6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Dulce pesadilla en flor marchita. [Priv. Ayiw Kryomi]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Dulce pesadilla en flor marchita. [Priv. Ayiw Kryomi]

Mensaje por Joshua Black el Dom Mayo 21, 2017 1:53 am

>>Tema de fondo<<

Oscuridad… un misterioso efecto óptico comparado con la maldad. Oscuridad… aquello que he perseguido durante toda mi vida con el único propósito de encontrar una verdad olvidada. Sombras… aquello que veo y seguiré viendo por el resto de mi vida, pues un espejo es suficiente para hacerme gritar por mi retorcido y asqueroso aspecto actual.

Una batalla llegaba a su fin, sin embargo, nada fue concluido, pues las sombras se encargaron de dejarlo todo en un limbo. Interrumpen batallas, dificultan mi trabajo, asquean de forma exagerada mi día a día. Y ahora me obliga a abandonar mi preciada investigación, me arrastra consumiendo cada extracto de luz en mi ser, forzándome a mezclar mi existencia con la de aquel asqueroso ser.

Si no fuera porque me rehúso a abandonar este mundo material, si no fuese por aquel insignificante hechizo que jamás había creído necesario, si no fuese por qué yo mismo forjé mi destino, ahora mismo no estaría aquí.
Una oscura onda de choque mandó a volar decenas de libros por los aires, rompiendo una que otra lámpara.
Mi cuerpo se sentía pesado, todo se sentía en un movimiento completamente extraño, era como si mis músculos se estuviesen reacomodando por todo mi cuerpo. Me puse de pie sintiendo un par de piquetes en manos y pies. Vidrios, de las lámparas para ser exactos. Pensé que me molestarían durante unos días, sin embargo, mis ojos se abrieron de una forma exagerada al ver como las grandes heridas en mis palmas se regeneraban con total facilidad. Intenté no entrar en pánico, sintiendo mi alterado corazón palpitando cada vez más rápido, pero, aun así fue totalmente inevitable lanzar un gran y largo grito de terror mientras corría de aquí a allá cegado por las pequeñas e insignificantes lámparas. Mi visión era diferente, no lograba mantener mis ojos abiertos ante una luz tan simple como esa, era tanto la molestia que terminé agachándome ahí mismo, con las manos sobre la cabeza y tan tembloroso como si de una simpática gelatina envenenada se tratase.

-¿Es una maldita broma?- Logré escuchar en mi propia cabeza, ¿era yo?, no… este cuerpo no es mío, la voz provenía de los labios temblorosos debido al miedo -¿Quién eres?, que eres?- Era tanta la confusión. El cambio extremo entre vibraciones diferentes de una dimensión a otra provocó una temporal amnesia en mí. -Odio que me olviden- Confundido, tal vez más que antes, hice una mueca para luego sentir como todo mi cuerpo se ponía tieso, y abriendo mis ojos en contra de mi propia voluntad logré sentir lo que aquellos seres de madera sentían, ¡Malditos hilos! Las lámparas sobrantes fueron apagadas por una extraña niebla oscura proveniente de mí mismo, no lograba controlar el cuerpo, sin embargo, podía ver con claridad todo lo que ocurría.

Una risa escandalosa y burlona se escuchaba salir de mis labios, ¿me estaba volviendo loco?. Aquellas extrañas suposiciones se esfumaron cuando sintiendo el cuerpo como propio logré cerrar los ojos, el control era mío nuevamente y lograba sentir como un ser ajeno a mi intentaba tomar el control. Los recuerdos habían vuelto, la batalla encarnizada entre dos seres, el viaje de una dimensión a otra, una oscura y extremadamente dura protección proveniente de la sombra.

Levanté un libro del suelo, rojo y hermoso, sobre bestias y hadas. Leyendo las primeras palabras sentí un poderoso palpitar, obligándome a caer de rodillas sobre mi… ¿armadura…? Mi pierna derecha estaba casi completamente cubierta por una armadura oscura de la cual provenía una energía totalmente malvada y siniestra. Un dolor intenso comenzó a esparcirse de forma lenta por todo mi cuerpo, obligándome a caer completamente en el suelo mientras me retorcía debido a la obstrucción de mis vías respiratorias a causa de mi propia niebla obscura. Toda la oscuridad de Shadow estaba yendo en contra de aquel intruso tan molesto, debido a la falta de energía todo comenzaba a descontrolarse tirando estantería tras estantería, grito tras grito, un completo desastre emocional con lágrimas recorriendo mejillas y sangre tu lengua.

La oscuridad, intentando completar la armadura de Shadow para devolverle su cuerpo atormentaba mi ser, sin embargo, logré controlar cierta parte de esta, pudiendo respirar nuevamente y también moverme. La única solución es rellenar aquel espacio que ha dejado el uso exagerado de energía. Un inocente humano, un poderoso ángel, cualquier fuente de energía me sería útil en estos momentos, pues estaba tan desesperado que daría hasta la última parte de mi alma solo para lograr sellar a aquel espantoso y sin duda poderoso ser. No dejaría que otra dimensión cayera en sus manos, fundiendo en terror incluso a la persona más valiente y confiada, llenando de pesadillas las frágiles mentes y devorando una tras otra las pobres e inocentes mentes de los habitantes de este lugar.

Solo me senté ahí, con mi cabellera negra y los ojos verdes y brillantes como los de un ágil gato. Con las manos en el rostro y las piernas temblando debido a la desesperación. No tenía otra salida, si siquiera me movía había una posibilidad de que la estabilidad conseguida se disipara dando lugar a que la oscuridad comenzase nuevamente a consumir el cuerpo. -Ayuda… - Dije de forma casi inaudible para mí mismo, me rogaba que pensase en alguna solución, estaba congelado, tal vez más que el corazón de Lilith [Humor del pj]

-Que la oscuridad consuma hasta el último rincón de tu corazón, que siga por tu mente y termine en tu repugnante alma.-

||Aclaraciones: “Una muerte entre desgracia y lágrimas es aburrida, mejor sonreír y burlarte de la miseria”||
avatar

Dromes :
37167
Reputación :
1
Mensajes :
26

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dulce pesadilla en flor marchita. [Priv. Ayiw Kryomi]

Mensaje por Ayiw Kryomi el Jue Jun 01, 2017 3:22 pm

- Desde que había pasado la tercera clase de Control de Poderes II, se había sentido mucho mejor a comparación de los días previos a esa clase. Su corazón funcionaba mejor, mucho mejor, pero no estaba exactamente como antes. Era como que si se hubiese cansado... como si aún no hubiese logrado recuperar totalmente el ritmo de su corazón. Lo que la dejaba preocupada en cierta forma, pero por otra, agradecía no tener que vivir sufriendo dolor físico a cada palpitar de su "corazón enfermo", estado en el que había vivido cerca de una semana. 


La cuestión del asunto, era la necesidad vital que tenía de investigar sobre su estado, sobre lo que había despertado en ella, sobre ella misma. Y por encontrarse sola en aquella cuidad, sabía que debía hacerlo por si sola. Sus mejores amigos de siempre le habían ayudado en situaciones así. Pero... estando sola... bueno, ya se entiende el punto.


Llevaba cerca de 3 horas en la biblioteca, leyendo un libro de más curioso. Era pequeño y simple, color blanco en su totalidad, escrito a mano en tinta de componente extraño, puesto que tenía un aroma particular ¿Alcohol? ¿Éter? ¿Cetona...? Quizá este último se asimilaba al olor de las páginas del libro, más no podía atribuirlo completamente. Agradecía el poder entender la lengua griega y latina, ya que la mayoría de las páginas se encontraban en dicho idioma, el tercero... no podía diferenciar si era hebreo, o quizá incluso, arameo. Era bien curioso ese librito. Hablaba de vida y muerte, de felicidad y tristeza, hablaba que la ignorancia provenía del conocimiento, y de caminos sin retorno. Amonestaba el pensamiento que rechaza la adquisición de conocimientos nuevos, por ejemplo, a quienes rechazaban la religión o la ciencia en igual medida. Indicaba que las cosas eran reales en la medida de diferentes... "¿Dimensiones...? ¿Se podrá traducir esa palabra como el plural de 'dimensión'?" dudó en lo que... sintió en el aire un... ligero temblor. Alguien... estaba allí, en la biblioteca. Abrió los ojos enormes, asustada de su propio descuido, de su propio relax ante la presencia de otra persona. No podía bajar la guardia, no en ese estado al menos. 


Avanzó con especial cuidado, sobre sus precioso zapatos de tacón blancos,  procurando oír lo que sea que estuviese junto con ella en la biblioteca por esas horas; agudizó todo cuanto pudo la escucha, para captar un tumulto tal que la obligó a encogerse... y bien hecho había hecho, algo impulsó varios libros justo por el pasillo al que doblaría para investigar. Quedó quieta, oculta tras una de las enormes estanterías, cubriéndose boca y nariz con la mano que no sostenía el libro. "¿Qué diablos... sucede ahora?" pensó intentando calmar su respiración. Debía calmarse... calmarse... y espiar. Al asomarse casi a nivel del suelo, notó que había alguien allí... encogido sobre sí mismo, al parecer sufriendo. Se inquietó ante aquello, no soportaba la idea del dolor, propio o ajeno, por lo que quiso avanzar hacia él... antes de que todas las luces fuesen apagadas súbitamente. Le corrió algo frío por la espalda. ¡Siempre terminaban por pasarle esas cosas...! "¿Por qué...?" Más que angustiarse, se molestó para con su propia suerte. Y al intentar volver a asomar la nariz, una risa siniestra, al parecer feliz y divertida. 


Ok, eso la estaba asustando por demás. Escuchó un estruendo y no evitó asomar precipitada de su escondrijo. Él había caído a suelo, un muchacho con pantalones extrañ-... "Esos no son pantalones..." Sus ojos brillaron en lo que sintió una vibración escasa en la estantería que sostenía con ambas mano. De la nada ésta se le vino encima... al igual que la que había en frente... las dos al mismo tiempo... acabando por formar una "carpita" donde ella quedó resguardada. Suspiró, antes de sentir ganas de correr a la salida más cercana al escuchar uno tras otro, gritos teñidos de sufrimiento y desconcierto. Eran la sinfonía del estupor ante el dolor y la confusión, entonadas en perfecta armonía con el caos que circundaba y destruía de los pocos lugares "decentes" que quedaron luego de...


"... esperen... ¿por qué hay tanto silencio...?" a gatas logró salir de su 'refugio'... notando que parecía... otra persona en el lugar del sufrido. Las piernas le reaccionaron por sí solas, por lo que antes de razonarlo estaba frente a aquel sujeto. - ... - Simple, su reacción fue la más absurda de todas:-


¿Estás bien...? Yo... ¿Te puedo ayudar? En algo... lo que sea... - se ofreció con mirada seria, preocupada, pero no descontrolada, oh no. Mantendría la compostura, de lo contrario comenzaría a reír producto del nerviosismo. Aún a pesar de la situación, su atención fue desviada al libro por un momento al librito que sostenía con todas sus fuerzas contra su pecho.


"Lee el libro" dijo... ella. Esa cosa que había despertado en ella. Abrió las páginas y las palabras aparecieron como si fuese por arte de magia... ¿Magia...? Miró al joven frente a ella y le... mostró el escrito. Quizá él sabría qué hacer con aquellas palabras:


"Clauserunt ianuas interiorem egressum aperiundum est".-


Traducción del texto:
~Todas las puertas, deben ser abiertas por dentro y cerradas por fuera al salir~


Última edición por Ayiw Kryomi el Jue Jun 01, 2017 3:27 pm, editado 1 vez (Razón : Formato.)
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
179720
Reputación :
9
Mensajes :
648

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dulce pesadilla en flor marchita. [Priv. Ayiw Kryomi]

Mensaje por Joshua Black el Lun Jun 12, 2017 7:35 am

Sentía y veía todo a mi alrededor, aun teniendo los ojos semi cubiertos por mis dedos y la mirada hacia el suelo era capaz de percibir lo que me rodeaba. Era sin duda extraño, pues ahora mismo mis sentidos, aunque muy parecidos a los que tenía cuando era humano, se encontraban maximizados como si del lente de una preciosa cámara se tratase. Gracias a la actual calma y mi habilidad de percibir lo que me rodea logré sentir una pequeña y casi insignificante presencia acercándose de una forma tranquila pero decidida hacia mí. Sin embargo, algo extraño había en ese pequeño ser, que si no fuese por eso ni siquiera lo hubiese tomado en cuenta.

La curiosidad me llevó a indagar aún más en lo profundo de lo que parecía una chica humana, gran sorpresa me llevé cuando, al intentar llegar más y más profundo algo me repelió como si hubiese una especie de sello que me impidiese llegar. Así lo comparé con mi anterior trabajo, donde los sellos eran fundamentales a la hora de exorcizar demonios, estos normalmente estaban hechos de materiales representantes de la pureza y la ayuda de… los ángeles. Logré comprender la razón del por qué no pude llegar más lejos; mi existencia ahora mismo correspondía a la de un demonio de altísimo rango, proveniente del mismo fuego infernal junto al trono de satán. Algo dentro de esa pequeña “niña” estaba relacionado con los ángeles o la divinidad, tal vez se tratase simplemente de una religiosa bien avanzada en el tema o una sacerdotisa,  no lo sabía, no estaba seguro y tantas preguntas mezcladas con la esencia de aquella persona no me sentaba para nada bien, un dolor a punzadas se hizo presente en mi cabeza y era… realmente molesto.

Un dulce aroma envolvió mi nariz cuando aquella presencia se detuvo justo en frente de mi, haciéndome notar el melodioso palpitar de su corazón y también… haciéndome una pregunta bastante extraña, ¿Qué clase de persona se acerca a alguien obviamente peligroso solo para preguntar si está bien?, es como hacerle esa pregunta a un asesino después de haberlo visto asesinar a X personas saliendo levemente herido psicologicamente debido a la masacre.
Parecía débil y frágil, sin embargo ofrecía su ayuda. Por cortesía no podría rechazar su generosa ayuda, no es que esté aprovechándome de aquella pequeña chica, ella se ofreció, no habrá remordimientos si muere… Quité mis manos del rostro lentamente y fijé la mirada en el libro que tenía en frente, una siniestra sonrisa se formó en mi rostro, mostrando emoción y diversión ante las palabras escritas ahí. –Es algo tan simple…- veo que no eres una sacerdotisa ni tampoco una religiosa, de otra forma comprenderías esas palabras.- Aunque el libro estaba escrito en una lengua diferente a la mía era capaz de entender debido al cuerpo en el que me encontraba.

Me levanté haciendo uso de la neblina oscura que ya era capaz de manejar, arriesgándome a perder el control. Tomé con suavidad el mentón de la chica y mientras la oscuridad nos rodeaba pronuncié las siguientes palabras: -Un intercambio equivalente… Tu me ayudarás a estabilizarme, y yo te ayudaré a ascender.- Sin tocar los labios de la chica y manteniendo estos levemente separados entre si comencé a extraer de forma forzada la energía vital de la chica. Mi cabello comenzaba a perder su pigmentación y mis ojos ahora mismo padecían heterocromia, mostrando en el derecho un color miel (ámbar) y en el izquierdo mantenía el verde oscuro de antes.
El proceso era demasiado lento y la estabilidad conseguida anteriormente comenzaba a disiparse, en un momento desesperado por mantenerla junté mis labios con los de la chica, manteniendo a esta fuertemente entre mis brazos. El proceso de extracción se aceleró haciendo cambiar mi cabello de negro a rubio y mis ojos de verdes a miel. Había una completa estabilidad y la extracción se había detenido, sin embargo mis labios seguían unidos a los de la chica, algo más había despertado en mi, un deseo lujurioso, una esencia olvidada.
avatar

Dromes :
37167
Reputación :
1
Mensajes :
26

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dulce pesadilla en flor marchita. [Priv. Ayiw Kryomi]

Mensaje por Ayiw Kryomi el Miér Jun 28, 2017 9:30 pm

- De rodillas en el suelo, con el corazón acelerado en el ¿temor? quizá, que causaba toda aquella situación esperó a ver qué pasaba. Nunca sucedían cosas porque sí, y si no era él quien aprendería de esa frase en el libro, terminaría siendo ella la que aprendiese, más... dudaba que fuese en ese momento. Todo era muy extraño como para resultar obvio, pero aún a pesar de esa rareza, dentro de sí continuaba vibrando dentro de sí ese deseo de ayudar... pues era simple, sea  cual fuese su problema, siempre parecía pequeño en comparación a los de los demás ¿era egoísta aquello...? Tal vez... tal vez lo era muy en el fondo. Más quien sea que la conociese, sabría que esta joven daría la vida incluso, por alguien desconocido.... una característica muy difícil de encontrar entre humanos.-

...
- él la miraba... y miraba lo del libro, haciéndole saber que, al menos no estaba muerto... o poseído... o algo peor. - ¿Simple...? - repitió frunciendo el ceño. Ella no lo entendía en la bruma de la tensión presente, quizá lo habría entendido de no estar tan alerta, pero no fue el caso. ¿Religiosa? No lo era, más si era creyente, era una creyente ferviente en cuando a la existencia indudable de un Dios que gobierna el universo y que vela por los Hombres, que ama más que ninguna otra criatura y que vela por cada una de las almas que han nacido en la tierra. Para esta castaña, todo ello entra de forma perfecta dentro de la inmensa esfera de conocimientos que posee, más... en ese momento... no podía entender. Simplemente esperó a que algo más pasase, que dijese algo más, al punto que casi dio un salto cunado lo vio moverse. - Espera... ¿no estás herido...? ¿Te duele...? No te muevas... - no sabía qué hacer, en lo que intentó detenerlo de moverse, parecía costarle cada movimiento, colocando las manos sobre sus hombros, más sin poder dejarlo quieto como quería. 


La tomó por sorpresa, que aún pareciendo tan débil, tomase su mentón sin brusquedad o torpeza. Quedó quieta, mirándolo en todo momento, casi se podía oír sus sospechas por él. "Espera... ¿intercambio... equivalente...? ¡Yo no quiero ascender a ningún lado...!" Pero... él... le estaba... robando algo. No podía inhalar, más que una pequeña porción que no era suficiente para oxigenar su cuerpo, y sentía como si... por cada segundo transcurrido el sueño aumentase en sí misma por dobles raciones. Intentó apartarlo, presionando de sus hombros, sintiendo que era ese aliento mismo que él le robaba, la fuerza lo que los mantenía unidos. Fueron escasos milímetros que logró distanciarse de él... pero sintió que milímetro a milímetro, podía inhalar un poquito más. 

Los ojos de él, eran diferentes uno de otro, y sentía que le hormigueaban las puntas de los dedos. Necesitaba oxigenarse. Y cuando se mentalizó para hacer fuerza suprema para apartarlo... la inmovilizó, como si supiese que iba a apartarse. - ¡N-n...! - forcejeó todo cuando pudo. No quería eso, realmente no lo quería... Sentía que se moría... que su corazón volvía a doler como en aquella semana tan espantosa. No quería sentirse mal. No quería regresar a esa sensación de ahogo y de sufrir a cada palpitar. 

Los ojos se le llenaron de lágrimas, antes... de percibir... una extraña esencia... dulce. Era dulce... ¿cómo caramelo...? No, era algo aún más exótico que una fruta tropical o el más caro de los dulces. Quiso... probarlo. Distraída aún de su propia debilidad ante la estimulante sobre su sentido del gusto, presionó ligeramente sus labios contra los de él... sintiendo el sabor aumentar. ¿Por qué?

No lo sabía... más su cuerpo, su sistema, al sentir el dulzón buscaría esa "Fuente de Energía". Pues para todo cuerpo, el dulzón, es azúcar... y el azúcar es energía.-


Última edición por Ayiw Kryomi el Miér Jun 28, 2017 9:39 pm, editado 1 vez (Razón : Formato)


"Como cuando ves algo que te hace feliz. 

Verdaderamente feliz."

Улыбается девушка:


- Actúo - 
... Hablo... 
"Pienso"

~Music's time~:
~Gracias Crash c:~
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
179720
Reputación :
9
Mensajes :
648

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dulce pesadilla en flor marchita. [Priv. Ayiw Kryomi]

Mensaje por Joshua Black el Sáb Jul 29, 2017 12:03 am

Lilith, conocida por ser la primera mujer de adán y también el primer súcubo. Un ser repugnante y sin corazón que solo busca hacerse con la energía de las personas a través de actos lujuriosos, encantadores… y casi magníficos. Mi cuerpo fue impregnado con su esencia de forma permanente, me sentí como una frágil e indefensa chica cuando aquel ser se abalanzó sobre mí intentando tomar mi inexistente virginidad.

Tantos recuerdos pasando por cada lamida que daba a los labios de aquella chica con ojos brillantes, casi quemantes… no, literalmente, había algo en ella que me quemaba...
Me separé un par de centímetros de ella, de forma lenta y elegante, casi inhumana. Sin soltarla aún la miré fijamente a los ojos, esbozando una sonrisa para su deleite mientras sentía un pequeño hormigueo en la mano derecha; segundos después un grimoire, mi grimoire apareció en esta abriendo sus páginas negrizcas intentando mostrarme nuevos hechizos. Muchos ya los había visto, si, en la batalla contra shadow, este poder no es mío.

Solté un suspiro mientras me separaba por completo, observando el desastre que había ocasionado en lugar tan sagrado como la biblioteca. Cerré el grimoire y con varias ideas en la cabeza miré fijamente a la chica, nombre el cual no sabía, pero que sin embargo intenté inundar con la esencia de lilith para que descansase en un sueño lujurioso y así pudiese recuperar sus energías. –Disculpa por favor mis acciones… pero habían menos posibilidades de que sobrevivieses si simplemente no tomaba tu energía. Dime, ¿Cuál es tu nombre?- Caminé en círculos durante unos segundos intentando no pisar los libros que se encontraban tirados de forma muy desordenada en el suelo, solo para preguntar antes de relamer mis labios –Oh, ¿disfrutaste el beso?- Una pequeña risa burlesca salió de entre mis labios.

Decidí retomar la seriedad y pensar en cómo responder al escrito, pues ni yo estaba del todo seguro de mis conocimientos. Sin embargo, no conocía nada de esta dimensión, tampoco tenía donde alojar, ¿Qué tan peligroso sería? Con un mal sabor en boca decidí mentir un poco más, pero aun así ayudar a descubrir el enigma de esas palabras, después de todo mi conocimiento vago no es, sin mencionar que también poseo los recuerdos de Shadow, que sin duda, poseía más conocimiento que yo. –Tal vez sea algo egoísta, mencionando que acabas de brindarme una gran cantidad de energía, pero…  ¿Sería posible que usted me consiguiera un lugar donde poder dormir?, sería adecuado estar cerca de usted, pues no confío en nada más ahora mismo y necesito urgente información de donde me encuentro.-  Tomé con delicadeza la mano de la chica para luego arrodillarme con claros deseos de pedirle matrimonio, sin embargo, solo le ofrecí mis servicios, como un fiel sirviente a su merced, para atacar y defender, que además, sabe cocinar y… juguetear (¿); haciendo uso de una consola y videojuegos, por supuesto.

Aclaraciones:
Debido a la esencia de lilith y tu falta de energía deberías caer dormida y tener un placentero sueño, sin embargo, como no estoy en derecho de manipular, dejaré que tu decidas que ocurrirá con tu falta de energía y si la esencia te afectará o no.

Si no te interesa mucho el humor, salta las partes incoherentes y toma como palabras del pj el momento en el que ofrece sus servicios.

Saludos y perdona la demora T_T
avatar

Dromes :
37167
Reputación :
1
Mensajes :
26

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dulce pesadilla en flor marchita. [Priv. Ayiw Kryomi]

Mensaje por Ayiw Kryomi el Dom Jul 30, 2017 9:51 pm

- No era su primer beso, claro que no. No era el primer desconocido al que se ofrecía para ayudar, aún a costa de su seguridad. No era la primera vez que se sentía tan al filo de la consciencia, si es que no era de la vida misma. Pero sí era la primera vez que sentía aquel dulzón tan... apetitoso.

Su cuerpo quedo como una masa entre sus brazos, en lo que atinó, entre tantas cosas, a abrir los ojos. A penas y logró distinguirlo; sus ojos brillaban y él le sonrió, a lo que cerró los ojos frunciendo ligeramente el ceño. Se sentía que el mundo giraba alrededor, consigo como eje; y no tenía energías como para notar si era mejor abrir los ojos o no. Él se apartó, a lo que, aún en el suelo, apoyó ambas manos en el suelo, con rostro bajo, haciendo un esfuerzo inmenso a por no desplomarse en el suelo. Los codos le temblaban, temía en cualquier momento irse de buces al suelo. - ... Mgh... - soltó alzando con cuidado el mentón, escuchándolo moverse a su alrededor... ¿estaba dando vueltas o era su propia perspectiva que aludía a más ilusiones para aumentar su malestar? Logró enfocarlo, al escuchar que hablaba, lo que ayudó considerablemente a su mareo.

¿Se disculpaba... por qué? Parpadeó. No podía ordenar a su lengua para que pronuncie siquiera su nombre. Suspiró suavemente, intentando colocarse de pie; con dificultad máxima logró quedar sostenida con sus dos piernas, pero dudaba que pudiese mantenerse erguida. - Solo... daré mi nombre... si otorga el suyo primero... - murmuró. Ese... ese... señor le había dejado sin una gota de energía... podía sentir, incluso a ella en su interior quejándose por la falta de energía.-

... - sus mejillas se le caloraron, no supo si llegó a sonrojarse ante la debilidad de su cuerpo; más no existía la opción de mentir. - Más delo que debería... - susurró con respiración dificultada. Un aroma particular llegó a su naricita. Frunció el ceño e inhaló con consciencia.- ... oye... - intentó decirle algo, decirle que percibía la amargura de su mentira, que podía oler su intención de ocultar la verdad. - ... o cielos, evítalo... - balbuceó cuando lo vio frente a sí, sosteniéndole la mano. - ... incorpórate... - dijo aún así, apoyando su mano libre en el hombro de él... no podría mantenerse en pié. - 

... no tengo problema en... dar alojo e información... pero dime la verdad... me siento mal y la amargura de tu intención es tan fuerte que me descompone aún más. - se quejó y para evitar caerle encima en toda la regla, acabó sentada en la rodilla de él. - ... te... daré lo que sea... pero deberás llevarme a casa... - masculló ladeándose peligrosamente, terminando por aferrarse a los cabellos ahora rubios del joven para no caer hacia el costado. - ... tomaste casi toda mi energía.- jaló de donde estaba sujeta, para incorporarse, mirándolo a los ojos, con una determinación teñida de cansancio. - ¿Sabe...? A... partir de ahora, será una negociación. No pienso... seguir dando tanto a cambio ¿de qué...? 

- Sonrió de medio lado, de labios pálidos por su malestar... esperaba que él respondiese, sin saber de dónde demonios sacaba fuerzas para no desmayar en el instante.-


Josh(?):
Oye, no te preocupes, ahí está la niña débil.
Más... No es la primera vez que la dejan así de débil, que
le quitan tanta energía, por lo que, dormirá... pero más despuecito(?)

Lo otro... me fascina el humor, le da un toque único 
a tu forma de redacción y... 

No te preocupes. Sonará muy Joshua de mi parte, 
pero con saber que sigues con vida, me conformo.
Y que no has abandonado nuestro rol(?)

Por lo demás, no hay problema.

Gracias por la paciencia y un cariño.


Última edición por Ayiw Kryomi el Dom Jul 30, 2017 10:04 pm, editado 1 vez (Razón : Formato)


"Como cuando ves algo que te hace feliz. 

Verdaderamente feliz."

Улыбается девушка:


- Actúo - 
... Hablo... 
"Pienso"

~Music's time~:
~Gracias Crash c:~
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
179720
Reputación :
9
Mensajes :
648

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dulce pesadilla en flor marchita. [Priv. Ayiw Kryomi]

Mensaje por Joshua Black el Lun Jul 31, 2017 11:57 am

El hecho de haber preguntado mi nombre me dejó con un complejo dilema… “Me haces entrar en depresión, idiota. me cortaría las venas si no se regenerasen(¿)” quise haber dicho en ese momento, sin embargo, ni una sola palabra logró salir de mis labios, pues realmente… ni siquiera yo era capaz de comprender que o quien era. La esencia de un hombre como un vil parasito en el cuerpo físico de un demonio condenado a vivir aferrado a una existencia insignificante y débil como la mía, como si fuese nada más un perro encadenado a la fuerza y utilizado de forma egoísta para cumplir los deseos de su amo. Por esa razón, decidí esperar antes de dar mi nombre.

Al haber estado tan centrado en mis propios pensamientos no me había percatado de lo débil que estaba la chica. Observé como su pequeña naricita se movía olisqueando el aire, era única sin duda, capaz de oler mi desagradable olor, creí ser el único capaz de sentir ese fuerte aroma a azufre y sangre(¿). No comprendía la razón de su olisqueo, pero me temía lo peor, pues su ceño se frunció mostrando cierto desagrado.

Al venir del bajo mundo y después de literalmente haber estado viviendo con prostitutas el “te daré lo que sea” era imposible de no malinterpretar, por lo que accidentalmente una pequeña risilla se escapó de mis labios, solo para luego continuar con una un poco más animada en símbolo de obvia burla. -Discúlpame…- dije después de cesar la risa -Pero esa frase en el bajo mundo es muy mal vista, me causo gracia… también algo de nostalgia.-

Sentí el tirón de cabello que servía como apoyo a la chica, me limité a sonreír y esperar que ella terminase de hablar. -No suelo ofrecer ni pedir sin ser esto un cambio equivalente, Quid pro quo. Por lo que no debes preocuparte por el futuro, sin duda te recompensaré por tu ayuda.- Tomé a la chica entre mis brazos y me levanté del suelo para luego sonreírle. No conocía la ubicación del hogar de aquella chica, además, no estaba seguro de si ella aguantaría hasta nuestro destino. Debido a ello me vi obligado a evocar nuevamente a mi grimoire, haciéndolo levitar cerca de la chica -Oh…- Dije mientras pensaba en el poco conocimiento que tenía sobre la niebla oscura, no dudé en colocar a la chica en mi hombro como si de un saco de patatas se tratase, acercando por aire nuevamente el grimoire hacia ella. -No conozco del todo a la niebla, si te llevo como princesita existe la posibilidad de que te tome como ofrenda. - Dije con un tono de voz serio, aunque las palabras no lo fueran en absoluto. -Coloca tu mano sobre el grimorio y piensa en tu…. Nuestro, nuestro hogar. La niebla nos llevará hasta ese lugar, pero lamentablemente no puedo transportarnos a ambos sin que quedes hecha trocitos, por lo que será por tierr- cielo, me gusta más el cielo. Probablemente no seas capaz de ver algo a parte de mí, también te sentirás observada y seguramente escuches una voz ronca y desagradable maldiciéndote… sería bueno que no la tomases en cuenta.- Sonreí nuevamente para luego dirigirme a la salida de la biblioteca, una noche estrellada, hermosa sin duda. -Mi nombre… mi nombre es Joshua, Joshua Black. Aunque literalmente también soy Shadow, puedes llamarme por el nombre que más te acomode. -

Quid pro quo:
El significado de esas palabras es "Doy para recibir" o "Algo por algo"

Mi existencia corre peligro (?:
No sabia si adueñarme del tiempo interno del rol, pero me arriesgué y le dí uno, ya que no recuerdo haberlo mencionado anteriormente, espero no sea molestia.

También... paso a avisar que se me acaban las vacaciones, por lo tanto es seguro que pasaré muy poco por estos lados, sin embargo, estaré contestando a eso de una vez cada dos semanas o una vez al mes.
Perdona que te haga esperar tanto, pero ultimamente he estado muy ocupado y volveré a ocuparme aun más xD.

saludos.
avatar

Dromes :
37167
Reputación :
1
Mensajes :
26

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dulce pesadilla en flor marchita. [Priv. Ayiw Kryomi]

Mensaje por Ayiw Kryomi el Dom Ago 13, 2017 10:14 pm

- Solo quería ir a casa, comer un poco de chocolate y dormir hasta el fin del mundo; claro, éste se desataría cuando despertase, para cobrarle al rubio todo lo que sentiría que él le debía. La boca se le secó y saboreó la nada, en lo que... lo escuchó reír. El muy descarado se estaba burlando en su propia cara. - ¿Disculpa...? - al oírlo su indignación le fue gigante.- Permíteme aclararte algunas cosas... NO estás en el bajo mundo, y NO soy alguien de ese mundo. - siseó en lo que terminaba por apoyar la cabeza en el hombro del rubio.- Por lo que vete acostumbrando a que a las mujeres aquí, no se las trata como prostitutas... - ¿Acaso esta jovencita, media tontorrona y debilucha conocía sobre el bajo mundo...? Al parecer, sí. - Y tampoco permitiré que me trates así. - sí, se daría a respetar.

Al escucharlo decir aquello... de la equivalencia, negó con la cabeza.- No quiero una recompensa mediocre... Quiero un pago justo... - susurró antes de sentir que la alzaba. - Oh no... por favor, quiero volver al suelo. - balbuceó, se sentía horrible y si se mareaba otro poco, lo vomitaría. El mundo le dio una vuelta extra en lo que tenía las vistas del traste del rubio. - Nice... - quiso reír pero una arcada le entretuvo en lo que escuchaba la mitad de lo que él decía, entre los borrones de su mente.

No soportaría mucho más pero... no quería tocar esa cosa. Prefería quedarse tirada en el suelo y esperar a sentirse un poco mejor para guiarlo a pié, que... ¿algo la maldijese? y no supo cuánta cosa más. - No voy a tocar nada. Ninguna niebla me hará nada malo. Oscuridad y luz me adoran por igual... - Aún pese a ser "humana", había cosas fuera de lo común en ella; una de ellas era el hecho de poseer una conexión tanto con la luz como con la oscuridad. - No quiero seguir oliéndote el trasero... - movió con torpeza para darle una y otra y otra y otra vez con el puñito cerrado en una de las nalgas. - ... será a pié. - sentenció, notando que la vista se le nublaba.

O estaba por estirar la pata, o la sangre se le estaba yendo al cerebro. - ¿Aunque sea podemos cambiar de pose...? Mi cabeza... - de tener más fuerza... le habría hecho un berrinche de aquellos. Pero no podía hacer otra cosa que taladrarlo usando el único músculo que parecía tener fuerzas aún, pocas, pero fuerza al fin y al cabo: su lengüita.- 

No me vuelvas a asustar:
Oye, tranqui. Mis vacas igual acabaron la semana pasada, comienza período complicado, pero aún no tanto. Te espero con las respuestas, tú tranquilo. Y si no respondes... tranqui también, podré averiguar tu nombre y hacerte vudú virtual(?) Cuídate y espero tener noticias tuyas ;D


"Como cuando ves algo que te hace feliz. 

Verdaderamente feliz."

Улыбается девушка:


- Actúo - 
... Hablo... 
"Pienso"

~Music's time~:
~Gracias Crash c:~
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
179720
Reputación :
9
Mensajes :
648

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dulce pesadilla en flor marchita. [Priv. Ayiw Kryomi]

Mensaje por Joshua Black el Lun Oct 16, 2017 6:15 pm

Simplemente suspiré, no estaba nada contento de la actitud que tenía la pequeña chica, pero bueno… después de todo era mi culpa. La dejé caer al suelo sin piedad, para luego ponerme en cuclillas y observar su fino rostro sin culpa alguna. La chica estaba cansada, se podría decir que pronto moriría, si no fuese porque no es una chica normal… al extraer esa cantidad de energía, ella debería estar muerta.

Le sonreí de forma calma y la tomé entre mis brazos como una princesa. –Sin duda eres molesta, creí que hablarías menos... Pero tienes tu carácter, eso me gusta. Puedes estar tranquila, te llevaré sana y salva, a tu nuevo hogar.-
Caminé durante horas, sin hacer caso a la chica, bajo las estrellas de una ciudad desconocida, un país desconocido, una dimensión totalmente diferente a la mía… Hasta ahora, había estado tranquilo, sin embargo, todavía no lograba acostumbrarme al hecho de estar dentro del cuerpo de otro ser. Sentía dolor en cada rincón de mi cuerpo, tenía una jaqueca terrible, y no lograba pensar con claridad, pero ahí estaba, de pie en frente de nuestro nuevo hogar.
Sonreí, esta vez de forma burlesca hacia mí mismo, para luego dejar caer un par de cartones en el suelo y sobre ellos a la chica que seguro “Moría” por un poco de descanso. La parte baja de un gran puente era nuestro nuevo hogar, o al menos el mejor que había logrado encontrar… Con tantas cosas extrañas y fuera de mi conocimiento en este lugar, la verdad es que estaba demasiado preocupado como para conseguir algo más tibio y cómodo.

Era consciente de que la chica nombre el cual aún no conocía estaría molesta al despertar. “Mira que hacer dormir a una dama en la intemperie” Como esas, fueron las cosas en las que pensé mientras me acurrucaba en el frío suelo junto a la chica, intentando inocentemente brindar de mi calor corporal.
Era una noche… larga y filosófica para mi persona… Cualquier otro chico habría caído en una severa locura, era una verdadera suerte que ya estuviese loco de antemano -“Todas las puertas deben ser abiertas por dentro y cerradas por fuera al salir…”- ¿Desdoblamiento?, ¿mente inconsciente?, ¿conocimiento?, ¿mi cuerpo?, ¿mi ser? No tenía claro el verdadero significado de esas palabras, pues interpretaciones habían muchas, pero respuestas una sola. Tal vez… solo tal vez, intentar un poco de meditación, sí, pero en circunstancias más… cómodas podría ser mejor.

-¿Eres un idiota?- ¿Qué era eso?, ¿otra vez?, mis labios moviéndose lenta y suavemente a escasos centímetros de la nuca de la chica, recostado y… ¿confundido? No, esto ya lo conocía, yo no moví los labios. -¿Realmente te aliarás con un ser asqueroso como este? Solo piénsalo… fuiste capaz de tomar el control de mí, ¡Sellarme en mi propio cuerpo! ¿Qué tan poderosos podríamos llegar a ser juntos?, un demonio y un caza demonios, un exorcista, hijo de Jones Black, amante de Lilith, ¡Viajero entre dimensiones! Si deniegas el trato, serás constantemente acosado por mí, al más mínimo descuido… tu esencia será despojada de mi cuerpo, ¿lo entiendes?- Estaba… si bien no asustado, bastante preocupado por la gente que estuviese cerca, y más por la chica que a mi lado se encontraba –Supondré que deberé olvidarme de dormir, por hoy… por siempre...- Leve suspiro solté antes de cerrar los ojos, con el corazón en calma y cada sentido alerta.
avatar

Dromes :
37167
Reputación :
1
Mensajes :
26

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dulce pesadilla en flor marchita. [Priv. Ayiw Kryomi]

Mensaje por Ayiw Kryomi el Lun Oct 23, 2017 9:34 pm

- Quería volver al suelo, quería volver al suelo y... quería volver al suelo, pues la sensación del mareo se veía 10 veces aumentada colgando del hombro del rubio, mientras sentía que avanzaba. Y de la nada, el aire la abrazó antes de sentir el suelo recibiéndola de brazos abiertos. - Ngh... - tenía un golpe en la mejilla, le dolía tanto que... tendría el rostro negro durante 15 días más. Le dolía el hombro y la cadera. Y no podía moverse del suelo. Jadeó y se acomodó, pensando que la dejaría allí a merced de la noche y de quien se cruzace por allí, cuando... la volvió a cargar. Era el mismo aroma de antes, solo que esa vez, sus brazos la acogieron de forma diferente, llegando incluso al punto de parecerle cómodo. Lo suficiente para acurrucarse un poco y dormitar mientras lo sentía avanzar.

Aún a pesar del dolor, podía percibir cómo daba cada paso, como el terreno cambiaba de forma y cómo el ambiente se tronaba en un ligera humedad típica de donde reside un cuerpo de agua. Podía percibir su entorno, sin dejar de reposar aún más funciones vitales de las que reponía al dormir, por dominar la técnica de la meditación. El calor corporal que la sostenía, la dejó en algún lugar frío y duro, a lo que debió centrarse para no permitir que el estado se rompiese por las perturbaciones físicas. Continuó concentrada en pedir ayuda a que todo ente que la rodeaba, pudiese brindarle ayuda... podría pagar por los servicios más adelante, cuando repusiese algo de poder mágico.



Ahora, bien... debía meditar, debía recordar, debía procurar encontrarle la lógica al asunto con aquel rubio pervertido. Qué podía llegar a ser lo que sucedía, dependería en cómo terminaría el asunto. Recordó libros sobre magia blanca, magia negra, magia pura y la modificada, libros sobre posesiones, sobre demonios, sobre ángeles, libros sobre bien y mal, tinieblas y luz. Pero nada podía llegar a encajar en lo que parecía sucederle al rubio, quizá si ella... -

¡...! - resolló, abriendo los ojos, al sentir aquella voz de ultratumba hablándole de tan cerca. Su cuerpo aún no reaccionaba, estando en la típica parálisis del sueño, que déjenme decirles, sucede muy a menudo cuando se asusta a alguien quien está meditando.- ... - su respiración agitada, demostraba que aún no estaba lista para despertar, necesitaba dormir más, pero... en una cama cómoda y calientita. - ... quí... tate... - balbuceó, en lo que a duras penas se movía por el suelo... buscando... sí... necesitaba algo... algo que estuviese "vivo" o que se estuviese "moviendo"... necesitaba energías de forma urgente. - Brish.... ayúdame... - murmuró inclinando la cabeza un momento.

Tan solo un segundo de quietud y silencio y nuevamente avanzó hacia... el cuerpo de agua más cercano, era un pequeño arroyo que corría por ahí. -
Solo... un poco más... - murmuró una voz... realmente diferente a la de la jovencilla. Terminó por hundir ambas manos en el agua helada aún hasta el codo.- Agua que corre en las brisas del causal, murmullos en burbujas que adornan el canto del zorzal... agréguese la energía en su forma más útil a este cuerpo que perece, que su capullo no sea el que marchita, si no el que florece... - recitó y lentamente... desde la orilla opuesta... el correr se comenzó a congelar.

Lentamente... gota a gota, molécula a molécula, fue quitando toda la energía que encontró en el correr el río, para comenzar a sentir que podía respirar con normalidad, que el corazón dejaba de dolerle al palpitar... que podía mantener los ojos abiertos sin sentir que le explotaban los globos oculares... comenzaba a tomar prestada la energía, gracias a aquellas pequeñas señoritas, que solo sus ojos podían ver sobrevolando la escasa anchura del río y a ella misma, acusando de mestizo y de sucio al rubio a su espalda. - No lo toquen... pequeñas... no sé qué es ni lo que pueda llegar a hacerles... - murmuró de nuevo Ayiw, alzando una mano para recibir a una pequeña hada, que con sus ojos completamente negros le sonrió con dientes aserrados en una simpatía tétrica que solo los ojos grises podían notar. -

Ya casi... acabo...
- murmuró al joven de atrás sobre el hombro, mientras aquel hielo ascendía incluso por el césped que adornaba la otra orilla. Esperaba poder llegar hasta su departamento.- ¿Dónde... me trajiste...? - le preguntó cuando se pudo sentar por sí sola en el suelo, notando que no conocía ese lugar.-



"Como cuando ves algo que te hace feliz. 

Verdaderamente feliz."

Улыбается девушка:


- Actúo - 
... Hablo... 
"Pienso"

~Music's time~:
~Gracias Crash c:~
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
179720
Reputación :
9
Mensajes :
648

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dulce pesadilla en flor marchita. [Priv. Ayiw Kryomi]

Mensaje por Joshua Black el Sáb Nov 18, 2017 5:24 pm

Comenzaba a sentirme cansado, realmente atolondrado e inclusive algo confundido, ¿la joven chica desgastada se acababa de levantar? Quedé bastante sorprendido por la actual escena frente a mí. Llegué a sentirme inclusive extasiado por el brillo del congelado césped ante la igual de fría luz de luna. Segundos o minutos después, la chica parecía prácticamente renovada, al igual que… demente. Sentía un tipo de presencia, sin embargo, no podría decir de que tipo, ni mucho menos saber si era capaz de interactuar con ello tal como parecía estar haciendo la joven, al hablarle al aire aparentemente refiriéndose a mí, como algo… desconocido y posiblemente peligroso. Si supiese, que soy considerado un verdadero encanto de dónde vengo.

Me puse de pie nuevamente, bostezando y mostrando una leve pero evidente expresión de molestia. -Creí que dormirías plácidamente en esta elegante cama, créeme, me tomó esfuerzo hacerla para ti. - Caminé lento, sereno pero seguro, pisando con total satisfacción el congelado césped bajo mí. -Disfruto de caminar en este momento. El césped siempre tan verde y lleno de vida, pero débil e inútil, es realmente hermoso pisotearlo al saber que estando en una vibración tan leve es incluso más débil e inútil.
¿No crees que es similar al ser humano?, siempre tan perezoso e inútil, incapaz de comprenderse siquiera a si mismo. No sabes cuantas veces, he visto el inmenso y oscuro vacío en los corazones humanos… sin un propósito, e intentando ligarse a la vida con una vaga superstición como puede ser la iglesia. Sin embargo, yo ahora mismo, al estar en el cuerpo de un ser de las tinieblas, no puedo negar la existencia de un dios como tal. Lo que realmente me parece asqueroso, es que la gente común se apoye en ello, provocando que su ignorancia florezca simplemente cada vez más y más. ¿No piensas igual?, ¿no crees que deberían hacer algo por darle su propia razón a todas esas supersticiones? No sirve de nada simplemente tener fé, cuando no estas realmente seguro. Pero si lo piensas, de lo único que no podemos dudar, es de que estamos dudando, por lo que simplemente todo nos lleva a un círculo vicioso en el que terminamos igual de vacíos y sin un verdadero propósito, sintiéndonos inútiles aun cuando somos grandes y poderosos. Se siente una desbordante hipocresía, al pronunciar estas palabras.
Eso amiga mía, es lo que he logrado deducir, entre la aceptación de mi actual encarcelamiento, porque realmente, dudo de quien es el que está encerrado… Si Shadow en su cuerpo o yo en su destino. –
Tomé a la chica nuevamente por el mentón, ignorando aquellas extrañas presencias y perturbando levemente su actual posición. La obligué a mirarme a los ojos, pues anhelaba ser comprendido, como cualquier otro “ser humano”. Acerqué mi rostro al de ella, dejando escasos centímetros entre uno y otro, con un aura que bien podría ser confundido con seducción, aun cuando simplemente se buscaba transmitir emoción. -Dime que ves en estos muertos ojos. Que no te engañe su brillo ni color, pues no todo lo que brilla es oro, ni todo lo claro es bueno. Luego de ello, podremos partir hacia un lugar lo suficientemente cómodo para que puedas descansar, de otra forma estoy dispuesto a ofrecer mis brazos para brindarte comodidad y calor, solo por esta noche. - "Destruye" "Asesina" "Liberate" Son frases que constantemente recibo en mi cabeza, me cuesta pensar con claridad debido a la gran intervención de Shadow en su propio cuerpo, sin embargo, me siento capaz de soportar esto y mucho más, pero, de todos modos cedí ante su sed de tormento... dejando caer sin piedad de entre mis labios palabras que podrían hacer pensar severamente sobre su propia vida a un ser humano común y sin suelo. ¿Será que podría llevar al suicidio a esta joven chica? Pero, ¿de qué sirve el suicidio cuando de todos modos podrías terminar incluso más vacío de lo que ya estás?. -Pareces muy alegre, muy fuerte... para ser una humana. Y yo, no tengo ni propósitos ni ánimos... pero lo que si tengo, es un cuerpo, material y maligno, el cual es capaz también, de formar un pacto. - Claras eran mis intenciones al pronunciar estas palabras, deseaba estar atado a alguien que pudiese enseñarme lo necesario. No podía arriesgarme a perder a esa chica, porque si bien es algo que destacaría muchisimo de donde vengo, no tengo ni la más mínima idea del nivel de conocimiento que posee según el nivel de esta extraña dimensión, pero como dicen, más vale pájaro en mano.

"¿Quien fue?":

"De lo único que no podemos dudar es de que estamos dudando."
"Pienso, luego existo"
-Descartes
avatar

Dromes :
37167
Reputación :
1
Mensajes :
26

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dulce pesadilla en flor marchita. [Priv. Ayiw Kryomi]

Mensaje por Ayiw Kryomi el Lun Nov 27, 2017 8:05 am

- Poco a poco... sentía que el dolor se alejaba, que lograba inhalar con profundidad: sus pulmones estaba funcionando al 100% de nuevo. La molestia en su hígado se difuminaba y... sintió mucha sed. Lo que indicaba que sus riñones volvían a funcionar. 


Él se colocaba de pié y ella le prestaba toda su atención. Quizá se había cruzado con él porque debía aprender que... ¿aprender qué...? "El cuerpo no soporta demasiado uso de la magia, se detienen mis funciones vitales cuando lo hago". Tendría que anotar eso...


Negó con la cabeza cuándo él habló sobre el césped. - Estás vivo por el césped... - se animó a decir, aclarando la garganta, en serio tenía sed, pero... de algo caliente y dulce. - ... - Solo lo observó en su monólogo. Se aguantó de bostezar dos veces. El pobre no entendía. Lo que planteaba, era como hacer que las hormigas no andasen en fila siguiendo feromonas para recoger alimentos, gobernados por una reina. Parpadeó con velocidad. - Tu... - intentó interrumpirlo una vez, procurando mostrarle su propio punto, pero... sería inútil. El mismo rubio era una hormiga caminando en círculos por culpa de una mano superior, ajena y desconocida que lo confundía en su propio hablar. Alzó las cejas al ser tomada de nuevo del mentón. Él estaba cerca y... antes la había besado. No quería repetir aquello, vaya que no. 


Más al observar sus ojos... sintió algo similar a la... ¿compasión...? Sentía dos toneladas de empatía cunado lograba ver a los ojos de alguien que sufre de alguna forma. Y el rubio estaba sufriendo. Se mordió el labio inferior, llegando a sentir la misma agonía que él. Tanto así que los ojos grises se le llenaron de lágrimas. - ... veo a alguien que necesita de una siesta; que necesita detenerse un momento y meditar, pero luego de descansar. - alzó con cuidado ambas manos para tocarle las mejillas en una caricia suave y cálida. - La mayores bondades  han provenido de seres "oscuros", "demoníacos" y "malos" ante la vista generalizada de los demás... - negó con la cabeza. sin dejar de observarlo fijamente. Sonrió con cuidado. - Me das algo de miedo, por los... comentarios pervertidos y que me llamaste... zorra del infierno de alguna forma. - meditó un poco frunciendo los labios, antes de negar con la cabeza. - Iremos a mi casa y ahí podremos descansar... - afirmó con suavidad.- ... Se puede hablar y caminar al mismo tiempo... - le aseguró, tirándolo suavemente de los brazos, para que le siga. Debía encontrar cómo llegar a su hogar... necesitaba descansar su mente y él... también. Sabía que lo podría hacer descansar con un hechizo simple, si bien no se creía invencible en la magia... no dudaba de sus habilidades. - Ven... vamos un poco más para que puedas descansar, prometo que podrás dormir tranquilo al menos 8 horas. - aseguró tranquila, comenzando a avanzar, tomada del brazo del rubio.-

Háblame de ese pacto... - miró alrededor, notando que no estaban tan lejos como de una punta a otra de la cuidad, pero tampoco sería un camino corto. A penas viese un taxi... o él había dicho que podría transportarlos. La simple idea de un viaje así, le descomponía. - Oye... ¿puedes llevarnos a mi casa ahora sí...? - confiaría en él para su transporte. Sonrió esperando.-


"Como cuando ves algo que te hace feliz. 

Verdaderamente feliz."

Улыбается девушка:


- Actúo - 
... Hablo... 
"Pienso"

~Music's time~:
~Gracias Crash c:~
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
179720
Reputación :
9
Mensajes :
648

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dulce pesadilla en flor marchita. [Priv. Ayiw Kryomi]

Mensaje por Joshua Black el Miér Ene 03, 2018 1:03 pm

-Vivo por mi fuerza, astucia y generosidad, no por una planta inútil que crece como plaga en cada rincón del planeta.– Dije riendo en obvia burla ante la situación.
Cuando me acerqué a ella para mostrar mi interior, terminé por hacer uso de mi derecha para cubrir el rostro de la joven ante aquella incomoda escena. No era grato para mi observar como una pequeña niña lloriqueaba de esa manera. Provocaba… un extraño sentimiento ¿Quizás dolor?, ¿Quizás placer?
Me dejé acariciar por mera cortesía, pues aquello no provocaba absolutamente nada a mi ser, era una compasión descarada por parte de la chica, simplemente con comprender, era suficiente.  Le di la espalda luego de escuchar sus palabras, no parecía tener malas intenciones, sin embargo, era realmente riesgoso. -Dormir… Es imposible para mí, a menos que te deleite ver la sangre inocente desparramada por doquier. No puedo controlarlo a voluntad, él puede salir cuando desee, o intentarlo al menos, pero sin estar consciente me es imposible retenerlo en su propio cuerpo.-
Rodeado de niebla oscura tomé a la chica entre mis brazos, de forma suave y rápida, como si la hubiese levantado el mismo viento. Mi expresión mostraba cansancio, estaba bastante agotado, aun habiendo absorbido la energía de la chica, seguía en inestabilidad vibratoria debido al cambio de dimensión. Mi cuerpo era demoníaco, pero mi consciencia seguía siendo humana. -Es simple… Tú me brindas fracciones de energía de forma diaria, me das un lugar donde estar y alimento para mantenerme. A cambio, yo te brindo protección y prometo fidelidad, prestándote mi poder cuando sea necesario. Ya sabes, como una mascota, solo que esta vez tu llevarás el collar.- Dichas estas palabras conjuré al grimoire, cubriéndonos lentamente de una espesa niebla oscura, que poco a poco aumentaba su velocidad, girando sin descanso alrededor de nosotros. -Piensa en tu hogar- Dije mientras el grimoire descendía hasta la altura de la chica, esperando que esta posase su mano sobre él. -Malvado o no, me has salvado. He de agradecerte de alguna forma, por esa razón te honro con mi presencia, ofreciéndote el privilegio de estar conmigo por la eternidad.- Sonreí por mero gusto, luego de mucho tiempo de siquiera haber pensado en ello.

Disculpa la demora:
llamallanto
avatar

Dromes :
37167
Reputación :
1
Mensajes :
26

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dulce pesadilla en flor marchita. [Priv. Ayiw Kryomi]

Mensaje por Ayiw Kryomi el Vie Ene 05, 2018 3:31 pm

... - solo sonrió a sus palabras. Definitivamente... tendrían que esperar a estar descansada para poder explicarle mejor el flujo universal. O... quizá no sería necesario explicárselo. Pensaría en ello mientras dormía.- 

Oye, lo digo en serio... - dijo con calma.- ... puedo darte un par de horas de sueño tranquilo. - confesó frotándose los ojos. Aun tenía algo de sueño... o quizá era el contagiado del rubio.- En verdad puedo ayudarte con eso... yo... tengo a alguien con quien comparto este cuerpo. - le confesó sonriendo, antes de bajar un momento la mirada.- ... alguien la vio dentro de mi, dormida... aletargada quién sabe por cuánto tiempo y... la despertó... así como así. - Quedó seria un segundo antes de volver a sonreír.- Nada ha sido igual desde aquel entonces... - habló con serenidad, viéndolo de reojo.- ... hay esperanzas para este tipo de situaciones. Solo debes elegir la puerta por la cual salir... encontrar a alguien que la abra por fuera, y dejar cerrado el pestillo, para evitar que nada que no quieras salga... - sin notarlo, las palabras de su boca eran similares a las del libro, evidenciando que lo que el libro decía, solo se completaba y complementaba con lo que podría explicarle la castaña. 

Llegó a marearse de tan rápido que la movieron, terminando por aferrarse a su cuello. Le miró de cerca... se veía tan cansado... que tuvo miedo de caer... no sería el primer porrazo de la noche, pero no quería otro. Ya tenía suficientes machucones en todo el cuerpo. Frunció el ceño, agarrándose con firmeza.- No me dejes caer.- Dijo realmente seria, antes de escuchar aquel extraño... pacto. No tenía problema en darle comida y techo, con ligeras reglas que siempre se debían guardar estando en su hogar. Incluso, no tenía problema en darle de su propia energía, pero... - ... de acuerdo, pero yo no llevaré el collar. - Sonrió amplia, dulce y segura. Ese chico no tenía idea de con quién estaba liándose en ese instante. 

Notó aquel objeto... que se prometía investigar en el futuro. Dudó antes de posar la mano sobre la superficie de aquella cosa. Volteó a verlo cuando siguió hablando, alzando las cejas al notar un gesto sincero de su parte. - Oye... - sus ojitos parecieron brillar.- ... te sienta muy bien la sinceridad. - dijo sonriente, antes de imaginar el lugar donde era su casa... lo único que atinó fue... pensar en el baño. 

A saber qué pasaba en el trasfondo de aquello, la niebla y su particular aroma terminaron por descomponerla de todas formas. Cerró los ojos, escondiéndose en el hombro de aquel loco, antes de... sacar la mano al sentir un calor extraño en la palma de la mano. 

Vaya, había sido menos de lo que había imaginado. Se apartó con cuidado... terminando de pié en la tapa de la taza del inodoro. Era enorme aquel baño. - Vaya, no estuvo mal... - le sonrió y bajó del trono(?) para abrir la puerta, sin salir aún al pasillito. Alzó la diestra y cerró los ojos.- ... estamos en casa... - una pequeña salamandra apareció cerca de su mano. Era colo intenso naranja y sus diminutos ojos escrutaban cosas que ni él ni ella podían distinguir jamás desde la ceguera. - ... Tiffy... - abrió los ojos cuando la salamandrita se frotó contra su palma, escalando luego el brazo para llegar a su rostro, donde se frotó con las fuerza.- Despacio, peque... hay visitas... - dijo girando a ver al... nuevo inquilino.- Él se llama Joshua... él... vivirá a partir de hoy. - le contó al bichito que volteó a ver al chico... para negar con la cabeza.- ¿cómo que no...? - rió mientras acariciaba su lomo, saliendo finalmente al pasillo. El lugar estaba repleto de pequeñas criaturas que recibían con calidez a la castaña, pero que... miraban con temor e incluso con recelo a contrario.- Ven... por aquí... - se acercó a la cocina de inmediato. La cabeza comenzaba a darle vueltas y necesitaba... ¿Qué... era eso...? ¿El suelo? 


Su cuerpo calló en seco al suelo. Al parecer, el efecto del viaje, le había caído tarde. - ... ¿por qué... me siento tan mal...? - murmuró logrando sentarse en el suelo, apoyada en el marco de la puerta del living. Se frotó los ojos y lo miró con la cabeza ladeada por el descontrol que había alrededor.- ... necesito comer algo antes de dormir. Si no... amanezco muerta.- era, en ese sentido, muy fácil hacer que su corazón dejase de latir. - Luego... - suspiró cerrando los ojos un momento.- ... podremos dormir... - sonrió con ganas, la sola idea la hacía feliz.- Puedes tomar un baño, puedes comer lo que quieras, pero siempre déjame una porción por favor... - le pidió intentando ponerse de pié. Necesitaba comer algo... potente. - 

Sunrise...
- la llamó y una chispa... solo una chispa apareció frente a los ojos de ambos. Ayiw sonrió, la pequeña era demasiado tímida para mostrar su forma hemihumana, por lo que se limitaba a ser un punto de brillo constante.- ... pequeña, tráeme la bolsa... - pensó un poco.- ... la bolsa color verde, de seda fría.- recordó y esperó. - Ten cuidado con lo que tocas, la mayoría de los rincones y pasillos tienen "habitantes"... Las alacenas tienes "vecinos" y llegan nuevos a cada día.- comentó al rubio mientras esperaba su paquete.-


Última edición por Ayiw Kryomi el Vie Ene 05, 2018 3:35 pm, editado 1 vez (Razón : Formato cochino 7.7)


"Como cuando ves algo que te hace feliz. 

Verdaderamente feliz."

Улыбается девушка:


- Actúo - 
... Hablo... 
"Pienso"

~Music's time~:
~Gracias Crash c:~
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
179720
Reputación :
9
Mensajes :
648

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dulce pesadilla en flor marchita. [Priv. Ayiw Kryomi]

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.