FELIZ CUMPLEAÑOS
Hace 6 años se creó esta comunidad con la intención de unir a los roleros y crear una familia. Hoy me es grato decir que se ha cumplido desde el inicio. Bienvenidos a Éadrom, bienvenidos a Takemori.

Muchísimas gracias a todos nuestros usuarios. Este es un triunfo que compartimos no solo con los registrados actuales, si no también con aquellos que se fueron.
Muchas gracias!
6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
» Mad Members!! || Priv. Miembros de Laboratorio
Hoy a las 3:32 pm por Surya Candra

» ¿Una loba y una paloma? [Priv. Haruka]
Hoy a las 2:14 pm por Haruka Musume

» Criaturas sombrías: Viktor Frankenstein.
Hoy a las 1:42 pm por Viktor Frankenstein

» TIENDA DE ITR
Hoy a las 10:29 am por Alice Sadao R.

» Cambios de botón
Hoy a las 8:20 am por Invitado

» CAMBIO DE NICK
Hoy a las 6:49 am por Airi Ebani

» Reserva de físicos
Hoy a las 2:55 am por Solrac LeMay

» LIBRO DE FIRMAS
Hoy a las 2:23 am por Solrac LeMay

» Blue Caos (Rol +18 Inauguramos!) [Afiliación Élite]
Hoy a las 2:11 am por Invitado

» What's the problem? [Priv. Megan]
Hoy a las 2:03 am por Altruismo

¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por KaiserApolo el Jue Jun 01, 2017 1:00 pm

Hora:  6:30 am, sábado
Localización: Mansión de Kaiser, piscina
____________________________________________________________________________________

Sí, estaba confirmado. No hay nada, absolutamente nada, que sienta mejor que un chapuzón por la mañana de un sábado, tras haber terminado de corregir todos esos exámenes que le obligaban a hacer a sus insípidos y estúpidos alumnos. Tampoco es que el nigromante estuviera confirmado a ir solamente con un bañador, dejando todo su cuerpo al descubierto, pero aun así, sabía que era lo lógico en una piscina. Y además, Asuna debía (si bien no se equivocaba) ir a la biblioteca para un proyecto, o alguna estupidez por el estilo. Con lo cual, toda la finca de su mansión estaba libre para lo que él quisiera. Y tenía pensado divertirse un rato.

-Kampert, pequeño, trae a esa paloma que capturé hace un par de días… Sí, la que está encerrado en el cobertizo.

El caído, que hacía sus veces de socorrista y jardinero, obedeció a Kaiser, y al cabo de pocos segundos, apareció con el pobre animal, y lo dejó junto a la toalla del nigromante. No sabía cuan inteligentes eran estos seres, pero por lo que había oído, eran grandes mensajeras.

Veamos… Tengo un pacto para ti, pequeña. Si le entregas un mensaje a mi “ayudante”, Rechy, te dejaré marchar y no acabarás en el estómago de nadie. Lo tengo preparado desde ayer, está junto a mi toalla. Veamos… -el mago salió de la piscina unos segundos para llegar hasta su hamaca, y una vez allí, extraer ese papel, mientras en una mano generaba un cartucho y lo colocaba en la pierna del ave- Si le entregas este mensaje a Rechy Syphiras, serás libre. ¿Has oído? Oh, y procura ser lo suficientemente rápido como para escapar de ella, pequeña. Buena suerte, y ahora, con el permiso de todos… -como un último gesto de buena fe, extrajo un trozo de carne a Kampert y lo dio a la paloma, que alzó el vuelo. Sabía perfectamente que ese mensaje llegaría con unos quince minutos de retraso, pero aun así, llegaría- Voy a seguir buceando. Esto es extremadamente divertido

Saltó de nuevo a la piscina, esta vez de cabeza, y prosiguió con su pequeño baño matutino. Era increíblemente libertador. Casi se apenaba de no poder ver a Asuna para lanzarla al agua y divertirse un rato de otra manera. Pero, ahora, debía ceñirse al plan que se le acababa de ocurrir. Todo era una pequeña represalia hacia la neko, claro está. Ella le había llenado la túnica con helado… Se merecía un castigo de un nivel a la altura del maquiavélico mago.

Tras quedarse haciendo el muerto un rato, flotando por el agua sin rumbo fijo, comenzó a recordar el mensaje que había en ese papel:

“A mi querida Rechy:
Solicito tus servicios en el día de hoy, sábado, y como es natural, espero tu llegada a mi mansión. Adjunto el mapa para que te ubiques en este mismo documento.
Atentamente,
Kaiser Apolo Ebbon
PD: Por comodidad, te recomiendo que te traigas un bañador, a no ser que esperes bucear vestida. No te preocupes, sabes que solo tengo ojos para mi Asuna "


Sí, parecía un mensaje escrito por él, además, había adjuntado su firma, con lo cual, las posibilidades de que esa semi animal se confundiera eran bajísimas. Mientras tanto, comenzó a desperezarse. Eso sí, ahora que lo pensaba… Tal vez debería haber especificado algo más sobre su manía con los cuerpos desnudos, pidiendo así que no confundiera un bañador con lo que según había oído, en algunos lugares se llama “bikini”. Bueno, sea como sea, sería divertido gastar por una vez él la broma a su… ¿Sirvienta?


Última edición por KaiserApolo el Vie Jun 02, 2017 7:18 am, editado 1 vez
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
17
Dromes :
40818
Reputación :
10
Mensajes :
273

Ver perfil de usuario
SEGUIDORES DEL CAOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por Rechy Syphiras el Jue Jun 01, 2017 7:02 pm

Estaba en su habitación en la Casa Verde del Instituto Takemori escuchando una música de rock, aunque le gustaba el hip hop, la canción que estaba poniendo esa banda le gustaba por la mezcla que usaban con todos los ritmos.

Mientras bailaba, observó que una paloma se posaba en su ventana.

Que extraño. Pero igual no puedo resistirme a lo goloso que se ve.

Lo más extraño es que atrapó a la paloma con mucha facilidad y cuando la tuvo en sus manos fue que ella puso resistencia y trató de liberarse. En su aleteo vio que tenía algo extraño en su pata y se lo quitó, en el alto la paloma siguió aleteando dejando plumas por doquier y se fue volando hacia la ventana.

Si estuviera en el exterior, sería más sencillo.

Observó la cosa que había tenido la paloma atada en su pata.

¿Y eso qué es?

Observaba y observaba hasta que se dio cuenta que podría abrirse, una vez abierto salió un papel el cual desenrolló, leyó el mensaje detenidamente y vio quien la firmaba. Nada más y nada menos que su profesor amo nigromante.


Aún no confiaba en él del todo y no sabía si todo lo que había dicho el día de la broma sería cierto o intentaba engatusarla.

¿Un bañador? ¿Para qué quería que me trajera un bañador?

Siguiendo las instrucciones, se puso el bañador de dos piezas que tenía, el cual había usado algunas veces para nadar fuera del Instituto o en el bosque, no quería usar el que le habían dado con el uniforme para no dañarlo.


También colocó algunas cosas como algunas barras de proteínas y agua. Incluso empacó una muda de ropa extra por si acaso.


Se puso ropa para salir, buscó sus patines y salió de la Casa Verde.

Una vez que estuvo cerca de la entrada, se puso sus patines y salió patinando rumbo hacia la casa de su mano según decía la indicación del mensaje.

Los nervios se le venían encima, era un alivio que su tutor se encontraba en Francia haciendo diligencias, así no le haría preguntas.


Una vez que llegó a la mansión, se detuvo en la entrada y tragó saliva.

Se quitó los patines en el pórtico y cuando lo hizo fue hacia la puerta y la tocó.


Actuo/Narro - Hablo - Pienso

image host

La Neko Rechy ID
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
69339
Reputación :
15
Mensajes :
319

Ver perfil de usuario
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por KaiserApolo el Vie Jun 02, 2017 7:40 am

Oh, qué pereza… Ha llegado demasiado pronto… ¿Y tengo que salir a recibirla?

El nigromante, aburrido, miró desde el exterior como la neko llamaba al pórtico. Las ventajas de estar en esa piscina eran principalmente que podía ver a todos los que paseaban por la calle, pero ellos a él no. Cosa que significaba principalmente que si por casualidad necesitaba clavar un cuchillazo en el cuello de alguien, no sería visto, con lo cual…

-Kampert, pequeño, abre la puerta a mi… Vamos a llamarla… ¿Amiga?

Tras decir eso, vio como el caído pulsaba un botón y la puerta se abría sola. Obviamente, Kaiser no sabía ni de la existencia de semejante aparato. Tras mirar asombrado al sirviente, se quedó haciendo el muerto mientras saludaba:

-Hola, Rechy. Buenos días… ¿Has desayunado ya? Ven a bañarte, el agua está exquisita.

Bostezó, mientras acariciaba su pelo albino. No sabía ahora mismo qué hacer. Pero entonces, se le ocurrió rápidamente, como si se tratara de un milagro. Escondió una de sus dos manos tras de su espalda y comenzó a cargar un sello de oscuridad, mientras miles de hilos comenzaban a arremolinarse por detrás suyo. A primera vista, no se podían percibir por un ojo desnudo. Se quedó callado unos segundos, guiñando el ojo a la niña. Tres, dos, uno… Bien, ya tenía preparada la cuerda.

¿Y bien? El agua está perfectamente caliente, esas son las ventajas de… ¡SORPRESA! –tras unos segundos, la cuerda apareció en la cintura de la semi animal, mientras uno de los extremos seguía en su mano. Tras hacer algo de fuerza, consiguió que la pequeña bolsa que llevaba cayera cerca del borde, sin mojarse, mientras ella caía al agua, con ropa incluida- Eso por haberme llenado de helado. Ahora ponte el bañador, o quítate la ropa si ya lo llevas y relájate un poco… Calculo que deben de ser las siete de la mañana, hasta las ocho no puedo pedirte que me ayudes a… Alimentar a mis sirvientes, no te preocupes, tampoco te voy a ordenar que mates a nadie, ni nada por el estilo. –se acercó a ella, mientras sonreía al ver a la neko tan mojada, y le acariciaba las orejas- Oh… Qué ricura de gatita, eres adorable. Ahora aprovecha un poco y relájate antes de que cambie de idea y te envíe a cocinar algo. Y no te preocupes, no me voy a fijar demasiado en ti cuando estés semi desnuda… Solo adoraría que Asuna estuviera aquí, pero está en la universidad, o algo así, le puse a propósito un examen.

Bueno, tal vez no sería una buena idea darle un dato tan importante como que su amada era una universitaria, pero qué demonios… Tampoco es que pudiera usar algo en su contra. La verdad sea dicha, esa broma ya había sido suficiente pues el día que le esperaba a Rechy iba a ser como mínimo, duro. Tenía pensado presentarle a Palne, ese semi conejo que compró hace una temporada. Claro que, antes, debería seguir riendo un poco.
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
17
Dromes :
40818
Reputación :
10
Mensajes :
273

Ver perfil de usuario
SEGUIDORES DEL CAOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por Rechy Syphiras el Vie Jun 02, 2017 1:27 pm

Es más distinto de lo que imaginaba.Pensaba observando el paisaje y el sitio de la mansión.

Cuando abrieron las puertas pudo observar a Krampert a un lado mientras se iba al sitio donde estaba su amo el cual era la piscina.

No sabía que tuviera piscina, entonces eso explica lo del bañador dijo ella mientras se quitaba la mochila y la dejaba en el suelo con los patines.

Y no me he desayunado, estaba bailando un poco para hacer algo de ejercicio por la mañana, luego planeaba trotar un poco hasta que me llegó la paloma mensajera que enviaste. Hubiera sido un buen tentempié.

No sabía que pensar cuando dijo que la invitaba al agua.

Ojala no esté fría.

Se acercó hacia la orilla de la piscina.


Y cuando estuvo a punto de quitarse la camina, sintió como una cuerda se ataba a su cintura para después sentir que la jalaban a la piscina. Su gorra se le había caído en el proceso mientras salía a la superficie a buscar aire.

Debo suponer que aún me guarda rencor.

Al tenerlo de cerca y verlo como le acariciaba las orejas de ruborizó, no por el gesto, sino por que era la primera vez que lo veía sin esa túnica egipcia. Además que la neko nunca había visto a un hombre en bañador, ni siquiera a su tutor lo había visto así, aún.

Lanzó un suspiro por pensar en cocinar.

Se salió de la piscina y se fue quitando la camisa que tenía.

Le confieso que no sé cocinar muy bien.

Luego se quitó su falta quedándose sólo con el bañador de dos piezas puesto.

Menos mal que traje otra muda de ropa.

Por último, entró a la piscina dando un pequeño clavado de agua.


Actuo/Narro - Hablo - Pienso

image host

La Neko Rechy ID
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
69339
Reputación :
15
Mensajes :
319

Ver perfil de usuario
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por KaiserApolo el Sáb Jun 03, 2017 10:51 am

Ungh… ¿Tanto te hubiera costado traer el bañador reglamentario del Instituto?

El nigromante tuvo dos sensaciones al mismo tiempo: vergüenza y admiración. Por un lado, se debía considerar que hasta ese preciso instante, Kaiser siquiera había visto a nadie en bañador ni de su mismo sexo. Por otra parte, el cuerpo de la neko era tan esbelto y detallado que contrastaba totalmente con el suyo, similar al de un bailarín venido a menos. Bueno, si no había más remedio… Se estiró un poco, mientras miraba aburrido hacia ella.

-Oye… Hay una pregunta que lleva bastante tiempo en mi cabeza… Es cierto que ya me lo dijiste aquél día, pero… ¿Por qué entraste en esa iglesia, custodiada por la Secta? Y más importante… ¿Por qué te sacrificaste por tu madre? Es decir… Ella está muerta, de todos modos, es cierto que ahora está en el cielo, como si de tu ángel de la guarda se tratara… Pero… ¿Qué te importaba qué la enviara al infierno? Tampoco es que la pudieras volver a ver de otro modo. –en ese momento, comenzó a nadar sin motivo aparente de un lado a otro, pues el frío le estaba poniendo nervioso- Oh, y extremadamente más extraño… ¿Por qué no elegiste la opción de ser tratada como una diosa? En Egipto, las gatas sois extremadamente veneradas… Oh, por cierto, creía que no ibas a traer ropa, así que te compré un regalo. Te pormetí una túnica egipcia, y aquí la tienes. Kampert, ¿me has oído? –el caído apareció a los pocos segundos con una hermosa prenda de seda, totalmente rosa y sin mangas- ¿Te gusta? Bueno, sea como sea, eres mucho más tierna mojada. Y no te preocupes, nadie te está viendo conmigo, si es te preocupa

Suspiró, mientras se acercaba un poco más con ella y aprovechaba para volver a acariciar sus esponjosas orejas. En ese momento, tuvo una idea. Bajó sus manos hacia el lugar donde deberían estar las orejas de los humanos y probó a ver que estaba colocado allí. ¿Tenía orejas humanas a la par que de gato, o sería como acariciar una nuca? Decepcionado, se alejó un poco y en un ataque de aburrimiento, cargó con sus manos un poco de agua y la arrojó contra ella, como había visto que hacían los adolescentes. Bueno, lo que nadie podía negar es que cuando alcanzara la madurez sería una mujer extremadamente bella.

Oh, por cierto, no sé si te avisé, pero un día me aburrí y compré un zoológico privado. Obviamente, algunos miembros de mi colección son algo… Más difíciles de alimentar que los zombis. Por ello, voy a necesitar tu ayuda. Pero… Antes… -la volvió a mojar, esta vez sonriendo- ¡Guerra de agua! ¡No sabes cuánto tiempo llevo deseando hacerte esto! Bien, supongo que ahora será tu turno, mi princesita.

Miró de nuevo al sol, mientras calculaba la hora aproximadamente. Las siete y media, quedaba solo media hora para que el resto del servicio se despertara… Y cuando llegara ese momento… Claramente cuando llegara ese momento, comenzaría la verdadera diversión. La finca del nigromante debía de medir una hectárea completa, tanto de alto como de ancho, con un zoológico, piscina, mansión (obviamente) y algunos cobertizos… Algo… Oscuros para una niña tan pequeña.
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
17
Dromes :
40818
Reputación :
10
Mensajes :
273

Ver perfil de usuario
SEGUIDORES DEL CAOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por Rechy Syphiras el Sáb Jun 03, 2017 8:25 pm

No lo traje porque no quería que se dañara, no sabía lo que iba a pasar.

Sacudió un poco su cabeza y se peinó su cabello rosado hacia atrás.

Ya lo había dicho antes. Es que tengo curiosidad y alma de exploradora, me gusta ver lugares que no conozca, y como era un lugar que no había visto, me dio mucha curiosidad ese lugar y por eso fui allí. Simplemente empecé el día dando un paseo y acabé encontrándote con zombies e intentando matarme cuando habías dicho que no me ibas a lastimar. Y bueno, sobre mi madre…

Se detuvo un momento antes de continuar, no sabía a como podía responder a eso, nadó por un rato pensando en como decirlo sin que le doliera demasiado.

Tal vez no la vaya a volver a ver como dices, pero ella se ha sacrificado por mí desde el día en que nací, criándome, alimentándome, vistiéndome y esas cosas. Quería darle ese mismo gesto de sacrificio porque la amo, como ella me amaba. Unas lagrimas fueron asomándose por sus ojos. Ella estaba a punto de suicidarse cuando estaba embaraza de mí debido a la depresión que sufrió por el abandono de mi padre, pero al sentirme dentro, según me cuenta, se dio cuenta que había algo porque vivir, así que, se juró a si misma que iba a luchar por mí, viviría para traerme al mundo. Y así lo hizo. Bueno...esa parte deberías saberlo si la conociste

Sabía que de todos modos el nigromante no sentiría compasión por eso ni algún tipo de sentimiento, o tal vez sí, pero aun así lo dijo y se quitó algunas lagrimas de sus ojos que fácilmente podrían mezclarse con el agua de la piscina.


Y estaré tranquila pensando que está en un lugar tranquilo que estar en un lugar como el infierno en donde dicen que la gente sufre.

Nadó por otro rato sintiendo el calor de la piscina hasta ponerse al borde, hace mucho que no nadaba de esa manera.

Sabiendo como eres no elegí ser tratada como diosa porque no quería pensar que fuera otra nueva trampa como la que me hiciste el día en que nos conocimos y la vez en que me encontraste en el edificio antiguo y fue toda esa persecución y la firma del contrato.

Observó la túnica rosa egipcia y sus ojos brillaron por ver esa increíble prenda que jamás había visto antes.

Es muy bonita, no creí que existiera de ese color.

Aunque no es mi color favorito, igual está lindo.


No estaba pensando en que alguien nos pueda ver, lo que preocupa es Krampert o los otros zombies.

Creo que debo empezar a acostumbrarme pensaba mientras veía como Kaiser le acariciaba sus orejas. Entonces observó como sus manos bajaban a donde deberían estar unas orejas humanas, pero ella no tenía nada de eso, simplemente tendría más cabello por encima. No se dio cuenta cuando empezó él a lanzarle agua.

Parece una caja de sorpresas el profesor, un día lo veo intentando matarme, otro día me esclaviza y ahora quiere jugar conmigo.

Te la regreso.

Y la neko comenzó a lanzarle agua al nigromante hacia la cara.

¿Un zoólogico? Espero que no tengas lobos, les tengo miedo.

Se tapó la boca al darse cuenta de lo que había hecho, le había contado una de sus mayores temores que fácilmente podría usar en su contra, como método de tortura.

Lo que me pasa por ser bocona.

Muy bien ¡Guerra de agua!

Era mejor por ahora no pensar en el sufrimiento y tener un poco de diversión, eso pensaba mientras le lanzaba agua a su profesor nigromante.


Actuo/Narro - Hablo - Pienso

image host

La Neko Rechy ID
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
69339
Reputación :
15
Mensajes :
319

Ver perfil de usuario
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por KaiserApolo el Lun Jun 05, 2017 7:47 am

¿Mph? ¿Por qué lloras?

Si bien al nigromante no le había dado demasiado tiempo a analizar la historia de Rechy, pudo contemplar como algunas lágrimas bajaban por sus mejillas y se mezclaban con el agua de la piscina. Básicamente, se quedó tranquilo escuchando y seguidamente le dio su explicación, como si fuera alguna especie de recordatorio:

Yo nunca conocí a tu madre, básicamente, busqué su alma y me la quedé una temporadita encerrada en su cuerpo. Es una de las habilidades de los nigromantes, por si no lo sabías… Aunque creo que hay otros magos que pueden hacer cosas similares, la verdad… Oh, y por cierto, esa es la única túnica que existe de ese color, la encargué especialmente para ti… Veo que te gusta, ¿cierto?

Tras decir eso, quedó impactado al ver como la neko devolvía el agua hacia él, impactando así hacia su cara. Parecía que a primera vista ya no le tenía tanto miedo… Excelente, eso era un buen paso. Tras suspirar unos segundos, contraatacó y siguieron así un rato, hasta que a Kaiser se le ocurrió algo. Volvió a colocar la mano detrás de su espalda, cargando de nuevo los hilos de oscuridad, que se retorcían como gusanos intentando escapar, más su intento era en vano. Tras moldear un poco con los dedos la forma de estos, creó una especie de cuerda, más pequeña y fina que las que normalmente solía usar en combate. Mientras seguía salpicando a la semi animal, intentó acercarse lentamente a ella, claro está que, al ser un mago que nunca había entrenado, sus reflejos eran tan pobres que recibía hasta el más mínimo impacto. Luego, al estar a unos treinta centímetros de ella (pues la cuerda no daría demasiado de sí), empujó su cuerpo hacia él y descendió su cabeza, como si hiciera ademán de intentar besarla. Había aprendido ese truco tras analizar la conducta de algunos de sus alumnos, que se mostraban mucho más distraídos ante situaciones totalmente ilógicas. Gran error, puesto a que lo ilógico es justo lo que se debe esperar de tu adversario. Tras colocar las manos en la cintura de Rechy, obviamente, ejerciendo presión con la cuerda, le dijo, intentando parecer lo más natural posible:

Jaque Mate, gatita.

Y ya estaba hecho, tras eso, se apartó de ella, colocando un pie en su espalda y empujándola, ganando así también el suficiente impulso como para esquivar cualquier arañazo o golpe. Tras esa jugada, el nigromante comenzó a reír, mientras ayudaba a la neko a levantarse:

Debes aprender algo muy importante. Cualquier persona puede ser un enemigo potencial en cualquier situación. Creo que eso es más que obvio, puesto a que como has dicho, no soy alguien del que pueda fiarse otra persona… Bueno, ahora, con tu debido permiso, voy a vestirme, llevo aquí tanto tiempo que mis manos comienzan a asemejarse a las de un anciano.

Salió de la piscina, mientras se dirigía a la hamaca en la que se encontraba su armadura negra, totalmente reluciente y bien cuidada. Ya se había cansado de estar siempre con la misma túnica, con lo cual, había comprado ese nuevo traje justo el mismo día en el que compró a la neko una nueva túnica. Irónico, la verdad. Justo cuando pasaron tres segundos, se percató de algo tan lógico como la presencia de Rechy, que al fin y al cabo, seguía siendo una mujer. Volvió a generar una columna de oscuridad, suficientemente alta como para tapar todo su cuerpo, y colocó se vistió a una velocidad increíble, pues al fin y al cabo, una armadura no es algo demasiado fácil de colocar si solo eres una persona. Cuando acabó, hizo desaparecer la persiana de oscuridad y se acomodó un poco, mientras calzaba sus botas.

¿Te gusta este nuevo estilo, Rechy? Dime la verdad, ¿me queda bien? Estoy tan acostumbrado a llevar la misma túnica que se me hace algo inusual, la verdad… Oh, claro, supongo que querrás ponerte una muda seca. No te preocupes… ¡Kampert, ve a preparar lo que se necesita para mi pequeño plan! Lo encontrarás cerca de uno de los sofás del salón… Y no intentes espiar a la invitada, por favor. –tras decir eso, se dirigió hasta la mansión y abrió la puerta, permitiendo el paso a Kampert. Los muebles blancos y dorados contrastaban totalmente con la antigua decoración, casi vampírica. Kaiser recordaba con cariño cuando Asuna se instaló con él en ese lugar, y que tuvo que redecorarlo todo por ella. Sacó unas llaves y las lanzó cerca de la ropa mojada de la semi animal- Por cierto, en el segundo piso, la primera puerta a mano derecha, está la habitación de mi amada Asuna, supongo que no pasará nada si la utilizas para cambiarte de ropa, y así tienes algo más de intimidad… Pero date prisa, pues necesitaré tus servicios en menos de quince minutos. Supongo que tienes allí un secador, peine y demás objetos que necesites, con lo cual, no te quejes. –como si estuviera mirando una fotografía, el nigromante comenzó a recordar el aspecto de la habitación: con la cantidad de libros que habían, y cuan de pulcro estaba todo, parecía más bien una especie de salón del té, además, estaba ese detalle: la mullida cama con televisor incorporado a los pies, junto a todos los demás caprichos que en vida pudiera tener su protegida: ropa, perfumes, armas… Entones, casi de manera refleja, dejó escapar una amenaza- Pero como intentes entrar en mi habitación, o tocar algo que no debes, te juro que acabarás en mi zoológico, junto a la jauría de lobos.
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
17
Dromes :
40818
Reputación :
10
Mensajes :
273

Ver perfil de usuario
SEGUIDORES DEL CAOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por Rechy Syphiras el Lun Jun 05, 2017 9:49 am

No sabía eso.

Se rascó por unos momentos la cabeza pensando en que lo bueno es que todavía no sabría él las cosas vergonzosas que hizo en su infancia en América, lo malo, nunca sabría que fue lo que pasó en la tribu donde fueron acogidas en África cuando el chamán la llevó a su choza para una especie de ritual según le contaron las mujeres de la tribu. Al menos eran buenas personas y no les importaba que fueran nekos según recordaba ella.


Aunque la pelea estuvo divertida, la neko no se dio cuenta en ningún momento de las acciones, hasta que se dio cuenta que la empujaba hacia él y descendía su cabeza.

¿Qué estará…

Y no supo que pasó hasta que cayó nuevamente. Fue tan repentino que apenas y supo lo que pasaba cuando su profesor le ayudó a levantarse.


Aunque no creo que vaya a ser buena peleando con nadie, no me gusta ser agresiva, pero si me provocan podría ser peor.

A veces desearía tener la fuerza de mi madre, era igual a una fiera cuando me defendía, igual que una madre felina defiende a sus cachorros.

Mientras el profesor hablaba, ella lo observó salir de la piscina e irse hacia una hamaca donde debería de esta la ropa que iba a cambiarse. Ella nunca pensó que en verdad iba a cambiarse afuera, aunque algo en su interior le aliviaba un poco ver que una especie de capa negra lo cubría impidiéndole ver como se cambiaba el nigromante.

Sigue siendo mi profesor y no me gustaría nunca ver a un profesor desnudo. Ya tengo suficiente con verlo en traje de baño.

Se quedó impresionada al verlo vestido con esa armadura negra, siempre pensó que simplemente se vestiría de túnicas, o tal vez no pudo limpiar las manchas de yogurt y chocolate de sus antiguas vestimentas por eso cambiaba su estilo. Casi estaba arrepentida de haberle hecho esa broma.

Pues a decir verdad, yo pienso que se ve genial
dijo acercándose hacia el borde Es como si se actualizara a su manera.

En cuanto vio como abría la puerta de su mansión, salió de la piscina y agarró su mochila, su ropa mojada junto con las llaves que le había lanzado mas una toalla que había encontrado cerca.

Sólo me pregunto donde voy a dejar mi ropa para secarse.

Escuchando detenidamente sus indicaciones, tragó saliva al escuchar su amenaza, no quería en una jaula de lobos. Sólo recordar como le mordió un lobo su pierna hace años le causa escalofríos, sintiendo el dolor en su pierna como si la mordida hubiera sido reciente.

Caminando a paso firme mientras se secaba, fue hacia las escaleras recordando lo que había dicho su amo sobre donde estaba la habitación de Asuna.

Segundo piso, primera puerta, mano derecha. Se repetía varias veces hasta dar con la puerta indicada.

Con la llave abrió la puerta y observó detenidamente la habitación. Se esperaba a que fuera algo lúgubre como el ambiente de la mansión, pero en lugar de eso, vio una habitación moderna con muebles, libros, casi parecía la habitación de una princesa.

No sé por qué, pero me recuerda a la habitación del cuento de La Bella y la Bestia, sólo que mas moderno.

Se quedó un poco el cabello que terminó erizado como la melena de un león. Se miró por un momento al espejo que había en el tocador mientras se peinaba un poco el cabello, al terminar se miró por unos momentos dándose cuenta que su cabello estaba creciendo un poco.

Se parece casi al cabello de mi madre.


Aunque su madre lo tenía un poco más largo y era más oscuro que el de Rechy, casi como magenta.

Se fuerte Rechy. Susurró.

Así se puso su ropa interior y luego su ropa seca el cual consistía en una camisa verde con un chaleco violeta que llevaba unas manchas de colores en una esquina que casi recordaban a la forma de una flor y una falda de color gris.

Una vez vestida, bajó las escaleras rápidamente para encontrarse con su amo nigromante.


Actuo/Narro - Hablo - Pienso

image host

La Neko Rechy ID
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
69339
Reputación :
15
Mensajes :
319

Ver perfil de usuario
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por KaiserApolo el Lun Jun 05, 2017 1:03 pm

Caramba. Te has vestido en un tiempo récord.

El nigromante ya había almacenado todos los objetos que iba a necesitar en un zurrón. Desde el más pequeño de los ungüentos hasta su propio báculo, aquel que solo utilizaba en ocasiones muy contadas o totalmente necesarias. Claro está, también había la comida que iba a necesitar. Tras suspirar unos segundos, vio como la neko descendía las escaleras, y por unos segundos, recordó cuando Asuna había bajado desnuda por allí tras haber matado ella sola a aquel ladrón. Bueno, ahora solo hacía falta explicar lo que debía hacer la semi animal:

Voy a ir directo al grano, pues lo que te voy a encomendar es como mínimo, una tarea demasiado importante como para encargarla a Kampert o alguno de mis otros caídos. Por un lado, vamos a tener que ir a “comprar”. Supongo que ya sabes lo que significa… -empuñó su báculo y comenzó a pasarlo por su propio cuello, como si lo estuviera cortando- No te preocupes, de ensuciarse las manos me encargaré yo. Por otra parte… Y mucho más importante, por cierto. Supongo que esto ya te va a sonar monótono, pero tienes que alimentar a mis sirvientes más delicados. Y con esto no me refiero a carne humana, tranquila. Bueno… O quizás sí, pero de momento voy a ignorar esa pequeña posibilidad. Siempre y cuando me permitas acariciarte las orejas, claro está. Y en tercer lugar… No por ello menos importante, tengo algo que encargarte a parte. Quiero que me prepares la cena, y me da igual que no sepas cocinar. La última vez que entré en la cocina y encendí un fogón, calciné a toda mi legión de caídos. Ya me puedes preparar aunque sea una tortilla calcinada, lo importante es que quiero comer. Pero todo por partes, ahora ven, puesto a que tengo una zona de caza predilecta.

Tras decir eso, el nigromante hizo aparecer las llaves de su coche. Bueno, más bien era un regalo para Asuna, pero qué demonios, él también podía utilizarlo, ¿cierto? Un hermoso Mercedes blanco no iba a quedar aparcado para siempre en la puerta de su garaje ¿cierto? Esperó a que el pequeño Kampert, que desde hacía unos días había aprendido a conducir (y sabía sin saber abrir puertas, por cierto) trajera el coche y lo sacó a la fuerza del asiento del conductor, mientras se acomodaba él e invitaba a la semi animal a sentarse.

-¿Y bien? Aprovecha que tu amo es dadivoso y no te obliga a ir andando o con una correa mientras te obligo a ir a cuatro patas y con las orejas bien visibles para todo el mundo.
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
17
Dromes :
40818
Reputación :
10
Mensajes :
273

Ver perfil de usuario
SEGUIDORES DEL CAOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por Rechy Syphiras el Lun Jun 05, 2017 8:24 pm

Tenía que hacerlo.

Para ella era sencillo, antes tenía que siempre levantarse temprano, sobre todo cuando iba a los internados, tenía siempre extrictos horarios que cumplir y por eso aprendió a vestirse rápidamente de mala gana debido a que no le gustaba ese tipo de puntualidades. Hasta que destruyó la biblioteca por accidente y la expulsaron, pero el habito se le había quedado para aquellos momentos en los cuales requiere prisa.

Pero ya estoy lista.

Esperó con toda la calma que podía tener a escuchar las ordenes de su amo Kaiser el nigromante.

Tragó saliva al ver como se pasaba su báculo por el cuello, ella sabía lo que iba a significar. ¿Viviría para siempre con esa tortura? ¿Sería capaz de matar a su tutor para liberarse de su contrato?


No, eso nunca, yo nunca mataría a Derek. Espero no vomitar cuando vea carne humana.

De acuerdo, le prepararé la cena, pero luego no se vaya a enojar si después no tiene una cena con buen sabor.

Se preguntaba que tipo de caza se habrá referido el nigromante, a veces le daba miedo de pensar que tendría que ver como asesinaba a un humano.

Si hubiera manera de retroceder el tiempo, pero no se puede, tu te metiste en esto Rechy, lo que tienes que hacer es resistir y ser fuerte.

Si no tuviera en esos momentos el collar de su madre, quizás no tendrías las fuerzas que ella quería para poder ver lo que le avecinaba.

Se quedó boquiabierta por unos segundos al ver el auto de su profesor nigromante. Nunca esperó que él fuera capaz de usar ese tipo de aparatos de última tecnología.

Ella se sentó en los asientos de atrás como solía hacerlo cuando iba en el auto de su tutor, y luego se puso el cinturón.


Lista, señor Ebbon.


Actuo/Narro - Hablo - Pienso

image host

La Neko Rechy ID
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
69339
Reputación :
15
Mensajes :
319

Ver perfil de usuario
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por KaiserApolo el Mar Jun 06, 2017 7:42 am

Veo que te acuerdas de mi apellido. No está mal.

Tras decir eso, el nigromante suspiró mientras se colocaba el cinturón de seguridad a su vez. Era bastante incómodo llevar una armadura y sentir la cuerda oprimir esta, pero el viaje tampoco era en sí demasiado largo. Tras encender el motor y poner el pie en el acelerador, salieron de la mansión tranquilamente, mientras Kaiser controlaba tanto la carretera como a su compañera en el asiento de atrás, y echaba el cierre de seguridad trasero.

No te lo tomes a mal, pero no quiero verte convertida en puré de gato, me gustan demasiado tus orejas.

Tras darse cuenta del silencio sepulcral, optó por unos segundos en poner alguna canción, pero claro está, ya era de sí milagroso que hubiera conseguido el simple carnet de conducción, pues no sabía ni encender ese aparato. Tras pensar un poco qué decir, se giró y comenzó a preguntar más cosas a su sirvienta:

Por cierto… Dime la verdad. ¿Estás enamorada de alguien de tu edad, cierto? No me preguntes como lo sé, pero simplemente se nota a años luz. Podría descubrirlo en este mismo instante, que conste. Pero prefiero a que me lo digas tú. Tampoco hace falta que me digas un nombre o me enseñes una fotografía. Un simple “sí” o “no” basta. –tras decir eso, sonrió mientras desviaba el coche hasta una montaña- Bien, creo que ya estamos a punto de llegar. Esto será más fácil de lo que creía –cogió su báculo del asiento de acompañante y comenzó a juguetear con él con una mano, mientras la otra seguía en el volante- Supongo que tendrás un poco de fuerza, o como mínimo puedes servir de señuelo. Escucha con atención lo que voy a explicar, puesto a que solo lo diré una vez y no me gusta repetir, y no me importa que llores o supliques que no lo haga. –le dio su pequeño artefacto mágico, mientras con la otra mano sacaba un pañuelo de seda y se lo entregaba- Lo primero de todo, limpia todo el polvo que haya en esta cosa. Lo segundo… Llevo una bolsa de deportes en el maletero del auto, deberás de guardar el cadáver allí, yo ya me encargaré de desmembrarlo. Tras eso, debemos eliminar a testigos en caso de que haya. Espero que seas rápida y no te importe matar a un niño. Porque mi código de honor me lo prohíbe, de todas formas. En tercer lugar, y no menos importante… Mi pequeño Kampert se encargará de cocinar eso, no te preocupes. No obstante, mis pequeños no son lo suficientemente inteligentes como para servirse un plato, con lo cual, eso lo harás tú, gatita.

Se calló unos minutos, intentando hacer así que la neko tuviera tiempo de asimilarlo todo. Bien, en todo caso, esperaba que no hubiera ningún picnic de una residencia o cualquier colegio, puesto a que se obligó a sí mismo a no dañar a nadie que haya vivido mucho en esta vida o que le quede mucho que vivir. Él sabía lo que se vivía en el infierno, y no era precisamente bonito… Una pequeña no merecía verlo tan pronto. Tras aparcar cerca de un precipicio, se desperezó mientras quitaba el cierre y salía del coche, abriendo así la puerta a la menor, y mirando que había allí abajo:

¿Y bien? No me intentes empujar, por cierto, o acabarás muy mal. Puedo asesinarte incluso con las piernas y los brazos rotos. Ven conmigo, estoy viendo a la futura cena de mis sirvientes… -En ese momento, vio a una embarazada debajo del todo, como si se hubiera suicidado desde allí. Dios mío… Qué irónico. Tras dejar ver una clara mueca de piedad, creó una cuerda oscura y la ató a una rama, mientras hacía lo mismo con una para la neko- Qué lástima de mujer… Ven, ayúdame a subirla, Rechy. ¿No te recuerda a algo?
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
17
Dromes :
40818
Reputación :
10
Mensajes :
273

Ver perfil de usuario
SEGUIDORES DEL CAOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por Rechy Syphiras el Mar Jun 06, 2017 9:48 am

Por lo menos algo gusta de mí.

Al escuchar aquella pregunta, ella se sonrojó un poco y subió sus piernas para abrazar sus rodillas. Por lo menos él no sabría quien sería, era mejor que no lo supiera para que él no sufriera lo que ella está sufriendo. Asintiendo con la cabeza ella comenzó a decir:

Tenemos casi la misma edad, está en mi mismo grado. Aunque, no creo que le guste a él también. No losé, nunca sabré a quien le gusto en realidad si me encuentro a alguien que le guste.

Y no creo que él esté realmente enamorado, tal vez solo sea un capricho. Pues no es posible que alguien que ame sea tan cruel. Pensaba mientras empezaba a limpiar el artefacto que le habían entregado.

Tragó saliva de sólo pensar que tenía que matar a nadie.

¡Lo sabía! No es de palabras muy fiables, dijo que no tendría que matar a nadie y me ha mentido. Seguramente hubiera hecho lo mismo si hubiera aceptado que me tratara como diosa. ¡Diosa mis polainas! Me iba a hacer las peores torturas de todas maneras, su placer es el dolor de los demás. Y más el mío.

Tendría que hacer lo que le pedían si quería sobrevivir a ese infierno. En cuanto estuvieron cerca de un acantilado, miró el paisaje y mientras se quitaba el cinturón casi le da un susto al ver al nigromante abrirle la puerta.

De todas maneras no pensaba en empujarlo. No soy tan boba.

Miró hacia el punto donde observaba su amo y casi se le va la respiración al ver a una mujer embarazada. Unas lagrimas le estaban nublando la vista de sus ojos, jamás pensó que una mujer embarazada fuera a quitarse la vida.


Su madre no lo hizo por ella.

Mamá…Yo… balbuceaba mientras tomaba la cuerda para bajar.

Empezó a llorar por unos momentos antes de secarse las lágrimas. Ya habría tiempo para llorar lejos del rostro del nigromante.

Ella…se hizo fuerte…por mí.

Pobre mujer que no tuvo la oportunidad de luchar ni siquiera por su bebé.

Si me quieres torturar mentalmente, ya lo has hecho.

Y bajó con las cuerda hacia donde se encontraba la mujer. Levantando su cuerpo con cuidado mientras le temblaban las manos.


Actuo/Narro - Hablo - Pienso

image host

La Neko Rechy ID
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
69339
Reputación :
15
Mensajes :
319

Ver perfil de usuario
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por KaiserApolo el Mar Jun 06, 2017 11:33 am

Por la madre de Satanás… ¿En serio no eres capaz de levantar una mujer y traerla hasta aquí sin ponerte a llorar? Creo que ese mismo chico del que me has hablado sería mejor esclavo que tú.

Tras decir eso, el nigromante conjuró un caído detrás de Rechy, con la suficiente fuerza como para levantar a esa pobre alma desgraciada y la dejó a pocos centímetros de él, mientras Kaiser esperaba a que la neko llegara a su lado.

Bueno… Creo que me voy a apiadar del pequeño que no tuvo la suerte siquiera de ver la luz del día, a cambio de algo que tú me vas a dar… Lo primero de todo. No mires, pequeña. Esto va a ser un poco violento. –tras decir eso, desenvainó su daga y provocó un tajo en el estómago de la mujer, mientras rezaba una oración para que su alma pudiera salvarse del infierno, o como mínimo, amenizar el trayecto. Tras ver al pequeño feto en desarrollo, pudo contemplar que no se encontraba en descomposición, cosa que indicaba que la muerte de la mujer había sido hace poco tiempo. Lo extrajo con sumo cuidado y alzó su mano a los cielos, mientras aparecía sobre este pequeño un pentáculo- ¡Tú que eres el padre y hacedor de la vida, Osiris, imploro tu fuerza! ¡Deja este inocente entre los vivos! –y la estrella comenzó a oscurecerse, mientras miles de hilos de oscuridad se introducían en la boca del pequeño. Tras unos segundos, recuperó el color de la piel humana, y se desarrolló completamente hasta alcanzar la misma estatura y peso que un niño recién nacido, obviamente, comenzó a llorar- Vaya, menuda molestia más estúpida… ¡Tú, el caído! Lleva a este pequeño al orfanato que ves en mejor estado, y cuando acabes, elimina tu existencia de este mundo. Ahora… Me voy a guardar esto. Espero que a Kampert no le importe que esté abierta en canal. –las cuerdas salieron disparadas hasta el maletero, e introdujeron a la fallecida allí dentro- Bien, ya hemos terminado. Ahora, lo primero de todo… Se me olvidó mencionarte una cuarta opción. Verás, como bien has visto, tengo bastantes capacidades mágicas que pueden sustituir mi carencia de fuerza, no obstante, no nací así… Puedes conseguir los mismos poderes que yo a cambio de un pacto con un demonio, Rechy. Puedo hacer yo la ceremonia de iniciación, claro está, pero tú debes sacrificar algo que sea muy importante para ti… En este caso, creo que sería la mitad animal que hay en tu cuerpo, abandonando así la sangre de tu madre. Claro, que a cambio, ganarás un poder increíble… Oh, y ya que he salvado a ese pequeño, supongo que me lo debes de agradecer de alguna manera… Cuando volvamos a la mansión ya te la diré. Puedes creerme, será increíblemente divertida para mí, y un suplicio para ti.

Tras ver como el caído obedecía sus órdenes, el nigromante entregó otro pañuelo a la neko, mientras una de sus manos fingía secar una lágrima, como signo despectivo.

Llora, no tienes la culpa de no poder hacer honor a la valentía de los gatos.

Y tras eso, se subió en el auto, mientras dejaba lanzar un mensaje al cielo, como si no hubiera a nadie al que hablar:

Oh, y por cierto, siéntate a mi lado. Vas a tener el honor de ser la primera mujer que lo hace, por detrás de Asuna.
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
17
Dromes :
40818
Reputación :
10
Mensajes :
273

Ver perfil de usuario
SEGUIDORES DEL CAOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por Rechy Syphiras el Mar Jun 06, 2017 12:25 pm

Lo siento amo, pero nadie me enseñó a enfriar mis sentimientos.

Si no hubiera porque ya se estaba acostumbrado a ver a los zombies del nigromante, en se mismo instante se hubiera asustado de ver a aquel que subía a la mujer hacia arriba.

Bien hecho Rechy, no sabes hacer las cosas bien se recriminaba así misma mientras volvía hacia donde estaba su profesor.

Cerró los ojos limitándose a escuchar todo lo que conjuraba el profesor. Si pudiera apagar aquellos sonidos, no quería pensar en que le estaba haciendo al cadáver.

Cuando escuchó los llantos del bebé, abrió los ojos. Si en verdad era capaz de hacer eso, no esperaba que fuera a terminar haciendo eso con un bebé no nato.

No dijo nada cuando escuchó sobre la opción de tener poderes a cambio de abandonar la sangre de su madre, un pacto con un demonio era algo que jamás haría la neko. No iba a volverse un mounstro como a su amo.

Era feliz siendo una neko, era feliz siendo quien era, podría quitarle su dignidad, pero jamás le quitaría su verdadero ser. Tal vez la dañe, pero no dejaría que eso la fuera a cambiar.
No sería una criatura de la oscuridad.


Al recibir el pañuelo lo mantuvo sostenido en la mano, incluso cuando se sentó en el asiento de adelante, dedicándose a mirar hacia la ventana lanzando un suspiro.

Debo aprender a ser fuerte por mí misma.


Actuo/Narro - Hablo - Pienso

image host

La Neko Rechy ID
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
69339
Reputación :
15
Mensajes :
319

Ver perfil de usuario
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por KaiserApolo el Miér Jun 07, 2017 7:21 am

Eh, no te preocupes, he decidido que ya ha sido demasiado traumático para ti ver a un cadáver. No tendrás que alimentar a mis pequeños. Que coman como animales, y así aprenden a ser salvajes. Y tranquila, ya te enseñaré yo a frenar tus sentimientos.

Tras decir eso, el nigromante sacó una mano del volante y la puso sobre la cabeza de la neko, acariciando así sus orejas. Obviamente, no desviaba la vista de la carretera, y seguía tranquilamente tarareando “Fur Elise”, de Bethoveen. Suspiró, mientras en su mente comenzaba a dibujarse un nuevo plan. Si bien no se equivocaba, había una ruta alternativa de llegar hasta la mansión, que pasaba obligatoriamente por…

Ey, vamos a ir mi zoológico, tengo una grata sorpresa que darte. Seguro que será muy divertida… Para mí.

Tras decir eso, comenzó a reír mientras tarareaba mucho más fuerte la canción, y devolvía la mano al volante, mientras aumentaba la velocidad hasta el máximo permitido.

Si bien no se dio cuenta que habían llegado, su primera acción fue salir del coche y abrir la puerta de nuevo a su acompañante, mientras invocaba a Kampert:

Allí dentro tienes la comida, llévate el coche. Rechy y yo tenemos una visita que hacer.

El edificio que conformaba el zoológico privado de Kaiser era como mínimo, tosco y lúgubre, similar a una fortaleza abandonada. Allí dentro se encontraban todos los animales y esclavos que había cazado en vida. Tras esperar a que la neko pusiera el primer pie en el suelo, la agarró la mano con fuerza y la condujo hasta el interior del edificio. Todo estaba dividido en celdas, y en cada celda, había un diferente tipo de animal. Las primeras jaulas no eran precisamente aterradoras: gatos, gallinas, algún que otro animal exótico… El olor, eso sí, era demasiado potente para el nigromante, que se intentaba cubrir la nariz con la mano. Cual fue su sorpresa al ver a los lobos mirar fijamente a la menor, como si fueran a abalanzarse sobre ella. Al pensar por unos momentos que se trataba de Asuna, la apartó de ellos mientras les apuntaba con el báculo, cosa que bastó para que callaran. Tras ver a quién estaba protegiendo, se apartó un poco y miró decepcionado al suelo, hasta llegar a la sección “especial” del lugar. Ángeles, Humanos, Demonios… Allí había de todo. Pudo escuchar los típicos gritos de socorro y quejas, que ignoró al instante

No les hagas caso, si han llegado hasta aquí es porque algo mal han hecho en libertad. Algunos de ellos por las mismas razones que tú. No les intentes liberar, por cierto. O acabarás dentro de una de esas celdas antes de que te dé tiempo a contar hasta tres.

Tras decir eso, se detuvo ante la última puerta de todas. Aquella que llevaba hasta su habitación.

Muy bien, lo que vas a ver ahora… Tienes terminantemente prohibido hablar a nadie sobre mi cuarto, ¿entendido? Prepárate… Esta sala no es muy bonita que digamos.
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
17
Dromes :
40818
Reputación :
10
Mensajes :
273

Ver perfil de usuario
SEGUIDORES DEL CAOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por Rechy Syphiras el Miér Jun 07, 2017 8:34 am

La verdad no sé si habla en serio pensaba cuando el nigromante le fue acariciando sus orejas.

Casi estuvo a punto de soltar un ronroneo hasta que lo escuchó tararear una música que le era conocida a la neko debido a las constantes clases de música del internado en el que había estado.

No sabía que le gustaba esa música, creí que sólo sería la música egipcia o que tal vez no le gustaba la música.

Cuando escuchó que iban a su zoológico ya se imaginó lo que iba a ocurrir; la ajorraría con los lobos seguramente por no hacer la tarea bien con ese cadáver.

Voy a ser comida de lobos.

Incluso se le fue erizando el cabello a medida que el auto aumentaba la velocidad.

Cuando el auto se detuvo y le abrieron la puerta, Rechy se bajó de éste sintiendo sus piernas como si fueran gelatina a medida que tragaba saliva. Si pudiera verse ahora se daría cuenta que tanto su cabello como su cola estaban erizados por el miedo.

Mirar el sitio que él llamaba zoológico le causaba escalofríos, sobre todo por pensar en los lobos y el ambiente lúgubre simplemente le aumentaba sus terrores. Hasta que sintió la mano de Kaiser sobre su brazo agarrándolo con fuerza arrastrándola prácticamente hacia dentro fue lo que hizo que sus temores aumentaran, pensando en que lo peor estaba a punto de empezar.


Al menos tuve unas horas buenas de vida esta mañana. Pero al menos me hubiera gustado comer mi último desayuno, almuerzo y cena.


Mirando las jaulas no le tranquilizaba, ni siquiera cuando pasó por las jaulas donde estaban las aves, en otro momento, se hubiera quedando mirando por horas deleitándose con lo apetitoso que se veían, sobre todo las gallinas. Y cuando pasaron por la jaula de los lobos la neko se paralizó de miedo, esos ojos brillantes, los dientes, el gruñido de ellos; a su memoria iban viniendo aquellos recuerdo de cuando fue atacada por lobos y terminó mordida en su pierna.

Cerró los ojos pensando que sería empujada adentro. Que sorpresa se llevó al sentir que era apartada de la jaula por Kaiser y ver que con su báculo los alejaba a todos.

Su pelo se fue erizando más a medida que se alejaba de la jaula, si tuviera espejo podría haber notado que su cabello ahora parecía la melena de un león rosado.

De ver aquellas otras criaturas encerradas de jaulas, se imaginó lo terrible que deben de estarlo pasando, tal vez no iba a ser la única que tuviera que soportar el dolor del nigromante, pero esperaba no terminar en una jaula como esa.

Si fue por los golpes y arañazos ya dije que lo sentía.

En cuanto terminó de hablar, ella hizo señas de formar una cruz en su corazón y sellarse los labios con la mano.

Mi boca tendrá un cerrojo y llave arrojo, si lo suelto que me arrojen a los lobos.

Era su forma de juramentar, un pacto de promesa que ella misma había inventado.

¿Qué sala de tortura será lo que llame habitación?


Actuo/Narro - Hablo - Pienso

image host

La Neko Rechy ID
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
69339
Reputación :
15
Mensajes :
319

Ver perfil de usuario
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por KaiserApolo el Miér Jun 07, 2017 11:43 am

Bien… Que sepas que eres la primera mujer del mundo que entra a mi habitación. No lo ha hecho ni Asuna. Siéntete orgullosa.

Tras decir eso, abrió la puerta lentamente. Sí, todo seguía como siempre. Totalmente negro.
Encendió las luces con una palmada. Sí, todo estaba como siempre. La cama destruida, con su peluche con forma de ángel mutilado encima. Oh, y obviamente, las paredes tenían colgadas cruces puestas del revés, símbolo del demonio. Por el suelo se extendían decenas de cadáveres, colocados ordenadamente, y en una mesa, obviamente, estaba su verdadero báculo. Aquel con el que podía devolver la vida sin luego precisar de una oración; el resto era más perturbador si cabe. El suelo, obviamente, estaba plagado de sangre, que se expandía cada pocos segundos, y en la puerta, colgada en un marco de plata, estaba la fotografía que guardaba de Asuna. Estaba preciosa en ese momento. Tiernamente, la cogió y besó, mientras la volvía a colgar del revés, impidiendo a la neko poder ver el rostro de su amada.

Tal vez debería tener a mano la posibilidad de limpiar un poco esto. Pero nada me gusta más que invocar a un nuevo muerto para mí ejército por las mañanas. Si aceptaras lo que te he dicho sobre el Pacto, tú también podrías sentir lo mismo que yo… Seguir a Anubis es como mínimo, lo mejor que me ha pasado, por encima de haber conocido a mi amada. Algún día… Espero que pueda tener a alguien al que enseñar mi senda, y no me refiero a ti. Cuando seas mayor lo entenderás. –se acercó a una de las estanterías que rodeaban la cama, y extrajo de ella un libro de artes oscuras, suspiró y lo entregó a la neko- Por si algún día cambias de opinión. La ceremonia dura unos segundos si cabe. Y tampoco es dolorosa, un beso a los pies de mi señor y punto, acompañado de un par de oraciones y… Un sacrificio. En mi caso fue mi madre. En el tuyo, podríamos utilizar a alguno de tus amigos o… -inmediatamente, al ver el pelo erizado de la neko se calló, mientras intentaba cambiar de tema- Esto… Mejor vayámonos de aquí. Tengo hambre. Y te toca cocinar, por cierto.

Y salió de la habitación, mientras se colocaba correctamente la capa de su armadura. Obviamente, el resto de la mansión estaba mucho más limpio y libre de cadáveres, a excepción de Kampert, claro está, pero eso era un caso aparte.

La cocina está en el primer piso, al lado del salón. Te esperaré tomando un té en el mismo sofá en el que me dieron la orden de tu asesinato. Fue increíblemente divertido ver tu cara de miedo. Tienes todos los materiales que puedas necesitar para una buena comida, con lo cual, no me decepciones. Algunas de las mujeres que estaban allí encerradas fueron porque eran mis cocineras y me defraudaron. No te preocupes, te iría a visitar, claro está. Una vez a la semana. Para cambiarte el agua y la comida, claro está.

Y comenzó a descender las escaleras, mientras volvía a tararear la canción de Bethoveen, y su mayordomo aparecía con la bandeja y el té. Se acercó a su oído y le dedicó una orden

Prepara algo para la neko. Es de mí suponer que le gustará el pescado, y hazlo en la cocina de Asuna, tienes mi permiso.

Obviamente, el caído agachó la cabeza y se dirigió a cumplir la existencia de su oscuro amo. Oh… Que bien sentía ser el líder. Claro está, que él no sintió algo así desde que amansó su fortuna.
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
17
Dromes :
40818
Reputación :
10
Mensajes :
273

Ver perfil de usuario
SEGUIDORES DEL CAOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por Rechy Syphiras el Miér Jun 07, 2017 5:28 pm

Quedó totalmente impactada al ver aquella habitación, principalmente por aquellos cadáveres que estaba en el suelo, tanto que tuvo que taparse la boca para tragarse un grito que exigía salir en esos momentos. Tan paralizada del miedo estaba que no se dio cuenta cuando Kaiser bajó aquel marco de plata y lo había besado, todo eso se le fue por alto a la neko que no dejaba de temblar por los cadáveres y las cruces al revés que colgaban en las paredes.

No deseo esto, ni siquiera unirme a esto.
Pensaba mientras veía el libro que le fue entregado en sus manos.

Y tampoco creo que sea una persona capaz de amar si sacrificó a su madre por poder. No, ese ser que tengo en frente no es capaz de sentir amor. Tal vez diga que ama a Asuna, pero de seguro no es amor, sino capricho.

La neko tuvo unos momentos de alivio cuando salió de aquella habitación del terror.

B-bien, ahora me tocará cocinar.


Se dirigió hacia la cocina de la dirección que le había dicho su amo. Por unos momentos estaba desorientada pero al final logró conseguir la cocina y entrar allí encontrándola un poco más limpias y menos lúgubre.

Respiro aliviaba y fue hacia el refrigerador y sacó unos huevos. Debería ser fácil cocinar unos huevos, le ha visto ver a su tutor hacerlo. Esperaba poder hacerlo mejor.

Aunque sabía como hacer un pastel, no era lo mismo que cocinar otras cosas que no usara para las bromas.

Mezcló algunos huevos, les colocó sal y las puso en la sartén que encendió en la cocina.

Lo peor fue cuando tuvo que despegarlo, no cedía de la sartén.



Creo que voy a pedirle a Derek clases de cocina

Buscó luego algo de pan y leche, tostar el pan no iba a ser complicado ya que sólo debía colocarlo en la tostadora.

Al menos el pan si le salió tostado como se debía, buscó entre los estantes hasta conseguir unos platos, un vaso y una bandeja para llevársela a su amo.


Era extraño para ella tener que hacer eso cuando estaba acostumbrada a que le sirvieran la comida.

Aquí tiene, amo.


Actuo/Narro - Hablo - Pienso

image host

La Neko Rechy ID
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
69339
Reputación :
15
Mensajes :
319

Ver perfil de usuario
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por KaiserApolo el Jue Jun 08, 2017 11:09 am


No me llames amo. Me hace sentir mucho más cruel y malvado de lo que soy. Me gusta más… Señor Ebbon. Sí... Ahora veamos que tal cocinas.

Si bien la decepción del nigromante fue en aumento al ver que lo único apetitoso en ese plato era la tostada, más lo hizo el hecho de que él tenía esperado alguna cosa más refinada, inmediatamente, se sentó en el sofá y, tras suspirar unos segundos, cortó un minúsculo trozo de pan y lo acompañó con la yema del huevo. Cerró los ojos lentamente, mientras intentaba adivinar a qué se parecía ese alimento. La última vez que probó algo así fue cuando…

Está insípido. Se parece a la comida del templo de Anubis. Tal vez sea porque tengo hambre, pero aun así, te voy a perdonar el sabor. Está… -volvió a comer un poco más de la tostada, mientras intentaba parecer serio- Relativamente bien. Pero no intentes atraer a ningún hombre con tu cocina, porque lo único que le provocarás será dolor de barriga. A parte de eso, supongo que te perdono la libertad. Una lástima… Y ahora. Vamos a terminar esto de una vez.

Tras seguir comiendo el alimento, intentando disimular los recuerdos que le traía, comenzó a pensar en aquel niño al que había devuelto a la vida. Ya le había dicho a la neko que todo tenía un precio.

Oh, y por cierto, antes te he dicho que a cambio de salvar a ese pequeño, me vas a dar algo que ni siquiera como amo sería capaz de pedirte. Verás… -en ese momento, se sonrojó pensando en lo que tenía pensado. Obviamente, lo que iba a decir era mentira- Quiero que me beses. Y no es broma. Llevo enamorado de ti desde que te conocí. Asuna solo era una mentira para poder acercarme más… Por favor, es tan fácil como unir nuestros labios. –y tras eso, le puso una mano en la cintura, como si esta vez la fuera a besar de verdad. E incluso la empujó sobre sus piernas, como si se tratara de su mujer, acariciando sus orejas, estuvo así hasta que pasaron exactamente treinta segundos- Oh, como me gusta que se te erice el pelo. Supongo que esta broma ha dejado de tener gracia en el momento en el que he sugerido que intercambiemos saliva. Así que… -se apartó un poco, mientras llamaba a Kampert chasqueando los dedos, que obviamente, ya había preparado la comida para la semi animal- Atún fresco con ensalada de guarnición. Saludable y sabroso. Cómetelo antes de que cambie de opinión y lo haga yo. Pero antes… Me apetece molestarte un rato más. ¿Qué has sentido cuando te he lanzado sobre mí? ¿Tal vez… Miedo, nervios? Porque está claro que no ha sido pasión. Y no te preocupes, solo era una broma. Al fin y al cabo, debo mantener un nivel social elevado, y supongo que salir con una niña de dieciséis años no va a hacer mayor cosa que me consideren un pervertido. Me conformo con mi Asuna, no te lo tomes a mal.

Y tras decir eso, la invitó a sentarse para comer, mientras él hacía lo contrario.

Bien, ahora me voy a quitarme la armadura, es demasiado pesada… Supongo que me quedaré desnudo por la casa.
–y volvió a reír. Engañar a esa semi animal era increíblemente divertdio- No te preocupes, es mentira. Pero si no te importa, voy a quedarme aquí leyendo. –Kampert, obedeciendo sus deseos, apareció a los pocos segundos con su libro preferido: “el niño del pijama de rayas”. Le encantaba esa parte en la que los mataban a todos.

Y tras hacer eso, sonrió un poco, mientras se sentaba en el sofá, en el lado contrario al de la neko y comenzaba la lectura.
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
17
Dromes :
40818
Reputación :
10
Mensajes :
273

Ver perfil de usuario
SEGUIDORES DEL CAOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por Rechy Syphiras el Jue Jun 08, 2017 1:09 pm

Sabía que la comida no iba a tener tan buen sabor.

Prometo que voy a aprender a cocinar desayunos, almuerzos y cenas. Me da miedo lo que me podrías hacer si terminas intoxicado alguna vez.


Lanzó un suspiro, no era algo que le gustara pero ahora tendría que aprender de algún modo, más aterrada estaba por la tortura que ella sufriría si seguía cometiendo error tras error a cada paso. Al escucharlo decir que le iba a besar, los ojos de la neko se pusieron grandes de la sorpresa, tanto que le volvía a erizar el cabello otra vez.


No, no, no, no me beses.


Cuando estuvo cerca estaba que temblaba, no quería ser besada ¿Qué tal si en realidad trata de absolverle el alma o algo parecido si sus labios tocan los suyos? Quizás, alguna nueva estrategia, una nueva trampa para la neko que podría caer fácilmente, incluso cerró los ojos llena de pánico. Y al saber que era toda una broma suspiró aliviada cuando el nigromante la apartó.


Hmmmm, bueno, si sentí miedo de sólo por eso, aunque, debí suponer que todo eso era mentira. Y no era como quería que fuera mi primer beso.

Después agarró su plato de pescado y se sentó a comer, si que estaba hambrienta por eso.

Mejor no le digo que en verano será mi cumpleaños numero diecisiete. Me inventaré una excusa si cae un fin de semana mi cumpleaños y me iré a celebrarlo con Derek. Ya me siento ansiosa de saborear otro pastel con cobertura de chocolate blanco.

Tosió por unos momentos ya que casi se atraganta con el pescado al escucharlo decir que se iba a quedar desnudo.
Se terminó de comer el pescado para luego beberse la leche que trajo.

Si no fuera nigromante, ya estaría planeando como ponerle hormigas en sus pantalones.

A la neko no le gustaban ese tipo de bromas.

¿Hay alguna otra cosa que necesites? Porque quiero saber si tendré tiempo para tomar una siesta en la tarde.


Actuo/Narro - Hablo - Pienso

image host

La Neko Rechy ID
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
69339
Reputación :
15
Mensajes :
319

Ver perfil de usuario
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por KaiserApolo el Vie Jun 09, 2017 7:35 am

¿Una siesta? Claro, tienes mi permiso para dormir. Aunque me parece raro que puedas conciliar el sueño cerca de mí…

Tras arquear una ceja sorprendido, Kaiser prosiguió con la lectura del libro.

Puedes descansar en la habitación de Asuna. Pero ni se te ocurra mirar en los armarios ni ponerte uno de sus pijamas. Como mucho, si quieres acomodarte, usa la túnica que te he regalado.

Cada segundo que pasaba, cada página que el nigromante completaba… Hacían que se malhumorase más. En un arrebato de aburrimiento, y aprovechando que la armadura le permitía protegerse de cualquier golpe, se levantó y dirigió hasta su zoológico.

Voy a pasear un rato, como intentes escapar o robar algo… Te juro por lo que más quieras que tu primer beso será con un zombie. ¿Entendido?

Tras decir eso, invocó a uno de sus sirvientes, que llevaba la túnica de la menor. A su vez, en la otra mano, llevaba la ropa seca que el nigromante había mojado.

Solo necesitó unos pasos para llegar a su habitación y cerrarla por dentro, mientras dejaba su báculo en los pies de la cama y abría la puerta al zoo. Obviamente, tenía un plan muy claro… Se detuvo en la jaula de los lobos, mientras comenzaba a hablar:

Veamos, caballeros. Ofrezco la libertad a aquel que ataque a Rechy, la gata que he traído y tanto os ha gustado… Tú, el lobo albino, debes lanzarte sobre ella y hacerle todo el daño que puedas. En cuanto lo hagas, yo apareceré y te lanzaré por la ventana. No te preocupes, a partir de ese momento, podrás hacer lo que quieras. ¿Entendido?

Consideró el aullido del animal como un sí, mientras abría la celda y le ponía la correa, así llegó de nuevo hasta su habitación y comenzó a caminar hasta la de Asuna, donde debía estar dormida la semi animal, claro está, que él ni lo sabía. Abrió la puerta muy rápidamente y soltó el animal, mientras se escondía de manera que no se le pudiera ver. Sí, eso sería suficiente. Tras hacer eso, sacó su teléfono y comenzó a caminar por el pasillo, como si no supiera lo que pasaba:
¿Sí, Asuna? Oh, no eres ella… ¿Qué cambie mi línea de móvil? Cuéntame más, por favor…
Y le dio el aparato a Kampert, para que fingiera estar escuchando al tele-operador. Tras hacer eso, entró en la sala y de un simple cuchillazo mató al lobo.

¿Rechy, princesita? ¿Estás bien? Creo que uno de mis animales ha intentado huir… ¿No te habrá dañado, cierto?
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
17
Dromes :
40818
Reputación :
10
Mensajes :
273

Ver perfil de usuario
SEGUIDORES DEL CAOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por Rechy Syphiras el Vie Jun 09, 2017 2:07 pm

Tampoco yo, pero veré que puedo hacer. Me hará falta una buena siesta.

Al menos estaba algo segura de que eso no iba a molestarlo por el momento. Además, estaba ya acostumbrada a tomar siestas después de hacer ejercicio por las mañanas durante los fines de semana.

No necesito pijamas para una siesta.

Lo único que no le gusto fue aquella amenaza, intentar escapar, después de la última vez, no podría ni siquiera pensar en escapar, tratar de robar algo, ella no era una ladrona. Incluso se asqueó de pensar en besar a un zombie.

Entendido.

Tomó la túnica rosa y la ropa seca agradeciendo mentalmente que ya estuviera seca.

Subió a la habitación a donde se había cambiado, el cuarto de Asuna según su amo Ebbon. Al menos se aliviaba de ser el único lugar al igual que la cocina que no fuera un sitio terrible y podría dormir en la cama un rato.

Es muy acolchonada pensaba sentándose en el borde, si pudiera brincaría en la cama pero ya no tenía siete años.

Se fue quitando los zapatos para acostarse en la cama antes de posar sus ojos en la túnica.


Favor con favor se paga. Si ha accedido a que duerma aquí un rato, mejor me pongo la túnica.

Se quitó la ropa y la guardó junto con la que había traído puesta en su mochila, luego tomó la túnica colocándosela encima. Era muy ligera y la tela era suave. Al mirarse en el espejo, no estaba nada mal cuando se vio así.

Creo que voy a tratar de dormir.

Esperaba a que así lo fuera, en cuanto se acostó en la cama, el sueño la invadió un poco, quizás por lo agotada que estaba mentalmente o por la suavidad y calidez de la cama.

De repente, un extraño ruido captó sus orejas, uno que se le hacía claramente familiar que incluso le aterraba, esperaba a que fuera mentira cuando se levantó de la cama, pero no fue así, allí estaba, su peor temor allí estaba, gruñendo, mostrando sus afilados dientes en posición de ataque.

La neko pelirosa no se movió, se quedó paralizada como si sus piernas estuvieran clavadas en el suelo.

El lobo se abalanzó sobre ella y la atacó, el impulso de sentirse en el suelo la hizo gritar, el lobo le había mordido en su hombro. La mordió en el brazo cuando ella intentaba que no la mordiera. Se arrastró por el suelo y el lobo la mordió en su pierna, Rechy se detuvo sin poder hacer otra cosa mientras el lobo le seguía atacando casi arrastrándola por el suelo. Cuando el lobo se fue, su mirada estaba ida en el techo.


Mami ¿Dónde estás? No puedo moverme, ayúdame.

Ayuda. Que alguien me ayude.


Actuo/Narro - Hablo - Pienso

image host

La Neko Rechy ID
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
69339
Reputación :
15
Mensajes :
319

Ver perfil de usuario
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por KaiserApolo el Sáb Jun 10, 2017 1:18 am

Oh, qué pena. Parece que alguien se ha hecho daño. Y supongo que no debo permitirte morir… Qué remedio…

El nigromante, tras matar al lobo y retirar el cadáver de una patada, miró tranquilamente a la neko, que yacía en el suelo con un buen mordisco en el hombro. Tal vez en esa ocasión se había excedido. Tal vez debería ayudarla… Solo tal vez. Tras sentarse a su lado, analizando las mordeduras, pudo deducir que tampoco se trataba de un desangramiento grave. Comenzó a cargar otro hechizo, que hizo que la oscuridad llegara de nuevo a su mano. Tras pensar unos segundos, la consiguió transformar en una venda, con la que cubrió la herida de la neko.

Que conste. Si fueras una nigromante como tan amablemente te he ofrecido, podrías haber carbonizado a ese can en cuestión de segundos. Pero como gata, lo único que has podido hacer es resignarte a respetar la cadena alimentaria.

Y le acarició las orejas, que afortunadamente, seguían increíblemente esponjosas. Parecía estar tocando una nube. Tras colocar la cabeza de la menor en su regazo, sonrió unos segundos al ver que portaba la túnica que tan amablemente le había regalado.

Relájate un poco. Lo mejor es que no te muevas por lo que queda de día. Ah… Ahora me toca a mí ser el criado, por lo que veo.

Tras decir eso, movió lentamente el cuerpo de la neko hacia la cama de Asuna, mientras analizaba de reojo el resto de la sala. Por las gotas de sangre esparcidas, el lobo debía haberla atacado hasta conseguir arrastrarla, y por ende, matarla. Que suerte que había llegado a tiempo… Resucitarla hubiera sido una pérdida de tiempo muy innecesaria.

Voy a por algo dulce, lo vas a necesitar. Y recuerda que como expliques algo de esto, te juro por todos mis dioses que te ahorcaré y te enviaré junto a ese lobo al averno.

Sí, que bien se quedaba uno tras decir eso, descendiendo hacia la cocina, en la cabeza del nigromante se dibujaban diversas opciones de como proseguir, porque aun con lo hecho, le parecía que faltaba algo… Ojalá pudiera controlar también a los vivos, y no solo a una panda de inertes holgazanes que pasaron a mejor vida. Analizando todos los dulces que habían en la cocina, se decantó por un trozo de pastel con chocolate blanco. Y tras cortar una octava parte de este y tras haber hecho el respectivo emplatado, comenzó a subir los escalones, mientras llamaba a la puerta:

¿Estás visible? Traigo algo que puede que te guste, Rechy.

Y volvió a suspirar cuando se sentó a los pies de la cama y le cedió el trozo de pastel a la neko, mientras le daba el respectivo tenedor y cuchillo

Come poco a poco, tampoco te vayas a exceder ahora. Te has llevado un golpe muy fuerte… Lo mejor es que duermas aquí hasta que cicatrice la herida. No te preocupes, Asuna no está este fin de semana, con lo cual, su habitación es tuya en ese lapso de tiempo…

Mientras tanto, colocó la manta tranquilamente sobre la menor, y tras eso, le acariciaba las orejas. De verdad, eso era como el alcohol para los otros seres vivos. Cuando más lo hacía más quería repetir.

Si necesitas algo, dímelo. Y por cierto… Esa túnica te queda extremamente bien.
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
17
Dromes :
40818
Reputación :
10
Mensajes :
273

Ver perfil de usuario
SEGUIDORES DEL CAOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por Rechy Syphiras el Sáb Jun 10, 2017 8:59 pm

Duele, duele mucho.

Sus ojos se posaron en el nigromante cuando le fue cubriendo sus heridas con una venda. Sólo cuando sintió que sus heridas eran cubiertas había vuelto a la realidad a donde estaba.

Gracias dijo ella en un tono casi audible.

Seguía con el mismo temor que tuvo al enfrentarse al lobo, su mente estaba llevándola a otra parte, una en sus recuerdos. Cuando había sido llevaba a que le curaran la herida de su pierna mordida por el lobo, su madre estaba allí, acariciándole la cabeza y sus pequeña orejitas que no eran muy visibles debido a su tamaño y a la cantidad de cabello que tenía que parecía una mata rosa.

Al sentir las caricias en sus orejas, volvió a la realidad en la que estaba y vio al nigromante acariciando sus orejas. Incluso pudo ver una pequeña sonrisa en la cara.

Tal vez si tenga sentimientos pero están tan ocultos en alguna parte dentro de él.

Ya estaba a salvo, por los momentos. Estaría a salvo por algunas horas si lograba sobrevivir a la situación en la que estaba.

Tragó saliva al escucharlo decir eso, jurando que ella jamás diría nada de eso, y si alguien preguntaba, diría que fue un lobo que la atacó en el bosque por accidente.

Cuando se fue miraba de nuevo al techo, quería llorar, pero no podía, sus emociones estaban tan apagadas que ni siquiera podía sonreír. Cuanto necesitaba ahora su pelota de felpa, pero no podía ni levantarse para buscar en su mochila que estaba muy lejos de la cama.

Los ojos de la neko brillaron al ver que el nigromante le había traído un pedazo de pastel de chocolate blanco.

Cuando lo probó sintió el delicioso sabor del chocolate blanco.

Está rico

Mientras comí por pedacitos el pastel, soltó un ronroneo al sentir que el nigromante le estaba acariciando las orejas.

Gracias, es bonita la túnica.


Actuo/Narro - Hablo - Pienso

image host

La Neko Rechy ID
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
69339
Reputación :
15
Mensajes :
319

Ver perfil de usuario
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por KaiserApolo el Dom Jun 11, 2017 12:01 am

He conseguido que ronronees… ¿Eso es bueno?

Bueno… Como mínimo, estaba cómoda en esos instantes. Tras quitar lentamente la mano que estaba
acariciando la cabeza de la neko, se levantó mientras invocaba a otro de sus caídos.

Bien… Ahora, con tu debida autorización, voy a meditar un rato. Si te aburres demasiado, llama a Kampert u otro caído, son extremadamente eficaces. Y ya te lo he dicho. Lo mejor es que no te levantes hasta que te recuperes un poco. Podrías haber muerto...Y seguramente te hubiera resucitado porque eres una herramienta útil, pero me gustas más viva y con consciencia propia.

Y además, en caso de que algún día lo necesitara, las nekos son muy buenas mascotas. Casi lo dijo en voz alta, pero por si acaso, dejó ese comentario para él. Tras levantarse de los pies de la cama, y mientras comenzaba a caminar hacia el jardín, se percató de algo muy extraño… Estaba ya cansado de hacer eso, pero aun así, debía intentarlo. Dibujó un pentáculo en el aire, y pocos segundos más tarde, apareció aquel caído “para ocasiones especiales”. Claro está, que en ese caso, tendría una nueva misión

Quiero que investigues todo lo que hace Rechy, es importante que lo sepa. En caso de que salga de la habitación, síguela de cerca. Y si intenta salir de la casa, y con ello me refiero también a fuera del jardín… Tráela hasta mí atada de brazos y piernas. Por otra parte… Llévale este reproductor de música por si se aburre, y acércale el mando de la televisión, por cierto.

Y tras decir eso, buscó entre las rendijas secretas de su armadura aquel aparato. Tras entregarlo al caído y ver como se alejaba hacia la habitación siguiendo los pasos estipulados, el nigromante pudo sentarse y comenzó a meditar en silencio, en posición de la flor de loto y con los ojos cerrados. Había comenzado a hacer eso tras sentir como sus reservas mágicas flanquearon un par de veces en lo que va de mes. Claro está, es comprensible que eso suceda, pero aun así, había algo que incomodaba mucho a Kaiser. Él había sido siempre infalible mágicamente hablando, y el hecho de que en esos momentos pasara algo similar, no hacía más que alimentar su odio hacia el resto de seres vivos. Muy pocos eran aquellos que podían atravesar las barreras del corazón de este brujo: la primera de todas, aunque cueste admitirlo, fue Rechy, pues no la mató cuando tuvo ocasión, y la segunda, como se puede obviar, Asuna.

Me pregunto qué estará haciendo esa gata…
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
17
Dromes :
40818
Reputación :
10
Mensajes :
273

Ver perfil de usuario
SEGUIDORES DEL CAOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un fin de semana algo inusual (priv. Rechy Syphiras)

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.