image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!
Últimos temas




















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!

image

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Finalizada Soy un dragón teseracto {ID Arikawa Fubuki}

Mensaje por Invitado el Lun Mayo 08, 2017 4:46 pm

Datos personales

   Nombre: Fubuki
   Apellidos: Arikawa
   Apodos: -
   Fecha de nacimiento: 29 de Marzo de 2001
   Sexo: Hombre
   Orientación sexual: Bisexual
   Ocupación: Estudiante
   Salon / Sección : 1º B
   Casa: Verde
   Raza: Dragón (Ryu/Oriental)
   Edad: 16 años

   
Descripciones

   Descripción física:

A pesar de ser un hombre, no puede decirse de mí que sea una persona de gran tamaño, ni tan siquiera alcanzo la talla media. Sí, soy un enano de alrededor de un metro sesenta, dos centímetros por encima de dicha talla. Claro está, soy peso pluma. Mi complexión es bastante delgada, ligeramente más femenina que masculina, y únicamente alcanzo a pesar los cincuenta y dos kilos. Por cierto; mi piel es algo tostadita a pesar de lo poco que me expongo al Sol.

Mi pelo es de color negro, un negro relativamente claro en el espectro de colores. No suelo dejarme el pelo demasiado largo, como mucho hasta el final de mi cuello. Mis cabellos los llevo lisos, no me gusta nada hacerme peinados extravagantes y tampoco tengo tanto como para realizarlos, como mucho destacar que tanto mi flequillo como el final de mi cabellera está formado por variados mechones. Separo un par de mechones en mi frente, todos aquellos pelitos en los que tengo unas mechas.

Tengo ojos bastante grandes, más expresivos de lo que me gustaría admitir, cuyos irises son de un color similar al de mis cabellos, tal vez uno o dos grados más oscuros. Pestañas cortas, gracias a dios no soy afeminado en todo, aunque mis cejas si son más bien finas. Tengo una nariz chata, pequeñita gracias al cielo, y orejas de un tamaño normal, creo yo.

No soy muy original que digamos para elegir con qué vestir: a parte del propio uniforme del instituto, los colores que más llevo son los oscuros, predominando el negro claro está.

Cuando paso a mi forma verdadera, toda mi piel se ve recubierta por escamas tan negras como el carbón y de mi frente surgen un par de cuernos similares a los de un ciervo, pero grises como la ceniza. Alcanzo una longitud aproximada de catorce metros ya que, bueno, aún me queda bastante tiempo por desarrollarme como ryu, además de que mi masa aumenta hasta las… cuarenta toneladas. Lo sé, suena a mucho, pero es menos de lo que pesa una ballena azul adulta.

   Descripción psicológica:

¿Por dónde debería empezar? Creo que puedo considerarme una persona que sabe comportarse delante de los demás cuando es necesario, entiéndase en clase, presentaciones o cualquier ámbito profesional. Me gusta hablar con respeto en esas situaciones e intentar llevar una actitud impecable. Creo firmemente en la importancia de dar una buena impresión desde el primer momento, ¿para qué? Para que así sea demasiado tarde cuando las personas que se han vuelto más cercanas a mí se den cuenta de qué clase de persona soy realmente.

Eh, no quiero decir que sea una mala persona en realidad. Aunque desde luego no puedo ser declarado como un santo. Como ya dije antes, guardar las apariencias es algo que me parece primordial, pero claro, solo son apariencias. No soy el tipo de persona que realmente se preocupe por los demás, priorizo mucho antes mi bien estar al de los demás, soy creyente ferviente del dicho “ándeme yo caliente, ríase la gente”.  Ojo, no por ello voy a ser un borde ordinario, al menos mientras no esté frente a una persona que no me caiga en gracia.

Si una persona amiga mía tuviese que elegir alguno de los pecados capitales para definirme, lo más seguro es que hiciese referencia a la lujuria. Me gusta mucho hacer referencias constantes a temas eróticos cuando tengo confianza con alguien, normalmente para bromear. A la hora de la verdad, seguramente sería como cualquier personaje de anime harem y huiría de cualquier situación real de ese tipo… ignoremos mi tendencia al contacto físico como si fuese lo más normal del mundo. Por mi parte, diría que si algo fuese a llevarme al infierno, eso sería la pereza. No me gusta nada moverme ni esforzarme por nada, a menos que sea algo que requiera de mínimos esfuerzos.

No puedo decir que sea una persona demasiado romántica, no creo que nunca me haya enamorado… bueno, tal vez de algún personaje ficticio, pero en lo que respecta a personas reales, nada de nada. Y, como punto final, debo decir que mi humor es realmente sarcástico.

   Gustos:
• La cultura otaku.
• Pasar horas delante de cualquier pantalla.
• El helado de vainilla.

   Disgustos:
• Ser llamado emo o gótico, no pertenezco a ninguno de esos dos grupos.
• El chocolate. Es un postre que me repele bastante a decir verdad.
• Cualquier tipo de embarcación. Me marea demasiado viajar por mar.

   Aficciones/Hobbies:
• Cocinar para mí mismo.
• Rolear en redes sociales.
• Pasar la noche en vela.

   
Poderes

   Habilidades:
Personales:
• Soy bueno cocinando.
• Tengo una memoria buenísima, sin llegar a ser fotográfica.
• Se me da bien la informática, puedo hacer hackeos sencillos.
Raciales:
• Pueden levitar, capacidad de volar sin necesidad de tener alas.
• Pueden llegar a medir 30 metros.
• Gran capacidad de resistencia, velocidad y fuerza física.
• Capacidad de hablar mediante la mente en su forma dragón, si bien, no pueden leer la mente del ajeno, se pueden comunicar por esa vía.

   Debilidades:
Personales:
• Sufro de vértigo, por lo que no puedo volar ni muy alto ni rápido.
• Desconozco por completo cualquier arte de combate.
• En forma de dragón, no tengo escamas en mi vientre, por lo que este queda vulnerable.
Raciales:
• No controlan ningún elemento.
• Sus aullidos no aturden y alcanzan no más de 20 metros de distancia
• En su forma humana no poseen capacidad de hablar mediante la mente aún cuando los otros dragones si pueden.

   
Historia

   Historia:
De seguro estás esperando leer una historia apasionante, llena de sangre, peripecias y numerosos hechos heróicos… no, lo siento, seré un dragón pero no tengo ni 20 años, ¿qué clase de locura esperas que sea la vida de una persona normal? Que si, que me transformo en reptil gigante, pero enserio, no tengo nada raro.

Nací en el seno de una familia bastante común, con mi padre, madre y hermana pequeña, los cuales eran amo de casa, funcionaria y una cría, respectivamente. Y no, no me siento atraído hacia ella, por si te lo preguntas. De pequeño no podía decirse que fuese un niño demasiado popular, mi humor maduró demasiado pronto para la mente de los demás niños (solo el humor, seguía siendo un total niñato en todos los demás aspectos), aunque con las niñas si me llevaba mejor… pero odiaba que me quisiesen vestir como ellas. Nunca tuve las mejores calificaciones tampoco, seguramente por no estudiar demasiado, pero tampoco era algo que me importase.

Pubertad, o como también es llamada: juventud, preciado tesoro. Fue a los doce años que conocí a mi primer amor… era preciosa, una muchacha, los polígonos que la formaban eran tan triangulares… si, fue jugando al Tomb Driver de la Nidento 46 fue lo que inició en mi esa tendencia hacia los personajes en dos dimensiones, algo que preocupó a mi familia y amigos hasta tal punto que me llevaron al psicólogo. Menos mal que este les dijo que estaba perfectamente bien, aunque nunca se lo terminaron de creer, al menos eso intuía.

El tiempo fue pasando, y yo fui volviéndome una persona cada vez más hipócrita y egoísta. No crecía y eso me frustraba. Era un poco abusón, pero me cansé, ser tan violento no era algo divertido… me acabé distanciando… quería ser uno de los llamados hikikomoris… y, ¿qué hicieron mis padres en respuesta? Pues algo fácil, sencillo y para toda la familia, me internaron en el instituto Takemori, aquel de la ciudad donde nací, Éadrom, fastidiando mis planes de irme a estudiar a otra región lejos de su visión. Y bueno, no puedo decir que mi vida haya estado siendo la peor desde que entré… pero, hasta el momento, aburrido.

   Otros datos:
• Suelo llamar “Marcos” a todas las personas cuyo nombre desconozco, independientemente de su género.

   Apariencia humana: Imagen 1 Imagen 2 Imagen 3

   Apariencia verdadera: Imagen
   Nombre del físico: Shuu
   Anime/Manga/videojuego: Inazuma Eleven Go

avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Finalizada Re: Soy un dragón teseracto {ID Arikawa Fubuki}

Mensaje por Demian Serkin el Lun Mayo 08, 2017 5:35 pm

¡Ficha aceptada!


Takemori te recibe con los brazos
bien abiertos. Esperamos que tu
Estancia aquí sea agradable y que te diviertas
mucho con nosotros.
Si te encuentras banead@ del chat, no te asustes,
Puedes solicitar que te desbaneen en Este tema
Si aún no te han dado el color y rango, sé paciente.
Para cualquier cosa, consulta con nosotros ^^
Diviertete y...

¡Arrasa con lo veas y generoso no seas!(?)




Otras cosillas:

Gracias a la genialosa de Noire por la firma ♡
avatar
Edad : 24 Dromes : 638020
Reputación : 27
Mensajes : 1037
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.