FELIZ CUMPLEAÑOS
Hace 6 años se creó esta comunidad con la intención de unir a los roleros y crear una familia. Hoy me es grato decir que se ha cumplido desde el inicio. Bienvenidos a Éadrom, bienvenidos a Takemori.

Muchísimas gracias a todos nuestros usuarios. Este es un triunfo que compartimos no solo con los registrados actuales, si no también con aquellos que se fueron.
Muchas gracias!
6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
» Mad Members!! || Priv. Miembros de Laboratorio
Hoy a las 3:32 pm por Surya Candra

» ¿Una loba y una paloma? [Priv. Haruka]
Hoy a las 2:14 pm por Haruka Musume

» Criaturas sombrías: Viktor Frankenstein.
Hoy a las 1:42 pm por Viktor Frankenstein

» TIENDA DE ITR
Hoy a las 10:29 am por Alice Sadao R.

» Cambios de botón
Hoy a las 8:20 am por Invitado

» CAMBIO DE NICK
Hoy a las 6:49 am por Airi Ebani

» Reserva de físicos
Hoy a las 2:55 am por Solrac LeMay

» LIBRO DE FIRMAS
Hoy a las 2:23 am por Solrac LeMay

» Blue Caos (Rol +18 Inauguramos!) [Afiliación Élite]
Hoy a las 2:11 am por Invitado

» What's the problem? [Priv. Megan]
Hoy a las 2:03 am por Altruismo

¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


¿Yo? ¿Amistosa? Ni de chiste. [Priv. Kay B. Morgenstern]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado ¿Yo? ¿Amistosa? Ni de chiste. [Priv. Kay B. Morgenstern]

Mensaje por Deseo el Sáb Mayo 20, 2017 12:25 pm

Era un día como cualquier otro, Kurumi estaba vigilando desde lo alto del edificio totalmente sola, sabía que Haruka paseaba muy a menudo - A fin de cuentas Kurumi tenía la misma costumbre - había mucho silencio y las cosas estaban muy aburridas, cosa que le inquietaba mucho a ella.

- ¡Bah! Pierdo mi tiempo, esa niña escurridiza... De seguro esta detrás de las puertas “seguras” de ese odioso Instituto... - Decía mientras se recostaba en el suelo y miraba hacia el cielo con un gesto demasiado de desprecio.

No esperaba a nadie que interrumpiera su vigilancia o como mejor se veía era un poco de pereza en un día caluroso de verano, ella miraba atenta el cielo esperando que algo interesante o nuevo ocurriera allí pero el sol de siempre seguía igual, las nubes no tenía nada nuevo, el cielo era muy aburrido a su parecer. Todo mundo era igual, come lo mismo, bebe lo mismo, piensan igual, mentalidad unida, los únicos diferentes y entretenidos en todo el mundo era Zeldris y el resto, siempre se echaba unas risas con ellos - En especial con Amor, ama molestarle a cada segundo -.
Al aburrirse de lo que veía ella tan solo se levanto de el suelo lleno de roquillas molestas y soltando un suspiro profundo y algo ahogado se dispuso a saltar a una barra de hierro sobresaliente de la construcción totalmente destruida, su peso no era el más grande así que la barra tan solo se inclino un poco.

- No importa que no sea Haruka, alguien, el que sea, aparezca y dele un poco de emoción a este estúpido mundo - Dijo Kurumi testaruda con los brazos cruzados y su cola moviendose dando coletazos haciendo notar a cualquiera que estaba furiosa e irritada, era algo que a algunos de los 10 mandamientos les daba miedo verla de esa manera.

Unas rocas sonaron detrás de ella, sus orejas se movieron un poco hacia atrás y ella procedió a girar la cabeza mirando de reojo, era la barra que poco a poco salía de su lugar, ella antes de poder reaccionar y saltar hacia un lugar seguro cayó junto con la barra desde una altura totalmente alarmante para cualquiera, se haría un daño muy valeroso si caía en el montón de escombros con barras y filos que podrían matar a cualquiera, pero bueno Kurumi no era cualquiera así que tan pronto como pudo se dio la vuelta mientras caía y logró sujetarse con fuerza de una parte de suelo apunto de caer, ella intentado subir hacia su mejor esfuerzo con su fortaleza muscular pero como era de esperarse su pie quedo atrapado entre una abertura de dos barrotes de acero.

- Genial,  y no hay fuego cerca para poder hacer algo en esta situación... - Dijo con un notable tono de furia ardiente e irritabilidad - “Será muy vergonzoso lo que voy a hacer...” Pensó.

Ella mientras se soltaba de aquel pedazo cayó directamente hacia la nada viendo los escombros con la pierna atrapada, cosa que ella debería agradecer ya que le sostenía boca abajo pero todo tiene su lado malo, aquellos barrotes le hacían daño en la pierna, un poco de sangre empezaba a salir, no era bueno.

- ¿Hay alguien por ahí? ¡Ayuda! - Decía mientras aguantaba el dolor de su pierna, debemos admitir que Kurumi es muy fuerte para este tipo de cosas. - ¡Hablo enserio! ¡Necesito ayuda! ¡Ordeno que alguien me ayude a salir de aquí! - Decía mientras forcejeaba y movía sus brazos, algo muy cómico para una situación tan fea.


Última edición por Deseo el Dom Mayo 21, 2017 12:31 pm, editado 1 vez



                   ○ [Kurumi Kyoko] ahora es [Deseo]             
avatar

Dromes :
13601
Reputación :
0
Mensajes :
20

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Yo? ¿Amistosa? Ni de chiste. [Priv. Kay B. Morgenstern]

Mensaje por Kay B. Morgenstern el Dom Mayo 21, 2017 8:57 am

Era viernes por la tarde, último día del colegio, Kay se encontraba en las puertas del colegio. Esperando a su hermana, que saliera de clases, para recogerla y emprender el viaje a casa, como acostumbra a hacer.

Se encontraba parado junto a su auto, un coche común y corriente, el de un trabajador de la clase media. Vestido como siempre que iba al trabajo, una chaqueta común, de color negro una palera gris y un pantalón del mismo color de la primera prenda mencionada, sus lentes transparentes tapaban un poco los ojos azules del rubio. Que mientras esperaba, se encontraba comiendo un emparedado de atún.

En ese momento se le acercó un gato, quien había ayudado hace un tiempo, cuando estaba en el instituto, de unos compañeros que quisieron hacer una broma de mal gusto al animal. Entre los animales, los gatos podían ser de los más complicados en entablar conversación. Si Kay tenía la capacidad, que heredó de su madre, para hablar con los animales.

-Hola, tiempo sin verte por aquí- comento el felino, de color blanco, con una mancha negra en su ojo, por lo que el rubio lo había llamado pirata.

-Tiempo sin verte viejo amigo- comento tranquilo el rubio al animal.

-Sí, la verdad, pero bueno uno va de aquí para allá, casando. Aunque hoy ha sido un día duro y no he atrapado ningún animal, aunque parece que en el edificio antiguo, pasan cosas raras.- comento el felino con son de misterio.

-¿cosas raras? Cuéntame- indago el joven movido por la curiosidad.

-Te contaría… pero estoy muy cansado y no he comido nada…- dijo el felino, con un tono tranquilo lamiéndose la pata delantera.

El descendiente de los ángeles suspiro –Esta bien, si me cuentas te daré mi emparedado- Comento viendo la verdadera intención del animal.

-Hay una especie de humana en apuros, creo que necesita ayuda, está en los pisos elevados, pero no te llevare ahí. No es de mi incumbencia-

Escuchando estas palabras, Kay quien tenía un instinto protector elevado, soltó lo que estaba comiendo, hacia el suelo y salió disparado como un rayo hacia el sitio en cuestión, tratando de llegar lo antes posible.

El lugar era algo tétrico para los ojos del joven, la construcción estaba mala y los pisos parecían que podían venir abajo, en un momento a otro pisando con cuidado, pero a la vez velos comenzó a subir, tratando de llegar al sitio en el menor tiempo posible.

Mirando tratando de encontrar de que se trataba “Parece que pirata, me embauco de nuevo” pues entendida, que los gatos eran criaturas que les gustaba engañar para conseguir las cosas que querían.

Pero cuando se estaba por retirar, escucho la voz de una joven, la verdad parecía estar en problemas, pues el primero fue un grito de ayuda, mientras que luego este cambio a una especie de orden. Parecía que sus prioridades estaban cambiadas. Pero al alemán no le molesto, guiándose por  la voz de lo que parecía ser una joven, llego hasta el lugar en cuestión.

La situación parecía bastante complicada, la chica se encontraba atorada, parece que unos escombros habían caído sobre la pierna de la misma, pero ella era un poco diferente, ya que poseía dos enormes orejas, similares a las de un zorro. Una joven muy hermosa, con cabello de color gris tirando a negro. Rasgos finos y ojos del color dorados, más que la miel o un la cerveza, que se mostraban preocupados, a pesar de las palabras duras que salían de su boca. Pero no eran momentos para admirar a aquella joven, Kay sabía que estaba en problemas y necesitaba ayuda urgente.

-Tranquila, estoy para ayudarte- comento con calma el rubio. Mientras se acercaba a ella con cuidado. Al ver su pierna atrapada, suspiro, para luego comenzar a mover los escombros con cuidado hasta llegar a la viga que estaba presionando la pierna.

-¿Crees poder sacar la pierna, cuando levante la viga?- comento, mientras apoyaba las manos en los escombros, para utilizar toda su fuerza, era pesada y sus capacidades físicas, no eran muy diferentes a la de los humanos, pero aun así logro sostener el bloque por el tiempo suficiente, para que la joven tratara de saca su extremidad de aquel lugar.
avatar

Dromes :
14390
Reputación :
5
Mensajes :
34

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Yo? ¿Amistosa? Ni de chiste. [Priv. Kay B. Morgenstern]

Mensaje por Deseo el Dom Mayo 21, 2017 12:58 pm

Su pierna le dolía más, empezaba a escurrir un poco de sangre y eso no era una señal buena para ningún ser que pise la tierra u otro planeta. Ella logró escuchar la voz de un joven, de inmediato empezó a mover inquieta su cabeza para lograr ver quien era.

- ¡Aquí estoy! - Dijo mientras lograba ver la silueta del joven, era alto se notaba.

Unos segundos después al fin pudo ver como era, alto, rubio y ojos azules, parecía que era universitario ya que su abrigo poseía las coderas típicas de un universitario particular, ella al sentir un poco más libre su pierna escuchó atentamente la pregunta del joven, parecía que le vio la cara de atleta profesional ya que no estaba en una buena posición para hacer un giro y agarrar lo que pudiera pero eso no era el punto, ella era capaz de hacer aquel movimiento pero le costaría un poco.

- Si, si puedo hacer eso, solo dame un poco de espacio. - Decía mientras se concentraba en el lugar donde se iba a sostener, tenía que ser rápida.

De inmediato como pudo tomo fuerza en el abdomen y se agarró de el mismo barrote le jaló un poco para poder soltar su pierna, al estar fuera su pierna ella tan solo subió en el mismo barrote y fue a saltar hacia dentro del edificio cayendo encima del joven.

- Ah, estoy bien~ Muchas gracias - Decía mientras respiraba aliviada y tan solo se movía a un lado para mirar la herida de su pierna, era grave y no se veía bien, pero afortunadamente ella sana rápido.

- Agh, dejé mis cosas en el techo, allí están mis vendas... Bueno, tendré que usar mi camisa. - Dijo decepcionada para luego arrancar un pedazo de esta y ponerla bien agarrada para detener el sangrado, se levanto y soplando un mechón de su pelo le miro directo a los ojos al joven para darle sus más sinceras gracias, le ayudó a levantarse y estaba dispuesta a marcharse sin más.

Al ver bien al muchacho se asombró de lo alto que era, pero debía admitir que ella no era tan enana, pero el punto era no entablar una “amistosa” conversación con nadie, no era buena hablando y nunca socializo con gente común, su aspecto no era el mejor presentable para hablar con el y odiaba eso pero lo que más le preocupaba era su hermosa cola de lobo, ella preocupada de inmediato giro y vio que esta estaba sana y salva respiró tranquila para luego tocar sus dos orejas de zorro para asegurar que nada les pasó, todo bien, bueno su pierna no estaba del mejor estado que digamos.

- Ejem, bueno joven, de verdad mis sinceras gracias por sacarme de este lío, lamento molestarlo si estaba ocupado con algo... Hasta la vista. - Dijo mientras se abría paso entre el y el camino al techo para tomar sus cosas y tratar bien esa herida en la pierna, pero algo le detuvo.



                   ○ [Kurumi Kyoko] ahora es [Deseo]             
avatar

Dromes :
13601
Reputación :
0
Mensajes :
20

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Yo? ¿Amistosa? Ni de chiste. [Priv. Kay B. Morgenstern]

Mensaje por Kay B. Morgenstern el Lun Mayo 22, 2017 5:23 pm

Al escuchar la respuesta afirmativa de la joven, Kay, levanto con toda su fuerza aquella viga por un periodo de tiempo relativamente largo, mientras veía aquella maniobra acrobática de la chica. Soltó los escombros, abriendo las manos, para recibirla con su pecho, abrazándola para que no reciba ningún golpe o daño, gracias a sus reflejos que superaban a los de un humano común.

Kay se fue de espalda hacia el suelo, rodeándola con los brazos, para que no saliera lastimada. Miro con calma el rostro de la joven, para notar que ella estaba concentrada en su extremidad inferior. Pero aquellos movimientos que hacia la chica, habían hecho sacar un rubor en las mejillas del alemán. Quien siquiera podía enfundar una palabra, no estaba acostumbrado a este tipo de trato, pues era un hombre muy solitario.

Al escuchar sus palabras de agradecimiento, solo puedo mostrar una sonrisa, era lo único que le salía debido a los nervios, cuando escucho aquellas palabras, aun con la joven encima de él. Suspiro y dijo en su mente “Ella no conoce el termino espacio personal. ¿Qué vas a hacer qué?” pero antes de poder preguntarlo, ella se había rasgado la prenda de ropa, para hacerse una venda.

Ladeo la cabeza, hacia otro lado para no ver la piel desnuda del abdomen de la joven. Suspiro fuerte y conto hasta diez en su mente para calmarse y evaluar la situación en la que se encontraba. Mientras la joven se colocaba la venda en la pierna, se dio cuenta de que era una herida grave y sin el tratamiento adecuado, ella podría infectarse.

Se quedó en sin tratar de hacer movimientos bruscos, el motivo no quería que la chica mal pensara la situación. Pues no quería parecer alguien descortés, o alguno de aquellos que buscan las diversiones insanas. Kay era alguien recto, tanto en su actuar como en su forma de pensar.

Al verla levantarse sintió un gran alivio, aunque aquella herida le tenía preocupado al rubio. Acepto la ayuda para ponerse de pie, escuchando las palabas de la joven, quien se disponía alejarse sin más.

Por primera vez, el joven se detuvo a observar el aspecto físico de la joven, aquellos rasgos peculiares que tenía. Como lo era su cola y sus orejas, pues Kay siempre trataba de ocultar su forma física, pero a ella parecía no molestarle.

-Fue un placer ayudarte- comento con una sonrisa mirándola a los ojos, aunque agacho un segundo la vista para observar la herida. De carácter, protector y amable, el alemán no podía dejarla ir así.
Sin saber cómo abordar a la joven, lo primero que se le ocurrió fue alabar aquellos aspectos únicos de ella. –Por cierto, tu cola y tus orejas son hermosas- comento mientras se la comenzaba a seguir. –Por favor permíteme ayudarte con esa herida. Pues la verdad, me sentiría incomodo si te dejo ir así- menciono calmado.

Kay, había heredado la actitud de los ángeles guardianes, por lo que le resultaba muy complicado dejar a alguien que se encontrara en apuros. Esta cualidad, junto con la calma y la amabilidad eran cosas que lo definían como persona y lo volvían a su vez, un tanto solitario.


avatar

Dromes :
14390
Reputación :
5
Mensajes :
34

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Yo? ¿Amistosa? Ni de chiste. [Priv. Kay B. Morgenstern]

Mensaje por Deseo el Mar Mayo 23, 2017 8:58 pm

Kurumi estaba satisfecha con lo echo por el joven, no veía alguna otra necesidad para requerir urgente la ayuda de el o alguien más que viera su pierna mal herida, ella tan solo dio un suspiro con un leve sonrojo en sus mejillas por el comentario por sus orejas y cola.

- ¿Y alguien como tú en que puede ayudar a una dama como yo? - Dijo mientras fruncía el ceño, giraba un poco su torso acompañado por su cabeza y le miraba de reojo con aquellos ojos que te hacían perder con tan solo una vista.

No veía ningún deseo impuro por parte del joven y su corazón era más recto que las líneas de una autopista recién echa, era algo aburrido ver un corazón tan correcto a parecer de la chica que parecía tan joven y hermosa. Pero para ser sinceros ella era muy enamoradiza, aunque no lo admita con facilidad, también se había perdido en la mirada de su contraria, aquellos ojos azules con un brillo especial no tenían igual en algún lugar del mundo - o eso creía ella -, tenía ganas de encararse encima de el y quitarle el alma mirandole fijamente a aquellos ojos tan lindos.

¿¡Q-Que pienso!? ¡Venga, apenas te salvó de un apuro! Baka Kurumi, no dejes que algo como esto te rebaje a algo tan simple como los sentimientos de un humano común y corriente. Tú no eres corriente. Eres original y única, todos los humanos son iguales, incluso las demás razas odiosas...” Pensó en milésimas de segundo después de haber imaginado aquella escena tan rara e incomoda.

Ella mientras esperaba la respuesta de el muchacho se distrajo con un sonido proveniente de debajo de ella, como era de esperarse era el suelo que poco a poco caía, gracias a que aprendió la lección se movió lo más rápido que pudo hacía aquel hombre así cayendo por segunda vez en el. Está vez había caído totalmente de lado, parecía como si casi le hubiera sacado el aire al muchacho, le dolía la pierna y no podía saltar bien, por esa razón no tuvo mejor opción que dejar libre la pierna y lanzarse de lado para mantenerla totalmente intacta y no empeorar las cosas.

No, no de nuevo...” Pensó mientras veía parte de la camisa, brazos y abrigo del muchacho.

Se veía algo colorada y avergonzada de su acción, estaba dispuesta a levantarse pero su pierna le dio un pequeño descargue de dolor que le impidió estar de pie o siquiera moverse, se mantuvo como un perro herido encima del cuerpo del muchacho.

- Y-Yo... L-lamento esta posición tan comprometedora, no puedo moverme bien... - Dijo sin mirar a los ojos al joven con un tono entre avergonzado y testarudo, a fin de cuentas, así es Kurumi. Nunca había tenido tanto contacto físico con nadie o nada, estaba totalmente nerviosa pero no quería demostrar ello, pero sus orejas traicioneras se fueron hacia atrás haciendo ver el nerviosismo que pasaba por su cuerpo haciendo un pequeño escalofrío en su espalda.


Última edición por Deseo el Lun Mayo 29, 2017 5:29 pm, editado 1 vez



                   ○ [Kurumi Kyoko] ahora es [Deseo]             
avatar

Dromes :
13601
Reputación :
0
Mensajes :
20

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Yo? ¿Amistosa? Ni de chiste. [Priv. Kay B. Morgenstern]

Mensaje por Kay B. Morgenstern el Miér Mayo 24, 2017 8:21 pm

El observo a la chica de manera seria, pero no le pareció cortes dar una respuesta aquella pregunta desafiante de la joven, aunque tenía ganas de decir “pues tratando la herida de tu pie, ¿piensas que llegaras muy lejos así?” mientras seguía su camino acercándose a ella. Se detuvo mientras ella lo miraba de reojo y estaba empezando a comprender de qué se trataba de alguien, a quien no le gustaba ser ayudada.

Se debía admitir que ella tiene un encantador, en especial la combinación de su cabello, con aquellos ojos. Pero eso no cambiaba en nada, casi nada, la manera de pensar del joven, quien solo la quería ayudar, suspiro, pero testarudo como era continúo siguiendo a ella, que por cierto aun no conocía su nombre. Se quedó pensando un rato antes de preguntarle, pues quería adivinar, solo en un juego infantil en su mente, el nombre de la bella chica que se encontraba frente al alemán.

De repente un fuerte crujir y el suelo, por donde pasaba la joven. Miro rápido, para ver que el suelo bajo ella comenzaba a caer, “parece que la suerte de ella nunca termina” pensó en milésimas de segundo, mientras extendía los brazos para atrapar de nuevo  a la joven. La sujeto con firmeza, acomodando los pies para no caer.

Por un extraño motivo, que el joven no comprendía, la chica se había apegado a él. Lo primero que pensó era por la herida en su pie, o algo similar. Pero al escuchar el tono de vos de ella, cambio su parecer a un “Está asustada” pues la verdad, era algo bruto en cuanto a relaciones sociales se tratare. Pues se llevaba mejor con los animales que con los demás seres, tal vez por ello esta joven, con orejas y cola le lobo le parecía, alguien única, muy bella y atractiva, aunque no lo diría tan fácil. Pues no lo consideraba correcto.

Llevo la mano asta atrás de la cabeza de la joven para acariciar su cabello, para que se tranquilizarla, acariciando por sus orejas agachadas hasta la nuca con suavidad. –Tranquila, no has hecho nada que me molestara- dijo con calma y voz dulce, aunque el espacio personal le molestaba un poco, sabía que lo mejor era calmar a la joven. –Todo saldrá bien, yo te protegeré hasta que tu pierna se encuentre en perfectas condiciones – comento, levantando con cuidado el rostro de la joven, para solo mirarla a los ojos y regalarle una sonrisa tierna. Como lo hacía comúnmente, aunque solo cuando su hermana se encontraba triste o preocupada por algo.

Luego de ello, levanto a la joven desde la cintura, para dejarla sentada en alguna de los muebles viejos de aquella habitación abandonada –Ya verás no dolerá nada- Dijo con una sonrisa, pero sabía que lo que había dicho, no era del todo real, pues era cierto que a ella no le dolería, pero a él, las cosas era diferentes.

Llevo su mano hasta su pecho, tomando uno de los colgantes, que eran la única herencia de sus padres. Coloco su otra mano a la altura de la pierna lastimada, sin tocarla. Reuniendo la energía de los espíritus para que le ayudaran de médium para traspasar su energía vital a la joven. Comenzando a curar su herida, una luz suave y de color amarillo, comenzó a salir de su mano, que disminuía el dolor, por lo general, dependiendo del ser. Sus ojos se tornaron negros como la noche mientras lo hacía y dos gotas de sangre corrieron por las mejillas del joven, mientras hacia una mueca de dolor en su rostro. Pues todo tenía un precio y este era el que el había elegido para ayudar a los demás. Soportar el dolor que esta habilidad le propinaba.

Recordó que aún no sabía su nombre, por lo que pregunto –Mi nombre es Kay ¿cuál es el tuyo?- pregunto con calma, mientras seguía tratando la herida de la joven. Mientras trataba de hacer el mayor esfuerzo en curar la herida de la joven, pero su habilidad solo servía para heridas leves, por lo que detendría el sangrado y solo restauraría un poco la herida, era todo lo que podía hacer con su magia.


OFF:
Cambie el tamaño de la letra y le agregue color porque, hasta mí, me cuesta leer mis roles.


avatar

Dromes :
14390
Reputación :
5
Mensajes :
34

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Yo? ¿Amistosa? Ni de chiste. [Priv. Kay B. Morgenstern]

Mensaje por Deseo el Sáb Mayo 27, 2017 1:21 pm

En lo personal lo peor que le pudo haber pasado a Kurumi es saber que no se había encontrado con un simple humano, si no que con un ser mágico de luz. Ella simplemente se mantuvo inmóvil y miraba con miedo su pierna, nunca se dio cuenta del dolor que sufría su contraria por culpa de la magia que usaba no al menos hasta que levantó la mirada a verle y decirle que se detuviera, pero no pudo decir eso.

- Hey, ¿Estas bien?... - Dijo mientras ponía sus manos en los hombros de el lo más que podía desde aquella posición - Detente por favor, no quiero que te preocupes o hagas más por mí, es muy inútil preocuparse por alguien al que no conoces, fue mi imprudencia desde un principio de que estés haciendo esto así que, por favor.. Detente... - Dijo mientras le miraba a los ojos con un toque de preocupación y seriedad.

Al ver que aquel muchacho no le presto la mínima atención acerca de su comentario ella le soltó los hombros y tan solo esperaba que no ocurriera nada malo ya que siempre que estaba con todos sus compañeros ellos contaban cosas que te daban escalofríos acerca de los seres de luz, ella como toda una tonta creía todas y cada una de las historias contadas pero al ver como mejoraba su pierna poco a poco ella dejo de temerle tanto a aquellos seres, en especial en el, no paró de ver la sangre que se resbalaba en sus mejillas y caía en el cemento dañado.

- Yo... Me llamo... - Se lo pensaba mil y un veces si le decía su verdadero nombre o tan solo su sobre nombre con el cual todo el mundo conocía y temía a la hora de saber quien era realmente pero quería pagar todo el servicio tan atento por parte del muchacho con un poco de confianza - Yo... Soy Kurumi, es un gusto Kay - Dijo después de haber tenido uno de esos suspiros en los que esperas que a la hora de hacer algo nada salga mal o te afecte de forma grave.

Al terminar de decir su nombre ella tan solo se quito lo que parecía una venda totalmente roja y ver como su pierna tan solo parecía un poco rayada con un poco de sangre, respiro tranquila y movió su pierna con libertad pero estaba preocupada por la salud de su compañero de ese momento, le miro el rostro y ella tan solo se levanto y le tomó de la mano, lo atrajo hacia ella.

- Sígueme - Dijo para luego jalarle con sumo cuidado con los escombros hacia la azotea, le dejo esperando un momento mientras ella sacaba un pañuelo totalmente blanco se le acerco para luego hacerse de puntillas cerca de el y limpiarle las gotas de sangre que todavía estaban estancadas en sus mejillas, movía con cuidado el pañuelo hasta terminar de limpiar sus mejillas.

- De verdad lamento que tuvieras que sufrir por ayudarme, te debo algo muy grande y espero poder pagarte algún día, no quiero darte más molestias... - Agachó la cabeza demasiado apenada por todo lo que le había echo pasar a alguien que ella ni conocía, no quería llorar pero no pudo retenerse más y tan solo dejo caer varias lágrimas saladas al suelo, le dolía saber que alguien se podría preocupar de ella, pero de igual forma le dolía que algún día o en ese mismo instante el podría enterarse de que ella era un peligro para todas las razas, era un demonio de fuego andante.


Off:
No te preocupes, me gusta más con ese color, yo tampoco podía leer bien si te soy sincera xD


Última edición por Deseo el Lun Mayo 29, 2017 5:29 pm, editado 3 veces



                   ○ [Kurumi Kyoko] ahora es [Deseo]             
avatar

Dromes :
13601
Reputación :
0
Mensajes :
20

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Yo? ¿Amistosa? Ni de chiste. [Priv. Kay B. Morgenstern]

Mensaje por Kay B. Morgenstern el Sáb Mayo 27, 2017 7:23 pm

El dolor era tan potente, que el joven prefería no hablar por miedo de que un grito se escapara de su boca. Estaba acostumbrado a soportar este tipo de dolor, pero eso no hacía que le doliera menos. Una vez termino de curar a la joven, sonrió para mirarla con las lágrimas de sangre en sus ojos, poco a poco estos cambiaron de negro a azul nuevamente.

Sonrió al ver que la joven se encontraba en perfecto estado, algo que alegro al chico, pues pensaba que la herida era más grave, pero por suerte no fue así. Volviendo a sentirse normal, aunque un poco agotado por el uso de aquella habilidad de curación, heredada de la sangre chaman de su padre.

-Kurumi, es un hermoso nombre, el gusto es todo mío- comento, había mencionado su nombre para recordarlo. Pero ella no dio tiempo a nada, parecía ser pura energía, pues una vez noto que su pierna se encontraba dentro de todo bien, tomo la mano del joven, dando se provenido en su mente, con el asunto del espacio personal, la siguió con calma mientras atravesaban los escombros.

Mientras la seguía, él quería hablar sobre aquellas palabras que le había dicho cuando la estaba curando. Pero lo considero importunó, pues ella se estaba contradiciendo o eso pensaba, mientras lo llevaba para atender las heridas del joven, aunque en realidad, su cuerpo había sufrido por completo un dolor agobiante, solo necesitaba descansar un poco.

Espero serio, mientras observaba a la joven quien fue a buscar algo. Cuando volvió, con el pañuelo de color blanco y lo tomo por los hombros, mientras agachaba un poco la cabeza para verla directo a los ojos mientras ella limpiaba sus las mejillas de Kay. El alemán no pudo evitar regalarle una sonrisa a la chica. Aquel gesto de dulzura unido con la belleza de aquella joven, en especial de sus ojos, orejas y cola, hicieron que un color rojo saliera de las mejillas del rubio.

Pero su rostro de felicidad volvió a pasar a preocupación, al escuchar el tono de voz de la joven. Mientras las lágrimas de ella caían como finas gotas de cristal, que se astillaban en el piso y llegaban al corazón del alemán. Dio un pequeño suspiro, para abrazar a la joven, cosa que no hacia comúnmente, pero se notaba que ella lo necesitaba en ese momento.

-Kurumi, no tienes que pagarme nada, no fue una molestia el haberte ayudado. No me has causado ninguna molestia, mírame- menciono mientras espero por unos segundos a la joven y le volvió a sonreír. Aunque estaba algo nervioso siguió mencionando con calma – Kurumi, tú no has sido una molestia, no me has causado problemas, además… eres muy linda para estar llorando- aquellas últimas palabras le costaron un poco decirlas al rubio, debido a que no estaba acostumbrado a tratar a las mujeres así.

Siguió abrazándola por un rato, pero esta vez el apoyo la cabeza sobre la suya, esperando que se cámara un poco. Kay no podía evitar, estar preocupado por la joven, al parecer y según su pensar la chica había tenido problemas antes que esto y más que el daño físico, ella sufría de algo que él no podía curar y nadie aunque tuviera la magia de todo este mundo, ella tenía dañado el corazón.

Aunque quería preguntarle algunas cosas, pero pensó que ese no era el momento, pues ella estaba llorando. Kay solo quería calmarla en ese momento y que le volviera a mostrar toda esa energía que le enseño hace unos momentos atrás, mientras el simplemente apoyaba de lado la cabeza sobre la de ella.


avatar

Dromes :
14390
Reputación :
5
Mensajes :
34

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Yo? ¿Amistosa? Ni de chiste. [Priv. Kay B. Morgenstern]

Mensaje por Deseo el Lun Mayo 29, 2017 5:56 pm

¿Alguna vez sentiste el dolor de saber que alguien corre peligro por ti? Bueno, Kurumi en esos instantes se destrozaba por dentro al saber que aquel muchacho no sabía nada acerca del peligro que corrían las razas, pero claro, eso ahora solo eran mitos para niños que les obligaban a dormir en la noche nadie le tenía respeto u temor a aquellas 10 personas que venían a hacer desaparecer a la gente y a todo ser que pisara la tierra. Curiosamente ella es parte de esas 10 personas, dispuestas a matar a sangre fría para pertenecer en la sociedad tan corrupta e imperfecta de esta época, pero, el odio que Kurumi siempre sintió sobre los demás estaba desapareciendo y volviendo una bola de lágrimas y tristeza con aquel chico que tan solo apoyaba su cabeza en la cabeza de ella.

- No... No deberías tratarme así... - Dijo mientras sus brazos algo débiles le intentaban mover a un lado. - No sabes en lo que te has metido por salvar a este ser... - Sus lágrimas se resbalaban lentamente en sus mejillas, haciendo ver como había dejado que alguien como el pudo entrar en el corazón de una criatura echa trizas por toda su vida por el odio.

Al seguir viendo que el muchacho no dejaba su posición ella tan solo se dispuso a cerrar fuerte sus ojos junto con su mandíbula y agarrar con fuerza la camisa de aquel hombre, no tenía la fuerza suficiente para alejarle y matarle a sangre fría. Dejar su cuerpo en el cemento áspero, viendo como la sangre sobre salía de entre sus vestimentas, eso era algo que ella no podía imaginar o siquiera pensar al estar de esa forma, no quería sentirse así, no debía sentirse así, no dejaba sentirse así.

- Por favor, tienes que escucharme... - Dijo mientras esperaba al joven para que le viera a la cara. - No puedes seguir conmigo, no así... Debes escapar de mí, no sigas haciendo esto... Te lo suplico, solo soy un peligro para ti y los demás como tú o diferentes - Decía con un tono de preocupación pero seriedad ante el asunto, no debía revelar nada pero era necesario alertar a alguien que tanto hizo por ella.

- No soy lo que crees, soy un ser oscuro digno de matarte y a los demás, es mejor mantener distancia conmigo. - Aquella preocupación se torno en una seriedad pura y de roca, hablaba enserio y se denotaba en cada palabra que pronunciaba. - ...Eres alguien que merece desperdiciar su tiempo en personas mucho mejores que yo... - Le costó el aliento y dignidad al decir eso, su cara se fue hacia un lado seriamente sin dejar ver gran parte de su rostro que tan solo retenía lágrimas y un llanto de telenovela.

Ahora, ¿Alguna vez sentiste que no dices lo que quieres?, bueno, era exactamente lo que hacía Kurumi en estos estados de animo, su cara y palabras decían algo muy diferente a lo que en verdad deseaba, una vez más, su mandamiento le hizo una mala jugada que afecto toda su fortaleza y seriedad que alejaba al verdadero ser del resto, un ser que ella no extrañaba ser, un ser vivo.



                   ○ [Kurumi Kyoko] ahora es [Deseo]             
avatar

Dromes :
13601
Reputación :
0
Mensajes :
20

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Yo? ¿Amistosa? Ni de chiste. [Priv. Kay B. Morgenstern]

Mensaje por Kay B. Morgenstern el Jue Jun 01, 2017 1:33 am

¿Qué se puede decir, cuando una joven llora en tu pecho? Esa pregunta era la que Kay se hacía en aquellos momentos. Pues el parecía alguien duro a primera vista, pero en realidad era alguien muy amable y tierno. Pero siempre respetando sus reglas y límites morales. Aunque también era un poco antisocial y alguien muy solitario.

Kay escuchaba atentamente a la joven, mientras ella sollozaba en el pecho del joven aunque quería contestar a todo, espero que primero descargara todo lo que tenía que decir. Se puso a la altura de su rostro mientras observaba como lloraba, dio un pequeño suspiro al escuchar sus últimas palabras, “Eres alguien que merece desperdiciar su tiempo en personas mucho mejores que yo” El hibrido pensó en aquellas palabras y en todo lo que decía, “tal vez se trate de un demonio.” Fue lo único que se le ocurrió, sabiendo que esto Vivian en la ciudad de Éadrom, aunque nunca se había topado con uno.

“¿Los demonios también lloran?” se preguntó en su mente el hijo de un ángel. Aunque él no confiaba en los ángeles, ni en dios. Aquel que había abandonado a su madre para que muriera en una hoguera.

Saco un pañuelo blanco, con bordes azules, de su bolsillo. Paso con cuidado el pañuelo por el rostro de la joven, mientras mostraba una sonrisa cálida – Kurumi, No me interesa si eres un ángel o un Demonio, no me interesa las cosas malas que hayas hecho en tu pasado.- comento calmado, con un tono dulce – No escapare, porque no es correcto y por qué no quiero hacerlo. No temo a los peligros y además dije que te protegería, no retirare mi palabra.- Una vez termino de limpiar las lágrimas, acaricio con cariño el rostro de la chica que se encontraba frente a él. Para luego poner en sus manos su pañuelo.

-Pues yo decido con quien utilizar mi tiempo- comento calmado, mientras estaba aún frente a ella mirándola a los ojos –Y no creo que salvarte, fuera un desperdicio, como tampoco estar así contigo, si la muerte es lo que me espera, hare lo que este a mi alcance para cuídate, mientras te recuperas- Dijo con ese tono de voz, dulce y amable.

Aunque Kay no era de alabar a nadie, pensó que en ese momento era lo correcto alabar a joven- te diré algo- dio una pequeña sonrisa – esas lágrimas, no quedan bien con tu hermoso rostro, tus bellas orejas y esa fabulosa cola que tienes, creo que pegarían más con una enorme sonrisa. Eres muy hermosa para estar tan triste- Comento con calma el hibrido, mientras le dio un beso suave en la mejilla.

Pensó un poco antes de decir las siguientes palabras, analizo el lugar y luego de meditarlo por unos segundos, recordó que tenía su auto en las fueras del instituto, además conociendo a su hermana sabía que ella había ido a casa por su cuenta, luego de esperarlo por unos minutos. –Te tengo una propuesta Kurumi ¿Qué te parece si esta noche, nos olvidamos de nuestro pasado y salimos a disfrutar los encantos de esta ciudad?- comento con calma el chico, mientras la miraba a los ojos.

off:
Siento la demora y si hay un error gramatical, es que lo escribí a las 3 am, pues no quería fallarte


avatar

Dromes :
14390
Reputación :
5
Mensajes :
34

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Yo? ¿Amistosa? Ni de chiste. [Priv. Kay B. Morgenstern]

Mensaje por Deseo el Vie Jun 02, 2017 5:39 pm

esas lágrimas, no quedan bien con tu hermoso rostro, tus bellas orejas y esa fabulosa cola que tienes, creo que pegarían más con una enorme sonrisa. Eres muy hermosa para estar tan triste-

Aquellas palabras resonaban una y otra vez en su cabeza para darse cuenta que su forma ruda se había desvanecido por completo y lo que parecía faltarle era lo que sobraba para aquel joven, ella tan solo tapó su boca con el respaldo de su mano dejando escapar un sonrojo notorio de sus mejillas mientras miraba en dirección contraria con unos ojos de vergüenza completa pero en un sentido molesto, justo como una Tsundere en todo su resplandor.

- Yo no soy linda... - Susurró levemente hasta sentir el beso en la mejilla cosa que hizo que agachara levemente la cabeza con un sonrojo inmenso muy parecido al de un tomate, algo que le tachaba una vez más como “Tierna”.

Su mente estaba apunto de ordenar a su cuerpo que se fuera de inmediato del lugar sin dejar que nadie le siguiera pero la propuesta del joven detuvo aquellos pensamientos y le hizo alzar la mirada atentamente al joven intercambiando mirada fijamente cosa que le recordaba mucho a lo que imaginaba hace un par de minutos o tal vez horas, de inmediato ella tan solo agitó un poco la cabeza en seña de querer olvidar aquellos pensamientos tan corrompidos por parte de la joven pero a fin de cuentas no podía evitar nada de esto ya que su Mandamiento le dictaba y aveces controlaba lo que pensara. Y bueno, a fin de cuentas es Deseo por algo en especial ¿No creen?.

- ¿Salir? ¿Yo? ¿Contigo? ¿En la ciudad? - Cuestiono rápidamente al recordar que una que otra vez había espiado a una que otra raza teniendo lo que denominaban una “cita”, al parecer siempre lo hacían los enamorados o parejas que habían caído en el abismo del Amor que llevaba a cosas que hasta a ella le causaban arqueadas y escalofríos. - Eso es lo que llaman ustedes... ¿Cita? - Preguntaba con cierta curiosidad ya que durante los últimos 1000 años todo había cambiado radicalmente y nada parecía lo que era.

De cierto modo que a Kurumi le entusiasmaba un poco tener un poco de experiencia en saber de como era todo hoy en día pero todo tiene su riesgo y en el caso de ella era un riesgo muy elevado ya  que sabía que algunas personas sabían exactamente que era ella aparte, sabía a la perfección que todos los niños del Instituto con los que estudia Haruka conocen un poco al respecto en especial la familia Monji y bueno, los chismes pasan tan rápido. Su gesto se mantenía con el toque de curiosidad mencionado anteriormente solo que inclinaba un poco la cabeza y sus orejas se movían por alguna razón que ella desconocía.


Off:
Lamento que la respuesta sea corta, pero sinceramente no quería hacerte esperar mucho



                   ○ [Kurumi Kyoko] ahora es [Deseo]             
avatar

Dromes :
13601
Reputación :
0
Mensajes :
20

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Yo? ¿Amistosa? Ni de chiste. [Priv. Kay B. Morgenstern]

Mensaje por Kay B. Morgenstern el Mar Jun 06, 2017 3:55 pm

Aquella pequeña queja de la joven, solo hiso que a los ojos de Kay su belleza aumentara. Eso que era raro que el alemán sienta interés por alguna persona, pero no hablo de un interés normal, sino que de verdad le importe como se sienta, de querer verla sonreír, o simplemente la apreciara por lo que podía ver en ella. Al verla como su rostro cambiaba de color y agachaba la cabeza, El rubio embozó una sonrisa. –Yo nunca utilice el término linda para describirte, dije que eres hermosa Kurumi- Menciono con la calma y sinceridad que le caracterizaba.

No tenía idea de que era lo que le atapaba de la joven, tal vez el misterio que le rodeaba, aquella personalidad única de la chica, su aspecto sin igual, la sonrisa y lo energética que era, había demasiadas variantes para poder dar con la correcta. O simplemente se trataba de la combinación de todos estos factores en una sola persona.

Los ojos de ambos se entrelazaron en una mirada que parecía no tener fin, por lo menos para Kay. Al ver la inmensa belleza que se encontraba en ellos, esos ojos de color miel que parecían a los de un lobo en la plena inmensidad de la noche, combinados con la suave piel, blanca casi como la nieve de la joven, lo habían atapado en algo que él nunca pensó. Solo estaba tratando de ayudarla, pero gracias a aquella mirada, su mente estaba cambiando de parecer, estaba sintiendo el adictivo deseo de estar un rato más con ella, de poder caminar de la mano por las calles de la ciudad, tomar un café en algún bar cercano. Ir a comer algo, ir al cine o simplemente contemplando las estrellas desde su posición.

Pero su hilo de pensamientos, fue interrumpido por las palabras de la chica que se encontraba frente a él. Volviendo a la realidad y dejando de lado el mundo de los sueños al que los ojos de ella lo habían llevado. Pues dándose cuenta de que estaba haciendo algo que no era correcto, trato de sacar la sonrisa de su rostro, para volver a la seriedad que le acostumbraba. Miro fijo a la joven y entendió que sus palabras habían sonado como una cita. Lo que lo llevo a cambiar de color su rostro, a un rojo notorio.

-Si lo deseas, puedes tomarlo como una salida entre amigos Kurumi, aunque la verdad, no me molestaría tener una Cita contigo- comento, pues siempre trataba de ser sincero en cuanto a lo que decía y sus pensamientos, decir que no era lo que el buscaba hubiera sido deshonesto.

Se separó un poco de la joven para apreciar la ciudad, mientras esperaba la respuesta de la chica, mientras dejaba escapar algunas palabras - ¿Y qué dices Kurumi?¿Saldrías conmigo?- comento tranquilo para añadir –En una noche de libertad por la ciudad, no tienes nada que temer, yo estaré a tu lado para protegerte- aquellas palabras que siempre decía el rubio, pues el trataba de proteger a todo el mundo, aunque sabía que no podía hacerlo en ocasiones, esta vez buscaba un poco de aire fresco, un poco de oxígeno y salir de su monótona rutina, a la que se había acostumbrado ya desde hace años.


avatar

Dromes :
14390
Reputación :
5
Mensajes :
34

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Yo? ¿Amistosa? Ni de chiste. [Priv. Kay B. Morgenstern]

Mensaje por Deseo el Jue Jun 08, 2017 6:48 pm

Lo iba a tomar como una salida de amigos, aunque el pretexto de “amigos” no lo conociera a la perfección ya que como siempre su memoria de vez en cuando fallaba y dejaba ver trozos de su vida pasada, antes de entrar en aquella oscura prisión. Ella tan solo suspiró al escuchar la palabra de “salir”, aunque desconociera el termino de varias cosas insignificantes que dijera el hombre ella mantenía su orgullo sobre todo y no se rebajaría al simple echo de conocer significados que no influirían mucho en su vida en especial este tipo de vida.

Unos pocos segundos transcurrieron al escuchar la última palabra del muchacho para que un escalofrío seco pasara por su espalda dejando ver que el chico había caído en el abismo del deseo adictivo hacía ella, cosa que no le parecía tan mala al considerar muchas cualidades de el.

- Veo que en verdad deseas estar conmigo en la ciudad, pues escucha mis palabras atento muchacho... - Dijo mientras giraba su cabeza esperando que sus miradas chocarán de nuevo pero esta vez la mirada de Kurumi no era más que fija y seria. - Acabas de meterte con los colmillos de una serpiente y está ya te mordió, pero veo que no te importa solo un poco así que acepto salir contigo en la ciudad, necesito empezar a conocer mejor todo. - Dijo mientras dejaba un suspiro algo tonto en el aire para luego volver la mirada a la ciudad, era muy diferente a como años pasados cosa que no era de sorprender a Kurumi.

- Será divertido estar en la ciudad conociendo todo... Lo veo venir... - Dijo mientras miraba de reojo a Kay. - En especial si tengo a alguien como tú protegiendo a un ser como yo. Me dan arcadas con el simple echo de saber que ganas mi confianza y cariño. - Dijo mientras miraba enfrente algo seria, como era de costumbre en su personalidad.

Unos minutos transcurrieron en los que solo el silencio y algún que otro sonido del viento reinaban entre Kurumi y Kay, dejando que sus ojos inspeccionaran alguna que otra vez su figura para luego volver a mirar rápidamente enfrente si sus mirabas se cruzaban, se podría decir que Kurumi hacía lo menos posible para hacer que el muchacho deseara algo, pero se le veía fallido eso ya que con cada movimiento que ella hacia se le notaba al chico más perdido en sus cosas.

Ella, en cambio de toda la situación se mostraba indiferente y nada atontada ya que su carácter no le permitía dejarse persuadir por ningún mandato de su mandamiento y mucho menos por el atractivo que tuviera lo más cerca de ella que obviamente era el chico rubio que poco a poco se denotaba más deseando y ilusionando el momento donde estuvieran en la ciudad a la vista de todos, cosa que a Kurumi le causaba algo de temor.



                   ○ [Kurumi Kyoko] ahora es [Deseo]             
avatar

Dromes :
13601
Reputación :
0
Mensajes :
20

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Yo? ¿Amistosa? Ni de chiste. [Priv. Kay B. Morgenstern]

Mensaje por Kay B. Morgenstern el Lun Jun 19, 2017 5:55 pm

Kay comenzó a prestar con atención a la joven, Kurumi, mientras ella le hablaba, se tomó su tiempo para prestar atención a cada una de las palabras, como ella le había pedido, la situación era extraña a los ojos del rubio. En algún momento tuvo la sensación que una extraña fuerza proveniente de otra persona había tomado el control de la chica. Como si le estuvieran diciendo lo que podía o no podía hacer. Cortes y calmado como siempre, trato de buscar en su mente diferentes opciones para responder y tomo la más adecuada, tal vez un poco más firme cambiando un poco el hilo de conversación que había tenido, momentos antes con ella.

-Kurumi, me llevo bien con las serpientes- Dijo con calma, aunque sabía que era una metáfora él la tomo para poder explicar su punto –Sabes, a veces parecen criaturas aterradoras y demasiado astutas, pero solo actúan de esa manera para sobrevivir, pues quédate tranquila, no soy una amenaza para ti- Largo una pequeña risa al escuchar aquellas últimas palabras –Vale, vale. No tienes de que preocuparte, te ayudare a que conozcas la ciudad- Comento con calma, pues se dio cuenta que a la joven le costaba un poco expresar sus emociones y que se había preocupado demasiado en cosas sin sentido.

Cada palabra fue medida y dicha con la mayor cortesía posible tratando de evitar a ofender a la hermosa chica que se encontraba frente a él. Pero al escuchar el segundo hilo de la conversación se entretuvo un poco más. –Te aseguro que nos divertiremos mucho- contesto con calma el chico, aunque para luego notar las expresiones como “Me dan arcadas con el simple hecho de saber que ganas mi confianza y cariño.” Pues atento como siempre el alemán comento –Gracias, pero es que tú te has ganado la mía. Aunque te ayude, solo soy un desconocido para ti y aun así quisiste tratar mis heridas y limpiaste mi rostro, además…- se detuvo antes de decir algo inadecuado, buscando las palabras correctas – además ¿Cómo esperas que te deje sola con esa herida?- señalo a la pierna de la joven “ Sera un placer acompañarte, seguramente pasaremos una noche genial” le hubiera gustado decir, pero eso sonaba demasiado descortés y con doble intención, cosas que él no tenía en ese momento, a pesar de la belleza de joven.

-Mira-
comento caminando hasta la cornisa –hoy esta ciudad es nuestra, no crees que es hermosa- comento mientras miraba a la joven dedicando una sonrisa, cuando se percató de las ropas que llevaba. –Pero antes que todo, debemos hacer algo con esas ropas- dijo llevándose la mano a la barbilla, con una expresión de duda – Creo, que en el auto tengo ropa de mi hermana y es del mismo porte que el tuyo, tal vez te queden bien- Comento con calma, en especial por la camiseta que había sido cortada para poner una venda.

¿Por qué el alemán, tendría ropas de su hermana? simplemente porque a veces se pasaba con la protección hacia las personas, en especial con su hermana. Pensaba que si su ropa se mojaba o ensuciaba demasiado, era bueno llevaba una muda para cuando fuera a buscarla al instituto.

-Puedes tenerme esto-
Dijo sacando su saco y colocándolo en su hombros. (No recuerdo si me lo había sacado x.x) Para luego sacar sus dos enormes alas de color gris, pues él era un hibrido y el blanco era solo para los ángeles puros, además Kay estaba alejado de Dios, desde la muerte de sus padres. Manchas de sangre cayeron al suelo como gotas desparramadas salpicando todo. Por suerte esto no era doloroso, solo un efecto extraño de su familia. –Estoy listo. ¿Tú lo estas Kurumi?- Kay había pensado bajar volando, por el pie de la joven y agilizar las cosas. Aunque tenía que mostrar su verdadera forma. Aparte de las alas sus ojos se volvieron a poner de color negro por completo y dos marcas se mostraron en su rostro. Todo esto de su descendencia chamanica.


avatar

Dromes :
14390
Reputación :
5
Mensajes :
34

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Yo? ¿Amistosa? Ni de chiste. [Priv. Kay B. Morgenstern]

Mensaje por Deseo el Sáb Jun 24, 2017 9:25 am

- ¿Lista para qué? - Mencionó algo alterada Kurumi al ver las alas de Kay desplegarse, esto no se veía bien para ella.

Estaba tan concentrada en lo cálido de aquel saco que había dejado de prestar atención a las palabras de Kay, algo muy descortés si me lo preguntan a mi. Pero claro, ¿Qué clase de persona no le gusta sentir algo cálido en su cuerpo?, en especial si tienes parte de tu camisa rota y tienes parte de tu abdomen al desnudo sin más. Tenía que admitir que olía muy bien aquel saco, al parecer era una de esas fragancias que se aplican a menudo las demás razas o por lo menos la mayoría.
Kurumi nunca utilizó uno de esos o bueno eso creía ya que, su buen olor se debía a que siempre una de las chicas del hotel donde Kurumi se hospeda le aplicaba un poco de perfume pensando que era parte del trabajo de todas cosa que no así, nunca haría eso en su vida, algo muy correcto para alguien tan corrupto si me lo preguntan a mi.

- Y-Yo... No soy muy fan de las alturas que digamos, prefiero hacerlo a mi manera si no es mucha molestia. - Dijo mientras daba un paso hacia atrás y jugaba un poco con sus dedos algo nerviosa. - De casualidad, Kay... ¿Tienes algo que produzca fuego? - Preguntó mientras se rascaba la mejilla derecha con su dedo índice.

Como era de esperar, a Kurumi se le ideó hacer algo muy riesgoso pero eso no le preocupaba de a mucho ya que de por sí, ella estaba metida en algo muy peligroso y sabía que algo malo ocurrirá si sigue de esta manera con el muchacho, debía matarlo o por lo menos alejarle de ella. Pero un pequeño deseo de compañía se le cruzó por la mente haciendo que dejara para más tarde esa idea de asesinar o alejar, quería relajarse un rato o por lo menos distraerse y esperar lo mejor.

Al estar esperando la respuesta de el joven ella tan solo desvió la mirada hacía la ciudad haciendo que dejara un suspiro, sabía que su compañero le encontraría, siempre lo hacía. Y ese compañero, no era el mejor para relacionarse con las demás razas.



                   ○ [Kurumi Kyoko] ahora es [Deseo]             
avatar

Dromes :
13601
Reputación :
0
Mensajes :
20

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Yo? ¿Amistosa? Ni de chiste. [Priv. Kay B. Morgenstern]

Mensaje por Altruismo el Jue Jun 29, 2017 5:45 pm

Me encontraba molesto, jodidamente molesto. De hecho todo lo que se relacionaba con esa persona le molestaba. ¿Por qué? Siempre me daba más trabajo de lo que debería. Entonces podría imaginarse del todo el lio que me metía una vez que esta desaparecía de mi vista. No es que me guste mucho tenerle el ojo encima todo el día. A veces simplemente la dejaba ser ya que no me importaba en absoluto lo que esta hiciera. Allá ella si mantiene aquel extraño deseo de matar o comerse a los que se encuentran por ahí; Tampoco sentía lastima o pena por los pobres diablos ya sabrán ellos con quien se meten.

Mi rostro ya se mostraba de poco amigos y el humor que tenía no hacía nada más que empeorar. Sabía que era órdenes estrictas de Zeldris y tenía que obedecerle, teníamos que estar juntos ya que somos compañeros… etc etc. Una m***da… ninguno de los dos nos llevábamos bien y eso era quedaba más que claro, yo la ignoraba casi todo el tiempo y ella no me dirigía la palabra. Y con eso nos entendíamos a la perfección.

—…¿ Ya la encontraste, Taka? — Le hablaba a mi fiel ave. Se trataba de un Halcón que había encontrado y entrenado desde hace un tiempo. Regularmente se encuentra por ahí para reunir alguna información que necesito; aunque también me ayuda para detectar personas y localizarlas a lo largo de la ciudad. Éadrom es muy grande para poder recorrerlo tú solo ¿no es así?.
Taka estaba buscando a mi compañera desde hace una media hora, seguía cada uno de sus pasos hasta que pudiera estar lo más cerca posible de ella. Me ahorraba el tener que salir a buscarla por debajo de las rocas y en tener que caminar sin un rumbo fijo.

El ave que se encontraba ahora sobre mi hombro, tenía puesto un pañuelo blanco con negro y se mostraba completamente tranquilo una vez que me encontraba cerca. Le sonreía y acariciaba un poco antes de que pudiera darle su siguiente orden —Muy bien… ahora llévame hacía donde se encuentra— Este alzándose nuevamente por los aires hace su característico llamado y emprende hasta donde se encontraba Deseo.

Al final de mi camino enfrente se encontraba un peculiar edificio, mi mirada fue dirigida directamente a los pisos en busca de sus dos mascotas(?). Taka por su parte había encontrado a Deseo posándose arriba de su cabeza como si nada, para después llamarme para saber su ubicación exacta. Estando debajo vi como ella estaba acompañada por otra persona, esperaba que esta le dirigiera la mirada y con una sonrisa algo burlona en mi rostro empezaba a cruzarme de brazos mirando el pequeño problema en la cual se encontraba. —¿Es que acaso necesitas de mi ayuda? — Pensaba observándola, aunque este no dijera nada esperaba que la otra pudiera entenderle… Y también que tampoco la ayudaría.


○ [Simon Blackquill] ahora es [Altruismo]


Shall i show you what a truly sharp blade is capable of?:


10 mandamientos:



avatar

Dromes :
13770
Reputación :
4
Mensajes :
35

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Yo? ¿Amistosa? Ni de chiste. [Priv. Kay B. Morgenstern]

Mensaje por Kay B. Morgenstern el Mar Jul 04, 2017 6:12 pm

Kay se quedó expectante observando a la joven y esperando su respuesta, aunque fue con una pregunta que ella le contesto “¿Lista para qué?” pues parece que toda su charla había sido omitida por la chica. –Para volar, no te puedo dejar bajar con el pie de esa manera- comento el alemán con amabilidad a pesar de que ella parecía haberse olvidado de el por un momento, desenfundando una sonrisa escucho atentamente que lo que la joven tenía que decirle.

Estaba a punto de decirle “tranquila, no te dejare caer” cuando ella dijo que lo haría a su manera, ladeo un poco la cabeza. –Para no ser fan de las alturas, te mueves muy bien entre los edificios- Comento, recordando que su primer encuentro con ella era en el cuarto piso de este viejo edificio -¿A tu manera? Eso suena interesante de ver- dijo mientras caminaba hacia ella, con sus alas de color gris recogidas. –Fuego… mmm… si pero la llama es algo pequeña- menciono, comenzando a buscar en su pantalón, un encendedor a base de bencina que utilizaba para su vicio, cuando nadie lo veía. –Espero que te…- Estaba diciendo cuando sus palabras dejaron de salir de su boca. Algo había captado la atención del rubio.

Justo sobre la cabeza de Kurumi, se encontraba un águila, no entendía como sus garras, que no eran retractiles, podía sujetarse sin lastimar a la joven. El zoólogo se quedó admirando al animal, pero en su mirada tenía algo diferente “Esta domesticada” dijo pues el águila no le contestaba. Miro hacia el alrededor, por costumbre más que nada, tratando de localizar a un fantasma o algo que se le apareciera, de repente podía sentir como el ambiente se volvía más denso y los espíritus de sus aretes trataban de decirle algo.

Dio varios pasos hacia delante, mostrando calmado y tranquilo, para pasar por al lado de Kurumi y extender sus alas, para evitar que salga dañada, si es que pensaban atacar -¿Quién eres?- pregunto en respuesta a la voz misteriosa que se emanaba desde las sombras –Soy Kay, no quiero tener problemas contigo o tu amigo- suponiendo que el águila le pertenecía, a pesar que el tono del sujeto había sido burlesco, Kay seguía hablando con la calma y amabilidad características.

Por primera vez en toda la noche, hablo con Kurumi sin mirarla al rostro – Kurumi, ¿Lo conoces? ¿Es tu amigo?- mientras su vista seguía centrada en aquel hombre que inquietaba a los espíritus de la naturaleza que habitaban en los aretes de Kay.

Kay estaba tenso, a pesar de mostrarse tranquilo, calculaba en su mente diferentes factores y la manera que debería actuar dependiendo de las circunstancias. Principalmente, una de sus metas era evitar la violencia en la medida de lo posible. No tenía intenciones de luchar con aquel sujeto, no quería entablar una guerra de la cual, nadie ganaría nada, solo más dolor y sufrimiento para ambas parte.


avatar

Dromes :
14390
Reputación :
5
Mensajes :
34

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Yo? ¿Amistosa? Ni de chiste. [Priv. Kay B. Morgenstern]

Mensaje por Deseo el Vie Jul 07, 2017 12:32 pm

Una pequeña sonrisa apareció en sus labios al ver aquella llamita que se mantenía firme y aveces se movía a causa del una que otra ráfaga de viento que apareciera.
Sin mas ella acercó un poco su dedo y empezó a absorber todo el fuego que podía producir aquel artefacto; obviamente al terminar se lastimó un poco haciendo qué ella soltara un pequeño quejido y moviera un poco su mano en señal de que se había quemado un poco.

- Gracias, ahora solo necesito... ¿Uh? - Un peso de más le detuvo en seco haciendo que mirara un poco hacía arriba viendo un halcón con la mirada fija en ella. Ella tan solo chasqueó la lengua y movió un poco su cabeza en señal de molestia para luego ver que aquel ave había vuelto con su dueño y señor que se escondía entre la sombra de aquel edificio abandonado denotando su sonrisa burlona con la mirada fija en ella.

Cómo era de esperarse de su compañero siempre le iba a buscar por donde sea que estuviera ella, obligando a su halcón a seguirla constantemente. Por suerte ese día le había dejado en paz tanto él como el pajarraco qué tenía de mascota.

- Dudo qué sea mi amigo, nunca nos llevamos bien... - Mencionó mientras alzaba su dedo índice dejando salir una llamita en la punta de este. - Es mejor que guardes tus alas... Hace mucho él le arrancó un par de alas a alguien como tú. - Dijo mientras suspiraba y se hacía un poco de espacio para estar enfrente de su contraria.

Se cruzó de brazos y con el ceño fruncido levantó un poco la cabeza viendo a su compañero Altruismo.

Genial, llego el idiota con el que solo puedo pelear incluso llegando a insultos fuertes...” La mentalidad de Deseo o conocida anteriormente como Kurumi se mantuvo como el de una chica de 17, aveces era un poco rebelde y no entendía a concejos simples, jugaba cruelmente con el líder de todos y podría ser peor. Solo que lo demás se lo quedó Haruka, ahora ya saben el por qué de la actitud de ambas. Pero volviendo con Altruismo, Kurumi o Deseo -cómo prefieran- y el joven Kay; ella, soltó uno de sus brazos y en su mano formaba - moviendo un poco sus dedos - una bola de fuego destinada hacía su compañero.

- Hola mi querido y horrendo compañero... Un bicho raro se coló en un momento tranquilo que por fin tenía y bueno tú pajarraco también se coló... - Dijo en forma de burla mientras una macabra sonrisa aparecía en su rostro. No era qué le odiara o le quisiera ver muerto qué vivo, es solo que no era divertido, siempre estaba serio con ella, nunca se entendían y las únicas palabras que se dirigían eran acuerdos de paz para qué uno dejara al otro en paz.
- Si quieres ver cómo le arranco las alas a tú querido Taka por mi no estaría mal... - Al momento de terminar la frase detuvo sus dedos haciendo que la bola de fuego desapareciera de su mano.

Suspiro secamente, se estiró un poco y tan solo se sentó en el borde de la azotea de aquel edificio manteniendo la mirada tosca contra su compañero. Quería decirle a Kay qué se fuera, pero sería muy evidente. Estaba en un pequeño y ligero problemilla, ya que ella sabía que Altruismo aveces era muy parecido a una niñera, notificaba casi todo a Zeldris y bueno, no es bueno que notifique que ella mantuvo una conversación amistosa con una raza.

Tsk, si tan solo Altruismo fuera un poco menos pesado~” Pensó mientras cruzaba un poco su pierna. Esperando a que él o Kay hicieran algo ella tan solo jugó un poco con una llamita en su dedo pasándola de pequeños saltitos de uno a otro dedo. No tenía interés en matar algo o alguien, ya lo había echo en la mañana con una parejilla que se paseaba por el bosque. Solo quería conocer la ciudad, ¿Qué había de malo con eso? ¿No?.

Off:
Aquí les dejo la explicación de la absorción de fuego que posee Kurumi/Deseo por si tienen dudas.
• Absorción de fuego
¿Como lo hace?: Con cualquier fuente de fuego puede absorber todo el que este disponible y mantenerlo para lograr hacer proyectiles de fuego u otras cosas con este.
¿Qué hace?: Con este poder ella crea en su mayoría proyectiles y ráfagas que se pueden utilizar a larga distancia [30 metros de longitud] que causan un daño considerable en su oponente [20%]. [Duración: 2 posts]
Recarga: 2 posts
Contra: Si el oponente se aleja más de los 30 metros las ráfagas y/o proyectiles se desvanecen y se puede hacer un 10% de daño autoinflingido al tomar las llamas.



                   ○ [Kurumi Kyoko] ahora es [Deseo]             
avatar

Dromes :
13601
Reputación :
0
Mensajes :
20

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Yo? ¿Amistosa? Ni de chiste. [Priv. Kay B. Morgenstern]

Mensaje por Altruismo el Jue Jul 20, 2017 3:52 am

Mi mirada hacía mi compañera y al desconocido se volvía al poco tiempo intimidante; no tanto como quisiera pero expresaba aquel sentimiento de molestia que me perseguía desde hace ya varías horas. Me era fastidioso el tener que estar detrás de Deseo como una especie de guardián cada vez que esta se escapaba. Pero bueno, tampoco es que se dejará en llevar una correa para mascotas o tenerla que atraparla con una trampa para osos; siempre una verdadera molestia.
No obstante, agradecia que tuviera a Taka para momentos como este. Me ayuda mucho cuando tengo ganas de hacerme el perezoso durante el día.

Las dos personas se quedaron algo callados al observar como mi Halcón se encontraba en medio de su pequeña platica; no era como si me importará de lo que hablarán pero parecía ser que se llevaban algo bien. Una imagen algo vomitiva si es que me lo imaginaba mejor. No tenía un buen carisma hacia los demás, es mas no tenia ni buen aspecto como para poder relacionarme con las demás razas repugnantes que convivían en la ciudad, todos se mantenían alejados y con eso bastaba. No son dignos para poder acercarse mas allá de dos metros de distancia (?)
Volviendo al presente y mirando los ojos de los contrarios, me gustaba observar en toda la atención que llame en tan solo aparecerme cerca de ellos. Tal vez mi compañera se lo esperaba; pero el otro ni se le había pasado por la cabeza. Mi silueta era lo que veía y por supuesto a mi preciado Halcón que no tardaba en llegar hacía donde estaba.

El chico de cara bonita empezó a caminar enfrente de Deseo extendiendo sus alas -¿sera una clase de ángel?- ... no, no lo era su energía desprendía otra cosa. Mis ojos que posaban hacia él de modo indiferente y viendo que no era en algo que debiera hacer mucho caso, simplemente sonreí de medio lado y agarre una pluma de Taka para ponerlo entre mis labios. —Desagradable-  era lo único que pude decir sobre este una vez que mi mascota se poso sobre mi hombro.

—No pensaba que quisieras tanto ~ la verdad ya empezaba a extrañarte —  la voz sonaba algo sarcástica con un toque de diversión; era de lo mas divertido el tener que pelear con ella cuando estaba de lo mas aburrido y no sabía que mas hacer ademas de estar durmiendo. Si ya había asegurado que nos no caíamos tan bien como se deberia a pesar de que somos compañeros, nadie le importaba si nos insultarnos entre nosotros... mientras hiciéramos el trabajo que nos correspodia.

Escuchaba las palabras que ambos decían si, pero pasaba del otro como si no estuviera ahí chasqueando le lengua y haciendo una mueca —Cariño, antes de que pudieras tocar a Taka te cortaría ambos brazos sin problemas— una sonrisa algo perturbadora aparecía sobre mis labios; puede que no sea una mala idea... —después de eso mi ave te sacaría los ojos; es un nuevo truco que le he enseñado y necesito probarlo con alguna persona— mencionaba a medida que acariciaba el cuello de mi dicha mascota con delicadeza.

¡Pero basta de hablar del ave! tal parecía que era el único con buenos modales entre nosotros dos este no dañaría a Deseo a menos de que lo quiera atacar y yo bueno, atacaba a todos cada vez que quería por pura diversión. Asi que volviendo alas tinieblas de donde salí, no paso mucho tiempo para que apareciera en el piso donde ellos estaban ahora a metros mas cerca, dejando verme completo con mi ropa algo elegante y los grilletes que se sostenían en mis muñecas, desafortunadamente de la cadena estaba rota gracias a la molestia de hace unas horas atrás.

—-¿No vas a presentarme a tu nuevo amigo? Que descortés eres Kurumi — mi voz ya no sonaba vacilona o divertida, el tono que utilice esta vez fue mas serio y rudo; para imponer autoridad claro, ya que en estos momentos no estaba del todo humor para soportar mediocridades o situaciones que me pudieran poner furioso. Las cadenas hacían todo lo demás el sonido de estas estaban presentes en todo momento, Pero sin ver al rubio a la cara.


○ [Simon Blackquill] ahora es [Altruismo]


Shall i show you what a truly sharp blade is capable of?:


10 mandamientos:



avatar

Dromes :
13770
Reputación :
4
Mensajes :
35

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Yo? ¿Amistosa? Ni de chiste. [Priv. Kay B. Morgenstern]

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.