FELIZ CUMPLEAÑOS
Hace 6 años se creó esta comunidad con la intención de unir a los roleros y crear una familia. Hoy me es grato decir que se ha cumplido desde el inicio. Bienvenidos a Éadrom, bienvenidos a Takemori.

Muchísimas gracias a todos nuestros usuarios. Este es un triunfo que compartimos no solo con los registrados actuales, si no también con aquellos que se fueron.
Muchas gracias!
6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
BÚSQUEDA DE STAFF
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
GRADUADOS Y
CONDECORADOS
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Backstreet. «Libre»

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Backstreet. «Libre»

Mensaje por Claire Redfield el Miér Mayo 17, 2017 4:56 am


Backstreet.
Libre | Calles | 01:00 am

Estiró sus brazos luego de estar acurrucada en la misma posición, le hastiaba permanecer durante mucho tiempo en un mismo sitio, esperando que una presa, cualquiera que fuere, cometiera el terrible error de pasar por aquel vacío callejón en el que la vampiresa esperaba acabar con su vida. Por ello prefería cazar en sitios más concurridos, en el que pudiese embaucar a cualquiera con facilidad y drenarle la sangre; sin embargo, había preferido realizar esa noche una caza solitaria, apartada de las multitudes, para así evitar problemas.

No obstante, ya estaba deseando marcharse de allí, pese a que el ansia de sangre, esa noche la superaba. Observó el cielo, estaba sobre un tejado de una casa con una sola planta, y aunque habían edificios a su alrededor, pudo ver la noche oscura, con escasas estrellas en el firmamento. Seguramente nadie cuerdo, se atrevería a pasar por ese callejón. Estaba a punto de dar un salto fuera de allí, de regreso a su casa, con la esperanza de que en el camino, con suerte pudiese atacar a alguna víctima.

Sin embargo, sus agudos oídos detectaron movimiento a unas cuantas calles, pasos apresurados, no sabía si de hombre o mujer, se aproximaban a su posición. Se acuclilló, alerta de que quién fuese que venía corriendo, parase en el callejón, o muy cerca como para beber de su sangre. Lo tomaría por la espalda y luego de hincar sus colmillos, se marcharía como si nada hubiese pasado. Entonces, con los brazos entre sus piernas, y las palmas en el tejado, enfocó su vista hacia la dirección de donde provenía el sonido de los pasos. Pero, luego a ese sonido, se le unieron unos más fuertes, y quizá torpes. Lo primero que pudo imaginar, fue que alguien perseguía a quién había sentido en primer lugar, y en vez de brincar del techo, se limitó a esperar, atenta de ver qué era lo que estaba pasando, para así decidir si intervenía, o no.





FICHA

I'LL MAKE HELL BURNS:
avatar

Edad :
28
Dromes :
89082
Reputación :
0
Mensajes :
62

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Re: Backstreet. «Libre»

Mensaje por Ren el Miér Mayo 17, 2017 6:03 am

Yo pasaba por esa calle de vuelta a mi casa, luego de una salida con mis amigos, solo pase por allí cuando de repente escucho un ruido detrás de mí y noté que me estaban siguiendo. En ese momento acelere el paso para llegar rapido a mi casa, pero la persona que me seguía, continuó haciéndolo, yo continue sin mirar atrás hasta que oí que esa persona aceleraba el paso al igual que yo, luego de oír esto, estando aterrado, eche a correr y escuche un ruido en un techo de una casa pero no le preste atencion, solo pensé en salvar mi vida.

En ese momento tuve una idea, al ser una noche tormentosa, con relámpagos y truenos aprovecharía eso para atacar a la persona que lo estaba siguiendo - ¡Deja de seguirme, ahora! - En ese momento un rayo desciende del suelo arrojando una espada hacia mí, con esa espada logre asustar a la persona que me seguía - Eso fue facil, ahora podré seguir tranquilo - pensé en ese momento, pero presentía que eso pronto cambiaría.
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
20
Dromes :
11180
Reputación :
0
Mensajes :
16

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Re: Backstreet. «Libre»

Mensaje por Noah Wolf el Miér Mayo 17, 2017 6:46 pm

Noche de faena en el bar, la lluvia arreciaba a cada minuto fuera del local dificultando transitar las, ahora, despobladas calles de Éadrom. Si bien en los días de semana la concurrencia no era abundante, el clima actual tampoco ayudaba mucho. Las pocas personas que restaban dentro, noctámbulos y borrachos empedernidos, estaban preparando todo para marcharse en cuanto el diluvio amainara un poco (cosa que no parecía muy próxima que digamos). Era uno de esos días difíciles, uno en los que cualquier empleado normal no viera la hora de marcharse. Caso contrario ocurría en Noah, la baja concurrencia le permitía efectuar su trabajo relajado y de manera más eficiente, además, en noches así era cuando tenía permitido fumar algún que otro cigarro dado que los clientes no tenían problema con ello, en tanto la bebida siguiese circulando.

Largó una bocanada de humo, había terminado de lavar las copas usadas a lo largo del día y sólo quedaba guardarlas en su lugar. -Otro trabajo bien hecho.- Pensaba para sus adentros mientras oía las gotas de agua chocar contra los cristales de las ventanas, aquel arrullo le producía una agradable sensación de sosiego. Situación que no duró mucho puesto que un rayo caído a escasos metros hizo temblar hasta los mismos cimientos del edificio. De un momento a otro todo quedó en penumbra dentro, apenas se distinguía algo gracias a la luz proveniente de los relámpagos fugaces. El albino se asomó hacia la puerta a paso pausado, en realidad lo correcto sería decir que toda la manzana estaba ausente de iluminación. Tal parecía que el desperfecto técnico afectaba buena parte de la zona. Exhaló humo nuevamente, no había "mejor" manera de cerrar la noche que de esa forma. ¿O tal vez el incidente le jugaría a favor? El dueño del bar, un anciano de mal carácter pero bastante comprensivo, no tardó en hacerle saber que sus servicios por ese día ya no eran requeridos. Los dos borrachos que ahora quedaban en el negocio eran clientes regulares, por lo que el viejo ya conocía de sobremanera que estarían tomando hasta casi llegada el alba. Además, el torrencial aguacero del exterior sólo parecía empeorar con el tiempo, no pensaría dejar que su barman favorito terminase hecho un trapo mojado. Lo mejor sería dejarlo libre por ese entonces.

Tras agradecerle al anciano por el gesto, se retiró del lugar con premura para no pillar un resfriado. Además, detestaba las tormentas, le crispaban los nervios. Siguió caminando por entre medio de las oscuras calles, en medio de tal penumbra la ciudad era el vivo retrato de un laberinto. Lo único que se distinguía era el sonido de la lluvia golpear contra el suelo y algunos...¿pasos? Más que pisadas lentas, eran de una índole veloz, como si alguien estuviera corriendo tras algo ¿o siendo perseguido quizá? Frenó en seco, su cigarro estaba todo húmedo y ya carecía de utilidad. Eso era lo que odiaba de mojarse, interfería severamente con su tabaquismo. El ruido de las pisadas aumentaba, pareciendo acercarse con mayor rapidez. En medio de ese averno era imposible verificar por medio de la vista su dirección, peor aún, no tenía idea de quién o qué rondaba a esas horas las calles y menos con un clima tan atípico. Todo esto realmente estaba afectando sus nervios.

Una voz masculina resonó a escasos metros de él, opacada segundos después por un potente trueno proveniente del mismo sitio. Por unos segundos sus ojos estuvieron cegados, al igual que tampoco lograba distinguir nada más allá de un fino pitido en su oídos. Eso había estado cerca, muy cerca. Entre medio de todo el jolgorio, divisó una figura parada casi al terminar la calle, a unos dos o tres metros. Parecía llevar algo en sus manos, pero no lograba ver bien de qué se trataba. ¿Estaría en problemas de nuevo?


avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
24376
Reputación :
1
Mensajes :
145

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Re: Backstreet. «Libre»

Mensaje por KaiserApolo el Miér Mayo 17, 2017 7:18 pm

Bien. Lo primero de todo. ¿Alguien sospecha qué demonios hace un ser humano relativamente sano mentalmente paseando en una noche de tormenta? Ese es uno de los grandes interrogantes de nuestra historia, en la que debemos situar a un nigromante paseando tranquilamente por las delictivas calles de Éadrom, junto a su inseparable amigo, Kampert, el caído que le hacía sus veces de mayordomo. ¿Su nombre? Kaiser Apolo Ebbon. ¿Ocupación? Él era profesor de Takemori, a pesar de que en sus tiempos libres se dedicaba a negocios mucho más oscuros y “malignos”. Era una gran manera de enriquecerse en esta guerra. Mientras miles de ciudadanos morían exterminados por la Secta, o debían trabajar de noche para llevarse algo a la boca, él paseaba tranquilamente, y si alguien le molestaba, se iba a dormir de un cuchillazo en el costado.

-Mph… Hermosa noche, ¿cierto, pequeño Kampert? Es raro que llevando un báculo de oro en la mano no me haya muerto aun. Sin duda alguna, soy alguien afortunado. Pero… La vida es tan monótona… ¿Qué te parece si nos divertimos un rato? Podemos irnos a beber un poco de vino… Claro está, que no creo que acepten bestias de dos metros en ningún restaurante o bar que conozca. Y no me apetece ir a casa. Me gustaría hacer algo para aparentar ser más joven y así agradar a mi Asuna…

El caído respondió con una serie de gritos indescifrables en su lengua, a los que el nigromante respondió con una sonrisa. Tal vez sería una estupidez hablar a un no muerto que no sabe responderte, pero era divertido.

Tras un par de pasos, y sumergido totalmente en sus pensamientos, notó un rayo caer muy cerca suyo. Por unos segundos, cerró los ojos con miedo a que le cayera encima. No se dio el caso, afortunadamente, había calculado mal la distancia. Respiró hondo unos segundos, para tras ellos, darse cuenta de que el idiota de su caído estaba tocando una farola. Objeto metálico, carne humana…

-¿Qué haces, estúpido? ¡¿No te acuerdas de lo que sucede sí…?
Demasido tarde, al cabo de pocos segundos, y como si se tratara de una comédia, una descarga cayó sobre el sirviente, que al cabo de pocos segundos, acabó totalmente calcinado.
Vaya. Parece que bailar bajo la lluvia no va a volver a ser tu película preferida, ¿cierto, muchacho? Mejor voy a tener que resucitarte en algún momento del día… Pero te quedas carbonizado un rato, como castigo.

Bueno, como podemos ver, deberíamos retocar un poco la oración que describe a Kaiser como un sujeto con una salud mental estable, porque no solo es raro hablar con un muerto viviente (cosa que de sí ya es inusual) Sino que además, parecía que el nigromante tuviera la capacidad de comunicarse con las cenizas. Rápidamente, cogió unas pocas con su mano y las guardó en el bolsillo de su túnica. Eso ya sería suficiente como para salvarle la vida. Entonces, en la distancia, observó a un misterioso sujeto salir de un bar, y vestido como si fuera un trabajador de este. Un poco más lejos, pudo apreciar también a otro hombre, que parecía venir corriendo… ¿Estaría siendo el primer sujeto atracado? Por curiosidad, alzó su báculo y apuntó con él a ambos sujetos, mientras decía con voz clara y tranquila, pero totalmente sonora desde esa distancia:

-¡Alto en nombre de lo que yo diga! ¿Se puede saber qué hacen ustedes dos en una noche cómo esta?

avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
17
Dromes :
27214
Reputación :
9
Mensajes :
257

Ver perfil de usuario
SEGUIDORES DEL CAOS

Volver arriba Ir abajo

Re: Backstreet. «Libre»

Mensaje por Claire Redfield el Lun Mayo 22, 2017 7:25 am


Quedó estática cuándo el sonido de los pasos cesó y en su lugar, un estruendoso trueno resonó en esa zona, y se tambaleó sólo un poco, inmediatamente brincó del techo y se resguardó bajo la saliente del mismo, en el suelo. Había sido muy cerca, demasiado; la lluvia intensificó, y todos los edificios a su alrededor quedaron en oscuridad. Para la vampiresa, que no estaba entre sus preferencias estar bajo las tormentas, decidió marcharse pronto de allí, ya encontraría alimento en otro sitio, de preferencia uno seco.

No obstante, pronto la lluvia sería acompañada por más pasos, y luego, las voces se harían presentes. ¿Qué demonios hacía tanta gente allí a esas horas de la madrugada? No era el fin de semana ni nada parecido, para que en ese momento, contándola a ella, hubiesen cuatro personas expuestas bajo la despiadada lluvia. Claire quiso mantener el perfil bajo, no le convenía comenzar alguna pelea o lo que fuera en ese momento, no se encontraba precisamente muy bien alimentada, y empezaba a sopesar el hecho de permanecer allí. Debía salir, y pronto. No le sería complicado abandonar el sitio sin ser descubierta, y eso sería lo que haría.

Sin embargo, la pelirroja no contó, con que luego de brincar de regreso al techo, y escapar por las azoteas a saltos, una de las tejas, resbalaría al apoyar su tacón carmesí sobre ella, y la teja, caería al suelo en pedazos. «Merda» Masculló fastidiada, al ver el insignificante trozo de barro hecho trizas, delatarla. Todo había resultado un desastre; de verdad, aborrecía las lluvias torrenciales como esa, debería estar en su lujosa habitación, bebiendo whisky, o torturando a alguna pobre alma. Y sin embargo, esa única necesidad vital, la había hecho ser descubierta por quienes fueran los que rondaban cerca de aquel callejón. Aunque lo dudaba, esperaba que realmente no hubiesen escuchado la teja caer y partirse en pedazos, quizá pensarían que era un gato callejero, o a causa de la misma tormenta, pese a que no creía poseer tal suerte, lo que llevaba de noche, no había salido muy bien que digamos, esperaba que no empeorara.





FICHA

I'LL MAKE HELL BURNS:
avatar

Edad :
28
Dromes :
89082
Reputación :
0
Mensajes :
62

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Re: Backstreet. «Libre»

Mensaje por Ren el Lun Mayo 22, 2017 5:52 pm

Luego de que la persona que lo iba siguiendo huyera, continuo caminando pero se detuvo al escuchar una voz que le dijo - ¡Alto en nombre de lo que yo diga! ¿Se puede saber qué hacen ustedes dos en una noche cómo esta? - Yo respondi, con la espada en mano - Yo les hago la misma pregunta, y mis asuntos no son tu problema - El silencio rodeó el lugar, hasta que derepente una teja de uno de los techos se desprende y cae al suelo rompiéndose en pedazos y oye a alguien decir, no sabia si las otras personas lo habian oido - «Merda» - Yo reaccione de inmediato - No se muevan, Sal ahora, se que estas allí - Dije a la criatura que estaba en el techo, desconocía la raza de esa persona, y tampoco sabia si era hombre o mujer, de lo único en lo que estaba seguro era de que alguien estaba allí.

En ese momento embesti a la criatura en el techo - Te dije que sabía que estabas aquí, ahora revelate ¿Quien eres y que buscas? - Dije ya que no podía ver su cara que estaba cubierta por una sombra, en ese momento un relámpago alumbró su cara y pude notar que era una chica de cabello rojo y tenía colmillos, asumi que se trataba de una vampira.


avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
20
Dromes :
11180
Reputación :
0
Mensajes :
16

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Re: Backstreet. «Libre»

Mensaje por Desgracia el Lun Mayo 22, 2017 6:44 pm

-La desgracia nos llega a todos, la desgracia nos llega a todos… ¡Y yo soy el culpable! ¡MUAJAJA!

Saludos. Un placer conoceros. Mi nombre es Kyoaku Oni, el mandamiento de la desgracia, aquel que causó las siete plagas sobre Egipto, el fiel sirviente del dios Aoz… O como se me conoce en mi forma humana, un simple huérfano de ocho años al que no te interesaría encontrar por la calle. No me gusta estar con los demás niños de mi edad, principalmente, porque ni siquiera la tienen, en todo Éadrom, solo he coincidido con nueve personas con cinco mil años o algo más. Y esos eran los Mandamientos. Pero tal vez no debería explicar todo esto y solamente debo pasar a la acción. En una ciudad devastada por la guerra, la comida escasea, e incluso los semi demonios debemos comer. Pero el problema es qué me gusta a mí personalmente. A parte de las manzanas, solo he probado algo que esté igual de delicioso como para considerarse pecado, y eso era… Bueno, ya lo descubriréis más adelante.  Armado únicamente con mi cuaderno, mis cuchillas y un frasco de veneno, me adentré en los callejones de esa maldita ciudad en la que me desperté tras la caída del sello.  Cuál fue mi sorpresa al encontrarme de lleno con ese misterioso hombre ataviado con una túnica, y que portaba una túnica. Inmediatamente, me escondí entre las sombras, con miedo a que me encontrara. Odio a los humanos, y ese ser… ¿Era un… Mago? ¿Por qué llevaba túnica? Más o menos desde que exterminé ese templo en honor al dios Anubis, no he tenido buenas experiencias con ese colectivo. Y desde que no puedo activar mi forma real sin saber el nombre de mi enemigo… Tranquilamente, contemplé la escena, algo borrosa desde mi forma humana, pero los detalles no se me escapaban. Al cabo de pocos segundos, pude ver a qué estaba apuntando el sujeto. ¿Otro ser vivo? La lluvia caía con más y más fuerza, mojando mi única camisa de lino… Ungh… Todavía me acuerdo de lo asqueroso que fue secarla. Y todavía escuchaba algo más, ese segundo hombre saltó hacia un tejado, y yo me cubrí la cabeza con miedo a que intentara atacarme. Cuál fue mi sorpresa al ver que no fue así. ¡Había una tercera en la escena! Gracias a la luz natural que me concedían los rayos, pude ver su cara. ¿Colmillos? La muchacha en sí tampoco es que fuera demasiado extraña,  pero… ¿Colmillos? ¿Sería una vampiresa, acaso? ¡Otro ser de oscuridad! Inmediatamente, me emocioné y salté para detener una de las embestidas del muchacho. Gracias a mi fuerza sobrehumana, pude parar el peso del contrario sin demasiado esfuerzo, pero aun así, me llevé un buen rasguño en la muñeca.  Miré a los ojos de aquella chica. Era tan… Ojalá pudiera controlar los sentimientos de mi forma humana, porque me sonrojé y por unos segundos me quedé mirándola. Tras ello, desenvainé mi arma preferida, el favor de Lliliana (aquella que un día fue mi madre) y apunté con ella a la yugular del joven.

-¿Nunca te han enseñado que a las chicas no se les asusta? Tienes suerte de que me encuentro bondadoso el día de hoy, puesto a que si se diera el caso contrario… La punta de esta arma penetraría tu maldito corazón en cuestión de segundos. –volteé mi cabeza, mirando así a la tercera participante en esta escena- Disculpe la intromisión, señorita. Soy Desgracia, Kyoaku Oni sería mi nombre real… Pero para usted Desgracia, si no es molestia… Lamentablemente, debo hacer la misma pregunta que el compañero, pero esto va para todos, incluido el señor del báculo que se encuentra mirando la escena… ¿Qué hacen ustedes, jóvenes, en una noche tan oscura? Éadrom es un lugar plagado de peligros… Y yo debo representarlos.
Dejé de amenazar al hombre, mientras me quitaba la camisa, y la dejaba de un lado, permitiendo así a los espectadores ver mi hermoso cuerpo. No es por ser narcisista, pero incluso siendo niño soy fabuloso. Muchos huérfanos me confunden con un adolescente de dieciséis años, no solo por mi formidable altura (metro sesenta), sino que mi cuerpo estaba tan musculado como un adulto. Estaba claro que entre nosotros cuatro, y aunque yo no lo pareciera, era el más poderoso de ellos. Ojalá pudieran verme en mi verdadera forma, eso sí hubiera sido divertido… Tras desperezarme unos segundos, me sonrojé un poco tras darme cuenta de la estupidez que acababa de cometer. Mi cuaderno no podía mojarse, era cierto, y estaba guardado en una funda de mi mis pantalones, pero aun así, dejé al descubierto mis tres cuchillas arrojadizas y el frasco de veneno que tan bien podría haber utilizado en caso de necesidad. Aun con el arma en mis manos, me acerqué a la mujer (que podría haber pasado perfectamente por mi madre, por cierto), y me senté cerca suyo, mientras jugueteaba arrancando las tejas y arrojándolas lo más lejos que pude. Algo debía aprender cualquiera que se enfrentara a mí, el gran Desgracia. Que no saldría bien parado, y si ese joven lo intentaba…
Físico de Desgracia en su forma humana:
avatar

Dromes :
11095
Reputación :
4
Mensajes :
47

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Re: Backstreet. «Libre»

Mensaje por Noah Wolf el Lun Mayo 22, 2017 9:28 pm

Hey, hey, hey ¿Qué rayos estaba sucediendo? Minutos antes planeaba tener una tranquila noche de naipes y tabaco pero ahora todo se iba al garete a velocidades cósmicas. Repasemos un poco la escena. Él salía de del trabajo cuando de repente gritos se escuchaban en las cercanías, al acercarse divisó una figura sospechosa portando algo más sospechoso todavía. Poco después otro sujeto (valga la insistencia del término) mucho más sospechoso que el anterior aparecía mascullando algo que no logró entender salvo el final. ¿Que qué hacían en una noche así? ¡Pues terminar la jornada laboral por supuesto! Aunque sospechaba que el resto de los invitados nocturnos tuvieran motivos similares. La iluminación de los rayos dejaba ver un brillo particular en el objeto que portaba el primer extraño, simulaba ser un tipo de espada. Vaya ¿Desde cuándo se iba armado para dar un simple paseo? Estaba claro que las intenciones del tipo no eran buenas pero...¿qué había del segundo? Lo observó dubitativo por unos momentos, también sostenía algo en su extremidad. Arqueó una ceja al sospechar que era un bastón, menuda amenaza podría ser. No obstante, un análisis más agudo logró dilucidar que se trataba de un báculo. ¿Un mago? De no tratarse de un simple chiflado de turno, las cosas sí que se pondrían interesantes.

La situación no pintaba nada bien, ambos sujetos estaban armados. Adoptó una posición de guardia, agachando un poco el cuerpo mientras separaba las piernas y ponía su mano en el reverso de su cintura, justo donde se hallaba su pequeña espada. Prefería desistir de pelear si era posible, pero no podía decir lo mismo del resto. Las cosas se mantuvieron así por unos minutos, los tres extraños firmes, observándose los unos a los otros en un silencio sepulcral sólo roto por algún que otro trueno y el cántico de las gotas chocando contra el suelo. Silencio que fue roto de un momento a otro al escuchar el ruido de un objeto haciéndose añicos. Automáticamente su mirada se redirigió hasta la fuente del sonido, al parecer una teja cayó de algún tejado ¿o más bien fue tirada? Apenas pudo notar cuando el sujeto de la espada se lazó hasta un techo próximo, qué agilidad, hasta no parecía humano. Para mayor sorpresa este enfiló su espada hacia... ¿una  muchacha? ¿Desde cuándo estaba ahí? Muchas preguntas rondaban su cabeza, apenas lograba concentrarse en el predicamento en el cual se hallaba metido. Para empeorar las cosas el panorama no dejaba contemplar del todo la escena, entre la oscuridad y la luvia metiéndose entre sus ojos costaba mantener fija la vista sin sentir agobio.

-¿Pero qué..?-Dejó escapar. Si el anterior tipo era rápido, este lo había sido el doble. Ahora una figura aparecía frente a quien sostenía la espada para proteger a la chica, ¿acaso era conocido de la joven? Costaba distinguirlo, pero por la figura y los vagos rasgos que la noche dejaba ver se trataba de un niño. Pero...algo no iba bien. No era para nada normal que un crío pudiese soportar el peso de una persona casi adulta, o peor, parar un ataque con un objeto punzante sin salir ileso en el intento. Ese muchachito le daba muy mala espina, lo mejor sería retirarse y dejar que se mataran entre sí puesto que involucrarse sólo acarrearía problemas.

Dio un paso hacia atrás para comenzar su huida, el más peligroso (el niño) parecía ocupado arrojando tejas por doquier por lo que asumió que sería buen momento para desaparecer. Sin embargo, segundos después desistió en la idea. Con tanto jaleo olvidaba al primer extraño, el rarito del báculo y pintas dudosas. Si bien el resto estaba ocupado combatiendo los unos contra los otros, el supuesto mago seguía de pie a metros de él. Las chances de que lo siguiera regreso a su habitación eran de cincuenta y cincuenta, además, no era tan inconsciente como para darle la espalda a un enemigo potencial. -Lo mismo debería preguntar.- Dijo al hechicero con una sonrisa confiada. No tenía intenciones de permitir que lo encontrase como una presa fácil.- No es común ver tanta gente reunida a estas horas de la noche y menos en tal circunstancia. ¿Acaso hay alguna fiesta y no me llegó la invitación?- Bromeó. Definitivamente no era una buena noche para el albino, a esas alturas hubiese preferido quedarse trabajando hasta tarde.


avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
24376
Reputación :
1
Mensajes :
145

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Re: Backstreet. «Libre»

Mensaje por KaiserApolo el Mar Mayo 23, 2017 2:30 pm

Sí, seguro que esto es una fiesta… El problema es de qué temática…

El nigromante no había sido capaz de asimilar casi nada. Por un lado, teníamos al hombre que había saltado hacia una muchacha que se encontraba escondida. Cual fue la sonrisa de Kaiser al ver que se disponía a matarla. Lo que no le hizo absolutamente nada de gracia fue el tercer sujeto. Había aparecido por detrás suyo, y con una simple mano había detenido una espada. Y aunque seguramente ninguno de esos sujetos lo notara, era simple ver que se trataba de un demonio. Porque vamos a sinceros: ¿quién, a una edad tan temprana es capaz de tener semejante físico y fuerza? Por unos segundos, el mago dudó sobre qué iba a pasar. Hasta que se inmutó de la presencia de aquel otro joven. No es que oliera excesivamente bien, y como ya había visto, debía haber salido de trabajar. Era la única persona qué tenía cerca, y en un acto de caridad, se acercó a él y le dijo lo siguiente, intentando que los otros no escucharan. En especial ese niñato, que ahora se dedicaba a lanzar objetos por el aire, sin motivo aparente ni una razón visible.

Si quieres seguir con vida, ten cuidado con ese niño que dice llamarse Desgracia… Cuidado con tu nombre. –tras eso volteó la cabeza y sonrió a la muchacha, al egocéntrico ser que la había intentado agredir y como no, a ese infante- Mi nombre es Rexiak Ebbon, y como deben de estar sospechando, sí, soy un nigromante… Agradecería a todo el mundo que bajara sus armas, por favor. Y muy importante, bajemos todos a hablar como adultos. Y como muestra de buena fe… -repostó su báculo de oro sobre una pared, mientras arrojaba su daga al suelo- Yo ahora voy totalmente desarmado. No soy tampoco demasiado fuerte, con lo cual… Parece que estoy en desventaja, ¿cierto?

Alzó sus manos y guiñó el ojo al otro joven, intentando que le imitara. El aura de ese maldito niño le estaba incomodando. Podía aguantar lo que parecía una vampiresa o a un ser extremadamente ágil, pero eso no… La lluvia seguía cayendo, mientras intentaba calmar un poco el ambiente, que en cualquier descuido, podría acabar en una tragedia. Además, debía llegar pronto a su mansión… No. ¿De qué se asustaba? Él nunca iba desarmado. Lanzó las cenizas de Kampert al suelo, y tras chasquear los dedos, comenzó a recobrar la vida. Tras ver como su pequeño mayordomo de dos metros se alzaba, se tranquilizó un poco y comenzó a juguetear con sus dedos, mientras explicaba.

Es cierto de que esto ha sido muy repentino. Por un lado, comparto la opinión del chiquillo, no podemos intentar asustar a una mujer así, caballero –tras decir eso, dejó escapar una pequeña risa y siguió- Sobre todo si lo que quieres es enamorarla. Por otra parte, es cierto que la señora aquí presente ha cometido una osadía, que podría haber acabado en desgracia. Mi pequeño Kampert os guardará todas las armas, así que no os preocupéis por eso, doy mi palabra como nigromante, y que Anubis me mate si miento, que no las robaré. ¿Y bien, os parece correcto?
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
17
Dromes :
27214
Reputación :
9
Mensajes :
257

Ver perfil de usuario
SEGUIDORES DEL CAOS

Volver arriba Ir abajo

Re: Backstreet. «Libre»

Mensaje por Claire Redfield el Miér Mayo 24, 2017 6:43 pm


Todo sucedió demasiado pronto, sin embargo, la vampiresa pudo ver con detalle cada movimiento de su atacante. Permaneció impasible al verse perseguida hasta el techo, frustrando su huída, no obstante, antes de que pudiese hacer cualquier cosa, un muchacho que parecería uno de sus propios estudiantes, que bajo esa fachada algo infantil, posiblemente ocultaría una terrible maldad; se colocó delante de ella, bloqueando el ataque del pelinegro. Esbozó una sonrisa, y si alguien no lo había notado ya, expuso sus afilados colmillos al verse defendida por el muchacho.

Hizo un paneo, y bajo la lluviosa noche, identificó a los otros allí, a simple vista podía notar que ninguno de ellos pretendía estar en ese momento, en lo que parecía, en cualquier instante se convertiría en una pelea, pues todos tomaron posturas defensivas. Cruzó ambos brazos bajo su pecho, y se limitó a alzar una de sus delineadas cejas. No importaba quién diablos era el chico que la atacó, o el que se interpuso en medio de ambos, tampoco le interesaban los otros dos sobre el pavimento del callejón—. Yo sólo daba un simple paseo nocturno —respondió apática, sin cambiar su posición, una más bien relajada y laxa, en comparación con la del resto—. Y en realidad, no necesito ser salvada, ¿acaso parezco aterrorizada? —replicó con arrogancia, una vez dos de los allí presentes enfatizaron el hecho de que había sido asustada.

Ciertamente, le era indiferente si el callejón se transformaba en un campo de batalla, lo que sería tan fácil, como para ella lo sería escapar de un salto, vaya desastre había resultado de su caza nocturna. En circunstancias más normales, no se opondría a pelear con quien fuese, sin embargo, en ese momento no se sentía ofendida, y más importante aún, no contaba con la energía suficiente para lidiar en una pelea con más de uno. Observó con atención cómo el muchacho más joven, se acomodó cerca de ella y comenzó a lanzar las tejas, lo que hizo que la pelirroja alzase aún más sus cejas, por el repentino arrebato. Soltó una tenue carcajada, aquel chico estaba desquiciado. El que decía ser un nigromante, con ánimos pacíficos, pidió tranquilidad, mientras una criatura se alzaba del suelo, un aparente acompañante, y ella, con ese gesto apático que la caracterizaba, se limitó a bajar del techo, aproximarse hasta los que estaban en tierra firme. Alzó los hombros y palmas de sus manos, demostrando que no tenía ningún tipo de arma en su poder, por supuesto a excepción de sus afilados y sobresalientes colmillos, y las largas y agudas uñas de color escarlata.

Soy Claire Redfield, y si ninguno pretende ser un donador de sangre, no tengo absolutamente nada que hacer aquí —pronunció observando con desinterés las uñas puntiagudas, y pese a que su tono sugería cierta amenaza, esa en realidad no era su intención. Aquel sitio ya no funcionaba para su caza silenciosa, y otro tipo de ataque, no sería su estilo. A la vampiresa le fascinaba jugar con sus víctimas, engañarlas, darles un ápice de esperanza para luego acabarlas; y eso, era algo que ya no podía hacer—. Así que, si me disculpan, caballeros... —añadió, sacudiendo el hombro de su vestimenta, dispuesta a marcharse de aquel sitio.





FICHA

I'LL MAKE HELL BURNS:
avatar

Edad :
28
Dromes :
89082
Reputación :
0
Mensajes :
62

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Re: Backstreet. «Libre»

Mensaje por Harry Blume Ayer a las 12:12 am

TEMA CERRADO
Éste tema ha sido cerrado y trasladado a la papelera debido a que lleva más de 2 meses de inactividad.
Si desean volver a abrirlo pueden pedirlo Aquí

Lugar: Ciudad de Éadrom - Calles
avatar

Dromes :
61749
Reputación :
5
Mensajes :
386

Ver perfil de usuario
PROTECTORES DE LA NATURALEZA

Volver arriba Ir abajo

Re: Backstreet. «Libre»

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.