FELIZ CUMPLEAÑOS
Hace 6 años se creó esta comunidad con la intención de unir a los roleros y crear una familia. Hoy me es grato decir que se ha cumplido desde el inicio. Bienvenidos a Éadrom, bienvenidos a Takemori.

Muchísimas gracias a todos nuestros usuarios. Este es un triunfo que compartimos no solo con los registrados actuales, si no también con aquellos que se fueron.
Muchas gracias!
6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
CONOCE A TU STAFF
¡NUEVOS MIEMBROS!
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Primer trago en el bar {Priv. Edgar y Luffy}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Primer trago en el bar {Priv. Edgar y Luffy}

Mensaje por Revy Lee el Lun Mayo 01, 2017 1:16 pm

Desde su llegada a Eadrom no había hecho otra cosa que recorrer la ciudad en busca de su 2º hogar, su 2º hogar para ella no era ni más ni menos que un bar. Pero no podía ser un bar cualquiera, tenía que cumplir con una serie de “requisitos”. El primero de ellos, que no la obligaran a deshacerse de sus dos berettas, siempre iba con ellas, repito, siempre. Eran como uña y carne, no podía despegarse de ellas. El segundo de sus requisitos, buscaba un bar con un aire de los de antes, de los que entras y te salpica el olor a alcohol, donde la gente se pelea y “aquí no pasa nada”. El tercero, bueno más bien no era un requisito pero era importante también, debía llevarse bien con el jefe por si hiciera falta en algún futuro.

Eran cerca de las 7 de la tarde cuando Revy se encontraba en busca de su bar y nada más verlo supo que era el ideal, era como aquellos bares del lejano oeste, con sus puertas de balanceo invitándola a entrar, completamente de madera y con un gran cartel donde podía leerse SALOON. Lentamente se fue acercando hasta poner una de sus manos en una de las puertas y abrirla hacia dentro, internándose en aquel peculiar bar. Y efectivamente comprobó que sus dos primeros requisitos se cumplían, sus armas pasaron desapercibidas, es más, no era la única que poseía armas, podían verse navajas, pistolas e incluso rifles; y el olor a cerveza era inconfundible. Se acercó a la barra apoyando sus brazos en esta y observó al camarero que había detrás de la barra.

-Eh, jefe, una jarra por aquí- Le dijo alzando su voz para que la escuchase pues el jaleo en aquel lugar era bastante fuerte.  

-Vaya, empezamos fuertes – Le respondió el camarero mientras cogía una jarra bastante grande y comenzaba a llenarla de cerveza para después servírsela y seguir con sus tareas.

Agarró el asa, tomo un sorbo de su bebida y se sentó en uno de los taburetes de la barra. Debía encontrar un trabajo y comenzar a ganar algo de dinero ya, no podía seguir gastando como lo estaba haciendo, sin ingresar nada… Pero ahora mismo no era momento para pensar en ello, echó un vistazo rápido al bar, se veía bastante humilde y todo de madera, le resultaba acogedor la verdad, seguro que vendría aquí más de una vez. Aunque ahora mismo no le molestaba el hecho de encontrarse sola allí, añoraba aquel tiempo en el que la acompañaban sus compañeros de tripulación, eran como una pequeña familia, siempre que quedaban en el bar acababan borrachos como cubas, discutiendo, peleándose o incluso tan solo pasando el día allí y quizás esa fuera la razón del por qué había llegado hasta un lugar como aquel. Tenía la esperanza de volver a formar una familia como aquella, de revivir esas discusiones y que mejor que un lugar como aquel.


Última edición por Revy Lee el Miér Mayo 03, 2017 1:44 pm, editado 1 vez
avatar

Dromes :
6305
Reputación :
0
Mensajes :
25

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Fuera de la rutina

Mensaje por Edgar von karma el Lun Mayo 01, 2017 3:55 pm

Tan solo tras un par de días llegado a Eadrom Había hecho todo tipo de paseos por los alrededores, desde pasando por las montañas frías, a las calles de los lugares de más baja estirpe. Aparte de estar varios de esos días adaptándose a su nuevo estilo de vida, además de las mecánicas del colegio, sin embargo no había socializado con muchas personas desde que había llegado. Además de que las ganas de pasar un rato de descanso me atormentaban constantemente. Una vez haber pensado sobre ello me levante de mi escritorio, dejando a medio leer una lista de varios libros que tenían que ver con la legislatura   y salía de aquel lugar tan oscuro y a veces agobiante al que yo llamaba oficina. Me coloque el traje aquel siempre utilizaba casualmente y sin previo aviso a nadie del personal abrí las puertas de aquel lugar tan lujoso y me marche en busca de un lugar al cual recurrir.

Tras varios lugares caminando había encontrado de todo. Desde clubes nocturnos hasta restaurantes varios. Sin embargo hasta entonces ningún lugar me había interesado, hasta el momento que mis cansados pies dieron con un bar. Tenía un aspecto muy rustico, y parecía tener una decoración bastante retrograda. Sin embargo mis ganas de socializar me superaban. Dure un par de minutos enfrente del local pensando en si era una buena idea, sin embargo sin darle mucha importancia me abrí paso por esas puertas de madera hasta estar dentro de aquel bar

Una vez dentro pude sentir un gran olor a alcohol, lo cual si bien era normal me causaban una gran molestia. Sin embargo ese sentimiento de disgusto no duro mucho debido a la presencia de un mal peor. Tras haber abierto las puertas de aquel bar varios de los individuos del mismo me miraban de una manera bastante hostil. Lo cual no era ningún tipo de sorpresa debido al tipo característico de la ropa con la cual me hallaba vestido. Rápidamente acto siguiente pude notar a varios individuos con armas, rifles, pistolas y navajas. Sin duda no parecía ser el lugar más tranquilo del mundo. Sin embargo me invadió un sentimiento de tranquilidad al notar que permitieron que mi daga entrara al local sin ningún problema. Rápidamente camine hacia adelante sin cruzar miradas con nadie y fije mi mirada en la barra. En la cual había varias jarras vacías. Además de una chica de aspecto peculiar la cual parecía pertenecer al ejército. Parecía la mejor opción para buscar conversación en ese gran cumulo de hombres fortachones y con pinta de pocos amigos. Me acerque hacia la barra – Buenas. Me gustaría una copa del vino mejor que tenga.-  Introduje mi mano en los bolsillos para previamente dejar en la mesa un par de billetes de alto valor. Mientras el camarero buscaba una botella me dispuse a simpatizar con las personas que estaban alrededor comenzando por aquella mujer. –Buenas mi nombre es Edgar, Edgar Von Karma. Puedo tener el placer de saber el suyo señorita?- dije mientras lanzaba una mirada fija a sus ojos de color ámbar-marrón mientras esperaba paciente por mi bebida
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
6695
Reputación :
0
Mensajes :
26

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Primer trago en el bar {Priv. Edgar y Luffy}

Mensaje por Luffy el Jue Mayo 04, 2017 9:22 am

Todos los días eran iguales. Correr, robar, comer, reírse y de vez en cuando enfrentarse a algunas personas que le reconocían. La vida de Luffy se había centrado en esperar, en resistir el tiempo suficiente. Claro que no lo tenía muy difícil, porque apenas encontraba retos en la gente que iba en su búsqueda, y lo que más terminaba afectándole – hasta el punto de poder llegar a sufrir mucho por ello – era el hambre y nada más.

Esa tarde Luffy caminaba sin preocuparse demasiado en su entorno a través de las calles, metiéndose a lugares en los que nadie querría meterse en su sano juicio y adentrándose poco a poco en la zona oscura de la ciudad. En más de una ocasión se llevó el “honor” de ser el centro de atención de las personas que estaban por la zona que recorría. No tenía un rumbo fijo. Simplemente vagaba por las calles sin tener algo realmente importante que hacer, pero obviamente no se detenía a curiosear o a hacerse pasar de turista como si fuera un viaje de placer el suyo.

Iba vestido con unos pantalones bermudas de color negro que llevaban interior forrado de piel; una camisa con estilo hawaiiano de color celeste y flores de colores: rojo, verde, amarillo y cosas así. Parecía ser un turista por esas apariencias que llevaba en verdad. Lo que ya era usual en él era llevar las sandalias y el sombrero de paja en su cabeza.

¿Ah? ¿Dónde estoy? – cuando se dio cuenta de que estaba caminando ya se encontraba en un lugar desconocido para él. Estaba frente a un bar, así que se metió a pedir indicaciones para, al menos, saber dónde estaba el bosque. Apenas entró su presencia se hizo notar, y con gesto neutro fue hacia la barra, ignorando todas esas miradas llenas de tensión que echaban chispas de tan sólo observar a un recién llegado. Fuera del local también se estaba comenzando a concentrar gente tras la entrada de Luffy.

¡Yo, ossan! ¿Podrías decirme cómo salir de este lugar? – el camarero se mostraba bastante tenso al respecto. No por Luffy, sino por las miradas que atraía. Estas eran aún peores que las que les dedicaban a los recién llegados que entraron al bar antes que él. Al no recibir respuesta Luffy ladeó la cabeza. – ¿Huh? – de espaldas a él, los pendencieros borrachos empezaron a ponerse de pie y otros a entrar a los empujones al bar. Uno de ellos salió a destacarse entre los demás cuando se puso a gritar a viva voz en medio de todos.

¡Tú eres Mugiwara no Luffy! ¡Eres ese sucio pirata bastardo que anda causando problemas por todos lados, ¿verdad?! – no tenía problemas en escupir al hablar, sino que mas bien, parecía estar muy a gusto con hacer eso para demostrar agresividad.

¿Huh? – volteó hacia atrás, para ver de frente a quien estaba hablando de él, y con el mismo gesto de siempre respondió – Sí, yo soy Monkey D Luffy, un gusto – alzó su mano como saludo por cortesía. Sin embargo, aquel gesto fue tomado como una burla o un desafío, y el sujeto se enfureció. En un instante le lanzó un puñetazo al rostro del pirata, que pudo esquivarlo agachándose y conectó un brutal golpe en el estómago de su oponente. Tal fue la fuerza que imprimió en ese impacto que lo sacó volando hasta el techo del lugar, rebotando y cayendo al suelo inconsciente.

Un penetrante silencio, abrumador y pesado, se apoderó de todos en el tumulto. Habían alrededor de treinta personas, y aún más fuera del lugar. El objetivo era simple: tomar la cabeza de Luffy y entregarla a la marina. Muchos gritaban improperios y frases de aliento, pero ninguno se atrevía a dar un paso al frente al ver lo que Luffy hizo con ese gorila de antes. Ignorando por completo su situación, volteó a ver al camarero para reiterar su pregunta, pero éste ya se había ido a su refugio para evitar verse envuelto en la inminente trifulca.

Aprovechando ese descuido uno de los hombres tomó el rifle y le disparó en el pecho a Luffy. La bala le impactó de lleno, y el golpe que la propia bala a quemarropa le dio le hizo chocar contra la barra y caer al suelo. Todos pensaron que ya se había acabado, pero de repente Luffy volvió a levantarse del suelo y se sacudió la ropa. Sin que nadie pudiera darse cuenta, la bala había rebotado y herido a otro de los presentes. – ¿Eh? ¿Qué pasa con ustedes? – acomodándose el sombrero.



Con una sonrisa en su rostro se crujió los nudillos y arremetió contra la multitud. Una ingente cantidad de golpes comenzaron a resonar, entre gritos de dolor y maldiciones por doquier. Un único golpe bastaba para dejarlos inconscientes uno por uno, y Luffy esquivaba sus ataques sin demasiados problemas. Palos, botellas rotas, navajas. Nada importaba si no alcanzaban a golpearle, y era demasiado rápido pese a estar encerrado y en una clara desventaja numérica. En su rostro podía verse una sonrisa que señalaba se divertía con ello. Algunos recibían una zancadilla y caían por su propio peso, otros embestían al pirata y este los saltaba, haciéndoles chocarse con la pared u otras personas. Otros dañaban a sus compañeros al atacar de frente y Luffy los esquivaba. Muchos se enojaban entre ellos por ser tan descuidados, pero no tenían tiempo para ello. Luffy no sólo estaba esquivando, sino que contratacaba muy rápidamente. Una patada en el rostro, un fuerte puñetazo a la mandíbula o al estómago, un cabezazo tras esquivar una cuchillada dirigida a su cuello. Movimientos simples que iban reduciendo de a poco el número, pero seguían entrando personas. Todos malandrines que querían dinero fácil intentando capturarle.




Firma
Mugiwara no Ichimin:

Spoiler:
avatar

Dromes :
44347
Reputación :
3
Mensajes :
98

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Primer trago en el bar {Priv. Edgar y Luffy}

Mensaje por Revy Lee el Vie Mayo 05, 2017 4:49 am

Era extraño ver a una mujer en un bar como aquel, pero después de todo su apariencia de dura parecía encajar con los de allí presentes. Lo que fue más extraño aún fue ver a un tipo vestido de traje entrar por esa puerta y acercarse a la barra para tomar algo. No pasó mucho tiempo desde que el extraño trajeado se le acercó y se presentó dejando ver la cara molesta de la chica. –Edgar…, me temo Edgar que no vas a tener el placer de saber mi nombre, al menos por el momento.- Le dijo sin quitar la vista de su jarra de cerveza. –Creo que te has confundido de lugar, los de la alta clase no se dejan ver por estos lugares.- Seguía hablando cabizbaja pues sabía que deberían ser el centro de atención ahora mismo y no quería comenzar una pelea tan pronto con los allí presentes. Mientras, el camarero seguía buscando que ofrecerle a Edgar, aunque de seguro que no tenían lo que él andaba buscando.

Se podía palpar la tensión que había en el ambiente por la presencia de Edgar, los clientes de allí eran algo reacios a aceptar a los de la clase alta y un paso en falso podría ser… devastador, por el momento solo era una situación incómoda. Aunque algo desvió nuevamente la atención de todos los allí presentes cuando las puertas se abrieron de nuevo para dejar pasar a alguien con un sombrero de paja sobre la cabeza. No parecía agradar a los tipos que se encontraban en el bar porque comenzaron a gruñir y a desenfundar sus armas disimuladamente pero esos gestos no los pasaba Revy por alto. Un movimiento de muñeca adecuado era la señal para comenzar un tiroteo y estaba esperando ese movimiento por  parte de los camorristas. El nuevo se acercó a la barra a pedir indicaciones por lo que parecía. Genial ahora estaba en medio del tipo rico que no agradaba a los demás y del nuevo con el sombrero de paja que parecía ser la mecha para incendiar aquel lugar, y ella que solo había venido a beber un trago...

Tenía asiento VIP para ver el primer puñetazo del día que uno de los hombres le lanzó al nuevo, pero este lo esquivó como si nada y se lo devolvió haciendo callar a todo el lugar. El señor con el sombrero de paja se hacía llamar Luffy, y por lo que parecía, era un pirata, y de los buenos. Estaba por felicitarle por aquel gancho que le había dado a aquel saco de músculos cuando vio el movimiento de muñeca de otro hombre indicando que iba a disparar y agarró sus dos berettas pero el disparo llegó al pecho del pirata cuando ella disparó al hombre del rifle. Se escucharon tres sonidos, uno el disparo que recibió Luffy, otro el que ella misma había disparado y un sonido de alguien de la multitud quejándose por una bala en su brazo. Nadie se había dado cuenta, pero ella sí, la bala rebotó en el cuerpo del pirata hiriendo a otro. –¡Dios mío, debes enseñarme a hacer eso! – Pues sin comerlo, ni beberlo ya había elegido bando y ahora debía eliminar a todo ser viviente de aquel antro, excepto al pijito que seguramente no sabía ni donde se encontraba y tampoco al pirata, después de todo debía enseñarle como hizo lo de la bala.

Cogió al rico del traje y lo lanzó junto con ella detrás de la barra –Tú quédate aquí e intenta no morir- Cogió la jarra que se dejó encima de la barra, se terminó el último trago que le quedaba y sacó sus dos berettas. De un salto se colocó en el otro lado de la barra quedando expuesta a todos los demás, sonrió ampliamente recordando sus antiguos tiroteos en el bar y allí comenzó a disparar dando de lleno en todos sus movimientos mientras ninguna bala alcanzaba su cuerpo. Al final se repetía la historia una vez más, había nacido para aquello.

Spoiler:

Poco a poco se fue acercando al pirata hasta acabar a su lado acompañándolo en cada disparo -Oye y tú que diantres has echo para acabar así- Dijo mientras lanzaba una patada hacia un nuevo camorrero y acto seguido le disparaba en la frente. -100 puntos para Revy-


Un millón de gracias a Ban por todo * - *
Spoiler:
Top Secret :
avatar

Dromes :
6305
Reputación :
0
Mensajes :
25

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Primer trago en el bar {Priv. Edgar y Luffy}

Mensaje por Edgar von karma el Vie Mayo 05, 2017 4:59 pm

Pude notar un ambiente hostil, casi como si de una matanza se tratase, las miradas frías y las armas cargadas las cuales se dirijian hacia mi. Me mantenían a raya un par de cuchillos lo suficiente mente afilados como para emitir un brillo característico, ademas de las pistolas y fusiles, los cuales no tenían ninguna pinta de no estar cargados, tras tan solo unos segundos ahí mi instancia se hizo de lo mas incomoda, aparte de las distantes miradas hostiles podía notar el bajo perfil ademas de la incomodidad de aquella chica, puesto a que ni siquiera había hecho un intento de ocultarlo, ademas de que su respuesta no me había puesto precisamente contento. Estaba al borde de la desesperación e irme de allí sin siquiera poder darle un sorbo a mi bebida, la cual había tardado mas de lo esperado.


Sin embargo aquellas puertas del bar rechinaron una vez mas para que la luz pueda entrar una vez mas al local, ademas de darle la bienvenida a una nueva persona, un muchacho de aspecto joven, iba vestido de una manera un tanto rustica, con aspecto de ser un turista. Pude sentir como mi pulso iba volviendo a la normalidad, pues aquel incomodo ambiente de fieras al acecho se desvaneció completamente debido a la interrupcion de aquel individuo, sin embargo no todo resulto bien, aqui algo andaba mal, lo note cuando tan solo de entrar aquel joven los cuchillos empezaron a deslizarse de mano en mano y el sonido de los casquillos provenientes de una ametralladora ligera, pude ver como tras un par de gritos y esquives ese chico dejaba inconsciente a ese tipo de aspecto tan fornido ademas de la manera en la que el camarero se dirijo hacia una puerta cercana buscando refugio
Respire profundo a la vez que tragaba saliba, hasta que un sonido estruendoso se abrio paso en el lugar, se trataba del disparo de una pistola, lo siguiente que pude notar fue a aquel chico en el suelo, parecio no tener muy buena suerte, sin embargo todo indicaba a que yo podria ser el siguiente, la chica que se encontraba cerca de mi desenfundo su pistola, y sin dudarlo un segundo dirijo un disparo directo a la cabeza del agresor. Pude notar como aquel joven se levantaba un tanto desorientado, sin embargo no habia ningun disparo en donde hace un momento lo había, ¿Habia sido todo imaginacion mia? no lo creo. Tras esto como si no hubiese pasado nada evadía y golpeaba con facilidad a aquellos que atentaban contra el con balas, navajas y botellas.


La situación se había vuelto un verdadero desastre, varios individuos abatidos fuera de combate, sin embargo supe conservar la calma permaneciendo inmóvil por un par de segundos, sin embargo la inesperada intervención de aquella señorita me había restablecido la guardia, me tomo del traje y con mas fuerza de la que aparentaba a simple vista me lanzo detrás de una mesa de madera, la cual se encontraba volcada debido al escándalo. Una vez hecho esto pronuncio lo siguiente. -Tu quédate aquí e intenta no morir- De no haber sido por esas  Palabras lo hubiese tomado como una agresión de primeras. Una vez dicho esto salio de la cobertura improvisada y se abrió paso a disparos de alli, mientras asomaba mi cabeza pude ver que se posicionaba junto a aquel chico del sombrero de paja,
Acaso le conocía de alguna manera? no lo creo. Probablemente solo quería salvar su pellejo, tras un par de segundos de tiroteo pude notar como varias botellas de cerveza quedaban reducidas a esquirlas y trozos de maderas filosos se esparcían por el suelo. Me mantenía expectante, decidiéndome entre si salir de mi escondite, sin embargo un hombre fornido de unos 2 metros de alto se coloco delante de mi, -Ya te tengo pequeño pijo- dijo mientras decia con rabia y dejaba caer varias gotas de saliva, este me agarro bruscamente del traje, para posteriormente con su potente brazo conectarme un puñetazo en el estomago, mis pupilas se dilataron y pude sentir un profundo ardor en el estomago, sin embargo sin dejarme reaccionar a lo que hubiese pasado este me tomo con sus dos brazos y brutalmente me lanzaba hacia el centro de la batalla junto a aquellos dos desconocidos de antes, adolorido me levante del suelo rápidamente, pude notar como mi estomago todavía se hallaba afectado por aquel golpe, sin embargo era el momento de actuar. Apesar de mis intentos en vanos de proteger mi identidad como Nosferatu era una situación de vida o muerte, deje de darle importancia a ello y rápidamente mis ojos pudieron notar la presencia de varias esquirlas, utilice mi telequinesia con dificultad debido al desastre en el que me hallaba metido, levante aquellas esquirlas con mi mente y pude notar un pequeño dolor de cabeza, sin embargo eso no impidió que lanzara una lluvia de trozos de cristal a un par de individuos, mientras pude escuchar aquellos gritos de dolor de aquella malhumorada multitud, sin embargo la situación no parecía haber mejorado, levante una de mis manos y poco a poco pude sentir la presencia de algo en ella ademas de poder girar mi rostro y ver una gran esfera negra azabache. Posteriormente a ello la lance en dirección donde notaba mas multitud, teniendo extremo cuidado en no herir a ninguno de los dos desconocidos. Tan solo una micra de segundo después se escucho un gran estruendo mientras que mi pelo se revolvía ante aquellas tres explosiones, pude notar a varios individuos saliendo disparados de la zona fuera de combate, una cortina de humo invadió el lugar, para posteriormente que esta se disipara dejando a varios de ellos un tanto desorientados o incluso dejarlos tosiendo sin duda había acabado con varios de ellos. Y ninguno de los tres presentes parecíamos vernos afectados por la explosión, rápidamente me concentre en un par de tiradores que se hallaban juntos, con un tanto de esfuerzo conseguí arrebatarle de las manos aquellos subfusiles y armas de fuego con la mente para posteriormente estrellarlas contra la pared desarmandolas a excepcion  de una, parecía ser un sub-fusil vector, aquella chica parecia tener experiencia con las armas,y aun quedaban varios de ellos por lo que pronuncie -Eh tu atrapa!- Para posteriormente lanzarle suavemente el arma a aquella chica, toda la multitud parecia estar en shock. Sin embargo no parecían tener pinta de querer parar. Por lo que le lance una mirada aquellos dos -Oigan, no tengo ni idea de quienes son o de porque estoy en esta absurda pelea, pero de algo estoy seguro, queremos salir de aquí vivos-. Posteriormente prepare mi daga accionando el gatillo y sacando una katana de ella, a la espera de que mas individuos vengan a combatir
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
6695
Reputación :
0
Mensajes :
26

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Primer trago en el bar {Priv. Edgar y Luffy}

Mensaje por Luffy el Miér Mayo 24, 2017 6:00 am

La multitud enfurecida se había dispuesto a acabar con aquellos tres problemáticos que ahora estaban en medio de la trifulca. Luffy era el objetivo principal, pero ahora buscarían acabar también con el riquillo que había saltado al disturbio poniéndose de su lado; y de aquella mujer con mirada fulminante que iba liberando balas como segundos contaba el reloj. Luffy no pudo entender cómo es que consiguió "aliados" durante la reyerta, pero antes de que se diera cuenta estaba con los dos a su lado esquivando golpes mortales y asegurándose de devolverlos sin problemas. Cada vez que se sacaba a uno de encima otro salía a su encuentro para rebanarle la garganta, pero tal como el primero quedaba fuera de combate, lo hacían el segundo, el tercero, el cuarto, y así sucesivamente. El número de bravucones no parecía disminuir, sin embargo podía notarse un poco el miedo que generaba que alguien tan escuálido como Luffy acabase con un único golpe con cada hombre que fuera a matarlo.

El "truco" con la bala sorprendió a Revy, que pensó que era una especie de truco, le preguntó a Luffy cómo hizo eso, quien sólo se quedó viendo a la mujer con gesto tranquilo. – ¡Las balas no funcionan conmigo! – fue lo único que respondió. Ahora que los rodeaban a los tres Luffy dejó mostrar una sonrisa alegre. Ahora estaba listo para salir y causar más alboroto en el lugar. Ya habían muchos hombres tirados en el suelo, incapaces de continuar luchando un sólo segundo más. Otros incluso habían muerto por obra de la pistolera, y algunos otros retrocedieron estupefactos cuando unos objetos se movieron por sí solos. Algunos entendieron que eran cuestiones de habilidades. No todos eran simples humanos en la turba furiosa, aunque eran despachados con igual facilidad por Luffy, que se mostraba bastante superior a la media. – Eso no importa ahora, salgamos de aquí – les dijo Luffy. Un aparente no-humano se lanzó hacia él, pero el pirata no dudó en golpearlo en el mentón y dejarlo fuera de combate. – Shishishi~ esto es divertido~ – Luffy ignoraba el peso de un problema de ese estilo, por lo que se estaba mostrando bastante tranquilo durante el problema.

Los tres juntos estaban logrando hacer retroceder a bastantes personas, que ya salían corriendo lo más rápido posible para salir ilesos del disturbio. El pirata logró arrinconar a un grupo contra la pared y empezó a lanzar un bombardeo de puñetazos que pareció multiplicar sus brazos a una cantidad incontable de extremidades que arremetieron ferozmente contra una gran cantidad de adversarios y los dejó completamente noqueados tras eso. Uno aprovechó que Luffy dio unos pasos hacia delante y descuidó su guardia para atacarle por la espalda con una navaja, pero Luffy reaccionó de inmediato con un puñetazo al rostro, dejando sus nudillos marcados en el mentón del sujeto. – Esto no parece tener fin – dijo llevándose las manos a la cintura y observando que el panorama no había cambiado demasiado.




Firma
Mugiwara no Ichimin:

Spoiler:
avatar

Dromes :
44347
Reputación :
3
Mensajes :
98

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Primer trago en el bar {Priv. Edgar y Luffy}

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.