image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!




















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!

image

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Aprendiendo de flores~ - Priv. El doc~

Mensaje por Umaroth el Dom Mayo 21, 2017 4:39 pm

La primavera había llegado por fin a Eàdrom, después de aquellos eternos meses pertenecientes al crudo y frío invierno, por fin había cambiado la estación. Fueron meses duros, blancos, fríos y solitarios. Tal vez después de todos los sucesos pasados en esas fechas el dragonsito terminaría odiando dicha estación, ser abandonado en la cima de una montaña, tener que bajar él solito hasta la civilización, vivir casi toda la temporada de invierno en una pequeña cueva ubicada en el bosque, tener cortas temporadas de hambre por la escasez que representa la hibernación en los demás animales. Así todo fue un pequeño caos para el niño, pero luego logró estabilizarse todo, consiguió un hogar donde lo acogieron, nuevos amigos y su mundo volvía a ser un poco colorido de nuevo.

La nieve se había derretido y la blanca navidad por fin había pasado, el césped se volvía verde de nuevo, los árboles repoblaban sus hojas y las flores volvían a florecer. Todo volvía a tener aquel color natural que el dragonsito amaba tanto. Por que sí, la primavera era la estación favorita del pequeñín, más que todo por que todas sus flores favoritas volvían a tener vida. [aunque realmente todas las flores eran sus favoritas] Eran sus cosas favoritas en el mundo.

Por eso aquel día salió del templo para ir a un lugar que había estado escuchando hablaban los mayores, un enorme jardín en algún lugar de Eàdrom donde habían cientos de flores distintas, colores, olores y romance, Aunque eso último no sabía para nada su significado. Desde el momento en que salió de su habitación y comenzó a caminar él solito por las concurridas calles de la ciudad, supo que sería un buen día. El día estaba soleado, el clima era agradable y toda la naturaleza parecía moverse a un mismo ritmo lento pero alegre.

Umaroth recorrió sin problemas las calles más concurridas de la ciudad, observó la gente paseando sus mascotas, escuchó el bullicio de la plaza de mercados, un panadero muy amable le regaló un pan dulce para que comiera en el camino y simplemente todo parecía brillar para él. No tardó demasiado en llegar al enorme jardín lleno de flores de todos los tipos, colores y olores. Sus ojitos se iluminaron por completo y un grito de alegría le nació desde lo más profundo de su pecho, casi podía rugir con el dragón que llevaba dentro, pero sabía que a pesar de su emoción no sería algo correcto. Corrió hacia el primer jardín, era precioso y contenía cientos de flores diferentes que alzaban sus pétalos hacia el sol. Estaban radiantes y eso solo hacía al dragonsito más feliz.

-¡¡Woooow!! ¡Hay muchos pensamientos!- Dijo emocionado, era un pequeñín, pero su conocimiento sobre los nombres de las flores y significados era gigantesco, dicen por ahí que lo que más te gusta se aprende más rápido. En su cabecita se iban repitiendo una y otra vez el sifnificado de cada flor distinta que veía, como por ejemplo los ya nombrados, nostalgia, eso significaban esas hermosas flores. – ¡Y Nomeolvides!- olió encantado aquellas florecitas que significaban un amor sincero y dirigió la mirada hacia otro de los enormes jardines que se extendían a su alrededor.

-¡¡Pero que hermosas hortensias!! – Exclamó el pequeño tal vez demasiado fuerte, todos a su alrededor de inmediato dejaron lo que estaban haciendo para mirarlo curiosos, Pero a él no podía importarle menos. Su concentración solo estaba fijada en las hermosas hortensias florecidas frente a su nariz, eran tal vez una de sus flores favoritas. –Amapolas- Susurró pues en el jardín de al lado todo se cubría de rojo y algunas blancas,Consuelo y sueño, rojo y blanco. Todo parecía completamente hermoso. Parecía ser el día perfecto, lleno de color y alegría para el chiquitín.


Hablo[3399CC] - Narro - Pienso[00cc99]

avatar
Dromes : 65475
Reputación : 8
Mensajes : 57
Ver perfil de usuario
Umaroth
DRAGONES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Aprendiendo de flores~ - Priv. El doc~

Mensaje por Viktor & Medusa el Jue Mayo 25, 2017 9:24 pm

Viktor, en su incansable búsqueda de hada había llegado del bosque, luego de dos días enteros de deambular sin rumbo aparente. Por suerte, el Androide no necesitaba comer o dormir, lo que facilitaba mucho su trabajo o por lo menos cuando estaba fuera de casa. Pues todas y cada una de sus hijas eran autosuficientes y no necesitaban de su protección. Pero esto no quería decir que no las quisiera o que las abandonaran, ya que desde que tres de las cuatro, estaban viviendo con él era raro que investigara por mucho tiempo fuera de casa. Viendo que sus planes habían fallado y pensando como estaría su hogar, el doctor decidió tomar el camino largo.

“Seguramente, el castillo debe ser un campo de batalla en estos momentos, no le debí haber enseñado a disparar y luchar a mis hijas” Se lamentaba en su mente el androide.

La desviación lo llevo a los jardines románticos, quizás y con algo de suerte daría con la escurriza hada que jamás había podido localizar. La primavera había hecho eco y el verde predominaba en toda la extensión de aquel parque, las parejas como las aves, parecían estar enamorados y una lluvia de apodos cursis llegaba a los oídos súper desarrollados de Viktor. Palabras como: Conejita, bomboncito, mi terroncito de azúcar y cosas por el estilo. El Dr. Stein, era una persona calmada, pero ya esta era demasiada dulzura para soportar.

Giro tres veces el tornillo de su cabeza, metió sus manos en aquella bata blanca, con costuras similares a cicatrices. Caminando con sus pantalones negros y zapatos del mismo color, continúo su camino a casa, hasta que una voz diferente capto su atención. Viktor quería mucho a los niños, era un padre dedicado a pesar de todo y tenía un instinto paternal bastante elevado para el promedio.

Movió su cabeza, hacia el lugar de donde pensaba que provenía la voz y encontró a un niño, uno que se encontraba solo, pues alrededor no se veía ningún adulto responsable cuidándolo. Aunque al escucharlo nombrar las plantas, se dio cuenta de que le encantaban ese tipo de cosas. Feliz por aquel hecho, enfundo su boba sonrisa, cerrando los ojos, tras los cristales de sus gafas, sonriendo sin mostrar los dientes, camino hasta el joven. Se acuclillo, pues era muy alto más de dos metros de altura y no quería asustar al pequeño.

-Son bellas las flores- Dijo en un tono gentil, suave y amable. Mientras estaba al costado del chico. A veces Viktor, tenía miedo de acercarse a los pequeños, en especial por sus cicatrices, pero el niño había captado su curiosidad, la cual era una de sus principales características, él quería saber todo de todo. –Veo que te gustan las plantas, pequeño- menciono, mientras tomaba una de ellas sin arrancarlas, era una amapola, pero no de aquellas pequeñas rojas, sino de las naranjas, esas que eran enormes y fingió que la olía. Ya que él no poseía sentido del gusto o el olfato, debido a su fabricación.


-Hablo- || "Pienso" || Narro

○ [Viktor Frankenstein] ahora es [Viktor & Medusa]
avatar
Edad : 30 Dromes : 20156
Reputación : 5
Mensajes : 144
Ver perfil de usuario
Viktor & Medusa
SERES ARTIFICIALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Aprendiendo de flores~ - Priv. El doc~

Mensaje por Umaroth el Miér Jun 14, 2017 1:42 am

El pequeño estaba tan ensimismado en su mundo que podría haber olvidado al resto del universo en ese momento. Había olvidado los malos ratos pasados en la nueva ciudad, había olvidado el hambre y frío que pasó los primeros días y había olvidado casi por completo a sus padres a quienes extrañaba de todo corazón; “casi” ya que a su cabeza solo llegaban los vívidos recuerdos de los momentos en que su madre le enseñaba el nombre de algunas de las flore, las primeras que había aprendido a identificar. Luego cuando le regalaron a la edad de apenas 6 años el primer libro de flores y sus significados; nunca había tenido tantas ansias de aprender algo tan rápido como lo hizo con la lectura. Eran nombres extraños y difíciles, pero practicó tanto con el libro que en pocos meses pudo aprender casi de memoria todos los significados y nomenclaturas. Como recompensa y felicitación sus padres lo llevaron al lugar más hermoso de su reino. En el pueblo de los enanos, quienes cultivaban aun entre el más puro granito, las más maravillosas flores.

El dragonsito se encontraba emocionado, ya que una de sus flores favoritas en el mundo se encontraban allí, los tulipanes. De todos los colores, algunos de los cuales nunca en su “corta” vida había logrado ver, ya que en Vroengard creían muy escasas veces. Sus ojitos resplandecían de emoción y solo podía quedarse sentado frente al enorme jardín repleto de tulipanes, admirándolos. Solo mirándolos, claro está, por que su madre le había enseñado muy bien que no debía “matar” a las señoras flores, por que cada tarde tenían una cita para la fiesta del jardín donde cantaban y comentaban lo que habían visto en el día. Podía imaginarlas teniendo una conversación muy interesante sobre un niño dragón que se había parado a observarlas todo el tiempo. Una pequeña risita escapó de sus labios. Se sentía completamente feliz.

Pero en un momento fue sacado de sus pensamientos y extensas formas de imaginar a las señoras flores hablando entre ellas, por que un extraño se acercó a él y le habló. El niño primero vio la mano del adulto tomar una de las hermosas amapolas que se encontraban en el jardín conjunto entre los dedos, se sobresaltó un poco pensando que la arrancaría.

-¡¡No la arranque señor!! ¡Ellas tienen una cita para la fiesta el jardín en la tarde!- Exclamó alarmado el niño antes de ver la acción completa del mayor, levantándose de donde estaba dispuesto a hacer lo que fuera para salvar a la Señorita amapola. Al darse cuenta que éste solo se había acercado a olerla y que no tenía intensiones de arrancarla el chiquillo bajó la mirada a sus zapatos avergonzado. Le había gritado a una persona mayor, había sido maleducado. –L-lo siento señor.. no quería gritarle.. – Murmuró el pequeño aun avergonzado sin levantar la mirada, balanceándose de atrás hacia delante en sus pies, Sus manitos en la espalda jugando entre ellas nerviosas.

Después de unos segundos decidió levantar la mirada hacia el señor, pero la sorpresa que se llevó fue enorme  al ver un señor alto, pálido y lleno de cicatrices por todas partes. Pero eso no era lo más impresionante para él. ¡Llevaba un tornillo en la cabeza! ¿Como era eso posible? ¿No le dolía? ¡¿A caso era un zombie?! No sabía si sentir temor o simple curiosidad, ya que el señor no se veía como alguien malo, y Umaroth confiaba plenamente en sus instintos con respecto a identificar personas malas y buenas. El chiquitín dudó un poco antes de dar un par de pasos hacia el señor y señalar su cabeza con el dedito índice de la mano derecha.

-Perdone señor… ¿Por qué trae un tornillo en la cabeza? ¿Usted está muerto? ¿Eso si lo deja pensar? –comenzó a cuestionar el pequeño con rapidez y timidez al principio, con todas las preguntas que se acumulaban en su cabeza saliendo sin tapujos.- ¿Se lo enterró en un accidente? ¿Por qué tiene cicatrices? ¿Por qué su bata también tiene cicatrices? ¿Por qué es tan pálido? ¿Por qué puede hablar? ¿No se murió cuando se enterró el tornillo? – Era inevitable, desde siempre había tenido esa naturaleza de querer saber todo lo que no entendía o le interesaba.  Al final aquella timidez había desaparecido casi tan rápido como apareció, el señor no parecía un malote secuestrador y comedor de niños, solo por tener cicatrices y un enorme tornillo que sobre salía sobre su cabeza no significaba que era malo ¿o si?. Al menos no para un niño curioso ante las extrañas cosas de los demás.


Hablo[3399CC] - Narro - Pienso[00cc99]

avatar
Dromes : 65475
Reputación : 8
Mensajes : 57
Ver perfil de usuario
Umaroth
DRAGONES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Aprendiendo de flores~ - Priv. El doc~

Mensaje por Viktor & Medusa el Mar Jun 20, 2017 9:04 pm

Viktor un hombre de ciencias. Entendía que todo en este mundo no había sido descubierto y que aun existían cosas inexplicables pero hermosas por descubrir y cuando algo atrapaba su curiosidad, este hacia lo imposible por zacear aquel, sin contar el poco sentido común del sujeto. Por lo que cuando escucho al pequeño niño de cabellos grises, se emocionó mucho. La idea de un jardín donde las flores se pusieran a charlar era tan grande y aun mejor tomarían el té. Era un decir que las plantas bebían, tal vez colocando sus raíces en las tasas que ellas preparaban con tierra. Motivado con esta idea, por demás absurda en su cabeza miro al pequeño.

Viktor se detuvo justo a tiempo antes de cortar aquellas flores. Miro al pequeño y le regalo una sonrisa mientras escuchaba todas aquellas preguntas. La sonrisa de Doc, por siempre era una paternal, cariñosa y llena de afecto, en especial cuando de niños se trataban. El grito del pequeño había sido lo bastante fuerte para el oído ultra sensible del androide, por lo que llevo su mano y metió el dedo en el oído ajustando nuevamente su frecuencia auditiva. Cuando escucho la disculpa, coloco las mano contraria sobre el cabello del niño –No tienes de que preocuparte, estoy bien. Eres un niño muy educado- Sonrió con calma alabando al pequeño, por su buen comportamiento.

Cuando, el pequeño comenzó a hacer sus preguntas, Viktor sonrió. Como buen profesor estaba acostumbrado a todo tipo de preguntas, es más él siempre se tomaba el trabajo de contestar la mayoría de ellas. Siempre que se tratara de niños pequeños y curiosos, según él. Esto fomentaba a su intelecto. Pero había algo más, las preguntas eran de uno de los temas que más le gustaba, su persona. No es que se tratase de un ególatra, pero el Doc estaba contento con su trabajo –Primero, Mi nombre es Viktor Frankenstein- Dijo con calma -¿Y tú cómo te llamas?- Se tomó un tiempo para procesar en su mentes las preguntas del pequeño.

Se sentó en el suelo para quedar la altura del pequeño - mmm… Haber por donde empiezo- comento por aquella lluvia de interrogantes –Este tornillo que vez, lo traigo para que se me identifique como un no humano. Además me parece que se me ve muy bien- comento calmado –no estoy muerto, aunque casi lo estuve hace mucho tiempo, pero tampoco soy un ser con vida como ustedes. Soy una maquina pensante- Trato de ser lo más claro posible- Un robot- aunque el termino correcto era androide. –Si esto hace que mis ideas circulen en el cerebro ¿quieres girarlo?- comento tranquilo mientras daba una vuelta de tuerca, para que los engranajes hicieran Clik, Clak, Clok. Como si se trataran de notas musicales golpeando una pequeña caja musical.

-Como mencione antes, este tornillo me lo coloque yo- rio mientras despeinaba al pequeño –Las cicatrices mmmm…. Son para poder arreglarme cuando tenga un problema mecánico- comento con calma –Es más fácil que estar cortando- dijo con cama el Doc. Dejando pasar las demás preguntas, ya que según él, le pareció que había explicado todas.

-Yo tengo una pregunta que hacerte. ¿Sobre aquel jardín, sabes donde queda?- Pregunto con calma e androide, pues su intención era de conocer aquel lugar mágico, que hablaba el pequeño.


-Hablo- || "Pienso" || Narro

○ [Viktor Frankenstein] ahora es [Viktor & Medusa]
avatar
Edad : 30 Dromes : 20156
Reputación : 5
Mensajes : 144
Ver perfil de usuario
Viktor & Medusa
SERES ARTIFICIALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Aprendiendo de flores~ - Priv. El doc~

Mensaje por Umaroth el Miér Jul 19, 2017 6:45 pm

Un pequeño sonrojo cubrió suavemente las abultadas mejillas del pequeño al oír aquel cumplido que le daba el adulto, quien parecía un profesor o… un doctor, le caía bien. Lo había decidido desde ese momento. Por que claro, un adulto que le haga un buen cumplido a un niño y le dedique una buena sonrisa cargada de cariño, que se notaba a leguas que tenía hijos a quienes le dedicaba siempre esos gestos de aprecio, un buen padre al fin y al cabo. Uma se había sentido orgulloso de aquello, que un adulto a quien no conocía le dijera que era un buen niño, muy educado. Vamos, solo pensaba en la sonrisa orgullosa  junto a un fuerte apretón de oso que le daría su madre como recompensa por ser un buen niño.

-V-victor… Fr-frankessntenin… - Intentó pronunciar lo mejor que pudo el nombre del doctor, pero implemente se le complicaba mucho en el apellido. El pequeño dragón frunció el ceño con frustración y volvió a intentarlo – Frenkanstain… frankonsts… - Suelta un pequeño suspirito cansado y decide irse por un lado más fácil para él, no era tonto y no se iba a complicar cada vez que intentara llamarlo. –¡Señor Frank! – Sip, aquello era 100 veces, no… 1000 veces más fácil de pronunciar. –¡Mi nombre es Umaroth! Mucho gusto, señor. – exclama con demasiada energía extendiendo la manito derecha hacia el adulto para que la tomara como si fuera un saludo formal, justo como veía que lo hacían siempre los adultos.

Al ver que el señor Frank se sentaba en el piso junto a él no dudó ni un segundo en hacer lo mismo, se sentó al frente suyo son solo un espacio pequeño separándolos. Cruzó sus piernitas y escuchó atento como todas las preguntas que había hecho se le eran respondidas. Ante cada respuesta los ojitos del pequeño dragón se fueron agrandando y un fuerte brillo se instalaba en éstos. “¿Qué es un robot?” Hay que tener en cuenta que el pequeño dragón nació hace 127 años, que solo tenía recuerdos de más o menos esa época y que en su reino de dragones no necesitaban algo parecido a la tecnología.  No había entendido ni la mitad de las cosas que le había dicho el señor, no se quedaría con la duda, porque no le gustaba quedarse sin saber algo que no entendía.. Definitivamente iba a volver a preguntar. Solo si no lo olvidaba antes [¿].

Definitivamente olvidó todas esas nuevas preguntas que se habían formado en su cabeza al escuchar el sonido musical que emitía la cabeza del señor. Eso era simplemente.. ¡ASOMBROSO! –¡¡Woaaaaaaaaah!! – exclamó tan emocionado y fuerte que sus cuerdas vocales llegaron a rasgarse levemente ante tal potencia, justo como un auténtico dragonsito. Solo había escuchado algo así de los trovadores del reino utilizando sus pequeñas liras y flautas. El pequeño se levantó de su lugar para acercarse al hombre, de repente le habían entrado ganas enormes de hacer girar el tornillo gigante para volver a escuchar aquel divertido sonido. Pero se detuvo antes de subirse a las piernas del doctor sin antes pedirle permiso, carraspeó suavemente y un sonrojo enorme volvió a cubrirle las mejillas. Desvió la mirada, jugó unos segundos son sus piesitos nerviosos y luego volvió a sentarse justo en el lugar que estaba.

-¿El jardín? – preguntó el pequeño sin saber muy bien a lo que se refería, había cientos de jardines distintos a su alrededor así que no sabía exactamente a cual de todos se refería, podía ser el de… los crisantemos o el de las hortensias , también podía ser el de los girasoles o de las orquídeas, sí seguramente era el de las reinas, las orquídeas.  –Si busca el Jardín de las reinas está por… -busca aquellas hermosas flores entre todas y a lo lejos las ve. Señala hacia algún lugar justo detrás del doctor. –allá, desde aquí se ve que están hermosas las orquídeas, ¿no?- Sonríe tan grande como puede, sintiéndose grande y orgulloso al haber ayudado al adulto a encontrar el jardín que buscaba. Aunque nunca se le pasó por la mente que no era exactamente eso lo que buscaba y que el pequeño solo había supuesto todo. Si el adulto realmente quería saber debería de explicarle bien al niño, por que sino le diría de nuevo alguna otra ubicación que contuviera otro tipo de flores[¿].


Hablo[3399CC] - Narro - Pienso[00cc99]

avatar
Dromes : 65475
Reputación : 8
Mensajes : 57
Ver perfil de usuario
Umaroth
DRAGONES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Aprendiendo de flores~ - Priv. El doc~

Mensaje por Viktor & Medusa el Vie Sep 01, 2017 8:58 am

Rio al ver que aquel jovencito no podía mencionar su nombre correctamente, en fin para los estándares japoneses era un nombre conocido, pero difícil de pronunciar correctamente, miro al chico esforzándose por decirlo y con su mano derecha acarició la cabellera platinada del joven similar a la de Jeanne, su hija menor. -Puedes llamarme Doc, si quieres- dijo utilizando aquel apodo abandonado hacía ya mucho tiempo atrás, cuando abandonó las prácticas de la medicina. -Umaroth, es un nombre muy bello, aunque no es japonés- dijo dándose cuenta en el momento que aquel niño podía ser de otra nacionalidad -Es más es un nombre que parece representar fuerza y poder- mencionó tratando de alabar al pequeño que se encontraba  enfrente de él.

A Viktor se le dibujó una sonrisa en la cara al ver las actitudes del joven, quien al igual que él parecía moverse por su curiosidad, en ciertas ocasiones se podría decir que el Doc, no era tan maduro como aparentaba, en especial en aquellos casos que su cualidad más notoria afectaba a los demás sentidos de su cuerpo, dejando todo para poder conseguir la información que buscaba.

Al darse la vuelta, trato de ver aquellas flores que el joven de cabellera plateada le señalaba, busco rápidamente las orquídeas en su base de datos, tratando de localizarlas con prisa con su visión, una vez en su rango visual se levantó con prisa -¡Pues que esperamos, vamos a saludarlas!- comentó casi tan emocionado como cuando el chiquillo escucho las notas musicales provenientes de la cabeza hueca del doctor Frankenstein. Mientras en su mente procesaba la siguiente información: “Orquídeas: Nombre científico Orchidaceae, bellas y de diversos colores, formas y tamaños hay registradas 2500 especies diferentes. Posibilidad de que algunas de estas hablen 0,0001%. Es un porcentaje suficiente para poder analizarlas” (???)

Viktor pensaba que estaba por hacer el descubrimiento del siglo, algo tan grande como el mismo hecho de crear vida después de la muerte, acto que lo había llevado a convertirse en una leyenda, aunque la mayoría de la gente solo lo atribuye a una ficción escrita por Mary Shelley. Pues él era la prueba de que no era así. Lo que lo llegaba a ser pensar, que si el común denominador dice que las plantas no podían hablar, estos, estaban equivocados. (???)

Una vez, localizadas el jardín de la Reina, como lo llamaba el pequeño. Viktor comenzó su caminata hasta dicho lugar, la idea era encontrar aquel jardín donde las plantas hacen una fiesta de Té evento tan único que en su mente trato de buscar datos en su mente, pensándolo mejor, recordó un libro que le leía a su hija Jeanne. -Disculpa, mi entusiasmo sobre este punto- menciono dándose cuenta de lo que estaba haciendo -Pero, tu historia me suena al cuento de Alicia en el país de las maravillas, como las flores en el jardín apenas salen del cuarto de las puertas y la fiesta de té del sombrerero y la liebre- mencionó Viktor tratando de llegar al fondo de esto. Era la manera de hacer las cosas del Doc, mientras este estaba levantado, esperando la confirmación del chico. Y tratando de no mirar hacia aquellas flores, pero se le hacía imposible, Dr Stein giraba la cabeza de vez en cuando para tratar de encontrar una respuesta al asunto observando por cortos intervalos de tiempo aquellas flores, que según el joven, hablaban.


-Hablo- || "Pienso" || Narro

○ [Viktor Frankenstein] ahora es [Viktor & Medusa]
avatar
Edad : 30 Dromes : 20156
Reputación : 5
Mensajes : 144
Ver perfil de usuario
Viktor & Medusa
SERES ARTIFICIALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Aprendiendo de flores~ - Priv. El doc~

Mensaje por Umaroth el Dom Oct 29, 2017 3:00 pm

El niño miró al señor con una enorme sonrisa en el rostro y asintió a su sugerencia, eso sonaba más fácil de pronunciar y recordar, no como el largo nombre de Frankenstein. –Entonces lo llamaré Doc Frank~ -Dijo pronunciando un poco más acentuadas las “K” en cada palabra, Tal vez lo diría así siempre mientras se acostumbraba a ser un poco más sutil con la pronunciación. Al escuchar el alago un enorme sonrojo le cubrió el rostro por completo. Bajó la mirada a sus manitos las cuales comenzaron a jugar nerviosas entre ellas. Sus padres nunca le habían comentado que significaba su nombre, pero sabía que tenía referencia en uno de los líderes más grandes bondadosos que existió en su reino. –Mi nombre no es japonés,  por que vengo del Reino de Vroengard… Uhm.. –balbuceó un tanto nervioso, le gustaba que le hicieran cumplidos lo hacían sentir feliz pero no sabía muy bien como reaccionar a éstos.

Al escuchar que el doctor quería ir a conocer a las reinas el dragonsito se levantó animado de su lugar y comenzó a caminar [Casi correr] hacia el jardín donde se encontraban cientos de orquídeas florecidas, casi todas diferentes.. de muchas especies. Algunas colgaban de los arboles cercanos otras simplemente estaban en el suelo luciendo maravillosamente coloridas unas al lado de las otras. -¡woaah.. ¡- Murmuró el niño para si mismo al llegar al lugar. Nunca en su vida había visto tantas como las había en ese lugar. Sinceramente eran de las flores favoritas del dragonsito, por eso se emocionaba tanto al ver tal cantidad. El pequeño se quedó embobado mirando a cada una de las flores con gran interés, detallándolas y guardando en su memoria cada una de ellas. Cuando el doctor volvió a hablar tuvo que salir de su ensoñación y de su propio mundo fantástico que se montaba en la cabeza. Levantó la mirada a él y le sonrió tan grande como pudo.

-No lo sé señor.. – Se sentó allí en el lugar donde se encontraba volviendo a mirar a las lindas flores que se alzaban hacia el calor del sol. –Mi madre siempre me dice que no debo cortarlas por que ellas tienen un compromiso cada tarde –En su cabeza no dejaba de imaginar a todas las flores reunidas en un enorme jardín cantando y compartiendo una agradable fiesta de te. –Una fiesta en el jardín, cuando el sol comienza a ocultarse.. ese es justo el momento en que las flores se reúnen para contar sus experiencias en el día~ -canturreó el niño, justo como si madre le había explicado en algún momento.

-¿El Sombrero? ¿La liebre?.. –preguntó curioso el muchachito, conocía muy bien como era una liebre, ´le mismo había cazado muchas liebres para ese momento y las cenaba casi cada vez que iba a llenar su estómago. Eran sabrosas, eso no lo podía negar. Pero nunca había imaginado a una liebre tomando el té, justo como las flores. ¿Entonces debía dejar de cazar liebres por que ellas también tenían un compromiso para una fiesta de té? Además, ¿Qué es un sombrerero? No podía asociar esa palabra a ninguna otra que conociera. – ¿Ellos también toman el té con las flores? ¿Qué es un sombrerero?- Y nuevamente atacaba con sus múltiples preguntas, pero es que no podía quedarse con la duda, él quería entender al mundo mejor y si no las hacía no sabría ni la mitad de las cosas que sabe ahora. Obviamente no entendía la referencia al famoso cuento de Alicia en el país de las maravillas, él fue niño hacía 120 años atrás, había crecido y gracias al hechizo había vuelto a ser el mismo pequeño de antes, pero él no sabía que vivía ahora en par de siglos más adelante.

-Señor.. ¿usted puede escuchar a las flores hablar?- Preguntó el pequeño sonriéndole a la flora frente a él. –Yo he intentado muchas veces hablar con ellas, pero no me responden nunca. Tal vez no hablamos el mismo idioma –Comentó el niño con tranquilidad soltando un suspiro bastante feliz, no le preocupaba que no pudiera hablar con ellas, se divertía de igual  forma imaginando como lo hacían.


Hablo[3399CC] - Narro - Pienso[00cc99]

avatar
Dromes : 65475
Reputación : 8
Mensajes : 57
Ver perfil de usuario
Umaroth
DRAGONES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Aprendiendo de flores~ - Priv. El doc~

Mensaje por Viktor & Medusa el Mar Nov 28, 2017 8:22 pm

Al escuchar aquellas palabras, acerca de su madre, Viktor miro al pequeño. En su mente, los engranajes terminaron de encajar. Al parecer, solo se había dejado llevar por los cuentos de una humana. Pero ¿Quién era él para quitarle la ilusión a un niño pequeño? Mantuvo aquella sonrisa y seguridad por aprender, además aunque pareciera imposible, siempre existía la posibilidad en este extraño mundo de que las cosas increíbles sucedieran, siendo prueba misma de esto, se limitó a contestar – ¿Así que tu madre menciono sobre las flores? – un breve silencio, se sintió en el aire, hasta que el androide retomo el habla –Faltan un par de horas para el atardecer, tal vez ellas solo se encuentran despiertas de noche, no queda otra que esperar hasta el horario, mientras observamos la belleza de estas flores- Sonrió, mientas sus ojos se posaban en aquel hermoso jardín, de diversos colores y tipos de orquídeas. –La verdad, que son hermosas- comento en un breve susurro.

-¿Las libres, tomar un té? No, no pequeño- No pudo evitar dar una carcajada luego de aquella respuesta, bajo la cabeza para poder ver el rostro del pequeño, mientras llevaba su mano hasta su cabello. – El Sombrerero y la liebre, son personajes de un cuento escrito hace mucho tiempo en Inglaterra- comento con calma el androide – Mmmm… un sombrerero es un señor que se dedica a hacer sombreros, como el zapatero a hacer zapatos- comento dándole la respuesta que le pareció más correcta. – Alicia en el País de las maravillas, de que habla de una pequeña niña que cae por un poso a un lugar donde la locura de los personajes lo hacen un mundo maravilloso.- Dijo, pensando que solo se trataba de uno de los tantos libros que había leído. – Mi hija, Jeanne, Ama ese libro escrito por Lewis Carroll- dijo en un tono enternecedor, ya que cuando Viktor hablaba de sus hijas, siempre lo hacía con un gran cariño, a pesar de que sean chicas complicadas de llevar en ocasiones.

Viktor, presto atención a la nueva pregunta del pequeño. –La verdad, es que nunca he escuchado a una flor hablar, por eso es que me trae emoción este experimento- comento, mientras de su bolsillo sacaba un cigarrillo todo doblado y lo colocaba entre sus labios. Sacando con su otra mano un encendedor, de aquellos que se encienden con el simple acto de sacar la tapa. Una braza rojiza y una bocanada de humo concreto el acto antes de seguir con su charla. –Tal vez sea porque ellas son tímidas o simplemente no tienen nada que decir a nuestra raza- Dando alguna variante de aquella respuesta, la cual no sabía hasta ese momento.

Miro con calma al joven, tal vez la primera vez desde que estaba en el jardín. Un velo de misterio lo había atrapado, con las preguntas más simples, pero a veces las más complicadas de contestar: ¿Quién era? ¿Por qué estaba aquí? ¿Qué buscaba en esta ciudad? Entre otras como ¿Dónde están sus padres? ¿Qué era ese reino del cual nunca había escuchado hablar? Las preguntas se acumulaban en su mente, mientras que las respuestas parecían una suave brisa pasajera y alejada de la vista.

Miro sonrió al salir de su hilo de pensamiento, tomo una pequeña bocanada de humo y menciono, viendo que aún faltaba bastante para el atardecer – ¿Te parece que nos juntemos aquí una hora antes de que el sol se ponga? Tal vez, ambos juntos podamos escuchar a las flores hablar.- Comento, mientras la vaga idea de poder llevarlo a su hogar, pero por temor a ser rechazado, ya que entendía, que era un completo extraño para el joven, además estaba el asuntos de sus padres, tal vez, estaban preocupados por el pequeño de cabello blancos que paseaba por el parque esa mañana de primavera. –Tus padres deben estar preocupados por ti deberías volver a casa- comento con una gran sonrisa.


-Hablo- || "Pienso" || Narro

○ [Viktor Frankenstein] ahora es [Viktor & Medusa]
avatar
Edad : 30 Dromes : 20156
Reputación : 5
Mensajes : 144
Ver perfil de usuario
Viktor & Medusa
SERES ARTIFICIALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Aprendiendo de flores~ - Priv. El doc~

Mensaje por Umaroth el Jue Feb 15, 2018 11:22 pm

El niño parpadeó muchas veces al escuchar aquella “explicación”.. Realmente no había entendido prácticamente nada de lo que dijo, no sabía nada sobre Inglaterra o  del libro que le estaba contando, pero sonaba interesante y parecía divertido en su mente viajar a un lugar donde las liebres tomaran el té con señores que hacían sombreros. Dejó escapar una risita maravillado con lo que oía. -¡Oh! ¿Tiene hijas, señor doctor Frank? –Preguntó curioso por saber más sobre ese agradable doctor con el que habla.

-Yo siempre he creido que no podemos entender su idioma~- Canturreó algo entretenido el niño observando como las florecitas se mecían de un lado a otro gracias a la brisa primaveral que les acariciaba. –Como el idioma del reino.. era antiguo y solo los ancianos saben hablarlo~ aunque nos enseñan un poco los adultos- El chico arrugó ligeramente la nariz al sentir el olor del humo del tabaco y miró casi horrorizado al señor a su lado. –¡Señor! Mi mami dice que fumar es malo-malo..- Y seguido a esto hizo un ligero puchero mostrando su preocupación. Claro que no lo decía a mal, siempre intentaba respetar a los adultos lo más que pudiera, pero no podía contenerse a soltar algún comentario de todo lo que le había enseñado su mami. –Por que dijo que eso te volvía negro negro por dentro y luego hacía doler mucho mucho- Sus ojitos se abrieron al contar aquello, por que no dejaba de causarle impresión pensando en como se podía volver uno negrito por dentro. ¿Sería como si algunas personitas estuvieran dentro suyo pintando con pincelitos? ¿Pero por qué dolería? Eran preguntas que tal vez en ese momento no se podría responder por su cuenta.

-Yo vivo solo, señor~- Canturreó, a pesar de que en su expresión no mostraba una sonrisa tan brillante como las anteriores al decir aquello. Se notaba que le dolía la ausencia de sus padres y el encontrarse solito casi todos los días de la semana,  pero tenía el presentimiento de que llegarían por él en algún momento. –Además si voy al bosquecito a mi cuevecita luego no podría volver más tardesito por que¡ queda muy lejos!- Abrió las manos y los ojitos lo más que pudo y luego soltó un par de risitas, siempre se alegraba al tener compañía de alguien cerca. –Señor doctor Frank, si quiere puede ir a su casita y yo lo esperaré aquí para ver como toman el té las flores~- Afirmó bastante seguro, pues él de ese lugar no pensaba moverse hasta que anocheciera y pudiera volver volando a su Hogar, tal vez ir a cazar un poco por que tenía hambre.

-Mi mami y mi papi están en el Reino~ me dejaron aquí en la ciudad hace algún tiempo… pero prometieron volver por mi en algún momento- Explicó el chiquitín mientras bajaba la mirada a sus manitas que jugaban nerviosas entre ellas, se había sonrojado ligeramente y tal vez esperaba la reacción que todos los adultos al escuchar su explicación, ponían. Siempre tan preocupados de que un niñito estuviera andando solitario por el bosque y viviendo en una cuevecita. –¡Pero no se preocupe por mi! ¡Siempre cazo como me enseñaron y además a veces limpio mis escamas!- En realidad no recordaba haber mencionado que era un dragonsito, pero la explicación era tan coherente en su cabeza que no se molestó en rectificar la información, solo con eso bastaba para entenderlo, ¿verdad? –Hay un laguito cerca y también afilo mis garritas en un arbolito- Tal vez intentaba dar explicaciones innecesarias al adulto para que no se preocupara, como todos los demás hacían siempre. –Y también están mis amiguitos de la guarida del oso~ Nos llevamos todos muy bien. – Y siempre sonreía mientras estaba hablando de lo que él consideraba su “hogar”, amado y preciado hogar.


Hablo[3399CC] - Narro - Pienso[00cc99]

avatar
Dromes : 65475
Reputación : 8
Mensajes : 57
Ver perfil de usuario
Umaroth
DRAGONES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Aprendiendo de flores~ - Priv. El doc~

Mensaje por Demian Serkin el Lun Mayo 14, 2018 5:55 pm



TEMA
CERRADO
Tema cerrado por inactividad.
Este tema lleva inactivo más de dos meses y por tanto, muy a nuestro pesar, debe ser cerrado y enviado a la papelera, pero ¡No temas! Si deseas recuperarlo solo tienes que pedir su apertura aquí.
Lugar: Jardines romanticos.
Atte: Staff ITR.
RHODES PRINCE PARA ITR



Otras cosillas:

Gracias a la genialosa de Noire por la firma ♡
avatar
Edad : 24 Dromes : 638220
Reputación : 27
Mensajes : 1037
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Aprendiendo de flores~ - Priv. El doc~

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.