y puede que el canto de los grillos, un muy leve canto, nada agradable.




-Supongo que es aquí. – Escuche como mi voz hacía eco en las paredes. – Esto me sigue pareciendo demasiado fácil. Eso no me gusta. – Avance por los viejos pasillos de la casa, era relativamente grande, así que no me tomaría demasiado tiempo. – Si hay alguien aquí, siento mucha pena, por el pobre infeliz. –



Hablo - Pienso - Actuó

Recepcionista en Saggita:
avatar

Edad :
23
Dromes :
13412
Reputación :
3
Mensajes :
93

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Capítulo 6. El Enigma del Penitente [Priv. Akira Tohsaka]

Mensaje por Akira Tohsaka el Vie Jun 30, 2017 10:45 am

“...Sumando otro incidente a la larga lista que alberga. Haber sido abandonada no ha disminuido los números en absoluto, si no es que incluso ha dado el caso contrario: tal parece que ingresar al hogar abandonado es un reto de valor muy común entre los jóvenes. Una de las dos víctimas presentó graves pérdidas de sangre, y se encontró inconsciente en el descuidado jardín del edificio, situación de la que aún no se recupera. El otro se encuentra en estado catatónico, y presenta una grave disoc-”


Así proseguía el informe de aquella noche. Los incidentes sobrenaturales parecían ser aún mayores en Eadrom, todo lo contrario a lo que sus predicciones habían supuesto. Dado que eran los propios agentes sobrenaturales quienes mantenían el orden, había imaginado que estos serían más controlados… pero claro, dada la cantidad de habitantes especiales  conviviendo en un mismo espacio, la inestabilidad arcana no debía ser tan sorpresiva.  Habían muchos espíritus arraigados por la ciudad, algunos de tiempos inmemoriales, otros tan distorsionados por sus rencores pasados que ya eran casi emociones puras. No era la primer liberación que realizaba desde su llegada, y estaba seguro que no sería la única. Sin pensárselo mucho más, el joven chamán fue por su gabardina, y se sumió en las sombras de la noche.

[...]

Dejando la entrada detrás, había subido por una de las escaleras contiguas. Ante cada paso las maderas crujían de una forma que lo incomodaba de sobremanera, tanto así que decidió optar por la ayuda de Arsene, desplazándose sostenido de sus brazos y evitar el contacto con el suelo, para evitar que este se desmorone bajo su propio peso. Afuera era una noche fresca, muy fresca, pero adentro el aire era aún peor, tanto así que podía ver su propio aliento haciendo vapor con cada respiración. La presión era fuerte, más aún para alguien tan ligado al mundo espiritual, al punto que su respiración era algo lenta y pesada.

Mientras tanto, debajo…

Las habitaciones se encontraban vacías, desoladas. Las capas de polvo que se amontonaban sobre cada mueble delataban el largo tiempo de abandono que llevaban. Exceptuando por algún ratón cruzando las paredes, había un silencio de muerte, más cuando el joven en el piso de arriba se desplazaba sin apoyo en tierra. Hasta que…

Akira se detuvo en seco, y lentamente fue acercándose hacia las escaleras, más el chico en el piso de abajo se encontraba más cercano a su punto de origen. En el otro lado de la casa, la dirección opuesta a la entrada, había un imponente agujero en la pared, de al menos dos metros de ancho y de alto. Era profundo, tanto que el sonido que llegaba era un eco burdo que venía desde la distancia.

De repente, todo sesó. En la casa dominó un silencio sepulcral, siquiera los roedores o los insectos de las paredes se atrevieron a perturbarlo. Y allí surgió:

Spoiler:

Un ente inmenso, gateando sobre sus garras pálidas como el hueso. En aquel rostro, los escasos rastros que conservaban piel insinuaban un rostro femenino, pero por lo demás era un cráneo mutilado y negruzco. En lugar de ojos habían cuencas huecas, vacíos profundos y ominosos que derramaban sangre;  y sus labios tajados y raquíticos asomaban una eterna fila de colmillos inhumanos. Segundos después...

- ¡Espera!

Una voz presurosa lo llamó a Azael desde sus espaldas, un joven que llegó sin sonido ni advertencias; vistiendo en una larga gabardina negra y un misterioso antifaz cubriéndole el rostro. Habló con preocupación, pues había interpretado que aquella criatura estaba siendo atacada.

- No es un monstruo, es un alma en pena -Aclaró el chico, poniéndose en posición al lado del otro joven-, puedo darle paz, es a lo que he venido. Y me sería útil que lo distraigas.

Sus palabras eran precisas y veloces, apremiando el tiempo al comprender lo complicado de la situación. No sabía si podía dar fe de la confianza de aquel joven, pero no le quedaban muchas opciones.


[Narro] - [Digo] - ["Pienso"]

Do you know what lies in your heart?

"Bueno, si son idiotas, alguien tiene que preocuparse por ellos, ¿No? Y quién mejor que otro idiota."
Gracias Vin ♥️:
avatar

Dromes :
14477
Reputación :
5
Mensajes :
93

Ver perfil de usuario http://www.institutoroltakemori.com/t18875-busqueda-una-busqueda
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Capítulo 6. El Enigma del Penitente [Priv. Akira Tohsaka]

Mensaje por Azael W. Kane el Jue Jul 06, 2017 11:05 pm

Poda escuchar perfectamente bien el sonido del viento golpeando en la vieja madera, y sabía que no estaba solo, el demonio en mi interior me advertía que había algo más allí, que, de ser el caso, corría más peligro que yo si es que tenía intenciones de hacerme frente, solo había ido a ese sitio buscando una pista para ese objeto maldito que tanto ansiaba Mephisto. Caminaba por los pasillos y el peligro ya era latente era como si en cualquier momento algo saltara de la nada para atacarme, y justo así fue, apenas me acerqué a una de las habitaciones lo que parecía ser una sobra de aspecto desagradable se movió tan rápido que apenas y lo pude esquivar, emitía un extraño ruido, entre grito desgarrador y la estática de un radio, una clara alma en pena como las que aparecían en los programas de terror.

-Oye no sé que te paso y no me importa, necesito información. – Trataba de obtener algo de ese espantoso monstruo. – No tengo tiempo para jugar al correr que te alcanzo contigo, antes vivía alguien aquí, vine a buscar algo de esa persona. – Esa cosa horrible no parecía tener conciencia ni una pizca de inteligencia porque solo revoloteaba por todos lados atravesando las paredes y el suelo como si tratase de alcanzarme. – Te lo advierto, no soy conocido por tener paciencia, más vale que te detengas ahora. – Ese sonido que salía de su boca deforme a me había hartado, desenrolle la cadena que traía atada y como si se tratase de un vaquero tratando de lazar un caballo salvaje hice girar la cadena y la arroje tratando de atraparlo. –

Pese a que no parecía tener inteligencia era bastante veloz y ya que no había coordinación en sus movimientos, era difícil predecir hacia que lado lanzar la cadena para atraparlo a veces este atravesaba la pared y la cadena solo chocaba contra esta, tras un rato de estar tratando de atraparlo el espectro salió de debajo del suelo haciendo que cayese de espaldas, luego se elevó y trato de abalanzarse sobre mí, lo que fue un terrible error, ya que apenas estuvo cerca pensó que solo me atravesaría como lo hacía con la pared y los objetos sólidos, pero fue una sorpresa cuando logre sujetarlo tomando su asqueroso cráneo con mi mano.

-Ya quédate quieto estúpido. Responde mi pregunta, eres el dueño anterior de esta casa. – pregunte imponentemente, pero el espectro solo se retorcía y gritaba. – Que sabes sobre un contrato maldito. – Lance otra pregunta, que no contesto pues seguía haciendo lo mismo. – Entiendes algo de lo que digo o solo seguirás retorciéndote como gusano. – Aparentemente no iba a obtener nada de esta cosa extraña. – Ya me cansé de ti, no me sirves para nada, pero descuida ahora te mandare al infierno donde no molestaras a nadie más. – Agache al monstruo con una mano y en la otra comencé a concentrar fuego con el propósito de quemarlo, no obstante, alguien interrumpió alguien salió de la nada, pero este si estaba vivo y me dijo que no lo quemara, que podía darle paz. – Esta cosa me ataco primero, solo me estoy defendiendo y no tengo que obedecer órdenes tuyas. – Mis ojos cambiaron de color a un tono anaranjado, lo mismo que mi voz ya no era la misma. – Yo soy la venganza, mi deber es castigar a aquellos que obran mal y si te interpones en mi camino, también recibirás tu castigo. –



Hablo - Pienso - Actuó

Recepcionista en Saggita:
avatar

Edad :
23
Dromes :
13412
Reputación :
3
Mensajes :
93

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Capítulo 6. El Enigma del Penitente [Priv. Akira Tohsaka]

Mensaje por Akira Tohsaka el Dom Jul 16, 2017 1:08 pm

El pelinegro guardó distancia por unos instantes, analizando aquel combate que estaba transcurriendo frente a él. El espectro era aún más grande de lo que había supuesto. De hecho, su malformación no cuadraba totalmente con los años que debía tener… había algo que no le cerraba en todo esto. Pero no tenía tiempo de quedarse analizándolo, aquel chico parecía estar teniendo una discusión con aquella alma en pena, lo cual no podía dar ningún buen resultado. Empezó un combate, y ahí fue donde el enmascarado hizo acto de presencia.

- ¡Claro que te atacó! A diferencia tuya no tiene razocinio, su mente está deformada por sus emociones arraigadas. De hecho… creo que su corrupción tampoco es natural.

Explicó el joven, y cómo aquello era ahora más cercano a una bestia que a un ser humano, pero aún peor, sus instintos no eran primitivos, sino plagados de rencor. Lo observó seriamente con sus brillantes ojos carmesí, vigilando sus ominosas cadenas y el fuego de sus dedos, claramente no era un civil cualquiera. Sus palabras se volvieron fieras al dirigirse hacia el pelinegro, claramente no era un chico de afable humor, pero la amenaza implícita no afectó su carácter. ¿Venganza? ¿Un castigador del mal? Curioso… sus objetivos mayores parecían ser semejantes, pero por caminos totalmente diferentes. Se quedó firme sobre sus pies, resistió la tentación de fruncir el ceño y le dirigió una mirada juzgadora, acaso de par a par.

- Es un alma en pena, su ‘mal’ es tan intencionado como una bestia defendiendo su territorio. ¿Quieres exterminarla y negar su paz eterna? Adelante... -lo observó directo a los ojos y espetó, no una amenaza, sino un encargo, una obligación implícita- Pero que su inocencia te pese en la conciencia.


[Narro] - [Digo] - ["Pienso"]

Do you know what lies in your heart?

"Bueno, si son idiotas, alguien tiene que preocuparse por ellos, ¿No? Y quién mejor que otro idiota."
Gracias Vin ♥️:
avatar

Dromes :
14477
Reputación :
5
Mensajes :
93

Ver perfil de usuario http://www.institutoroltakemori.com/t18875-busqueda-una-busqueda
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Capítulo 6. El Enigma del Penitente [Priv. Akira Tohsaka]

Mensaje por Azael W. Kane el Jue Ago 17, 2017 8:27 am

El espectro aún se movía erráticamente, aunque no me molestaba en la absoluto ya que podía sujetarlo sin ningún problema, aunque no podía hacer la gran cosa, ya que cuando Ghost Rider toma el control es difícil imponer mi voluntad.

-Te aseguro que su inocencia, no pesara sobre nadie. Porque yo no me equivoco. – Sujeto al espectro frente a su rostro y lo obligo a mirar sus ojos, por instantes el espectro comenzó a gritar tan fuerte que era casi imposible que alguien no lo escuchara. – Mi trabajo está hecho, te dejo ahora espíritu errático, en manos mortales. – Finalmente el Ghost Rider dejo que saliera y el espíritu a quien aún sujetaba se quedó inmóvil, por lo que lo solté. – Oye amigo, si quieres ayudar este es el momento, ya está calmado al menos por ahora. –

Por suerte para todos, el espíritu de venganza solo había usado la mirada del castigo en ese espectro, esto solo le daba un shock a quien la recibiera, lo suficientemente fuerte para quitarle las ganas de pelear, pero no demasiado para matarlo.

-Dijiste que podías darle paz a este espectro, pero si no has venido a destruirlo como iba a hacer yo, eso solo me dice dos cosas, uno que no eres convencional y dos que quizás no eres malo. – Era extraño conversar con alguien de quien ni siquiera sabía su nombre, pero había visto lo que puedo hacer así que era mejor que mantuviéramos el anonimato. - ¿Qué has venido a hacer aquí? – Dije mientras esperaba a ver que es lo que hacía para calmar al espectro que aún seguía en shock.



Hablo - Pienso - Actuó

Recepcionista en Saggita:
avatar

Edad :
23
Dromes :
13412
Reputación :
3
Mensajes :
93

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Capítulo 6. El Enigma del Penitente [Priv. Akira Tohsaka]

Mensaje por Akira Tohsaka el Vie Sep 08, 2017 6:55 pm

«¿No te equivocas? Pues, no has estado muy lejos....»

Pensó el pelinegro para sus adentros, analizando con cuidado en lo que obraba aquel misterioso e imponente ente. Se cubrió los oídos cuando aquel agudo chillar hizo eco en toda la casa, estremeciendo los mismos cimientos y haciendo que algunas pizcas de polvo y escombros se desprendieran. Por fortuna, el derruido edificio soportó el impacto, al menos de momento. El chico del antifaz se ladeó hacia su acompañante cuando las llamas se disolvieron, revelando a un chico que lucía aún más joven que él.

- Convencional… no, diría que no.

Respondió mientras avanzaba hacia ambos. Aquella disforme entidad se había encogido, ahora que su rencor se había apaciguado por medio de la intimidación. Las estelas ectoplásmicas que antes se extendían como una figura enorme, se iban disolviendo tal como el mismo humo, reduciéndose al tamaño de un pequeño humano. Los pasos del pelinegro hicieron un fuerte eco mientras se acercaba ante el fantasma, arrodillándose frente a éste. Se retiró el guante, delatando una mano pálida como porcelana, y acercó sus dedos hacia la entidad. De su palma emanó un oscuro fulgor, como si auténticamente refulgiese luz negra.

- Soy demasiado bobo para ser malo -respondió con una risa por lo bajo, pese a que sus palabras eran la más pura verdad-. Soy, digamos… -meditó la palabra más adecuada- ...un exorcista. Me ocupo de males y rencores a los espíritus, tanto de los vivos como de los muertos, aunque estos últimos son mi especialidad.

Mientras explicaba, el espíritu frente a él fue perdiendo la deformación que el rencor le había causado. Por unos instantes adoptó una silueta infantil, una figura pálida y translúcida de una pequeña, de no más de diez años de edad. Sus ojos eran dos vacías cuencas negras, y pese a no ilustrar labios, soltó un suave y amargo sollozo. El pelinegro chasqueó la lengua, con obvia frustración.

- Monstruos. Como me imaginaba, sólo es víctima del rencor por lo que le han hecho.

Cerró los ojos unos momentos, y el espíritu poco a poco empezó a disolverse ante ellos, volviéndose más irreal a medida que su llanto se apaciguaba.

- ...Vio a una banda de hombres uniformados trabando la casa, y luego incendiándola desde afuera. Luego de la muerte, sus recuerdos son borrosos e imprecisos, pero parece haber visto que regresaron a llevarse algo… -guardó silencio unos momentos, y frunce el ceño con sorpresa- ¿Un papel, quizás?



[Narro] - [Digo] - ["Pienso"]

Do you know what lies in your heart?

"Bueno, si son idiotas, alguien tiene que preocuparse por ellos, ¿No? Y quién mejor que otro idiota."
Gracias Vin ♥️:
avatar

Dromes :
14477
Reputación :
5
Mensajes :
93

Ver perfil de usuario http://www.institutoroltakemori.com/t18875-busqueda-una-busqueda
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Capítulo 6. El Enigma del Penitente [Priv. Akira Tohsaka]

Mensaje por Azael W. Kane el Dom Sep 10, 2017 6:45 pm

Un exorcista eso me recordaba una película, que extraño jamás me había topado con uno, aun pensaba que todos eran charlatanes que buscaban engañar a la gente con tonterías de demonios y demás, en ese aspecto suelo ser un no creyente, digo no creo en humanos que dicen curar demonios, pero si creo en demonios, porque he visto algunos con mis propios ojos. Al cabo de un rato aquel espíritu al que atrapo el vengador adopto la forma de una niña pequeña, no parecía mayor de los diez años, tan frágil e inocente, me recordaba a alguien, no pude evitar sentirme mal por haberle mostrado su dolor otra vez por medio de la mirada de la penitencia.



-Monstruos ¿eh? – Dije con un tono más frio. – Todos los humanos son monstruos, a veces más de lo que pensamos. – Un amargo recuerdo me traía ver el alma en pena de esa forma. – ¿Un papel? – Esa parte de la historia me interesaba, hace poco había hecho ver a la niña todo el dolor que había causado, pero en ningún momento me percate de ver sus propios recuerdos. – ¿A qué te refieres con un papel? explícate. – Dije a mi acompañante algo alterado, sería posible que se tratase del contrato de San Venganza que me liberaría por fin. – No te vayas aun, por favor. – Le dije al pequeño fantasma que se desvanecía. –

Recordé que Mephisto dijo que lo reconocería de inmediato por el aura que emanaba, no podía sentir nada de Mephisto en esa vieja casa, pero algo si era seguro, de lo poco o nada que sabía de ese demonio, su mero influjo afectaba gravemente a las personas que estaban cerca, sobre todo si tenían mentes débiles, este podía influir sobre ellos y hacer que vendieran su alma, ese desgraciado tenía una lengua muy hábil para manipular a los demás y lo decía de viva experiencia, sería que alguien en el pasado trato de recuperar ese contrato o trato de destruirlo, si aún existía tenía que recuperarlo, toda sensación de altruismo y empatía que sintiera por la niña se desvaneció por el breve rayo de esperanza que tenia de salvar mi propia alma.



Hablo - Pienso - Actuó

Recepcionista en Saggita:
avatar

Edad :
23
Dromes :
13412
Reputación :
3
Mensajes :
93

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Capítulo 6. El Enigma del Penitente [Priv. Akira Tohsaka]

Mensaje por Akira Tohsaka el Miér Sep 20, 2017 8:14 am

El chico del antifaz arqueó una ceja ante el comentario de su acompañante, palabras frías y bastante crudas, pero al mismo tiempo… algo melodramáticas. Le sonó como una aseveración demasiado agria para decirse tan a la ligera.

- ¿Tú crees? -Consultó viéndole de reojo, mientras su maná fluía hacia el espíritu para apaciguar su rencor- Yo creo que los monstruos se hacen, no nacen. Tal como los héroes. Nadie carga su papel desde su nacimiento, lo decide por cuenta propia... bueno, no es el mejor lugar para una charla filosófica.

Sus últimas palabras concluyeron con una leve risa, más el resto de su discurso ilustró un tono tan formal como cordial, pero muy convencido de sus aseveraciones. Los papeles del bien y el mal eran aspectos que había analizado por mucho tiempo, pues él mismo reconocía que la línea que los separaba no siempre era igual de clara.

Notó la preocupación en su tono cuando mencionó aquella pieza de papel, algo que alteró su tranquilidad con poco disimulo. El pelinegro frunció los labios, delatando que realmente no sabía más al respecto, así que cerró los párpados, y volvió a hundirse en las memorias de la pequeña. Apretó los párpados, delatando el esfuerzo que estaba haciendo al indagar en aquellas borrosas imágenes. Soltó un suspiro ahogado, gruñendo por lo bajo, concluyendo en un suspiro cuando el ente ya no se encontraba allí. Lo que quedó fue una luz, semejante a una etérea luciérnaga que levitó alrededor de los dos chicos. Al rozarlos les llegó un muy claro sentimiento; no habían palabras, pero la sensación era más que clara: Gracias.

Soltando un suspiro y llevándose una mano a la sien, frotándosela por el claro esfuerzo mental, habló.

- ...Era muy poco claro, todos sus recuerdos estaban distorsionados por el dolor y el rencor. Creo que era un papel bastante viejo, parecía una especie de pergamino. La niña jamás lo había visto en su vida, así que supongo que su padre lo guardaba celosamente.

Se puso de pie, delatando su marcada estatura mientras se desempolvaba las rodillas, y luego se volvió hacia su acompañante.

- Asumo que aquel era tu asunto aquí, ¿Verdad?


[Narro] - [Digo] - ["Pienso"]

Do you know what lies in your heart?

"Bueno, si son idiotas, alguien tiene que preocuparse por ellos, ¿No? Y quién mejor que otro idiota."
Gracias Vin ♥️:
avatar

Dromes :
14477
Reputación :
5
Mensajes :
93

Ver perfil de usuario http://www.institutoroltakemori.com/t18875-busqueda-una-busqueda
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Capítulo 6. El Enigma del Penitente [Priv. Akira Tohsaka]

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.