6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
» ¿Una loba y una paloma? [Priv. Haruka]
Hoy a las 10:20 am por Axel Neolightning

» Un divertido desastre [Priv. Joker]
Hoy a las 8:30 am por Eliel Di Laveau

» ¡Canasta Navideña!
Hoy a las 6:01 am por Liu|Meng|Hao

» Buscando ayuda.
Hoy a las 12:49 am por Mitsuki

» The Joker ID
Hoy a las 12:27 am por The Joker

» Keep your enemies close. [Dylan, Vincent, Lev]
Hoy a las 12:16 am por Lev Novak

» CENSO DE DICIEMBRE
Ayer a las 11:43 pm por Liesel Morgenstern

» Justo como en casa
Ayer a las 11:37 pm por Liesel Morgenstern

» LIBRO DE FIRMAS
Ayer a las 11:37 pm por William a.

» You are a demon...or a dog? [Priv]
Ayer a las 11:25 pm por Viral & Kiba

¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Un tenue brillo artificial [Priv. Arika]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Un tenue brillo artificial [Priv. Arika]

Mensaje por Chrom | Legault el Jue Jun 15, 2017 3:15 pm

Música Ambiental (Opcional!):


Era mediodía, con el Sol alzándose en su punto más alto. Aquel día Chrom lo tenía libre para hacer lo que quisiera, ya que Rin se encontraba preparándose nuevamente para uno de esos exámenes "tan importantes" de la universidad. Al peliazul aún le costaba comprender aquello, no sabía por qué la chica trataba a dichas pruebas de conocimiento con tanta seriedad... Ni que fueran a marcar su futuro. Para el chico le seguían pareciendo no más que simples números. Por lo que los 3 que se encontraba como resultado de sus exámenes no le significaban mucho más que eso, un simple número. Él sabía que su futuro estaría dedicado a la protección de su Master al fin y al cabo, ¿para qué necesitaba estudiar?


Por eso mismo, aquel día pensaba dedicarlo una vez más a explorar la ciudad y los secretos que ésta guarda con recelo. Le encantaba al chico explorar, ya que al fin y al cabo en su anterior vida se la pasaba todo el tiempo viajando por su país y el mundo en sí, por lo que acabó desarrollando una especie de "hobby" por lo desconocido. Las calles de aquella ciudad en concreto le llamaban mucho la atención ya de por sí: Jamás había visto nada parecido antes. ¿Cómo podían aquellos edificios, que parecían ser hechos de cristal incluso, alzarse hasta tal altura sin caerse a pedazos? Y los "coches", ¿cómo son capaces de moverse? El chico aún no entendía cómo funcionaba la época moderna... Ni confiaba en que algún día llegara a hacerlo. En sus tiempos, los caballos, wyverns y pegasos eran la forma que había para transportarse a sí mismo de un lugar a otro a gran velocidad... Y si no, debía de ser a pata. Y las ciudades se constituían mayormente de edificios que no superaban los cinco pisos, y ya era decir en aquel entonces... Pero aquella época era completamente diferente a la de origen del peliazul. Un "nuevo mundo" al que debía adaptarse en la medida de lo posible. ¿Y qué mejor forma de adaptarse que adentrarse en las profundidades de éste?



-... ¡Ey! ¿¿Y eso?? ¡Oh, oh! ¡¿Eso de ahí qué es...?



Se podía ver al chico cómo se dirigía rápidamente a observar cada escaparate de cada tienda frente a la que pasaba por las aceras que recorría. La gente lo miraba con una expresión algo extrañada, sorprendida, asustada... Pero al peliazul aquello no le importaba, tenía su atención completa dirigida a las mercancías tan exóticas y extravagantes para éste que mostraban de cara al público en sus escaparates. En ese mismo momento se encontraba pegado al enorme cristal rectangular que separaba la mercancía que vendía una tienda de diferentes aparatos electrónicos al cliente, dejando ver como muestra portátiles, televisores de alta resolución, torres de ordenador, ratones de extravagante diseño, teclados que desprendían luces extrañas y algo molestas a la vista... Todo aquello, de alguna forma, no hacía más que fascinar a Chrom. Eran como aparatos mágicos de desconocido poder ante sus ojos, ya que aunque no tuviese ni idea de qué se trataba todo aquello, su afición a lo desconocido no hacía más que atraer su curiosidad ante tales artilugios. A través de aquel escaparate, sin embargo, se podía entrever las miradas curiosas y algo incómodas de los clientes de dicha tienda haciendo cola e incluso de los trabajadores situados tras el mostrador, que se encargaban de atender a dichos clientes en dicho lugar.


-¿Cuánto cuestan? ¡Los quiero todos!- Exclamó el chico mientras miraba al interior de la tienda, englobando con aquel gesto extravagante de manos a toda la mercancía de cara al público que se situaba tras dicho cristal rectangular, con un tono lleno de fascinación y alegría mientras un brillo algo infantil se podía vislumbrar a través de sus azulados ojos.


Chrom Habla - "Piensa" / Yo Narro
#0099cc - #00cccc / #Default
Legault Habla - "Piensa" / Yo Narro
#9966cc - #9999cc / #Default

Chrom~ <3:




Legault~ <3:


○ [Chrom] ahora es [Chrom | Legault]
avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
21052
Reputación :
5
Mensajes :
54

Ver perfil de usuario
SERVANTS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un tenue brillo artificial [Priv. Arika]

Mensaje por Arika Meili el Vie Jul 14, 2017 11:33 am

Entré en mi apartamento y lancé la mochila lejos, chocó contra la pared que estaba al otro lado del salón  y cayó al suelo con un golpe sordo. Cerré la puerta tras de mí y me descalcé dando dos patadas al aire, haciendo que las zapatillas salieran volando también. Tiré las llaves sin mirar atrás y, como si hubiesen sido atraídas por un imán, aterrizaron colgándose perfectamente de uno de los ganchos que ocupaban el colgador pegado a la pared. Solté un suspiro mientras me dirigía al baño. ¿Crees que estaba de mal humor, otra vez? Nah, solo cansada. En fin, me miré al espejo y con una de las brochas de maquillaje que tenía me quité el polvo del rostro con cuidado. Siempre lo hacía cuando volvía del instituto, y por suerte ese día nos dejaron más pronto a casa, así que no se me había acumulado tanto polvo. Y tendría más tiempo para llevar a cabo mis actividades.

Me cambié de ropa, el uniforme del instituto era solo eso, un uniforme. Vestí unos leggings negros bastante apretados que se pegaban a mi figura perfectamente, revelando mis curvas sin defecto alguno. Aunque para la parte superior me puse una sudadera negra con numerosas líneas blancas que iban en horizontal a lo largo de las mangas y como detalle final, calcé unas zapatillas Oxelo negras con el interior y los cordones de un verde fosforito. Menudo sentido de la moda, ¿verdad? Era como gritarle al mundo: ¡OYE, ESTOY DE LUTO, YUHU, VIVA LA VIDA -digo- VIVA LA MUERTE! En fin, guardé el móvil en un bolsillo de la sudadera, me puse los auriculares en la cabeza y salí fuera.

Deambulaba por las calles sin saber qué hacer, porque claro, salí sin ningún plan en mente. Bravo, Arika. Y si, recuerden que así me llamo. ’A veces no entiendo por qué la gente parece tener memoria de pez con Alzheimer…’ pensé, soltando un suspiro y caminando a un ritmo constante y a una velocidad bastante moderada. Al final, mientras intentaba mantenerme lo más posible en la sombra, se me ocurrió pasar por una tienda de electrónica que tenía bastante lejos de mi hogar. Ya veía una lápida con el texto: “RIP Arika Meili” frente a mi ojos. Aunque era sólo resultado de mi imaginación. “¿Y por qué una lápida?” Os preguntareis. Pues… porque iba a visitar la misma tienda de la que robé un objeto hace tiempo y temía que el vendedor me reconociera. ’Esa cosa me pertenecía a mí, él ni siquiera sabía que lo tenía ahí.’ me susurró mi…¿conciencia? Intentando justificar mis acciones. Pero me preocupaba en vano, ya estaba frente al escaparate del local. Y entonces me di cuenta de que en realidad se separaba en dos secciones: la de segunda mano y la de productos nuevos.

Iba a entrar en la segunda zona, pero algo me distrajo. Un chico, seguramente mayor que yo, estaba pegado al cristal y los aparatos que estaban expuestos de ejemplos lo fascinaban hasta un nivel curioso. Parecía un niño pequeño frente a una pastelería o una tienda de juguetes. Bueno, claro que todo lo que tenía que ver con la tecnología me divertía tanto que lo veía como un juguete, pero… ¿él? A ver, es que daba la impresión de que era la primera vez que daba con algo así. Suspiré y negué con la cabeza, adentrándome en el lugar e intentando olvidarme de aquella escena. Daba hasta vergüenza ajena, por mil píxeles (si, había decidido usar expresiones así en vez de “Por Dios”, me resultaba más gracioso y relacionado conmigo). Tenía un objetivo fijado, quería ver los precios de las tabletas gráficas que tenían en venta. Hacía tiempo que empecé a jugar a un juego llamado “osu!” –menudo nombre, lo sé- y dado que ya había avanzado tanto con el mouse decidí que ya era hora de pasar a ser una pro como tal. Y eso implicaba usar una tableta gráfica.

’Oh, Internet, dime que no es el hombre de antes…’ rogué, reconociendo la voz del chico peliazul que estuvo haciendo tanto alboroto fuera. Me llevé una mano al rostro y negué con la cabeza, sintiendo cómo la esperanza en este mundo me abandonaba lentamente. Seguí la voz de aquella persona y vi que estaba más cerca a la entrada, “obligando” a que la puerta se mantuviese abierta todo el rato porque los sensores lo detectaban. Caminé hacia él, manteniendo un rostro inexpresivo –como siempre- y le di un toque con la mano en el hombro derecho, intentando llamar su atención de esa forma.

-Perdona, pero… ¿necesitas ayuda?-le pregunté, con notable preocupación en mi voz. Y ahí volvía a salir mi actitud de “quiero ayudar a todo el mundo, y romperme en pedazos si es necesario”. Nunca cambiaba. Nunca aprendía.


I.W.E:
*Click*:

avatar

Salón :
2 A
Dromes :
55258
Reputación :
3
Mensajes :
52

Ver perfil de usuario
SERES ARTIFICIALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un tenue brillo artificial [Priv. Arika]

Mensaje por Chrom | Legault el Sáb Jul 15, 2017 9:52 am

Música Ambiental (Opcional <3):

¡A los ojos de Chrom, aquellos aparatos "mágicos" que se encontraban detrás de aquel escaparate rectangular debían de ser artefactos de gran valor, tesoros de aquel completamente nuevo e inexplorado mundo!

Los orbes azulados del chico brillaban con sólo hacer contacto visual con aquellos artilugios. No se fijó apenas en el precio de éstos, el cual se encontraba señalado en papeles cuadrangulares y superaban con creces cada uno la cantidad de dinero que llevaba en sus bolsillos el peliazul en ese entonces. En sus ojos sólo tenía cabida la impresión que daban aquellos objetos de gran valor. Los teclados parecían brillar con una luz propia, de diferentes colores y algo extravagante e incluso dañino a la vista. Los monitores eran tan finos y parecían estar hechos de un material tan desconocido para el chico, que captaron su curiosidad al momento de que éste los divisara. El joven se dispuso a llamar desvergonzadamente la atención de los clientes y los empleados en el interior de aquella tienda de informática, vociferando y agitando los brazos de forma llamativa. ¡Realmente el sentido de la vergüenza lo acababa de dejar de lado en ese instante!

Chrom incluso miraba de reojo la puerta mágica extraña que no paraba de abrirse y cerrarse ante sus ojos. ¿Acaso aquello era una especie de desafío, una prueba que uno debía pasar para poder internarse en aquella tienda? La atención del peliazul se veía una y otra vez desviada, a los aparatos tras el escaparate, luego a la puerta que se abría y cerraba sin cesar, luego a los clientes y empleados del interior de la tienda, para luego vuelta a admirar lo asombrosos que se veían aquellos extraños artefactos...

Para entonces sentir un par de toques en el hombro, los cuales llegaron finalmente a poner sus pies en la tierra y hacer que volteara el chico su rostro, mirando en la dirección de la cual provenían aquel toque de atención. En ese momento, su mirada se topó con una chica visiblemente menor que él y más baja de estatura, de pelo negro y ojos rojizos, con una tez tan pálida que incluso era dañino a los ojos a la luz del Sol. Iba enfundada en una vestimenta algo extraña a la opinión de Chrom, incluso cuando él venía de otra época... "Vaya... ¡La moda de hoy en día realmente es... Extraña!", pensó en ese momento para sí mismo, mientras se giraba lentamente para dar la cara a la chica que le acababa de llamar la atención mientras esbozaba una leve y cordial sonrisa, agradeciendo tanto por fuera como en su interior el gesto amable de la contraria, asintiendo un par de veces ante su pregunta de forma agitada y emocionada.

-¡O-Oh! La verdad me vendría bien un poco de ayuda...- Respondió con tono servicial y cordial a la pregunta de la chica, mientras se llevaba inconscientemente una mano a la parte trasera de su cabello para con ella sacudirlo de forma torpe, mostrando de esta forma cierta confusión y torpeza en su semblante -... ¿Cómo atravieso la puerta mágica...?- Preguntó el peliazul, mientras señalaba con la otra mano de forma algo confusa a la puerta que se abría una y otra vez ante ambos -¡Quisiera llevarme todos los tesoros brillantes de la tienda!- Continuó con un tono más alegre, con retazos de emoción e inocencia de antes, cuando se situó con entusiasmo frente al escaparate, haciendo alusión con lo que dijo a los teclados y los monitores de la tienda de informática -Pero si la entrada no para de...

Desvió en ese momento sus orbes azulados a las puertas que no paraban de abrirse y cerrarse, adoptando una expresión más incrédula y confusa. ¡Si no encontraba la forma de pasar justo a tiempo y de forma segura por dicha entrada, acabaría aplastado entre las dos puertas que no paraban de moverse! Aquello era como la primera prueba o trampa que un aventurero debía de superar al entrar a una mazmorra... ¡Pero pocas veces llegó a toparse con un desafío como tal!

Al inspeccionar nuevamente aquella extraña puerta, su mirada volvió a la figura de la chica con la intención de analizarla un poco más con la vista. Realmente parecía ser menor que el peliazul, quizás una estudiante... Pero como no llevaba enfundado el uniforme característico del instituto al que acudía Chrom, no era capaz de estar seguro de ello... Sin embargo, la primera impresión que éste se llevó de la contraria era que debía de ser una buena persona. Al fin y al cabo, de todos los transeúntes que pasaban por las calles y de los clientes del interior de aquella tienda de informática, aquella era la única chica que acudió en su "ayuda". Quizás fuera por algún casual una empleada de la tienda y fuera en parte su "deber" atenderlo... ¡Pero el chico ya ni observaba aquella posibilidad! Se dispuso a aguardar la respuesta de la contraria, con la esperanza de que sus dudas fueran resueltas y pudiera finalmente entrar en aquella tienda sin... Ser aplastado por aquella puerta mágica...


Chrom Habla - "Piensa" / Yo Narro
#0099cc - #00cccc / #Default
Legault Habla - "Piensa" / Yo Narro
#9966cc - #9999cc / #Default

Chrom~ <3:




Legault~ <3:


○ [Chrom] ahora es [Chrom | Legault]
avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
21052
Reputación :
5
Mensajes :
54

Ver perfil de usuario
SERVANTS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un tenue brillo artificial [Priv. Arika]

Mensaje por Arika Meili el Lun Jul 31, 2017 3:26 am

Bueno, al menos cuando hablaba más calmado no parecía tan desquiciado, pero… Menudo “facepalm” me quería meter en ese momento. ’¿Cómo que llevarse todos los “tesoros brillantes” de la tienda?’ ¿Se podía saber con qué tipo de persona estaba hablando? Aunque, claro, por su forma de hablar me di cuenta que, posiblemente, el chico venía de otra época, u otro mundo. En Éadrom uno se encontraba de todo. “¿Puerta mágica?” Ay Pascal, la magia y la tecnología chocaban en ese momento. Tenía unas ganas tremendas de gritar: ¡¡¡ES EL FIN DEL MUNDO!!! Pero me aguanté. Cerré los ojos unos momentos, tenía que concentrarme y pensar en una forma de ayudar al peliazul. Obviamente, era inútil empezar a decirle que no se trataba de magia ni de lejos, así que tendría que hablar su mismo “idioma” y explicarle sólo que: 1-debía comportarse o lo echaban; y 2-a menos que fuera un millonario, no podría comprar todo lo que había en la tienda, y no parecía un roto al que se le salía el dinero por los poros.

Suspiré y volví a mirar al joven. Primero tenía que ayudarlo a superar la Puerta mágica. ’Vamos Arika, recuerda que te dejas moldear por cualquier persona.’
-Mira, la Puerta mágica no es tu enemiga. Nada de aquí lo es, sólo tienes que saber cómo funciona cada cosa. Por ejemplo, ¿ves eso de ahí?-señalé una pequeña caja negra en la que se podía apreciar una tenue luz roja, en la parte superior de la puerta.-Es el ojo de un demonio. Si el ojo te ve, la puerta se abre y puedes entrar tranquilo. No se va a cerrar para aplastarte ni nada. Además, si te pilla, sólo mueves un poco los brazos y te soltará.-intenté explicarle haciendo alusión a elementos que se relacionarían mejor con los conocimientos del otro. Me coloqué frente a la puerta y ésta se abrió, dejándome pasar dentro de la tienda, donde aproveché para comunicarme con los empleados mediante gestos y dejarles claro que ese era mi “caso”. Me devolvieron el gesto y volví a salir, para mostrarle al chico que no me pasó nada. Solté un “ven” y antes de darle tiempo para que se piense las cosas, tomé su mano y tiré de él hacia dentro.

-¿Ves? No pasa nada. La Puerta Mágica es tu amiga.-dije, cerrando el capítulo de La Puerta. Ahora, tenía que tenerlo controlado para que no se vuelva más loco aún con todo lo que había en el local. ¿Y qué más? Ah, sí. Comprobar que no era un niño rico y, si yo tenía razón, demostrarle que no podrá comprar todo de golpe. Seguí sujetando la mano del venido-de-otro-mundo para que no pudiera irse corriendo por ahí. ’Más que una persona, parece que cuido de un perro travieso.’ pensé, incapaz de guardarme una pequeña risa. Viéndolo desde ese aspecto, el chico se me hacía algo adorable, como un cachorro juguetón. ’Las apariencias engañan.’

-Bien, ahora… Por favor, no empieces a gritar ni a correr como loco, ¿si? Mantente a mi lado y procura hablar en voz baja, que tengo buen oído, y no queremos molestar a los demás, ¿verdad?-comenté, mirándolo de reojo como si aquello era más un hecho que una amenaza.-Cualquier cosa que no entiendas o te llame la atención, pregúntame.-añadí, zanjando ese asunto también.  Comencé a caminar, decidí que íbamos a dar un paseo por la tienda antes de soltarle que, por desgracia, no podía llevarse todo. Al menos podía dejarle ver en grande los artículos que se vendían, antes de destrozar su ilusión. ¿Estaba haciendo lo correcto o estaba siendo cruel? ’Solo quiero que aprecie la belleza de la tecnología –aunque él la llame magia-, sin que le cubra la sombra de los precios…’

Ya estábamos pasando entre monitores, portátiles, tablets y smartphones. Había tal variedad, que no sería raro querer tenerlo todo, aunque la mayoría sirvieran para lo mismo, simplemente los fabricantes sabían que un aspecto atractivo aumentaría las ventas, y lo aplicaban bien. Por suerte, yo gastaba el dinero sólo en cosas que no tenía y sabía que las usaría mucho. Claro, mientras me llegara el presupuesto. Aunque las tabletas gráficas estaban por el otro pasillo… Eso tendría que esperar, los aparatos que nos rodeaban eran perfectos para terminar mi última tarea.

-Decías que quieres comprar todo de la tienda…-comencé a hablar.-Pero, ¿tanto dinero tienes? Aquí tienes los precios.-advertí, señalando las placas de plástico en las que ponían el valor respectivo de cada uno de los productos. Algunos llegaban a 500 dromes, y otros superaban los mil. Claro que para un teléfono móvil me sobraba un salario, pero para otras cosas…
-Si tan empeñado estás en llevarte algo, supongo que podría prestarte algo de dinero. ¿Crees que puedes comprarte uno es estos?-le pregunté, acercándome a los smartphones de muestra. ’¿Por qué tengo la sensación de que será como un viejo al que siempre “le pasa algo al cacharro”?’


I.W.E:
*Click*:

avatar

Salón :
2 A
Dromes :
55258
Reputación :
3
Mensajes :
52

Ver perfil de usuario
SERES ARTIFICIALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un tenue brillo artificial [Priv. Arika]

Mensaje por Chrom | Legault el Miér Ago 16, 2017 9:44 am

Música Ambiental (Opcional <3):


¡Realmente todo aquello era nuevo para Chrom! Una mazmorra nueva que explorar y en la cual descubrir secretos... ¿Quizás hubieran tesoros aún más impresionantes en el interior de dicho local? No lo tenía seguro el peliazul. Sin embargo, verdaderamente aquella debía de ser una fortaleza inexpugnable con tan sólo echar un vistazo a la primera prueba que les impedía el paso. El primer obstáculo: ¡Las puertas de la tienda! ¡¿Cómo serían capaces nuestros héroes de poder pasar a través de ella sin acabar aplastados?! Aquella era una prueba de valor, coraje y decisión que...


-Mira, la Puerta mágica no es tu enemiga.

-... ¿Eh?



Chrom se encontraba sumido en sus pensamientos de lo más asombrados y emocionados, cuando su trance se vio interrumpido por aquella chica del pelo azabache. "¿¿La puerta no es mi enemiga...??". Era como si su mente hubiese hecho el trabajo sucio para hacerle creer que todo aquello formaba parte de una enrevesada mazmorra la cual debían de superar con valentía. ¿Quizás no fuera tan... Épico? Escuchó la explicación de la contraria, la cual se mostraba cooperativa y amistosa en un principio con el chico, mientras éste asentía levemente y algo atónito ante sus palabras. "¡¿El ojo de un demonio?!", al escuchar aquellas palabras, sus facciones se volvieron algo más sorprendidas y entusiasmadas. Sin embargo, su expresión no tardó en tornarse a una más "decepcionada" al escuchar las siguientes palabras de la chica, todo ello acompañado de la visión de cómo ésta era capaz de pasar por dicha puerta infernal tan fácilmente.


-... Pensé que... Sería más emocionante...- Arrastrando algo las palabras de la decepción, comenzó a imitar los movimientos de la contraria. Se posó frente a la puerta y dejó que aquel "Ojo de Demonio" lo viera. Como por arte de magia, las puertas se abrieron ante él y se mantuvieron así por un buen rato. "Supongo que es mi momento de entrar...". Con cierta desconfianza aún, comenzó a andar pero con prisas hacia el interior de aquella extraña tienda, con el miedo de que en el camino lo aplastara dicha puerta pero, al final, sin llegar a ocurrir nada fuera de lo normal. "... Supongo que... ¡Es un demonio pacífico!", pensó en ese instante el peliazul, mientras se cruzaba de brazos visiblemente satisfecho consigo mismo por alguna razón y asentía un par de veces con energía.

Sus orbes azulados se posaron en ese instante sobre la chica que lo ayudó a superar tal desafío, expresando a través de sus facciones la mayor gratitud posible -¡Muchas gracias! Pensé que esa Puerta Demoníaca me aplastaría... Gracias a ti, no fue así- Agradeció en ese instante mientras se inclinaba en señal de agradecimiento hacia la chica de pelo azabache, ignorando con ello las miradas que atraían de los demás clientes de la tienda, curiosas y extrañadas la mayoría.

-¡Hai, hai! Tendré cuidado de no causar más problemas- Respondió el peliazul ante las palabras de la chica de "portarse bien" y no armar mucho jaleo -¡¡Gracias de nuevo por tu ayuda!! U-Ups, lo siento, volví a gritar... Gracias...- Adoptando en ese instante un tono más bajo, mientras agradecía de nuevo la ayuda de la contraria y la comenzaba a seguir por lo que sería el interior de aquella exótica tienda, tan fascinante que era a los ojos de Chrom.




[En los pasillos de la tienda]




-Oe, oe... ¿Ésto qué es...? ¡Oh...! ¿¿Y esto?? ¿¿Por qué brilla tanto, tiene un poder oculto?? ¡Eh! Y esto...



El peliazul se había sumido de nuevo en un trance o, al menos, en una fascinación propia que lo obligaba a ir de estante en estante, de mostrador a mostrador mientras sus orbes se posaban con emoción y curiosidad infantiles en los aparatos que se presentaban a la venta, algunos con precios de lo más altos y desorbitados. ¿Quizás aquellos fueran artilugios que guardaban tras de sí poderes inimaginables? No lo tenía claro. Y era tal desconocimiento lo que ponía tan ilusionado y enérgico al joven. El chico comenzó a toquetear con su dedo índice derecho la pantalla de uno de aquellos "móviles" que se ponen a la muestra y prueba de todo el público, de esos que se mantienen sujetos a carcasas que los "anclan" en mayor o menor medida al mostrador y, mientras tanto, permiten a los demás clientes usarlo para ver cómo funciona -Wow... Una pantalla mágica de bolsillo...- El peliazul se encontraba de lo más sorprendido y absorto en aquel aparato de proporciones pequeñas, mientras miraba de reojo a la chica que lo guiaba en ese entonces por el interior de la tienda, percatándose de cómo ésta se iba alejando con lentitud y sin pausa. "Ow... Ya podré investigar este cachivache más adelante...", se apenó levemente el chico, para entonces irse de vuelta junto a la joven de pelo azabache.

-Bueno... ¡No creo tener tanto dinero!- Dijo en ese instante Chrom al escuchar la pregunta escéptica de la contraria, mientras se sacudía la parte trasera de su cabello con torpeza en señal de cierta incomodidad que se encontraba sintiendo en ese instante -Pero pertenezco a una familia rica... ¡Que podrían comprar todos estos artefactos! Seguro que si guardan increíbles poderes, les interesará...- Razonó en ese instante mientras se excusaba algo con ello, de dicha forma para no verse como un "niño mimado" de una familia enriquecida, aunque realmente así sonara y fuera.

Sin embargo, el peliazul comenzó a mover de un lado para otro la cabeza con rapidez y energía ante la propuesta que le acababa de hacer la contraria, visiblemente intimidado y sorprendido por ello -¡¡N-No!! No hace falta que llegues a tales extremos... Muchas gracias, pero no me sentiría cómodo aceptando el dinero de una desconocida y...- Se negaba a ello Chrom, deteniendo su caminar lentamente mientras decía aquello y agachaba una y otra vez la cabeza, aparte de para perder su mirada en el suelo, para disculparse por alguna razón con la contraria. No quería que ésta se viera obligada o en necesidad de pagarle lo que fuera, ni mucho menos.


Sin embargo, aquella conversación fue suficiente para que el peliazul se percatara de un detalle que hasta entonces había ignorado. ¡Qué modales...!



-Oh, siento que no me haya presentado hasta ahora. Mi nombre es Chrom, ¡es un placer vivir esta mazmorra contigo!- Dijo con cierta energía e ilusión marcada en su voz, mientras ponía sus brazos en jarras con cierto aire satisfecho y emocionado, cabeceando levemente hacia la chica con mirada algo curiosa -¿Y tú eres...?- Escrutó con su mirada la figura de la contraria nuevamente, a la espera de su presentación, analizando nuevamente su aspecto. Realmente, el color de su piel era de lo más blanquecino, de un brillo casi...



... Artificial, se podría decir.


Chrom Habla - "Piensa" / Yo Narro
#0099cc - #00cccc / #Default
Legault Habla - "Piensa" / Yo Narro
#9966cc - #9999cc / #Default

Chrom~ <3:




Legault~ <3:


○ [Chrom] ahora es [Chrom | Legault]
avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
21052
Reputación :
5
Mensajes :
54

Ver perfil de usuario
SERVANTS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un tenue brillo artificial [Priv. Arika]

Mensaje por Arika Meili el Mar Sep 05, 2017 3:10 am

«¿Un poder oculto? ¿Pantalla mágica de bolsillo?»
¿Con quién demonios me había reunido? ¿En serio no sabía nada? Bueno, yo tampoco era una experta en la parte física de los aparatos electrónicos, lo que si manejaba bien era el software, cualquier cosa con códigos para mí era como comer Nutella untado en pan.

’Y ahora resulta que es el heredero del Imperio Friki y más de la mitad del dinero que hay en todo el planeta.’ Vale, no exageremos, el Imperio Friki no, porque se sorprende incluso por las luces de los teclados de ordenadores. Mejor no presentarle nunca un cyborg, porque será difícil explicarle cómo funciona. ’Y espero que no me pregunte qué soy, porque eso sí que es grave.’ Negué con la cabeza y estiré la mano hasta la suya para dejarle un par de palmaditas y soltar un “Ya, ya” para calmarlo. No imaginé que se pondría tan nervioso al tratarse de prestarle dinero. Aunque, claro, eramos completos desconocidos. Quizás se me empezaba a ir de la mano eso de ayudar a la gente…

Sentía cierta lástima hacia él, a primera vista parecía tan… uhm, ¿cómo decirlo? ¿Puro? Si, quedémonos con esa palabra. Era muy puro, daba la impresión de ser incapaz de dañar a una mosca incluso. Gritaba mucho, no conocía casi nada de este mundo – o al menos del mundo tecnológico, y mira que es lo que domina en la época – y era extraño. Además, en ese momento confiaba en mí – o eso daba a entender – y su mente sólo giraba en torno a la magia, los demonios (¿o eso se lo inculqué yo con la puerta?), mazmorras y… Espera, ¿dijo “mazmorra”? ¡¿ES QUE ERA UN PERSONAJE DE ALGÚN MMORPG O QUÉ DEMONIOS?! ’El mundo está loco… No tiene lógica…’ Mi existencia tampoco tiene lógica, pero ignoremos eso de momento.

Finalmente se presentó, detalle que se me había pasado a mí también. Ni siquiera se me ocurrió preguntar por su nombre o decirle el mío así sin más, era algo a lo que no di demasiada importancia en el momento. Pero si él tomó la iniciativa, ¿por qué rechazarlo?
-Un gusto, Chrom. Yo soy Arika, espero que podamos salir vivos de esta mazmorra.-seguí con la presentación, intentando mantener la “temática” de nuestra “aventura”. Entonces vi que alguien me hacía señas con la mano mientras pasaba cerca de los estantes que estábamos mirando.-Uhm… Chrom, espera aquí un momento, debo ir a comprobar algo. No tardaré más de dos minutos, así que sé paciente y mira estas cosas cuanto quieras, pero no rompas nada, ¿si? Ahora vuelvo.-me despedí, asegurándome de que le dejaba claras las condiciones de dejarlo solo un rato, y desaparecí por lo esquina. Seguí a esa persona hasta que llegamos a la sección de televisores y nos detuvimos.

Un polo azul con el nombre de la tienda imprimido en la espalda. Claramente era un dependiente del local, y en cuanto volteó hacia mí lo reconocí. Solía ayudarme cada vez que buscaba algo pero tenía dudas sobre la capacidad de los artículos que me interesaban, además que era divertido negociar los precios con él porque era igual de tacaño que yo. Encogí los hombros en señal de “¿qué pasa?”. Durante la conversación solté un par de suspiros e incluso llegué a irritarme, y es difícil que algo me moleste. El señorito empleado me sugirió tener cuidado con el chico peliazul y que “si hacía más alboroto del que ya hizo al principio” nos echarían. “¡Pero si ya lleva unos minutos tranquilo!” Le comenté, pero siguió metiéndome sus frases de “lo siento, son las normas”. Le mostré el dedo medio y volví corriendo con Chrom.

-Lo siento mucho, al final no fue nada importante.-me disculpé con él y me acerqué a los aparatos que estaba mirando.-Dime, ¿al final vas a quedarte con la “pantalla mágica de bolsillo”? Te enseñaré lo básico de lo que sea que compres.-sugerí, mirándolo de reojo.-Y realmente no me molesta prestarte un poco de dinero por hoy, ya me lo devolverás cuando nos volvamos a ver.-me crucé de brazos y lo miré de arriba-abajo, como si estuviera juzgando su aspecto.-¿Estudias en Takemori?


I.W.E:
*Click*:

avatar

Salón :
2 A
Dromes :
55258
Reputación :
3
Mensajes :
52

Ver perfil de usuario
SERES ARTIFICIALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un tenue brillo artificial [Priv. Arika]

Mensaje por Harry Blume el Mar Dic 05, 2017 9:54 pm

TEMA CERRADO
Éste tema ha sido cerrado y trasladado a la papelera debido a que lleva más de 2 meses de inactividad.
Si desean volver a abrirlo pueden pedirlo Aquí

Lugar: Ciudad de Éadrom - Calles.
avatar

Dromes :
169122
Reputación :
6
Mensajes :
640

Ver perfil de usuario
PROTECTORES DE LA NATURALEZA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un tenue brillo artificial [Priv. Arika]

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.