FELIZ CUMPLEAÑOS
Hace 6 años se creó esta comunidad con la intención de unir a los roleros y crear una familia. Hoy me es grato decir que se ha cumplido desde el inicio. Bienvenidos a Éadrom, bienvenidos a Takemori.

Muchísimas gracias a todos nuestros usuarios. Este es un triunfo que compartimos no solo con los registrados actuales, si no también con aquellos que se fueron.
Muchas gracias!
6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
CENSO
DE JULIO
¡FIRMA OBLIGATORIA!
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Crónicas de una colisión (Aliisa Nyund)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Crónicas de una colisión (Aliisa Nyund)

Mensaje por Tashiro Monji el Lun Mayo 01, 2017 9:12 pm

Ambiente:

La lluvia golpea de lado y bruscamente en sus cuerpos. Estos dos individuos caminan de manera decidida y lenta, buscando un lugar en particular, Las ruinas de Haradon.
Aquel lugar donde se especula que los testigos habitan, con las posiciones que alguna vez pertenecieron al gran sabio Haradon, reliquias cuyo conocimiento y poder, pueden cambiar el curso de la vida misma.

Aquellas dos personas son Aliisa Nyund y Tashiro Monji, profesor y alumna, maestro y discípula, juntos embarcados en la aventura de encontrar a los testigos, uno ayudando codo a codo al otro, para descubrir respuestas que los beneficien moral y físicamente. El panda busca saber mas sobre sus orígenes como Ancestral, solo hay 5 ancestrales en toda la tierra, aquellos 5 seres que son la representaciones de los valores de la vida, una fuerza que excede la imaginación. Por otor lado, la sacerdotisa, quien buscaba un libro para ayudar a su clan, libro que resulto ser una de las reliquias de Haradon. Fue asi, y un encuentro amigable en el templo de los testigos de Éadrom, que ellos se conocieron, prometiéndose apoyar el uno al otro.

En el transcurso del viaje, el anciano ha contado varias historias, compartido conocimiento y enseñando algunas cosas a su alumna. En pocas palabras, Aliisa es una discípula de Tashiro, el la protegería sin importar que y también le enseñaría cosas para que ella pudiera valerse por si misma, a la vez que se apoyan mutuamente en esta aventura.

El clima parece ser que les esta enviando un mensaje, la lluvia se siente como dagas mensajeras de algún espíritu que quiere contarles algo, pero no puede hacerlo, solo los prepara para lo que se avecina.
Tashiro ha brindado uno de sus famosos trajes protectores, con una resistencia sobrenatural para que Aliisa no pase frio y no se vea afectada por las gotas de la lluvia, ambos con una capucha misteriosa que les cubre el rostro. Ese traje es el mismo que usan los de la Guardia Real (E.E.P) El escuadrón especial de protección del cual Tashiro es el capitán, y cada uno posee uno de esos distintivos trajes blanco y largos, parecido a un kimono blanco samurai. Este tipo de trajes caracteriza y hace reconocidos a los 5 del escuadrón, que le regale algo así a Aliisa, significa confianza al cien por cien.


Kimono:


Ya están cerca de la ubicación de aquellas ruinas, pero incluso, antes de llegar, pudieron notar que algo no anda bien con los alrededores. Cientos de metros lejos del punto a donde había que ir, todo esta destruido, pueden apreciar esto subiendo a unas rocas devastadas, una vez allí, contemplaron un enorme cráter lleno de destrucción, escombros y pozos. Aquí ha pasado una catástrofe, y su llegada el dia de hoy no es coincidencia.

-No puedo creerlo...- Su boca esta semi-abierta por la impresión. -¿Que ha sucedido?-


Explicacion:
Para saber lo que paso en el lugar "Ruinas de Haradon" aquí esta la batalla previa http://www.institutoroltakemori.com/t17292-en-busca-de-los-testigos-el-caos-se-desata


Takari
De la boda:


La Guardia Real (E.E.P)
avatar

Edad :
97
Dromes :
191381
Reputación :
24
Mensajes :
676

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Crónicas de una colisión (Aliisa Nyund)

Mensaje por Aliisa Nylund el Jue Mayo 04, 2017 4:25 pm

Era la primera vez que dejaba la ciudad desde que había llegado, y en ese sentido la chica no era muy de aventurarse por su cuenta. Si era cierto que antes de llegar allí había tenido estancia en diferentes ciudades, pero ciertamente ya había pasado tiempo de aquello, por lo que en cierta forma se le hacia raro y emocionante. Era un día en el que el sol había decidió quedarse detrás de las nubes y no pelear por su lugar en el firmamento, pero además de la ausencia de ese cuerpo estelar colosal, la presencia de la lluvia y un tremendo viento conformaban una fuerte tormenta.

A pesar de la poca fuerza que la joven poseía, y a esto se le sumaba un pequeño y frágil cuerpo, no se dejaba estar y con mucha determinación daba cada paso, segura y emocionada continuaba la caminata con aquel hombre del templo que ahora era además de su maestro, un buen amigo. Buro por su parte se encontraba al lado de Aliisa y aunque se encontraba en su forma pequeña el fuerte temporal no le afectaba tanto como uno pudiera haber pensado. De hecho en algún momento el dragón blanco marfil en algún momento pensó hasta ponerse a espaldas de la joven de cabellos rosados y empujarla para que pudiera continuar caminado, pero no la nórdica mostraba que la fuerza en su alma era más útil que la de su cuerpo.

Además Tashiro le había obsequiado un hermoso traje con el cual se podía proteger muy bien, mas a la pelirosa en cierta forma le daba pena tener que cargar con semejante traje importante son realmente saber si lo merecía. -Muchas gracias por prestármelo Tashiro, prometo devolverlo en una pieza- le dijo con una sonrisa en su rostro que denotaba su enorme agradecimiento. No era que no quisiera el regalo, pero sabia que se trataba de algo importante y sentía que no debía quedárselo puesto que ella ni siquiera había hecho nada por la ciudad.

Una vez cerca de su destino el paisaje comenzaba a cambiar, y Aliisa sentía que su corazón le dolía cuando veía algún árbol caído o hasta incluso incinerado “Pero ¿Que paso acá…?” se preguntaba mientras movía su cabeza de lado a lado intentando observar todo con cuidado, incluso podía observar que hasta el suelo que pisaban ya no tenía vida, sino que estaba saturado con una extraña energía. Y  al llegar al final del camino supo porque tanto caos podía ver. Se detuvo a ver a Tashiro, el se encontraba tan sorprendido como ella. -¿Esto no es parte de las ruinas verdad?- preguntó la chica medio a sabiendas de la verdad de aquel cráter.

En ese momento Buri inmediatamente volvió a su forma normal, mostrando una colosal imagen de un dragón blanco. La única forma de cruzar sería sobre él ya que era tan ancho como profundo aquel cráter. -Creo que mejor intentamos cruzarlo no?- le preguntó mientras subía al lomo de Buri con ayuda de este, quien también ayudaría al maestro de Aliisa posicionarse sobre su lomo también. Luego de esto,  Buri desplegó sus alas y se elevó en el aire por encima del cráter. Viéndolo desde arriba podían apreciar la perfección simétrica que tenía aquel agujero en la tierra. -Quien tendría tal energía para hacer esto? Además es innegable la cantidad de esa energía que quedo impregnada sobre el suelo- comentó la chica mientras se sujetaba del cuello del dragón y miraba hacia abajo. -Si queres podemos bajar e inspeccionar un poco antes de seguir hasta las ruinas- le propuso amablemente, aunque si elevando un poco su tono de voz por la cantidad de viento que no permitía escucharse claramente entre ellos.


Narro-hablo- pienso


I.W.E:


Quedo genial la firma Vin *-*

Gloriosa familia Kiwi:
Derechos al autor de la frase(?




Cosas del Uss ♡♡♡:



avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
72876
Reputación :
3
Mensajes :
132

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Crónicas de una colisión (Aliisa Nyund)

Mensaje por Tashiro Monji el Sáb Mayo 06, 2017 11:18 am

Lo que esta en frente de sus ojos no es coincidencia, la destrucción que hay en los alrededores no parece que fueran parte de las ruinas, tampoco parece como si hubieran estado siempre allí. -No, no lo es...- Respondiendo a la primer pregunta de su discípula, esto definitivamente no es parte de las ruinas de esta lugar, el panda ya ha conocido bastantes ruinas y lugares legendarios, y este no era uno, esto es el escenario de lo que dejo el paso de una bestia. Las dudas se incrementaban y Tashiro cada vez estaba mas incomodo. ¿Y si todo este viaje era peligroso y esta poniendo en riesgo la vida de Aliisa? En ese momento, su sentido ancestral se activo, la protegería con su propia vida. El primer paso, era expresar confianza, no debe preocuparle.

-Pero descuida, todo esto debe tener un porque, avancemos para ver si podemos encontrar algo. Dudo mucho que en este cráter haya quedado algo, es todo simplemente... un vació...- Primero mirando a su alumna, y luego observando el cráter de reojo, pues no parece que haya quedado nada en el.

De repente, el majestuoso Buri hizo presencia transformándose en un dragón de gran tamaño. Es la primera vez que lo ha visto en esta forma, así que quedo fascinado los primeros momentos al verlo, siempre le han gustado las criaturas mágicas, una especie de vida distinta pero muy sinceras.

-Buri- Dijo sonriendo al animal, tratando de calmar aquel ambiente serio ante tanta destrucción frente a sus ojos. Con ayuda del dragón, Tashiro se sube al lomo del mejor amigo de la maga, era cómodo y bastante entretenido, nunca lo había hecho antes, volar arriba de otra criatura, una de las tantas experiencias que compartiría con Aliisa. -Si, desde los aires podremos tendremos una vista mas favorable mientras intentamos cruzar- Dijo ya listo para partir y casi cayéndose cuando la criatura empieza su vuelo, lo ha agarrado desprevenido.

Ya tranquilos, con el aire y la lluvia, la cual ahora esta mas tranquila y es solo una simple llovizna de invierno, ambos vuelan por los aires junto con Buri, observando cada minimo detalle que pueda ayudarlos en su búsqueda. Mientras observaba para todos lados, escucha la pregunta de la joven Nyund, ¿de quien podría ser esa energía? Y Tashiro aun no se había dado cuenta, tal vez fue porque estaba muy concentrado en proteger a Aliisa y la escena de la destrucción, pero alrededor y dentro de todo el crater, una energía roja, que apenas puede verse, esta como impregnada a la tierra, como si fueran residuos de energía de algún tipo de ser extraño. Casi de inmediato, se le vino una persona a la mente, Kyuzo. Aquel hombre que se ha presentado en su oficina con su hija en brazos, como si estuviera amenazándole con matarla. El fue quien le dijo a Tashiro sobre su verdadera naturaleza, aunque de manera muy vaga y sospechosa, de allí, el panda empieza a investigar todo lo relacionado a ancestrales y testigos, pues necesita respuestas.

-Esta energía... es tan hostil...- Exactamente lo mismo que pensó cuando Kyuzo se hizo presente en frente de el. No hay dudas, Kyuzo ha estado aquí, y eso preocupa mas al anciano. Su mirada se ha desviado con cierta preocupación a Aliisa, ¿en que la ha metido? Si Kyuzo esta cerca, el no podrá defenderse de la manera adecuada, no si tiene a alguien a quien proteger. Debe estar atento, debe planear un plan de retirada para el peor de los casos. -Parece que tenemos que seguir avanzando para averiguarlo- Dice desafiante, ocultando su preocupación, mirando como su hermosa alumna le proponía bajar para investigar, ella esta entusiasmada por seguir investigando y el esta preocupado por ella en todo momento. Al ver su inocencia y determinación, hizo que esbozara cierta sonrisa, definitivamente Aliisa es alguien especial que vale la pena proteger.

-Por supuesto, bajemos, tal vez esa energía pueda darnos algunas pistas, aunque mejor tratemos de no tocarla- Dijo sujetando su capucha, pues el vuelo y la lluvia hace que su ropa se mueva un poco.

Ningún de los dos se ha percatado de la presencia de alguien sospechoso, que estaba en las ruinas pero que aun así puede observar tanto el cráter y a los 3 aventureros con mucha claridad. ¿Quien seria?


Aquella extraña persona, ¿sera Kyuzo?


Takari
De la boda:


La Guardia Real (E.E.P)
avatar

Edad :
97
Dromes :
191381
Reputación :
24
Mensajes :
676

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Crónicas de una colisión (Aliisa Nyund)

Mensaje por Aliisa Nylund el Sáb Mayo 13, 2017 12:23 am

Al recibir la aprobación de Tashiro, la chica le indicó a Buri donde sería un buen lugar para bajar a recorrer un poco el lugar, y así lentamente comenzaron el descenso.  Tardaron apenas unos minutos puesto que Buri no estaba muy convencido de la idea de tener que bajar a inspeccionar al cráter, pero como siempre terminaba haciendo lo que Aliisa le pedía.

Una vez en suelo firme, el dragón ayudó a sus pasajeros a bajar con cuidado.  Si antes, desde el borde del cráter podía sentir la energía de aquella persona, ahora era increíblemente fuerte, era extraña y se sentía como si fuera la primera vez que sintiera algo así. “Qué raro que se siente…” pensó mientras intentaba analizarla, pero era en vano porque no podía obtener nada nuevo.

De hecho para la nórdica sentir la energía de otra persona era como conocerlos a través de sus vibraciones, pero a diferencia de muchas otras veces sentía como si hubiera algo que estuviera cubriendo la esencia de la persona en si… ¿o era que no había en realidad mucho más en ella de lo que se podía observar? Su duda era tal que hasta había pensado en tomar un poco de la tierra seca que quedaba en el lugar con su cargada energía, mas Tashiro le había recomendado no tocarla, y probablemente tuviera razón y algo malo se escondiera en ella.

-Supongo que en verdad no quedó nada de nada en este lugar…- dijo mientras caminaba un poco por el área, intentando hacer como un pequeño reconocimiento del lugar y ver si quedaba algo que fuera de su ayuda, pero lo único que podía ver era solo tierra seca, y como hasta de un color rojiso. Tomó su daga de su bolso, puesto que no había mucho más a mano y trazó un espiral en ella. Tenía la certeza de que la tierra que estaba bajo sus pies se encontraba sin vida, y que había quedado totalmente infértil, y por eso mismo no le sorprendió lo que vio.


El espiral para los celtas era el símbolo de la vida eterna, y de cierta forma el suelo gozaba de una vida eterna, a no ser que fuera maltratado por alguna situación en especial, como muchas veces pasaba con la actividad granjera, pero así y todo nunca dejaban sin vida el suelo en su totalidad. Para Aliisa usar estos símbolos como las runas era totalmente habitual, por lo que cuando pudo observar como una diagonal roja atravesaba el espiral en el suelo, confirmo su sospecha. La tierra  ya no tenía vida, y por lo tanto, nada que se encontrara dentro de ella en el momento que ocurrió la explosión seguramente también hubiera muerto. –Por eso tampoco hay insectos por aca entonces…- dijo desanimada al saber que tal tragedia tuvo lugar, simplemente para ella era difícil imaginarse una situación en la que semejante poder tuviera que ser utilizando.

Caminó de vuelta hacía el lugar en el que había aterrizado y decidió acercarse a Tashiro, tal vez es si podría haber hecho algún tipo de hallazgo. –Tashiro, ¿encontró algo de utilidad?- le preguntó observándolo mientras podía presentir cierto tipo de preocupación, aunque en verdad su maestro la estuviera ocultando. Seguramente luego de aquello volverían a partir para contiuar con su camino, ya que aunque no lo sabían, debido a que esa fuerte energía tapaba cualquier otra que se encontrara en el camino, algo o alguien los estaba esperando, ¿O no?


Narro-hablo- pienso


I.W.E:


Quedo genial la firma Vin *-*

Gloriosa familia Kiwi:
Derechos al autor de la frase(?




Cosas del Uss ♡♡♡:



avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
72876
Reputación :
3
Mensajes :
132

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Crónicas de una colisión (Aliisa Nyund)

Mensaje por Tashiro Monji el Lun Mayo 15, 2017 1:29 pm

Ambos ya están en tierra para poder indagar y descubrir mas de cerca que ha sucedido en aquel lugar, en aquella tierra devastada y "podrida" por esa energía hostil de color rojo, la cual sin dudas pertenecía a Kyuzo. El panda simplemente camina por los alrededores con total calma, sin descuidar la vista de Aliisa, pues ambos fueron en direccion contraria para poder investigar mejor, pero en estas circunstancias no debe dejar sola a su alumna, ni por un segundo.

Aun sigue lloviendo, no tanto como antes, pero llueve. El ambiente es realmente frio y oscuro, pues era de noche, con frió y la lluvia solo ayuda a decorar semejante escenario para una tragedia. Tal vez la lluvia fue provocada por explosiones o fuego que se haya hecho en este lugar, pero, para dejar un crater de esta magnitud, no estamos hablando de una simple explosión, esto era una explosión casi nuclear, y los residuos de energía roja era la radiación.
"No debo permitir que estemos en contacto de manera tan libre con esto" Pensó mientras agarra piedras que se deshacen en su mano, como si fueran tierra acumulada. Al tener contacto directo con su mano, esta energía roja empieza a calentar a Monji, a tal punto que le arde. El viejo hace un leve gesto de molestia, no es nada que no pueda aguantar. Saca una cantimplora con "Aibu Mun", su agua milagrosa y purificadora, se limpia las manos con esta y ya que esta, toma un trago para estar mas protegido. Se pone de pie luego de examinar de cerca aquella energia y se voltea para ver a Aliisa, quien se hayaba cerca de el.

-Ali-chan, ten- Dijo entregando la cantimplora. -No sabemos de lo que es capaz esta energía roja, es mejor ser precavidos. Esa agua es el agua que he usado en el templo de los testigos, Aibu Mun, te mantendrá protegida y purificara tu interior, te aconsejo que les des un trago- Sonriendo con confianza. El sabor de aquella agua era como cualquier otra, pero fría.

Sin aviso previo y totalmente de la nada, Tashiro oye unos pasos muy cerca de ellos. Esto inmediatamente hizo que el panda se alertara y cubrio a Aliisa con un brazo, poniendola detras de ella y observando a los alrededores detenidamente. "Kyuzo..." Pensó con algo de temor, este seria el peor escenario para tener un enfrentamiento con el.

Los pasos cada vez resuenan mas alrededor, pasos firmes y que no titubean en ningún momento. Ambos estaban al borde del cráter, por lo tanto alrededor habían rocas y otras cosas que no le hacían ver bien de donde proviene los pasos. Pero, finalmente pueden visualizarlo, un misterioso hombre de pelo blanco y con una apariencia tranquila, como si fuera ajeno a todo lo que ha sucedido aquí.

-No crei que fueran a llegar tan rápido, pero en cierto modo, me siento feliz de que hayan acudido a este lugar- El hombre sale detrás de un devastado pilar, sujetando los escombros con una mano y asomando su cuerpo. Era un completo desconocido, pero en el interior del panda le resultaba algo familiar aquel sujeto.

-Ali-chan, estate atenta por favor- Dijo sorprendido al ver a aquel sujeto, sin descuidar que esta protegiendo a su querida amiga y discípula. -¿Quien eres?- Definitivamente no era Kyuzo, lo que hizo que su guardia no baje, pues alguien desconocido puede ser igual de peligroso.

-Mi nombre es Yelios, el testigo guardián de las reliquias- Presentándose de manera formal, con una sonrisa natural y de confianza en su rostro.



Takari
De la boda:


La Guardia Real (E.E.P)
avatar

Edad :
97
Dromes :
191381
Reputación :
24
Mensajes :
676

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Crónicas de una colisión (Aliisa Nyund)

Mensaje por Aliisa Nylund el Miér Mayo 24, 2017 8:15 pm

Al parecer no había encontrado nada que les sirviera como para investigar, o tal vez el solo no quería decírselo, es que si uno se ponía a pensar sería lógico que una chica se pusiera nerviosa por tal situación, mas Aliisa no lo estaba, solo sentía tristeza y preocupación por el trozo de tierra que había sido totalmente destrozado por aquella explosión que nada había dejado con su paso. El hombre le ofreció un poco de su agua que llevaba en su cantimplora, a lo que la pelirosa asintió y bebió un trago. –Perdón por la curiosidad, pero ¿De dónde provine esta agua? Tiene algún origen especial o usted mismo le proporciona esta propiedad?- preguntó mientras intentaba echar un ojo por el vertedero para ver si tenía algún tipo de coloración diferente a la normal, puesto que es sabor era exactamente lo mismo que el agua común.

En verdad le había intrigado el origen de aquella bebida puesto que no había sentido nada fuera de lo normal. Incluso por un momento intentó concentrarse en aquello y ver que podría detectar de diferente, pero aun así nada podía. Tenía el presentimiento que era algo así como un agua bendita de la que muchas religiones hablaban o tal vez incluso aquella que fue tan conocida la que baño el cuerpo del héroe Aquiles, bueno no todo, ya es de público conocimiento que fue lo que no toco el agua.

De pronto comenzó a sentir algunos pasos acercándose a ellos, pero nada podía verse, y con cada paso nuevo que se oía e incluso la joven podía presentir a través de la tierra, la preocupación crecía en Tashiro tanto como en su dragón, el cual instintivamente se había posicionado al frente de ambos. A pesar de ser un espíritu guardián, Buri tenía ciertas aptitudes que le permitían cuidar y defender a los otros, y al estar en frente de ambos eso les daría al menos unos pocos segundos para pensar que hacer en la reciente situación.

Sin embargo, el nuevo personaje que hacía su entrada no parecía ser alguien que les causara problemas, incluso Aliisa podía decirlo de tan solo leer su energía con detenimiento, aunque claro esta no era una común y corriente, algo había en ella distinta. “¿Quién es él?” pensó en un principio al ver su figura en lo alto, mas no con mucha claridad. “¿Un testigo?”  la cara de la chica había cambiado a una llena de sorpresa ¿De verdad pertenecía a ese importante grupo de personas del cual Tashiro le había hablado aquel día en el templo?

No pudo evitar mirarlo a su maestro esperando algún tipo de respuesta a aquella presentación, aunque en el interior la chica confiaba en lo que su energía estaba mostrando. -¿Qué tal si subimos y hablamos con él?- le dijo susurrando para que el otro hombre sobre el cráter no escuchara, ya que no quería ofenderlo de ninguna manera. Al escuchar aquella propuesta, Buri se acercó a ambos y los ayudó a subirse sobre su lomo tal y como la otra vez. Una vez ambos arriba y bien sujetos, el dragón despegó y lentamente se elevó sobre el cráter para luego aterrizar sobre la tierra a unos metros del testigo. Buri prefería ser precavido, a diferencia de Aliisa, el dragón no podía confiar en todos al instante en el que los veía, él se tomaba algún que otro momento para asegurarse de que no fuera nadie dañino para ella y por esa misma razón había preferido tomar distancia.

-Entonces… ¿Deberíamos ir hacia allá no?- le preguntó mientras bajaba del lomo de su dragón y esperaba a que él también lo hiciera con cuidado. En ese momento la joven estaba ansiosa por hablar con aquel longevo ser, seguramente tendría mucho para enseñarle como para contarles, ya que él tenía que saber que había pasado en aquel cráter, o mas bien quien había sido el culpable y dueño de tal monstruosa fuerza.


Narro-hablo- pienso


I.W.E:


Quedo genial la firma Vin *-*

Gloriosa familia Kiwi:
Derechos al autor de la frase(?




Cosas del Uss ♡♡♡:



avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
72876
Reputación :
3
Mensajes :
132

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Crónicas de una colisión (Aliisa Nyund)

Mensaje por Tashiro Monji el Sáb Mayo 27, 2017 2:06 pm

Siempre atento y con los ojos abiertos, el panda le ofrece su agua a Aliisa mientras sigue observando a los alrededores, alerta a cualquier inconveniencia que pueda surgir. Su vigilancia se vio interrumpida por la pregunta de su alumna, a lo que el viejo se sorprendió un poco y luego paso a contestarle con total calma. -Es un agua que yo mismo he creado, en base a magia de un antiguo mago amigo mio. Descuida, nos hará bien- Sonriendo y retirando la cantimplora para guardarla, puede serles de ayuda luego.

Algo no anda bien. Sorprendiéndose por completo, Tashiro abrió atento los ojos y algo preocupado, pues alguien se ha acercado hasta ellos y no se ha dado cuenta de ello, y el estaba alerta a toda aura desconocida a su alrededor.

Aquel hombre es tan misterioso e intrigante, su sola apariencia limpia y sin rasguño alguno hicieron que Tashiro ponga una cara de sorpresa, no esperaría que alguien en esas condiciones se halle por aquí cerca. Pero algo le dice que no es alguien peligroso, no se trata de Kyuzo ni de nadie similar, su aura es completamente distinta y sus intenciones no parecen ser hostiles. Aliisa le susurro al oído lo que había que hacer en ese momento, el panda estaba tan sumergido en sus pensamientos que no soltó ni una palabra, solo se quedaba observando a aquel sujeto, y no era para menos, es el primer testigo que ha visto en su vida y el que posee todas las respuestas respecto a su raza.

-Si dice ser un testigo, y hasta ahora no ha hecho nada fuera de lo normal, supongo que estará bien ir y acercase un poco a el. De seguro sabe que es lo que paso aquí, y mas importante aun,  es la persona que estábamos buscando- Mira atento a su joven amiga y luego le sonríe. -De todas formas, no te alejes de mi, ¿si?- Acto seguido, se sube al lomo de el dragón Buri nuevamente, para ir en dirección a aquel sujeto.

El albino ni siquiera se inmuto ante nuestro movimientos, solo se queda quieto y expectante ante nuestras acciones, sin reacción alguna, aun cuando aterrizaron justo a su lado, el no se movió un poco. El testigo le dedico una sonrisa a Buri, siguiéndole con la mirada. -Pero que dragón tan intrigante...- Dejando que el dragón le observara y otra vez mirando a Tashiro y Aliisa.

Un par de segundos de ellos mirándose fue lo que paso, nadie sabia que decir en ese momento y fue el sujeto extraño el que rompió el silencio.

-Bien, puedo deducir que su llegada a las ruinas de Haradon, o es una coincidencia de una en mil años, o de verdad idearon en venir- Siempre con su sonrisa sarcástica, como si todo le pareciera un chiste, aunque en realidad, el hable en serio, esa es solo su expresión. -Han sido cientos de años sin rastro de algún Ancestral. Fui muy ingenio al pensar que las cosas podrían mentarse estables...- Volteando y caminando a una cueva que se haya por ahí cerca. Una cueva común y corriente que el mismo ha hecho en pocas horas, solo para refugiarse y esperar la llegada del panda y la chaman. Tashiro le limite a seguirlo y ahorrarse preguntas por ahora, esperando ver lo que el tiene para enseñarles o mostrarles.

-Por aquí, por favor-


Takari
De la boda:


La Guardia Real (E.E.P)
avatar

Edad :
97
Dromes :
191381
Reputación :
24
Mensajes :
676

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Crónicas de una colisión (Aliisa Nyund)

Mensaje por Aliisa Nylund el Vie Jun 09, 2017 7:24 pm

“¿Con la magia de un mago amigo?” se quedo pensando al oirá aquello. Si que sentía bastante curiosidad por aquel agua, parecía normal y sabia normal en sus papilas, pero claramente tenía propiedades especiales. Se preguntaba quien podría ser el mago de crearla, era algo nuevo para ella, es decir sabía que esas cosas se podía  hacer en simples infusiones….pero ¿en agua también? No quería darle mucha más vuelta al asunto en su cabeza, esa no había sido la idea por lo que solo asintió confiando en su palabra como siempre, mas seguramente en alguna otra ocasión le pregunte por algún que otro detalle de eso.

Posteriormente, aunque no mucho, la silueta del hombre por encima del cráter parecía tenerlo inquieto a Tashiro, mas ante la sugerencia de la pelirosa acepto acercarse al nuevo personaje en escena. Una vez mas Aliisa asintió ante el pedido de Tashiro de no alejarse mucho de él puesto que aunque parecía una buena persona, el mayor quería ser precavido. Una vez allí arriba el testigo volvió a dirigirse a ellos, incluso pareció dedicarle una mirada al dragón de la nórdica, por lo que Buri prefirió mantener su enorme tamaño, ya que creía que no era momento de mostrarse con su otra forma y en el caso de que algo sucediera así sería más fácil proteger a la chica.

El testigo alzó una vez más su voz, y aquello que dijo la hizo pensar bastante a la joven. “¿Debería responder?” pensaba dubitativa ante aquella situación. Incluso parecía que el hombre de cabello blanco sabía que llegarían ¿o no? Aquel tono de voz no era normal y tal vez solo lo había utilizado para demostrar el conocimiento de su llegada a las ruinas. Por eso mismo, la chica decidió no omitir sonido, tan solo esbozo su típica sonrisa aunque en la misma podía notarse cierto nerviosismo. Además su recordaba la aclaración que le había dicho su maestro, prefería dejarle el uso de la palabra a él, sin contar el hecho de que este tenía mas conocimiento sobre el asunto.

Sin embargo, lo próximo que dijo la sorprendió bastante “¿Un ancestral? ¿Quiere decir que el que hizo aquello fue un ancestral?” se preguntaba devolviendo la mirada al suelo infértil del cráter. Si eso era realmente así significaba que los ancestrales tienen un poder destructivo enorme y aun peor que lo estaban utilizando. “¿Habrá sido para ayudar a proteger las ruinas?” pensó intentando darle sentido a aquel sacrificio de la vida de la tierra en aquel espacio. Había entendido que los ancestrales eran buenas personas o tal vez fue así como ella se los había imaginado todo este tiempo.

Entre tanto el dragón se había dispuesto q caminar lentamente detrás de Tashiro y Aliisa, quería observar todo con cuidado, aunque también era cierto que por su tamaño no podía mantenerse tan cerca, por lo que cuando vio que se detuvieron en frente a una cueva decidió volver a su otra forma. Con un batir rápido de sus alas se acercó a la joven, volando casi a la altura de su hombro y así cuando los invitaran a pasar sería él quien diera el primer “paso” y observar el lugar. En tanto Aliisa miró a su lado donde estaba Tashiro y sin más alzo su voz con una simple formalidad, una de las tantas suyas -Con permiso- dijo mientras pasaba lentamente y observaba todo el lugar.

Por fuera parecía una simple cueva, pero por dentro se veían sobre el techo como unos simples destellos de luz que alumbraban un poco el lugar. En sus paredes hasta había algunos retratos del paisaje o tal vez del antiguo paisaje de las ruinas. La nórdica estaba asombrada de que todo eso estuviera en la cueva y a medida que iba caminando se detenía a observar los cuadros, mas hubo uno que le llamo en especial la atención, tanto así que por un poco más de tiempo se había detenido. Esa imagen resaltaba como un aire de paz rodeaba el lugar, además de darle un toque misterioso e intrigante, cosa que lamentablemente no había podido observar en su llegada. Era imposible imaginárselo con paz habiendo visto aquel cráter.

Continuó su camino hasta lo que parecía el centro de la cueva, la cual estaba llena de algunos objetos de metal, como vasijas y bandejas, además de algunos asientos. Mas hubo algo que llamó su atención nuevamente, y como estaba intrigada por las ruinas y sus objetos no tardo ver que a su izquierda había como una cortina blanca separando el lugar en dos ambientes. Se quedó mirando fijamente hacia allí por unos segundos hasta que pudo visualizar una silueta de una persona… o mejor dicho de dos, aunque la segunda parecía mas la de un niño. En ese momento se sintió algo preocupada por lo que la cortina ocultaba y sin darse cuenta su boca se abrió soltando unas pocas palabras en susurros para que su maestro le oyera -Tashiro… ¿Quienes podrían estar allí?- le preguntó sin dejar de observar el lugar. ¿Sería que el testigo capturo al ancestral que había causado los destrozos?


Narro-hablo- pienso


I.W.E:


Quedo genial la firma Vin *-*

Gloriosa familia Kiwi:
Derechos al autor de la frase(?




Cosas del Uss ♡♡♡:



avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
72876
Reputación :
3
Mensajes :
132

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Crónicas de una colisión (Aliisa Nyund)

Mensaje por Tashiro Monji el Lun Jun 12, 2017 1:13 pm

No se confía del todo en aquel misterioso hombre, no lo conoce, el dice ser el guardián de las reliquias pero hay miles de escenarios posibles donde tal vez este mintiendo y no sea quien dice ser. Pero, dejando de lado el lado de detective del panda, su otro lado, el instinto, le dice que no hay peligro alguno y que pueden adentrarse sin problemas. Esto no es Éadrom ni Takemori, están lejos de casa, en un campo totalmente ajeno, y si la ocasión no representa peligro no quiere decir que deban bajar los brazos, siempre listo en todo momento. Se toma un momento para voltear a Aliisa y dedicarle una sonrisa de confianza, para compartir un poco de su tranquilidad, caminando con las manos metidas en sus mangas de manera formal y educada.

-Permiso- Dijo exactamente despues de escuchar a Aliisa. Esa cueva es totalmente ajena al exterior. Afuera es todo destrucción y con un ambiente deplorable, pero aquí dentro parecía que habían viajado a otra dimensión sin exageraciones. Esa cueva tiene claros rasgos de magia a su alrededor, la luz en las paredes y techo, una fuente de agua a su costado, las cosas parecían levitar, todo esta impregnado de magia. Cuando nosotros entramos a la cueva, una cortina de magia blanca se origino detrás nuestro, como si esa fuera la puerta que no permite pasar a nadie.

El viejo observa para todos lados, caminando en los alrededores, sin tocar nada, bastante curioso con todo este ambiente nuevo. Ya son dos ambientes nuevos para ellos, al destrucción y este lugar tranquilo, dos caras de una moneda. Al escuchar a su alumna, inmediatamente se giro para escucharle y luego para ver detrás de esa cortina, tiene razón, detrás parecen haber cuerpos.-No lo se Ali-chan, pero ya lo descubriremos- Casi susurrando para no ser irrespetuoso y que el testigo les escuche.

-Descuiden descuiden, no hay nada que ocultar. Pueden sentirse libres de preguntar lo que quieran, estoy aquí para ayudarlos- Con esa sonrisa que tanto caracteriza al extraño. El ubica sus manos en frente de la cortina donde se hallan estas dos figuras y empieza a hacer brillar, parece que esta concentrando energía o magia para hacer algo con ellos.

Ante las palabras del albino, el panda mira a Aliisa, como para que ella haga las preguntas que quiera y sacarse todas las dudas. Ya que, en parte, Monji esta ayudando a Aliisa en su búsqueda por las reliquias, el luego tendría tiempo para que le respondan sus preguntas. Por mas que toda esta situación sea algo extraña, estar haciendo preguntas a un desconocido, el testigo no parecía extrañado, actúa como si todo esto fuera muy común.



Takari
De la boda:


La Guardia Real (E.E.P)
avatar

Edad :
97
Dromes :
191381
Reputación :
24
Mensajes :
676

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Crónicas de una colisión (Aliisa Nyund)

Mensaje por Aliisa Nylund el Vie Jun 23, 2017 6:14 pm

Asintió sin ninguna  palabra de por medio a la respuesta que le había dado su maestro. Probablemente el mismo testigo luego les mostrara que había detrás de la cortina, puesto que había demostrado ser una persona muy amable, incluso en aquel impulso de curiosidad que tuvo Aliisa. Por un tiempo continuo observando la cortina, sí que la tenía intrigada, pero más de lo que ya había notado no pudo.

En cambio, para mantener una postura formal ante el testigo ya que no tenían mucho conocimiento de él, se propuso observar con mayor cuidado la cueva. En un principio izo aquella observación superficial, pero esta vez analizando la energía que la cubría. Como el lugar estaba casi completamente cubierto por magia aquello no le iba a resultar difícil, con tan solo mantener la concentración por unos segundos pudo sentir que se trataba de la misma energía que había sentido al ver al testigo. “Probablemente fue él quien la armó, ¿o no?” pensaba dubitativa sobre el origen del lugar. Si era reciente  seguro tuvo algún motivo como para realizar semejante trabajo y desgaste de su energía, y por eso mismo la nórdica no podía dejar de pensar en aquello.

De pronto las palabras del testigo la sacaron de sus pensamientos “¿Ah? ¿Preguntas?” se repitió a si misma mientras miraba a Tashiro, quien parecía alentarla a ser la primera en interrogar al hombre de cabello blanco. Quería hacerlo desde el principio aquello y se había contenido por mantener las formas y por una cuestión de que prefería que fuera el mayor en hacerlo…pero si él creía que esa era una mejor opción no dudaría en hacerlo. Mas el problema de la pelirosa ahora era…” ¿Sobre qué debería preguntar primero?”  En su mente le pasaban preguntas como que había ocurrido para que se formara un cráter de un tamaño tan grande, que o quienes estaban detrás de la cortina o incluso como era que sabía que ellos llegarían a la runas, si es que seguía con la línea de su suposición al escuchar al testigo hablar por primera vez.

-Hmmm….- otras preguntas la abordaban como sobre sus propios problemas, el libro, su clan o hasta el talismán con el que una persona se podía comunicar con los dioses, más precisamente el talismán que había usado la primera mujer Nylund. Inspiro profundamente, debía calmar su ansiedad por saber todo eso e ir más despacio, y por sobre todo preguntar primero lo primero. –¿Qué fue lo que sucedió?- sus labios dejaron salir aquellas palabras con un tono triste en su voz. Ciertamente quería preguntar por sus cosas, pero eso solo la hacía sentirse egoísta. Por esa razón decidió preguntar lo otro. -¿Usted estuvo presente para verlo?....y ¿Cómo es que sabía que llegaríamos?- repreguntó luego de un par de segundos, dejando salir una tercera interrogación en su oración.

No quería llenarlo de preguntas, suponía que con aquellas podría ser un buen comienzo, después de todo podría tener rato en esa cueva y así preguntar sobre otras cuestiones, o sobre las que a ella la involucraban, haciéndola viajar fuera de la ciudad de Eadrom. Entre tanto, también esperaría para ver que preguntas tenía Tashiro por hacerle al testigo, se veía bastante preocupado lo que le hacía pensar a Aliisa que él podría tener una idea de todo ese asunto tal vez.


Narro-hablo- pienso


I.W.E:


Quedo genial la firma Vin *-*

Gloriosa familia Kiwi:
Derechos al autor de la frase(?




Cosas del Uss ♡♡♡:



avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
72876
Reputación :
3
Mensajes :
132

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Crónicas de una colisión (Aliisa Nyund)

Mensaje por Tashiro Monji el Mar Jun 27, 2017 11:09 pm

Ya esta todo mas tranquilo, al menos el panda ya no se siente en una situación incomoda y se siente mas relajado que antes, pues esa cueva y la actitud pacifica de aquel testigo no parecía ser un problema. Eso no quiere decir que bajara la guardia, el aun esta atento y de vez en cuando arquea la ceja para mirar a sus alrededores. No hay duda alguna, esta magia que rodea la cueva se le hace familiar, por alguna extraña razón siente que ya ha conocido a este sujeto antes. Lo que Monji no sabia es que todo esto y mas se le seria revelado en un par de minutos, el también tiene sus misterios que quiere resolver, pero primero lo primero, Aliisa, que fue en gran parte por ella el comenzar este largo y peligroso viaje. Peligroso porque, quien sabe, tal vez hubieran llegado cuando toda esta destrucción estaba en su apogeo, y no saldrían ilesos.

La primer pregunta era de esperarse, y a la vez crucial, pues toda esa destrucción allá afuera levantaría mas que una pregunta, y no solo el anciano piensa de esa forma, parece ser que su alumna también.

El testigo, bastante cómodo sentado encima de una roca en forma de asiento, se rasca su cabello, de una forma muy cansada, como si estuviera tratando la forma de explicar todo sin equivocarse. -Ara ara... ¿Pues por donde comienzo?- Algo riendo y rascando su nuca, para finalmente ponerse de pie y mirar a Aliisa. Por unos segundos le observa, pensando "quien lo diria" Pues el testigo lo recuerda perfectamente...

Aliisa tiene la esencia mágica de aquella antigua Nylund

En su mente el testigo recuerda muchas cosas por unos instantes, pero luego vuelve a lo suyo, a recibar lo que hay detras de esa cortina, sacandola por completo y dejando a la vista el cuerpo de Yachiru y Jhin (los otros testigos). Se sienta en frente de estos, concentrando su magia desde sus manos hacia sus cuerpos, mientras empieza a relatar.

-Hakai... (Destrucción en japones). El fue... lo que sucedió aquí...- El aire de tristeza es notable, como a la vez un poco de rabia disimulada. -El ancestral de la destrucción, ahora mejor conocido como Kyuzo Tanaka. Ya se estaba tardando en encontrarnos. Yo creo que nos ha encontrado hace mucho, pero que se quedo esperando, esperando el momento oportuno para atacar, y dios... lo ha aprovechado muy bien- Una leve risa falsa es lo que expresa. A su vez, inconscientemente mientras habla, una pantalla holografíca se genera en el techo de la cueva, mostrando todo lo que los ojos de Yelios vieron, pues el estuvo atento a todo aquel enfrentamiento de testigos versus Kyuzo. Uno de los tantos poderes de mago que posee el testigo, mostrar todo lo que sus ojos vieron a través de imágenes mágicas.


Imagenes de la batalla:

















La batalla entre los testigos vs Kyuzo fue colosal, y la chaman y el panda pudieron verlos con sus propios ojos, viendo aquel final, como el testigo de fuego se sacrificaba para dañar a su enemigo, aunque no fue suficiente.

Mientras Yelios relataba la historia, se percato de algo. -Si llegaron hasta aqui, supongo que ya saben lo que es un ancestral y su descomensurable poder, y que nosotros los testigos, servimos como protectores de las antiguas reliquias, aquellas reliquias que tantos buscan poseer, entre esos tantos, Kyuzo...- Finalmente, cuando termino de concentrar magia en ellos dos, sus cuerpos desaparecieron, mejor dichos, se hicieron uno con el aire, como si se hubieran vaporizado de una manera hermosa. Es aquí cuando se revela que Yelios es el verdadero y único testigo, y que los otros 3 eran espíritus en títeres (dolls) que el mismo ha creado para que le ayudaran en su propósito.

Entre todas esas reliquias, esta el amuleto que Aliisa buscaba, ahi estaba, en frente a sus ojos, sujetado por el testigo el cual se lo mostro a la joven hechicera. -Tu has venido aqui por esto ¿verdad, Nylund?- Dijo con una sonrisa y arriesgándose, pues si bien su esencia mágica era la misma que la antigua Nylund, no era 100% confirmado.

Tashiro esta con la boca semiabierta, sin poder preguntar nada al respecto. Su rostro se muestra en un punto intermedio de shock y sorpresa, su pesadilla se había hecho realidad, aquel hombre llamado Kyuzo que vino a visitar a su oficina del instituto resultaba ser el ancestral destructor, y su poder es algo inimaginable. Aliisa no podría ver la cara del panda, pues el miraba para arriba y su estatura era muy grande como para que su rostro peuda verse. Agita su cabeza para espabilar y vuelve a mirar a Aliisa, sonriendo y un poco mas tranquilo, fingiendo como que no esta preocupado cuando en realidad si lo esta. El sigue en silencio, pero en cuanto ve aquel amuleto no puede evitar decirlo.

-Ali-chan, ¿acaso eso no es...?-





Última edición por Tashiro Monji el Dom Jul 23, 2017 11:59 am, editado 1 vez


Takari
De la boda:


La Guardia Real (E.E.P)
avatar

Edad :
97
Dromes :
191381
Reputación :
24
Mensajes :
676

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Crónicas de una colisión (Aliisa Nyund)

Mensaje por Aliisa Nylund el Dom Jul 09, 2017 4:24 pm

Ante la serie de preguntas que había dicho la nórdica al testigo, este solo reacciono intentado encontrar la mejor forma de explicar todo, por lo que hizo a un lado la cortina revelando las personas que se encontraban allí. Se trataba de una niña y un hombre enmascarado. A pesar de no saber mucho de ellos, Aliisa podía reconocerlos de la guía turística que Tashiro le había dado al comienzo en aquel día en el templo. Las estatuas le habían hecho en verdad justicia a la imagen de aquellos testigos, por lo que la chica no tardo en esbozar una expresión de sorpresa y preocupación a la vez. Sorpresa porque no creía poder encontrarse a 3 testigos en el mismo día, de hecho ya se había sentido afortunada de que pudieran ver al albino para que contestara sus dudas, pero ahora resultaba que dos más se encontraban allí. Por otra parte, la preocupación de la pelirosa se debía al estado en que se encontraban los cuerpos de aquellos dos… y antes de que el otro comenzara con el relato la misma pregunta resonaba en su mente “¿Quién fue el causante de todo aquello?”

En ese momento en que comenzaba a relatar los hechos, unas imágenes se mostraban sobre el techo de la cueva a lo que la joven no tardo en prestar atención. “¿Hakai? ¿Un ancestral?” Una vez más su rostro se llenaba de dudas al ver aquello, y hasta sentía como su pecho le dolía de imaginar terrible situación ocurriendo. Aquellas imágenes estaba destruyendo definitivamente la imagen que ella tenía de los ancestrales, después de todo el mal existía de diferentes formas y estaba presente en todos lados. No sabía si debía comentar algo entre tanto dolor que sentía de ver sufriendo a los testigos, incluso el sacrificio de uno de ellos, solo intentaba conservar toda esa información, tal vez algún día le fuera útil de algo. Inspiro con pesadez al mirar las imágenes, hasta se había girado hacia su maestro para ver su expresión, aunque en realidad no pudo obtener nada. Si lo que el testigo estaba mostrando y contando, esto era terrible.

De pronto, en un movimiento que hizo el albino, los cuerpos de los otros dos desaparecieron de un momento a otros como desvaneciéndose en el aire y convirtiéndose en energía que volaba en el aire entre ellos. –Los testigos…- susurro con cierto dolor en su voz al saber que su existencia había llegado hasta allí. Sus ojos se dirigieron al albino esperando que dijera algo al respecto, para ella era injusto que dejaran de existir por aquello, incluso pudo sentirse identificada con ellos, y eso solo provocaba más dolor en su corazón. Morir en cumplimiento del deber era un honor, pero eso no quitaba que fuera una tragedia, ni el peso de lo que la muerte implicaba. Sus ojos comenzaban a flaquera de solo pensar en su amiga que había fallecido cumpliendo con el servicio a la comunidad.

Sin embargo, el sonido de su apellido la hizo despertar de aquella pesadilla, enfocándose en el objeto que tenía en sus manos. El testigo había revelado dos cosas importantes para ella a la vez, el talismán y su apellido. “¿Cómo es que lo sabe…?” Su mente comenzaba a divagar sin poder llegar a una respuesta concisa. Solo miraba al objeto como perdida, sintiendo felicidad y ansiedad a la vez. Lo que tantas chamanes habían buscado por generaciones estaba frente a sus ojos… y eso solo le daba una pauta si ellos tenían el talismán, también tenían el Grane, pero la pregunta era ¿Por qué? Como era posible que aquello llegara a las manos de los testigos. –Tashiro… ese es el talismán que usaron para el juramento de mi familia, es el Brisingamen…- dijo pausadamente sin dejar de ver el talismán color ámbar. El Talismán que estaba conectado a Asgard, el único objeto conocido con el que se podían comunicar con los dioses estaba frente a sus ojos como si de alguna baratija se tratase, pero sabía que ese no era el caso ya que los testigos protegían las reliquias.

-¿Cómo es que tienen eso en su poder?-  pregunto sacudiendo su cabeza suavemente a sus lados en un intento por salir del trance en el que se encontraba. Incluso Buri estaba asombrado del objeto ya que sabía de este gracias a Aliisa y sus historias, tanto que decidió acercarse al objeto por su cuenta y examinarlo. –No… espere ¿Cómo es que sabe que soy Nylund?- repreguntó confundida, si antes  tenía preguntas para hacerle, ahora muchas más tenía en mente. ¿Podría hacerse ella con el talismán? ¿O para que se lo estaba mostrando? Sabía que necesitaba tanto eso como el libro para poder volver a las Islas Aland para revelar la verdad… o incluso tal vez necesitaba enterarse de otras verdades que posiblemente los testigos supieran.


Narro-hablo- pienso


I.W.E:


Quedo genial la firma Vin *-*

Gloriosa familia Kiwi:
Derechos al autor de la frase(?




Cosas del Uss ♡♡♡:



avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
72876
Reputación :
3
Mensajes :
132

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Crónicas de una colisión (Aliisa Nyund)

Mensaje por Tashiro Monji el Dom Jul 23, 2017 2:12 pm

Ante la respuesta de su alumna, el no necesitaba mas confirmaciones, definitivamente están en el lugar correcto, justo a tiempo antes de que se vayan o algo por el estilo, pues es muy dudoso que luego de todo ese desastre permanezcan allí. Luego de un largo viaje, por fin pueden decir con seguridad que han conocido a los testigos en persona, y mas aun, están en frente a las reliquias que ellos protegen, mostrándolas con una facilidad tremenda. Si Tashiro fuera otro que tiene planes malignos, en estos momentos seria muy fácil robar aquellos tesoros y largarse. Algo le dice que Yelios sabe mas de lo que aparenta. Con una expresión algo seria y de intriga, el panda comenta con su voz grave.

-Dudo mucho que muestres con tal facilidad un tesoro tan importante a cada uno que viene a visitarte, Yelios- Tashiro alejo su rostro de aquel talismán, lo examino muy de cerca con sus ojos y luego guardo un poco de distancia por precaución.

Antes de que cualquiera de los dos pueda tomar con sus manos el Brisingamen, el testigo lo apretó con la mano, como si les estuviera prohibiendo el tacto a este. Seguido a ello, abrió una caja de cristal que se hallaba cerca y lo guardo con mucho cuidado allí. El albino se tomo el tiempo de primero contestar a la joven Nylund, haciendo silencio al oír las palabras de Tashiro, ya teniendo en mente que le contestara luego.-El Brisingamen, reliquia del antiguo clan Nylund- Hizo una pausa cerrando la caja. -Aparte de los tesoros ancestrales, los Testigos decidimos expandir nuestros horizontes hace muchos años. Hay otros objetos de inconmensurable poder que se encuentran en este mundo, a libertad de que pueda caer en manos equivocadas- Yelios se pone de pie y mira con una honesta sonrisa a Aliisa, volteándose por completo ya quedando en frente de ambos, para seguir con la charla. -Brisingamen, Grane, las reliquias del clan Nylund, fueron puestos bajo nuestra custodia por los mismos Nylund. Linna, ella fue quien nos confió la tarea de cuidar del talismán y el libro. Estos objetos fueron una excepción, ya que fueron entregados de manera voluntaria. La gran mayoría están en las manos equivocadas o perdidos por el mundo, y es nuestro deber obtenerlas para evitar que causen problemas en la tierra-

-¿Linna... Nylund?- Susurra el panda, descubriendo nuevas cosas.

Yelios termina de hablar, suspirando, volteándose nuevamente para recoger una túnica con una capucha, para así cubrirse del frió que hace afuera y de la lluvia. Los sonidos del agua impactando la tierra se escuchan aun estando dentro de la cueva. Cuando una vez se preparo, agarro aquella caja junto con otra caja, donde se hallaba otra reliquia, un colgante, uno de las tantas reliquias que también custodiaban los testigos. Antes de agarrar aquella caja, volteo su rostro a medias, cortando el silencio.-Te pareces mucho a ella...- Seguido a esto puso el seguro en la caja de forma rápida y se pone de pie.

El procedimiento es que, en caso de peligros, los testigos se reúnan en la base (cueva) de otro de los testigos, para mantener en custodia allí las reliquias restantes, ya que en en el lugar que están ahora, Yelios ha fallado.

-Debo mantener la promesa que le hicimos a Linna, y mantener este talismán a salvo. Me he de juntar con los demás testigos para resguardarlo en otro lugar, mas seguro y comenzar con la búsqueda de Kyuzo para recuperar el guantelete-

Ante todo esto, Tashiro reacciona, pues el y Aliisa han viajado desde muy lejos justamente para saber mas de ese talismán y el panda para saber sobre sus orígenes. El apuro del comprometido testigo es algo que pone incomodo al anciano, ya que no sabe como reaccionar, no quiere que piense que venimos solo para llevarnos los objetos, no nos conoce. Pero antes de poder decir algo, el testigo vuelve a hablar, dejando a Tashiro sin palabras y con los ojos bien abiertos.

-Aunque, creo que ustedes no vinieron solo para saber de esto. Que una descendiente de Linna venga al lugar donde se halle Brisingamen, y el ancestral protector venga al lugar donde estuvo recientemente el ancestral destructor, es mas que una coincidencia. ¿Que es lo que buscan?-

Eso lo confirma, de una vez por todas, Monji ha cerrado una incógnita de hace cientos de años. El es un ancestral, pues al decir "ancestral protector" es obvio que se refería a el, no hay nadie mas en la cueva que pueda serlo. El panda se toma su tiempo para procesar un poco las cosas, cerrando los ojos. No sabe como reaccionaria Aliisa.


Tashiro Monji por fin ha descubierto sus origines. Es el Ancestral de la Proteccion. Y... ¿Quien es Linna?


Takari
De la boda:


La Guardia Real (E.E.P)
avatar

Edad :
97
Dromes :
191381
Reputación :
24
Mensajes :
676

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Crónicas de una colisión (Aliisa Nyund)

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.