6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Un lugar de Fantasias. || Priv Oichi

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Un lugar de Fantasias. || Priv Oichi

Mensaje por Kay B. Morgenstern el Dom Mayo 21, 2017 6:37 pm

El joven se había levantado temprano en la mañana, se encontraba desayunando. Era la mañana del día sábado, una mañana tranquila, en la vida calmada del alemán. Vestido aun con su ropa de dormir, tomaba un café mientras leía el periódico. Su hermana tenía sus cursos de control de poderes aquel día, por lo que se encontraba solo. Algo que no le molestaba, pero a veces aquel sentimiento de no encontrar a nadie con quien charlar o divertirse, lo hacían sentir como si la vida no tuviera emoción, aunque esta temporada de verano, había sido un poco más ajetreada que las que venía viviendo hace algún tiempo atrás.

Mientras leía, encontró un anuncio del parque de diversiones, lo primero que pensó fue “A Lis le encantaría ir, bueno, creo que a mí también” se quedó meditando por un rato mientras, tomaba el café, trato de contactarse con su hermana por teléfono, pero al parecer estaba ocupada. –Parece que tendré que ir solo- comento. Mientras terminaba aquella bebida de color negro.

Se levantó, de la silla, para dirigirse al cuarto, se buscó en el armario prendas para la ocasión, pues la vestimenta formal no quedaría en un lugar así. Una polera de color blanco, una chaqueta azul, con líneas blancas en los brazos para combinar y un pantalón de color negro, saco del estuche aquellos cristales que utilizaba para su visión, junto con un par de gafas transparentes y por último, los escuches para armas debajo de aquella chaqueta para ocultarlas.

Salió como acostumbra de su casa, haciendo aquel extraño ritual que acostumbraba. Tomo la foto de su familia en Alemania. La miro por un rato para luego dejarla en su lugar –Debería llamarlos- Pero era muy rara la vez que el rubio, tomaba el teléfono para hablar con ellos. Saco del cajón que se encontraba debajo de aquella fotografía, dos Egled Desert, calibre 60 y las guardo bajo su chaqueta.

Salió del lugar para dirigirse, de manera tranquila hacia el parque. El camino era largo, casi al otro lado de la ciudad, por lo que decido tomar el bus e evitarse el lio del estacionamiento y la congestión de los días sábados.

Observaba el poco movimiento céntrico de la ciudad, por la ventanilla del autobús. Aburrido, se colocó ambos auriculares, de los que venían por defecto con el mismo teléfono y comenzó a escuchar Red Hot Chili Peppers. Con un viaje de medio hora por delante y un tránsito tranquilo, el joven se quedó dormido.

Una vez llego a la parada, que se encontraba cerca de la zona, despertó –¡aquí bajo!- dijo apresurándose para seguir el camino, el bus se detuvo de golpe, por poco y el alemán se sigue de largo. Bajo para dar un suspiro, pero desde aquel lugar ya se podía escuchar la música de la feria.

Se fue hasta las taquillas, donde pidió una entrada para adulto. Camino tranquilo hasta el centro de la plaza. Sentándose en una de las bancas mientras observaba la gente pasar, con una soda de naranja en la mano derecha y la izquierda, completamente reclinada como si estubiera en un sofá.


Última edición por Kay B. Morgenstern el Vie Sep 01, 2017 1:49 pm, editado 1 vez


avatar

Dromes :
4048
Reputación :
5
Mensajes :
39

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un lugar de Fantasias. || Priv Oichi

Mensaje por Invitado el Dom Jun 04, 2017 6:26 pm

Alegría. ¿Existía acaso un lugar dónde todos pudiesen encontrarla? Eso era algo muy subjetivo, pues para cada persona la alegría puede verse distorsionada por sus propios deseos. Aún así, existía un denominador común frecuente entre las personas y ese era el de relacionar la alegría con el placer inmediato. Diversión, emoción y compañerismo. Todas esas eran las promesas que se ofrecían en el llamado "Parque de Diversiones". Un lugar donde aún se podían observar a las familias y a los grupos de amigos disfrutar de su tiempo juntos. "Más no parece que exista lugar para aquellos que vagamos solos".

La dama demoníaca había escuchado de un sitio donde los niños gritaban de alegoría y donde los adultos aún se permitían soñar cómo otras veces se les había negado. Así. Oichi había decidido ir a tal magnífico lugar. Más, no era lo que ella esperaba. En efecto, había gente riendo, gente cantando, pero por alguna extraña razón sabía que ella no encajaba en ese sitio. "Todos comparten su alegría a los demás... Pero Ichi no tiene con quién compartir..." Pensaba melancólica al observar pasar a las personas.

Iba ataviada con un elegante vestido largo, de los clásicos e infalibles colores negro con rosa. En sus manos se podía divisar un extraño peluche, más no era ninguno que se asemejara a los premios que solían dar en los puestos de juegos de habilidad. Este era más bien un muñeco de armadura color blanco con detalles rojos, un muñeco con forma de guerrero para ser exactos. Sin querer, lo abrazó con más fuerza al ver al resto de gente caminando por la plaza.

En algún momento se olvidó incluso de los juegos y demás atracciones, se quedó parada con la mirada perdida, observando todo y nada a sus alrededores. "Es lindo". Pensaba mientras sonreía con nostalgia al ver pasar a una pareja con dos helados en mano. Aún estando de pie sin hacer nada parecía que todos a su alrededor ignoraban su soledad, o al menos eso creía ella.
avatar


Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un lugar de Fantasias. || Priv Oichi

Mensaje por Kay B. Morgenstern el Mar Jun 06, 2017 6:35 pm

Kay se quedó observando a la gente que pasaba por el parque de diversiones, nombre raro pues esto parecía más una comunidad donde las parejas venían a entretenerse o también los amigos, era una pena estar solo en un lugar así. Bebió de su soda, ya que él era poco dado al alcohol y las veces que bebía, lo hacía con moderación. Pero este no era el caso, el joven diviso a alguien distinta a la mayoría y al igual que él se encontraba sola o eso parecía.

Era una joven de aproximadamente unos 20 a 23 años de edad, similar a la del alemán, cabello negro hasta la cintura y físicamente atractiva. Entre todo esto lo último no le interesaba tanto al hibrido. Es más lo que había atrapado la atención del joven era la manera en que tomaba el muñeco, parecía estar nerviosa y por lo que recordaba, aquel no parecía uno de los premios de la feria, que había visto con anterioridad para llevarle uno a su hermana. Porque para Kay ella era lo único que poseía. En cierta manera, por su personalidad y forma de ser, había apartado a todas las personas que conocían.

Camino con calma, dejándose ver en el ángulo visual de la joven, ya que temía a que lo tomaran por un pervertido, sin saber muy bien de qué hablar… Kay se acercó a la joven. Pero decir “Vienes tu sola” o cosas por el estilo, seria mal tomado por la chica o por cualquier chica del planeta, por lo que lo dejaría fuera de conversación en un segundo, medito un poco en que palabras debía decir y opto por la más sencilla y tal vez la menos utilizada.

-Hola, mi nombre es Kay. Es un placer conocerla-
comento con calma el joven –Perdone mi atrevimiento, pero me llamo mucho la atención el muñeco que tiene en brazos, es algo muy bello- comento con calma y tranquilidad el alemán. –Es raro… no lo vi entre los premios de la tienda. ¿Puedo saber dónde lo consiguió? – siempre tratando de ser respetuoso, aunque a veces se pasaba de términos.

Comento mirando a los ojos de la joven, pudiendo notar algo diferentes, a los de las demás persona, esos ojos eran como los de un ser sin vida, un ser oscuro carente de sentimientos. Pero Kay pensó que en cierta manera eran similar a sus ojos cuando adquiría su verdadera forma o a los ojos de su hermana. Pues ambos poseían aquel don heredado por su padre. En otras palabras, no se sentía incómodo al observar aquella mirada, mientras esperaba la respuesta de la chica.

Aun así, el no había sonreído en ningún momento, pues siempre parecía ser alguien serio, pero aquello solo le duraba un tiempo. No era una persona así, solo que tenía esta actitud, para no salir lastimado. Pues ya en si la vida le había hecho mucho daño a este hijo de los ángeles y los chamanes.


avatar

Dromes :
4048
Reputación :
5
Mensajes :
39

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un lugar de Fantasias. || Priv Oichi

Mensaje por Invitado el Miér Jun 28, 2017 11:43 pm

La joven de cabellos negros seguía absorta en sus pensamientos, creyendo que nadie era testigo de ella. Sin embargo, tenía un testigo furtivo ~o quizás no tanto~, puesto que el hombre de cabellos caucásicos que le había estado observando pasó a lo activo para dirigirse hacia ella. “¿Huh?” Se quedó pensativa, pues no estaba segura de sí caminaba hacia ella o era su imaginación. En caso de ser positivo, tampoco sabía qué motivo de interés podía tener el rubio ojiazul en ella para hablarle.

-¿Eh?- Ladeó la cabeza un poco confundida al escuchar al joven presentarse. -Oh, oh…- Sacudió la cabeza para bajar de la luna y volver a la realidad. -Un placer conocerle, encantada- Reverenció para luego esbozar una sonrisa nerviosa, aunque la borró al ver que el contrario no estaba mostrando el mismo gesto.

Se distrajo un momento observando los aretes del joven, no estaba acostumbrada a ver hombres con esa clase de adornos, pero cuando el sujeto le preguntó por el muñeco rápidamente se centró de nuevo en la conversación. -¡Ah! ¿El muñeco?- Bajó la mirada para ver la figura de trapo y dejó de abrazarla para tomarla entre sus manos y levantarla, con tal de que el otro pudiese verla mejor. -Ichi no la consiguió acá en el parque, Ichi ya la traía.- Reafirmó lo dicho por su interlocutor.

-Es un muñeco artesanal de trapo, Ichi los hace a veces y disfruta hacerlo-
Dijo para luego volver a abrazarlo. -Si usted quiere uno Ichi podría hacerlo- Le ofreció mientras su mirada se desviaba al piso.

Quizás el joven quería uno parecido, así que cómo sabía que no podría conseguir alguno parecido en ese sitio, ella pensó que era buena idea colaborar para que el otro no se decepcionase. Ni siquiera estaba pensando en cobrarle, puesto que era una simple oferta que le nació en ese mismo momento ~Aunque un par de monedas en la bolsa no le caerían mal~ La pobre no tenía cabeza para exigir renumeración económica en esos instantes.

-¿Hay alguien a quién desee regalarle uno?- Preguntó con voz casi susurrante. El muchacho no parecía venir con nadie más a su lado, lo cual era extraño puesto que casi toda las personas que había visto hasta entonces venían acompañadas; de ahí su duda.
avatar


Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un lugar de Fantasias. || Priv Oichi

Mensaje por Kay B. Morgenstern el Sáb Jul 01, 2017 11:17 pm

Kay trataba, cada vez que ella levantaba la mira, de verla directo a los ojos, su frente o la parte superior de su cabello. Alejando, por completo, la mirada de su cuerpo. Ya que por su forma de ser consideraba que era una falta de respeto ver los atributos físicos del sexo opuesto.

Presto mucha atención a lo que tenía que decir la joven. Aunque su intento de calmarla con las preguntas casuales fallo por completo. Pues notaba que la joven se encontraba más nerviosa. El alemán aunque parecía, en un principio, serio, frio y calculador, se trataba de una persona amable y de buen corazón. Solo tenían que sacar aquella parte de su personalidad a flote.

Poco a poco, la joven, comenzó a darse a la charla. Al escuchar su saludo estuvo a punto de preguntar su nombre, por simple curiosidad y formalismo. Pero al seguir escuchándola, Kay, se dio cuenta de que era de aquellas personas que se referían a sí mismas en tercera persona. Siguiendo su manera de ser se concentró en la chica hasta que menciono ”Ichi no la consiguió acá en el parque, Ichi ya la traía” contesto con un simple –Ya veo- para evitar interrumpir el habla de la chica.

Luego ella le menciono que le encantaba hacerlos y si quería haría uno para él, a lo que contesto –Me encantaría, de verdad, como te dije es hermoso- luego añadió – Tienes mucho talento- concentrando su vista en el rostro de la joven, calmado y sereno. –Pero dígame, cuanto me saldrá. No aceptaría tan hermoso objeto, gratuitamente, menos sabiendo que le ha tomado tiempo y dinero hacerlo- comento dando se cuenta que ella no le había dado un precio y Kay no aceptaría de buena gana un obsequio de un descocido.

Cuando Kay escucho su pregunta final, se quedó pensando por unos segundos y por fin desenfundo una sonrisa. Kay cuando pensaba en su pequeña hermana, siempre sacaba una sonrisa, ya que según él, era lo único que él tenía en todo este basto mundo. –Si la verdad, quiero uno para mi pequeña hermana, para regalárselo- menciono en su tono habitual, mostrando su sonrisa – Seguramente a ella le encantara- comento un poco emocionado – Aunque ella, no pudo acudir, pues estaba ocupada y…- pensó por un segundo en decirlo, pero estaba mal mentir, así que simplemente lo menciono – Y, bueno, termine estando solo en un lugar, que al parecer, es para venir acompañados – dijo mirando a toda la gente que estaba en el parque y el ahí solo, hablando con una desconocida. Dio un pequeño suspiro –Usted señorita Ichi ¿A alguien la está esperando por aquí? Es que no quiero ocupar más de su tiempo.- Dijo sin querer sonar brusco, pero si la estaba deteniendo para ir a una cita, o algo así, seria de mala educación.

Kay, dio un pequeño bostezo, tapándose la boca con la mano –Disculpe no he dormido bien anoche- dijo mientras observaba a su alrededor si alguien hiso lo mismo que él. Ya que estos eran contagiosos y era una manera de ver, si alguien los seguía o los estaba observando. ¿Por qué el alemán haría algo como esto? Eso era simple. Su carácter sobre protector siempre lo mantenía alerta a su entorno, llegando a parecer algo paranoico. Este era un “defecto” heredado de su parte angelical. Siempre trataba de estar alerta a los peligros que otras personas pudieran sufrir, tratando de protegerlas aunque no las conociera.


avatar

Dromes :
4048
Reputación :
5
Mensajes :
39

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un lugar de Fantasias. || Priv Oichi

Mensaje por Invitado el Dom Jul 23, 2017 8:00 pm

La de cabellos negros sonrió ante el elogio, pues aunque podría parecer una nimiedad, pocas veces la felicitaban por un trabajo bien hecho. Más si se trataba de alguno de sus hobbies o demás, era algo muy poco frecuente. -Le agradezco por el cumplido, Ichi siempre trata de esforzarse al máximo en ellos- Reverenció para agradecer. Sin embargo, lo que si no se esperaba era que le pidiera el precio, ladeando la cabeza confundida. -Uhhh... Ichi nunca ha cobrado por hacer muñecos, no sé siquiera cuanto podría valer.- Le dijo mientras parpadeaba. "Aún así, las deudas... quizás" Pensó que sería una buena oportunidad para juntar algo de dinero, aunque no se lo esperaba. -Si usted desea, deme alguna moneda o algo, lo que usted considere prudente.- No esperaba cobrar más que un valor simbólico.

-Ohhh, así que para su hermana- Exclamó intrigada. -¿Ella es pequeña o ya es joven?- Preguntó curiosa. -Uhhh, lamento si Ichi fue indiscreta, es para el diseño de la muñeca. ¿Desea algún diseño en especial? Si tiene una foto de muestra o algo, puedo trabajar en base a ello. - Le ofreció hablando ya más tranquila.

Era extraño, no se imaginaba terminar ofreciendo una manualidad a un extraño en plena feria, pero la muchacha poco o nada sabía de sentido común.

En algún momento, le llamó la atención las palabras del rubio respecto al sitio. "Sólo en un lugar dónde todos tienen compañía..." No esperaba encontrar a alguien con el mismo sentimiento. -Entiendo.- Se limitó a responder, pero una vez más se salió de su zona de confort cuando le preguntaron si venía con alguien. -En realidad, no, vine sola.- Suspiró mientras se acomodaba un mechón de cabello. -Yo sólo vine tratando de buscar alguna atracción interesante, así que no debe preocuparse, no me incomoda ni me interrumpe.

-No tenga pena- Comentó en voz baja ante la disculpa del otro. "Quizás lo estoy aburriendo con mi plática" A la primera, ya sentía que era su culpa, aunque no fuese así. -...- Se quedó callada, sin saber siquiera cómo seguir la conversación. "Ichi es un desastre" Frustrada, dejó caer sus brazos, dejándolos colgando cómo si fuesen de trapo. -Creo que somos las únicas personas sin nada que hacer en este lugar...- Comentó demostrando su empatía con el otro.
avatar


Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un lugar de Fantasias. || Priv Oichi

Mensaje por Harry Blume el Vie Oct 06, 2017 2:17 am

TEMA CERRADO
Éste tema ha sido cerrado y trasladado a la papelera debido a que lleva más de 2 meses de inactividad.
Si desean volver a abrirlo pueden pedirlo Aquí

Lugar: Ciudad de Éadrom - Parque de diversiones
avatar

Dromes :
169022
Reputación :
6
Mensajes :
640

Ver perfil de usuario
PROTECTORES DE LA NATURALEZA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un lugar de Fantasias. || Priv Oichi

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.