FELIZ CUMPLEAÑOS
Hace 6 años se creó esta comunidad con la intención de unir a los roleros y crear una familia. Hoy me es grato decir que se ha cumplido desde el inicio. Bienvenidos a Éadrom, bienvenidos a Takemori.

Muchísimas gracias a todos nuestros usuarios. Este es un triunfo que compartimos no solo con los registrados actuales, si no también con aquellos que se fueron.
Muchas gracias!
6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
CENSO
DE JULIO
¡FIRMA OBLIGATORIA!
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Y entonces te embargan la casa y se va todo por la arbolada... [Shin-sama]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Y entonces te embargan la casa y se va todo por la arbolada... [Shin-sama]

Mensaje por Yuno Gasai el Lun Mayo 15, 2017 1:07 am

Casa de Shin: Alrededor de media hora antes del presente:

-¡Nee, nee, Shin-samaaa...! - Llegó corriendo hasta su cuarto, donde el pelinegro estaba sentado frente a su mural lleno de fotografías y velas. La pelirosa traía una sonrisa en el rostro, y venía de la sala bastante animada. Ya había terminado de limpiar gran parte de la casa. -¿Me ayudas en algo? - Juntó sus dedos índice para jugar con ellos. -Etto... Todavía tengo cosas en la casa que me gustaría traer para acá. Um... La voy a poner en venta.

Algunas horas antes del presente:

La pelirosada había llegado a su casa para seguir cavando... Cavando... Cavando... ¿Hasta dónde quería llegar? Quien sabe, pero si seguía así iba a llegar al centro de la Tierra.

-¡Buenas noches, mamá, papá! - Dijo justo cuando abrió la puerta con una sonrisa en el rostro, para encontrarse una carta que sellada que había en el suelo. El cartero había metido el sobre por debajo de la puerta. La pelirosada lo tomó para abrirlo y...

-..... ¡¡¡KYAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!  llamadrama1 ¡Nononono! ¡No puede ser! ¡M-Mi casa! - Se llevó las manos sobre la cabeza y comenzó a caminar de lado a lado. -¿Qué hago? ¿¡Qué hago, qué hago, qué hago!?

Lamentablemente no podía hacer mucho. Lo único que le quedaba después de la muerte de sus padres, eran sus estudios, los bienes materiales, los ahorros que habían sueltos por la casa, y con eso pagaba y vivía. Tuvo que vender alguno que otro bien material cuando se quedaba corta de dinero para seguir viviendo en la casa. A veces sacrificando la energía eléctrica para poder tener agua o comida. Además, tuvo que elegir entre buscar un trabajo, o ir a entrenar y ayudar a Ao-kun en la busqueda y caza de criminales. Adivinen cual escogió...

La joven le sacaba el dinero a los criminales muertos a escondidas de Ao-kun. Este dinero lo usaba para ayudarse a estudiar, comprarse materiales, pagar la renta, comprarle regalos a su querido, y bueno... Así fue cuando se le ocurrió la idea de decirle a Ao-kun que la ayudara con la mudanza. Ya se había instalado a vivir en el hogar del pelinegro desde lo del Cupido, y Ao-kun había ganado una pequeña compañera de la noche a la mañana. Como si el mundo le hubiera dicho "¡Nadie quiere esta pelirosa, quédatela tu! ¡Es gratis!" Aunque ella por alguna razón seguía manteniéndose "atada" a esa casa vacía. Yuno sabía que sus padres todavía vivían ahí y no podía abandonarlos. Eso, y que era en ese lugar donde guardaba el resto de sus secretos.

Presente:

Habían llegado a una casa con estilo japones tradicional. El pequeño ángel caído abrió la puerta y entró muy animada al lugar, con sus manos detrás de su espalda, giró sobre su propio eje para mirar a Ao-kun a los ojos y sonreírle. -¡Buenas noches, mamá, papá! - Mencionó energética. -¡Traje a...! - ¿S-Su novio...? No se atrevió a decir la palabra por timidez, pero... -Nee, nee, Shin-sama. Lamento la falta de luz y todo el... desorden y papeleo que puedas encontrarte por el suelo. - Hizo una reverencia para disculparse.

La casa estaba regada. Habían algunas cosas organizadas en cajas, pero también habían varios documentos que estaban regados por el suelo o puestos sobre la mesa, debajo de otros objetos. El hogar de la pelirosada era grande, oscuro, de un solo piso, pero de la alta sociedad. Tenía un largo pasillo estrecho, con puertas corredizas cerradas en ambos lados, salvo por la cocina que estaba cerca de la entrada y esa no tenía puerta. El lugar era como un pequeño laberinto, pero se acostumbraría con pasearse por el lugar algunas veces.

Doblando a la derecha al final del pasillo, habría otro gran pasillo completamente oscuro. En ese otro pasillo había un cuarto bastante... peculiar. Sus puertas estaban cerradas con cinta adhesiva, como si quisiera impedir el paso de las personas. Tenía una apariencia un poco diferente a las otras puertas, dando una sensación de que era mejor alejarse. Quizás era una habitación en construcción. Esta habitación no estaba visible para quienes entraran a la casa de primera instancia.

La casa estaba limpia, bueno, no tan limpia, pero tampoco estaba asquerosamente sucia. Yuno se encargaba de ir a su hogar de vez en cuando para darle una limpieza, solo que no había podido hacerlo hacía alrededor de una semana y media por problemas de estudios. Las mesas tenían un poco de polvo y una que otra telaraña de alguna araña juguetona que comenzaba a hacer su hogar en el techo.




No estoy loca... Yo solo amo con locura... ~ ♥

MIIII SHIN-SAMAAAAAAAA >__<:

¡Gracias por los Stamps, Red! ^^

♥ Ficha ♥ Cronologías & Relaciones ♥

avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
43309
Reputación :
14
Mensajes :
294

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Y entonces te embargan la casa y se va todo por la arbolada... [Shin-sama]

Mensaje por Aoshin Monji el Lun Mayo 15, 2017 5:43 pm

como media hora antes:

estaba muy concentrado, observando las fotografías que había agregado recientemente al mural, hasta que fue interrumpido por la voz de la pelirrosa "-¡Nee, nee, Shin-samaaa...!" ante su comentario desvió la mirada hacia ella de forma breve, solo para que supiera que la había escuchado, antes de volver su atención hacia las fotos, manteniendo en silencio ante su petición "supongo que me vendrá bien salir de aquí de vez en cuando..." una vez considerada su propuesta, se puso de pie para apagar las velas y encender las luces de la habitación, tomo sus armas y procedió a ponerse la parte superior de su ropa, ya que se encontraba sin camisa en ese momento -supongo que esta bien, no tengo ningún problema en ayudarte con eso... vayamos de una vez.

presente:

habían ciertos aspectos de Yuno que habían llamado su atención desde el momento en que la conoció, otros hubiesen sido menos notorios, pero gracias a la influencia de las flechas de cupido, la que ahora era su compañera de casa había sido mucho mas abierta con el, sin embargo seguía sintiendo curiosidad, habían ciertos detalles que quería conocer y esa curiosidad aumento de formo repentina tan pronto cruzaron por la puerta de aquel hogar "-¡Buenas noches, mamá, papá!" ese comentario le había causado algo de sorpresa, sin embargo se mantuvo calmado y sin demostrar ninguna emoción "interesante, recuerdo que menciono haber matado a sus padres... espero no tener que lidiar con ningún fantasma por hoy..." de momento estaba para ayudarle, ya indagaría tan pronto se le presentara la oportunidad -no te preocupes por eso, me gusta la oscuridad... y te estas mudando, no esperaba encontrarlo todo en su lugar.

claro que el no sabia si el estado de la casa se debía a la mudanza o si siempre se mantuvo de esa forma, en cualquier caso el también era un poco desordenado, tan solo era su habitación pero en fin... -bueno, con permiso... murmuro adentrándose en la vivienda, dándole un vistazo rápido a las cajas y documentos que estaban en el pasillo junto a la entrada, antes de seguir hacia la cocina, ya que era la única zona a la que podía acceder sin cruzar alguna puerta, de momento no se movería mas de 5 metros a la redonda, ni entraría en ninguna habitación sin ser invitado antes, la duda con respecto a si los padres de la chica estaban vivos o no seguía rondando en su cabeza, así que no quería ser irrespetuoso en caso de -este lugar es bastante grande, me recuerda a... dejo salir un pequeño suspiro tras ese comentario, antes de acercarse a la pelirrosa, sin dejar de observar los alrededores, aunque la oscuridad no le permitía ver demasiado -es una linda casa... aunque ahora que vives conmigo no la necesitaras... en fin ¿donde empezamos? ¿me das un tour o ya tienes lo que quieres llevarte?


Yo hablo - "Yo pienso" - Yo actúo.
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
26643
Reputación :
5
Mensajes :
123

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Y entonces te embargan la casa y se va todo por la arbolada... [Shin-sama]

Mensaje por Yuno Gasai el Lun Mayo 15, 2017 10:57 pm

-No te preocupes por eso, me gusta la oscuridad... y te estas mudando, no esperaba encontrarlo todo en su lugar.

-♥ - ¡Aaah! ¡Shin-sama era un amor! Comprensible y con un gusto por la oscuridad como la de su cas... Ok, ese no era el punto. El punto es que ahora la pelirosada se había ido en un viaje imaginario, con sus mejillas ruborizadas: Shin-sama y yo, solos, en la oscuridad de mi hogar...

-Bueno, con permiso... - ¡Y también era caballeroso! ♥ Nee, nee, madre. Si tan solo pudieras conocer al apuesto novio que ahora tengo... Nos darías tu bendición, ¿verdad? Mi antigua relación quedó en el pasado, tal y como tu habías querido. Ahora encontré una persona que...

-Este lugar es bastante grande, me recuerda a...

-¿Huh...? - Se acercó a él, dejando de lado su mundo de fantasías, encontrándose con el pelinegro en el medio del pasillo. -¿Sucede algo...? - Lo miró con ternura a los ojos, dejando caer su cabeza de lado y acariciando los cabellos de Aoshin para dejarle saber que podía contarle en confianza cualquier incomodidad que este tuviera. -Por favor, no me digas que "nada." - Se había mantenido con una expresión madura en su rostro, pero sin perder los rasgos faciales de comprensión hacia cualquier cosa que tuviera que contarle él. Ella estaría ahí para entenderlo, escucharlo, y aconsejarlo de ser necesario. Después de todo, quería el bien para su compañero, aunque a veces no actuara de la mejor forma.

Tuvo una teoría sobre lo que quería decir Ao-kun, pero no quería adelantarse a los hechos. Quería que fuera él quien lo dijera con sus propias palabras. De no ser así, se aseguraría más adelante de preguntarle con más calma. Como pensaba, quería protegerlo en todo el sentido de la palabra, y para hacerlo, tenía que entenderlo al pie de la letra.

-Es una linda casa... aunque ahora que vives conmigo no la necesitaras...
-Gracias. - Le sonrió, pero dentro de ella se había puesto nostálgica. Pensar que tenía que dejar su casa de tantos años, donde vivió recuerdos felices y otros no tan... felices. Donde quizo haber podido reconciliarse con sus padres, lo único que tenía para aquel entonces. Vivir ahí era como adentrarse a un mundo lleno de recuerdos agridulces, como meter tu mano en un horno y quemarte con el vapor.

-En fin ¿donde empezamos? ¿me das un tour o ya tienes lo que quieres llevarte? - La pelirosada dejó salir una pequeña risa divertida y se le pegó a Shin-sama, abrazándolo del brazo derecho y pegándo sus pechos a su piel. ¿Lo hacía apropósito o sin querer...? Quien sabe. ~

-Sígueme, Shin-samaaa. ~ No quiero que te tropieces... - Puso su dedo índice sobre sus propios labios. -...o que te lleven los fantasmas. - Esto último lo dijo en un susurro, como si de verdad hubieran fantasmas ahí dentro y no quería que los espíritus se enterasen que habían personas en la casa. Claro, lo estaba diciendo todo a broma, pero que sonara seria la situación para que la broma funcionara.

-Como te habrás podido dar cuenta, esta es la cocina. Aquí aprendí a cocinar desde muy temprana edad. - Mencionó emocionada, con un leve rubor en sus ojos y sus ojitos llenos de emoción.

"...y también me... golpearon mucho por hacerlo mal..." - Pensó, recordando como su madre le agarraba de los cabellos y la tiraba al suelo por haber regado la harina por toda la cocina. Era la pelirosada la que desde muy temprana edad tenía que cocinar para sus padres, y si no les gustaba como quedaba... Recibía gritos, humillaciones o algún otro tipo de maltrato. Una vez su madre se enojó tanto que le tiró la olla de agua hirviendo, terminando en el hospital esa vez. Pero igual, amaba esa cocina porque ahí había aprendido a cocinar, y gracias a eso ahora podía cocinar para Shin-sama. ♥

Caminó hacia una de las gavetas de la cocina y sacó una vela, encendiéndola con un fósforo y dándosela al demonio blanco para que se iluminara. Ella ya se conocía la casa de memoria así que no tenía problemas si no podía ver en la oscuridad. Volvió a sujetarlo del brazo y siguieron su tour. -En este pasillo estaba el calentador y las toallas. - Abre la puerta y le enseña un pequeño espacio donde ponían detergentes, toallas, y otros utencilios de limpieza.

Llegaron al final del pasillo y se encontraron con la sala, el gran sofá, un sofá más pequeño, un sillón, una mesa con objetos.

-Aquí nos reuníamos a ver televisión, o a recibir la visita. En este lugar también me disciplinaban. - Se quedó mirando fijo al sofá. -.... - Se había quedado mirando una "ilusión" de su "yo" pequeña, alrededor de seis años, frente a su padre, recordando como movía los brazos de arriba a abajo con ilusión, contándole algo. Su padre en ese entonces reía junto a ella, se levantó del sofá y empezó a perseguirla mientras ella reía. La atraparon, la tiraron al sofá y empezaron a hacerle cosquillas. Juego de niños.

"Nunca entendí el porque el cambio... Shin-sama, ¿algún día tu también serás uno de ellos...?"

Para ese entonces me había quedado mirando a Shin-sama de reojo. La nostalgia me hizo querer lanzarme a sus brazos para darle un beso, pero me aguanté y me limité a soltar una leve risa traviesa. Lo solté del brazo, di una vuelta y me paré frente a él.

-A papá y a mamá le hubiera gustado que te sentaras en uno de esos muebles para conocerte, saber con que intenciones estas saliendo conmigo, y es probable que papá te hubiera leído las reglas.

O ese era el tipo de mundo que a la pelirosada le hubiera gustado vivir. Su imaginación la había llevado a re-crear una historia feliz, cuando la realidad había sido que... Al enterarse de su primer novio, la golpearon hasta dejarla inconsciente por pensar que había cometido pecado antes del matrimonio, encerrándola en aquel maldito cuarto oscuro... L-La maldita jaula.

-¡Ven! ¡Te sigo paseando! - Se metió por el pasillo de la derecha: Más oscuridad. -Esto es un cuarto para visitas. - Abre una puerta en la izquierda. -Mamá y papá querían darme un hermanito, pero creo que mamá era estéril y por eso terminé aquí. Um... Este iba a ser el cuarto de mi hermano, si nacía. - Cerró la puerta. -Lo terminaron usando para guardar otras cosas. - Siguió caminando y abre una puerta en la derecha.

-Este es el cuarto de mis padres. - Había una cama grande y muchos muebles bastante lujosos, hasta un jacuzzi. La pelirosada sonrió con ternura, pero por dentro la nostalgia la estaba consumiendo.

-Aquí está el baño. Puedes usarlo si quieres. - Si había agua, no había luz. Deslizó la puerta del baño, uno bastante grande, con colores azules y blancos.

-Entonces... ¡Ahora vamos a mi parte favorita de la casa! ¡Mi cuarto! - Miró a Shin-sama con ojitos brillosos, energética. Le tomó la mano y salió corriendo hacia allá, pasándole por el lado a un cuarto de no... muy buenas condiciones, cerrado con cintas adhesivas. Aquella habitación de la derecha se la pasó de largo, y llegó a otra habitación al lado para abrir la puerta y meterlo ahí a la fuerza.

Spoiler:

-¡Y esta es mi habitación! ♥ - Mencionó bastante energética. Allí habían unas cajas vacías, y otras cerradas con cint adhesiva. Más papeles regados por el suelo y encima de la cama. No eran tantos papeles como al inicio de la casa. Era un cuarto con bastante espacio, pero los muebles no eran tan lujosos como la habitación matrimonial, y tampoco tenía muchos, también habían peluches gigantes de conejos, pingüinos, pollitos, perros, y otros más pequeños de dinosaurios, gatos, iguanas. Alguna que otra figurilla de anime y Star Wars. Algunos rayos de la luz de la luna entraban por las ventanas.

-Y bueno... Si me pudieras ayudar a organizar las vestimentas que hay en el armario... Y los objetos de los muebles, te agradeceré. ♥ - Hizo una leve reverencia sin dejar de sonreírle. Sabía que Shin-sama no se negaría así que... Solo quedaba sonreír para él. Iban a hacer un trabajo casero en parejas, y eso la llenaba de emoción. ¡Compartiría con Shin-sama como si fueran una pareja de casados! ¡Kyaaaaa! ♥




No estoy loca... Yo solo amo con locura... ~ ♥

MIIII SHIN-SAMAAAAAAAA >__<:

¡Gracias por los Stamps, Red! ^^

♥ Ficha ♥ Cronologías & Relaciones ♥

avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
43309
Reputación :
14
Mensajes :
294

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Y entonces te embargan la casa y se va todo por la arbolada... [Shin-sama]

Mensaje por Aoshin Monji el Mar Mayo 16, 2017 2:04 am

No era tan grande como el templo donde había crecido, pero era imposible que no lo recordara al verse en esa situación, no era nostalgia, aunque podía sentir un mínimo de emoción al recordar su estadía con su familia, en ese momento solo era ira, junto con algo de frustración -Podemos hablar de eso en otro momento - Deseaba regresar a ese lugar, poder entrar tan fácilmente como había entrado a la casa de la pelirrosa, pero no era tiempo de pensar en eso, después de todo para eso había venido, tenía que dejar de lado sus planes de vez en cuando, ya llegaría su momento, solo había que ser paciente.

Volvió a concentrarse en el asunto entre manos, fue cuando su compañera se acercó para tomarlo del brazo "ugh..." Bajo la mirada por un momento para encontrarse con aquellos pechos presionando contra su brazo "Solo ignórala..." Había cosas más importantes en que pensar, como cuánto tiempo se tardarían en acomodar todos los objetos de una casa tan grande, en como lo harían en medio de aquella oscuridad y en si había o no fantasmas en algún lugar. Lo primero en el recorrido era la cocina... Que ya había visto brevemente " Aquí aprendí a cocinar desde muy temprana edad "

Él nunca había considerado que cocinar fuese demasiado importante, se mantenía con comida rápida y cosas por el estilo, a pesar de eso era bastante bueno cuando se lo proponía, no caí mal comer algo bien elaborado de vez en cuando -Gracias, con esto será más fácil... - Tomo la vela y ambos siguieron con el recorrido, pasando por una habitación llena de utensilios de limpieza y cosas relacionadas, a las cuales no les dio la menor importancia. su siguiente parada fue lo que parecía ser la sala de estar, donde luego de explicación breve, recibió una pequeña pista de lo que había llamado su atención en un principio, por su forma de hablar lo confirmaba, sus padres estaban muertos... así que las alternativas eran simples, estaba hablando con los fantasmas de sus padres al llegar o tal vez solo... -supongo que les hubiese dicho que salgo contigo con las mejores intenciones, no hay mucho más que decir aparte de eso... . Su comentario fue más un pensamiento en voz alta, se había acostumbrado a estar solo y a veces no se daba cuenta.

En tanto más habitaciones veían una cosa se hacía más clara... "Este sera un muy largo día..." Siguieron viendo las habitaciones extra y pues, dada la extensión de la casa, no le sorprendió que sus padres planearan tener más de un hijo, pero los planes no siempre resultan como uno lo espera y había que saber adaptarse lo mejor posible a las circunstancias. Se mantuvo en silencio durante el resto del camino, hasta que pasaron junto a un cuarto sellado "está bloqueado... Tal vez este en construcción, aunque que más podrían tener aquí... supongo que luego poder entrar a ver" Finalmente llegaron a la habitación de la joven, donde seguramente estaban sus pertenencias importantes y donde comenzarían con el trabajo de la mudanza... O eso era lo que él esperaba.

"Que alguien me diga que no planea llevarse todos esos peluches a casa..." Ya podía imaginarse sentado frente al mural, conversando con los peluches(? eso no le ayudaría mucho a conservar la cordura -Bueno, es mejor que comencemos ya... - Al observar por la ventana se dio cuenta de que ya era de noche, dudaba que hubiesen pasado todo ese tiempo recorriendo dicho lugar, era más probable que se le hubiese ido la noción del tiempo en algún momento, como solía sucederle cuando se concentraba en sus planes -No creo que nos dé tiempo de organizarlo todo esta noche... Tendremos que dormir aquí... - Comenzó con el trabajo tras ese comentario, lo primero sería reunir el montón de papeles del suelo y los que estaban sobre la cama, no sabía si eran importantes, pero tendría que moverlos a otra parte -Yuno por favor encárgate de los papeles, necesitamos la cama libre para organizar tu ropa -.

Primero el trabajo ligero, mejor que acomodar muebles hasta la media noche, ya en la mañana tendrían mas tiempo para eso "pues venga..." Tan pronto como abrió el armario de la pelirrosa, fue sepultado por una gran avalancha de ropa y peluches -Eso no me lo esperaba... - termino con la cintura enterrada bajo una pequeña montaña de prendas, un par de camisas cubriendo sus hombros y uno de los sujetadores de su compañera termino en su cabeza. cuando todo parecía haber terminado, un par de carpetas se abrieron dejando caer una pequeña lluvia de fotos y finalmente, un peluche al estilo chibi de su persona lo golpeo en la cara -Tu... Esto... Hay diablos... Por donde empiezo... - Suspiro antes de darse la vuelta para observar fijamente a la pelirrosa, no le importaba el desorden en lo mas mínimo, salvo por el hecho de que no le fue advertido lo de la avalancha, solo se concentro en el chibi y en algunas fotos que había logrado atrapar, fotos de si mismo, algunas un tanto... comprometedoras(?.

-Espero una buena explicación para esto... Menciono agitando un poco las fotografías junto con el peluche, aunque un pensamiento fugaz invadió su mente, si todo eso fue de un solo armario ¿que tanto mas podría haber en el resto de la casa? -Puedes hablar mientras ordenas los papeles. Como siempre se mostró despreocupado ante... eso... simplemente se dedico a hacer su trabajo, organizar las prendas, pantalones, camisetas, faldas, ropa interior, etc, poniéndolas por separado, aunque no sabia si habría espacio en la cama para todo eso, quizá en algún punto tendrían que despejar los demás muebles de la habitación, eso que no estaba contando los peluches y las fotografías.


Última edición por Aoshin Monji el Miér Mayo 17, 2017 5:46 pm, editado 1 vez


Yo hablo - "Yo pienso" - Yo actúo.
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
26643
Reputación :
5
Mensajes :
123

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Y entonces te embargan la casa y se va todo por la arbolada... [Shin-sama]

Mensaje por Yuno Gasai el Mar Mayo 16, 2017 3:56 pm

"Shin-sama no había querido hablar de lo que le pasaba. Como supuse, estaba evadiendo el tema. Mientras otros malditos desgraciados le odiaban, yo lo que veía era una persona que necesitaba ayuda, compañía, alguien que le escuchara y comprendiera, alguien que compartiera sus puntos de vista y visiones. No necesariamente tenía que estar de acuerdo con él en todo, pero al menos tener ese alguien que pudiera escucharlo, y poder seguir sonriéndo junto a él después de haberlo hecho, no hecharlo hacia un lado.

Era gracioso porque el destino había unido a dos personas que habían pasado por situaciones similares, y otras no tan similares, pero ambos caminos nos habían llevado a un mismo punto: Un camino lleno de soledad. Quizás él se había resignado a vivir así, no lo sabía con certeza, pero... Dentro de mi tenía la esperanza de encontrar algún día un lugar donde perteneciera. Una persona que fuera capaz de aceptar mis propios demonios.

Lo miré con una sonrisa llena de ternura y comprensión, y puse mi mano sobre su mejilla para dejarle saber que todo estaba bien. Hablaríamos de su dolor cuando se sintiera preparado. De momento no quería forzarlo."


...............................

Estando en la sala, Ao-kun reaccionó a mis palabras...
-Supongo que les hubiese dicho que salgo contigo con las mejores intenciones, no hay mucho mas que decir a parte de eso...

-Si... - Sonreí ante su comentario. Era tan solo un resumen de todo lo que quería decir. -...les hubiera dicho eso, y mucho más. - Decía con una mirada baja, sonrojada y con una sonrisa tímida en el rostro. Imaginaba mi vida en ese hogar lleno de luz y colores. con mis padres sonriéndo cuando me vieran llegar a casa de la escuela. Llegar con una sonrisa en el rostro y abrazarlos mientras les llamaba por lo que eran, mi padre y mi madre. Entonces, sería ahí cuando les contara con la ilusión de una adolescente enamorada lo que me había pasado: Había encontrado una persona que me gustaba, alguien que amaba. Quería que me escucharan y se preocuparan por mi, que me hicieran preguntas, tener una charla de madre a hija pero...

...volví a esa casa oscura y vacía.

En el cuarto:

-No creo que nos de tiempo de organizarlo todo esta noche... tendremos que dormir aquí...
-Um... - Jugando con sus dedos índices. -¿Seguro que no es molestia, Shin-sama? No hay luz, y pues... Um... La comida, tu comodidad... - No quería que el pelinegro se sintiera incómodo en su hogar debido a la falta de energía eléctrica.
-Yuno por favor encárgate de los papeles, necesitamos la cama libre para organizar tu ropa.
-¡Si! - Se dirigió energética hacia la cama. -Solo ten cuidado con el arma... - Escuchó un reguero de cosas cayendo. -...rio... - Desvió la mirada para ver a su Ao-kun sepultado en vestimentas y llevó el dorso de la mano frente a sus labios para reír. -¡Tehehehehe! ♥ ~

-Espero una buena explicación para esto...

-¡Ah! ¡N-No es lo que piensas! - Mencionó con los ojos abiertos por la sorpresa, con mucho más rubor que antes y moviéndo ambas manos de lado a lado. -¡E-Etto....! - Se dió la vuelta para recoger los papeles sobre la cama. -¡El peluche llegó caminando...! - Dijo lo primero que le llegó a la mente. -¡...y le di alojamiento!  

Ok... Eso no había sonado para nada bien. La pelirosada se quedó recogiendo los papeles que habían sobre la cama y por los alrededores para ponerlos dentro de una caja. No quería decirle la verdad sobre el peluche, pero ahora había otro gran dilema: Todas esas fotografías que le había tomado a Ao-kun, las normales y las comprometedoras.

-Por cierto, Shin-sama. - Se reunió con él para ayudarlo a organizar su propia ropa. No iba a dejar que el pelinegro hiciera el trabajo solo. -Ya que nos estamos conociendo, deberíamos pasar más tiempo juntos, ¿no crees? - Mencionó con toda la serenidad del mundo. -Es decir, nuestras citas siempre han sido para cazar criminales, llenarnos de sangre, y buscar información de criaturas extrañas. - Dejó de hacer los quehaceres para girar a verlo a los ojos. -Me gustaría conocer tu lado más... "humano", por decirlo de alguna manera. - Negó con la cabeza. -Es que... Siempre te veo serio y alejado de los demás. ¿Qué tal si nos tomamos unas vacaciones a un hotel en las montañas nevadas? Podemos ir a divertirnos allá, ¿no crees? - Le sonríe. Era un lugar donde hacía frío, después de todo. ~ Podía aprovechar el clima para que Shin-sama le diera calor corporal, tehehehe. ~ -Podemos esquiar, hacer muñecos de nieve y... - Interrumpió sus propias palabras, quedándose pensativa por unos momentos. -Hacer una guerra con bolas de nieve... - Le sonríe con malicia.

Estaba claro que si él aceptaba, iban a ser unas vacaciones para divertirse juntos. De alguna forma quería que Ao-kun dejara de lado su stress y se divirtiera. Quería conocerlo más a fondo y verlo sonreír. ¡Vamos! ¡Que sacara ese lado divertido que tenía! No podía estar de "esclavo al trabajo" toda una vida, nee. ~ No era bueno para la salud. ~ Así que la pelirosada se encargaría de ayudarlo en eso, tehehehe. ~




No estoy loca... Yo solo amo con locura... ~ ♥

MIIII SHIN-SAMAAAAAAAA >__<:

¡Gracias por los Stamps, Red! ^^

♥ Ficha ♥ Cronologías & Relaciones ♥

avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
43309
Reputación :
14
Mensajes :
294

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Y entonces te embargan la casa y se va todo por la arbolada... [Shin-sama]

Mensaje por Aoshin Monji el Mar Mayo 16, 2017 6:19 pm

No lo conocía muy bien ¿luz? ¿comodidad? ¿comida? ¿que pasaba con eso? al pelinegro no le importaba en lo absoluto, no se fue de casa con una fortuna en los bolsillos, alguna que otra dificultad tuvo que pasar antes de establecerse y tener esa clase de lujos -Creo que puedo aguantar una noche sin esas cosas... Si tu lo haces ¿porque yo no podría? ademas, dije que te ayudaría ¿no? - Cualquier distraccion servia, buena o mala, era mejor pensar en comida que perder la cabeza mirando fotografías, tampoco pensaba regresar luego de haberla acompañado, en ese caso ¿para que fue en primer lugar? no, el se quedaría hasta terminar con todo el trabajo, solo los vagos y los cobardes retroceden cuando las cosas se ponen un poco difíciles.

Luego de la lluvia de objetos su compañera procedió a darle una explicación, la cual carecía de sentido, claro que ese detalle no era muy importante, lo de las de las fotos si era un poco mas grave, pero el seguiría mostrándose tranquilo ante tales situaciones, como era su costumbre -Solo porque en esta ciudad pasan cosas raras, voy a fingir que te creo... Solo vigila que no tome un cuchillo a media noche y trate de matarnos - Incluso el era capaz de soltar uno que otro "chiste" acompañado con una referencia a una película de terror. lo que si quedo esperando fue la respuesta al tema de las fotos "Ahora también tengo que estar alerta cuando estoy en casa... Luego de que me tomara tanto tiempo para encontrar un lugar seguro... Tks... Que molestia..."

De todas formas seria como estar a mano en ese aspecto, el también tenia un par de fotos de la pelirrosa, claro que las que el había tomado tenían un propósito mas... Siniestro(? ya que solía guardar registros de las personas conocidas en su diario, ademas de que necesitaba una foto para ponerla en el mural en caso de que tuviese que matarla "Aunque seguro no sera necesario..." Comenzó a separar las diferentes prendas en la cama, luego las ordenarían con mas calma, en ese momento desvió su mirada hacia su compañera, su propuesta fue un poco inesperada, aunque el mismo ya lo había considerado en alguna que otra ocasión -No estaría mal tomarme unas vacaciones... "Aprovechare para investigar un par de cosas en las montañas"... Y si es contigo mejor... - Hacia tiempo que no se divertía, los climas fríos no eran de sus favoritos, había tenido una que otra mala experiencia, pero le agradaban las zonas montañosas y con eso seria suficiente para animarse.

Se detuvo por un momento a observar los alrededores de la habitación, antes de volver a concentrar su vista en la pelirrosa -Oye... Me siento un poco estúpido al preguntar esto, pero... ¿Hay algún fantasma en la casa? pregunto mas que todo porque le hablaste a tus padres apenas entramos... Y tengo entendido que ambos están muertos... "Solo di que no, ya tengo suficiente con la mudanza, no quiero lidiar con eso ahora..." - Otro pensamiento fugaz invadió su mente en tanto esperaba su respuesta, la puerta, aquella que estaba sellada con cinta adhesiva, la cual pasaron por alto en su recorrido -También me dio curiosidad la habitación que no me mostraste ¿esta en construcción o algo así? - Comenzó a tomar los papeles que había recogido su acompañante para amontonarlos en un rincón de la habitación, también se detuvo a echarles una mirada, Yuno asistía a la universidad, podrían ser simples trabajos o algunas notas de estudio, pero que hubiese tantos era extraño, aun mas si estos estaban tirados en el suelo.


Última edición por Aoshin Monji el Miér Mayo 17, 2017 5:31 pm, editado 1 vez


Yo hablo - "Yo pienso" - Yo actúo.
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
26643
Reputación :
5
Mensajes :
123

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Y entonces te embargan la casa y se va todo por la arbolada... [Shin-sama]

Mensaje por Yuno Gasai el Mar Mayo 16, 2017 11:00 pm

-Solo porque en esta ciudad pasan cosas raras, voy a fingir que te creo... solo vigila que no tome un cuchillo a media noche y trate de matarnos.

Aaaah ~ Que problema. Parece que mi querido no quería creerme. ~ Pero es que tampoco quería decirle que había hecho el peluche con mis propias manos porque lo extrañaba y admiraba, y era la única cosa que podía abrazar cuando no lo tuviera cerca. Aquel peluche no era nada comparado al original, pero era un tipo de amuleto que me ayudaba a mantener la calma. ¿Hasta qué punto...? No sabía. Bueno, mientras Ao-kun se mantuviera a mi lado, todo estaría bien, neeee. ~

Internamente estaba riéndome por el comentario del muñeco, pero me giré a mirarlo con seriedad y un aire misterioso en mis ojos, como si hubiera hecho algún tipo de pacto de alianza con el muñeco y el hubiera descubierto el secreto antes de tiempo. Una mirada que quería decirle "Hasta aquí llegaste, Aoshin-sama. ~"-¿Eso piensas...? - Me mantuve en silencio por un momento y luego solté una carcajada divertida. -¡Eres divertido, Shin-sama! - Llevé mi mano sobre mis labios, encogiéndome de hombros y volviéndo a mis quehaceres de ayudarle, sin dejar que aquella sonrisa divertida desapareciera de mi rostro. Esperaba haberle causado un buen susto al pelinegro.

-No estaría mal tomarme unas vacaciones... y si es contigo mejor...

-¡Ah! ♥ ¡M-Muchas gracias por aceptar la invitación! - Hice una leve y tímida reverencia como señal de agradecimiento. Me había hecho realmente feliz que aceptara tomar aquellas vacaciones conmigo. Era como una cita, pero de siete días completos, solos Shin-sama y yo. -Podemos empezar este fin de semana... - Faltaban alrededor de tres días para eso. -...o la siguiente semana, ¿qué te parece? - No quería llevar la relación a otro extremo pero... Sentía que eramos como una pareja de recién-casados haciendo planes para la luna de miel. ♥ Algún día iba a proponerle matrimonio, nee... No podía dejar pasar la oportunidad de estar junto a él, todo el tiempo que fuese posible. Pensaba que al menos en ese lugar lo mantendría distraído del "mundo real", es decir, de su "propio mundo." Pudieramos también hasta patinar en hielo si quería. Eran muchas las ideas que se me estaban ocurriendo en esos momentos, y sinceramente ya quería estar allá junto a él para ver si podía conocer alguna faceta nueva de su persona.

-Oye...
-¿Si? - Volteé a verlo con una sonrisa en el rostro, poniéndo la prenda que tenía en mis manos -después de haberla doblado- encima de otra.
-Me siento un poco estúpido al preguntar esto, pero... ¿Hay algún fantasma en la casa? Pregunto mas que todo porque le hablaste a tus padres apenas entramos... y tengo entendido que ambos están muertos...

-¿Nani...? - Me quedé mirándolo, ladeándo mi cabeza de lado con mis ojos llenos de curiosidad. Sonreí con ternura. -¿Le tienes miedo a los fantasmas, Shin-sama? ♥ - Puse mi mano en la mejilla del pelinegro para mirarlo de la misma forma. Se me haría tierno si en verdad les temiera. -No te preocupes, Shin-sama... Te protegeré de haber algo dañino en la casa. - Apartó con cuidado su mano y miró al techo.

Otra pregunta... "Evadida", o que no era respondida con claridad.

-Aunque si te soy sincera, no recuerdo haber hablado con mis padres, nee. - Le miré a los ojos con sinceridad. -Tampoco recuerdo haber mencionado que están muertos. Ellos están trabajando. - Sonreí.

-También me dio curiosidad la habitación que no me mostraste ¿Esta en construcción o algo así?

-¿Nani...? ¿Qué habítación? - Lo miré a los ojos como si estuviese confundida. -Eh... ¡Ah! ¿La habitación fea? ¡Si, ya recuerdo! ¡Disculpa! - Hice una leve reverencia. -Papá y mamá no quieren que entre a esa habitación, no les gusta. Está en remodelación y tienen miedo de que me haga daño, nee. La última vez que entré ahí me hice daño, y mamá se preocupó por mi, así que me prohibió la entrada. - Sonreí. -P-Pero no te preocupes. Ya estoy bien. No fue nada grave tampoco, tehehehe. ~ ♥ ¡Es mejor dejar las cosas como están!

Pasado:

"Era gracioso... ¿Cuándo en su vida habían conocido la patética historia de una mujer que maltrataba sus propios hijos...?"

Habían envases de pastillas tirados por todo el suelo.

-Hija del demonio. Tu y tu maldita magia nos llevaron a esta situación. Te dije que te olvidaras de esos poderes, y lo hiciste más difícil para ambas. - Parecía drogada.

-G... Gomen... - Recostada en contra de la pared, con sus ojos apagados y la baba saliendo de su boca. La golpiza había sido tan brutal que se había vomitado encima.

-Por tu culpa Ushio ya no pasa tiempo conmigo. - La patea una vez más y cae al suelo por la sobredosis. -¡Tiene que trabajar duro para mantenernos a ambas! ¡Dejarás a Makoto y te comprometerás con...!

-...... - No denuevo... No esa charla otra vez...

-Jamás serás una Gasai mientras sigas poniéndonos en vergüenza con tus poderes, niña del diablo. ¡Levántate y limpia toda la porquería que has tirado en el suelo! - La pelirosada se levanta temblorosa, resbalando en su propio vómito y cayendo al suelo, conteniéndo las lágrimas porque de lo contrario, le vendría otra golpiza. -¡No voy a descansar hasta que aprendas a comportarte como una dama, y nos dejes a Ushio y a mi vivir en paz!

"¿P... Por qué no se muere...? N... No... No puedo pensar así... E... Ella es... Mi madre..." - Mordiéndose el labio inferior de la frustracción.

-Cuando llegue Ushio le dirás que te peleaste en la calle. Si te atreves a decirle una sola palabra de lo que pasó aquí...

-¿¡POR QUÉ NO EXISTEN LOS HÉROES DE LA JUSTICIAAAAAAAAAAAAA!?

Fueron palabras que me trague una... y otra... y otra... y otra vez...
Esperando una salvación Divina...
Esperando alguien que me...
...ayudara...

Pero cometí el error de gritarlo... Por primera vez lo había gritado por frustracción...

Y con eso cavé mi propia tumba...

-¿Un héroe? - Risa sarcástica. -¿¡Un héroe, dices!? - La levanta de los cabellos como si fuera un trapo. -¿¡Sabes cuánto tiempo llevo esperando el milagro de que Ushio vuelva a mis brazos!? A veces... A veces pienso que está con otra... ¡¡¡Y TODO POR TU CULPA!!! - La lanza al otro extremo del suelo. -¡¡¡POR TENER QUE ALIMENTAR UN DEMONIO!!! ¡¡Créeme!! ¡¡No habrá héroe, ni milagro, ni Dios que te salve!! ¡¡Tu destino será seguir mis pasos, Yuno!! ¡Así que aprende bien...! ¡Serás como yo! ¡Jamás serás amada!

"Y ese día aprendí que no habían héroes, ni milagros, ni Dioses para mi...

...yo había sido olvidada por quienes me habían entregado la vida...

...era la niña maldita...

...comprendí que...

...yo tenía que ser mi propio héroe para sobrevivir...

No quería volver... No quería volver a ese lugar!!"
- Se le tornan los ojos rojos.

Presente:

-¡Ah! ¡Permiteme, te muestro una foto de mis padres! - Salí corriendo de mi habitación, para regresar pocos segundos después con una fotografía. Había ido hasta la sala, tomando una de las fotos que había en los muebles.

Spoiler:

-¡Mira, Shin-sama! - Llegué corriendo con una sonrisa en el rostro y deteniéndome al lado de Ao-kun, pegándo nuevamente mi cuerpo junto al de él, abrazándole del brazo. Denuevo, ¿lo hacía apropósito, o sin darse cuenta? La cuestión es que la pelirosada le enseñó aquella fotografía al pelinegro. Era ella cuando niña, su padre y su madre.

-¡Esta soy yo, nee, nee! - Sonríe energética. -¡Este es papá! - Señalé a mi padre. -¡Se llama Gasai Ushio! ¡Es dueño de bancos, una persona muy importante, de la alta sociedad! Recuerdo que pasabamos mucho tiempo juntos y me divertí mucho con él cuando era niña! P-Pero ... El trabajo lo ... - Bajó la mirada. -...lo apartó de nosotros, y por eso ya luego no estaba en la casa, casi nunca... El trabajo se había... Adueñado de él... - Desvía la mirada un poco preocupada. No quería que a Shin-sama le pasara lo mismo.

-Y... Um... Bueno... ¡E-Esta es mamá! - Señala a su madre. -¡Gasai Saika! ¡Ella me enseñó a cocinar, buenos modales, y...! ¡Estaba al pendiente de mis estudios...! Y... Y... - Me quedé en silencio. No recordaba... O su mente había bloqueado recuerdos... -Ella era... Doctora... N-No tengo muchos recuerdos de ella... ¡Ah! ¡Los dos me querían mucho, nee! ¡Me llevaron a clases de canto, de actuación y todo eso! - Me aparté de Shin-sama dejándole la fotografía en manos. -¡El mundo de las artes era un mundo que me gustaba! P-Pero ... La escuela ... Me quitaron de ahí por la escuela ... Y mis calificaciones y... Y-Ya sabes. - Sonríe con timidez. -No sacaba malas notas, pero no querían que me descuidara. Mamá convenció a papá de eso... Extraño ese mundo, nee... - Me di cuenta que estaba empezando a hablar cosas deprimentes así que lo mejor era cambiar la conversación. Fuí a donde las vestimentas dobladas y comenzé a ponerlas dentro de maletas.

-Y dime, Ao-kun. ¿Alguna vez tocaste algún instrumento, o cantaste algo? Me gustaría que hicieramos dúo en el Karaoke, nee. ♥ S-Si quieres... - Le miré a los ojos con una sonrisa dulce. -Los instrumentos están en mi cuarto. Si quieres puedo... Tocar algo para ti. - Caminé hacia él y le di un toquecito en la nariz con mi dedo índice. -Puedo convertirme en su artista personal si se siente frustrado en algun momento, señor Monji... ~ - Reí divertida después de haberle tratado de esa forma, para luego volver a mirarle a los ojos con una sonrisa.




No estoy loca... Yo solo amo con locura... ~ ♥

MIIII SHIN-SAMAAAAAAAA >__<:

¡Gracias por los Stamps, Red! ^^

♥ Ficha ♥ Cronologías & Relaciones ♥

avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
43309
Reputación :
14
Mensajes :
294

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Y entonces te embargan la casa y se va todo por la arbolada... [Shin-sama]

Mensaje por Aoshin Monji el Jue Mayo 18, 2017 12:03 am

Normalmente no hubiese accedido a ese tipo de propuesta tan rápido, pero Yuno lo estaba ayudando en su tarea diaria de "limpiar" la ciudad, estaban viviendo juntos y podría decirse que ambos eran un poco mas que amigos, así que debían conocerse mucho mas a fondo, necesitaba confiar en ella plenamente y atar todos los cabos sueltos que seguían rondando dentro de su cabeza, así que no estaba mal mostrar su lado "humano" tal y como había mencionado la pelirrosa -Es mejor dejarlo para la siguiente semana, necesito encargarme de algunos asuntos antes, puede que nos lleve un tiempo organizar esto y luego habrá que hacer espacio en casa - Tan solo era la mitad del trabajo, ambos tendrían que seleccionar una habitación, buscando entre las que no estuviesen reservadas, hacer las maletas "ya veremos, tampoco vamos al otro lado del mundo, es solo la montaña nevada"

Recibió una respuesta poco satisfactoria ante su pregunta de si habían o no fantasma en la casa, en realidad no hubo ninguna respuesta, solo una desviación del tema -No les temo, simplemente quiero saber a que debo atenerme, pero si no piensas decírmelo no importa - Tampoco iba a perder el sueño con algo como eso, simplemente quería evitarse alguna sorpresa incomoda, pero "Te protegeré de haber algo dañino en la casa." con eso tenia para dejar de lado el tema, pudo haber sido solo una broma, como sea lidiaría sin problema con cualquier cosa que pudiese presentarse esa noche.

Una segunda pregunta y nuevo una respuesta que al pelinegro le costaba creer, tampoco es que fuese imposible que la habitación estuviese en construcción, pero varias otras opciones pasaron por su mente en ese momento, una de las cuales fueron las paredes y la alfombra teñidas de un abundante liquido carmesí, producto de la muerte de aquellos padres a manos de su hija, incuso sus cuerpos podrían seguir allí, aunque eso ultimo no cambiaba el punto del porque no entraron en primer lugar, claro que, no dejaban de ser simples ideas sin ninguna base solida -En remodelación he, pues me alegra que no te pasara nada grave, pero no deberías ser tan distraída, ten mas cuidado la próxima vez que entres a un lugar como ese - Interrumpieron el trabajo por un momento, en tanto la pelirrosa le mostraba una foto de su familia y le hablaba un poco acerca de sus padres, la forma en la que se refería a ellos ayudo a confirmar aun mas lo que ya suponía, pero no terminaba de entender el porque lo seguía negando o en cualquier caso, el porque no recordaba haberlo mencionado aquella noche.

Dejo el tema por un momento, concentrándose en los gustos artísticos que tenia su compañera, claro que no debía descuidar sus estudios, pero si no tuvo problemas en ningún momento no había razón para olvidarse del resto de sus actividades -Lo siento pero no me gustan mucho esas cosas, puedo escuchar música y todo eso, pero nunca me intereso ningún instrumento, tampoco cantar, me entrenaron desde pequeño para ser un guerrero, un guardián, eso es lo que soy y lo disfruto, tu deberías hacer lo mismo - Se acerco para ayudarla a organizar las prendas dentro de algunas maletas, pronto terminarían con esa pequeña parte de la mudanza -Si te gusta deberías volver a tomar clases, aunque no te olvides de darme una mano de vez en cuando, lo haces muy bien y es mejor tenerte conmigo -

Tras acomodar las maletas junto a la cama, se volvió hacia Yuno para negarse a su propuesta con un leve gesto de su cabeza -Tocaras para mi en otro momento, tenemos mucho que haces y de por si es un poco tarde - Ignoro el pequeño gesto en su nariz para luego caminar hasta la puerta, deteniéndose para observar el pasillo por algunos segundos -La música puede ser buena para el estrés - Apreciaba las atenciones de la pelirrosa, pero su mente estaba mas concentrada en resolver sus dudas que en entablar cualquier tipo de interacción con ella -Me gustaría conocer a tus padres, dijiste que seguro estaban trabajando, pero supongo que podre conocerlos en la mañana -

Suspiro profundamente, se dio la vuelta y camino lentamente hacia ella mientras estiraba un poco los músculos de su cuello -Todavía faltan los muebles, las fotos, los peluches y demás cosas, eso que solamente es tu habitación, nos tomara mucho tiempo organizar toda la casa - Se de tuvo frente a la cama para observar la luna por algunos instantes -Ya deberíamos ir a dormir, tenemos mucho que hacer en la mañana y no quiero que te desveles -


Yo hablo - "Yo pienso" - Yo actúo.
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
26643
Reputación :
5
Mensajes :
123

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Y entonces te embargan la casa y se va todo por la arbolada... [Shin-sama]

Mensaje por Yuno Gasai el Jue Mayo 18, 2017 1:10 am

Lo bueno era que Shin-sama habia aceptado las vacaciones conmigo. ¿Lo malo? Que tendría que esperar un poco más. Awww, pero no importaba, yo podía ser paciente para lo que me convenía, siempre y cuando esa historia tuviera un "final feliz" ....Yo quería tener ese tipo de final con el pelinegro que, de alguna forma, me tenía enloqueciendo cada vez más por él.

Me limité a ascentir con la cabeza en señal de aprobación, mientras en mi mente divagaba todo tipo de actividades que podíamos hacer juntos: Cenar, guerra bolas de nieve, hacer muñecos de nieve, esquiar, patinar en nieve, calentar nuestros cuerpos, calentar nuestros cuerpos versión +18, y muchas otras cosas más, cuando las palabras del pelinegro me sacaron de mi... pequeño viaje mental, tehehe. ~

Mi querido y amado esposo no le temía a los fantasmas. Era todo un contraste con el nigromante que había conocido antes, a quien tuve que ayudar para deshacerse de un espíritu maligno. Pero Ao-kun estaba a otro nivel que no lograba entender del todo... Ao-kun era demasiado independiente, y solitario... Todavía no había encontrado del todo como podía protegerlo. Si, se me ocurrían ideas, pero... Él no era una persona que dependiera de otra. Solo podía mantenerme a su lado como una compañera. No deseaba estar atrás como su seguidora, y tampoco me dejaba ponerme al frente como una líder. Era un poco complicado proteger a Ao-kun, y frustraba un poco, considerando que todavía sentía que yo era un ángel guardián y no un caído... Mi misión entregada por los Dioses de proteger a un humano como un ángel guardián, todavia seguía devota en mi. Y en este caso yo... Había decidido proteger y entregar mi vida al único héroe de la justicia que me ayudó...

-Muchas gracias por preocuparse por mi, Shin-sama. - Mencioné haciéndo una leve reverencia. Si, era cierto. A veces pecaba de inocente e ingenua. Pero estaba bastante agradecida porque mi querido se había preocupado por mi.

Me dió un poco de tristeza que no compartieramos el gusto por las artes. Me hubiera gustado que de vez en cuando nos reunieramos a jugar con que eramos dueños de nuestras propias bandas de metal, en cambió él solo estuvo entrenando desde temprana edad. Al menos había dicho que le gustaba, pero...

-Si te gusta deberías volver a tomar clases, aunque no te olvides de darme una mano de vez en cuando, lo haces muy bien y es mejor tenerte conmigo -

-¡N-No...! ¡N-No me malinterprete, Shin-sama! - Salí corriendo y me detuve frente a él, arrodillándome como si fuera un Caballero (?) de la Guardia Real de Ángeles.

-Mi Juramento fue, es y será siempre con Usted. Serviré en cuerpo, alma, mente y corazón, con toda mi devoción a ese hombre que me salvó. Aunque llegase el día en que estuvieramos en bandos diferentes, Aoshin Monji, usted solo tiene que dar la órden... Dame la órden y obedeceré inmediatamente a su llamado. Soy su ángel guardián, su escudo, su espada, aquella persona que nunca abandonará su lado.

Tomé su mano derecha y besé el dorso de ella para cerrar el pacto. Abrí los ojos y me levanté haciéndo una leve reverencia respetuosa. Ya había hecho mi Juramento. Abandonaría mis sueños y metas personales para proteger mi ser amado... y violarlo, de tener la oportunidad. Sus metas ahora serían las mias, aunque eso no me limitaría a mi a hacer cierto tipo de trucos... sucios para tener a Ao-kun conmigo, tehehehe. ~ Lo que si era seguro es que jamás lo dejaría...

No pudo evitar gritar internamente cuando él le dijo que en otro momento tocaría para su persona. Ascintió con la cabeza cuando mencionó lo del stress y se limitó a sonreír.

-Me gustaría conocer a tus padres, dijiste que seguro estaban trabajando, pero supongo que podre conocerlos en la mañana -

-Um... Ao-kun... - Guardé silencio por unos momentos. - Mis padres... - Intentaba explicar algo con la mirada baja, sosteniendo mis manos frente a mi regazo. Ni si quiera yo sabía que decir. Inconscientemente recordaba algo que no quería recordar. - ...ellos estan trabajando, y son felices así. - Deseaba volver atrás, imagibar un mundo ideal, lo que fuera, eso, sin tener que renunciar a Shin-sama. Quería volver con él... Intenté dar mi mejor sonrisa, pero solo había una sonrisa nostálgica. - Casi todos los días vengo aquí a esperar que vuelvan... S-Soy su hija, después de todo.... - Mi nivel de fidelidad se había ido por las ramas. O quizás seguía atada a la espera de algo más. - ... estoy segura de que volverán... - Quería tener ese amor fraterno... Conocerlo... Y poder vivir como una familia normal, con Ao-kun a mi lado. -S-Solo hay que ser pacientes... Algún día volverán... De momento solo... Cuido de ellos. - Sus recuerdos, su esencia, la casa, y...

-Todavía faltan los muebles, las fotos, los peluches y demás cosas, eso que solamente es tu habitación, nos tomara mucho tiempo organizar toda la casa.

Negué con la cabeza sin que me viera. Mi amante estaba observando la luna desde la ventana. Si él le hechaba un vistazo al paisaje: Iba a poder ver un gran agujero en el terreno, era patio trasero, había mucha vegetación.

"Hay recuerdos que duelen, Shin-sama."


-No es mi intención llevarme todo lo de la casa. Quizás alguno que otro recuerdo, pero... Hay objetos que queman. - No era mi intención decir esto literal, era mas una metáfora. Aunque si esperaba que mi compañero lo tomara literal. Ver algunos objetos significaba abrir una herida, y quizás, entrar entrar en una locura innecesaria. Quería proteger a Ao-kun de mi misma, y por eso era mejor que no conociera "ciertas" partes de mi pasado, historia o personalidad. Él ya conoció algo por "error" de Cupido, no podía dejarle saber más... No quería dañarlo, y tampoco quería perderlo. Esta era mi propia lucha.

"Quizás... Una lucha hacia mi propia auto-destrucción. Pero estoy segura que podía aguantarlo. No soy débil... Ya pasé por mucho y sobreviví. Podré hacerlo denuevo."

"...pero una vez conoces la locura, no hay vuelta atrás... ♡"

Aquella voz en mi cabeza me habló para darme cierto recordatorio. Corrí para abrazar a mi amado por la espalda, rodeando mis brazos alrededor de su cintura y apoyando mi cabeza sobre su cuerpo.

-Ao-kun... Estoy feliz porque... Hoy dormiremos en mi cama. - Quizás para él fuera algo una simple cama, pero para mi era un tipo de conección que nadie entendería. -Vas a poder dormir donde una vez dormí. - Se me hacía romántico que el destino lo hubiera llevado a mi cama. Un lugar donde muchas veces lloré, suprimí voces internas, un lugar que me daba tranquilidad, pero a la vez era mi propia locura. Era extraño. Muchas veces enloquecí por falta de amor, por soledad, pero a la vez era un tipo de refugio. Las sábanas me servían de consuelo, era quien me abrazaba cuando me sentía mal. Las almohadas era lo que abrazaba para sentir que tenía un ser amado.

Hoy sería una noche especial. La soledad que había sentido todos esos años... Ahora volvería a esa cama, abrazando a mi Shin-sama y dejándole saber a todos esos fantasmas que no estaba sola. Era como un tipo de... Nuevo comienzo.




No estoy loca... Yo solo amo con locura... ~ ♥

MIIII SHIN-SAMAAAAAAAA >__<:

¡Gracias por los Stamps, Red! ^^

♥ Ficha ♥ Cronologías & Relaciones ♥

avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
43309
Reputación :
14
Mensajes :
294

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Y entonces te embargan la casa y se va todo por la arbolada... [Shin-sama]

Mensaje por Aoshin Monji el Lun Mayo 22, 2017 6:12 pm

El estaba esperando una reacción de ese tipo, pero que la pelirrosa se arrodillara frente a el para jurarle su lealtad incondicional fue un poco exagerado, así que se mantuvo serio durante todo su discurso, pero termino por suspirar al final, como una forma de aceptar su ofrecimiento o "rendirse" ante sus palabras -solo hubieses dicho que serias mi... - ¿Novia? no estaba seguro de decir esa palabra, un escudo, una espada, solo eran herramientas, de las cuales no le importaría disponer en cualquier caso, pero ella era mas que eso para el, de momento lo dejaría en "compañera" con eso tenia para cualquier circunstancia, quería que ella lo acompañara, pero no exactamente de forma -Bueno, ya hiciste un juramento de todas formas, así que con gusto acepto esos términos -

Siguiendo con la conversación le fue evidente, tal vez un pequeño bloqueo mental o simplemente negación, el punto es que su compañera se negaba o no era totalmente consciente de la ausencia de sus padres "ayudarme a matar no suele afectarle en lo mas mínimo, supongo que debió haber sido un arrebato y por eso no quiere aceptarlo, si es solo eso puede esperar de momento, como sea debo verificar algo antes de todo"

-Ya lo se, es obvio que no habría espacio para todos estos muebles en nuestra casa,
pero también vas a ponerlos en venta ¿no? así que de todas forma tendremos que organizarlos todos,
sera mas fácil disponer de ellos así -
Después podrían discutirlo, ya era hora de que descansara "Vas a poder dormir donde una vez dormí" tras escuchar aquel comentario se sentó sobre la cama y se quito la parte superior de su ropa -Creo que ya puedo quitarme este "disfraz" por hoy - No se refería a su ropa, el pelinegro adopto su forma real en ese momento, la cual solía ocultarle a todo el mundo, mejor dicho, a casi todo el mundo, seguía siendo el, pero era un poco mas difícil reconocerlo con el cabello largo, sus rasgos deteriorados y las cicatrices de batalla en todo su cuerpo -Supongo que dormiré así, no creo que pueda usar una de tus camisetas y tampoco quiero hacerlo -

Se inclino hacia adelante por un momento, para luego sujetar su mano y llevarla a la cama junto consigo "vamos, solo duérmete pronto" se acostó poniendo sus brazos alrededor de su compañera y cerro los ojos -Descansa Yuno... -

Una hora después...

Luego de asegurarse de que estuviese dormida, comenzó a alejarse de ella con lentitud, se levanto y salio de la cama sin hacer ruido, fue por la vela, camino hasta la puerta, comenzó a recorrer el pasillo, tomándose su tiempo durante el trayecto, corto la cinta adhesiva con una de sus cuchillas y abrió la puerta misteriosa con lentitud -Que escena mas curiosa... - Se agacho junto a la entrada, paso su dedo indice por su boca para humedecerlo y lo deslizo por sobre una mancha de sangre en el suelo -Lastima que la sangre sea tan difícil de limpiar, deberíamos cambiar el suelo para deshacernos de esto - Seguro yacían allí desde hace un tiempo, hasta parecía divertido, el pelinegro se imagino a si mismo en esa circunstancia, en una habitación como esa, de ser el, habrían muchos mas cortes en las paredes y los cuerpos estarían despedazados, aunque todo dependía de la situación.

-Se meterá en problemas si alguien encuent... - Estuvo a punto de marcharse cuando vio un destello dentro de la habitación, así que regreso para comprobar lo que era -Una jaula, cuerpos y un cuarto ensangrentado, me pregunto si los habrá torturado antes de matarlos - Se acerco para darle un par de golpes a las barras de metal, comenzó a revisarla con detenimiento hasta que noto un pequeño cabello de color rosa en una de las esquinas dentro de la jaula -O tal vez ellos te torturaban a ti y tu solo te defendiste, con eso no tendria razones para matarte -

Apago la vela sin querer, luego de exhalar sobre esta, se mantuvo en silencio por un momento, manteniéndose de espaldas a la puerta, antes de sentarse sobre la jaula, la cual tendria un metro de alto mas o menos, no podía estar muy seguro con la oscuridad, pero al menos podía valerse de sus otros sentidos -Dime Yuno... ¿de casualidad traes fósforos contigo? - Su habilidad de detección no era muy útil a larga distancia, solo servia para reconocer a ciertas razas y a muy corta distancia, pero de todas formas era útil en algunas circunstancias, como para notar que su compañera se encontraba detrás de el, incluso tuvo ganas de felicitarla por ser tan sigilosa, pero no era el momento.


Yo hablo - "Yo pienso" - Yo actúo.
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
26643
Reputación :
5
Mensajes :
123

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Y entonces te embargan la casa y se va todo por la arbolada... [Shin-sama]

Mensaje por Yuno Gasai el Dom Mayo 28, 2017 8:51 pm

-Solo hubieses dicho que serias mi... -

¿Su qué...? Su... ¿¡Su esposa!? ¡Kyaaaaaaaaaaaa! ¡Shin-samaaaaa! ¡Haberlo dicho antes! ¡Aquí estoy, esperandote con los brazos abiertos, mi amor! *-* No... Espera... Una mujer no debe esperar a su marido... ¡Debe buscarlo y traerlo a su lado! Secuestrar a Shin-sama... Amarrar a Shin-sama... Violar a Shin-sama... Amar a Shin-sama para toda la eternidad... ♥ Ese tipo de detalles era lo que hacía el verdadero amor. A diferencia de otras personas que "Dejaban ir al amor de su vida para que fuera feliz...", yo... Me quedaría dentro del barco luchando por lo que era mio. Ese tipo de frases supuestamente románticas, esas frases de supuesto amor: "Si lo amas, déjalo libre para que vuele..." era una mera farsa. Eran frases creadas por envidiosos que no sabían lo que era amar de verdad.

Cuando había amor de verdad no había Dios ni Diablos, no habían barreras, ni distancias, ni fronteras que les separasen. No habían mundos, no habían dimensiones, el espacio y el tiempo no existía. Cuando había amor de verdad te convertías en uno con la persona que amabas... Eras su vida, su existencia, su respiración, su luz y su sombra, su corazón, sus respiros y parte de su escencia. Eran los dos uno... Y eso era lo que yo...

...lo que yo quería ser con ese hombre...


Y allí estaba, con mis manos en las mejillas pensando en tantas formas de estar con Ao-kun. Ya yo estaba pensando en matrimonio, sin saber que él apenas estaba pensando en el noviazgo. Pero así era... Soñadora, apasionada... Lamentablemente, así era... Sin saber que podía terminar sangrando con ese amor al que tanta lealtad le tenía.

...pero así era... y aunque me dolía, no me importaba...
...porque cuando amaba, lo hacía con locura...
...la unica forma que conocía de amar...

-Bueno, ya hiciste un juramento de todas formas, así que con gusto acepto esos términos -

-¡Ah! - Una sonrisa se dibujó en mi rostro, ahora mirándolo con ojitos brillosos. -¡Aoshin! - Por fin... Después de tanto insistir, por fin él había aceptado tenerla a su lado para protegerlo. Ahora me sentía completa. Era capaz de sentir como mis deberes como "ángel guardián" estaban pactados con otro ser viviente. Él no era humano, pero eso no tenía porque separarlos. Quizás estaba rompiendo alguna ley del cielo, pero ¿qué mas daba? Para todas las leyes que rompió, una mas no importaba. Hice una reverencia de agradecimiento.

Después de eso, el caído mencionó algo sobre poner los muebles en venta. Bajé la cabeza tratando de discimular cierta nostalgia en mis ojos. ¿Poner en venta los muebles de mamá y papá...? Tantos recuerdos que había vivido en esa casa, tantas tristezas y alegrías... ¿Para que desaparecieran así como así? Ellos todavía me amaban, ¿verdad? Confusión. Rabia. Ira. Pero a la misma vez desear que todo fuera una pesadilla. Quería volver atrás y buscar en ellos ese amor que...

-Supongo que dormiré así, no creo que pueda usar una de tus camisetas y tampoco quiero hacerlo - - Reí por lo bajo. -No te preocupes, Ao-kun... No es como si fuera a darle una de mis pijamas de conejo. - Le miré con una sonrisa maliciosa: Si. Si quería darle una de mis pijamas de conejo. ¡Mwhahahahaha! De tan solo imaginarmelo de esa forma... ♥

Tomó mi mano y me atrajo hacia la cama. Mis ojos se abrieron de la sorpresa, con mi rostro ruborizado. -Descansa Yuno... - Había dicho eso, abrazándome. No pude evitarlo. Sonreí llena de ternura y comencé a acariciar su rostro por cada cicatriz que tenía él, con caricias suaves, roces... Le di un beso sobre la frente, rodeando el cuerpo de mi compañero con mis brazos, subiéndo mi pierna sobre la suya... - Te quiero mucho... - Me aferré a su torso y cerré mis ojos para dormir junto a él.

Una hora después...

Era una habitación oscura, iluminada solamente por la luz de la luna.
Las paredes tenían cortes profundos. Estaban llenas de sangre seca. Había incluso palabras en inglés escritas en sangre: "Help. Kill. Dead. Suicide."

Dentro de la habitación había una pared completamente rota que llevaba a un agujero sin fondo en el patio.

Spoiler:

-Dime Yuno... ¿de casualidad traes fósforos contigo? -
-.......

Spoiler:

-No deberías estar aquí, Shin-sama... - Mencioné con un tono de voz nervioso. -¿N... No te lo dije ya...? Es... Es un cuarto en construcción y puedes hacerte daño... - Trataba de ser gentil, de hablarle con dulzura para que abandonara la habitación, ignorando su pregunta de los fósforos. Aunque en mi tono de voz se notaban los nervios. No quería que siguiera en ese lugar. Caminé hacia él y le tomé la mano.

-Ven, ven... Vayamos a dormir. Mañana será un día pesado... Además no... - Guardé silencio para mirar a todos lados y halé el brazo de Ao-kun como si quisiera decirle algo. Llevé mis dedos índices sobre mis labios para decirle que bajara la voz. -No deberíamos despertar a mamá y a papá... Ellos duermen... Estan descansando por haber trabajado tanto...

Esa habitación era peligrosa... Tenía que proteger a Shin-sama para que no se hiriera...

-¡Ah! ¡Mamá, papá, despertaron! - Le hablé a los dos esqueletos que estaban sentados sobre un mueble. -¿Cómo les ha ido? - Guardé silencio, esperando la respuesta de mis padres. -M-Me alegro que hayan trabajado mucho. ¡Bienvenidos a casa! - Hice una leve reverencia.

-Nee, nee... Les presento a... a... - Bajé la cabeza, avergonzada. -...mi novio... - Tomé a Shin-sama del brazo, sacándolo de encima de la jaula y lo hice dar algunos pasos hacia al frente, para que viera los esqueletos. -Encontré alguien a quien mar. ¿Me dan permiso para estar con él...?

Alucinación:
(Ao-kun solo escuchará lo que dice Yuno)

-¿Quieres estar con él...?
-Si...
-¿No recuerdas lo que te dije? Nadie te amará.  
-¿Por qué...? ¿¡Acaso no tengo derecho a...!?
-Porque vivirás mi vida para que entiendas la razón por la cual tu madre sufrió tanto. - Sonríe. -Por tu culpa. - Me escondí detrás del cuerpo de Ao-kun.
-S... Shin-sama... Están durmiendo... Deberíamos irnos... - Mencioné con una voz temblorosa. -Mañana tienen que ir a trabajar.
-Fallaste como hija y como ser humano. Eres un demonio. Ahora comienza a pagar tus pecados. Tu enfermedad mental fue el primer paso, y ahora pierdes nuestra casa.  
-¡¡¡BASTAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!! - Me llevé las manos sobre las orejas. -¡Hice lo que pude...! ¡Perdón! Prometo que todo estará en orden la próxima vez. Solo denme algo más de tiempo.
-Lo único que pedía de ti era que fueras una niña normal... Renuncia a tu poder, renuncia a tu vida y acompáñanos en la otra vida...
-¿L... La otra... vida...? - Me quedé mirando los esqueletos con nostalgia. Mi mente hacía que viera espíritus verde-fosforecente flotando a nuestro alrededor. Mi madre había aparecido en persona y caminaba frente a mi, extendiéndome su mano para que le acompañara. Retrocedí, chocando con algo, sin darme cuenta que había chocado con el cuerpo de mi amado. Dentro de mi mente yo había chocado con la pared de una caverna del inframundo.




No estoy loca... Yo solo amo con locura... ~ ♥

MIIII SHIN-SAMAAAAAAAA >__<:

¡Gracias por los Stamps, Red! ^^

♥ Ficha ♥ Cronologías & Relaciones ♥

avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
43309
Reputación :
14
Mensajes :
294

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Y entonces te embargan la casa y se va todo por la arbolada... [Shin-sama]

Mensaje por Aoshin Monji el Lun Jun 05, 2017 10:53 am

Aunque su comentario era para desviar el tema, ella decidió ignorarlo "¿N... No te lo dije ya...? Es... Es un cuarto en construcción y puedes hacerte daño..." En ese momento, el pelinegro solo trataba de encajar todas las piezas en su mente, comenzando con lo ocurrido en aquella habitación, a simple vista era bastante obvio, pero la parte destrozada y el cráter del patio hacian que las cosas fuesen un poco mas complicadas, claro que también podría tratarse de un suceso no relacionado, en cualquier caso, no era probable que sus preguntas fuesen respondidas en aquel momento.

Estaba dispuesto a irse con ella sin mas, no quería ponerla nerviosa o incomoda, pero en lugar de eso, termino en medio de la "conversación" entre la pelirrosa y los esqueletos que yacían en el suelo, pensó en acabar con la charla antes de que pasara otra cosa, pero en lugar de eso le siguió la corriente -Mucho gusto - Fue lo único que dijo, ademas de un breve saludo con su mano izquierda, trataría de mantenerse como un espectador de aquel suceso y solo interferiría cuando lo creyera necesario "Espero que no comience a quebrarse, aunque a este paso..." estaba teniendo una alucinación y por sus palabras, podía darse cuenta de que no era muy grata, poco después pudo escuchar un grito y una disculpa, pero a sus ojos, según lo que había visto y lo que ella le había dicho, no tenia porque disculparse.

Cuando ella golpeo su cuerpo tuvo suficiente, tomo su mano al mismo tiempo que se interpuso entre su compañera y los esqueletos, abrió la puerta, la saco de aquella habitación y dio un par de pasos mas para alejarse -Mírame a los ojos Yuno - Se aseguro de que ella permaneciera de espaldas a la habitación, sujetando sus hombros con firmeza, para luego inclinar su rostro hacia ella, estaba un poco enojado en ese momento, aunque su expresión se mostraba calmada y fría, claro que sus ojos rojos siempre lo delataban en esas situaciones -Todo esta bien ahora ¿de acuerdo? yo estoy contigo, ellos ya no están aquí - Movió una de sus manos para llevarla hasta su rostro y acariciarla con ternura.

Podría haber dudado en esa situación, pero tratándose de ella su enojo iba en aumento, que su compañera hubiese tenido que pasar por eso le molestaba "Como desearía que estuviesen vivos en este momento... Es toda una lastima... Me hubiese encantado matarlos con mis propias manos... " Dio algunos pasos mas hacia atrás, llevándola consigo en esa misma posición, quería acercarse un poco a la habitación de la pelirrosa y al mismo tiempo alejarse de la zona "en construcción" -hora dime ¿estas bien? -


Yo hablo - "Yo pienso" - Yo actúo.
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
26643
Reputación :
5
Mensajes :
123

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Y entonces te embargan la casa y se va todo por la arbolada... [Shin-sama]

Mensaje por Yuno Gasai el Vie Jun 09, 2017 3:51 pm

Si hubo algo que nunca entendí fue la razón de porque mamá decidió amarme de esa forma. ¿Por qué no tuve una madre que, en vez de decir palabras hirientes, me apoyara, como a todos los demás? No estaba diciendo que no me castigara, entendía que eso era una ley de la vida, pero nunca pude entender la forma en la que ella lo hacía. Tampoco entendía que había hecho mal, que era lo que estaba defectuoso conmigo.

No podía ver la realidad para el momento en que Ao-kun me tomó de la mano y me sacó de la habitación. Solo podía ver a mi madre, como si estuviera viva, reclamándome una y otra vez como si hubiera cometido el peor error de mi vida. Mi padre, como siempre, detrás de ella, al menos en esa "ilusión", porque durante los golpes de mamá, él nunca estuvo presente. De un momento a otro se había convertido en un padre ausente. Escondiéndose detrás del trabajo para no volver a ver a mi madre con el pretexto de que tenía que trabajar duro. Y si, entiendo que su trabajo era duro pero trabajó de más. El padre que había conocido, el único ser que me amaba se había cansado de mi y me había abandonado.

Incluso, aquel "ser" de luz que se aparecía para entrenarme... ¿Mi propio ángel guardián...? Ese imbécil había desaparecido.

A lo que iba... Las ilusiones dañinas iban disminuyendo para cuando Ao-kun me sacó de la habitación prohibida, como yo le había llamado. En ese lugar escondía todo recuerdo o cosa que no quería ver, y a la misma vez, entraba para no seguir al pendiente de eso. No había tenido ataques esquizofrénicos, y de tenerlos, eran "controlados." El problema fue que no pude controlarme cuando vi a Ao-kun dentro de la habitación. Sentí como mi vida se había venido abajo. No quería que nadie viera debajo de mi máscara, ni si quiera él. Mi vida estaba dividida en dos... o tres partes:

La que quería que conocieran: La persona amable, inocente, decidida. Aquella que era una buena amiga y animaba a las que yo consideraba mis amistades reales a seguir sus sueños y metas. Una persona que, aunque fuera tímida, lograba salir de esa timidez una vez tuviera un círculo de confianza creado, y podía ser la más feliz del mundo... O la más penosa.

En la que me convertí para sobrevivir: Alguien que, a falta de un héroe, tuvo que tomar lo que estuvo a su alcance y manchar sus manos de sangre. Ya aquí era una persona fría, calculadora, sangrienta. Ao-kun ya conocía esto...

...pero...
...no quería que conociera esa otra personalidad que intentaba enterrar.

El día en que nos conocimos, mi sub-consciente se activó y le había pedido "ayuda." Hasta el día de hoy, él probablemente no supiera que tipo de "ayuda" le estaba pidiendo...

...no quería que Ao-kun ni nadie conocieran cuanto me había quebrado, cuan bajo había caído en la vida, porque no quería que él conociera cuan débil llegué a ser y seguía siendo hasta este entonces.

Estaba segura que era una etapa que iba a superar si me lo proponía, pero los malditos recuerdos seguían ahí, clavados como daga en el corazón, y a la misma vez no podía desprenderme de lo que papá y mamá me habían hecho. Los había matado por... ¿Odio? ¿Error...? Nunca pude gritarles lo que realmente sentía, y por eso, intentaba llevar esos esqueletos conmigo, siempre. Porque esperaba fielmente a que algún día mis padres recapacitaran, despertaran, y me abrazaran. No me importaba que me pidieran disculpas, solo, abrázenme y volvamos a ser felices...

Ao-kun no debía conocer lo patética que había sido, porque si no, dejaría de amarme, y tampoco confiaría en mi para que le protegiera. Y si se enteraba de mi enfermedad mental, era probable que terminara odiándome. N-No, espera... Yo no estaba enferma. El psiquiatra me odiaba...

No quería perder la única persona que me hacía feliz, por haber sido débil.

-Mírame a los ojos Yuno... - ¿Qué tenía de frente? Los esqueletos habían desaparecido. Se habían ido. Ahora tenía a Shin-sama sosteniéndome los hombros... -Todo esta bien ahora ¿de acuerdo? Yo estoy contigo, ellos ya no están aquí. - No se que había pasado, pero acariciaron mi rostro con ternura.

Puse mi mano sobre la mano de Aoshin para que la dejara en mi mejilla. Cerré los ojos para sentirlo. Las caricias de Ao-kun eran suaves, comparadas a las caricias (cachetadas) que me daba mi madre.

-Son suaves... - Sonreí con dulzura. -...no dejes de hacerlo. - Llevé la mano de Ao-kun frente a mis labios y le di un beso gentil a sus dedos, algo inocente y lleno de ternura.

Al menos, eso era lo que quería ser para Ao-kun... Quería complementarlo y amarlo de la forma que yo creía que era correcta, pero...

-Ahora dime ¿estas bien?

-¿Qué clase de pregunta es esa, Ao-kun? - Le miré a los ojos, dejándo salir una pequeña risa. -Sabes muy bien que no importa la hora, o el día, soy la persona más feliz del mundo cuando estoy contigo. - Le coqueteé inocentemente haciéndome la interesante, nada vulgar, guiñándole el ojo y dándole un toquecito en la mejilla con mi dedo.

Denuevo otro bloqueo mental, o evadía el tema, o se recuperaba muy rápido. Algo le pasaba a su compañera para cambiar tan bruscamente de estado de animo. El sacarla de la habitación y tenerla de espaldas a ella le había ayudado, que él estuviera con ella le había ayudado más. La pregunta quizás, era, ¿recordaba lo que pasó, o estaba evadiendo el tema?  

-Nee, nee, Ao-kun. - Le solté la mano, suave, y fue bajándo la suya con cuidado. -¿No estabamos durmiendo? - Le miré con mis grandes ojos llenos de curiosidad. -¡N-No me digas que soy sonámbula! - Y esto último lo dijo por la pregunta de Ao sobre si estaba bien o no. Aunque también lo podía atribuir a un "Me preocupo por ti en las noches." pero entonces, ¿por qué estaban fuera de la habitación?




No estoy loca... Yo solo amo con locura... ~ ♥

MIIII SHIN-SAMAAAAAAAA >__<:

¡Gracias por los Stamps, Red! ^^

♥ Ficha ♥ Cronologías & Relaciones ♥

avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
43309
Reputación :
14
Mensajes :
294

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Y entonces te embargan la casa y se va todo por la arbolada... [Shin-sama]

Mensaje por Aoshin Monji el Sáb Jun 17, 2017 11:27 pm

Ya no podía ignorarla, no es que la hubiese ignorado en primer lugar, pero no quería confrontarla directamente ni tocar el tema, el quería tener las cosas claras antes de hacerlo "¿Qué clase de pregunta es esa, Ao-kun?... Sabes muy bien que no importa la hora, o el día, soy la persona más feliz del mundo cuando estoy contigo" Parecía haberse recuperado bastante rápido, pero el joven no estaba convencido del todo, por lo que se mantuvo atento, hasta que su siguiente comentario aclaro sus dudas un poco mejor "Si ese es el caso, mejor esperare hasta mañana..." Perdida de memoria, bloqueo mental o lo que hubiese sido, el lo había entendido, ademas de eso, aun pensaba buscar una cosa en la casa de la pelirrosa, que podría o no estar allí, pero no perdería nada con buscar.

Aunque había aceptado ayudarla para distraer su mente de su objetivo y todo lo demás, no esperaba que terminara de esa forma, como sea, era una distraccion a fin de cuentas, ademas de que ya estaba allí, así que tendria que lidiar con esa situación. Ignoro el guiño y los pequeños toques en su mejilla, dejo que guiaran su mano hasta que ella se aparto, fue cuando se movió para buscar la mano de su compañera -No te preocupes, no eres sonámbula - Al menos no hasta donde el tenia entendido, pero aquello era un "misterio" para otro momento -Vamos Yuno, regresemos a la cama, tenemos que dormir bien. -

Comenzó a caminar por el pasillo lentamente, tomando la mano de la pelirrosa para llevarla consigo, se detuvo frente a la habitación para abrir la puerta y entrar, al cerrarla observo de forma breve la pila de papeles que había en el rincón del cuarto, era lo menos notable, pero habría que revisarlos con cuidado para no deshacerse de algo importante, ademas de que allí podría estar lo que buscaba, luego de eso no tardo en guiarla hasta la cama para poder recuperar el sueño que ambos habían perdido, esta vez espero a que ella fuera primero y posiciono su cuerpo detrás del de su compañera.

Se sentó sobre la cama, se inclino por un momento para darle un beso en la mejilla y un par mas en el cuello, al mismo tiempo que comenzó a deslizarse para acostarse detrás de ella y abrazarla -Luego hablaremos de lo que paso, tengo algunas dudas respecto a ti, tus padres y "esa" habitación... Pero no pienses en eso ahora ¿bien? mañana tenemos mucho trabajo que hacer, descansa y ten dulces sueños - Bajo su cuerpo ligeramente para terminar de acomodarse y cerro los ojos -Espero que no te moleste estar en esta posición, hace un poco de frió... -



Spoiler:




Yo hablo - "Yo pienso" - Yo actúo.
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
26643
Reputación :
5
Mensajes :
123

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Y entonces te embargan la casa y se va todo por la arbolada... [Shin-sama]

Mensaje por Yuno Gasai el Miér Jun 21, 2017 1:28 pm

Aun tenía dudas de como habíamos llegado al pasillo, cuando se suponía que estuvieramos durmiendo. Todo era confuso. Lo último que recuerdo era que nos habíamos acostado a dormir. Luego de eso, intenté hacer memoria para recordar algo, pero... Solo recordaba imagenes en la habitación prohibida. Las imagenes no estaban muy claras, escuchaba gritos, todo estaba borroso. No podía recordar nada, por más que lo intentara, y a la misma vez, se sentía como si todo hubiera sido un sueño...

-No te preocupes, no eres sonámbula. - Bueno, eso era algo menos de lo que preocuparse. Eso, y que había logrado descartar una teoría sobre como habíamos llegado al pasillo. Por alguna razón, sentía que mi sub-consciente me estaba gritando algo, pero no podía...  -Vamos Yuno, regresemos a la cama, tenemos que dormir bien. - ...encontrar una respuesta concreta. Mucho menos si el amor de mi vida estaba ahí para... ¿Desconcentrarme? Como sea. Estaba con él, y eso era lo que importaba. Así que me dejé llevar de su mano

Mi compañero esperó a que me subiera a la cama y así lo hice. Me acosté, esperandolo a él. Iba a darle el beso de buenas noches, pero lo que no esperaba era que este me sorprendiera con un beso en la mejilla, y algunos más en el cuello. Se acostó detrás de mi, abrazándome y pegando su cuerpo al mio. Cerré los ojos, con mi rostro ruborizado. A este punto, mi cuerpo comenzaba a reaccionar con leves sensaciones extrañas. Nunca supe el porque de esto, salvo que sea por lo que aprendí en la clase del profesor Scaletta... Pero de ser así, ¿q-qué se supone que haga...? Me causaba curiosidad explorar el tema con Ao-kun, p-pero... N-No me atrevía a decirle, y mucho menos a t-tocarlo de esa forma... Um...

-Luego hablaremos de lo que paso, tengo algunas dudas respecto a ti, tus padres y "esa" habitación... - ¿Hablar...? ¿Sobre qué...? Si ya le había dicho que mis padres estaban trabajando... No entendía que más podía hablar sobre ellos. -Pero no pienses en eso ahora ¿bien? Mañana tenemos mucho trabajo que hacer, descansa y ten dulces sueños -

¿Cómo no quería que pensara en eso, si ya se lo había mencionado? -No entiendo, Ao-kun... Podías callartelo y decirmelo mañana. - Suspiré de resignación. -Ahora me desvelaré... - Porque precisamente, era como cuando una mujer te decía "Tenemos que hablar." y lo dejaba para horas después. Te la pasabas todo el día pensando que habías hecho mal, hasta que llegaba la hora de la plática solo para que te dijera "Se me olvidó."

-¿Hice algo mal, Ao-kun...?
-Espero que no te moleste estar en esta posición, hace un poco de frío... - Acomodé mi cuerpo al de mi compañero para que me abrazara con más fuerza.
-N-No me molesta... Usted abrázeme más fuerte. Soy su ángel guardián y debo protegerlo de todo mal... ♥ - Y eso incluía el clima.

Cerré mis ojos con una sonrisa en el rostro para sentir el cuerpo de mi compañero con el mio. En esos momentos en esa habitación, me sentía en plena paz. Sentía paz en el lugar menos esperado... Lo que antes había sido un hermoso hogar, se había convertido en uno violento, y sinceramente, no esperaba volver a sentir aquel pequeño rayo de felicidad en mi propia cama. En ese lugar donde pasé tanto tiempo a solas, hablando conmigo misma, odiandome a mi misma, desahogando mis llantos y frustracciones... Ahora estaba denuevo sonriendo de verdad gracias a Ao-kun.

-Te am... - No. No debía decirle que lo amaba. No aun.  -Te quiero mucho... Gracias... ♥

"Si podía estar en paz en los brazos de mi amado, entonces había encontrado el secreto de la felicidad.
Su cuerpo era mi paraiso...
...y Ao-kun era mi felicidad..."

.........

Abrí los ojos al día siguiente y me encontré frente a frente con mi Ao-kun. Se veía tan tierno durmiendo... ♥ Acaricié su rostro con una sonrisa y le di un beso de piquito.

Cuando Ao-kun despertara iba a encontrar una cama vacía. Le había dejado una nota sobre la mesa que estaba al lado de la cama que decía: "Salí a comprar el desayuno. Vuelvo pronto."

Pero Ao-kun también notaría algo más: La pila de papeles que habían regados en el cuarto y en la casa habían desaparecido. Si entraba a la habitación sellada se iba a encontrar con que no estaban ahí, y tampoco estaban en los zafacones.

...............




No estoy loca... Yo solo amo con locura... ~ ♥

MIIII SHIN-SAMAAAAAAAA >__<:

¡Gracias por los Stamps, Red! ^^

♥ Ficha ♥ Cronologías & Relaciones ♥

avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
43309
Reputación :
14
Mensajes :
294

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Y entonces te embargan la casa y se va todo por la arbolada... [Shin-sama]

Mensaje por Aoshin Monji el Miér Jul 05, 2017 5:17 pm

Abrió los ojos lentamente, para encontrarse con un espacio vació junto a el, no era algo inusual, a veces el pelinegro se levantaba antes para hacerle el desayuno a su compañera, así que lo supo aun sin ver la nota que le habían dejado. Suspiro profundamente antes de sentarse sobre la cama, observo los alrededores, le echo un vistazo a la nota que confirmaba sus pensamientos y se puso de pie -La próxima pondré una alarma. - Su idea era inspeccionar la casa, esta vez no habría interrupciones, pero algo llamo su atención mientras volvía a ponerse la parte superior de sus vestimentas, mas bien, la falta de algo, los papeles que habían apilado la noche anterior ya no estaban.

Camino de forma calmada hasta la puerta y giro la perilla para salir de la habitación, tanto en el pasillo como en la cocina, se encontraría con la misma falta de documentos "Si todo lo demás sigue igual, significa que tratas de ocultarme algo" Sabia que no los encontraría entre los colines de los muebles o debajo de la cama, eso seria demasiado simple, de todas formas no eran su prioridad, cuando alguien se enfocaba en ocultar algo, puede que pasara por alto otra cosa, el no sabia cuanto tardaría su compañera en regresar, era mejor buscar ese "algo" que hubiese pasado por alto en el resto de la casa -Tan solo hay dos habitaciones que debieron permanecer intactas - Menciono para si mismo mientras regresaba al pasillo.

El cuarto "en construcción" no era una opción, no había lugar para ocultar algo allí, así que camino hasta donde quiso explorar en un principio, la habitación de los padre de Yuno, pasando por alto algunas cosas sin importancia, ya joven ya sabia que buscar -Tks... - Permaneció de pie frente a un gabinete repleto con medicamentos, antidepresivos, pastillas para dormir, etc. Ni siquiera se tomaría la molestia de verlos todos, simplemente tomaría un par de fotos y se encargaría de investigar en otra ocasión, dejo todo en su lugar y salio de la habitación.

Siguió con su lento caminar, manteniendo una mirada seria, aun no había señales de la pelirrosa, así que por un momento pensó en registrar lugares al azar a ver que encontraba, pero casi al mismo tiempo que pensó en ello, un pequeño rayo de luz golpeo su rostro, este provenía de la habitación prohibida, lo cual le hizo recordar que una de las paredes estaba destruida, ademas de ese extraño agujero en el patio -Que uso mas interesante, imagine que seria para los cuerpos de adentro.- Menciono al borde del cráter, el cual era muy profundo, pero podía reconocer, entre otras cosas, un tumulto considerable de papeles, tan pronto vio aquello se dejo caer, extendiendo sus alas para frenar un poco antes de tocar fondo y no dañar nada con el impacto.

Encontró algunas cuentas sin pagar, la luz, el agua, ademas de algunas notificaciones, eso explicaba parte del estado de la casa, así que decidió seguir, entre los papeles arrugados y sucios encontró mas deudas, ademas de una orden de desalojo, que en ese punto no fue ninguna sorpresa, pero le molesto un poco que ella no hubiese sido honesta desde el principio "No importa, debo apresurarme" Tras pasar algunos otros papeles repetitivos o sin importancia, encontró lo que estaba buscando, documentos médicos, eran los mas deteriorados, incluso estaban rayados "Yo no tengo eso" Ademas de "El doctor miente" Esas frases cubrían lo mas importante, pero habían un par de datos que podrían ser de utilidad, como los medicamentos recetados, algunas indicaciones ante ciertos síntomas, pero si alguien podía responder a  todas sus dudas, era el propio doctor -Con esto sera suficiente... -

Tras tomar un par de fotos, dio un salto para salir del agujero, alcanzando a ver una camiseta manchada de sangre a medio camino, pero dejaría aquellos pensamientos a un lado, ya no podía hacer nada, la justicia les había llegado y con eso le bastaba por el momento "Espero que regrese pronto con el desayuno" Camino con la intencion de regresar al interior de la casa, de no estar presente la pelirrosa, comenzaría a organizar algunos muebles mientras la esperaba.


Yo hablo - "Yo pienso" - Yo actúo.
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
26643
Reputación :
5
Mensajes :
123

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Y entonces te embargan la casa y se va todo por la arbolada... [Shin-sama]

Mensaje por Yuno Gasai el Miér Jul 12, 2017 2:06 am

El cráter. ¿Qué era ese cráter y cómo había llegado ahí? ¿Por qué parte de la casa estaba destruída? De momento eran preguntas sin respuestas, pero Ao-kun podía sacar sus propias especulaciones. Además de los documentos encontrados por el demonio blanco, al final del agujero había una pala, unos guantes sucios, una escalera, que para ese punto de profundidad, de poco o nada servía. Entre la tierra habían unas fotos tiradas. Era probable que Ao-kun viera las fotos mientras veía los documentos: Una Yuno sonriente, entre medio de un muchacho y una muchacha; Yuno siendo abrazada por la espalda el mismo muchacho, Yuno más joven entre medio de sus padres, y varias facetas de la vida de la pelirosada, entre ellas encima de un escenario ganando un premio de canto, abrazando su padre, graduaciones, cumpleaños. Era prácticamente un álbum de fotos lanzado a ese vacío oscuro como si fuera algún tipo de basura.

...........

Iba caminando por la calle con la mirada baja, una leve sonrisa de enamorada y un leve rubor en el rostro. No me acostumbraba a dormir con Ao-kun a pesar de que ya lo había hecho durante semanas. No significaba que me desagradaba, sino que los nervios me ponían mal. Dormir tan cerca de él me hacía desear tenerlo, anhelar con tener un poco más... no, todo de mi Ao-kun, al punto de esperar a que se durmiera para mover su mano, ponerla sobre mi pecho y apretar un poco. Tenía curiosidad sobre el tema de la sexualidad, y no ayudaba mucho el hecho de estar tomando la clase. Era demasiado tímida para decirle lo que me pasaba, por eso lo hacía cuando él dormia. En algunas noches sentía que se me pasaba un poco más la mano llevándo la propia a rozar ciertas areas de mi cuerpo pero... Descartaba rápido y mejor me ponía a dormir.  Lo unico que quería saber que eran esas sensaciones, cuan bien se sentían. ¿Era amor, o era alguna otra cosa...? No lo había sentido con Makoto-kun, y llevabamos más tiempo de relación que lo que yo llevaba con Shin-sama, y sin embargo, con mi maestro llevaba menos tiempo y me sentía más identificada con él. Aunque la noche anterior no me había sucedido. No sucedía todo el tiempo, pero... Decidí mejor dejar que mi compañero me abrazara para compartir a su lado un momento tan especial como el esa noche.

Recordaba esos momentos. Traía conmigo unas bolsas y dos bebidas. Hubiera cocinado para él si no fuera por las condiciones en que estaba la casa. Lo mejor era salir de ese lugar cuanto antes.  

"Me pregunto si sentirá algo por mi... B-Bueno, si no siente nada, no importa. Seré paciente y lucharé por conquistarlo, nee." - Pensaba con una sonrisa, recordando una de las tantas travesuras que le había hecho a mi compañero: De vez en cuando le quitaba las toallas del baño a Ao-kun cuando este tomaba una ducha, para que él tuviera que pedirle una toalla. Luego me hacía la que no sabía nada e iba a entregarle una, y cuando Ao-kun abría la puerta, intentaba espiarle un... poco. ¡A-Aunque también estaban las ventanas del baño! ¡K-Kyaaaaa!

Había estado observando a Ao-kun todo este tiempo. Noté que era alguien solitario tal y como yo lo era; Él necesitaba de mucho apoyo, quizás no el mismo tipo de apoyo que yo necesitaba, pero si otro tipo de apoyo, pero también noté que tenía un buen corazón... A su manera. Era un chico serio, estudioso. Además de que torturaba a quien merecía ser torturado. ♥ ¡Kyaaa, Ao-kun tenía ese lado sexy! ♥

Lamentablemente, de momento no podía pensar en el pelinegro. Yo tenía un gran problema que debía enfrentar... Y probablemente tuviera que enfrentarme a la Justicia terrenal.

"Ya enterré los documentos. Ahora debo quemar las fotos de Makoto-kun y esa mujer. También debo buscarle un lugar seguro a mamá y a papá. Inventarme una excusa de como murieron, antes de que los del banco vengan y me pregunten por ellos. ¿Enfermedad? No. ¿Y si le hacen autopsia a sus cuerpos?" - Me quedé pensativa ante la probabilidad que se abriera una investigación legal del caso. "Puedo decir que unos criminales lo hicieron, pero entonces, ¿dónde estuve yo todo ese tiempo y por qué no dije nada? M-Maldición... E-Estaba bajo amenaza. Si, eso. Pero debo buscar a quien incriminar y ya maté a Makoto-kun..."- Detuve mi caminar, recostándome de un poste de luz.

"Uugh, mamá, papá, todo es culpa de ustedes. Si tan solo me hubieran escuchado. ¿Por qué tenían que complicarlo tanto? Ahora debo llegar a casa para terminar de cavar y limpiar las manchas de sangre. - Detuve mi caminar, con mi mirada en el vacío.
-¡Ahh...! ¡E-Espera, madre! ¿No te habías ido a trabajar...? - Mencioné esas palabras ladeando mi cabeza de lado, mirando mi madre a los ojos, aunque la realidad era que no había nadie allí. Mantuve silencio, escuchando lo que mi madre tenía que decirme. Me deseaba bendiciones y caminó hacia mi para darme un beso de despedida. Estaba hablando con otra ilusión sin saberlo. Un esquizofrénico no distinguía la ilusión de la realidad. Un paciente de esta enfermedad tenía dificultades para diferenciar lo que son alucinaciones y lo que son percepciones reales. Por suerte, fue una alucinación "leve", pudo haber sido peor, llevándome a descontrolarme en medio de la nada.

-Que te vaya bien. - Mencioné sonriendo a la nada.

............

Abrí la puerta de la casa. -¡Buenos días, mamá, papá, Ao-kun! - Entré animada con la comida en manos y llegué hacia la mesa donde solía reunirme con mis padres a comer. Allí puse las bolsas de comida, notando como mi compañero estaba despierto, organizando algunos muebles

-¡Buen día, Ao-kun! ¡Te traje pancakes! ♥ ¡Por favor, toma asiento! ¡Ahora vuelvo! - Salí corriendo del lugar con bastante energía. Ao-kun encontraría un buen desayuno en las bolsas: Cuatro pancakes para cada uno, alguna que otra chuchería que acompañaba la comida, y de bebidas un jugo de naranja.

Pasaron algunos minutos y traje conmigo los esqueletos de antes, acomodándolos en las sillas frente a nosotros. -¡Desayuno familiar! ♥ - "Familia", algo que siempre quise tener. En mi mente, estaban mis padres presentes, una reunión familiar como cualquier otra. En la realidad, eran esos esqueletos. Sonreí, y fui detrás de la silla de Ao-kun para recostarme de su cuerpo y darle un beso tierno en la mejilla. -Buen provecho, querido. - Le dije en voz baja y dulce, manteniendo mi sonrisa, apartándome de mi compañero y comenzando a masajear sus hombros, estando a espaldas de él. Eran pequeños gestos, pero era mi forma de demostrarle mi amor. Esa mañana había amanecido muy animada.

-Ahora si, una presentación formal, Ao-kun. ♥ - Me puse al lado de mi querido y miré los esqueletos. -Mamá, papá, este es mi novio, Aoshin Monji. - Hice una reverencia. -Aoshin, estos son mis padres. -Llevé mi mirada al pelinegro con una sonrisa.

Para Aoshin quizás eso fuera extraño. Denuevo volvía a presentarlos, aunque Yuno actuaba como si no recordara el incidente de la noche anterior. Un leve lapso de pérdida de memoria, negación, estaba mintiéndo o bien él podría sacar alguna otra teoría sobre lo que ocurría. -Si tienes algo que preguntarles, por favor, no tengas miedo en hacerlo. - Claro que Ao-kun tenía muchas preguntas, pero yo no sabía que él se había puesto a investigar por la casa y había encontrado ciertos documentos que no quería que leyera. Aquella aclaración la hice porque yo estaba pensando en otro tipo de preguntas. Preguntas positivas por ejemplo, algo relacionado a pedir permiso para salir conmigo, lo que una adolescente normal querría vivir... En esos momentos había bajado mi guardia, había olvidado lo que hice y en lo que me había convertido porque estaba feliz. Era un mundo nuevo con Ao-kun en mi casa. Fui a la silla donde solía sentarme ya en los últimos tiempos: Un lugar más apartado de la pequeña mesa, pero al estar Ao-kun presente, moví la silla y me senté junto a él para tomar mi desayuno.

-¡Buen provecho, Ao-kun! ♥ ¡Mamá y papá ya comieron, así que no te preocupes! - Sonreí, recostándome por unos momentos de su hombro para sentir su cuerpo, pero volviendo a retomar mi compostura para comenzar a comer mi desayuno.




No estoy loca... Yo solo amo con locura... ~ ♥

MIIII SHIN-SAMAAAAAAAA >__<:

¡Gracias por los Stamps, Red! ^^

♥ Ficha ♥ Cronologías & Relaciones ♥

avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
43309
Reputación :
14
Mensajes :
294

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Y entonces te embargan la casa y se va todo por la arbolada... [Shin-sama]

Mensaje por Aoshin Monji el Dom Jul 16, 2017 9:17 pm

La pelirrosa llego mientras el se encontraba acomodando algunos muebles, aunque adelanto un poco del trabajo confirmo sus sospechas, tardarían mucho si no se metían de lleno en el asunto -Buen día Yuno - Menciono acercándose a la mesa para buscar su desayuno, mientras que ella se marchaba por un momento, tenia hambre así que comenzó a servir la comida en partes iguales, pero no comenzaría sin ella, espero por un rato hasta que su compañera llego con los esqueletos que había visto la noche anterior "Esto es... extraño..."

A pesar de la situación, el joven mantuvo una expresión neutra, como si aquello fuese lo mas normal del mundo, de momento solo importaba que ella se sintiera cómoda, no quería arruinar su buen humor, luego se encargaría de ayudarla con "esos" asuntos -Agradezco el detalle, pero no tienes porque hacer eso - Aunque estaba disfrutando de los masajes de la pelirrosa, queria terminar con el desayuno para regresar al trabajo -Mejor siéntate y vamos a comer - El no esperaba que volviese a presentarlos, pero si había perdido o bloqueado su memoria de la noche anterior, le seguiría la corriente, por lo cual hizo una leve reverencia, por mas raro que se sintiera hacerlo... De nuevo -Es un placer conocerlos -

No estaba seguro de que preguntarle a los esqueletos... Luego cayo en cuenta de que ese pensamiento había sido uno de los mas raros que había tenido, aunque ya había hablado con espíritus, demonios y demás, pero esa situación era diferente para el pelinegro -Creo que ya se lo suficiente acerca de tus padres, ya vivimos juntos, así es un poco tarde para pedir permiso, aunque...- Elevo su mirada para dirigirse a los esqueletos -Pronto volveré para pedir la mano de su hija - Considerando lo que le habían hecho a Yuno no se sentía del todo bien diciendo eso, pero el comentario era para que su compañera lo escuchara, así que daba lo mismo.

Comenzó a comer de forma calmada, observo de reojo a su compañera mientras que ella movía una silla para ponerse a su lado, luego de eso, la pelirrosa se recostó en su hombro brevemente, pero el decidió ignorar sus acciones en todo momento. Termino su desayuno luego de unos minutos y espero a que Yuno también lo hiciera, giro su cabeza para observarla por un segundo, sujeto su rostro con delicadeza y se acerco para besarla con ternura antes de ponerse de pie -Gracias por la comida, ahora vamos, aun tenemos mucho que hacer- Dicho eso salio de la cocina y comenzó a caminar hasta el final de pasillo.

El ya había guardado parte de las lamparas y adornos mas pequeños en algunas cajas, pero solo los de un par de habitaciones, la casa era muy grande como para hacerlo solo, también había organizado parte de los muebles, si querían terminar ese día, tenían que comenzar a sacarlos antes de que llegaran los de la mudanza -Oye Yuno! ¿sabes donde podría darme una ducha? ahora estoy bien, pero puede que luego lo necesite! - Grito desde el pasillo.


Yo hablo - "Yo pienso" - Yo actúo.
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
26643
Reputación :
5
Mensajes :
123

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Y entonces te embargan la casa y se va todo por la arbolada... [Shin-sama]

Mensaje por Yuno Gasai el Sáb Jul 22, 2017 6:57 pm

Lo que me gustaba de todo esto es que era una mañana completamente diferente. Vivía en la ilusión de tener una nueva vida. Aquella vida que tanto querida, acompañada de mis padres y mi querido novio. Todavía podía mejorar, pero estaba consciente de que había que trabajar en mi relación de pareja y en lo que me faltaba de los estudios para graduarme. Me aseguraré de construir esa vida poco a poco, con el tiempo y trabajando duro para eso. No pasaba nada. Todo era perfecto. Construiría esa vida y familia feliz que tanto deseaba junto a mi querido Ao-kun.

-Creo que ya se lo suficiente acerca de tus padres, ya vivimos juntos, así es un poco tarde para pedir permiso, aunque...- Elevo su mirada para dirigirse a los esqueletos -Pronto volveré para pedir la mano de su hija.

Estaba mirando a Ao-kun un poco confundida. ¿En qué momento aprendió tanto acerca de mis padres? No tenía idea, pero me gustaría saber. ¡Quizás habían hablado en privado sin que yo supiera nada! ¡Kyaaaaaaa! ¡Eso tenía sentido! ¡Con razón mamá y papá no decían nada, porque ya conocían a Ao-kun y querían dejarnos hablar a solas! A-Aunque espera... ¿Dijo algo acerca de pedir mi mano...?

Me quedé completamente inmóvil. El rubor me ganó y coloreó todo mi rostro. Shin-sama quería que yo fuera su prometida...! -¡Aahh...! - No sabía que responderle. Puse las manos en mis mejillas, avergonzada. Mi corazón latía rápido ante tal propuesta. Ser la señora oficial de Aoshin-sama... Papá y mamá no se habían negado. ¡Eso quiere decir que aceptaban mi compromiso! Y yo... ¿Tenía que decir algo? Desconocía. Nunca había estado en una situación así. Mas no quería dejar a mi amado con la interrogante. -¡E-Estaré esperando, Ao-kun! - Le respondí con amabilidad, cerrando mis ojos por la timidez y hablando rápido por los nervios. Le brinqué encima a mi compañero y lo abrazé fuerte, riendo por lo bajo, apretando su cuerpo y transmitiéndole toda la ternura posible. Puse mi frente sobre la de él y le sonreí. -Seamos uno esta noche, Ao-kun... - Susurré aquellas palabras sin darme cuenta de lo que decía. Mi subconsciente había hablado y yo me limité a acariciar su mejilla. Lo amaba tanto... Tanto... -Me haces la mujer más feliz de tan solo escuchar tus intenciones... - Uní mis labios a los de mi compañero, dándole un beso suave que duraría algunos segundos, para luego apartarme.

Finalmente me senté junto a él, dedicándome a comer mi desayuno en silencio, pero con un leve rubor en mis mejillas y una pequeña sonrisilla tímida. Por el momento parecía que mis padres estaban tímidos con mi nuevo invitado. No estaban hablando absolutamente nada, pero tampoco se negaban o se levantaban de la mesa en señal de desaprovación, así que pensé que todo estaba bien. Lo que si es que me hubiera gustado más interacción familiar por parte de ellos.

Nos mantuvimos comiendo hasta que mi compañero terminó primero que yo. En mi caso, muchas veces era un poco más lenta comiendo si no estaba en modo competitivo. Es decir, de vez en cuando comía rápido para hacer carreritas, pero prefería disfrutarme la comida poco a poco. Puse los cubiertos sobre el plato con intenciones de ir a lavarlos, pero Ao-kun hizo algo un poco inesperado para la ocasión. Sujetó mi rostro y se acercó para besarme con ternura... "Shin-sama..." - ...obviamente correspondí su beso, hipnotizada, dejándome llevar por la transmisión de ternura de sus labios. Lo amaba. Lo quería hacer mio en esos momentos, pero...  

Mi compañero se apartó de la mesa... -Gracias por la comida, ahora vamos, aun tenemos mucho que hacer. - Aahh... Maldita sea. Si tan solo pudiera quemar la casa y olvidarme de todos estos asuntos legales. ¡Quería desaparecerlo todo! Mas mi fidelidad como hija seguía estando presente. Bajé la mirada y decidí ir a lavar los platos para luego reunirme con mi compañero. También tenía que limpiar la mesa. No estaba sucia, pero era una costumbre que se me había pegado por tantos años de correción que mi madre me había dado.

-Oye Yuno! ¿Sabes donde podría darme una ducha? Ahora estoy bien, pero puede que luego lo necesite!

Reí levemente. Dejé los platos allí y me asomé por la pared de la cocina para mirar con una sonrisilla a mi compañero. -El baño está cerca de las habitaciones. Podemos ir cuando gustes. - Sonreí con amabilidad, metiéndome a mi misma en esa ecuación: Aoshin + Ducha + Yuno = Final Feliz. Salí de atrás de la pared para dirigirme a mi compañero, dando pequeños saltitos infantiles hasta llegar a donde él, dando una vuelta para abrazarlo y subir la mirada para verle a los ojos. -Aunque también podemos usar el jacuzzi que está en el cuarto de mis padres. ♥ - Le sonreí poniéndo mi dedo índice sobre los labios de mi compañero, buscándole juego coqueto.

Comencé a caminar hacia al frente, llevándo el cuerpo de mi compañero en contra de una pared, acorralándolo contra esta y mi cuerpo. Entrecerré mis ojos que dejaban salir un leve brillo rojizo, fijándolos sobre los orbes de mi compañero. -También podemos bañarnos en el patio de la casa, al aire libre. - Hice silencio para dejar en suspenso a mi compañero. Quería ver a Ao-kun nervioso, además de que también me preguntaba cual sería su respuesta si tomaba la iniciativa para ofrecerme a bañar con él.

Dejé salir una leve risilla, inocente, juguetona... -¡No seas mal pensado, Ao-kuuuun! ♥ - Le miré inocente. Como si esas insunuaciones sútiles no hubieran sucedido. -Me pondré un traje de baño y no pasará nada. ¡Confía en mi! - Reí por lo bajo, y le sonreí, ladeando mi cabeza.

Me aparté de mi compañero para seguir con el trabajo de la mudanza. Para suerte o desgracia de Ao-kun, yo no tenía conocimiento de lo que era el espacio personal si de pareja se tratase. Eran muchas veces al día en las que él había sido invadido de esa forma. Con el tiempo iba en aumento. Ahora tenía que visitar el cuarto de papá y mamá para recoger esa habitación, y preparar el Jacuzzi en caso de que mi acompañante quisiera bañarse ahí junto a mi. Le daría unos masajes, le endulzaría el oído y lo llevaría a ese lugar. Si ♥ Había que planear a futuro si era por el bien del romance. ♥ No era que estaba manipulando la situación, para nada. Yo solo cumplía con mi deber como la buena novia que era. ♥

De momento no tenía conocimiento que mi compañero había leído esos documentos importantes, los de mi enfermedad y lo que en realidad pasó con la casa. Tampoco sabía que había visto fotos que no tenía que ver. Así que por mi cabeza pasaban dos cosas: Intentar ligar con mi acompañante, y pensar en una excusa para salir del lío en el que me había metido. Es probable que tuviera que matar a los del banco o a los que quisieran hacer una investigación en mi contra. Sin embargo, eso probablemente levantaría más sospechas. A no ser que lo hiciera ver como un trágico incidente, como algo del día a día. Quizás tuviera que mover los cuerpos de los desgraciados a los barrios bajos, fuera de Éadrom. Que se viera que ellos había visitado ese lugar por su cuenta. Debía planear muy bien que iba a hacer con mis asesinatos en serie, y a la vez evitar que Ao-kun se enterara de que cometí estos crímenes.

¿¡Pero qué estaba diciendo!? ¡Tenía que proteger que nadie me separase de mi amor! ¡Así que no eran crímenes! Era Justicia.





No estoy loca... Yo solo amo con locura... ~ ♥

MIIII SHIN-SAMAAAAAAAA >__<:

¡Gracias por los Stamps, Red! ^^

♥ Ficha ♥ Cronologías & Relaciones ♥

avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
43309
Reputación :
14
Mensajes :
294

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Y entonces te embargan la casa y se va todo por la arbolada... [Shin-sama]

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.