image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!
Últimos temas




















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!

image

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cerrado Y entonces te embargan la casa y se va todo por la arbolada... [Shin-sama]

Mensaje por Yuno Gasai el Lun Mayo 15, 2017 1:07 am

Recuerdo del primer mensaje :

Casa de Shin: Alrededor de media hora antes del presente:

-¡Nee, nee, Shin-samaaa...! - Llegó corriendo hasta su cuarto, donde el pelinegro estaba sentado frente a su mural lleno de fotografías y velas. La pelirosa traía una sonrisa en el rostro, y venía de la sala bastante animada. Ya había terminado de limpiar gran parte de la casa. -¿Me ayudas en algo? - Juntó sus dedos índice para jugar con ellos. -Etto... Todavía tengo cosas en la casa que me gustaría traer para acá. Um... La voy a poner en venta.

Algunas horas antes del presente:

La pelirosada había llegado a su casa para seguir cavando... Cavando... Cavando... ¿Hasta dónde quería llegar? Quien sabe, pero si seguía así iba a llegar al centro de la Tierra.

-¡Buenas noches, mamá, papá! - Dijo justo cuando abrió la puerta con una sonrisa en el rostro, para encontrarse una carta que sellada que había en el suelo. El cartero había metido el sobre por debajo de la puerta. La pelirosada lo tomó para abrirlo y...

-..... ¡¡¡KYAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!  llamadrama1 ¡Nononono! ¡No puede ser! ¡M-Mi casa! - Se llevó las manos sobre la cabeza y comenzó a caminar de lado a lado. -¿Qué hago? ¿¡Qué hago, qué hago, qué hago!?

Lamentablemente no podía hacer mucho. Lo único que le quedaba después de la muerte de sus padres, eran sus estudios, los bienes materiales, los ahorros que habían sueltos por la casa, y con eso pagaba y vivía. Tuvo que vender alguno que otro bien material cuando se quedaba corta de dinero para seguir viviendo en la casa. A veces sacrificando la energía eléctrica para poder tener agua o comida. Además, tuvo que elegir entre buscar un trabajo, o ir a entrenar y ayudar a Ao-kun en la busqueda y caza de criminales. Adivinen cual escogió...

La joven le sacaba el dinero a los criminales muertos a escondidas de Ao-kun. Este dinero lo usaba para ayudarse a estudiar, comprarse materiales, pagar la renta, comprarle regalos a su querido, y bueno... Así fue cuando se le ocurrió la idea de decirle a Ao-kun que la ayudara con la mudanza. Ya se había instalado a vivir en el hogar del pelinegro desde lo del Cupido, y Ao-kun había ganado una pequeña compañera de la noche a la mañana. Como si el mundo le hubiera dicho "¡Nadie quiere esta pelirosa, quédatela tu! ¡Es gratis!" Aunque ella por alguna razón seguía manteniéndose "atada" a esa casa vacía. Yuno sabía que sus padres todavía vivían ahí y no podía abandonarlos. Eso, y que era en ese lugar donde guardaba el resto de sus secretos.

Presente:

Habían llegado a una casa con estilo japones tradicional. El pequeño ángel caído abrió la puerta y entró muy animada al lugar, con sus manos detrás de su espalda, giró sobre su propio eje para mirar a Ao-kun a los ojos y sonreírle. -¡Buenas noches, mamá, papá! - Mencionó energética. -¡Traje a...! - ¿S-Su novio...? No se atrevió a decir la palabra por timidez, pero... -Nee, nee, Shin-sama. Lamento la falta de luz y todo el... desorden y papeleo que puedas encontrarte por el suelo. - Hizo una reverencia para disculparse.

La casa estaba regada. Habían algunas cosas organizadas en cajas, pero también habían varios documentos que estaban regados por el suelo o puestos sobre la mesa, debajo de otros objetos. El hogar de la pelirosada era grande, oscuro, de un solo piso, pero de la alta sociedad. Tenía un largo pasillo estrecho, con puertas corredizas cerradas en ambos lados, salvo por la cocina que estaba cerca de la entrada y esa no tenía puerta. El lugar era como un pequeño laberinto, pero se acostumbraría con pasearse por el lugar algunas veces.

Doblando a la derecha al final del pasillo, habría otro gran pasillo completamente oscuro. En ese otro pasillo había un cuarto bastante... peculiar. Sus puertas estaban cerradas con cinta adhesiva, como si quisiera impedir el paso de las personas. Tenía una apariencia un poco diferente a las otras puertas, dando una sensación de que era mejor alejarse. Quizás era una habitación en construcción. Esta habitación no estaba visible para quienes entraran a la casa de primera instancia.

La casa estaba limpia, bueno, no tan limpia, pero tampoco estaba asquerosamente sucia. Yuno se encargaba de ir a su hogar de vez en cuando para darle una limpieza, solo que no había podido hacerlo hacía alrededor de una semana y media por problemas de estudios. Las mesas tenían un poco de polvo y una que otra telaraña de alguna araña juguetona que comenzaba a hacer su hogar en el techo.


Última edición por Yuno Gasai el Vie Feb 02, 2018 1:02 pm, editado 1 vez




No estoy loca... Yo solo amo con locura... ~ ♥

MIIII SHIN-SAMAAAAAAAA >__<:

¡Gracias por los Stamps, Red! ^^



♥️ Ficha ♥️ Cronologías & Relaciones ♥️

avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 89389
Reputación : 29
Mensajes : 387
Ver perfil de usuario
Yuno Gasai
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo


Cerrado Re: Y entonces te embargan la casa y se va todo por la arbolada... [Shin-sama]

Mensaje por Aoshin Kuroboshi el Sáb Sep 02, 2017 9:28 pm

Él podía entender sus sentimientos, su compañera deseaba estar con él, pero al mismo tiempo no sabía bien cómo hacerlo, se había lanzado al vacío, pero allí estaba el para atraparla -M-Muchas g-gracias... - Tras escuchar eso volvió a besarla, ambos cayeron sobre el borde de la cama y se movieron para acomodarse en el centro de la misma, tras algunos besos y caricias se separaron por un momento -Yuno...- Acaricio el rostro de su amada, notando la respiración agitada de esta, junto con el rubor en su rostro -...ahora estamos iguales, Ao-kun... - Sonrió al escuchar esa frase, la misma que él había usado cuando se conocieron, en aquel entonces la dijo luego de ver las alas de Yuno y enseñarle las propias "Siempre estamos iguales"

Sintió como los brazos ajenos rodeaban su cuello y correspondió el siguiente beso de forma apasionada, hasta que su compañera giro su cuerpo para terminar sobre él, sonrió levemente entre besos, y de igual forma cuando Yuno lo tomo de las manos para "dominarlo" aprisionando sus extremidades contra la cama, mientras ambos entrelazaban sus dedos -Imagina tantas cosas que podríamos hacer así, Ao-kun... Todas las noches desde que te conocí, soñé con este momento. Todas las noches torturándome por querer unirme a ti. - Se mantuvo en esa posición mientras la escuchaba -Vaya, me pregunto a donde se fue la chica tímida de hace rato- Una parte de él quería girar nuevamente y tomar el control de la situación, pero se mantuvo de esa forma por curiosidad, no es como si le molestara tener a una hermosa chica sobre su cuerpo.

Su mente volvió a divagar, recordando el primer entrenamiento que ambos habían tenido, en el cual habían terminado en una posición similar, de no ser por el lugar donde estaban, quien sabe que más hubiesen hecho a parte de besarse -Se creativo y usa tus cadenas para domesticarme, Shin-samaaaa. ~ ♥ Antes de que me salga de control. ~ - Giro su cuerpo tras escuchar ese comentario, colocándose sobre ella nuevamente, al mismo tiempo que sus cadenas se movieron para sujetar las manos de su compañera. Se inclinó para juntar sus labios con los ajenos, mordiéndolos levemente antes de separarse y deslizar su rostro hacia un costado -Ya tengo en mente muchas cosas que podríamos hacer- Le susurro antes de besar su cuello, bajando lentamente por el mismo y continuando al resto de su cuerpo.

Se detuvo al nivel de su pecho, acariciándola, rozando los labios contra su piel y besándola, para apartarse luego de algunos momentos -A ver... - Menciono posando sus manos sobre los muslos de su compañera, mientras sonreía con malicia -Que tenemos aquí...- Deslizo las yemas de sus dedos sobre su piel, moviéndose lentamente hasta alcanzar la parte inferior de su bañador -Cierra los ojos y...- Al decir aquello una parte de las cadenas bloquearon la vista de la pelirrosa, enrollándose alrededor de su rostro, tras lo cual el caído se deshizo de la última prenda de su compañera, se acercó a su zona íntima y exhalo un poco de aire caliente -Disfruta-

Tiempo después...


La cama se encontraba desacomodada, las sabanas estaban en el suelo con las plumas negras de la pelirrosa, algunas de Aoshin y otras de color blanco de las almohadas, habían marcas de quemaduras junto a un par de velas, las cuales estaban apagadas en su mayoría, el caído siguió observando la habitación, una lámpara que habían olvidado junto a uno de los muebles estaba rota, habían cortinas en el suelo, otras estaban en su lugar pero se encontraban rasgadas -Creo que nos dejamos llevar un poco...- Rió levemente, abrazando a su compañera de la cintura, mientras que esta se encontraba sobre sus piernas, ambos del agua dentro del jacuzzi -Olvide darte las gracias por el postre- Menciono antes de tomar una de las galletas que Yuno le había preparado, la dejo a un lado luego de darle una mordida y tomo un sorbo de vino.

En un principio tenía un par de temas incómodos en mente, pero de momento estaba callado, como de costumbre, no quería hablar de la mudanza ni de la enfermedad de su compañera, pero ahora solo podía pensar en todo lo que habían hecho, se encontraba perfectamente a gusto, en paz, no quería arruinar el ambiente, quería disfrutarlo.


Yo hablo - "Yo pienso" - Yo actúo.
[Aoshin Monji] ahora es [Aoshin Kuroboshi]
avatar
Dromes : 24635
Reputación : 23
Mensajes : 167
Ver perfil de usuario
Aoshin Kuroboshi
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Cerrado Re: Y entonces te embargan la casa y se va todo por la arbolada... [Shin-sama]

Mensaje por Yuno Gasai el Mar Sep 19, 2017 5:46 pm

-Vaya, me pregunto a donde se fue la chica tímida de hace rato-
-.... - Por unos momentos le miré a los ojos ruborizada, desviando mi mirada a otro lado. No sabía que decirle exactamente. Aunque esta vez me reincorporé con rapidez. No iba a dejar que mi timidez o mis nervios hecharan a perder lo que tanto quería. Tenía a mi Ao-kun atrapado entre la cama y mi cuerpo. Me limité a sonreírle y a llevar mis labios a su cuello para darle besos cortos y pequeñas lamidas. Dejé que mis labios guiaran aquellos besos hasta llegar al area de su oreja para dar pequeñas mordidas en sus bordes y exhalar un poco de aire caliente. -Te amo... - Le susurré al oído, apartándome levemente para mirarle a los ojos con una sonrisa. Si mentía, si asesinaba, si cometía errores, eso era lo de menos. La única verdad absoluta en mi vida era el amor que sentía por ese hombre que tenía junto a mi.

No le daba importancia a los ojos distanciados de mi compañero. Esperaba que estuviera pensando en algo relacionado a nosotros, y de no ser así entonces me encargaría de traerlo de vuelta a la realidad, esta que estabamos teniendo juntos, coqueteandole, diciéndole palabras al oído entre besos, juegos traviesos y caricias que parecieron funcionar, pues tan pronto le dije que fuese creativo y usara sus cadenas, el Demonio Blanco giró su propio cuerpo para cambiar de posición y quedar sobre mi. -Ya tengo en mente muchas cosas que podríamos hacer. - Y eso era una invitación sensual. Dejé salir una leve risa ante su susurro y cerré mis ojos para sentir sus labios bajando por mi cuello al resto de mi cuerpo. Le acaricié la parte de atrás de la cabeza, suave, sintiendo cada estímulo y cada uno de sus agarres suaves. -Te reto... - Le susurré abriendo un poco mis ojos para ver a los suyos. Lo retaba a darme lo mejor de si, a cambio de que yo hiciera lo mismo. Esto era... Un juego de amor. Un juego donde le entregaría cada parte de mi ser, cada fragmento de mi alma con tal de que fueramos felices. "Mi Ao-kun..." - Era mio, y solo mio...

Tiempo después...

Me encontraba sentada sobre las piernas de mi amado, recostada de su cuerpo, siendo abrazada por este. Mis cabellos estaban sueltos, mojados, y tenía los ojos cerrados. Me había quedado dormida en sus brazos por el cansancio y la pérdida de energías. Mi cuerpo estaba adolorido por los golpes que había recibido en la espalda contra la pared.

Antes de haber quedado dormida había estado pensando en todo una y otra vez... Esa experiencia única, mágica... "Cierra los ojos y..." - Las palabras de mi Ao-kun hacía que se me pusiera la piel de gallina. "Disfruta." - Cada vez que recordaba como me había susurrado estas para taparme los ojos con sus cadenas, y en algunas ocasiones amarrarme con ellas.

Recordaba cada detalle, cada palabra, cada gemido, cada promesa... Cada beso, cada caricia. La unión de su cuerpo con el mio... Había dolido, y era por eso que mi amado tenía algunos rasguños sobre su espalda. No esperaba que sacara sus alas para este momento especial. ¿Una? ¿Dos veces...? No lo se... Me dejé llevar. Si hubiera sido un ángel puro de alas blancas era probable que ese momento fuera mi perdición por haber renunciado a mis principios religiosos para entregarme al placer carnal. Pero no me importaba... Estaba con Ao-kun...

-Creo que nos dejamos llevar un poco... - Su voz me llamaba. Empecé a abrir los ojos poco a poco para caer en cuenta del lugar donde estaba: Mi paraíso. Esa persona era mi mundo... "No importa..." - Era lo que quería decirle... -Olvide darte las gracias por el postre. - ...pero sus palabras interrumpieron las mias. Sonreí por lo bajo, volviendo a cerrar mis ojos y acomodándome en sus brazos. -Ao-kun... - Si bien, el agua había ayudado a limpiarnos, ya parte de mi amado había entrado dentro de mi. Estoy segura que en un futuro podríamos... Protegernos un poquito más. Sería gracioso que de la primera tuvieramos nuestro primer retoño entre nosotros. Era lindo, a su manera. Poder cuidarlo lejos de nuestras familias, lejos de todo. Empezar una nueva vida solos Ao-kun y yo.

Me aparté un poco y le miré a los ojos.

-Ao-kun... - Tomé sus manos entre las mias. -Tienes mi permiso para tomar mi cuerpo cuantas veces quieras, cuando quieras... Aun cuando yo esté indispuesta a hacerlo, Ao-kun... - Mi forma de amar era... -Soy tu ángel guardián, y debo velar por ti de todas las formas posibles... - ...sacrificarme por... -...quiero que seas feliz... - No lo dejé responder. Me lanzé a sus labios para besarlo. Le había dado mi concentimiento para que me tomara por la fuerza si él así lo quería. Este era el camino que yo había elegido para hacerle feliz. Un amor que podía ser malintrepretado como enfermizo, o peor aun, como miedo a perderle. No. Yo sabía lo que hacía. Me aparté de sus labios y le acaricié la mejilla con ternura, sin dejar de sonreírle de la misma manera.

-Solo falta algo más para terminar nuestra unión. - Tomé una de las plumas negras que flotaban en el agua y me hice un corte en la palma de la mano. Sostuve la mano de mi Ao-kun e hice lo mismo en la suya. -Unión sanguínea. - Dejé que la sangre cayera en el agua. -Ahora tu sangre es la mia, Ao-kun. - Llevé mis labios a la herida de mi amado, tomé de su sangre pura y extendí mi mano a los labios de él para que éste tomara de la mia. Cuando terminara de hacerlo uniría ambas manos para que nuestro pacto se sellara. Era un contrato... Una unión sanguínea que dejé correr hasta que nuestras sangres se unieran lo suficiente, y luego usé un poco de mi poder curativo para cerrarnos las heridas, no sin antes acariciar la mejilla de mi compañero y dejar un rastro de sangre por su rostro. Debía reconocer que tenía un pequeño fetiché por la sangre.

-¿Cómo te sientes, Ao-kun? - Quería asegurarme que mi compañero estuviera bien después de nuestra intimidad. -¿Te hice feliz? ¿E-En qué debo mejorar? - Desvié la mirada. -S-Somos una pareja... Y... M-Me gustaría que... Nos fueramos sinceros en estos temas. Si hay algo que te gustaría intentar o si estoy haciendo algo erróneo, por favor, déjame saber. - Puse mi cabeza sobre el pecho de mi compañero. Mi rostro se había vuelto completamente rojo por la vergüenza. De tan solo volver a pensar en lo que vivimos hacía alguna media hora atrás... Desde los momentos más tiernos, hasta -de momento- los más salvajes. El dejarnos llevar al punto de tumbar objetos al suelo. Las marcas de sus cadenas estaban visibles en mis muñecas y tobillos, pero no dejaba de sonreír para ambos. ♥




No estoy loca... Yo solo amo con locura... ~ ♥

MIIII SHIN-SAMAAAAAAAA >__<:

¡Gracias por los Stamps, Red! ^^



♥️ Ficha ♥️ Cronologías & Relaciones ♥️

avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 89389
Reputación : 29
Mensajes : 387
Ver perfil de usuario
Yuno Gasai
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Cerrado Re: Y entonces te embargan la casa y se va todo por la arbolada... [Shin-sama]

Mensaje por Aoshin Kuroboshi el Mar Oct 31, 2017 2:04 pm

Mientras los segundos pasaban, muchas cosas comenzaron a pasar por la mente del caído, algunos recuerdos que había enterrado en lo mas profundo de su mente, ser un buen estudiante, trabajador, ciudadano, hermano, hijo, novio, hacer bien cualquier tarea que debiera en su momento, todo con el único propósito de ser "normal" ante los ojos de los demás, sabiendo que se ensuciaría las manos, nadie debía sospechar, nadie podía interponerse en su tarea de acabar con el mal, en ese entonces se había desligado de muchas cosas, aun antes de separarse de su familia, ya los miraba de forma diferente al saber que ellos no estarían de acuerdo con lo que hacia, siguió amándolos, pero conforme pasaba el tiempo ese amor se reducía, aunque muchas de las tareas que realizaba no le agradaban, las hacia con gusto si se trataba de ayudar a los demás, nunca tuvo un verdadero interés romántico, bien pudo haber sentido aprecio por sus antiguas parejas, nada mas allá de eso "Por eso estoy en paz, ahora soy libre de hacer lo que yo quiera" Aprovecho que Yuno se aparto para darle un beso en la frente "Puedo mostrar mi verdadero yo y enamorarme de verdad"

Escucho las palabras de la pelirrosa sin cambiar su mirada apacible o hacer algún gesto de desaprobación, no necesitaban discutir detalles innecesarios, el repentino beso también le indico que su compañera no aceptaría un "no" como respuesta, tener el permiso no lo obligaba a hacer nada que el considerada indebido, así que por el momento aceptaría su entrega, tal como había aceptado que, en cierta forma, ella fuese su ángel guardián, de igual forma correspondió al "pacto" de sangre, tomando un poco del liquido carmesí que Yuno le ofreció de la palma de su mano, mientras el hacia lo mismo, para luego unir ambas manos en un delicado apretón, como otra forma de sellar la unión de ambos -Me siento bien- Menciono limpiando el exceso de sangre en su rostro.

-¿Te hice feliz?...- Rió levemente al escuchar su pregunta -Quizá yo debería preguntar eso.. Pero por supuesto que me hiciste feliz, espero haberte hecho feliz a ti también- Le acaricio el cabello mientras que ella se recostaba en su pecho -Ya sabes que todo es cuestión de practica, pero no estoy muy seguro... - Se inclino levemente para darle una pequeña mordida en la oreja -Tendríamos que repetirlo para evaluarte correctamente- Mientras la abrazaba una de sus manos comenzó a bajar, acariciando la espalda de Yuno con suavidad -Y como sabrás siempre se puede mejorar- Suspiro profundamente antes dirigir la mirada hacia la ventana -Quizá deberíamos volver a la cama... Esta vez a dormir, ya es algo tarde... Por cierto, hay que ser mas cuidadosos y protegernos para la próxima-


Yo hablo - "Yo pienso" - Yo actúo.
[Aoshin Monji] ahora es [Aoshin Kuroboshi]
avatar
Dromes : 24635
Reputación : 23
Mensajes : 167
Ver perfil de usuario
Aoshin Kuroboshi
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Cerrado Re: Y entonces te embargan la casa y se va todo por la arbolada... [Shin-sama]

Mensaje por Yuno Gasai el Mar Oct 31, 2017 7:51 pm

La historia de dos seres que se habían encontrado el uno al otro en aquella noche fría.

Un corazón que se perdió en la frialdad,
y otro que se perdió por amar demasiado.

Ambas personalidades se habían encontrado, gozando de un amor desenfrenado...

Las relaciones del caído pudieron haber terminado para bien o para mal. Pudo haber tocado tantos cuerpos sin sentir nada; En cambio, la única pareja de la pelirrosada en aquel entonces había sido lo que terminó por romperla.

Pasado:

Un vaso de cristal cayó al suelo rompiéndose en mil pedazos...

"¿Por qué...?"

Presente

Por eso estoy en paz, ahora soy libre de hacer lo que yo quiera" Aprovecho que Yuno se aparto para darle un beso en la frente "Puedo mostrar mi verdadero yo y enamorarme de verdad"

-..... - Le sonreía con ternura, apoyando denuevo su cabeza sobre el pecho de su amante. Cerró los ojos para sentir los latidos de su corazón y estar en sincronización con el alma de su compañero. ♡

Pasado:

-Hay algo que no entiendo... Eres su mejor amiga.
-No puedo aguantarlo más, Makoto-kun. Me hice a un lado para hacerla feliz, pero los sentimientos me ganaron. Te amo, siempre lo hice aunque te...
-Basta. - Frunció el ceño. -Eres su amiga, yo su pareja. Debemos respetarla.
-......

"El corazón de una mujer enamorada puede ser peligroso... Puedes traicionar a la persona que más aprecias por ceguera.

Yo amaba a Makoto-kun.
Quise enseñarle a besar con al unico pretexto de tenerlo cerca.
Sacar tiempo para hablarle, solo para tenerlo cerca.
Llegaba tarde a sus citas con Yuno-chan solo porque yo quería... Tenerlo cerca.
....
Lo seduje...
Era feliz... A espaldas de mi amiga era feliz y era lo único que me importaba...
El juego terminaría en cualquier momento...
Yo solo quería un poco de esa felicidad..."


......

Habitación de Yuno:

-Makoto-kun... Te necesito... - Susurraba arropada de pies a cabeza, mirando al vacío de su habitación.

......

Las vestimentas cayeron al suelo.

......

- T... Te necesito, Makoto-kun... - En sus manos tenía una foto de si misma en el centro, y a su lado su novio y mejor amiga. Ese día habían ido al parque de diversiones.

......

-Te amo, Yun...
-Shhhh... - Puso su dedo índice sobre los labios. -Estas conmigo. -Se tiró hacia atrás en la cama para besarle.

......

-Ayudenme... Makoto-kun, Saori-chan... - Una línea de sangre bajaba por sus labios por una de las tantas golpizas recibida por su madre. Se dejó caer de lado en la cama, abrazando su almohada. Ya no podía llorar. El dolor físico le mantenía ocupada y las humillaciones pasaban una y otra vez por su cabeza: "Eres una perdedora. Eres un monstruo. No vales nada."

Presente:

-Te amo mucho, Aoshin... - Susurró por lo bajo. -Deseo hacerte feliz...

Pasado:

"Me gustaría volver a besarle... Pero debo dejarlo ir... Anoche fue... Suficiente..."
-Saori-chan.
-¿Si?
-Casate conmigo.
-¿¡Ah!? P-Pero ¿y Yuno...?
-Demasiado complicada.
-¿¡Por qué dices eso ahora!? ¡No seas hipócrita!
-Tu empezaste todo. ¿Quién es la hipócrita? Ahora solo quiero estar contigo. - La rodeó de la cintura, acercándo sus labios a los de ella y fundiéndolos en un beso tierno.
-..... ..... .....

"Había escapado de casa para buscarle...
...para refugiarme en sus brazos...
...pero me encuentro con..."


-Ma... ko...  

"Me di cuenta que jamás sería amada..."

-Iieee...

"Conocí la rabia, el odio... Mi corazón se había terminado de..."

-¡¡¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAGGGGGHHHHH!!!!

"Ya no había vuelta atrás.
Los seres humanos derramaron las lágrimas de un inocente ángel."


......

-¡Ella es un monstruo, Makoto-kun! ¡Abre los ojos! ¡Ella intenta separarnos! ¡Saori-chan es una bruja! - La abofetean.
-Vuelve a la realidad. Estamos en el Siglo XX. Ya no existe el amor a la antigua.
-¿A qué te refieres...?
-¡A que no iba a estar esperando por ti para siempre!

"Así que para amar había que entregarse a la persona si o si...
Ese día aprendí una valiosa lección.
Había que sacrificar todo por amor...
O entregabas todo, o lo perdías todo."


.........

-Y-Yuno... ¿Qué haces...? - Retrocediendo.

"Jugar todo por el todo.
Rebelar mi verdadero "yo", en el que me habían convertido, sin miedo.
Habían guerras entre naciones, morían inocentes y a nadie parecía importarle.
Yo decidí escoger dar todo, pelearlo todo por ese maravilloso sentimiento.
Defender lo que era mio.
Saori-chan había jugado sucio...


-Yu... no.... E-Esper... ¿Q-Qué haces...? - Intentaba quitarse al ángel caído de encima.
-Justicia...

"Yo no jugué sucio. Yo solo defendí lo que era mio...
Defendí mi corazón.
Defendí mi gran amor.
Entré al juego y erradiqué lo que entorpecía mi relación."


-Saori-chan no nos molestará más, Makoto-kun...
- Su cuerpo estaba lleno de sangre, pero no dejaba de sonreír. Ahora Makoto-kun era suyo. "Puedo pensar en perdonarte. La bruja que se metió en nuestro camino ya no está. Pero ahora tendrás que hacer todo lo que yo diga y seremos felices para siempre. ¡Yaaaay! ♡ ¡Te protegeré y seremos felices! ♡"

"Su sentido del bien y el mal estaba distorcionado.
Pero así había aprendido a amar.
Y así lo seguiría haciendo.
Shin-sama sería suyo para siempre..."


Presente:

-Me siento bien- Menciono limpiando el exceso de sangre en su rostro.
-¿Te hice feliz?...- Rió levemente al escuchar su pregunta -Quizá yo debería preguntar eso.. Pero por supuesto que me hiciste feliz, espero haberte hecho feliz a ti también- Le acaricio el cabello mientras que ella se recostaba en su pecho.
-Me alegra tanto haberte hecho feliz, Ao-kun. - Respondió con sus ojos cerrados y sin dejar de sonreír. -Tu me haces feliz desde la noche en la que nos conocimos. - Sentía las caricias ajenas en su cuerpo, pero ella se mantenía descansando.

-Ya sabes que todo es cuestión de practica, pero no estoy muy seguro... - Se inclino levemente para darle una pequeña mordida en la oreja -Tendríamos que repetirlo para evaluarte correctamente- Mientras la abrazaba una de sus manos comenzó a bajar, acariciando la espalda de Yuno con suavidad -Y como sabrás siempre se puede mejorar- Suspiro profundamente antes dirigir la mirada hacia la ventana

-¡Ah! ♡ - No dijo nada más, pero la forma en la que lo insinuaba era una oportunidad para volver a amarle con locura. ♡ Se quedó pensando algunas cosas con una sonrisa tímida y un rubor leve en el rostro, sin apartarse de su compañero.

-Quizá deberíamos volver a la cama...
-¡Shin-samaaaaaa! ¿Q-Qué cosas dice? - Se pone las manos en las mejillas. Su rostro ahora estaba rojo.como tomate. Pero estaba dispuesta a volver a hacerl...
-Esta vez a dormir, ya es algo tarde...
-¿¡Aaahhh!? ¡Awwwwww...! - Su pequeño corazón se había roto en mil pedazos y volvió a recostarse de él.
-Por cierto, hay que ser mas cuidadosos y protegernos para la próxima-
-¿Protegernos...? - Subió la mirada para verle.
-Hmmmm... Me gusta que tu... - Se puso de rodillas, apresándolo entre su cuerpo y la tina, poniéndo las manos en los hombros ajenos. Se acercó a su oído para susurrarle palabras perversas, pero no vulgares, sino a su estilo tierno y probablemente cómico.

-La noche es joven, y somos seres de oscuridad, Ao-kun... - Sacó sus alas negras. -Ni que tuvieras sobre 300 años más que yo. - Hasta este punto, a ninguno se le había ocurrido preguntar la edad.
-Ven. Dejame practicar un poco más. Haga silencio y siga instrucciones. - Puso su dedo índice sobre los labios ajenos.
-En la mañana compras protección para ambos... - Le sonríe, esta vez con su mirada misteriosa, para lanzarse a los labios ajenos y cubrirlos a ambos con las alas negras...

Al otro día: Alrededor de las 9:30 am.

Spoiler:

-..... - Se acurruca en brazos de su amado. Los rayos del sol bañaron su rostro por culpa de las cortinas que habían caído la noche anterior. -Ao-kun... - Susurró, para luego darle un beso tierno sobre los labios, algo fugaz. -Despierta, mi vida... - Le tomó la mano para ponersela en su pecho. Rodeó el cuello ajeno con su brazo para volver a unir sus labios con los de él, y si le aceptaba, le besaría con ternura, subiendo un poco la intensidad del beso sin dejar de refugiarse en sus brazos. Se apartaría con cuidado. -Quiero seguir practicando, cariño. ♡ Una más, ¿si?
Luego te vas a comprar la protección, yo compro el desayuno.
- ¿Por qué esperar a comprar la protección cuando podías violarle ahí y ahora?

-¡Ao-kun...! ¡Pervertido! - Se sentó en la cama para hacerle cosquillas. Le había llamado así porque ella intencionalmente le puso la mano en su pecho. Pero hablaba de pervertida quien menos podía.-¡Vamos! ¡Dejame practicar denuevo! - Rió divertida y se tiró sobre su pecho, acurrucándose en él.

-Quiero que todos los días sean tan felices como ahora, Ao-kun... - Le mira a los ojos sonriendole. Se había puesto una larga camisa de mangas largas y unas bragas, nada más. Lo demás había sido dormir al lado de su amado.




No estoy loca... Yo solo amo con locura... ~ ♥

MIIII SHIN-SAMAAAAAAAA >__<:

¡Gracias por los Stamps, Red! ^^



♥️ Ficha ♥️ Cronologías & Relaciones ♥️

avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 89389
Reputación : 29
Mensajes : 387
Ver perfil de usuario
Yuno Gasai
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Cerrado Re: Y entonces te embargan la casa y se va todo por la arbolada... [Shin-sama]

Mensaje por Aoshin Kuroboshi el Dom Dic 03, 2017 10:31 am

La paz que el caído sintió durante la noche no había desaparecido, por eso aquella mañana era diferente a cualquier otra, una parte de él solía permanecer distante de la pelirrosa, así como de todos los demás, en un día común, si Yuno estuviese durmiendo el solo se levantaría a preparar el desayuno, luego de darle un beso fugaz en la mejilla, si estuviese despierta seria casi lo mismo, un beso breve en los labios, antes de levantarse para comer o ayudarla con el desayuno. La rodeo con una de su manos antes de corresponder el beso y masajear un poco sus pechos -¿Pervertido? mira quien lo dice, tu fuiste la que puso mi mano allí- Resistió las cosquillas como pudo antes de apartar las manos de su compañera -Tómalo con calma, tenemos trabajo que hacer y no pienso irme a ningún lado, habrá mucho tiempo para practicar- Mientras la abrazaba nuevamente, comenzó a recordar el día anterior, más concretamente sus descubrimientos y sus confirmadas sospechas.

-Quiero que me hagas una promesa...- Su expresión era un tanto fría como siempre, mientras que su mirada se centraba en el techo de la habitación -Anoche hicimos un pacto, ahora somos uno...- Giro lentamente para terminar sobre ella y mirarla a los ojos -Sabes que si me preguntas algo no te mentiré, pero más que eso, de ahora en adelante te contare todo, podrás venir conmigo a cualquier misión, dejare que seas mi ángel guardián, que me ayudes con cualquier problema que tenga- Le sonrió levemente y acaricio su mejilla -Quiero lo mismo a cambio, cuéntame todo lo que te pase, tu eres mi ángel guardián, pero yo soy tu ángel guerrero, déjame pelear a tu lado... También...- La beso con ternura sin dejar de acariciarla, lo que también era una forma de callarla, no aceptaría un no como respuesta, tras unos segundos se apartó lentamente y le dio una pequeña mordida en los labios -Tratare de ser un poco más cariñoso contigo, te amo y debo demostrarlo más a menudo-

Se inclino un poco hacia adelante para chocar su frente con la de ella, de forma algo leve, antes de levantarse de la cama -Venga...- El camión de la mudanza no tardaría en llegar, así que el pelinegro fue a cepillar sus dientes y demás para estar listo, no había mucho mas por hacer, las cosas de Yuno irían al departamento donde ambos estaban viviendo, el resto estaba en cajas esperando en la entrada, solo quedaban los muebles, que Aoshin comenzó a llevar al frente para no dejarle todo el trabajo a los hombres que había contratado, aunque noto que estos eran considerablemente fuertes y sus auras eran extrañas, seres sobrenaturales quizá, aunque no era importante -Muy buenos días- Menciono al regresar a la cocina, ese ambiente le había hecho recordar su antiguo hogar, y hablo por mero reflejo, claro que de inmediato se dio cuenta "Acabo de darles los buenos días a unos esqueletos... Ahora que lo pienso, tendré que idear una forma de sacarlos de aquí sin que nadie los note"

El joven prefería hacer el desayuno que salir a comprarlo, al menos esa mañana, su idea era pasar mas tiempo con Yuno para empezar a cumplir su promesa de ser mas cariñoso, dándole algunos besos, abrazándola, hasta podría tomarse tiempo para jugar un poco con ella, pellizcando sus mejillas o haciéndole cosquillas, todo mientras ambos cocinaban, si bien quería hablar con ella respecto a lo que había encontrado el día anterior, podía esperar un poco, quizá ella se abriría por su propia cuenta, antes, durante o después del desayuno, por esa razón le daría tiempo "De momento pienso disfrutar el estar contigo"


Yo hablo - "Yo pienso" - Yo actúo.
[Aoshin Monji] ahora es [Aoshin Kuroboshi]
avatar
Dromes : 24635
Reputación : 23
Mensajes : 167
Ver perfil de usuario
Aoshin Kuroboshi
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Cerrado Re: Y entonces te embargan la casa y se va todo por la arbolada... [Shin-sama]

Mensaje por Yuno Gasai el Lun Dic 18, 2017 11:07 pm

Cosquillas, roces y toques. Yuno se tomaba esas muestras de afecto como un juego divertido entre ambos. Por el momento había quedado satisfecha por la noche anterior, aunque si Ao-kun se lo pedía pondría manos a la obra. Dejaba salir pequeñas risas suaves, divertida, cuando escuchaba a su amado reprochándole por haberle llamado pervertido.

-No es cierto, mi amor. ♥️ Tu mano se movió sola. Es una muestra de cuanto me deseas. - Bromeó para dejar salir una leve risa mientras jugaba a "luchitas" con su querido, hasta que éste apartó las manos y le ofrecía un futuro bastante prometedor... Románticamente hablando. Se ruborizó un poco, dejándose caer sobre cuando le abrazó, correspondiéndo el mismo. Cerró los ojos sobre el cuerpo de su compañero, con una sonrisa leve en su rostro, sintiéndo sus respiraciones y una tranquilidad nunca antes vivida. ¿Hacía cuánto no era tan feliz...? Aún cuando sus alas eran blancas, había olvidado cuando fue la última vez que vió el paraíso.

Esta vez decidió no pensar en nada. No pensaba en sus padres, no pensaba en el pasado, solo se concentraba en sentir la nueva conexión que tanto Aoshin y ella habían creado la noche anterior. Era un nuevo vínculo que sobrepasaba el humano y el de otras razas. ¿Cuán fuerte era esa nueva habilidad? No lo sabía. Solo el tiempo diría como funcionaba esa nueva sensación extraña, pero llena de paz que sentían ambos. Se sentía como una conexión psíquica. Quizás podría intentar comunicarse con Ao de esa forma, o leer sus pensamientos. Así podría saber si estaba pensando en otra chica y encargarse de los pequeños asuntos, tehehehe. ~

Escuchó la voz de su amado. Le estaba pidiendo algo... -Quiero que me hagas una promesa... - Su tono de voz era serio, lo amaba. -¿Si? - Le respondió, prestándo atención a lo que quería pedirle el contrario. -Anoche hicimos un pacto, ahora somos uno... - Dejó que su amado girara en la cama, quedándo ahora aprisionada debajo de éste. Le gustaba estar en esa posición. Era una forma de sentirse protegida y sumisa a la vez. Se quedó mirándolo a los ojos con los labios entreabiertos, acariciando los mechones que caían sobre ella. Era toda suya.

-Sabes que si me preguntas algo no te mentiré, pero más que eso, de ahora en adelante te contare todo, podrás venir conmigo a cualquier misión, dejare que seas mi ángel guardián, que me ayudes con cualquier problema que tenga-

Era un buen trato. Ahora no tenía que estarse escondiendo para espiar a donde iba o dejaba de ir su amado. Ya no tenía que seguirlo en silencio, ¡y por fin había logrado que él aceptara que la necesitaba como su ángel guardián! Tanta perseverancia rindió frutos al final del día. Solo tenía que seguir insistiéndo y demostrarle de lo que era capaz de hacer por él. Lo ayudaría. Después de todo, ese había sido el Juramento que le había hecho: "Estar con él en las buenas y en las malas."

Cerró los ojos por unos instantes cuando acarició su mejilla. Sonreía, y se dejaba tratar tan pasiva en sus brazos en un notable contraste de lo que fue la noche anterior. Su amado sin embargo, siguió hablando... -Quiero lo mismo a cambio, cuéntame todo lo que te pase, tu eres mi ángel guardián, pero yo soy tu ángel guerrero, déjame pelear a tu lado... También...

"Todo..." En esos momentos se sorprendió un poco y sus ojos brillaron por unos segundos de color rosa. Habían cosas que no le había dicho, que guardaba como secreto en lo más profundo de su alma y que debían quedarse enterradas. De lo contrario, Ao-kun conocería ese horrible pasado, la despreciaría y podría perderlo. Todo lo que construyó se destruiría como la arena perdiéndose entre los dedos. Tuvo miedo de esto. Iba a responderle pero su querido la sorprendió con un beso al que no pudo corresponder como ella quería. Si, le correspondió. Pero su mente estaba pensando en otra cosa. Originalmente hubiera podido actuar como si nada pasara, pero le tomaron un poco desprevenida.

-Tratare de ser un poco más cariñoso contigo, te amo y debo demostrarlo más a menudo.

Sonrió. Pero no se sentía a gusto del todo. ¿Por qué? Era lo que siempre había querido, ¿no? Le esaba guardando secretos... ¡Pero era por el bien de la relación! ¡Si, eso! ¡Debía proteger a Ao-kun de su pasado! Entierralo todo. Déjalo atrás. Este trago amargo pasaría. -También te amo, mucho. - Se sintió la mujer más hipócrita diciendo eso, por el simple hecho de que su amado la había "atacado" de aquela vil manera. Yuno lo sabía, pero no podía quitarse esos pensamientos de la cabeza. Tranquilo, tranquilo. Calma. Esto era por el bien de ambos.

Cerró los ojos cuando él chocó su frente con la de ella. Ella estaba un poco incómoda a pesar de que debía ser un momento feliz. "Todo es por nuestro bien, Shin-sama..." - Seguía repitiéndose una y otra vez en la mente para intentar mitigar los sentimientos de culpa. "Es por nuestro bien, así que estoy feliz. Si. Estoy feliz. Ellos fueron los malos. Yuno es una chica buena... Yuno no hizo nada malo... Yuno estará a salvo con Aoshin-sama..." - Su cuerpo empezaba a relajarse denuevo a medida que se escondía detrás de esos pensamientos sobre si misma en tercera persona. Abrazó a su amado del cuello y le dió un beso suave, cálido sobre los labios, mordiéndole un poco el labio inferior.

Lo dejó ir sin decirle nada. Si le decía algo como: "Hay cosas que no deberías saber, pero ten en cuenta que lo hago por ti." sería el comienzo de un interrogatorio y tendría que contarle, eventualmente. Así qu lo mejor sería callarlo y seguir adelante. Le sonrió. Se quedó acostada en la cama y esperó que él terminara de usar el baño para entrar a el.

Minutos después salió del baño y llegó energética a la cocina, abrazando a su amado por la espalda. Sobre la mesa ya estaban los emparedados y los vasos con jugo de naranja, y ambos se sentaron a comer junto a los esqueletos. -¡Buen provecho a todos! - Usó la misma cordialidad con sus difuntos padres. Comía con energía y de la forma en la que se estaba desenvolviendo el asunto, la pelirrosa no parecía que iba a decir nada sobre lo que encontró Aoshin con anterioridad.

-¡Gracias por el desayuno, Ao-kun! - Se levantó de la silla y esta vez sería ella quien lavara los platos y otros enseres utilizados para comer, además de botar la basura. Le hizo una leve reverencia a su querido luego de pararse frente a él. -Muchas gracias por ayudarme. Sin ti no lo hubiera logrado. - Dejó salir una sonrisa amable. -Estoy feliz que hayas podido llevarte bien con mis padres, Shin-sama. - Lo miraba a los ojos con una sonrisa y con sus manos detrás de su cuerpo. Llevó su mirada a sus padres, los ahora esqueletos. -Muchas gracias por aceptarnos, mamá, papá. - Hizo una leve reverencia como agradecimiento. -Son los mejores padres. Me han hecho tan feliz. ♥️ - Corrió, poniéndose detrás de la silla de su mamá y la abrazó por la espalda.

-Ya oíste, mamá. ¡Tienes que ayudarme a buscar un hermoso traje de novia para casarme con Shin-sama! - El abrazo hizo que a este esqueleto se le aflojara la cabeza y rodara por su tórax hasta caer al suelo, por debajo de la mesa. Yuno se quedó mirando sorprendida, con sus ojos abiertos de par en par. -Ay no... ¡Ay no! ¡U-Un accidente! ¡Ao-kun, ayúdame a arreglarla! ¡Rápido! ¡No puedo dejar que muera! - Decía esto mientras se movía con rapidez por debajo de la mesa para buscar la calavera y regresar a donde el inerte cuerpo para acomodarla. Sus manos se movían temblorosas por los nervios. -Debo arreglar a mamá. D-Debo protegerla... ¡Ao-kun! - Dijo su nombre cuando pensó que la cabeza ya estaba estable. -¡Ya está! ¿E-Esta viva, verdad? ¿Logramos curarla? - Rodeó a su madre hasta quedar frente a ella, apartando la silla de la mesa para mirarla a los ojos. Puso con suavidad sus manos sobre las esqueléticas y frías manos de su madre.

-¿Estas bien, mamá...? L-Lo siento... No fue mi intención hacerte daño. No quise tumbarte la cabeza... - Decía con lágrimas en los ojos, pero un poco más calmada que antes pues vió que la cabeza quedó fija en su lugar con ayuda de Aoshin. Llevó su mirada a los ojos del pelinegro. -Muchas gracias por salvarla... - Ah... Esa relación enfermiza que tenía con sus padres y ella ni si quiera se daba cuenta. Yuno estaba viviendo dentro de una relación de violencia. Pensaba que todo volvería a ser lo de antes si volvía a ser una buena niña con quienes le criaron, o quizás no se había dado cuenta del daño irreparable que había hecho. Quizás si, pero su cerebro no quería admitirlo y por eso vivía engañándose. Podían ser tantas cosas que aferrarse a una sola teoría sería un error. Incluso podía ser la peor teoría de todas: Que ella en realidad estuviera manipulando la situación y que la historia de amor que había vivido Aoshin haya sido una vil y cruel mentira. ¿Cuál era la verdad en todo esto...?




No estoy loca... Yo solo amo con locura... ~ ♥

MIIII SHIN-SAMAAAAAAAA >__<:

¡Gracias por los Stamps, Red! ^^



♥️ Ficha ♥️ Cronologías & Relaciones ♥️

avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 89389
Reputación : 29
Mensajes : 387
Ver perfil de usuario
Yuno Gasai
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Cerrado Re: Y entonces te embargan la casa y se va todo por la arbolada... [Shin-sama]

Mensaje por Aoshin Kuroboshi el Dom Ene 14, 2018 9:44 pm

-Buen provecho...- Se sentó en completo silencio a disfrutar del desayuno, no quería pensar en nada más que eso, pero entre bocado y bocado, no pudo evitar mirar de reojo a los esqueletos. Al terminar de comer pensaba ayudarla con los platos como siempre, aunque decidió quedarse sentado cuando Yuno se ofreció en su lugar, estaba entre esperar un poco más, enfrentarla para pedir respuestas o investigar más por su cuenta antes "Todo sería más fácil si ustedes pudieran hablar" Pensó mirando las cuencas oculares de los esqueletos, quizá si era posible, con la ayuda de un brujo tal vez, sin embargo, esa idea podía ser un poco extrema, por lo que sabía era mejor dejarlos descansar, eso haría el caído, al menos de momento.

-Me fue provechoso salir de casa, pude pasar un tiempo contigo y te ayude con mucho gusto, no tienes que agradecerme- Le sonrió levemente tras escuchar su comentario acerca del vestido de novia -Me parece que aún es pronto para eso, aunque no es mala idea ir buscando uno desde ahora- Justo en ese momento la cabeza del esqueleto se desprendió, cayó en el suelo y rodó hasta abajo de la mesa, por su parte observo toda la escena con una expresión neutra, aun después de que la pelirrosa se asustara ante el pequeño accidente, por su parte se levantó para recoger el cráneo y ayudar a Yuno a sostenerlo, ya que las manos de su compañera estaban temblorosas, luego entre ambos volvieron a el cráneo con el resto del esqueleto -Descuida, ya está todo en su lugar- Menciono acariciando la mejilla izquierda de su compañera y secando sus lágrimas.

En el jardín delantero, algunos minutos después

Tras ver como el camión de la mudanza se alejaba, se quedó admirando los alrededores, habían algunos árboles, flores, el hermoso cielo azul y un silencio sepulcral, lo pensó por algunos segundos y finalmente decidió aprovechar la oportunidad, giro para mirarla a los ojos, con su expresión neutra de siempre, pero con un tono de voz más serio -Esperaba que decidieras contármelo por tu cuenta, pero veo que no piensas a hacerlo, quizá estabas esperando el momento justo, pero debiste decirlo tan pronto me levante de la cama- Se puso de cuclillas por un momento para tomar una flor, la cual observaría por un momento antes de imbuirla con oscuridad hasta matarla, como una metáfora de su corazón muriendo ante la desconfianza de su compañera -Encontré lo que tratabas de enterrar en la parte de atrás, no tengo que y no pienso decir más, ahora quiero que me digas la verdad de todo lo que me has ocultado- Aunque tenía una idea, quería estar por completo seguro, y por sobre todo, quería que fuera ella quien se lo dijera -Si me mientes te aseguro que lo sabré, así que habla-


Yo hablo - "Yo pienso" - Yo actúo.
[Aoshin Monji] ahora es [Aoshin Kuroboshi]
avatar
Dromes : 24635
Reputación : 23
Mensajes : 167
Ver perfil de usuario
Aoshin Kuroboshi
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Cerrado Re: Y entonces te embargan la casa y se va todo por la arbolada... [Shin-sama]

Mensaje por Yuno Gasai el Mar Ene 16, 2018 4:34 pm

-Me fue provechoso salir de casa, pude pasar un tiempo contigo y te ayude con mucho gusto, no tienes que agradecerme-

-Me alegra que te haya servido de algo, Shin-sama.  - Le sonríe. -Has estado trabajando demasiado. Deberías tomarte algunas vacaciones conmigo. ♥

Su pobre compañero había estado teniendo mucho trabajo últimamente y casi no descansaba. Era normal que la pelirosa se preocupara por él. Eran muchas las veces en la que ella le había dado una mano en el trabajo, pero eran muchas más las que lo había estado siguiendo y cuidando desde las sombras sin que él se diera cuenta. Su Ao-kun tenía buenos sentidos para detectar cuando lo seguían, pero la pequeña pelirosa también tenía sus maneras de pasar desapercibida. El problema era que la noche anterior la conexión entre ambos se había fortalecido, así que ahora sería un poco más complicado, por no decir imposible, pasar por desapercibida ante los ojos del peli-oscuro. A él le sería más fácil sentir su presencia, lo que ponía a Yuno un poco triste porque ya no podría caerle de sorpresa. Sin embargo, mas que tristeza era un alivio poder hacer eso, porque ahora ella podría saber donde estaba su amado y le sería más fácil protegerlo.

No lo dijo directo pero ella había vuelto a insistir con las vacaciones en las montañas nevadas. Eso, o a cualquier otro lugar. La cuestión es que quería que Ao-kun pensara más en la idea de tomarse un descanso por más de un fin de semana. No solo por el hecho de que él se lo mereciera, sino que Yuno quería aprovechar para compartir día y noche en tranquilidad con él. Acurrucados juntos, jugando en la nieve, dándose calor frente a una chimenea, haciendo cosillas de pareja y por supuesto, conociéndo aun más los gustos y sentimientos de su compañero.

El caos llegó a la casa cuando la cabeza del esqueleto de su madre cayó al suelo. Por suerte, la pelirosa pudo volver a colocar la cabeza en su lugar con ayuda de su querido. -Descuida, ya esta todo en su lugar. - Cerró los ojos para sentir las caricias en su mejilla. -Muchas gracias, Ao-kun... - Lo abrazó de la cintura. -Al menos se que puedo confiar en ti.

En el jardín delantero, algunos minutos después

El camión de la mudanza llegó no mucho tiempo después. Entre todos ayudaron a subir la mudanza al auto. Fue un trabajo un poco tedioso, pero lograron subir todos los muebles y objetos que habían guardado antes. Por suerte ya no faltaba nada para regresar al apartamento, pero la pelirosa todavía tenía un pequeño gran problema. ¿Cómo le haría para deshacerse de las pruebas? Bueno, ya había cavado bastante pero... ¿Sería suficiente para deshacerse de todo para siempre? ¿Y si al Gobierno le daba con hacer algún proyecto -en algún futuro- en ese lugar, cavaban y encontraban sus pertenencias? Eso le pondría en problemas a la larga. Así que el problema no estaba del todo resuelto como creía.

Tenía su semblante sereno, pensativo, tratando de resolver el problema por su cuenta para por fin liberarse del pasado que la ataba. Ese maldito pasado molesto que la atormentaba y que le había transformado en un monstruo. Cuando escuchó la voz de su compañero...

-Esperaba que decidieras contármelo por tu cuenta, pero veo que no piensas a hacerlo, quizá estabas esperando el momento justo, pero debiste decirlo tan pronto me levante de la cama-

-¿Hmmm? - Volteó para ver a su compañero. En esos momentos no tenía idea de lo que estaba hablando. -¿Sucedió algo con mis padres? - Pensó que había hecho algo mal, como dejar la estufa prendida, o que había tenido alguna discusión con sus padres mientras ella no estaba. ¡Aaagh! ¡Eso debe ser! ¡Su madre le ha de haber contado algo a Shin-sama que no le fue de su agrado! ¡Maldita...!

-Encontré lo que tratabas de enterrar en la parte de atras, no tengo que y no pienso decir mas, ahora quiero que me digas la verdad de todo lo que me has ocultado.

-¿¡Aaaaaaaaaaaahhhhh!?

-Si me mientes te aseguro que lo sabre, asi que habla.

-Tsk... - Dió un paso hacia atrás, molesta. -¿Por qué desconfias de mi, Shin-sama...? - Acercándose lentamente a él con una sonrisa amable, pero su tono de voz se había hecho un poco más misterioso. -Te dije que no entraras al cuarto en construcción, y aún así entraste mientras yo dormía. ¿Acaso ibas a contarmelo si yo no te hubiera visto, mi amor? - Se detuvo. -¿Ibas a contarmelo, o te ibas a quedar en silencio...? Si hay alguien aquí que debe estar enojada, soy yo. -Y no lo estoy, porque te amo, Aoshin-sama. ♥ Pude perdonar tu desconfianza a mi, nee, nee. - Sonríe y le extiende la mano para ayudarlo a levantar.

-Pero si quieres saber la verdad, ven. Ponte cómodo. Yuno despejará todas las dudas que tengas sobre ella y haré que vuelvas a confiar en mi. - Perfecto. Si no fuera para más, ahora estaba hablando en primera y tercera persona en una misma oración. Sonreía con amabilidad, pero la conexión que habían formado le haría ver a Aoshin algo más. Él iba a a tener una especie de "visión" que duraría alrededor de un segundo. Era una de esas visiones de las cuales no sabrías si había sido producto de su imaginación o si era verdad. El contacto físico y la situación tensa abrió un recuerdo rápido de la pelirosa.

Spoiler:

-¿Qué pasa, Aoshin-sama...? ¿Por qué no tomas mi mano? - Empezó a bajar el brazo, desconcertada. -¿Tu también me odias...? ¿Aoshin-sama odia a Yuno por culpa de ellos? - Entrecerró sus ojos. -El corazón de Aoshin-sama está dudando... Tendré que ayudarle...




No estoy loca... Yo solo amo con locura... ~ ♥

MIIII SHIN-SAMAAAAAAAA >__<:

¡Gracias por los Stamps, Red! ^^



♥️ Ficha ♥️ Cronologías & Relaciones ♥️

avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 89389
Reputación : 29
Mensajes : 387
Ver perfil de usuario
Yuno Gasai
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Cerrado Re: Y entonces te embargan la casa y se va todo por la arbolada... [Shin-sama]

Mensaje por Aoshin Kuroboshi el Mar Ene 16, 2018 6:05 pm

Giro de forma leve y lenta para mirarla a los ojos con una expresión más seria, ella también notaria que sus ojos se habían tornado rojos, solo por algunos segundos y de forma incompleta, sin mostrar las marcas negras que los caracterizaban, pero aquel cambio se dio por una razón que ella ya conocía, se había enojado por la reacción que tuvo la pelirrosa ante lo que el caído le pregunto -Yo podría hacerte la misma pregunta- Sin embargo decidió no hacerlo directamente, no quería interrumpirla, esperaría a que su compañera considerara y pensara un poco mejor en sus palabras, en caso de que decidiera cambiar de parecer y ser más honesta.

Aunque no fue el caso, en su respuesta tenía un buen punto, quizá el no debió haber entrado a la habitación "en construcción" sin su permiso, pero el pelinegro había tenido buenas razones y en todo caso, eso no respondía sus preguntas, solo agregaba otro tema a tratar en la conversación -Si pensaba contártelo, pero no era algo importante, no tenía prioridad ¿también me seguiste? significa que desconfiabas, lo que tú me estas ocultando, porque lo que he visto hasta ahora, si es importante, de lo contrario me lo hubieses contado hace tiempo- Se quedó mirando la mano extendida de su compañera y su expresión por algunos segundos, para luego levantarse por su cuenta, rechazando su ayuda -Tu reacción y tu forma de hablar también dicen mucho acerca de lo que ocultas- Permaneció en silencio, sabía bien que ella hacia cambios en su forma de hablar, de primera a tercera cuando perdía la estabilidad, mientras escuchaba sus palabras atentamente, por algunos segundos hasta que ella termino de hablar.

-No te odio en lo absoluto, estoy enojado porque te amo y trato de ayudarte, no estoy dudando de lo que siento por ti ni nada parecido, te dije que no quería secretos, que te apoyaría, deberías saber que lo haré, que cumpliré mi promesa sin importar lo que pase...- El pequeño flash en su mente y aquella imagen también habían sido señales de que algo andaba mal, el tipo de imagen en si era otra prueba de que estaba perdiendo estabilidad -Pero quien realmente desconfía de nosotros dos eres tú, la que duda eres tú, porque crees que lo que siento por ti no aguantara lo que sea que me estés ocultando, aun luego de que me contaras de las personas que habías matado permanecí contigo, independientemente de tus razones, es algo que la mayoría no hubiese hecho ni considerado ¿es tan grave como realmente lo piensas?-

Respiro profundo un par de veces para tratar de calmarse, tampoco quería terminar en una extensa discusión, era mejor que hablaran tranquilamente para que ninguno se dejara llevar -De nuevo tomate tu tiempo, tranquilízate, yo también lo haré, pero tendrás que contarme lo que te pasa, si no lo haces ya tengo suficiente para averiguarlo por mi cuenta, así que es mejor que lo escuche de ti- Dio algunos pasos lejos de ella, de nuevo admiro el jardín, los alrededores, sintió el viento en su rostro, respirando profundo nuevamente, quería distraer su mente, recuperar la compostura mientras se mantenía a la espera de la respuesta de su compañera.


Yo hablo - "Yo pienso" - Yo actúo.
[Aoshin Monji] ahora es [Aoshin Kuroboshi]
avatar
Dromes : 24635
Reputación : 23
Mensajes : 167
Ver perfil de usuario
Aoshin Kuroboshi
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Cerrado Re: Y entonces te embargan la casa y se va todo por la arbolada... [Shin-sama]

Mensaje por Yuno Gasai el Miér Ene 31, 2018 5:32 pm

Cada palabra que su Ao-kun le reclamaba era como una puñalada al corazón. Bajó la cabeza como si fuera un conejito regañado por su dueño, al punto de que si fuera un semi-animal era probable que tuviera las orejitas hacia abajo por la tristeza que sentía en esos momentos. Tenía la necesidad de mentir para salvar su relación, cubrir lo débil que había sido, y dejar que su yo anterior desapareciera de una buena vez de la existencia. Pero había algo que evitaba que eso fuese así, y era precisamente el mismo ser que estaba protegiendo quien la ponía entre la espada y la pared, pidiéndole explicaciones que no quería responder.

-Si pensaba contártelo...
-Pero no lo hiciste... - Dijo  con un tono de voz más suave, quizás por lo dolida que se sentía.
-...pero no era algo importante, no tenía prioridad
-Para mi lo era... Y no sabes cuanto... - Respondió en un susurro apenas inaudible, que quien sabe si el contrario logró escuchar.
-¿También me seguiste? Significa que desconfiabas, lo que tú me estas ocultando, porque lo que he visto hasta ahora, si es importante, de lo contrario me lo hubieses contado hace tiempo.

¿Desconfianza...? ¿Por qué está insinuando que desconfiaba de él...? Negó con la cabeza sin poder creer lo que escuchaba. Aunque él tenía razón en lo último que dijo. Se lo hubiera contado hace mucho si no hubiera sido importante. Sin embargo, no lo había hecho por las razones que él le estaba acusando. Confiaba en su Ao-kun y ese hombre era todo para ella. Pero el acusarla de desconfiar de él había sido una gran ofensa. Al menos, ella no lo veía de esa forma.

-¡¡¡MENTIRA!!! ¡¡¡YUNO NO SIGUIÓ A AO-KUN PORQUE DESCONFÍA DE ÉL!!! ¡¡¡YUNO SIGUIÓ A AO-KUN PORQUE LO AMA!!! ¡Aoshin-sama se fue de su lado a media noche y no regresó! ¡Yuno tenía frío, pero más que frío, estaba preocupada de que algo le hubiera pasado a Aoshin-sama! Entonces Yuno encontró a Ao-kun buscando entre sus memorias dolorosas... Y le dolió mucho... Porque Aoshin-sama decidió ponerse de parte de ellos. - La pelirosa desvió la mirada con una expresión de dolor en su rostro. Mordió su labio inferior por unos momentos pensando como podría decir lo siguiente a continuación. -Aoshin-sama no confió ciegamente en lo que le decía Yuno y decidió investigarla; En cambio, Yuno si confía ciegamente en su Aoshin-sama...

Sus manos temblaban y su mirada cambiaba entre la sanidad y la locura por cada palabra que el contrario sacaba de sus labios. No sabía manejar la situación. Estaba acostumbrada a ganar, pues en la mayor parte de las ocasiones había sido ella contra puros humanos. Pero ahora que le acorralaban de esa forma se había descontrolado. Y no estamos hablando de que iba a descontrolarse por cualquier persona que le acorralara, estamos hablando de la persona que la acorraló. Quería una vida perfecta entre ellos. Intentaba trabajar para no tener problemas, y ahora esa situación se había presentado. Lo que precisamente intentaba evitar le había explotado en la cara y ya no tenía forma de evitarlo.



Es culpa de ellos. ¡Los malditos esqueletos! ¡El maldito doctor!




La pelirosa estaba segura que los esqueletos y el doctor habían puesto a su Aoshin-sama en su contra. Todos ellos le habían susurrado a su querido al oído y le habían sembrado las dudas mientras Yuno dormía. ¡Si! ¡Eso debió ser! Frunció el ceño y nuevamente mordió su labio inferior por el enojo. Esas personas se habían metido en su relación e iban a pagar caro el haber puesto a su querido en su contra.

-No te odio en lo absoluto, estoy enojado porque te amo y trato de ayudarte, no estoy dudando de lo que siento por ti ni nada parecido, te dije que no quería secretos, que te apoyaría, deberías saber que lo haré, que cumpliré mi promesa sin importar lo que pase...

-¿No me odias...? - De momento no sabía cual era la verdad. Estaba segura que mientras dormía, los esqueletos le habían susurrado mentiras a su amado con el fin de separarlos. Mas las cizañas de los seres sin vida parecieron no influir en la relación. Su Ao-kun seguía amándola, y eso era lo que importaba. -Si me amas deberías olvidarlo todo y concentrarte en ser feliz conmigo... - Una vez más le ofreció otra alternativa que no fuese la de confesarle la verdad. Olvidarlo todo, empezar desde cero. ¿Para qué quería él indagar donde solo había dolor? Había que vivir y seguir adelante. Ya esas personas habían pagado por sus crímenes.

-Pero quien realmente desconfía de nosotros dos eres tú, la que duda eres tú... - Fueron palabras que se le clavaron como dagas en el pecho. -¿Por qué me culpas por todo...? - Susurró con su mirada perdida mientras el contrario seguía hablando. -...porque crees que lo que siento por ti no aguantara lo que sea que me estés ocultando... -No debiste haber visto eso... -...aun luego de que me contaras de las personas que habías matado permanecí contigo... -..... -...independientemente de tus razones, es algo que la mayoría no hubiese hecho ni considerado. ¿Es tan grave como realmente lo piensas?

Se limitó a guardar silencio después de haber escuchado el sermón de su compañero. No le respondió a su invitación y tampoco había dicho nada. Se quedó tratando de ordenar sus pensamientos. Le había dicho muchas cosas de su vida y habían muchas más que permanecían en misterio. No tenía que saberlo. No entendía porque quería y debía saberlo.

-Si tanto insistes...


Ray of Hope Orphanage

"Se dice que los ángeles nacen en el Reino de los Cielos, pero mi pequeña Yuno no tuvo esa oportunidad."

Mamiiiii ♥️:

Presente

-No soy un ángel que nació en el Cielo. Nunca pude ver el llamado Paraíso con mis propios ojos. Solo se que crecí y viví en un orfanato religioso donde escuché varias versiones de mi identidad: Me habían encontrado de bebé en el bosque, llorando; Mis verdaderos padres me habían abandondo en el bosque; Nunca supieron cual era la verdad. Solo me encontraron.

A diferencia de otros niños, crecí con un IQ más avanzado. Pero sabía que había algo dentro de mi que me hacía diferente al resto. Ninguno de mis compañeros tenía visiones. Ninguno podía ver ángeles y mucho menos podían ver a Dios. Las visiones me aparecían en sueños, o por momentos cuando no lo esperaba. Además de, por alguna extraña razón, sabía cuando una persona estaba afectada emocionalmente y me acercaba a ayudarlos.

Poco a poco fuí descubriendo mis poderes, la magia blanca. La usaba para curar a los necesitados. Pero ese mismo don fue también mi perdición. Impidió que familias necesitadas me adoptaran, por miedo. Pensaban que era una bruja, o una enviada del Diablo.
- Se queda en silencio recordando la monja que iba detrás de ella, regañándola para que no usara sus poderes. Esa monja la quería y por eso le decía que no los usara. Temía que la sacaran del Orfanato o le hicieran daño por tener poderes especiales. La pelirosada sonrió, recordando como terminaba usándolos a sus espaldas.

-Hasta que finalmente fui adoptada por Gasai Saika, Gasai Ushio. Personas adineradas que me dieron todo los primeros años en familia. Educación estricta, clases de canto, salud, amor... - Sus ojos se volvieron opacos. -Se que las monjas le entregaron unos objetos a mis padres, pero nunca supe que eran, hasta el día de hoy que encontré esa caja en el armario de mis padres. Ya sabes, los documentos que te ofrecí a leer conmigo cuando llegaramos a casa. - Suspiró.

-Viviendo con mamá y papá fue que también encontré mi propósito y supe lo que era. Un ángel se apareció frente a mi. Nunca pude ver bien su rostro, o su cuerpo, solo se que era un ángel porque se presentó como tal. Ese ángel fue mi mentor y me ayudó a evolucionar mis poderes. Pero desapareció cuando cometí mis primeros pecados. Él también me abandonó. - Y quizás esto se le hiciera sospechoso al ángel caído. ¿Por qué se le había aparecido lo que parecía ser un ángel guardían tan tarde en su vida? Era imposible que el Reino de los Cielos no se diera cuenta que les faltaba "uno de los suyos" en su ejército.  

-Este ángel me mencionó que yo era una enviada del Cielo, y que había nacido en la Tierra para aprender de los humanos. Me emocioné mucho, porque... En ese momento quería ser útil para los demás y ayudar a los que más pudiera. - O quizás el destino de Yuno simplemente tenía que recorrer por ese camino oscuro y doloroso para convertirse en algún tipo de Ángel del Amor. Ya saben lo que dicen: A veces los Dioses te ponían pruebas duras para que pudieras superarlas, aprender de ellas y ser un ejemplo a seguir para los demás.

-Pero mamá y papá cambiaron repentinamente. Se dieron cuenta de que tenía poderes. Escuché a mamá decir: "Eres como ella..." Me abofeteó y me prohibió usarlos, porque era considerado magia negra, poderes del Infierno. Y a los niños que usaban poderes se los iba a comer Satán. Tuve un cambio de vida repentino. El ángel me ayudaba, yo ayudaba mis compañeros de estudio con mi magia, pero en casa comenzaban a odiarme. Gradualmente comenzé a desarrollar algo más... - Tragó saliva y guardó silencio. No quería decir eso último. Apretó sus manos con la mirada baja, tratando de evitar contacto visual con su compañero. -Mamá dijo que... Yuno... Yo... Estaba loca... Estaba enferma...

Caminaría a pasos lentos a donde su compañero si es que éste no se había acercado. Le sujetó las vestimentas con las manos temblorosas.

-El médico miente, Ao-kun... Mamá miente. ¡Papá miente! Yuno no está loca. ¡Ellos crearon su enfermedad! ¡La inventaron como inventaron todo lo demás! - Halándo las vestimentas del pelinegro, gritando, llorando. -¡Mamá quería encerrarme en el manicomio porque pensó que estaba quitándole a papá! ¡No estoy loca, te lo juro!

Pasado:

La pequeña Yuno se encontraba frente a un lienzo, tenía una sonrisa... rota. En la pintura había un hermoso paisaje soleado, verdes llanuras, aves volando, un río cristalino, unas pequeñas cascadas que le daban vida al cuerpo de agua. El rostro de la pelirosa estaba lleno de inocencia, pero a la vez su corazón lleno de dolor. Había escuchado la charla de los adultos en la lejanía...

-¿Es la niña que tiene poderes?
-Si. No la mires o tendrás años de mala suerte. Dicen que mató a sus padres y por eso la encontraron sola en el bosque.
-Debieron haberla quemado cuando la encontraron.

...lo único malo es que había dañado accidentalmente la pintura con una espátula de pintor... La misma que utilizé para darle vida a todo ese cuadro.

"¿Me escuchas, pequeño ángel?"

-Te escucho...

"Cuando crescamos mataremos a todos los que no nos han amado."

-No... Yuno es una buena niña. Yuno no quiere lastimar...

"No quiero ser un monstruo. Así que seguía alterando mis propias memorias una y otra vez para olvidar esa voz interior que quería que hiciera cosas malas por la presión de los demás."


Presente



-Todo fue culpa de ellos que me odiaban. ¡La voz siempre estaba ahí! ¡Siempre estuvo ahí! ¡Pero no estoy loca, Ao-kun! ¡Es la voz! ¡La voz quiere que haga cosas malas!


"Mátalo."


-La voz quiere que te mate, Ao-kun... - Le soltó las vestimentas y dió un paso hacia atrás.


"Él no debe saber nuestro secreto."


-La voz no quiere que sepas de mi enfermedad... ¡¡¡LA VOZ NO QUIERE QUE PIENSES QUE ESTOY LOCA!!! ¡¡PERO NO ESTOY LOCA!! ¡¡El Doctor se alió a mamá y le dijo que tenía esquizofren...!! - Calló sus palabras. No podía, le dolía terminar de decir el nombre de su enfermedad. ¡Ella era inocente! ¡¡Los esquizofrénicos eran los Esqueletos!!


"Liquídalo. Él no debe saber y tampoco seguir viendo a través de ti... Debe amarnos sin conocerme."


-¡La voz no quiere que sepas que no me estoy mudando, en realidad me están embargando la casa porque no pude pagarla! Ya no tuve sustento económico después que murieron mis padres. ¡No soy débil, Ao-kun! ¡Yo puedo hacerlo por mi cuenta! ¡Yo puedo protegerte a pesar de todo! ¡Mataré a todos los que intenten llevarme a prisión para separarnos! ¡Confía en mi! ¡No soy débil!


"Los mataste."


-No. No los maté. - Se puso las manos en la cabeza. -¡Calla! ¡¡Calla!! ¡¡Calla, calla, calla, calla!!


"¡Mátalo!"


-¡El bosque! ¡Vivía entre el bosque y mi casa hasta que me enteré de la existencia de Éadrom y vine a vivir acá! ¡Poco a poco me quedaba sin cosas básicas para vivir! ¡Agua, luz! ¡Tuve que robar! ¡No quería robar, pero quería vivir! ¡También usaba los pocos ahorros para poder pagar mis estudios y vivir bien! ¡La voz me acompañaba! ¡Gracias a la voz no me volví loca, pero la voz también era mala compañera!


"Somos una. Acéptame como parte de ti. No intentes reprimirme. Mentimos, manipulamos y asesinamos. Es lo que toda asesina serial hace."


-¡No! ¡No no no no no! ¡Se que la policía vino a investigar que pasó con mis padres pero no podía decirles la verdad! ¡No quiero ir a la cárcel! ¡No los maté yo! ¡Los mató la voz! ¡Maté personas malas! ¡Nos liberamos! ¡Somos felices, y eso la policía no lo va a ver porque la policía es mala!

Pasado:

-¿Un héroe? - Risa sarcástica. -¿¡Un héroe, dices!? - La levanta de los cabellos como si fuera un trapo. -¿¡Sabes cuánto tiempo llevo esperando el milagro de que Ushio vuelva a mis brazos!? A veces... A veces pienso que está con otra... ¡¡¡Y TODO POR TU CULPA!!! - La lanza al otro extremo del suelo. -¡¡¡POR TENER QUE ALIMENTAR UN DEMONIO!!! ¡¡Créeme!! ¡¡No habrá héroe, ni milagro, ni Dios que te salve!! ¡¡Tu destino será seguir mis pasos, Yuno!! ¡Así que aprende bien...! ¡Serás como yo! ¡Jamás serás amada!

"Y ese día aprendí que no habían héroes, ni milagros, ni Dioses para mi...

...yo había sido olvidada por quienes me habían entregado la vida...

...era la niña maldita...

...comprendí que...

...yo tenía que ser mi propio héroe para sobrevivir...

No quería volver... No quería volver a ese lugar!!"
- Se le tornan los ojos rojos.

-¿Qué con esa mirada...?

-Ahh... Ahhh... Haha... ¡Ha...!

-¿¡POR QUÉ ME MIRAS ASÍ, MALDITA LOCA!? - Retrocediendo al ver que la maldita se acercaba a ella.

-No hay Héroes, ni Dioses, ni Milagros... No hay amor. No hay felicidad. Todo es una mentira. Una ilusión. - Tomó una katana que había en las cercanías. Su padre coleccionaba objetos de la cultura japonesa.

-¡¡¡QUE DIOS TE REPRENDA MALDITA LOC...!!!

Y como un Demonio, la pelirosa extendió sus alas blanquecinas y se lanzó por su verdugo atravesándole el arma de lado a lado sin que su pulso temblara. Por si no fuera poco, terminó sacando el arma con un corte profundo, llenando su rostro de sangre. La mujer extendió su mano hacia ella para tomarla de los cabellos y caer al suelo sin vida.

"Finalmente somos... Libres..."

-Heh... ¡¡¡HAHAHAHAHAHAHHAHAHAHAHAHAHAHAHAHA!!!
- Las puertas de la casa se abrieron y su padre...

-¿Y-Yuno...?

-Papá... ¿Huh? N-No. No fui yo. Fue ella. ¡Ella me atacó! ¡Ella me golpeó! ¡Ella me hizo vomitar!

-¿Qué hiciste, Yuno?

-Me liberé. - Caminando hacia su padre con una sonrisa. -Me liberé. Por fin seremos felices, padre. ¡Confía en mi! ¡Ella comenzó todo y yo solo me defendí! Mamá no nos molestará. Podremos...

-Mataste a tu propia madre y a la mujer que amaba.

-¿Ahh...?

-Sabía que tenía que dejarte en ese Hospital. Yuno... Suelta esa arma y ven acá.

-¿En el Hospital...? ¿La mujer que amabas...? ¿Mi madre...?

-Yuno... Estas mal.

-No estoy mal. Hice lo correcto.

-Hija, hay que internarte para... - Retrocediendo por cada paso que se acercaba la contraria. -Suelta esa arma. No estas en condiciones...

-¿No estoy en condiciones de que, padre? ¿De ser feliz...?

-¡¡Suelta el arma, maldito monstruo!!

-......

"Si no luchaba por lo que amaba, era un monstruo. Y si lo hacía, también lo era. ¿Quién soy y a qué vine a este mundo...?"

-Entiendo... Papá y mamá siempre creyeron que era un monstruo... - Dejó caer la katana al suelo y se acercaba con los brazos extendidos hacia su progenitor. -Entonces... Que así sea. - Tambaleante corrió hacia el hombre y utilizó sus alas blancas para cortar su yugular. Ambos cayeron al suelo. Yuno por la paliza que había recibido antes y su padre por razones obvias. Las alas del Ángel de la Muerte se habían llenado de sangre y miraba con una expresión de alegría al hombre. Estaba confundida. No sabía que había hecho, pero lo hizo. Por un lado se sentía mal. No quería que las cosas terminaran así. Pero por otro por fin podría... Ser feliz.

Presente:

-El Cielo está cerrado para mi. El Infierno me expulsaría y ahora vago en la Tierra buscando una esperanza para vivir, y esa esperanza eres tu, Aoshin-sama. - Le sonrió con sinceridad. -El resto de la historia ya la conoces. Maté por un poco de amor. Te mentí para proteger mi amor. Y seguiré asesinando de ser necesario porque soy un monstruo. - La pelirosa le había contado a Aoshin todo -lo que sale en los Flashbacks también-. Ya no habrían secretos que se interpusieran entre ellos. El problema era que parecía no aceptar lo de su enfermedad mental ni sus momentos de debilidad. No quería que su Ao-kun la viese como una pequeña alma defectuosa y frágil, de ser así sentiría que no podía ayudarlo, y de no ayudarlo, de no protegerlo, no estaría cumpliendo su propósito como ángel guardiana. -Llámame loca, o llámame como quieras, pero haré lo posible por preservarte, Aoshin... - Se acercó a él y le tomó la mano, luego lo haló hacia ella y lo abrazó de forma posesiva. Soy culpable de amarte y que me condenen los Cielos y el Infierno, pero pecaré cuantas veces sea necesario porque te amo con locura... Mi querido Aoshin-sama... - Mencionó su nombre con un tono de voz tierno sin dejar de acariciarle el rostro o los cabellos. Mientras tanto, el lenguaje corporal de su abrazo decía "Eres mio y de nadie más." Ni si quiera la voz podría apartarlo de ella. La había suprimido -o eso intentaba-, solo por tenerlo a su lado. Mientras tanto, el nuevo vínculo entre ambos podría dejarle saber más sobre ella al ángel guerrero.




No estoy loca... Yo solo amo con locura... ~ ♥

MIIII SHIN-SAMAAAAAAAA >__<:

¡Gracias por los Stamps, Red! ^^



♥️ Ficha ♥️ Cronologías & Relaciones ♥️

avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 89389
Reputación : 29
Mensajes : 387
Ver perfil de usuario
Yuno Gasai
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Cerrado Re: Y entonces te embargan la casa y se va todo por la arbolada... [Shin-sama]

Mensaje por Aoshin Kuroboshi el Jue Feb 01, 2018 2:32 pm

Tan pronto la escucho ceder se dio la vuelta y poso su mirada sobre ella, ya estaba mas calmado, por lo que se quedo en silencio escuchando todo lo que ella tuviese que decirle. La primera parte le hizo pensar en que hubiese pasado con el en la misma situación, el caído había nacido en una familia que entendía su naturaleza, lo habían guiado por un camino que el consideraba correcto hasta cierto punto, aprendió a manejar sus poderes desde temprana edad y a saber cuando usarlos o no. Yuno no había tenido nada de eso, había tenido que aprender de mala forma, al punto de que fue empujada al abismo por aquellos que no la entendían, mas que eso, le temían y odiaban "Un ángel se le apareció..." Esa parte no tenia mucho sentido, al menos no considerando lo que el sabia, un ángel puro tenia que ser educado en el cielo, era simple, no haces que un soldado aprenda a disparar en medio del combate, debes preparar a los ángeles para que no se dejen llevar por las tentaciones del mundo, mas aun a los guardianes, que solían ser los mas cercanos a los humanos ¿el ángel era otra alucinación? quizá, pero quizá era algo mas, el hecho de que dijera que Yuno estaba para aprender de los humanos era extraño, así que el no podía descartarlo, tenia que estar al pendiente de cada detalle si realmente quería ayudarla.

Respiro profundo mientras que ella se acercaba para sujetar sus vestimentas y le permitió hacerlo, la historia de sus padres era la primera que había escuchado de su parte, aquella noche cuando se conocieron, aunque después ella pareció haberlo olvidado, pero el caído lo recordaba perfectamente, ahora que sabia mas detalles no podía evitar enojarse, de nuevo deseo que los padres de su compañera no hubiesen muertos para hacer justicia por mano propia. Cada palabra lo enojaba mas aun, pero en cierto punto la ira se convirtió en tristeza, ella había pasado por demasiadas dificultades, todo estando sola, siendo discriminada, mientras que solo quería una cosa.

Se dejo abrazar en principio, mas al final de la ultima oración se aparto -Eres una tonta...- Menciono con la mirada hacia abajo, al hacerlo su cabello cubriría su rostro, pero Yuno podría notar dos pequeñas lagrimas bajando por sus mejillas. La tomo del rostro con delicadeza para mirarla a los ojos con una sonrisa, mientras que mas y mas lagrimas continuaban bajando -No estas loca, solo estas enferma, tampoco eres débil en lo absoluto, tuviste que pasar por muchas dificultades, discriminación, maltratos y quien sabe cuantas cosas mas, todo estando sola...- Se unio con ella en un beso tierno, lento y profundo, acariciaba su mejilla con delicadeza para luego apartarse tras algunos segundos -No eres un monstruo, no necesitas pecar para preservarme porque te juro que nunca me alejare de ti- La abrazo con fuerza, no solo con sus manos, si no también con sus alas, poco le importaba que alguien pudiese verlas en ese momento -Eres lo mejor que me ha pasado en esta vida, tu me salvaste de la soledad y me diste una razón personal para vivir, mas allá de pelear por otros, ahora mi trabajo es pelear por ti, por nosotros, deja que lo haga y dejare que tu me cuides, confíame todo de ti y haré lo mismo-

Acaricio su cabello sin apartarse en lo mas mínimo, también estaba diciendo "Eres mía y de nadie más." con ese abrazo -Me tienes a mi, nunca lo olvides, no tienes que enfrentar al mundo tu sola, no tienes que pelear por nosotros tu sola, jamas estarás sola otra vez, sin importar lo que pase siempre contaras conmigo-


Yo hablo - "Yo pienso" - Yo actúo.
[Aoshin Monji] ahora es [Aoshin Kuroboshi]
avatar
Dromes : 24635
Reputación : 23
Mensajes : 167
Ver perfil de usuario
Aoshin Kuroboshi
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Cerrado Re: Y entonces te embargan la casa y se va todo por la arbolada... [Shin-sama]

Mensaje por Yuno Gasai el Vie Feb 02, 2018 12:30 pm

"Acariciar a Shin-sama... Servir a Shin-sama... Proteger a Shin-sama... Amar a Shin-sama... Para eso nací. Por eso vivo. Ahora entiendo mi propósito. Aoshin-sama me ha dado una y mil razones para seguir viviendo."

Esta vez había sido diferente. Dió un paso por cuenta propia y logró suprimir con exito los deseos de su nueva naturaleza asesina. Había logrado acallar la voz que le exigían matarlo. Por más que lo intentara, Yuno no podía hacerle daño a la persona que amaba. Aquel que le había dado una nueva vida, la felicidad, aquel que le había dado todo en tan poco tiempo. Él era su fuerza y su mayor debilidad. Atesoraba en su corazón los recuerdos que habían tenido juntos, y seguiría viviendo para seguir guardándolos dentro de su alma.

Con una sonrisa leve seguía acariciando los cabellos de su amante, su maestro, su protegido, su todo. No podía imaginar que sería de ella viviendo una vida sin él. Era frágil, pero a la vez, era fuerte. Era sencilla y a la misma vez era complicada. Yuno nunca tenía un punto medio, siempre vivía en los dos extremos de la balanza, y por eso, si su amado se apartaba, si él la rechazaba, terminaría partiéndo el corazón del delicado y poderoso ángel caído y la llevaría a hacer una locura.

Lo sintió apartarse. -Eres una tonta... - Escuchó sus palabras con temor de que la vida perfecta de ambos se hiciera rompiera como pequeños fragmentos de cristal que no pudieran volver a pegarse.

-No... - Pero en cambio lo vió derramándo lágrimas. Su Ao-kun estaba llorando por ella.

-No llores por mi... - Mencionó después de que le tomara el rostro, en cambio, el pequeño ángel rosado llevó el dorso de su mano a los ojos del caído y con suavidad intentó limpiar las lágrimas que caían de ambos ojos... Justo como había hecho la vez que se conocieron. Aquella noche en que la pelirosada limpió la sangre que caía por sus ojos, con la misma gentileza y ternura que le caracterizaba cuando se trataba de tocar a su Ao-kun. -No meresco tus lágrimas, Ao-kun. Tu deber es sonreír para mi, no entristecer por mi culpa. - Se sintió mal por haber hecho llorar a su amado.

-No estas loca, solo estas enferma...

-No estoy enferm... - Intentó excusarse denuevo. ¿Por qué alguien como ella tenía que estar enferma? ¿Por qué ella? ¿Por qué Ao-kun también creía que ella estaba enferma? Si estaba enferma significaba que estaba "defectuosa", y al estar defectuosa no podría protegerlo, y el círculo de no poder cumplir su misión volvía a repetirse. Era todo un patrón. Una cosa llevaba a la otra, al menos, para los ojos de la pelirosada.

-...tampoco eres débil en lo absoluto, tuviste que pasar por muchas dificultades, discriminación, maltratos y quien sabe cuantas cosas mas, todo estando sola...

Antes de poder decir algo, su compañero la acalló con un beso tierno, suave, profundo... Un beso lleno de amor y dulzura al que la jóven correspondió cuando se dió cuenta de lo que estaba pasando. Pasó sus manos por la espalda de su compañero y se aferró a él, queriendo estar con él de por vida. Bajó por completo su guardia. Se sentía protegida en los brazos del caído, y aunque así no fuera, y aunque él intentara matarla, Yuno moriría feliz, porque verla muerta es lo que su Ao-kun había deseado. Y de ser así, entonces, moriría con una sonrisa en los labios.

-No eres un monstruo... -¿No lo soy...? - Mencionó con la voz quebrada, mirándose las manitas para ver que eran iguales a las de él. Finalmente alguien se dió cuenta de que ella no era un monstruo. Alguien supo verla, alguien supo entenderla. ¡Alguien...! ¡Ao-kun...! Sus palabras tan solo hicieron que se enamorara más de él. ¡Tanto había esperado por esa confirmación...! -...no necesitas pecar para preservarme porque te juro que nunca me alejare de ti. -Nunca lo hagas, porque yo jamás lo haré. - Le sonrió con dulzura, devolviéndole el abrazo y sorprendiéndose cuando sacó sus alas negras. Las alas de su Ao-kun, las amaba... Gracias a esas alas fue que Yuno pudo comprender, a simple vista, que ambos eran iguales.

-Eres lo mejor que me ha pasado en esta vida... -..... -...tu me salvaste de la soledad y me diste una razón personal para vivir... -...tu eres mi razón de vida... -...mas allá de pelear por otros, ahora mi trabajo es pelear por ti, por nosotros, deja que lo haga y dejare que tu me cuides, confíame todo de ti y haré lo mismo.

-Por fin lo entendiste, Ao-kun... - Su tono de voz volvería a ser el de la jóven educada de antes. -Por fin entendiste que mi lucha no ha sido por los inocentes, no ha sido por salvarle la vida a los demás. Mi lucha, la razón por la que he soportado que luches y arriesgues tu vida por otros, no ha sido por ellos, ha sido por ti. Porque lucho por ti, porque te amo a ti. Los niños se corrompen. Las personas inocentes se corrompen. Ao-kun, tu lucha no tendrá un final porque el mal siempre seguirá apareciendo y solo te cansarás. Te pondrá en peligro cada vez por miserables humanos que seguirán pecando una y otra vez, eventualmente olvidando el día en que los salvaste. Pero mi lucha por ti, Ao-kun. Mi lucha por ti es para darte lo mejor, y para que tu puedas ser el hombre más feliz. - Dijo aquellas palabras mirándolo a los ojos, sin apartarse de sus brazos. -Por ti. Por nosotros. Ese es el mensaje que he intentado llevarte a través de estos meses. Tu y yo... Para esas personas eres solo una persona más en el mundo, pero para mi, tu eres mi maldito mundo. - Se aferró a él con fuerzas, cerrando los ojos, buscándo su calor entre sus vestimentas. Él era suyo, y Yuno estaba feliz de pertenecerle a él. Volvió a estar en paz cuando leyó el lenguaje corporal del contrario: La acariciaba, la abrazaba con gestos de posesión.

"Te entrego mi pasado, mi futuro y mi presente. Mis recuerdos, mis alegrías, mis tristezas. Porque de ahora en adelante, mi alma, todo, hasta la célula más pequeña de mi cuerpo te pertenece. Soy tuya y siempre lo he sido. Nací por ese propósito, y el conocernos solo unió nuestros destinos."


-Me tienes a mi, nunca lo olvides, no tienes que enfrentar al mundo tu sola, no tienes que pelear por nosotros tu sola, jamas estarás sola otra vez, sin importar lo que pase siempre contaras conmigo. - La pelirosa no pudo más y rompió en llanto. Las lágrimas que derramaba antes no eran nada comparadas a las de ahora. Mordió su labio inferior e intentó sobreponerse para hablarle a la única persona que finalmente le había entendido, entre tantos que conoció y pudieron juzgarla cuando conocieran su verdadera naturaleza. Él, en cambio...

-No me arrepiento de nada, Ao-kun. - Subió la mirada para verle a los ojos. -Porque gracias a mi pasado, pude conocerte. Y gracias a todo el dolor que pasé, que sufrí, que aun duele, gracias a todas esas experiencias se valorarte como en mi vida había valorado una persona. - Le mencionó con una sonrisa sincera en los labios sin dejar de llorar. -Gracias a eso, tu y yo somos iguales...

Pasado:

-Um... Soy Yuno... Yuno Gasai. - Se presentó aunque este no le hubiera pedido el nombre. Era lo menos que podía hacer de momento y no quería sonar mal educada. Quería que la llamase por su nombre si pasaba algo. -Etto... Usted... - Subió la mirada sonrojada. -¿También eres como yo...? Somos iguales... - Sonríe, intentándo levantarse de la cama con un poco de dificultad. -Eres el primero que conosco... - Se paró frente a él con una sonrisa en el rostro. Sus ojos brillaban de la felicidad. -¡He conocido vampiros, licántropos, demonios, ángeles, nigromantes...! ¡Pero nunca había conocido alguien que fuera igual a mi! - Se lanzó a los brazos de Aoshin emocionada por aquel encuentro. -¡Gracias al destino, por fin encuentro alguien como yo! - Puso su cabeza en el pecho del muchacho. -¡Por fin...! ¡Por primera vez siento que puedo compartir con alguien, sin tener que esconder mi verdadera naturaleza! - Sus ojos se habían llenado de lágrimas para ese entonces, pero eran lágrimas de felicidad.


Presente:


-Ya no habrán más mentiras, ni misterios entre los dos. Porque aprenderemos de nuestros errores y seremos realmente uno. Te lo prometo... - Susurró con su cabeza sobre el pecho de su amante, con los ojos cerrados sintiéndo la brisa del viento acariciar su rostro, recuperando la poca sanidad que tenía. Las alas y los brazos del ángel caído le habían tranquilizado y devuelto la paz. Ahora ambos tendrían que pensar como salir de los líos legales por los pecados cometidos por la pelirosada, pero eso era otra historia.

"Esta no es la historia de un amor irreal. Esta es la historia de dos cuerdos enamorados que aman con locura, e intentarán superar las dificultades que los Dioses, Demonios y la Humanidad les pondrá de camino.

En cambio yo ... Estoy dispuesta a morir por ti.

Porque Te Amo.

Esa es la única verdad entre todas mis mentiras."


............................


Sub-Consciente:


"¿La única verdad...? La única verdad que hay es que ese hombre atrasó tu evolución. "

Una Yuno de ojos rojos, con un cuchillo en manos y cubierta de sangre observaba con recelo a Aoshin y a quien ahora estaba en sus brazos, como si fuera una escena-espejo. Esa Yuno estaba dispuesta a matar lo que quedaba de su inocencia para poder enloquecer de amor, pero había algo que la retenía: Su "yo" que estaba en brazos del hombre que amaba, recibiéndo, precisamente su amor.

"Nosotras, tu y yo, yo, tenía que asesinar a todos. A todos...

Una vez cometes tu primer asesinato, ya no hay vuelta atrás.

Lo planeamos. Matamos a todos los que nos hicieron daño por no amarnos, por traicionarnos. Entre Aoshin-sama y yo hay un mundo que nos separa. Aoshin-sama es bondadoso, solo quiere el bien para todos. Pero yo... ¿Realmente estoy dispuesta a ceder si Aoshin-sama me lo pide? ¿Realmente lo hago por su bien, o por temor a perder lo que me mantiene de pie...?"

Las plumas de las alas negras de la Yuno de ojos rojos comenzaron a caer al suelo. Una por una iban desprendiéndose de sus membranas y la piel de la pelirosada iba cambiando a una como de escamas. Sus manos comenzaban a convertirse en garras, su cabello cambiando de textura y sus ojos ahora brillaban de amarillo.

"¿¡Hasta que punto mi amor por él logrará suprimir mi verdadera naturaleza?"


El ángel caído observaba su yo abrazando el hombre que amaba.


"Te amo mucho, mi querido y amado ángel... Pero yo también soy un Demonio. Cuidate de mi, mi querido Aoshin-sama..."


Forma Demonio. Sub-Consciente.:

•Establecen un vínculo psíquico que bien se confunde con “celestial” con su protegido. Una conexión hacia su estado emocional.




No estoy loca... Yo solo amo con locura... ~ ♥

MIIII SHIN-SAMAAAAAAAA >__<:

¡Gracias por los Stamps, Red! ^^



♥️ Ficha ♥️ Cronologías & Relaciones ♥️

avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 89389
Reputación : 29
Mensajes : 387
Ver perfil de usuario
Yuno Gasai
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Cerrado Re: Y entonces te embargan la casa y se va todo por la arbolada... [Shin-sama]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.