FELIZ CUMPLEAÑOS
Hace 6 años se creó esta comunidad con la intención de unir a los roleros y crear una familia. Hoy me es grato decir que se ha cumplido desde el inicio. Bienvenidos a Éadrom, bienvenidos a Takemori.

Muchísimas gracias a todos nuestros usuarios. Este es un triunfo que compartimos no solo con los registrados actuales, si no también con aquellos que se fueron.
Muchas gracias!
6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
CENSO
DE JULIO
¡FIRMA OBLIGATORIA!
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Clase Control de Poderes III [Avanzado]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Clases Clase Control de Poderes III [Avanzado]

Mensaje por Hefesto Grindelwald el Sáb Abr 29, 2017 6:32 pm



Control of powers III

.



Entrenamiento en Isla-Maestro Hefesto G



La mañana comienza de una forma turbulenta, decenas de cadáveres quedan tirados a lado y lado, todos despedazados de formas tan brutales que solo deja la impresión de una enorme jauría de hienas hambrientas matando todo a su paso, pero por el contrario al final de aquel lúgubre camino de muerte, los cabellos de un pelirrojo se hacen notar, de la misma manera, sombras del suelo parecen tomar forma, pero tan solo son aquellos sabuesos infernales llamados a tal cantidad de muerte, todo uno lleva un sobre diferente en sus hocicos chorreantes de sangre y carne podrida donde tras escuchar algunas palabras de aquel Titan salen en busca de los nuevos alumnos.
Al ser el medio dia cada lugar donde se encuentra cada participe de la clase es visitado por estos seres demoniacos, los cuales no hacen mas que dejar el sobre a un lado siendo despedazados luego por sombras, la hora, la fecha, y el lugar han sido indicados, en las afueras de la Eadrom, una pequeña isla en la frontera marítima de Japón ha sido elegida como el escenario.

Apenas llegan todos los estudiantes, el maestro desciende del suelo creando un enorme cráter en el suelo, y un ligero sismo en la isla debido a la fuerza misma con la que ha caído, en sus labios se posa un cigarrillo, donde por sus fauces sale una espesa capa de humo

-Cerdos asquerosos, han venido al matadero, y yo soy su verdugo, el que se quiera lagar que lo haga, y el que desee alcanzar el máximo de su poder, entonces hágalo, o mueran en el intento, ahora ustedes no son mas que basuras ante mis ojos, confio en que al menos al terminar mi clase, sean tan útiles como la mierda de un perro; Ahora escorias inmundas, digan su nombre-

Al terminar de hablar el demonio toma el cigarrillo de sus labios entre sus manos mostrando una simple sonrisa, claramente maliciosa, y aquella mirada de un inmenso color escarlata que parece devorar la luz, apenas cada uno dice sus nombres, Buques tipo Destructor se asoman por la costa de la playa, lanzando cañonazos en contra de los estudiantes, y continuas ráfagas de proyectiles 50mm

-Ah si, demuestren su poder ahora, inútiles-

Tras decir aquello vuelve a fumar el cigarrillo tan solo dando pequeños saltos para esquivar uno que otro proyectil que se le acerca, pero no sin antes que una esfera de energía oscura le rodee teniendo la formas de cientos de alma en pena y dolor, un monumento al tormento humano.



Reglas:
Primero que todo bienvenidos a la clase de control de poderes III, a continuación dejare las reglas a seguir para aprobar el curso, las normas de posteo, y el tiempo limite
-Cada rol tendrá un mínimo de 8 lineas, sin máximo de estas, en cada acto deben especificar lo mas posible sus capacidades, y el hecho de como realizan estas
-Sus post de rol no deben interferir con el post del maestro [Yo]
-No hay orden de posteo, pues cada clase será individual, por lo tanto no habrá interferencia de otro estudiante en su post
-Tendrán 4 dias para responder a cada tarea asignada, en caso de no poder, deben avisar vía Mp, o se tomara como fallida la clase
-Cada 4 dias, hora y minutos exacto se colocara un post que diga ‘’STOP’’, en ese momento no podrán postear mas, luego de que cada clase individual sea posteada con el Nick para quien va dirigida, y se coloque el post ‘’NEXT’’, podrán continuar con sus post, con un nuevo plazo de 4 días
-Al aceptar entrar en esta clase, aceptan que el maestro insulte a sus personajes y en algún caso los llegue a golpear, cualquier duda será respondida vía MP
-La manera de usar sus poderes están fuera de las limitaciones puestas en sus fichas, por ende son libres de modificarlas y colocar lo aprendido en ellas
-Sus post, en su rol no debe interferir con el de otro estudiante, por mucho solo mencionarle, pero no involucrarse en su actuar
-Desactivar la firma al momento de postear par que asi cargue mas rapido la pagina







avatar

Dromes :
139837
Reputación :
5
Mensajes :
351

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Clases Re: Clase Control de Poderes III [Avanzado]

Mensaje por Yuno Gasai el Dom Abr 30, 2017 1:30 pm

Era eso del medio día. Me encontraba almorzando en un restaurante de comida italiana: Spaguettis, mientras utilizaba mi celular para spammear el buzón de mensajes de texto de Shin-sama y lo veía caminando por las calles. Le había puesto una mosca-cámara de celular dentro de sus vestimentas así que podía verlo cuando quisiera. ¡Aaah! ♥ ¡Shin-samaaaa! ♥

Sucede que comencé a escuchar voces de sorpresa y gritos por parte de las personas dentro del restaurante. Cuando subí la mirada noté un horrible sabueso putrefacto, como salido del Resident Evil, que estaba caminando a mi persona. Espera, no... No eran sabuesos. Eran hienas. Hienas como si estuvieran sacadas de este video-juego, pero con una apariencia mas malota. Entrecerré mi mirada cambiando por completo la expresión de mi rostro. Si no hubiera tenido aquel sobre en la boca, es probable que la hubiera asesinado. ¿Por qué?

Porque noté que el animal no estaba agresivo, no había atacado a nadie. Solo caminaba con gala, ignorando a los demás, dirigiéndose hacia mi, soltando toda esa energía negativa característica de un ser de la oscuridad, pero había algo más... Ese animal no era normal. La hiena del infierno (buen nombre para una banda de rock (?)) dejó el sobre encima de la mesa donde estaba comiendo, y desapareció desintegrándose en la misma oscuridad de la que había venido. Al inicio miré el sobre con un poco de desconfianza, pero luego lo abrí y leí la carta. Ya veo... Era la clase de Control de Poderes III a la que me inscribí para hacerme más fuerte. En esos momentos estaba haciéndo hasta lo imposible por volverme más poderosa...

La carta desapareció ante la mirada atónica de las personas del restaurante. Cerré mis ojos. Era hora de abandonar a Shin-sama por un tiempo... Por su bien, por el mio, por el nuestro. Si es lo que tenía que hacer para hacerme más  fuerte y protegr a Shin-sama del mismísimo infierno o de los dioses, que así fuera.

Llegué al lugar donde se darían las clases, armada con mi katana, mi pistola, mis dagas, mi fuerza de voluntad y mis ganas de ser más fuerte de lo que era antes. Las multitudes de personas me ponían tímida, pero... Esa clase era diferente. Habíamos comenzado con un tiradejo de cuerpos muertos y olor a sangre... No había tiempo para la timidez, pero mis ojos si se perdieron, por unos momentos, en un pequeño frenesí cuando vi la sangre y los cuerpos muertos. Era como si de alguna manera la masacre despertara mis instintos por querer... asesinar algo. Debía controlarme. Yo solo mataba por amor, pero... Es que precisamente por amor es que estaba en esta clase...

Y ahí estaba. Unos cabellos rojizos entre una gran estela de humo. Ese hombre...

-Cerdos asquerosos, han venido al matadero, y yo soy su verdugo, el que se quiera largar que lo haga, y el que desee alcanzar el máximo de su poder, entonces hágalo, o mueran en el intento, ahora ustedes no son mas que basuras ante mis ojos, confio en que al menos al terminar mi clase, sean tan útiles como la mierda de un perro; Ahora escorias inmundas, digan su nombre-

Nadie más se atrevió a presentarse. Eso significaba que yo debía ser la primera. ¡M-Maldición...! P-Pero... No había nada de que arrepentirse. Estaba ahí para hacerme más fuerte y así poder proteger a Shin-sama... Di un paso al frente, con timidez. Pero recordé mi misión y subí la mirada a una decidida para ver aquel hombre a los ojos. Él era un asesino. Él era igual, o peor que ella. Un hombre de las tinieblas. No había que temer.

-Gasai Yuno. - Mencioné decidida, firme. No di ningún dato extra. Solo di mi nombre tal y como él lo había pedido. Ascentí con la cabeza para dejar saber que había terminado, y volví a dar un paso atrás para reunirme con mis compañeros.

Tan pronto cada uno se presentó, noté como el demonio tomó el cigarro entre sus manos y nos sonrió maliciosamente. Nos observaba a todos y cada uno de nosotros con la mirada escarlata... Entonces escuchamos ruido desde las costas de la playa: Buques de guerra y otros armamentos. Y de la nada, todo comenzó. Como si fuera una guerra real: Comenzaron a dispararnos como si fueramos nada.

-Ah si, demuestren su poder ahora, inútiles-

Así que eso era.

Salí corriendo como acto de reflejo, esquivando algunas balas de cañon que caían cerca de mi. Una de ellas cayó tan cerca que me sacó volando como si fuera un saco de patatas. Comencé a rodar al caer al suelo, haciéndome algunos rasponazos en el suelo. Mi cuerpo se detuvo algunos metros de donde estaba. Comencé a reponerme poco a poco, quedándome sentada, viendo como los estudiantes a mi alrededor se defendían -o no- para luego volver mi mirada a unos tres cañonazos que venían en mi dirección. ¿Quién soy yo realmente...? No. Esto no era lo que yo quería ser. No quería ser un puré de papas en el suelo mientras mi otros peleaban por o para defenderme. Yo era un ángel guardián... O al menos, eso era lo que había sido antes de haber "caído" y se me quedó la costumbre de proteger a los demás. Yo tenía que proteger, no ser protegida. Esta vida en el suelo, estar siempre atrás de los demás no era lo que yo... Quería ser. Reaccioné.

Puse mi mano en el mango de mi katana y fue cuando lo hice:

Me levanté con rapidez, y en un intento de Iaido, desenfundé mi arma para lanzar un corte a aquellas balas de cañon que venían a mi persona.

Originalmente el viento fino que salía de la katana que blandí se encargaría de cortar esas tres balas de cañon que venían a donde mi, picándolas por la mitad y partiéndolas en dos pedazos que caerían al suelo si explotar, pero venían más balas de cañon y proyectiles de 50mm.

Concentré energía tipo-oscuridad en mi mano derecha, la que sujetaba con la katana, y pasé aquella energía a mi arma. Comenzé a dar fuertes cortes en los aires utilizando la oscuridad de mi magia para incrementar el rango de mi katana. Así se me haría más fácil cortar y desviar cualquier munición que viniera a mi persona.

Pero noté que la oscuridad estaba haciéndo algo: Estaba "desintegrando" todo lo que tocaba, como si yo fuera algún tipo de "Ángel de la Muerte" (de ahí el apodo). Desintegraba desde la naturaleza, hasta aquellos tipos de munisiones para que no se acercaran a mi. Era como una extensión, o una pasiva, por llamarle de alguna manera, de mi técnica "Rotten Vibes / Death Touch".

De momento y sin poder controlarlo, un gigantesco poder de oscuridad en forma de espiral salió de mi cuerpo, convirtiéndose en una esfera de energía negativa que "mataba" todo lo que tocaba. Desde la vegetación, el suelo, hasta aquellas municiones que venían a mi persona para asesinarme. Esas municiones se desintegraban al instante nada más tocar mi escudo de energía. Si no fuera una clase, era probable que hubiera destruído aquellos buques, pero yo ya había cumplido con lo que pidió el profesor: Me defendí y sobreviví. Desactivaría mis técnicas una vez todo terminara, consciente de que tenía mucho que aprender, y que así lo haría si me lo proponía.
avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
43309
Reputación :
14
Mensajes :
294

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Clases Re: Clase Control de Poderes III [Avanzado]

Mensaje por Dylan Walker el Mar Mayo 02, 2017 10:50 pm

Era un día cálido en Éadrom, la gente se veía —sorpresivamente— alegre, a pesar de todo lo acontecido en los últimos días. Sus azules ojos miraban a su alrededor, mientras se encontraba sentado en una de las bancas, a la vez que aprovechaba su tiempo libre para comer de un helado que había comprado hace un par de minutos. Revisó su celular, notando que faltaban sólo minutos para el mediodía. ¿Qué podría hacer después de terminar de degustar aquel frío alimento? No había muchas opciones, en especial tomando en cuenta el clima que hacía. En estos momentos preferiría encontrarse en algún lugar frío, o buscar refugio del sol, que se podía ver en el punto más alto, en el centro del cielo.

Terminó de comer finalmente, tras darle el último mordisco a aquel cono hecho de galleta. Entonces escuchó algo, que lo hizo alarmarse por un instante. Levantó la mirada buscando el origen de aquellos gritos, llenos de terror, inclusive algunos sollozos. Se puso de pie al no darse cuenta de qué ocurría, pensando al instante en lo peor. Y lo vio, a aquella cosa, bestia, criatura o como sea que debería ser llamada. Parecía un perro, un sabueso para ser preciso, pero no lo era, o quizá sí, más no era el perro más normal de este mundo. Con un sobre dentro de su hocico, que chorreaba de sangre, dejando una marca de lo mismo en su paso, junto con pedazos de carne podrida. Apestaba, su olfato se lo decía. Sin embargo, el olor no era algo que le molestase o fuera algo que captara su atención. A él le importaba saber qué hacía esa bestia en dicho lugar y más importante aún: ¿Por qué se dirigía hacia él?

Se puso a la defensiva, con los puños apretados y su anillo brillando, preparado para el combate. Pero se sorprendió, puesto que la bestia dejó aquella carta a sus pies, manchando sus zapatos y parte de su pantalón con sangre. Posteriormente se desvaneció, dejándolo aún más confundido.

Se agacho, tomando la carta llena de sangre. La abrió para poder leer su contenido. Lo que vio hizo que una sonrisa se asomara en su rostro, mínima, pero denotaba cierta emoción en ella. “Clase de Control de Poderes III. Avanzado” repitió en su mente. Se había inscrito a dicha clase, a pesar de las advertencias que le habían dado sobre el profesor y lo peligrosa que era tomar aquel curso. No le importaba los riesgos, puesto que esa clase podría ayudarle a cumplir su objetivo desde que empezó a vivir en Éadrom: controlar sus poderes sin la necesidad de ese anillo que portaba.

Terminó de leer todas las indicaciones, el lugar y la fecha, incluida la hora exacta. Al instante se dirigió al lugar donde se resguardaba en esos días, dispuesto a preparar las cosas para dirigirse al lugar donde la clase tomaría lugar. Guardó consigo mismo los objetos pedidos: un reloj, un cuchillo y aquella foto que pedía, una de las pocas que tenía de su hermana menor. Además, llevó consigo aquel anillo, esperando con ansias que fuera la última vez que lo usara.


Momentos después.


Llegó finalmente a aquella isla en las afueras de Éadrom, al borde de la frontera marítima del país. Decenas de cadáveres en el lugar, posiblemente alumnos o cualquier persona que se atreviera a tomar esta clase y fracasó en el intento. A sus lados se encontraban sus compañeros. Eran pocos, los podía contar con los dedos de una de sus manos. Supuso que la reputación de aquel profesor provocaba que muchos temiesen a tomar el curso. Negó con la cabeza, quizá esto no había sido la mejor idea, pero sabía que ya no había marcha atrás.

Un ruido lo tomó por sorpresa, sumado al pequeño sismo junto con la aparición de un cráter. Y lo vio: pelirrojo, con una apariencia que le generaba cierta intriga. De su boca salió una capa de humo, producto del cigarrillo que posaba en sus labios.

—Cerdos asquerosos, han venido al matadero, y yo soy su verdugo, el que se quiera lagar que lo haga, y el que desee alcanzar el máximo de su poder, entonces hágalo, o mueran en el intento, ahora ustedes no son más que basuras ante mis ojos, confió en que al menos al terminar mi clase, sean tan útiles como la mierda de un perro; Ahora escorias inmundas, digan su nombre.

“Motivador” pensó sarcásticamente el de cabellos azules ante cada palabra que salía de la boca de aquel profesor, que se había autoproclamado como verdugo. Y ahora venía la parte que más adoraba, o eso es lo que afirmaba sarcásticamente. No era difícil, simplemente era decir su nombre y apellido. Nadie se atrevió a pasar, inundándose el lugar de silencio por un par de minutos, hasta que una chica de cabello rosa dio un paso hacia el frente, presentándose ante todos.

—Gasai Yuno.

Dijo aquella chica, con un tono que, según lo que pudo apreciar fue firme y directo. Posteriormente ella dio un paso hacia atrás. Suspiró y miró a su lado, supuso que lo mejor sería ser el siguiente. Imitando a dicha chica, dio un paso hacia el frente, mirando con su típica inexpresividad al pelirrojo.

—Dylan Walker —habló, fuerte y claro, con un toque de seriedad en su voz. Dio un paso hacia atrás y miró a los lados, esperando atentamente a que cada uno de sus compañeros se presentara. Cuando finalmente terminaron, miró de nuevo al pelirrojo, esperando a que este diera las indicaciones próximas. Notó una sonrisa maliciosa mientras tomaba el cigarrillo con sus manos. Esa sonrisa no le gustó para nada y supo que tenía razón para que le disgustara al escuchar un imponente ruido desde el mar. Barcos, no sabía muy bien que tipo, pero sabía que estaban hechos para la guerra, debido a que al instante empezaron a disparar en dirección suya.

—Ah sí, demuestren su poder ahora, inútiles.

Alcanzó a escuchar eso, ocasionando que una sonrisa pequeña se formase en su rostro. “Me gusta como comienza esto” pensó, atento a todas aquellas balas de cañón que se dirigían hacia él.

Empezó a moverse con rapidez, aprovechando la agilidad y velocidad que poseía por el hecho de no ser un simple humano. Saltos laterales le ayudaron a evitar la primera de las balas. Se lanzó posteriormente al piso, al notar que la siguiente bala casi le impacta en el rostro, de hecho, esta rozó su cabello, dejándole un poco de tierra en el mismo. Sin perder el tiempo se levantó, corriendo y evitando las siguientes balas por medio de saltos y lanzamientos hacia el suelo sumados de un giro para levantarse al instante. Lo estaba haciendo bien, o eso es lo que creía.

Un proyectil cayó al lado suyo, generando un gran impacto en el suelo, generando que cayera al piso causa de un tropezón. Y entonces vio frente suyo tres balas, como si las tres hubiesen estado esperando el momento ideal para atacarlo y bueno, este era el momento ideal, aunque no para él.

Sabía que hacer, pero lo estaba evitando hasta hace algunos momentos. Su brazo izquierdo se movió instintivamente, apuntando con el puño en dirección hacia aquellas tres balas que estaban a sólo metros de impactarlo. Concentrándose, reuniendo la energía que yacía en el ambiente en la piedra que estaba en el anillo de su dedo medio, enfriándola y dirigiéndola hacia en frente suyo. De un momento a otro una pared de hielo empezó a generarse frente de él, aunque él prefería llamarlo “escudo de hielo”. Dicha creación suya tenía el área necesaria para cubrir el impacto, pero no sabía si el grosor del mismo podría soportar.

Se cubrió el rostro preparado para el impacto de aquellos proyectiles contra aquella figura hecha de hielo, que fue destruida en gran parte. Sin embargo, logró cumplir a la perfección el objetivo que tenía: defenderlo de aquellas cosas que estaban a nada de matarlo. Pequeños pedazos de hielo cayeron junto a él, algunos de ellos filosos cayeron en uno de sus brazos, haciéndole pequeños raspones ocasionando un sangrado leve en dicha zona. Se levantó y, sin perder el tiempo, empezó a moverse.

Otra bala rozó su cuerpo, a centímetros de impactarlo. Y de nuevo, otra estuvo en frente de él. Pensó en generar otro escudo de hielo, pero sabía que, si hacía dicha acción cada vez que una bala pasara frente suyo, podría estorbarle cada vez más a la hora de moverse. Entonces, optó por la segunda de sus opciones. Concentró de nuevo la energía del ambiente en aquella piedra incrustada del anillo, ocasionando que brillara más de lo usual. Apuntó en frente, con el anillo brillando con mayor intensidad y finalmente lanzó aquella onda de energía. Era una ráfaga, que emanaba una gran cantidad de frío. Contagiaba de frío por donde pasaba, llegando a generar algo de nieve en el mismo lugar, congelando parte del suelo. Impactó con el proyectil, logrando detenerlo, pero generando que la ráfaga se dividiese en dos partes, hasta que desapareció. Sonrió, lo había logrado de nuevo. Esquivó algo que pudo haberlo matado.

Volvió a moverse rápidamente, evitando con su agilidad y velocidad cualquier proyectil. Recurriendo a sus poderes en cuanto fuera necesario y, aplicando el poder que considerase más ideal en cualquier situación. De a poco empezaba a notar algo de fatiga en su cuerpo, debido al constante movimiento, pero sabía que no podía detenerse, al menos hasta que aquellas cosas dejaran de atacarlo. Por el momento continuaría haciendo todo lo posible por sobrevivir al que parecía que era sólo el principio de algo brutal.
avatar

Salón :
3 A
Edad :
18
Dromes :
22239
Reputación :
3
Mensajes :
95

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Clases Re: Clase Control de Poderes III [Avanzado]

Mensaje por Son Gohan el Miér Mayo 03, 2017 6:42 pm

La mañana de aquel día había sido tranquila, rutinaria por así decirlo, hasta la llegada del medio día, durante esas horas de casualidad le había dado por recordar que aun no sabía nada de donde seria la clases de control de poderes, estaba algo nervioso, llevaba tanto tiempo actuando como un chico normal, tenía miedo de perder el control, bueno aunque por algo se metió en dicha clase, tal vez como una leve sensación de que podría intentar o lograr controlar su propio poder, no perdía nada con intentarlo. Continuo con su lectura  en un pequeño escritorio aun lado de su cama,  le daba la espalda a la puerta de su cuarto, la cual estaba cerrada, estaba muy concentrado en lo suyo, hasta que sintió la presencia de algo detrás suya, era una presencia pesada y oscura, volteo y vio a un sabueso, pero no uno normal, uno con el cuerpo desgarrado, heridas expuestas y expresión demoniaca, casi podías ver como su carne putrefacta se caía lentamente de sus cuerpos. Gohan se asusto por unos momentos, pero luego lo miro con curiosidad, no parecía agresivo, además que traía un sobre en su hocico que goteaba sangre, el perro infernal se acerco y  Gohan  tomo mirándolo un poco, al levantar la mirada el sabueso había desaparecido cual arte de magia.

Aun confundido y extrañado de la situación abrió el sobre, curiosamente era justo sobre lo que estaba pensando, la clase de control de poderes avanzado, aun estaba algo nervioso pero ya no era momento para arrepentirse, daría lo mejor de si para pasar la clase y quizás poder perder un poco el miedo a sí mismo. Ya llegada la fecha estipulada, se alisto y preparo algunas cosas básicas, comida, agua y algo por si necesitaba tratar una herida, algo le decía, que la clase seria peligrosa.

El lugar de reunión sería una pequeña isla, decidió ir volando, ya que era más rápido, y así fue, tras surcar los cielos , entre las nubes vio la isla, descendió lentamente hasta la playa de la isla, observo que los demás estudiantes que fueron llegando, cuando todos estaban reunidos, desde el aire, como un meteorito cayo un hombre de cabellos rojos y mirada sombría, al parecer era el profesor, con sus palabras y actitud expresaba que para él, todo eran simplemente sacos de carne, Gohan sonrió un poco nervioso, no estaba acostumbrado a gente con tal mal genio pero bueno no podía decir nada, no iba a irse simplemente porque el  profesor andaba de malas.

Luego paso la presentación, había llegado su turno, dio un paso al frente, mirando a aquellas vacios pero a la vez profundos ojos del profesor, es como si casi podía ver el mismísimo infierno atreves de ellos, aun así sonrío amablemente – Son Gohan, mucho gusto – tras decir su nombre realizo un saludo de artes marciales juntando la palma de una sus de manos con la otra en forma de puño, haciendo una leve reverencia, tras esto paso de nuevo a estar junto  a los demás estudiantes. Espero pacientemente escuchando atentamente los nombres de cada uno de sus nuevos compañeros de clase, hasta que el profesor con su tétrica mirada encendió un cigarrillo, algo estaba mal, tenía un mal presentimiento y más temprano que tarde, por la costa de acercaron rápidamente una fila de buques de guerra y sin más comenzaron a disparar la artillería pesada, ahora podía sentir como era estar en una guerra, no era igual leerla en libros de historia o ver en documentales que vivirla en carne propia.

Los proyectiles impactaron en la arena causando fuertes estruendos y explosiones de arena, rápidamente de un salto levanto vuelto mirando como algunos de los buques apuntaban hacia él, nuevamente el fuego comenzó, su mirada paso de ser inocente y tranquila a una seria. Mientras los proyectiles aun estaban en el aire, él desapareció como por arte de magia, comenzó a moverse muy rápido, casi parecía que se tele transportaba, solo se alcanzaba a ver una leve silueta moviéndose como si fuera una bala, golpeo cada proyectil en el aire, era como si en ese instante todos los proyectiles se había paralizado  en pleno vuelo, al golpearlos fue en lugares precisos y con la fuerza adecuada para no  hacerlos explotar desviándolos hacia el mar haciendo que se levantaran grandes columnas de agua por unos instantes al caer sobre la superficie marina, claro eso solo fue con la primeros proyectiles, pero ahora venían mas, tomo un posición estable con las piernas separadas, doblo los codos hacia atrás, un aura blanca que se expandía y dispersaba de manera constante rodeo su cuerpo mientras concentraba su energía en la palma dándole forma de esferas de un color amarillo, espero unos segundos y luego lanzo una ráfagas de varias esferas de energía, una por cada uno de los proyectiles, impactándolos en el aire haciéndolos explotar, dejando solo simples y minúsculos pedazos de metal y uno que otro material que caían al mar.

Tras cesar los disparos descendió de nuevo a la arena, respirando profundamente relajándose, hacía tiempo que no utilizaba aquellas técnicas, relajo su cuerpo, mientras el aura desaparecía tan rápido como apareció, observo como los demás se defendían de los buques restantes, ya desde el principio se noto que esta clase seria exigente, y que el peligro de morir, sería algo constantemente presente, tal vez como un medio para llevarlos al límite, aun no lo sabía, solo sabía que esa sonrisa maliciosa del profesor demostraba que solo era el inicio.
avatar

Salón :
1 A
Edad :
15
Dromes :
12147
Reputación :
1
Mensajes :
23

Ver perfil de usuario
ALIENS

Volver arriba Ir abajo

Clases Re: Clase Control de Poderes III [Avanzado]

Mensaje por Elio el Miér Mayo 03, 2017 8:18 pm

Era el medio día, y el joven se encontraba caminando por calles, que estaban algo deshabitadas debido a que a estas horas mucha gente está trabajando, una de las pocas horas en que caminar por las calles no resulta irritante o sofocante.

Mientras Elio comenzaba a perderse en sus pensamientos, pudo sentir una presencia amenazante y un olor extraño y desagradable; cuando se dio cuenta de lo se trataba se llevó un susto al ver a un can putrefacto y horroroso, chorreando sangre y con carne podrida en sus fauces pero todo esto contrastaba con  el hecho de que se quedara parado ahí sin hacer nada, esto no tranquilizó al joven, en realidad lo inquietó más e hizo que subiera la guardia; pareciera como si esperara el momento exacto para atacar; por mucho que la bestia aparentara que matará a todo el que se le cruce, solo dejó un sobre manchado con la misma sangre que tenía en el hocico en el suelo y se desintegró en sombras.

Al abrir aquel sobre, se trataba de la clase a la que se había inscrito, donde se supone que se volverá más poderoso, aunque solo se inscribió por exceso de tiempo libre; decía el día, hora y lugar en donde se realizaría; Elio no tenía una razón exacta para volverse más fuerte, pero sería mejor tener poder y no necesitarlo que necesitarlo y no tenerlo.

Al llegar al sitio acordado se podían ver montones de cadáveres, si es que se podían seguir calificando como eso, varios de esos eran irreconocibles como humanos; además del fuerte olor a podrido y sangre que emitían, que a pesar de estar a cierta distancia de estos, la esencia a muerto era demasiado fuerte. Los que serian sus compañeros eran bastante pocos, demasiado pocos; no sabía que el que la clase tenga un III ‘’y’’ ‘’avanzado’’ en el nombre era algo tan relevante, quizás eso le dé explicación a los cuerpos tirados por ahí, que clase tan tenebrosa.

Luego el profesor apareció, acompañado por un sismo y la formación de un  cráter; un pelirrojo con un cigarrillo en la boca, esta es la parte donde se da el típico discurso todo profesor dice al inicio de su clase.

—Cerdos asquerosos, han venido al matadero, y yo soy su verdugo, el que se quiera lagar que lo haga, y el que desee alcanzar el máximo de su poder, entonces hágalo, o mueran en el intento, ahora ustedes no son más que basuras ante mis ojos, confió en que al menos al terminar mi clase, sean tan útiles como la mierda de un perro; Ahora escorias inmundas, digan su nombre.

Al menos se sale de los estándares de actitud que un profesor muestra. Algunos de sus compañeros ya se habían presentado, algunos decididos y serios, otros mostrándose amigables a pesar del escenario, su turno llegó – Elio Anemoi- dio un paso adelante al decirlo como sus compañeros hicieron y dijo con un tono más casual, a diferencia de otros que se mostraban realmente decididos. Una vez todos se presentaron una fila de buques aparecieron avanzando por la costa, comenzando a disparar sus proyectiles en contra de los alumnos.

En el trayecto de los proyectiles, solo le tomó un poco de concentración para formar un tornado que acarreara el agua de mar en el, un ciclón que desviaría la dirección de los proyectiles antes de poder llegar cerca de la tierra mientras que el joven solo se queda parado con las manos en los bolsillos; mantener el flujo de viento del ciclón no le tomaba esfuerzo, lo que sí, era suprimirlo sin que se detenga por si solo. Luego de un rato de paz, cuando el ciclón comenzó a inestabilizarse y a desaparecer, el chico pudo notar como un proyectil viajaba hacia él, pero no tenia porque reaccionar, simplemente pasó a través de él como si fuera una figura de humo y provoco una explosión varios metros detrás de él al impactar con la tierra; tuvo suerte de que la trayectoria del proyectil fuera ideal para convertirse en aire, recibir directamente un explosión hecho aire podría resultar más dañino que recibirla siendo de carne y hueso; una ráfaga de proyectiles iban llegando hacia él y para esto cambiar a aire no servía, pero aún le quedaban trucos que usar, cuando la distancia entre los proyectiles se hizo demasiado corta, levantó su mano para crear una poderosa honda de aire que contrarrestó la fuerza de los proyectiles, haciéndolos explotar, pero incluso la explosión fue repelida por la fuerza del viento.  
avatar

Salón :
1 A
Edad :
16
Dromes :
16387
Reputación :
2
Mensajes :
84

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Clases Re: Clase Control de Poderes III [Avanzado]

Mensaje por Hefesto Grindelwald el Sáb Mayo 06, 2017 3:46 pm



STOP
OF LESSONS

INSTITUTO TAKEMORI ROL

Hola Invitado Post parados hasta nueva orden.
REALIZADO POR JONSEI PARA ITR ©


avatar

Dromes :
139837
Reputación :
5
Mensajes :
351

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Clases Re: Clase Control de Poderes III [Avanzado]

Mensaje por Hefesto Grindelwald el Sáb Mayo 06, 2017 3:50 pm



Control of powers III

.



Entrenamiento en Isla-Maestro Hefesto G



Apenas cada estudiante termina aquella demostración de su poder individual, el titan lanza el cigarrillo al suelo aplastando este con la suela de su zapato, otra bocanada mas de un espeso humo negro brota por sus fauces, mientras aquellas sombras tenebrosas que parecen emanar de el en tan solo instantes, pero aquello no es mas que un reflejo propio de la luz, acto seguido sus brazos se convierten en magma ardiente que brota de una forma desmesurada de el mismo, es tal el calor que alcanza que aquellos fragmentos de hielo en el suelo se ven derretidos

-Hay una pregunta tan antigua como la guerra misma, ¿Si un hombre trata de matarte, no deberías levantarte y matarlo primero?-

Tras decir aquello aquellos pilares de lava que brotan de el son lanzados al cielo al alzar sus brazos al cielo, sin duda en cada disparo de meteoritos volcánicos que se desprenden de su propio cuerpo hace estremecer al suelo, al poco instante una lluvia de meteoritos termina por caer sobre los barcos de guerra, los cuales son destruidos en su totalidad tan solo dejando una inmensa cortina de fuego, humo, y explosiones a la vista

-Basuras inmundas, si no entienden ese primer concepto están destinados a morir, inclusive si no son capaces de matar, deben saber que siempre pueden romperle todos los huesos al contrario, pero para lograr que ustedes entiendan la necesidad de la fiereza en una batalla real, deberán ser destruidos, y yo los volveré a construir, ahora entreguen los elementos que se piden para esta clase-

Al decir aquello acomoda su cabello hacia atrás apagándose antes la lava ardiente que emanaba de su cuerpo, y claro, un nuevo cigarrillo se posa en sus labios prendiendo este recibiendo cada uno de los elementos pedidos

-Ahora, si fallan alguna clase, su tan amado ser, lo descuartizare delante de ustedes, asi que cuando sientan dolor, piensen que lo soportan por el bienestar de el, el amor es una fuerza tan estúpida, pero tan necesaria, me dan asco, pero pasemos a lo importante-

Inhala el humo del cigarrillo soltando este en un ligero silbido, detrás de los arboles brotan un batallón entero de demonios de clase alta, cada uno con cadenas, y correas iguales a las de un perro

-Estas cadenas, mientras las tengan anularan por completo sus poderes, dejándolos igual que un miserable humano, no opongan resistencia, no se verán mas entre ustedes desde este punto, hasta el final de las clases, respiren aire puro, puede ser la ultima vez que lo respiren-

El maestro tan simplemente se da media vuelta guardando aquellos objetos entre sombras que se alzan del suelo devorando aquellos objetos como si estas mismas fueran un hambriento animal, acto seguido a cada uno terminan por golpearles en abdomen, piernas, inclusive en la cabeza para derribarlos al suelo, colocándoles de inmediato aquel collar en su cuello que apenas deja pasar el aire, y claro, las cadenas en manos y pies imposibilitando mayor movimiento, minutos luego son llevados al interior de la isla donde son jaladas unas tapas de acero con pequeños agujeros en el suelo, un hueco totalmente lleno de excremento donde cada uno es lanzado en diferentes puntos de la isla, luego aquella enorme tapa vuelve a ser puesta, de inmediato música infantil empieza a sonar en cada prisión tan fuerte que inclusive aquellas paredes se estremecen

-La primer prueba, el Infierno-

Aquella voz suena en un segundo donde la música se apaga, y luego vuelve a sonar mucho mas fuerte que antes, pero aquel excremento del suelo no es solo ello, en medio de este se levantan un par de cocodrilos comenzando a acercarse a estos

-¿Cómo vencer cuando no se tiene poder alguno?, ¿Cómo lograr usar la desesperación, el asco, la ira, cada emoción negativa para vencer?-

De nuevo aquella voz suena en los megáfonos, regresando aquella música a todo volumen, con aquellos animales, sin comida ni agua, con el olor cada vez mas inmundo del excremento, y apenas el poco aire que entra por los agujeros de las tapas, se mantiene a cada estudiante durante 3 dias seguidos.


Reglas:
Primero que todo bienvenidos a la clase de control de poderes III, a continuación dejare las reglas a seguir para aprobar el curso, las normas de posteo, y el tiempo limite
-Cada rol tendrá un mínimo de 8 lineas, sin máximo de estas, en cada acto deben especificar lo mas posible sus capacidades, y el hecho de como realizan estas
-Sus post de rol no deben interferir con el post del maestro [Yo]
-No hay orden de posteo, pues cada clase será individual, por lo tanto no habrá interferencia de otro estudiante en su post
-Tendrán 4 dias para responder a cada tarea asignada, en caso de no poder, deben avisar vía Mp, o se tomara como fallida la clase
-Cada 4 dias, hora y minutos exacto se colocara un post que diga ‘’STOP’’, en ese momento no podrán postear mas, luego de que cada clase individual sea posteada con el Nick para quien va dirigida, y se coloque el post ‘’NEXT’’, podrán continuar con sus post, con un nuevo plazo de 4 días
-Al aceptar entrar en esta clase, aceptan que el maestro insulte a sus personajes y en algún caso los llegue a golpear, cualquier duda será respondida vía MP
-La manera de usar sus poderes están fuera de las limitaciones puestas en sus fichas, por ende son libres de modificarlas y colocar lo aprendido en ellas
-Sus post, en su rol no debe interferir con el de otro estudiante, por mucho solo mencionarle, pero no involucrarse en su actuar
-Desactivar la firma al momento de postear par que asi cargue mas rapido la pagina







avatar

Dromes :
139837
Reputación :
5
Mensajes :
351

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Clases Re: Clase Control de Poderes III [Avanzado]

Mensaje por Hefesto Grindelwald el Sáb Mayo 06, 2017 3:54 pm



SIGAN
LAS CLASES

INSTITUTO TAKEMORI ROL

Hola Invitado En la siguiente ronda, se empezaran con post individual para cada estudiante, esta prueba sera la unica con un post para todos.
REALIZADO POR JONSEI PARA ITR ©


avatar

Dromes :
139837
Reputación :
5
Mensajes :
351

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Clases Re: Clase Control de Poderes III [Avanzado]

Mensaje por Son Gohan el Dom Mayo 07, 2017 6:04 pm

Todos habían logrado sobrevivir a por así decirlo, simulación de una guerra, sin embargo el profesor aun no parecía satisfecho, he iba a dar una demostración de cómo se hacían las cosas según su modo de pensar, de él emergió una lluvia de meteoritos volcánicos, por un momento Gohan se asusto creyendo que los atacaría a ellos, sin embargos los buques de guerra fueron quienes terminaron por ser el blanco por desgracia, solo pudo ver como cada uno explotaba en pedazos, y los trozos restantes se hundían  en las frías agua del océano , quien sabe cuántas vidas habían perecido en tan solo unos instantes, pero al profesor no parecía importarle en lo más mínimo, más bien parecía como si para él fueran simples cucarachas que aplastar, pero ahí no se detuvo, tras aniquilar los buques en su totalidad, volvió a fumar un cigarrillo con toda la normalidad posible en esa situación, pronunciando unas palabras que realmente, él no esperaba.


“Ahora, si fallan alguna clase, su tan amado ser, lo descuartizare delante de ustedes, así que cuando sientan dolor, piensen que lo soportan por el bienestar de él, el amor es una fuerza tan estúpida, pero tan necesaria, me dan asco, pero pasemos a lo importante”
se quedo mirando mientras pensaba, su ser más querido era su madre, en la ausencia de su padre ella fue quien lo cuido y saco adelante, incluso soportando aquellas situaciones trágicas del pasado con él, dándole ánimos  y dándole un poco de esperanza y fe en las personas, el solo hecho de pensar que alguien pudiera hacerle daño, lo hacía experimentar una fuerte ira, pero debía reprimirla por completo, aunque resultara doloroso, no podía dejarse llevar, simplemente apretó los dientes mirando al profesor –D-dañara a nuestros seres queridos? – pregunto antes de escuchar aquel agudo silbido que sirvió de llamado para aquellas criaturas que rápidamente inmovilizaron a todos, lo tomaron desprevenido, el contenerse lo hizo flaquear y no opuso resistencia al apoyado contra el suelo y encadenado, escucho las últimas palabras del profesor, tras lo cual lo noquearon.

Al despertar no sabía que había sucedido, apenas distinguía algunos rayos de luz en el lugar donde estaba, parecía una especia de alcantarilla por la tapa que apenas dejaba entrar la luz del día, intento liberarse de las cadenas, pero eran más resistentes de lo que parecían, y tampoco podía usar su ki, así que estaba atrapado y casi inmovilizado. No tardo en notar le hedor nauseabundo de ese lugar, a lo cual tosió un poco,  intento encontrar la manera de salir pero en ese momento sonó una canción seguida de una voz ensordecedoramente fuerte, tras las explicaciones del aquella voz muy fuerte la música continuo, en ese momento desde lo más profundo de aquel sucio y pútrido agujero se relevaron ante él un par de cocodrilos, y con tan solo verlos se notaban hambrientos, quien sabe cuánto tiempo lo dejarían a ir, tenía que encontrar la manera de escapar…no…no solo la manera de escapar, sino de sobrevivir, lo único que tenia seguro es que no sería devorado por cocodrilos, tal vez no tenga poderes y este encadenado, pero aun conserva su inteligencia y destreza, son su mejor oportunidad de salir de esa situación.
avatar

Salón :
1 A
Edad :
15
Dromes :
12147
Reputación :
1
Mensajes :
23

Ver perfil de usuario
ALIENS

Volver arriba Ir abajo

Clases Re: Clase Control de Poderes III [Avanzado]

Mensaje por Yuno Gasai el Lun Mayo 08, 2017 8:30 pm

-Hay una pregunta tan antigua como la guerra misma, ¿Si un hombre trata de matarte, no deberías levantarte y matarlo primero?-

Debía admitir que me sorprendí cuando el profesor atacó a traición los buques de guerra. ¿Estaba eso permitido? Estabamos en una clase, y pensé en la posibilidad de que los buques fueran contratados por el maestro para enseñarnos una lección. Pero que pasaramos por esa prueba solo para que él decidiera explotar los barcos... ¡Ah, vamos! En un verdadero campo de guerra si, pero en una clase era extraño ver esas cosas. Y en dado caso, a quien teníamos que destruir sería a él por estarnos poniéndonos en medio de todo este caos.

-Basuras inmundas, si no entienden ese primer concepto están destinados a morir, inclusive si no son capaces de matar, deben saber que siempre pueden romperle todos los huesos al contrario, pero para lograr que ustedes entiendan la necesidad de la fiereza en una batalla real, deberán ser destruidos, y yo los volveré a construir, ahora entreguen los elementos que se piden para esta clase-

"Darlo todo en la clase o morir en el intento", esta bien. Esas serían las reglas y jugaría con eso. No pensé más y fuí a entregarle los elementos que pidió al profesor, al igual que los demás estudiantes, notando como eran devorados por aquellos animalejos de sombras. Una habilidad bastante interesante y tétrica, pero eso era bonito.

-Ahora, si fallan alguna clase, su tan amado ser, lo descuartizare delante de ustedes, asi que cuando sientan dolor, piensen que lo soportan por el bienestar de el, el amor es una fuerza tan estúpida, pero tan necesaria, me dan asco, pero pasemos a lo importante-

Sooooooooobretodoooo... Como si Shin-sama fuera a dejar que un idiota como tu fuera a ponerle las manos encima. Y yo tampoco iba a quedarme con brazos cruzados mirando. No me importaba si el oponente era más fuerte que yo, estaba dispuesta a proteger a Shin-sama hasta del mismísimo demonio. Pero si estaba en esa clase era por él, para protegerlo a él, porque así me lo había propuesto, no por nadie más.

-Estas cadenas, mientras las tengan anularan por completo sus poderes, dejándolos igual que un miserable humano, no opongan resistencia, no se verán mas entre ustedes desde este punto, hasta el final de las clases, respiren aire puro, puede ser la ultima vez que lo respiren-

Bien, entendía el método de entrenamiento. Sin poderes, sin ventajas. Ok. Lo aceptaría. Cualquier cosa para hacerse más fuerte y poder proteger a Shin-sama. Los demonios vendrían hacia todos y cada uno nosotros y nos derrumbarían al suelo. Tal y como dijo el profesor, no forcejeé, me dejé poner las cadenas y por eso no me golpearon tanto como pudieron haber golpeado a algún otro. Hecho esto nos llevaron por un largo tramo hasta el centro de la isla, como si fueramos esclavos que no valieramos nada.

Ya estaba acostumbrada a tener cadenas en mi cuerpo y a ser tratada mal, así que eso no era algo nuevo por lo que estaba pasando. Era normal. La forma en la que me habían enseñado que era el amor, solo que Shin-sama me enseñó otra forma de amar.

Después de un largo trayecto, los demonios alzaron una especie de tapa de acero y nos lanzaron a un agujero lleno de excremento. Caí en todo aquel desastre, asfixiándome al instante y terminé vomitando del asco. Aire... Necesitaba aire. Estuve luchando onmigo misma para tratar de acostumbrarme a todo eso, pero sentí unas malditas vibraciones y una música a todo volumen... -La primer prueba, el Infierno- - Y la música volvió a resonar a todo volumen, haciendo que perdiera el sentido de orientación. Me acerqué a las ranuras por donde entraba la poca luz de las afueras e intenté respirar del poco aire limpio que entraba por allá. Tocí bastante, pero al menos ya estaba acostumbrandome  con dificultad al maldito olor. Las nauceas seguían presentes pero poco a poco iban lléndose, pero habían otras malas noticias: Habían cocodrilos asomándose entre el excremento.

-¿Cómo vencer cuando no se tiene poder alguno?, ¿Cómo lograr usar la desesperación, el asco, la ira, cada emoción negativa para vencer?-

La última vez que me pasó eso terminaron todos muertos... Pero, ¿qué pasaría si ese enemigo era mucho más poderoso que yo? Era ahí cuando tenía que evitar que la locura se apiadara de mi, pensar en las verdaderas razones por la que estaba ahí y crear una estrategia.

Estaba encadenada y ya había visto esos cocodrilos acercándose. Era obvio que querían comerme, y he ahí la primera prueba: Sobrevivir a esos enormes animales. Usaría las cadenas a su favor para lanzar golpes a los animales, que abrían la boca y lanzaba mordiscos al aire. Decidí rodear a los cocodrilos y hacer que se concentraran en las cadenas que los golpeaban. Uno de ellos fue a morder una de las cadenas para evitar seguir siendo golpeado, y fue cuando mordió a su compañero por error. Yo había decidido ocasionar ese "pequeño" accidente para que su compañero se enojara con el otro y se pusieran a pelear entre ellos.

Sabía que los animales salvajes eran territoriales, y esos dos no compartirían la comida (a mi). Así que aprovechando la larga longitud de mis cadenas, decidí ponerlos a ellos a pelear entre si. Solo tenía que retroceder y esperar a que uno de los cocodrilos saliera victorioso para matar al otro, de alguna forma.

Uno de los cocodrilos mató el otro así que decidí entrar con manos a la obra. Comencé a correr alrededor del "croco", y usar las cadenas que me ataban para rodearlo del cuerpo, de la parte de su cuello y la boca para ser más precisos. Entre los halones y la fuerza del cocodrilo tirando para un lado, conmigo tirando para el otro, terminaría ahorcándose él mismo. Claro, el cocodrilo tenía una fuerza descomunal. Sin poderes le sería fácil barrerme por el suelo. Tenía suerte de que no había agua, de lo contrario no podría hacer esa estrategia porque el cocodrilo podría regresar hacia atrás y hundirse en el cuerpo de agua. Eso haría que me ahogara.

La cuestión es que el cocodrilo ya no podría abrir la boca para comerme. Intentaría domesticarlo o asesinarlo. Tiré de las cadenas para llamar su atención y ponerle respeto. ¡Hahahahahaha! Sonaba gracioso desde otro punto de vista, pero no tenía ganas de matar dos cocodrilos. El lagarto fue difícil de "domesticar" en un principio, pero de a ratos se ponía tranquilo. Es probable que fuera porque estuviera "amarrado" a aquellas cadenas y sabía que no podía hacer mucho para comerme. Así que por lo visto, llevaríamos la fiesta en paz.

Creo que Shin-sama se reiría de esto cuando le contara que ahora era "Yuno, la domadora de cocodrilos." Mi concentración con los cocodrilos fue tal, que no me acordaba de las malditas vibraciones y música que había a alto volumen, ni de la peste a excremento de la que ya me había acostumbrado. ¡Aaaghhh!! ¡Maldita música!

Bueno, solo quedaba acostumbrarme y vigilar que el cocodrilo no se fuera a poner difícil. De vez en cuando me sentaba en una esquina con el ojo al cocodrilo. No me quedaría más  remedio que matarlo si veía que se ponía agresivo.

Así pasaría los tres días. Intentando respirar aire fresco, durmiendo cuando el cocodrilo se iba a dormir. Intentaba que mi sueño no fuera tan pesado. Ya me había ... "acostumbrado" a la maldita música. El cocodrilo por otro lado se mantenía guardando energías como hacían ellos en la naturaleza cuando no había mucho que comer, y así me mantuve yo también, aprendiendo del cocodrilo, moviéndome lo menos posible para guardar energías.
avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
43309
Reputación :
14
Mensajes :
294

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Clases Re: Clase Control de Poderes III [Avanzado]

Mensaje por Dylan Walker el Miér Mayo 10, 2017 1:47 am

Continuaba moviéndose, aun haciendo usos de sus habilidades físicas y sus poderes para poder evitar aquellas balas provenientes de esos barcos de batallas. Se sentía algo cansado, puesto que llevaba ya varios minutos haciendo eso sin recibir muchos daños, sólo algunos raspones en su cuerpo debido a las caídas que había sufrido. De un momento a otro, pareciera como si los ataques cesaran. Volteó instintivamente hacia el pelirrojo, quien, de la nada hizo que de sus brazos apareciese lava, como si los mismos estuvieran hechos de aquella roca derretida. Sintió una sensación extraña, ¿Los iba a atacar con eso? ¿Cómo se supone que lo enfrentaría? No creía que el hielo pudiera hacer algo en su contra.

—Hay una pregunta tan antigua como la guerra misma, ¿Si un hombre trata de matarte, no deberías levantarte y matarlo primero? —

Escuchó sus palabras, sí, tenía razón, de cierta forma. Quizá esa era la mejor solución en aquellas situaciones. Los pilares de lava, posteriormente fueron lanzados, en forma de meteoros volcánicos. Se puso alerta, pensando que irían en dirección de ellos. Sin embargo, estos se encargaron de destruir aquellos barcos. “Ahora lo entiendo” pensó, al ver lo que había ocurrido. El humo provocado por las explosiones era visible, así como el fuego proveniente de la destrucción provocada por el pelirrojo.

—Basuras inmundas, si no entienden ese primer concepto están destinados a morir, inclusive si no son capaces de matar, deben saber que siempre pueden romperle todos los huesos, al contrario, pero para lograr que ustedes entiendan la necesidad de la fiereza en una batalla real, deberán ser destruidos, y yo los volveré a construir, ahora entreguen los elementos que se piden para esta clase —

Finalmente había llegado la hora. Asintió instintivamente, entregándole el cuchillo y el reloj que había pedido. Al sacar la foto no pudo evitar mirarla por un instante y pasar su dedo pulgar sobre la imagen impresa de su hermana menor. La entregó, aunque algo dudoso, para posteriormente alejarse y situarse al lado de sus compañeros, quienes hicieron lo mismo al entregarle los objetos pedidos al pelirrojo.

Foto: Jade Walker:

—Ahora, si fallan alguna clase, su tan amado ser, lo descuartizare delante de ustedes, así que cuando sientan dolor, piensen que lo soportan por el bienestar de él, el amor es una fuerza tan estúpida, pero tan necesaria, me dan asco, pero pasemos a lo importante—

Su mente se puso alerta. Parecía que, después de todo, no se podría dar el lujo —nadie en realidad— de tomar esta clase como un simple entrenamiento. Si el pelirrojo que se hacía llamar su verdugo iba en serio, tendría que hacer lo mismo, dar todo de sí mismo. No se permitiría que algo le pasase a su hermana. Aunque bueno, en realidad no permitiría que nadie de su familia saliese lastimado por culpa suya. El sujeto inhaló humo de aquel cigarrillo. De un momento a otro, criaturas desconocidas aparecieron, con cadenas y correas, ¿Qué se supone que harían con eso?

—Estas cadenas, mientras las tengan anularan por completo sus poderes, dejándolos igual que un miserable humano, no opongan resistencia, no se verán más entre ustedes desde este punto, hasta el final de las clases, respiren aire puro, puede ser la última vez que lo respiren —

Sus ojos se abrieron totalmente sorprendido. ¿Cómo aprendería a controlar sus poderes sin tenerlos?, ¿De qué rayos se trataba esto? Notó como el pelirrojo les dio la espalda a todos, mientras las sombras aparecían del suelo, devorando los objetos que él y sus compañeros le habían entregado. Estuvo a nada de abrir la boca, para preguntarle qué haría con aquellos objetos. Pero sintió un golpe en el abdomen, sacándole el oxígeno y haciéndole olvidar lo que iba a hacer. Quería reincorporarse, pero sintió golpes en sus extremidades, sintiendo debilidad, menos fuerza para levantarse. El golpe en la cabeza fue peor inclusive, llegando a dejarlo aturdido por unos segundos, cerrando los ojos.

Pasaron algunos segundos, o minutos, no tenía idea y volvió a abrir los ojos, producto del nauseabundo olor que entraba a sus fosas nasales. Miró a su alrededor instintivamente, ¿Dónde estaba?, ¿Dónde estaban sus compañeros? No sabía nada en este preciso momento, todo debido a que recientemente despertó. Se puso de pie, dispuesto a encontrar respuestas rápidamente y fue entonces que escuchó aquel sonido ensordecedor: música infantil. Las paredes —que, a su parecer, eran de metal— se estremecían debido al potente sonido de aquella música. Lo irritaba el sonido, de verdad que lo hacía, y lo que era peor, lo desconcentraba en su totalidad.

—La primera prueba, el Infierno —

Escuchó aquella voz del pelirrojo por un segundo, momento en el cual la música se detuvo. Sintió alivio, pensando que aquel problema del ruido se había terminado y tendría que lidiar con algo más. Grave error, puesto que la música volvió a sonar, retumbando en sus oídos, generándole dolor en sus tímpanos. Intentó ponerse las manos para evitar aquel sonido, pero debido a lo imposibilitado que estaba por aquellas cadenas no pudo hacerlo. Suspiró e intentó relajarse, pero el sonido no se lo permitía, lo bloqueaba y lo hacía sentirse mal, molesto, furioso. Lo estaba sacando de quicio.

—¿Cómo vencer cuando no se tiene poder alguno?, ¿Cómo lograr usar la desesperación, el asco, la ira, cada emoción negativa para vencer? —

Sonó de nuevo la voz del “profesor”. Chasqueó la lengua, pensando en a qué se refería con la palabra “vencer”. Como si sus pensamientos fuesen leídos, vio la respuesta frente de sí. Un par de cocodrilos, saliendo de aquella porquería que —según sus pensamientos— era uno de los orígenes por el cual el lugar apestaba tanto. Ambos animales se acercaban a él, dispuestos a atacarlo, a acabar con él, para posteriormente comerlo. Sí, dudaba que hubiese alimento en este lugar, o, mejor dicho, el alimento era él. ¿Qué debía hacer?

Instintivamente apuntó el anillo de su mano izquierda hacia los animales, intentando generar sus poderes helados. Se sorprendió al no ver que ocurriese nada y, entonces lo recordó, pues sintió aquella correa alrededor de su cuello, así como las cadenas en sus extremidades. Aquel pelirrojo había hecho que quedara sin sus poderes y, ahora era un simple humano, sin nada especial. Sonrió para sí mismo, como si se reprimiese por ser tan idiota de haber olvidado aquel detalle. Ahora debería de defenderse de aquellas cosas sin sus poderes y limitado debido a aquellas cosas que lo sostenían. Sin duda alguna, el ruido generado por aquella música, sumado al hedor del lugar evitaban que se concentrase.

Analizó por un instante la situación, tomando en cuenta el tiempo que tenía debido a la distancia entre los cocodrilos y él. No tenía la suficiente fuerza para someter a aquellas bestias, así como sus poderes que habían sido removidos. Su anillo no servía de nada en estos momentos, puesto que por sí sólo era una especie de adorno que llevaba consigo. Entonces, ¿Qué debería hacer para sobrevivir en este momento? Sí, podía intentar evadir a aquellos animales, ¿Pero por cuánto tiempo lo haría? No lo sabía, pero sabía que no podría hacerlo mucho debido al factor del cansancio y a las condiciones en las que estaba ahora mismo.

Uno de los cocodrilos lo intentó morder, pero Dylan logró evitarlo por poco. Sí, eran más rápidos y no quería sentir esa maldita mordida en su cuerpo. El otro intentó golpearlo con su cola, cosa que surtió efecto, ocasionando que cayera en aquella porquería. Tosió, asqueado por el olor, pero se levantó, aunque con algo de incomodidad por las cadenas que tenía. Entonces, las vio y la mente se iluminó por un instante. Sí, no tenía armas, o eso es lo que creía en ese momento.

Esperó a que uno de los cocodrilos se lanzase y, cuando lo hizo, logró moverse con las cadenas, golpeándolo en lo que creía era su cuello. Debido a aquel movimiento, ambos cocodrilos chocaron entre sí, cayendo uno cerca de las paredes, recibiendo un gran impacto. El que se encontraba en mejores condiciones parecía molesto puesto que se olvidó del de cabellos azules y se dirigió al que se suponía era su compañero en ese momento, que se encontraba indefenso. Parecía que discutían sobre algo, sobre el motivo por el cual chocaron y entonces, lo golpeó con su cola, derribándolo de nuevo, para posteriormente lanzarse contra él, dispuesto a matarlo. El ojiazul no pudo evitar desviar la mirada, debido a lo desagradable que era lo que estaba pasando, el cómo el cocodrilo asesinaba a su compañero. Por suerte, la música del lugar evitaba que él pudiese escuchar los quejidos del otro.

Cuando toda aquella horrible situación pasó, Dylan volteó la mirada. Sólo quedaba uno y bueno, sería difícil, aunque al menos no se enfrentaría a dos. Lo esperó a que se lanzara, evitando por poco un golpe con la cola y un mordisco. El chico intentó golpearlo al cuerpo con la cadena y conectarle un pisotón en uno de sus ojos. No le gustaba hacer aquello, pero sabía que debía de hacerlo, debía de sobrevivir en estos momentos si quería hacerse más fuerte.

El cocodrilo chilló, lo pudo escuchar por la cercanía. Dylan, dudoso, volvió a impactarlo con sus pies, intentando quitarle la capacidad de la visión. Con las cadenas golpeó su cuerpo, debilitándolo, aunque en el intento se llevó alguno que otro golpe con aquella cola. Uno de aquellos golpes fue en su boca, ocasionando que saliese sangre de la misma. La escupió, pero no se detuvo, continuando golpeando a aquella bestia hasta que quedase inconsciente. Suspiró y se detuvo cuando pasó.

No estaba satisfecho con aquello que hizo, a pesar de que sabía que el animal no estaba muerto, sino que sólo estaba inconsciente. Se mantuvo alejado del cocodrilo, a una distancia considerable de él. Debía de vigilarlo constantemente, puesto que sabía que en cualquier momento podría despertar y no sabía cuánto tiempo estaría aquí. Intentó cerrar los ojos, buscando dormir un poco, pero dado el ruido eso sería imposible. Dio un suspiro, tratando de respirar a pesar del horrible olor. Los días serían largos bajo las condiciones en las que estaba sujeto ahora.
avatar

Salón :
3 A
Edad :
18
Dromes :
22239
Reputación :
3
Mensajes :
95

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Clases Re: Clase Control de Poderes III [Avanzado]

Mensaje por Hefesto Grindelwald el Miér Mayo 10, 2017 7:01 pm



STOP
OF LESSONS

INSTITUTO TAKEMORI ROL

Hola Invitado Post parados hasta nueva orden.
REALIZADO POR JONSEI PARA ITR ©


avatar

Dromes :
139837
Reputación :
5
Mensajes :
351

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Clases Re: Clase Control de Poderes III [Avanzado]

Mensaje por Hefesto Grindelwald el Miér Mayo 10, 2017 7:27 pm



GOHAN

.



Entrenamiento en Isla-Maestro Hefesto G


A los tres días el pelinegro es sacado a rastras de la jaula en la cual se encuentra, aquel pozo de desesperación completo, lo siguiente que realiza el maestro tras colocarse frente a el es darle un brutal golpe en la cara con su púño diestro, tan fuerte en si que causa una ligera onda en el aire

-Veo que eres un combatiente cuerpo a cuerpo, e igualmente seguro usas alguna energía para pelear, asi que lo primero que haremos es entrenar tu parte física, mejorar esa capacidad de ataque-

Tras comentar aquello las cadenas que mantienen al menor prisionero lo sueltan dejándolo en completa libertad, en aquella zona baldia donde varias docenas de cañones de artillería pesada se asoman, estas disparan  directo en contra del pelirrojo, los cañones son controlados por cámaras manipuladas a distancia, al mismo tiempo emerge del suelo un bosque entero de barras metálicas llenas de filosas cuchillas, el demonio hace ligeros pasos en una carrera mientras esquiva aquel cañonazo, simplemente parece perderse en medio de las barras de acero, dejando en el aire el silbido de su cuerpo, casi como magia aparece a un lado del cañon cuando la cámara observa otro lugar, dándole una poderosa patada con su pie diestro, usando el izquierdo como una base, el cañon se destroza por completo

-Veras gusano asqueroso, y hediento a mierda, una patada es una podrá herramienta de daño, pero al realizarla es necesario que el pie en el que el cuerpo se sostiene sea como un fuerte cedro, algo inamovible, y el pie que golpea, de justo en un lugar donde la defensa del enemigo no es completa, pero no se puede encontrar el punto ciego sin antes no chocar con un centenar de obstáculos, esto no solo mejorara tu velocidad, si no que te permitirá saber el punto débil del enemigo en su defensa-

Al comentar aquello el demonio salta al lado del menor empujándolo contra las barras de acero con una ligera patada, pero estas barras no se queda quietas, de inmediato empiezan a moverse de forma aleatoria, sin patrones, de igual forma los demás cañones disparan en contra del chico siguiendo las cámaras su rastro












Última edición por Hefesto Grindelwald el Miér Mayo 10, 2017 7:39 pm, editado 1 vez
avatar

Dromes :
139837
Reputación :
5
Mensajes :
351

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Clases Re: Clase Control de Poderes III [Avanzado]

Mensaje por Hefesto Grindelwald el Miér Mayo 10, 2017 7:39 pm



YUNO

.



Entrenamiento en Isla-Maestro Hefesto G



A los tres días la pelirosa es sacada a rastras de la jaula en la cual se encuentra, aquel pozo de desesperación completo, lo siguiente que realiza el maestro tras colocarse frente a ella es darle un brutal golpe en la cara con su puño diestro, tan fuerte en si que causa una ligera onda en el aire

-Un asqueroso angel caído, pero veo potencial en ti cerda loca, un enorme poder destructivo, pero no tan grande como debería ser-

Apenas comenta aquello aquel demonio camina tras ella inyectándole de golpe un liquido verdoso en su cuello, aquel liquido es un veneno tan potente que inclusive a una ballena en tan solo minutos la haría vomitar de todo, mareos, fatiga, calambres y demás

-Este que te inyecte es un veneno, algo simple para mi gusto, tienes unas dos horas antes que te mate por completo, entonces escucha con atención, y observa-

El titan camina a unos treinta metros de ella concentrando una enorme cantidad de energía oscura en su brazo diestro, lo siguiente que realiza es apuntar justo a una jaula llena de vampiros, aquella energía oscura termina por acumularse en un solo punto en la palma de su mano, la cual es disparada con tal violencia que hace que el mismo pelirrojo entierre sus pies al suelo, aquella energía termina por golpear a la jaula junto a todos los que la ocupaban, en tan solo instantes todos terminan siendo aplastados y destrozados por el peso, fuerza, y forma cortante de las ráfagas de oscuridad

-¿Lo viste?, la energía no solo sirve para destrozar, igual puede ser usada para comprimir como si fuese gravedad, y con tu toque de destrucción, podrías aplastar al enemigo, y destrozar su cuerpo entero, tienes hora y media para matar a todo ser en la isla, antes que te maten a ti, o mueras por el veneno… Ah, claro, y lograr controlar tanta energía destructiva en ese tiempo-

Al terminar su oración, el demonio desaparece en medio de las sombras, las cadenas que retienen a la menor se sueltan por si solas, y de toda dirección posible, por el suelo, por el mar, inclusive por el cielo, aparecen cientos de criaturas que se lanzan sin mas en contra de aquella pelirosa tratando de matarla con sus garras y colmillos.









avatar

Dromes :
139837
Reputación :
5
Mensajes :
351

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Clases Re: Clase Control de Poderes III [Avanzado]

Mensaje por Hefesto Grindelwald el Miér Mayo 10, 2017 7:56 pm



DYLAN

.



Entrenamiento en Isla-Maestro Hefesto G


A los tres días el menor es sacado a rastras de la jaula en la cual se encuentra, aquel pozo de desesperación completo, lo siguiente que realiza el maestro tras colocarse frente a el, es darle un brutal golpe en la cara con su puño diestro, tan fuerte en si que causa una ligera onda en el aire

-Elemental de hielo por lo que vi, puto helado, asi te llamare, pero ¿Por qué rechazas tu poder?, ¿Acaso le temes?-

Tan solo pregunta aquello, sin mas lo toma del cuello de la camisa llevándolo a rastras hasta la orilla de la playa, donde lo lanza a un costado como si llevara entre su mano un costal de papas, sin mucho meditarlo, o decir, el titán termina por arrancarse el mismo su propio brazo diestro de un solo jalón, el crujir del hueso suena en demasía, la carne se desgarra por completo, y la sangre sale a tal punto que en segundos un charco entero se ha formado, una risa demencial brota del maestro el cual parece que le hubieran contado el chiste mas gracioso de toda su vida, a los pocos instantes las sombras se levantan del suelo enrollándose en su extremidad amputada, las sombras se pegan por completo a sus tendones, hueso, carne, formando un brazo casi monstruoso, con garras, y una forma tétrica, deteniéndose el sangrado por completo

-La regeneración esta sobre valorada, es algo inútil en batalla, toma mucho tiempo y cuesta mucha energía, pero cuando se controla un elemento, cualquier parte del cuerpo que se pierda puede ser reemplazada al instante, se evita morir desangrado, y seguir en la batalla sin mas, pero para ello se necesita controlar por completo aquel poder, y tu deberás hacerlo antes de morir desangrado-

Antes de terminar aquella oración, el demonio salta tras el menor quitándole aquellas cadenas y correa que aprisionan sus poderes, pero claro, junto con eso arranca del contrario el brazo de un simple jalon, con una fuerza demencial, usando aquel mismo brazo formado de sombras, y claro, arranca del contrario el brazo donde tiene aquel anillo

-Apresúrate, estas al lado del mar, hay tanta humedad que podrías vencer un volcán, pero antes, puto helado, controlar bien el poder-

Termina de comentar aquello prendiendo un cigarrillo en sus labios, donde al instante sale una mujer que invoca una gigantesca marioneta, y empieza con esta a coser el brazo arrancado de nuevo al titan, mientras este solo observa a su alumno.

-Usa la desesperación para aumentar tu poder, la ira para hacerlo mas efectivo, humedad, puedes enfriar esa humedad hasta volverla hielo manipulable, puto helado-









avatar

Dromes :
139837
Reputación :
5
Mensajes :
351

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Clases Re: Clase Control de Poderes III [Avanzado]

Mensaje por Hefesto Grindelwald el Miér Mayo 10, 2017 7:58 pm



SIGAN
LAS CLASES

INSTITUTO TAKEMORI ROL

Hola Invitado Gohan, y Yuno, deben colocar en su siguiente post, la foto de su ser amado en un spoiler.
Ausencia: Elio.
REALIZADO POR JONSEI PARA ITR ©


avatar

Dromes :
139837
Reputación :
5
Mensajes :
351

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Clases Re: Clase Control de Poderes III [Avanzado]

Mensaje por Yuno Gasai el Sáb Mayo 13, 2017 1:45 am

En Casa:

No sabía porque, o para que, ese profesor estaba pidiéndo la foto del ser amado, pero eso no me daba buena espina. Hasta ahora la relación que tenía con Shin-sama había sido una "en secreto", sobretodo porque tenía que mantenerme entre las sombras para poder completar mi misión de ayudar a mi ser amado a cumplir con sus objetivos, y una de las razones por la que me inscribí a esta clase fue para ayudarlo a lograr esos propósitos, mejorando mi persona como guerrera.

Si bien, Shin-sama estaba ayudando a entrenarme, yo también lo hacía por mi cuenta. Pero nunca estaba de más recibir otro tipo de "entrenamiento" por parte de personas capacitadas para ello. Y ya había escuchado hablar muy bien, o es decir, muy cruelmente del profesor Hefesto por los pasillos académicos. Esa era una gran oportunidad para entrenar, y fue en sus primeras clases cuando pude notar el tipo de monstruo que era. Claro, no conocía toda su vida por una simple demostración, pero reconocía que era una persona con gran poder y crueldad dentro de si.

Por eso me dió miedo llevar la foto de mi ser amado, pero tenía que hacerlo. Estuve alrededor de cinco horas mirando mi álbum de fotos de Shin-sama (o más bien, más de diez), la galería de imagenes que tenía en su celular, los videos que le había tomado a ver si sacaba un screen, miraba una y otra vez, e incluso, le tiraba nuevas fotos porque era una maldita acosadora profesional, tehehehe. Hasta que al fin decidí cual de todas las fotos entregarle al profesor. Que se me hizo difícil porque casi le entrego una fotocopia de mi galería completa debido a mi indecisión (las originales eran mias... *coffcoff*yandereproblems(?)*coffcoff*... Seguí hojeando mi álbum a ver cual de todas estas 96743274 (?) fotos le daba:

Álbum de Fotos de una Stalker Profesional (?):

























....y un graaaaaaaaaaaaan etc de páginas llenas de fotos...

Hasta que por fin encontré la foto que podía darle al profesor. Pero NO le daría la foto original. No, no, no, no. No le daría jamás algo original de mi ser amado. Eso solo me lo quedaba yo. Así que lo que hice fue, sacarle una copia de buena calidad a la foto -porque tampoco le iba a dar algo mal hecho, quería pasar la clase-, poner el nombre de mi ser amado detrás de la foto: Aoshin Monji... enmarcarla en transparencia -para que pudiera leer el nombre- y entregársela. De paso, me llevé también un cuchillo... ¿Cómo no tener de esos, si era una de mis herramientas favoritas para matar cocinar? También traje conmigo un reloj para cronometrar el tiempo. Con esto preparado, decidí irme a la clase. ¡Ahora si! >w<

En la Clase:

Entrega para el Profe ~:
Nombre detrás de la Foto: Aoshin Monji


.........................

Habían pasado los tres días de la primera clase, con los cocodrilos locos, el sonido a todo volumen, el mal olor, y mi intento desesperado por no suicidarme. Esta vez no tenía poderes para protegerme, solo hacía lo que podía como una simple humana, algo bueno porque cuando me devolvieran los poderes, iba a salir más preparada. Sin embargo, dentro de aquella fosa tuve recuerdos de esos días donde mis padres me encerraban por horas, días y quizás semanas en una jaula, dándome miserias para comer, si es que estaban de humor para hacerlo, golpeando la jaula para enloquecerme, gritándome abusos verbales mientras me hacían suplicar por mi propia libertad... Era... La misma escena, con otro verdugo. Y conocer eso de cierta forma tenía un poco más de impacto en mi mente, pero solo podía sobrevivirlo por Ao-kun.

Fui sacada a rastras de aquel pozo. Los demonios de antes me obligaron a arrodillarme. Poco a poco volvía en mi, reaccionando gracias al aire puro. Mis ojos estaban completamente apagados. Los demonios estaban abriéndole paso a una persona que venía hacia donde mi y se detuvo justo cuando quedó en frente. No reaccionaba del todo, pero lo siguiente que sentí fue un poderoso golpe en mi rostro que me hizo escupir sangre.

-Un asqueroso angel caído, pero veo potencial en ti cerda loca, un enorme poder destructivo, pero no tan grande como debería ser-

De eso estaba consciente. Sabía que podía hacer más, mucho más con mis habilidades, pero...

-¡Ghh...! - Me inyectaron con algo...

-Este que te inyecte es un veneno, algo simple para mi gusto, tienes unas dos horas antes que te mate por completo, entonces escucha con atención, y observa-

Ah... Nada grave. Solo era veneno... ¡Hahahahaha! Reí internamente. ¿Qué podía ser peor que un veneno que me mataría en dos horas? Aunque claro, no era una risa burlona, tampoco una risa de tener aires de superioridad. Era una risa de que, sabía que estaba jodida.

No perdería la calma. Haría exactamente lo que el profesor quería enseñarme. Tenía un límite de tiempo y aquel hombre me quería enseñar sus métodos bajo presión. Comencé a levantarme del suelo sin quitar mi mirada de lo que él iba a enseñarme. Lo vi concentrando su energía en el brazo. Una enorme cantidad de energía oscura. El profesor era un ser de la oscuridad y estaba agradecida por ello. Vi todo lo que hizo con la jaula de lo que parecían ser, vampiros en letargo, sedientos, deformados. Había usado sus poderes de oscuridad como gravedad para aplastar al enemigo.

-¿Lo viste?, la energía no solo sirve para destrozar, igual puede ser usada para comprimir como si fuese gravedad, y con tu toque de destrucción, podrías aplastar al enemigo, y destrozar su cuerpo entero, tienes hora y media para matar a todo ser en la isla, antes que te maten a ti, o mueras por el veneno… Ah, claro, y lograr controlar tanta energía destructiva en ese tiempo.

Ascentí con la cabeza. Tenía que matar a todo ser en la isla, y tal y como el profesor nos enseñó en la clase pasada, eso significaba que tenía que matarlo a él también por estar en la isla... Aunque, no pude ni si quiera hacer un plan para matarlo, porque el hombre desapareció sin dejar rastros. Bueno, un enemigo menos.

Saqué el reloj y le puse el tiempo. Ese reloj me serviría mucho para saber cuanto tiempo me quedaba. A la vez que hacía eso, las cadenas que me atrapaban me liberaban de mi prisión,  y miles de criaturas se acercaban a mi para intentar asesinarme. Venían por cielo, tierra, mar, incluso salían de abajo de la superficie terrestre. No había tiempo, tenía que actuar.

Tal y como hizo el profesor, concentré una gran cantidad de energía oscura en mi brazo derecho. Mis ojos se pusieron rojizos mientras intentaba concentrar aquella energía en la palma de mi mano. Mi brazo temblaba porque por primera vez estaba concentrando gran cantidad de energía en un solo punto, cambiando incluso la naturaleza de mis técnicas de oscuridad a algo que nunca había intentado. No quería otra vez la oscuridad se me saliera de control y me explotara en todo el cuerpo. Eso significaría una muerte segura porque las criaturas estaban a metros de mi.

El suelo detrás de mi se agrietó. Ya estaba listo. Concentré la energía oscura en un punto de la palma de mi mano, el centro de ella... -¡¡¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHH!!! - Grité para lanzar aquel rayo a las criaturas que venían por al frente. De la palma de mi mano salió disparada la enorme cantidad de energía como si fuese un rayo oscuro. Los seres que estaban en el camino fueron aplastados.

Se quedó perpleja cuando vió como esos seres comenzaban a comprimirse. La energía ocasionaba que sus cuerpos fueran reducidos a nada, como si los estuviera aplastando. Bueno, es que era eso lo que hacía, aplastándolos. Los cesos de sus enemigos salían dispersados por los aires y también eran destruidos de la misma forma que las criaturas. Era como aplastar una cucaracha desde la lejanía, sin tener que usar los zapatos.

Pero los enemigos seguían apareciendo por atrás. Se giró bruscamente y de los nervios trató de concentrar la energía en ambas manos. El control de dicha energía era menos poderoso por estar usando ambas manos a la vez en tan poco tiempo, pero hacer esto la ayudó a defenderse de los enemigos que venían desde atrás, y de sus laterales. El poder de la energía era tal, que a diferencia de lo que le hizo a Hefesto, a ella la hundió en un pequeño cráter.

Si lo hizo en las dos manos quizás también podría disparar desde la boca, ¿no? Si el enemigo le cortaba las manos, tenía que atacar con otras partes del cuerpo. Pero por ahora se mantendría ocupada entrenando sacar aquel poder de las palmas de sus manos.

Salió corriendo para posicionarse en un lugar mejor. Mientras corría, hacía aquella concentración de energía mencionada. Su brazo comenzaba a brillar de energía oscura y pasaba a concentrarse en la palma de su mano, en el centro de esta, y lanzaba aquellos ataques hacia las criaturas, esta vez a las que venían por el mar. Luego lo haría con las que venían por el suelo. Repetiría el procedimiento con las que vendrían por el aire, y luego con las que salían de abajo de la tierra. Nuevmente lo haría con las que salían por el mar, y así seguiría repetitivamente.

Miró al reloj, solo quedaba media hora más. Bien. Utilizaría lo enseñado para concentrar su energía en su garganta, y como si de un dragón se tratase, dejaría salir toda aquella energía negativa de su boca como si fuera un rayo laser, como si fuera un Charizard tirando lanza llamas oscuro, como si fuera un... Bueno, se entiende el punto. La cuestión es que derrivó a más criaturas.

Siguió entrenando la habilidad, siguió concentrándola en las palmas de su mano y disparando a todo lo que se moviera. Comprimía aquellas criaturas que venían de todos lados: cielos, mares, tierra. Terminó en la cima de una montaña, uniéndo ambas manos para hacer un ataque más poderoso y grande y lanzar un rayo a toda la isla. Sin soltar la energía, daría una vuelta con el poder activado para girar sobre su propio eje y cubrir incluso detrás suyo, y también arriba. Aquel poder abarcaría una gran distancia, pero lo había hecho.

Terminó el trabajo de destruir todas las criaturas, faltando tan solo cinco minutos para que el veneno la matara. Su piel estaba pálida, tenía ojeras en los ojos... Estaba fatigada. Pero la cura del veneno había llegado. Un demonio le inyectó de mala gana aquella cura, dejándola caer en el suelo a su propia suerte.
(No estoy segura si debo rolear esto de la cura, lo roleo por si acaso, pero de no ser posible por planes en post futuro, entonces ignorar este fragmento. Disculpa el atrevimiento >w<)
avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
43309
Reputación :
14
Mensajes :
294

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Clases Re: Clase Control de Poderes III [Avanzado]

Mensaje por Dylan Walker el Dom Mayo 14, 2017 6:12 am

Las horas continuaban pasando, ¿O eran minutos? No tenía idea, puesto que no tenía consciencia del tiempo desde ya hace algún rato. A duras penas había podido conciliar el sueño, y, cuando lo había logrado, aquel cocodrilo volvió al ataque, obligándolo a pelear con él, proporcionándole alguno que otro golpe que lo hizo sufrir alguna herida simple como una marca, pero algún golpe logró hacerlo sangrar, aunque no de manera grave. Sin embargo, había logrado detenerlo, aunque a duras penas a comparación de la vez anterior.

De un momento a otro, sin darse cuenta de qué ocurría, sintió de nuevo los rayos del sol pegar en su rostro. El cocodrilo, casi inmóvil, ni se inmutó. Mientras que el de cabellos azules se veía horrible por haber pasado todo ese tiempo sin beber una sola gota de agua, así como no probar bocado alguno. Lo vio, al pelirrojo, el autodenominado “verdugo”, quien parecía tomarse muy en serio su trabajo. Chasqueó la lengua, sonriendo con sarcasmo, pues para él seguía siendo un profesor, uno que parecía encantarle su trabajo y sus métodos.

Lo siguiente fue rápido: el profesor frente suyo golpeándolo en el rostro con su puño diestro, con tal fuerza que le pareció sentir una ligera onda de aire. Cayó en la arena de aquella playa, con la boca totalmente ensangrentada, pero con una pequeña sonrisa en el rostro, pero que no demostraba felicidad, todo lo contrario. Mostraba furia, como si quisiera hacer lo mismo, pero sabía que no podía ni debía de hacerlo, quizá no ahora.

—Elemental de hielo por lo que vi, puto helado, así te llamare, pero ¿Por qué rechazas tu poder?, ¿Acaso le temes? —

Una sonrisa burlona se asomó al escuchar su apodo. “Un poco más original no hubiera estado mal” pensó de forma sarcástica. Ignoró la pregunta que le hizo, no tenía motivo para contestarle, aunque en su mente, ocurrieron miles de pensamientos, recuerdos que atormentaban su memoria, recuerdos que le hacían sentirse débil, inútil y sobretodo una completa carga.

“Tienes miedo… Y lo sabes…” escuchó sus propios pensamientos, que le jugaban en su contra en esta ocasión. Instintivamente volteó a su anillo, sin él podría ser un peligro. Sin ese artefacto había hecho desastres siendo sólo un niño, ¿Qué le esperaría ahora que era mayor?

Fue sostenido del cuello de su camisa, llevándolo hacia lo que podía apreciar era la orilla de la playa, lo cual significaba una cosa: agua, y esta, en muchas ocasiones, le permitía desenvolverse mejor a la hora de utilizar sus poderes. Fue lanzado hacia un costado, como si de un saco lleno de papas se tratase, debido a la facilidad con la que fue arrojado. Lo que pasó después, fue algo difícil de explicar, pero sobretodo, aterrador para sus ojos.

El pelirrojo estaba loco, de eso no había duda alguna. ¿Quién era capaz de arrancarse el brazo así de la nada? El sonido del hueso roto fue horrible, sin mencionar la carne desgarrada. Sus ojos se abrieron en demasía, estupefacta era su expresión. Miró hacia abajo, notando el charco de sangre, que brotaba sin detenerse de donde se suponía, debía estar el brazo amputado del pelirrojo. Sintió náuseas, diferentes a las que había sentido el tiempo en que estuvo atorado en aquel maldito agujero. Eran una sensación de asco, que mostraba su incredulidad. La sangre no era problema, había visto muchas veces aquel líquido rojizo. El problema era ver aquella parte que pertenecía a su cuerpo en el piso, despegada de él, o, mejor dicho, que él mismo despegó. ¿Lo peor de todo? Su risa demencial, como si todo esto fuera gracioso, como si el perder una extremidad fuera un chiste y si lo era, se trataba de uno de muy mal gusto. ¿Cómo podía alguien ser tan demente?

En cuestión de segundos, tras aquella acción, notó como aparecían sombras del suelo, cubriendo la que era —si se podía llamar así— la herida de su brazo, o bueno, lo que quedaba del mismo. Aquellas cosas se unieron a él, según lo que pudo apreciar, como si fueran parte suya, formando un nuevo brazo, monstruoso, pero un brazo de cualquier forma, lleno de garras, dándole un aspecto macabro. Lo sorprendente de todo fue que el sangrado cesó. Pero no entendía del todo, ¿A qué venía todo eso? ¿Cuál era su punto?

—La regeneración esta sobre valorada, es algo inútil en batalla, toma mucho tiempo y cuesta mucha energía, pero cuando se controla un elemento, cualquier parte del cuerpo que se pierda puede ser reemplazada al instante, se evita morir desangrado, y seguir en la batalla sin más, pero para ello se necesita controlar por completo aquel poder, y tu deberás hacerlo antes de morir desangrado —

Sus ojos se volvieron a abrir. Pensando sobre qué se refería con aquello de morir desangrado. Estuvo a nada de abrir la boca, cuando vio como aquel tipo se le abalanzó, quitando sus cadenas y la correa, recuperando sus poderes. ¿Cuál era el problema? Que, junto con las cadenas, se fue uno de sus brazos, el izquierdo, para ser precisos. Indescriptible lo que pasaba en ese momento, las sensaciones eran de lo peor que había sentido en su vida. El dolor, inimaginable, algo que nunca había experimentado. Cayó a la arena, de rodillas, mientras, sin que él pudiese controlarlo, entraba en lo que se suponía era su forma elemental: apareciéndose un cabello alvino, ropas blancas, pero no la máscara, aunque lo ignoraba en este momento, pues tenía otras preocupaciones.

Quería gritar del dolor, quería hacerlo, pero este era tan alto, tan insoportable, que no se lo permitía, como si hubiesen arrancado sus cuerdas vocales con ellas. ¿Así terminaría todo? Desangrado, en una isla en medio de la nada, con un demente profesor, que parecía un psicópata asesino. No tenía la más mínima idea.

—Apresúrate, estas al lado del mar, hay tanta humedad que podrías vencer un volcán, pero antes, puto helado, controlar bien el poder —

Escuchó, sin saber del todo qué hacer. Su anillo estaba junto con su brazo, ¿Cómo regularía su poder sin aquel artefacto? El frío que emanaba en su cuerpo le indicaba que su poder seguía presente, pero era incapaz de controlarlo en su totalidad. Intentó hacer lo que aquel sujeto le indicaba: controlar sus capacidades de elemental. Pero no era capaz, sabía que no lo era. Parecía que él mismo se negaba a su poder, como si el miedo que había en su interior fuera mayor a su fuerza de voluntad.

Sonrió, como si fuese un masoquista debido a aquel dolor que sentía. Una vez más lo intentó, arrastrándose a aquel mar, introduciendo su brazo en el agua. Mala decisión, pues la sal del mismo hizo que aquella herida, de la cual brotaba tanta sangre, doliese más, si es que aquello era posible. En su mente estaba sólo una palabra: sobrevivir. Intentando concentrase, lo más que el dolor le permitía, sintió cómo pudo congelar parte del agua, sin saber si lo hacía por sí mismo o por su descontrol. Pero no podía darle forma, no podía controlarla en su totalidad. Intentó concentrase de nuevo, pero no pasaba nada. Bajó la mirada, como si se diera por vencido, recostado al lado de aquellas olas, que quedaban impregnadas, junto con la arena, por su sangre.

—Usa la desesperación para aumentar tu poder, la ira para hacerlo más efectivo, humedad, puedes enfriar esa humedad hasta volverla hielo manipulable, puto helado —

Escuchó de nuevo la voz del pelirrojo. Sonrió instintivamente, ¿Es que acaso no podía ser más original con ese apodo? Si bien, era estúpido pensar en eso en este momento, no había más que hacer, lo sabía. Varias imágenes pasaron por su cabeza, sin comprenderlas del todo, puesto que en ellas había varios de sus amigos, familiares e inclusive sus padres. Hasta su pequeña hermana estaba en ellos. Recordó una frase que ella le dijo en su momento:

—Dicen que cuando estás a punto de morir, tu vida pasa como recuerdos fugaces…

Y entonces, algo hizo clic en su mente. Recordando aquellas palabras del “verdugo”. ¿Asesinaría a su hermana si él moría en este momento? Pues podría considerarse la muerte como un fallo a su clase. Si fallaba en este momento, su hermana podría sufrir las consecuencias y ella no tenía por qué hacerlo, ya que él tomó la tonta decisión de tomar este “curso” tan mortal. Había sido un iluso, y por su culpa su hermana perdería la vida.

“No, no a Jade…” pensó. Se intentó mover en la arena en la que estaba recostado. La sangre seguía brotando, y lo peor era que con eso perdía las fuerzas, sus capacidades para moverse correctamente. Se arrastró directo hacia el mar, con desesperación, como había dicho en su momento el pelirrojo. La desesperación, en estos momentos, era la fuerza que lo movía. Su mente no hacía nada para mover su cuerpo, sólo aquel sentimiento tan negativo, lo estaba ayudando. Finalmente introdujo todo su brazo de nuevo al mar, sin saber cómo lo hizo. Notó como, el agua se empezaba a congelar, pero aún era incapaz de manipularla.

Giró su vista al pelirrojo, quien fumaba un cigarrillo, y parecía que su brazo estaba curado. Sus ojos sólo veían una cosa: no lo ayudaría, y moriría, por lo tanto, mataría a su hermana. Su mirada se mostró encolerizada, como si ese pensamiento no lo dejaría tranquilo, pues no se lo permitiría. “Tú… No le harás nada…” pensó y entonces, otra fuerza desconocida apareció: la furia que sentía le hizo levantarse, sin saber del todo cómo lo hizo.

Pegó un grito, lleno de furia y entonces, finalmente sintió una sensación nueva, como si el frío y él fueran un sólo individuo. Parte del mar comenzó a congelarse, pero sabía que no era producto de la nada, sabía que él lo hacía, aunque no sabía cómo lo hacía, puesto que en este momento su mente sólo tenía un objetivo: No morir.

El hielo pareció dirigirse hacia él, como si lo quisiera seguir, como si su cuerpo lo atrajera, como si se tratase de un imán, y del frío un metal. Entonces, notó como el agua, casi congelada en su totalidad, se dirigía hacia donde se suponía debía estar su brazo izquierdo. Lo estaba haciendo, estaba controlando aquella cosa, sin el maldito anillo, finalmente, aunque no sabía si lo hacía por sí mismo, o era todo culpa de aquellos sentimientos negativos.

Como si quisiera imitar lo que él hizo con las sombras, el hielo cubrió aquella parte de su cuerpo que se desangraba, formando un nuevo brazo, pero hecho de hielo. Este parecía actuar como si fuera un brazo original. Logró detener el sangrado abundante, para sorpresa del chico de ojos azules, pero lo que era más increíble, lo sentía como si fuera parte de él, puesto que podía mover los dedos como si fueran dedos comunes y corrientes, a pesar de que su apariencia era un tanto diferente. El dolor continuaba y, además, estaba débil aún por la pérdida de sangre. Pero ya no sentía que su vida terminaba, ya no sentía que estaba a nada de fallar, el peligro que sentía por su hermana había desaparecido.

Aún incrédulo, miraba su brazo, intentando darle una forma similar a la que el profesor le había dado a la suya hecha de sombras, aunque claro, la de Dylan sería de hielo. Sin embargo, no pudo hacerlo, a pesar de los intentos. Dio un suspiro, algo relajado, pero aún alterado, y cansado. Quizá era demasiado intentar eso, por lo cual se detuvo, concentrándose en que aquel brazo que había sustituido al original no perdiera su forma y no se despegase de él, o podría morir.
avatar

Salón :
3 A
Edad :
18
Dromes :
22239
Reputación :
3
Mensajes :
95

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Clases Re: Clase Control de Poderes III [Avanzado]

Mensaje por Son Gohan el Dom Mayo 14, 2017 11:30 pm

Pasaban las horas, minutos, segundos, miles segundos, todo era una eternidad en aquel lugar pútrido y sombrío, aquellos animales a pesar de sus varios intentos no lograban someterlo, a pesar de su condición de encadenado y sin algún poder, varios intentos de aquellos animales de intentar convertirlo en su aperitivo, cada uno fallidos, de vez en cuando se alejaban a su rincón  para dormir, en esos momentos Gohan miraba lo que apenas entraba de luz, y pensaba un poco, en un dado momento recordó la mañana antes de venir a dicha clase y antes de terminar encerrado cual prisionero.

Cuando se fue a inscribir había un requisito extraño, una foto de un ser querido con su nombre escrito detrás, era extraño, según había oído rumores, la clase de poderes avanzados era de las poderes si no es que la peor de todas, todo el que se inscribían decían que nunca lo volvían a ver, era como una sentencia de muerte si quiera firmar la inscripción, bueno debía arriesgarse, tenía una foto con el de su madre, era su ser más querido, la que le dio la vida y quien lo cuido desde siempre, tal vez sea sobre protectora y exigente con él, pero aun así la quería, escribió detrás de la foto el nombre de su mamá, para luego no ver más aquella fotografía ya que se la entrego al profesor, aunque ahora entendía el porqué de tan extraña petición, era simplemente para saber cuál era el ser más querido de cada uno y amenazarlos con hacerles daño
Foto:

Atras de la fotografia se encontraba el nombre “Milk”

Ya retomando su pensamiento hacia el presente, sin darse cuenta por estar perdido en su mundo de recuerdos y pensamientos, ya habían pasado 3 días en aquel lugar, exactamente al pasar los 3 días, pudo ver una sombra que tapaba la poca luz que le llegaba, esa silueta, rápidamente la reconoció, era le profesor, al salir y ser deslumbrado por la luz del día, recibió la bienvenida a la superficie nuevamente con un puñetazo directo en la cara, pero no uno cualquiera, había sido con una fuerza abrumadora, si fuera un chico normal hubiera muerto posiblemente, aun así resistió el golpe escupiendo un poco de sangre en el suelo –¿P-por que haces esto?- pregunto apenas pudo volver a tomar compostura luego del golpe, escucho atentamente las palabras del profesor, sin tener una respuesta en ese momento a su pregunta, aun así al menos las cadenas que lo mantenían con movimientos limitados se había abierto tras el profesor terminara de hablar, se levanto volviendo a sentir su poder nuevamente, miro a su alrededor, todo el lugar era un terreno baldío, vacio prácticamente, excepto por la fila de cañones teledirigidos, y para completar la zona baldía y vacía, se transformo rápidamente en un bosque metálico lleno de estacas con filosas cuchillos a su alrededor.

Gohan observo a todos lados confundido, como es que había aparecido semejante bosque de metal tan de repente, ni siquiera tuvo tiempo de pensar, a lo lejos se podía escuchar el sonido de los cañones preparándose para disparar, hubo unos segundos de silencio y luego estruendos abrumadores de los proyectiles viajando a gran velocidad por el aire directo hacia su objetivó, pero por suerte no era él, de momento, el objetivo era el profesor, antes de que se diera cuenta el profesor en tan solo unos pasos ya se había desvanecido entre los pilares de metal –E-es muy rápido – Se quedo perplejo mirando su velocidad, en tan solo un parpadeo había llegado donde los cañones destruyendo uno de un solo golpe sin recibir un solo rasguño.

Esas palabras… aunque dichas de maneras más brusca y grosera, le recordaba en cierta forma a su padre, cuando era más pequeño él también le enseñaba a pelear, y atacar a los agujeros en la defensa del oponente, aun recordaba esos momentos, eran felices, realmente lo extrañaba. Bajo un poco la mirada recordando ese momento, y pensando en el hecho de que luego de que se fue, nunca mas volvió a entrenar como lo hacía antes, había dejado de lado casi por completo aquel estilo de vida y se había dedicado completamente a los estudios como quería su madre.

En cuanto levanto la mirada vio al profesor a su lado, era rápido, era intimidante además, pero la peor parte estaba por iniciar, antes de que si quiera pudiera reaccionar fue empujado contra aquellas filosas cuchillas, por suerte logro evitar morir en aquel momento, aunque el alivio no lo duro mucho. De pronto las cuchillas empezaron a moverse de manera errática y sin control alguno, lanzando apuñaladas a diestra y siniestra, a su vez los cañones fijaron todo su objetivo en él, disparando simultáneamente.

Intento esquivar las miles de cuchillas que se movían de manera ramdon por el lugar junto con los proyectiles, pero no era sencillo, se movían de una manera tan errática y sin ningún patrón aparente, hacia difícil si quiera moverse un centímetro, no tenía tiempo de pensar con claridad, los impactos de los proyectiles levantaban el polvo de la tierra haciendo por momento, imposible ver, Gohan movía su cuerpo lo más rápido que podía realizaba toda maniobra que conocía para intentar esquivar lo más posible mientras intentaba encontrar un punto para lograr pasar y llegar a los cañones, pero no parecía tener solución, de a poco su ropa se fue llenando de cortes, y su cuerpo de varias heridas, no muy profundas pero aun así dolorosas, cada vez era aun mas difícil esquivar todo a la vez, su reflejos estaban oxidados así como su velocidad, le haber dedicado tantos años al estudio y descuidado su cuerpo le estaban pasando factura,su rostro mostraba aquella expresion de concentración pero a la vez de esfuerzo y dolor al intentar sobrevivir, quien sabe cuánto resistiría antes de cometer tan solo un mínimo error de fracciones de segundos, y perdería no solo la prueba, sino también la vida misma.
avatar

Salón :
1 A
Edad :
15
Dromes :
12147
Reputación :
1
Mensajes :
23

Ver perfil de usuario
ALIENS

Volver arriba Ir abajo

Clases Re: Clase Control de Poderes III [Avanzado]

Mensaje por Hefesto Grindelwald el Dom Jun 04, 2017 11:31 am



YUNO

.



Entrenamiento en Isla-Maestro Hefesto G




A los pocos segundos el maestro aparece de nuevo, justo cuando ha logrado dar semejante golpe la fémina, y aquel pelirrojo solo parece ver los cadáveres, incluso en algunos termina por aplastar sus cráneos con su pie, justo como ella pensaba, como una cucaracha

-Veras inútil cerda, la debilidad, el dudar en el momento de batalla es la peor forma de perder, pues antes de iniciar la batalla, ya estas muerta, el gastar energía de forma tan excesiva implica un gran riesgo-

Inhala profundamente el cigarrillo de sus labios dejando salir una espesa bocanada de humo por sus fauces, su mano diestra se eleva chasqueando sus dedos, del mar sale un nuevo ejercito, totalmente armado, inclusive las bestias mas gigantes portan armaduras de acero solido; el titan inyecta el antídoto en el cuerpo de la fémina para luego tomar asiento sobre una roca, una risa brota de sus labios

-Considerar el poder propio como total, y único, es un error de principiante, jamas se debe confiar solo en el poder propio, siempre se puede moldear para seguir en combate, y allí esta lo mas importante-

Las sombras del suelo se forman a lado y lado del maestro, las cuales forman dos cañones que golpean las rocas tragando estas, luego disparan aquellas rocas con la fuerza misma de cañones de artillería pesada, pero no solo ello, tres ametralladoras punto50 se forman al frente, igualmente golpean el suelo tomando rocas las cuales disparan proyectiles por segundo

-Aprende a moldear la energía, usa el entorno para luchar, en este caso te superan en numero, y obviamente en fuerza, crear esto solo los retrasaría-

Señala la primer línea de aquel ejecito como cae, pero el resto se cubre con los escudos evitando los disparos, y claro, las bestias grandes tratan a lo máximo recibir el máximo de cañonazos para evitar mas bajas

-Ya una vez los haces retroceder busca un punto donde su numero no valga nada, y acabalos, un consejo, lanzas-

Tras decir lo ultimo, recalcando en lanzas, desaparece poco a poco, no sin antes hacer que las sombras desaparezcan formando una lanza bajo el pie izquierdo de la chica atravesando este de lado a lado.







avatar

Dromes :
139837
Reputación :
5
Mensajes :
351

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Clases Re: Clase Control de Poderes III [Avanzado]

Mensaje por Hefesto Grindelwald el Dom Jun 04, 2017 11:46 am



DYLAN

.



Entrenamiento en Isla-Maestro Hefesto G


Una vez lo ha logrado el elemental, el demonio sonríe un poco, casi satisfecho ante aquella acción, de inmediato aquel ser toma el brazo del chico empezando a pegar este a su dueño ligamento por ligamento de una forma bastante rápida

-No dudes jamás de tu poder, puto helado, se uno con el, entiende que sin el, ya estarías muerto, y obviamente, tu eres el que lo controla, no el a ti-

Apenas termina de ser pegado aquel brazo al menor, el demonio se pone de pie tomando del cuello al chico llevándolo a rastras hacia la cima de la montaña de aquella isla, en todo el camino solo se mantiene en silencio, tan solo inhala el humo del cigarrillo de sus labios y cada tanto le propina una patada al chico solo por que esta aburrido.

Una vez que han llegado a la cima de la montaña un plato con comida de perro, y un pan duro, junto con un vaso de agua turbia esperan de cena al chico

-Veras enano, el quedarse sin energía es un problema muy frecuente en largas batallas, por ende no podrás comer, pero si encuentras tu elemento y lo devoras podrías adquirir energía, y atacar lo suficiente hasta comer algo, lo mejor siempre es comer un animal crudo, las grasas, y su carne de te reconfortan-

Tras decir aquello el titán alza su mano al frente, las sombras del lugar se alzan, pero esta vez el demonio abre su boca devorando estas como si las succionara, tras unos segundos cierra su boca y al abrirla lanza en un rugido aquella inmensidad de sombras en un torbellino que termina por destrozar rocas y arrancar arboles de raíz

-Un ataque asi es bastante efectivo, sobre todo para correr a una mejor posición, ahora deseo que lo hagas tu, y por consiguiente uses la humedad del ambiente no solo para devorarla, si no para crear trampas, piensa en los enemigos como presas, y estas deben ser cazadas –

Señala con sus dedos al suelo, allí una ligera sombra se forma, de hecho ni siquiera parece dañina, pero el maestro luego lanza una roca al centro de esta, acto seguido las sombras toman la forma de una trampa para osos destrozando la roca como si fuese papel, y antes de sentarse a esperar aquella clase del chico le patea tras la rodilla diestra rompiéndole el hueso, pero como si esto fuese poco un gigantesco dragón en el cielo aparece lanzándose en contra del elemental en plena picada







avatar

Dromes :
139837
Reputación :
5
Mensajes :
351

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Clases Re: Clase Control de Poderes III [Avanzado]

Mensaje por Hefesto Grindelwald el Dom Jun 04, 2017 12:03 pm

[quote="Hefesto Grindelwald"]


GOHAN

.



Entrenamiento en Isla-Maestro Hefesto G



Apenas el chico termina la clase, el demonio se pone de pie, estirando sus brazos para propinarle una patada en el estomago al alien, tras ello lo lleva a rastras hasta un rio en la isla jalándolo por el cuello de su camisa como si de un saco de papas se tratara

-Maldito infeliz, el ataque es muy esencial, pero si solo se sabe atacar, entonces la defensa será nula, y un simple golpe te dejara por fuera de la batalla, mira y aprende la mejor defensa del universo entero-

El titán se para en medio del rio lleno de peces, de repente golpea el agua y en cada golpe saca un pez a lado y lado de la orilla, hace esto de forma continua cada vez mas rápido, llega al punto mismo que sus golpes ni se ven y la cantidad de peces acumulados rebasa los quinientos, pero de alguna forma los peces en el rio no parecen disminuir

-¿Lo viste?, un golpe es mejor no bloquearlo de frente, solo causa dolor, y puede hacerte perder, lo mejor es desviarlo, para ello no debes ver el golpe en su dirección, si no predecir el flujo de este, y enviar la defensa allí-

Apenas comenta esto saca unas pesas de doscientos kilos para manos, que pone una y una en los brazos del ajeno lanzándolo al rio, de inmediato se sienta recostado contra un árbol prendiendo un nuevo cigarrillo, a la espera de la finalidad de la habilidad del menor


Tras un rato, y después de que el menor hubiese terminado la tarea, lo lleva hacia una montaña, donde golpea esta con una patada tan feroz que de inmediato docenas de escombros caen sobre el titan, el cual solo parece caminar entre todos ellos, algunos que parecen golpearlos solo le pasan por el lado, y otros los desviando con una total simpleza usando sus palmas, al salir de estos en caída aun toma al alien del cuello lanzándolo contra estos, y claro vuelve a golpear la montaña para que sigan cayendo escombros

-Si perfeccionaste tu técnica en el rio, sabras que no puedes tener ningún pensamiento o sentimiento activo, solo con la mente en blanco podrás predecir los movimientos enemigos-






avatar

Dromes :
139837
Reputación :
5
Mensajes :
351

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Clases Re: Clase Control de Poderes III [Avanzado]

Mensaje por Hefesto Grindelwald el Dom Jun 04, 2017 12:04 pm



SIGAN
LAS CLASES

INSTITUTO TAKEMORI ROL

Hola Invitado Ya estan abiertas las clases de nuevo, disculpen la demora.
REALIZADO POR JONSEI PARA ITR ©


avatar

Dromes :
139837
Reputación :
5
Mensajes :
351

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Clases Re: Clase Control de Poderes III [Avanzado]

Mensaje por Yuno Gasai el Jue Jun 08, 2017 4:41 pm

-Veras inútil cerda, la debilidad, el dudar en el momento de batalla es la peor forma de perder, pues antes de iniciar la batalla, ya estas muerta, el gastar energía de forma tan excesiva implica un gran riesgo-

Denuevo golpes físicos, abuso verbal... Pero a diferencia de mi niñez, esta vez estaba "consciente", por decirlo de alguna forma, de porque estaba aguantando todo eso: Voy a proteger a la persona que amo. De otra forma ya me hubiera rebelado y hubiera intentado asesinar, todo dependiendo de como viera al enemigo, tampoco quería salir muerta y perder la oportunidad de seguir viviendo por mi Shin-sama. Existían diferentes métodos para deshacerse de una víctima: Desde hacerlo por tus propios métodos, haciéndolo ver como un error, hasta manipulando a alguien a que lo hiciera por ti, y muchos otros más. De momento, yo me mantendría aguantando todo ese "boot camp" para llegar a cumplir mi meta, y agradecería al señor Hefesto-sama por ayudarme -a su manera- en ello.

"Dudar", "gastar energía de forma excesiva", si, tenía que aplicarme eso. No era que siempre estaba dudando, pero conociéndome se que podía pasarme si algo estaba relacionado con Ao-kun. Era irónico como mi mayor inspiración era también mi mayor debilidad, pero comenzaré a trabajar en eso después de lo que me ha dicho el profesor. No pensaba perder porque alguien se diera cuenta de eso y utilizara a Ao-kun a su favor. Tenía que empezar a desarrollar confianza en quien él era, y quien yo era.

Gastar energía en forma excesiva... Ah... Justo lo que había hecho para practicar la técnica anterior. ¿Y qué se supone que hiciera ahora? Joderme. No. Antes de joderme, había una solución: Usar mis alrededores para vencer, como él bien había dicho.

-Considerar el poder propio como total, y único, es un error de principiante...
-...... - Ah, ¿qué había hecho todo este tiempo?
-...jamas se debe confiar solo en el poder propio, siempre se puede moldear para seguir en combate, y allí esta lo mas importante-

Entendido...
Observé al profesor haciendo su demostración de poder, y a más criaturas saliendo de las profundidades del océano. Hecho esto, disparó pedazos de roca hacia ellas, usando su poder como si fuera algo independiente, como si las sombras tuvieran vida propia.

Él quería que creara mis propias armas que se valieran por si mismas.

-Ya una vez los haces retroceder busca un punto donde su numero no valga nada, y acabalos, un consejo, lanzas-

-Gghhh... - Aguanté el dolor cuando una lanza de oscuridad me traspasó el pie. Por suerte ya para ese entonces el profesor me había dado el antídoto del veneno, así que me había slvado. Ahora tenía que ver como me salvaba de lo demás. Y le agradecía que fuera abusivo, porque el enemigo no tendría piedad conmigo. Lo único malo de eso es que no podía hacer algo para defenderme, y así entrenar mis reflejos.

Volviendo a lo que importa. Tenía que pensar rápido antes de que aquellas criaturas me destruyeran. Moldeé energía oscura en mis manos e inventé una katana de oscuridad, la cual usé para destruír la parte de arriba de la lanza de sombras que aprisionaba mi pie. Saqué mi pie de allí levantando la pierna, con dolor, ensangrentada.

Volví a moldear energía oscura e inventé los mismos dos cañones que inventó el profesor, pero añadiéndole un dragón de energía oscura y me independicé de ellos para que no absorvieran mi energía. A diferencia de los cañones de sombras, los cañones de oscuridad estaban "absorviendo" por si solos el terreno debajo de ellos; Por otro lado, el dragón se fue volando por los alrededores, absorviendo aun más que el terreno: Absorvía árboles absorvía los rayos de la mismísima luz, y de ser necesario, absorvería agua de pasar por las cercanías.

Los cañones comenzaron a disparar. Estaban disparando constantemente. Se mantenían moldeando una forma circular y absorviendo constantemente el terreno de sus alrededores.

Por otro lado, el dragón había tomado más libertad. Servía como un método de ataque aereo, y a la misma vez, distracción. Curiosamente los árboles comenzaban a morir cuando el dragón pasaba cerca de estos. Pero el enemigo probablemente cometería un error: Decidieron dividir sus fuerzas para conquistar.

La mayoría de ellos decidió ir por el dragón que era el que más problema causaba, por ser volador. El otro grupo me subestimó y decidió venir por mi. "Tsk..." - Pensé, preguntándome que podía hacer en esa situación. De alguna forma hice retroceder a un grupo, pero otro pequeño grupo venía enfurecido hacia mi. Quizás no era el resultado que esperaba, pero la base era la misma: era un grupo reducido de criaturas.

Los cañoncitos (son cañones, pero el "cito" es de cariño (?)) por otro lado, dejaron de disparar rocas y comenzaron a absorver "viento." ¿Para qué querían viento? Para dispararlo con fuerza en contra de las criaturas, algunas con armadura, otras sin armadura, y hacer que retrocedieran. Las más grandes simplemente fueron ralentizadas. Y luego seguirían "absorviendo" a su alrededor y seguirían disparando.

Sucede que el dragón estuvo dando vueltas por mucho tiempo y giró para dar su cara donde estaban las criaturas (el grupo grande, grupo 1), que estaban dándome la espalda.

Este dragón de oscuridad abrió la boca y empezó a cargar una esfera brillante desde adentro de su garganta. La esfera cada vez iba aumentando su brillo, sin dañar el dragón. Yo decidí moverme corriendo de lugar -cojeando- porque sabía lo que venía. Por suerte, los monstruos que venían a donde mi (grupo 2) estaban dándole la espalda al dragón.

Y entonces fue cuando el dragón decidió lanzar un ataque usando lo que había a su alrededor: Un ataque de energía (le robó la "energía" a los árboles, por eso morían) combinado con luz (solar), como un Kame Hame Ha (por llamarlo de alguna forma).

Spoiler:

Con rocas no iba a terminar su trabajo, pero con ataques de luz (solar) combinada con energía (vegetación) si. El dichoso Kame Hame Ha potenciado ayudaría a los cañones de oscuridad a terminar el trabajo y destruir las criaturas acuáticas con armadura que querían destruirme a mi.

Los cañoncitos de sombra del profesor habían tomado rocas del suelo y se habían recargado por si solos.

Mi elemento era la "Oscuridad"... Destrucción... Comenzando a explorar area de la gravedad... Agujeros negros... Muerte...

Si... Aquello era perfecto para describirlo. Mi elemento había actuado como un "agujero negro" y por eso los cañones y el dragón de oscuridad estaban "absorviendo" cosas a su alrededor, incluyendo la luz y la energía de seres vivos, pero respetando la vitalidad de quien los creó (o sea, a mi).

Utilizando las rocas, árboles, y otros materiales visibles, pude hacer que el ejército de criaturas monstruosas perdieran la cabeza y se dividieran, retrocediendo para matar el dragón y otras para matarme a mi.

Aprovechando la distracción, hice que el dragón abriera la boca y atacara con lo que encontró en su alrededor, incluyendo la materia invisible: Luz, energía, viento (cañones).

La Oscuridad absorvió todo como si de un agujero negro se tratase, y eso lo utilizó a su favor. Lo mejor de todo es que seguí el consejo del profesor de no usar mis poderes y usar el ambiente a mi favor para salir de las criaturas. Suspiré, recuperando las energías pasadas y me quede a la espera de otro golpe por parte del pelirojo. Ya se estaba haciéndo costumbre.
avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
43309
Reputación :
14
Mensajes :
294

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Clases Re: Clase Control de Poderes III [Avanzado]

Mensaje por Son Gohan el Dom Jun 11, 2017 5:39 pm

Los segundos en esa circunstancia parecían una eternidad, mientras las miles de cuchillas se movían e un patrón incierto por no decir que no tenían ninguno, Gohan intentaba esquivarlas todo lo posible y acercarse al cañón para derribarlo, pero no era sencillo, no podía regalarse ni un segundo, se movía lo más rápido que podía pero aun así no podía evitar del todo recibir cortadas por todo su cuerpo, no parecía a ver un camino fácil para lograr pasar esa prueba.

Entonces de la misma manera aleatoria de los movimientos de las cuchillas, pudo ver un camino recto por así decirlo hacia el cañón, casi parecía un milagro que entre todo aquel movimiento ramdon se abriera aunque sea por unos instantes un camino recto hasta el objetivo, pero no podía perder tiempo, un aura blanca fluctuante rodeo su cuerpo y en un instante se impulso dejando detrás de si un onda de aire a presión doblo y aboyo un poco algunas cuchillas, era aprovechar esa oportunidad o quedarse en ese laberinto de cuchillas a morir.

Esquivando las cuchillas en su camino a toda velocidad logro por fin, llegar hasta el cañón, en ese instante no pensó en nada, el instinto de saiyajin hizo hervir su sangre y al tener el cañón medianamente cerca, provino una patada a este para no solo arrancarlo del suelo sino también destruirlo como si de papel se tratara, tras destruirlo, cayó de rodillas al suelo apoyando las manos en el suelo jadeando, estaba agotado, y su ropa rasgada, mostrando las cortadas que recorrían su cuerpo, simplemente quería tomar un descanso, estaba hambriento y cansado, pero al menos había pasado la prueba, se merecía un descanso, o bueno, eso creía él.

En cuanto termino la prueba, su profesor se acerco a él, no para felicitarlo por haber pasado la prueba, sino para propinarle una patada en el estomago, a lo que Gohan quedo en el suelo sujetándose el estomago mientras soltaba quejidos debido al dolor, sin poder hacer nada fue arrastrado cual saco de papas hasta un rio. En cuanto pudo ponerse de pie, observo a su profesor mientras le explicaba su siguiente prueba – ¿P-por que hace esto? – pregunto con su voz entre cortada debido al dolor y agotamiento, sabía que posiblemente ni le respondería, ya que se notaba que el profesor simplemente era una criatura despiadada que trata a sus alumnos como sacos de boxeo vivientes.

Tras la demostración de Hefesto, Gohan fue lanzado al rio, ya con las pesas de 200 kg en cada mano, a pesar de tener fuerza sobre humana, estaba cansado lo cual hacia un poco difícil usar toda su fuerza, aun así solo le quedaba intentarlo y rezar por que todo acabara pronto. Intento imitar lo que le había mostrado, pero en ese momento sufrió un calambre en el brazo lo cual lo freno, su brazo temblaba mucho, al parecer su condición física era peor de lo que esperaba, estaba llegando a su límite, a pesar del dolor no quería reprobar la clase, así que despacio fue levantando su brazo para volver a realizar la prueba, empezando de manera lenta aumentando la velocidad de a poco, al principio no lograba sacar ni un pez, solo agitaba las aguas en vano, peros seguía intentando. Al terminar, había logrado sacar algunos peces apenas pero al menos había sacado algo, estaba más agotado que antes, solo se limito a jadear de rodillas donde estaba.

Pero, el profesor no lo dejaría tranquilo sin importar que; Gohan fue llevado tras un rato hacia la montaña de la isla, donde vería su tercera prueba, Hefesto demostró una vez además de su gran ego, sus habilidades para evitar proyectiles y causar destrucción, pateando la montaña para causar una avalancha que ni siquiera le importo intentar esquivar, simplemente desviaba las rocas como si nada –Profesor ya no puedo mas – comento en tono bajo antes de ser lanzado contra la nueva avalancha que había generado. Rápidamente intento levantarse para esquivar las rocas, pero sus movimientos eran muy lentos, su cuerpo temblaba, estaba en su límite, desvió como pudo las rocas, mirando a la lejanía aprovechando la altura, notando una parte de la isla completamente congelada, mientras que en la otra grandes explosiones se podían apreciar, parecía no ser el único sufriendo esta tortura.

Tras detener el derrumbe cayó de rodillas, no podía mas, no era un guerrero, no era como su padre y nunca lograría ser como él, estaba frustrado y a la vez molesto, con el profesor, los hacía pasar una tortura sin sentir compasión alguna, a pesar de que sentía desprecio por el intentaba controlar su ira, sabía que si no lo hacia su poder aumentaría enormemente, pero perdería el control y quien sabe que daños colaterales podría causar en aquel frenesí de ira, apreto los puños mientras el aura que antes habia aparecido volvio a aparecer pero esta vez de manera mas agresiva y se hacia mas grande a cada segundo que pasaba, se podia sentir el aire mas denso y el gran poder que su cuerpo expedia sin control, pero luego tomando aire se calmo , haciendo que el aura desapareciera y aquella energia desapareciera nuevamente, simplemente luego de calmarse levanto un poco la mirada para observar a su profesor, en espera de la siguiente prueba, ya le había quedado claro que no lo dejaría descansar por mucho tiempo.
avatar

Salón :
1 A
Edad :
15
Dromes :
12147
Reputación :
1
Mensajes :
23

Ver perfil de usuario
ALIENS

Volver arriba Ir abajo

Clases Re: Clase Control de Poderes III [Avanzado]

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.