FELIZ CUMPLEAÑOS
Hace 6 años se creó esta comunidad con la intención de unir a los roleros y crear una familia. Hoy me es grato decir que se ha cumplido desde el inicio. Bienvenidos a Éadrom, bienvenidos a Takemori.

Muchísimas gracias a todos nuestros usuarios. Este es un triunfo que compartimos no solo con los registrados actuales, si no también con aquellos que se fueron.
Muchas gracias!
6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
BÚSQUEDA DE STAFF
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
GRADUADOS Y
CONDECORADOS
Conectarse

Recuperar mi contraseña


¡¿Puedes hacer magia?! (Priv. Alicia Bonnet)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¡¿Puedes hacer magia?! (Priv. Alicia Bonnet)

Mensaje por Invitado el Lun Mayo 15, 2017 2:12 pm

Alquimia, una palabra clave para este encuentro que se aproximaba ¿Era magia o simplemente era la manifestación de la naturaleza dominada por el hombre? Una buena pregunta, pero ambas opciones eran correctas, en la realidad de donde venía el joven no era más que una doctrina que pocos podían aprender, en la que se canalizaba la energía de la tierra para dominar sobre la madre naturaleza para modificar o crear algo, mientras que en esta realidad era una magia de trasmutación. Ambas realidades convergían en un punto, la ley del intercambio equivalente, una ley que permitía modificar un objeto sacrificando otro del mismo valor ¿Pero qué hacía tan importante esta magia para este encuentro? ¿Sería lo que uniría el destino de dos personas armoniosamente? ¿O lo haría caóticamente? Eso estaría por verse…

Re se encontraba en el bosque, rodeado de tantos árboles que el sol solamente entraba a medias, se podían vislumbrar haces de luz recorriendo la tierra, como si se tratasen de los mismos en el suelo marino, moviéndose un poco con el vaivén de las hojas de los árboles por el viento, resaltando el color verduzco de la grama, de los arbustos, y de incluso las flores que se encontraban en el lugar, inhaló para llenar sus pulmones del aire fresco que había debido a toda la flora a su lado –Que genial es estar rodeado de toda esta naturaleza- dijo mientras exhalaba paulatinamente el aire que almacenaba, estiró su cuerpo un poco, haciendo algo de precalentamiento, estaba en ese lugar para entrenar, después de todo el chico quería hacerse más fuerte para no perder a nadie más, o por lo menos evitarlo lo más que pudiese.

Se agachó un par de veces antes de juntar sus palmas haciendo el sonido de un fuerte golpe, llevaba unas bermudas de un color negro anodino, por lo que no necesitaba arremangarse la bota izquierda, tocó su pierna metálica, que era de un acero inoxidable ligero y duradero, modificándola con su alquimia, haciendo que de su empeine brotara una hoja como si fuese una espada, no sin antes romper su zapato de por medio –Siempre se me olvida quitarme el zapato- dijo al aire para luego dar un suspiro, miró el árbol que tenía en frente, no era muy alto, pero tampoco se veía demasiado débil, si lo tumbaba no afectaría a ningún otro, aunque de todas formas lo reconstruiría luego con la alquimia.

Se agachó completamente e hizo unos pequeños saltos antes de ponerse en posición de batalla, duró unos segundos regulando su respiración antes de empezar a dar patadas estratégicamente hechas para hacer tajos en la madera, cortando cada vez más trozos del árbol mientras se movía a su alrededor, luego de unos minutos hizo una estocada con la pierna y se le quedó trabada la hoja en el tronco de árbol –No de nuevo- comentaba mientras forcejeaba para retirar la hoja, doblando su cuerpo hacia un lado para que le sirviera de apoyo la inercia, la madera cedió y aprovechó para dar la vuelta y hacer otro corte, finalizando con una caída debido a un resbalón, algo torpe, pero de lo más normal en el chico, sus despistado comportamiento era algo que lo caracterizaba –Auch- dijo al pegar la parte de atrás de la cabeza contra el tronco, produciendo el empuje necesario para que el árbol se estuviese cayendo hacia el lado contrario.

-¡¡¡¡FUERA ABAJO!!!!- Gritó divertidamente, siempre había querido decir eso, y se había cumplido esa “fantasía”, se escuchó el crujir de la madera hasta el estrepitoso sonido del choque contra el suelo, una carcajada se escuchaba luego de eso –Bueno, ¡A arreglar el desorden!- comentó para sí mismo antes de poner su peso sobre sus manos y levantarse como lo hacían los maestros del kung-fu en las películas, cayendo perfectamente sobre sus pies –Lamento haberte hecho eso árbol-san- dijo poniendo una de sus manos como si hiciera una plegaria, antes de juntar sus palmas nuevamente y tocar tanto las raíces como el tronco del árbol, pensó en la fórmula alquímica de restauración no más de medio segundo antes de que su magia hiciera efecto, se veía como si de sus manos saliera electricidad de un color azulejo, mientras que la madera empezaba a ser teñida por un color blancuzco, como si se tratase de luz, pasó lo mismo con las hojas, la trasmutación empezaba y la madera caída empezaba a desaparecer para rehacerlo en su lugar de origen, hasta que al pasar unos 30 segundos el árbol se encontraba en su lugar, intacto –Listo, como nuevo- Dijo el chico sacudiéndose las manos para luego hacer el mismo proceso alquímico para devolver su zapato y su pie mecánico a su estado original, volvió a inhalar aquel aire tan fresco, no requería de mucho tiempo entrenando a decir verdad, por lo que sacó una barra de chocolate de su sudadera negra con detalles rojos antes de recostarse sobre la base del tronco, empezando a comer del chocolate con una sonrisa en su rostro.
avatar


Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡¿Puedes hacer magia?! (Priv. Alicia Bonnet)

Mensaje por Alicia Bonnet el Sáb Mayo 27, 2017 7:37 pm

Aburrida de que sus bellos vestidos de colores pastel se ensuciaran una y otra vez por sus aventuras, había decidido confeccionar una outfit solo para cuando quisiera explorar sin tener que preocuparse tanto de ensuciarse, o que por lo menos no fuera tan difícil quitar las manchas como era hacerlo de un vestido color crema, azul bebe o rosa pastel.
Se había dedicado a cortar y coser las prendar toda la tarde y parte de la noche del día anterior, estaba la base armada, por lo que solo faltaban los detalles, los cuales obviamente no eran los menos importantes. Jamás dejaría que una prenda suya no tuviera su estilo, aunque fueran prendas de colores que no usaba normalmente.- Ya casi está listo... -Susurró frente a su maquina de coser totalmente concentrada, un par de cintas, blondas, correas, bolsillos escondidos entre el faldón, realmente esta parecía ser la prenda más cómoda y "útil" de todas las que tenía en su ajustado closet.

Cuando se aseguró de que estaba todo listo, admiró su creación emocionada estirándola en la cama para verla por completo.- ¡Esta listo, Lizbeth! -Le dijo a su pequeña coneja blanca, corrió a la ducha para estar fresca para la aventura, lavó su cuerpo y cabello pensando que este ultimo también tendría que llevar un peinado cómodo para la tarde que se venía, no había dormido mucho en la noche, pero una siesta en el bosque tampoco estaría mal. Todos los planes de lo que podría hacer se le venían a la cabeza, aunque quizás no estaba pensando mucho en los peligros que se podía encontrar en aquel lugar.- Mm mmh mh~ -Tarareaba mientras terminaba de quitar el jabón de su cuerpo y la crema capilar con olor a frutas de sus rubios cabellos. Tapó su cuerpo con una toalla y caminó rápidamente a su cajonera para comenzar a ver que combinaría con aquel hermoso vestido.

Veamos~ -Se colocó primero lo obvio y esencial, la ropa interior. Luego de eso se colocó unos bloomers que llegaban hasta medio muslo, los cuales había confeccionado la noche anterior junto con la prenda y unos pocos adicionales. Su abuela siempre le decía que una dama siempre debía cuidar que no se viera nada que no quisiera, y aunque no se sentía exactamente como una... usar esos shorts abombachados era bastante cómodo para alguien que amaba escabullirse por todo tipo de lugares y además usar vestidos.
Buscó una blusa color crema con vuelos en el pecho, no podía evitar usar siquiera un par de cosas de colores claros, pero es que si no tendría un look demasiado oscuro para su gusto.
Mientras terminaba de abrochar la blusa y la colocaba bajo los bloomers, tomó su pomposo petticoat el cual le daría forma al bello faldón rojo que colocaría encima, había pensado que en caso de necesitar correr o tener que mover libremente sus piernas unos pequeños ganchos en su corset café le ayudarían, finalmente, sus amados bloomers estaban allí abajo.
Estaba casi lista, peinada con el cabello recogido, con unas botas cafés y sus calcetas negras hasta arriba de la rodilla, solo faltaba su capa roja en caso de llegar a tener frío, además de su bolso de tela que podía usar en la espalda como mochila con lo suficiente para comer aquella tarde de aventuras. Se despidió de su pequeña coneja Lizbeth dejándola en su amplia jaula con agua y alimento, no quería que le sucediera nada, por lo que no podía dejarla dar saltitos por el cuarto sin supervisión. Corrió hasta la parte de atrás del instituto donde había visto una parte de la reja que estaba un poco más separada de las demás, supuso que a alguien más le gustaba escabullirse al bosque, y es que entre tantos alumnos no era de extrañarse que hubiese otro aventurero como ella.

Ah, ahora que lo pienso... -Miró su vestimenta un momento mientras se adentraba al bosque caminando entre los arboles y arbustos.- Me parezco a... caperucita roja... -Musitó para luego soltar una suave risa, continuó su camino yendo derecho para no perderse, pero sabía que finalmente se saldría del camino cuando algo le llamara la atención, algo como aquel bello ciervo que se aparecía no muy lejos de ella hacia el este.- Es hermoso... -Susurró para tratar de acercarse silenciosamente y así no espantarlo, pero en un momento se escuchó como pasaba a llevar un arbusto con sus faldas.- Rayos... -Se dijo al notar que el animal quedaba viéndole atentamente, calculando en que momento debía huir.- Oye... ¿no quieres ser mi amigo? -Sonrió dulcemente mientras extendía una de sus manos cuidando el volumen de su voz, aún estaba a unos cuantos metros, por lo que el ciervo le miró y luego comenzó a alejarse, pero no rápidamente, era como si le pidiera que lo siguiera, o eso quería creer Alicia.- ¡No vayas muy rápido! -Decía aún en una voz no muy fuerte con miedo aún a espantarlo. Le siguió unos cuantos minutos cuando de repente sintió ruidos extraños y lo que parecía ser la voz de alguien.- ¿Mmh? -Se preguntó viendo hacia esa dirección un segundo, buscando con la mirada de donde provenían esos ruidos, se acercó escondiéndose tras un árbol y el animal que estaba a su derecha huyó.- A-ah... que mal... -Dijo algo triste pero luego un fuerte grito le hizo dar un pequeño salto y un golpe que retumbó en el suelo haciendo que sus piernas temblaran por el movimiento de la tierra. ¡¿Qué pasó?! Se preguntó en su mente guardando silencio, ¿sería una situación peligrosa? Se asomó por el costado del árbol y pudo ver como a lo lejos un chico que parecía ser un poco mayor que ella se reía con ganas.- No parece malo... -Se dijo mirando un árbol que estaba un poco más cerca, corriendo hasta él para ver mejor la situación. ¿Él lo botó? ¿Pero cómo...? No terminó de preguntarse hasta cuando vio como algún tipo de aura extraña y de colores salía de sus manos y del árbol. Sus ojos brillaron al ver como el árbol volvía a la normalidad, ¿era magia? ¿sería solamente un truco o de verdad estaba pasando aquello? Se quedó viendo anonadada como ocurría aquello, mordiendo su labio ansiosa por correr al chico para preguntarle como había hecho todo eso. Esperó a que terminara y se encaminó lentamente hasta aquel árbol por detrás para que el otro aún no le viera, pasó sus manos por el tronco inspeccionando, casi como si lo acariciara.- Es... increíble... -Dejó salir sin querer aunque casi en un susurro, en ese momento solo quería saber que había pasado, con una amplia sonrisa rodeó el árbol hasta llegar al chico de cabellos oscuros, se colocó de rodillas a su lado con las manos en el pasto mientras le veía atentamente.- ¡¿Cómo hiciste eso?! -Preguntó en voz alta de la nada, quizás demasiado alta... pero su emoción no la dejaba controlarse mucho en ese momento.- El árbol... estaba en el suelo, y luego volvió, pero no lo tocaste y no se ve roto... ¡¿Eres un mago?! -Parecía que se acercaba más al extraño cada vez que salían palabras de su boca, pero luego de quedar quizás demasiado cerca del rostro ajeno, su miraba fue cautivada por el chocolate que el otro tenía en sus manos.- Choco... -Susurró para luego morder su labio y recordar que no había traído más que un par de galletas y un sandwich partido a la mitad.- T-te cambio... un poco de chocolate por la mitad de un sandwich... -Volvió a verlo pero ahora con una mirada de decisión en sus ojos, ignorando nuevamente el espacio personal del muchacho.- ¡A-ah! aún quiero saber que fue todo eso, yo también quiero hacerlo... -Dijo sentándose con las piernas cruzadas, sacando su pequeño bolso de tela de su espalda para poder mostrarle al muchacho lo que deseaba cambiar, a ver si esto le ayudaba a que aceptara.- ¿Puedo llegar a hacer eso? -Preguntó quedando con el pan entre sus manos, para luego extenderlo un poco hacia él.


Hablo #3399ff - Pienso - Actúo

[Casa Azul] [Alicia Bonnet] [2ªA] [Ficha] [Nephilim]
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
25331
Reputación :
0
Mensajes :
17

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡¿Puedes hacer magia?! (Priv. Alicia Bonnet)

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 01, 2017 11:44 am

El poder para destruir el mundo con solo un chasquido, o para reconstruirlo, para traer un dios vanidoso al mundo, o para llevar las bendiciones de uno bondadoso a todos… Eso era la alquimia, eso fue su tormento, su salvación, su herramienta y su puñal… Pero volviendo a la escena… ¿Qué hacía allá? Entrenaba ¿Por qué lo hacía? Para ser tan fuerte que no perdiese a nadie más, o al menos para perder a la menor cantidad de gente posible ¿Y por qué demonios había parado de pronto solo para comer chocolate? Fácil, es un adicto al dulce, aunque ni él mismo sabía como no engordaba por aquello, tal vez el ir de aquí para allá por su trabajo como mecánico le hacía que su cuerpo siempre se mantuviese en movimiento, aumentando así la velocidad de su metabolismo… o tal vez solo tuviese suerte y fuera un efecto de tener la piedra filosofal siempre junto a él.

Esa piedra, que todo lo podía hacer, pero obviamente, que él no quería usar, a menos que no fuese para el bien de otros o en un caso extremo para no morir, después de todo esa piedra le había traído mucho sufrimiento, su pierna izquierda ahora era una prótesis metálica, había perdido a su mejor amigo y mentor en su otra realidad. No sabía que desgracias habría si la usaba egoístamente de nuevo, por lo que trataba de usarla para el beneficio de los demás, curando a quien lo necesitase a veces, o cumpliendo los “deseos” de la gente en algunas cosas, se empezaba a ganar un nombre en la ciudad conocido por algunos como “El genio” y por otros como “El ángel de la guarda”, más no era ninguna de las dos cosas.

Masticaba su chocolate, saboreando tranquilamente mientras estaba en el suelo cuando escuchó un sonido, como una voz “¿Será mi imaginación?” Pensó viendo a los lados unos instantes antes de volver a colocar la barra de chocolate en su boca, pero sin morderlo, después de todo cuando fue a hacerlo una chica le interrumpió, asustándolo un poco por la sorpresiva y un tanto agresiva entrada de la rubia -¡¿Eeeeh?!- Fue lo único que dijo antes de que se le cayera el chocolate de la boca, quedando este en su pecho… Las preguntas le atiborraban la cabeza ¿Qué cómo hizo eso? Trasmutó la materia de un lugar a otro usando el principio alquímico del intercambio equivalente, generando un cambio en la estructura del tronco usando todos los elementos del árbol ¿Qué si era un mago? En esta realidad era así, pero de donde veía era simplemente conocido como un alquimista ¿Qué si cambiaba un poco de chocolate por una mitad de sándwich? No, si iba a obtener una mitad debía de dar una mitad ¿Qué si le podía enseñar? Todo dependía de si tenía la puerta de la verdad o no, era lo que se necesitaba para ejercer la alquimia… Obviamente todas estas respuestas estaban en su mente, pero ninguna salía por su boca, la impresión lo había dejado mudo por ese momento, sonrojándose un poco cuando aquella chica invadió su espacio personal, tragó un poco de saliva al ver el sándwich, para luego aclararse la voz mientras se alejaba unos centímetros y se sentaba con las piernas cruzadas –Ahem… Primero que nada, no, no cambiaré un poco de mi chocolate… si tu me vas a dar la mitad de tu sándwich debo de darte la mitad de mi chocolate- habló sonriente, rompiendo por la mitad aquella barra y dándosela mientras tomaba el emparedado, o bueno, la mitad –Segundo- hizo la seña de un dos con la zurda –Según mucha gente sí, soy un mago, pero la realidad es que no lo soy… Tercero… Lo que hice fue lo que se conoce como alquimia, trasmuté el árbol cortado devuelta a su origen… y si lo toqué, solo que no necesité de mantener mis manos en él– se rió un poco -Y con respecto a lo último… podría, pero no sé si tengas lo necesario… Verás… no cualquier humano puede hacer lo que yo, no solo se requiere de estudios… sino de una “habilidad” innata- suspiró un poco antes de comer un poco del sándwich –Oh, esto está bastante bueno… ¿lo hiciste tú?- preguntó con una dulce sonrisa en su rostro, olvidándose de que posiblemente llegasen preguntas sobre su pierna robótica.
avatar


Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡¿Puedes hacer magia?! (Priv. Alicia Bonnet)

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.