FELIZ CUMPLEAÑOS
Hace 6 años se creó esta comunidad con la intención de unir a los roleros y crear una familia. Hoy me es grato decir que se ha cumplido desde el inicio. Bienvenidos a Éadrom, bienvenidos a Takemori.

Muchísimas gracias a todos nuestros usuarios. Este es un triunfo que compartimos no solo con los registrados actuales, si no también con aquellos que se fueron.
Muchas gracias!
6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
» Crónicas de una colisión (Aliisa Nyund)
Ayer a las 11:09 pm por Tashiro Monji

» Sugerencia - "Mejora de Raza"
Ayer a las 10:53 pm por Acce Neolightning.

» La enorme espada de Zephyr ~Privado~
Ayer a las 10:09 pm por Zephyr

» CAPITULO III: ¡LA GUERRA! (CALLES)
Ayer a las 9:53 pm por Ambientacion

» El Linche Perdido
Ayer a las 9:02 pm por Momonga

» De paseo por el parque... (priv Enju Moe)
Ayer a las 8:59 pm por Enju Moe

» Reserva de físicos
Ayer a las 8:54 pm por Emma Hawkins

» LIBRO DE FIRMAS
Ayer a las 8:49 pm por Emma Hawkins

» El fin del camino y el principio de otro
Ayer a las 7:49 pm por Stein

» Ex-SOLDADO [Cloud ID]
Ayer a las 7:30 pm por Cloud

CONOCE A TU STAFF
¡NUEVOS MIEMBROS!
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Retorno. Lágrimas bajo la lluvia. (Priv. Lyris Apollon)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Retorno. Lágrimas bajo la lluvia. (Priv. Lyris Apollon)

Mensaje por Turambar Kento el Lun Jun 19, 2017 11:30 pm

¿Alguna vez has vuelto a tu hogar, solo para darte cuenta que ya no te sientes igual? Es una sensación extraña, ya no sentirte como antes. Caminar por las mismas calles, el mismo cielo, casi el mismo ambiente, pero de la nada es como sentirte igual que un perfecto extraño. Ese era el sentimiento que me invadía en aquel momento, solo deambulaba por las calles como un fantasma, y aparentemente nadie me notaba, solía recordar cuando caminaba, cuando trotaba, cuando hablaba con la gente, esa sonrisa que tenía, y solo me decía entre dientes: “Idiota, no tienes nada porque sonreír”.

Pese a odiarme a mí mismo, había algo que me molestaba, semanas antes había estado en otro lugar, procuraba moverme bastante buscando diferentes pistas que informantes al azar me pasaban, me enfocaba en una noche en la que descansaba tras haber estado todo el día siguiendo una pista que resulto ser por completo falsa. Esperaba en una taberna a que llegase lo que ordene para cenar, quizás soy paranoico, pero empezaba no sentirme bienvenido, no por la gente de la taberna, sino porque había sujetos extraños que me miraban, sentí una amenaza inminente de su parte y estaba dispuesto a pelear si era lo que querían, no obstante, antes de que estuviesen cerca de mi alguien se acercó a mi mesa y se sentó delante de mí, preguntando si podía acompañarme lo que hizo que esos tipos se fueran.



-Buenas noches caballero. – Dijo el extraño que acababa de sentarse frente a mí. – Aun no me presento, me llamo Stephen Strange. –
-Se muy bien quien eres, hechicero supremo. – Interrumpí antes de que terminara su oración, lo que no pareció molestarlo, al contrario, parecía feliz de que supiese de él. –
-Bueno esta parece una muy buena ocasión. – El hombre quien parecía avanzado en edad, pidió a una mesera trajera lo mismo que me habían traído a mí, para luego regresar a mirarme. – ¿A que viene, el amo del destino, a este sitio? si puedo preguntar. – Dijo muy amablemente. –
-Recibí rumores de que mi padre fue visto vagando en las cercanías. – Dije con seguridad, la cual desapareció después. – Investigue todo el día, y no había señal alguna de él. –
-Kento, siento tener que decirlo, pero han pasado años sin que haya habido más que rumores respecto a Kotaru. – Dijo en un tono más serio, lo que obviamente bajo aún más mi ánimo. –
-Se que aún está vivo. Puedo asegurarlo. – Dije más seriamente, y por un breve instante hubo un silencio entre ambos antes que repusiera. – Se que mi padre fue a verte antes de que Novagon callera. ¿Qué fue lo que le dijiste? –
-Él sabía que, lo que estaba dormido en el fondo de la montaña estaba por despertar. Fue a pedir mi consejo. – La comida del doctor llego y luego de recibirlo repuso. – Le aconseje que tomara de nuevo el puesto como dragón alfa, que llamara a los siete clanes de dragones que le juraron lealtad a Stardust y que destruyera a ese monstruo cuando se levantara. Y te diré lo mismo a ti, debes reclamar lo que aun te queda. – Me miró fijamente a los ojos, aunque mi mirada no reflejaba interés alguno por lo que me dijo. –
- ¿Porque siento que ya tenías planeado verme esta noche?, no parece algo que salga por casualidad. – Dije recargando mi espalda en la silla. –
-Eres muy observador. Ese titán demente me preocupa, lleva demasiado tiempo libre. Tarde o temprano fuerzas malignas trataran de contactarlo para aumentar más su poder. – Dijo mientras sacaba lo que parecía un pedazo de pergamino de sus ropas y lo ponía en la mesa. – Mientras venía a buscarte, me topé con algunas cosas interesantes, esta es una de ellas. – Acerco el pergamino para que lo mirara. – Un mensaje escrito en lengua oscura, con una promesa de pago. –
- ¿A cambio de que? – Pregunte incrédulamente, solo para que la respuesta no me gustara. –
-Tu cabeza. Alguien desea verte muerto, y dudo que solo sea el tipo del coliseo. – Lo mire fijamente con un leve sentimiento de miedo. – Kento, no puedes seguir escapando de esto, eres el único que queda con el linaje de Stardust, es tu oportunidad de reclamar tu puesto como el Dragón alfa supremo. Reúne a los siete clanes de dragones, así tendrán la fuerza y poder para vencer a Thanos. Tienes que hablar con los dragones alfa de esos clanes y hacer que cumplan su juramento.
-Los siete clanes le juraron lealtad a quien portara el obsequio del universo, el corazón de las estrellas. Eso es lo único que haría que me aceptaran y por si no lo sabes, la joya se perdió hace años, no tengo ni la más remota idea de donde está. – La tensión entre ambos se elevó un poco, pese a eso, el doctor no perdió su porte. –
-Tus palabras dicen eso, pero tus acciones no concuerdan. No solo estas buscando a tu padre, presiento que hay algo o alguien más, que hace que no quieras asumir tu responsabilidad. – Me relaje un poco no podía confirmar su teoría. – Ya deberías hacerte a la idea, el amor de tu pasado que tanto has estado buscando no volverá. Siento ser yo el que te lo diga, pero al igual que con tu padre, nada te garantiza que ella aún está viva. – Mi enojo fue notorio en mis ojos, aunque lo suprimí. –
-Yo sé que aún lo está, ella lleva consigo un corazón de dragón, es la máxima muestra de nuestro amor. Si no estuviese viva, yo lo sabría. – Trataba de mantener la fe en esa idea. Aunque luego de un lapso de tiempo, Strange se levantó y se dispuso a marcharse. –
-Has pedido mucho y seguro que dolió. Pero en lugar de enfocarte en lo que ya no tienes, deberías ver lo que todavía te queda. – Se marcho de la taberna. –

Esas palabras aún estaban sonando en mi cabeza, de cierto modo me hacían preguntarme si lo que estaba haciendo era lo correcto, que tal si estoy en un error y jamás la vuelvo a ver. Fue tanta la sumisión en mis pensamientos que no note cuando comenzó a llover, me estaba empapando, pero no me importaba, hacia mucho que una lluvia no me provocaba ninguna sensación más que miedo al escuchar los relámpagos. De alguna forma, de manera consiente o inconsciente llegué a la colina donde vi por primera vez a Kana. Solo me limite a mirar al horizonte, a diferencia de la primera vez que había un bello atardecer, esta vez lo que había era una tormenta que a cada segundo se hacía más fuerte, entonces hice una plegaria: “Por favor dame una señal, la que sea será suficiente, de que no estoy equivocado, de que ella aún está viva… por favor”.


Hablo/Pienso/Actuó
[Ryuto Kento] ahora es [Turambar Kento]
avatar

Edad :
26
Dromes :
6970
Reputación :
25
Mensajes :
207

Ver perfil de usuario
DRAGONES

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.