FELIZ CUMPLEAÑOS
Hace 6 años se creó esta comunidad con la intención de unir a los roleros y crear una familia. Hoy me es grato decir que se ha cumplido desde el inicio. Bienvenidos a Éadrom, bienvenidos a Takemori.

Muchísimas gracias a todos nuestros usuarios. Este es un triunfo que compartimos no solo con los registrados actuales, si no también con aquellos que se fueron.
Muchas gracias!
6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
CENSO
DE JULIO
¡FIRMA OBLIGATORIA!
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


A la luz de nuestros propios deseos [Priv. Toga]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado A la luz de nuestros propios deseos [Priv. Toga]

Mensaje por Chrom el Jue Jun 15, 2017 11:37 pm

Música Ambiental! (Opcional <3):


Una noche algo fría abrigaba con su tenue oscuridad al peliazul, quien se encontraba en ese instante perdido en los recónditos lugares del parque central de Éadrom. Chrom se preguntaba a sí mismo: ¿Cómo llegó a perderse realmente en un parque abierto al público? Ni él mismo lo sabía. Había explorado tantos lugares tan salvajes y exóticos, y aún seguía siendo capaz de perder el rumbo en un simple parque... "¿Dónde está la salida a esto?", pensaba el chico mientras caminaba ciertamente desorientado por las vías de la enorme zona natural. Era ya muy tarde, entrada la madrugada, y ya apenas había gente alrededor. Se encontraba a solas, en un lugar el cual era desconocido para éste, ya que al fin y al cabo aquel día había acudido a tal sitio para eso mismo, conocerlo. Explorar era de sus mayores aficiones al fin y al cabo, pero aquella vez le había salido el tiro por la culata completamente...



-¡¿H-Hay alguien ahí?!



Vociferó el peliazul al creer escuchar sonidos extraños provenientes de unos árboles a su derecha, a unos 10 pasos de donde éste se encontraba, inspeccionando con cierto temor e inseguridad dicha zona con la mirada, para entonces tras unos segundos cargados de un silencio casi intimidante y sombrío proseguir sus andares. Eso sí, manteniendo un ojo atento a lo que ocurría a su alrededor.


-¿No hay nadie...? ¡Alguien, ando un poco... "perdido"...!- Exclamaba en ocasiones, tratando de llamar la atención de alguien que pudiera encontrarse cerca de su lugar. Pero entonces, una revelación llegó a su mente en el momento en el que repitió aquel llamado. "¿Quizás... me hayan encerrado dentro?". Era lo más posible. Quizás los guardias no lo descubrieron cuando inspeccionaban el área para cerrar dicho parque... Y ahora, aunque encontrara una salida, seguiría sin poder volver a casa porque se encontraría con las puertas cerradas... Por muy preocupada que estuviese su Master Rin, tendría que pasar la noche en aquel lugar lo más seguro si aquello que pensó era cierto. Hacía frío, pero más que frío era un "frescor" típico de la noche, realmente no era gélida la temperatura, por lo que tampoco le era molesto el clima, era una temperatura más o menos templada, tirando para fría... Pero no le agradaba la idea de tener que usar seguramente uno de esos "bancos" como si fueran camas en las que descansar por la noche.


"No... Antes encontraré la salida, no daré por hecho que estoy encerrado en este lugar", se motivó a sí mismo a seguir andando con la cabeza alta, insistiendo en su búsqueda de alguna puerta que lo dejara marchar de ese ya para Chrom asqueroso sitio. Aunque escuchara continuamente aquellos sonidos que tanto lo inquietaban provenir de los arbustos y la maleza a su alrededor, decidió ignorarlos en su mayoría mientras caminaba por las vías del parque central. Hasta el momento, dejó de ver almas a su alrededor desde hacía ya una horas y pico, lo cual comenzó a preocuparlo desde entonces. ¿Y si realmente se encontraba encerrado hasta las primeras luces del alba? ¿Tendría que pasar en ese caso la noche en solitario en ese oscuro lugar, iluminado únicamente por la luz blanquecina que aportaban las farolas situadas en los bordes de las vías?


Su corazón latía por algo que comenzó a inquietarlo en el ambiente. Quizás tuviera algo que ver con los sonidos extraños que provenían de a su alrededor... Pero no se imaginaba de lejos el por qué su interior se encontraba tan revoltoso, por qué su instinto le gritaba...


¡Peligro!


Chrom Habla - "Piensa" / Yo Narro
avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
6721
Reputación :
2
Mensajes :
34

Ver perfil de usuario
SERVANTS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: A la luz de nuestros propios deseos [Priv. Toga]

Mensaje por Toga Himiko el Mar Jul 04, 2017 7:20 pm

La oscuridad ya era reina total del cielo en la Ciudad de Eadrom, y la rubia aún continuaba sumergida en un profundo sueño que su amor platónico, Morfeo, le había concedido después de varias horas de viajes y emociones.

El día había sido completamente largo para la nueva inquilina de la ciudad, vistiendo tan solo una camisa blanca de botones y una falda con pliegues de tono azul marino cargando una pequeña maleta llena de adornos infantiles se encontraba emocionada tras ver la diversidad de especies que habitaban en ese lugar. “Hahahaha es como Disneylandia”, resonó una y otra vez en su mente emocionada dando pequeños saltitos fuera de la estación robando ciertas miradas de ajenos que le miraban como bicho raro y otros que solo reían por su infantil reacción.

Paseando por la avenida principal, admirando las modas japonesas, nuevos estilos, babeando por las ventanas de las cafeterías indecisa por su preciso antojo al ver los rollos de fresas con crema o los sensuales meseros que atendían en el lugar, siendo inevitable para ella controlar su hobbie de fotografiar todo a su alrededor, pero más que eso era una manera de controlar su alrededor. Su vagancia siguió continuamente por varias horas disfrutando del paisaje y el clima que su nuevo hogar le ofrecía; pero después de comer tres hamburguesas, dos órdenes de papa y soda jumbo refill la colocaba en su situación actual.

Extendida a lo ancho en una cama de césped encerrada entre un circulo de arbustos frondosos que mantenían su frescura y cubría su cuerpo de mirones, pues la dama olvidaba sus modales cuando dormía, a pesar que siempre llevaba bajo su falda un pantaloncillo corto negro.

Ñaamm…s…solo una más, puedo con una…más –balbuceo dormida mientras giraba su cuerpo golpeando uno de los arbustos haciendo que una rama pique su rostro- eh?.. –dicho movimiento hizo que la rubia se despertara. Llevo sus manos a sus ojos donde los tallo conforme alzaba su cuerpo para quedar sentada, su visibilidad estaba algo perdida, la oscuridad no le permitía ubicarse por lo que se tomó unos segundos para hacer un feedback del día- cierto, cierto… el parque – hace movimientos de cuellos y de brazos con el fin de mejorar su movilidad, dormir en un césped donde la tierra es dura puede ser una tortura, suelta un ligero suspiro y se aproxima a su bolso – creo que debería buscar un lugar mejor donde dormir Toga –hablándose asimisma buscando a la misma vez un poco de dinero pero fue en vano, pues el hambre feroz que sufrió a medio día fue su ultimo lujo. Chasqueo la lengua – tsk.. ¿Ahora donde conseguiré dinero? – murmuro un poco inquieta se dedicó a pensar un momento en ideas, que al final se resumía en dos posibilidades “Robar un puesto de comida, o bien, robarle a un individuo” rasco levemente su mejilla - ¿Dónde encontrare…-aun ni concluía la interrogante cuando escucha una voz a lo lejos.

Su cuerpo reacciono por inercia llevando su mano hasta su muslo cogiendo su navaja y manteniendo cautela mostrando a su vez cierta emoción pues le pareció como cierta señal divina, se alzó con cuidado y se fue encaminando hasta el origen de la voz.

Camino por unos metros  donde se percató de una figura masculina, se resguardo por unos segundos tras un árbol asegurando que este no estuviese acompañado como también su figura. Lo observo a detalle pero este solo le daba la espalda, desvió la mirada suelo y tomo una roca para después lanzarla hacia dirección del chico pero no con la intención de golpearlo, sino distraerlo.










Gracias por tanto amor Crash & Yuu


Stalker:


#993333 Hablo-#cc6666 Pienso-Narro

avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
18
Dromes :
4728
Reputación :
2
Mensajes :
40

Ver perfil de usuario http://www.institutoroltakemori.com/u7324
METAMORFOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: A la luz de nuestros propios deseos [Priv. Toga]

Mensaje por Chrom el Mar Jul 11, 2017 4:29 pm

Música Ambiental (¡Opcional!):

De todas formas, ¿qué hacía realmente Chrom en aquel lugar? Estaba deshabitado aparentemente (por mucho que aquellos ruidos extraños que escuchara en la lejanía le hicieran intuir lo contrario). Quizás simplemente fue la monotonía del día a día lo que lo movía a explorar lugares nuevos para él. Hasta el momento apenas había transitado el parque central, y aquel era vio que era un buen día para hacerlo al fin, quería conocer los recónditos más ocultos de Éadrom al fin y al cabo, y aquella ciudad seguiría siendo un granito apenas visible en el desierto enorme que podría ser aquel mundo en el que se veía encarnado.

"... ¿Realmente estoy completamente solo en este lugar...?", se preguntaba el peliazul mientras caminaba en aquel enorme laberinto de vías vacías en el que se había convertido aquel parque. Sus orbes azules escrutaban sin cesar a su alrededor, cada vez con más incertidumbre y nervios visibles a través de su mirada. Podía notarse de lejos: El joven se encontraba algo asustado. Era de noche, apenas la luz de la Luna y la de las farolas que bordeaban las vías por las que caminaba el chico lo acompañaban y le brindaban la tenue luz que aportaban ya de por sí. Hacía algo de frío, pero no era invernal... Era más un frío sepulcral, como si aquella temperatura, en vez de ser molesta, fuera perturbadora. Todo lo que rodeaba a Chrom comenzó a tomar una tonalidad gris para éste, realmente comenzaba a sentirse en soledad. Sin embargo, si algo tuviera que destacar de todo aquello que se encontraba viviendo en ese instante... Sería el silencio absoluto que reinaba. Este silencio podría ser interrumpido por el movimiento leve de las hojas de los árboles al son del viento... Pero después de aquel leve momento de sonido de fondo, los oídos del peliazul no captaban más ruido a su alrededor. Un silencio completo, casi incómodo incluso.

Si se encontraba en una ciudad, ¿cómo era que no escuchaba el ruido característico que hacían esos vehículos extraños a los que llamaban "coches"? ¿Tan lejos se encontraba de las carreteras, aun con todo lo que anduvo por el parque? Seguramente se encontraba sumergido en las profundidades de éste, llegando a recorrerlo en vez de ancho, de largo, y por eso quizás no atisbaba aún a lo lejos ninguna salida... Ya que por supuesto, el largo del terreno que ocupaba el parque central de Éadrom superaba con creces al de ancho, y quizás por aquello le tomaba más tiempo encontrar una salida...



-... No puedo pensar claramente con ese sonido acosándome...



Se quejó para sí mismo el chico, parando en seco su caminar y volteando levemente su mirada tras sus hombros. Aún continuaba escuchando ese ruido molesto acosarlo a través del parque. ¿Qué era aquel ruido? Un movimiento extraño de arbustos, hojas de árboles a su alrededor que se sacudían más violentamente de lo normal... ¡Incluso el sonido de una bolsa danzando al ritmo que la brisa le marcaba por las vías que recorría Chrom le acababa perturbando! Tenía aquella noche los nervios a flor de piel... Aun portando su preciada espada Falchion, por alguna razón se sentía de lo más indefenso en aquella situación: Perdido, sin la más remota idea de dónde podría encontrarse una salida al parque, desorientado...

De pronto, al voltear levemente su rostro en dirección al ruido extraño que volvió a escuchar, sintió justo en ese momento un sonido igual de raro provenir tras unos arbustos en el lado opuesto hacia el que miraba. "¿S-Serán unos críos tendiéndome una broma pesada...? ¡¡S-Si es ese el caso... Lo pagarán como los encuentre!!". Trataba de auto convencerse el peliazul de que todo aquello tendría una explicación lógica: Niños con un sentido del humor muy travieso, el viento que quizás en ocasiones se tornaba de lo más violento y sacudía con fuerza las hojas de arbustos y árboles... Lo que fuera...


Para entonces toparse con algo irreal. ¿Acaso el viento podría cobrar tal fuerza como para lanzar a sus espaldas una piedra?



-... ¿Eh...?



Soltó algo atónito Chrom, volteándose levemente al escuchar una pequeña roca golpear repetidamente el suelo, botando una y otra vez sobre sí misma en dirección a la derecha del propio chico. Éste, extrañado comenzó a encaminarse hacia ella para tomarla entre sus manos e inspeccionarla, visiblemente confuso. ¿De dónde pudo haber venido esa piedra?



-¿Qué hace esto aquí...?


Chrom Habla - "Piensa" / Yo Narro
avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
6721
Reputación :
2
Mensajes :
34

Ver perfil de usuario
SERVANTS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: A la luz de nuestros propios deseos [Priv. Toga]

Mensaje por Toga Himiko el Mar Jul 11, 2017 9:32 pm

La distracción resulto efecto, aquella roca rodaba alejándolo y despreviniéndolo totalmente de su entorno, enfocándose una cosa a la vez. Tomo un gran bocado de aire permitiéndole activar Zero en unos segundos, sigilosamente fue acercándose al chico por la espalda; paseo sus orbes por todo el cuerpo ajeno percatándose de la arma pegada al cuerpo, continuo con la exploración en busca de alguna pequeña bolsa donde pudiese estar el dinero pero tras ver que nuevamente se incorporaba decidió hacer un movimiento.

La diferencia de alturas no le favorecía así que sin pensarla en dos ocasiones salto hacia el chico aferrando su cuerpo como una serpiente, sus piernas abrazaron el dorso ajeno dándole inmovilidad en esa zona negándole la posibilidad de desenvainar la espada; sus brazos jugaron un papel importante al colocarse en la área del cuello con deseos de asfixia aun manteniendo su cuerpo invisible, pues aún quedaban unos segundos logrando la desorientación en el peliazul.

Bajo su mano lentamente hasta su muslo logrando sacar una navaja, una risita poseyó la escena apareciendo lentamente su cuerpo en el entorno dejando ver su sombra reflejada en el suelo junto con la del chico – no trates de moverte, dudo que quieras – sin permitirle girar el rostro para conocer a su atacante la rubia poso la navaja sobre el cuello mientras le acariciaba con las yemas de los dedos izquierdos  – oh vamos … las citas a ciegas son lo mejor –susurro en el oído, percibiendo la agitación de la respiración por la sorpresa; sin poder evitarlo acerco más sus labios al oido y continuo el susurro creo que a alguien no le agradan las sorpresas...- la respiración de la rubia sofocaba la cabellera -o es acaso que no has tenido a una chica tan cerca de ti?

Trato de librar su mano izquierda con el fin de descubrir donde se encontraba el dinero, era imposible que un chico a altas horas se encontrara con sin un centavo pero para su sorpresa parecía ser así, deslizo su mano por los costados, bajo al dorso pero por más que buscara parecía no tener éxito. Tal desilusión hizo que bajara un poco la guardia al despegar la navaja del cuello y aflojara sus piernas – esto es raro – pensó en voz alta conforme buscaba una alternativa, necesitaba de ello para poder pasar la noche y comer en las próximas horas por lo que tenía que pensar rápido.

Bajo la vista por segundos percatándose de un ligero brillo en el cuello gracias a la luna llena que los acompañaba en la velada, ¿un colgante? se cuestionó inclinándose un poco para revisar bien, de manera ágil lanzo un corte con la navaja en la parte del cuello desprendiendo el colgante para asi tomarlo y darle un leve empujón por la espalda permitiendo escapar del chico dando dos mortales hacia atrás cayendo en cuclillas

Wooo… si que es lindo – comento al aire, levantando el collar a la luz para notar la figura, guardo la navaja y con cuidado se lo colgó en el cuello - nee..neee … como se ve? Lindo? – comenzó a bombardearle con preguntas mientras juguetea con él adentrando su mano al suéter para sacar el móvil y verse- puedo quedármelo?-hace un leve puchero juntando sus manos colocando una rostro tierno dejando ver gracias a los faroles ese peculiar sonrojo en las mejillas manteniendo una distancia de 2 metros del peliazul - me pregunto cuanto me darán por ella? –murmuro para ella.










Gracias por tanto amor Crash & Yuu


Stalker:


#993333 Hablo-#cc6666 Pienso-Narro

avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
18
Dromes :
4728
Reputación :
2
Mensajes :
40

Ver perfil de usuario http://www.institutoroltakemori.com/u7324
METAMORFOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: A la luz de nuestros propios deseos [Priv. Toga]

Mensaje por Chrom el Miér Jul 12, 2017 12:13 pm

Música Ambiental (Opcional <3):

Los orbes azulados del chico escrutaban con cierta curiosidad y confusión la forma de la piedra. ¿Qué hacía eso ahí, de primera mano? ¿Qué provocó que saliera volando por los aires hasta que aterrizara de aquella forma ante su vista? Miró a su alrededor, y lo único que podía notar en la zona eran las bolsas y papeles danzando al son del viento y los árboles y arbustos sacudirse por éste. Se encontraba a solas... ¿Cierto? Echó un último vistazo a su alrededor, dejando caer de forma descuidada la piedra al suelo, para entonces notar cómo algo, lo que fuera que fuese, se agazapaba a su espalda. Notaba una súbita presión en su torso y en su cuello, siendo casi inmovilizado por completo, notando el peligro recorrer su nuca y espalda en sí. "¿¿Qué está ocurriendo...??".

En ese mismo momento notaba una respiración algo agitada acariciar su nuca, ocasionándole fugaces cosquilleos mientras volteaba con lentitud su rostro, echando una mirada de reojo a sus espaldas, siendo justo en ese momento detenido por lo que sea que acabara de asaltarlo en ese instante. Escuchó en esa ocasión una voz femenina provenir de su espalda... "... ¿Pero qué...? ¿Cómo no pude darme cuenta de...?", se cuestionaba a sí mismo Chrom mientras notaba el filo de una navaja rozar con cierto sentido de amenaza su cuello, y cómo unos suaves dedos lo acariciaban de forma burlona mientras mantenía firme la hoja. Era un roce agridulce, se podría decir. Agradable y cálido si ocurriera en una situación normal y corriente. Amenazante y perturbador cuando se encontraba siendo asaltado por el dueño de aquellas caricias. El peliazul no pudo evitar sentirse algo aterrado. No sabía de lo que era capaz aquella aparente chica, y era la misma que posaba una navaja en su garganta...

-¿¿Q-Qué es lo... que quieres...??- Llegó a reunir el coraje suficiente para vocalizar aquello, algo avergonzado por escuchar lo de "cita a ciegas". Aquella clase de actitud pícara llegaba a intimidarlo en ocasiones... Además, con todo lo que decía aquella voz... ¿Cómo no sentirse algo cortado? -¡Claro que tuve una chica así de cerca antes...! P-Pero sales de la nada, y-y me apuntas con...- Comenzó a sentirse él mismo avergonzado de su penosa actitud frente a aquella crítica situación en la que se encontraba. Un leve sonrojo fuera de lugar apareció en sus mejillas a causa de las palabras de la chica agazapada a su espalda, la cual comenzó a manosear su cuerpo... Quizás en busca de pertenencias que robar simplemente.

-¡¡E-Eh!! ¡Para!- Se quejaba el joven, más avergonzado aún por todo aquello pero siendo intimidado por la constante presencia de la navaja en su cuello, la cual como si fuera a sincronía con su voz tomó movimiento y, con un rápido movimiento, cortó el pequeño cordón que unía las cadenas de su collar y lo sustrajo para sí misma. "... ¿¿Eh...??". El chico se encontraba de lo más confuso en ese instante. ¿Acababa de quitarle su preciado colgante? ¿Su estimada Falchion...?

Notó Chrom en ese entonces un leve empujón en su espalda, seguramente provocado porque la chica asaltante acababa de tomar impulso de ésta para saltar hacia atrás, siendo el chico empujado hacia delante levemente. Unos torpes pasos sirvieron para estabilizarse nuevamente y voltearse en dirección a la extraña, la cual tenía una apariencia que en parte dejó sin aliento al peliazul por un par de segundos. Era de lo más bella, al menos a sus ojos. Su cabello era rubio, y aún con la oscuridad de la noche era como si brillara ante sus orbes azulados. Su rostro joven y cuidado relucía ante el chico, el cuál parecía mantenerse constantemente rosado y saludable. Sus ojos color ámbar resaltaban mucho más en la oscuridad con la ayuda de la tenue luz que proporcionaban a la pareja los faroles de las vías. Además, su figura en sí podría apreciarse que no debía ser menor que el joven... Ni menor, ni mayor... O al menos esa era la impresión que le daba. ¿Cómo podía una chica así de bella... Ser una asaltante como tal?

Chrom no pudo evitar quedarse algo boquiabierto ante la imagen que la chica daba junto con su collar puesto... -... ¡¡Mi colgante!! ¡¡Falchion!!-, finalmente entró el chico en razón al percatarse de que ahora su colgante estaba en posesión de aquella desconocida -... Devuélveme el colgante...- Murmuró en un tono serio y rencoroso en dirección a la rubia. Se encontraba molesto. ¿Cómo podrían jugar con su preciada Falchion de esa forma? -Es más de lo que puedes manejar... Créeme, no te pagaran nada por él, no está hecho de oro ni es bello a la vista..- Trató en ese instante de convencer a la misteriosa chica del poco valor que poseía aquella pertenencia. Y en parte llevaba razón, nadie pagaría apenas nada por un collar tan extraño como ese.

Sus músculos se tensaron levemente. No quería que la chica huyera con su Falchion hecha colgante... Y no podía arriesgarse a activar su espada para desestabilizar a la contraria. ¿Y si ésta encontrara fuerza suficiente de alguna forma para blandirla? Entonces sí que se encontraría en un aprieto. "Es increíble... Ni que me encontrara a su merced...", se quejaba en su mente el peliazul. Aunque por mucho que le costara admitirlo, así era. Debía tratar de convencerla y tener su colgante de vuelta... Por las buenas, o por las malas.



-... ¡Si lo que quieres es dinero...! Pertenezco a una familia "adinerada" y quizás puedan pagarte a cambio de que me... devuelvas mi colgante...



Comenzó a negociar el chico con la contraria. Al fin y al cabo, sin el colgante Chrom no podría proteger a la familia Tohsaka... Así que ésta se vería cooperativa en ese sentido para satisfacer la avaricia de la extraña... Por muy mal sabor de boca que quedara en el Servant, debía optar por cualquier solución posible a todo aquel problema en el que se acababa de meter.



"Aunque... Realmente diría que ambos estamos encerrados en el parque... Pero si ni me percaté de su presencia antes, cuando se aferró a mí... ¿Cómo podría hacerlo, en el caso de que huyera con mi Falchion, ante el terreno inmenso que es el parque central en sí...?
"


Última edición por Chrom el Jue Jul 13, 2017 7:10 am, editado 1 vez


Chrom Habla - "Piensa" / Yo Narro
avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
6721
Reputación :
2
Mensajes :
34

Ver perfil de usuario
SERVANTS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: A la luz de nuestros propios deseos [Priv. Toga]

Mensaje por Toga Himiko el Miér Jul 12, 2017 11:10 pm

Tras ser testigo de la primera reacción del peliazul no pudo desembozar una sonrisa burlona a la situación, entre sus manos se encontraba una pieza que parecía ser de suma importancia para su acompañante. Le acariciaba con tal delicadeza sintiendo los bordes y el emblema que estaba dibujado en este, despego la mirada del chico para dirigirla a su nuevo artículo – uh? Es un extraño dibujo –comento- ¿es antiguo? Oh oh! Vintage –imitación de un acento inglés acompañado de una pequeña risita; nuevamente dirigió su mirada al chico pero se percató de la forma en que la miraba, parecía asombrado y curioso a la vez, una mirada muy distinta a cualquiera que sufriera un asalto. Ladeo de un lado a otro para ver si estaba con ella pero la mirada continuaba perdida, estaba algo confundida, pero mientras buscaba traer en si al chico entrecerró sus ojos con el fin de enfocar notando aquellas facciones.

Fue toda una excursión inicio de su peculiar color de cabello, aun con la oscuridad gracias a los faroles y la poca luz que le regalaba la luna destacaban destellos azules, una tez blanca que hacia resaltar las cejas, los orbes azulados y labios; continuo bajando notando esa vestimenta tan de época ¿vendrá de una fiesta de disfraces? se cuestionó internamente pero algo llamo más su atención, podía notarlo a pesar de aquel cuero y tela que lo cubría era imposible no notarlo. Lentamente subió sus manos hasta su boca dilatando aquella filosa pupila quedando cautiva Por los guerreros de Zeus ¿Cómo no lo había notado hace unos minutos? … tiene una espalda… ancha… es perfecto su rostro intensifico el rosado de sus mejillas babeando un poco gracias a su imaginación pero el grito del chico la despertó.

F..Falchion? – repitió seguido del chico. La sorpresa apareció cuando este se tornó en un modo más serio y con cierto toque de ira – hu hu hu! A Toga le gustan cuando los chicos hablan de esa manera –murmuro – son tan sensuales –continuo algo emocionada por las palabras del chico. Movió su cabeza a los lados negando la afirmación del chico- Algo que pueda manejar? –sujeto el collar- estos son artículos de chica… y soy una chica… -de repente los orbes de la chica cayeron apretando con más fuerza el collar- o acaso dices que no me veo como una chica? – una idea loca aparecía en su mente, un juego de palabras que no lograrían un buen resultado para su acompañante si este continuaba. Lo lograba adivinar lo que el chico estaba tramando y jamás lo adivinaría por lo que se puso en guardia en espera de cualquier movimiento pero más que eso las peticiones continuaba.

Araa araa! ¿Si no tiene ningún valor … y nadie me pagara por ello?... Porque tanto interés mi chico lindo?
– la curiosidad poseyó su mente, no lograba entender porque su preocupación, ¿acaso contenía algún poder, secreto o maldición? Poco a poco sus ojos volvieron a brillar, su objetivo principal fue borrándose lentamente y un nuevo deseo nublaba su pensar.

Lo deseas?
–Pregunto una vez más con una postura arrogante y una sonrisa arrogante – entonces… ¿quieres jugar conmigo esta noche?

Alzo el collar a la vista del chico – estoy aburrida y has captado toda mi atención que todos mis deseos se han enfocado en ti… quiero que seas mío esta noche y  -pauso, mientras giraba la pieza metálica manteniendo aquella sonrisa que dejaba ver sus filosos caninos- esto hará que lo seas.

“Atrapa al ladrón” me imagino que lo ha jugado no?
–se inclinó un poco- reglas fáciles, si me atrapas antes de que amanezca obtendrás tu collar… sino será todo mío –soltó el colgante para desabotonar un poco la blusa colocándolo entre medio de sus pechos- lo cuidare bien así que no debes preocuparte. Además ambos desconocemos el territorio así que no habrá manera de huir…   –le guiña el ojo.


¿Listo?













Gracias por tanto amor Crash & Yuu


Stalker:


#993333 Hablo-#cc6666 Pienso-Narro

avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
18
Dromes :
4728
Reputación :
2
Mensajes :
40

Ver perfil de usuario http://www.institutoroltakemori.com/u7324
METAMORFOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: A la luz de nuestros propios deseos [Priv. Toga]

Mensaje por Chrom el Jue Jul 13, 2017 9:04 am

Música Ambiental (¡Opcional <3!):

-... ¿"Vintage"?- Soltó inconscientemente el peliazul ante las palabras de la chica extraña que se situaba frente a sus ojos. Era como si no se tomara en serio todo aquello la rubia. Acababa de robar algo, y sin embargo su primera reacción no era la de correr del chico, que sería lo normal, sino al contrario: Entablar una breve conversación con él como si nada hubiera ocurrido. Por cada segundo que veía su colgante en manos ajenas, la paciencia de Chrom se veía cada vez más alterada. Sin embargo no podía mostrar sus exigencias, no podía mostrarse agresivo con la chica, ya que al fin y al cabo no quería que huyera con su Falchion encima.

Un rubor cada vez más intenso se podía atisbar en el rostro del peliazul. ¡Qué descaro tenía aquella asaltante! ¿Acaso no le daba vergüenza decir esas palabras? Por cada vez que la escuchaba pronunciar el cumplido "lindo" hacia su persona, el tono rojizo en sus mejillas se mantenía leve pero a su vez constante. "¡Es como si estuviera jugando conmigo...!", se quejó en su mente, creyendo que simplemente le estaba tomando el pelo con aquello sin cesar. Desviaba en ocasiones su mirada de la ajena de forma descuidada mientras la chica continuaba hablando, podido por los nervios que le provocaban sus pícaras palabras. Aunque aquel tono divertido y burlón que llevaba en esa ocasión, bañado en ocasiones de cierto interés notorio, pegaba de alguna forma con su semblante -... Claro que pareces una chica, no dije nada de eso...- Respondió en un tono algo más cortado y casi murmurando, aún molesto porque todo lo que hacía y decía la chica no olía más que a burla -Pero... Es algo que no entenderías así de fácil...- Negó levemente con la cabeza, algo contrariado. Si la contraria le pedía explicar el significado de aquel colgante para él, se encontraría en problemas. No podía explicarle el origen de su collar al fin y al cabo.

-... Es un colgante importante para mí. Le tengo afecto, eso es todo- Trató de explicarse Chrom ante la pregunta que le acababa de hacer la rubia con aquel tono burlón y pícaro, desviando nuevamente sus orbes azules a un lado al ver que se sigue dirigiendo a él de forma coqueta. "¿Estas cercanías son normales hoy en día...?", se preguntaba el chico mentalmente, para entonces sacudir con cierta agitación la cabeza para volver a centrarse. Estaba frente a una ladrona, ¿cómo podía ponerse a pensar en tales cosas?



-... ¿Jugar contigo?- De alguna manera, el rumbo de aquella extraña conversación estaba tomando un desvío algo... "Fuera de lugar". Más aún de lo que ya era.


Estoy aburrida y has captado toda mi atención que todos mis deseos se han enfocado en ti… quiero que seas mío esta noche y... esto hará que lo seas



-¡¿E-Eh?!- Soltó enormemente sorprendido y ruborizado Chrom en ese momento, dando un paso hacia atrás inconscientemente de la impresión, con un rostro algo confuso e intimidado, visiblemente ruborizado. "¿¿Quiere decir...?? ¡Debe estar bromeando!". El peliazul trataba de mostrarse cercano a todo el mundo, cogía confianza medianamente rápido y quería que todos acabaran siendo sus amigos y compañeros. ¡Pero la velocidad de aquella chica era increíble! Un tono rojizo intenso inundó los pómulos del chico, mientras observaba de reojo la enorme y brillante sonrisa que la contraria comenzó a esbozar en ese mismo momento, mostrando incluso sus caninos. Debía admitirlo, de alguna forma esa sonrisa tenía... Un cierto encanto, al fin y al cabo mostraba un entusiasmo y belleza increíbles a los ojos del peliazul... ¡Pero le acababa de hacer una proposición tan descarada! El chico no tenía ni idea de que las damas de aquellos tiempos tuvieran tanta iniciativa. Aunque, de alguna forma... La curiosidad de Chrom con respecto a su asaltante creció bastante. Sobretodo ante la vista que su por alguna razón bella sonrisa daba. "Entonces, si la atrapo... Tendría de vuelta mi colgante". Aquella propuesta comenzó a ser de lo más atractiva...

-... Entonces, ¿con atraparte basta...?- Murmuró casi para sí mismo Chrom, mientras volvía a mantener la mirada ajena con cierto desafío y poco a poco elevando la comisura derecha de su boca, formando una leve sonrisa de media luna. "No me queda más remedio...". Aquella chica parecía no quedarse satisfecha con un simple "Por Favor"... -Está bien, "Toga"- Respondió asintiendo un par de veces de forma leve y discreta, suponiendo en ese instante que aquel era el nombre de la supuesta ladrona, poniéndose él mismo en posición, inclinándose un poco para prepararse con ello y poder iniciar la persecución con rapidez.



-Tú marcas el comienzo.



Sus orbes azulados se encontraban fijos y atentos a todo movimiento procedente de Toga. No iba a revelar su nombre, no así como así ante una ladrona... Quizás si mostrara que simplemente todo aquello era una broma pesada, se plantearía luego presentarse como era debido... Pero en ese entonces estaba tan centrado en traer de vuelta su Falchion que incluso los modales mínimos de corresponder el nombre ajeno con el propio se le pasaron por alto. "Antes debo tener mi Falchion de vuelta... Debo atrapar a Toga".


Chrom Habla - "Piensa" / Yo Narro
avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
6721
Reputación :
2
Mensajes :
34

Ver perfil de usuario
SERVANTS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: A la luz de nuestros propios deseos [Priv. Toga]

Mensaje por Toga Himiko el Vie Jul 14, 2017 12:07 am

Las reacciones de su acompañante eran únicas, entre más abría la boca la rubia solo lo confundía mas causando inquietudes en la mente ajena. Lo percibía a los metros como luchaba por entender la situación, ¿Cómo? ¿Por qué? Y ¿Cuándo llego a pasar esto?, la sonrisa que se plasmaba en su rostro no solo era por costumbre y simple cortesía sino de una inmensa satisfacción. No mentía cuando confeso que le atraía y que deseaba tenerlo para él, pero definir exactamente ¿Cómo? Aun no le era posible a la fémina.

Claro!!!! Cuando se atrapa al ladrón se acaba lo divertido pero… -mete su mano al suéter y saca su móvil para enseñárselo al chico- tienes solo dos horas para que amanezca –coloca su dedo índice en su boca y habla para ella misma- le será suficiente al chico? Uh uh la última vez fue necesario varias horas. En fin, solo debes atraparme y podrás tener tu collar de vuelta –un choque eléctrico recorrió su cuerpo extrañándola por la sensación al escucharle pronuncias su nombre. En su rostro se proyectó tal felicidad que dio pequeños saltos – Has dicho mi nombre!! –dio dos pasos hacia el disminuyendo la distancia- No todos los días conozco a un chico tan sexy como tú y dice mi nombre con su sensual voz, así que te daré un regalo va? –le guiña el ojo- no usare nada que vuele si? Ni que sea diminuto… ah! Tampoco te dejare morir –le sonrió ampliamente.

La excitación recorría su interior al ver que el chico mantenía el mismo interés que ella aceptando su desafío, el peliazul por necesidad y la rubia por locura. Una ligera carcajada se apodero del ambiente, el viento comenzó hacer danzar con mayor velocidad el ramaje a la par de aquella burla.

Entonces… ven por mí –con un pequeño ademan con su mano le pidió que se acercara dando inicio al juego, el peliazul mantenía esa confusión sobre la situación y ya podía empezar por lo que la chica al ver que la distancia disminuía, y su acompañante estaba decidido a sujetarla se dio media vuelta y comenzó a correr entre los arbustos. Saltando con cierta agilidad algunos que se encontraban de menos tamaño hasta encontrarse con un campo semiabierto a unos metros pero antes de llegar a ello la dama se detuvo a un costado de un árbol dejando ver su silueta por unos segundos y encaminarse detrás del árbol dándole la oportunidad de desaparecer frente a los ojos de su acompañante.

Una suave risilla inundo el entorno oscuro, gracias a los frondosos árboles y la lejanía de los faroles la luz se volvió escasa por lo que fiarse por la vista no era una opción; el oído y tacto eran los más óptimos. Del lado izquierdo ciertas ramas se movieron con suavidad, la dama inicio un recorrido aun con la oscuridad percibía su presencia.  Miraba como giraba el rostro en búsqueda de su ubicación por lo que lentamente se encamino hacia él posándose por la espalda – le tienes miedo a la oscuridad? Pensé que sería más divertido jugar por aquí… -soltó una risa antes de que este volteara por instinto dando 4 pasos hacia atrás. Se agacho y tomo una roca lanzándola al árbol próximo para confundirlo, camino nuevamente posándose ahora en el costado derecho en silencio fijándose a detalle las facciones del ajeno, la curiosidad hizo que moviera por inercia su mano alzándola hasta llevarla al rostro regalándole una ligera caricia en la mejilla- en verdad eres lindo…










Gracias por tanto amor Crash & Yuu


Stalker:


#993333 Hablo-#cc6666 Pienso-Narro

avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
18
Dromes :
4728
Reputación :
2
Mensajes :
40

Ver perfil de usuario http://www.institutoroltakemori.com/u7324
METAMORFOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: A la luz de nuestros propios deseos [Priv. Toga]

Mensaje por Chrom el Vie Jul 14, 2017 2:29 pm

Música Ambiental (Opcional):

Aguardó con cierta vacilación la señal de la chica a unos 3 metros de éste, en posición inclinada y reuniendo fuerzas en sus piernas para poder comenzar a perseguirla con rapidez. En ese breve momento de espera proveniente del peliazul, pudo apreciar algo mejor la figura de la chica. Vestía una blusa la cual desabotonó un poco por su cuello para resguardar en él su colgante, causando con ello cierta agitación en el interior del chico. "¿No tiene un sitio más adecuado donde guardarlo...?". Además de ello, vestía una falda de pliegues azulada... Iba algo fresca de ropas, debía de tener frío, quizás incluso más que Chrom, ya que éste confiaba en que aquella vestimenta le abrigaba menos que la que él mismo llevaba. Al fijarse en su vestimenta, apreció a su vez quisiera o no su figura curva. Tenía un cuerpo bien proporcionado, era un punto que el mismo peliazul debía darle a la contraria... Y aquello acompañado de su bella sonrisa y rostro, hacían dudar en demasía al chico sobre el cómo pudo una dama como aquella volverse una asaltante como tal.

-... ¿Hm? ¿Ocurre algo?- Soltó confuso al presenciar la enérgica y alegre reacción de la contraria cuando pronunció su nombre. ¿Había hecho algo mal...? Aparentemente no, o al menos se había asegurado de ello al escuchar las siguientes palabras de la rubia... Notando como un intenso rubor inundaba las mejillas propias en ese instante, acompañado de una sonrisa nerviosa de medio lado, movida por la timidez que de pronto sentía. ¡¿Chrom, verse intimidado...?! Aquella chica sí que debía de ser especial -No... No digas eso, ¡no es para tanto...!- De pronto se vio algo cortado, intimidado por el tono pícaro y las palabras coquetas que le dirigía sin cesar la contraria. "Realmente tiene iniciativa...", pensaba para sí mismo el peliazul, sacudiendo ligeramente la cabeza para volver a centrarse, notando un poco de sudor frío recorrer su frente y sienes al escuchar lo último que dijo la ladrona en ese entonces -... ¿Dejarme morir...? Gracias, diría...- Algo confuso por aquellas "ventajas" que le acababa de dar. ¿Podía volar, en un principio...? La curiosidad de Chrom se veía cada vez más crecida en su interior, preguntándose por el origen y la historia de su extravagante asaltante. Pero no podía desviar su concentración a tales temas, por el momento relevantes. ¡Debía atraparla y traer de vuelta con ello su Falchion!

El peliazul sentía sus ropajes usuales y su cabello danzar al son de la brisa que en ese instante reinaba en el ambiente. Mantenía fijos sus orbes azulados en los ámbar de la rubia, nuevamente centrado y en posición para perseguirla, aunque aún quedaban retazos de sudores fríos en sus sienes por lo de antes. La carcajada que dio ésta, emocionada aparentemente de alguna forma, fue lo siguiente que el chico escuchó de ella tras permitirle tales extrañas "ventajas", apreciando en ese momento un gesto proveniente de la contraria, dando el pistoletazo de salida -Allá voy...- Contestó con cierto desafío a Toga, mientras comenzaba a perseguirla con rapidez, observando en ese mismo momento cómo ésta se internaba en la vegetación que bordeaba la vía en la que se encontraban. "Era de esperar, ahí lo tendré más difícil para pillarla", pensó el chico mientras trataba de seguir el ritmo de la ladrona, siguiendo con cierta dificultad la espalda de ésta para no perder su rastro, con ramas y arbustos interponiéndose en el camino tanto de su visión como de su cuerpo.

Pronto, llegaron a tal profundidad leve y con tal frondosidad en la vegetación de la zona que, aun con la Luna y los faroles de las vías vigentes, la luz no era capaz de incidir a tal punto del minibosque en el que se adentraron. Ya sus ojos no podían servir para perseguir a la chica, tan sólo podía confiar en sus oídos, ya que de olfato tampoco podía presumir... Comenzó a caminar algo más despacio con cautela, cuidando si se topaba en su camino con alguna rama que no apreció o algún arbusto difícil de ver... Esforzándose por identificar algún sonido extraño que proviniera de alguna dirección. Pero nada, estaba todo en un silencio casi absoluto, si no fuera por el sonido de fondo que hacían las hojas de los árboles y arbustos al mecerse al ritmo del viento.

"¿Dónde estás, Toga...?", se preguntaba Chrom en su mente mientras poco a poco avanzaba entre árboles y demás plantas. La risilla que llegó a escuchar segundos antes, al internarse en la casi plena oscuridad que reinaba en dicha zona, llegó a desconcertarlo más aún y desviar su rumbo un poco, perdiéndose en aquel lugar.



"No puede ser que ya la haya perdido... ¡Apenas pasaron 10 minutos...!"



Comenzó a observar a su alrededor visiblemente confuso, ¿dónde podía haberse metido Toga? Tan sólo la había perdido de vista un par de segundos... Y ya no estaba... De pronto, escuchó cómo su vacilante y burlona voz provenía a escasa distancia a sus espaldas, seguido justo antes de que se girara en dicha dirección de una risilla pícara breve, topándose éste nuevamente con la plena oscuridad -... ¿Estoy... escuchando voces...?- Murmuró el chico para sí mismo al ver que la aparente nada se extendía ante sus orbes azulados, pestañeando repetidamente confuso y de forma algo torpe, llevándose inconscientemente una mano a la frente para frotarla en señal de desconcierto. Volvió su mirada en ese mismo momento al escuchar el ruido característico de algo impactando en el tronco de uno de los árboles que lo rodeaban. "¡Está jugando conmigo!", pensó el peliazul mientras observaba con dificultad en la dirección de la cual escuchó surgir aquel ruido de antes, notando en ese mismo momento una suave y cálida caricia recorrer su mejilla derecha, aquello seguido de esas palabras de la rubia que de alguna forma lo dejaron unos segundos sin habla.

-Te...- Balbuceó en ese instante, articulando a duras penas las palabras que salían de su boca en un hilillo de voz débil, acogido por la calidez del tacto con la mano de Toga, mientras llevaba lentamente su mano a la ajena, llevando la palma con suavidad y delicadeza al dorso de la zarpa contraria, acariciándola sin darse cuenta con la yema de sus dedos -... atrapé- Finalizó tras reunir el coraje necesario para poder apenas pronunciar aquel par de palabras, llevando sus orbes azules en dirección a donde escuchó su voz, buscando inconscientemente los ámbar de la contraria. De pronto aquello se convirtió en una especie de necesidad para Chrom, tenía la certeza de que si se topaba nuevamente con ellos, su interior podría entrar en una calma mayor.

-... M-Me lo dejas fácil...- Trató de seguir en un tono algo más burlón mientras buscaba con la mirada los ojos de la chica, queriendo una vez se topara con aquellos orbes tan brillantes para el peliazul perderse en ellos. ¿En qué estaba pensando...? Antes... ¡Antes debía de traer de regreso su colgante, su Falchion! No podía... "No puedo tener estos pensamientos aún...". Su interés hacia Toga creció de forma descomunal en los últimos minutos. Había mostrado facetas y actuado de forma que ahora su curiosidad hacia ella se veía incrementada enormemente, tanto que pensaba que relacionarse con su asaltante de forma más amistosa... Dejó de parecerle una idea tan descabellada.



¿Cómo podía aquella chica a la que recién acababa de "conocer", y no en las mejores circunstancias realmente, atraer tanto la atención de Chrom en tan poco tiempo...?


Realmente debía de ser alguien especial. Alguien que sabía revolver el interior del chico con facilidad, intimidarlo con sus cercanías, con sus palabras, con sus acciones... Alguien realmente interesante a los ojos del peliazul.


Chrom Habla - "Piensa" / Yo Narro
avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
6721
Reputación :
2
Mensajes :
34

Ver perfil de usuario
SERVANTS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: A la luz de nuestros propios deseos [Priv. Toga]

Mensaje por Toga Himiko el Jue Jul 20, 2017 8:08 pm

La curiosidad mato al gato


Imprudentemente paseo su mano por la mejilla del peliazul dejando su posición muy fácil de ubicar, pero aquel acercamiento le permitió visualizar a detalle a su acompañante. El fascinante azul profundo de los ojos, la nitidez de la piel hasta el propio aroma que desprendía; sus mejillas fueron tornándose de un rosado más intenso al sentir como era rodeada con tal calidez su cintura siendo acariciada dulcemente por los dedos, bajo la mirada curiosa perdiendo lentamente su concentración hacia Zero permitiendo que su cuerpo apareciera poco a poco en el entorno.

No podía identificar lo que estaba pasando pero un pequeño “click” se hizo presente en su interior llevando su rostro al ajeno, otorgando nuevamente el hecho que la mirada se conectara, una pequeña sonrisa a media luna se dibujó en su rostro ante tal comentario - ¿eso crees? – musito en voz baja divertida sin perder ese contacto visual. No podía permitir que el juego se terminara de esa manera, tan solo 10 minutos le fueron concedidos para disfrutar la compañía, se rehusaba.

Uh? –Ladeo el rostro- ¿podemos jugar un poco más si así lo deseas? ... No me molesta ser perseguida por un chico tan lindo - lentamente se formó una sonrisa completa mostrándole su dentadura exhibiendo un poco sus colmillos – tienes dos opciones… -comento en un tono vago y alegre- tener una segunda ronda  o… -zafo una mano llevándola hasta su propio cuello desabotonando el primer botón- tomar tú mismo tu colgante?





Tan pronto termino de realizar la oferta, la rubia busco zafarse aunque en su interior comenzaba a lamentarse Por cierto, tu sabes mi nombre… pero yo desconozco el tuyo –cuestiono mientras ideaba un escape- puedo saberlo? –centro sus orbes ámbar en el chico mientras baja sus manos hasta sus caderas alejando el brazo ajeno de forma pausada al igual que su cuerpo.

Cierto, mi nombre completo es  T O G A   H I M I K O –le deletrea en voz baja gesticulando minuciosamente con el fin de que su receptor copie los movimientos de sus labios como si lo hipnotizara apartando con totalidad su cuerpo – ... podrias amarrarme la proxima vez... –le guiña el ojo dando 3 pasos hacia atras.

Byee ~ - se echa a correr nuevamente










Gracias por tanto amor Crash & Yuu


Stalker:


#993333 Hablo-#cc6666 Pienso-Narro

avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
18
Dromes :
4728
Reputación :
2
Mensajes :
40

Ver perfil de usuario http://www.institutoroltakemori.com/u7324
METAMORFOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: A la luz de nuestros propios deseos [Priv. Toga]

Mensaje por Chrom el Sáb Jul 22, 2017 9:40 am

Música Ambiental 1 <3:

El corazón del peliazul palpitaba a un ritmo acelerado, pero no por miedo... Era una sensación extraña, como si la causante de toda aquella agitación interior fuera la calidez que el tacto con su mano acariciando su mejilla le otorgaba. Era una noche en la que hacía un cierto frío molesto, pero era como si aquella mano de la contraria fuera suficiente remedio para calmar dicho frío. Las mejillas del chico se tiñeron de un rojo leve al hacer contacto visual con Toga, la cual de un momento para otro se hizo al fin más visible en la oscuridad. Se podía apreciar cierta estupefacción en su rostro por un momento, o más bien una inexpresividad perpleja en sus facciones... La escasa luz de la Luna que se filtraba en ese entonces a través de las hojas de los árboles le permitía ver al chico los ojos ámbar tan brillantes de aquella chica, perdiéndose en ellos por un breve momento, para entonces escuchar nuevamente reinar en el ambiente su voz, disfrutando por unos breves momentos más de la calidez de su mano mientras la escuchaba hablar. Se encontraba su propio ser contrariado. ¿Acaso no debía huir de una asaltante? ¿Por qué en aquel mismo momento no quería que el contacto con ella cesara?

Las siguientes palabras de la rubia hicieron que las mejillas de Chrom se tiñeran con un tono rojizo aún más fuerte, mientras se volteaba en la dirección de la cual provenía aquella burlona y casi infantil voz característica de aquella chica. El rostro del peliazul se encontraba algo avergonzado por todo aquello, mientras una mueca molesta aparecía en su expresión -... ¿No habíamos dicho...?- Murmuró de forma pesada ante las palabras ajenas, meneando de un lado a otro de forma leve su cabeza de forma pesada, visiblemente contrariado. "¿Cuánto tiempo planea jugar conmigo...? Quizás sólo quiera entretenerse, y se acabe llevando mi Falchion la vuelva a atrapar o no...". Una pronta desconfianza volvió a reinar en el semblante del joven, mientras miraba con cierta dificultad por la oscuridad presente en la escena en dirección hacia la rubia. Sus orbes color ámbar eran tan brillantes que incluso el peliazul podía apreciarlos en completa oscuridad, como si emitieran luz propia, o al menos aquello le parecía al chico.

-¿Dos opciones...?- Balbuceó al escuchar las siguientes palabras de la contraria, dejando en ese mismo momento de sentir el suave tacto de su mano en la mejilla propia, apenándolo inconscientemente en el acto. ¿Por qué? No podía tener tales pensamientos ante alguien que acababa de conocer, sobretodo luego de que le robara su Falchion hecha colgante... ¿Acaso era una especie de "pervertido"? Aquel pensamiento se acentuó cuando sus orbes azulados se posaron de forma fugaz y salvaje sobre la clavícula de la chica, observando de reojo su colgante escondido en tal lugar mientras apreciaba sin querer las curvas que las delanteras de la rubia tenían. "... E-Esto no es cordial ni caballeroso... ¡Despierta!", se reprendía Chrom a sí mismo en su mente, mientras asentía un par de veces ante Toga, dándose en ese mismo momento cuenta de su escasez de modales con lo que acababa de decir la contraria.

-Mi nombre...- Se quedó un instante pensativo, dejando paso con ello a que la rubia comenzara a "deletrear" de forma animada su propio nombre completo. ¿Debía confiar en ella? Era la duda que pasaba en ese momento por la mente del chico... Pero no podía ser descortés. Si ella misma le dijo su propio nombre, él debía de cobrar la misma confianza -... Chrom. Me llamo Chrom- Se permitió la confianza de presentarse ante la chica, a su vez para con ello liberar algo de tensión -Creí que este "juego" ya tuvo su fin...- Suspiró pesadamente el peliazul, algo molesto por el que jugaran con su preciado colgante de tal forma, para entonces sacudir ligeramente la cabeza y mentalizarse nuevamente para una persecución mientras veía la espalda de la chica desaparecer en la oscuridad. "... ¡Supongo que no tengo más remedio!".




[Media hora después...]




- Hmpf... Hmpf... Hmpf... -


Jadeos llenos de cansancio provenían de la boca de Chrom, quien pesadamente flexionaba sus rodillas y apoyaba en ellas ambas de sus manos, inclinando con ello su espalda, en postura exhausta. Necesitaba tomar aliento, se encontró durante todo aquel tiempo que transcurrió siendo manipulado una y otra vez por Toga. Entre rocas lanzadas a troncos de árboles, risillas pícaras llamando constantemente su atención y desviando su ruta. Todo aquel mareo sirvió realmente para nada, en ninguna de esas ocasiones tuvo la oportunidad de dar caza a la rubia.



"¡Qué frustrante...! ¡Está jugando conmigo!"



El peliazul comenzó a perder los nervios poco a poco. Ya había pasado media hora desde que comenzaron nuevamente aquel extraño juego... En ese entonces, el chico se encontraba a los pies de un pequeño lago interno del parque, en las profundidades de la vegetación de éste, apartado de las vías y senderos del recinto. La luz de la Luna se reflejaba con cierta belleza indescriptible en el agua en calma de la laguna, mientras los orbes azulados del joven se posaban en ella, transmitiéndole inconscientemente paz interior... Viéndose repentinamente corrompida por una ira algo infantil que inundaba el ser del peliazul, haciendo que éste tomara una piedra del suelo y la lanzara con fuerza en el agua del lago, haciendo que rebotara unas 4 veces en ella hasta hundirse. Suspiros pesados y algo exhaustos profería el chico en ese momento, para entonces dejarse dominar otra vez por la ira y volver a tomar un guijarro de la tierra, lanzándolo aquella vez en dirección contraria al lago, apuntando a uno de los troncos de los árboles que rodeaban aquel claro en el que se situaba dicha laguna. Sin embargo, mientras esperaba escuchar el ruido de la pequeña piedra del tamaño de su meñique en la madera de algún árbol, observó cómo ésta detenía su vuelo a medio camino, a unos 4 metros del chico, cayendo como un peso muerto y como si rebotara en algo invisible de vuelta al suelo.


...



Música Ambiental 2 (?):



-¡¿Eh?!- Exclamó en ese mismo momento Chrom, oscureciendo su rostro, aterrado, mientras daba un salto hacia atrás de la impresión que aquella escena le acababa de dar. ¿Acaso era un fantasma del parque? "¡¿Qué es eso?!", se preguntaba el chico una y otra vez, llevando inconscientemente su mano a la cintura, más concretamente a la zona de su costado derecho, percatándose en ese mismo momento que no llevaba consigo aún su Falchion hecha colgante. Acostumbrado en su vida pasada a llevarla siempre envainada a su cintura, aún le costaba acostumbrarse a la forma de accesorio que adoptó en aquella época su preciada espada, y encima en aquel momento no se encontraba armado para defenderse de cualquier peligro que lo acechara.



En ese caso... Se encontraba indefenso ante el peligro. No sabría defenderse sin su Falchion... ¿Y ahora un ser invisible lo asaltaba en un claro...? Se encontraba en problemas...


-... ¡¿Q-Quién eres... y qué buscas?!- Vociferó en ese instante el peliazul, con una voz algo corroída por el miedo a lo incierto.


Chrom Habla - "Piensa" / Yo Narro
avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
6721
Reputación :
2
Mensajes :
34

Ver perfil de usuario
SERVANTS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: A la luz de nuestros propios deseos [Priv. Toga]

Mensaje por Toga Himiko el Lun Jul 24, 2017 7:43 pm

Trucos y bromas, era la utilería de la noche.

Aquel juego comenzaba a llegar a su fin, el primer acercamiento incito la curiosidad de la rubia pero en el segundo tomo toda su atención. Escondida entre en los arbustos se limitó a hacer sonar los arbustos, cuchichear entre los árboles y llamarlo en ocasiones por la suave brisa para conocer a detalle su condición. No parecía ser chico peligroso, resonó en su interior descansando en el ramaje de un árbol centrando sus orbes ámbar en su presa a unos metros de ella.

Dejo caer su cuerpo del árbol causando un leve estruendo que el chico no atención por enfocarse al lago que adornaba el parque, la mayor atracción del lugar, la vista era merecedora de un reconocimiento; la luna llena se dibujaba perfectamente en el agua, las hierbas decoraban con flores y servían de resguardo para los animales, lanzo la primera roca creando varias ondas ¿estará aburrido? Se preguntó mientras se encaminaba hacia él manteniendo oculta su identidad. Sin embargo portaba una segunda piedra, que sin previo aviso lanzo a la dirección de la fémina golpeándola sin querer en la parte del abdomen tsk… -se escuchó en el aire.

Apoyo sus manos en la zona con el fin de soportar la molestia, percibiendo el pequeño drama de su acompañante alzando la vista curiosa por su terror. Lentamente comenzó a olvidar el dolor enderezando su cuerpo para encaminarse hacia el – buuuuuuuu….. me has despertado de mi sueño, oh extraño humano –finge una voz gruesa- soy el guardián de este lago y has osado molestarme. Que deseas?

Cubrió su boca para limitar su risilla ante las acciones de espanto, al parecer había caído el chico en su broma y antes de que se perdiera su hechizo deseaba aprovecharlo, disfrutaba ver el rostro de frustacion y miedo a lo desconocido de su pareja.

Mmmmmmj –afino la garganta- fantasma? Osas despertarme y ahora me llamas un fantasma – alza la voz y con cierta ira- eres un niño bastante maleducado, ahora veo porque esa linda rubia a huido de ti –cubrió de nuevo su boca- acaso están jugueteando como enamorados?  -centro su mirada en él en espera de una respuesta, un pequeño dolor se presenta en su abdomen.










Gracias por tanto amor Crash & Yuu


Stalker:


#993333 Hablo-#cc6666 Pienso-Narro

avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
18
Dromes :
4728
Reputación :
2
Mensajes :
40

Ver perfil de usuario http://www.institutoroltakemori.com/u7324
METAMORFOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: A la luz de nuestros propios deseos [Priv. Toga]

Mensaje por Chrom el Miér Jul 26, 2017 8:48 am

Música Ambiental (Opcional 7w7r):

Los orbes azulados del chico escrutaban con cierto temor a su alrededor, finalmente volviendo a apreciar la pequeña y muy leve distorsión en cierta zona del lugar, identificando aquella anomalía como el origen de aquella siniestra voz. ¿Realmente Chrom se encontraba entablando conversación con un fantasma? Por supuesto, sus piernas no iban a temblar ante aquel hecho ni mucho menos, ¡era un príncipe valiente...! Aún cuando hacía en ese instante esfuerzos inenarrables para no mostrar abiertamente el terror que comenzó a invadir su interior. El simple hecho de que acababa de impactar una roca con algo invisible lo desconcertó en gran medida, más aún tras escuchar cómo lo que fuera que fuese aquel ser invisible que se ocultaba ante sus ojos se dirigía al peliazul con una voz... "Extraña". Sus orbes azulados se posaron en aquella extraña distorsión algo escépticos pero a su vez aterrados, mientras daba inconscientemente un paso hacia atrás en el momento que escuchó su voz.

-N-No quise molestarlo...- Se disculpó humildemente el peliazul, mientras se inclinaba levemente en señal de disculpa sin quitar en ningún momento de encima el ojo a aquel "ser invisible" -¡No busco nada...! B-Bueno, a una chica rubia que...- Balbuceó en el momento que le preguntó aquel ser sus intenciones como respuesta. En parte, sospechaba de aquel extraño ser hasta el infinito... Pero se planteó la posibilidad de que incluso llegara a ayudarlo en su búsqueda de la ladrona aquel "espíritu del lago", y en su mente reflexionaba mientras hablaba si era correcto o no pedirle ayuda. Más aún dudaba desde que lo acababa de apedrear hacía unos segundos. En ese instante, escuchó un "quejido" o carraspeo provenir de aquel ser invisible, como si se estuviese aclarando la garganta para continuar hablando. ¿Los fantasmas necesitaban de ello en un principio? Chrom se encontraba aún más confuso que antes gracias a aquello, para entonces notar cómo un intenso rubor cubría ambas de sus mejillas y pómulos y cómo su mirada se tornaba a una más sorprendida e infantilmente molesta.




-Eres un niño bastante maleducado, ahora veo porque esa linda rubia a huido de ti. Acaso están jugueteando como enamorados?



-¡¡No!! ¡No es nada de eso!- La voz del joven se volvió algo más agresiva y molesta ante las palabras de aquel "fantasma", adoptando una expresión avergonzada a la vez que hostil. ¡Y era él el maleducado, cuando aquel fantasma estaba diciendo esas tonterías! De pronto, al escuchar aquello el miedo del peliazul se vio ensombrecido por cierta ira infantil, la cual llegó incluso a moverlo por su cuenta y hacer que se dirigiera lentamente hacia aquel ser invisible. Guiándose de donde provenía aquella voz e intuyendo que es el mismo lugar hacia el que lanzó a piedra de antes, el chico caminó con pasos lentos y discretos hacia el supuesto ser invisible mientras hablaba -... Sólo la estoy... buscando porque me ha robado algo preciado y... ¡Sólo eso...! ¿Podría decirme dónde la vio antes...?- Decía entre paso y paso, para entonces una vez encontrándose a un par de pasos del "fantasma", alzar el brazo derecho en su dirección. Si era uno realmente, quizás su mano traspasara el lugar y sentiría incluso aquel frío gélido tan característico de las presencias espirituales... Pero no fue así.

Su palma derecha llegó a tocar algo, a palpar de alguna forma algo que se sentía esponjoso y suave. Un cierto escalofrío de la incertidumbre que le sembró aquel hecho recorrió su cuerpo casi por completo, mientras su expresión se tornaba de una más molesta e incómoda, a otra sorprendida y confusa. ¿Aquel era un fantasma realmente? ¿Cómo era en ese caso que la piedra lo "había golpeado" antes, y que se encontrar en ese mismo momento haciendo contacto con la mano del chico...? Chrom tragó saliva mientras sus orbes azulados escrutaban la zona ante sus ojos, como si con ello tratara de divisar el "rostro" del fantasma, mientras hablaba en un tono algo ahogado por la confusión -... ¿Qué eres realmente...? N-No creo que un fantasma pueda ser tocado...- Murmuró visiblemente extrañado, mientras palpaba sin parar el alrededor de aquel "ser invisible", notando cierta suavidad en el tacto. No era algo frío... Más bien al contrario, otorgaba una calidez algo incierta y profunda.



"¿Qué es todo esto...?"


Se preguntaba el peliazul a sí mismo, mientras sentía por alguna razón su corazón latir con mayor intensidad. ¿Quizás fuera por encontrarse palpando un supuesto "fantasma"? ¿Quizás la calidez del roce efímero con ese ser tenía algo que ver? ¿Sentía un miedo curioso en ese momento? No tenía nada claro, la mente del chico estaba hecha un completo desastre en ese entonces. Al fin y al cabo, ¡no todos los días uno tiene la oportunidad de tocar a un fantasma...!


Chrom Habla - "Piensa" / Yo Narro
avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
6721
Reputación :
2
Mensajes :
34

Ver perfil de usuario
SERVANTS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: A la luz de nuestros propios deseos [Priv. Toga]

Mensaje por Toga Himiko Ayer a las 12:00 am

Con el cuerpo encorvado continuo con sus palabras distrayendo al chico de su principal objetivo, aunque el golpe no había sido con gran fuerza le tomo desapercibida provocando cierta molestia, que paulatinamente se iría eliminando; por lo tanto continúo con la broma.

Su pregunta al parecer había incomodado al chico causando una reacción más agresiva complaciendo a la rubia en conocer algo más de su nuevo amigo, entre más prestaba atención su interés por él iba creciendo. Nada fuera de la común de la chica, pues era muy vulnerable a los efectos donde se involucraba la curiosidad y provocación.

Pero la contestación del peliazul solo ocasiono un disgusto creando un puchero invisible, si en ese momento en la mente de la rubia paso la idea de hacerle entrega de su collar para mantener una relación futura lentamente se fue borrando, llevo su mano al dije que se había salido de sus pechos por tanto movimiento y volvió a guardarlo en aquel lugar seguro- Vaya vaya… ¿así que es muy preciado para ti? … Es una lástima era una chica muy linda –piensa- mmm… por aquí… por allá…  –comento vacilante con esa voz ronca dando ciertos ademanes olvidando que no podían ser vistos, deseaba tentarlo más, hasta donde podría jugar con su paciencia.

Una pequeña risita ante la situación se le escapo causando que el chico dirigiera su mirada hacia ese lugar, los ojos ámbar se abrieron como platos ante esa mirada fija algo nerviosa por el error que había cometido dio un paso hacia atrás, pero ese movimiento en frio provoco en un ligero dolor se diera en un estómago, no pudiendo percibir si era por el golpe o por la falta de alimento. Encorvo su cuerpo para apretar con fuerza la zona descuidando la vigilancia ante su principal invitado, tal acción hizo que el peliazul se encaminara hacia ese lugar extendiendo sus brazos como si buscase algo siendo entonces cuando el rostro de la chica se enrojeció a lo máximo tras notar aquel tacto suave en su pecho izquierdo, mordiendo con levedad su labio inferior para no delatarse dando un paso hacia atrás en busca de zafarse de aquel agarre pero le fue imposible pues continuo con tocando su seno dejando escapar un ligero quejido al rozar un punto sensible.

El dolor poco a poco en el olvido, su concentración se volvió nula ocasionando que lentamente su cuerpo apareciera en el entorno dejando ver su figura en el aire; sin saber cómo exactamente reaccionar su mirada bajo a una más dócil fijando sus ámbar en él dejando sus mejillas enrojecidas posicionando sus manos en ellas – n..n..no sabía…que esto se hacía en la primera cita –comento la chica avergonzada dejando a relucir su cuerpo. Una curiosa imagen estaba sucediendo la pareja en medio del parque a las altas horas de la noche con el lago y la luna a su merced, la rubia posando frente a él avergonzada mientras entre sujeta uno de sus pechos curioso cuestionando que si era eso. De solo pensar la rubia la situación subió sus manos hasta sus ojos avergonzada y a la vez emocionada mirándolo por las ranuras de sus dedos con cierta picardía.

Pensé que no te gustaba… que solo… -baja sus manos con lentitud- buscabas tu collar –risita, camino hacia él, dejando a escasos centímetros de distancia- acaso deseas cambiar de juego? -alzo la mirada así como rostro dejando a cierta altura sus labios-










Gracias por tanto amor Crash & Yuu


Stalker:


#993333 Hablo-#cc6666 Pienso-Narro

avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
18
Dromes :
4728
Reputación :
2
Mensajes :
40

Ver perfil de usuario http://www.institutoroltakemori.com/u7324
METAMORFOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: A la luz de nuestros propios deseos [Priv. Toga]

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.