FELIZ CUMPLEAÑOS
Hace 6 años se creó esta comunidad con la intención de unir a los roleros y crear una familia. Hoy me es grato decir que se ha cumplido desde el inicio. Bienvenidos a Éadrom, bienvenidos a Takemori.

Muchísimas gracias a todos nuestros usuarios. Este es un triunfo que compartimos no solo con los registrados actuales, si no también con aquellos que se fueron.
Muchas gracias!
6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
CONOCE A TU STAFF
¡NUEVOS MIEMBROS!
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


The awakening of evil [10 Mandamientos]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado The awakening of evil [10 Mandamientos]

Mensaje por Nikolay Lincer el Miér Mayo 24, 2017 5:46 am

BOSQUE

Day/Night 00:02 am



Nikolay Lincer ─ The awakening of evil [10 Mandamientos]-Ciudad de Éadrom - Bosque

What would you do?

E

ra el momento, tras tanto años de búsquedas e investigaciones al fin había dado con el paradero del lugar exacto. Nunca pensó que llegaría hasta ese mismo instante, quizás porque las pistas era inconexas, distante y torpes , no daban información clara y a medida que los años avanzaban la historia moría  poco a poco en el olvido.Quizás si se hubiera interesado antes por ello la búsqueda no habría sido tan larga,lamentablemente no fue hasta muchos años después que decidió buscar, pues hasta que no decidió reunirse con los fantasmas de su pasado no había movido un dedo para saber sobre su progenitor, ironías de la vida que este estuviera encerrado desde hacía mil años en un lugar del que ya nadie hablaba o recordaba.

Sus pies se plantaron con firmeza en el suelo, sus ojos brillaban con claridad bajo la luna, la noche estaba en pleno apogeo, un viento frío acariciaba sus cabellos moviendolos con suavidad trayendo el suave olor a hierba, casi era entrañable, el cambio tan grande entre la naturaleza y la ciudad, hacía tanto tiempo que no sentía aquella sensación de desolación, sólo podía sentirlo en la naturaleza donde la vida aun seguía como al principio, como en sus recuerdos. Una mueca cruzó su rostro mientras tomaba entre sus dedos las hojas que había conseguido rescatar a los largo de los años, aquello parecía más un juego de niños que algo serio y peligroso, realmente no sabía si lo que había encontrado era útil o funcional, tan siquiera si era la información real, muy poco sabía con certeza solo sabía que su padre estaba ahí o su esqueleto.Las historias de su madre siempre terminaban con que estaban atrapados pero jamás nombró si ahí se morirían o si seguirán con vida quizás porque ni ellos mismos sabían que les ocurriría dentro de aquel sello.

Un suspiro salió de sus labios mientras buscaba con la mirada las palabras exactas que debía recitar, hacía años que había encontrado aquel recitado pero de nada servía sino lo lo decía en el lugar exacto - En esta noche , frente el sello me presento ante ustedes, los diez apóstoles que trajeron el apocalipsis -Contuvo el aire realmente se sentía ridículo ¿Qué iba a conseguir ahí? Parecía una parodia de los que tantos hacían a diario para jugar a pruebas valor frente el espejo - Con la sangre de todo ser morador de la tierra junto la sangre de demonios y ángeles ligándolas a  la piedra ancestral , escuchad mis palabras -su voz era clara y serena pero con un tono lo suficientemente alto -Con el permiso de las montañas, el mar, el fuego y el aire yo ¡Los libero de su sello!  -Su voz se quebró en el último instante tirando los retazos que quedaban en sus manos, su gesto se convirtió una mueca y un sentimiento de incomodidad de apoderó de él.

Cerró sus ojos por un instante notando como el ambiente cambiaba enseguida por uno más pesado, quizás aquellos amarillentos y polvorientos papeles eran más de lo que en un principio creyó, volvió abrir sus ojos lentamente mirando hacia el frente,podría ser ….



 Ʊ  

avatar

Dromes :
15109
Reputación :
1
Mensajes :
47

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: The awakening of evil [10 Mandamientos]

Mensaje por Desgracia el Vie Mayo 26, 2017 2:40 am

Encerrados en un mundo inexistente, dentro de un sello que nadie podía abrir. Ese había sido el castigo de los Mandamientos. Nadie, absolutamente nadie, fue capaz de derrotarles, ¿y esa era la opción más original que tenían? ¿Olvidarse de ellos? Qué penoso… Ojalá el joven Kyoaku supiera todo esto, pues, nadando en el mar de lo incomprensible, sus poderes ya no funcionaban. Básicamente, aquel que tenía el honor de representar la Desgracia había quedado paralizado, justo de la misma manera que como fue encerrado, todo era odioso… Y entonces, llegó esa sensación. Los dedos del mandamiento comenzaron a obedecer sus órdenes, y su cuaderno comenzó a materializarse de la nada… Algo le decía que debía despertar. Que debía terminar con lo que una vez comenzaron. Tardó exactamente tres segundos en sentir como todo el veneno volvía a su organismo, como toda su sed de venganza comenzaba a apoderarse de su cuerpo. Antes de quedar totalmente sellado, a Desgracia le dio tiempo de causar siete plagas sobre su tierra natal, intentando vengar a todos sus compañeros. Pero él sabía que su represalia no acabaría hasta haber causado otras tres, las más mortíferas que nunca hubieran pasado por toda la existencia, que conllevaran a la destrucción de todo lo que Dios y el Demonio crearon, y se traduciría como el apocalipsis que nunca consiguieron desatar. Antes de sentir como su cuerpo comenzaba a volver a su forma humana, le dio tiempo de sonreír. Tras ello, no recordó nada más. Volvió a abrir los ojos, mientras se adaptaba al mundo real, a aquel que debía de ser destruido. Tal vez no fuera muy teatral encontrar a un niño albino despertar en… ¿Un bosque? ¡¿Ese era el lugar donde debía de destruirse el sello? Se dio cuenta de que nadie había seguido el legado de los Mandamientos, y su primera reacción fue una arcada.

¿Por qué no hay nada devastado? ¿Dónde están las llamas rasgando el cielo y la lluvia de sangre? Qué decepcionante…
No era capaz de ubicarse, aquel que en apariencia era el más joven de todos los apóstoles de la muerte, no recordaba absolutamente nada… ¿Por qué había acabado todo así? Solo recordaba algunos fragmentos: el sabor de la sangre, su obsesión por acabar con la vida… Parecía que tras haber salido de su eterno sello, la amnesia era lo único que habían dejado, bueno, eso y… El cuaderno de la desgracia. Aquel donde había sido escrita la condena hacia la vida humana.

¿Dónde estoy? ¿Qué ha pasado?

El pequeño se levantó, mirando al resto de personas que pertenecían al grupo de los mandamientos, esos seres que fueron lo suficientemente poderosos como para vencer al resto de razas unidas, bajo la tapadera de diversos y curiosos humanos, cada cual representando al verdadero ser que se ocultaba en su interior. Pudo ver a Pereza, Altruismo, Demencia, Deseo… Todos, absolutamente todos los presentes, eran suficientemente poderosos como para destruir ese bosque en cuestión de segundos. Con lo cual… ¿En eso se habían quedado aquellos seres que milenios atrás casi destruyeron la creación y toda existencia? Tardó unos segundos en percatarse de que su arraigada ropa, destruida tras la batalla que agotó sus poderes, no estaba cumpliendo casi ninguna de las funciones que debería.

-Hace frío, tengo hambre y este lugar no es precisamente mi definición de “gran civilización”. ¿Dónde hemos tenido el dudoso honor de despertar?

Tras eso, suspiró y comenzó a caminar hacia el árbol más cercano, ignorando en gran parte al resto de los otros liberados. Comenzó a trepar en búsqueda de algún fruto, y una vez lo encontró, la felicidad comenzó a apoderarse de él. Manzanas en ese lugar… Agarró una rápidamente y se la llevó a la boca, para luego descender de nuevo y colocarse cerca de aquel que los había liberado. Se dio cuenta de que había barro cerca de una roca. Lo tocó por el simple hecho de demostrarse a sí mismo de que nada era un sueño. Tal vez no fuera muy “maligno” moverse de un lugar para otro para así poder tocar todo, pero era interesante… Nada había cambiado, a primera vista, desde el momento de su encierro. Todo seguía igual de… ¿Aburrido? Decepcionado, miró los restos de gravilla que se habían quedado en sus dedos. Por curiosidad, abrió su cuaderno, y en las últimas páginas, aquellas que seguían vacías. Una voz en su interior no paraba de recitar el mismo nombre. “Desgracia”, “Desgracia”… Por curiosidad, lo escribió en su libreta, y tras unos segundos, sintió su cuerpo metamorfosear, ¿qué estaba pasando? No había sentido esa extraña experiencia desde su última transformación… Bastaron exactamente unas décimas de segundo para que volviera a ser el demonio original. Sabía que no podía mantenerse en esa forma para siempre, pero aun así, miró al líder de todos ellos. El enviado de Aoz, la mano derecha del verdadero dios: Zeldris. Su presencia era suficientemente oscura como para ensombrecer a las del resto, y por mucha maldad, veneno y otros conjuros que estuvieran azotando la tierra tras la aparición de los diez apóstoles, nada podía compararse a todo el poder que el primigenio ocultaba. Se inclinó ante él, mientras sus manos rozaban el suelo. Las uñas estaban cargadas de tanto veneno que el simple hecho de acariciar esa superficie llena de hierba bastó como para que se pudriera.

Ha pasado mucho tiempo, caballeros… La próxima vez podríamos concretar un poco cuando debemos exterminar la creación, sea como sea… ¡¿Vamos a divertirnos un rato?!
avatar

Dromes :
4547
Reputación :
1
Mensajes :
14

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: The awakening of evil [10 Mandamientos]

Mensaje por Deseo el Sáb Mayo 27, 2017 8:51 pm

Lo mismo de siempre, la misma oscuridad, el mismo color, el mismo sitio, eran cosas que a Deseo no le agradaban para nada, estaba totalmente sola según su interior pero físicamente se encontraba con toda su “familia”. Ella estaba harta de tener que soportar más esa prisión de sufrimiento y melancolía, quería y anhelaba salir, cosa que estaría mucho más próxima de lo que ella esperaba; Tardó unos 5 segundos en darse cuenta que aquel lugar tan sobrio empezó a desvanecerse, las cadenas que ataban sus muñecas ya no estaban y todo empezaba a asemejarse a lo que parecía un bosque, a pocos minutos una figura con tez negra y ojos totalmente rojos sobresalía de entre todo ciertamente era ella que todos esos mil años tuvo que soportar el sufrimiento de irse despedazando poco a poco perdiendo su piel junto con su forma de ser.
En pocos segundos la figura femenina de penumbra comenzó a transformarse en aquella mujer que quedo en el olvido hace mucho, ella viendo sus manos y cuerpo se sintió digna para patear en la cara a todos aquellos que le encerraron pero no podía perder la cordura. Ahora que estaba afuera se sentía poderosa superando los indices de libertad.

- Uh... Mi cabeza... - Soltó aquella palabra mientras se encontraba en el suelo aclarando sus pensamientos y vista - ¿Uh? Hierba... ¿Y ese olor...? - Levantó la mirada poco a poco para ver en el sitio exacto en el que se encontraba, su memoria estaba echa fragmentos, nada podía encajar a la perfección y el mundo por primera vez tenía más color que en aquel lugar oscuro y sin vida alguna - ¿Árboles? ¿Sakuras? - Decía mientras se levantaba y acomodaba su cabello lo mejor que podía, no se había percatado de la presencia de los demás, solo se fijaba en el sitio y en ella - ¿¡Un bosque!? ¿¡Y-Y la destrucción!? ¿¡Y los ríos de sangre!? No creo poder ver bien~ - Dijo hasta percatarse de la presencia de los demás que, a la par de ella estaban apenas reconociendo el lugar.

Su aspecto a medida de los minutos se asemejaba mucho mejor a la chica de 17 años del pasado solo que sin la gran mayoría de sus otras propiedades, al ver un árbol de cerca notó algo muy familiar, un papel.

- "Alguien a tomado mi esencia, eso quiere decir que es mi familiar, esa chica se llama Haruka Musume y cuando salga de aquí prometo ir por ella y solo ella, para tomar lo que es mío y solo mío" ¿Quien escribió esto...? - En milésimas de segundo parte de su memoria se restauró, recordó que la otra parte de su esencia había sido robada y otorgada a una chica que desde el interior de Deseo, crecía el pequeño retoño del odio y sed de venganza, pero en lo que más se concentró fue en el nombre de la chica - Haruka... Musume... Hum, que nombre tan estúpido... - Dijo mientras miraba de reojo a todos, luego se encargaría de esa chica, ahora lo que más quería era saber que harían o que tenía planeado Zeldris para todos y cada uno de los presentes.  

- Y bien, ¿Ahora que? - Posó sus manos en su cadera mientras fruncía el ceño con seriedad. - No creo que lo primero que hagamos es darnos un abrazo, será mejor que empecemos a buscar lo más pronto posible a cada uno de nuestros objetivos o eso creo yo, no se lo que tú pienses Zeldris... - Mientras observaba a cada uno de ellos algo empezó a moverse en la parte trasera de ella, claro, ¿Como no podían faltar su cola y orejas?, ella tan solo se sentó en una roca de cerca y haciendo un mal gesto -Como era de costumbre- seguía con su mirada los movimientos de los demás.


avatar

Dromes :
4571
Reputación :
0
Mensajes :
15

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: The awakening of evil [10 Mandamientos]

Mensaje por Altruismo el Lun Mayo 29, 2017 6:28 pm

Oscuridad, vacío y desesperación… era lo único que podía sentir en ese momento y también sobre lo que estaba más que acostumbrado.  El silencio se hacía cada vez más odioso que en alguna parte del tiempo me ponía a pensar y escuchar nada más que mi propia voz.  —¿Cuánto tiempo más debo aguantar en estar aquí? — El solo imaginarme en estar por toda eternidad en ese vacío con los demás me daba una gran migraña… si me hubieran dicho que me sellarían en un punto de mi vida habría preguntado si por lo menos podía escoger estar separado de estos mediocres.

Necesitaba salir, sin importar nada, trataba de hacer reaccionar mi cuerpo, dándoles ordenes de manera directa, pero era totalmente inútil nada de lo que hiciera podría sacarme de este lugar sombrío y apartado. No sabía cómo los demás se lo estén tomando, lo que a mí respecta estaba más que enojado… tenia odio un increíble odio hacia las razas que nos hicieron esto quería destruirlos, consumirlos en el fuego des mismo infierno donde una vez salí, erradicar a todo aquel que estuviera en mi paso… si — Pagarán por el acto que han hecho, les hare sufrir por su simple existencia
En un cierto momento, entre mis pensamientos y la oscuridad todo empezaba a tomar sustancia. Mi cuerpo sentía como tocaba el suelo y era golpeado por la fuerza del aire, respiraba lo que estaba a mi alrededor reconociendo los diferentes aromas del lugar y mis ojos que todavía se tardaban de adaptar de nuevo al mundo distinguiendo las sombras y los rostros de los demás.

¿Estábamos otra vez en el mundo físico? O ¿es acaso una ilusión que me jugaba mi mente para joderme?

Tocaba mi pecho que era lo que más me dolía del todo el cuerpo y de ahí pude ver los grilletes y cadenas que se encontraban en mis muñecas… — …...Hmph… Definitivamente estoy despierto— en la comisura de mis labios se distinguía una sonrisa de satisfacción. Quién lo diría, estaba libre de una vez por todas.
Sin embargo, las quejas no tardaban en aparecer lo que era algo notable ya que nuestro alrededor estaba demasiado tranquilo… de alguna manera estaba de acuerdo con ellos, también quería ver el río de sangre y el caos por todos lados. Y eso significaba una cosa; Tendríamos trabajo que hacer. — Tranquila zorrita… no hay que tomar las cosas muy a prisa— mi característica voz sonaba algo juguetona mientras intentaba ponerse de pie y sacudir sus prendas —Hay que ir a celebrar nuestro regreso. Si no quieres mi abrazo lo comprenderé ~~ — reía levemente divertido. No me gustaba la idea de ponerse a manos a la obra de una vez pero si es que Zeldris lo quería, tendría que hacerlo sin negarme.
avatar

Dromes :
3921
Reputación :
0
Mensajes :
13

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: The awakening of evil [10 Mandamientos]

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.