6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Cambio de PB e Historia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cambio de PB e Historia

Mensaje por Ban Boraychoo el Lun Mayo 15, 2017 4:19 am

Ficha: http://www.institutoroltakemori.com/t17467-ban-boraychoo
   Físico antiguo: Kaito - Vocaloid
   Físico actual:
Código:
[url=http://static.zerochan.net/Shima.Sakon.%28Sengoku.Basara%29.full.1572754.jpg]Shima Sakon[/url]
     - [url=http://www.institutoroltakemori.com/u6920]Ban Borraychoo[/url] - Sengoku Basara
   Descripción física:
Código:
Ban es un hombre alto, aproximadamente un metro noventa de altura, posee un cabello de color castaño en la parte superior y de un costado es de color rojo. Sus ojos son de color carmelia llegando a parecer de color de la sangre en ocasiones.

Posee una buena contextura física, dada a simple vista más a su agilidad que su fuerza, controla su cuerpo con movimientos casi circenses, con una gran elasticidad. Aunque todos los músculos de su cuerpo se encuentran bien marcados.

Le gusta llevar siempre consigo un violín, el cual toca desde que llego a la ciudad, además de ello, como accesorio siempre le acompañan dos cosas, una calabaza en el costado derecho de su cuerpo y un juego de tres dados, que utiliza para apostar todo el tiempo.

Pesa aproximadamente 80 kilogramos y mide 1.86, con rasgos en su rostros que demuestran que no proviene del país, pero no tan notorios para parecer chino.

Posee una forma semi-humana, en la cual su peso aumenta por diez quilogramos, en ella las escamas aparecen en sus brazos y piernas dejando un bello color dorado, ambas manos se le formar un buen par de garras extremadamente fuertes como acero y por su espalda una hilera de plumas rojas aparece.

En su forma dragón, es un drago que llega a medir los 15 metros de largo, por 6 de alto y cuatro  metros de largo sin alas y sin la facultad de poder volar. Llegando a pesar una 500 kilogramos, de aspecto alargado, con dos enormes bigotes saliendo de su rostro. Escamas similar al oro, fuertes y resistentes por todo su cuerpo.
Datos extras:
Código:
[b]
 Apariencia humana:[/b]
[spoiler][img]http://static.zerochan.net/Shima.Sakon.%28Sengoku.Basara%29.full.1572754.jpg[/img][/spoiler]
[b]Apariencia Verdadera:[/b]
[spoiler][img]https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/564x/65/32/d2/6532d2f422baafb3c84f7b23b73a7f1f.jpg[/img][/spoiler]
[b]Nombre del físico:[/b] Shima Sakon
[b]Anime/Manga/videojuego:[/b]Sengoku Basara

Campo:Historia
Cambio: Borrar la anterior agregar esta. (se las dejo en Code para que sea mas facil copiarla.

Código:
INTRODUCCION:
Hace muchos siglos existió una nación avanzada para su época. El poder militar, económico y cultural que tenían era elevadísimo, hasta el punto de que eran considerados genios salidos de época. La nación estaba conformada por un clan de personas, cuyos motivos para vivir era creer en el destino, en los sueños y en la voluntad de las personas. A pesar de ello, otras naciones y reinos los vieron como una amenaza, y estaban en constante guerra con aquella nación. No fue sino hasta que se unieron en una gigantesca alianza que no lograron vencerlos y aniquilarlos casi completamente.

Al día de hoy se desconoce casi todo lo relacionado con aquel otrora brillante reino, pero sus supervivientes tuvieron descendencia y ahora viven alrededor del mundo. Son personas que se destacan por ser problemáticas, no seguir reglas y vivir a su manera es algo que los caracteriza por sobre todas las cosas.

CAPITULO I: EL CLAN D.

Todo comenzó en un lugar en el cual se desconoce su ubicación, en este había un clan de seres de diferentes razas, conocido como el Clan de los D. el cual fue perdido con el tiempo. Descendientes de un antiguo reino, el cual ya se había sido destruido hacía Siglos. Los miembros de eran conocidos por ser causar tormentas por donde quiera que pasaran. Al punto de los diferentes clanes circundantes se unieron para destruirlos.

En la noche del solsticio de verano, unas trompetas de guerra inundaron el valle de los D. diferentes razas se lanzaron al ataque, la noche era tenue y extremadamente fría, las nubes de tormenta tomar el horizonte y los clamores de guerra comenzaban a sonar. Los cuernos de guerra hacían hacer el valle estremecer, al punto de parecer truenos cayendo del cielo.

Los miembros del clan, comenzaron a prepararse para la batalla, pocos en números y llenos de esperanza, se lanzaron al ataque, esperando que fuera solo una trifurca como los miembros de otros clanes. Aun viendo la superioridad numérica, lucharon con todas sus fuerzas, pero salieron derrotados. La noticia se extendió rápido al campamento, de ahí una dragona, escapo llevando en sus manos un huevo. De color negro como las sombras, mientras escapaba recibió el impacto de una espada, una niña de cabellos rojos como el fuego y ojos de color sangre le había atacado por la espalda dejándola inconsciente y mal herida.

La mayoría de los miembros del clan se encontraban muertos, estaqueados alrededor del campamento, la sangre inundaba el lugar mesclada con el agua de lluvia, pocos lograron escapar, dejando un legado para todo aquel D. que se acercara y una promesa que el mundo volvería a tener a este Clan. Con las palabras escritas en una roca con la sangre de sus compañeros.

“Aunque la estirpe se extinga, su llama no se apagará… ¡es así cómo la antorcha se transmite de generación en generación!”
-
“Una voluntad heredada~
Los sueños de la humanidad~
El destino de una era…
Siempre y cuando las personas sigan persiguiendo el significado de la ansiada libertad,
no habrá nada que pueda detenerles.”

Estas eran las palabras entregadas como herencia de los D. Aquellas que fueron dadas una vez en el reino, al que había pertenecido este grupo de seres.

La joven mujer, mal herida comenzó a caminar, alejándose del campamento tratando de alejarse de sus tierras, pero su cuerpo no podía soportar el daño sufrido, en el lecho de un rio esta se encontraba sin fuerzas, esperando que el fin de ella y de su pequeño no nato.

CAPITULO II: EL BOSQUE DE LAS HADAS.

Un hada que pasaba por el lugar la encontró, su nombre era Nashira, la pequeña criatura se apiado de la mujer, en el estado moribundo y abrazando aquel huevo con todas las fuerzas. El joven hada trato de ayudar a sanar a la joven, pero su cuerpo estaba ya sin fuerza de vida y aunque con voluntad para vivir, en su último aliento le pidió un favor a la joven. “Cuida de mi hijo y dale por segundo nombre D.” Fueron las últimas palabras, antes de dejar a este mundo, entregando el huevo al cuidado del hada.

Pasaron años, antes de que el huevo de dragón por fin se abriera, en ese tiempo el hada prestaba total atención aquel huevo. Mostrándose atento con él, hasta el día que nació. Un pequeño ser no mayor a los 50 centímetros, más parecido a una serpiente que a un dragón en sí. Sus escamas aun frágiles y brillantes, con sus pequeños ojos tomaron por madre a lo primero que observo, aquella hada diminuta que lo había cuidado.

Ella pensando en su nombre, le entrego el nombre de Ban D. sin apellido por las costumbres de las hadas del bosque, nombre del hijo que ella había perdido tiempo atrás. El joven dragón comenzó a crecer y a la edad de los dos años, al fin pudo conseguir un aspecto menos amenazante, semi-humano, aun con sus plumas y sus pequeñas garras.

Vivió por un gran tiempo, en aquel bosque, mientras crecía fuerte, su descendencia de los D. comenzaba a notarse era inquieto y travieso siempre jugando con las demás hadas en su forma humana. Se crio entre mujeres, llegando a llevarse demasiado bien con la mayoría de ellas.

Un día en su mayoría de edad,  16 años. El joven que le gustaba corretear por el bosque, llego hasta un lugar el cual nunca había visitado y tenía prohibido entrar. Un gran árbol, de un tamaño exageradamente grande, se encontraba a sus pies. Este escalo con cuidado, mientras escucho el canto de un hada, esta estaba recostada en la copa del árbol. Impactado por la belleza aquel dragón se acercó a ella, trato de entablar con ella, pero ella solo lo derribo con una especie de magia.

El siguió intentando, una y otra vez, día tras día, pero fue derribado incontables veces, había recibido golpes y magulladuras, pero ni una sola palabra de la joven. Escuchando lo que se hablaba en aquel bosque, el decidió empezar a entrenar con los hombres mono, una especie casi humana que habitaba aquel bosque, aprendiendo no solo como dar largos saltos, sino también diferentes maneras de defenderse. Fue así, que hizo suyo el estilo del mono. Pero no se rindió, aunque paso un año antes de que aquella joven le dirigiera la primera palabra.

CAPITULO III: LA REINA DE LAS HADAS Y EL DRAGON

Fue una tarde de otoño, como siempre el joven Dragón fue hasta el lugar, a la misma hora de siempre, para intentar hablar con la joven, como ya tenía por costumbre, pero esta vez el panorama era diferente, tres criaturas hechas de oscuridad, similares a lobos de color negro se encontraban en el lugar, feroces y con un aura maligna. Amenazando a la joven chica.

Corrió y defendió a la joven, siendo lastimado en varias partes del cuerpo, peleando a mano limpia con aquellas criaturas oscuras, de origen desconocido, hasta que las derroto y se desvanecieron como si fueran hechas de una niebla oscura. Recostado bajo el árbol, escucho las palabras “¿Estas bien?” fue por lo que pudo regalar una enorme sonrisa en su rostro. He indicarle que sí.

Luego de tres lunas, el regreso al lugar, la joven como siempre estaba cantando, subió al árbol y esta vez no fue derribado por ella, sino que le guardo un lugar a su lado, así comenzó una amistad que con el paso de las lunas se convirtió en amor.
Un amor prohibido, ya que aquella joven era la reina y protectora de aquel bosque, gobernante de todas las hadas que ahí lo habitaban. Ban, se convirtió en comandante de las fuerzas armadas de ellas, viviendo tiempos de paz y tranquilidad.

Un día los hombres, empezaron a talar el bosque, un rey antiguo de nombre Kaion era quien había designado que el bosque debía ser destruido. La guerra había comenzado y el comandante de las hadas había salido victorioso en todas las batallas.

CAPITULO IV: LA GUERRA Y EL DOLOR.

La guerra entre los humanos y hadas había comenzado y las batallas se extendían por una o dos lunas. Un ataque sorpresa hacia donde Vivian las hadas se llevó incontables víctimas de este bando. Entre ellas a Nashira, quien había cuidado de Ban desde que era un bebe, Ban por su parte se encontraba alejado, peleando para defender otra parte del bosque.

Cuando llego el dolor de la perdida fue casi indescriptible, lloro a su madre muerta, por mientras por dos días, fue cuando decidió tomar venganza por mano propia, siendo la primera vez que ataco en vez de defender el bosque, junto a él los hombres monos. Aquella batalla trajo victimas de ambos bandos, incluido el hijo del rey quien fue colgado en la pasa central de la ciudad, junto con su estandarte en llamas. Esto provocó la ira del soberano. Quien contrato a un demonio, para que se encargara de la reina de las hadas.

Pasaron las lunas y una extraña calma había tomado el bosque. Fue en el momento que Elaine le rebelo el secreto del bosque y el arma que poseía, esta era una antigua calabaza con la habilidad de destruir a los diferentes seres del mundo, con habilidades monstruosas. De nombre Momo y que el Rey humano la estaba buscando y que ella como protectora se le había dado la misión de protegerla.

Pero su charla fue interrumpida cuando una niña, no mayor a 17 años apareció en escena, cabellos rojos como el fuego y ojos como la sangre, baja de estatura y un gran espada que brillaba a las llamas, se presentó como un demonio de nombre Pandora Astarot, Esta se lanzó contra el Ban quien lucho con furia pero fue vencido por la pequeña demoniza, pero no lo mato, solo en vida. Pues su objetivo era la joven de cabellos rubios, soberana y protectora del bosque.

Dejándola en un estado de agonía, ante los ojos del dragón, el cual no se podía moverse, para luego desaparecer, con las siguientes palabras “Este es tu último día, recuérdala bien, pues no volverás a recordarla” dijo mientras llevaba la mano al pecho del dragón, entregándole una maldición, que formo una especie de tatuaje en todo su pecho.

Ban se acercó a Elaine quien le conto donde se encontraba aquella extraña arma y le hizo prometer que escaparía y no la usaría a menos que fuera necesario. Con aquella promesa, el trepo por ultimas vez aquel árbol, con su amada en la espalda, una vez llegaron a la sima, se le entrego una calabaza, esta era la jarra maldita.

Suspiro y entrego el último beso, mientras ella abría la vasija para ser absorbida por ella transformándose en vino y volviéndose parte de él. Aquel fue el primer trago de alcohol que el bebió en su vida. Eliane se convirtió en una bebida tan dulce y única, que ni siquiera alcoholizo al dragón.

El cello de su cuerpo se redujo, un poco dejando entender que esta no sería su última noche, pero aquellas habilidades enseñadas por las hadas como los recuerdos de esa noche y los días anteriores de se borraron de su memoria al amanecer. Solo podía recordar un nombre Elaine.

CAPITULO V: DE BOSQUE A CHINA SOLO HAY UN PASO.

Luego de salir del bosque y el sol pego el rostro del dragón, su cuerpo se dejó caer perdiendo la conciencia, cuando despertó se encontró perdido sin saber que era lo que estaba haciendo, no sabía cómo había aparecido, había perdido rastros de su pasado, solo podía recordar tres cosas, el sabor de aquel vino, el nombre de su amada como el suyo y un deseo inherente de venganza contra la humanidad. Pero extraña aunque parezca algo del bosque de las hadas quedo en el comportándose demasiado amable cuando una mujer se le acercaba al punto de querer coquetear.

El dragón vago por el mundo, cuidando de aquella extraña calabaza que le traía aires de nostalgia. Al punto que no se separaba de ella, aunque arraso con pueblos enteros en estas eras sus ataques eran pocos y no muy prolongados. Pasaron los siglos, sin más que decir.

Hasta el día en que llego a la zona que se conoce actualmente como china. Una nación nueva el en el periodo anterior a su primera dinastía, la Quin. Ban en una de sus salidas tomo de más como se acostumbró a hacer, para quedar dormido, en ese momento un hombre extraño tomo la calabaza de Ban recordando la leyenda de la misma y se la robo.

Cuando el despertó, desesperado por la pérdida enloqueció y comenzó a buscarla sin tregua, destruyendo varios poblados a su paso.

CAPITULO VI: EL DRAGON Y EL EMPERADOR

Debido a los destrozos causados en la nación de occidente el líder de la misma, ordeno a sus hombres que retuvieran a la fiera que ataco diferentes poblados. Muchos hombres atacaron, pero la fuerza del dragón se mostró superior a ellos, derrota tras de rota, aquellos que lograron regresar, dieron informe al rey que una criatura de color del oro, había acabado con las defensas del norte por ella misma, indestructibles para las armas mundanas.

La batalla con por 8 lunas. Pero no fue una batalla directa del justo y sabio monarca. Cada día enviaba a varios hombres a atacar al dragón y luego retirarse, en intervalos de tiempo de dos horas, el dragón enfurecido atacaba a estos debilitándose cada día más. A la octava luna el gobernante se apareció en persona a enfrentar al ser, se encontraba exhausto y lastimado luego de tantas batallas. Pero aun así, su voluntad de pelea nunca flaqueo ni siquiera por un segundo.

El emperador, pidió al dragón que si podía tener una batalla limpia con él, Ban acepto, de mala gana, pero el tiempo lo había convertido en un hombre de honor. A pesar el enojo de haber perdido aquello que era preciado para él, acepto el reto. Agotado, cansado, peleo con todas sus fuerzas, pero ya no eran muchas. El emperador salió victorioso, en aquella batalla, aunque no le fu fácil.

Una vez Ban derrotado y arrodillado frente al hombre que le había ganado, pido por el fin de su existencia. Pero el señor de china, que no era ningún bobo, decidió hacer algo diferente, le señalo un juramento, prometió que él lo defendería y le ayudaría encontrar el objeto que estaba buscando a cambio de que Ban le prestara su fuerza. Lo cual el dragón acepto de buena gana.

El miembro del clan D. se volvió aún más fuerte, peleando y poco a poco se fue ganando la confianza del monarca, hasta el punto en que se convirtió en el comandante más famoso de esa era en china, apodado por el pueblo como Boraychoo, en sentido a que siempre se lo podía localizar en dos lados, en el campo de batalla o en un bar.

Los años pasaron y aquel monarca, no había localizado la jarra, por lo que Ban comenzó a desconfiar de la palabra de aquel hombre, a pesar de eso había dado su palabra que defendería a la dinastía Quin hasta el día en que sea devuelta la jarra.

CAPITULO VII: MUERTE, TRAICION Y PAZ.

Luego que los años pasaron, el primer emperador de la dinastía había caído y dio paso a su hijo para gobernar la tierra que ahora se conoce como china. El joven a diferencia de su padre, odiaba al dragón, al punto de atarlo con cadenas y encerrarlo para su diversión, como si se tratara de una mascota.

Pero el joven e inexperto monarca, cometió un error en la noche más importante, cuando estaba por casarse con una mujer. Ban tratado como un prisionero de guerra y para el disfrute de los demás, seguía atado, como regalos de bodas a la princesa, el monarca le regalo el objeto más preciado del reino, una calabaza mística, la cual había llevado al trono a su padre.

Aquello provocó la furia del dragón, que sin pensar en lo que estaba haciendo, se transformó en la criatura que era, para pelear nuevamente, pero estaba vez, lo primero que hiso fue tomar aquella jarra, una vez echo eso devoro al emperador delante de toda la corte. Muchos sacaron sus armas para tratar de defender a su monarca, pero solo basto un coletazo y una mirada, para detener el revuelo, con la cabeza en una lanza, y su cuerpo manchado de sangre, Ban D. Boraychoo se convirtió en el emperador de toda China.

Luego de ello, la paz y la prosperidad se dieron en el reino, a tal punto que el estandarte principal de china se convirtió en un dragón, aunque de color rojo, por la sangre del monarca asesinado. El reino prospero en grandeza y poderío militar, al punto que fue reconocido en occidente, un monarca de las tierras celtas, envió un regalo muy especial al emperador, una Yari o lanza al estilo japonés, echa de los huesos de un dragón de tierra. El poder de esta lanza era algo extraordinario al igual que su peso. Con sus dos metros y medio de largo y su peso aproximado de cuarenta y cinco kilos, la volvía un arma monstruosa.

Él le coloco un sello al arma, para poder ser llevada a sus manos cuando lo necesitara. Así fue como Ban, el Dragón Rojo, tomo el reino y trajo la paz a los diferentes clanes del mismo.

CAPITULO VIII: LA GUERRA EN EL MAR DEL SUR.

Una vez las fuerzas militares, se volvieron superiores a las de la región, El emperador se embarcó en una misión. Atacar la Isla que ahora se conoce como Japón, en esa época era un periodo temprano de aquel lugar. Más de dos mil quinientos barcos zarparon de las costas chinas, hacia la tierra del sol naciente. Pero a mitad del mar una tormenta tomo por sorpresa a la gran flota. Reduciéndola a solo una centena. La peste se llevó a parte de aquel escuadrón reduciendo más el número. Aun así con todos esos malos presagios, el continuo, hasta el punto de llegar a la batalla.

Con su fuerza y los pocos hombres que le quedaban fueron tomando diversos pueblos, desde el sur hacia el norte. Poblado tras poblado el número de soldados iba bajando. Los bushis, aunque inexpertos habían acabado con una gran cantidad de guerreros chinos.

Para evitar ser visto en una de las grandes ciudades, Ban decidió pasar por un extraño bosque, en el cual ahora se ubica la ciudad de Eadrom, muy similar a aquel que existió una vez en algún lugar del mundo.

Algunos hombres los más cobardes salieron corriendo en diferente dirección sin saber mucho de las criaturas de aquel lugar, perdiendo la vida. Parecía que el bosque se defendía solo. Solo los más valientes se quedaron a su lado, para luchar a favor del emperador. Pero la batalla que vino a continuación acabo con todo lo que Ban poseía.

CAPITULO IX: EL SELLO

La batalla final como emperador se dio justo en este lugar, emboscados los hombres de Ban, por un grupo de Diez personas, extrañas seres luminosos con alas blancas como la nieve. Guerreros alados que emitían luz de sus espadas, habían sido designados por alguien para detener el paso del dragón y sus hombres.

Podría decir que la batalla fue feroz, pero estaría mintiendo, con un movimiento de la espada de uno de ellos, todos los hombres del emperador cayeron al piso, muertos, enfadado por este acto, la furia del dragón se desato con fuerza, contra quienes los oprimían. Lanzando un ataque encarnizado y feroz, logro acabar con uno de ellos, pero lamentablemente fue derrotado en esta batalla.

Viendo el valor, y coraje que demostraba el descendiente del clan D. los ángeles, decidieron sellarlo en vez de asesinarlo, el tiempo suficiente para que la oscuridad limpiara sus pecados. De esta manera el gran dragón chino, emperador de toda China, Protector de Momo, Comandante de las Hadas, fue sellado permanentemente, hasta un tiempo indefinido.

CAPITULO X: EL BUSHI DE EADROM.

Luego de siglos, el lugar donde Ban se encontraba dormido y sellado fue roto por un fragmento de la esfera, que protegía la ciudad, rompiendo aquel conjuro que lo ataba a una muerte eterna, de oscuridad y dolor.

Liberado y con su armadura y sus armas, comenzó a buscar su regreso a la tierra que le pertenecía por derecho, sin saber el tiempo que había trascurrido desde que fue sellado hasta el día de hoy, en su caminata por un poblado, se encontró a un guerrero de unas eras posteriores a las suyas, pero con sus mimos principios morales.

Luego de tratar de convencerlo y una batalla la cual perdió, por su débil estado de salud y mental. Decidió servir a aquel hombre de nombre Kojuro quien era conocido como Bushi-Sama para los oídos del dragón.

Este le dio amparo y un techo mientras se adaptaba a la nueva era en la que vivía. Enseñándole algunas cosas del vivir cotidiano en la ciudad de Eadrom. Junto con el discípulo de Bushi-sama, consiguió poder formar parte de un grupo de personas, un poco peculiares, pero gente buena después de todo.

Ahora vive sus aventuras en esta ciudad, esperando el día en que Elaine, el amor a su vida vuelva de entre los muertos.

Este no es el Fin si no el comienzo de las aventuras de Ban D. Boraychoo.


-Hablo- "Pienso" Narro

avatar

Dromes :
7440
Reputación :
2
Mensajes :
93

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Re: Cambio de PB e Historia

Mensaje por Alice Sadao R. el Lun Mayo 15, 2017 8:42 pm


¡Cambio aceptado!

INSTITUTO TAKEMORI ROL



Ya está tu ficha editada.
¡Disfruta del cambio!


Mamiko y Alice:


No Mires(?):

Moderadora desu(?):



Hey we acércate (?):


Gracias Anja <3

~Reilice~ <3



Gracias mi bella Daia <3

Gracias Lunaris <3:


Yo hablo-Yo pienso- Yo escribo
avatar

Salón :
2 B
Edad :
18
Dromes :
727861
Reputación :
40
Mensajes :
2134

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.