FELIZ CUMPLEAÑOS
Hace 6 años se creó esta comunidad con la intención de unir a los roleros y crear una familia. Hoy me es grato decir que se ha cumplido desde el inicio. Bienvenidos a Éadrom, bienvenidos a Takemori.

Muchísimas gracias a todos nuestros usuarios. Este es un triunfo que compartimos no solo con los registrados actuales, si no también con aquellos que se fueron.
Muchas gracias!
6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
CENSO
DE JULIO
¡FIRMA OBLIGATORIA!
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Midnight meeting [Priv. Byakuren]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Midnight meeting [Priv. Byakuren]

Mensaje por Akira Tohsaka el Mar Jun 20, 2017 1:12 pm



La academia se encontraba en el más mortal de los silencios. Siquiera las paredes se atrevían a crujir, pese al helado frío que dominaba esa noche invernal, agravado por el ominoso viento que poco a poco alzaba. El cielo estaba cubierto por una gruesa capa de oscuros nubarrones, dando una noche sin luna  y estrellas. Definitivamente, era una noche para quedarse en el resguardo de los muros...

O por lo menos lo era para la gran mayoría. Avanzando en lo más profundo de los jardines, donde la frontera del instituto y el exterior se vuelve difusa, el helado viento no hace sino empeorar. Y entre más se deja detrás el resguardo de los muros, más claro se hace que algo se alza por encima de los silbidos de la tormenta. Es una voz ahogada que, extrañamente, entre más fuerte se hace su timbre, menos clara resulta de interpretar. Abriéndose paso entre los árboles hacia un claro, el vendaval ya es tan fuerte que dificulta siquiera avanzar. Y allí puede verse el origen de todo: Por un lado, se encuentra un joven que no aparenta pasar los veinte años. Su rizos azabache se estremecen con las heladas corrientes, y su abrigo se sacude de tal manera que parece amenazar con romperse en cualquier momento. Y frente a él, lo causante de semejante caos:

¡¡AAAAaAAAAaaAAAAHHhHHHhH!!

Resuena un grito furioso, sacudiendo los árboles aún más de la cuenta. La voz es tan inestable y errática que su timbre se quiebra y deforma en su breve duración, alcanzando tonos que deberían ser imposible para una garganta humana. Frente al pelinegro sólo se reconoce una silueta negruzca entrelazándose con las sombras, pero al aclarar la mirada puede empezar a reconocerse donde su figura se delimita de la oscuridad. Su figura negra es aún más opaca que las sombras, un negro ‘más negro’ si acaso aquello era posible. Distorsionándose sobre sí mismo, sobre el equivalente a un rostro de aquel ser brillan dos orbes rojas como la sangre, ardiendo con una pasión tan fuerte que es sobrecogedor el sólo contener la mirada.

El joven intenta extender su brazo en dirección a aquella sombra, pero esta parece expulsarlo con intensidad, dejando su palma desnuda a centímetros del ser.

¡¡GAAAAAaaAaaAaAaAaahhHhhhHhhhh!!

La oscuridad grita aún más fuerte que antes cuando sus dedos finalmente llegan, rozando el equivalente a una mejilla de aquella masa negruzca. La entidad se estremece aún más, y de su densidad surgen dos apéndices cuyos finales lucen afilados como garras. Uno cruza sobre el rostro del chico, tajándole la mejilla y arrojando sangre por los aires. El otro arremete hacia el costado izquierdo de su abdomen, arrancándole carne y piel. Pero el joven no retrocede ni un centímetro, aprieta los dientes y los párpados en dolor pero sigue avanzando. Sus dedos se cierran con gentileza en el ‘rostro’ de la oscuridad, dando algo semejante a una caricia. La criatura empeora su desesperación, otro apéndice le taja el muslo derecho, el hombro izquierdo… pero el no se mueve en absoluto.

Tensando su cuerpo, se mantiene firme en ese mismo lugar, con los dedos reposados en aquella criatura, deslizándolos gentilmente en lo que aparenta una caricia…

- No tendrás paz hasta que lo dejes ir.


Sus palabras eran gentiles pero firmes, tal como el consejo de un padre. La oscuridad se estremeció nuevamente, si figura se distorsionó entre las sombras nocturnas, dejando caer la cabeza hacia atrás en un agonizante grito. El agrio espectáculo no se extendió por mucho más, pues la ira del ser iba difuminándose poco a poco. Si irregularidad fue aplacándose a la par de sus gritos, que poco a poco se oían más humanos.

- Olvida el rencor, y que todo termine…

Su voz ya era más clara ahora que la tormenta empezaba a apaciguarse. Los vientos aflojaron a la par que la criatura ya casi no podía moverse. El rojo de sus ojos se volvió un claro rosado, y sus facciones furiosas fueron adquiriendo una melancolía cada vez más intensa. Un discreto fulgor cristalino insinuó acaso una lágrima, antes de que el ser cesara por completo su movimiento. Tendido sobre la hierba helada, la oscuridad finalmente terminó de difuminarse. Debajo de aquel ardiente odio encarnado había una figura femenina, pequeña y esbelta, pálida como la porcelana, de párpados rojizos ante tantas lágrimas derramadas.

- Descansa.

Murmuró el pelinegro, dando una última caricia en ese rostro de mármol que pronto empezó a perder consistencia. La pequeña fue translúcida como el cristal cuando su rostro se llenó de paz, instantes antes de abandonar este mundo. Todo había terminado…

Fue en ese instante que el joven cayó en el punzante dolor de su abdomen desgarrado, llevándose los dedos a la amplia herida. Vio la cantidad de sangre con sorpresa, en el calor del conflicto no había caído en cuenta qué tan profundo había sido. Hizo su mayor esfuerzo por ponerse de pie.


[Narro] - [Digo] - ["Pienso"] - [Time alter] - [Arsene]

Do you know what lies in your heart?
avatar

Dromes :
7027
Reputación :
5
Mensajes :
42

Ver perfil de usuario http://www.institutoroltakemori.com/t18875-busqueda-una-busqueda
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Midnight meeting [Priv. Byakuren]

Mensaje por Hijiri Byakuren el Mar Jul 04, 2017 6:59 pm

Los recuerdos son mentiras. Ellos cambian cada vez que intentamos recordarlos nuevamente. No son vigilados por nuestra mente y solo esperan responder a nuestra llamada con obediencia. Estos nos guían por donde quieran haciéndonos revivir aquellas emociones que una pensaste haber superado, son una historia ya escrita donde ya no puedes cambiar jamás.

Y es por eso que no puedo decir con certeza quien es esa chica que vive entre mis recuerdos ¿Cómo es que alguien como yo no puede estar segura de lo que recuerda? Esa chica podría ser otra persona que vive dentro de mí, hablando de una época donde no tenía un nombre en cual llamarse, en donde yo era parte de una familia. Otros recuerdos se precipitan en mi mente, recuerdos de la guerra, del deber, de cantos del alba romperse, de abrazos tiernos y de bellos deseos. Todos esos recuerdos se difuminan  dentro de mí y me hacen ver lo que un día fui…

Sin embargo todo se corrompe ¿no es así?

Era todavía inestable… lo sabía.
Me sucumbí ante la oscuridad en el pasado y con fuerza pude volver a retomar el camino que había olvidado. Pero seguía llamándome, invitándome a ir con ella a sus brazos una vez más, era tentador sin duda pero debería mantenerme firme sin importar que. Solamente ignorándolo, y fingiendo que en realidad no está ahí para que mi mente no sea dañada.

-… necesito salir a refrescar mi mente- me decía a mí misma al ver que no podía conciliar el sueño.
Era tarde y muy posiblemente no sea la mejor hora para dar un paseo, pero sentía como el departamento se hacía cada vez más pequeño y una de las cosas que a esta le disgustaba era el estar encerrada. Sin pensarlo dos veces agarre un abrigo más cercano que tenía y me dirigí hacia la salida.
¿A dónde iría exactamente? A cualquier parte con tal de que mi mente se relajara y encontrará la paz una vez más… Aunque estaba segura que no sería para nada fácil de sobrellevar. Estos habían venido para atacarme con la guardia completamente baja.

Mi andar sobre las calles era algo lento, y lo único que podía observar eran los faroles que iluminaban algunas partes de los edificios. El frio era lo que más me llamaba la atención ya que cada vez que caminaba el aire golpeaba sobre mi pecho haciéndome estremecer alguna que otra vez, lo que me hacía sentir nuevamente con vida y lejos de mis pensamientos. En cuanto pasaba los minutos y avanzaba cada vez más lejos no supe cuándo o el por qué mi destino fue el instituto hasta que vi los enormes edificios enfrente de mí.
-… Creo que mi mente anda jugando conmigo después de todo..- Realmente lo último que podía pensar era en la escuela(?) y lo peor es que si llegue hasta aquí es porque siento más segura en este lugar. –debo estar más que loca en hacerle caso a cosas sin fundamento- pues bueno, solo era una suposición pero no lo sabría si no me paseaba por el lugar.

Soltaba un fuerte suspiro al pensar en ello y simplemente me encamine sobre los jardines y edificios que se sabía de memoria por las veces que ha pasado por ahí. Pero notaba que todo era mucho más diferente de noche, le deba un toque tétrico y tranquilo. Lo suficiente como para olvidarse poco del tema anterior.

Estaba a punto de irse cuando diviso a unos metros de ella una figura extraña, desconocía si se trataba de su imaginación o de una persona que se encontraba también por estos rumbos… Por lo que le gano la curiosidad y se acercaba ante aquel lugar, claro no era de lo más normal ver a alguien por aquí a mitad de la noche y si, también la incluía a ella.
Al acercarse a la colina ve que se trababa de un joven de cabellos oscuros con una mano sobre su abdomen y en una posición algo inusual; me detuve de repente, no sabia quien era o por las razones por la que estaba allí.
-... ¿Te encuentras bien?- decía la chica de cabellos bicolores, con sus manos en los bolsillos y con la ceja alzada a ver como el desconocido se encontraba en un estado tan... ¿extraño?


"Hice todo lo que estuvo en mi poder para crear un mundo de paz donde humanos y los youkais pudieran vivir como iguales. Y aun así, fui sellada por los humanos que no deseaban esa clase de mundo"

 
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
20
Dromes :
54875
Reputación :
4
Mensajes :
337

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Midnight meeting [Priv. Byakuren]

Mensaje por Akira Tohsaka el Vie Jul 14, 2017 8:32 pm

«Ah...ah...ah…»

La respiración era lenta y pesada, intentando calmar su espíritu alterado por el punzante dolor. Había estado tan enfocado en las crudas emociones del espíritu, que no había notado lo profundo de aquellos cortes hasta que todo había terminado. Sostuvo la herida por afuera de las prendas, darle un contacto directo sólo empeoraría sus nervios, prefería no saber qué tan grave se sentía. No era algo mortal, pero después de aquel exorcismo no conservaba maná suficiente para sanarla por completo.

«Pero bueno, es un pago mínimo a cambio de tu paz eterna, ¿No?»

Pensó para sus adentros con una sonrisa, reviviendo la imagen de aquella trágica niña, y los arraigados rencores que había en su espíritu. En comparación al dolor que debió cargar por tantos años, esa herida no significaba nada. No sabía qué tan bien se le daba el papel de héroe, pero le gustaba creer que hacía un buen papel como tal. Estaba enfocándose en acumular maná en aquellos cortes, y empezar a cerrar la piel, cuando creyó escuchar algo que tensó todos sus sentidos.

«¿Pisadas...?»

NO sonaba como un animal. Cerró los ojos, y dejo de usar sus oídos para escuchar con los espíritus. Sentía una presencia deambulando a pocos pasos de él, no sentía amenaza o agresividad en su esencia. Por el contrario… ¿Tristeza? ¿O nostalgia, quizás? No podía definirlo con claridad, el dolor nublaba su concentración.

Observó atento hacia las sombras, en la dirección que oía el movimiento… y aquello que se asomó entre la oscuridad distaba mucho de lo que esperaba. Analizó con cuidado sus enigmáticos ojos violáceos, y aquella llamativa y abundante melena. Dio un discreto suspiro de alivio, y aquella pregunta lo tomó desprevenido.

- ¿Uh? Pues… he estado bastante peor, la verdad.

Soltó una amigable risa, sacando fortaleza desde sus adentros… pese a la mano ensangrentada que sostenía el lado derecho de su abdomen. Ahora que aquella alma en pena había dejado de perturbar la naturaleza, ésta comenzaba a retomar su curso. Las luciérnagas que se habían ocultado en temor, esta noche retomaban su curso, y circundaron el ambiente y a los jóvenes en sus elegantes luces doradas. El chico desvió la mirada hacia aquellas criaturas, y en una sonrisa pudo ignorar parte del dolor. Regresó la mirada hacia su inesperada acompañante..

- Si me permite la pregunta -consultó con su mejor cordialidad- ¿Qué hace por estos lugares a tan avanzada hora?


[Narro] - [Digo] - ["Pienso"] - [Time alter] - [Arsene]

Do you know what lies in your heart?
avatar

Dromes :
7027
Reputación :
5
Mensajes :
42

Ver perfil de usuario http://www.institutoroltakemori.com/t18875-busqueda-una-busqueda
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Midnight meeting [Priv. Byakuren]

Mensaje por Hijiri Byakuren Hoy a las 3:13 am

La mejor idea no era, sentía que debía de darme la vuelta y dejar que la otra persona se quedara con sus problemas ya que con los míos eran mas que suficientes. ¿Que era lo que estaba pensando en acercarme a él? La curiosidad era fuerte y no podía negarse en lo que este decía la mayor parte del tiempo. Era mas un problema que ayuda; pero no hacia nada por ello y se dejaba llevar por lo que mandaba. Cosas buenas o malas, cada una era una nueva experiencia por descubrir.

También hay que agregar su instinto para el brindar apoyo a quienes lo quisieran, fue una monja/sacerdortisa en el pasado tomando una gran parte de su vida dedicándose exclusivamente a ayudar al prójimo, independientemente si lo hizo en una época diferente. Hay cosas que simplemente son difíciles de quitar u olvidar, por lo que esas acciones eran de las únicas cosas que todavía conservaba como un recuerdo alegre de lo que una vez vivió.

Cosas tristes la atormentaban, sin embargo los felices eran los que la motivaban a seguir adelante y en creer lo que es lo mejor tanto como para ella misma como para las personas que confía y los considera cercanos. Sacaba su mejor mascará para esas personas mientras que a los desconocidos era un poco diferente.

-... Me acerque por que pensé que necesitaba ayuda es todo.- las acciones que realizas tienen una explicación ¿verdad? bueno, ella buscaba la suya al ver al joven desconocido enfrente de su persona con un rostro de amabilidad en él. Tenia que mantener mi educación con los extraños.
- Y-Ya veo...- decía confusa ante la respuesta del joven a mi pregunta, no era lo que uno esperaría y se le hizo algo extraño al escucharlo.

Observaba nuevamente al desconocido de arriba a abajo sin importarle mucho si lo hacía discretamente. Revisaba mas que nada su condición y si a primera vista se veía un poco normal, el rostro le delataba y también la posición de su mano.
-Aunque puedo pensar que bien no esta. Puedo ofrecerle mi ayuda si lo desea, ¿Que es lo que necesita?-Se escuchaba como de esas señoritas para el servicio al cliente, pero con una voz mas tranquila y menos robotica. Las intenciones eran buenas y nacía en hacer esa pregunta, por lo que demostraba seguridad. Ya si este aceptará o no lo que acababa de decirle.

El ambiente que él lugar emanaba cambiaba a uno mucho mas relajado que en un principio, lo que te llamaba totalmente la atención. No sabía que era lo que pasaba pero eso hizo que esta se desconcentrará un segundo el joven para mirar alrededor... En cuanto escuche la interrogativa sobre por que estaba ahí, mis ojos de forma lenta volvían a verlo.

No sabía que decirle, en serio, mi mente se quedo en blanco unos segundos antes de responderle por lo que primero dio una sonrisa amable -Es... una pregunta razonable, al final de cuentas ya es muy tarde.. - su voz era suave pero entendible, lo suficiente como para que él la escuchara - Yo caminaba, se me ocurrió el salir afuera para dar un paseo... No he podido dormir bien durante un tiempo.- A la mitad de la explicación no pudo evitar reír levemente y en encogerme de hombros, eso no sonaba para nada bien -Pero siento que no me cree, es normal no lo culpo si lo hace- sonreía amigablemente para calmar un poco los nervios que este podía sentir, pero podría ser para calmarse ella.


"Hice todo lo que estuvo en mi poder para crear un mundo de paz donde humanos y los youkais pudieran vivir como iguales. Y aun así, fui sellada por los humanos que no deseaban esa clase de mundo"

 
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
20
Dromes :
54875
Reputación :
4
Mensajes :
337

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Midnight meeting [Priv. Byakuren]

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.