FELIZ CUMPLEAÑOS
Hace 6 años se creó esta comunidad con la intención de unir a los roleros y crear una familia. Hoy me es grato decir que se ha cumplido desde el inicio. Bienvenidos a Éadrom, bienvenidos a Takemori.

Muchísimas gracias a todos nuestros usuarios. Este es un triunfo que compartimos no solo con los registrados actuales, si no también con aquellos que se fueron.
Muchas gracias!
6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
» Mad Members!! || Priv. Miembros de Laboratorio
Hoy a las 3:32 pm por Surya Candra

» ¿Una loba y una paloma? [Priv. Haruka]
Hoy a las 2:14 pm por Haruka Musume

» Criaturas sombrías: Viktor Frankenstein.
Hoy a las 1:42 pm por Viktor Frankenstein

» TIENDA DE ITR
Hoy a las 10:29 am por Alice Sadao R.

» Cambios de botón
Hoy a las 8:20 am por Invitado

» CAMBIO DE NICK
Hoy a las 6:49 am por Airi Ebani

» Reserva de físicos
Hoy a las 2:55 am por Solrac LeMay

» LIBRO DE FIRMAS
Hoy a las 2:23 am por Solrac LeMay

» Blue Caos (Rol +18 Inauguramos!) [Afiliación Élite]
Hoy a las 2:11 am por Invitado

» What's the problem? [Priv. Megan]
Hoy a las 2:03 am por Altruismo

¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


CAPITULO III: SITUACIÓN COMPLICADA (EDIFICIO ANTIGUO)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

CAPITULO III: SITUACIÓN COMPLICADA (EDIFICIO ANTIGUO)

Mensaje por Ambientacion el Mar Mayo 30, 2017 9:00 pm



EDIFICIO ANTIGUO
CAPITULO III

• UNA SITUACIÓN COMPLICADA  •


Midoriya Izuku, alumno de primer año del instituto Takemori, ha huido de las instalaciones y ahora se encuentra en el edificio antiguo, cerca pero a la vez lejos del dominio de La Secta, la cual se ha apoderado del instituto por completo, todo Takemori es un campo de concentración para rehenes y lo único que puede sentirse allí es miedo, pues nadie sabe que les harán la malvada organización una vez termine todo este conflicto.

El joven peli verde debe movilizarse, La Secta no tardará en encontrar su escondite. Las patrullas es algo que ya es parte del ambiente en Éadrom. Las personas prisioneras en distintos lugares para luego ser enviadas a Takemori para tenerlas vigiladas, si algo hay que reconocer, es que esta malvada secta está muy bien organizada.

Pasos se escuchaban subir las escaleras, o mejor dicho, escombros de aquel edificio, si bien aún se mantiene de pie, parte de él está destruido, las escaleras son una forma de subir al igual que los escombros que hay a su alrededor. ¿Alguien se habrá dado cuenta de la presencia de Midoriya? ¿Quien se tomaría las molestias de subir por aquel edificio? Si no se trata de un soldado enviado para capturar a Izuku, se trata de alguien en las mismas condiciones que el joven. Aunque... Buri no parece ser alguien malo.



SISTEMA

•Ambientación•

Los turnos son los siguientes:
-Midoriya Izuku
-Aliisa Nylund

En este tema se les dará un par de respuestas para que puedan conocerse entre ustedes. Sus personajes deben llegar a un acuerdo sobre que hacer, si ir a rescatar e infiltrarse en Takemori, ir a las calles, o permanecer alli. Cuando se vea que han llegado a una decisión, Aliisa, que es la última en postear entre los dos, tendrá que poner en un spoiler cual fue su decisión. Con esto, Ambientacion hará una intervención para seguir con el tema.

Turnos: Máximo de 7 días por usuario para contestar, de no emitir respuesta, se saltea. A la 3ra falta de respuesta, su personaje sera levemente manipulado por Ambientación para dejarlo fuera del tema.



avatar

Dromes :
41080
Reputación :
9
Mensajes :
126

Ver perfil de usuario
USUARIO NUEVO

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: SITUACIÓN COMPLICADA (EDIFICIO ANTIGUO)

Mensaje por Midoriya Izuku el Miér Mayo 31, 2017 12:37 pm

-¡¡Reacciona, Izuku, maldita sea!! ¡Haz algo...!

Me reprendía a mí mismo, observando desde la azotea del edificio en el cual me refugié de las patrullas de La Secta que pululaban por las calles...  Echaba un vistazo hacia lo que ocurría bajo mis pies, en éstas mismas, divisando varios grupos de miembros sectistas escoltando oleadas de rehenes que capturaban en sus reconocimientos por el área y llevaban contra su voluntad de vuelta al Instituto Takemori, el cual se vio de pronto convertido en un centro de concentración de aquellos fanáticos... Notaba que eran seres realmente peligrosos, que matarían sin titubeos a cualquiera que se interpusiera entre sus objetivos y ellos... Y eso no hacía más que acrecentar mi preocupación, mi frustración respecto a aquel hecho: El que personas inocentes se encontraran a la merced de tales bestias.


Notaba cómo mi cuerpo se tensaba y clamaba por actuar en contra de las acciones de La Secta mientras observaba desde aquella azotea a dichos grupos llevar a los civiles hasta el instituto como rehenes... ¿Pero, para qué? ¿Qué pretendía aquel misterioso y vil grupo de todas formas? Estaba bien organizado, eso debía admitirlo. Barrían las calles de civiles con una rapidez pasmosa, como si sintieran dónde y quiénes se estaban escondiendo de ellos, capturándolos a todos sin cuartel... "¡Pagaran caro...! Pero no debo apresurarme, debo idear una forma de liberar a los rehenes, y si es por mi cuenta lo tendré aún más difícil...".

Viendo lo bien que se desenvolvía aquel grupo de fanáticos debía dar por hecho la seguridad sobresaliente que tendría dispuesto por el perímetro académico... No podía tomarlos a la ligera, necesitaba organizar mis ideas, reunir los datos que hasta ahora recolecté de ellos y ponerlos en orden, de forma que pueda idear un plan, una forma de infiltrarme en aquel recinto sin ser visto, además de tener en mente con anterioridad una ruta de escape segura la cual utilizar para liberar a los rehenes sin exponerlos al peligro, y si fuera inevitable aquello, que corrieran el menor riesgo posible... ¡Había tantas cosas que tener en cuenta, y sentía como si tuviese tan poco tiempo para actuar...!

Decidí que ya fue suficiente reconocimiento del área entonces, por lo que con cautela alejé mi cabeza del borde de la azotea para volver sobre mis pasos hasta la entrada/salida de ésta, regresando al interior de aquel edificio ya en ruinas por los estragos que causó el anterior terremoto... Su estructura se veía inestable, pero comparado con los demás edificios a mi aldededor, aquel era el que mejor aspecto presentaba. Tan sólo rezaba porque ningún escombro cayera sobre mi coronilla mientras bajaba las escaleras en aquel entonces...

Me encontraba algo absorto en mis pensamientos, reflexionando sobre el plan que debía seguir para ayudar a aquellos civiles apresados en el instituto, hasta que paré en seco la bajada, deteniendo incluso mi respiración por un instante, llevado por mi instinto el cual acababa de sentir un temblor extraño en la estructura del edificio. "¿Un nuevo terremoto? Es como si un escombro acabara de caer al piso...". No, aquel no se trataba del sonido que hace un trozo de hormigón al desprenderse de las paredes o el techo, no... Ademas, no era un único sonido, sino era uno leve y rítmico, como si aquel sonido se tratara de...


Música Ambiental (Opcional (?):


-... Pasos...

Tragué saliva con dificultad, notando cómo mi cuerpo volvía a tensionarse por instinto, pegándome a la pared de las escaleras mientras las bajaba con la mayor cautela posible. A medida que descendía peldaños aquel rítmico sonido se hacía más claro a su vez, llegando a cesar bruscamente cuando noté que el origen de aquel ruido se encontraba justo bajo mis pies, en el piso inferior del edificio. Seguramente, quien fuera que fuese el dueño de tales pisadas se había percatado de mi presencia lo más seguro, o por coincidencia cesó de andar justo tan cerca de mí... Pero sea cual fuera el caso, no vi otra opción que forzar yo un encuentro con aquel sujeto. Si se trataba de un miembro de La Secta, debía noquearlo para que no avisara a ninguno de sus compañeros de mi presencia en el lugar... Pero... ¿Y si se trataba de alguien inofensivo? ¿Un civil...? Quizás se encontrara perdido, hubiese conseguido zafarse de las garras de la organización sectista y estuviese buscando un lugar en el que refugiarse... En cualquier caso, no podía permitirme bajar la guardia.

Tomando una gran bocanada de aire para reunir todo el coraje que pudiera en ese momento, comencé a dirigirme al piso de abajo con grandes zancadas, escuchando cómo acto seguido de comenzar aquel esprint explosivo aquellos pasos de antes volvían a sonar en la estancia pero a un ritmo frenético, como si realmente se hubiese percatado de mí en ese instante y hubiese corrido a esconderse en algún sitio. Una vez en medio del pasillo de aquel piso, con un aire algo inseguro pero a su vez desafiante, comencé a andar lentamente y con la mayor precaución posible por aquel lugar, observando con cautela el interior de las salas por las que pasaba a su costado, en busca del sujeto que se estuviese escondiendo de mí en ese instante.

-¡¿Quién eres?! ¡¿Qué haces aquí?!- Comencé a vociferar con cierto nerviosismo en mi tono de voz hacia el resto del pasillo que se extendía frente a mí, con unas pocas salas más por investigar con la mirada por delante... -¡¡Muéstrate de una vez!!- Volví a gritar de nuevo, mientras asomaba furtivamente la cabeza por la entrada a una de esas habitaciones, de nuevo sin encontrar rastro del individuo misterioso -... ¡Si no te muestras ahora mismo, daré por hecho que eres de La Secta! ¡Si ese es el caso, no tomo responsabilidad de mis actos!



-¡¡Este es tu último aviso, muéstrate ante mí!!- Exclamé por última vez, deteniendo el paso hasta que unas 4 salas restantes se disponían por la pared de mi derecha, aún sin investigar, a la espera de que fuera quien fuera aquel sujeto, saliera de su escondrijo. Si aún continuaba sin hacerlo tras aquel último aviso... Daría por hecho que se trataría de un miembro de La Secta. ¿Quizás, aunque realmente no fuera uno aquel individuo, siguiera sin salir de su escondite por sospechar lo mismo que yo en ese instante...? No estaba seguro, y por ello mismo era por lo que me demoraba tanto en entrar en acción. Al fin y al cabo no quería herir a ningún civil por mi propia irresponsabilidad y error...

Aguardé con un aire algo nervioso e inseguro la respuesta de la presencia desconocida, remangándome las mangas del traje verde que llevaba en ese entonces, preparándome para la acción y posicionándome en guardia por si la ocasión lo requería.


Apariencia del pasillo que me imaginé (?):
avatar

Salón :
1 A
Edad :
16
Dromes :
29773
Reputación :
10
Mensajes :
203

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: SITUACIÓN COMPLICADA (EDIFICIO ANTIGUO)

Mensaje por Aliisa Nylund el Vie Jun 02, 2017 8:47 pm

Lamentablemente no sabía ni donde estaba parada, la estructura había quedado totalmente destruida en su frente, y a duras el interior estaba en pie, porque podría haber encontrado más escombros que lugar por el que caminar. Suspiró con pesadez al mirar a su alrededor, las cosas no estaban bien y sinceramente ella no sabía qué hacer en aquella circunstancias, ayudar por si sola sabía que era inútil y por eso mismo había desistido de la idea para solo ocultarse en aquel inestable edificio. Por otro lado, ahora el bosque estaba demasiado lejos, al momento en que decidió darse la vuelta y dirigirse al instituto supo que la distancia se doblaría y por ende tendría un viaje mucho más extenso, sin contar los peligros con los que se podía encontrar. Los mismos peligros que la podían acechar en aquel edificio.

Sus pequeños pasos temblorosos avanzaban por un pasillo gris bastante largo, parecía como si fuera parte del instituto, pero le costaba poder reconocerlo bien. “Espero que haya nadie más por acá…” pensó mientras no se dejaba estar quieta. Tenía que investigar un poco más antes de estar segura que era un lugar óptimo para esconderse. “Si tan solo pudiera invocar a Ratastök” aquel pensamiento pasaba por su mente mientras ella sujetaba con fuerza la tira de su bolso, el cual iba cruzado por su pecho. Ratastök era un vaettir mitológico, se trataba de una criatura con forma similar a una ardilla y según la mitología nórdica, él era el encargado de reunir la información de los mundos a los que se lo mandara para luego comunicarles las noticias a los dioses en Asgard.

Sin embargo, Aliisa había hecho mucho uso de su magia al salir de su edificio justo a tiempo…. Bueno no exactamente justo a tiempo, sino que se las ingenió para que esos últimos minutos le fueran de ayuda. Ese día en el que ella se encontraba preparando su bolso para comenzar con una investigación con algunas de las plantas del bosque, sintió un fuerte temblor a la vez que las luces se cortaban y de a poco el suelo comenzaba a agrietarse. Urgida en la necesidad de huir tenía que ganar un poco más de tiempo antes de eso, por lo que con un par de runas dibujadas sobre el suelo de su departamento, unas fuertes lianas comenzaron a aparecer sobre este hasta que cubrieron gran parte de la estructura.

En ese momento en el que ya podía sentir su cansancio por semejante uso de sus poderes, comenzó a guardar los diferentes brebajes que tenía listos, e incluso algunas hierbas disecadas para poder crear más de estos. ¿Qué cuales brebajes? Bueno los que mas le servían a ella, los de recuperación de su energía. Tenía la manía de prevenir situaciones, y esta vez estaba segura de que podría llegar a hacer un uso excesivo de sus dones, tal y como lo estaba haciendo. -Buri esperame fuera de la ventana, el edificio no aguantara mucho más- le dijo algo desganada aunque seguía sonando preocupada.

El dragoncito hizo caso y una vez fuera se poco sobre el marco de la ventana, aun en su forma pequeña, solo al momento en que llegara Aliisa iba s develar su forma colosal. Entre tanto, la nórdica se paseaba tambaleante por el lugar, sostener un edificio de 10 pisos con enredaderas y lianas que consumían su energía poco a poco no era fácil. “Supongo que eso es todo” pensó dando una última ojeada a su  hogar, el cual en poco segundos quedaría destruido. Caminó con la mayor rapidez que su cuerpo le permitía y se dirigió hacia la ventana. En ese momento Buri  se elevó en el aire y pocos segundos demostró su forma real, mientras que la joven se posaba sobre la ventana lista para saltar -Solo espero que todos hayan podido salir ya- susurro algo deprimida y solo un segundo después se lanzaba sobre el lomo de su amigo.

En ese mismo instante las enredaderas y las lianas se comenzaron a secar con rapidez hasta que ya no se las pudo ver ni siquiera desaparecer; el edificio había colapsado. La pelirosa se abrazó a Buri con fuerza mientras algunas lágrimas se le caían. No quería pensar que hubo gente que no pudo escapar, pero la realidad le mostraba lo contrario puesto que cuando la estructura se derrumbaba alguien había gritado.

De vuelta en el edificio el cansancio en su cuerpo la hacía tropezarse con sus propios pies, por lo que una vez registrada la planta principal por la que había entrado, se dedicó a buscar una sala en la que esconderse y descansar y recuperar sus fuerzas con ayuda de sus brebajes tal vez. Buri la acompañó tratando de tenerla en pie, y luego la hizo sentarse en una esquina de la sala y sobre esta había empujado algunas mesas y estanterías para esconderla. -S-solo unos minutos – le dijo mientras recostaba su cabeza sobre la pared y cerraba los ojos. Allí había quedado que su extenuación no era solo física sino que emocional también, a pesar de conseguir más tiempo para algunos de sus vecinos en su departamento eso no había sido suficiente.

Mas en ese momento sus ojos se volvieron a abrir y sus pupilas de habían dilatado, estaba escuchando pasos acercarse, pasos que tal vez ahora se acercaban porque ellos habían sido lo suficientemente ruidosos. Aliisa sacó de su mochila un brebaje, y sin dudarlo más lo tomo de un sorbo. No era una gran cantidad, era todo lo que entraba en un tubo de ensayo, pero debía recomponerse y como si de un café o energizante se tratara sus energías volvían con rapidez. -Tenemos que buscar otro lugar- le susurró a Buri mientras empezaban a correr por el pasillo, y a su vez seguía escuchando pasos más cerca.

Sin saber que mucho más hacer se arrinconó sola en un pasillo sin salida. Miró a ambos lados y solo encontró más salones de clases por lo que decidió entrar a uno de los últimos y solo esperar que no la encontraran. No obstante, de pronto el dueño de aquellos pasos comenzaba a hablar. -…-  la pelirosa solo se concentraba en inhalar y exhalar manteniendo la compostura. No quería oír os llamados ¿Y si eran de la secta? ¿Y si se la llevaban como a todos los demás?. Se sentó con sus rodillas flexionadas cerca de su pecho las cuales abrazó y hundió su cabeza sobre ellas. Tenía que idear un plan… pero la única salida seria enfrentarse a aquella persona y ella ni quería ni podía.

Hasta que de pronto el tono de aquella voz se le hacía familiar -¿Quién es..?- susurró mientras levantaba su cabeza esperando que el sujeto volviera a hablar y en efecto lo hizo y esta vez se notaba su cercanía. Se levantó de inmediato casi corriendo. Sabía quién era el dueño de esa voz, pero ni siquiera se había tomado el momento de dudar ¿Qué tal si alguien le ponía una trampa con tal de sacarla de su escondite? Pro Aliisa no pensó nunca en aquello, y corriendo salió de la puerta del ultimo salón.

-¿Izuku?- dijo al salir al pasillo y verlo en aquella posición defensiva. De pronto su rostro se ilumino al ver que era alguien conocido, y no solo eso sino que uno de los miembros de su escuadrón. Se acercó rápidamente hacia donde él estaba junto con Buri. -¿Qué estás haciendo acá? Creí que era alguien de la secta- respondió ya aliviada y soltando toda la presión que llevaba por dentro minutos atrás. -No tenemos que ser tan ruidosos… tal vez este alguien más por acá y nos juegue en contra- le comentó con su usual suave tono de voz sobre cómo iba gritando por el pasillo. No es que fuera un regaño, para nada jamás lo haría, pero lo parecía una consideración pertinente que debía hacer.


Narro-hablo- pienso



Gloriosa familia Kiwi:
Derechos al autor de la frase(?




Cosas del Uss ♡♡♡:



avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
23
Dromes :
82671
Reputación :
3
Mensajes :
147

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: SITUACIÓN COMPLICADA (EDIFICIO ANTIGUO)

Mensaje por Midoriya Izuku el Dom Jun 04, 2017 4:14 pm

Tragué de nuevo saliva con cierto pesar al vociferar aquel último "¡Muéstrate ante mí!", en posición de combate por cualquier enemigo del que se pudiera tratar tal sujeto. No tenía la certeza de quién era el autor de dichos pasos que acababa de escuchar, sólo podía tener seguro que no me encontraba solo en ese piso... Mis ansias aumentaban por cada segundo que pasaba, hasta el punto de casi cargar hacia las demás salas que quedaban por investigar en su busca. Pero por suerte no tuve que aguardar mucho a la respuesta del misterioso individuo, ya que se mostró ante el último llamado de forma rápida y diligente. Se trataba de Aliisa, mi compañera del escuadrón de defensa de Éadrom. En el instante en el que la vi aparecer tras una de las entradas a una de las salas inexploradas noté cómo los músculos de mi cuerpo se relajaban en cadena y casi a la vez, identificando al fin al dueño de dichas pisadas que escuché como un aliado al fin.


Música Ambiental (Con el título muy preciso LoL(?)):


-¡No me des esos sustos, Aliisa...!- Comenté mientras suspiraba de alivio al verla aparecer en escena, acompañada de su fiel amigo Buri y brindándome al fin la cierta tranquilidad con la que me encontraba un par de minutos antes. Observé a la chica en ese momento llenarse aparentemente de alegría al ver de quién se trataba con el que estaba hablando, apresurándose entonces hacia donde me encontraba con un rostro seguramente igual de aliviado que el mío.


-¿Qué estás haciendo acá? Creí que era alguien de la secta

-Créeme, Aliisa... Yo también pensé que lo serías...- Respondí ante aquella pregunta aún suspirando pero en ese instante de forma más leve, ya más relajado y con el latir del corazón más controlado.


-No tenemos que ser tan ruidosos… tal vez este alguien más por acá y nos juegue en contra.

-¡H-Hmpf! L-Lo siento- Dije en ese momento entre susurros al ver el error que cometí, sobresaltándome levemente y disculpándome visiblemente incómodo y arrepentido ante la chica, la cual mostró tener mejor actuar que yo en el incidente que acabamos de vivir al ser más discreta con sus alrededores. Realmente no esperaba llevarme un sermón, mucho menos en aquel lugar... Y a base de esa persona -M-Me alteré porque no sabía de quién era los pasos que escuchaba hacía un rato... ¿Qué esperas, que lo averigüe a base de... "s-susurros"...?- Pregunté de forma retórica e infantil en ese instante, siendo algo borde a la vez que tímido en dicho comentario. Era plausible la razón por la que me había dicho aquello Aliisa, pero también veía comprensible mi actuar en cierta manera, ya que uno no puede dejar cuartel ante lo desconocido en una situación tan crítica como la que me encontraba antes: Encontrándome en solitario, en un entorno de alto peligro y encima sin conocer el dueño de los pasos que me llamaron la atención en ese entonces...


Situé en ese momento una mano en mi cintura mientras la otra se movía de un lado a otro, haciendo gestos a medida que explicaba el por qué me encontraba en tal lugar, manteniendo el tono bajo y en susurro con el que veía que se sentiría mi compañera cómoda al conversar.


-Verás, conseguí escapar de los miembros de La Secta antes de que me capturaran junto a los demás alumnos del instituto Takemori... Y me zafé de las demás patrullas de esos locos hasta llegar a refugiarme en este edificio, pero...- Hice una breve pausa, dando unos pasos hasta llegar frente a una de las ventanas que se disponían a mi espalda, echando un breve vistazo al recinto académico a lo lejos, en el cual se encontraban decenas, o quizás cientas de personas inocentes, civiles apresados por las garras de aquella malévola organización. Soltando un leve pero a su vez frustrado suspiro, retomé la conversación, con un tono algo más pesado que el de antes -... Tengo pensado volver. ¿Has visto todas las patrullas de fanáticos que se dirigen una y otra vez al instituto? Todas ellas van escoltando rehenes que capturan por las calles, personas inocentes e indefensas... No puedo quedarme aquí, cruzado de brazos... Debo ayudarlos, "rescatarlos" de las garras de esas bestias...


De pronto, en ese instante mi expresión había adoptado una apariencia más seria y preocupada, observando aún el exterior del edificio, las calles de la ciudad y el instituto en sí, con una mirada ciertamente insegura. Mi encuentro con Aliisa me hizo pensar en algo bastante intrigante en ese momento... "... ¿Cómo les irá a mis compañeros...?", me pregunté a mí mismo mientras miraba a través de esa ventana, pensando en la de posibles situaciones en las que se encontraría cada uno. ¿Y si uno de esos rehenes retenidos en el instituto se trataba de un compañero? ¿Y si hubiesen podido escapar de La Secta como hicimos Aliisa y yo, pero se toparon con las patrullas de éstas y corrieron un destino peor...?


-... Me alegro que te encuentres sana y salva, Aliisa, ¡al igual que tú, Buri!- Dije en ese instante inconscientemente, volviendo mi mirada hacia la chica y su amigo dragón, regresando sobre mis pasos hasta encontrarme de nuevo a la altura de mi compañera -¿Cómo habéis conseguido escapar de esa organización? Se ve muy organizada, me costó realmente mucho evitarla hasta llegar aquí...- Comentaba con cierta torpeza y vergüenza en mi tono de voz en ese entonces, dejando atrás la expresión y tono preocupados y serios, para dejar paso a un rostro algo más alegre y avergonzado por el admitir lo difícil que fue... "Huir" de aquellos fanáticos.



"O tuviste suerte, o debiste de pasar por mucho para llegar hasta aquí sana y salva... ¿O quizás sea una mezcla de ambas opciones...?"


Hablo - Narro - "Pienso"


¡I.W.E. IS LAIF! <3:

Thx Vin <3 (?:


¿Acaso eres un Villano?:
avatar

Salón :
1 A
Edad :
16
Dromes :
29773
Reputación :
10
Mensajes :
203

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: SITUACIÓN COMPLICADA (EDIFICIO ANTIGUO)

Mensaje por Aliisa Nylund el Mar Jun 06, 2017 5:53 pm

Al escucharlo decir aquello Aliisa se sintió algo apenada, no era su intención n para nada, pero estaba preocupada de que el que se encontrara allí fuera era alguien de la secta. Si esa situación hipotética se hubiera presentado debería haberlo enfrentado o dejarse llevar como rehén, mas sabía que Buri se opondría a aquello por lo que no quedaba otra más que dejar su pacifismo por bien de su propia vida. Suspiro algo más relajada llevando su mano hacia la parte trasera de su cabeza y desordenar un poco sus cabellos como un gesto de timidez por su forma de actuar. –Lo siento- se inclinó apenas para hacer una reverencia riendo por el momento de nervios que ambos pasaron – ciertamente debería haber salido antes-  agregó una vez que recompuso su postura y lo observaba con una media sonrisa en su rostro, mientras por su parte el dragoncito se paseaba por el pasillo corroborando que todo estuviera bien. Ahora que había encontrado a un aliado el pequeño no temía dejarla por un par de minutos sola.

-Cierto cierto, tendría que haber prestado más atención a tu voz y salir antes-  respondiendo entre risas por su broma. Si había algo que la joven no tardaba en hacer era reconocer su culpa o su falta, y como en este caso entre los dos solo se hicieron lio tomando suposiciones y miedos como por ciertos. Mas volviendo a la preocupante circunstancia que estaban viviendo la cara de ambos jóvenes se enserio totalmente. Ambos sabía que había gente que estaba sufriendo porque no corrieron la misma suerte que ellos dos. “Supongo que la suerte estuvo de nuestro lado”  pensó mientras observaba a su compañero cuidadosamente y con solo pensarlo por un segundo pudo sentir el mismo tipo de indignación que él. Bueno es que no era muy difícil averiguarlo, el nombre clave que llevaba en la organización a la que ambos pertenecían lo decía todo. En cambio ella intentaba no desesperase, al menos no por fuera y de alguna forma mantener la compostura.

Una vez más escucho con atención lo que tenía para comentar su compañero. –La verdad no los he visto entrar al instituto, pero si por la ciudad- dijo negando con la cabeza algo caída. No dejaba de pensar en que ella podría haber estado entre esos rehenes. “¿Volver…?” pensó en un momento. Ella había pensado eso en un pricipio, pero sabía que sola no podría y menos teniendo en cuenta la cantidad de colaboradores que tendría la secta rondando por allí, estando al acecho. Sin embargo, Aliisa estaba de acuerdo con él, y ahora entre los dos podrían hacer algo ¿O no?. –Estoy de acuerdo Izuku, no podemos dejar a toda esa gente a la fortuna de la clemencia de esos hombres- respondió asintiendo convencida, después de todo ese era el deber de ellos, proteger la ciudad.
Por su parte la joven nórdica tenía un fuerte sentido del deber, y no podía ignorar la situación para solo pensar en ella, si había oportunidades y no aquello no significaba meterse en el matadero cooperaría tal y como siempre lo hizo sin importar en que ciudad se encontrara. Y al verlo ir hacia la ventana imaginaba que el estaba pensando en lo mismo y por eso mismo ya suponía cuál sería su próximo destino y misión, una en la que estaría reducida a dos personas…bueno dos personas y Buri. El dragón ni por loco dejaría a la pelirosa sola y con eso significaba un sí en la colaboración de su parte.

-También estoy feliz de que tuvieras la suerte de escapar, seguramente fue una situación muy difícil- respondió con una sonrisa en su rostro, la cual intentaba iluminar un poco el sombrío ambiente, aunque en verdad no era tan fácil como para poder dejar de pensar en todo lo ocurrido en apenas un par de horas. –Yo….- pensó recordado visualmente todo lo pasado, hasta incluso el grito de aquella persona seguía grabado en su mente por lo que  sus ojos no tardaron en critalizarse mientras llenaba su pecho de aire para poder permitirse contarle. –Con ayuda de Buri, aunque primero pase por unos pequeños problemas…el edificio de donde vivía iba a derrumbarse- corto su relato por unos segundos, debía controlar sus emociones y no dejarse llevar por aquel mal trago. –Intente mantener de pie el edificio con mi magia y por unos minutos lo conseguí, pero al momento en que mi cuerpo se fatigo tuve que salir e irme con Buri- Termino su recuerdo mientras pensaba en que hubo un momento en que sus ojos se cerraron por completo, y lo siguiente que vio fue la ciudad destruida y los cientos de hombres de la secta.

-Tuve la idea de venir ayudar al instituto, pero como todo estaba igual que allá y me encontraba sola, pensaba que no podría hacer nada, asique solo pasaría unas horas aca y continuar camino- agregó con un tono de decepción en su voz mientras que se notaba una pequeña caída de sus hombros al comentar aquello. –Pero… mi duda es si deberíamos meternos a la boca del lobo solo nosotros dos- preguntó pensando en sus otros compañeros, esperando que se encontraran bien como ellos dos, y por qué no reunirse todos para poder actuar ante esta situación tan difícil. Entre tanto, Buri volvía de su paseo y se posaba sobre la cabeza de a pelirosa. Al parecer el también estaba algo cansado ya que la había cuidado todo el día. –Supongo que el edificio esta vacío y no corremos peligro de ver a los hombres de las tropas- le dijo a su amiguito blanco, a la vez que también le transmitía a Izuku la tranquilidad que tenía el dragoncito.


Narro-hablo- pienso



Gloriosa familia Kiwi:
Derechos al autor de la frase(?




Cosas del Uss ♡♡♡:



avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
23
Dromes :
82671
Reputación :
3
Mensajes :
147

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: SITUACIÓN COMPLICADA (EDIFICIO ANTIGUO)

Mensaje por Midoriya Izuku el Jue Jun 08, 2017 12:08 pm

Música Ambiental (Opcional!):


Una leve sonrisa apareció en mi rostro al escuchar las palabras de Aliisa, la cual se mostraba en un principio con mi misma mentalidad.
Ya conocía gracias a nuestra convivencia en el escuadrón al que pertenecíamos ambos de que aquella chica poseía al igual que yo un sentido de la justicia algo arraigado, o al menos una moralidad muy elogiable. En parte podía entenderme con ella por eso mismo, además de que tal lado suyo me hacía sentir cómodo, como si al fin me topara con gente que pensara igual que yo en aquella ciudad. Al parecer, la chica se mostraba algo comprensiva ante mi actuar anterior, trayéndome algo de alivio al ver que comprendía mis razones para actuar de forma tan extravagante al escuchar sus pasos.

Buri se encontraba en ese instante deambulando por el área, quizás asegurándose de que no hubiese realmente peligro a nuestro alrededor y pudiesemos seguir conversando con tranquilidad y seguridad. "Menudo dragón más inteligente tienes como acompañante", pensé en el instante que me percaté de la ausencia de éste, regresando mi atención rápidamente a Aliisa al escucharla continuar hablando. Me comentó de que fue capaz de escapar de La Secta con la ayuda de su fiel compañero, todo aquello acompañado de un rostro entristecido y como al borde del llanto de la pena que debía de estar sintiendo en ese instante la pelirrosa. Una mueca preocupada se vislumbró en mi rostro en ese instante, cuestionándome el por qué le resultaba tan doloroso contar aquello -V-Vamos... No te preocupes, hiciste lo que pudiste- Traté de subirle los ánimos a la chica al escuchar lo del derrumbamiento del edificio en el que se encontraba.

Realmente Aliisa lo había pasado peor que yo para poder escapar de aquellos fanáticos que tan patas arriba habían puesto a Éadrom. Mi instinto me permitió saber a la primera que algo andaba realmente mal, todo aquello cuando empecé a sentir aquellos extraños pero intensos temblores reinar en el ambiente. Algo no me cuadraba en ese entonces, que era cuando me encontraba deambulando por el recinto académico. Como si hubiese leído el futuro, en ese mismo instante en el que me ponía en posición para esprintar a las afueras del instituto Takemori noté cómo La Secta se introducía se forma brusca y llamativa en el recinto, apresando a cada alumno rezagado que encontraban en él, dejando a tan sólo unos pocos escapar de aquella horrible escena, de los cuales aún la mayoría caerían presos de las patrullas dispuestas alrededor del instituto... Aquella banda de fanáticos realmente se encontraba organizada... Demasiado para tratarse de una organización criminal normal y corriente. Para nada, aquel asunto trascendía a mucho más allá, algo mucho más profundo, un tema que escapaba a nuestro entendimiento...

Y en ese entonces, no podía percatarme mejor de la suerte que corrimos ambos de haber salido visiblemente ilesos en la medida de lo que cabe de aquel incidente, y encima habernos topado los dos en el mismo edificio.


-Tuve la idea de venir ayudar al instituto, pero como todo estaba igual que allá y me encontraba sola, pensaba que no podría hacer nada, asi que solo pasaría unas horas aca y continuar camino- Dijo en ese instante Aliisa, trayéndome de vuelta al mundo de los conscientes, alejándome del pequeño trance reflexivo en el que entré al sumergirme en todo aquel asunto en mi mente de nuevo, dibujándome una sonrisa paciente de nuevo en mi rostro. Era una sonrisa leve, pero que mostraba cierta confianza y entendimiento hacia la pelirrosa. Era posible que tan sólo tratara de "huir" de La Secta simplemente, pero la idea de que se planteara el volver a ayudar a los demás en Takemori se me hizo muy normal proviniendo de la chica, además de admirable -Entiendo... Es normal que quieras llegar a un lugar seguro cuanto antes. Espero no suceda nada en tu camino, te acompañaría pero...


"Tengo personas a las que ayudar. No puedo abandonarlas a su suerte. Aunque mi vida corra peligro, ¡daré mi mejor esfuerzo para traerlas de vuelta a sus casas sanas y a salvo!"


–Pero… mi duda es si deberíamos meternos a la boca del lobo solo nosotros dos.

-... ¿E-Eh? ¿Pensabas acompañarme tú a mí?- Balbuceé nada más escuchar aquellas palabras de la chica, las cuales pronunció visiblemente decaída. Realmente pensaba echarme una mano, aun con todo por lo que tuvo que haber pasado antes de llegar a ese edificio en ruinas... Debía de elogiar su actitud. Conocía sus propios límites y actuaba acorde a ellos, aun cuando sus deseos más fuertes le rogaban ir al auxilio de los rehenes en las garras de La Secta seguramente. Era lo suficientemente fuerte en lo que a mente se trataba como para decir "Por mucho que quiera ayudarlos, no está en mi poder hacerlo"... Aún así, mi terquedad era lo suficiente fuerte y arraigada en mí que, por muy peligroso que fuera mi cometido, por muchas probabilidades que tuviese de dar mi vida en el acto si realmente acudía en ayuda de alguien... Todo aquello pasaba a segundo plano, dejándome ver y apiadarme de la persona que necesitara mi ayuda en aquel momento... Quizás era mi carácter, mi sentido del deber... Pero tenía miedo de que algún día, aquello resultara en un desenlace fatal para mí... ¿Y acaso aquel era el día...?


–Supongo que el edificio esta vacío y no corremos peligro de ver a los hombres de las tropas.

-¡E-Exacto, Aliisa!- Exclamé al escuchar cómo le decía la pelirrosa aquello a su preciado compañero Buri, el cual acababa de regresar de su ronda de reconocimiento por la zona, trayendo consigo aquella información -Es por eso que debes quedarte aquí por el momento. Si te refugias en la última planta del edificio, de esta forma les resultará más difícil a los miembros de La Secta detectarte, y si llegan a hacerlo estarás a unos pasos de la azotea, desde la cual podríais huir Buri y tú a un lugar más seguro... No debéis acompañarme así de exhaustos, correríais mucho peligro una vez estemos de vuelta en el instituto Takemori...- Alcé en ese instante mi mirada hacia la chica, la cual segundos antes se mostraba nerviosa y algo incómoda, alternando mientras hablaba miradas a la pelirrosa entre miradas al techo o al suelo del edificio, para entonces reunir coraje y tratar de mantener mi mirada en la de Aliisa, mientras con cierta decisión me ajustaba bien los guantes de mi traje de combate el cual llevaba siempre conmigo en aquella clase de situaciones peligrosas, y continuaba hablando con un tono sorprendentemente seguro



Escena, gesto y expresión (?):


-... Porque regresaré ahora mismo. Cada segundo que pasamos hablando sanos y a salvo, es otro segundo que pasa para las personas indefensas que se encuentran a la merced de esos malditos en el instituto Takemori. No voy a dejarlos atrás, iré ahora mismo en su ayuda, aunque me cueste la...

Pensaba continuar con "... la vida", pero aquella posibilidad hizo que un nudo apareciera en mi garganta. Por supuesto que tenía miedo a morir, sobre todo a causa de aquellos fanáticos, ya que vi las atrocidades que hacen con los cuerpos de sus víctimas... Pero no podía dejar que aquello me retuviese en la "zona segura" que era aquel edificio. Tomando una gran bocanada de aire para volver a recobrar la compostura, comencé a andar lenta pero decididamente hacia las escaleras que se encontraban no muy lejos de nosotros, a unos 6 pasos de mi posición. Antes de bajarlas, me detuve en seco a los pies de los primeros peldaños de dicha escalera, volteándome en ese instante para dedicarle de nuevo una sonrisa a la pelirrosa, tratando de transmitir toda la confianza que podía en aquel instante, aunque la verdad tampoco me encontrara tan seguro de mí mismo llegados a ese punto, mientras que con un tono tranquilizador y sereno me despedí de ella.



Expresión, de nuevo (?):


-Tranquila, Aliisa. Es muy difícil que acaben con alguien tan testarudo como yo unos bestias como esos. ¡Les daré su merecido y esta locura llegará a su fin en un abrir y cerrar de ojos! Por lo que no te preocupes, todo volverá a la normalidad
muy pronto. Tan sólo resguárdate aquí, y huye si crees que te han detectado esos fanáticos. ¡Descansa, te lo mereces!


...

-... Ahora... Es mi turno de entrar en acción-
Finalicé, tras una breve pausa de unos 5 segundos en un silencio incómodo con la chica y yo observándonos, volteando en el último y diciendo aquello como despedida, mientras comenzaba a descender lentamente por los peldaños maltrechos de aquella escalera en ruinas, con cuidado de no tropezarme mientras lo hacía y perder la concentración que había reunido en ese instante.


"Estáis a salvo, gente de Takemori. Ya no tenéis nada de qué preocuparse. ¿Por qué?"


"¡¡Porque ya estoy aquí!!"


Hablo - Narro - "Pienso"


¡I.W.E. IS LAIF! <3:

Thx Vin <3 (?:


¿Acaso eres un Villano?:
avatar

Salón :
1 A
Edad :
16
Dromes :
29773
Reputación :
10
Mensajes :
203

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: SITUACIÓN COMPLICADA (EDIFICIO ANTIGUO)

Mensaje por Aliisa Nylund el Lun Jun 12, 2017 5:50 pm

Aquella charla poco a poco se fue tiñendo de un tono cada vez más serio y con aires de tristeza en los rostros de ambos. De verdad agradecía el intento de su  compañero por reconfortarla, pero lo que había vivido hacía apenas un par de horas no podía olvidarlo, y ahora sentía que cargaba con el mismo pensó del edificio por no poder resistirlo un poco más. Aun así, aunque parecía que Izuku consternado por su repentino cambio al contar los hechos, la chica prefirió no entrar en detalles. De solo recordarlo sentía como el corazón se le estrujaba, y ya si comenzaba a contar lo otro rompería en llanto en ese lugar. Ese no era ni el lugar ni el momento para mostrarse débil ni mostrar como poco a poco había perdido el control de sus emociones en Eadrom, algo que al principio de su llegada estaba arraigado a lo más profundo de su ser.

“¿Qué siga camino hacia el bosque? No… no era lo que intentaba decir “ pensaba mientras dejaba hablar a su compañero. Ciertamente esa fue su primera intención, si por sí sola no podía hacer mucho no valía la pena perder la vida ante un impulso de su corazón, no. Eso había sido lo primero que le enseñaron, a tener la mente fría y calmada en las peores situaciones, había que pensar con cuidado antes de actuar y por eso mismo le había preguntado si entrar por si solos estaría bien. Conocía la forma de pensar del chico y seguramente desde el principio estuvo pensando en arrojarse a la secta con tal de realizar lo que su fuerte sentimiento de deber y justica le día. Por eso mismo también ahora se negaba a ocultarse, no iba a dejar que fuera solo. Si bien sabía que tenía las capacidades suficientes como para poder hacer mucho por su cuenta eso no podía compararse con las cientos de personas que la secta tenía a su disposición. Además, a los ojos de Aliisa el apenas era un niño, tampoco se llevaban gran diferencia de edad entre ellos, pero  su instinto protector le recalcaba la idea de actuar y acompañarlo ya que era mayor que él.

-Claro que te voy a acompañar, no es algo que sea discutible en esta situación-  le dijo asintiendo decidida. Agradecía el hecho de que se pusiera en el papel de cuidar de su bienestar, pero  ya no podía ignorar la situación y pensar en ella misma al saber lo que podría estar pasando. Ya no quería tener remordimientos por no actuar cuando tuvo la oportunidad al igual que con su amiga hacia un par de años…no.  Si él podía insinuar que arriesgaría su vida para proteger a la gente de la ciudad, ella también lo podía hacer, sin contar que ese era el propósito de su vida según la gente de su clan vivir para servir.”Ahhg” últimamente aquella frase se le hacía tan pesada en su corazón, no por la situación actual sino porque ya no quería vivir y comportarse en base a lo que otros le decían.

-Izuku no seas terco, no podes ir vos solo, así que no pienses que voy a quedarme acá o huir- le dijo con un tono serio en su voz, intentando demostrarle que ella ya tenía hecha su decisión. Incluso Buri parecía estar de acuerdo con que Aliisa tomara parte en el rescate de los rehenes. Si bien no era lo que prefería para la nórdica, la conocía lo suficiente como para no intentar convencerla, además de que al estar conectado con el alma de ella podía hasta sentir algunas de las emociones que pasaban por ella.  –No, pero…-  intentaba cortarle a la mitad la frase del chico de que si todo estaba tranquilo en el edificio se quedar –Espera escucha- pero como era obvio el solo le hablaba de su seguridad y que descanse  para reponer energías lo cual no era necesario porque con ella cargaba todos los brebajes que pudo que serían útiles en una situación como esa. Quería decirle que quedarse en el edificio hasta tener un plan armado era lo mejor que podían hacer pero… no él seguía en su mundo, y lo que era peor ya estaba dejando el edificio luego de haber dado un heroico discurso digno de él. La chica solo negaba con su cabeza ante cada cosa que decía para que al menos le dejara meter bocadillo en el asunto y le permitiera acompañarle.

En ese momento le hubiera gustado tener un carácter más fuerte para hacerse escuchar entre todas esas palabras que el pronunciaba. Miró a Buri el cual parecía ir bajando las escaleras junto con su compañero de escuadron y así detenerlo de una vez, mas no parcia estar funcionando aquello. –Izuku…- inquirió en ese momento en que se encontraba en las escaleras despidiéndose como si en lo más profundo pensara que volverían a verse. No iba a dejar que eso ocurriera, abrió su bolso y conto la cantidad de brebajes de recuperación de energía que tenía, era exactamente 5 por lo que tendría que pensar en ese momento como administrarlo para que no los usaran en vano. Además tenía otros más como los regeneración de heridas superficiales. –Voy a acompañarte igual, no te preocupes que tengo como mantenerme en pie todavía-le dijo segura mientras comenzaba rápidamente a bajar las escaleras con él.

Claramente, este no iba a estar de acuerdo, mas se había olvidado del factor de que ella también podía ser bastante terca cuando quería. Además de que como la médica encargada del escuadrón conocía un poco sobre las limitaciones de cada uno, por lo que utilizo eso como para convencerlo junto con su instinto del deber. Al final, no pudo refutarle nada más a la pelirrosa por lo que  termino aceptando su ayuda a regañadientes, a lo que Aliisa solo pudo responderle devolviéndole su característica sonrisa que era difícil para ella mantener en esa situación. “Espero que la suerte nos acompañe y colabore con el esfuerzo que estamos por hacer” pensó descendiendo del edificio junto con el dragoncito. ¿Qué es lo que harían? Aun ni lo habían pensado en nada ¿A dónde irían? Era evidente que al instituto, a buscar a aquellos que habían sido capturados, a devolverles la libertad que se merecen, y por sobre todo a cumplir con el deber que asumieron al entrar al Iron Wall, proteger a los ciudadanos y la ciudad.


Decisión:
Ambos iremos a rescatar e infiltrarnos en Takemori



Narro-hablo- pienso



Gloriosa familia Kiwi:
Derechos al autor de la frase(?




Cosas del Uss ♡♡♡:



avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
23
Dromes :
82671
Reputación :
3
Mensajes :
147

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: SITUACIÓN COMPLICADA (EDIFICIO ANTIGUO)

Mensaje por Ambientacion el Mar Jun 20, 2017 11:35 am

Ambientación.

Aliisa y Midoriya ya han decidido cual sera su papel en toda esta situación. Por mano propia y a pura voluntad, iniciarían un camino desde el edificio antiguo hasta Takemori, la cual se encuentra totalmente bajo control de La Secta, como las patrullas en sus alrededores. Seria un tarea muy difícil para ambos jóvenes, no se sabe cuando ni como se toparan con algún miembro de la vil organización y se vean en peligro nuevamente. Se estima que desde aquel edificio hasta las murallas de Takemori, hay 2 kilómetros de distancia, al llegar a la mitad del camino ya podrán sentir la constante presión de las fuerzas de La Secta, y cada vez se les sera mas difícil avanzar. Es cuestión de habilidad, tanto mental como física, para idear algo e intentar infiltrarse a Takemori sin ser descubiertos.

Lamentablemente, no todo va a ser tan fácil. La constante vigilancia aérea de La Secta ha delatado a los jóvenes, quienes están en constante movimiento por las calles para evitar ser capturas. Solo fueron visualizados una vez, así que los malos no saben donde se encuentran exactamente. Para esto, decidieron enviar un mensaje a uno de los tenientes para que se encargue del asunto. ¿Quien sera?

Off-rol.
De ahora en mas serán 3 personas en el tema, Aliisa, Midoriya y el teniente de La Secta, cuya identidad se va a revelar una vez sea su turno. Los turnos son los siguientes:
Midoriya
Aliisa
Teniente

Aliisa deberá hacer uso del dado "defensa", en respuesta, el teniente deberá hacer uso del dado "habilidad de ataque". El dado de defensa representa la ubicación de Midoriya y Aliisa y como pasan desapercibidos. Mientras que el dado de ataque del teniente, representa su búsqueda hacia ellos. En resumen, si gana el dado de Aliisa, están evitando el peligro con éxito, pero si gana el dado del teniente, entonces les ha encontrado y empezaría el combate.

Eso seria todo, el teniente aparecerá cuando ambos contesten luego de este mensaje. ¡Mucha suerte y cualquier duda no duden en preguntar!
avatar

Dromes :
41080
Reputación :
9
Mensajes :
126

Ver perfil de usuario
USUARIO NUEVO

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: SITUACIÓN COMPLICADA (EDIFICIO ANTIGUO)

Mensaje por Midoriya Izuku el Mar Jun 20, 2017 5:32 pm


-¡Vamos, Aliisa, no hay tiempo!


Exclamaba en susurros hacia la pelirrosa que me acompañaba en aquel viaje en el que nos encontrábamos, en dirección al Instituto Takemori.


Música Ambiental:


[Anteriormente, hacía unos pocos minutos]



Minutos antes, la chica insistió en acompañarme en mi recorrido hasta tal recinto, buscaba tanto como yo el ayudar y salvar a esos rehenes, retenidos en contra de su voluntad en el instituto a manos de esos fanáticos... Aún desconocía los motivos que los movían sin embargo. Estaba muy bien organizada y sus actos eran de lo más reprochables... ¿Pero cuál era su meta? Esa era la duda constante que habitaba mis pensamientos aun mientras caminábamos a través de las apocalípticas calles de Éadrom. Acepté la voluntad de mi compañera a regañadientes, su mirada clamaba a gritos que no aceptaría un No como respuesta a sus deseos... Por lo que no tendría más remedio que mirar por ella mientras viajábamos con la máxima cautela hasta Takemori.

Habíamos recorrido un buen tramo de nuestro viaje sin ningún obstáculo que se nos interpusiera. A medida que avanzábamos en nuestro recorrido, las patrullas de La Secta se volvieron cada vez más frecuentes y peligrosas al evadirlas. Cada vez se aglomeraban más entre sí, siendo más difícil el esquivarlas y avanzar en el buen ritmo que llevábamos en un principio. Nuestras paradas para reflexionar sobre una nueva ruta que pudiéramos tomar para evadir dichos grupos se hacían más frecuentes, y mi paciencia se veía mermada poco a poco... "Demonios, sabía que estaban bien organizados, pero esto supera mis expectativas...", me quejaba mentalmente, en medio de una de esas paradas reflexivas ocultos tras una esquina de la calle a la cual pensábamos acceder, observando de reojo y con cautela las 4 patrullas que se disponían a lo largo y ancho de ella.


-... Cada vez se nos hace más difícil pasar desapercibidos... ¿Alguna idea, Aliisa? No creo que podamos cruzar así como así...


Pregunté en susurros algo indeciso a mi compañera, sin apartar la vista de la calle la cual pensábamos atravesar, buscando alguna forma con la mirada de hacerlo sin que nos descubrieran, para entonces notar una sensación desagradable recorrer mi nuca. Mi instinto me estaba comenzando a hablar, me estaba diciendo que algo no andaba bien en todo aquello. Por aquello mismo, comencé a investigar con la mirada lo que nos rodeaba a ambos, ya que quizás aquello se debía a que nos habían avistado y corríamos peligro...


Y realmente estuve en lo cierto. Noté que algo o alguien nos observaba, y no sabía realmente por dónde provenía... Pero podía notarlo. Confiaba mucho en mi instinto, y me estaba diciendo que algo nos estaba observando en alguna parte... Aunque no pudiera saber cuál, ya que por mucho que inspeccionara a nuestro alrededor con la mirada, no llegaba a ver nada fuera de lo normal que me alertara -... Aliisa... Será mejor que tomemos otro camino, y rápido... ¡Corre!- Exclamé en ese instante, tomándola por un par de segundos de la muñeca a la chica para ayudarla a seguir mi ritmo y tomar una ruta diferente de la planeada, una algo más larga que la original... Pero definitivamente más segura, ya que era una mucho más discreta al fin y al cabo.



[Volviendo a la actualidad]



-... Uff... Phew... Creo que podemos... Ir más... Lento si nos... Apetece...- Balbuceé ya con un ritmo más aminorado y lento dirigiéndome a mi compañera, andando más lentamente, recobrando el aliento que perdí ante toda aquella huída salida de la nada que acabábamos de dar. Podía notar en cierta parte la confusión de Aliisa, por lo que quise explicarle el por qué de todo aquello mientras tomaba un respiro, apoyándome sobre el capó de uno de los coches siniestrados que reinaban por todo Éadrom -... Creo que nos han... Visto... No es nada grave... Aparentemente... Tan sólo nos vieron antes y... Con esto deberíamos de haberlos dejado atrás, en el caso de... que se dispusieran a darnos caza.

Mi cansancio se podía dejar ver en la forma en la que mi voz se tambaleaba, exhausta. Dediqué entonces una mirada algo curiosa a la pelirrosa, mientras me cruzaba de brazos para proseguir hablando ya una vez con la respiración a su ritmo normal



-¿Entonces? ¿Conoces alguna ruta que podríamos tomar para pasar desapercibidos...? Conozco una serie de calles que podrían estar poco vigiladas... Pero si quieres, podemos tomar el recorrido que prefieras... ¿Qué dices?


Hablo - Narro - "Pienso"


¡I.W.E. IS LAIF! <3:

Thx Vin <3 (?:


¿Acaso eres un Villano?:
avatar

Salón :
1 A
Edad :
16
Dromes :
29773
Reputación :
10
Mensajes :
203

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: SITUACIÓN COMPLICADA (EDIFICIO ANTIGUO)

Mensaje por Aliisa Nylund el Vie Jun 23, 2017 7:44 pm

El camino en las calles no era fácil para los jóvenes,  atravesar escombros y edificios caídos era toda una travesía, sin contar que todo ese tiempo tuvieron que ser cautelosos de no llamar la atención demasiado en el lugar. Las patrullas de la secta seguían pasando por el lugar, arrastrando gente en su camino y llevándoselos de rehén. Era verdaderamente una escena caótica, y aquello solo le traía a la mente una y otra vez lo que había pasado en el edificio donde vivía. Incluso sin darse cuenta las lágrimas llegaron a caer de sus ojos.

En ese momento, al sentir las primeras gotas llegar a sus pómulos decidió bajar la velocidad e ir un poco más atrás de lo que estaba su compañero de escuadrón. No quería preocuparlo por lo que le había pasado antes, pero por sobre todo no quería hablar de ello, ni se sentía fuerte como para hacerlo. Sentía la presión en su pecho con cada paso que daba, con el dorso de su mano limpiaba aquellas gotas que surcaban su rostro, que caían a un ritmo estable. Se detuvo completamente en un momento al  escuchar resonar en su cabeza el grito de la mujer. Inconscientemente miró alrededor en busca de un edificio. Quería entrar allí y buscarla, como si se tratase de que volviera al momento del desastre.

Afortunadamente para ella, Buri que se encontraba a su lado y podía sentir en carne propia el sufrimiento de la nórdica, se posó sobre su cabeza y le jalo de algunos cabellos como para despertarla del trance. Sacudió su cabeza con rapidez al despertar. Estaba frente a un edificio de unos tres piso, su estructura se veía bien  a pesar de que los vidrios  de las ventanas se veían como explotados y como en puntas. Giró su cabeza hacia la izquierda, y allí veía a Izuku caminando rápido pero con cautela a la vez. Su voz se hizo escuchar en ese lugar en el que le decía que no tenían tiempo que perder. La nórdica esbozo una pequeña sonrisa agradecida por esas palabras y también por el hecho de ya no estar sola. A pesar de que se creyera a si misma fuerte, en este momento sabía que su mente y emociones se encontraban inestables.

Apuró sus pasos para retomar camino y así alcanzar al joven. Caminaron por unos cuantos metros más, y Buri aun se encontraba sobre la cabeza de la pelirosa ya que sentía que de alguna forma eso la reconfortaba a veces un poco, era una forma en la que el pequeño expresaba su cariño a los demás. “¿Alguna idea?” se repitió para sí misma en cuanto le plantío la situación de que deberían tener un nuevo plan al momento de seguir con la travesía para llegar a su destino, el Instituto. –Hmmm- realmente había estado ocupada lidiando con su culpa en todo este momento así que no había llegado a pensar en mucho más. –Tal vez podríamos…- se le había ocurrido la idea de cruzar por un camino que lo cubrían algunos escombros llegando a formar casi un túnel, podía llegar a ser algo peligroso cruzar por un lugar tan inestable como ese, pero por otro lado era más viable esa opción que dejarse ver por la secta.

No obstante, en ese momento en que estaba por dar su idea y en el que se había detenido a observar la expresión de preocupación que llevaba su compañero, sintió como su cuerpo se movía solo en dirección contraria a donde ella había pensado “Bueno… tal vez entendió lo que pensaba decir y se le ocurrió un lugar mejor por el que pasar” pensó mientras era arrastrada y solo intentaba seguirle el paso. Aunque a decir verdad si no fuera porque la llevaba de la mano probablemente hubiera dejado de correr o aun peor se hubiera caído en el camino, ya que su torpeza natural y el cansancio no hacían una buena combinación.
-I-Izuku- dijo también con la respiración entre cortada por todo el tramo que corrieron a una gran  velocidad al alejarse de su antigua posición.  Ahora ya podía retomar la velocidad de la vez anterior según lo que él había dicho, eso estaba mejor porque no sabía por cuánto tiempo más sus piernas podrían aguantarlo. Mas lo que le escuchó decir a continuación la dejo perpleja y algo nerviosa…-¿Qué qué? ¿Dijiste que nos vieron?- Malas noticias llegaban en menos de lo que se las esperaba.  No había pasado mucho y ya se encontraban en peligro, y no solo eso ahora tenía que cambiar su ruta. Inspiro profundamente y soltó el aire rápidamente con pesadez. Si es que les daría caza y se podrían a buscarlos en todo el terreno deberían tener un nuevo plan.

Sin embargo, antes que nada debían buscar la forma de recuperarse…Bueno en su caso ella ya había utilizado el brebaje para la recuperación y aún estaba a la espera de que terminara de hacer su efecto. Buscó rápidamente en su bolso uno de los cuantos tubos de ensayos que pudo salvar de su departamento. Tomó uno, este tenía su debida etiqueta y un corcho en su punta para hacer de tapa sobre el mismo. –Ten, te va a hacer bien y vas a poder recuperarte más rápido- Le dijo entregándole el tubo de ensayo. No disponía de muchos, pero tampoco disponían de tiempo como para ponerse a descansar, ni siquiera un minuto.  Por esa razón era preferible gastar otro más en este momento, seguramente desde el momento en que el escapo de la secta tampoco había tomado un descanso decente.

-Prefiero confiar en tu conocimiento del lugar, a pesar de los caminos que conozco no creo que sean los adecuados, de hecho son los más transitados- le explicó con una mueca de decepción en su rostro por no ser de mucha ayuda para aquello. Mas en ese momento Buri se alzó en el aire intentando no hacer mucho ruido. Tomó una altura considerable, escondiéndose entre  cables y más escombros. Quería revisar el camino si veía alguien sospechoso. Bajo rápidamente, dándole la información a Aliisa que mejor sería dirigirse hacia la izquierda de ellos, ya que el camino se veía mucho mejor y del otro lado había unas cuantas personas. –Entiendo…- le dijo asintiendo a su dragón, mientras se daba la vuelta y se dirigía al otro –Creo que deberíamos primero ir hacía nuestra izquierda, Buri vio algo al parecer- le comentó con seguridad mientras comenzaban a caminar y alejarse del supuesto peligro. Esperaba que estuvieran a salvo y poder llegar sin muchas complicaciones.


Narro-hablo- pienso



Gloriosa familia Kiwi:
Derechos al autor de la frase(?




Cosas del Uss ♡♡♡:



avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
23
Dromes :
82671
Reputación :
3
Mensajes :
147

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: SITUACIÓN COMPLICADA (EDIFICIO ANTIGUO)

Mensaje por Derven Greyback el Vie Jun 23, 2017 7:44 pm

El miembro 'Aliisa Nylund' ha efectuado la acción siguiente: Juegos


'Defensa' : 7


Voz:
avatar

Dromes :
185080
Reputación :
23
Mensajes :
10312

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: SITUACIÓN COMPLICADA (EDIFICIO ANTIGUO)

Mensaje por Stein el Vie Jun 23, 2017 10:55 pm

Luego de aquella batalla en las calles de la ciudad de Éadrom. Reki quien había sido la única que quedo en pie luego de aquella batalla, se recuperó de todas sus heridas y algo había pasado en el trascurso de la misión lo cual la llevo a ganar nuevas habilidades. Descubriendo su verdadero origen y su propósito en este planeta.

Además por aquel logro había sido ascendida a teniente. Merito que no le interesaba en lo más mínimo, pues sus objetivos, aunque comunes eran diferentes a los del resto de la organización. Ella si tenía un porque, aunque para cumplirlo llevaría un poco más de tiempo. Los seres de la dimensión olímpica habían regresado, para reclamar la tierra. No para ellos, sino para que las criaturas como los animales y las plantas pudieran vivir en paz sin ese virus conocido como humanidad. Que destrozaba y hacia sufrir a los demás seres de este mundo. La señora de la Guerra, sabía bien que esto no lo podría lograr por si sola. Por lo que busco la “ayuda” de los seres de este planeta sin que se dieran cuenta. No era una especie de control mental, solo aprovechaba las oportunidades y se unían al mayor Caos posible.

Entre otras cosas ella había rechazado las enseñanzas de su mayor amigo y objetivo en la ciudad de Eadrom, Tashiro Monji, este hombre la había entrenado, sin saber que ella solo trataba de estudiarlo, para encontrar debilidades en su persona. Ya que de por si era alguien con una fuerza comparada a los más altos demonios del tártaro.

Ya en las afueras del edificio abandonado, la Holly se encontraba sentada al lado de su único aliado, un lobo de color blanco, de nombre Hibiki. Él era un animal fiel, un lobo común y corriente, que obedecía a las órdenes de Reki.

-¿Porque has decidido unirte a la Secta? ¿Ellos no son los malos?- Pregunto el lobo en la mente de la chica.

-Te equivocas viejo amigo, en la guerra no existen malos o buenos. Solo la muerte y el dolor propagando los campos-

-entiendo, ¿pero como salvaremos a la tierra con este acto?-

-Pues eso es simple. Si la secta gana, hay mayores probabilidades que se formen guerrillas y guerras civiles, aumentando el número de muertes, además existen esta ciudad concentra un gran número de criaturas sobrenaturales, piénsalo. Por qué matarlas unas a otras, si podemos hacer que se maten entre ellas-

-Brillante como siempre ama-

-GGGffffff ¿Teniente Stein está ahí?- Se escuchó de un comunicador.
-Sí, aquí todo limpio- Menciono mientras veía a una madre que había tratado de escapar con su hijita. Tratado, porque dos balas fueron suficientes para silenciar a ambas. Camino hasta donde se encontraba la niña.

-GGGFFF Se han divisado intrusos en la instalación-

-¡Roger! Reki, Procede a la búsqueda y eliminación de los objetivos.-

-Hugg…-

-¿Qué pasa ama?-

-Pues me han envidado a Reki eliminar a otros como estos- Miro hacia donde la pequeña pues algo le llamo la atención.

-¿Simples humanos?-

-No lo sé, pero si Reki sigue matando seres humanos… se aburrira mucho, preferiría estar en las calles, estos caen como moscas- Se agacho para tomar un muñeco de felpa, en forma de oso panda que tenía la pequeña. Aferrado a sus brazos, para luego soltar una sonrisa.

-Hibiki, es hora de trabajar-

-Como ordene mi señora-

La holly, se quedó observando aquella pequeña figura de felpa –Reki lo siente, Tashiro-Sensei pero sus ideales están equivocados- arrancándole la cabeza al muñeco con las manos –Nadie salvara a su amada ciudad-

De un salto, Reki llego al segundo piso del edificio abandonado moviéndose por las cornisas con velocidad y silencio. Mientras cargaba en sus hombros su rifle SVD. Mientras corría, el lobo la seguía por debajo, Reki estaba aprovechando los sentidos de su compañero, más desarrollados que el de los humanos, para tratar de localizar aquellos que tenía por eliminar, siendo el lobo quien iba por delante. Cosa de lo que vieran fuera en primer lugar el animal, proveniente de Siberia.

-Ama-

Aquello fue suficiente para alertar a la joven, quien hiso unas señas para que el animal tratara de rodear el lugar, esperando encontrar a las personas, mientras ella apuntaba de una posición segura.
avatar

Salón :
2 B
Edad :
29
Dromes :
12504
Reputación :
5
Mensajes :
162

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: SITUACIÓN COMPLICADA (EDIFICIO ANTIGUO)

Mensaje por Derven Greyback el Vie Jun 23, 2017 10:55 pm

El miembro 'Stein' ha efectuado la acción siguiente: Juegos


'Habilidad de Ataque' : 8
avatar

Dromes :
185080
Reputación :
23
Mensajes :
10312

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: SITUACIÓN COMPLICADA (EDIFICIO ANTIGUO)

Mensaje por Ambientacion el Sáb Jun 24, 2017 11:19 am

Ambientación

¡El momento ha llegado! Reki se hace presente en frente de los jóvenes héroes, de una manera imponente y bastante sorpresa. Ha seguido su paso desde el edificio abandonado hasta los alrededores de Takemori, ahora los 3 se encuentran a pocas cuadras del instituto, el ganador de esta batalla va a decidir si Midoriya y Aliisa se infiltran y son los primeros en intentar salvar Takemori, o si Stein se hace de dos rehenes potenciales para un futuro.

Off-Rol

La batalla va a comenzar, y ahora les dejare todo lo necesario para que tengan en cuenta en la pelea. Como Aliisa es neutral, por lo tanto, ella decide en su próxima respuesta en un spoiler, si quiere pelear o no quiere hacerlo. De elegir "si" entonces ella pasara a tener vitalidad como todos los demás y sera capaz de atacar como de recibir daño. Si dice "no" debe apoyar a Midoriya de otra forma y alejarse de la batalla (buff para potenciar a un aliado son validos) puede ser atacada, pero el daño lo medirá Ambientación.

Razas: Como la raza de Stein es superior físicamente, solo los ataques con poderes tienen efecto en ella. Esto quiere decir, que obligatoriamente deben usar un poder (o tal vez una estrategia que le haga caer un edificio encima, eso es valido también(?) algo de gran escala para herir con los dados a Stein. Stein puede usar sus golpes tanto normales, físicos, poderes, cualquier tipo para herir a cualquiera de los dos.

Vitalidad: Stein empieza con 120% de vitalidad por el capitulo anterior. Midoriya 100% y Aliisa en caso de aceptar unirse a la pelea también 100%.

Narrador: Hay cosas que no las deciden los dados, el sistema de la trama es completamente narrador así que Ambientación manipulara un poco el escenario y algunas otras cuestiones para que la trama sea mas fluida y entretenida.

Recomendación: Les recomiendo usar este turno para que sus personajes dialoguen (si quieren un poco mas) o si prefieren pueden empezar a los golpes cuando quieran. (?)

¡Sin mas que decir, buena suerte y cualquier duda pueden preguntar!

avatar

Dromes :
41080
Reputación :
9
Mensajes :
126

Ver perfil de usuario
USUARIO NUEVO

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: SITUACIÓN COMPLICADA (EDIFICIO ANTIGUO)

Mensaje por Midoriya Izuku el Lun Jun 26, 2017 6:30 pm

Música Ambiental 1:


Las calles en ruinas, los vehículos destruídos y asiniestrados por los pedazos de hormigón desprendidos de los edificios que yacían sobre ellos, los periódicos y demás papeles que danzaban al son del viento que acariciaba nuestros cabellos mientras caminábamos con más tranquilidad...
Todo lo que nos rodeaba nos dejaba claro y nos recordaba una y otra vez a Aliisa y a mí que aquello no era un día cualquiera, no vivíamos en un Éadrom como el que solíamos conocer hasta ahora. Aquel paisaje post-apocalíptico reinaba ante nuestros ojos de repente. Puede que hacía unos días pisáramos las mismas calles llenas de gente transitándolas... Pero aquello ya formaba parte del pasado. Si no estaban muertos dichos civiles, se encontraban a manos de aquellos malditos fanáticos de La Secta, a la espera de que alguien los salvara, de que algo ocurriese que los sacara del Instituto Takemori, que era el lugar donde la pelirrosa y yo nos dirigíamos. Notaba el latir algo intenso de mi corazón. Me encontraba lleno de determinación en ese momento mientras nos habríamos paso a través de las calles en ruinas de la ciudad, cada vez más cerca del instituto al que nos dirigíamos y teniendo que abusar de más cautela en cada paso que dábamos con atención de no toparnos con ninguna patrulla de fanáticos que a nuestro alrededor deambulara... Pero aun así mi interior estaba algo revuelto, debía admitir. Por supuesto que quería salvar a los civiles indefensos retenidos en el instituto... Pero aquello no quitaba la pizca de miedo que reinaba en mi ser.

¿Y si no estaba a la altura? ¿Y si todos acaban saliendo heridos o peor por mi culpa? Cierta inseguridad se podía vislumbrar a través de la forma en la que andaba por aquellas destruídas calles junto a mi compañera del IWE, mientras agudizábamos nuestros oídos atentos a cualquier sonido fuera de lugar que interrumpiera nuestra marcha. Desde que escuché a la chica que me acompañaba aquejarse por el ritmo alocado que había tomado antes nuestro recorrido tan de repente, decidimos que ya fue suficiente "distracción" y que lo mejor sería proseguir con nuestro ritmo usual, de esta forma recobraríamos aliento. La pelirrosa se había recuperado más rápido de lo normal, debía admitir, ya que yo mismo me encontraba jadeando levemente del cansancio mientras que ella volvió a su estado normal en un momento... Para entonces brindarme un brebaje extraño al percatarse de mi exhaustación. Debía ser una especie de... "poción" extraña que debió de haber utilizado antes para recuperarse más rápido -Gracias, Aliisa...- Agradecí entre jadeos, mientras tomaba con cierta extrañeza en mi expresión y parando un momento el paso el tubo de ensayo en mis manos y bebia su contenido.

En ese mismo momentó observé cómo Buri, el compañero dragón de Aliisa, se dispuso a tomar de forma discreta un vuelo más alto para tener mejor visión periférica y echar un vistazo a lo que nos rodeaba, para entonces bajar nuevamente hasta la pelirrosa e informarla -Está... Bien. Vayamos hacia la izquierda- Respondí entonces a la indicación de la chica con un tono de voz algo inseguro que contrastaba con la decisión y confianza con la que me dirigía a ella anteriormente, carcomido en parte por mis malestares y dudas internos, torciendo en ese mismo momento hacia nuestra izquierda para comenzar a avanzar por la calle que aguardaba ante nosotros con cierta cautela, semi-agachado y atento a nuestro alrededor por si se encontraban algunos fanáticos rondando por el lugar.


Sin embargo, nos topamos con algo muy diferente a una simple panda de locos disfrazados.


-... ¿Un... Lobo...?


Balbuceé en ese mismo instante mientras detenía el paso de mi compañera poniendo ante ella mi brazo, en señal de que había detectado algo extraño en el ambiente, y en efecto. Un lobo aparentemente salvaje apareció en un abrir y cerrar de ojos ante nosotros, tras la esquina de una de las calles a las que partía la que nos encontrábamos. Se veía algo amenazador y realmente suponía un problema para nosotros si pensaba que éramos su presa... No era una buena idea hacer ruído mientras nos encargábamos de la sed de sangre de un lobo salvaje cuando tratábamos de pasar desapercibidos... Sin embargo, aquello no fue todo. Mi instinto volvía a clamarme en mi interior que algo andaba realmente mal en todo aquello, que aquel lobo no era el mayor de nuestros problemas ni mucho menos, pero no podía saber el qué... Hasta que presencié aquel brillo metálico a través de una de las ventanas del edificio que se erguía frente y sobre nuestras cabezas.


Música Ambiental 2:


-¡Cúbrete!- Exclamé en ese mismo momento, agachándome de forma veloz y apresurada frentre a uno de los vehículos asiniestrados que reinaban en las calles y pegando mi espalda tras éste, a la vez que tomaba del brazo a mi compañera para forzarla a hacer lo mismo. Aquel brillo metálico hizo que mi cuerpo entero estremeciera ante su aparición, era la fuente de peligro de la cual me estaba avisando sin parar mi instinto de evitar a toda costa. Y acabábamos de toparnos de cara con ella.

Escena de Izuku (?):

-¿Qué hacemos? Acabamos de toparnos con un peligro desconocido, no tenemos realmente salida porque al otro lado de la calle nos aguardan patrullas de La Secta lo más seguro, o al menos por eso mismo estamos aquí, porque seguro que Buri los vio a lo lejos... No nos quedaría otra que seguir de frente, pero si realmente son enemigos debemos de preocuparnos del lobo a la vez que del brillo metálico, el cual debe de ser seguro un rifle o alguna arma de fuego, aunque quizás se trate de algo muy diferente que nos haga pensar eso mismo, que es un arma de fuego, para entonces pillarnos por sorpresa y...


Comencé en ese mismo momento a balbucear y reflexionar para mí mismo como solía hacer en esta clase de situaciones críticas, entrando en una especie de trance en el que comenzaba a pensar en demasiadas cosas a la vez e incluso a perderme conmigo mismo. Entonces, percatándome al fin de tal trance, salí de él en ese mismo momento para dirigir una mirada algo confusa a Aliisa, mientras hacía señas con las manos apuntando a lo que se extendía a nuestras espaldas -N-No... No nos queda otra, no podemos... Tomar otro camino...- Le comenté en susurros cautelosos a mi compañera, mientras alzaba lentamente el rostro para dar una mirada discreta a la ventana desde la que si mal no recordaba vi aquel destello metálico.


-¡¿A-Amigo o enemigo?!- Llegué a exclamar en su dirección con un tono algo tembloroso pero a su vez exigente -¡¡Seas quien seas!! ¡Muéstrate!- Hice una pequeña pausa para tomar aliento, algo podido por los nervios, para comenzar nuevamente a vociferar -¡Tan sólo queremos llegar al Instituto Takemori!


Hablo - Narro - "Pienso"


¡I.W.E. IS LAIF! <3:

Thx Vin <3 (?:


¿Acaso eres un Villano?:
avatar

Salón :
1 A
Edad :
16
Dromes :
29773
Reputación :
10
Mensajes :
203

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: SITUACIÓN COMPLICADA (EDIFICIO ANTIGUO)

Mensaje por Aliisa Nylund el Vie Jun 30, 2017 7:41 pm

Emprendieron su viaje en una dirección distinta, con las esperanzas de poder evitar todo mal que pudieran toparse en su camino. Tenía la confianza de que su amigo había observado con cuidado el camino desde una posición que le favoreciera bastante, mas el problema de aquello era que podían ver al pequeño dragoncito. Él en su vuelo intento no ser visible y llamativo, pero si hubiera alguien con algún tipo de habilidad que le permitiera detectarlo de alguna forma, sus esfuerzos no valdrían nada, al igual que los de los jóvenes. Por su parte Buri solo estaba preocupado de que la situación de Aliisa no empeore y poder mantenerla sana y salva en toda esta travesía que había decido tomar. Deseaba poder llevarse a la chica lejos de la ciudad como habían planeado en un principio, sabía que ese no era su lugar, y esa decisión había sido tan desconsiderada de sí misma como cuando acepto unirse al Iron Wall sin tener en cuenta su seguridad. Mas de todos modos podía entender la forma de pensar de la chica, y aún más el sentimiento que despertaba en ella el dolor, la muerte y la injusticia, y por eso no había protestado ante aquello. Y de la misma manera había ocurrido esta vez.

Con pasos cautelosos pero seguros, manos temblorosas por la adrenalina del momento pero que se mantenían fuertes ante el pensamiento de cumplir su deber, los jóvenes avanzaban por el último trayecto que tendrían en paz porque al parecer llegaría un obstáculo que los detendría por algún momento. Un lobo había aparecido delante suyo y el ese mismo instante su compañero la detuvo posicionado su brazo delante de ella. En circunstancias normales la nórdica se hubiera acercado con total normalidad al animal de pelaje blanco, ya que había visto muchos de esos en su hogar en el mar báltico, además su cercanía con la naturaleza no le permitía desconfiar de los animales. Mas el semblante del animal y la posición en la que se encontraba no era muy amistosa que digamos. “Acaso nos está acechando?” pensó mirándolo con extrañeza, ella sabía que los animales no atacaban sin alguna razón, y a su forma de verlo si estaba frente a ellos para enfrentarlos era porque alguien se lo estaba ordenando.

“¿Cómo es posible? ¿Vieron a Buri o incluso ellos no estaban dentro de su rango de visión?” se preguntaba mientras observaba el panorama que se encontraba frente a sus ojos son mover un musculo de más, ya que sabía que el animal ante cualquier estimulo podría reaccionar y lanzarse sobre ellos. Había que encontrar a la persona que estaba con el lobo… ¿o en realidad este había ido solo a aquella zona? No parecía poder ver mucho, estaba  solo la típica vista de los edificios destruidos, sus vidrios rotos, los autos abollados y abandonados, incluso algunos parecían mostrar un poco de humo negro escapando de ellos…De pronto sintió la voz de su compañero alertada, advirtiéndole de cubrirse para posteriormente arrastrarla  hasta detrás de un auto donde tomarían refugio por algunos momentos.

El dragón había decidido permanecer en su lugar por un par de segundos al momento en que los chicos se escondieron, y una vez observado con detenimiento el lobo, este solo comenzó a batir sus alas hacia el edificio donde parecía que Izuku había visto algo. Lamentablemente Aliisa no había visto que Buri se lanzó por su cuenta a investigar el edificio. Este a pesar de seguir a la pelirosa gozaba de libre albedrío, y como sabía que la había dejado en buenas manos podía sentirse tranquilo de ir por su cuenta a investigar. Además el Fylgja tenía una ventaja que ellos no… su pequeño tamaño. Se aprovecharía del mismo para escabullirse dentro del edificio, pasar por sobre algunos escombros, y volando entre las sombras del lugar. Al entrar por ventanas rotas del edificio, comenzó su búsqueda. Le tomo algunos minutos dar con el objetivo ya que intentaba no ser visto, hasta que a lo lejos vio la figura de una persona…A su parecer era una chica y si mal no recordaba el dragoncito ya la había visto en algún lado, pero como nunca prestaba más atención que a lo que Aliisa hacía, le era difícil reconocer a un “extraño”.

Por su parte la nórdica se había mantenido detrás del auto junto con su compañero. Ella intentaba observar hacia los costados, y por debajo del auto a lo que solo percibía las patas del lobo. “Entonces tenía razón…hmm ¿Que  deberíamos hacer?” se decía mientras intentaba buscar una salida hasta que algo la interrumpió, o mejor dicho algo no la dejaba pensar con claridad. Giró su cabeza a un lado y se encontró con el chico balbuceando teorías sobre la situación en un intento de planear algo. “¿Debería interrumpirlo? Se ve muy estresado…” pensaba viéndolo hablar en su propio mundo. Soltó un suspiro mostrando su agotamiento, mientras colocaba su mano derecha sobre el chico –Izuku…-  le llamó la atención para que volviera a la “tierra” de donde sea que estuviera.

Mas al parecer en realidad no había ni siquiera escucharla hablar que tan solo la miro con una expresión de preocupación, una similar a la que vio en el momento en que se encontraron. Aliisa hizo una mueca, sonriendo de lado en un intento por calmar los ánimos a pesar de la difícil y dura decisión. –Cierto… tendremos que tomar el camino difícil- respondió en el mismo bajo tono de voz a la vez que  observaba con cuidado a ver si alguien aparecía en el lugar. En ese momento quien llegó por detrás de los chicos escondidos fue Buri. Traía las noticias sobre la joven e intentaba comunicarle a Aliisa sobre la presencia de ella, sin tener muchos más datos que eso.

-Izuku… se trata de una chica según lo que Buri está tratando de decirme- le comento por lo bajo al escuchar como incitaba a la otra a salir de su escondite. Esperaba que no fuera un enemigo y que solo los estuviera acechando porque pensaba que ellos también podrían pertenecer a la secta, ya que ella no quería tener que enfrentarse a alguien en ese momento, mejor dicho en ningún momento, pero dejar a su compañero solo no era una opción, así que sucediera lo que sucediera ella permanecería a su lado para ayudarlo en todo lo que este a su alcance, al igual que Buri también colaboraría.

Decisión:
Si,quiere pelear


Narro-hablo- pienso



Gloriosa familia Kiwi:
Derechos al autor de la frase(?




Cosas del Uss ♡♡♡:



avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
23
Dromes :
82671
Reputación :
3
Mensajes :
147

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: SITUACIÓN COMPLICADA (EDIFICIO ANTIGUO)

Mensaje por Stein el Lun Jul 03, 2017 10:14 am

Reki observo a través del lente de su arma, una chica de cabellos rosados y un chico de cabello negro, buscaron refugio detrás de un auto. Pero se centró en la joven peli rosada por unos instantes, tantos que no disparo su arma en ese momento. –Tsk… la he visto en algún lugar… en el templo- menciono haciendo uso de aquella memoria única de Reki, con la capacidad de recitar un libro con solo haberlo leído una vez. Ella se encontraba paciente mientras su compañero daba gruñidos para que los jóvenes no avanzaran. –Parece que esto será más divertido de lo que pensé- dijo sonriendo la joven, que se encontraba recostada apuntando en las habitación de un segundo piso.

Los movimientos de los jóvenes, para evitar los proyectiles, hicieron ver a la experta mercenaria, que su posición había sido localizada. “¿De qué sirve un francotirador si ha sido descubierto?” fue lo primero que se le vino a la mente “Además, quiero divertirme un poco… esto de estar matando humanos me resulta aburrido… espero que estos dos sean un poco más fuertes.” Apunto su arma al espejo retrovisor del lado donde se ocultaban los jóvenes, de un disparo limpio la munición paso por la pequeña abertura del primer cristal, impactando en el segundo y destruyendo aquel espejo. El sonido de la bala y por el silencio se escuchó con fuerza en todo el lugar, esperaba que esto hiciera salir corriendo a los jóvenes y dispararles. Aguanto un rato, pero al no ver movimientos de ellos, decidió salir, al grito del primero de ellos.

“¿Amigo o Enemigo?” Una pregunta común en los campos de batalla, aunque generalmente quien la hacía delataba a sus compañeros y terminaba sin vida tirado en una fosa común, sin nombre solo un soldado más en las guerras. Eso demostró las intenciones de combatir del joven, claro según Reki. No podía permanecer oculta por mucho más tiempo, si ellos utilizaran algún tipo de poder en un ambiente tan pequeño, como el cuarto, ella se las vería en problemas. Suponiendo que no fueran humanos, claro está.

-Holly- dijo la chica, para que el cristal de su pecho brillara y trajera del Olimpo su armadura, esta era blanca, con dos garras de lobo en los hombros, detalles dorados por los bordes de la misma y un yelmo que se asemejaba a la cabeza de dicho animal, con rubíes por ojos. Una vez invocada la armadura, ella tomo carrera y dio un gran salto desde el edificio, para hacer acto de presencia en el lugar. En aquel salto se pudo ver la silueta de la joven vestida de blanco, amortiguo la caída con sus piernas y manos, quedando semi arrodillada en el sitio, sus ojos color ámbar se levantaron mirando hacia el vehículo –Amiga, siempre  y cuando, me convenga- comento la chica que comenzó a apuntar su Rifle hacia el auto –¿Ustedes? Amigos o Enemigos- pregunto con un juego tranquilo de palabras tratando de hacerlos salir. Un juego del gato y el ratón se habían vuelto, pero esta gatita tenía sus trucos.

Pensó en sus siguientes palabras. Hasta que se le ocurrió algo –Disculpen, ¿ustedes vienen del templo?-  pregunto, pensando en que esto los podría hacer salir –Fui discípula de Tashiro Monji, ¿acaso lo conocen?- Luego de aquello dio un pequeño silbido para que el animal, aquel lobo la escuchara. Se trataba de una orden de retirada, el lobo al escuchar esto de la nada, se escabullo entre los arbustos en los que había aparecido.

-Salgan, no les are daño- dijo con calma, sin soltar el rifle de las manos -¿Díganme, que los trae por aquí? Es un sitio peligroso y los miembros de la secta patrullan estas calles- Reki estaba omitiendo detalles, para parecer amable y cordial. Pero sus verdaderas intenciones eran cumplir con la misión que le habían encomendado. Aunque pareciera lo contrario.

Además de eso estaba el pequeño dragón blanco, el cual ponía nerviosa a la Holly, esperaba que el no fuera un problema a la hora de la batalla, pues de ser así… se las vería complicada, pues ya eran dos contra uno, un tres contra uno… Solo Ares sabe lo que pasara.

Se levantó y dio varios pasos hacia atrás, alejándose a aproximadamente unos 20 metros de donde se encontraba el automóvil donde se encontraban ocultos ambos jóvenes. Tomo su rifle SVD, el cual ya poseía entre sus manos, apunto hacia los cristales del mismo, cargo el arma y dijo –Salgan ahora o los tomare por miembros de la secta- luego de aquellas dio dos disparos de advertencia. Las balas viajaron en línea recta, impactando en los dos cristales traseros. La primera, en la ventanilla y la segunda en el cristal trasero dispersando trozos de cristal por todas partes, la idea no era dañarlos solo asustarlos lo suficiente para que abandonen su escondite y salgan a enfrentarla en un terreno favorable para la joven, quien había mentido para tratar de sacarlos de su posición.

DATOS EXTRAS

[h3]Municiones:[/h2]
SVD: 5/10
off:
Se me complica que Reki hable en tercera persona, asi que a partir de este momento hablara en primera, luego lo cambiare de su ficha


avatar

Salón :
2 B
Edad :
29
Dromes :
12504
Reputación :
5
Mensajes :
162

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: SITUACIÓN COMPLICADA (EDIFICIO ANTIGUO)

Mensaje por Midoriya Izuku el Miér Jul 12, 2017 9:35 am

Música Ambiental (Opcional):

... Mi corazón comenzó a latir más rápido al escuchar aquella misteriosa voz dirigirse a nosotros. Escuché previamente una especie de aterrizaje, como si hubiese caído el dueño de aquella voz del cielo... No estaba completamente seguro de lo que estaba pasando, al fin y al cabo me encontraba con la espalda pegada al vehículo tras el que nos resguardábamos Aliisa y yo. Aquella situación realmente era crítica, nos encontrábamos ambos ante un peligro desconocido... Aunque aquella voz aparentaba ser cooperativa mínimamente, incluso quizás amistosa, de alguna forma mi instinto, en el que yo tanto confiaba, me clamaba a gritos que algo andaba mal en todo aquello. Por supuesto, ya estaba alerta de por sí al escuchar segundos antes un disparo zumbar cerca nuestra, reventando el retrovisor del coche tras el que nos refugiábamos a la vez que los cristales de las ventanas que se interponían en el paso de la bala... "¡¡E-Esto es serio, está armado!!", pensé en ese instante en el que el sujeto con el que tratábamos comenzó a hablarnos, recordando con pavor el disparo "de advertencia" que justo antes acababa de ejecutar.

De pronto, aquel misterioso individuo con el que tratábamos adoptó una actitud algo más... Neutral y cooperativa. Su tono pasó a ser uno más interrogante que amenazador, llegando en parte a tranquilizar un poco más mis nervios y, muy poco a poco, asomar mis ojos a través del capó del coche tras el que nos cubríamos para divisar con mi mirada al extraño sujeto. Aquella voz ya me daba un atisbo sobre con quién tratábamos. Era femenina, de tono serio, diría que incluso frío... Y llegué a apreciar de reojo fugazmente su figura. Tenía un semblante casi intimidante, aun cuando su figura era pequeña y femenina... Aquella armadura blanquecina con detalles rojizos me daba una sensación constante de peligro desde que puse mi vista en ella. Pero lo que me aterró realmente, lo que hizo que mi interior se revolviera de horror, fue la visión del individuo con el que tratábamos sosteniendo un arma de fuego, apuntando en nuestra dirección.

-¡¡HMMG!!- Dejé salir un pequeño jadeo, algo aterrado por lo que acababa de presenciar mientras ocultaba nuevamente tras el vehículo mi rostro, visiblemente nervioso. Miraba de reojo de forma rápida y desesperada a mi compañera, mientras que con un tono tambaleante me dirigí a ella, guardando lo que podía la compostura -... L-Lleva... Lleva un arma...- Le susurré con tono confidencial y asustado, mientras le hacía señas con la mano izquierda en dirección al sujeto desconocido mientras lo escuchábamos hablar de fondo.

"¿¿Hm...??". De pronto, dicho extraño acababa de captar mi atención con las palabras que acababa de pronunciar en ese instante.


–Disculpen, ¿ustedes vienen del templo? Fui discípula de Tashiro Monji, ¿acaso lo conocen?-

"No hay duda... Si fue discípula de Tashiro-Sensei, ¡debe ser de nuestro bando!"


Pero, ¡maldita sea! ¿¿No puede parar de disparar a lo loco...?? Acababa después de decir aquello y con su propia paciencia visiblemente agotada de disparar nuevamente, aquella vez a los cristales traseros del vehículo tras el que nos cubríamos. Debían de agradarle los disparos de advertencia a ese sujeto, eso no cabía duda... Incluso llegué a estar molesto, molesto de que amenazaran a nuestra vida de esa forma tan cruel y mandataria. Pero no estaba en posición para exigir más cordialidad ni mucho menos, ya que debía de tener en cuenta que el extraño con el que nos habíamos topado quizás estuviera igual de incierto y amenazado como nosotros nos encontrábamos en ese momento...

Tomando algo de aire de forma pesada y aún algo desconfiada con todo lo que estaba ocurriendo entonces, comencé a alzar poco a poco la cabeza, mientras que con un gesto de la mano previo le quise decir a Aliisa de quedarse aún resguardada tras el coche. Muy lentamente, mi cuerpo se fue elevando, incorporando nuevamente sobre ambos pies de forma erguida y dado con cierto cuidado la cara al misterioso individuo con el que nos habíamos topado en ese entonces. Con las manos en alto, erguí de dicha lenta forma mi cuerpo en solitario, dando cara al desconocido con una expresión que se esforzaba por aparentar desafío, pero que en verdad ocultaba algo de terror e inseguridad -¡¡P-Pare!! ¡Alto el fuego!- Exclamé con frustración al contrario, o en ese caso a la contraria, visiblemente harto de tanta lluvia de balas a nuestro alrededor -S-Somos Amigos. Yo mismo soy discípulo de Tashiro-Sensei...- Proseguí hablando en un tono más relajado y cordial, manteniendo mis manos en alto mientras las zarandeaba levemente a medida que hablaba, gesticulando con ellas con ciertos nervios. Al fin y al cabo, el que me apuntaran con un arma de fuego no me hacía sentir cómodo...

-... No somos miembros de La Secta, se lo juro... Tan sólo nos dirigimos al instituto para ayudar a los rehenes...- Comencé a explicar bajando ya en ese momento poco a poco mis brazos, refiriéndome a nuestra meta y objetivo de poner a todos los civiles en las garras de aquella organización macabra a salvo al fin -... ¿Quizás podrías ayudarnos...?

Tragué saliva con dificultad, aún mostrando cierta desconfianza que se podía vislumbrar a través de mis ojos. Si me fijaba bien, aun cuando portaba un arma consigo, aquella "chica" se veía de lo más pequeña... Iba enfundada en una armadura, que quizás aquello incluso le hiciera parecer más grande de lo que es... Pero aun con ello, era como si realmente, de apariencia al menos, no me hiciera sentir temor de por sí... Sin embargo, era mi instinto el que me mantenía aún alerta. Algo me decía que ella no era tan indefensa como su apariencia mostraba. Su armadura blanca ya de por sí era impresionante, muy intimidante. Por no hablar del fusil que portaba consigo... No podía tomar a la ligera a aquella chica. Mis reflejos eran suficientemente buenos como para confiar en ellos, confiar en que, al más mínimo movimiento sospechoso que pudiera desencadenar en un disparo nuevo hacia mi mollera, pudiera reaccionar a tiempo para limitar los daños al mínimo y volver a la cobertura.

Aun cuando pensaba que ella podría sernos una gran aliada si realmente era amiga de Tashiro-Sensei... Algo me decía que aquel encuentro no iba a desarrollarse de tal amistosa manera... Por lo que mis músculos se tensaron mientras mantenía mi mirada fija en la contraria, en vilo por su respuesta y atento también en parte con mis oídos a lo que podría comunicarme mi compañera Aliisa en aquel tenso momento.

Off-Rol:
¡¡Siento mucho la tardanza!! Entre un pequeño malentendido y un problema técnico con mi Pc, no pude contestar hasta ahora. Ruego me disculpen. ¡Continuemos con la trama!


Hablo - Narro - "Pienso"


¡I.W.E. IS LAIF! <3:

Thx Vin <3 (?:


¿Acaso eres un Villano?:
avatar

Salón :
1 A
Edad :
16
Dromes :
29773
Reputación :
10
Mensajes :
203

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: SITUACIÓN COMPLICADA (EDIFICIO ANTIGUO)

Mensaje por Aliisa Nylund el Lun Jul 17, 2017 8:38 pm

La llamada de la joven se  hacía insistente, Aliisa no sabía cuál era la opción más conveniente para ellos. Los disparos comenzaron a dar sobre los espejos de los autos a lo que la joven no podía evitar tapar sus oídos con las palmas de sus manos mientras presionaba con fuerza sus ojos. Con sus piernas flexionadas, y su cabeza gacha casi sobre sus  piernas intentaba pensar en algo, pero no encontraba una salida sin la un final desastroso.

Podía imaginar viéndose a ellos mismos salir del auto corriendo, y aunque fueran demasiados rápidos (cosa que la joven chamán no era) las balas los alcanzaría igual y terminarían heridos en el mejor de los casos por no decir que muertos.  Ladeo su cabeza a un lado donde se encontraba Buri manteniéndose en el aire junto a ella. Por lo que podía observar del dragoncito el tampoco estaba muy convencido de la situación, solo se lo veía expectante de lo que podría suceder ya que de omento desconfiaba de la chica armada.

Ladeo la cabeza hacia el oro lado y vio a su compañero de escuadrón tan alterado como ella. Estaba realmente nervioso, y la presencia del arma parecía que era lo que más le preocupaba a ambos. Incluso la pelirosa sentía como su corazón latía rápidamente casi saliéndose de su pecho.  –Lo se… estamos en problemas- contestó con una voz temblorosa ante lo que el chico había comentado sobre el arma que llevaba su oponente.  -¿Qué haremos?- susurró con la misma voz temblorosa y agitada que denotaba el miedo de la joven. No quería tener que usar su magia aun. No. Era demasiado temprano y sabía que no estaba completamente recuperada, además de saber que no le quedaban demasiados brebajes como para poder desperdiciar su energía. “No puedo solo usarlos en mí, por cierto” pensó observando a joven de cabello oscuro. Él también estaba cansado, y tenía algo de conocimiento sobre sus habilidades  por lo que entendía que su trabajo sería respaldarlo.

De pronto la voz de la chica se hizo presente en la calle. “¿Alumna de Tashiro?” Al oír aquello casi instantáneamente se quiso levantar y salir del escondite para hablar con ella, mas el dragoncito fue el encargado de detenerla  y hacer que mantuviera su lugar en el escondite al menos por unos minutos más. Conocía muy bien a su maestro y estaba segura que todo aquel que fuera su alumno tenía intenciones u objetivos como los de ellos, salvar la ciudad. –Ella no puede nuestra enemiga- le dijo a Izuku en un intento por convencerlo de que ya todo estaba bien y podían mostrarse.

En ese momento, la chica que se devolvió la mirada hacía la calle vio como el lobo había desaparecido. “¿Es de ella?” Debía serlo, sino solo parecería una extraña coincidencia que llegara y se fuera en momentos tan clave. El chico se puso de pie y con una seña le indico que se mantuviera en su lugar a la pelirosa, quien solo hizo una mueca ya que ella quería confiar en la otra chica, mas aun así respeto la decisión de su compañero y permaneció allí por un rato más. Él comentó quienes era y que es lo que pensaban hacer, aunque en realidad con nombrar a Tashiro la otra debió imaginarse cuales eran sus intenciones.

“Seguramente debió también estar asustada y por eso los disparos” bajo ningún pretexto ella pensaría mal de la otra, o desconfiaría ahora que también había revelado su identidad, o al menos un dato importante para identificarla. Sonrió aliviada y sintió como su corazón poco a poco bajaba el apresurado ritmo y volvía a la normalidad. Incluso se sentía apenada de haberla tratado como a un enemigo, es decir, en momento como este eran normal hacerlo, pero para ella personalmente desconfiar de alguien era algo de otro mundo.

Observó a Buri con una sonrisa en su rostro. El dragón solo la observó y se mantuvo en el aire y cerca de ella, ya que el a diferencia de la nórdica no era tan confiado. –Tengo que salir también- le susurró al dragón y lentamente imitando a Izuku se puso de pie, mientras el Fylgja se quedaba en su lugar aún escondido.  Cuando Aliisa levanto su mirada hacia la joven pudo reconocerla en el mismo instante. Claro no conocía su nombre, pero en sus visitas al templo la había visto varias veces.

En esta ocasión su corazón volvió a latir más fuerte, mas esta vez de la alegría, si que en verdad de pasar al alivio ya se encontraba en una fase más de felicidad. Seguro ella se uniría en su camino por salvar a a los rehenes que la secta tenía a cargo. –Está bien, yo la he visto en el templo- se acercó comentándole a su compañero para que se quedara tranquilo y asumiera una posición más relajada. – Que bueno saber que eres amiga ¿Nos ayudarías entonces?-  No sabía si la chica la reconocería como ella lo había hecho, después de todo mucha gente visitaba el templo, pero siempre existía la posibilidad, o al menos ella creía.
Mantenerse positiva era su mejor característica, por ello había asumido inocentemente una actitud distinta y relajada a pesar de la  armadura y el arma que llevaba.  Nunca se le hubiera pasado por la mente en ese momento que ella estaba en el bando contrario.


Narro-hablo- pienso



Gloriosa familia Kiwi:
Derechos al autor de la frase(?




Cosas del Uss ♡♡♡:



avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
23
Dromes :
82671
Reputación :
3
Mensajes :
147

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: SITUACIÓN COMPLICADA (EDIFICIO ANTIGUO)

Mensaje por Stein el Jue Jul 20, 2017 2:21 pm

Reki, quien se había mostrado seria, en realidad el término correcto era inexpresiva en todo momento, como si su rostro careciera de alma o sentimiento alguno hacia las personas. Si quiera se dejó sorprender por aquellas palabras del joven que se encontraba detrás del auto. Poco a poco la situación se estaba poniendo a favor de ella.

Miro como el joven de cabello castaño oscuro, piel clara y un cuerpo trabajado en batalla salía desde las sombras, para colocarse delante de ella. El joven había dado a entender, en primer lugar que era un discípulo de Tashiro Monji, cosa que dio un poco de satisfacción, no demostrada a la joven, quien seguía sus movimientos a través del cristal posicionado sobre su arma, aquella mira marcaba una cruz perfecta en el pecho del joven. El arma estaba cargada y lista para que la bala saliera con solo apretar un poco el gatillo de aquella arma, se tomó su tiempo en escucharlo hablar mientras ella esperaba con una serenidad que daba temor. Era como un gran animal asechando a sus presas, esperaba que esta vez la cazadora no se convirtiera en presa, pero Reki, quien parecía tranquila, tenía un estilo de batalla extremadamente agresivo, donde lo único que le importaba era salir victoriosa, sin importar como.

-Amigos. Yo mismo soy discípulo de Tashiro-Sensei...- Dijo el joven sin dar mucho tiempo la Holly contesto – Me parece bien…- Mientras en su mente pasaban otras cosas “Esto se pone interesante, tal vez la misión no tan aburrida”

Espero paciente mientras la segunda, una joven de cabellos rosas, extremadamente largos, con una contextura física, más frágil, que la del primero un cuerpo femenino que daba más dulcera que temor, pero Reki entendía que eso, podía ser un arma extremadamente peligrosa. Por lo que fue con cuidado, no conocía las habilidades físicas de ninguno de los dos, pero sabía que ambos eran discípulos de ese hombre.

Una pequeña ráfaga de viento, paso por el cabello de la Holly, quien había colocado su rifle sobre su hombro, como lo hacían para marchar en los desfiles militares. Se quedó observando, sin decir una palabra a ambos.

-¿Así que quieren salvar a la gente del instituto?- preguntó en aquel tono que se mostraba sin sentimiento alguno, tan frio como el hielo, sin rastro de humanidad en su hablar. – Pues veo, que son buenos discípulos del panda- comento mientras lleva rifle a posición de batalla.

-Siento decirles, que no los acompañare, es más los detendré en este lugar- Los miro a ambos – No me mal entiendan, no lo hago por que sea una misión de la secta… o por que el idiota de Gate… o de su sequito de inadaptados, esto lo estoy haciendo simplemente porque quiero- Dijo con calma. –Ustedes dos serán el inicio de mi guerra, Su amado sensei, pagara todo lo que me ha hecho… lo quiero ver llorar, cuando sus cuerpos, aún con vida, estén colgados de lo más alto del instituto- Rápidamente apunto su arma contra el joven, lanzando un disparo contra la pierna, gracias a la fuerza que la chica poseía, el efecto de retroceso del arma, era negado, en otras palabras, su puntería era perfecta, ya que el arma no revotaba contra su hombro, levando un poco la bala, era algo que alguien común no podía hacer.  Para luego hacharse a correr, a gran velocidad, tratando de tomar una posición ventajosa nuevamente. Manteniéndose apartada de los jóvenes a una distancia de unos 25 metros.

DATOS EXTRAS

Municiones

Rife SVD: 4/10

Ataque

Midoriya Izuku: Disparo del Rifle - Pierna derecha.
avatar

Salón :
2 B
Edad :
29
Dromes :
12504
Reputación :
5
Mensajes :
162

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: SITUACIÓN COMPLICADA (EDIFICIO ANTIGUO)

Mensaje por Midoriya Izuku el Vie Jul 21, 2017 12:53 pm

Observé en ese mismo momento, cuando comencé a hablar más abiertamente a la chica frente a la que nos acabábamos de topar, cómo justo a mi lado se alzaba al ver que no había mucho peligro Aliisa. En parte, todo aquello comenzó a darme malas vibraciones desde que mis ojos se posaron por un par de segundos en Buri, quien se mostraba aún algo desconfiado y reticente a todo aquel asunto... Tanto como confiaba en mis propios instintos, confiaba a la vez en la de los demás animales. Estaba probado que ciertos animales poseían un instinto o sexto sentido de lo más desarrollado, al punto que eran capaces de ver más allá de lo que sus propios ojos podían divisar a primera vista... ¿Y si los dragones como tales eran uno de esos animales con sentidos agudizados...? Si aquella posibilidad era cierta, entonces realmente algo debía andar mal en todo aquello. Puede que no fuera por la extraña frente a la cual nos encontrábamos ya al descubierto, viendo que era una discípula de Tashiro-Sensei, más convencido yo de que era nuestra aliada al escuchar cómo mi compañera pelirrosa la reconocía ella misma... Puede que en vez de ella, fuera otro el peligro que nos acechaba. ¿Quizás miembros de La Secta ocultos en algún sitio, observándonos...?

Sin embargo, una cosa que conseguí apreciar en toda aquella situación fue la guardia constante en la que se mantenía la desconocida, sin parar de apuntarnos amenazante con su fusil. "Q-Quizás sea normal... No hemos comprobado del todo que seamos de su bando... Pero... A-Aliisa la conoce, ¿cierto...?", pensaba para mí mismo mientras volvía mis orbes esmeralda en dirección a mi compañera, la cual aparentemente se mostraba ya en ese punto algo más amigable y menos tensa. Yo mismo también quería mostrarme así de seguro, así de confiado... Pero era mi instinto el que siempre acababa poniendo una parte de mí, aunque fuera ínfima, alerta. Era al fin y al cabo mi instinto lo que no paraba de clamar que algo realmente se veía retorcido en toda aquella escena.

Pero entonces, cuando finalmente mi respiración y latidos del corazón volvieron a un ritmo algo más controlado y normal... Volvieron a acelerarse en un momento.


¡Música Ambiental 1!:


-... ¿Eh...?

Balbuceé ligeramente ante las palabras que acababa de escuchar provenir de aquella sujeto que nos apuntaba con el fusil, enfundada en la armadura extraña blanca... ¿Qué acababa de decir? "... ¿¿Nos quiere detener...??". Mi mente se veía hecha un completo lío en ese mismo momento. Aprecié la mirada fría y distante con la que nos miraba aquella desconocida tanto a Aliisa como a mi persona. La armadura en la que se encontraba enfundada dificultaba algo la distinción de su rostro, pero pude analizar su semblante lo suficiente como para notar la frialdad y seriedad con la que se mantenía siempre, adoptando en todo momento un tono de voz algo vacío... Como si aquel ser no fuera humano incluso, fuera algo artificial. Sin sentimientos.

Mis pensamientos se agolpaban uno tras otro mientras escuchaba como si fuera un simple hilillo de voz a la chica extraña hablar. Acababa de hacer una muestra completa de intenciones aquella sujeto. Se postraba en ese instante como un obstáculo, un posible adversario que abatir. Mientras pensaba en aquella posibilidad en el tiempo que tenía de margen mientras hablaba aquella extraña, mi mirada se torció a la figura de la pelirrosa que se encontraba a mi lado. "... Corre peligro...". Era una gran parte de las cosas que pasaba por mi mente. Muy pocas veces llegaron a apuntarme como tal con un fusil de tal calibre... Me había enfrentado contra pistolas y demás armas de fuego, pero aquel seguía siendo un fusil, el cual yo mismo tenía la certeza de que si una sola de sus balas llegara a alcanzarnos a alguno de los dos... Causaría grandes daños... "Es por esto mismo por lo que no quería que me acompañara...", me quejaba para mí mismo, para en ese mismo instante notar cómo mi instinto se puso en alerta máxima, haciendo que torciera nuevamente mi atención de vuelta a la desconocida, escuchando en ese mismo momento el sonido característico de un disparo reinar por toda la extensión de la calle en la cual nos situábamos.


-¡¡Hmgf...!!


Era una de esas ocasiones en las que mi instinto hacía el trabajo sucio por mí y controlaba alguna parte de mi cuerpo, me obligaba a maniobrar en consecuencia de lo que fuera que estuviera pasando. Gracias a ello, pude ladear un poco mi pierna derecha de forma brusca al escuchar aquel disparo, aminorando con ello los daños que aquella bala que acababa de salir de la recámara del fusil enemigo hiciera en dicho miembro. Un dolor agudo corrompió mi semblante en esa ocasión, notando cómo aquella bala perforaba el costado de mi pierna, más concretamente en la zona exterior del muslo, evitando por suerte que hiciera daños graves en el hueso de la pierna o en el músculo como tal. Pero noté cómo mi pierna comenzó a temblar levemente... Había conseguido con ese ligero y rápido movimiento a un lado que diera de lleno aquel disparo en mi pierna, pero siguió perforando uno de sus costados, en cuya herida entraba también parte del músculo del miembro...

Notaba mi propia sangre fluir por el resto de mi pierna. Aquella era una herida algo superficial, pero no por ello el dolor que me provocaba era mínimo... Mientras apretaba inconscientemente los dientes, mi mano se posó en el hombro de mi compañera para empujarla con ello a un lado, apartándola levemente con aquel gesto mientras, a duras penas, mantenía una posición en guardia -... A-Aliisa... Hazte a un lado, ponte a... ¡Hmgh...! Salvo...- Le dije a mi compañera mientras me quejaba levemente entre palabra y palabra por la herida en la pierna. Llevé una de mis manos a ella inconscientemente, observando cómo al tacto el guante perteneciente al traje de combate que llevaba en ese momento se llenaba de sangre propia. Hice esfuerzos descomunales para mantener el temple, mientras que mi expresión mostraba cierto terror y estupefacción.

-... Yo me... encargo de ella...- Observaba cómo la desconocida, justo al disparar a mi pierna y perforando su costado por fortuna, sin haber escalado a mayores daños en ella, se dispuso a moverse rápidamente lejos de nosotros, aumentando con ello las distancias para seguramente continuar con una lluvia de balas sobre nosotros -¡Rápido... Cúbrete...!- Exclamé, echando un último vistazo a la pelirrosa de reojo, la cual se encontraba con aquel empujón de antes unos 3 pasos más alejada del lugar en el que se encontraba antes, dedicándole una expresión algo contradictoria: Mientras esbozaba una ladeada y tambaleante sonrisa, mi mirada se volvía aparentemente desafiante, con el rostro en sí mostrando una sensación insegura y corroída por cierto miedo.


Música Ambiental 2:

Plus Ultra!:


Aun en aquellas situaciones de peligro, mi mente siempre acababa trayendo de vuelta aquellas escenas de mi héroe preferido que tanto me marcaron desde pequeño.

Siempre, siempre en todo momento esbozando una sonrisa radiante, mostrando su dentadura por completo y con un rostro lleno de confianza. Tal era su semblante seguro, que acababa contagiando a todos los que lo rodeaban con su confianza.

¡Ese, ese era el tipo de héroe el cual era mi propia meta llegar a ser!


Nada más ver cómo nuestro adversario se puso en movimiento, yo mismo comencé a correr en su dirección para acortar con ello distancias. No me convenía un combate a larga distancia, no haría nada si no fuera un encuentro cuerpo a cuerpo... Por lo que debía mantenerme cerca de mi rival si quería salir victorioso de aquel combate. Pero al dar las primeras 3 zancadas, mi pierna derecha comenzó a ser de lo más molesta. Noté un cierto dolor punzante en el primer paso proveniente de ella... Pero lo ignoré lo que pude para continuar con mi carrera, hasta que un dolor de lo más agudo que era tan insufrible que hizo que me detuviera y apoyara mi cuerpo en el costado de uno de los vehículos siniestrados de la calle, quejándome levemente con ello, soltando jadeos pesados de dolor. "No... No puedo... Con esta herida, no puedo... Aproximarme a ella...".


"¡¿Cómo que no puedes?! ¡¡El mayor héroe de todos los tiempos siempre consigue salir victorioso, y eso es porque nunca se hecha atrás!!"


Si mi movilidad se veía limitada de tal forma, realmente me encontraba en una crítica situación. Estaba casi a la merced del enemigo... Pero no podía darme por vencido. Notando cómo la sangre continuaba fluyendo de mi pierna derecha, arranqué un trozo del traje en mi hombro izquierdo, dejando al descubierto la zona de la piel la cual cubría, para entonces comenzar a vendarme con dicho trozo de prenda la herida de forma que al menos hiciera presión en ella y la sangre dejara de fluir de tal forma. Apretando los dientes con fuerza, procedí a tratarme como podía dicha herida con aquel trozo de traje y, tambaleándome levemente, continué acechando la figura de mi contrincante en menor ritmo, más trotando a duras penas que corriendo, apoyándome en ocasiones en los coches que me rodeaban como ayuda a mi movilidad.

Debía dar cara al peligro que nos acechaba tanto a mí como a Aliisa. Si al menos tuviera la certeza de que la pelirrosa hubiese hecho caso de mis palabras y hubiese huido de la escena, mi mente se encontraría más tranquila... Pero no podía titubear más. ¡No cuando, no sólo mi propia vida, sino las de cientos o incluso miles de inocentes estaban en juego!


Hablo - Narro - "Pienso"


¡I.W.E. IS LAIF! <3:

Thx Vin <3 (?:


¿Acaso eres un Villano?:
avatar

Salón :
1 A
Edad :
16
Dromes :
29773
Reputación :
10
Mensajes :
203

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: SITUACIÓN COMPLICADA (EDIFICIO ANTIGUO)

Mensaje por Aliisa Nylund el Mar Jul 25, 2017 8:55 pm

En aquella escena en la que la desesperación se había esfumado de los ojos de la pelirosa y parecían haber encontrado una amiga, el viento se encontraba soplando, moviendo el cabello suelto de la joven que miraba con una sonrisa a su parte contraria. Mas aquel alivio no iba a durar por siempre, puesto que las palabras de la chica estaban demostrando lo equivocados que estaban. Se habían delatado frente a su enemigo, y ya no había vuelta atrás. Era en ese momento que a Aliisa le gustaría desconfiar un poco más de la gente, en el momento en que entendía el dicho del lobo en la piel del corderito.

Su sonrisa iba mutando a una cara de asombro y de esa a una cara de tristeza. “¿Guerra?” si, se había olvidado de que se encontraban en medio de un conflicto, y como nunca antes había participado en una guerra, era extraño tener que actuar de una manera desconfiada. Mas, la otra continuaba hablando, y a pesar del peso que sentía en su corazón por el momento que les tocara vivir, siguió oyendo. “¿Qué sucedió con Tashiro…? No imposible no podría estar diciendo que alguien como el maestro le hiciera algo” No era momento para pensar en su maestro, ni si quiera para ponerlo en duda, lo conocía muy bien y no podía tragarse ese cuento. Tenía que actuar antes de que el fuego pronto comenzara, tal vez si hacia algo no llegarían a peores instancias. Nuevamente Aliisa allí mostraba su inocente forma de pensar.

-Espera…. No tiene que ser así- pero sus palabras serían inútiles, aquella otra chica de cabello corto no estaba interesada ni en hablar ni en razonar. No había espacio para ello claramente. Fue en ese momento en que todo terminó por salirse de control. Tomó su arma y le apunto a su compañero. Las pupilas de la nórdica se expandieron con una expresión de terror en su mirada. Negaba con su cabeza en ese par de mili segundos que hubo antes de que el disparo se efectuara. Escuchar el ruido que había hecho el arma al apretar del gatillo la dejo inmóvil “lo hizo…” y al mismo tiempo sintió como su cuerpo caía hacía un costado de la calle, raspando la piel de sus piernas contra el cemento, alejada a uso pasos de su compañero. –Izuku….- su tono de voz estaba lleno de preocupación, tenía que apresurarse a curarle esa herida cuanto antes.

Era en ese momento en que agradecía haber tomado la decisión de acompañarlo en su idea de salvar a la gente del instituto. Al menos no estaría solo y juntos podrían idear una forma de salir del apuro luego de sanarlo. Pero parecía que el no pensaba de la misma forma. Le estaba pidiendo que se pusiera a salvo y que él se encargaría. “¿En serio? “ Probablemente no se había dado cuenta aun que si ella lo había seguido era por una razón. Buri se acercó a ella con rapidez, aún no había señales de nadie más que estuviera acompañando a la chica, por lo que era hora de correr, mas no hacia atrás, sino hacia adelante. –No vayas… podrías hacerte peor daño en la pierna- le gritaba desde lejos mientras lo observaba alejarse. Miro a su mejor amigo que se encontraba a su lado batiendo sus alas esperando que le pidiera que tomara su tamaño grande. Aliisa solo negó con su cabeza –Si hacemos eso sería más llamativo… tengo una idea, pero primero corramos- puso en marcha sus piernas, intentando tomar la mayor velocidad que pudiera, pero eso era difícil, no era alguien atlética ni de hacer mucho ejercicio, por lo que a lado del chico de cabellos oscuros, ella era muy lenta.

No solo se trataba de la velocidad misma, sino que la chica corría pasado entre los autos y escombros para protegerse y evitar que la vieran por mucho tiempo, si quería ayudar el primer paso era no quedar herida ella o incluso no morir, no sabía en qué momento podría recibir ella también un disparo. A lo lejos veía al chico corriendo en campo abierto, era peligroso y más con esa herida en su pierna. Para su suerte el chico se detuvo en el medio de su carrera, por lo que la peliosa aprovecho para correr y acercarse a él. Estaba a unos cuantos metros de lejos, pero lo suficiente como para no demorarse mucho más. Al llegar a su lado le tomó del brazo –Ven, tienes que curar eso…- y lo arrastro atrás detrás de un auto. –Podrías haberte hecho más daño del que ya tienes- Su tono de voz demostraba preocupación y enojo. Enojo que no era algo normal para ella, pero esa situación lo ameritaba.  Tomó el trozo de tela que estaba en la parte superior de su pierna y lo quitó para utilizar su poder sobre él.

En primer lugar tendría que observar con cuidado, por suerte no era algo grave a pesar de que salía mucha sangre del lugar –No dolerá- Usar su poder sobre las heridas tenía un efecto indoloro, y después de unos minutos en que actúe por su cuenta el efecto del poder estaría completamente curado. Posiciono ambas manos a la altura de la herida y comenzó a transmitir la energía al lugar. De a poco la sangre dejaba de correr y al menos eso ya eran buenas noticias. –Creo que necesitamos tiempo antes de que nos encuentren otra vez- miró a Buri algo preocupada, si el dragoncito les podía hacer alguna distracción, ella terminaría de curar al chico por completo, o eso esperaba.

Buri solo observo a ambos chicos y se echó a   volar por la ciudad sin perder su tamaño pequeño. Una vez más se escabulliría entre los escombros y los autos. Desde una posición alta entre los edificios pudo ver a lo lejos la chica del cabello corto. Por lo que usaría lo que tenía más a manos en ese momento los autos destrozados de la calle que estaban parados allí. Se acercó por debajo, y una vez que sus ojos encontraron el tanque de combustible soltó una pequeña llama que encendería un lugar cercano a su objetivo. Le daría tiempo de alejarse y así el auto explotara lejos de él. Al parecer ese mismo había sido suficiente para provocar una gran llamarada en un lugar lejos de los miembros del Iron Wall. El dragoncito repetiría lo mismo 2 veces más, seguramente aquello sería suficiente para que Aliisa terminara de curar a Izuku.


OFF:
Aliisa utilizó su poder "Las manos de Eira" sobre Midoriya, dejo la descripción:

Aliisa Nylund escribió: 3)Las manos de Eira: Eira era la Diosa de la sanación y salud en la mitología nórdica, y como tal, Aliisa aprendió el arte de la sanación. En verdad esto es lo primero que aprenden y deben llevar hasta el máximo de su habilidad. El usuario debe concentrar su energía espiritual sobre las palmas de su mano para poder sanar parcialmente si se encuentra en combate. Debido a que la concentración debe estar en un punto muy alto no es posible que sea total, pero por lo general no presenta problemas con Heridas leves y medias, y siendo que cuando se encuentre fuera de combate la curación llega a un máximo de un 60%.  El curar una herida toma bastante tiempo (2 turnos).
- Recarga: 3)Las manos de Eira: 2 turnos.


Narro-hablo- pienso



Gloriosa familia Kiwi:
Derechos al autor de la frase(?




Cosas del Uss ♡♡♡:



avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
23
Dromes :
82671
Reputación :
3
Mensajes :
147

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: SITUACIÓN COMPLICADA (EDIFICIO ANTIGUO)

Mensaje por Stein el Vie Jul 28, 2017 2:08 pm

La antigua teniente de las fuerzas mercenarias Butei, se encontraba corriendo de costado, esperando el momento en que sería atacada, pero al parecer sus enemigos, habían tomado otra determinación, al ver que la chica de cabello rosado llevaba al joven hasta detrás de un vehículo la exalumna de Tashiro Monji, se detuvo de lleno. “Primer error” dijo en su mente, si esperaban que los autos los salvasen de sus ataques, según ella estaban equivocados, se lanzó dando una voltereta en el piso para apuntar a la dirección del vehículo con el arma, apuntando directamente hacia el suelo, ubicado en la parte trasera del automóvil. Su intención, disparar directamente bajo el tanque de combustible.

A energía comenzó a acumularse en su armamento, cargando energía eléctrica y de luz sagrada, conteniéndose por completo en la recamara del arma, presiono el gatillo y Last Bullet salió disparado del rifle de francotirador que la Holly portaba en aquel momento. Dando un fuerte rayo, que parecía de luz, impactando en el lugar antes mencionado, este rayo tenía una peculiaridad, al impactar, generaba una explosión que llegaba a los 10 metros de diámetro, provocando un alto daño en toda la zona. Reki se encontraba alejado a unos 23 metros, pero aun tenia pleno conocimiento de donde se encontraban las personas, pues la lejanía no era mucha.

Aquella estrategia de ocultarse tras los autos, no sería útil, mientras estos tuvieran combustible, o es lo que pensaba, pues tenía pensado usarlos para aumentar el rango y daño de las explosiones, tratando de provocar un daño indirecto hacia los alumnos del viejo panda.

El armamento, aquel rifle, se desintegro luego de aquel potente disparo, debido a que no podía contener completamente el poder de aquel rayo, similar a los que alguna vez utilizo su sobrino en la antigua Grecia. Los humanos de aquella antigua civilización lo habían llamado Zeus, señor del Olimpo y consideraban este poder era superior a los demás seres que habitaban aquel antiguo monte.

Llegar aquello era fácil, pues Reki era la hija de Gea, quien había sido madre de todos aquellos llamados titanes en la antigüedad, incluido Cronos, por lo que según la historia ella vendría siendo como la hermana menor de este último ser que aterrorizo la tierra, según las leyendas antiguas.

Una vez el Rifle quedo inutilizable la joven invoco rápidamente un fusil de guerra M16, mismo arma utilizado por los grupos comando en Estados Unidos, como por ejemplo SWAT, la Marina e incluso el mismo ejecito de aquella nación. El arma era de color negro completo y poseía una mira estándar, además de que en su recamara se guardaban 30 balas, anti blindaje. Era un arma rápida que lanzaba rondas de 5 balas en poco tiempo.

Pero todo tenía un costo y las invocaciones de la chica de la casa Frankestein sufría un pequeño Desbuff por dos post, desde que se invocaba una de sus armas. El cual disminuía un poco su fuerza física.

Reki, no había dicho una sola palabra desde que comenzó a disparar, ella entendía que en la guerra aquellos monólogos idiot*s de héroes o villanos estaban de más y eran un punto débil del cual se debía aprovechar.

Datos Extras


Poder

Last Ballet:
Se trata de un buff de armamento, solo para armas de fuego, permitiendo un disparo en el cual se concentra luz y electricidad, este disparo provoca un daño elemental de ambos elementos.  Solo se activa disparando con el arma, provocando un gran daño y poder de destrucción en un área 10 metros al impactar.
Rango: 25 metros (distancia que recorre el rayo)
Duración: 1 Post.
Recarga: 3 post.
Daño: 40%
Contras:
Este ataque destruye el arma en que se utilice, no pudiendo volver a usarla en esa batalla. Solo afecta en un 20% a las criaturas oscuras. Si el usuario está en el rango de los 10 metros del impacto es dañado. Es extremadamente volátil, al ser extremadamente volátil la mejor manera de contrarrestarlo es lanzando un ataque directo al poder para que este estalle.

Estado

Desbuff:
20% Fuerza Física (permanente por zona urbana)
10% Fuerza Física  1 de 2 post. (Invocación Fusil)
Total 30% de 600kg.  420Kg Fuerza actual.


avatar

Salón :
2 B
Edad :
29
Dromes :
12504
Reputación :
5
Mensajes :
162

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: SITUACIÓN COMPLICADA (EDIFICIO ANTIGUO)

Mensaje por Midoriya Izuku el Miér Ago 02, 2017 10:58 am

Música Ambiental 1:


-... ¡¡Hmg...!! ¡¿Q-Qué te había dicho, Aliisa...?!



Me quejaba en susurros mientras observaba cómo me llevaba la pelirrosa detrás de un coche, cubiertos tras éste para entonces comenzar a sanarme con una especie de magia curativa la herida situada en el muslo derecho, concretamente en el costado exterior. Aun cuando me traté dicha herida amarrando en ella un trozo de tela, hilillos de sangre continuaban fluyendo a través de ella y recorriendo lentamente dicha pierna. Por mareos que me diera aquel hecho o dolor, no podía retenerme. Cada segundo que pasaba de esta forma, sin hacer nada, era cada segundo que la extraña enemiga podría aprovechar para encajar otra bala en nuestros cuerpos... Aunque debía admitir, yo mismo era un blanco algo fácil mientras trotaba entre vehículo y vehículo, creyendo que éstos me salvarían de cualquier bala que viniera de cualquier dirección...

"N-No es tan difícil... Que tan sólo se mantenga a salvo... ¡¡Hmf!!", pensaba para mí mismo, sintiendo un leve quemazón al comenzar dicha "magia" de la contraria a tratarme, el cual desapareció al cabo de un segundo de forma que ya apenas sentía nada. Mis orbes esmeralda se posaron en la herida, la cual estaba sanando a velocidad increíble, permitiendo mostrar a través de mi rostro una expresión algo perpleja y confusa. Ya sabía que Aliisa se trataba de una usuaria de magia, por mucho que me costara creer todo aquello... ¿Pero tan efectivos eran sus tratamientos?

-De... Dejó de sangrar...- Murmuré casi para mí mismo tras un par de minutos de tratamiento, mirando alternativamente tanto a la herida como a mi compañera de reojo. Me encontraba algo agradecido... Pero a su vez molesto. Hizo caso omiso a lo que le dije anteriormente, y ahora no sólo tendría que preocuparme por mí mismo. ¡Debía andar con un ojo constante en la seguridad de la pelirrosa también!


-... Deberías marchar antes de...


Me encontraba hablándole a la chica en medio de su tratamiento, para entonces ser interrumpido bruscamente por el instinto propio en el que tanto confiaba. Me estaba avisando del peligro inminente.

-¡¡¡Rápido!!!- Vociferé, mientras tomaba a la contraria de los hombros y, aun con el leve dolor punzante en los gemelos que aquel acto me hacía, me incorporé bruscamente, forzando a la chica a seguir mi movimiento con ello. Justo al segundo de encontrarme de nuevo de pie, lo suficientemente inclinado como para usar aún los vehículos que nos rodeaban de cobertura, una explosión surgió a nuestras espaldas. Era la primera vez que me enfrentaba a aquel tipo de situación. Por suerte, al haber dado ya un par de pasos apresurados antes de que nos alcanzara dicha explosión, los daños que sufrimos no fue tan graves como deberían, menos los de Aliisa. Interpuse mi cuerpo en el radio de explosión y ella para, de la potencia, salir disparados de aquel lugar unos 7 metros y algo más, aferrando el cuerpo de mi compañera con los brazos y amortiguando como podía el aterrizaje con el mío. Rodamos sobre nosotros mismos por el suelo luego de ello, hasta acabar a una distancia de 11 metros de donde surgió la explosión.

Sin embargo, todo aquello fue acompañado de una presión enorme, que parecía querer hundirnos bajo el pavimento, y de una sensación de parálisis aguda... Como si aquella explosión hubiese descargado electricidad. Era tal la potencia que un dolor punzante recorría casi todas las partes de mi cuerpo por un breve momento de dos segundos. Aquello me hizo dar cuenta, junto a la herida que ya apenas sangraba del disparo anterior gracias a Aliisa, de que toda aquella situación era crítica. Nos encontrábamos ante un enemigo formidable... El cual podría acabar con nuestras vidas de una sola bala y desde lejos. Debía cambiar de rango, nuestra rival tenía todas las de ganar si permanecía así de alejada...

-Hmpf...- Me quejaba levemente mientras me incorporaba muy poco a poco sobre mis rodillas, manteniendo la cabeza gacha y la espalda encorvada para evitar ser nuevamente un blanco fácil, cubriéndome con ello tras los coches. Pero si había algo claro que tenía desde entonces era que aquellos vehículos no eran coberturas a considerar -... Aliisa... Sé que quieres ayudar... Y si insistes, tan sólo mantente algo alejada del encuentro, a la espera de que... Requiera de tu ayuda...- Le dediqué una breve mirada de reojo a la pelirrosa y, mientras hacía un pequeño gesto con la mano izquierda, apuntando con el dedo índice a los coches que nos rodeaban, proseguí hablando en el mismo tono bajo en el que me mantuve en todo momento, con voz algo tambaleante por el dolor que sentía en mi cuerpo en general -... Y no te resguardes tras los coches... Si no quieres que se repita lo de antes...


Música Ambiental 2:


Tras decir aquello, di un último respiro, dejando con ello a mi compañera tiempo para que hiciera o dijera lo que quisiera antes de cargar contra nuestro rival... Y, tras aquel rato que le di de margen a la pelirrosa, concentré todo mi One For All disponible en el momento por todo mi cuerpo. Debía plantar cara de una vez, si aquel encuentro se alargaba más de la cuenta... ¡No podía permitirlo!


¡One For All: Full Cowl!

Estado:


Nada más sentir cómo mi cuerpo se impregnaba de aquellas líneas brillantes que suelen recorrerlo en dicho estado, como si mis mismas venas o arterias hubiesen adquirido un color mucho más fuerte, flexioné ambas de mis rodillas, posicionándome en cuclillas para de esta forma coger impulso y hacer uso en ese mismo instante del Texas Smash, en su vertiente de movilidad. Proferí con aquel tremendo impulso un enorme salto que recorrería con rapidez y brío una distancia de 5 metros, buscando con la mirada la armadura blanca característica de nuestro contrincante entre todo aquel laberinto de vehículos, para finalmente toparme con su visión. Si mal no calculé la distancia que nos separaba era bastante grande... Por lo que decidí hacer uso del terreno a mi favor, o al menos crear distracciones con ello para evitar que las balas surcaran mi cuerpo.

Arrancando una y otra puerta de los coches que se cruzaban en mi carrera, comencé a lanzarlas como si fueran discos o frisbies en dirección a mi enemigo. No pensaba dejarle tiempo a reaccionar a medida que acortaba con rapidez distancia entre ambos. Una lluvia de puertas de coches comenzó a dirigirse a la chica enfundada en aquella armadura blanca, lanzando yo mismo un total de 7 puertas. Una vez todas llegaron al lugar donde se situaba la chica, yo había acortado la suficiente distancia como para intuir que me encontraba a unos 8 metros de ella... Sin embargo, no tenía tiempo para tomar más puertas que usar como proyectiles.

Cambiando las frenéticas zancadas por otras más grandes, aceché a mi rival con brío y agresividad, encontrándome en un abrir y cerrar de ojos a un par de metros de éste. En ese instante, al ver claro el objetivo y la zona donde quería comenzar el ataque, cargué mi brazo derecho con un poco más de la cuenta de One For All. Y, en aquella carga frenética, cobré inercia que me ayudó a continuar el ataque con rapidez y potencia. Pensaba, en efecto, propinar un Detroit Smash en la parte del torso de aquella chica. No quería hacerle mucho daño, tan sólo pensaba dejarla inconsciente cuanto antes para poder dar fin a todo aquello... Pero no podía arriesgarme y apuntar a la cabeza, sería un golpe muy fácil de esquivar seguramente... Y para asegurar algo de acierto, apunté al punto medio del torso ajeno. De esta forma, lo tendría algo más difícil para reaccionar a tiempo justo para esquivar aquel puñetazo.


Escena aparente (?):


Adoptando una expresión llena de ira y agresividad, cargué aquel brazo derecho en forma de Detroit Smash al pecho de mi objetivo, creando impactara o no un vendaval de viento huracanado que recorrería los 5 metros de terreno que nos rodeara, llegando incluso a romper algunos cristales de los coches que podrían rodearnos con ello de la fuerza ejercida en aquel puñetazo... Estaba con la certeza, sin embargo, que aquel golpe, conectara o no... No sería suficiente para zanjar aquel horrible encuentro, por desgracia.


Habilidades usadas:
One For All Full Cowl: Izuku permite que el "One For All", la fuerza licántropa la cual desconoce de su existencia pero que llamó él mismo de dicha forma, recorra todo su cuerpo. En esta forma, su velocidad, fuerza, movilidad y agilidad se ven potenciadas en un 25%. En el mismo post es capaz de reunir y distribuir por su cuerpo el poder, llenándolo de marcas que parecen sus propias venas reluciendo de colores brillantes. No tarda apenas en distribuir el One For All, por lo que puede ser activado en el momento en el que Izuku lo crea necesario. Sin embargo, este estado tan sólo puede llegar a durar hasta 4 posts del propio usser. En dicho estado, Izuku puede clonar las habilidades 2 (Detroit Smash) y 3 (Texas Smash), limitando su poder hasta lo que el cuerpo le permita resistir sin que ocasionen heridas graves ni rompan sus huesos, recortando su eficacia un 50%

100% Detroit Smash: Izuku utiliza todo su poder One For All reunido en uno de los brazos, para lanzar un puñetazo directo a su oponente y descargar un gran golpe en él, revolviendo el aire que y creando fuertes ondas de choque que barren la zona que los rodee hasta unos 10 metros de distancia (En el estado One For All Full Cowl, esta distancia se ve acortada a 5 metros). Necesita de un turno para reunir todo el poder en uno de sus brazos antes de descargarlo. Una vez utilizada la habilidad, el brazo con el que se hizo quedará roto y en mal estado (En este caso, al estar en estado Full Cowl, no se rompe a cambio de limitar su potencia original al 50%).

Texas Smash: Izuku concentra todo su poder en uno de los talones de sus piernas, descargando con él un golpe de revés al oponente, haciendo un giro sobre sí mismo para acumular inercia. Esta habilidad también puede ser utilizada para la movilidad, en vez de sólo para el ataque, permitiéndole pegar grandes saltos de un lugar a otro a una distancia máxima de 10 metros (En el estado One For All Full Cowl, esta distancia se ve reducida a la mitad, 5 metros, pero se puede utilizar hasta dos veces en dicho estado, otorgándole mayor potencial de persecución). La pierna en la cuál concentre el One For All, se verá dañada, ya sea utilizada de forma ofensiva como por movilidad, y se verá cojo en la pelea (En este caso, no se aplica este contra al encontrarse en estado Full Cowl).

Recargas

One For All Full Cowl: 5 posts entre el fin del estado y su reaparición.
100% Detroit Smash: 2 posts entre su última utilización y su re-lanzamiento [Aplicando esta recarga en el estado One For All Full Cowl también, sin represalias] (1 única vez por brazo, ya que se rompen en la utilización, en el caso de que no hayan sido utilizados en el estado One For All Full Cowl).
Texas Smash: Estado One For All Full Cowl - 2 saltos sin daños en lo que dura el estado (de 5 metros de distancia), con 2 posts de recarga entre cada uno, y 1 sola utilización ofensiva en lo que dura el estado sin daños.  Estado Normal: 1 sólo salto de 10 metros de distancia, con daños en una de las piernas. Utilizado de forma ofensiva, solo puede utilizarse dos veces por combate (una por cada pierna si están las dos intactas), con 3 posts de recarga entre cada ataque


Hablo - Narro - "Pienso"


¡I.W.E. IS LAIF! <3:

Thx Vin <3 (?:


¿Acaso eres un Villano?:
avatar

Salón :
1 A
Edad :
16
Dromes :
29773
Reputación :
10
Mensajes :
203

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: SITUACIÓN COMPLICADA (EDIFICIO ANTIGUO)

Mensaje por Aliisa Nylund el Miér Ago 09, 2017 2:16 pm

“No voy a quedarme a ver como te lastiman…” pensó en ese momento que el chico le discutía el que debería haberse quedado escondida. No quería decirlo porque no era el momento para estar hablando de aquello, pero las ganas por decirlo no le faltaban. El era su compañero, un amigo y menor que ella, todo eso la hacia pensar en que era responsable por él en cierto sentido. Debían cubrirse y apoyarse mutuamente sin importar la situación, y eso mismo era lo que estaba haciendo. Sabía que tenía limitaciones e incluso que estaba quebrantando sus propios principios sobre la violencia en esos momentos, pero antes de eso estaba la vida de su compañero y era totalmente consciente de que iba a necesitar su ayuda.

Intentaba poner toda su energía en curar la herida rápidamente y eficazmente, al menos que pudiera moverse con tranquilidad en las calles, luego intentaría cubrir por completo esa herida con otro intento.
Mientras tanto el dragoncito seguía haciendo de las suyas con  los autos y las explosiones, pero en el fondo sabía que eso no sería suficiente. -Lo se… pero eso no significa que esté totalmente listo, tienes que ser cuidadoso hasta que este completamente sana- Pronto la herida había dejado de sangrar y la sorpresa no tardo en verse en el rostro del de cabello ondulado. Aliisa solo sonrió intentando terminar con el trabajo. Aunque la herida había cerrado el musculo seguía teniendo algunos daños y claramente necesitaba más tiempo. Tiempo que en realidad no tendrían,  no les darían.

Su enemigo no se había tardado en encontrarlos y volver a lanzar un ataque. Sintió como el otro la sacaba rápidamente del lugar, pero la explosión no había dado tanto tiempo como para que escaparan completamente. En su lugar, sintió como el otro la cubría para ahorrarle unas cuantas lesiones provocadas por esa explosión, mas aun así el calor de esta se hizo presente y sobre todo la onda expansiva por la energía liberada. Salieron disparados hacia un lado, rondaron un par de metros hasta que quedaron quietos de una vez detrás de unos edificios o los escombros que quedaban de estos.  Una vez más se sentía impotente de no ser ella la que debía cubrirlo, sus debilidades estaban totalmente visibles en aquel momento y aquella explosión había sido su culpa. Lo sabía. La falta de experiencia en un campo de batalla la estaba dejando totalmente expuesta  junto a Izuku,  que en este caso ella sabia que lo había perjudicado.

El salir disparados y rodar por el cemento entre piedras,  algunos vidrios rotos y el calor liberado de la explosión dejaron esta vez rastro sobre la sensible piel de la chica. Cortes y raspones sobre sus piernas y brazos, a la vez que una sensación de ardor sobre las primeras. Eran heridas leves, pero al fin y al cabo heridas. A lo lejos el dragoncito había observado la escena por completo y sin perder tiempo se dirigió sigilosamente hasta donde ellos habían sido arrastrados. Dentro de Buri solo habitaba la preocupación por la pelirosa. La maga se reincorporó poniéndose sobre sus rodillas y su cabeza baja. Observaba a su compañero quien también tenía algunas heridas nuevas por aquello, mas solo le importaba que su herida de la pierna no volviera a abrirse eso si seria un problema. -L-lo siento…¿Estas bien?- preguntó refiriéndose a su herida por la bala en su muslo. Subió la mirada hasta sus ojos, y al verlo no necesito mucho mas que le dijeran ya que sabía que ahora sería su turno de moverse y atacar.   -Voy a ayudarte en todo lo que pueda- Por suerte aun tenía su bolso con ella colgado cruzado, allí tenía su daga y con ella podía darle algo de apoyo a Izuku.

No se iba a quedar resguardada de ninguna manera, y por esa misma razón el dragón se veía algo negado a la decisión de la nórdica.  -Me mantendré cerca, pero resguardada…un poco- Tomó su daga y la observó por un momento, hacia tiempo que no usaba las runas de potenciación.  -Préstame  tu brazo-  y con solo decirlo rasgó parte de su traje en la zona de su brazo para poder marcar las runas en él. Debía hacerle un corte en su piel y dibujar dos runas, la runa Gebo que significaba la potenciacion y la runa Eihwaz que significaba la fuerza. Este poder haría que la  fuerza del chico incremente en un 40% de la que él naturalmente tiene. Tardaría un poco en activarse el efecto, pero al menos eso le daría tiempo para encontrar y acercarse a la chica. -Listo, ten cuidado de que no te den en esta zona o puede reducirse el efecto-  le susurró para asegurarse de que no los oyeran. Tomó el trozo de tela que había rasgado y limpio la sangre que había salido un poco al marcar su piel con la daga.  

Runa Gebo:
Runa Eihwaz:

Pronto el chico se puso de pie y activo un poder propio para salir en busca de la otra alumna de Tashiro.-Te seguiré- dijo en un tono inaudible a la vez que lo observaba salir rápidamente del lugar. Giró su cabeza a un lado y Buri si encontraba a su lado. El quería sacarla de allí en ese mismo instante y ella estaba tratando de pensar en una forma de ayudar sin ser un blanco fácil. Una vez más comenzó a correr en la misma dirección que él,  pero entre los escombros y paredes caídas y a su vez Buri la seguía. ¿Qué debía hacer? O mejor dicho ¿Qué estaba a su alcance para ayudarlo? De momento intentaba observar el lugar y buscar una ventaja de la que pudieran aprovecharse. Por esa razón se mantenía en las cercanías de por donde su compañero estaba, mas investigando las edificaciones en busca de algo que les fuera de utilidad.  Por si sola sabía que contaba con Buri como con los Vaettirs, mas invocar uno podría ser un desperdicio de energía para ella, tenía que pensar en uno que les sirviera. –Lo hare igual… no hay tiempo- sin dar una segunda chance a repensarlo Aliisa se puso de cuclillas tocando el suelo del edificio en el que se encontraba. Llamaría a un Vaettir concentrado su energía en la palma de su mano y así este respondería a su llamado apareciendo a su lado. Skoll el lobo que perseguía a la diosa del sol sería invocado. El quien a fin de cuentas había devorado a la diosa ahora poseía algunas afinidades a la luz del sol y durante el día tenía un gran potencial y resistencia

OFF:
 Aliisa Utilizó dos habilidades:
La primera fue un buff para Midoriya:
Aliisa Nylund escribió:Potenciación: Alissa tiene en su poder una antigua daga gravada con runas q sirve para distintos rituales. Algunos rituales llevan bastantes objetos y tiempo para poder realizarlo, pero este podría decirse que es uno bastante corto. Se trata de potenciar la habilidad de otra persona mediante el uso de runas antiguas.  Alissa debe marcar la extremidad desde la que provenga el poder con ayuda de la daga y deben aparecer dos runas la de la potenciación y la que simbolice la habilidad del usuario. Ejemplo: si Aliisa tuviera que usarlo en un elemental de fuego debería tomar ambas manos y cada una marcar la runa de la potenciación junto con la runa del fuego para poder completar el ritual. Esta potenciación implica un 40% más del original. Para llevarlo a cabo debe activarse en el tiempo de 1 turno y su duración es de 3 turnos, pero este va perdiendo su fuerza (1 turno= 40%, 2 turno = 25%, 3 turno= 15%).  Con ayuda de estas runas Aliisa es capaz de potenciar a cualquier ser sobre natural que ella así lo desee.  

Este porcentaje se suma al que el anteriormente utilizo, llevandolo a un buff de su fuerza original de 90% durante el proximo turno ya que la activacion del poder de Aliisa se realiza luego de un turno. Es decir al proximo post de la persona potenciada.

1 Turno: One For All Full Cowl: 50%  + Potenciación: 40% = 90%

Aliisa Nylund escribió: El llamado a los Vaettir :  Aliisa como todo chaman es alguien que tiene su  mente y su fuerza espiritual muy entrenada, pero en cuanto a lo físico deja mucho que desear. Por esa razón, una de las formas de defenderse es mediante la invocación de espíritus o animales. Para poder hacer una invocación exitosa el usuario debe lograr una concentración máxima ininterrumpida (1 turno) para poder activarla y su efecto perdurará hasta que venzan al espíritu o maten al animal, o en su defecto hasta que el usuario pueda mantener al invocado en el mismo plano debido a que este usa su energía  (1 turno). Aliisa puede invocar un máximo de 3 Vaettirs a la vez.



Narro-hablo- pienso



Gloriosa familia Kiwi:
Derechos al autor de la frase(?




Cosas del Uss ♡♡♡:



avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
23
Dromes :
82671
Reputación :
3
Mensajes :
147

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO III: SITUACIÓN COMPLICADA (EDIFICIO ANTIGUO)

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.