FELIZ CUMPLEAÑOS
Hace 6 años se creó esta comunidad con la intención de unir a los roleros y crear una familia. Hoy me es grato decir que se ha cumplido desde el inicio. Bienvenidos a Éadrom, bienvenidos a Takemori.

Muchísimas gracias a todos nuestros usuarios. Este es un triunfo que compartimos no solo con los registrados actuales, si no también con aquellos que se fueron.
Muchas gracias!
6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
» Mad Members!! || Priv. Miembros de Laboratorio
Hoy a las 3:32 pm por Surya Candra

» ¿Una loba y una paloma? [Priv. Haruka]
Hoy a las 2:14 pm por Haruka Musume

» Criaturas sombrías: Viktor Frankenstein.
Hoy a las 1:42 pm por Viktor Frankenstein

» TIENDA DE ITR
Hoy a las 10:29 am por Alice Sadao R.

» Cambios de botón
Hoy a las 8:20 am por Invitado

» CAMBIO DE NICK
Hoy a las 6:49 am por Airi Ebani

» Reserva de físicos
Hoy a las 2:55 am por Solrac LeMay

» LIBRO DE FIRMAS
Hoy a las 2:23 am por Solrac LeMay

» Blue Caos (Rol +18 Inauguramos!) [Afiliación Élite]
Hoy a las 2:11 am por Invitado

» What's the problem? [Priv. Megan]
Hoy a las 2:03 am por Altruismo

¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


CAPITULO III: EN MEDIO DEL MAL (BASE DE LA SECTA)

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

CAPITULO III: EN MEDIO DEL MAL (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por Ambientacion el Mar Mayo 30, 2017 9:02 pm



BASE DE LA SECTA
CAPITULO III

• EN MEDIO DEL MAL •

Lamentablemente para Eoghan y Mazazel, fueron capturados por La Secta luego de perder una batalla ante Nuss, uno de los capitanes al mando de la vil organización. Son los primeros y únicos que van a pisar las instalaciones secretas de las tropas de Volgear, asi que es un completo misterio que es lo que sucede alli.

Inconscientes durante todo el camino, por fin pueden abrir los ojos, en una especie de calabozo, con un foco de luz muy débil y con paredes de piedra, piedra sólida. Estaban ubicados en una prisión subterránea que pertenece a La Secta, esto deja a entender que la base de la Secta es subterránea también, y una de las cosas en contra, es que será muy difícil salir por la fuerza bruta.

Eoghan está encadenado al suelo con dos cadenas de un metal extraño, lo suficientemente resistentes para que el no las pueda romper. Mazazel está encadenado de otra manera, sus manos fueron selladas dentro de una caja de metal que no le permite mover ni siquiera un par de milímetros sus dedos, sellando por completo sus manos y con un antifaz de metal que tapa su vista, todo esto por sus capacidades de mago e impedir usar su magia. Ambos recien estan por despertar dentro de esa prisión abismal. ¿Cual serán sus primeras impresiones?

Por otro lado, KaiserApolo, es el encargado de vigilar a estos dos prisioneros. Vigilar seria poco la verdad, se le ha concedido un aparato mágico llamado “Madness” que con tiempo y paciencia, sería capaz de corromper la mente del contrario y volverlos soldados a favor de La Secta. Su actitud no cambia en lo absoluto, lo único que cambia son sus fines, Eoghan y Mazazel seguirán siendo ellos mismos con la única diferencia de que sirven a La Secta, sin saber porque. ¿Serán capaces de huir, o se verán corrompidos por el poder de “Madness”?



SISTEMA Y DADOS

•Ambientación•

Los turnos son los siguientes:
-KaiserApollo
-Eoghan Maddox
-Rebecca Fdez

Primero que nada, necesitamos saber si están dispuesto a que su mente se vea corrompida por el poder de “Madness” en caso de que lleguen a perder.Segundo, las primeras respuestas serán para ambientarse un poco en el ambiente, recien en sus segundas respuestas habrá interacción directa entre ustedes. Esto sirve para que sus personajes tengan más tiempo de adaptarse al entorno.

Madness: Un talismán de oro que requiere de energía vital del portador (Kaiser) para corromper la mente de otro personaje.

Mientras están peleando con el talisman para no ser corrompidos, Eoghan y Mazazel deben buscar la forma de escapar.

Dados: Cada uno empieza con 100% de vitalidad. Kaiser usará el dado de “habilidad de ataque” para el uso de Madness, y Eoghan y Mazazel utilizaran el de “defensa” para resistirse ante la corrupción mental.

Si Kaiser gana los dados, entonces Eoghan y Mazazel se debilitan mentalmente(20% de vitalidad), si son superados 5 veces en los dados, serán corrompidos por el poder del talismán. Cada fallo de Kaiser, le debilitara un 20% de su vitalidad.

Turnos: Máximo de 6 días por usuario para contestar, de no emitir respuesta, se saltea. A la 3ra falta de respuesta, su personaje sera levemente manipulado por Ambientación para dejarlo fuera del tema.





Última edición por Ambientacion el Sáb Jul 15, 2017 11:37 am, editado 2 veces
avatar

Dromes :
41080
Reputación :
9
Mensajes :
126

Ver perfil de usuario
USUARIO NUEVO

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: EN MEDIO DEL MAL (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por Eoghan Maddox el Jue Jun 01, 2017 11:16 am

No recordaba qué había ocurrido instantes antes de perder la consciencia. Todo era un borrón incompleto y confuso de caóticos sucesos, y Eoghan era incapaz de ordenar los pocos detalles claros con coherencia. Aún así, eso no impidió que le doliera la cabeza al recuperar el sentido, lo que le hizo sospechar que el algún punto se golpeó —o le golpearon— lo suficientemente fuerte como para desmayarse. El lugar en el que se encontraba era frío, oscuro y húmedo, completamente diferente al Éadrom que conocía y frecuentaba incluso en sus días más descontrolados.

¿Qué pasó antes de llegar allí? Poco a poco se obligó a recordar, aún aturdido. Las pantallas, La Secta, sus crímenes, la llegada a una iglesia actualmente destruida y el desafortunado encuentro con un campamento enemigo establecido allí. Debía recuperar el control sobre el trozo de esfera que vigilaban si quería hacer progresos, pero el enfrentamiento contra Nuss no había ido bien, ni siquiera con la ayuda del titiritero. Las costillas del peliblanco dolían por las fracturas generadas en la enzarzada batalla, y gracias a sus habilidades curativas no estaba lo suficientemente herido como para ser irreversible. Cierta ayuda médica no le vendría mal, pero dudaba de encontrarla allí. Gruñó y apretó los labios, al igual que sus párpados, acopiando una pequeña parte de su fuerza para intentar acariciarse la cabeza y disminuir el dolor. Alzó sus brazos, y a la altura del pecho no pudo seguir elevándolos, ya que unos gruesos y resistentes grilletes le aprisionaban.

—¿Qué...? —dijo para sí mismo, abriendo los ojos y tirando de las muñecas. Lo hizo unas cuantas veces, cada una más potente que la anterior, tratando de librarse en vano. En lugar de seguir insistiendo, inspeccionó las cadenas que le aprisionaban. No reconocía el material que las componían, pero ni con su energía al máximo podría romperlas, así que levantó la mirada. Estaba en una celda robusta, oscura y aislada de cualquier otro prisionero que La Secta pudiese tener, a parte del marionetista... ¡El marionetista! Observó su entorno para localizarlo, encontrándolo no mucho más lejos. Gracias a Dios estaba bien... al menos, aún vivo, y le extrañaba mucho que fuera el caso contrario si se habían tomado la molestia de secuestrarlos a ambos. Eoghan desvió su atención de nuevo y siguió las cadenas con la mirada, terminando por encontrar su punto de anclaje a la pared, justo al lado de donde se sentaba. Acercó sus manos a la base, enroscándolas a la corta cadena que le limitaba, y comenzó a tirar con la mayor voluntad que poseía con la esperanza de que se aflojase por algún lugar y pudiesen escapar de allí.

Off rol:
A mí lo de la mente corrompida me parece una idea estupenda, aunque me gustaría que en algún punto de la trama, tal vez en capítulos próximos, pueda recuperar su punto de vista porque que pertenezca a ella siempre me resultaría inadecuado para el personaje XD. Perooo el siguiente capítulo, claro \(ôwô)/

Por el resto, será un placer rolear con vosotros y colaborar con el desarrollo de la trama. Espero que lo disfrutéis y avancemos el tema con diversión y fluidez \o/

Gracias por vuestros roles y mucha suerte ♡
avatar

Salón :
3 A
Edad :
19
Dromes :
67999
Reputación :
7
Mensajes :
132

Ver perfil de usuario https://www.instagram.com/charkyva/
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: EN MEDIO DEL MAL (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por Ambientacion el Jue Jun 01, 2017 11:07 pm

Cambio de ultimo momento.

Debido a que Mazazel Carambanal no tiene color y no ha firmado el censo, no puede participar en este capitulo, lamentablemente. Su personaje queda desvinculado del tema. Se han modificado los turnos y es:

Eoghan Maddox
Nicolas Benedetto
KaiserApolo

On-rol: Fue escoltado por un par de soldados a otra habitación lejos de Eoghan, La Secta considera que un mago que ha demostrado sus poderes como Mazazel necesita una vigilancia mas estricta.
Mientras que otros soldados, arrojaban dentro de la celda a un sujeto desconocido, era nada mas y nada menos que Nicolas Benedetto, quien fue atrapado en las calles y puesto como rehén en la base de La Secta, como uno de los objetos de prueba para "Madness". Sus manos están igual de encadenadas pero puede caminar de manera libre.

Lamentamos los inconvenientes y disfruten del capitulo.
avatar

Dromes :
41080
Reputación :
9
Mensajes :
126

Ver perfil de usuario
USUARIO NUEVO

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: EN MEDIO DEL MAL (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por KaiserApolo el Vie Jun 09, 2017 11:37 am

Off rol:
Salto turno al ver que ya han pasado seis días. ¡Os deseo suerte a todos! owo

Sí, ser un soldado de la Secta tenía sin duda alguna, muchas ventajas. El nigromante era totalmente consciente de que estaba haciendo lo correcto, y que Éadrom necesitaba cuanto antes que esta organización salvara de una vez por todas aquellos ideales que componían el término de: “verdaderos”. ¿Qué le importaba a él si el resto del mundo lo consideraba moralmente incorrecto? E incluso la dirección del instituto no estaba a favor… Tal vez eso no hiciera más que incitar a Kaiser a que se tomara la justicia por su mano, la verdad.

Pero empecemos a narrar aquella misión que se le impuso al mago. A primera vista, creía que se trataría de algo tan simple y sencillo como vigilar a un par de idiotas hasta que a alguien se le ocurriera la posibilidad de enviarlos al paredón. Cuanto se complicó la cosa cuando le entregaron ese talismán, el “Madness” y le ordenaron que experimentara con él y los dos sujetos. No es que hubiera escuchado demasiado sobre ellos, pero sí que era cierto que sus hazañas no eran para tomárselas a la ligera. El simple hecho de que hubieran llegado a las instalaciones del señor Volgear y no les hubieran asesinado antes significaba que se trataban de sujetos muy curiosos, y tal vez si valdría la pena ver que sucedería una vez estuvieran entre sus filas. A primeras, el nigromante sintió que le habían seleccionado por sus habilidades mágicas, pero seguramente, sería por la simple carencia de este tipo de personas entre las filas de la Secta. Mientras se dirigía camino a la celda de los reclusos, ataviado con su armadura completa y con el dispositivo “Madness” colgando del extremo de su báculo, vigilado completamente por Kaiser por miedo a que se cayera, vio como uno de ellos  salía de ahí, con los ojos atados y escoltado por guardias:

¿Y ese hombre?

Siquiera le respondieron, debió suponer que se trataba de algún otro sujeto (valga la insistencia del término). Pero claro está, que también le sorprendió la velocidad con la cual hacían entrar a la celda a otra persona. Esos cambios de última hora le resultaban incluso cómicos. Tras reír un poco, y mientras se ajustaba las piezas de la armadura, se dirigió a la celda. Más fría y tenebrosa de lo que se esperaba… Tampoco costaría tanto poner un sillón para el guardia, la verdad. Tras observar tranquilamente a ambos sujetos, les sonrió mientras agarraba con fuerza el talismán. Le habían explicado una y otra vez como funcionaba, y no se diferenciaba tanto de la nigromancia como esperaba: a cambio de la fuerza vital del mago, sería capaz de pudrir la mente de los contrarios. Una gran idea, la verdad. En opinión de Kaiser, se debería felicitar al creador de tal aparato:

Bien… He de suponer que ustedes son los “rebeldes”. Un placer conoceros.


Última edición por Invictus Septimus el Mar Jul 25, 2017 2:41 am, editado 1 vez (Razón : La firma -3-)
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
17
Dromes :
40818
Reputación :
10
Mensajes :
273

Ver perfil de usuario
SEGUIDORES DEL CAOS

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: EN MEDIO DEL MAL (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por Eoghan Maddox el Sáb Jun 10, 2017 12:07 pm

Eoghan luchó por liberarse de las cadenas que le aprisionaban durante un largo rato. Peleó, tiró y forcejeó inútilmente hasta que sus muñecas comenzaron a doler, mostrando rasguños y rojeces. Suspiró, resignándose al poder de su paciencia y depositando su fe en que El Señor escuchase las plegarias de quienes habían perdido su hogar, su paz y sus seres queridos con el ataque. Esperaba que todo se normalizara, superasen sus pérdidas y el marionetista fuese puesto en libertad. También quería que Adam estuviese bien, pero creía demasiado egoísta pedir por su reencuentro, sobretodo cuando, como ángel caído, no lo merecía. En el fondo, deseaba más que nadie volver a pasar tranquilas tardes frente a la chimenea de la sala común, charlando y bromeando, pero resultaba una escena demasiado lejana para la situación actual.

Escuchó como unos guardias se acercaban a la celda, alzó la vista y les observó en silencio. No parecía que fuesen a ejecutar a nadie, aunque tampoco les pondrían en libertad, así que cuando tomaron al titiritero para llevarlo a otro lugar no tuvo más opción que despedirse. Desgraciadamente, no estaba en su mano hacer más.

—Que la suerte sea contigo, amigo mío —pronunció a modo de despedida, en un suave y casi imperceptible susurro, deseándole un mejor destino del que él mismo esperaba recibir. El lugar se sumió en un aplastador y breve silencio, que no tardó en llenarse con el sonido de más pasos. Trasladaron a otro individuo a la celda y lo encadenaron de manera similar. Junto con él, no tardó en llegar un hombre delgado y pálido, incluso más alto que el propio Eoghan. Su expresión parecía de todo menos albergar buenas intenciones. Observó al hombre con serenidad, dejando descansar sus rasguñadas manos sobre el regazo.

—Los rebeldes son aquellos que perturban la paz de una sociedad en perfecto funcionamiento. Diría que vuestros actos son los rebeldes aquí, irrumpiendo en vidas de hombres, mujeres y niños inocentes para hacerlas pedazos. —Al recordar el espectáculo de las pantallas, sintió náuseas. No comprendía cómo alguien podía estar a favor de tanto mal, y a pesar de su larga y experimentada vida, nunca lo haría. Fue entonces, cuando de manera casual, se fijó en una de las manos del enemigo y supo que aquel extraño talismán no tenía nada bueno. Lo primero que le pasó por la mente fue la tortura, ¿pretendían así sacar información para usarla a su favor? Eoghan no se unió al plan oficial en ningún momento así que sus datos sobre estrategias y lugares clave eran poco comparados con el resto... pero en caso de que supiera, no diría nada.

—¿Vas a forzarnos a hablar? —inquirió con la barbilla alta, serio.
avatar

Salón :
3 A
Edad :
19
Dromes :
67999
Reputación :
7
Mensajes :
132

Ver perfil de usuario https://www.instagram.com/charkyva/
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: EN MEDIO DEL MAL (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por KaiserApolo el Sáb Jun 17, 2017 10:58 am

Off rol:
Han vuelto a pasar seis días, con lo cual, salto turno -w- Aprovecho para decir que en mi próximo turno, comenzaré a atacar. Suerte a todos.
Eh, alto, muchacho, te equivocas… Yo vengo a salvaros.


Tras decir eso, el nigromante golpeó con la mano en forma de puño su armadura, mientras sonreía y pensaba cuan divertido sería crucificar a esos dos jóvenes para que luego la gente temiera más a la Secta. Pero claro está, él tenía una misión, y como mago oscuro, debía cumplir. Muchos idiotas iban por la calle gritando: “¡La Secta es nuestra enemiga, debemos resistir”, y muchos otros, ya en las puertas de la muerte, se arrepentían de no haber apoyado a los ganadores de la guerra, que ya tenía un resultado anticipado. Y era obvio el saber que la organización, que en a duras penas cosa de un año había conquistado casi todo Éadrom, ganaría masacrando a todos los que se opusieran. Y una vez llegara ese momento, el negocio de esclavos aumentaría, con lo cual, su riqueza haría lo mismo, y al final, este ciclo sin fin se traduciría con un nuevo titular en los periódicos: “Kaiser Apolo Ebbon, alcanza su meta profesional y se hace el hombre más rico del mundo”. Sonaba extremadamente bien… Y solo debía ascender en esa organización. Cosa que sería fácil, puesto a que con sus ejércitos personales de muertos, su gran riqueza personal y el gran número de aptitudes mágicas que tenía, al final se convertiría en uno de los peones más importantes de todos. Tras pasear por la sala, rodeando la celda, mientras tarareaba “Fur Elise”, de Beethoven, comenzó a presentarse:

Me han designado convenceros de que os unáis a nosotros, caballeros. Soy Kaiser Apolo Ebbon, y me encargaré de ser vuestro carcelero. Toda duda que tengáis sobre la Secta… La resolveré usando el poder de la verdad. Y no voy a forzaros a nada. Mis argumentos son tan potentes que vosotros mismos reconoceréis vuestros errores. Y eso os llevará a la salvación.

Bueno, más que sus argumentos, lo que realmente les incitaría sería el poderoso talismán de la locura que ahora estaba en su mano derecha, y movía al son del sonido que producía su armadura al moverse. Su objetivo era asustar a ambos sujetos con el objetivo de que no se percataran del verdadero ataque. Tras girarse y fingir una ensayada convulsión tosió un par de veces y se apoyó sobre su báculo:

Caramba… Cada día estoy peor. Qué suerte de que solo nos separan una celda de acero y muchas ataduras, ¿cierto? Soy tan débil… Un joven tan enfermizo como yo no debería de moverse tanto… ¿O tal vez son vuestras almas rebeldes las enfermas?

Al recordar esa palabra, miró al muchacho que por unos segundos le había tachado de asesino, y se había metido con todo el colectivo que formaba la todo poderosa organización de la Secta. Tras, aun de pie, miraba más fijamente al muchacho, señaló hacia la puerta por la que hacía unos segundos se habían llevado a su compañero y comenzó a reír.

¿¡REBELDES, NOSOTROS?! Solo queremos lo mejor para un conjunto de hombres y mujeres cegados por la protección de un ángel. Mis poderes provienen del esfuerzo y dedicación puesto en la gloria y veneración de Osiris. ¿El suyo? De la pereza y el incumplimiento de lo que el mismo Dios angelical quería sobre sus criaturitas: ¡él quiere a hombres beatos y fieles, no a una panda de vagos! Y si alguien quiere negarlo… ¡Sufrirá el filo del hacha que está cortando la cabeza ahora mismo a ese otro muchacho, el que acaba de salir de esta misma celda!

Bueno, eso último era mentira. Ni él mismo sabía lo que estaba sucediendo, pero tras decir eso, la voluntad del contrario probablemente se quebrara. Y eso iría más que perfecto para que su Madness produjera efecto útil. El otro hombre, por su parte, no parecía una amenaza demasiado grande. Tal vez un par de oraciones y conjuros pudieran hacer que su voluntad muriera. Algo debían aprender esos dos presos. La Secta…

Imaginad la caridad del grandioso general que nos lidera, que prefiere que os unáis a nosotros antes que mataros. No os preocupéis… Sé que es duro, pero este aparato que llevo en la mano anulará vuestro dolor…

Y tras decir eso, se santificó a la inversa (es decir, hacía una oración al demonio, comenzando la cruz por el corazón y invirtiendo todos los pasos) y alzó la mano, dejando ver así el dispositivo de la maldad.
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
17
Dromes :
40818
Reputación :
10
Mensajes :
273

Ver perfil de usuario
SEGUIDORES DEL CAOS

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: EN MEDIO DEL MAL (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por Eoghan Maddox el Dom Jun 18, 2017 8:11 pm

Resultaba extraño escuchar a alguien hablar de verdad y salvación cuando desde su llegada sólo había visto caos y destrucción. Para empezar, les tenían retenidos contra su voluntad, atados por unas cadenas que les aprisionaban como un acto naturalmente hostil. Si era cierto que no les forzarían a nada, podían comenzar por liberarlos y negociar en buenos términos un puesto político en Eádrom, no asediarla por métodos terroristas. Multitud de gente inocente había sido convertida en víctima de la situación debido a unos actos tan desmedidos e inhumanos, que evidentemente no beneficiaban a nadie.

Eoghan apretó los labios y se controló, pensando que aquel hombre no sería tan débil como proclamaba si estaba allí vigilándoles. Dudaba que un grupo como La Secta fuese capaz de reclutar a elementos débiles entre sus filas, sobretodo si querían ir en contra de una facción tan poderosa como la resistencia de la ciudad. Una facción que apostaba por la paz y tranquilidad que había reinado desde su llegada, por lo correcto y lo ético, como debía ser. ¿O acaso creía que Dios estaría contento con toda esa destrucción? Para nada. Al escuchar del cruel destino del titiritero, el peliblanco se impulsó y trató de ponerse en pie, intentando librarse con todas sus fuerzas para evitar la tragedia. Sin embargo, las cadenas no eran suficiente como para que pudiese estar más que de rodillas, y no hizo otra cosa que rasguñarle. Se inclinó hacia delante, con el único apoyo de los grilletes evitando que cayera de bruces.

—Debes recorrer un largo camino si piensas que es lo que un ser divino desearía a sus hijos. La ciudad está llena de gente que se esfuerza y progresa, colaborando para que sea un lugar apacible y mejor. Cada uno de ellos trabaja en convertirse la persona que es hoy día y entenderse en paz con el resto de razas, algo que escasas comunidades han logrado nunca. Todo gracias a ellos. La tarea de su existencia es esa; vivir y convivir, y no creo que un atentado de tal calibre sea la respuesta correcta con la que afrontar un desacuerdo de ideales —opinó, tratando de razonar y administrar algo de sentido común al sujeto. Aún así, parecía muy determinado a sus argumentos y dudaba que aquello le hiciera entrar en razón.

Cuando observó como el hombre oraba al demonio y sacaba esa clase de talismán, lo observó durante unos segundos con atención, sin mostrar señales de temor alguno. Si debía ocurrir algo, ocurriría, sería fuerte y lo superaría, porque se negaba a creer que todos sus años de arrepentimiento habían sido en vano. Jamás colaboraría a un mal tan grande como el suyo, y mucho menos a oprimir y matar personas. Antes de todo aquello, prefería morir.

—Sus actos de piedad no borran todo el mal provocado por sus acciones —declaró, decidido—. La redención es imposible de alcanzar de ese modo, y mucho menos para gobernar en base a un perdón inmerecido autoconcedido. Los fines no justifican los medios —terminó, y estaba complemente seguro de lo que decía. Llevaba buscando el perdón tres décadas y ni lo había encontrado ni esperaba hacerlo, porque arrebatar una vida era un acto atroz y despreciable. Imagina decenas, cientos de personas voluntariamente sacrificadas. Ahorcadas: hombres, mujeres... niños. ¿Cómo podía justificarse por un bien mayor el asesinato de un niño? Eoghan se quedó en silencio, volvió a sentarse y cerró los ojos. No servía de nada sulfurarse, y la rabia no llevaría a ninguna parte salvo a la locura. Debía estar sereno.

Pobre titiritero... ¿Qué ocurriría con ellos a partir de ese momento? ¿Le ocurría lo mismo a su nuevo compañero de celda, o a él mismo? ¿Se los llevarían para ser sacrificados sin sentido alguno? ¿O les harían algo peor?

—¿Qué es ese artilugio? —preguntó—. No importa lo que le hagas nuestro cuerpo mientras las mentes se mantengan fuertes. Todo intento de sonsacamiento o tortura será en vano —aseguró, aunque en el fondo rezaba porque fuera cierto. Porque lo que fuera que les esperaba no fuera suficiente fuerte como para quebrar su voluntad, porque toda voluntad tenía un límite y no sabía realmente hasta donde llegaba la suya propia.
avatar

Salón :
3 A
Edad :
19
Dromes :
67999
Reputación :
7
Mensajes :
132

Ver perfil de usuario https://www.instagram.com/charkyva/
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: EN MEDIO DEL MAL (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por KaiserApolo el Dom Jun 25, 2017 1:51 am

Off rol:
Ya han vuelto a pasar seis días, con lo cual, me dispongo a avanzar la trama
Qué asco… ¡MADURA UN POCO, HOMBRE!

Dijo el nigromante al idiota, que no paraba de recriminarle. ¿No podía estar calladito como su otro compañero y aguardar la muerte? Al menos, era divertido ver como intentaba librarse de sus cadenas, cosa a la que el mago respondía con una risa, hasta que terminó su moralista discurso, plagado de asquerosidades que parecían sacadas de una Biblia. Escucharlas le estaba provocando una jaqueca terrible, y necesitaría concentración para vencerles. Bueno… Más que vencerles, la palabra correcta sería “convencerles”. Tras la última pregunta del joven, se agachó para poder acariciarle la mejilla, como si hablara con un crío.

Te estás portando muy mal, ovejita descarriada… Lo siento mucho, pero me temo que tu mente me pertenecerá una vez acabe contigo… Supongo que al menos eres algo más inteligente que mis caídos.

Volteó la cabeza e hizo ademán de marcharse hacia fuera, mientras movía el “Madness”, haciendo que provocara el tétrico sonido que tanto le gustaba.

Supongo que no tiene lógica que lo oculte… Este objeto, es el dispositivo de la locura, como me gusta llamarlo. “Madness”, según mis grandes señores. En las manos de una persona como yo, esto puede destruir la mente de una persona. Así que… ¿No tienes sueño? Duérmete… Y cuando despiertes, serás un hombre nuevo… Buenas noches, jovencito…

Y tras decir eso, giró su cabeza de nuevo mirando fijamente la celda, y con su peculiar sonrisa, que consistía más bien en una arcada. Alzó su mano con violencia y apuntó con el talismán a la cabeza del joven, aun con la distancia suficiente como para no ser dañado. Por su propia comodidad, ya que él era propenso a rezar y pedir ayuda a su dios, le dedicó una oración mientras cargaba el aparato con su fuerza mental.

¡Por vos, gran Osiris, acoge a estas pobres almas en el caritativo y justo lecho de la muerte!

Y ya estaba hecho. El dispositivo adoptó un color verdoso, y tras hacer eso, notó como una pequeña parte de su propia mentalidad se dirigía hacia la celda. Entonces, como si fuera una especie de acto reflejo, comenzó a pensar en el placer de la maldad. El dolor que les producía a los otros la tortura, la risa de los altos cargos al ver al enemigo morir… Todo eso, sin duda, era por lo que el nigromante luchaba. Y ahora, les tocaba a ellos sufrirlo. Bueno… La sensación dolería por un momento, pero seguramente una vez haya acabado con ellos se lo agradecerían.




avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
17
Dromes :
40818
Reputación :
10
Mensajes :
273

Ver perfil de usuario
SEGUIDORES DEL CAOS

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: EN MEDIO DEL MAL (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por Derven Greyback el Dom Jun 25, 2017 1:51 am

El miembro 'KaiserApolo' ha efectuado la acción siguiente: Juegos


'Habilidad de Ataque' : 16
avatar

Dromes :
185080
Reputación :
23
Mensajes :
10312

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: EN MEDIO DEL MAL (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por Eoghan Maddox el Miér Jun 28, 2017 10:04 am

Eoghan se mantuvo en silencio cuando el hombre gritó. Se negaba a madurar si eso significaba dejar atrás la idea de felicidad, resignándose a un mundo en el que reinaba el caos y la destrucción. Una ciudad que ellos estaban planeando. El ángel era firme e idealista, y no perdería su determinación aunque eso le costara la vida. Se lo debía a aquellos quienes había fallado. Una vez el sujeto se acercó y le acarició la mejilla, apartó el rostro pegándolo a la fría pared de piedra y expresó una mueca de asco, como si su tacto fuera igual al de la corrupción misma. No entendió que quiso decir con «caídos», pero le sonó a algo relacionado con la manipulación de almas. Nigromancia, quizás. Sabía de algunos casos, pero no era experto en el tema. Aún así, sabía que algo ocurriría en lo perteneciente a ese sospechoso talismán.

Observó el Madness, no muy convencido de si sería seguro, y junto con la breve explicación, lo comprendió todo: querían lavarles el cerebro. ¿Pretendían conseguir eso con magia? ¿Estaría preparado para modificar la conducta de diferentes seres mágicos y convertirlos en sus marionetas? Qué forma más repugnante de hacerse con la voluntad de una persona, pensó. Sometido por métodos tan rastreros como aquellos...

El color verdoso de la luz que despedía el dispositivo hizo que se marease. Se apoyó en la pared de la celda, luchando contra una vista que se nublaba más a cada segundo, tratando de respirar con calma. Intentó aguantar la oleada de sentimientos negativos. Unos pensamientos malvados que se introducían hasta lo más hundo de su mente, acechándola y retorciéndola con la intención de doblegarla. Eoghan sentía que su cabeza explotaría de dolor, sintiendo tantas náuseas que quería rogar que se detuviera, pero no podía. Gritó durante un momento que le pareció eterno, y trató de centrarse.

Tenía que combatir, tenía que pelear... no se rendiría tan fácilmente. Debía pensar en sus seres queridos, en los momentos felices y pacíficos que había vivido con ellos antes de que el desastre llegase a sus vidas. En toda la belleza y bondad que albergaba el mundo, y en lo que ocurría si comenzaba a ceder ante la corrupción que amenazaba con cambiarlo.

Cuando la luz se desvaneció, sintió que sus sienes palpitaban con un riego precipitado de sangre, agitado y ardiente por soportar tal breve pero insufrible tortura. No sabía cuánto tiempo había pasado, pero le parecía poco y mucho al mismo tiempo. Cerró los parpados con fuerza y volvió a abrirlos, desorientado. Una vez consiguió recobrar parte de sus fuerzas, observó al hombre del talismán y le lanzó una mirada de odio.

—No tienes alma... —espetó, con una voz ronca y ahogada, tan asfixiada que su mayor prioridad era la de tomar aire y seguir respirando.
avatar

Salón :
3 A
Edad :
19
Dromes :
67999
Reputación :
7
Mensajes :
132

Ver perfil de usuario https://www.instagram.com/charkyva/
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: EN MEDIO DEL MAL (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por Derven Greyback el Miér Jun 28, 2017 10:04 am

El miembro 'Eoghan Maddox' ha efectuado la acción siguiente: Juegos


'Defensa' : 13
avatar

Dromes :
185080
Reputación :
23
Mensajes :
10312

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: EN MEDIO DEL MAL (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por Ambientacion el Miér Jun 28, 2017 10:50 am

Cambio de ultimo momento.

Debido a la inactividad de Nicolas, se lo retira del tema. Su situación es que ha cedido al poder de Madness y se haya inconsciente, unos soldados entrar para poder llevárselo de aquel lugar a otro desconocido. Los únicos en el tema ahora son Eoghan y Kaiser, hasta que alguien se incorpore. Lamentamos los inconvenientes.

¡Suerte y el tema esta yendo bastante bien entre ustedes!
avatar

Dromes :
41080
Reputación :
9
Mensajes :
126

Ver perfil de usuario
USUARIO NUEVO

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: EN MEDIO DEL MAL (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por KaiserApolo el Jue Jun 29, 2017 8:53 am

¡Osiris mío! ¡ESTA COSA ES INCREÍBLE!

¿Tan poderoso era como para noquear a uno de los dos de un solo conjuro? Comenzó a reír al ver entrar a los otros dos soldados, mientras se apoyaba en la pared con tal de no caerse al ver que debían de llevárselo penosamente. ¡¿Qué era lo siguiente, que trajeran un niño para el experimento? Ese dispositivo era una bestialidad. ¿Cómo podía ser que aún no habían ganado disponiendo de tales poderes? Mirando al otro sujeto, que había aguantado el golpe, sonrió unos segundos mientras escuchaba su última afirmación. ¿Qué el nigromante no era capaz de tener alma, eh?

Mira, señorito. Tú has decidido vivir esta pesadilla. Y yo decidí unirme al bando correcto. ¿Por ello no tengo un alma? Error. Mi espíritu es puro y fuerte, tanto como para saber que un par de bajas inocentes no se anteponen al bien mayor.

Oh, ¿por qué tardaba tanto? Debía acabar con eso ya, que quería lucir a un rebelde como si fuera una mascota. Cerró los ojos de nuevo, preparando un nuevo ataque más potente. Y esta vez sería algo más oscuro y triste si cabe.

Pensó en las filas de esclavos que compraba cada día, mientras él estaba allí, en la sombra, bebiendo té y golpeando al que más se acercara con su báculo. Eso era reconfortante, divertido, y se relajaba mucho con ello. Pero no era suficiente… Necesitaba algo más fuerte. Así pues, pensó en los edificios en llamas que se consumían lentamente, mientras sus caídos lanzaban a su interior a rebeldes que le habían intentado atacar.

¿Qué se siente? ¡SUFRE, MALDITO IDIOTA!

La luz se volvió mucho más verdosa , con una intensidad que mareaba incluso al nigromante. Pero debía de hacerlo, ese joven debía caer. Solo sería una pieza más, pero un peón en el ajedrez podía causar jaque fácilmente, y entrar en el campo del enemigo infiltrado… Bueno, no se debe explicar lo que pasa a un peón si se promociona. Y así era mucho más fácil mover las verdaderas piezas. Le gustaría pensar que él era uno de ellos, pero debía demostrarlo. ¡Y ese niñato era su billete de ida al poder! Alto… Eso era justo lo que necesitaba. Se imaginó de nuevo a sí mismo, pero esta vez no era un recuerdo, era su visión de futuro, en la cual, obviamente, estaba sentado en un trono de oro, mientras en una mano sostenía una copa de vino, y la otra sostenía la mano de su amada, Asuna. Hasta allí todo bien, más bien, eso era algo que ya habían hecho, lo que cambiaba era el escenario. Una ciudad con un nuevo orden, el que era correcto. Mientras los que se mantuvieron fieles a la Secta se lucraban y vivían como se lo merecían, y a su vez, los rebeldes eran masacrados o usados como mano de obra. Excelente… Volgear había llegado muy lejos, y debían acabar con ello de una vez.

¿¡Y bien?! ¿¡TE GUSTAN MIS PLANES DE FUTURO!?

Comenzó a reír, mientras la luz se apagaba un poco. Estaba cansado, lo mejor sería esperarse un poco... ¡Porque el próximo ataque sería letal!
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
17
Dromes :
40818
Reputación :
10
Mensajes :
273

Ver perfil de usuario
SEGUIDORES DEL CAOS

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: EN MEDIO DEL MAL (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por Derven Greyback el Jue Jun 29, 2017 8:53 am

El miembro 'KaiserApolo' ha efectuado la acción siguiente: Juegos


'Habilidad de Ataque' : 13
avatar

Dromes :
185080
Reputación :
23
Mensajes :
10312

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: EN MEDIO DEL MAL (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por Eoghan Maddox el Lun Jul 03, 2017 11:51 am

Aunque fue durante sólo un instante, Eoghan notó como la corrupción se introducía en su mente y le hacía pensar que esos tipos de La Secta no eran tan retorcidos. Sólo querían un orden diferente, no necesariamente malvado, que no era posible conseguirse con métodos pacíficos como en los que él había creído toda su vida. Tal vez había estado equivocado y el camino justo era imposible de tomar... Pero negó todos esos sentimientos cuando el efecto de la luz se desvaneció y pudo pensar con lucidez de nuevo. Estar de acuerdo con esos ideales, aunque fuera por el momento más breve de su vida, no podía ser más repugnante.

—Las vidas inocentes es lo primero que debe protegerse, no creo que exista mayor bien que ese. Los escuadrones de Éadrom os vencerán, os encarcelarán y entonces podrás darte cuenta de que estás en el bando equivocado —declaró con decisión, aunque en el fondo ya no estaba tan seguro de que ellos les dejaran con vida. Habían hecho mucho mal, y serían capaces de eliminarlos, rebajándose a su nivel... Confundido, sacudió la cabeza, tratando de centrarse en la situación que tenía ante sus ojos. El otro hombre con el que compartía celda se había desmayado por el poder del artilugio. Eoghan intentó llamar su atención, para que despertase y no se rindiera, pero fue inútil. Unos soldados entraron a la celda y se lo llevaron a rastras, por el mismo camino que el titiritero. El pasillo no parecía tener muchas salidas desde allí, pero rezaba porque no le esperase el mismo destino. O que hubiese podido escapar antes de encontrarse con la muerte.

La luz del talismán volvió a activarse y pasó de nuevo por el mismo calvario que momentos antes, sólo que esta vez lo que pasó por su cabeza estuvo más claro y visual, no solamente sentimientos. Pudo acceder a una parte de los recuerdos de su interrogador, como maltrataba a sus esclavos y lo mucho que lo disfrutaba. Una sensación retorcida, sedienta de poder y ambición que resultaba imposible no considerar llamativa para muchos. Aquellos que quisieran de una vez por todas librarse del sufrimiento y ceder a él, para perder de vista la culpa.

Tomó aire de nuevo, tratando de recuperarse, pero cada vez que utilizaban aquel aparato con él se sentía un poco más lejos de sí mismo. Físicamente tampoco parecía indiferente para el torturador, ya que parecía cansado.

—¡Prefiero morir a colaborar para un futuro así! —gritó el peliblanco, se inclinó lo más que pudo y lanzó un escupitajo hacia él.

Stats de combate:
Eoghan: 4/5 vidas (sin contar los resultados de esta tirada)
avatar

Salón :
3 A
Edad :
19
Dromes :
67999
Reputación :
7
Mensajes :
132

Ver perfil de usuario https://www.instagram.com/charkyva/
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: EN MEDIO DEL MAL (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por Derven Greyback el Lun Jul 03, 2017 11:51 am

El miembro 'Eoghan Maddox' ha efectuado la acción siguiente: Juegos


'Defensa' : 11
avatar

Dromes :
185080
Reputación :
23
Mensajes :
10312

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: EN MEDIO DEL MAL (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por KaiserApolo el Lun Jul 03, 2017 12:19 pm

Oh… Parece que estás aceptando la realidad poco a poco…Pero me queda un largo camino…

El nigromante, tan arrogante como era, no se dio cuenta de aquél “proyectil” que iba dirigido hacia su cara, que impactó de lleno contra su frente, como se podía obviar.

¡PERRO! ¡TE VOY A OBLIGAR A LIMPIAR LA BASE DE LA SECTA USANDO TU PROPIA LENGUA!

Qué asco… Intentó limpiarse como pudo, usando la misma armadura negra y sus guantes. Eso era caro… El muy asqueroso se iba a enterar de lo que sucedía cuando te metías con un mago de la Secta. ¿Qué les detendrían los escuadrones de Éadrom? Muy interesante… ¿Qué les encarcelarían a todos? Claro, claro… ¿Qué era lo siguiente que le iba a decir, qué restablecerían la paz y todo se convertiría en una utopía donde los arcoíris danzan con los unicornios y todos juntos cantan alrededor de una hoguera? Ese camino, básicamente, era imposible, y todos debían de saberlo. Por muy doloroso, triste o cruel que sonara, las armas siempre se anteponen a las palabras. Y tristemente, un hombre que en sus inicios ansiaba la alcaldía de esa hermosa ciudad y buscar la igualdad a partir de las palabras, tenía que admitirlo. No había más opciones. Matar o morir, así es cómo se movía el mundo.

Te voy a decir una cosa. Si todos esos escuadrones realmente son tan poderosos… ¿Por qué la Secta consiguió detener todas las pantallas y dar una transmisión en directo del señor Gate y todas aquellas personas que fueron ahorcadas? ¿Por qué no nos detienen ya? Básicamente. No pueden. No llegan a tener nuestro nivel militar, y mucho menos los recursos necesarios. Si no me equivoco, ahora hay una última resistencia protegiendo el asqueroso orbe que deja aislada la ciudad. Y resulta que ese es el punto que no podemos atacar. No te preocupes… Te puedo asegurar que una vez acabe contigo, estarás en la primera fila enfrentándote contra esos escuadrones de los que tan bien hablas.

Y… Ya estaba dicho, así que podía proseguir con la tortura. Antes de nada, se volvió a agachar y así llegó a acariciar la mejilla (otra vez) del joven. Le gustaba el tacto tan joven y tierno que tenía, parecía un… Candidato a esclavo perfecto. Más bien, con esos ojos azules, se lo estaba pidiendo a gritos. Y no le iba a decepcionar. Sería un sumiso más de la Secta, y moriría en el frente, como debía de ser con herejes de ese estilo. ¿Acaso se merecían aquellos que no respetaban la justicia un trato más justo?
Volvió a activar el talismán, y esta vez, utilizó algo tan íntimo y cercano que nadie pasaría indiferente. Le cedió otro de sus recuerdos como luchador de la Secta. Allí estaba él y otros soldados, armados hasta los dientes, y cazando a esos rehenes que habían escapado, para ajusticiarlos o encerrarlos según cuanta resistencia oponían. Y claro está, ¿quién se estaba encargando de dar el golpe de gracia? Era más que obvio que se trataba de Kaiser, armado con un hacha de oscuridad y profiriendo cortes sucios y crueles, intentando que dolieran lo máximo que pudiera. Otra escena, algo más reciente: patrullando por Takemori e intentando que esos renacuajos que servían para que ese tal Derven no moviera su culo del asiento no se escaparan. Era una tarea fácil, la verdad. Más bien, si alguno se acercaba demasiado, invocaba un caído detrás de él y le mataba en el sitio. No era tan complejo, más bien, en opinión del nigromante lo podía hacer hasta un crío de ocho años. Esa cosa le estaba doliendo, pero a su vez, parecía que al contrario le afectaba de una manera mucho más crítica.

¿Qué has dicho, caballero? Tal vez… Si no me equivoco… ¿Qué prefieres morir? Eso no es problema, si quieres, llamo ahora mismo a algún verdugo y que te corten la cabeza en el acto. No obstante… He oído hablar sobre que pudiste enfrentarte a un alto mando de nuestro pequeño ejército. Y aunque estas aquí porque debió meterte la paliza de tu vida, eso te convierte en un peón muy valioso… Y no me gusta perder piezas hasta que las he aprovechado al máximo.
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
17
Dromes :
40818
Reputación :
10
Mensajes :
273

Ver perfil de usuario
SEGUIDORES DEL CAOS

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: EN MEDIO DEL MAL (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por Derven Greyback el Lun Jul 03, 2017 12:19 pm

El miembro 'KaiserApolo' ha efectuado la acción siguiente: Juegos


'Habilidad de Ataque' : 14
avatar

Dromes :
185080
Reputación :
23
Mensajes :
10312

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: EN MEDIO DEL MAL (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por Ambientacion el Miér Jul 05, 2017 1:04 pm

Ambientación

"Madness", aquel oscuro y corrupto talismán para estar teniendo efecto en la mente de Eoghan (dos dados a favor de Kaiser). El ángel caído poco a poco empieza a sentir mareos, distorsión en su vista, todo por culpa del maldito talismán y su portador, que de tener éxito, haría que Eoghan pelee a favor de La Secta. El primer paso pasa agrandar las fuerzas de la vil organización, quien en este preciso instante esta en guerra por toda la ciudad.

Soldado: -¡Kaiser!- Se abre la puerta con rudeza y autoridad, junto con dos soldados que escoltan a un nuevo rehén.  -Nuevo rehén para el proyecto Madness. Termina lo antes posible con ambos-

Arrojan a la celda, a una encadenada y débil Rebecca, quien ha sido capturada en las calles para ser enviada a la base, pues los poderes que ella pueda ofrecer serian de gran ayuda para su bando. Los soldados le dejan el trabajo a Kaiser y se retiran.

Off-rol
Vitalidad
Eoghan: 60%
Kaiser: 100%
Rebecca: 100%

Rebecca Fdez se une como rehén y ahora es su turno. Debido a un campo mágico que protege la base, su Servant, Alex Strike, no pudo ingresar con ella y se haya en las afueras. ¡Suerte!
avatar

Dromes :
41080
Reputación :
9
Mensajes :
126

Ver perfil de usuario
USUARIO NUEVO

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: EN MEDIO DEL MAL (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por Rebeca Fdez. el Miér Jul 05, 2017 4:55 pm

Cómo me dolía el cuerpo. Mi boca sabía a sangre. ¿Cuántos golpes había recibido ya? No lo sabía. Mi mente seguía allí, en la ciudad, con los heridos y Alex... Alex. La última vez que le había visto estaba con una niña. Nos habíamos mirado, me había dicho que me protegería y...le creí. Tonta de mí. Un par de hombres me habían cogido por sorpresa poco después. Alex había luchado contra ellos anteriormente, o eso supuse, pues cuando me cogieron dijeron que conmigo podrían contra él sin necesidad de volver a perder. Me había defendido de ellos, claro está, pero eran dos y yo... yo era una simple chica. ¡No sabía siquiera de lucha! Y el único arma que tenía estaba, cómo no, en la mansión. ¿Por qué siempre me olvidaba de la maldita varita? Tenía que aprender a llevarla conmigo, pero... ¿sobreviviría para aprenderlo?
Miré alrededor. La paliza que me habían dado me había dejado grogui durante un buen rato, por lo que recobrar el conocimiento me había chocado más de lo que creía. La sala era tenebrosa, oscura. Y hacía frío. La ropa que llevaba no ayudaba en eso. Debido a los golpes la camisa estaba sin varios botones dejando entrever ropa íntima, y gracias a mi torpe defensa, la falda estaba hecha trizas con un agujero enorme dejando entrever la cicatriz de la pierna. Ya no había rastro de las medias que poco antes había llevado. Además, ambas prendas estaban tintadas en sangre, tanto seca como húmeda.
Me tiraron con brutalidad al suelo. Mi mejilla magullada chocó contra la piedra y gemí, dolorida. Intenté incorporarme pero las cadenas me lo impidieron. Respiraba tan nerviosa que me costaba tener un ritmo normal. Miré alrededor. ¿Qué iban a hacer conmigo? Alex estaba lejos de mí, acabaría muriéndose o quién sabe qué... "Quizás es lo que quieren", pensé, aturdida. De pronto, el soldado que me había atado dijo algo que me dejó paralizada por un momento.

-¿Kaiser? -Busqué de inmediato su mirada: ahí estaba. Por un momento pensé que me miraba como a un animal. - Kaiser... -Mis ojos se empañaron en cuanto su mirada se centró en la mía.
Estaba salvada. ¡Gracias a Dios! Sentí la necesidad de tirarme a sus brazos y quedarme en ellos para siempre pero... mi mirada se desvió. Maldita sea, ¿por qué tuvo que desviarse?
Un chico bastante hermoso estaba al lado, atado y... ¿herido? Mis ojos volvieron a Kaiser, pero esta vez no mostraban amor y esperanza, sino angustia y duda.

-¿Dónde estamos? -Mi voz sonó más ronca de lo deseado.
Estaba en shock. No sabía hacia donde mirar, qué hacer o qué decir. Nosotros estábamos en la "celda" y Kaiser estaba fuera. ¿Se había escapado o...? No, imposible. Kaiser estaba también sorprendido por mi aparición. No debía estar aquí, se le notaba de lejos. Aproveché ese momento de dudas para levantarme. Los golpes que me habían dado habían logrado joderme la pierna más de lo que estaba, me era casi imposible andar. No obstante, me levanté para acercarme al chico de las cadenas. Kaiser intentó oponerse (o eso creí), pero no se movió del sitio, no tenía mente para ello desde que me había visto entrar. Seguía mirándome...
En pocos segundos llegué al muchacho y me arrodillé a su lado (dejándome caer sin fuerzas). Le miré a sabiendas de que no era de esa tal Secta. Alcé las manos atadas para acariciarle la mejilla. Estaba ido.

-Explícamelo... -Desvié la mirada hacia mi amado. -No es un ruego. Es una orden.
Mis manos temblaban lo suficiente como para tenerlas que bajar tras dar una caricia al ángel caído. Me era imposible mantenerme erguida. Me agaché cuanto pude para no mostrar el dolor que sentía en el pecho. Si lograban desnudarme verían moratones por todas partes. Mis peores pesadillas no eran ni la mitad de dolorosas de lo que era esto. Mi cuerpo estaba rechazando a lo que más amaba. Y lo peor era... que no sabía porqué.



Apariencia hogareña:

Apariencia en batalla:
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
20
Dromes :
20066
Reputación :
8
Mensajes :
90

Ver perfil de usuario https://no-te-detengas-ahora.blogspot.com.es/
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: EN MEDIO DEL MAL (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por KaiserApolo el Vie Jul 14, 2017 1:14 pm

Oh… ¿Te duele? ¡NO TE PREOCUPES, CADA VEZ QUEDA MENOS PARA QUE  MADNESS CORROMPA TU MENTE!

El nigromante estaba eufórico. Le habían amenazado del poder y salud que podría arrebatarle si el aparato no funcionaba bien, no obstante, los sucesos a continuación le hicieron desear no haber nacido. Cuando ese maldito soldado abrió el portón, Kaiser estaba descansando un poco contra la pared, mirando fijamente la celda, y dando así un aire de solemnidad a su figura, sin mirar a los otros dos sujetos:

¿MPH? ¿Más conejillos de indias para el proyecto Madness? Veamos… Ya me habéis fastidiado mucho con ir quitando y metiendo a gente, ¿no creéis que si esto es solo un experimento no necesitamos corromper a todo ser vivo en la base?

Pero… Algo rompió la claridad mental del discurso. La mujer que llevaban apresada, no era nadie más ni nadie menos que…

¡ASUNA! ¿QUÉ C*ÑO HACES AQUÍ?

Dejando el Madness en la punta de su báculo, salió disparado hacia su amada, en un acto reflejo, aunque les separaban esos barrotes que tan bien le habían ido para detener al otro sujeto, que yacía encadenado, obviamente, le estaba pasando factura todos los ataques que ya había realizado contra su pobre mente. Pero… La única que le preocupaba ahora era su amada. ¿Para qué demonios necesitaban a una simple humana? ¿Por su Servant?

Y tu estúpido Servant… ¿Por qué no te ha protegido?

Rápidamente, recordó la barrera mágica que separaba la base del resto del mundo. Claro… Ese estúpido berserker no sería capaz de superarla ni en un millón de años. ¡¿Pero qué más daba?! Ella era la que estaba magullada y herida, el otro le importaba lo mismo que una piedra, y el muchacho con el que segundos atrás había estado enfrentándose verbalmente, ya podía irse al infierno en ese preciso instante. Obviamente, se retiró la capa y la colocó entre los hombros de su amada, con tal de que no sufriera el cruel frío de la celda. Tras eso, escuchó su orden. Pero… ¿Cómo le explicaba eso? Siempre lo había intentado ocultar y esconder la verdad sobre la gran mansión en la que vivían… No… Debía ser sincero. Ella dijo que le amaba, ¿cierto?

Asuna… Mi princesa… Supongo que no tiene lógica ocultarlo más. –se agachó a la altura de su amada, intentando mirarla fijamente a los ojos, aprovechando su larga experiencia en combate para no derramar ni una lágrima y mostrarse mucho más sereno que segundos antes- Soy Kaiser Apolo Ebbon. Soldado de la Secta y encargado del proyecto Madness. No te preocupes por ese jovencito… Digamos que es uno de nuestros  muñecos de pruebas. Y supongo que tú también. Lo siento… Yo… Intentaré ser rápido… Y buscaré la cura… ¡Porque nadie me quitará mi sueño de tener una familia! –bajó la cabeza y agarró el Madness, mientras preparaba de nuevo el conjuro, y como no, la verdosa luz apareció en el talismán- ¡Por favor, no puedo hacer nada más! ¡Perdóname por esto!

Y entre pequeñas lágrimas, activó la luz, apuntando a ambos sujetos. Le prometió que si alguna vez se lo ordenaban, sería duro con ella, y obviamente, cumpliría su promesa. Un fogonazo menos potente que las anteriores veces  estalló sobre ambos en la celda, mientras intentaba no mirarla recibir el golpe. Pensó de nuevo en la satisfacción de la guerra, pero esta vez, de manera involuntaria, Asuna también apareció en los recuerdos, generando de nuevo las expectativas de futuro del nigromante. Él y ella juntos, cuando terminara la guerra, en la playa… Con el beneplácito de la Secta no sería muy difícil… Éadrom merecía caer, pero ellos estarían a salvo en una tranquila casita junto al mar, con un par de pequeñajos acompañando sus vidas. El primer día en la que la conoció, justo el día de su primer beso… Se lo prometió, la protegería para siempre:

¡Quiero mi final feliz, y lo tendremos juntos, Asuna, aunque ahora tengamos que sufrir! ¡Encontraré la manera de retirar este hechizo de tu cuerpo, y podremos empezar otra vida!
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
17
Dromes :
40818
Reputación :
10
Mensajes :
273

Ver perfil de usuario
SEGUIDORES DEL CAOS

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: EN MEDIO DEL MAL (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por Derven Greyback el Vie Jul 14, 2017 1:14 pm

El miembro 'KaiserApolo' ha efectuado la acción siguiente: Juegos


'Habilidad de Ataque' : 14
avatar

Dromes :
185080
Reputación :
23
Mensajes :
10312

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: EN MEDIO DEL MAL (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por Rebeca Fdez. el Miér Jul 19, 2017 4:51 pm

- Mi estúpido Servant me ha protegido más que tú. -Salté sin pensar. Estaba aterrada. No sabía qué hacía allí, demasiada confusión en un momento...
Su tacto no me resultó agradable por primera vez desde que le conocí. Un escalofrío recorrió mi cuerpo, y no para bien. Me aparté con delicadeza para que no se diera cuenta. Mi cuerpo le repelía... ¿Por qué?
- Soldado de la Secta... Proyecto Mad... ¿Qué narices? La Secta es quien está matando a todas esas personas, ¿qué haces con ellos? ¡Maldita sea, Kaiser! Esa persona está llena de vida, ¡no es ningún juguete! Está herido... Sácanos de aquí, por favor... Te-Tengo miedo, muchísimo miedo... -Intenté sonar serena, pero la voz me lo impidió y acabé la frase con un sollozo. Estaba empezando a temblar.
Kaiser se acercó pero me alejé, esta vez, con fuerza. ¿Confiaba en él? Habíamos sentido demasiada pasión en muy poco tiempo. ¡No le conocía! Santo Dios... Por la calle no paraba de oirse el nombre de la Secta. No sabía qué era, pero era obvio que eran los causantes de toda aquella matanza. Y Kaiser... pertenecía a ella. 
Quería morirme, enterrarme bajo tierra, desaparecer. Me dolía más el pecho que las heridas superficiales. Me costaba respirar, es más, casi ni lo hacía. 
Kaiser acarició mi mejilla y se levantó disculpándose, nervioso. Miré el aparato que sostenía entre las manos. ¿Me iba a herir? 
-Kaiser, no lo hagas. ¡No tienes porqué hacerles caso! -Empezaba a ahogarme con mis propios pulmones. -Kaiser... Por favor... -Dejé caer una sola lágrima al suelo justo cuando el aparato se encendió.
Un dolor intenso se apoderó de mí. En mi cabeza aparecieron imágenes que me dejaron en shock. No podía moverme, casi ni gritar. Dejé de respirar por unos segundos, ¿qué me estaba haciendo? Gente inocente muriendo, gente suplicando, chillando, llorando, luchando.. No. No. ¡No! -Apreté los puños y me los puse pegados al pecho, chillé. Grité como nunca antes lo había hecho. No me iba a dar por vencida. No. Kaiser no era así... ¿O sí? Abrí los ojos cuanto pude, tenía la mirada desviada, llena de lágrimas... Lloraba. Kaiser lloraba por mí. Esto no iba a acabar de esta manera. Ni hablar. 
El dolor seguía, creí que iba a desvanecerme pero... paró. Mi cuerpo cayó al suelo lentamente, cual pluma. La cabeza me daba vueltas. Pero seguía consciente. Seguía siendo yo.
- Por... qué... -susurré. -si...tanto me amas... -mi voz se perdió entre el silencio.
Rebeca Fdez. ha efectuado 1 lanzada(s) de uno Defensa (Imagen no informada.) :
8



Apariencia hogareña:

Apariencia en batalla:
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
20
Dromes :
20066
Reputación :
8
Mensajes :
90

Ver perfil de usuario https://no-te-detengas-ahora.blogspot.com.es/
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: EN MEDIO DEL MAL (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por KaiserApolo el Mar Jul 25, 2017 8:10 am

Off rol:
Tengo permiso de Eoghan Maddox para saltar su turno

Asuna… Es cierto. Yo te amo por encima de todas las cosas. Por eso debo hacerte esto… Porque si no soy yo quien lo hace, será cualquier otro, e incluso el mismísimo Desgracia. Te acuerdas de él, ¿cierto? No me mientas diciendo que te da igual, a veces hay que reservarse el orgullo.

El nigromante, tras derramar un par de lágrimas, volvió a su semblante indiferente y duro, con Madness entre sus manos, jugueteando con él, ya que estaba totalmente seguro de que sus ataques habían debilitado tanto al muchacho como a su amada.

Hagamos un trato. Cuando la Secta piense que ya estás totalmente corrompida, iremos juntos a la playa, tú y yo, sin nadie que nos moleste, olvidándonos de esta asquerosa guerra, ¿te parece bien?

Era algo común para el mago sentir emociones contrarias la una a la otra, pero eso era incluso peor.
Como definirlo… Él, que había esclavizado a todo aquél que se interpusiera en su objetivo, no era capaz ni de dañar a una mujer cualquiera. ¿Curioso, cierto? Aun así, no se iba a detener por tales estupideces como lo eran los sentimientos. No…

Lo siento, mi princesa. Es la única manera de terminar la guerra. ¿Te parece justo que mientras nosotros estamos rodeados por una barrera mágica, el resto del mundo se destruya y sufra? Éadrom tiene severos problemas si piensa que Dios, Lucifer, Grima o quien sea qué gobierna sobre la tierra como sumo hacedor iba a consentir una paz tan ilógica…

Y la Secta, en cierto modo, era la mano derecha de tales deidades, y solamente hacían justicia, como prueba, que Volgear no había sido asesinado por ningún ángel ni nada por el estilo. Así pues, se podía decir que contaban con beneplácito divino, ¿cierto? Sea como fuere, un mago al servicio de esta organización no se achantaría por las lágrimas de una pobre inocente. Siempre debía haber sangre sacrificada, de lo contrario, una guerra no era una guerra, y una revolución como la Secta, que ya había ganado el poder de Éadrom en cuestión de DÍAS no se podía ejercer de otra manera, ya que de lo contrario no les harían caso. Y curiosamente, Madness ya estaba cargando todo ese pensamiento en él, obteniendo de esa manera una luz verdosa y con mayor potencia.

Seguirás siendo la misma, solo que con la diferencia de que toda la mala imagen de la Secta que tengas será eliminada. Así, si lo miras de otra forma, será mejor para nosotros… Los soldados de la Secta gozamos de determinados privilegios que el resto de habitantes no tienen. Incluso Alex podría ser perdonado. Pero no me toca a mí explicar esto. ¡Activa tu poder, Madness!

Al nigromante le habían hecho enfrentarse ya contra cuatro personas, y de estas, solo una opuso resistencia. Asuna también, a su manera, pero aun así, él ganaría. Nadie le vencería a él, Kaiser Apolo Ebbon. Y mucho menos saldría ileso. No tenía piedad con nadie, y su amada no sería excepción. O puede que sí… ¡¡No!! El Madness funcionaba con maldad, debía seguir con la línea dura. Así pues, tras suspirar, alejándose un poco más de la celda, alzó de nuevo el Madness apuntando hacia ambos rehenes y dejando ir un comentario sarcástico.

Espero que al menos me concedan un cargo más alto. Acabar con la única persona que amas es duro, por si no lo sabían, caballeros de la Secta. Y por cierto, cariño… -se giró para dedicarle una mirada más fría que de costumbre, dejando que sus ojos atacaran de manera que parecían flechas, apuntando hacia ella- Si no fuera por mí, a saber qué te hubiera pasado. No tendrías un hogar digno para una mujer como tú, no tendrías un pequeño al que cuidar como lo es Grillo. No tendrías amor, ni aquella varita que hice para ti aunque me haga daño manipular objetos sagrados. Y mucho menos tendrías a ese Servant que tan bien te ha protegido en comparación a mí. Vaya… Creo que me necesitas, y yo te necesito a ti… Así que nada más termine con esto te llevaré a la mansión, con Grillo, con Kampert, si quieres no volveré a aparecer durante meses o años, pero me da igual. Porque de esa manera sabré que tú… Estás a salvo.
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
17
Dromes :
40818
Reputación :
10
Mensajes :
273

Ver perfil de usuario
SEGUIDORES DEL CAOS

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: EN MEDIO DEL MAL (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por Derven Greyback el Mar Jul 25, 2017 8:10 am

El miembro 'Invictus Septimus' ha efectuado la acción siguiente: Juegos


'Habilidad de Ataque' : 4
avatar

Dromes :
185080
Reputación :
23
Mensajes :
10312

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: EN MEDIO DEL MAL (BASE DE LA SECTA)

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.