image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!
Últimos temas
» Saludos Mortales Del Séptimo Universo.
Hoy a las 7:53 am por Takeda

» Ficha Una y Fufu, con un cuervo
Hoy a las 3:04 am por Khaeli Dunkheit

» Mi acosadora y yo (?)
Ayer a las 11:52 pm por Hana Iwafune

» Ausencia [Perdón xd]
Ayer a las 11:09 pm por Joshua Black

» Ficha de Rol
Ayer a las 10:31 pm por レオ reo

» Un día de exploración [privado]
Ayer a las 10:25 pm por Mitsuki Fujimori

» Busqueda de algo Inusual. ¡Yaaay! ^__^
Ayer a las 10:10 pm por Yuno Gasai

» Ausencia, espero que corta
Ayer a las 7:57 pm por Alice Donakis

» TIENDA DE ITR
Ayer a las 7:40 pm por Noire N. Reiss

» Criatura mística II [Priv. Jestro]
Ayer a las 7:16 pm por Dylan Kuroki





















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

White Knuckles [Priv. Lucille]

Mensaje por Killhë Farlow el Vie Mayo 12, 2017 11:09 pm

Recuerdo del primer mensaje :

El cazador se paseaba cual león enjaulado desde el tejado del edificio, estaba harto de esperar y comenzaba a creer que el vástago que seguía a la rubia esa no era tan predecible como el esperaba. No, si lo era. Había seguido a la rubia por culpa de quien denominaba “imbécil”, el lío en el cual estaba metido ahora era culpa de ese imbécil. Había partido como una pista, una de la que él había desconfiado sin embargo tenía que seguirla, como cazador se debían agotar todas las fuentes y así lo hizo; el problema fue que la pista no acababa donde él deseaba que acabase pero tampoco termino siendo un callejón sin salida, todo lo contrario, la pista le abrió la puerta a un visión que no esperaba encontrar, una que lo confundía y que lo había hecho dudar de sus habilidades, la visión tenía un nombre: Lucille.

La mujer rubia era una humana ”¿Realmente lo era?” no estaba seguro, incluso ahora, después de una semana de seguirla como un perro, no estaba seguro. Lucille, quien detrás de esa sonrisa amable y constante que le sacaba de sus casillas con la misma rapidez que una fila de más de cinco personas para pagar las compras, desde lo que definía a sus ojos a un humano no estaba seguro de lo que ella era y eso como el cazador que lo calificaba, con los milenios que traía a la espalda, en los huesos quebrados, en el ir y venir del cielo a la tierra no podía permitirlo, no podía permitirse no saber, su orgullo no se lo permitía. Así que, se quedó solo para saber que carajos pasaba con ella, porque ante sus ojos no podía definirla, le molestaba, le jodia los huevos de sobremanera y no iba a dejarla ir tan fácil, no ahora que no sabía si ella era una amenaza o no.

Su instinto más visceral le decía que la mujer de amplias sonrisas no era una amenaza ”Pierde su tiempo dando de comer a otros, joder” pero su lógica implacable le impedía restar la posibilidad y en medio de ese ir y venir, de esa investigación que lo había llevado a saber incluso donde vivía, las horas que trabaja y en que ocupaba su tiempo libre como un maldito depravado acosador se había dado cuenta que no era el único que la seguía, que no era lo único que la seguía. A pesar de los siglos ya no debería importarle pero ¿cómo era posible dejar de impactarse al notar el cadáver putrefacto con el cabello y las uñas extremadamente largas, ojos hundidos, yagas abiertas y ese olor tan característico a muerto que exhumaba un vampiro? Porque si eso era belleza, él tenía serios problemas para identificarla. ¿Cómo era posible pasar por alto semejante amenaza, cuando él vástago estaba al acecho, esperando su oportunidad? Para él, Lucille carecía de sentido del peligro y por ello se encontraba en el tejado del edificio donde ella habitaba, observando desde la altura que revolvía sus oscuros cabellos como el no muerto llegaba puntual a la cita.

-Tsk…- eso fue lo único que salió de sus labios en forma de gruñido justo antes de dejarse caer hacia las escaleras de incendio, se había prometido a si mismo que acabaría con el vampiro esa noche, que eliminaría una amenaza más de las calles de esa podrida ciudad, ese antro de seres y luego dejaría a Lucille a su suerte, porque ella había sido su problema sin desearlo por demasiado tiempo. Su cuerpo emitió ese sonido seco al golpear contra el metal firme de la escalera, el vástago elevo sus ojos carmesíes respondiendo con una mueca
-Al parecer la inteligencia no es tu fuerte cazador ¿creíste que no me daría cuenta que la vienes siguiendo? No soy estúpido- anuncio el vampiro limpiando con una delicadeza que a Kill solo le produjo asco los restos de sangre que quedaban en sus labios -Y es mía- añadió justo antes de echar a correr pisos hacia arriba, Killhë no dudo, dejo que sus instintos se entregaran a la caza.

El vástago no llego a tiempo porque el cazador se lo impidió, un par de pisos más abajo del departamento de Lucille acababan de enzarzarse en una violenta pelea amparados por la noche, en algunas ocasiones parecía que el vampiro tuviese la ventaja pero el cazador conocía bien su trabajo, el ruido que ambos emitían atraía las miradas curiosas de quienes habitaban en los pisos inferiores, sin embargo, la rapidez de sus movimientos no alcanzaban a ser visibles para todos. La pelea continuó y con ello la violencia de sus ataques, en una maniobra certera el vástago consiguió alejarse del cazador avanzado los pisos faltantes y si no hubiese sido porque la agilidad del vampiro estaba mermada probablemente Kill no lo hubiese alcanzado con tal facilidad.

Su cuerpo impacto contra el vampiro, quien de frente al cazador y de espaldas al vidrio, penetró en uno de los departamentos, la fuerza del impacto hizo que el vampiro barriese con muebles a su paso y terminase tendido en el piso con el cazador sobre él.


off rol:
Bella me disculpo si se me paso algo que ya son la 1 aquí y sabes que nunca me quedo hasta tan tarde ;u; , siento que me quedo medio raro, debe ser por el sueño, en fin espero que te guste <3.
Te dejo mis ideas para el tema por interno! *u*
avatar
Dromes : 47038
Reputación : 2
Mensajes : 26
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: White Knuckles [Priv. Lucille]

Mensaje por Lucille Dawletern el Vie Jun 01, 2018 8:34 am

En ese instante se sentía extrañamente tranquila y le sorprendía darse cuenta que la presencia de él no la incomodaba a pesar que su mirada la ponía nerviosa por la fuerza de la misma, él realmente tenía una presencia imponente al punto en que podía sentir el peso de la misma cuando él la miraba fijamente pero aun así no había incomodidad en ella, no era una persona en extremo confiada, aunque no lo demuéstrala de alguna manera no bajaba su guardia o al menos eso creía pero ¿Cómo desconfiar cuando él no había tenido ninguna acción cuestionable contra ella? Muy pocos se hubiesen quedado sin hacer nada de haber estado situación como la de minutos atrás en el pasillo que conectaba el baño con su habitación y aparte la había salvado la noche anterior y no dejaba de ¨regañarla¨ por ser tan descuidada por lo que simplemente no podía mirarlo como alguien malo.

Sin embargo cuando él avanzo, Lucille como era de esperarse intento retroceder pues aunque su presencia no la incomodaba el tenerlo tan cerca conseguía abrumarla de una manera que ella jamás creyó posible, era una sensación extraña, una especie de hormigueo que la recorría centímetro a centímetro seguido de sentir un nudo en su estómago. Pero su acción la tomó por sorpresa, aquel primer ¨golpe¨ en su frente y Lucille mostro una expresión de perplejidad ¨tonta, tonta¨ repitió él seguido de otros dos golpecitos y ella frunció en ceño en respuesta, estuvo a punto de decirle algo, de quejarse cuando le tomo la mejilla —ouh…— Musito con voz tenue ante aquel ¨pellizco¨ y por inercia su mano busco apartar la de él —No necesitas se grosero, solo intento ser amable— Contesto mientras se sobaba la mejilla más que nada por la sensación que le había dejado pues no la había lastimado en realidad.

Lucille no necesito decir nada, el violento sonido del estómago del azabache había frenado aquella frase que seguro llevaba otra palabra altisonante de por medio y fue inevitable para ella mostrar una sonrisa de victoria y cierta satisfacción en su mirada pero sin llegar a ser presuntuosa —¿lo ves? No es tan difícil…es un gusto conocerte Killhë— Termino por decir con esa sonrisa suya al tiempo que regresaba a lo suyo en la cocina —…— Disfruto lo que duro su pequeño ¨triunfo¨ aunque ya había imaginado que no duraría debido a esa peculiar personalidad que pudo notar de él ¨no es falta de percepción, solo quiero vivir sin el miedo de pensar que me puede pasar algo en cualquier momento¨ pensó pero no lo exteriorizo y solo se limitó a cortar las manzanas en cuadritos después de haberles quitado toda la cascara.

Y ya le había dado la espalda para comenzar a cocinar lo que había preparado con anterioridad, el olor a vainilla, canela y la manzana comenzaba a inundar esa área de la cocina aunque también el olor a tocino y ante su pregunta apretó los labios con suavidad ¨no es el primer monstruo¨ el término despectivo que él había utilizado no era algo con lo cual ella describiría a las personas que había conocido desde su llegada a la ciudad y pensó en negarlo, no por querer mentir pues en realidad se debía a su intención por ¨proteger¨ pues si él les decía ¨monstruos¨ hablar al respecto seria exponer a aquellos que había conocido y que de monstruos a su parecer no tenían nada.

Pero no pudo negarse, al sentirlo detrás de su espalda se tensó de manera inevitable, un escalofrió le recorrió el cuello y sintió sus mejillas arder…se sentía en extremo sensible y lo asocio al hecho de estar con las emociones a flor de piel —E-estas demasiado cerca…— se aventuró a decir apenas en un suspiro con voz trémula y tenue sin atreverse a voltear, estaba intentando enfocarse en lo que cocinaba —y no los considero monstruos… aunque si he tenido encuentros donde algunos han intentado dañarme, no considero que todos sean iguales, he conocido personas realmente agradables— Pero él tenía razón Lucille no era ¨tan buena¨ sobreponiéndose, había llorado la noche anterior, mirándola a detalle, sus ojos delataban su condición al no haber dormido nada, había sentido miedo, había pensado en lo que pudo sucederle pero intentaba…realmente intentaba pensar en el lado bueno para no enfocarse en lo malo, estaba viva, no había sucedido nada en extremo grave y era gracias a él.

—Prepare tostadas francesas con manzana y canela pero no estaba segura si te gusta lo dulce así que hice tostadas con huevo, queso y tocino…— De alguna manera estaba buscando la forma de cambiar el tema pues no deseaba dar más detalles de las personas que ella consideraba ¨buenas¨ para no exponerlos y su manera de desviar el tema era con comida, había preparado dos opciones en caso de que el dulce no resultara de su agrado —¿te gusta el café? ¿Té? ¿O prefieres jugo de naranja o manzana?— En definitiva Lucille no era buena ¨evadiendo¨ aunque lo intentaba, estar demasiado cerca de él la ponía nerviosa así que se alejó de la estufa, de él y se dirigió a la alacena a su derecha y al abrirla tuvo que ponerse en puntillas para tratar de alcanzar los platos...debía recordar ponerlos en un área más accesible.


Desayuno(??):





Gracias al Staff por la imagen <3
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 21 Dromes : 50137
Reputación : 11
Mensajes : 232
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: White Knuckles [Priv. Lucille]

Mensaje por Killhë Farlow el Miér Jun 27, 2018 8:06 am

“No necesitas ser grosero, solo intento ser amable” las palabras de la hermosa rubia se clavaron en sus pensamientos, justo ahí radicaba el problema en “ser amable”. Ella era demasiado amable para su nivel de tolerancia -que de por si era escasa- y tenía que admitir que le costaba creer que un humano, un simple y común humano pudiese tener un nivel de “bien”, si podía denominarlo de alguna manera, a tal grado como ella lo expresaba; Killhë estaba consciente de que Lucille era demasiado buena para ser una humana, un ángel que le había tocado ver las peores partes de los humanos ¿cómo tragarse el cuento tan fácil? No podía, sencillamente no podía a sabiendas de la verdad, de la verdad que había aflorado en su día a día cuando la había seguido sin que ella supiera y sin que el fuera a decirlo, ahí radicaba una de las tantas luchas, nuevamente la luz le abofeteaba la cara recordándole que podían haber más cosas, cosas que el mismo había negado.

El cazador retrocedió para volver a apoyarse en el mueble a su espalda al dejar de lado sus propios pensamientos, no porque le importase el espacio personal de la hermosa rubia o porque ella lo hubiese mencionado, todo lo contrario, sabía que si seguía tan cerca de los olores de la cocina las necesidades humanas volverían a florecer y eso lo fastidiaba bastante. Escuchó lo que ella decía con total atención “mentirosa” pensó al instante con esa sonrisa felina y de alguna forma eso le agrado, saber que podía esconderle cosas la hacía menos buena, la volvía más humana, la volvía más alcanzable para alguien como él, sino ¿Por qué se empeñaría en encontrarle los defectos y hacer que ella los reconociera? Killhë, como todo ángel, siempre estaba inevitablemente atraído hacia la luz sin embargo sus preferencias diferían de lo que su naturaleza dictaba por completo -¿vas a girarte a mirarme la cara cuando hablas o tendré que hacerlo yo mismo?- no había ni una pizca de sutileza en sus palabras, la sonrisa que ella no había visto ya se había borrado de su rostro y seguía siendo la mueca de siempre.

-¿Se supone que la pregunta del té o el café es una de tus formas para cambiar el tema? Porque es una mierda- Kill lo estaba disfrutando no era algo que podía evitar, cuando su “encantadora” personalidad se ponía a juego le gustaba pasar por encima de lo que fuera, lamentablemente para la hermosa rubia quien recién venía a conocerlo no era algo que pudiese dominar, quizás con el pasar del tiempo Lucille pudiese darse cuenta que en esas situaciones un “te callas Farlow, ahora alcanza los platos” serían suficiente para contenerlo e impresionarlo viniendo de alguien como ella más ahora, la hermosa rubia tendría que recurrir a otra estrategia si quería “detenerlo”. El la siguió con la mirada esperando algún tipo de reacción sin hacer amago de una galantería que no estaba en sus genes, quizás otro le hubiese ayudado con los platos, se los hubiese alcanzado y dejado a mano incluso quien quería ir más allá le ayudase a servir para luego ir a comer juntos pero él no, él estaba esperando una reacción de su parte así que hizo lo que todo cazador haría en esa situación: presionar.

-Sería imbécil de tu parte creer que dejaría pasar algo así, así que crees que parte de esas pestes son agradables…¿de igual forma crees que yo soy agradable solo por haberte salvado anoche? ¿Qué te salven el culo es sinónimo de agradable y bueno para ti? ¿o es porque te han invitado a tomar té y comer algo?- el tono de voz frio y la forma despectiva de sus palabras resonaron contra las paredes de la cocina -El lobo también puede disfrazarse de oveja Lucille, así le es más fácil meterles el dedo en la boca a chicas como tú, con la confianza- directo y quizás doloroso, el cazador cruzo el espacio de la cocina hacia ella con rapidez, levanto su brazo izquierdo para colocar su mano sobre los platos -¿si te alcanzo los platos pensaras que soy mejor persona que antes?- añadió sacando uno con facilidad  por sobre la cabeza de la hermosa rubia - ¿y si lo dejo caer justo ahora, seguirías pensando lo mismo?- la sonrisa torcida acompañada de las palabras y sus impulsos feroces, el cazador estaba tratando de hacerle ver un punto, su boca volvió a ser la mueca de siempre y sus ojos fríos se clavaron en la calidez enigmática que desprendían los de Lucille -No porque te salven o te ayuden significan que son buenos o agradables- el cazador volvió a colocar el plato en su lugar y ahora no estaba muy seguro si hablaba de las alimañas o el mismo -los monstruos seguirán siendo monstruos, pueden no dañarte a ti directamente pero a alguien más lo hicieron, lo han hecho y lo van a hacer por eso deben ser exterminados-

Kill se apartó con la misma rapidez que había cruzado la cocina de regreso a donde estaban las tostadas, como si lo que acababa de decirle fuera lo más normal del mundo, como si el exterminio de otros seres vivos o razas fuera el pan de cada día para todos, tomo una tostada con huevo y tocino le dio un mordisco, su estómago le agradeció y él se dio cuenta que hacía bastante tiempo que no comía nada que supiera bien o fuera una comida nutritiva -prefiero lo salado y comer de pie-
avatar
Dromes : 47038
Reputación : 2
Mensajes : 26
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: White Knuckles [Priv. Lucille]

Mensaje por Lucille Dawletern el Mar Jul 10, 2018 10:21 pm

En definitiva él la ponía nerviosa, el pensar en voltear a verlo era suficiente para que sintiera un nudo en su estómago y es que le resultaba más sencillo contestarle al estar alejada y sin tener contacto visual con él…la fuerza de su mirada le resultaba tan peligrosa y atrayente al punto de hacerla sentir como una polilla atraída a una trampa de luz y eso sin duda la ponía de alguna manera a la defensiva aun si no lo demostraba, Lucille no era tan confiada como aparentaba aun si su personalidad le impedía apartar la vista de alguien que necesitara ayuda, aun si se ponía en riesgo por eso, formaba parte de ella, su personalidad y esencia.

—Sí y también porque quiero saber qué es lo que prefieres tomar— Contesto casi de inmediato al escucharlo, y ahí estaba su incapacidad de mantener un engaño por mucho tiempo, había admitido que de alguna forma había buscado desviar la conversación aunque también le había dejado claro que esa pregunta de la bebida igual se hubiese presentado aun si no hubiese tenido algo que quisiera ocultar. Sin embargo no había sentido a negarlo, él se había dado cuenta y ella no era buena mintiendo o engañando sin embargo ocultar cosas era algo que no se le daba tan mal…su vida antes de llegar a Éadrom por ejemplo, sus culpas, miedos y tristezas que solo en soledad salían a flote pues siempre iba por la vida mostrando una sonrisa, esa amabilidad característica, su bondad comparable con la de un ángel.

Sin embargo mientras intentaba alcanzar los platos, al escucharlo desistió en su intento para voltear a verlo, por fin después de varios minutos evitando hacerlo y en su expresión podía notarse cierta incomodidad por las palabras y la manera que tenía él de decirlas —No… — Ni siquiera pudo decir más allá de esa palabra pues su intención había sido contestarle sin embargo al verlo acercarse, se tensó y solo lo observo mientras seguía escuchándolo ¨¿y si lo dejo caer justo ahora, seguirías pensando lo mismo?¨ Aquello solo provoco que Lucille frunciera con levedad el ceño y apretó los labios como un gesto de su propia molestia, aun así intento mantener la calma…ese lado orgulloso de ella evitaba que permitiera darle el gusto de alterarla, aunque siempre había sido como un libro abierto, sus facciones la delataban y en ese instante su mirada había cambiado ligeramente.

—No pienso que hacer algo ¨bueno¨ ya hace a alguien agradable— Contesto de pronto esta vez sin desviar su mirada, no había titubeos ni mucho menos nerviosismo aunque solo se debía a que él había conseguido tocar una fibra sensible en ella —No considero que seas agradable solo porque me salvaste, pero tampoco considero que seas tan mezquino como demuestras, sigues hablándome de los peligros sin intentar dañarme ¿no es contradictorio? Incluso con tu terrible actitud intentas darme lecciones ¿Por qué lo haces? Para mí eso solo es que incluso alguien con tu actitud tiene algo de bondad e intentas prevenirme, de lo contrario ¿Por qué te esfuerzas tanto por hacerme creer en lo que dices y demostrarme que eres alguien ¨terrible¨ cuando solo han sido malas palabras, acompañadas de una mala actitud pero sin ninguna mala acción contra mí?— Para ese punto Lucille por fin estaba expresando aquello que había estado callando, lo había dejado hablar todo lo que quería sin embargo ahora era su turno de responder y parecía no desaprovecharlo —alguna vez alguien dijo ¨si los ángeles pueden matar ¿Por qué los demonios no pueden amar?¨ Sin embargo Lucille no estaba consciente que esas palabras las había recitado un demonio enamorado de un ángel…que ella había sido quien escucho esas palabras de la voz de un demonio a quien había amado en esa vida que había dejado atrás y que no recordaba —¿odiarías a un león solo por cazar una cebra?, no entiendo mucho de los seres existentes en Éadrom pero nadie elige nacer de cierta manera, solo actúan en base a su naturaleza pero me niego a creer que solo por eso son ¨completamente malos¨ y deban ser repudiados— Ella estaba consciente que no todos tenían las manos limpias, incluso el pelinegro ahí frente a ella pues lo había visto pelear sin dudar ni un segundo en asesinar pero no lo consideraba alguien ¨malo¨ pero si difícil de tratar.

“Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo¨ pensó aquello sin atreverse a exteriorizarlo cuando lo escucho decir que debían ser ¨exterminados¨ como si fuera algo tan sencillo de hacer —…— Y no tuvo palabras para aquello, ella aun recordaba la primera y última vez que detono un arma, las imágenes llegaban para atormentarla siempre y esa cicatriz en su cadera era el constante recordatorio del pecado que cometió, aun si lo había hecho para defender a su padre y a si misma movida por la adrenalina y el miedo…aun si se repetía que fue en defensa accionada por el temor –que así había sido- no quitaba el hecho de que le había arrancado la vida a un hombre y ese hecho fue lo que la obligo a huir de Seattle y buscar refugio en Éadrom dejando atrás a su padre quien protegiendo a su hija se ofreció a pagar por el crimen.

Pensar en eso provoco que sus ojos se tornaran cristalinos y olvido por un instante el hambre que la había estado invadiendo…sentía el estómago hecho un nudo y rápidamente se dirigió al refrigerador pasando por enfrente de él, de alguna forma buscando distraerse y evitar mostrarse afectada por sus propios recuerdos —y bien…¿Qué prefieres tomar?— cuestiono al abrir la puerta del refrigerador tratando de calmar el repentino temblor en su voz, sentía la garganta seca y solo estaba buscando cualquier cosa que le ayudara a calmar ese nudo formado aunque en ese instante en realidad solo estaba buscando ¨ocultarse¨ fingiendo buscar el cartón de jugo de manzana que tenía al frente nada más abrir la puerta.






Gracias al Staff por la imagen <3
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 21 Dromes : 50137
Reputación : 11
Mensajes : 232
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: White Knuckles [Priv. Lucille]

Mensaje por Killhë Farlow el Sáb Jul 21, 2018 11:26 am

El cazador trago la primera tostada de tres mordiscos y no puso atención a Lucille hasta que esta le contesto, fue un buen golpe tenía que admitirlo, si hubiese sido un puñal probablemente le hubiese dado de lleno de forma certera donde más daño pudiese hacerle; giró hacia ella de medio lado y la observo desde la distancia que había entre ambos sin interrumpirla, kill no era estúpido entendía las palabras de la hermosa rubia a la perfección y parecía que ella lo estaba descubriendo con facilidad ¿Cómo lo hacía ahora? Ni el mismo entendía porque se estaba esforzando tanto con Lucille, podía sentir la atracción inexplicable hacia la luz pero no era la primera vez que lo sentía, ni la primera mujer o hombre que lo hacía sentir de esa forma atraído irracionalmente hacia la real bondad, sin embargo, era la primera vez que realmente se esforzaba porque esa persona huyese de él, lo despreciaría y decidiese no volver a verle en su vida porque esa era la única forma de que estuviese a salvo de él mismo.


“¿Qué eres? ¿Qué buscas? ¿Por qué aún sigo aquí?”



Las preguntas se agolpaban en él y ya no estaba seguro si el cuestionamiento interno inicial era para él o para ella. El cazador tenía claro que si Lucille hubiese sido otro ser mítico ya estaría muerta por su propia mano y si en la semana que la siguió como el mejor perro de caza no hubiese visto todas esas señales ya no seguiría allí en su cocina comiendo sus tostadas, comiendo sus tostadas “¿Qué mierda estás haciendo imbécil?”

Apretó los puños iba a hacer amago de avanzar hacia ella para demostrarle que estaba equivocada con él, que sus intenciones no eran buenas no obstante al hablar de ángeles y demonios algo se desencajó en su interior era como un engranaje que había dejado de funcionar y lentamente le paralizaba, el reloj interno que se cortaba y dejaba de dar cuerda, ya no estaba seguro donde estaba el centro de gravedad -¿Qué?- la pregunta fue casi inconsciente, no le importaban los seres de esa mierda de ciudad, no le importaban las personas en esa podredumbre de ciudad, solo le importaba la misión que le habían encomendado pero…¿Por qué? ¿Para volver al cielo? No, Kill sabía que allí no estaba la respuesta de lo que estaba buscando, de lo que lo carcomía por dentro, de lo que lo tenía podrido.

Turbado, violento y contenido a penas la observó en silencio, podía ver como a ella le afectaba el tema y como se esforzaba a duras penas para mantenerse centrada ¿orgullo? ¿a punta de fuerza de voluntad? Eso no le importaba, le hacía sentir incomodo los sentimientos que la rubia estaba expresado, el cazador no sabía cómo lidiar con ello ni siquiera sabía cómo lidiar con sus propias emociones menos iba a lidiar con las emociones ajenas, otros quizás la hubieran contenido, abrazado y alentado pero kill…bueno era simplemente él, la peor calaña sin mayor esfuerzo -¿Vas a largarte a llorar por esto?- espetó molesto -menuda mierda y lio estas hecha- apretó los puños y avanzó hacia ella -mírame cuando te hablo, deja de evadir la situación a la cual llegaste ¿te gusta jugar a la señorita bondad con seres como yo? Pues vas a salir pagando- nuevamente el cazador ya no sabía si las palabras y afirmaciones eran para Lucille o para el mismo -Tú no sabes de todo lo que es capaz un ángel, matar en nombre de dios es solo el comienzo de una interminable lista de mierdas y atrocidades de las cuales son capaces y ¿un demonio enamorado?- la mueca en el rostro de kill, esa expresión hiriente se ensancho -un demonio no ama, no está en su naturaleza, el demonio se siente atraído hacia la bondad, hacia la perfección y por ello moverá las montañas que sean necesarias para alcanzarla…- El cazador estiro una de sus manos hacia la rubia y la apoyo en la pared al costado del refrigerador atrapándola entre él y el artefacto electrónico, se inclinó hacia ella, cerca nuevamente de su oído izquierdo solo a centímetros de la piel de su rostro -pero cuando la alcance y la tenga, no sabrá que hacer con ella y terminará destruyéndolo todo, un demonio no ama lucille, ni siquiera a ti podría amarte sin destruirte en el intento-

Kill se alejó lentamente sin quitarle la mirada de encima -olvídate del jugo, este juego del desayuno se acabó- le dedico una última mirada gélida antes de salir por la puerta de la cocina en busca de sus dagas para largarse del departamento.
avatar
Dromes : 47038
Reputación : 2
Mensajes : 26
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: White Knuckles [Priv. Lucille]

Mensaje por Lucille Dawletern el Dom Jul 22, 2018 7:21 am

Lucille estaba tratando de mantener sus emociones a raya pero la situación del crimen cometido tenía poco que había sucedido, poco mas de un año pero para ella parecía ser realmente algo fresco como si hubiese acontecido el día anterior, por momentos creía sentir que la cicatriz le dolía como el día en que fue creada esa marca en su cuerpo como un recordatorio de que las personas podían traicionarla aun si le decían que la amaban, que no importaba cuanto quisiera a alguien no podía confiar al 100% porque podían traicionarla, el recordatorio de que incluso ella no estaba exenta al mal pues aunque no había sido su intención, la verdad era que había asesinado a alguien y eso era algo que ella no podía olvidar.

¨¿Vas a largarte a llorar por esto?¨ lo escucho decir y apretó los labios mientras su mano sostenía con fuerza la puerta, no quería que sus palabras malintencionadas le afectaran pero estaba sensible porque era la primera vez que alguien conseguía exponerla de esa manera, sacar un lado de sí misma al cual no estaba acostumbrada, no sabía lidiar con la molestia, el enojo y la incertidumbre pero él la había estado exponiendo a esa clase de emociones y simplemente no sabía cómo reaccionar al respecto ¨mirame cuando te hablo¨ lo escucho decir con ese tono molesto y ella por inercia se irguió en cuanto lo escucho avanzar y lo miro, sus ojos se notaban aún más claros por las lágrimas que pese a todo no habían caído y casi parecía tener un gesto desafiante aunque solo era por su esfuerzo de intentar que él no la afectara…por fingir que no la intimidaba aunque lo hacía, realmente lo hacía.

Y aun así no contestaba, solo lo miraba y ante sus palabras ¨Tú no sabes de todo lo que es capaz un ángel¨ estuvo a punto de contestar con un ¨lo se¨ pero se contuvo al no comprender por qué esa repentina certeza ¿Cómo podía saber de qué era capaz un ángel si nunca había visto uno?  Pero fueron sus siguientes palabras lo que realmente le afectaron ¨un demonio no ama¨ sintió como si esa afirmación fuera un puñal clavándose y retorciéndose en su corazón pero no por la manera en que se lo decía  había algo más, profundo e inexplicable —…— Pero ante la cercanía, la mano temblorosa de Lucille se posó en el pecho del pelinegro con la intención de apartarle aunque sin llegar a hacer presión al escucharlo  ¨ni siquiera a ti podría amarte sin destruirte en el intento¨ había dicho él y esta vez las lágrimas cayeron involuntarias como habían hecho la noche anterior al ver la marca del ángel ¨¡No te ama…solo cree que lo hace pero cuando descubra que no es así te matara!¨ sintió una punzada de dolor en su cabeza ante ese recuerdo difuso ¿Quién había dicho eso? ¿Dónde lo había escuchado?  No tenía la más mínima idea que esas palabras habían sido recitadas por una de sus hermanas cuando fue un ángel, esa hermana que buscando protegerla ocasiono la tragedia de su muerte.

Y se quedó ahí, en silencio sin dirigirle la mirada después de que se apartó, parecía impactada por algo y podía parecer que se debía a lo que él había dicho, que la había afectado a ese punto aunque lo cierto era que sus palabras solo habían desencadenado el recuerdo de aquella frase que había provocado ese estado actual en ella —…— Sin embargo las pisadas de él alejándose la hicieron reaccionar y se retiró las lágrimas con el dorso de la mano —Aun si eso es cierto, mi manera de pensar no cambiara, si soy destruida por amor aun si es solo un sentimiento unilateral…no me importa porque es algo mío, lo que yo siento seria real…— Esas mismas palabras ya las había dicho, no como humana, si como ángel aun si no lo recordaba ni estaba consciente de eso ¨yo lo amo y aunque él no lo haga, lo que yo siento es real, incluso si muero por eso seré feliz porque es algo mío, ese sentimiento me pertenece y me niego a creer que no puede amar…sé que puede hacerlo, algo así no se finge¨  le había dicho a su hermana sin saber que sería la última vez que se verían…

—Lave tu chaqueta y tus cosas están ahí…— Termino por decir mientras se dirigía a una puerta oculta por una cortina en la cocina la cual daba a una especie de balcón el cual utilizaba para colgar la ropa cuando lavaba a mano  Le indico esta vez un tanto seria…incluso desanimada para después regresar al área de la estufa con la intención de seguir con sus tareas habituales tratando de esa manera de ya no darle importancia, lo había dejado dormir, lo invito a almorzar  y ya no había motivo para seguir ¨reteniéndolo¨ su intención había sido agradecerle y ayudarlo…lo había hecho y de alguna forma quedo con un sabor amargo pero no se arrepentía aun si sus emociones terminaron siendo un verdadero lio.  Sin embargo cuando Killhé tomara la chaqueta se daría cuenta que no solo la había lavado…había intentado arreglar las partes dañadas, realmente era buena con las cuestiones manuales aun si no era tan buena como una costurera al menos no era un completo desastre con el hilo y la aguja. —Todos merecen a alguien que los ame, incluso tu— Musito no con la intención de que la escuchara, no estaba consciente de que él podía escucharla en realidad pues pensaba que una vez tomara sus cosas se iría.





Gracias al Staff por la imagen <3
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 21 Dromes : 50137
Reputación : 11
Mensajes : 232
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: White Knuckles [Priv. Lucille]

Mensaje por Killhë Farlow el Dom Jul 29, 2018 5:51 pm

A espaldas de la rubia entre la sala y la cocina el cazador se sentía extraño ¿qué era? La furia y la molestia de toda la situación se mezclaban con el reloj que había dejado de correr en su interior ante el debate de los ángeles y los demonios, pero había algo más, justo ahí a sus espaldas, Lucille se lo estaba gritando a la cara y él no era capaz de captarlo. Chasqueo la lengua molesto el silencio que se había formado luego de su última afirmación fue interrumpido por el propio sonido del golpe de su puño contra la pared para descargar un poco de su frustración, sentía el revoltijo de todo lo que no podía controlar, aquello que odiaba ¿porque no podía haberlo golpeado? Hubiese sido tan fácil de ser así ¿insultado o humillado? Podía lidiar fácilmente con ese tipo de emociones pero ahora tenía que hacerla retroceder, parecía que Lucille le gustaba daba portazos con los muros que eran su personalidad.
¿Por qué me sigo esforzando?

La escucho desde su posición -eres…estúpida- respondió ante su visión del amor sin girarse a ella, su interior, esa vocecita que lo acompañaba en su inconciencia volvía a reprocharle que estaba intentándolo nuevamente pero ya era demasiado tarde, ya había hablado mandando al carajo al centro que le permitía ser lo que era, un cazador -tu visión del amor es kamikaze Lucille, estas dispuesta a todo por un sentimiento que solo te responderá a medias con luces de felicidad y te arrastrará consigo hasta su propia destrucción- su voz fría, la mueca que era su sonrisa, su cuerpo tenso ¿Por qué mierda seguía ahí respondiéndole? ¿Porque seguía esforzándose tanto con la rubia? Se giró cuando ella mencionó lo de la chaqueta siguiendo el movimiento de su cuerpo con su mirada, lentamente volvió a ingresar a la cocina hacia su chaqueta sin embargo antes de tomar la prenda de cuero y largarse le dedico una última mirada a ella, la hermosa rubia estaba desanimada, triste, totalmente distinta a lo que él había seguido cual perro de caza durante una semana entera finalmente killhë solo había necesitado unas horas para apagar la sonrisa del rostro de Lucille y no sabía cómo sentirse frente a aquello …

Intento dejar de lado sus sentimientos renunciando a observarla centrándose en su chaqueta y en sus armas que, curiosamente, estaban ahí con el resto de sus cosas. Noto con rapidez como ella había intentado arreglar los agujeros de la prenda de cuero y algo se removió en su interior, su mano se movió hacia la prenda pero quedo a medio camino cuando la escuchó, fueron solo unos segundos en que sus palabras lo habían dejado paralizado; se centró en tomar la chaqueta nuevamente, en colgar sus armar circulares en el cinto, en recoger el resto de sus cosas y armarse para la guerra que era su vida -No lucille- dijo al fin cuando ya estaba listo, no había molestia ni enojo en su voz, no había frialdad ni dobles intenciones de cierta forma se podía palpar el vacío, la nada que le producía el tema a alguien que no había amado desconociendo por completo los alcances y bondades del sentimiento, a alguien que no buscaba ni le interesaba llegar a él y sobre todo, a alguien que lo necesitaba con desesperación -no todos merecemos que alguien nos ame, menos alguien como yo-

No la miro antes de salir del lugar, ni se detuvo en la sala por dudas solo avanzo recto hacia la salida mientras sus emociones corrían mezcladas e inconexas hacia todas las direcciones con la certeza de que al abandonar el departamento de la rubia, cuando su figura dejara de distraerle, de atraerle, de retenerle, podría volver a centrarse. El cazador abrió la puerta con rapidez y la cerro a su espalda en un solo movimiento dejando atrás a la hermosa rubia y a todo el peculiar episodio que habían vivido, con la foto que había robado de su cajonera aun escondida en sus bototos, era una simple corazonada, una peligrosa corazonada porque se la llevaba a ella consigo pero habían intenciones más grandes que simples deseos, Kill tenía que averiguar quién era el hombre de la foto y con un poco de suerte, sabría que era finalmente la rubia.
avatar
Dromes : 47038
Reputación : 2
Mensajes : 26
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: White Knuckles [Priv. Lucille]

Mensaje por Lucille Dawletern el Jue Ago 09, 2018 7:47 pm

No importaba lo nerviosa que podían ponerla sus acciones o lo hiriente de sus palabras, Lucille tenía firme su pensamiento al respecto, sabía que su manera de ver el amor no era la ideal y ese mismo pensamiento le había traído mucho muchos problemas, solo había amado a una persona, tanto en su vida pasada como en su vida actual, la misma persona sin saberlo y como había sucedido antes…la felicidad fue intensa y con poca duración dejando sufrimiento para ella aunque en ambos casos había sido diferente el desenlace casi pudo ser el mismo, ella muerta por amar tanto a la persona equivocada.

Aun así prefirió no contestar más a todo lo que él le decía, le resultaba realmente desgastante para sus emociones y ya había sentido demasiado desde la noche anterior, solo quería su tranquilidad de vuelta, esa pequeña burbuja de calma que le pertenecía, su ¨sitio seguro¨ y retomar su actitud positiva después de desahogarse pero en soledad, porque a pesar de todo Lucille era ese tipo de persona, procuraba no mostrar su tristeza, sus inseguridades y dudas, su actitud derrotada, prefería experimentar y afrontar esas emociones sola y solo compartir su alegría y sonrisas.

En un intento por ahogar su propia incertidumbre, abrió el agua del grifo y comenzó a lavar los pocos trastes que había utilizado mientras esperaba y fue entonces que lo escucho y por fin se dispuso a voltear, aun si él ya no la miraba, Lucille no pudo evitar una pequeña sonrisa, no importaba que pasara o lo mal que se sintiera, de alguna manera siempre encontraba algo para sonreír y espero hasta que escucho el sonido de la puerta cerrarse —Realmente te deseo que puedas encontrar a alguien que lo haga— Expreso aun si él ya se había ido, alguien que aseguraba no merecer el amor no podía ser alguien malo, para ella significaba que había arrepentimientos o que no consideraba correcto algo en su vida y realmente le deseaba lo mejor a pesar de esos momentos tensos que experimentaron.






Gracias al Staff por la imagen <3
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 21 Dromes : 50137
Reputación : 11
Mensajes : 232
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: White Knuckles [Priv. Lucille]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.