FELIZ CUMPLEAÑOS
Hace 6 años se creó esta comunidad con la intención de unir a los roleros y crear una familia. Hoy me es grato decir que se ha cumplido desde el inicio. Bienvenidos a Éadrom, bienvenidos a Takemori.

Muchísimas gracias a todos nuestros usuarios. Este es un triunfo que compartimos no solo con los registrados actuales, si no también con aquellos que se fueron.
Muchas gracias!
6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
CENSO
DE JULIO
¡FIRMA OBLIGATORIA!
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


CAPITULO III: A PRUEBA DEL AMOR (BASE DE LA SECTA)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

CAPITULO III: A PRUEBA DEL AMOR (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por Ambientacion el Mar Mayo 30, 2017 9:09 pm



BASE DE LA SECTA
CAPITULO III

• A PRUEBA DEL AMOR •


Yuno Gasai y Aoshin Monji, luego de haber estado varias horas intentando encontrarse bajo el caos de la ciudad, logran hacerlo. Aquellos enamorados, deciden tomar un rumbo que bien podría cambiar por completo sus vidas sin embargo, estos parecen estar ajenos a esta cuestión y continúan según lo pensado.
Aoshín logra dar con la base de la secta y junto a Yuno, hacen demostración de lo que podrían hacer dejando a varios soldados [NPC], inconscientes en el suelo.

Rápidamente son rodeados y tomados como posibles amenazas. Con sus armas en alto apuntaban a las cabezas de ambos chicos, esperando que a que cometieran cualquier paso en falso para apretar el gatillo. Cuando se trataban de tomar resoluciones, no se andaban con miramientos, ni dudas.
Pero las palabras del joven pelinegro, hizo que todos se mirase entre sí y comprendieran porque habían dado semejante espectáculo de bienvenida. Lentamente comenzaron a retirar sus armas pero sin confiar demasiado, hasta que la voz de un superior de estos, les indicó que se apartaran y así lo hicieron.
Ahora los jóvenes veían a otro soldado uniformado [NPC], que parecía tener un poco mas de rango que los que se encontraban a su alrededor como para que estos se hicieran a un lado.
Éste les informó que serían llevados a hablar con un superior para que comentaran que era lo que hacían allí y su deseo de unirse a el bando correcto en todo este caos. Luego les extendió una venda y les indicó que se la pusieran.

Así es como Yuno y Aoshin fueron escoltados al interior del fuerte de la secta, privados de su visión, y conducidos a quien sabe dónde, para hablar con quién sabe quién.

Mientras tanto, en el salón principal de la secta, descansaba aún el mal herido de Michail Ivanov, quien había quedado muy mal luego de su última pelea y llevado de urgencia a los hospitales del cuartel. Se podía decir que ya se encontraba de mejor estado, pero claramente no estaba apto para salir nuevamente a patrullar por la ciudad. Sin embargo, en la Secta nadie se quedaba mirando el techo.

Alguien entró por la puerta, otro soldado [NPC], irrumpiendo con el silencio y la calma, y le informó que sería el encargado de entrevistar y corroborar la veracidad de las palabras de dos jóvenes que habían irrumpido en la fortaleza, diciendo querer unírseles.
Se le proporcionaron un par de detalles de sus aspectos físicos y le aseguraron que de un momento para el otro estarían en el mismo lugar que ambos.

Así es como la mañana de Michail estaba a punto de volverse más interesante que hacía días atras.



SISTEMA Y DADOS

•Ambientación•

Los turnos son los siguientes:
-Michail Ivanov
-Aoshin Monji
-Yuno Gasai

En este tema, los enamorados deberán convencer al escéptico de Michail que los ve como niños indefensos que realmente quieren entrar en la Secta.
Se les dará tiempo para que interactúen entre si, que expongan sus razones para unirse y preguntarle a Michail si tienen alguna duda.
Cuando lleguen a un acuerdo y este considere que cree en lo que le están diciendo entonces, deberá poner un spoiler con la resolución.
Luego de esto, Ambientación intervendrá para seguir con la trama.

Turnos: Máximo de 7 días por usuario para contestar, de no emitir respuesta, se saltea. A la 3ra falta de respuesta, su personaje sera levemente manipulado por Ambientación para dejarlo fuera del tema.




avatar

Dromes :
34406
Reputación :
9
Mensajes :
100

Ver perfil de usuario
USUARIO NUEVO

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: A PRUEBA DEL AMOR (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por Ambientacion el Miér Jun 07, 2017 9:02 pm

Aclaración:
Por el momento Michail no podrá participar de la trama, por lo cual en su lugar se introducirá un NPC para que cumpla su función. Muy buena suerte a todos!


Esa mañana me tocaba hacer trabajo dentro de la organización. Se estaban gestando los preparativos para una práctica generalizada de los novatos que quería aprender el arte de ser francotirador.
-Ingenuos.-miré a través del cristal del gran ventanal que estaba en el salón principal.
A esta hora, todo se encontraba muy tranquilo. Y por tranquilo nos referíamos a dentro de la base, ya que aquí todos estaban cumpliendo con sus respectivas tareas. En las calles, era otra historia. Allí había un auténtico caos.

Me separé de la ventana para acercarme a la pequeña mesilla de al lado del mullido sillón en donde había estado sentada hacía momento atrás. Tomé el té que había en ella, y miré un par de papeles que aún reposaban en ella. Eran los informes del día anterior.
-Que aburrido.-suspiré y finalmente me decidí a tomarlos para leerlos.
Un par de personas ingresaron en el salón donde me encontraba y al verme se inclinaron en forma de respeto, a lo que respondí solo con una mirada y me dispuse a seguir con mi tarea. No servía de nada relacionarme con personajes extras dentro de la Secta.

Finalmente decidí sentarme en el sillón y cotillear las noticias desde el móvil, cuando comencé a escuchar unos ruidos provenientes del exterior. ¿Qué sería? No es mi problema, pensé.
Seguí así por al menos 30 minutos mas cuando un escuadrón de aviso ingresó en el salón principal y se paró a escasos metros de mi.
Levanté la vista y con mi expresión tan característica de que me dijeran algo que valiera la pena o los haría sufrir por interrumpirme, uno de ellos me informó que en la entrada a la base se había desatado una mini pelea entre dos jóvenes, una chica de pelo rosado y un chico de pelo negro, contra los soldados que custodiaban esa zona.
Aún así lo interesante es que dijeron querer unirse a la secta y por eso quisieron demostrar de forma pequeña que podían dar.
-¿Y qué esperan? ¿Qué los felicite?-los miré algo molesta

Me paré y fui nuevamente a la ventana, uno de ellos me comentó que los estaban trayendo a donde estaba para que comprobara si su historia era verdadera y les hiciera las pruebas correspondientes.
Intenté preguntar si no había alguien que se encargara de eso por la base, ya que no entraba dentro de mis responsabilidades andar de secretaria pero me dijeron que Michail que era el asignado para encargarse, aún seguía grave y no podría.
Me di vuelta para ver a la escuadrilla y les dije que no tardaran en traerlos o sufrirían las consecuencias de haberme hecho esperar. Y con esto último, simplemente la habitación volvió a quedar vacía y en silencio a la espera de que llegaran los famosos revoltosos.
avatar

Dromes :
34406
Reputación :
9
Mensajes :
100

Ver perfil de usuario
USUARIO NUEVO

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: A PRUEBA DEL AMOR (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por Aoshin Monji el Dom Jun 11, 2017 8:29 pm

Una vez vio dudar a los soldados se "relajo" un poco, ambos tenían los medios para seguir combatiendo o simplemente defenderse, por lo que no le importaba ser atacado, solo era cuestión de tiempo para que alguien que valiera la pena notara el alboroto "Parece que entrar sera fácil..." Penso al ver la llegada del superior y de como este les indicaba a los demás que se apartaran "Quedarnos o salir con vida, sera un poco mas complicado" Guardo sus armas ante el comentario del sujeto, cruzo la mirada con su compañera, mientras que sus ojos se tornaron rojos de forma fugaz "No bajes la guardia, no es necesario que lo diga" Tomo la venda y cubrió sus ojos para ser escoltado al interior de la base.

Estaba confiado, no necesitaba crear ningún plan de infiltración, alguna mentira elaborada que pudiese ser descubierta, ni nada por el estilo, realmente deseaba unirse a La Secta después de todo, ellos mismos habían incitado a la población para que los apoyaran en primera instancia, así que a parte de algún método invasivo que tuviesen para interrogarlos, no esperaba demasiados problemas para que los aceptaran.

Luego de un rato llegaron a su destino o eso pensó cuando se detuvieron, así que no tardo en quitarse los vendajes, para encontrarse en lo que parecía ser un salón, con la visión de una mujer ante sus ojos, aunque un detalle resalto de inmediato -Asumiré que eres la persona a cargo o que al menos posees cierto rango en este lugar - Desvió su mirada para ver de forma breve a través de la ventana, manteniendo una expresión fría y calmada en todo momento -Sin ver el panorama completo, puedo decir que tus soldados son incompetentes, mostré un mínimo de mis habilidades, me permitieron entrar a su base como si nada, completamente armado y con nada mas que una venda en los ojos, vaya forma de ser precavido -

Bostezo antes de volver su mirada hacia aquella mujer -También esta esa ventana... Puedes ignorarme, solo pienso en voz alta... Tal vez, yo solo puede haber armado el teatro de afuera, entrar con X persona cargada de explosivos, esa persona actuaria como un bombardero suicida, dejando al activo importante, a mi, libre de usar la ventana para escapar y repetir el proceso un par de veces, o de forma simultanea con ayuda de otros, si eso fuese posible necesitan mas ayuda de la que imagine - Se rasco un poco la cabeza antes de ocultar las manos en sus bolsillos -Solo es un ejemplo, asumiendo que veo el panorama completo, podría haber una barrera que anule nuestras habilidades y esa ventana podría ser una ilusión, en ese caso... estoy mas interesado en unirme a ustedes -


Última edición por Aoshin Monji el Dom Jun 11, 2017 8:39 pm, editado 1 vez (Razón : Olvide quitar la firma)
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
25943
Reputación :
5
Mensajes :
123

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: A PRUEBA DEL AMOR (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por Yuno Gasai el Lun Jun 12, 2017 7:44 pm

Por fin el dúo había llegado a la Base de la Secta. Durante el camino volando hacia allá, Ao-kun le había explicado a la pelirosa todo lo que tuviera que explicarle, las razones por las que quería unirse a la Secta, a lo que Yuno suspiraba con pesadez.

Pasado:

-Ao-kun... Deberiamos escapar juntos y ser felices por nuestra cuenta... Por primera vez en tu vida deberías ser egoísta y pensar en nosotros... Tehehehe... ¡Hahahahahaha! Nee... Si eso es lo que quieres, vida mia... ...te acompañare... Solo para protegerte. ♥ ¿Está bien, Ao-kun? - Sonriendo.
(Aclaración: Los colores de letra representan "cambios" en su tono de voz. Los rosas más claros es con un tono de voz más dulce, mientras que los colores rojos/rojizos es con un tono de voz más "maduro" y/o agresivo, en este caso, no hay agresividad activa (gritos), sino pasiva (charla))

Presente:

Volgear Gate le importaba una mierda. La Secta le importaba una mierda. ¡Sus propios amigos le importaban una mierda! ¡Los inocentes, la guerra, cualquier cosa! ¡Hahahahahahaha! ¿Y por qué estaba aquí? Aaah ~ Para cumplir los caprichos de su querido. ~

A Yuno no le agradaba la idea de entrar a una guerra porque no quería arriesgar la vida de su amante. Bien podían usar ese tiempo para hacer cualquier otra cosa en un mundo lejos de Sectas, en  un mundo lejos de Tashiro, de su hermano, de mujeres que quisieran arrebatarle el amor de Shin-sama, de lo que fuera, y ser felices entre los dos... Pero ya que él había insistido, vale... Allí estaría ella, como una mujer de guerra luchando al lado de su amado, protegiéndolo como había jurado proteger. Parecía ser que la unica forma de acabar con todo ese círculo vicioso era exterminando todo lo que estuviera interrumpiendo la felicidad entre Ao-kun y ella. La pelirosa siguió a su lado a pesar de esa pequeña "discusión marital" (?) por si tenían que unirse al grupo atacante, o ignorarlos e irse y rehacer sus vidas en otra parte. Aunque durante el transcurso del viaje, recordó dos personas que habían logrado ablandar su corazón humanitario: Midoriya y Tharja. Aun así, se le hacía un poco molesta esa agrupación a la que su marido quería unirse.

"Después de todo, la Secta la había separado de Shin-sama por algunos días con su estúpido ataque repentino a la ciudad..."

Y allí estaban, en la base de los infelices que la separaron de su amor, fingiendo una sonrisa que no sentía, controlando sus instintos asesinos por no liar los sueños y metas de su amado...

"¿Cuánto tiempo podría aguantar...?"

Pasado:

Tomó las manos de su querido y se las puso en el pecho...
-Usame... - Sonrisa leve. -...quiero ser lo más importante para ti... Así que usame para alcanzar tus metas. Usame a tu favor. Contrólame... A cambio, lo único que pido es... tu amor...  

Era una persona contradictoria, pero más importante: Estaba enferma. La pelirosada había salido de una familia disfuncional y he allí una de las razones de su locura. Por eso...

Presente:

...por eso estaba en la Secta. Aguantando mis ganas de matar a todos los que me apartaron de Shin-sama por unos días. Por eso no les destruía todas esas malditas armas de fuego con mi técnica. Por eso sonreía sin querer hacerlo. Porque estaba ahí para cumplir los sueños y metas de la persona que me estaba salvando de la auto-destrucción... Pero ¿cuáles eran mis verdaderos sueños y metas? Estar con Ao-kun... ¿De qué manera...?

-Tehehehehe. ♥ ~   - Dejó salir una leve risa tierna cuando vió salir al soldado uniformado de más rango. Habían llamado la atención tal y como quería hacer Ao-kun. El hombre les había informado que serían llevados a hablar con un superior, y les extendió unas vendajes para que se las pusieran en los ojos. ¿Hmmmm? Eso había sido raro. Ella pensaba que los iban a tomar, les iban a tirar al piso, a desarmar y a vendar los ojos a la fuerza, pero parecían ser bastante amables para como ellos entraron al lugar. Probablemente por las palabras que Ao-kun les había dicho antes.

Ao-kun había guardado sus armas. Yuno hizo lo mismo, solo que... Ella atacó usando su katana sin desenfundar, sus puños y patadas, así que la volvió a poner en el lateral de su cuerpo. Traía sus otras armas consigo, bajo sus vestimentas.

El pelinegro había cruzado miradas con ella. Sus ojos se le habían vuelto rojos por unos momentos. No ascintió con la cabeza, no dijo nada, para que los soldados no malinterpretaran, pero ella había entendido lo que Ao-kun quiso decir. Esperó a que él se pusiera las vendas en los ojos y miró a su alrededor con desconfianza. Quería asegurarse que todos hubieran bajado sus armas para que ninguno le disparara a traición a Shin-sama. Cuando ya estaba segura de ello, decidió ponerse la venda en los ojos y seguir a su compañero a su lado.

¿Qué estaba haciéndo la pelirosa durante el recorrido...? ¿Pensando en tener unas buenas vacaciones con Ao-kun? No, algo totalmente diferente a eso.

"X" pasos en línea recta... "X" pasos hacia la derecha... Bajamos tres escalones, cuatro pasos después de girar... Después de "X" pasos volvimos a girar hacia la..." - Pensaba con mi "verdadera naturaleza."

Estaban metiéndose en la cueva del lobo con los ojos vendados... Pero nada le impedía contar los pasos y escuchar a sus alrededores para saber por donde los llevaban. Es decir, estaba haciéndo un mapa mental del lugar, solo en caso de que tuvieran que abandonar la base de emergencia...

Finalmente los metieron dentro de una habitación... "No estamos muy lejos de la entrada principal... Calculo que una media distancia." - Se quitó la venda cuando... -Asumiré que eres la persona a cargo o que al menos posees cierto rango en este lugar - ... escuchó como Aoshin comenzaba a hablar.

La pelirosada observó la habitación y sus exteriores (el pasillo a ver si habían guardias y cuantos habían, en caso de que la puerta no fuese cerrada), observó la ventana como una vía de escape, y también observó la mujer de arriba a abajo. Esperaba que no se le ocurriera coquetearle a su amado y que mantuviera su postura. Ya le había prometido a Ao-kun no estallar de los celos con locas que se le acercaran protegerlo excesivamente, pero quien sabe, quien sabe como manejaría ella la situación. De momento, aquella pelinegra armada no parecía tener esas intenciones. Era un "alto cargo", o al menos alguien importante, así que se mantendría en silencio, escuchando como su Shin-sama decía las cosas al grano y sin rodeos. Verdades (a su parecer) que eran hirientes y humillantes para esa organización, quien sabe como ella lo tomaría.

-Solo es un ejemplo, asumiendo que veo el panorama completo, podría haber una barrera que anule nuestras habilidades y esa ventana podría ser una ilusión, en ese caso... estoy mas interesado en unirme a ustedes . - La muchacha caminó algunos pasos hacia al frente, mirando la mujer a los ojos.

-Gasai Yuno. - Se presentó para señalar a su compañero con el dedo pulgar. -Aoshin Monji. Mi esposo. - Había mentido en eso. No se habían casado, pero igual marcaría territorio (lo hacía con todo el mundo) y disolvería la duda que pudiera tener ella de "¿Por qué vinieron juntos?" o algo así. Matar dos pájaros de un tiro. Aaah, nada mejor como que fuera tu chica la que tomara la iniciativa. Los cuentos de hadas de Yuno eran algo como: "No esperes que tu príncipe venga a ti. Tu, se mujer, toma la iniciativa. Buscalo, secuestralo, violalo." -¿Con quién tenemos el placer de hablar?

Esperó a que ella se presentara, si es que lo haría. La cuestión fue que... -Cierto, mis modales... - Hizo una reverencia a la señora. Era costumbre de la pelirosada hacer reverencias por su nacionalidad. -Y diganos, ¿para qué somos buenos? Mi compañero ya ha dejado en claro que desea unirse a la Secta. Si vengo con él, es porque quiero lo mismo. ¿Hay algo que desee saber?  - Sonrió. Su tono de voz no era el de la Yuno tierna que todos conocían, ahora era un tono de voz maduro. No usaba sarcasmos, ni burlas. Simplemente hablaba con neutralidad.
avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
43576
Reputación :
14
Mensajes :
279

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: A PRUEBA DEL AMOR (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por Ambientacion el Miér Jun 21, 2017 1:04 pm


Unos mocosos confiados de sus habilidades, solo porque los soldados era uno mas incompetente que el otro, es algo que me llena de rabia. Pero debo reconocer que admiro esa clase de confianza, si bien el chico ya parecía alguien mayor y la niña una simple alumna, han demostrado ciertas habilidades, pues han superado con tremenda facilidad a mis soldados, eso quiere decir que son seres mágicos, no son comunes y corrientes, eso puede notarse a lo lejos. Si algo busca La Secta, es gente que se una a su causa, para no tener enemigos potenciales ni problemáticos, tal vez pueda aprovechar esta situación y conseguir a la organización dos reclutas mas.

Sin ir mas lejos, no dejaría que por dirigirse a esa manera hacia mi persona les fuera tan fácil, había que enseñarles un poco de respeto. -Pareces alguien muy confiado para solo haberme demostrado que puedes deshacerte de unos incompetentes soldados con juguetes, muchacho- Una sonrisa malvada se plasma en mi rostro, ya tengo algo planeado para ellos. -¿Ustedes en serio piensan que entrar a una de las bases de La Secta, seria tan fácil? ¿Que solo designaríamos a un par de soldados armados en medio de una ciudad llena de seres mágicos?... JAJAJAJAJA- Una risa maliciosa y muy sincera se genera en el ambiente, una carcajada de gracia y a la vez de malicia. Poco a poco empezó a detenerse y a respirar un poco. -Ha... lo siento, es que no acostumbro a escuchar cosas tan graciosas todos los días, menos viniendo de mi- Me limpio las pequeñas gotas de lagrimas de risa que se generaron en mi rostro, usando también un poco mi muñeca. Me siento firme y ya lista para hablar en serio con ellos.

-Verán... no es tan fácil pertenecer a La Secta así como así, chicos. Deben demostrarme si son capaces de llevar esta insignia en su pecho- Señalando el escudo de La Secta en mi uniforme con mucho orgullo, quien deshonre este símbolo se vera obligado a ser sentenciado por mi misma. -¿Saben la razón por la cual hay simples soldados rodeando esta base?- Hago una pausa cerrando los ojos con mucho orgullo, para luego abrir mi ojo izquierdo, en el cual se genera un tatuaje muy pequeño alrededor y se vuelve de un amarillo llamativo. -Eso es porque yo estoy aquí, y yo sola puedo defender esta base con éxito créanme eso...- Inmediatamente después de decir las ultimas palabras, hago uso de mi poder, concedido por el gran Volgear, mi ojo "All Might", el cual mediante el, me vuelvo capaz de generar una fuerza invisible, esta fuerza busca someter a la pareja, haciendo un peso constante de una tonelada sobre sus cuerpos, como si estuvieran siendo aplastados por esta. -Para ser miembro de esta organización, se necesita tener dedicación y enfoque, hahaha...- Rio un poco para mi misma. -Libérense del poder de mi ojo sin usar ningún tipo de poder y sin ayudarse entre ustedes, cada uno por su cuenta. No dudare en ejecutarlos si reprueban, por hacerme perder el tiempo...-

-Libérense de este poder... y veremos si son dignos de siquiera saber mi nombre...- Su mirada amarilla y diabólica se ubica sobre ellos, aplastandolos poco a poco.

Sistema:
¡Saludos chicos! Muy bien, la fuerza del poder es de una tonelada (la máxima en el foro y ninguno seria capaz de liberarse de ella físicamente) Y como bien dijo la sargento, no pueden usar poderes ni ayudarse entre ustedes, es una prueba individual. Si desean unirse a La Secta, deben cumplirla. La explicación para liberarse del poder es calmar la mente y enfocar su voluntad en liberarse de ello, muy parecido a la respiración, la cual se calma a medida que se esta mas tranquilo, solo que aquí es un poco mas fantástico. (?) ¡Buena suerte!


Última edición por Ambientacion el Sáb Jul 15, 2017 11:47 am, editado 1 vez
avatar

Dromes :
34406
Reputación :
9
Mensajes :
100

Ver perfil de usuario
USUARIO NUEVO

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: A PRUEBA DEL AMOR (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por Aoshin Monji el Dom Jun 25, 2017 3:12 pm

Mas allá de burlarse, no había ninguna razón para hacer esa clase de comentarios, estaba allí para unirse al que el consideraba el mejor lado, bien sabia que eran soldados sin importancia, así que no tenia sentido jactarse de ello, que tampoco lo había hecho -La idea era llamar la atención, pero en todo caso pude entrar, el método es irrelevante mientras el resultado sea el mismo, sobre lo demás, ya que por el momento soy solo un intruso, no necesito demostrarle nada - El seguía esperando a que la mujer llegara a un punto, no había ido a charlar o tomar una taza de té.

Observo la insignia brevemente, manteniendo una expresión fría en todo momento, luego permaneció atento al resto de sus comentarios, realmente no le importaba la razón, que ella pudiese defender la base sola, era tan cierto como que el pelinegro podía invadirla el solo, ya que la mujer frente a el tampoco le había demostrado nada, si era tan fuerte como afirmaba, no tenia ninguna necesidad en presumir en frente de unos simples "muchachitos" descocidos, estar seguro de las habilidades propias es una cosa, subestimar al enemigo era algo por completo diferente -Aclarado esos puntos, es libre de probar nuestras habilidades cuando guste -

Permaneció inmutable tan pronto sintió aquella presión alrededor de su cuerpo, no tardo en idear varias formas para escapar, nada sutiles en su mayoría, pero no perdería la calma, apretó un poco los dientes tras el "ataque" inicial, pero recupero la compostura de inmediato, no le daría el gusto, por eso no demostraría el dolor que sentía en ese momento, tampoco quería que Yuno reaccionara de forma impulsiva, por lo que el pelinegro debía mantener la calma -Nada mal... -

No se rendiría ante algo tan simple como eso, que según aquella mujer, solo era para saber su nombre "Luchar con una maldición por tantos años, para que venga una desconocida a someterme con una mirada... No me hagan reír" Por esa misma razón estaba en desventaja, tenia que "luchar" contra dos cosas al mismo tiempo, pero su voluntad se antepondría tarde temprano, como siempre lo hacia, nada lo desviaría de su objetivo, aquello no era mas que otro escalón que debía subir.
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
25943
Reputación :
5
Mensajes :
123

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: A PRUEBA DEL AMOR (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por Derven Greyback el Dom Jun 25, 2017 3:12 pm

El miembro 'Aoshin Monji' ha efectuado la acción siguiente: Juegos


'Defensa' : 3
avatar

Dromes :
177141
Reputación :
20
Mensajes :
9374

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: A PRUEBA DEL AMOR (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por Yuno Gasai el Mar Jun 27, 2017 2:47 am

Spoiler:



Estabilidad mental... Estabilidad mental... Estabilidad mental... ¿Qué era eso? ¿Con qué se comía? ¿Cómo podías pedirle estabilidad mental a una joven que no conoció sus verdaderos padres, que sus padres adoptivos le hicieron tener una familia disfuncional, que recibió maltrato de todo tipo por tantas personas, y que eventualmente la vida la quebró.

Yuno era como una bomba de tiempo. En cualquier momento sus plumas podían caer y volverse un demonio. Depresiones severas, soledad, locura, enfermedades mentales... La pobre ya estaba llegando al límite de la locura sin vuelta atrás cuando conoció a Ao-kun meses atrás. En ese momento el camino que llevaba para transformarse en un demonio se había detenido, quedando entre medio de lo que sería un ángel caído y un demonio, es decir, que de haber seguido por esas sendas oscuras, era probable que hubiera terminado como tal.

Era por eso que, a pesar de tener la mente fría para muchas situaciones, a veces no podía tenerla cuando alguien se atrevía a... -Libérense de este poder... y veremos si son dignos de siquiera saber mi nombre...- ...ponerle un miserable dedo encima a su amo y señor, Shin-sama...

¿Había escuchado bien...?
¿Esta hija de puta se había atrevido a atacar a Aoshin-sama...?

La pelirosa enseguida intentó usar su magia de oscuridad una vez, haciéndolo de forma violenta. No estaba con juegos ni rodeos. Ella era el ángel guardián de su amado y no iba a permitir que esta zorra lo hiciera ponerse de rodillas. Al contrario, la vieja tenía que ponerse de rodillas ante él. Justo cuando usó su magia oscura, la pelirosa notó que no funcionaba, no servía de nada.

"¿Qué demonios...? Mi magia de oscuridad no sirve. Y tampoco puedo concederle mis poderes a Ao-kun para potenciarlo... Mis alas... N-No. No puedo dejar que esa maldita zorra haga lo que quiera con MI Ao-kun..." - Pensó.

En un inicio se había tratado de mover violentamente para salir de aquella presión que le estaba impidiendo el movimiento. Quizás no tenía estabilidad mental... Pero su fuerza de voluntad para proteger a Aoshin-sama la estaba dando la motivación necesaria para pasar... O al menos intentar pasar la prueba que le ponía la mujer. En esos intentos de escape, la pelirosa notó como el uso de sus poderes mágicos no estaban funcionando. Era como si lo que hizo aquella mujer con su ojo amarillento les estuviera suprimiendo, o de alguna forma, negando la enorme cantidad de poder.

Flashback: Vuelo

-Puede que nos interroguen, torturen o algo, debes mantener la calma... Solo asi nos aceptaran.

-N-No se si pueda, Ao-kun... - Sonrisa nerviosa. -No se si pueda mantener la calma viendo como te torturan... S-Si... Puedo curarte pero... No podré perdonar aquella persona que te haga daño. - De tan solo pensar que alguien atacaba a Ao-kun de esa  forma... -D-De todas formas, lo haré por ti. Lo intentaré... Pero ya conoces mi problema...

Presente:

"Quería matar a esa mujer...
Arrancarle la tráquea...
Despedazarla...
Sus demonios internos le estaban pidiendo a gritos... Hacerla... Pedazos... Aunque estuvieran dentro de la Base Enemiga.
Estaba harta de la Secta.
La habían separado de Aoshin-sama por días... Y ahora se atrevían a atacarlo...
¿Qué podía hacer? Aguantar por Ao-kun... Pero eran esas mismas personas las que lo habían separado de su amado, y ahora lo estaban atacando a traición."

Yuno tenía suerte en algo, y es que cuando acompañaba a Ao-kun a "cazar", él se dió cuenta de su desequilibrio mental cada vez le hacían daño. Hacer eso era como darle un "buff" apasionado a la pelirosa para que se luciera más en combate. Además de los intentos de asesinato accidentes que tuvo hacia personas inocentes por haber pensado que sonrisas coquetas significaban que le iban a quitar a SU Shin-sama... La cuestión es que, a raíz de esto, Ao-kun no solo se convirtió en su acompañante-amante-novio-esposo secuestrado, también se convirtió en su maestro-mentor-psicólogo-psiquiatra y ella en su estudiante. ¿En resumidas cuentas...? Él se había dado cuenta de su desequilibrio mental y la estaba ayudando a estabilizarse, pero no sería algo que se daría de la noche a la mañana. Por eso...

-Nada mal... - Giró la cabeza para ver a su acompañante sereno, tranquilo... Ao-kun, ¿no te dolía...? Estaba segura que si... Mas las acciones de esa mujer habían sido adrede, con intenciones de herirlos. La pelirosa cerró sus ojos y apretó los puños, recordando las palabras de la fémina: "¿Saben la razón por la cual hay simples soldados rodeando esta base? Eso es porque yo estoy aquí, y yo sola puedo defender esta base con éxito créanme eso..."

O eso era verdad, o estaban intentando ponerlos a prueba para ver si se atrevían a matarla. De ser así, la prueba fallarían, y la misión de Ao-kun se iría a la mierda. Con los ojos cerrados intentaría encontrar ese equilibrio mental que no tenía. ¿Para qué engañarnos...? Estaba tratando de suprimir los instintos asesinos por el bien de Ao-kun. Recordando las lecciones de supervivencia que su compañero le dio: Siempre habría alguien más fuerte que ella. Y Yuno en esos momentos se sentía tan...

No pensaba doblegarse. No quería que su compañero se doblegara, y de hacerlo, le metería una patada en plena cara por haber sido tan débil. Ahora que lo pensaba, ¿acaso todos los soldados de esa organización habían pasado por esa prueba, por pruebas similares, o es que se la estaban haciéndo a ellos dos por haber entrado de esa forma a la base, o para ver si sacaban sus verdaderos colores? De ser la primera opción, ¿cuántos entrenamientos de terror habrían pasado los soldados de la Secta?  

Ao-kun era mucho para la Secta... Ao-kun debería formar su propio ejército y no seguir órdenes de otro para que le trataran de esta forma... Veía en Ao-kun un líder nato, y no en esta posición en la que se habían metido.

"Analicemos la situación con la mente fría. No puedo usar mis poderes, tampoco mi fuerza física. Esta maldita presión nos va a matar. Parece que Ao-kun tampoco puede usar sus poderes ni su magia. El ojo de la señora es feo..." - Pensaba. "¡Ah! ♥ ¡Shin-samaaaaa! ♥ ¡Creo que lo tengo, mi amooor! ♥ ¡Solo tengo que arrancarle el ojo a la mujer, para liberarnos de estoooo! ¡Kyaaaaa! ♥ ¿No es genial, querido? ♥ " - Seguía pensando. "Esta bien, Ao-kun... Conseguiré el ojo de la señora para ti, mi vida. ♥ La dejaré con vida, pero... ¡Nos liberaremos de esto, mi querido Shin-samaaaa! ♥" - Ahora pensaba con un tono de voz dulce y comprensible para su amado.

La pelirosa sonrió. El odio en su mirada había desaparecido, ahora llevando ambas manos a sus mejillas por haber tenido aquel pensamiento tan bello. Si lograba liberarse de eso, iría a donde la mujer, la golpearía en la cara, le quitaría el ojo, y con esto hecho podría entregarselo en las manos a su Ao-kun para liberarlo de ese castigo. ♥ Lo unico malo en sus planes era que tenía que mantener la... cordura, y resistir a lo que le había dicho Ao-kun durante el vuelo, pero... Aah, maldita sea. Solo quería pensar en que lo hacía.

Y así, con su fuerza de voluntad en un 400% y su mente decidida a hacer lo que fuera por Ao-kun o casi todo, porque Yuno no conocía la palabra "privacidad", se llenaría de fuerza devoción, lealtad, y ganas de hacer algo por su querido, e intentaría lanzarse en contra de aquella mujer... No para matarla, no para quitarle el ojo. Sino que, aquellos pensamientos ayudaban a darle la "fuerza de voluntad" a Yuno  para poder seguir apoyando a Shin-sama. Eso si, si lograba llegar a donde la mujer, le golpeaba la cara, o el estómago. De momento no estaba demostrando su faceta violenta porque se había calmado pensando en todas las cosas que podía hacer por Ao-kun, y al verlo a él tranquilo (que no le convencía porque sabía que le dolía, pero lo usaría de ejemplo) lo haría ella igual.

"Unirme a la Secta por Ao-kun... ♫ Ser una buena niña por Ao-kun... ♫ Matar por Ao-kun... ♫ Sacar el ojito de la señora por Ao-kun... ♫" - Cantaba aquella canción en sus pensamientos para tratar de ignorar lo que no se podía ignorar... Buscaba, tambaleante, lograr liberarse de aquella fuerza invisible para salir corriendo hacia la mujer, golpearla en el estómago con fuerza para dejarla sin aire, demostrarle su poder y que así ella perdiera control de su fuerza para poder liberar a Ao-kun.

O esas eran las ganas que tenía...
...pero de momento se enfocaría en salir de esa técnica.

-¡¡¡HAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHA!!! - La pelirosa empezó a reír de la nada. Para la mujer: A saber que diablos estaba pensando y que era tan gracioso. Para Aoshin: Quizás se imaginaba que le pasaba por la mente, aunque a veces la mente de la pelirosa caminaba por senderos misteriosos. De momento, a salir de la técnica con su fuerza de voluntad por poder servirle a Shin-samaaaaaaaaaaaa. ~  ♥
avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
43576
Reputación :
14
Mensajes :
279

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: A PRUEBA DEL AMOR (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por Derven Greyback el Mar Jun 27, 2017 2:47 am

El miembro 'Yuno Gasai' ha efectuado la acción siguiente: Juegos


'Defensa' : 14
avatar

Dromes :
177141
Reputación :
20
Mensajes :
9374

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: A PRUEBA DEL AMOR (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por Ambientacion el Sáb Jul 08, 2017 12:23 pm


El poder de mi ojo prácticamente es un golpe gravitacional, algo que dobla hasta a los seres mas fuertes y que la fuerza bruta solo le haría mas complicado, todo esta en la calma y equilibrio de voluntad que cada uno tenga. Yo no haría mas que sonreír y cruzarme de piernas de manera muy llamativa, sentada en algo muy parecido a un trono, el reposo ideal para alguien de mi rango y mi poder, y con la vista perfecta para observar como estos niños se doblegan ante el poder All-Might. Mi ojo brillaba de una forma llamativa, observando a ambos, quienes estaban dentro de la zona de presión, si lograban salir entonces seria algo beneficioso para ellos y para mi, habría ganado a dos interesantes aliados y los planes se pondrían en marcha una vez tenga algún trabajo para ellos.

El chico varón tener complicaciones, era de esperarse, casi nadie era capaz de soportar ese enorme peso invisible sobre su cuerpo, como si un edificio estuviera aplastando y amenazando con pulverizar cada uno de sus huesos. Pero por otro lado, aquella jovencita se encontraba en silencio, lo cual borro la sonrisa de mi rostro, para abrir bien mis ojos e impresionarme ante lo que estaba presenciando.

-Esta chica... esta demente...- Dije casi para mi misma, la peli-rosa se ha liberado completamente y ya no tiene dificultades para mover su cuerpo, pero lo que mas me causo impacto fue aquella aterradora risa.  ¿Como alguien con tan poco juicio puede liberarse de tal poder? ¿Que sentimientos o pensamientos ha usado? Parece ser que seria una pieza clave a futuro. Pero, si bien ella ahora esta libre, ahora quedaba el otro chico, quien parecía no estar del todo seguro y con algunas complicación respecto al poder. A medida que pasan los minutos, mi poder sobre su cuerpo aumenta. -Una lastima que el no pueda lograrlo...- Volví a sonreír y apoyando una de mis manos en la mejilla. Esto esta mas interesante de lo que pensaba.

Spoiler:
Gracias a que Yuno se libero en las primeras del poder, el dado se reduce de 14 a 10. Aoshin sigue con complicaciones y cada vez la fuerza del ojo es mas pesada en su cuerpo. Yuno no puede ayudarlo.

¡Suerte!
avatar

Dromes :
34406
Reputación :
9
Mensajes :
100

Ver perfil de usuario
USUARIO NUEVO

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: A PRUEBA DEL AMOR (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por Aoshin Monji el Miér Jul 12, 2017 2:36 pm

El joven pelinegro estaba comenzando a perder la paciencia, con la ayuda de Yuno había derrotado a los soldados de la entrada sin derramar una gota de sangre, se había preparado mentalmente para esa situación, puede que llegara a aceptar ordenes de "buena" gana, pero el estaba allí para cumplir con sus propios intereses, no para arrodillarse ante una persona con aires de grandeza. Aunque el le había avisado a Yuno de las posibles situaciones que enfrentarían, peleas, torturas, etc. Ella era demasiado devota como para dejarlo en esa situación "Este no es el momento, no dejare que salgas lastimada por matar a esa maldita" Las cadenas del joven salieron de sus mangas a gran velocidad, para rodear el cuerpo de su compañera, derribarla y mantenerla en el suelo, entendía perfectamente lo que sentía, pero no era el momento adecuado.

Su mirada permaneció fija sobre aquella mujer, sus ojos de color carmesí expresaban la ira que sentía en ese momento, aunque estaba manteniendo la calma no necesitaba paz mental, con su voluntad seria suficiente para liberarse de cualquier atadura ¿porque estaba allí? estaba allí por mera conveniencia, la secta era un medio para un fin, tenia que mantenerse en la cuidad, apenas tuviese oportunidad se encargaría de erradicar a todos los que, como la secta, contaminaban este mundo con su mera existencia, aquellos débiles como su padre, que aun pudiendo hacer algo se quedaban de brazos cruzados, estaba luchando por los demás, podría parecer un propósito vació y tal vez lo era, hasta que la conoció, ahora no solo estaba luchando por la paz y la felicidad de otros, sino también por la propia.

"Yuno... Proteger la ciudad, hacerme mas fuerte, matar a Tashiro y obtener su poder, destruir el mal, traer la paz..." Sus ojos regresaron a la normalidad mientras pensaba en aquello y observaba a su compañera "Eso paso a segundo plano el día que te conocí... así que superare esta maldita prueba, me haré mas fuerte y creare un mundo mejor, para que todos sean felices, pero sobre todo, para que tu seas feliz"


Última edición por Aoshin Monji el Dom Jul 16, 2017 4:46 pm, editado 1 vez
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
25943
Reputación :
5
Mensajes :
123

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: A PRUEBA DEL AMOR (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por Derven Greyback el Miér Jul 12, 2017 2:36 pm

El miembro 'Aoshin Monji' ha efectuado la acción siguiente: Juegos


'Defensa' : 1
avatar

Dromes :
177141
Reputación :
20
Mensajes :
9374

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: A PRUEBA DEL AMOR (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por Yuno Gasai el Jue Jul 13, 2017 12:13 am

-Esta chica... esta demente...- Dije casi para mi misma...

"Matala. Matala. Matala. Matala. Matala. Matala. Matala. Matala."

Aaah ~ La demencia. Se pueden decir tantas cosas sobre la locura, la falta de juicio. ~ Pero ¿quién era quién para juzgar la locura y la cordura? ¿Quién era quién para decidir quién estaba bien y quién estaba mal? ¿Qué era lo correcto, que era lo incorrecto? ¿Qué era el bien y qué era el mal? ¿Acaso luchar por algo te hacía malo...?

"¡Matala! ¡Matala! ¡Matala! ¡Matala! ¡Matala! ¡Matala! ¡Matala! ¡Matala! ¡Matala! ¡Matala! ¡Matala! ¡Matala! ¡Matala! ¡Matala! ¡Matala! ¡Matala! ¡Matala! ¡Matala! ¡Matala! ¡Matala! ¡Matala! ¡Matala! ¡Matala! ¡Matala! ¡Matala! ¡Matala! ¡Matala! ¡Matala! ¡MATALA! ¡¡¡MATALA!!!"

¿Acaso pensar o sentir diferente a otros te hacía demente...? ¿Acaso la cordura era el bien en este mundo, y la demencia era el mal en este mundo? Volvemos al inicio. ¿Quién definía lo que estaba bien y lo que estaba mal? ¿Qué era la moral? ¿Quién había puesto esas definiciones en la humanidad? ¿Acaso los Dioses...? ¿Acaso los tiranos para intentar regular a la humanidad?

"¡¡¡MATALA!!! ¡¡¡MATALA!!!  ¡¡¡MATALA!!! ¡¡¡MATALA!!! ¡¡¡MATALA!!!    ¡¡¡MATALA!!! ¡¡¡MATALA!!! ¡¡¡MATALA!!! ¡¡¡MATALA!!!    ¡¡¡MATALAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!"

Las voces en mi cabeza, las escuchaba. Susurraban a mi oído que hacer. Me susurraban cerca... Muy cerca... Mi mente me pedía que lo hiciera. Mamá me pedía que lo hiciera. Papá me pedía que lo hiciera. ¡Midoriya-san me pedía que la matara! ¡Sharon nee-chan! ¡Kaede nee-chan! ¡Todos lo hacían! ¡Conocidos y desconocidos por igual! ¡Mi corazón latía con emoción al escuchar dichas órdenes! ¡Aaahhh! ♥ ¡Quería hacerlo por Aoshin-sama! ¡Sentir esa sensación carmesí recorrer por mi cuerpo era como entrar a un estado de éxtasis.

"¡¡¡MATALA!!!"

No me importaba...

"¡¡¡MATALA!!!"

...ir a prisión...

"¡¡¡MATALA!!!"

...o perder extremidades de mi cuerpo...

"¡¡¡MATALA!!!"

...si con eso podría liberar a Aoshin-sama...

"¡¡¡MATALA!!!"

...de su sufrimiento...

-Una lastima que el no pueda lograrlo...

Y que esa mujer siguiera hablando sandeces, no ayudaba...

-Calma, recuerda lo que te dije.

Madre: "¿Vas a dejar que tu Aoshin-sama sufra...?"

Puse mis manos sobre mi cabeza y la sostuve con fuerzas. Mi cuerpo estaba tembloroso, mi respiración era agitada. En esos momentos no me importaba La Secta, ¡no me importaba nada! ¡Nada de esto tenía sentido si MI Aoshin-sama salía herido! ¡Podíamos conseguir los objetivos de mi amo de otra forma! ¡No podía! ¡¡No podía...!! ¡¡No podía verlo de esa forma!! ¡¡Dueledueledueledueledueleduele!! ¡¡DUELE MÁS, DUELE MUCHO MÁS QUE SI EL DAÑO ME LO ESTUVIERAN HACIENDO A MI!!

Giré mi rostro para ver a mi amado por entre medio de mis dedos.

Quería dejarle saber con mi mirada, que no aguantaba más...

No tenía que decirle nada. Ao-kun sabía que "pasara lo que pasara", que "actuara como actuara", lo hacía por él. Mi vida por él. Mi amor por él. Matar a esa mujer por él. Evitar que Ao-kun sufriera a causa de otros. Mi dedicación, mi devoción, mi todo por él. Intenté sonreír. Intenté ser pura en esos momentos para seguir adelante por él, pero no podía. Simplemente no podía reprimirme. Yo no era Aoshin-sama, yo era Gasai Yuno, y así era mi naturaleza. El ser más corrupto que podía haber cuando alguien hiriera a Aoshin-sama, sin importar que fuese una prueba, sin importar que fuese cualquier cosa. La vida me preparó para sufrir, Hefesto-sensei me preparó para sufrir, pero nadie me enseñó que hacer cuando veía la persona que amaba sufriendo, y por eso es que actuaba de tal manera, era una de las razones por las que exterminaba lo que le estuviera haciendo daño...

"¡Aaaah! ¡Ya recordé lo que quería hacer! ¡Quería sacarle el ojito! ¡Quería sacarle el ojito a esa maldita zorra por hacer sufrir a mi Aoshin-sama...!"

...pero había un problema... en estos momentos yo estaba... limitada...

"¡No lo hayas, Yuno-chan! ¡Eso significaría enviar los sueños de Aoshin-sama al demonio!"

No podía ayudar a Shin-sama de ninguna forma. Tenía una conversación mental conmigo misma. Mi parte buena, mi parte mala y mi neutralidad. Mis instintos VS mis sentimientos VS mi razón.

Me decidí.
VOY A MATARLA.

Ao-kun pudo verlo en mi mirada, en mi sonrisa... Mi cuerpo se mantuvo inmóvil por unos momentos. Entonces giré con una sonrisa amable, pero con lágrimas cayendo de mi rostro por haberle roto la promesa a Ao-kun. Las voces en mi cabeza ya se habían ido. Ya me habían dado la orden. ¡Shhhh! No dolerá. ¡Ah, si! ¡Me aseguraré de que si te duela...! ♫

Incliné mi cuerpo hacia al frente y me lanzé a toda velocidad hacia la maldita...
...pero...
...antes de poder hacer algo...
...antes de si quiera dar dos pasos, las cadenas de Ao-kun rodearon mi cuerpo y me arremetieron contra el suelo.

"¿C-Cadenas...?" - Pensé observando como mi cuerpo estaba rodeado completamente por ellas. Giré mi rostro para ver a mi compañero, aun de pie, aun luchando. "¿Por qué, Ao-kun?" - Me hacía esas preguntas. "¿¡Por qué no quieres que la extermine...!? ¿Acaso ella te gusta? ¿¡Acaso la amas!? N-No... Shin-sama está luchando, y también me está protegiendo..."

Las acciones de Aoshin-sama me llegaron al alma. Él me estaba protegiendo. Que estúpida soy. ¡¡¡QUE IDIOTA!!! Me quedé con la cabeza sobre el suelo pensando en todo lo que pudo haber salido mal por mi imprudencia. No conocía mi enemiga, no sabía cuan fuerte era, quería matarla, y sin embargo, Ao-kun me protegía, en vez de ser a la inversa. ¡Era yo quien tenía que ser su ángel guardián! ¡No él, el mio! ¡Aaagh...!

Viendo el lado bueno, estaba bajo la merced de mi amado. ♥ Si bien, yo podía forcejear para salirme, pero, en esos momentos quería permanecer amarrada con sus cadenas. Era la opción más segura que teníamos los dos. Ao-kun se encargaría de calmar mi mente mientras luchaba por liberarse de la técnica. Me quedé inmóvil, con mi rostro sobre el suelo y mi semblante no visible para aquella mujer. No se sabía que tipo de expresión tenía, pero decidí poner de mi parte una vez más y volver a intentarlo: Si Aoshin-sama estaba luchando, si él todavía seguía de pie, entonces yo pondría de mi parte para cumplir su voluntad y no intervenir en su vida de esa manera. Solo me saldría de control si sentía que las cadenas de mi amado se estaban debilitando, porque esa era la señal de que su poder también lo hacía, y yo no me iba a quedar de brazos cruzados viendo como mi amante moría frente a mis ojos.

"Cinco minutos, Ao-kun... - Giré mi rostro para mirar "mal" a mi compañero. O más bien, para decirle: "Haz algo rápido, antes que..." "Te daré cinco minutos para que salgas de esa técnica. Si en cinco minutos no sales, lamentablemente, voy a intervenir aunque tenga que luchar contra ti." - Pensé, porque como dije, no iba a quedarme de brazos cruzados a verlo morir.

Giré mi rostro hacia la mujer Sectaria. Mi semblante estaba serio y mi mirada decidida, fija en esa horrible mujer. Iba a responder a su estúpido comentario de antes.

-Él va a lograrlo. - La reté con mis palabras y con una mirada decidida.
-...y cuando Aoshin-sama salga de su estúpido juego... Cuando Aoshin-sama le demuestre su verdadero potencial... - La observé con frialdad, para acto seguido, sonreír con malicia.

-...la veré arrodillándose frente a él, pidiéndole disculpas por haber estado equivocada con respecto a nosotros, víbora.
- Se había aguantado querer llamarla por otro sobrenombre no muy grato para la salud mental de las líderes de su especie. Pero yo ya había hecho mi parte. Había sacado la cara por mi amante. Y ahora él tenía cinco minutos para salir de ahí. Confiaba en que Ao-kun era fuerte, y también confiaba en su voluntad. Así que le hice frente a esa mujer como toda dama de sociedad... encadenada, con mi frente en alto y sin demostrarle ningun tipo de inseguridad.

Pasado:

-No quiero entrar a la Secta, Ao-kun... No quiero estar en esta guerra. Ellos son malos. Nos separaron por días. Mejor ignoremos todo y seamos felices en otro lugar...

Presente:

"¿Por qué no me escuchaste...? Sabía que algo así podía pasar y no me escuchaste... Quiero odiarte, pero te amo tanto que prefiero odiarme..."

Todo sea por mi amor a ti...


Spoiler:
Explicación:

-Recuerden que los pensamientos y/o alucinaciones de mi personaje están representados entre comillas " ".

-Los diálogos de mi personaje, en guiones -.

-Cambio de colores entre pensamientos y diálogos de Yuno ---> En este caso: Trastornos de personalidad. Rositas claro = Voz dulce /// Rojos = Voz madura /// Colores oscuros = Se la llevó el diablo.  

-Su madre es producto de una alucinación.

Aclaración importante: No estoy dando por hecho que pasé la prueba. Todo este rol es desde la perspectiva del personaje, lo que ella piensa y siente. ^^ Me sumergí en el drama y seguí escribiendo *-* ♡ xD

-Vi cierta confusión en nuestra plática, así que dejo un recordatorio de que en nuestra introducción no se mató a ningún soldado de la Secta. Solo los dejamos tirados en el suelo, adoloridos, como muestra de nuestro poder y lealtad a la organización. ^^
avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
43576
Reputación :
14
Mensajes :
279

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: A PRUEBA DEL AMOR (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.