6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por KaiserApolo el Jue Jun 01, 2017 3:00 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Hora:  6:30 am, sábado
Localización: Mansión de Kaiser, piscina
____________________________________________________________________________________

Sí, estaba confirmado. No hay nada, absolutamente nada, que sienta mejor que un chapuzón por la mañana de un sábado, tras haber terminado de corregir todos esos exámenes que le obligaban a hacer a sus insípidos y estúpidos alumnos. Tampoco es que el nigromante estuviera confirmado a ir solamente con un bañador, dejando todo su cuerpo al descubierto, pero aun así, sabía que era lo lógico en una piscina. Y además, Asuna debía (si bien no se equivocaba) ir a la biblioteca para un proyecto, o alguna estupidez por el estilo. Con lo cual, toda la finca de su mansión estaba libre para lo que él quisiera. Y tenía pensado divertirse un rato.

-Kampert, pequeño, trae a esa paloma que capturé hace un par de días… Sí, la que está encerrado en el cobertizo.

El caído, que hacía sus veces de socorrista y jardinero, obedeció a Kaiser, y al cabo de pocos segundos, apareció con el pobre animal, y lo dejó junto a la toalla del nigromante. No sabía cuan inteligentes eran estos seres, pero por lo que había oído, eran grandes mensajeras.

Veamos… Tengo un pacto para ti, pequeña. Si le entregas un mensaje a mi “ayudante”, Rechy, te dejaré marchar y no acabarás en el estómago de nadie. Lo tengo preparado desde ayer, está junto a mi toalla. Veamos… -el mago salió de la piscina unos segundos para llegar hasta su hamaca, y una vez allí, extraer ese papel, mientras en una mano generaba un cartucho y lo colocaba en la pierna del ave- Si le entregas este mensaje a Rechy Syphiras, serás libre. ¿Has oído? Oh, y procura ser lo suficientemente rápido como para escapar de ella, pequeña. Buena suerte, y ahora, con el permiso de todos… -como un último gesto de buena fe, extrajo un trozo de carne a Kampert y lo dio a la paloma, que alzó el vuelo. Sabía perfectamente que ese mensaje llegaría con unos quince minutos de retraso, pero aun así, llegaría- Voy a seguir buceando. Esto es extremadamente divertido

Saltó de nuevo a la piscina, esta vez de cabeza, y prosiguió con su pequeño baño matutino. Era increíblemente libertador. Casi se apenaba de no poder ver a Asuna para lanzarla al agua y divertirse un rato de otra manera. Pero, ahora, debía ceñirse al plan que se le acababa de ocurrir. Todo era una pequeña represalia hacia la neko, claro está. Ella le había llenado la túnica con helado… Se merecía un castigo de un nivel a la altura del maquiavélico mago.

Tras quedarse haciendo el muerto un rato, flotando por el agua sin rumbo fijo, comenzó a recordar el mensaje que había en ese papel:

“A mi querida Rechy:
Solicito tus servicios en el día de hoy, sábado, y como es natural, espero tu llegada a mi mansión. Adjunto el mapa para que te ubiques en este mismo documento.
Atentamente,
Kaiser Apolo Ebbon
PD: Por comodidad, te recomiendo que te traigas un bañador, a no ser que esperes bucear vestida. No te preocupes, sabes que solo tengo ojos para mi Asuna "


Sí, parecía un mensaje escrito por él, además, había adjuntado su firma, con lo cual, las posibilidades de que esa semi animal se confundiera eran bajísimas. Mientras tanto, comenzó a desperezarse. Eso sí, ahora que lo pensaba… Tal vez debería haber especificado algo más sobre su manía con los cuerpos desnudos, pidiendo así que no confundiera un bañador con lo que según había oído, en algunos lugares se llama “bikini”. Bueno, sea como sea, sería divertido gastar por una vez él la broma a su… ¿Sirvienta?


Última edición por KaiserApolo el Vie Jun 02, 2017 9:18 am, editado 1 vez
avatar

Edad :
17
Dromes :
60057
Reputación :
12
Mensajes :
295

Ver perfil de usuario
ÁNGELES

Volver arriba Ir abajo


Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por Rechy Syphiras el Dom Jun 11, 2017 8:51 pm

Siempre ronroneo cuando estoy bien o alegre.

No sé si relajarme o confortarme por el hecho de que me quiere más viva que muerta, tal vez eso signifique que en el fondo si le importo aunque fuera un poquito.


De acuerdo.

Le recordaba a Derek cuando hubo veces que cuando no estaba en el internado y debía descansar en casa cuando se había torcido un tobillo o un brazo por estar haciendo un deporte.

Cuando lo vio salir se quedó mirando el techo por unos segundos, decirle a Kampert que quería. Lo único que quería ahora era jugar con su pelota de felpa que estaba en su mochila que no podía alcanzar porque no podía levantarse de la cama.

¡Kampert! ¿Podrías traerme mi mochila que está por ahí?


El caído, como suele llamarlos Kaiser, fue por su mochila y lo dejó muy cerca de la neko. Enseguida ella sacó de su mochila su pelota de felpa y comenzó a jugar con ella pasándosela de un lado a otro de su mano.

Cuando vio a otro caído entrando a la habitación entregándole un reproductor de música para luego tomar el control remoto que estaba cerca de la televisión y se lo entregó también.

Creo que voy a ver que hay en la tele, tengo tiempo que no veo televisión.

Encendió la televisión cambiando los canales hasta que lo detuvo en un partido de futbol de la liga de sub campeones.
Encantada, se quedó viendo el partido de futbol muy alegre viendo a ambos equipos competir. Aunque su deporte favorito era el basketball, le encantaba ver cualquier deporte, incluso en la tele.


Actuo/Narro - Hablo - Pienso

image host

La Neko Rechy ID
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
75355
Reputación :
16
Mensajes :
330

Ver perfil de usuario
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por KaiserApolo el Lun Jun 12, 2017 9:54 am

Relájate, Kaiser… Es tan simple como dejar tu mente en blanco…

Y… No, seguía siendo imposible para el nigromante hacerlo. ¿Por qué no era capaz de hacer algo tan sencillo como despejar su mente? Cuando debía conjurar, le era muy simple, pero en esos momentos… básicamente, no podía. Tal vez influyera el hecho de que la neko estaba descansado en su mansión, solamente vigilada por un par de muertos vivientes con la misma capacidad mental que un mosquito. Y además, no era eso lo que más le preocupaba. Puede que estuviera inquieto por el estado de Rechy, pero eso era imposible… ¡Él era un mago de la muerte, debería estar riendo al pensar que una adolescente estaba herida y encerrada en su mansión! Pero aun así, le preocupaba la salud de la semi animal.

Seguro que es una bruja… No es ni medio normal que no pueda concentrarme con ella cerca… Y es muy sospechoso. No la pude matar cuando estaba con la daga apuntando a su cuello, y solo la esclavicé cuando tuve ocasión de causarle la muerte. Por no hablar de lo que pasó en la azotea del instituto. Eso sí que fue raro…

Sí, debería tomarse más en serio a la semi animal y no tomarla como una esclava inferior. Al fin y al cabo, era un sujeto con vida, y no se podía decir lo mismo de los caídos que merodeaban la mansión, o el mismo Kampert, su creación más arcana. Tras intentar despejar su mente otras tres veces, se levantó mientras suspiraba e iba camino a la mansión. Una vez entró por la puerta, miró hacia el sofá y por unos segundos se asustó. Por unos simples y cortos instantes, había visto allí a su Asuna, pero eso era imposible… Ella no estaba en la mansión, lo hubiera saludado antes. Tras ir rápidamente a la cocina y convencerse a sí mismo de que ella no se encontraba por allí, subió las escaleras hasta el cuarto que estaba ocupando la neko. Cual fue su sorpresa al encontrarla con una pelota de felpa y viendo la televisión. ¿Qué eran esos hombres? ¿Y a qué estaban jugando? El nigromante no había salido nunca a explorar e investigar las costumbres de los humanos mundanos (aunque en esta categoría no podría entrar Rechy), seguía sin comprender por qué una mayoría anteponían la fuerza al cerebro. ¿De qué servía eso? ¿Acaso preferían levantar una pelotita de una patada a poder invocar un muerto con la fuerza suficiente como para hacerlo por él solo? Tras intentar sonreír unos segundos, y mientras volvía a acercarse a la menor y aprovechar para acariciar sus orejas, e intentando usar ese hecho para convencerse de que no se trataba de una maga y todo lo sucedido era por un simple fallo mental por su culpa, Kaiser miró al tocador de su Asuna mientras sonreía tímido al ver allí una fotografía de su amada. Sostuvo con cariño el marco y lo acercó a su pecho, mientras intentaba acariciar con la yema del dedo la mejilla de esta, como hacía cuando se veían.

Y pensar que antes de conocerla mi único amigo era Kampert… Asuna ha significado mucho para mí, pequeña. Puede que lo mismo como para ti lo haya sido tu tutor o la propia mujer que te trajo al mundo. Antes has dicho que nunca sabrías cuando estás enamorada, y he ignorado ese comentario para no hacerme el avanzado en ese tema… Pero la verdad sea dicha. Es tan simple como mirar a los ojos de la persona que de la que crees estar enamorada fijamente, y luego dejarte llevar por lo que te diga tu corazón. –tras decir eso, se giró, aun con la fotografía agarrada por el marco y contra su pecho, mientras miraba a la neko algo más violentamente- ¡Pero no le digas a nadie que yo te he dicho eso! Mi reputación como nigromante caería en picado… Y ya me estoy imaginando al resto de mis compañeros canturreando esa canción del demonio… “Asuna y Kaiser, sentados en un árbol…” ¡Qué infantiles, por la gloria de Osiris! Como mucho, si alguna vez tienes la necesidad de decirlo, haz algo tan simple como responder así: “Un profesor me lo dijo” Y ahora… ¿Necesitas algo? ¿Tienes hambre? O más importante… ¿Me dejas hacer un análisis de tu estado actual? No te preocupes, no soy médico, pero mi título en biología avanzada servirá de algo… Y no quiero que de golpe comiences a desangrar sin motivo. Ya lo he dicho. Eres una propiedad que prefiero conservar viva.
avatar

Edad :
17
Dromes :
60057
Reputación :
12
Mensajes :
295

Ver perfil de usuario
ÁNGELES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por Rechy Syphiras el Miér Jun 14, 2017 1:25 pm

Que emocionada se sentía por el partido, era una lastima que el equipo que iba perdiendo por un punto con el equipo contrario no había anotado ningún gol, teniendo infinidades de oportunidades de hacerlo. Hasta que sintió que de nuevo le estaban acariciando sus orejas.

Obviamente sabía que sería Kaiser, no veía a ninguno de los zombies fuera capaz de hacer eso. Incluso pudo verlo cuando se iba al tocador agarrando una fotografía que ella no había notado, abrazándola y tocando el marco. Podía notar una pequeña sonrisa en su rostro.

Es extraño verlo así, pero supongo que en verdad tiene un lado sentimental.

Mirar a la persona a los ojos a la persona y dejar escuchar mi corazón. Supongo que así debe sentirse.

Ella al escucharle decir eso sobre no decirle a nadie o le iría peor, no se asustó, sino que soltó una pequeña risa por la forma en la que había hablado con anterioridad.

Descuida, no voy a arruinar tu reputación. Llevo muy en serio tus amenazas que ya me da miedo de sólo pensar en eso. Y…no…no tengo hambre todavía, y no sé, bueno, si vas a ver que no han empeorado mis heridas, supongo que está bien. Tal vez termine con cicatrices como aquella vez que me atacó el lobo cuando tenía cinco años.


Se recostó en la cama esperando a que el nigromante pudiera hacer aquel análisis.

No creo que vaya a poder dormir hoy luego del ataque de ese animal.

Una propiedad, bien, supongo que eso voy para él por eso me quiere viva. Ya me di cuenta.

Mientras más lo veía conversar, mientras más veía su actitud, más confundida dejaban a la pobre neko.


Actuo/Narro - Hablo - Pienso

image host

La Neko Rechy ID
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
75355
Reputación :
16
Mensajes :
330

Ver perfil de usuario
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por KaiserApolo el Sáb Jun 17, 2017 12:09 pm

Oh… Tal vez hayas malinterpretado mi mensaje… Mientras examino un poco tus heridas, voy a explicarte algo muy importante…

Tras sentarse cerca del hombro de la neko, mientras le desvendaba el brazo y dejaba al descubierto sus heridas, le tranquilizó ver que sus heridas no habían empeorado, pero el contacto con la oscuridad de las vendas había conseguido hacerla cicatrizar. Tras ejercer un poco de presión en el hombro, mientras acercaba un poco la cabeza intentando ver mejor el rastro de alguna pequeña fuga de sangre, o algo similar. Tras suspirar unos segundos y ver como no había agravado nada, silbó a Kampert mientras hacía señas para que le trajera agua. Tras tener la botella en las manos, vertió un poco de agua y limpió así un poco las heridas del hombro.

No creo que te cause cicatrices, y además, por tu propia salud, te recomiendo severamente que no te muevas durante lo que queda de día… Si te pasara algo no me lo podría perdonar, porque las propiedades estropeadas no me sirven, ¿sabes? Oh, y ahora… Tengo que explicarte lo más importante de esta casa: la jerarquía de mando. –le acarició las orejas, mientras le masajeaba el hombro con la mano derecha, con tal de amenizar un poco el dolor- Divido a los miembros de mi hogar, ya sean esclavos o seres libres, en piezas de ajedrez: cómo puedes deducir, yo soy la pieza del rey, la más fuerte y poderosa. Asuna, por su parte, sería algo así como la reina, que controla el resto de piezas por detrás de mí. Luego… Está Xander y Camilla, dos de mis esclavos, que ocupan el puesto de torres, son un ángel y un demonio, algún día los conocerás. Elisse y Palne, humana y semi conejo, son mis caballos, rápidas y contundentes. Luego… Kampert y Azura, dos muertos vivientes, ocupan las posiciones de alfiles. Y luego estás tú, el peón, aunque si existiera tal posición serías algo así como la princesa desheredada. Tus capacidades según la jerarquía… Son ser básicamente equilibrada. No tienes magia, pero tu fuerza es similar a la de un caballo. –le acomodó un poco la manta y miró unos segundos el partido. Seguía siendo ilógico…- Puedes subir de puesto, claro está, pero para ello, debes ser extremadamente buena. Tal vez, con el tiempo, llegues a ser una buena yegua, o si te esfuerzas, una torre. Lo que está claro es que a alfil nunca llegarás, y a reina… Lo tienes crudo.

Tras decir eso, se levantó mientras comenzaba a silbar “Eine Kleine Natchusmith” de Mozart. Le encantaba la música clásica… Y normalmente, la gente creía que él no escuchaba música. ¡Del revés! Kaiser era sin duda un amante de la cultura, y todo ese tema le encantaba, sin más. Claro que habían excepciones, y que sus costumbres eran algo macabras, pero él seguía siendo un adulto, y por ello, debía de tener ese nivel de cultura. Tras suspirar unos segundos agarró la ropa de la neko y con dos simples movimientos, la dejó bien doblada, al igual que hacía siempre con la ropa de la verdadera inquilina de esa habitación.

Oh, y que sepas que más te vale no tener miedo a los fantasmas, porque esto se llena por la noche. Es incómodo, y te miran cuando duermes o vas al baño, pero seguro que te acostumbrarás, gatita. Y por cierto, quiero que sepas que si quieres ducharte o algo por el estilo, Asuna tiene su propio baño privado. Mientras no lo llenes todo con pelo de gato, y no te comas a los peces que hay en su pequeño acuario, cerca de la bañera, tienes vía libre para asearte. Claro, que si no te sientes capaz… Soy capaz de invocar mujeres, no pasará nada si quieres una asistenta para que te ayude porque no creo que desees que Kampert te frote la espalda, ¿cierto? O mejor… -dibujó un pentáculo en el aire, mientras la oscuridad se arremolinaba a su alrededor. Tras unos segundos, miró satisfecho como comenzaba a salir un a muchacha de la edad de Rechy- Esta chica murió hace unos meses, pero conserva su inteligencia, con lo cual, obedecerá todas tus órdenes… Y con tu permiso, me voy a ir a preparar un bálsamo con el que hacer cicatrizar tu herida.

avatar

Edad :
17
Dromes :
60057
Reputación :
12
Mensajes :
295

Ver perfil de usuario
ÁNGELES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por Rechy Syphiras el Mar Jun 20, 2017 8:41 pm

Jerarquía de mando. Es algo decepcionante que te vean como una propiedad, Derek jamás me vería como una propiedad. Ojala volviera con él y me pueda dar mis comidas favoritas y mis dulces favoritos. Desearía volver a salir con él. Quiero que las cosas sean como antes.

Mientras sentía calma por las caricias de las orejas y los masajes en el hombro.


La explicación de las piezas de ajedrez le tenía algo de lógica, pero al saber que ella era un peón no le hizo sentir muy bien, los peones siempre son las peores piezas del ajedrez, como soldados que van adelante sabiendo que son fáciles de matar, piezas de menor importancia. Eso le fue muy decepcionante a la neko.

Ya debería acostumbrarme a las decepciones que tengo con el profesor, solo le interesas como esclava.


Suspiró, eso no sería vida para ella, es parte gato, los gatos son seres libres, ella no nació para ser objeto de nadie.

Jeje, una reina, si claro, de eso estoy consciente. Mi corazón anhela a alguien más, creo.

Genial, primero me ataca un hombre lobo y ahora me entero que en esta casa hay fantasmas ¿Dónde dejó mi madre ese polvo mágico que echaba mi madre en el armario para evitar que salieran los fantasmas del armario?


Lo que más le asustó era ver como aquel nigromante hacia aparecer una joven como de su edad.

Podría tener buena compañía pensaba la neko Pero no estoy cómoda todavía con los muertos vivientes, ni los lobos, ni los fantasmas Dijo ella cuando lo vio salir.

Lanzó un largo suspiro y esperó a que terminara el partido, aún era muy temprano para tomarse un baño, siempre lo hacía en la tarde cuando el calor era en aumento.


Actuo/Narro - Hablo - Pienso

image host

La Neko Rechy ID
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
75355
Reputación :
16
Mensajes :
330

Ver perfil de usuario
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por KaiserApolo el Jue Jun 22, 2017 11:32 am

Tras cerrar la puerta y comenzar a caminar escaleras abajo, el nigromante soltó una pequeña exhalación y se dirigió a su habitación, buscando el libro de plantas medicinales.

Veamos… No sé si la ortiga funcionará bien higiénicamente hablando, así que lo sustituiré por mandrágora… Y… Podría intentar compensarla de alguna manera…

Miró entre sus armarios, hasta encontrar todo el set de alquimia. No era el mejor en tal materia, pero antes de ser nigromante, todo buen mago comenzaba con la ciencia, por ello…
Mezclar las pócimas fue sencillo. La mandrágora, serviría como una panacea por las heridas, y además, olía de manera similar a rosas. Las propiedades… Deben ser atractivas no solo a la vista, sino también con el sentido del olfato. Y si además era una gata como ella, todo debía de ser perfecto. Tras terminar con el bálsamo, lo calentó un poco más y salió hacia la habitación de Asuna. Casi le apenaba lo que había hecho por diversión, porque seamos sinceros, había sido un acto de

entretenimiento. Y porque esperaba una reacción más graciosa, a decir verdad. Le hubiera gustado que gritara, o intentara escapar. Y así, podría haberla torturado un poco más… Tampoco sería cruel, un par de latigazos a cien grados y listo. Aunque…

Le prometí que sería un buen amo. Pero no me he dado cuenta que tal vez… ¡Kampert, pellízcame, creo que estoy volviendo a sentir caridad en mi interior!

Y así, el caído apareció a pocos centímetros de él y le golpeó en la espalda, haciéndole caer y a su vez, aguantando la poción. Sí, ahora se sentía de nuevo apático. Comenzó a pasear un poco por la mansión hasta sentir de nuevo calma y se redirigió a la habitación de Asuna. Golpeó dos veces la puerta intentando hacer así un sonido melódico. Habían pasado ya unas horas, y el atardecer entraba por las diversas ventanas de la mansión.

¿Estás visible, cariño?

Ups, ya se había vuelto a confundir con su amada. ¡Maldita sea! Esperó unos segundos y entró con las mejillas coloradas.

Lo siento… Es la costumbre, Rechy. ¿Te has bañado ya? Espero que te gusten las fresas, porque todos los geles y champús de mi pareja son de esa fragancia. Y yo traigo un bálsamo con olor a rosas. Veamos… Necesitaría que me vuelvas a dejarte ver las heridas. Y tocarlas. Que conste que no me agradas nada de nada. Espero que no te ofenda. Hay hombres mil veces más fuertes y bellos que yo, y ninguno de ellos te tratará tan mal como yo.

Y, tras que la neko le permitiera ver las heridas, se volvió a sentar a su lado, mientras abría lentamente la poción, rociando un poco de su contenido entre sus manos. Olía bien… Y combinaba con la naturaleza salvaje de su criada. Comenzó a masajearla lentamente, mientras sonreía al ver que el color rojizo del bálsamo era absorbido rápidamente, aun dejando el característico aroma en ella. Como una especie de guinda, tocó el cuello de la semi animal como si le estuviera rociando con una colonia.

Yo llamo a eso “Agua de mandrágora”. Se crea básicamente con rosas, mandrágora líquida y un poco de agua a noventa grados, todo ello en un recipiente de diamante. Si quieres puedo regalarte un poco el día de tu cumpleaños. Entre algunas características de este inusual fluido, cabe destacar su capacidad de causar atracción en muchos hombres y mujeres. Llevaba puesta esta pócima el día en el que pedí a Asuna que viniera a vivir conmigo. Le hablé de ti, por cierto. No sé por qué, está algo celosilla… ¿No te parece gracioso que una rey se enamore de un peón? Me pregunto por qué siquiera sospechó...
avatar

Edad :
17
Dromes :
60057
Reputación :
12
Mensajes :
295

Ver perfil de usuario
ÁNGELES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por Rechy Syphiras el Dom Jun 25, 2017 5:50 pm

Bien, creo que debería darme un baño.

Mientras se levantaba un poco hacia su mochila observó la hora en su celular, sería la hora apropiada para poder bañarse.

Menos mal que ya lavó la ropa que llevaba puesta.

A pesar de que le daba algo de miedo, le pidió a su compañera zombie que le ayudara a quitarse la túnica, ella sola no podría hacerlo sola para no empeorar sus heridas, además, de sólo pensar en ella tratando de frotarle su espalda, se le erizaba el cabello. No quería sentir unas manos frías de un extraño, y menos de un muerto viviente sobre su espalda.

Sólo un poco de agua y ya está.

La única ventaja que tenía era alguien para poder limpiar el baño, aunque Kaiser exageraba con eso de que iba a soltar pelo en el baño, ella también era parte humana, no soltaba tanto pelo.

Se lavó el cabello y se enjabonó con sumo cuidado por sus heridas en el brazo.

Con algo de escalofríos, le pidió a la zombie que le ayudara a secarse y a vestirse, al menos con la camiseta. Porque ella se pondría la falda y la ropa interior.

Perfecto.

Lo único bueno de estar en esa casa era que podía mover su cola y relucir sus orejas con cierta libertad, tenía tiempo que no sentía su cola fuera del suéter.
Cuando escuchó la puerta, ya se encontraba recostada en la cama nuevamente. Estaba que se contenía la risa al ver a su profesor sonrojado.

Ya me imaginaba eso.

Soltó un largo suspiro y se bajó un poco la camiseta para mostrar sus heridas.

Tampoco me agradas pensaba ella. Aunque el bálsamo si que tiene un buen olor.

Estaba un poco más tranquila, aunque en parte intentaba en lo posible por estar alerta.

Al escucharlo decir sobre las propiedades del bálsamo y sobre como la usó el día en que su amada fue a su casa, se echo a reír por lo último que había dicho sobre sus celos.

Es hilarante, no tendría que estar celosa de mí, tengo dieciséis años y tú eres un adulto, además, eres un profesor. Es gracioso, pensar que soy una rival.

La neko no paraba de reírse por la situación.

Eso nunca va a suceder.


Actuo/Narro - Hablo - Pienso

image host

La Neko Rechy ID
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
75355
Reputación :
16
Mensajes :
330

Ver perfil de usuario
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por KaiserApolo el Lun Jun 26, 2017 1:14 am

Veo que te lo tomas a chiste. Pero no te rías tanto. Si yo puedo invocar a muertos, Asuna tiene a su propio sirviente sobrehumano y además, a diferencia que lo que yo invoco… El suyo no es tan fácil de matar, créeme. No creo que ella llegue a ese punto nunca, pero… Vigila tus espaldas.

Eso último lo dijo más bien como una manera de hacer que la neko callara y dejara de reír. Sí, por suerte, él también era consciente de que nunca se enamoraría de ella. No iba a caer tan bajo. Rechy era suave y fácil de engañar, sí, vale, pero nada más. A ojos del nigromante, solo era su mascota y uno de sus peones.

Además, no le permitiría que matara a mi mascota preferida.

Y tras decir eso, sonrió un poco mientras miraba a la muchacha que había invocado hacía cosa de unas horas.

Bien. Veo que has acicalado a mi animalito. Te compensaré con el cielo, agradece que estoy de buen humor.

Generó una especie de burbuja oscura sobre ella, que al cabo de pocos segundos, la absorbió y envió al lugar donde otro día había enviado a la madre de Rechy. Mph…. Desde que la conoció, había salvado más vidas que en toda su vida en conjunto.

¿Sabes? Me gustaría conocer a ese tal Derek del que me hablaste. Quiero ver cuantos cuchillazos aguanta antes de agonizar. Aunque claro seguramente sería sospechoso hablar así con tu tutor legal, y no puedo decirle nada del tipo: ¡Eh, tú hija adoptiva es de mi propiedad y quiero que sepas que cuando tú no te das cuenta viene a trabajar para mí!

Sonrió, mientras volvía a acariciar las orejitas de la neko. No cocinaba bien, tampoco sabía hacer tareas de alta responsabilidad, y dudaba mucho que supiera limpiar sin romper nada. Pero como mascota, era perfecta.

¿Sabes? He decidido que ya no tendrás que hacer todas esas tareas tan patéticas. Con que vengas alguna vez por semana y me hagas compañía como mascota, me sirve. Aunque claro, seguramente es ofensivo para ti la idea de ser un animal de compañía. Pero no te encuentro mayor utilidad. Es decir, en el fondo, sé que soy cruel, con lo cual, te acabaría torturando por no serme útil. No obstante, eres suave, linda y el puesto de mascota te haría ascender a la posición de caballo, como última ventaja.

…O siempre la puedes esclavizar sin más, Kaiser. Esa última frase fue un pensamiento del nigromante mientras se sentaba a su lado y acomodaba las vendas, para luego ayudarla a levantarse poco a poco.

La cena está servida, se lo he encargado a Kampert con el objetivo de que te puedas ir cuando quieras pero antes, me gustaría que vieras que no soy tan cruel.

Y tras decir eso, chasqueó los dedos para devolver al hombre lobo a la vida y dejarle huir despavorido. Era muy incómodo tener ahí un cadáver, la verdad.

¿Y bien? ¿Me harías el honor de no salir conmigo y venir a cenar como lo harían un esclavo y su amo?

Esto último lo dijo entre risas, como si realmente esperara una respuesta afirmativa.
avatar

Edad :
17
Dromes :
60057
Reputación :
12
Mensajes :
295

Ver perfil de usuario
ÁNGELES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por Rechy Syphiras el Lun Jun 26, 2017 10:22 pm

Luego se cayó después de su advertencia.

Bien, pero no tengo material para ser un blanco de los celos.

Una mascota, a eso he terminado yo, una mascota, Derek no me trata nunca como mascota.

El hecho de ser semi animal no significaba que ella haya nacido para ser una mascota.

Al escuchar sobre que quería conocer a Derek para ver cuantos cuchillazos aguantaba a la neko se le erizó el cabello, de sólo pensar que lo iba a matar hacían que su corazón ardiera de rabia y miedo.

Ni se te ocurra hacerle daño a Derek. Y además, juraste que él no iba a saber nada de esto.

Si sigue cambiando de opinión le haré una broma pesada, no me importa que consecuencias debo pagar.
O quizás le vaya a arañar la cara.

Claro que me parece ofensivo sólo porque soy semi animal, oye, y puedo aprender a hacer cosas. ¿Cómo crees que aprendí a hacer esa catapulta en miniatura para lanzarte el yogurt con chocolate? Y no sé como será ser una neko caballo.

Se puso pensativa por unos momentos meditando las palabras que le habían dicho. Incluso no tomó en cuenta cuando el lobo había resucitado y se había escapado.

Ser o no ser. No importa, esclava, prisionera, princesa, voy a terminar en una jaula.

No salir a cenar, bueno, tengo hambre, y no quisiera decir que no.


Actuo/Narro - Hablo - Pienso

image host

La Neko Rechy ID
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
75355
Reputación :
16
Mensajes :
330

Ver perfil de usuario
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por KaiserApolo el Mar Jun 27, 2017 3:49 am

No le preocupas como enemiga en sí, pero el hecho de que tengas dieciséis años y seas tan débil le asusta. ¿Por qué? Lo descubrirás cuando seas mayor…

Le encantaba esa frase. “Lo descubrirás cuando seas mayor”… Y luego se ponen a gritar y llorar. Escuchó atentamente la explicación de la neko y le acarició las orejas mientras tanto, a su vez, sacó de su bolsillo las piezas rojas de marfil que siempre llevaba mientras estaba en la mansión. Rey, reina, alfil, torre, caballo y… Peón. Agarró esta última pieza y la puso sobre la cabeza de la semi animal, mientras dejaba las otras a un lado, y las dejaba tal y como se pondrían en el ajedrez.

Rechy... ¿Cómo se mueve un peón en el ajedrez? En línea recta y comiendo fichas en diagonal. ¿Dónde están situadas? A primera fila, porque al ser más pueden crear mejores estrategias. Espero que mi peón sea capaz de idear algo lo suficiente inteligente como para diferenciar si bromeo o digo la verdad. No quiero conocer a tu tutor. Si lo matara, contaría como para tener que liberarte. Y sí, puedes aprender rápido, pero mientras tanto, ¿quieres que me coma un huevo salido del templo de Anubis cada día? Soy delgado, pero me gustan las cosas con consistencia -luego miró con malicia la barriga de la neko, mientras ponía una mano encima- Parece que alguien más no tiene ganas en conservar este cuerpo tan tierno… Oye, me gustan los gatos esponjosos, pero hazme un favor y no te hinches a hot dogs, que los felinos elegantes son mejores para impresionar mujeres.

Eso último lo dijo pensando en su amada, mientras reía por su comentario, causado principalmente por la respuesta de la semi animal. Se lo merecía, por idiota. ¿No había aprendido ya que a él no se le podía negar nada?

Tú eliges, o vienes a bajo a cenar algo rápido o esta noche duermes conmigo en mi habitación.

Incluso él mismo se asqueó con la idea de dormir junto a esa gata, pero sabía que el truco de la habitación era infalible. Salió de la habitación no sin antes mirar una fotografía de Asuna… Nadie podía ser más perfecta. Absolutamente nadie. Era ella suya… Bajó las escaleras mientras cedía la imagen a su criada y tarareaba una canción algo diferente, la Reina de la Noche, de Mozart. Y sí, estaba tarareando la ópera completa, tan feliz y sin darse cuenta de que necesitaba respirar. Bajó las escaleras y miró la mesa para dos. Ojalá su amada estuviera ahí, ya se había acostumbrado a comer junto a ella… Otro mensaje subliminal estaba en la mesa: la guarnición consistía en ensalada césar y el plato era algo tan delicioso como un filete ruso. Para él. La neko tenía reservado paté para gatos, emplatado de tal manera que parecía incluso alguna especie de pastel o… Algo comestible. Incluso tuvo que aguantar las ganas de probarlo, y Kampert era bueno ocultando fragancias, con lo cual, no olería a nada más que carne, como su comida. Así pues, llenó el vaso de Rechy con agua (aún menor), y el suyo con vino del 86, de su cosecha privada. Era mucho más dulce de lo que esperaba, pero el sabor a uva se mantenía perfecto.

Ya puedes bajar, Rechy

Físico de Asuna -w-:

avatar

Edad :
17
Dromes :
60057
Reputación :
12
Mensajes :
295

Ver perfil de usuario
ÁNGELES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por Rechy Syphiras el Miér Jun 28, 2017 9:02 pm

¿Por qué tiene que ser cuando sea mayor? No es justo.

Se cruzó los brazos refunfuñando por el hecho de que sólo podría entender algunas cosas cuando fuera mayor.

Pero cuando le puso una pieza de ajedrez en la cabeza se quedó en estado de confusión.

Y si pueden crear estrategias ¿Por qué siempre son las piezas menos populares?

Lo único que le pudo aliviar en la conversación que entablaba Kaiser, era que él no quería conocer a su tutor. Derek estaría a salvo de él.

Supongo que me lo merezco. Pensó ella al ver como le tocaba la barriga y le decía sobre no tener que hincharse a hot dogs. No le preocupaba eso de engordar, tenía un buen metabolismo debido a todo el ejercicio que tenía.

Al escuchar decir “dormir conmigo en mi habitación” se le erizó el cabello.

Mejor bajo o terminaré durmiendo con cadáveres.

No quería quedar más traumatizada de lo que ya estaba con todo lo de los muertos vivientes.

Bien, aquí vamos.

Y bajó las escaleras con lentitud hacia la mesa donde estaba su amo Kaiser para luego sentarse en la silla. Tomó un bocado de la porción de la comida que tenía en el plato y se lo tragó.


Actuo/Narro - Hablo - Pienso

image host

La Neko Rechy ID
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
75355
Reputación :
16
Mensajes :
330

Ver perfil de usuario
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por KaiserApolo el Vie Jun 30, 2017 4:22 am

¿Y bien? ¿No está... Algo… Raro, para tu gusto?

El nigromante dio otro sorbo a su copa de vino y mordió un trozo de su carne. Y pensar que la primera cena que tuvo con Asuna tuvo como plato filete ruso… ¡Pero debía borrar esos pensamientos de su cabeza, estaba torturando a la neko, no con su amada!

Te voy a decir un secreto por si todavía no te has enterado. Es comida para gatos. Aunque en un principio tenía pensado darte carne de la mujer que tan penosamente has visto esta mañana… ¿¡A qué es graciosa la bromita?!

Dio un mordisco a su porción de carne, cortada previamente con el cuchillo y tenedor correspondiente y tras ello, miró a Rechy fijamente, mientras que, siguiendo sus indicaciones, Kampert aparecía con un tablero de ajedrez, una pieza de rey y ocho de peón.

Hagamos un trato. Si consigues ganar a mis ocho peones usando un solo rey, te libero en este instante de mi contrato. ¿Qué pasa? Es imposible. Casi todo movimiento que haga acabará en jaque, y si consigo hacer llegar a uno de estos… Se transforma en reina, torre, caballo o alfil. ¿Divertido, cierto? Ahora en serio… Toma tu cena y prométeme que nunca más volverás a dudar del valor de una de mis piezas, sobre todo si es la tuya.

Tras decir eso, el mago agarró el plato de la otra mano de Kampert y se lo dio a Rechy, mientras apartaba el que contenía comida para gatos y lo lanzaba a su mascota personal, Grillo. Ahora que lo pensaba, esos dos no se conocían.

Ey, hola, Grillo. Te presento a Rechy Syphiras. ¿Te parece guapa?–el pequeño zombi movió la cabeza de un lado para otro, intentando hacer gestos afirmativos. Tenía la misma mentalidad que un niño de diez años, ya lo había dicho incluso la propia mujer que le invocó- ¿Más o menos que tu madre? –volvió a ladear la cabeza, esta vez haciendo una negación. Qué ternura…- ¿Quieres estar con ella? –emocionado, el pequeño Grillo saltó hasta la falda de la semi animal, mientras ronroneaba como un gato. Ahora que lo pensaba, se parecía más a un gato que no a otra cosa, pero el pequeño tenía sus trucos- Se llama Grillo, y es la invocación de Asuna. Y ésta no es la que te he dicho antes, solo la usa como mascota, o hijo, porque mucho me temo que si muero yo, de momento nadie te podrá heredar… Así que mátame pronto, porque dentro de unos meses, le pediré a mi amada tener un pequeño con ella. ¿Qué nombre crees que debería ponerle?

Comenzó a reír, ¿qué demonios hacía él hablando de algo así con una adolescente que no se había dado ni su primer beso? Tras pensarlo unos segundos, abrió uno de los compartimentos secretos de la armadura y extrajo de ella una cajita de terciopelo. Se podía obviar que en su interior había un anillo de bodas. Claro está, ¿qué sería sino?

¿Crees que yo podría conseguir casarme con mi amada? Bueno, ya vivimos juntos, e incluso tenemos planes de futuro, pero… No sé… ¿Si tú fueras una mujer de veinte años, y te enseñan esto una noche a la luz de las velas en el Mediterráneo, qué dirías?
avatar

Edad :
17
Dromes :
60057
Reputación :
12
Mensajes :
295

Ver perfil de usuario
ÁNGELES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por Rechy Syphiras el Vie Jun 30, 2017 5:14 pm

La verdad es que si sabe diferente, no parece estar condimentada. Aunque el sabor no está mal.

Y dio otra mordida a la carne que tenía antes de escuchar la confesión de Kaiser.

¿Comida para gatos?

No me gusta el sabor, pero no le voy a dar ese placer.

Y comió otro bocado de su comida sin pensar en lo que en realidad era. De no ser porque comía galletas de pescado, aunque el sabor no era el mismo.

Con sólo ver la tabla de ajedrez con el rey y los peones se daba cuenta de lo imposible que le estaba pidiendo. Tal vez no le gustara el ajedrez pero con aquella explicación, sabría que aun así no tendría oportunidades de liberarse de su contrato. Él tenía razón, no importaba que formas le dijera para poder liberarse acabaría de alguna forma siendo su prisionera.

Por unos segundos su mirada se posó en aquel que llamaba Grillo. No le sorprendería que fuera otro zombie. Pobre neko, se le erizó el cabello cuando sintió al pequeño zombie subirse encima sobre su falda, podía sentir lo frío que estaba su cuerpo.

Bajo las confusiones que ella sentía, movió la cabeza a un lado moviendo su oreja izquierda en el proceso. ¿Intentaba decirle que lo asesinara antes o después de tener un hijo con su amada? ¿O que en verdad lo asesinara?

Se negó a si misma moviendo la cabeza.

En cuanto vio la cajita de terciopelo en la mesa, ella bajó su cabeza para verla más de cerca.

Bueno, es tu decisión si de verdad quieres casarte con ella.

Y fue poniendo una cara de pensativa para meditar lo que le había dicho.

Si ella te ama igual, ese detalle le podría fascinar mucho, hay alguna probabilidades de que diga que sí.


Mi madre se casó casi a esa edad. La verdad nunca me pudo decir por qué me dejó el apellido de mi padre y no su apellido de soltera.


Actuo/Narro - Hablo - Pienso

image host

La Neko Rechy ID
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
75355
Reputación :
16
Mensajes :
330

Ver perfil de usuario
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por KaiserApolo el Lun Jul 03, 2017 10:55 am

¿Tú crees eso? Me alegro… Mucho. Algún día la conocerás, te lo prometo. Algún día…

Suspiró, mientras guardaba la cajita de nuevo en su lugar y acariciaba las orejas de la neko, porque vamos a ser sinceros, era lo único por lo cual la mantenía con vida. Miró por unos momentos al pequeño Grillo, que estaba tan tranquilo paseando por las piernas de la semi animal.

Veo que no te gusta, ¿cierto? No te preocupes, se cansa rápido, y luego se irá a jugar con un salero, que es lo que normalmente hace.

Una vez terminó su copa de vino, miró como la neko había conseguido comerse el plato sin vomitar. Maldita sea… Hubiera sido muy divertido verla echar bilis por la boca, o vomitar directamente. Además… Una vez en el suelo sería más fácil usarla de reposapiés. Mucha gente pensaba que Kaiser era el típico asesino que mataba por diversión o al estilo de Aníbal. Pero… ¿Para qué matar a un sujeto que puede servirte perfectamente como criado o esclavo? Además, la muerte nunca es un castigo… Es más bien una liberación, por no contar que si las cosas acababan mal, siempre podría utilizar a Rechy como moneda de cambio en algún contrato con los demonios. Su belleza, también podría ser utilizada para tratos algo más mundanos con sus superiores.

Por cierto… Imagínate que ahora te encadenara contra esa silla y no te permitiera volver a salir. No obstante, antes de llevarte a una jaula o venderte como esclava, te diera una segunda opción, mucho más apetecible para ti. ¿Preferirías matar a tu tutor con tal de liberarte, o sacrificarías por él toda tu vida venidera? Piensa, además, que yo te trato bastante bien. Pero puedes creerme, hay algunos clientes de mi negocio que te utilizarían como juguete o… Bien. Lo dicho, lo entenderás cuando seas mayor. ¿Qué va a saber sobre eso una niñata que no se ha dado ni su primer beso?

Se levantó, mientras aprovechaba para masajearle el hombro y enderezar un poco las vendas que cubrían la herida.

Oye… Como soy amable, te voy a dejar irte ya si quieres. Pero claro está, antes de eso… ¿Qué te parece algo tan simple como darme un masaje? No obstante, te advierto de una cosa: si no consigues relajarme, te pienso obligar a dar de comer a Grillo. Y su dieta es algo especial… Sangre. Y le encanta en especial aquella que sale de las piernas o el hombro… Supongo que será una manía, pero… Más te vale hacerlo bien.

Abrió de nuevo otro de sus compartimentos secretos. Esto último sí que se lo merecía la pobre neko. Además, le prometió que le pagaría… Allí estaba su cartera, y como no, una de sus carísimas monedas de diamante y oro, con el Ojo de Horus grabado en el medio.

Toma esto. Pero no te lo gastes en estupideces para el chico que te gusta, mejor cómprate algo para ti o ahórralo. Y… Creo que esto es la compensación para mí. ¿Recuerdas que te he dicho que Asuna te tenía miedo por un motivo que entenderías cuando fueras mayor? Ahí tienes una pista. Lo siento, pero llevas provocándome todo el día con el bañador de dos piezas y llevando una túnica que parecía transparentar. –aprovechando que estaba justo detrás suyo, masajeándole, deslizó su mano rápidamente y… Bien, le dio una nalgada mientras no miraba. Oh. Qué asco. ¿Y eso era todo?- Vale. Muchísimas gracias por una cosa: me he dado cuenta que eres muchísimo más horrenda y poco apetecible en comparación a mi Asuna. Con lo cual, no te preocupes porque repita ese acto tan descarado, lo consideraré un castigo por si alguna vez intentas escapar, eso sí… Pero en vez de utilizar mi mano usaré un látigo en llamas, así que cuidadito. Bueno… Y has hecho un buen trabajo. Agarra la moneda, recoge tus cosas y vete. Eso si quieres, claro está. Porque seguramente es muy difícil separarse de alguien al que admiras y amas tanto como a mí, ¿cierto?

Eso último lo dijo con sarcasmo, mientras estiraba los hombros y sonreía. No había hecho un mal trabajo. Con un apretón de manos como despedida, mientras hacía que Kampert descendiera con la mochila de la neko en las manos, y Grillo acariciando las piernas de la criada como lo haría un gatito, se apartó mientras abría la puerta de la mansión, dejando a la semi animal totalmente libre.

Nos veremos en una semana, puede que dos, si no encuentro una nueva paloma mensajera.
avatar

Edad :
17
Dromes :
60057
Reputación :
12
Mensajes :
295

Ver perfil de usuario
ÁNGELES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por Rechy Syphiras el Mar Jul 04, 2017 8:45 pm

Bien, al menos sé que luego me dejará en paz.

Los escalofríos le recorrieron a la neko al escucharlo decir sobre encadenarla, enjaularla y venderla. ¿Y por qué seguía con aquella insistencia de que matara a su tutor? Ella jamás sería capaz de hacer eso nunca, no cambiaría su libertad por la muerte de un ser amado.

¿Tratarme bien? Sólo cuando no quieres matarme. Y de sólo pensar en lo que podría hacerme otros que no fueran él hacían que se me erizaba la cola, bien, no sé que me harían, pero si es peor que intentar asesinarme, entonces sí podría ser lo peor de lo peor.

En serio, me ofende que me restriegue en la cara que no me he dado mi primero beso ¡Qué le importa a él si he sido besada o no! ¡No es mi padre!

No podía pensar en el disgusto que tenía, ni siquiera se calmaba cuando sintió que la masajeaban en el hombro.

¿No preferirías mejor las manos de Asuna para que te den un masaje?

Lo único que le sorprendió fue aquella moneda de oro que le estaba dando, era muy bonita según ella.

¿Me está diciendo que la razón de los celos de Asuna es por las monedas, o por el hecho de estar en traje de baño y en túnica? Pero si Derek siempre me ha visto en traje de baño y no ha pasado nada, además, él fue quien me dio la túnica así que para que quejarse.

¡Ay!

¿Qué fue eso? ¿Me acaba de dar una nalgada?

Si me sigue diciendo que soy fea, voy a ponerme a llorar.

Mientras se sobaba, comenzó a pensar en las palabras de Kaiser.

¿Me quedo o me voy? Si me ha dicho que puedo irme, entonces me iré.

Respondió al apretón de manos y se alegró de ver que Kampert le entregaba su mochila.

Salió hacia el pórtico y se colocó los patines antes de despedirse de Kampert.

El camino hacia Takemori se veía distinto a como era de día, con curiosidad, sacó el teléfono de su mochila y se encontró con la enorme sorpresa de que tenía llamadas perdidas de su tutor. Olvidó que lo había puesto en silenciador por miedo de que Kaiser fuera a revisar su celular. Así que, aprovechando que estaba afuera, llamó a Derek.

Lo siento Derek, estaba dormida…Perdóname, lo olvidé, quizás la próxima semana…En serio, no tengo ningún lío…Lo prometo, entonces para la otra semana iremos a cenar…Paseando por la ciudad en patines ¿Por qué?

Cuando llegó a las puertas de Takemori se encontró con su tutor parado en la puerta con dos bolsas: una con comida gourmet y otra con una gorra hecha de lana.

Gracias Derek, y lamento en serio las molestias.

Se despidió de su tutor con una sonrisa y volvió adentro del Instituto.


Actuo/Narro - Hablo - Pienso

image host

La Neko Rechy ID
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
75355
Reputación :
16
Mensajes :
330

Ver perfil de usuario
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por Harry Blume el Dom Sep 10, 2017 4:22 am

TEMA CERRADO
Éste tema ha sido cerrado y trasladado a la papelera debido a que lleva más de 2 meses de inactividad.
Si desean volver a abrirlo pueden pedirlo Aquí

Lugar: Ciudad de Éadrom - Otros
avatar

Dromes :
124835
Reputación :
6
Mensajes :
552

Ver perfil de usuario
PROTECTORES DE LA NATURALEZA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.