FELIZ CUMPLEAÑOS
Hace 6 años se creó esta comunidad con la intención de unir a los roleros y crear una familia. Hoy me es grato decir que se ha cumplido desde el inicio. Bienvenidos a Éadrom, bienvenidos a Takemori.

Muchísimas gracias a todos nuestros usuarios. Este es un triunfo que compartimos no solo con los registrados actuales, si no también con aquellos que se fueron.
Muchas gracias!
6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
BÚSQUEDA DE STAFF
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
GRADUADOS Y
CONDECORADOS
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Fuera de lugar [Skye]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Fuera de lugar [Skye]

Mensaje por Kai Laine el Jue Jun 15, 2017 9:38 am

"Jardines románticos" le había dicho su casera... ahora se preguntaba si aquel nombre se lo habría dado la señora mayor propiamente o la gente lo llamaría de aquella forma tan... en fin, vergonzosa, por no decir otra cosa.
Con los ojos entornados, Kai corría por los susodichos jardines como todos los días con las últimas horas de luz. Nada más llegar a la ciudad había preguntado por un lugar seguro en el que llevar a cabo aquella rutina de ejercicio que había adoptado desde sus primeros tiempos practicando boxeo, y aquella mujer había mencionado inmediatamente aquel lugar. Debía de ser tan tremendamente empalagoso ver a parejas darse amor en aquel lugar que hasta los "malos malosos" de aquella ciudad se mantenían alejados...
Aún a aquellas alturas, a Kai se le hacía difícil pensar que, de las múltiples personas que había en aquella urbe, había una gran cantidad de seres sobrenaturales, mitológicos y demás... así que procuraba no pensar mucho en ellos y, con respecto a esos "seres malignos" que causaban tanto caos, internamente los consideraba terroristas, algo conocido y con un nivel de peligro más "humano", así era más sencillo evitar aquellos lugares que se decía que podían ser peligrosos. Lugares como las colinas que conectaban la ciudad con Takemori, que le habían llamado la atención desde un principio como un lugar perfecto para hacer ejercicio... pero los rumores que le contó la anciana le hicieron evitar o transitar lo menos posible y no en una rutina fija.

Suspiró pesaroso, dando la tercera vuelta a los enormes jardines. La presencia verde le gustaba, pero que hubiese tanta curva y giro era molesto cuando tu mayor objetivo era correr, y no observar el bello paisaje. Con una oreja descubierta y atenta y la otra tapada por un auricular que dejaba música de la que le gustaba en su oído, el joven finlandés se mantenía alerta incluso allí. podía no gustar mucho de la situación que se respiraba en algunos lugares de la ciudad, pero no por ello iba a ignorar los posibles peligros que podían aparecer incluso en aquel lugar, que no es como si estuviesen especialmente protegidos o algo.

Su reloj empezó a pitar, sobresaltándole ligeramente y haciéndole esbozar una sonrisa levemente avergonzada consigo mismo, deteniendo su carrerilla de a poco hasta frenar del todo, apagando la alarma y sentándose en un banco cercano, su cabello rubio viéndose dorado con la luz cada vez más rojiza que se filtraba entre las hojas de los árboles cercanos.
Se sacudió un poco los pantalones de baloncesto negros que utilizaba para salir a aquella actividad y se pensó seriamente en sacarse la sudadera blanca con capucha, pero con el descenso de las temperaturas por la noche imaginó que le haría falta para regular su temperatura adecuadamente.
Soltó otro pequeño suspiro, relajándose momentaneamente en su asiento y alzando la mirada al cielo. Vio pasar volando algo enorme a toda velocidad. Todo su cuerpo se tensó inmediatamente y su boca adquirió la expresión similar a un acento circunflejo inverso... el vivo retrato de la incomodidad.
El sonido de aleteo monstruoso se fue alejando poco a poco... y sólo cuando ya no se escuchó nada, Kai pudo volver a relajarse.
- Ha... como si tratar con brujos toda mi infancia no hubiese sido suficiente... -murmuró para sí, desviando su mirada... que recayó sobre unas plantas que tenía en una formación frente a sí- Mmm... me pregunto si habrá alguna planta interesante por aquí... -para un herborista, eso de "no arrancar plantas" en ocasiones debía ignorarlo... aunque si sólo eran decorativas evidentemente no iba a hacer nada.
Con una mueca, decidió esperar un poco a haberse relajado de la tensión de aquel repentino OVNI sobre su cabeza antes de ponerse a hacer nada.
avatar

Dromes :
7235
Reputación :
0
Mensajes :
16

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Fuera de lugar [Skye]

Mensaje por Skye D. el Vie Jun 16, 2017 2:20 pm

La cabeza de Skye asomó de entre uno de los arbustos del cuidado jardín del instituto, conocía bien aquel lugar. Los “Jardines Románticos” era uno de los lugares favoritos del instituto para el dragón, no por el motivo que otros pudieran pensar, pues eran pocos los que se sentían atraídos por un dragón en su verdadera forma, pero allí podía tomar aire fresco y disfrutar de la fragancia de las flores. Pero en aquella ocasión no estaba allí metido para disfrutar del espacio abierto o de la fragancia de las flores o del sonido de las  cantarinas fuentes, si no para esconderse. Se escuchó un pequeño alboroto cuando un grupo de alumnos irrumpió cerca de donde Skye se escondía, que volvió a meter la cabeza dentro del arbustos, mirando entre las hojas verdes. Observó como los chicos registraban un poco la zona, tras lo cual siguieron su camino. Lanzando un suspiro Skye esperó unos minutos más antes de atreverse a salir del arbusto, deslizándose al exterior, sacudiendo la cola y mirando alrededor. El dragón no tenía su aspecto habitual, normalmente Skye no llevaba nada más encima que sus escamas y quizás su alforja de estudiante, pero en aquella ocasión estaba cubierto desde la cabeza a la cola de alguna sustancia pegajosa, plumas y confetis de colores.

Todo había empezado justo a salir el dragón de su clase de natación, el grupo de matones de siempre lo estaban esperando. Al contrario que en otras ocasiones no lo llevaron a los baños para meterle la cabeza en un retrete, si no que lo emboscaron, lanzándole un montón de lo que parecía cola o algo así y luego le cayó encima un montón de plumas y confetis. El dragón no se quedó parado y huyó nada más verse venir todo aquello encima. No salió indemne pero al menos había evitado que le sacaran fotos que tenían pensado repartir por todo el instituto al día siguiente.

Skye se rascó una mejilla, quitándose algunas plumas y confetis, al mirarse la garra vio que también tenía lentejuelas rosas y lanzó un gruñido, mientras sacudía la garra pero no era capaz de deshacerse de aquella sustancia pegajosa. El dragón echó a caminar por los jardines, sabía que había una zona “abandonada” o al menos más apartada donde había una pequeña laguna donde podría probar a darse un bajo y quitarse toda aquella porquería de encima antes de que lo encontraran y le hicieran fotos. Skye solo medía un metro sesenta de alto, de modo que no le costaba mucho ir usando los recortados setos para irse ocultando de miradas indiscretas, pero claro, no todo el jardín contaba con aquellos útiles arbustos. Alzó la cabeza, dando un respingo cuando algo enorme pasó volando por encima de aquella zona, supuso que sería algún congénere suyo, cosa que le resultó la mar de extraña, pues era raro ver por la zona del instituto a dragones con su verdadero aspecto. Suspiró un poco frustrado y lloroso, pues él no se merecía aquel trato y que le hicieran aquellas cosas solo porque se negaba a adoptar forma humana. Agachó la mirada, comenzando a murmurar y pensando que necesitaría ayuda, pues él no llegaría a quitarse toda aquella porquería que llevaba encima.

Entonces sintió una presencia y pensando que eran uno de los matones, se puso en tensión alzando la mirada, mientras hacía que  unas lenguas de fuego azul lamieran sus colmillos. Parpadeó desconcertado al ver a un chico rubio y bien parecido, no era uno de los matones. Skye tosió un poco al ahogar el fuego y miró a un lado, avergonzado de que alguien lo viera con aquel aspecto.

-Eh… yo… esto...-Empezó a decir rascándose el morro y sin más se dio media vuelta para marcharse, con todo el puente del hocico ruborizado, aunque sería difícil de ver, pues estaba todo cubierto de plumas y confetis.

Entonces se escuchó el sonido de unas voces que anunciaban que no habían encontrado al dragón. Skye dio un respingo y corrió hacia donde estaba Kai, saltó por encima del otro con gran agilidad y se metió de cabeza en un gran arbusto que estaba a la espalda del joven rubio.

-No me delates, por favor.- Le pidió el dragón susurrando, escondido.

Unos chicos irrumpieron poco después en el mismo lugar donde momentos antes estaba el dragón, tenían aspecto de maleantes y llevaban sus teléfonos móviles preparados para sacar cuantas fotos quisieran.

-¡Eh, tú, rubiales! ¿Has visto a un estúpido y pequeño dragón? Va todo cubierto de plumas y papeles de colores.- Dijo uno de los chicos, que tenía una mitad del pelo de la cabeza blanco y la otra parte rojo.


avatar

Salón :
1 B
Dromes :
54523
Reputación :
6
Mensajes :
164

Ver perfil de usuario
DRAGONES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Fuera de lugar [Skye]

Mensaje por Kai Laine el Vie Jun 16, 2017 2:53 pm

Tentado de levantarse ya e investigar entre aquellos arbustos para ver si podía encontrar algo de utilidad, los planes de Kai se vieron repentinamente interrumpidos por la aparición de... ¡¿un dragón?!
Su boca se entreabrió ligeramente pues, si bien en un principio había pensado que debía ser alguien disfrazado por todo aquello que tenía encima (parecía una piñata que se había fugado de alguna fiesta infantil), pronto vio la expresividad de aquel rostro reptiliano que ahora distinguía mejor, habiendo tenido unos segundos para observarlo. Desde luego, las llamas azules que surgieron brevemente de entre sus fauces fueron una pista más que tangible para que el rubio se asegurase de que lo que tenía frente a él era un pequeño dragón... que igualmente parecía haber sido utilizado como piñata en algún lado.
- Esto... ¿t-te encuentras bien...? -empezó a preguntar cuando logró superar la sorpresa al darse cuenta del estado lamentable en el que el otro se encontraba. Quizás si no hubiese creído que su expresión era incluso temerosa lo habría tomado como alguien saliendo de una fiesta, quizás borracho pero bien... pero teniendo en cuenta su suposición y la reacción cautelosa de la criatura, decidió ofrecer su ayuda por si acaso.
Aunque claro, la situación no le dio opción a ofrecerla, pues el ser mitológico saltó sobre él y se fue a esconder a sus espaldas, dejándolo nuevamente entre ojiplático y desconcertado.

El susurro del dragón, sin embargo, hizo que su mirada se entornase y volviese al frente... pues, como supuso, no tardó en aparecer gente buscando a la criatura.
Ante las palabras ajenas, el finlandés alzó una ceja y, con un tono de voz cuidadosamente neutral replicó...
- ¿Un dragón? Si os referís a una de esas criaturas en forma humana... no he visto pasar a ninguna otra persona por aquí cubierta de plumas y papeles -comentó tranquilamente-, hace un rato pasó algo grande volando sobre los árboles, aunque si decís que es pequeño, dudo que fuera él -se encogió de hombros, despertando gruñidos molestos por parte de los jóvenes maleantes que, demasiado embebidos por su "misión" de encontrar y humillar al dragón, no pensaron siquiera en implicar a aquella otra persona "inocente" en sus abusos. Por suerte.
Mientras los observaba salir corriendo rodeando un camino del jardín, Kai no pudo dejar de pensar que cualquiera de ellos podría no ser humano... es más, seguramente lo raro sería pensar que alguno de ellos lo pudiese ser. Suspiró.
- Parece que los idiotas siguen siendo idiotas, da igual la raza a la que pertenezcan... -murmuró, irguiéndose entonces y asomándose por encima del banco- Ey... ya puedes salir -le dedicó una sonrisa amable, tendiéndole una mano, su conocimiento de la situación del dragón habiendo logrado superar su inicial sorpresa al estar frente a un dragón de verdad-. Hay una fuente en sentido contrario al que han tomado esos tipos. Vamos, te ayudaré a sacarte todo eso -añadió.

Avanzó unos pasos y se detuvo a esperar al otro, mirándole con aquella expresión bonachona que solía ponérsele.
- Soy Kai, por cierto. ¿Cómo te llamas tú? -preguntó educadamente tras presentarse. Ya pensaría qué hacer con respecto a aquellos críos más tarde...
avatar

Dromes :
7235
Reputación :
0
Mensajes :
16

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Fuera de lugar [Skye]

Mensaje por Skye D. el Vie Jun 16, 2017 4:25 pm

Skye se mantuvo oculto entre aquellos arbustos, incluso conteniendo el aliento, pues no sabía si aquel apuesto chico rubio se callaría o lo delataría. Lo había visto muy sorprendido, seguramente era uno de aquellos bípedos que solo habían visto dragones en los libros y en las películas, ya había tenido experiencias así, por lo que estaba acostumbrado. No tuvo tiempo de responder a la pregunta del joven, pues tuvo que altar al arbusto para esconderse. Se mantuvo alerta y en tensión escuchando como el chico rubio le daba largas a los otros echándolos para que siguieran camino y dejaran de buscarlo por allí. Tras unos segundos, el dragón suspiró aliviado, aunque ahora le daba vergüenza salir del arbusto para dejarse ver, pues no le había pasado inadvertido la manera que había tenido el otro de mirarlo al verlo con toda aquella parafernalia encima.

-Estoy bien...- Respondió un poco inseguro desde el arbusto, al ver que el otro se acercaba a él, sacó un poco la cabeza, dejando a la vista su hocico y sus ojos azules. Sonrió un poco al escucharlo decir sobre los idiotas.- Ah… bueno… sí...- Dijo un poco avergonzado cuando el otro le dijo que ya podía salir. Se armó de valor y salió de entre el arbusto, sacudiéndose un poco, haciendo saltar algunas plumas y papelillos sueltos.- Suena prometedor...- Comenzó a decir cuando le dijo sobre la fuente, cuando se ofreció a ayudarle a quitarse todo aquello parpadeó sorprendido, era la primera vez que un bípedo le ofrecía ayuda para asearse, algo que era tan normal y cotidiano para los dragones, al menos los de Avalar, donde había crecido y nacido el dragón turquesa. -Oh, claro, suena genial, muchas gracias, de verdad.-Dijo mientras agitaba la cola tras él, contento con aquello. -Eres el primer bípedo que me ofrece su ayuda para asearme… Suena algo raro, pero es normal entre los míos.- Terminó por confesarle Skye, mientras echaba a caminar hacia el lugar donde estaba el estanque o la fuente. El dragón inclinó la cabeza al escuchar la presentación del otro.- Mi nombre es Skye.- Se presentó el dragón turquesa mientras llegaba ante la fuente.

En pocos minutos llegaron al lugar, era una fuente de tres piso de la que borbotaba agua, caía sobre un estanque cuadrangular, con nenúfares flotando sobre la superficie de agua cristalina. Un par de pequeños escalones llevaban al interior del agua, Skye se acercó y se metió en el agua, que apenas cubría unos treinta centímetros.

-¿Estás seguro de esto? No quisiera que te mojaras y ensuciaras la ropa...- Dijo un poco preocupado, pues no quería que el otro se estropeara la ropa por su culpa.

Se metió en el agua y se acercó a la fuente, metiéndose de abajo, empezando a soltar plumas y confetis, pues lo que sea que le hubieran echado encima parecía salir bastante bien solo con agua.

-¿Eres nuevo? Creo que nunca te había visto por el instituto...- Comentó el dragón mientras él trataba de quitarse las cosas, rascándose con las garras, con cuidado de no cortarse.


avatar

Salón :
1 B
Dromes :
54523
Reputación :
6
Mensajes :
164

Ver perfil de usuario
DRAGONES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Fuera de lugar [Skye]

Mensaje por Kai Laine el Vie Jun 16, 2017 4:49 pm

"Mmmm... así que así es como sonríe" o al menos así lo interpretó el muchacho mentalmente al verle sacar la cabeza de entre los arbustos. Tal y como había imaginado, el dragón demostró estar cubierto de aquellos papelitos y plumas que el grupo de abusones habían comentado. Eso sumado a sus colores... nadie podía culparle de su primera impresión para con la criatura. De todas formas, verle así le hizo componer una expresión entre triste y molesta. Se le hacía extraño la idea de un dragón siendo víctima de bullying, pero dejando ese hecho a un lado, no era algo agradable, eso bien lo sabía él...
- No hay problema -replicó con sencillez cuando el otro le dio las gracias por ofrecerle su ayuda. Sentía que era lo mínimo que podía hacer, seguramente limpiarse toda aquella porquería con las garras no debía ser muy cómodo ni rápido-. Bueno... no es como si fueses a asearte como normalmente harías, ¿cierto? -añadió al escuchar el comentario ajeno, sonriendo amablemente- El pegamento puede ser difícil de quitar... si es que han usado eso contigo -le observó con más detenimiento-. Joder... ¿te lo echaron en las alas también...? -contuvo las palabras malsonantes referidas a aquel grupo de idiotas, negando levemente. Las alas eran la parte más delicada de cualquier animal que las tuviese, aquello pasaba de broma de mal gusto.
- Vamos, Skye, es por aquí -concluyó, pues en aquel momento su enojo no serviría para nada.

Al alcanzar la fuente y escuchar las palabras atentas del contrario, Kai rio tranquilamente, desestimando las preocupaciones del dragón con un gesto.
- No te preocupes... esta es ropa de deporte, la estaba usando para correr, así que nada más llegar a casa iba a ir directa a la lavadora -se sentó al lado de la fuente, sacándose las zapatillas deportivas y los calcetines-. Echarle un poco de agua encima no le va a hacer ningún daño... y si se le queda algo pegado ya se lo sacaré en casa -le guiñó un ojo, irguiéndose y entrando en la fuente con Skye-. Permíteme -murmuró educadamente antes de alcanzar con suavidad las alas del contrario, comenzando a mojarlas y despegar toda aquella porquería con extremo cuidado-. ¿Nuevo? Uhm... sí, me mudé hace poco. Creo que los maestros me están consintiendo un poco, al menos por ahora... con eso de que me acostumbre a estar rodeado de seres que parecen humanos y en realidad no lo son -rio suavemente-. Yo sólo soy un humano, tal y como parezco... así que de repente mezclarme con todo tipo de criaturas que podrían aplastarme aún sin querer me resulta... bueno... aún algo difícil de digerir, por decirlo de alguna manera -le lanzó una mirada agradable-. Para ser el primer dragón que conozco, sin embargo, tú no me has causado una mala impresión.

Terminando con una de sus alas, el rubio pasó a atender la otra, los pantalones cortos apenas mojándose por alguna que otra salpicadura de la fuente al igual que su sudadera. El clima veraniego ayudaba, el agua era bastante apetecible, y más después de haber hecho ejercicio.
- ¿Qué hay de ti? Confío en que lo de hoy no sea algo habitual -preguntó entonces, componiendo un gesto preocupado-. Dirás a alguien sobre esos tipos, ¿cierto? No deberías permitir que te hagan... esto -añadió, a pesar de todo con un tono conciliador... pues sabía que las circunstancias podían causar miedos o inseguridades que hacían su afirmación algo dudosa, al menos si se pensaba desde el punto de vista de una víctima de aquellos abusos.
avatar

Dromes :
7235
Reputación :
0
Mensajes :
16

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Fuera de lugar [Skye]

Mensaje por Skye D. el Vie Jun 16, 2017 6:44 pm

El dragón ignoraba que el joven humano estuviera cogiendo tantos “apuntes” sobre él, pues no era normal para Skye que alguien le prestara tanta atención a su cuerpo o a sus gestos. La sonrisa en el dragón era un poco extraña, se le alzaban las comisuras del hocico al igual que ocurría en un humano con las comisuras de los labios, pero al verse los colmillos de Skye, más de una vez el dragón había tenido problemas con aquello y al verlo alguien sonreír, habían salido huyendo pensando que se lo iba a comer o algo así. Skye no pudo evitar reír un poco por la pregunta algo preocupada del otro sobre su aseo habitual.

-No, normalmente me aseo usando la lengua, aunque como no alcanzo a todas partes y no tengo un compañero o compañera que se anime a ayudarme, pues tengo una especie de cepillos improvisados… me cuesta mucho usarlos, pero me gusta ir con mis escamas bien cuidadas.- Comentó mientras el dragón ya se metía en el agua del estanque, metiéndose bajo los cantares chorros que caían de los distintos niveles de la fuente.- Creo que no es pegamento… es algo que aún sigue húmedo… quizás sea cola con agua o algo así.- Comentó mientras miraba hacia el otro, que se descalzaba tras tranquilizarlo sobre que no pasaba nada si se manchaba la ropa, pues iba a lavarla nada más llegar a casa. El dragón se miró las alas con disgusto y asintió.- Sí, a ellos le traen sin cuidado lo que me pueda afectar estas cosas...- Dijo con tristeza, abriendo una de las alas cuando Kai se acercó a limpiarla. La membrana era suave como terciopelo, cálidas y se notaban las palpitaciones de las pequeñas miles de venas que las recorrían. -Ya veo, yo llevo ya un año por aquí...- Dijo con una mueca.- Ah, bueno, te acostumbrarás a ver de todas las razas, a mí me pasó algo similar, yo solo estaba acostumbrado a ver dragones en Avalar, de vez en cuando algún bípedo que iba a la universidad o a comerciar con nosotros, pero eran escasos. Es muy extraño, eres el primer humano humano que conozco, todos los demás solo tenían apariencia humana, pero resultaban ser demonios, vampiros y otras criaturas.- Dijo riendo un poco, al recordar algunos de sus mal entendidos.- Vaya, me alegro ser tu primer dragón, aunque la mayoría no son como yo. Pertenezco a una raza relativamente pequeña de dragones, y bueno, también algo menos “fieros”.- Dijo encogiendo las alas.

Cuando el chico pasó a su otra ala, recogió el ala limpia y se dejó limpiar la otra, mientras que el dragón trataba de quitarse todo lo posible con garras y hocico. Al escuchar Kai preguntándole si aquello era lo habitual, hizo una mueca y agachó la mirada avergonzado, encogiendo las alas.

-Bueno, hice una tontería al poco de estar aquí y me dieron un ultimatum. Si volvía a agredir a alguien me expulsarían de Takemori… Y a saber a que lugar me mandaban mis padres si me vuelvo a meter en un lio...- Dijo con fastidio.- Solo me permiten defenderme si mi vida o integridad corren peligro… algo como que me vayan a cortar la cola o algo así.- Gruñó con enfado, resoplando vapor helado por los hollares del hocico.- Que me metan el hocico en un retrete, que me aten de patas y cola para pintarrajearme el cuerpo, que me den alguna que otra patada mal intencionada o...- Extiende un poco las alas.- Que me hagan esto, no pone mi vida o integridad en peligro. Un lío como el pelearme con un bípedo en Avalar hizo que mis padres me mandaran aquí, a saber a donde me mandarían si vuelvo a meter la cola.- Dijo mientras negaba con la cabeza, sentándose sobre el trasero, bajo el chorro de agua de la fuente.  Negó con la cabeza ante la sugerencia de Kai.- No, si me chivo será peor. Desde que descubrieron que también me gustan los machos… los chicos para que me entiendas, se han vuelvo mucho más persistentes he imaginativos. ¿No lo has captado? Todo esto a sido para decirme que tengo “pluma” y que soy gay...- Dijo señalando las plumas y papelillos de colores y las lentejuelas rosas. -Aunque en verdad también me gustan las chicas.- Aseguró el dragón, encogiendo las alas. -Ojalá tuviera a un compañero de habitación como tú, al menos tendría a alguien que me cubriera las espaldas.- Dijo mientras se movía para facilitar a Kai que le fiera quitando toda aquella suciedad.

No deberían tardar más de veinte o treinta minutos en quitarle aquel estropicio a Skye, el dragón esperaría a que Kai le quitara al menos lo más gordo, pues sentía que aunque se estaba quitando todo aquello se iba a quedar más cómodo y tranquilo dándose un buen baño con jabón.

-Eres buena gente.- Dijo cuando terminara de ayudarle con aquello.- Si necesitas ayuda con algo que no entiendas cuenta conmigo. Puedes pedirme cualquier favor.- Dijo guiñándole un ojo.- Puedo mostrarte varios lugares bonitos de los alrededores, como termas y lagos, me encanta nadar.- Ofreció el dragón, que sentía que tenía que devolverle de algún modo la ayuda que Kai le había ofrecido de manera tan altruista.


avatar

Salón :
1 B
Dromes :
54523
Reputación :
6
Mensajes :
164

Ver perfil de usuario
DRAGONES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Fuera de lugar [Skye]

Mensaje por Kai Laine el Vie Jun 16, 2017 7:17 pm

"Oh... ¿la lengua?" sonrió levemente al imaginárselo así "es como un gato" añadió para sí en la privacidad de su mente.
- Supongo que tener escamas debe ser algo dificultoso a la hora de tenerlas bien limpias, especialmente en sitios difíciles de alcanzar -le dio la razón-, aunque tendrás que perdonarme por usar el agua de la fuente y las manos para limpiarte en lugar de la lengua -bromeó, comprobando con su propia limpieza la aclaración ajena sobre lo que habían usado para dejarlo en aquel estado, pues no se quitaba tan dificultosamente como el pegamento... por suerte. Incluso para un dragón, más en las membranas de las alas, podría ser doloroso tener que andar despegando aquellas tonterías.

Fue curioso escuchar de Skye que a él le había costado acostumbrarse también. Ciertamente, sólo había pensado en su propia situación como humano y había metido en un mismo saco a todos los seres sobrenaturales, no contemplando siquiera la posibilidad de que dentro de ellos también hubiese algunos no acostumbrados a tratar con otras criaturas místicas de distintas razas. En aquel momento se llamó a sí mismo tonto internamente, sonriendo levemente y agradeciendo silenciosamente las palabras del dragón por ayudarle a ampliar un poco más sus miras.
- Bueno, el sentimiento quizás sea algo diferente de todas formas. Tú al menos puedes volar lejos si te asalta alguien -comentó riendo un tanto para sacarle peso al asunto-, yo tengo que preguntar a mi casera antes de salir a algún lado si ese lugar es seguro o no -suspiró levemente, confirmando una vez más lo que ya había pensado con respecto a que los humanos como él debían ser verdaderamente escasos por lo que dijo Skye-. Me alegra entonces el doble que seas mi primer dragón -rio ahora más alegremente-, ya me he recorrido mi trayecto habitual... tener que correr de algún dragón gigante y "fiero" no entraba dentro de mis planes para hoy -le sonrió divertido, terminando de despegar las plumas y papelitos de una de las alas y pasando a la otra.

Su sonrisa, sin embargo, no duró demasiado ante las palabras ajenas. ¿Hablaba en serio...?
- Pero eso... es absurdo -no pudo evitar decir-. Te están haciendo bullying, atacando física y psicológicamente, eso es una falta de conducta grave en todo reglamento interno de cualquier instituto -la incredulidad de sus palabras se mezclaba con una indignación clara-. ¿Los educadores de esta institución en verdad permiten algo así? -si de verdad aquello ocurría bajo conocimiento de los docentes y del personal del instituto... entonces tanto él como cualquier otro alumno vulnerable por la razón que fuese corrían mucho más peligro del que jamás habría imaginado. Es decir... aquello ni siquiera debería ser legal.
Y entonces, el dragón dijo aquello que hizo que hierro puro se instalase en la mirada amable del rubio, sus labios apretándose en una fina línea furibunda.
- Creo que el que va a ir a quejarse seré yo -dijo repentinamente, volviendo a limpiar al dragón, pues sus manos se habían detenido durante unos segundos-. Esto no es algo que alguien tenga que soportar bajo ninguna circunstancia -añadió, despejando las bonitas escamas de la criatura de aquella burla cruel.

El resto de aquel proceso de limpieza se lo pasó en silencio, intentando calmarse a sí mismo pues, nuevamente, aquel enojo no tenía como objetivo al inocente Skye ni muchísimo menos, de modo que ya lo mostraría frente a las personas que correspondiese.
Por fin terminó retrocediendo un poco y sentándose en el borde de la fuente con los pies aún en el agua, soltando un profundo suspiro.
- Uff... eso llevó tiempo -sonrió sin embargo, ya más controlado y como si en verdad considerase aquel tiempo bien empleado-. ¿Tus escamas y tu piel son resistentes? Digo porque si sientes irritación puedo darte unos aceites para hidratarlas -su amable sonrisa se amplió ligeramente-. Soy herborista... así que si conoces lugares naturales donde haya plantas, estaré encantado de que me los muestres cuando quieras -le guiñó un ojo, metiendo una mano en el agua seguidamente y mojándose la frente, echándose el flequillo hacia atrás momentáneamente, aliviando un poco el calor, aunque la temperatura ya empezaba a refrescar un poco con la caída del sol-. Uhm... se está haciendo tarde, habrá que ir recogiendo -concluyó, calmadamente dando media vuelta y sacando los pies mojados para que empezasen a secarse al menos un poco.
avatar

Dromes :
7235
Reputación :
0
Mensajes :
16

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Fuera de lugar [Skye]

Mensaje por Skye D. el Sáb Jun 17, 2017 9:41 am

Ignorando los pensamientos del otro sobre su lengua Skye se dejó ayudar por el otro, que le quitaba toda aquella porquería de encima, se puso en las posiciones que el otro le indicaba, levantando un ala, una pata o la cola cuando hiciera falta, mientras que él mismo permanecía ya quiero, pues se había quitado toda la porquería posible de encima sin arriesgarse a hacerse algún corte con las garras.

-Bueno, nunca he tenido piel humana, de modo que no se cuan complicado es mantenerla, aunque sí se cual es su tacto, pues la he lamido en algunas ocasiones...- Dijo un poco ruborizado, rascándose el morro con una de las garras delanteras.- Tengo un jabón especial, les da brillo y fuerza, aunque en esta época es posible que pierda algunas...- Dijo preocupado, pues estaba en época de celo y no tenía un compañero o compañera con quien pasar aquella mala racha.- En cuanto a lo otro, soy bastante flexible, pero evidentemente no llego a todos lados, como a las alas o al lomo.- Dijo divertido, mientras se metía una última vez bajo los chorros de agua.- No te preocupes, entiendo que los humanos uséis más vuestras manos, son muy útiles.- Le dijo Skye sacudiendo una garra para quitarle importancia a aquello.

Skye esperó  a que el otro se apartara un poco para poder salir del estanque, se sacudió un poco y luego extendió las grandes alas púrpuras, haciéndolo parecer así más grande. Miles de pequeñas gotas de agua cubrían su cuerpo de escamas turquesas y púrpuras.

-Cierto, pero solo si estoy en un espacio abierto.- Dijo riendo un poco sobre lo de huir volando.- Aunque si me escapo, cuando me cogen me suelen hacer “bromas” aún más pesadas...- Dijo con un suspiro pesaroso, mientras se sentaba sobre el trasero fuera del agua con las alas abiertas.- ¿Tienes casera? ¿ Vives fuera del instituto? -Preguntó extrañado, pues él vivía en uno de los edificios de los alumnos.- Y yo que seas mi primer humano, me habían contado muchas cosas sobre vosotros y estoy viendo que muchas son mentiras o que al menos no todos sois iguales.- Asintió con firmeza, como si confirmara algunas ideas o sospechas.

El dragón le devolvió la sonrisa al chico, mientras lo observaba y esperaba a que el sol terminara de secar sus escamas y las membranas aterciopeladas de sus alas. Sintió la actitud fría y seria del otro cuando le comenzó a contar algunas de las razones por la que le hacían bulling, se apresuró a mirarlo preocupado.

-Lo es, pero por favor, no digas nada… Sí, los profesores los castigan, les mandan a hacer tareas o trabajos comunitarios. Pero tanto una cosa como la otra no dura para siempre y cuando se libran vuelven a buscarme para hacerme más cosas...- Dijo mientras barría el suelo con la cola.- Lo se, nadie debería soportarlo, pero también es por mi tozudez. Me niego a adoptar forma humana, los hago quedar como tontos siempre que puedo o he reconocido en alguna ocasión que algún chico me gusta… Aunque rara vez me han correspondido.- Dijo encogiendo las alas con indiferencia.- Es normal, supongo, después de todo me alejo mucho de lo que los bípedos soléis encontrar “atractivo”.

-Muchas gracias.- Agradeció cuando el otro hubo acabado, viéndolo salir también del agua. Ladeó la cabeza, curioso por lo que le otro le preguntó sobre sus escamas.- Bueno, en general lo son, aunque en ciertas partes del cuerpo son mas pequeñas, finas y flexibles, mientras que en otras son más grandes, gruesas y rígidas. -Explicó un poco alzando la vista al cielo.- En el lomo por ejemplo son más como las segundas, mientras que en zonas como la parte delantera del cuello, las axilas y… y las ingles son más como las primeras.- Dijo poniendo unos ejemplos.- Eso del aceite suena genial, creo que algunos dragones lo hacen, aunque yo no puedo aplicarme solo esas cosas y no creo que usar la lengua con los aceites sea buena idea.- Comentó pensativo, rascándose bajo la mandíbula.- Oh, ¿eres herborista? Que bien, algunos dragones aseguraron que mis fluidos tienen ciertos poderes curativos, como mi saliva. Mezclada con plantas intensifica su poder curativo o eso me dijeron… Querían hacer pruebas con otros fluidos, pero no lo permití.- Reconoció algo avergonzado. -Claro, conozco varios parajes naturales, no se mucho sobre plantas curativas, pero te llevaré igualmente si quieres echar un vistazo.- Le ofreció el dragón turquesa con una sonrisa. Miró hacia la puesta del sol y asintió a las palabras del otro.- Si no tienes nada que hacer mañana y puedes trasnochar un poco, podría llevarte a un lago cercano. Si te gusta el pescado pillaré un par de peces para ti y te mostraré un poco la zona para que busques esas plantas que dices.- El dragón se incorporó, con las escamas y las alas ya secas.- Tengo que pasar por mi habitación a recoger un par de cosas. ¿Necesitas algo o ir a tu cuarto?- Preguntó, esperando a ver si se animaba a ir al lago.


avatar

Salón :
1 B
Dromes :
54523
Reputación :
6
Mensajes :
164

Ver perfil de usuario
DRAGONES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Fuera de lugar [Skye]

Mensaje por Kai Laine el Sáb Jun 17, 2017 10:33 am

- Supongo que depende de la persona, pero la mía no es como si la cuidase a diario ni nada parecido y está bien -sonrió levemente-. Será que el "fresco" finlandés siempre me la ha mantenido sana -se encogió de hombros, frunciendo levemente el entrecejo cuando el dragón pareció... ¿ruborizarse? Era difícil de notar con el tono de su piel (o escamas, más bien), pero parecía algo sonrojado, en verdad. A saber en qué situaciones había lamido la piel humana... parecía que estaba ante un dragón "experimentado". Suspiró internamente. Sentirse virgen e inexperto era desalentador, aunque nunca había sentido prisa por aprender en aquel campo, menos con sus malas experiencias pasadas tirando cualquier posible ánimo por los suelos. Su mano era una compañera menos traicionera...
- Ah... uhm -sacudió ligeramente la cabeza, centrándose de nuevo en la conversación-. ¿En verano se te caen algunas escamas? Supongo que el calor es malo para todos -rio con suavidad, viendo al dragón meterse de nuevo bajo el agua y él mismo saliendo de la fuente y "poniéndose a secar" apaciblemente, si bien la falta cada vez más notable de luz le inquietaba un poco. Quizás tener un dragón a su lado le diese más seguridad, aunque... en aquella ciudad nunca se sabía lo que podía aparecer.

Se asombró un tanto ante el espectáculo que dio el contrario al extender así sus alas, sonriendo un poco tras superar la sorpresa y pensando una vez más que, después de todo, no todo lo sobrenatural tenía que ser problemático. Skye, a fin de cuentas, era un ser asombroso.
- Uhm... sí, vivo en un "piso" alquilado -murmuró, haciendo una mueca ante aquello de las "bromas", pero decidiendo pasarlo por alto al ver que el tema claramente le desagradaba al contrario, como era lógico por otro lado-, y digo "piso" porque es demasiado minúsculo como para ser considerado un piso de verdad, pero a mí me gusta -consiguió recuperar la sonrisa-. Casi todo está en una misma habitación, así que la mayoría de las cosas están convenientemente cerca unas de otras -asintió aún sonriente al dragón-. Las generalizaciones nunca son buenas o fiables... pero es normal caer en ellas incluso pensando así -los disculpó a ambos con aquellas palabras, pues él no era la excepción al haberse hecho ideas preconcebidas de un grupo mucho más grande como eran los seres sobrenaturales... si bien estaba seguro de que había en él de todo, como en cualquier otro grupo, a veces tendía a agruparlos todos como "inquietantes".

Su actitud fría claramente puso sobre aviso al contrario, y le miró cuando le explicó por qué no debía decir nada, pues no era alguien tan tozudo como para no atender a razones... si es que las había y tenían el suficiente peso. Su expresión furibunda fue suavizándose a medida que le escuchaba, si bien la tristeza y la impotencia se abrieron paso seguidamente.
- Pero... ¿acaso hay alguna norma en el instituto que diga que todos los que tienen una forma natural deben adoptar forma humana? -inquirió con el ceño levemente fruncido- ¿Por qué deberían privarte de la libertad de ser como eres en verdad si así es como estás más cómodo? -negó- Dejando a un lado que les dejes claro lo tontos que son... deberías poder ser como eres y expresar tus sentimientos sin que tu forma o tu orientación sexual fuese causa de abusos hacia ti -estaba tan centrado en aquella mala sensación que le dejaba aquella situación en la que, sospechaba, no podía hacer nada para ayudar, que el comentario indiferente del contrario aún tardó algo en llegar a su cerebro y ser procesado.
- ¿Ha...? -parpadeó repentinamente, mirándole- B-Bueno... normalmente supongo que lo que cuenta para las personas es el interior, cómo eres y no lo que pareces... y de todas formas -ladeó la cabeza, mirándole con fijeza-, tienes unos ojos muy bonitos, para mucha gente eso es cautivador -esbozó una tranquila media sonrisa-. Las puertas al alma, los llaman... si son así de bonitos, debes tener un alma muy bella -en un impulso le dio unas palmaditas en la cabeza con suavidad-. Y recuerda; siempre habrá diversas personas con gustos diferentes, nunca sabes qué le parecerá "atractivo" a alguien... a fin de cuentas, tú eres un dragón y sin embargo puedes encontrar atractivos a los humanos, ¿no? Bueno... al menos a los seres con forma humana -se corrigió, soltando una risilla nerviosa.

Rio de buena gana con las siguientes palabras de Skye, decidiendo usar mientras los calcetines para terminar de secarse los pies e ir sin ellos pero con las zapatillas al menos hasta casa.
- Bueno, el aceite del que te hablaba es un preparado natural de hierbas, así que no debería hacerte ningún daño si te tomas algo con la lengua... aunque extendértelo con ella sin duda dejaría más saliva que aceite en tu cuerpo -comentó, divertido-. Si quieres puedo traerte un poco en otra ocasión.
Se sorprendió al escucharle decir lo de su saliva y parpadeó durante unos segundos como un búho desconcertado.
- Oh... si tu saliva es así, entonces quizás te compensaría más darte un baño con ella en lugar del aceite -le dedicó otra sonrisa, un leve rubor extendiéndose por su rostro al oír eso de los "otros fluidos"-. Ah... no puedo decir que yo mismo no intentaría algo similar si se me hubiese presentado la ocasión de repente, ciertamente... casi todos los que disfrutamos de nuestro trabajo nos emocionamos demasiado al encontrar nuevas formas de aplicarnos -admitió, igualmente avergonzado, asintiendo a pesar de ello cuando le ofreció llevarle a aquellos sitios naturales aunque no supiese si habría o no algo especial. Aquél era el placer de la aventura y la exploración, después de todo.

Se sorprendió nuevamente, sin embargo, cuando Skye le ofreció realizar un viaje nocturno. Un gesto de preocupación apareció inmediatamente en su rostro, que le lanzó una mirada cauta al contrario.
- Uhm... ¿crees que será seguro ir nosotros dos solos en mitad de la noche? -inquirió. En circunstancias normales... o, más bien, en cualquier otro lugar de la Tierra que no fuese aquel, habría dicho que sí sin dudar un segundo... pero desde que había llegado a Takemori se sentía especialmente insignificante y dado a ir con mucho cuidado... aunque Skye parecía convencido...
- Si... si crees que no hay problema, entonces... iré contigo, claro -añadió, aún no muy convencido, pero decidiendo darle un voto de confianza al contrario-. Si me das un poco de tiempo para ir a mi piso puedo preparar unos bocadillos, y así no tendrás que molestarte en buscar comida -sonrió, pareciéndole muy agradable por haberse ofrecido incluso a pescar para él-. De paso me cambiaré de ropa -añadió, sonriente.
avatar

Dromes :
7235
Reputación :
0
Mensajes :
16

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Fuera de lugar [Skye]

Mensaje por Skye D. el Sáb Jun 17, 2017 3:07 pm

No entendió muy bien aquel “chiste” sobre su parte finlandés, pues en realidad Skye tenía una idea muy vaga del mundo, conocía los demás países y continentes porque lo había estudiado, pero nunca se había molestado en aprender sobre las costumbres y vida en aquellos sitios. Puede que Skye tuviera escamas, pero tenía la capacidad de ruborizarse e incluso de palidecer, notándose sobre todo en el puente del hocico y las quijadas, que sería como las mejillas en un humano. Cuando el otro le dijo si era por ser verano que se le cayeran las escamas, hizo una mueca, un poco de disgusto y se rascó la mandíbula. No le gustaba hablar de buenas a primeras de algo como su celo, pero era preferible a que Kai, que había demostrado ser buena gente y que tenía interés en saber la realidad sobre los dragones, se hiciera una idea equivocada.

-No es por el calor o el verano...- Comenzó, tratando de no asustar al otro o de darle “asco” pues había visto las expresiones de muchos al enterarse de aquella “peculiaridad” suya. - Es por el celo.- Suspiró.- No es como si perdiera la cabeza o me dejara llevar por mis instintos más bajos, no soy un animal...- Aseguró mientras apartaba la mirada, sentándose con las patas muy juntas, notándose avergonzado y algo preocupado, mirando hacia un lado.- Es solo que en ésta época nos volvemos un poco mas… “mimosos” por decirlo de algún modo y nos indica que somos “fértiles” para poder procrear. Tiene cosas malas, si no te apareas regularmente en esta época, a uno le afecta de mala manera… dolores de cabeza, pérdida de apetito, de peso, se caen las escamas, tienes fiebre, mareos y mal estar en general.- dijo tratando de recordar todos los síntomas.- Yo estoy aguantando mejor este año, no es que tenga un amigo o una amiga con la que esté haciendo “eso” pero el té especial que me tomo y otras… “soluciones” que me puedo aplicar por mi cuenta, me dejan ir tirando, aunque en unas semanas seguramente ya no me hagan nada, y me volveré irritable, impaciente y es posible que incluso algo agresivo… Es bastante molesto.- Terminó por decir, esperando que el otro no huyera tras aquella explicación.

Las alas de Skye se veían muy hermosas con aquellos últimos rayos de sol anaranjados, ante una luz fuerte, como el sol de la mañana se vería un poco de luz a través de ella, pasando de aquel oscuro púrpura al violeta. Se dejó admirar por el otro, le gustaba que lo mirasen de aquel modo, pues normalmente lo miraban de mala manera.

-Jummm quizás te refieras a una cosa de esa que los bípedos llamáis “apartamentos”. Es salón y cocina juntos, un dormitorio y el cuarto de baño… Una vez estuve en uno, era bastante estrecho...- dijo ruborizándose un poco. Cuando Kai hablaba sobre los abusos de los que era objetivo, se lo notaba serio y frío, casi lo intimidaba un poco.- No, claro que no la hay. Pero muchos de los alumnos tienen forma naturales que por una u otra razón no pueden adoptar y ven con malos ojos que yo pueda mantener la mía… Supongo que hay más razones, pero creo que esa es una de las principales.- Explicó Skye mientras se sacudía un poco, haciendo castañear las escamas más largas y gruesas de su lomo.- Por envidia supongo, y sí, es como más cómodo estoy y como no soy especialmente grande ni corpulento, me puedo mover con facilidad por los interiores de los edificios.- Explicó tranquilo. Se ruborizó un poco por lo de la orientación sexual.- Bueno… eso es algo relativamente nuevo, lo de reconocerlo digo... siempre me han gustado los chicos y las chicas, pero no quería reconocerlos, aunque lo más normal entre los dragones de Avalar es ser bisexual. Sobre lo de los chicos y las chicas me refiero a dragones y dragonas, pues fueron con mis congéneres los primeros con los que tuve mis primeras experiencias… los dragones somos bastante abiertos para ese tipo de cosas… hay quien nos toman por pervertidos o demasiado precoces, pero es lo normal entre los dragones, al menos donde yo me crié.- Aseguró mientras escuchaba al chico.

Se empezó a ruborizar un poco cuando empezó a ruborizar cuando empezó a escuchar todo aquello sobre que había que mirar en el interior de cada cual, para encontrar la belleza interior. Asintió de acuerdo con lo que el otro le estaba diciendo, asintiendo mientras retorcía la cola nervioso tras él. Cuando el otro lo miró con fijeza, Skye dio un pequeño respingo, quedándose inmóvil mientras notaba que el rubor le comenzaba a subir al rostro por el escrutinio del otro. Cuando empezó a hablar de sus ojos, el rubor de Skye había alcanzado el punto culminante y del hocico del dragón escapó un gruñido, que sonó como un gemido nervioso y le salió dos chorros de vapor helado por la nariz. Totalmente avergonzado apartó la mirada, mientras se llevaba las garras delanteras al hocico, quedando sentado sobre el trasero, apoyado sobre la base de la cola.

-D-disculpa, se me escapó...- Dijo refiriéndose al chorro de vapor helado, que había dejado una nubecilla de partículas brillante de hielo.- Eso que has dicho es muy bonito y profundo, seguro que eres todo un Don Juan con las chicas…- Comentó frotándose el morro, manteniendo aún la mirada apartada.

Cuando le dio unas palmaditas en la cabeza, dio un pequeño respingo, pero enseguida se repuso, mientras trataba de pensar en otras cosas y calmar su acelerado corazón y lujuriosos pensamientos.

-L-lo recordaré.- Prometió algo nervioso y sonrojado, un poco más calmado.- Bueno… más o menos, los cómic que tengo me han ayudado a verlos así...- Comentó un poco cohibido, pues no sabía de que otra manera explicarle como veía “atractivos” a los chicos con aspecto humano. Escuchó lo que el otro le decía sobre lo de la saliva.- Sí, así es, más saliva que aceite. Quizás… Quizás tú podrías ayudarme con eso… no me gustaría echarla a perder o que me sentara mal.- Dijo un poco preocupado que aquello le diera indigestión.- Bueno, mi saliva no me hace gran cosa, supongo que al ser mía, mi cuerpo está acostumbrado a ella y no me hace tanto efecto como en los demás.- Explicó.- Ya veo… bueno, lo que me echó mucho hacia atrás fue el tema de las agujas, no me gustan nada y son necesarias para sacar sangre y todo eso.- Dijo con una mueca de disgusto, cuando el otro le explicó sobre que él mismo estaría entusiasmado por encontrar algo así y querer hacer pruebas.- No me importa darte de mi saliva para que puedas realizar tus investigaciones u otros fluidos que no signifiquen una aguja… como las lágrimas o algo así.-Comentó, pues no se le ocurría que más fluidos podría conseguir Kail sin usar una aguja con él.

El dragón vio la indecisión en el rostro del otro cuando le ofreció llevarlo a aquel sitio especial, ya se había recuperado de la impresión de antes y estaba calmado y tranquilo, moviendo suavemente la cola tras él.

-Claro, si no fuera seguro no te lo propondría.- Aseguró con firmeza.- Yo he ido muchas veces, sobre todo ahora en verano, que apetece nadar por las noches y en el que el celo no me deja dormir.-Explicó mientras se estiraba, como para prepararse para volar.- ¡Genial! Aunque lo mejor será ir volando… espero que no te asuste. No te preocupe que parezca pequeño, es un viaje corto si vamos volando, te llevaré con total seguridad.- Prometió.- Claro, el que necesites, yo también iré a buscar unas cuantas cosas. Nos vemos aquí… ¿En treinta minutos? ¿ Una hora? -Preguntó, pues no sabía cuan lejos le quedaba a Kai su piso de soltero.- No sería ninguna molestia, pero llévate lo que quieras.- Dijo riendo un poco por lo de los bocadillos.- Muy bien, nos vemos entonces.- Dijo mientras flexionaba las patas y extendía las alas, impulsándose hacia el cielo crepuscular, dirigiéndose a su habitación, esperando no tardar mucho en recoger lo que quería y volver a la fuente para encontrarse de nuevo con Kai y partir de allí hacia el lago del que le había hablado.


avatar

Salón :
1 B
Dromes :
54523
Reputación :
6
Mensajes :
164

Ver perfil de usuario
DRAGONES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Fuera de lugar [Skye]

Mensaje por Kai Laine el Sáb Jun 17, 2017 3:54 pm

El rubio atendió con curiosidad cuando le explicó que la caída de sus escamas no se debía al clima, sino a algo más "específico". Una de sus cejas se alzó cuando el otro le describió todo eso, pero su expresión siguió siendo apacible y abierta, a fin de cuentas aquello parecía más algo problemático para el pobre dragón que cualquier otra cosa.
- Suena bastante heavy para ser sólo una etapa de ebullición hormonal, ¿no? -comentó, mirándole con un gesto preocupado- Si no te apareas luego te podrás recuperar, ¿no? Parece bastante duro de pasar, de todas formas... -instantes después, no le sorprendería que los dragones como él decidiesen tener relaciones aunque fuese "sin sentimientos" con tal de evitar aquel mal trago... quizás si él estuviese en la misma situación actuaría igual, aunque su forma de pensar como humano sin dicho problema fuese diametralmente opuesta, pues ni siquiera contemplaba el tener relaciones sexuales con alguien por el que no sintiese algo especial.

- Creo que llamarlo apartamento también sería un insulto para apartamentos más espaciosos... pero quizás sí se aproxime más a ese término -rio levemente, sin entender muy bien por qué se sonrojó en aquel momento, si bien el tono serio con el que siguió la conversación le hizo componer aquel gesto duro que tan raro era en él-. Llámame inflexible... pero para mí no hay justificación posible para los malos actos -desvió la mirada levemente, los ojos entornados con un aire triste-. Puedes actuar mal imitando un modelo negativo... debido a circunstancias duras de por sí o lo que sea... pero al final eres tú mismo el que decide o no comportarse mal, no puedes evitar tu responsabilidad y tratar de achacarla a... cualquier otra cosa -se encogió de hombros, ladeando la cabeza ligeramente y dejando que el tema pasase... pues, como ya se había dado cuenta, no había mucho que hacer para ayudar a aquel dragón más allá de simplemente escucharle... y ayudarle si le hacían alguna "broma" como la de aquella vez. En verdad, la realidad podía ser penosa...
- Cada cual se cría en el ambiente que se cría... y si hablamos de distintas razas, las formas de pensamiento e incluso los instintos pueden afectar en los comportamientos -le lanzó una mirada y una leve media sonrisa-. Yo al menos no os voy a tomar por pervertidos simplemente porque seáis así.

Desde luego, aunque aún era nuevo en aquello de observar las expresiones de un dragón, fue plenamente consciente del monumental sonrojo en aquel rostro reptiliano, a fin de cuentas lo estaba mirando fijamente. El colofón fue cuando de su hocico salió aquella vaharada que hizo que Kai diese un ligero respingo. Las palabras de disculpa de Skye le arrancaron una sonrisa tras la sorpresa inicial. "Eso ha sido adorable" pensó para sí, no pudiendo evitar la tentación de darle aquellas palmaditas, aunque las palabras del contrario nuevamente le hicieron mostrarse pensativo, su sonrisa agriándose un poco.
- Temo que te equivocas... la única persona a la que me he declarado en mi vida me ignoró y se dedicó a lanzar rumores por todo mi antiguo instituto acerca de mi orientación sexual -sus ojos volvieron a enlazar los azules del contrario-. Podrás entender por qué los abusos en general, pero especialmente los relacionados con la sexualidad de uno, son un tema delicado para mí... yo soy gay, así que nada de chicas tampoco para mí -terminó sonriendo de nuevo, un tanto tristongo.
- De todas formas no lo dije para hacerme el Don Juan -añadió-. No soy de los que mienten para quedar bien... así que puedes creer todos mis halagos, Skye -su sonrisa se volvió un poco más enérgica, dejando ya aquel tema cuando salió a colación lo del aceite.

Acababa de conocer a aquel chico, pero no suponía para él ningún problema ayudarle, o el prospecto de ayudarle en un futuro si le necesitaba. Le parecía agradable y buena persona... por mucho que en lugar de persona fuese un dragón, así que actuaría con él como con cualquiera que mereciese su amabilidad. Quizás fuese un defecto poner toda la carne en el asador por alguien tan rápido, pero si de amistad se trataba, pocos amigos mejores que Kai había.
- Claro, cuando necesites que te aplique alguna crema, aceite o similar por las escamas dímelo -replicó calmadamente... al menos hasta que el otro mencionó las agujas y la sangre.
De repente, Kai recordó un frasquito en particular que su hermana guardaba como oro en paño... un frasquito de sangre de dragón. Parpadeó, componiendo una de sus expresiones de incomodidad... al darse cuenta de que su mente había pensado en otros fluidos... pues ni se le había pasado por la cabeza tener que hacer daño a Skye para experimentar con lo que fuese.
"Mejor... corramos un tupido velo sobre eso..." pensó para sí misericordiosamente, dejando a un lado aquel hilo de pensamiento.
- ¡D-Desde luego! Nunca se me ocurriría hacer pruebas con agujas o... es decir... muchos científicos lo hacen y realmente no duele mucho... pero... no se me había pasado por la cabeza -terminó, decidiendo cortar cuanto antes para no dejarse en evidencia-. Tampoco hace falta que llores o algo similar... aunque la saliva sí estaría guay poder comprobar si mejoraría las propiedades de mis preparados -hablar de algo familiar le calmó bastante como para sonreír nuevamente.

La perspectiva de volar hacia su destino no le inquietó en lo más mínimo, aunque...
- ¿No será una molestia para ti? Soy bastante grande -aquello último lo dijo como disculpándose, sonriendo a medias, aunque la seguridad en el tono del otro le hizo suponer que sería capaz si lo decía así...-. Uhm... bueno, procuraré no llevar mucha carga. Dame una hora, mejor; no queda lejos, pero prefiero decirte ese tiempo y llegar antes que no quedarme corto y hacerte esperar -le guiñó un ojo, estirándose seguidamente y despidiéndose con un gesto de su mano cuando el otro despegó-. ¡Hasta luego!
Sonrió viendo al figura azulada desaparecer en el cielo nocturno y se dio media vuelta, echando una carrerilla hasta su apartamento y poniéndose a preparar la escapada nocturna. Se pegó una ducha, se puso nuevamente ropa deportiva limpia (con la excepción de sus bóxers, que sustituyó por un bañador de estilo slip rojo, suponiendo que se bañarían si iban a un lago), preparó dos bocadillos por si Skye quería uno y guardó en una pequeña mochila aquello más sus herramientas de herboristería y un pequeño vial con crema de camomila para darle al dragón.

Una vez estuvo listo del todo, cuarenta y cinco minutos después de haber vuelto al apartamento, volvió a salir y, a pesar de todo nervioso por ir por aquellas calles a aquellas horas, se dio la rápida carrerilla hasta alcanzar el jardín una vez más, sentándose a los pies de la fuente para aguardar los diez minutos restantes para que se completase la hora. Aunque tampoco se sorprendería demasiado al ver salir a Skye de algún arbusto en aquel instante... a fin de cuentas ya había visto lo rápido que volaba, y no sabía muy bien qué iba a coger de su cuarto, pero no creía que hubiese tardado tanto como él mismo.
avatar

Dromes :
7235
Reputación :
0
Mensajes :
16

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Fuera de lugar [Skye]

Mensaje por Skye D. el Dom Jun 18, 2017 7:27 am

Al menos no puso cara de susto o asco, ni había puesto alguna precipitada escusa para rechazar que volvieran a verse o sobre que tenía cosas que hacer, pues a la mayoría de la gente que le contaba sobre su época de celo, salían corriendo de él, como si fuera a lanzarse sobre ellos y violarlos. Sonrió de medio lado, ladeando la cabeza cuando el otro dijo aquello de la ebullición hormonal.

-Bueno, es así todos los años, aunque según dicen solo son durante los primeros años… luego ya uno lo controla mejor y no enferma si no logra...”desahogarse”. -Explicó un poco ruborizado. -Claro, si no logro aparearme me recuperaré en otoño… aunque apenas disfrutaré un par de meses o tres antes de volver a empezar el ciclo… aún me queda uno o dos años más de pasar por un celo tan fuerte...- Agitó una garra delantera para quitarle peso al asunto.- Lo pasaré muy mal, pero no me matará.- Aseguró con una pequeña sonrisa insegura.

Skye rio un poco cuando el otro dijo que sería un insulto llamarlo apartamento pues sería un insulto para apartamentos más espaciosos, él nunca había tenido problemas de espacio o de lujos, pues sus padres eran ricos y nunca le había faltado de nada, incluso allí, en Takemori tenía lujos que no todos se podían permitir. Asintió a las palabras del otro sobre los malos actos de las personas, hizo una mueca y se rascó una quijada.

-Sí, sí, entiendo lo que quieres decir. No los estoy excusando, pero tampoco quiero instigar más ese tipo de actos. Estoy seguro que se terminarán aburriendo y que centrarán su atención en otro objetivo, que quizás, tenga más suerte que yo y pueda defenderse.- Dijo el dragón encogiendo las alas. -Además no siempre estaremos en el instituto, ya llegará mi momento de devolver el golpe.-Aseguró confiado. Él también quería dejar el tema, pues se hacía un poco pesado. -Me alegra saberlo...- Dijo devolviéndole la sonrisa cuando le dijo sobre que no se haría una mala idea sobre sus costumbres como dragón.

A Skye no le gustaba parecer adorable o lindo con sus acciones o reacciones, pero era algo que no podía evitar y ya se lo habían dicho más de una vez Al menos Kai tubo el cuidado de no mencionarlo, lo que a ayudó al dragón a que todo aquello pasara inadvertido, pues seguramente le hubiera dado tanta vergüenza que no se había atrevido a ofrecerle llevarlo al lago. Cuando Kai le confesó que había sufrido una muy mala experiencia al confesarle a alguien sus sentimientos, hizo una mueca de disgusto. Aquel chico parecía demasiado bueno y sincero como para merecerse una jugarreta como aquella, Skye agitó la cola en actitud molesta tras él. Cuando le dijo que había sido por su orientación sexual, dio un pequeño respingo y se ruborizó cuando volvió a mirarle a los ojos.

-Y-ya veo… Bueno, siento mucho que alguien traicionara tu confianza, supongo que es mucho más duro cuando esa traición viene de alguien a quien consideras un amigo, o incluso algo más… -Se rascó un poco el morro.- Y bueno, tu tienes suerte de solo centrarte en los chicos, mi vida es un poco más complicada con respecto a eso...- Dijo con una sonrisa de disculpa.

Cuando el otro le aseguró que no le había dicho aquello para quedar bien, notó que le subía de nuevo el rubor a la cara y se giró rápidamente, frotándose el hocico y la cara muy avergonzado con las garras delanteras, sentándose de nuevo sobre el trasero y la base de la cola, viéndose salir aún así chorros de vaho helado que flotó en torno a la cabeza del dragón, viéndose pequeñas partículas de hielo brillar con color azul.

-E-eres muy amable...- Respondió aún de espaldas a Kaí, viniéndole varias escenas subidas de tono en el que el otro le aplicaba aquellas pomadas y aceites, lanzó un gruñidito ahogado por sus pensamientos impuros y trató de calmarse un poco. Al menos aquello dio tiempo para que Skye no reparase en la expresión de Kai cuando éste pensó sobre la sangre de dragón que tenía su hermana o en los fluidos en los que había estado pensando.-Ah, bueno, sobre las agujas...- Dijo mientras se frotaba un poco el hocico con una garra, volviéndose ya hacia el otro.- Los dragones tenemos pocos lugares donde nuestras escapas permitan pincharnos… las alas son muy delicadas y hay que tener mucho cuidado. En el cuello también es un poco complicado… la única zona viable es el nacimiento de la cola, es decir el trasero. Hay bastante nervios y duele que te pinchen, pero al menos es mejor que alguien se pase al clavarte algo en el cuello o en la alas, donde podrían provocar una rotura de venas y es un verdadero fastidio curar una herida así…. Podría necrosarse la membrana.- Dijo con tono serio.- Bueno, quizás he tenido mala suerte cuando me han pinchado...- Comentó cuando el otro le dijo que los pinchazos no dolían demasiado.- Claro, te daré toda la saliva que quieras.- Dijo riendo un poco, sacudiendo la cola tras él.

Skye se detuvo un momento una vez se hubo preparado para alzar el vuelo y se estaba preparando, escuchando las dudas del otro.

-Soy más fuerte de lo que aparento, eres un tipo grande...- Lo miró de arriba abajo.- Pero en vuelo serán como quince o veinte minutos, podré contigo.- Le aseguró.- Claro, una hora pues.- Dijo el dragón mientras asentía, extendiendo ya las alas y flexionando las patas para impulsarse hacia el cielo. El guiño del ojo lo hizo ruborizar levemente y lo desconcentró un poco, haciendo que casi se diera de morros en el suelo.- ¡Cla-claro, hasta hora! -Respondió antes de alzar el vuelo y poner rumbo a su cuarto.

Skye solo tardó unos minutos en llegar, entró por el amplio ventanal de su cuarto y se puso a recogerlo un poco pues estaba algo desordenado y no sabía como iba a acabar la noche. Luego metió en su alforja un trozo de jabón turquesa para sus escamas, pues lavarse él solo le llevaría casi dos horas y lo mismo Kai se ofrecía a ayudarle. Metió un cepillo de púas para la zona de escamas más duras, y tendría que usar las manos para las zonas más delicadas como las membranas de las alas. Metió un encendedor con forma de dragón, pues con su aliento era complicado encender un fuego con el que calentarse. Metió una manta de picnic sobre la que poder echarse al salir, aunque él prefería la hierba. Por último cogió su móvil y un pequeño altavoz para poner algo de música ambiental, para animar la conversación. No tardó más de media hora o cuarenta minutos en hacer todo aquello, tras lo cual se sujetó las alforjas a los costados y salió volando de nuevo por el ventanal de su habitación, hacia el punto de encuentro con Kai. Aterrizó pocos minutos después sobre la hierba del jardín, cerca de la fuente donde lo había ayudado a asearse. Cuando vio a Kai llegar, se acercó moviendo la cola contento.

-Que bien, llegas pronto.- Indicó con un gesto del hocico hacia su lomo.- Traigo mi alforja, no es como una montura, pero está bien sujeta a mí y podrás usarla para agarrarte a algo mientras volamos. Tendrás que encoger las piernas cuando vaya a alzar el vuelo y a aterrizar, por de demás, no habrá problemas.- Le aseguró con calma.


avatar

Salón :
1 B
Dromes :
54523
Reputación :
6
Mensajes :
164

Ver perfil de usuario
DRAGONES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Fuera de lugar [Skye]

Mensaje por Kai Laine el Dom Jun 18, 2017 8:37 am

- Ya veo... es un alivio, al menos -murmuró simplemente cuando el otro confirmó que no era tan serio como podía parecer y que sólo tendría que soportarlo unos cuantos años más. Aún así... tres meses entre cada celo sonaba en verdad duro, al menos si como Skye no tenía alguna pareja con la que pasar esos tiempos. Por su mente pasó la idea de anatomía draconiana y miró a Skye con un deje de curiosidad... aunque pronto dejó de lado aquella mirada pues, aunque no tenía mucha idea sobre aquel tema (y estando "desnudo" como estaba el dragón no se veía nada fuera de lo "moralmente recomendable"), se sintió como un completo pervertido al imaginar qué podría esconder el cuerpo ajeno.
El tema del bullying recondujo sus pensamientos y, finalmente, se limitó a asentir para darle la razón (al menos en aquel momento), pues había quedado claro que no lograría más que incomodar al contrario hablando de sus abusones y lo que le estaban haciendo pasar.

Revivir su experiencia, aunque sólo fuese de forma superficial oralmente, más a nivel mental, no fue muy agradable, pero tampoco iba a guardarse algo así cuando hablaba con alguien que tenía problemas similares, aunque el último comentario de Skye le hizo ladear la cabeza un tanto confuso.
- ¿Es más complicado que te gusten chicos y chicas? ¿No debería ser al contrario? Es decir... tienes casi el doble de probabilidades de encontrar a alguien compatible contigo y que te guste, independientemente de su sexo -sonrió amigablemente-. En este mundo hay, lamentablemente, una mayor proporción de idiotas que de personas normales, pero si lo dicho, el sexo no te importa realmente al gustarte ambos, quizás encuentres a alguien bueno más rápido... que bueno, alguien como yo -se encogió de hombros-. Aunque todo eso creo que es más cuestión de suerte que otra cosa...
Mala suerte, en su caso... al menos en su experiencia hasta el momento. No quería caer en negatividad o pensar que todo el mundo sería igual, pero su confianza, al menos su confianza para pensar en relacionarse con alguien como algo más que amigos, era difícil de ganar en aquel momento, al menos en lo que se refería a pensar que no le darían la espalda o le traicionarían.

- ¿Eso es hielo? -preguntó de repente, mirando con asombro el vaho del dragón- Es bonito -afirmó, sonriéndole al contrario y sintiéndose un poco incómodo con el seguido tema de las agujas, más cuando dio esas posibilidades tan terribles con respecto a su cuerpo... pero es que... ¿quién le pincharía al pobre en las alas? Sí, las venas eran allí muy claras, pero era absurdo pinchar allí... demasiado finas y delicadas.
Negó rotundamente.
- Nada de pinchazos conmigo -dijo, asintiendo ante lo de la saliva y devolviéndole la sonrisa con un poco de alivio.

Una vez Skye tranquilizó sus dudas con respecto a ese viaje volando y vio partir al agitado dragón, volvió a casa y preparó todo, desde luego tampoco olvidándose del móvil (aunque estuvo a punto) y las llaves de casa. No sabía si habría cobertura a donde iban, pero bueno... todo era por si acaso.
- Fui lo más rápido que pude -sonrió al otro-, no me gusta llegar tarde a los sitios -escuchó con atención sus instrucciones y asintió, aunque miró su lomo con algo de dudas-. Uhm... bueno entonces... ¿me subo? -"Intentaré no moverme demasiado" añadió para sí, aún algo preocupado por ser demasiado pesado para el otro.
Se colocó en posición sobre él y acomodó su trasero lentamente sobre el contrario.
- ¿Todo bien...? -inquirió, agarrándose a él y preparándose para el despegue.

Ni que decir se tiene, fue una sensación que lo tomó por sorpresa por mucho que se hiciese a la idea de lo que sentiría tras haber estado en un avión. Al menos a rasgos generales, su estómago hizo lo mismo que en sus otras experiencias "volando"... aunque la sensación del viento en todo su cuerpo fue evidentemente novedosa.
Agarrándose bien a Skye, tardó unos segundos tras el "susto" del despegue en abrir los ojos, una vez el vuelo se hizo seguro y, desde luego, la vista no lo decepcionó. En silencio, pues suponía que el viento no le dejaría oír una respuesta incluso si le decía algo a Skye y éste sí le escuchaba, se embebió con el verde a sus pies, la ciudad dormida y la naturaleza en la que se adentraban, en apenas unos minutos y como ya había dicho el contrario pudiendo atisbar aquel lago al que se dirigían.
El aterrizaje fue incluso más "intenso" que el despegue, en cuanto a que la sensación de caída no fue muy agradable... pero consiguió superarlo (más que nada porque no le quedaba otro remedio) y recordar que debía encoger las piernas en aquella maniobra. Al final, terminó en tierra sano y salvo... aunque algo descompuesto en un inicio.
- Uff... eso fue... intenso... -jadeó, tirándose en la hierba con las piernas algo cansadas de sujetarse y de la tensión a la que habían estado sometidas todo aquel tiempo por su nerviosismo- Dame un momento para recuperarme... debo decir que las vistas fueron magníficas... aunque despegue y aterrizaje son lo peor -soltó una suave risa, mirando al dragón-. ¿Tú estás bien? -preguntó también.
avatar

Dromes :
7235
Reputación :
0
Mensajes :
16

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Fuera de lugar [Skye]

Mensaje por Skye D. el Dom Jun 18, 2017 3:34 pm

Si Skye hubiera conocido los pensamientos “curiosos” de Kai sobre su anatomía, seguramente hubiera salido huyendo de allí, pues aunque podía parecer despreocupado y hablar con normalidad de aquellas cosas, cuando surgían de repente cosas como aquella, no sabía que hacer o como actuar y normalmente optaba por huir, a no ser que estuviera acorralado, por lo que no le quedaba más remedio que aceptar su destino y dejarse hacer u obedecer. A simple vista tal como Kai se había fijado, no había nada que ver, solo un ligero abultamiento en la zona de la entre pierna del dragón. Si había algo más que ver Skye mantenía sus secretos bien ocultos.

-Bueno yo creo que sí que es más complicado… Al menos a mí me a resultado muy difícil… sobre todo las chicas.- Dijo con una mueca de fastidio respondiendo al chico.- Solo he tenido experiencia con dragonas… con los machos a sido distinto, tanto con dragones como con chicos bípedos...- Reconoció, encogiendo las alas ruborizado. -Supongo que la suerte tiene mucho que ver a veces.- Dijo asintiendo, con una sonrisa.

-Sí, así es… mi aliento es Fuego Azul o Fuego Helado.- Asintió un poco vergonzoso, de que el otro se hubiera dado cuenta de aquello. -Gracias.- Dijo encantado y con rubor en el puente del hocico cuando el otro le dijo que era bonito.

Cuando le aseguró que nada de pinchazos, asintió riendo un poco agitando la cola con confianza. Una vez aquella charla se terminó el dragón volvió de nuevo a los jardines, no tardó en reencontrarse con Kai, el cual llevaba una mochila con algunas cosas y se había cambiado de ropa. Olfateó hacia él y notó que se había lavado, el dragón aún olía un poco a la porquería que le habían echado encima para pegarle las plumas y demás, pero tras un rato había un olor leve a almizcle, no era un olor desagradable como a suciedad o algo así, era más bien como olor a animal salvaje, pero no era un olor sucio, más bien era un olor cosquilloso y agradable. Se colocó de costado a Kai no notó como se acomodaba encima de él, pegando su cuerpo al suyo, lo que le hizo estremecerse un poco y ruborizarse por aquel contacto.

-Cla-claro, a mí tampoco me gusta llegar tarde a las citas….- Se puso todo rojo y nervioso.- ¡Di-digo a los compromisos! -Skye estaba con la cabeza gacha, todo rojo como un tomate esperando que el otro se terminara de acomodar. - Bien, vayámonos.

Anunció el dragón mientras extendía sus enormes alas púrpuras y flexionaba las patas, Skye lanzó un gruñido y se impulsó hacia el cielo. Fue tal la primera impresión que Skye estuvo a punto de venirse abajo, pues no se esperaba tanto peso y resistencia para elevarse con alguien sobre el lomo. El dragón turquesa lanzó un gruñido y batió las alas con firmeza. Al principio le costó alzarse, pero tras coger un poco de velocidad, pudo estabilizarse y suspiró aliviado, sostenido ya por una corriente de aire, dirigiéndose rápidamente hacia el lago. El viaje fue corto y silencioso, pues tampoco podrían haber hablado muy bien con el ruido del viento. Skye no voló muy alto para no asustar a Kai, lo suficiente para no chocar con algún edificio mientras salían de la ciudad y una vez en el cambo para no llevarse por delante la copa de algún árbol. El aterrizaje fue un poco peliagudo, pues nunca había contado con tanto peso en su centro de gravedad, fue un poco brusco y torpe, no recordaba un aterrizaje así desde que empezó a practicar de cachorro. Esperó a que el otro bajara de su lomo para despatarrarse panza abajo, jadeando un poco cansado, ni si quiera se molestó en quitarse las alforjas, notaba las alas temblorosas por el esfuerzo, pero no quería decir nada.

-M-me alegro de que te haya gustado...- Dijo mientras se incorporaba y sonreía al chico, mientras se sentaba sobre el trasero, con el aliento aún entre cortado.- ¿Me puedes ayudar con esto, Kai? Lo haría yo pero me tiemblan un poco las patas...- Dijo señalando el arnés que llevaba por el pecho y que sujetaba las alforjas a sus costados. Sonrió orgulloso cuando le dijo que había disfrutado del vuelo y las vistas.- Es un placer.- Dijo divertido con una inclinación de la cabeza.- Espero que puedas disfrutarlo en más ocasiones.- Dijo sonriendo un poco ruborizado. Agitó una zarpa.- Sí, sí, estoy bien, solo me falta un poco el aire...- Miró alrededor, la luz de la luna y las estrellas era lo único que iluminaba aquello.- Tras aquel árbol hay varios montones de leña. ¿Tienes linterna en tu móvil? Trae un par de montones y haremos un fuego, puede que ahora no lo notemos, pero hará más fresco y tendremos frío al salir del agua.- Dijo el dragón mientras sacaba la manta de sus alforjas una vez Kai se la hubiera quitado y dejado a un lado. Una vez hubiera traído Kai la leña, Skye sacaría su encendedor de dragón y se lo ofreció al chico.- Ten, úsalo tú.- Dijo mientras el dragón sacaba su móvil y ponía el altavoz, empezando a buscar música celta ambiental. Una vez encendido el fuego, Skye se acercaría a la orilla del lago y lanzaría un gruñido juguetón e invitador al joven humano, esperando que éste se animara a ir al agua.


avatar

Salón :
1 B
Dromes :
54523
Reputación :
6
Mensajes :
164

Ver perfil de usuario
DRAGONES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Fuera de lugar [Skye]

Mensaje por Kai Laine el Dom Jun 18, 2017 4:15 pm

"Todo depende" concluyó mentalmente ante las palabras del contrario, que parecían indicar que también había tenido complicaciones con su bisexualidad. Si no podías saberlo con certeza, pues esa no era tu situación, era mejor dejarlo; el otro siempre sabría más que tú sobre sus propias experiencias, como era evidente.
Así, se limitó a asentir, devolviéndole la sonrisa y observando aquel "fuego helado" tan particular que, como casi toda manifestación sobrenatural, parecía desafiar a la lógica y a la ciencia. Acostumbrado sin embargo a ver (y por desgracia experimentar) hechizos mucho más "floridos" que aquella vaharada, pudo sencillamente disfrutar de su belleza estética que, según parecía, complació a Skye cuando el rubio lo expresó.

Finalmente el momento de aquella "excursión" llegó, y como había temido, al dragón pareció costarle un poco el llevarlo encima, aunque antes de despegar pareció ser por el contacto físico más que por el peso, o eso le pareció al finlandés. Sonrió levemente al ver como el contrario parecía alterarse por completo con aquello de utilizar "cita" en lugar de "compromiso", quedada, excursión o cualquier otra palabra similar. Con aquellos arranques en verdad parecía alguien muy poco experimentado... y eso que según había parecido por sus palabras, debía tener muchísima más experiencia que él... aaunque, pensándolo bien, quizás fuese en campos distintos. A fin de cuentas, realizar acercamientos sexuales con los de tu especie, teniendo en cuenta que es lo natural y solo con el sexo opuesto, no tenía mucho que ver con socializar con miembros del mismo sexo... y de distinta raza, para más inri.
"Pensándolo mejor, es normal que esté tan nervioso por confundir esas cosas..." pensó para sí, sonriendo un poco más, aunque aquello denotase una personalidad en verdad inocente que a Kai no podía desagradarle en lo más mínimo.

Estuvo un poco más preocupado tanto por el despegue como por el aterrizaje de Skye al ver lo que parecía costarle, y no pudo evitar preguntarle si estaba bien... pues se veía más agotado que él mismo... con razón, todo fuese dicho. Se levantó casi de inmediato al ver que necesitaba ayuda con el arnés, sobreponiéndose a su propio cansancio muscular y ayudándole a desembarazarse de sus cosas.
Una vez lo hizo, se sentó una vez más en la hierba, apoyando los codos sobre las rodillas a medio abrir y con la cabeza gacha, recuperando él mismo la tranquilidad y la estabilidad.
- Tiene linterna, tiene... no te preocupes... iré en un momento -le dedicó una sonrisa a Skye y, apenas unos minutos después, se levantó, ya recuperado, yendo a por la leña y encendiéndola con la herramienta que le prestó el contrario sin muchas dificultades-. He visto poco de la zona, pero parece estar bastante bien... huelo bastantes flores y cosas... interesantes, por aquí -le sonrió de lado al escuchar aquella música que ponía-. Uuuh... celta, mola -añadió.

Estaba atendiendo al fuego cuando escuchó el gruñido del dragón y lanzó una mirada por encima del hombro. Sonriendo levemente, el chico terminó de colocar el círculo de piedras alrededor del fuego para mantenerlo controlado y, teniendo en cuenta que en ocasiones había rachas de viento, dejó como una pequeña elevación todo a su alrededor.
Una vez terminó aquello, se giró hacia el lago y se sacó la sudadera, seguida de camiseta, zapatillas, calcetines y pantalones, quedando únicamente con aquel bañador que había llevado ya unas cuantas veces a la piscina pública de su antigua ciudad. El slip siempre le había resultado mucho más cómodo que otros bañadores más holgados y anchos, pues evidentemente había menos tela que se mojaba y dificultaba el nado, y la vergüenza adolescente no le afectaba demasiado de todas formas, al menos si nadie sacaba a relucir que resaltaba sus "dotes" masculinas.
- Ya voy, ya voy -dijo cuando estuvo más cerca, ligeramente despeinado al sacarse la ropa, dedicándole una media sonrisa al dragón antes de saltar por encima de él y caer de cabeza en el agua más adelante con los brazos extendidos y la postura que aún recordaba de sus tiempos infantiles.
Salió a la superficie unos metros más adelante, echando el cabello húmedo hacia atrás y soltando un "¡Wooo!" enérgico.
- ¡Qué caliente está, madre mía! -exclamó- Comparado con los lagos de mi tierra natal, esto es una sauna -rio, divertido, animando ahora él al contrario-. ¡Venga, vente para aquí! ¡Vamos a echar unos largos! -aunque realmente allí no hubiese largos que valiesen... ya inventarían un límite.
avatar

Dromes :
7235
Reputación :
0
Mensajes :
16

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Fuera de lugar [Skye]

Mensaje por Skye D. el Lun Jun 19, 2017 4:58 am

Skye esperaba impaciente en la orilla arenosa del lago, la brisa alzaba pequeñas olas que rompían con quedos susurros. Mientras que él había preparado la manda y la música, Kai se había ocupado de la leña y de encender el fuego no mu lejos de la manta para luego secarse junto a este y entrar en calor.

-Sí, ahora no se ve mucho, pero vendremos algún día por la mañana si quieres. Hay sauces llorones, margaritas, menta y romero… No se mucho de plantas, pero creo que todas esas tenían algún uso...- Comentó dubitativo. Sonrió cuando Kai aprobó la música.

Cuando el chico empezó a desnudarse se puso por un momento en tensión, mirándolo sin parpadear. Cuando aparecieron aquellos slip ajustados, el dragón turquesa sufrió una mezcla de decepción y excitación, pues aquello marcaba todo y dejaba poco a la imaginación, casi lo mismo que ocurría con él mismo, pues era como si llevara una prenda de ropa fina y ajustada. Empezó a mover la cola cuando el otro corrió hacia él, aunque cuando lo vio saltar por encima, agachó instintivamente la cabeza, escuchando el chapoteo del otro al zambullirse y miró hacia Kai, que emergió unos metros más allá.

-¿Caliente? ¿Estás seguro? -Preguntó el dragón metiendo una garra en el agua notándola muy fría, pues aquellas aguas venía de las nieves de las montañas, no estaba helada, pero sí fría.- Deber ser aguas muy frías...- Comentó mientras se metía en el agua, sumergiéndose poco a poco y encogiendo las patas traseras cuando el agua le llegó al vientre, tras lo cual terminó de zambullirse y buceó hacia el chico.- ¿Unos largos? Bueno, necesitaremos algo más de luz...- Skye inspiró profundamente y abriendo las fauces lanzó dos chorros de fuego contra el agua.

Las llamas eran de hermosas tonalidades azules, al impactar sobre el agua se creo hielo al instante y Skye hizo dos lineas paralelas, a ambos lados de ellos dos. Mientras que las llamas que habían entrado en contacto con el agua creó una placa de hielo, el resto del fuego quedó ardiendo, en color azul sobre el mismo, iluminando las aguas cristalinas con aquella luz azul, permitiendo ver un poco bajo la superficie del agua y en torno a ella para poder nadar sin alejarse mucho de la orilla. Aquello también enfriaría un poco más el agua, sobre todo cerca de las llamas azules y el hielo. El dragón lanzó un gruñido satisfecho y luego se sumergió, impulsándose con la cola para nadar y rodeó a Kai varias veces, apareciendo cerca de él, con una sonrisa dragontina en su hocico, jadeando un poco tras lanzar el fuego.

-Bien, ya está...¿Que te parece? -Preguntó sonriendo, con sus ojos azules brillando de manera misteriosa y espectacular. -Hagamos ahora esos largos.- Dijo mientras se ponía a nadar, no de manera competitiva, si no tranquilo mientras invitaba al otro a ir con él, guiñándole un ojo invitador.

Ahora Skye también tenía la misma curiosidad que un rato antes tenía Kai por anatomía, aunque era por la del chico y saber porqué se ponía aquel pequeño bañador rojo en vez de ir sin nada, pues más parecía que fuera provocando que ocultando sus vergüenzas. Después de nadar un rato y hacer unos cuantos largos, Skye notó que necesitaba descansar, de modo que inspirando de nuevo, lanzó un chorro de fuego sobre el agua, esta vez creando un círculo en torno a ellos. Las llamas azules ascendían hacia el cielo nocturno cuajado de estrellas, pequeñas partículas de hielo azul brillante empezaron a caer en torno a ellos, como si fueran las propias estrellas que caían sobre ellos. En aquel lugar Kai debería poder hacer pie, por lo que no tenía que estar esforzándose todo el rato para flotar. Skye se acercó al otro, jadeando y riendo un poco.

-Necesito descansar un rato, o no podré alzar ni mi propio peso del suelo en el vuelo de regreso.- Dijo riendo un poco, mientras él tenía que forzarse un poco para llegar al fondo, apoyado sobre las patas traseras. Estaba tentado de apoyar las patas delanteras sobre los hombros de Kai, pero no quería hacer un acercamiento tan directo y cercano, pues podría incomodar al chico.- Dime Kai. ¿Tienes curiosidad por saber algo sobre mí? Puedes preguntar sin miedo.- Le ofreció el dragón, pues sabía que muchos bípedos sentían curiosidad por los dragones, sobre todo aquellos que nunca habían visto a uno o habían pensado que eran criaturas de leyendas.

Skye estaba cerca del otro, pero sin tocarlo, dándole algo de espacio, el círculo era bastante amplio y podían nadar sin problemas, incluso escapar de este nadando por debajo del hielo de la superficie.


avatar

Salón :
1 B
Dromes :
54523
Reputación :
6
Mensajes :
164

Ver perfil de usuario
DRAGONES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Fuera de lugar [Skye]

Mensaje por Kai Laine el Lun Jun 19, 2017 9:16 am

Definitivamente tendrían que volver durante el día, aunque de noche, por los olores que Kai ya estaba acostumbrado a detectar, igualmente podría encontrar más de una planta sin problemas. Aunque tampoco iba a estar tanto tiempo buscando aquel día como para que se le acabase la batería del móvil.
- Ya sabes bastante, efectivamente todas ellas tienen usos medicinales -replicó sonriente, antes de que el otro fuese hacia el lago y le metiese prisa, terminando con lo que estaba haciendo y desnudándose hasta quedar en el cómodo bañador, saltando por encima de Skye para probar directamente el agua. Ese era el método finlandés... dado que entrar poco a poco en un lago semicongelado no era algo que se hiciese muy a gusto; mejor de golpe, y así solo era la primera impresión gélida.
- Fuera de las piscinas públicas, los lagos naturales siempre tenían parte del agua congelada, así que imagina -le dijo, divertido, aunque su expresión varió a otra de sorpresa y admiración cuando el otro hizo aquello con sus "llamas"-. Vale... ahora sí se parece más a los lagos de mi tierra -comentó cuando acabó de formar aquellas placas de hielo, riendo y dándole unas palmaditas en la cabeza al dragón-. Qué chulo eso de poder escupir llamas que congelan.

Aceptó la invitación del otro, empezando a nadar a braza, dado que iban tranquilamente. Estuvieron un rato así, el humano alternando unas cuantas veces el estilo de nado. Cuando estaba nadando a espalda tras unos cuantos largos, notó que Skye se detenía y se puso en vertical para mirarlo, de nuevo haciendo uso de su aliento para ahora formar una especie de anillo a su alrededor. Se dio cuenta de que tocaba el fondo, de modo que se acercó al otro lentamente.
- Ya parece que estamos en invierno -sonrió el chico, pues como finlandés que era, el frío era mil veces preferible para él que el calor intenso del verano-. Uhm... pero no parece que estés tocando el suelo -le dio la espalda, ofreciéndosela y mirándole sonriente por encima del hombro-, súbete si quieres, a mí no me molesta -él no estaba muy cansado, después de todo.
Se pensó un momento la pregunta de Skye, pero negó seguidamente.
- Creo que sólo te preguntaré si la raza de dragones a la que perteneces crece mucho más en tamaño o no, porque imagino que esa pregunta curiosa no causará daño alguno... aunque si lo hace te pido disculpas por adelantado -le sonrió amablemente-. Por otro lado creo que evitaré preguntar más... si quieres contarme tú algo de ti mismo, estaré encantado de escucharte, de otra forma prefiero no correr el riesgo de hacer alguna pregunta tonta o que te ofenda a causa de mi desconocimiento -así era de cauto, más con alguien con quien se lo estaba pasando bien y consideraba como agradable.

- Yo solo soy un humano normal... o bípedo, como dirías tú -rio levemente-, pero si hay algo que te interese saber de mí, adelante; siento que no hay ninguna pregunta que pudiese llegar a ofenderme, así que puedes probar sin reparos -quizás sonase algo similar a lo que Skye había dicho, pero las preguntas que desde la perspectiva de otra raza quizás sonaban con falta de tacto a él no le afectaban, sin embargo podía llegar a ofender a otros. Skye no parecía alguien que se cabrease por tonterías, pero tampoco quería arriesgarse a cambiar su humor a peor en aquel momento. En general, siempre que no le preguntasen por su incidente amoroso en su anterior instituto, Kai seguiría estando bien anímicamente.
avatar

Dromes :
7235
Reputación :
0
Mensajes :
16

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Fuera de lugar [Skye]

Mensaje por Skye D. el Lun Jun 19, 2017 6:18 pm

-Bueno, mi madre era aficionada a las plantas medicinales, una amiga suya le enseñaba y fue quien descubrió lo de mi saliva.- Respondió el dragón turquesa sobre su conocimiento de algunas plantas medicinales.

Skye nadaba tranquilamente en el círculo de hielo que había creado con su aliento y cuando se quedaba parado daba pequeños saltitos de un pie a otro, mientras usaba las alas, extendida a los lados para ayudarse a mantenerse a flote.

-Vaya, para mí sería horrible eso...- Dijo estremeciéndose al pensar que los lagos naturales siempre tenían las aguas heladas o incluso congeladas.- Yo en invierto prefiero las aguas termales.- Aseguró con un gruñido de firmeza. -Me alegro de que te guste.- Dijo sonriendo cuando el joven dijo que se parecía a los lagos de su tierra, mientras tanto las llamas seguían lanzando aquellas partículas de hielo azul en torno a ellos.- Sí, lo parece...- Estuvo de acuerdo cuando Kai mencionó que parecía que estaban en invierno, mientras que se mantenía erguido, dando saltitos de un pie a otro para mantenerse cara a cara con el otro.

Cuando hizo mención a que no tocaba el suelo, se ruborizó un poco. Era cierto, él no se podía poner totalmente erguido, de poder sería más alto que Kai, pero una postura tan recta habría sido incómoda y dolorosa para el dragón turquesa, que más que erguido en vertical, estaba en diagonal al fondo del lago donde estaban. Cuando el otro se volvió, ofreciéndole los hombros, se le escapó un chorro de vapor helado por el hocico, sacudió una garra delante para disiparlo, todo rojo.

-¿E-estás seguro? Es un poco raro que hablemos estando tú de espaldas...- Comentó, mientras se acercó tímido a la espalda del otro, alzándose un poco más y apoyando sus patas traseras, quedando su cabeza a un lado de la de Kai, por lo que podían mirarse de lado.- Si te cansas podemos salir fuera...- Mencionó,pues no quería dejarle caer mucho peso al chico para no hacerle daño.

Kai empezó a hablar, explicando sobre que solo tenía una pregunta, el dragón alzó una ceja, no se creía que solo tuviera una pregunta, pero supuso que ya se animaría a hacer más preguntas y profundizar según se fueran conociendo, pues esperaba poder quedar más veces con el chico.

-No, no te preocupes, no hace daño.- Dijo riendo sobre la pregunta del tamaño de los dragones.- Pertenezco a una raza de dragones relativamente “pequeña”. Digo relativamente porque los dragones a los que pertenezco suelen crecer hasta los tres o tres metros y medio como mucho...- Hizo una mueca de fastidio.- Claro que eso solo es una media… yo digamos que...- Miró a un lado, algo avergonzado y se rascó el morro con una uña.- ...digamos que se me considera bajito para ser un macho… a-aunque no demasiado.- Se apresuró a aclarar un poco ruborizado.- Yo… seguramente me quedaré por debajo de los dos metros y medio, pero no me importa… -Dijo encogiendo las alas.- Bueno, tengo varias preguntas, aunque algunas te puedan parecer algo indecorosas...- Dijo ruborizado.- ¿Los humanos lanzáis rayos láser por los ojos? ¿Podéis estiraros como si fuerais de goma? Bueno y...- Se ruborizó notablemente y puso una garra delante de la cara del otro y movió una uña como si imitara algo que colgaba flácido.- ¿Vuestras "cositas" son pequeñitas como un meñique? He-he oído historias sobre que la mayoría de bípedos no saben como satisfacer a sus hembras...-Comentó todo nervioso, espeerando no molestar a Kai. - Bueno no sabría que contarte sobre mí…Mis padres trabajan con gemas, extrayéndolas de la tierra y hechizándolas con todo tipo de encantamientos para que den luz, calor, proyecten imágenes, sirvan para comunicarse y otras muchas cosas.- Dijo con un gesto de la garra.- De momento no tengo hermanos ni hermanas… Y me crié en Avalar, tenemos algunas costumbres que te habrían resultado extrañas y perturbadoras.- Dijo riendo un poco.- No seas tímido y pregunta… prácticamente te estoy usando como flotador.- Dijo divertido, mientras agitaba la cola bajo el agua. -No digas eso, a mí no me pareces normal, alguien “normal” habría salido huyendo al verme y ni por asomo habría aceptado mi propuesta para tener una cit...- Carraspeó y hundió la cabeza en el agua, mientras maldecía su lengua, echando burbujas bajo el agua. Sacó de nuevo el hocico y sacudió la cabeza, simulando una tos.-  Perdona, me vino una tos. Quería decir que otros no habrían querido ni intercambiar dos palabras conmigo, y tú te estás bañando conmigo y dejas que me suba encima.- Dijo riendo un poco.- No tengo más preguntas de momento... y estoy aclarando algunas otras dudas por mi propia cuenta, como que no os derretís con el agua.- Dijo todo serio.

Una vez se cansaran de estar allí Skye le indicaría que lo siguiera, rompió el círculo de hielo de una cornada y los trozos de hielo ardiendo se alejaron flotando, luego nadó hacia la orilla, donde llegaría y se sacudiría con energía, con el cuerpo escamoso lleno de miles de pequeñas gotas de agua que reflejaban la luz de la luna. Esperó a Kai para ir juntos a la manta, para tumbarse allí a secarse cerca del fuego.

-¿Quieres que vaya a cazar o pescar? Conozco algunas hierbas, como la salvia y el romero y sé que le dan un buen sabor a la carne y al pescado, así no saben tan sosos.- Ofreció el dragón turquesa, que ignoraba que el otro hubiera traído bocadillos para los dos.

Skye se tumbó a gusto en la manta, colocándose panza arriba todo despatarrado y algo cansado, cerró los ojos y agitó la cola esperando a ver si Kai se apuntaba a pescado fresco o no y aunque no tenía muchas ganas de ir a pescar, no tardaría más que unos minutos. Mientras tanto el fuego los alumbraba con su luz naranja y cálida, secando sus cuerpos, supuso que Kai se pondría la ropa una vez se hubo secado y es que la brisa que soplaba a  aquellas horas comenzaba a ser fresca.  


avatar

Salón :
1 B
Dromes :
54523
Reputación :
6
Mensajes :
164

Ver perfil de usuario
DRAGONES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Fuera de lugar [Skye]

Mensaje por Kai Laine el Lun Jun 19, 2017 7:46 pm

- Oooh... entiendo -en un inicio había imaginado a un dragón de apariencia similar a Skye llevando un negocio de herborista... y no le había quedado muy claro. No tenía mucha idea sobre cómo sería su cultura; si tendrían edificios o vivirían en la naturaleza, con quién comerciaban, si es que lo hacían... ese tipo de cosas-. Tampoco es tan malo... dado que la temperatura ambiente es de varios grados bajo cero, el agua hasta resulta agradable un tiempo... aunque igualmente cuando sales el viento te deja tiritando -rio al recordar sus baños en su tierra-. Aunque sí, un baño de aguas termales también tiene que ser agradable -confirmó, sonriéndole al contrario... y viendo los saltitos que daba para estar a su altura y no hundirse.
Al final, no pudo evitar ofrecerse para que el otro pudiese descansar un poco de aquello.

- Claro, tampoco tenemos que estar cara a cara para hablar... y yo tampoco estoy cansado, así que adelante -con el dragón en posición, sonrió y se puso a flotar boca abajo con la cabeza por fuera del agua, nadando lentamente a braza siguiendo el círculo de hielo-. No eres muy pesado... y el agua te hace aún más ligero, así que sin problemas -le dijo sonriente-. Tú solo agárrate, que ahora te voy a dar yo un relajante viaje acuático.
Así se puso a moverse con él a paso de tortuga, sin prisa alguna, alzando ambas cejas sin dejar de mirar al frente cuando dijo el tamaño que podían alcanzar y que, para él, seguía siendo bastante. Se imaginó a Skye midiendo dos metros y medio... sin duda no podría cargarlo a su espalda si terminaba así de grande.
- Bueno... a mí dos metros y medio me sigue pareciendo bastante. Yo solo mido metro ochenta y algo -ya no se acordaba de la última vez que se había medido-. ¿Ha...? -parpadeó algo desconcertado cuando el otro le hizo aquella preguntas, aunque las primeras terminaron por hacerle reír- Lamento chafarte la ilusión... pero no lanzamos rayos por los ojos (ya me gustaría) y tampoco nos estiramos como la goma -parpadeó de nuevo cual búho cegado... y soltó una carcajada-. Yo no siento ni ganas ni tengo necesidad de "satisfacer" a ninguna hembra... y puede que no esté tan bien "armado" pues... como un caballo, pero desde luego no me mide como un meñique -aclaró, callándose la coletilla que estuvo a punto de salirle sin querer de "ya deberías haberlo notado con el bañador que llevo puesto", pues se recordó a sí mismo que conocía al dragón de hacía unas horas, y aquello lo diría a algún amigo con el que tuviese muuucha confianza y ya supiese de sobra que no se escandalizaría por soltar una burrada así.

Seguidamente escuchó con verdadera curiosidad lo que el otro le comentó sobre sus padres y su tierra.
- ¿Allí en... Avalar... vivís en la naturaleza? ¿En cuevas o montañas o similar? ¿O hacéis ciudades? -eso en verdad le había picado su vena curiosa, haciéndole sonreír lo siguiente- ¿Y qué es eso de costumbres "perturbadoras"? ¿Tengo que preocuparme porque vayas a sacrificarme a algún dios maligno en mitad de la noche o algo? -bromeó.
Un gesto de sorpresa que el otro no vio (pues escondió la cabeza en el agua cual avestruz en tierra) cruzó su rostro, pues había creído escuchar de nuevo aquella confusión de palabras sobre la cita. En aquel momento se preguntó de verdad si Skye no pensaría en aquello como en una cita... aunque eso implicaría que se sintiese atraído por Kai, al menos un poco. El rubio en verdad lo dudó en aquel punto, así que negó levemente y lo dejó pasar por ahora.

Se le escapó otra buena risa con aquello de derretirse en el agua y negó levemente, mientras notaba al contrario bajarse de encima de él ya, rompiendo el círculo y saliendo del agua, pues ya empezaba a enfriar.
- Ni siquiera tengo a las brujas como capaces de derretirse con el agua -sonrió el muchacho-. Aunque supongo que eso es porque yo sé bastante de brujas y magos... -resopló, ladeando la mirada mientras salía del lago e iba hasta su mochila- Toda mi familia está llena de hechiceros... yo he sido el primer hijo en nacer totalmente humano -se encogió de hombros-. Aunque no es que me importe demasiado -sacó una pequeña toalla de la mochila y se la ató alrededor de la cintura, metiendo la mano por dentro de ella y bajándose así el slip hasta sacárselo sin dejar entrever nada.
Lo puso a secar cerca del fuego y, únicamente cubierta su desnudez por aquella toalla, se sentó de lado para secarse él mismo.
- Oh, no sé si te gustará, pero traje un bocadillo para ti también -comentó-. Si quieres cazar o pescar adelante, pero sino -se inclinó sobre la bolsa levemente para sacar dos bocadillos de buen tamaño envueltos en papel de aluminio- aquí tienes una alternativa -le dijo, ofreciéndole uno de aquellos con una sonrisa amable, antes de recordar que, en verdad, tenía bastante hambre habiendo comido temprano y no probando bocado desde entonces.
Así pues desenvolvió su bocata y le dio un buen muerdo, sonriendo satisfecho.
- Nada como una buena comida después de una tarde de ejercicio -comentó entre bocados.
avatar

Dromes :
7235
Reputación :
0
Mensajes :
16

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Fuera de lugar [Skye]

Mensaje por Skye D. el Mar Jun 20, 2017 6:29 am

Skye hizo una mueca y se estremeció ante la mera idea de sumergirse en aquellas aguas heladas y luego salir al frío aire invernal. Ya le pasó una vez en invierno, allí en Takemori, y aunque fue de manera accidental sintió como se le encogía todo el cuerpo, sobre todo cierta parte de su anatomía que hizo que durante un rato tuviera una voz aguda por el frío.

-S-supongo que eres más valiente con yo con respecto a eso, yo me zambullí una vez por accidente en un lago helado y pensé que me moría...- Dijo estremeciéndose desde la punta de la cola a la cabeza.

Cuando el otro se puso a flotar y nadar un poco con él encima, Skye notó como sus cuerpos se rozaban y contactaban, poniéndose algo ruborizado pero dejándose llevar, encogiendo un poco las patas traseras, con un poco de miedo de que Kai sin querer le diera con una patada al moverlas para nadar y le diera en alguna zona sensible y estropeara el ambiente tan relajante en el que estaban, él lo ayudaba un poco moviendo la cola. Se sonrojó un poco avergonzado cuando le dijo que pesaba poco, pues era lo mismo que llamarlo pequeño. Skye siempre había estado un poco acomplejado por su tamaño, pues al ser más pequeño y esbelto de lo que solían ser los machos dragones de Avalar, lo habían confundido siempre con una hembra cuando era pequeño. Cuando entró en la adolescencia ya empezó a desarrollarse un poco más, pero aún así seguía siendo pequeño y esbelto, aunque ya no lo confundían tanto, pues los dragones podían distinguirse entre sí por cosas como el olor entre otras cosas.

-Está bien...- Dijo mientras se agarraba con más firmeza a los hombros de Kai, aunque procurando no clavarle las garras para hacerle daño sin querer. -Esto está muy bien...- Dijo tras unos minutos de dejarse llevar por el agua encima del chico. -Ya… bueno, puede que para un humano dos metros y medio sí que sea bastante, pero no para un dragón...- Hizo una mueca y se rascó una quijada.- Aunque tardaré mucho en llegar a ese tamaño, durante los primeros años los dragones crecemos muy rápido, pero una vez alcanzamos la adolescencia nuestro crecimiento se ralentiza.- Explicó, pues si Kai quería saber cosas de él y los dragones aquel era otro dato más que quizás el chico no sabía.

Se sonrojó un poco cuando el chico comenzó a reírse de sus preguntas, sacudió un poco la cola y mantenía las alas pegadas a los costados, mientras se dejaba llevar y escuchaba atento a la respuestas de Kai. Se sonrojó sobre todo cuando el chico le respondió de manera tan natural sobre lo de su “hombría” y se limito a hundir un poco el hocico en el agua, haciendo burbujas, las cuales salían flotando fuera del agua, llenas de vapor helado y cuando se rompían las pompas, brillaban pequeñas partículas de hielo que habían formado la pared de la pompa.

-Y-ya veo… bueno, pero supongo que también es importante para satisfacer a un chico...- Dijo más calmado, sacando el hocico del agua.

Kai fue prudente en no decir aquella coletilla, de haberlo echo Skye o bien abría huido de allí, pues sí que se había fijado o se habría dejado hundir en el agua, esperando ahogarse y no sufrir tanta vergüenza. Skye escuchó las preguntas del otro y asintió, de haberle echo aquel tipo de preguntas cuando hubo llegado a Takemori se habría mostrado bastante ofendido, incluso dispuesto a llegar a las garras, pero llevaba tiempo suficiente para saber las ideas que tenía la gente sobre los dragones y también saber que Avalar era algo extraño y poco común entre los de su especie.

-Avalar es el nombre del reino y de la capital.- Comenzó a explicar, mientras se dejaba llevar. Tenía la cabeza por un lado de la de Kai y un poco por delante, pues su cuello era más largo del del chico.- La capital es una enorme ciudad echa por y para dragones, tenemos grandes y hermosos edificios, plazas, jardines, parques y mucha más cosas. Las calles son iluminadas de noche por gemas de luz, el agua es canalizada por conductos y acueductos, siendo impulsada el agua por gemas de impulso hidráulico. Hay hermosos jardines flotantes, parques donde uno puede relajarse y admirar el paisaje, plazas de mercado, grandes termas donde todos los dragones se reúnen para discutir de política, agricultura, filosofía, astrología y muchos más temas de todo tipo. Además también nos ayudamos en el aseo los uno a los otros, usando principalmente nuestras lenguas, es algo que suele hacerse con amigos de confianza, no a cualquiera le permitiría pasarme la lengua por el cuello, podrían degollarme de un mordisco.- Comentó con seriedad, pensando en más cosas.- Tenemos un consejo de ancianos que se ocupan de gobernarnos, aunque son las hembras las que suelen ostentar esos cargos de poder, pues ellas son las que “mandan” en Avalar...-Aquello lo dijo con una mueca, como si no lo aprobara del todo.- Tenemos un importante mercado de gemas, una universidad donde uno puede estudiar de todo, desde el tarot, pasando por magia y hasta medicina. Mi madre da clases en la universidad, sobre gemas.- Comentó con un pequeño gruñido de disgusto.- A veces iba al instituto que quedaba cerca y me ponía en evidencia delante de todos mis amigos.- Murmuró molesto y algo ruborizado al recordar algunas escenas.- No dejaba de lamerme la cara porque veía alguna escama sucia, de llevarme comida preparada por “mami” o de llamarme Botoncito...- Dijo temblando de vergüenza e indignación, incluso sacudió la cola, provocando un fuerte chapoteo a su espalda. Al escuchar las otras preguntas de Kai el dragón hizo una mueca indeciso.- Bueno… cosas como la de lamernos los unos a los otros en los baños como ya he dicho. De que los machos llevemos una especie de collares que nos marcan como “propiedad” de alguna hembra… claro que esa costumbre es algo opcional, una vieja y estúpida costumbre en que una hembra te controla, te guía y “educa”, casi nos convierten en sus esclavos. Yo no llegué a tomarme eso demasiado en serio, pero hay otros muchos que sí...- Encogió las alas, se notaba que el tema era mucho más profundo y detallado, pero no quería asustarlo con detalles vergonzosos.- Hay algunas cosas más que supongo que no es normal entre otras razas, como la de que los dragones al tener una vida longeva no solemos emparejarnos para siempre aunque cuando lo hacemos, somos fieles a una sola pareja. Todos somos bisexuales, aunque nos sintamos atraído más hacia uno u otro sexo. Para saludarnos nos frotamos entre nosotros, nos lanzamos encima, nos lamemos el hocico, el cuello y nos damos mordisquitos amistosos. También la de practicar el sexo con amigos… no hay un término que se pueda traducir en este idioma, pero lo más cercano es algo como “amigos con derecho”. Aquí lo llamarían ser novios o algo así.- Explicó. Rió un poco por lo del sacrificio.- No, no. Los dragones de Avalar no somos tan sangrientos, además no creemos, en ningún dios en particular.

Empezaron a salir del agua cuando Kai le empezó a explicar que era hijo de una familia de brujas y magos, aquello sorprendió a Skye, pues supuso que un joven crecido en un hogar con magia habría tenido más contacto con criaturas mágicas como él.

-Supongo que las películas a veces dejan volar demasiado la imaginación...- Dijo un poco vergonzoso, pues reconoció que eso de que un humano se derritiera con agua lo había sacado de una peli.- Vaya… Nunca lo habría imaginado. ¿Y no has tenido contactos con dragones u otras criaturas mágicas aparte de con brujas y hechiceros? -Preguntó curioso, mientras se tumbaba panza arriba y se despatarraba a gusto, con las patas traseras a los lados y las delanteras contra el pecho.- ¿Eso es malo? Es decir, que no seas hechicero...- Preguntó tratando de hacerlo con un tono suave, esperando no estar tocando un tema sensible o molesto para Kai. -Si a ti no te importa...- No parecía muy seguro de que el chico realmente no le importara, pero prefería no meterse.

Cuando vio al otro sacar la tolla poniéndosela a la cintura para quitarse el bañador húmedo, notó que le subía el rubor y el calor a la cara, se tapó el hocico con las garras delanteras y apartó la mirada, mientras murmuraba palabras para sí mismo, tratando de calmarse y no pensar en tonterías. Encogió las patas traseras tratando de controlar sus instintos y reacciones naturales de su cuerpo de adolescente.

-Claro, ¿de que es?- Preguntó curioso, incorporándose un poco, colocándose de costado mientras esperaba que el otro le entregara el bocadillo.- A la próxima tendré que invitar yo, el pescado de aquí esta muy bueno...- Dijo señalando el lago con un gesto.- O si vamos a la playa puedo coger unos cuantos cangrejos, están sabrosos.- Dijo el dragón cuya boca parecía hacerse agua al hablar de aquello.- No te preocupes, no hay que malgastar la comida.- Dijo el dragón riendo, cuando Kai le dijo que podría pescar, pero si no se comían los bocadillos se echarían a perder. Skye se colocó el bocadillo entre las garras delanteras, sujetándolo con un poco de torpeza, empezando a intentar quitar el papel albar con el hocico, pero no le resultaba nada sencillo, pero le daba vergüenza pedir ayuda incluso para aquello.- Sí, está genial… aunque ya veremos a ver si me lo puedo comer entero sin que me empiece a molestar el estómago...- Dijo con una mueca de fastidio.- Uno de los síntomas del celo es la falta de apetito, pues suelo notar el estómago revuelto y obligarme a comer solo me sienta peor.- Dijo mientras luchaba con el papel albar, frotando en círculos el bocata con el hocico para desenvolverlo. -Es muy agradable tener una conversación civilizada con alguien o sin miedo o vergüenza de que las costumbres de cada uno le cause tanto impacto que quiera salir huyendo o te mire como si fueras un bicho raro...- Comentó mientras tras conseguir quitar el papel al bocata lo olfateó para ver de que era y darle un bocado.- No está nada mal.- Dijo tras tragar el primer bocado.- ¿Por qué has decidido vivir en un apartamento y no en la residencia de alumnos? Si fiera así podríamos haber sido compis de cuarto.- Dijo riendo un poco, mientras seguía escuchándose la música de fondo, pues el volumen estaba bajo.- Por cierto. ¿Me das tu número? Así podríamos quedar otro día para venir aquí con luz y que puedas buscar plantas...- Comentó un poco ruborizado, pues lo que de verdad quería era el número de Kai para no perder contacto con el chico rubio.

Mientras comían y charlaba el tiempo iba pasando, el aire se hacía un poco más frío pero aún no era incómodo y el dragón parecía encontrarse muy a gusto, pues de no estar allí en aquel momento estaría dando vueltas en su cama sin lograr conciliar el sueño. Al menos estaba disfrutando de una buena charla y aún mejor compañía, estaba tentado de decirle a Kai que durmiera con él aquella noche, pero aquello sería considerado algo normal entre dragones, ofrecerle algo así a un chico sabía por experiencia que no era buena idea y que solo lograría espantarlo, de modo que trataría de tomárselo todo con calma.


avatar

Salón :
1 B
Dromes :
54523
Reputación :
6
Mensajes :
164

Ver perfil de usuario
DRAGONES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Fuera de lugar [Skye]

Mensaje por Kai Laine el Mar Jun 20, 2017 9:12 am

- Bah... más que valentía es cuestión de acostumbrarse -se encogió de hombros, sonriente-. Acostumbrado a hacerlo desde muy joven nunca fue nada demasiado impactante.
Se pusieron a flotar tranquilamente en el agua, Kai no teniendo dificultad alguna en "cargar" a Skye con la ayuda del agua y teniendo en cuenta su ligereza habitual, algo que había resaltado como positivo, aunque quizás fue recibido por el otro como lo contrario. Al no escuchar ningún comentario al respecto, no pensó en haber sido malinterpretado.
- Bueno, en ese caso podré llevarte a la espalda aún algún tiempo -sonrió levemente, mirándole por encima del hombro al decir aquello en referencia a su tamaño, de nuevo un hecho positivo para él... pues obviamente algo tan grande que llegase a medir dos metros y medios sería mucho más difícil de tratar, ya no digamos cargar; para un humano como él, imposible. Pensar en cualquier juego con un ser así le resultaba algo difícil... sin que él apareciese aplastado o perjudicado de alguna forma.
Negó levemente, sonriendo para sí.

- Disto mucho de ser un experto en la materia... sería más conveniente decir que no tengo ni idea, pero... -alzó la mirada al cielo, pensativo- eso del tamaño puede ser incluso secundario a la hora de satisfacer, sea a un chico o a una chica... hay que aprender a besar... a tocar... a rozar... saber estimular el cuerpo de tu pareja y las zonas que de verdad le hacen disfrutar -se sonrojó levemente, pues tampoco es que estuviese super acostumbrado a hablar de aquellas cosas tampoco-. Bueno... al menos eso supongo yo...
Desde su punto de vista inexperto, el sexo era algo más que un simple llegar, desnudarse, meterla, acabar y salir. Quizás fuese porque tenía un punto de vista más romántico y pausado que veía aquel acto como algo para descubrir cosas con alguien especial, disfrutar mutuamente de sus cuerpos, etcétera.

Sacándose el tema del sexo de la cabeza, el chico escuchó con verdadero interés lo que Skye le contó sobre su tierra que, verdaderamente...
- Caray... parece material sacado de un cuento de hadas. Suena increíble -sonrió ampliamente, imaginando aquella ciudad de ensueño llena de magia y dragones... para, acto seguido, entrar en su imaginación hembras dragón mangoneando y la madre de Skye "dejándole en evidencia" como el chico decía. Su sonrisa se volvió más discreta, pero no por ello menos sentida-. Casi todas las madres son iguales, ¿eh? -rio suavemente, dejándolo correr al notar la vergüenza del otro en su tono de voz.
Con respecto a aquellas costumbres "extrañas", lavarse mutuamente cuando sus patas no eran muy adecuadas para sostener con la fuerza precisa objetos de limpieza no le pareció muy extraño. Lo de los collares le pareció casi una broma, pues sonaba a tal... una broma sacada de algún manual de sadomasoquismo; él, que ni siquiera se había planteado en su existencia algo remotamente parecido a aquello, no sabía muy bien cómo ver la "costumbre". Lo de la longevidad supuso que era "comprensible", se lo tomaban con más calma, como solían poner en muchos libros fantásticos sobre los elfos inmortales; la bisexualidad era algo que ya había dejado claro, aunque fuese curioso que lo compartiesen como raza... aquello sí que no podía ser algo dictado culturalmente, ya que la orientación sexual era de cada uno... y lo que le hizo bajar un poco la cabeza y sumergir sus labios, pensativo, fue lo de los "amigos con derecho". Desde luego, él no lo llamaría ser "novios"... dado que la gente normal (o al menos con cierta ética) no tenía tantos novios como amigos. Nuevamente pudo entender que, siendo un dragón con aquel celo tan molesto, se adoptase esa práctica por conveniencia... pero no era algo que él, por ejemplo, estuviese dispuesto a hacer. Sabía que esa forma de pensar propia era un tanto arcaica, quizás, dado que veía el acto sexual como algo más preciado, no tan... práctico, tal vez, pero era como le habían educado, directa o indirectamente.
Entornó los ojos y sonrió de nuevo, de nuevo resbalando aquel tema en su mente y respondiendo en lo seguro.
- Bueno, me alegra que no vaya a ser sacrificio alguno para vete tú a saber qué dios -replicó tranquilamente.

Salieron del agua finalmente y, mientras se ponían a secarse, Kai fue respondiendo a las preguntas del dragón, bastante graciosas, todo fuese dicho de paso.
- En Finlandia abundaban especialmente criaturas de la naturaleza como ninfas y silfos -comentó-, pero a parte de ellos... no, nunca vi ninguna otra criatura mágica. En este lugar parece concentrarse toda la diversidad, pero en otras partes del mundo está todo bastante despoblado en lo que a seres mágicos se refiere -lanzó una mirada a Skye ante su pregunta, sonriéndole tranquilizadoramente-. Cuando era más pequeño creía que en verdad era algo malo que no tuviese ningún poder... pero mi hermana se ocupó de sacármelo de la cabeza, diciendo que ella era "más que suficiente para heredar las responsabilidades de la familia", así que yo debía centrarme en "estudiar y conseguir una buena vida" -su sonrisa se volvió tierna-. Es una hermana loca que me ha hecho la vida imposible en ocasiones... pero es una buena hermana. Me hizo convencerme de que de verdad no era rechazado por no ser un mago -se encogió de hombros.

Una vez "cómodo" y secándose sin impedimentos, el chico le tendió el bocadillo al otro, al verlo tener dificultades con el papel que lo recubría echándole una mano rápidamente.
- Ah... los hice de mortadela y queso... carne y queso, básicamente, es algo sencillito, dado que me di prisa -sonrió-. Y claro, a la próxima podemos tomar pescado o lo que quieras -le miró algo sorprendido, recordando que efectivamente le había dicho que el celo causaba aquel efecto. Negó ligeramente-. Como lo que te apetezca, no tienes que forzarte a acabarlo, si quieres hasta puedes llevarte a casa lo que te quede y si te entra hambre de madrugada o algo, zas -rio-. Aunque ya casi estaremos de madrugada, supongo -añadió, recordando repentinamente que era noche cerrada.
Su mirada volvió a recaer en el dragón cuando comentó sobre lo agradable de poder conversar sin ser juzgado. Kai negó nuevamente, restándole importancia con un gesto.
- Aún cuando no compartes costumbres u opiniones con alguien, esa no es razón para rehuír a ese alguien... a no ser que sean costumbres violentas, claro -sonrió amablemente, agradecido de que el sencillo bocadillo no le disgustase, al menos-. Ah... lo del apartamento no fue cosa mía, sino de mi hermana. Puede que mis padres confiasen en los poderes que protegen este lugar... pero ella es otro cantar -resopló-. Casi me obligó a instalarme en ese apartamento y luego lo llenó de amuletos y hechizos de protección. Dijo que con un compañero de cuarto a saber qué me podría pasar, si dicho compañero era peligroso.
Y en ese aspecto, después de haber estado en Takemori un tiempo, Kai le daba la razón... a fin de cuentas si había tantos sitios "no seguros" debía ser porque algo fallaba en aquel lugar.
Parpadeó, volviendo a la conversación a tiempo para asentir y sonreír al otro, sacando el móvil de su mochila.
- Claro... dame el tuyo también, anota... -le dijo su número y esperó a que el contrario hiciese lo mismo, guardando nuevamente el teléfono y disfrutando del bocata hasta acabárselo, pues él sí lo "logró", relajándose al lado del fuego al terminar- Desde luego, tendré que volver por aquí... este olor en el ambiente... -inspiró profundamente- Algo me dice que debe haber un "tesoro" enterrado por aquí... aunque desenterrarlo por la noche sería bastante insensato, así que mejor dejarlo para otro día -sonrió a Skye misteriosamente.
avatar

Dromes :
7235
Reputación :
0
Mensajes :
16

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Fuera de lugar [Skye]

Mensaje por Skye D. el Mar Jun 20, 2017 6:14 pm

-Supongo que si haces algo desde niño te acostumbras a ese tipo de cosas o al menos lo ves normal...- Dijo Skye estremeciéndose de frío, pensando en el pequeño Kai de niño metiéndose en aquellas aguas heladas.- Me muero de frío de solo pensarlo…-Terminó por reconocer.- Si yo hubiera echo eso seguro que hoy día mi voz sería mucho más aguda.- Dijo riendo dibertido.

Luego Kai empezó a comentarle sobre la teoría de: “El tamaño no importa”. Skye también había escuchado sobre aquello y por sus experiencias, buenas y malas, todo estaba en un cincuenta cincuenta, y más aún teniendo en cuenta que su experiencia con chicas se había limitado a una sola dragona y esta no fue muy amable con él. Por lo que sabía que por su parte con chicos no importaba, pues él siempre había sido la “hembra” pero con las chicas era otro cantar...Sacudió la cabeza para salir de aquel bucle de pensamientos.

-Vaya, parece que estás muy bien informado...-Comentó Skye, que se rascó el morro un poco avergonzado.- Y-yo… bueno, mis experiencia con chicos siempre a sido… bueno, siento yo el sumiso… el uke si quieres llamarlo así...- Reconoció mientras salían del lago y se acomodaban en la manta.- Y con chicas solo con una dragona, cuando yo era algo más joven y no estoy muy seguro que es lo que opinaba sobre mi… “herramienta”. -Reconoció retorciendo la punta de la cola avergonzado, esperando no estar siendo demasiado hablador sobre aquel tipo de tema, pues acababa de conocer a Kai.-Supongo que sí, saber estimular al otro es muy importante...-Con aquello sí que estaba seguro, pues estaba acostumbrado a los preliminares y saber trabajar con ellos para satisfacer al otro, aunque a él no le correspondieran.- M-me han dicho varias veces que mi lengua es muy rasposa… no hace daño, si no que la sensación de cosquilleo o estímulo es mayor que con una lengua humana, supongo...- Dijo pensativo sacudiendo la cola.

Mientras daban cuenta del bocadillo Kai parecía reflexionar sobre lo que le había contado de Avalar y la ciudad capital del reino, al parecer el chico parecía tener una mezcla de escepticismo y sorpresa, no era el primero que reaccionaba de aquella manera.

-Sí, no es la primera vez que me lo dicen.- Dijo riendo un poco, mientras comía el bocata, aunque tras un par de bocados no parecía hacerlo con muchas ganas.- Supongo que sí, pero daba la coincidencia que era la mía la que siempre llegaba en el peor momento...- Dijo con un gruñido de fastidio.- Además no dejaba de contar anécdotas a mis amigos, como por ejemplo por qué me llamaba cariñosamente Botoncito...- Chasqueó la lengua y negó con la cabeza.- Sí quieres podemos ir algún día, te mostraré Avalar, te haré de guía.- Le ofreció por si Kai alguna vez se animaba a visitar Avalar.

Tras comerse como la mitad del bocata, lo dejó a un lado, tratando de envolverlo de nuevo en el papel albar para que no se echara a perder. Mientras limpiaba de migas la manta, dejó a Kai con sus cavilaciones sobre todo lo que le había dicho, lo que veía normal, pues era demasiada información quizás para digerirla de golpe. Le sacó la lengua divertido cuando le dijo que le alegraba saber que no sería sacrificado, mientras terminaba de limpiar la manta y luego se volvía a acomodar, tumbándose de nuevo panza arriba, suspirando y despatarrándose a gusto y relajado.


-Jummmm no quiero ser mal educado con tu tierra, pero suena a lugar desolado… con un frío como en el Polo Norte y desatibado como el desierto...- Comentó con un leve gruñido de desaprobación.- Vaya… ya veo, tampoco tuviste una infancia fácil...- Parecía un poco sorprendido, incluso identificado.- Tu hermana parece una hembra genial… debe ser fantástico sin tener que soportar a un grupo de hembras que te observan y juzgan con la mirada… y que además si te dicen algo, debes obedecer, siempre y cuando lo que te pidan no te pongan en peligro o no pongas en peligros a otros...- Dijo asintiendo con seriedad.- Hay límites y limitaciones para las cosas que pueden exigirnos.- Explicó brevemente.- Me alegro de que te apoyara tanto y que no te afectara lo de tener magia, a mí me pasó algo similar… aunque por desgracia no conté con tanto apoyo de pequeño.- Dijo con una mueca de fastidio.

-Estaba muy rico.- Dijo refiriéndose al bocadillo de mortadela y queso que había echo para los dos, la verdad no acostumbraba a comer fiambre, prefería carne fresca, pero el queso si le gustaba mucho y aunque se comió la mitad lo disfrutó.- Te encantará mi pescado.- Aseguró sacando pecho, riendo un poco luego, mientras se rascaba la barriga con las garras delanteras.- ¿Me lo puedo llevar? Gracias.- Dijo sonriendo agradecido, guardándose el bocadillo una vez estuvo envuelto de nuevo, metiéndolo en su alforja, alargando perezosamente una de sus patas delanteras.- Sí, ya debe ser tarde...- Asintió Skye, estando de acuerdo con Kai.- Si quieres, como me has dicho que las calles son peligrosas para ir solo, puedes quedarte esta noche en mi habitación, hay dos camas libres, pues mis compañeros de habitación hace tiempo que se marcharon y no te preocupes porque puedan descubrirnos, no lo harán.- Le aseguró con confianza.- Tienes razón, ojalá todos pensaran igual.- Aceptó cuando Kai dijo sobre lo de no rehuir a nadie solo por sus costumbres.- Parece muy protectora tu hermana… supongo que es normal, mis padres lo son conmigo.- Dijo riendo un poco.- Me da la sensación de que tu hermana sería alguien que da miedo con su presencia, pero que en realidad es buena persona.- Dijo divertido.- Es una pena no habernos conocido antes, creo que si tu hermana me hubiera conocido, no me habría tomado por alguien peligroso y podríamos ser compis de cuarto.- Dijo con algo de fastidio, pues le gustaba charlar por las noches antes de hablar, también leer, pero charlar era más entretenido, sobre todo si estaban en la misma cama… Se ruborizó solo y negó con la cabeza para quitarse aquellas ideas.

Cuando Kai aceptó darle su número, Skye se incorporó de golpe y tomó su móvil que estaba adaptado para sus garras delanteras y usaba la pantalla táctil con el morro o las uñas de las garras. El dragón se apresuró a apuntar el número del chico mientras le daba su propio número para que lo apuntara también. Luego guardó el móvil volviéndose a acomodar sobre la manda, mirando hacia el cielo estrellado.

-Claro, podemos venir pasado mañana, es sábado.- Comentó el dragón mientras movía un poco la cola.

No comprendió muy bien aquello de que debía haber un “tesoro” escondido en aquel lugar, se limitó a ladear la cabeza curioso y extrañado, la sonrisa misteriosa de Kai lo hizo sentir nervioso e inquieto, encogiendo instintivamente las patas traseras, aunque no sabía porque.

-Oh, por cierto, traje jabón, el que uso para mis escamas, por si querías echarle un vistazo, se que lleva plantas y minerales, pero no se cuales, lo compro ya fabricado...- Dijo el dragón turquesa, desperezándose y estirándose.- ¿Y trajiste el aceite que me comentaste? Me encantaría que me lo echaras, pero se está haciendo tarde...- Se rascó una mejilla.- Si aceptas mi invitación de quedarte en mi cuarto puedes echarme el aceite… o ya podemos quedar otro día. -Dijo encogiendo las alas, aunque tenía ganas de probar aquel aceite del que Kai le había hablado, pues sentía curiosidad.


avatar

Salón :
1 B
Dromes :
54523
Reputación :
6
Mensajes :
164

Ver perfil de usuario
DRAGONES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Fuera de lugar [Skye]

Mensaje por Kai Laine el Mar Jun 20, 2017 9:12 pm

- Bueno, mi voz no es precisamente aguda y he hecho eso toda mi vida -replicó a la broma, sonriéndole levemente antes de que el tema girase alrededor de la sexualidad ante lo que Skye, aparentemente, estaba bastante abierto a hablar, aunque Kai ya se lo había imaginado cuando el otro le contó sobre las costumbres de su raza.
- N-No es que esté informado -negó rápidamente, avergonzado-, son simplemente... sólo es mi forma de pensar, nada más -se justificó, y era verdad... no había pensado que podría sonar "informado" ante el otro que, supuestamente, tenía más experiencia que él, pero que bastante.... y se lo confirmó apenas un segundo después hablando de más cosas que le dejaron un tanto sorprendido, para qué negarlo.
- ¿Siendo el sumi...? -por su mente cruzó la imagen del dragón en una postura "sumisa" y, con un ligero rubor, el rubio rápidamente sacudió su cabeza de aquellos pensamientos- D-De todas formas por lo que comentas... las hembras de tu raza en general parecen bastante... -no sabía cómo decirlo sin que resultase ofensivo- ¿Avasalladoras? No deberías dejarte guiar por malas experiencias como esas... al fin y al cabo seguro que hay muchas chicas que piensan como yo en eso de que es mejor saber usar algo que tenerlo, grande, y de adorno... o para meter-sacar cual cavernícola -compuso una expresión atolondrada, buscando hacer una broma algo verde... pero broma a fin de cuentas para animar al otro y sacarlo de malos pensamientos.

Pero, de nuevo, el propio Skye le dio pensamientos extraños al finlandés con aquel comentario que parecía tan sacado de contexto... sobre la "rasposidad" de su lengua. ¿Es que quería que se hiciese una idea de lo que sería su lengua alrededor de...?
"Stop..." se dijo su mente en un ultimátum totalmente silencioso, pues le estaba pasando como a todo grupo de adolescentes que se ponían a charlar de sexo... y es que empezaban a pensar en sexo.
Prefirió volver sobre los temas de la tal Avalar y... bueno, la madre de Skye dejándole en evidencia, según parecía.
- No tiene nada de malo que te llamase Botoncito -sonrió divertido... si bien la oferta del contrario hizo que de inmediato alzase ambas manos como frenándole, pues sin duda iba demasiado rápido para él-. Wow... frena un poco, eres el primer dragón que conozco... pasar de un dragón a cientos de ellos es un poco hardcore para mí -soltó una risa entre dientes-. Quizás algún día en un futuro... por ahora, prefiero estar simplemente con Botoncito -le guiñó un ojo y luego volvió a reír sin mala intención, inclinándose hacia él para darle unas palmaditas amistosas en la espalda.

- Lo has descrito bastante bien... a fin de cuentas yo nací en un pueblo relativamente pequeño y con casas separadas unas de otras -replicó cuando el otro dio su opinión sobre su hogar-. De hecho mis amigos gustaban de contar historias de terror sobre los Strigoi... aquí los llaman vampiros, criaturas aterradoras que parecían humanos inofensivos e incitaban a sus víctimas a que les invitasen a entrar en sus hogares, el único impedimento para devorarte -hizo gestos "tétricos" con las manos y luego soltó una risilla-. En las noches de nevada en invierno esas historias tenían un ambiente fantástico... aunque ahora que soy plenamente consciente de que seres como los Strigoi seguramente existen, esas historias ya no me atraen tanto... aunque siguen siendo divertidas -no podía evitarlo... el terror, hasta cierto punto, le gustaba. Especialmente el terror fantástico como el referido a aquellas criaturas nocturnas.
Y entonces, resopló.
- Sí, bueno... mi hermana tiene buen fondo, pero durante toda mi infancia y parte de mi adolescencia me utilizó como un conejillo de indias para sus hechizos -alzó una ceja-. En una ocasión estuve más de dos días en forma de alce por su culpa -una lenta sonrisa traviesa apareció en su rostro-. Aunque me vengué adecuadamente tragándome unos cuantos de sus pergaminos de hechizos... ventajas de poder digerir celulosa -resopló, divertido, al recordar aquel episodio y negó, mirando al contrario al ver sus muecas recordando cosas menos agradables, sin duda. En un impulso se levantó y se tumbó al lado del otro, lanzándole una mirada comprensiva, tratando de darle ánimos-. Bueno... no pienses en el pasado... vive el presente, dragoncete -le sonrió amablemente, riendo seguidamente por aquella frase de que le encantaría su pescado-. Esperaré con ansias el día en que pueda probarlo -exageró de buen humor, asintiendo cuando el otro quiso confirmar si podía llevarse el bocadillo.

Alzó una ceja, sin embargo, cuando el dragón le ofreció aquella alternativa a las "calles peligrosas". "Otra opción sería llevarme a casa..." pensó para sí, pero no lo dijo en voz alta, dado que el otro técnicamente tampoco estaba obligado a ello, y suponía que llevarlos a ambos a un único "mismo" sitio sería menos cansado para él. Además... sonó bastante conveniente todo. Sin compañeros de habitación... no lo pillarían los vigilantes del dormitorio... de verdad que si no creyese que era un buen tipo ya estaría sospechando de él.
Le dejó hablar, alzando la mirada hacia el cielo nocturno mientras pensaba en sus posibilidades. Quizás si le pedía que le llevase a casa lo haría, aunque el hecho de que no se lo hubiese ofrecido ya no le daba muchas esperanzas... tal vez estaba muy cansado para hacer ese viaje y luego volver a su dormitorio. Suspiró, molesto consigo mismo por no haberse planteado aquella situación antes... había supuesto que dormirían allí como de "acampada", aunque por otro lado había dejado la idea de llevar cosas para preparar tiendas y sacos de dormir al dragón... algo igualmente poco pensado por su parte.
"En fin, Kai... dado que la has cagado, asume las consecuencias" se amonestó mentalmente.
- Quién sabe... conociendo a mi hermana quizás lo primero que habría intentado sería que le dieses alguna de tus escamas. Quizás hasta habrías podido sobornarla así -comentó algo distraído-. Y está bien, supongo. Si dices que no habrá problema en dormir en tu habitación, adelante -después de todo volver andando desde allí o incluso desde el parque hasta su piso... no era una alternativa muy apetecible para él.

Kai parpadeó entonces y le miró desconcertado.
- ¿De qué hablas, Skye...? Hoy (técnicamente ayer, dado que ya estamos de madrugada) era viernes, por eso acepté venir... dado que mañana (técnicamente ya hoy) es sábado y no hay clases -sonrió levemente-. Así que, en todo caso, podríamos volver aquí mañana, domingo -parpadeó de nuevo... y entonces se volvió de nuevo hacia la pantalla de su móvil para asegurarse-. Joder, me hiciste dudar por un momento, qué susto... -soltó una carcajada, recuperándose instantes después, aún sonriendo al asentir.
- Ah... sí, traje el aceite, aunque en realidad es una crema, ya se me había olvidado, tonto de mí -fue a cogerlo, pero el otro le sugirió que se lo echase en su cuarto, y se terminó por encoger de hombros-. Como quieras... de todas formas esto vendrá muy bien -aquella sonrisa misteriosa volvió a aparecer-. Esta crema que traje al final está bastante bien... pero quizás con ese "tesoro", si es que lo encontramos, podría hacer algo mucho más eficaz -llegado a aquel punto su expresión se volvió ligeramente irritada-. Después de todo la sabelotodo de mi hermana tiene razón... la herboristería, con magia, es incluso mejor -suspiró, negando levemente y levantándose con la toalla todavía alrededor de su cintura-. Bueno, ¿vamos recogiendo el "campamento"? -inquirió sonriendo una vez más como siempre.

Fue hasta su bolsa y de allí sacó unos bóxers negros con goma blanca limpios que se puso por debajo de la toalla, soltándola al terminar aquello y poniéndose el resto de ropa con la que había venido ya sin la innecesaria "protección" de la toalla, si bien su ropa interior era tan fina y cómoda como su bañador.
Recogió las cosas y, cuando Skye se lo permitió, apagó el fuego de la hoguera con cuidado, echándole primero agua y luego tierra encima hasta que las brasas quedaron bien extintas.
- Listo para la marcha, capitán -informó sonriente el finlandés.
avatar

Dromes :
7235
Reputación :
0
Mensajes :
16

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Fuera de lugar [Skye]

Mensaje por Skye D. el Miér Jun 21, 2017 4:55 pm

Sky no pudo evitar reír por la broma que siguió Kai sobre tener la voz aguda por meterse en agua helada, se terminó por tumbar sobre el estómago y cruzó las patas delanteras, con las alas recogidas pero apoyadas sobre el suelo.

-Pues creo que tienes las ideas muy claras y precisas. -Skye asintió con firmeza. Se ruborizó al mismo tiempo que Kai cuando el otro empezó a hacer la pregunta sobre ser el sumiso, encogió las alas.- Bueno… la verdad es que me costó un poco aceptarlo, en Avalar me sucedía igual y pensé que al venir aquí las cosas serían distintas...- Chasqueó la lengua y negó con la cabeza.- Pero no, instintivamente volvía a esa posición y realmente es con lo que me encuentro cómodo.- Dijo encogiendo las alas, como si aceptara aquello. - Pero bueno, dejemos de profundizar tanto en el tema, disculpa si a veces hablo demasiado de esto. Por mi estado mi mente no deja de volver una y otra vez a lo mismo.- Hizo una mueca de fastidio.- En mi caso es verdad lo que dicen las chicas, al menos en esta época y es que los machos solo pensamos en una cosa.- Sacudió la cola como indignado.

-Bueno, decir que son avasalladoras es solo otra forma de llamarlas. Normalmente se dicen que con controladoras y manipuladoras.- El dragón parecía un poco enfadado, lanzando vaho helado por los hollares del hocico.- Te “marcan” con sus collares como si fueras de su propiedad y “anunciando” tu posición a todos.- Negó con la cabeza y golpeó el suelo.- No se pueden obligar a los machos que no quieren meterse en esa “tradición” pero a veces, es complicado evitarlas.-Dijo con fastidio. El mal humor del dragón se disipó al escuchar al otro hablar, sobre todo con aquello de cavernícola.- Oh, bueno, hay algunas que son así, ella se ocupan de “enseñarnos” a como complacerlas, por eso que no te quepa duda. De echo solo suelen pensar en ellas mismas, a nosotros que nos zurzan.- Dijo con una mueca de burla.

Ladeó un poco la cabeza, pues el otro puso una cara rara cuando mencionó lo de su lengua, parecía estar como muy pensativo y comenzaba a ruborizarse cuando negó con la cabeza con decisión, sobresaltando un poco al dragón que se lo había quedado mirando. Cuando el otro le empezó a decir que no tenía nada de malo que lo llamara con aquel apodo cariñoso, sacudió una garra en el aire para contradecirle.

-Eso lo dices porque no conoces el origen de ese nombre. -Protestó el dragón, que hizo una mueca de indecisión, como si pensara si contarle o no.- Claro, claro, no me refería a que fuéramos a ir la semana que viene o algo así.- Se apresuró a explicarse, todo avergonzado y nervioso.- Me refería a que si vas algún día, te acuerdes de que al menos tienes a un conocido por allí...- Dijo con la mirada gacha, haciendo circulitos en el suelo con una garra. Cuando lo volvió a llamar Botoncito se ruborizó y le sacó la lengua.- Está bien, dejaré que me llames así, pero solo cuando estemos solo, aunque deberías saber la historia...- Se rascó bajo la mandíbula, poniendo en orden sus pensamientos.- Los dragones tenemos un método para saber el sexo de un bebe dragón cuando está en el huevo, es una gema blanca que se posa sobre el huevo, si el dragón es hembra se pone rosa y si es macho azul. Pero este método no es cien por cien preciso y cuando nace el dragoncito, si hay dudas sobre la fiabilidad de la gema, al tiempo se suele comprobar el sexo de una manera “manual”. No es nada obsceno...- Aseguró.- Simplemente se presiona en la hendidura donde se oculta el sexo y bueno, si es macho asoma un poco la...la “cosita” y si es hembra, pues quedará expuesto su “cosita” de hembra.- Dijo refiriéndose seguramente al clítoris.- En mi caso...- Suspiró pesadamente.- La gema falló y cuando estaba en el huevo o bien permanecía blanca, lo que indica que el bebe dragón aún no es lo suficientemente grande para saber su sexo o indicaba que iba a ser hembra… las gemas no son perfectas a veces tienen fallos y en aquel momento no pensaron en usar otra...- Encogió las alas.- Mi madre no estaba del todo convencida, ella tenía la corazonada de que iba a ser un machito, de modo que a las pocas semanas de salir del huevo, mandaron a llamar a una comadrona para que identificara mi sexo...- Se sonrojó, pero como si le molestara lo siguiente que iba a explicar.- Al parecer tuvieron muchas dificultades… nada más presionar mi hendidura quedó claro que no era una hembra pero tampoco vieron mi “cosita” de macho… Tras un par de intentos o tres, la comadrona presionó un poco más y al fin apareció...-Skye resopló y una nube de vaho helada salió de sus hollares.- Mi madre dijo que fue como un lindo botoncito rosa, se mostró tan orgullosa de mí y de tener ella razón en pensar que yo iba a ser un macho, que me empezó a llamar su “Botoncito”… y así hasta el día de hoy, aún me llama de ese modo. Se que ella lo hace con cariño, y me agrada, pero otros lo hacen con malicia...- Miró a Kai.- Yo dejo que me llames así, pero solo no lo hagas con burla, pues ya imaginas que podría sentarme muy mal.- Dijo sacándole la lengua, divertido dejándose palmear por el otro.

Skye, que era bastante cagón con las historias y pelis de terror, se estremeció cuando el otro le comenzó a hablar de los strigoi, precisamente la única raza con la que Skye no quería tener nada que ver eran los vampiros, pues sus colmillos le recordaban demasiado a las dolorosas agujas.

-¿P- podemos hablar de otras cosa? Esos temas de vampiros y tal, me ponen un poco nervioso...- Dijo sonriendo inquieto, tratando de aparentar tranquilidad, mirando para los lados, como si temiera que un strigoi de esos se echara encima de ellos.- Yo no las veo para nada divertidas.- Dijo tembloroso, casi se podrían ver los ojos del dragón un poco húmedos. Tendría que ser “fantástico” ver una peli de miedo con Skye, debía ser como ver a una pulga sobre el lomo de un perro, todo el rato dando saltos.- Eso ya no suena tan de buena hermana...- Comentó con una mueca cuando le dijo que lo usó como un conejillo de indias.- A mí me pasó algo similar con una amiga… cuando ella llegó a la edad en que una dragona tiene su primer celo y por lo tanto puede elegir uno o más “juguetes” entre los dragones macho, a mi me escogió para poner en práctica todo lo que había leído y le habían dicho que tenía que hacer con los machos...- Dijo con una mueca de fastidio.- Yo era bastante joven, aún no había tenido mi primer celo y aunque algunas cosas de la que me hacía o me enseñaba eran divertidas, otras muchas no me gustaba, como la de llevar un collar rosa con su marca de propiedad.- Chasqueó la lengua.- Pero es un tema peliagudo para soltártelo de golpe, quizás otro día te cuente más, si quieres.- Le prometió. No pudo evitar comenzar a reír por la anécdota sobre convertirlo en un alce y comerse los pergaminos.- Lo siento, lo siento...- Dijo mientras trataba de controlar la risa, con ojos lloroso por la jocosidad.- Seguro que estabas muy lindo de alce.- Dijo sacándole la lengua divertido. Lo miró tumbarse a su lado tranquilamente.- Bueno, eso es cierto, pero a veces el pasado es fastidioso y te viene a la memoria.- Dijo encogiendo las alas.

Kai pareció un poco indeciso con lo de quedarse a dormir en su habitación, Skye lo había pensado pero no creyó que el otro aceptada, pero ciertamente, no se imaginó que costara tanto llevar el peso de Kai, de modo que cuando el otro aceptó su planteamiento, no puedo evitar un pequeño suspiro de alivio. Cuando comentó que de haber coincidido con su hermana quizás esta le habría pedido algunas escamas, rio un poco.

-Bueno, en esta época no es raro que me encuentre dos o tres escamas caídas en el nido cuando me levanto, no me importaría dárselas.- Dijo divertido.- Si tu las quieres, puedes quedártelas, yo solo las tiro… para mí son como vuestro pelo.- Dijo señalando el pelo rubio del chico.- ¿Sobornarla? ¿Para qué? -Preguntó extrañado, ladeando la cabeza y agitando la cola curioso.- ¿Enserio? -Preguntó todo ilusionado, con ojos brillantes cuando Kai aceptó dormir en su habitación.-¡Lo pasaremos genial! Mis primeros compañeros de cuarto no fueron demasiado amistosos, ni habladores.- Dijo mientras movía la cola contento. -Oh, es cierto...- Recordó avergonzado, por el lío de días que se había echo él solo.- No se donde tengo la cabeza, menos mal que ya casi terminé con los exámenes… El celo me hace ser despistado y olvidadizo, supongo que por no dormir y comer bien.- Dijo con una mueca de fastidio.- Claro, cuando tú quieras, aunque si mañana es sábado y no tienes cosas que hacer, podríamos regresar...- Comentó rascándose bajo la mandíbula, donde tenía unos pelillos cortos y flexibles.- Ah. ¿Una crema? Vaya… será interesante, sí.- Aceptó a que el otro usara aquel producto con él.- Espero que encuentres ese tesoro cuando lo vayas a buscar y espero estar presente.- Dijo riendo un poco, mientras se incorporaba y empezaba a recoger sus cosas, el móvil con el pequeño altavoz y la manta, mientras que Kai apagaba el fuego.

Mientras tanto Kai se vestía de nuevo, Skye se ruborizó un poco al ver los boxer tan sexis y deseó poder contemplarnos puestos, pero quizás nunca tuviera aquella suerte. Una vez todo estuvo recogido y correcto el dragón se ajustó las correas del arnés, usando sus dientes y se puso en posición para que Kai pudiera montar. De nuevo le costó alzar el vuelo, pero una vez en el aire, puso rumbo hacia Takemori, las corrientes térmicas no eran muy fuertes a aquellas horas y el dragón turquesa tubo que esforzarse un poco más que en el viaje de ida. Una vez más el dragón guardó silencio hasta llegar a su destino, un gran ventanal que contaba con una pequeña terraza o saliente, donde el dragón turquesa aterrizó con torpeza, casi cayendo de bruces, estaba con las alas y patas temblorosas, pero sonreía con orgullo por la “proeza” que había conseguido. Esperó a que Kai bajara de su lomo y luego se deslizó al interior de la habitación, encendiendo una gema de luz que con su luz tenue permitiría a Kai admirar el lugar. Era un habitación amplia, pero solo una de las camas, que tenía forma de nido, estaba ocupada. Las otras dos camas eran normales y no había adornos en las paredes en torno a ella. Había un escritorio ocupado, pero preparado para que Skye alcanzara sentándose en un cómodo cojín que había en el suelo. Había estanterías llenas de libros y mangas. También había varios armarios y un baúl. Una puerta daba al pasillo y otra al baño. Skye caminó hacia una pequeña nevera y tomó una botella de agua, agujereando el tapón con una uña y enganchándola luego por el cuello con los dientes y se la bebió de una sola vez, dejándola caer en una papelera amarilla para plásticos.

-Uffff… vaya...- Jadeó el dragón mientras trataba de quitarse el arnés.- Reconozco que fue algo más duro de lo que pensaba, pero estoy bien...- Aseguró mientras luchaba con el arnés de su alforja.- Te traeré sábanas y una almohada...- Dijo señalando una de las camas rectangulares, caminando hacia uno de los armarios, dejándose la alforja puesta. Abrió la puerta y sacó un juego de sábanas y una almohada y la dejó en la cama.- ¿Puedes ayudarme con esto? Aún siento las patas como si estuviera volando.- Comentó señalando el arnés del pecho para soltarse la alforja.- ¿Necesitas algo? Preguntó mientras iba al baño después de que le quitara el arnés. Cerró un poco la puerta pero se escuchó el sonido de un “chorrito” durante unos segundos, luego el sonido de la cisterna al tirar de la cadena.- Bien, en la mini nevera tienes refrescos y zumos, sírvete lo que quieras… yo voy a estirarme un poco...- Dijo cansado mientras se tumbó panza arriba en la cama y se despatarró a gusto, al parecer se había olvidado de lo de la crema masajeadora que le había traído Kai, pero seguro que si se la recordaba, se dejaría ponérsela a gusto.


avatar

Salón :
1 B
Dromes :
54523
Reputación :
6
Mensajes :
164

Ver perfil de usuario
DRAGONES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Fuera de lugar [Skye]

Mensaje por Kai Laine el Miér Jun 28, 2017 8:58 pm

En verdad Kai había notado aquella costumbre que parecía un tanto obsesiva desde su punto de vista sobre tratar temas sexuales. Él, como adolescente que era, también se dejaba llevar por sus instintos en ocasiones, y sus pensamientos podían jugarle malas pasadas... pero por suerte no entraba en ninguna clase de celo que aumentase esa característica suya como sí parecía que ocurría con Skye. En fin, no iba a juzgarle, aunque quizás debería redirigir la conversación más veces fuera de aquel tema y no provocar al contrario aunque lo hiciese sin darse cuenta. En aquel momento algunas reacciones del contrario hicieron un "click" en su cabeza... asociándolo a que, quizás, el dragón había sido afectado más de lo que habría podido esperar por, por ejemplo, su apariencia con aquel bañador.
Llamándo idiota a sí mismo mentalmente, Kai se autoimpuso ser más cuidadoso a partir de entonces, pues no quería molestar al otro cuando él no compartía los ideales draconianos de "amigos con derecho" y no pensaba hacer nada parecido.
- Bueno, si no puedes evitarlo tampoco es culpa tuya. Culpa a la anatomía -alzó una ceja, quitándole hierro al asunto con una leve media sonrisa.

Decidió mantener aquella expresión y no comentar más sobre las dragonas y sus malas costumbres para no retroalimentar negativamente a Skye más todavía... sin embargo, parecía que las "anécdotas" relacionadas con temas sexuales no terminaban todavía allí, y algo tan simple como un mote resultó que venía también por el tamaño de un pene. El finlandés reprimió su impulso primario de hacer rodar los ojos ante aquello. En verdad parecía que los dragones de Avalar, no solo Skye, encontraban siempre algo relacionado con la sexualidad para tratar. Supuso que sería porque también eran más liberales, pero... aún así seguía siendo demasiado, al menos para él.
- O-Oh... vaya... nunca me habría imaginado que... sería por eso -dijo, tosiendo levemente-. Creo que mejor te seguiré llamando Skye, ya tienes un nombre convenientemente corto, no hacen falta motes -rio levemente, desviando la conversación a un tema que en verdad le había encantado, especialmente al ser más pequeño: el terror.
Las historias sobre los pálidos y misteriosos strigoi le habían dado más de una noche de insomnio, pero siempre habían merecido la pena por las sensaciones que despertaban en él al escucharlas e imaginarse como el ingenuo muchacho del cuento que se topaba con la pálida niña de ojos curiosamente rojizos en mitad de una noche de nevada. Por desgracia, parecía que el dragón no compartía aquel gusto, algo que, de todas formas, le sacó otra sonrisa agradable.
- Está bien, está bien... el terror no es para todos, y menos teniendo en cuenta que aquí los cuentos son reales -rio un poco más... aunque poco duró.
Ladeó la cabeza, suspirando de forma casi imperceptible al escuchar la nueva historia sexual sobre la "amiga" manipuladora. Si no fuese porque a Skye no parecía importarle mucho, sería como para decir que habían abusado sexualmente un poco de él cuando era más joven, aunque quizás era algo común entre dragones, eso de enseñarse mutuamente.
- Uhm... otro día si tal... -confiaba en que no se acordase, realmente. Él hablando de transformaciones en alce y devorar pergaminos de conjuros y el contrario hablando de hembras asaltándole sexualmente... algo no cuadraba, y eso que debían tener una edad similar, o al menos eso creía Kai.

- Mejor no le dés nada, querrá más y más, es muy avariciosa -sonrió levemente al escuchar la generosa oferta de Skye, negando seguidamente como para descartar aquello de lo del soborno y en su lugar asintiendo para confirmarle que dormiría en su habitación-. Claro, mañana podemos volver a echar un vistazo -se vistió y montó sobre el contrario de nuevo, una vez más sintiendo el inseguro despegue y aterrizaje, aunque cuando llegaron de una pieza aplaudió mentalmente a Skye, dado que parecía agotado.
Se bajó del dragón y observó un momento la habitación antes de ayudarle con su alforja.
- Mañana si eso podríamos ir andando, al menos yo -comentó con cierta preocupación al ver cómo había quedado el pobre-. De día no pasa nada, y me aseguraré de volver a casa temprano también para evitar problemas -no sería como aquel día, desde luego... ya se había arriesgado lo suyo quedándose de madrugada por ahí siendo como era un simple humano rodeado de criaturas mitológicas.
- ¡Ah! No te preocupes -replicó a sus preguntas, yendo a colocar las sábanas en la cama y dejando sus cosas al lado de ella, no tardando tampoco mucho en tumbarse, cansado-. Creo que me iré directo a dormir... en verdad ha sido un día largo, más de lo que había planeado inicialmente -rio entre dientes, ahora más bajo para evitar que se escuchase demasiado-. Mañana no madrugo, ¿eh? -le guiñó un ojo a Skye, quedándose en camiseta y con los pantalones, al final no cubriéndose con las sábanas, simplemente usándolas como cubrecamas- Gracias de nuevo por la excursión, Skye, si mañana confirmo mis sospechas en verdad tendré que darte algo del tesoro -ya cómodo sobre algo blandito, su mente empezó a divagar, habiéndose olvidado totalmente de la crema, el cansancio haciendo mella en él-. Mañana más y mejor... buenas noches -murmuró en voz más baja, casi interrumpiendo sus últimas palabras un amplio bostezo que le dejó parpadeando somnoliento.
avatar

Dromes :
7235
Reputación :
0
Mensajes :
16

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Fuera de lugar [Skye]

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.