6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
» Abel Tragoid
Hoy a las 9:58 am por Abel Tragoid

» USERS AWARDS 2017 [¡NOMINACIONES!]
Hoy a las 9:26 am por Luka Crosszeria

» ¡Canasta Navideña!
Hoy a las 8:05 am por Kisa Hitsugaya

» Ficha de William
Hoy a las 8:03 am por Kisa Hitsugaya

» Oculta en la playa || Priv Will
Hoy a las 7:55 am por Viktor & Medusa

» Calcetines usados [SORTEO]
Hoy a las 6:46 am por Kisa Hitsugaya

» The Joker ID
Hoy a las 6:41 am por Kisa Hitsugaya

» Amaya Tukusama: Ficha.
Hoy a las 5:36 am por Kisa Hitsugaya

» Todo lo que podría salir mal saldrá mal
Hoy a las 5:23 am por Mitsuki Datura

» Meeting in darkness [Priv. Mandamientos]
Ayer a las 11:36 pm por Altruismo

¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Noche de Castigo (Capítulo 3) [Priv. Midoriya Izuku]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Noche de Castigo (Capítulo 3) [Priv. Midoriya Izuku]

Mensaje por Invitado el Jue Abr 20, 2017 4:52 pm

Ya era tarde por la noche, por lo general saldría sin ningún problema, pero justo ese día mi hermana seguía en la sala mirando el televisor, y debía pensar en una buena excusa para salir tan tarde en la noche sin que se preocupara. Ella no sabía que competía en las carreras clandestinas de la ciudad y de preferencia sería un secreto que me llevaría a la tumba. Ya se hacía tarde así que simplemente tome mis llaves, le dije que saldría por leche y que regresaría más tarde, de preferencia que no me esperara, aunque parecía tan entrada con el televisor que no me entendió, así que me estrese por prácticamente nada.

Al cabo de unos minutos llegue a la parte de la ciudad donde se reunían los corredores, todos en sus respectivos autos con sus lame botas de siempre, me acerque a quien me anotaba en las carreras e hice la apuesta habitual, algo raro que notaba es que los sujetos con los que había competido la noche pasada no estaban y nadie sabía de ellos, me decepciono un poco porque sabían hacer buenas apuestas y era bastante sencillo quitarles el dinero, pero en fin, ahora tendría que buscar otro sujeto con exceso de confianza y poco conocimiento en su auto a quien vaciarle los bolsillos.

-No parece que vaya a ser difícil, apuesto a que ninguno de estos sujetos son un reto. – Tomé una botella de leche de la guantera del coche y me dispuse a esperar que la carrera comenzaba, ya había hecho los ajustes en mi taller, así que no había necesidad de abrir el cofre para dar un último vistazo, sabía que todo funcionaba bien. – Quisiera decirles algo a todos. Rivalizan por el segundo lugar. – Dije alzando la voz para que todos los competidores me escucharan, sonaba egocéntrico pero ese lugar era el único en el que me sentía cómodo para ser así. –

La noche era perfecta, me sentía muy confiado en mi auto que hasta ahora en tres carreras consecutivas se mantenía invicto como primer lugar, este sería el dinero más fácil que he hecho en una sola noche, prácticamente ganaba lo mismo que en dos meses de trabajo en el taller.



Última edición por Azael Atani el Vie Abr 21, 2017 7:52 pm, editado 1 vez
avatar


Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Noche de Castigo (Capítulo 3) [Priv. Midoriya Izuku]

Mensaje por Midoriya Izuku el Jue Abr 20, 2017 6:08 pm

-Las calles en esta parte de la ciudad están muy tranquilas por la noche...

Me encontraba paseando por Éadrom, ya cerca de la madrugada, en un intento de que mi mente ordenara mejor los pensamientos y recuerdos que me acosaban desde hacía una semana, cuando me desperté en el hospital de aquel breve coma. Es posible que, día a día, los recuerdos que retuve de cuando caí inconsciente se hicieran más claros, y más piezas del puzzle aparecieran con el tiempo, pero aún quedaban otras perdidas por lo profundo de mi subconsciente, y era suficiente como para mantenerme día y noche dándole vueltas a aquel asunto.

Por supuesto, aquello era como una tortura para mi cabeza, la cual no paraba de dolerme al no parar de pensar inevitablemente en la causa de mi desmayo... Por lo que comencé a dar paseos por las noches, tanto por el instituto en sí como por la ciudad, buscando un buen y relajante tiempo a solas, que el viento me acariciara el rostro mientras caminaba con paso algo más lento de lo habitual por los lugares que recorría, dejando atrás por aquellos momentos mis comidas de cabeza y centrándome sólo en disfrutar de la buena brisa que suele haber en las noches. Quizás el tiempo a solas en la ciudad no lo podría conseguir, pero los transeúntes eran mínimos en la zona por la que estaba pasando, por lo que era suficiente como para relajarme un buen rato en aquel paseo.

Hasta que ocurrió aquello.


Un par de minutos después


-¡¡Oh!! ¡¡Aaaaaah!! ¡¡Bájame de aquí, bájame!! ¡¡Esto va muy rápidoooo!!


Me encontraba aferrado en el parabrisas de aquel coche boca abajo, con el cuerpo echado sobre el capó mientras notaba cómo nos movíamos a una gran velocidad.

-¡¡¡Estáis locos, esto es ilegal!!! ¡¡Aaaaaah---!!!

Pegaba golpes nerviosos en el cristal con el puño derecho para que parase el conductor, mientras veía el mundo dar vueltas alrededor del mareo que me entró el estar en tal situación.

-¡¡NO SÉ SI ME ESCUCHAS!! ¡¿EH?! ¡¡Quizás deba pedirte disculpas por el parabris--- PERO QUÉ DIGO!!


Vuelta al presente


Mientras caminaba tranquilamente por las calles de Éadrom, pensé que podría visitar un parque que se encontraba cerca de la zona, y aunque fuera pequeño podría servirme para pasar un rato más relajante aún. Me dispuse a dirigirme donde recordé se encontraba tal lugar, pero no pude llegar a mi destino. No aquella noche.

Mientras me disponía a pasar por un paso de cebra, sin semáforo por tratarse de una zona de poco tráfico y bastante alejada del centro de la ciudad, vi cómo unos focos me deslumbraban nada más encontrarme en medio de la carretera. Me aseguré por supuesto antes de cruzarla por si venía algún coche, pero aquel vehículo que me deslumbraba debía de ir a mucha velocidad, la suficiente como para que en un abrir y cerrar de ojos llegara a unos 3 metros de mí de la nada. Entonces, ayudándome de mis buenos reflejos e instintos, fui capaz de distribuir con el poco tiempo que me dio el coche el One For  All por todo mi cuerpo, para luego saltar y cocharme fuertemente contra el parabrisas, adelantando mi hombro izquierdo ya que sería de esta forma un golpe más contundente y mitigable que si fuera con mi propio pecho. Gracias al One For All distribuído, no sufrí graves daños en el cuerpo, como si lo hubiese blindado un poco para recibir mejor el golpe. Acabé rompiendo y agrietando la zona en la que impactó el hombro (la superior derecha del cristal), y acto seguido del impacto eché mi cuerpo entero sobre el capó y me aferraba a los bordes del parabrisas para mantenerme sobre el coche con mayor equilibrio.

Para luego comenzar a vociferar y rogar que parara... Y así fue como comenzó aquel encuentro con el auto salvaje aparecido de la nada, el cual seguramente estaba participando en una especie de carrera ilegal... O... ¡¿Y si estaba escapando de la policía, y me inculpaban a mí de supuesto cómplice?!


Hablo - Narro - "Pienso"


¡I.W.E. IS LAIF! <3:

Thx Vin <3 (?:


¿Acaso eres un Villano?:
avatar

Salón :
1 A
Edad :
17
Dromes :
43738
Reputación :
10
Mensajes :
213

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Noche de Castigo (Capítulo 3) [Priv. Midoriya Izuku]

Mensaje por Invitado el Jue Abr 20, 2017 7:18 pm



Finalmente iba a empezar la carrera, un poco más y tal vez hubiese tomado otra botella de leche, en fin, ya que más daba. Me subí a mi auto lo puse en marcha y me apersone a la línea de salida, era una muy buena oportunidad había una buena suma de dinero en esta carrera si ganaba o más bien cuando ganara, podría tomarme unas vacaciones mejores que las del año pasado o quizás comer hasta atascarme, de un modo u otro quería esa plata.

-Muy bien perdedores, es hora de que muerdan el polvo. – Estaba bastante confiado, no había forma de que estos aficionados me impidieran ganar. Una linda chica se apersono al frente de los coches para dar el banderazo de salida. – Vamos chico, mostrémosles los que sabemos hacer. –

Se dio la señal, una pequeña cuenta regresiva y en un instante se dio la señal y todos arrancamos dejando una gran nube de polvo en nuestro camino, me encantaba mi auto, de 0 a 100 km en 400 metros, si aceleraba a tope, básicamente no me iban a ganar. Aunque por el momento lleva a un ritmo sereno, estaba delante de todos, pero aún no mostraba todo lo que mi compañero podía hacer, por suerte la zona donde era la carrera era poco transitada y podía correr tan rápido como quisiera sin temer lastimar a alguien y lo más importante, no había polizontes que me arruinaran el ánimo. Mantuve mis ojos en la pista y con una mano me disponía a sacar otra botella de leche de la guantera para cuando ganara. Lo extraño fue que saqué una manzana, solo desvié mi mirada del camino un segundo para comprobar que aquello en mi mano era una manzana y sentí un pequeño golpe, pensé que tal vez había atropellado a un perro, en el peor de los casos un pobre infeliz, sin embargo, no me iba a detener, mi sorpresa fue mayúscula cuando alguien me gritaba desde afuera de mi coche sujetado al cofre de mi auto, golpeando el parabrisas.

-Oye baja de mi auto, no llevo polisones. – Creo que trataba de decirme que me detuviera, pero estaba al de la cabeza si pensaba que iba a detenerme, por el susto inicial había dado un pequeño forcejeo y un par de tipos se me adelantaron. – Tienes dos opciones o te sueltas o hago que te sueltes, tengo 30 grandes apostados en esta carrera y no los voy a perder. – Acelere un poco más, esos sujetos no iban a arruinar mi récord. – Si dañas la pintura de mi coche, estas muerto. – Sacaba mi cabeza por la ventana de vez en cuando para gritarle a la vez que con el vidrio abajo escuchaba un poco mejor sus quejas, aunque no por eso las entendía.
avatar


Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Noche de Castigo (Capítulo 3) [Priv. Midoriya Izuku]

Mensaje por Midoriya Izuku el Vie Abr 21, 2017 4:08 pm

Notaba el viento arrastrar con fuerza mi ropa y pelo, como si quisiera llevárselo consigo mientras me esforzaba por mantenerme bien sujeto al coche, cuyo conductor no frenaba la velocidad ni mucho menos al ver que se llevó a un transeúnte consigo de la nada. Peor aún, noté como sacaba la cabeza por la ventanilla para gritarme el no rayarle el coche ni nada por el estilo, y que bajara del auto. Era como si me leyera la mente en lo último, pero topaba siempre con el mismo problema:

-¡¡¡Estás loco!!! ¡¡Cómo voy a bajarme del coche así!! ¡¡Me voy a  matar!! ¡¡AAAAAH!!

Sentía cada curva que cogía aquel auto como si fuera la última que fueran a aguantar mis pobres brazos. Los tramos rectos eran como descansos para éstos, pero luego entrábamos en unos tramados de curvas cerradas y me encontraba balanceándome de un lado para otro, como si fuera un muñeco de trapo, mientras daba gritos de diferentes tonos y temiendo por mi vida. Y el conductor del coche, cuyo rostro pude apreciar que era un chico algo más mayor que yo pero sin estar apenas entrado en edad no se veía con intenciones de aflojar el ritmo, sino al contrario, poner aquel coche al límite. Fue cuando vi a otros dos autos pasar, lentamente desde mi perspectiva, por ambos de nuestros lados, quedando poco a poco detrás de nosotros. Entonces lo tuve claro, estaban haciendo una carrera ilegal y me habían llevado por delante en medio de ella...

-¡¡¡Pero qué!!! ¡¡¡Cúando va a acabar esto, por Dios!!!-
Vociferaba con todas mis fuerzas mientras me aferraba con más fuerzas aún al coche. Fue entonces cuando comencé a escuchar el rumor de una multitud vitoreando a lo lejos, más allá de nuestra posición, cada segundo haciéndose más fuerte, para luego ver cómo decenas de personas animaban al coche sobre el que me encontraba a nuestros laterales, pasando cada grupo con rapidez ante mi vista, hasta que me fijé en cómo cruzamos una especie de línea blanca pintada con tiza a conciencia en el suelo, atravesando de lado a lado la carretera.

-¡¡¡EH, CAMPEÓN!!! ¡¡¿No era esa la meta?!! ¡¡Para de una vez!!- Hice una breve pausa para concentrarme y ver si sentía una bajada de velocidad en el coche, pero sólo la sentí cuando éste tomaba las siguientes curvas de la carretera. Entonces me temí lo peor -¡Ay, no! ¡¡No me digas que HAY MÁS VUELTAS!!


Varios minutos después
[Línea de salida]


Me dejé caer lentamente, resbalándome poco a poco por el capó negro metálico del coche, tirándome al suelo como si lo echara de menos, como si no lo hubiese pisado ni visto en años.

-Oh... Tierra firme... No puede... Ser....- Llegué a decir con una voz levemente ronca por los gritos que di durante la carrera. Tres vueltas fueron demasiado para mí, estaba destrozado, no sentía apenas los músculos al sobreesforzarlos durante tanto tiempo. Me encontraba boca arriba, escuchando como la gente se reía de la imagen que daba e incluso me sacaban fotos, sin cortarse con los flashes activados, seguramente para enseñárselos a sus amigos y reírse juntos del Izuku que se pasó toda una carrera encima de un coche -Esto... Apesta...

Entonces, tras un minuto de respiro echado en la carretera, observé cómo un chico de pelo castaño y ojos semejantes a los de un gato marrones se mostraba frente a mi, mirándome de pie. Di por hecho haciendo uso de los recuerdos que retuve de aquella traumática experiencia que se trataba nada más ni nada menos que del conductor del coche que me zarandeó de un lado para otro a lo largo de toda la pista... -No... Tú... Apestas...- Decía mientras alzaba trabajosamente el brazo, me encontraba como mareado y semi-consciente. Como si me encontrara temporalmente borracho, se podría decir. La visión era borrosa, pero sus rasgos faciales eran inolvidables, sobretodo tras haberlos presenciado en medio de aquella carrera -No me hiciste... Caso... No...- Hice una pequeña pausa para tomar una última bocanada de aire, para que de esta forma mi visión se estabilizara finalmente, y el mareo consiguiera ser ya mínimo. Alzando de nuevo el brazo, lo extendí hacia aquel chico y mostraba la mano, ambas magulladas por el trabajo y esfuerzo al que las sometí durante tanto tiempo.

-Ayúdame... A levantarme... Ay... Mi espalda...


Hablo - Narro - "Pienso"


¡I.W.E. IS LAIF! <3:

Thx Vin <3 (?:


¿Acaso eres un Villano?:
avatar

Salón :
1 A
Edad :
17
Dromes :
43738
Reputación :
10
Mensajes :
213

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Noche de Castigo (Capítulo 3) [Priv. Midoriya Izuku]

Mensaje por Invitado el Vie Abr 21, 2017 5:08 pm

Había escuchado de estar en el lugar equivocado en el momento equivocado, por lo general eso no me pasaba a mí, pero aquel chico que llevaba sobre el cofre de mi auto parecía que en verdad tenía mala suerte, hubiese sido más sencillo para él si lo hubiese golpeado y lo hubiese dejado en la carretera, pero parecía demasiado empecinado en no soltarse. Y no lo culpo a la velocidad que iba si se suelta contra lo que sea que se estrelle. Pero no tenía tiempo para preocuparme por él, pasamos la línea de meta y todavía estaban delante de mí, lo bueno es que me quedaban 2 vueltas más para recuperarme.

-Muy bien chico, si no quieres soltarte, tendrás que acompañarme el resto de la carrera. – Era un accesorio muy malo para el auto, y me preocupaba que se estropease la pintura, pero no me quedaba opción, no me podía detener y bajarla sabiendo que había dos sujetos delante de mí. – Mejor te sujetas fuerte, si creíste que antes iba rápido no te imaginas lo que este bebé puede hacer. – Acelere un poco más, pero quienes iban al frente de mi cerraban el camino para que no los rebasara. –

Esta vez tenía problemas no iban a permitir que los rebasara, quedaba poca distancia y aunque diera un rodeo no lo lograría. Comenzaba a sentirme frustrado, no sé si fue por eso o una especie de milagro sucedió, pero fue entonces que sentí como si todo mi cuerpo ardiera y fue ese raro ardor lo que de repente impulso mi auto dándole una aceleración mejor empuje a uno de los autos sin ocasionarle daños graves y logre apartarlo, era tal la aceleración que casi podía jurar que de las llantas salía fuego, comencé a frenar y llegue a la meta coronándome como el ganador, pero lo anterior había sido muy extraño. Aquel chico cayó al suelo, parecía que no se la pasó nada bien, mire el cofre y no tenía un solo rasguño, todo mi auto estaba en perfecto estado, suspire de alivio. Y parecía que ahora, le debía una disculpa a alguien.

-Hola. – Dije al chico que aún se arrastraba por el suelo, tenía todo el derecho a estar muy molesto, lo había arrastrado sin querer por toda la carrera, así que dejé que se desahogara un poco, hasta que cayó al suelo parecía tener una combinación entre mareado y adolorido. – Vale lo lamento, pero tu también tuviste la culpa, casi haces que pierda la carrera. – Extendí mi mano para ayudarle a levantarse, notaba que todos se burlaban de él por lo que había ocurrido, así que para apaciguarles un poco levante mi mano mostrando mi puño y grité. – Quien es el mejor. – Las risas y burlas se convirtieron en gritos y alaridos de admiración, mantuve mi récord perfecto. – Te invito algo como compensación. –

Iba a reclamar mi premio cuando los sujetos que había rebasado me detuvieron, dijeron que había hecho trampa que de repente mi auto había botado fuego, así que no lo había imaginado, pero eso era extraño mi auto no hacia eso, argumentaban que estaba modificado y que hacía trampa, debatí diciendo que era mentira que mi auto no tenía ninguna ventaja injusta y que si lo deseaban podían revisarlo, no tenía nada que ocultar. De la nada un hombre con un traje quien parecía ser alguien muy influyente apareció.



-No deberíamos hacer acusaciones tan serias, todos conocemos a ese joven no ha hecho trampa en ninguna de sus competencias, tienen pruebas de sus acusaciones. – El sujeto vocifero mientras se acercó a mi poniendo su mano en mi hombro y al no obtener respuesta de mis acusadores prosiguió. – Entonces no hay más que decir, el ganador es el competidor llamado Kuro, muchas felicidades. – Recibí mi dinero y una ovación más.

Lo raro es que pensé reconocer al sujeto, pero este simplemente se marchó y se ocultó entre la multitud, luego ayude a ese chico a moverse, parecía aun adolorido así que lo lleve a mi auto, pero esta vez en el asiento del copiloto.

-Te invito algo por lo que paso y luego te llevo a tu casa. Si te parece justo. – Le dije mientras lo sentaba. – Por cierto, aquí me conocen como Kuro, pero me llamo Azael Slade, es un gusto polizonte. -
avatar


Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Noche de Castigo (Capítulo 3) [Priv. Midoriya Izuku]

Mensaje por Midoriya Izuku el Sáb Abr 22, 2017 9:36 am

-Culpa, ¿yo...?- Murmuraba algo dolorido mientras aquel chico me ayudaba a levantarme, incorporándome finalmente sobre mis dos piernas, las cuales parecían estar esforzándose al máximo para mantenerme en equilibrio. El mareo ya cesó, pero el cansancio aún seguía vigente, por lo que tan sólo podía andar cojeando. Escuchaba las continuas burlas y risas más claras, todas dirigidas a mi persona, hasta que el chico que me llevó encima de su auto durante toda una carrera alzó el brazo para vociferar quién "era el mejor", y de pronto dejaron de lado las burlas para pasar a ovaciones y vítores. "No sé si sentirme agradecido o más ofendido...", pensé, mientras me apoyaba con cuidado de no rayarle la pintura en el lateral del coche. Al parecer, el joven acababa de ganar mucho dinero en aquella carrera...

Aunque se topó con cierto jaleo antes de poder reclamar siquiera el premio, acusándolo de hacer trampas. Y en mi opinión, sí que sentí algo raro en el coche en el último tramo, como si la temperatura de éste hubiese subido unos cuantos grados sorprendentemente, y su velocidad hubiese aumentado considerablemente en aquellos segundos... Pero no decidí intervenir, al ver que ya lo hacía antes un señor entrado en edad, cuya voz impuso a todos los presentes, defendiendo la inocencia del competidor y otorgándole finalmente el premio en metálico.

-A-Ay... Mi espalda... La tengo hecha añicos...- Me aquejé para mí mismo, mientras observaba cómo los espectadores se iban poco a poco al haber ya acabado la carrera, y notar cómo el ganador se acercaba a mí e invitaba a entrar en su coche. Realmente no estaba de humor para montarme en un coche de nuevo, ni en las semanas siguientes, pero decidí ser algo más amistoso con aquel sujeto al ver que se mostraba "algo mal" por lo que hizo, subiendo con éste al auto. ¡Debía admitir que viajar en su interior era mucho, mucho más cómodo que hacerlo encima del capó! Además que se notaba el cuidado que le daba su dueño.

-Me parece buen plan- Dije un poco a regañadientes al escuchar su oferta, ya que aún había una parte de mí que no quería dejar a aquel sujeto redimirse. Pero tampoco iba a ser un cascarrabias, por lo que dejé margen para que se disculpara como era debido -Mi nombre es  Izuku Midoriya, pero me llam- - Realmente aún me encontraba algo enojado, lo suficiente como para evitar por el momento decirle el apodo con el que suelen llamarme mis amigos... -Nada, no es nada. Soy Izuku, "un placer", Azael. Sobre invitarme a algo...- Comenté mientras miraba por la ventanilla cómo las calles pasaban a nuestros lados de forma fugaz, algo incómodo por aquella situación, ya que a lo mejor se refería a llevarme a beber algo, y al no beber alcohol... -...L-Llevame a un... Wacdonal's...- Tosía entonces un poco al acabar de decir aquello para disimular un poco, mientras mantenía mi mirada sobre la ventanilla, evitando en cualquier caso la de aquel chico para no sentir más vergüenza de la necesaria.

Quizás aquel chaval no era tan mala persona. Debía de contener las ganas de llevarse transeúntes por delante en sus carreras ilegales, era cierto, pero mi instinto no me dejaba ver malas intenciones provenientes de aquel chico en ningún momento, por eso mismo fue que acepté su oferta como disculpa, y no la decliné directamente nada más escucharla. Quizás hubiese cometido el error de antes, pero se podía perdonar. Tuvo suerte de que hubiese sido yo, sin embargo. Alguien que es mínimamente resistente y hábil en esas situaciones de peligro. Si hubiese sido una persona normal y corriente, quizás los daños hubiesen sido más graves... Volteé entonces mi mirada hacia el parabrisas, el cual conservaba las grietas que causó mi choque contra éste -Siento lo del parabrisas, espero que con lo que hayas ganado puedas cubrirlo...- Me disculpé, notoriamente incómodo por aquello, ya que no me gustaba el hecho que hubiese dañado algo tan caro, propiedad de otra persona. Aun cuando la razón lo justificara, en parte.


Hablo - Narro - "Pienso"


¡I.W.E. IS LAIF! <3:

Thx Vin <3 (?:


¿Acaso eres un Villano?:
avatar

Salón :
1 A
Edad :
17
Dromes :
43738
Reputación :
10
Mensajes :
213

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Noche de Castigo (Capítulo 3) [Priv. Midoriya Izuku]

Mensaje por Azael W. Kane el Vie Abr 28, 2017 10:11 am

Posiblemente ambos tuvimos algo de suerte, desde que tengo memoria jamás me había pasado que atropellara a alguien y ahora que lo había hecho por suerte no había pasado nada tan malo, dejando de lado el extremo dolor y el mareo de mi nuevo amigo, estaba molesto y tenía todo el derecho de estarlo, pero iba a compensarlo por lo ocurrido, aunque solo fuese invitándole algo de comer, después de todo quien no olvida sus problemas, tal vez también em caería bien algo en el estómago, ya tenía el dinero para estar de flojo un rato.

-Me impresionaste Izuku, no había conocido a nadie que se aferrara a un auto de esa manera. Pero al menos no termino tan mal y seguro que una vez que caiga algo en tu estomago te sentirás mejor, es lo que yo hago cuando necesito relajarme. – Algo que me llamaba la atención era que lo había golpeado a gran velocidad y no tenía nada roto, ¿sería que tuvo suerte? – No te preocupes por el parabrisas, la razón de que este bebé este en tan buen estado es que lo arregla el mejor mecánico de la ciudad, así que por eso no te apures, por un tiempo el dinero no será problema. Tal vez cuando se me acabe entre de nuevo a la carrera, pero por ahora me tomare un descanso. – De la nada sentí algo, una especie de presentimiento, pero fue algo leve así que no le tome importancia. –

Finalmente, en pocos minutos llegamos al sitio donde me había pedido Izuku que lo llevara. Así que lo ayude a bajarse del auto, sabía que no podía caminar bien y tal vez seguía un poco mareado, pero no íbamos a comer en el auto, digo era mejor el ambiente dentro del sitio y no iba a arriesgarme a que algo le cállese al tapiz de mi auto. Al cabo de un rato estando en el sitio, deje a Izuku sentado en una de las mesas en lo que fui a ordenar lo que ambos queríamos, seguía sin percatarme que alguien nos había seguido desde que dejamos el sitio de la carrera, pero otra cosa rara es que sentía mi cuerpo algo entumecido, incluso me ardían las manos, no entendía porque, era como si algo en mi estuviese inquieto.



Hablo - Pienso - Actuó

Recepcionista en Saggita:
avatar

Edad :
23
Dromes :
19329
Reputación :
3
Mensajes :
156

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Noche de Castigo (Capítulo 3) [Priv. Midoriya Izuku]

Mensaje por Midoriya Izuku el Dom Mayo 07, 2017 5:11 pm

Me encontraba dolorido, no hasta el punto de estar quejándome constantemente por ello, sin embargo. Aun cuando un dolor punzante recorría mis brazos al moverlos, no era tan incordiante como para llegar a ser insoportable. Además, debía dar gracias a que no hubiese ido a peor todo aquello, y que tan sólo tuviese los brazos exhaustos. De vez en cuando lanzaba miradas desconfiadas y con algo de rencor a Azael, el cuando continuaba mostrándose arrepentido por lo de antes, y aparentemente admirando la forma en la que me aferré a su auto. Aun cuando se trataba de una alabanza, ni siquiera llegué a sentirme bien con ello, seguramente por las circunstancias en las que me "alabó".

-Tuviste suerte de que fuera yo... Se puede decir que estoy más... "En forma" de lo normal, y pude resistir la carrera... ¡Es un alivio que el parabrisas no suponga un problema!

Poco a poco, a medida que viajaba en aquel coche, mis músculos comenzaron a relajarse finalmente, dejando atrás la tensión constante en la que se encontraban por aquella carrera. Al fin el dolor cesaba, y podía encontrarme de mejor humor al no tener siempre el recordatorio de aquellos angustiosos minutos sobre el capó del auto al moverme. Pude entonces observar a lo lejos de la calle el solar dedicado al Wcdonal's, con el parking medianamente lleno de coches y demás y las luces que nos permitían identificarlo desde tan lejos. Ya casi podía saborear las hamburguesas que allí se despachaban, con sus patatas fritas en su punto de sal y...

Imaginando todo aquello, notaba entonces cómo la boca se me hacía agua. Al parecer, aquel viaje sobre el capó del auto me dio bastante hambre. Por suerte no tuve que estar mucho tiempo a la espera, ya que aquel coche era lo suficientemente rápido y su conductor tenía tal fluídez con él que aquel tramo que nos separaba se redujo a unos 20 segundos de viaje. Era de admirar su afinidad con aquel vehículo, sin duda.

Nos sentamos entonces en el interior del local, aparentemente lleno de gente, tras que Azael me ayudara a llegar hasta tal punto, ya que mis piernas aún seguían sin muchas fuerzas como para mantenerme en equilibrio por mi cuenta. Aún con lo tarde que era, seguía habiendo gente en el lugar, terminando o empezando su cena de comida rápida. ¡Debía admitir que verlos saborear su pedido no hacía más que aumentar mi apetito en gran medida! El chico se fue a hacer cola al ya tomar nota de lo que quería del menú del Wcdonal's, tratando de no ser abusivo con su detalle y no pasarme con el gasto de mi pedido. Acabé pidiendo una hamburguesa de doble piso con queso y pepinillos, junto con lo que incluía el menú estándar (patatas fritas, bebida incluída...). Aguardé con inmensas ganas la llegada de Azael, mientras observaba cómo tras las paredes-escaparates del local que dejaban ver el exterior (es decir, el párking en sí) se situaba un grupo de moteros bastante ruidoso. Se negaban al parecer a formar tal jaleo en el interior del local, por supuesto, pero aún así seguía siendo molesto.

Finalmente llegó el chico cargado con dos bandejas que portaban ambos de nuestros pedidos, con mi mirada visiblemente perdida en la buena pinta que tenía el mío. Aunque pude destacar una expresión algo extraña e incómoda respecto a Azael. Se encontraba algo raro, podía notar, pero decidí restarle importancia a tal hecho e hincar el diente cuanto antes en la enorme hamburguesa que me habían preparado.

-Per... Perdona si soy algo maleducado al preguntar, Azael...- Dije de repente, a mitad de mi hamburguesa y dejando de masticar por un momento para centrarme en lo que pensaba decir -... ¿Desde cuando...? ¿Desde cuando andas metido en eso de las carreras...?- Continué susurrando, entendiendo la confidencialidad del asunto -Quiero decir... No estoy "tan" en contra de ello... Pero quizás debas plantearte si volver a participar de nuevo... Imagina que lo que hubiese pasado hoy le hubiese pasado a ot---

Pensaba terminar aquel "mini-sermón" de abuela a su nieto, cuando de repente escucho por mi oído izquierdo el inconfundible grito de una chica proveniente del exterior. El local entero se quedó mudo, observando en la dirección origen de tal grito, y escena salvaje apareció ante todos nosotros.

El mismo grupo de moteros se encontraba molestando y agarrando a una chica algo más mayor que yo, de unos 20 años de edad seguramente. La chica se veía asustada, siendo reducida por aquella bandada de imbéciles. Dejé de pronto mi hamburguesa de doble piso con queso y pepinillos, mis patatas fritas en su punto de sal y... Me encaminé rápida y violentamente hasta donde se encontraba el grupo, abriendo las puertas del local con tanta rabia que casi las desencajo y rompo. No tenía tiempo, los gritos que aquella chica daba me animaban a aumentar mi velocidad, hasta el punto que llegué casi esprintando a la escena y, en un acto desesperado por el que la soltaran de una vez, me metí con la cosa que más afecta a un motero. Con su moto.

Al ver la fila perfecta que formaban las motos de aquellos enormes y fornidos hombres, tan sólo me bastó una potente patada como para hacer que todas y cada una de ellas caigan una sobre otra, usando el efecto dominó, y finalmente atrayendo la enfurecida atención del grupo hacia mi persona. Vi entonces como soltaban de golpe a la chica indefensa, la cual no dudó un segundo en escapar de la escena sin mirar atrás, dejándome a aquellas enormes bestias para mí. Me puse en guardia, a la espera de cualquier movimiento extraño de aquellos animales... Conté por lo menos unos 8 motoristas dirigiéndose hacia mi posición, ¡visiblemente furiosos y con ganas de fiesta!

"Oh dios... Me duele la barriga por haberme movido tan de imprevisto tras comer la hamburguesa... Y encima aún no me recuperé del todo... Quizás no pueda con todos, ¡pero aseguro que a más de la mitad os dejaré para el arrastre!"

Active entonces el One For All Full Cowl, a la espera de aquellos imbéciles... Puede que me encontrara en mal estado, ¡pero no pensaba que me diesen una paliza sin antes llevarme de por medio a la mitad de éstos! Pagarían por meterse con una chica indefensa, era hora de un cara a cara con alguien que estuviese más a sus alturas.

Habilidades Usadas:
One For All Full Cowl: Izuku permite que el "One For All", la fuerza licántropa la cual desconoce de su existencia pero que llamó él mismo de dicha forma, recorra todo su cuerpo. En esta forma, su velocidad, fuerza, movilidad y agilidad se ven potenciadas en un 25%. En el mismo post es capaz de reunir y distribuir por su cuerpo el poder, llenándolo de marcas que parecen sus propias venas reluciendo de colores brillantes. No tarda apenas en distribuir el One For All, por lo que puede ser activado en el momento en el que Izuku lo crea necesario. Sin embargo, este estado tan sólo puede llegar a durar hasta 4 posts del propio usser. En dicho estado, Izuku puede clonar las habilidades 2 (Detroit Smash) y 3 (Texas Smash), limitando su poder hasta lo que el cuerpo le permita resistir sin que ocasionen heridas graves ni rompan sus huesos, recortando su eficacia un 50%


Hablo - Narro - "Pienso"


¡I.W.E. IS LAIF! <3:

Thx Vin <3 (?:


¿Acaso eres un Villano?:
avatar

Salón :
1 A
Edad :
17
Dromes :
43738
Reputación :
10
Mensajes :
213

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Noche de Castigo (Capítulo 3) [Priv. Midoriya Izuku]

Mensaje por Azael W. Kane el Dom Mayo 07, 2017 11:55 pm

Todavía me sentía algo extraño, bajaba la mirada tratando de calmarme, era como un malestar estomacal que te da luego de comer mucho picante, en pocas palabras sentía que me quemaba, lo que me inquietaba es que hacía mucho tiempo que no me sentía así y no recordaba haber comido nada particularmente picante, aunque conocía un buen remedio para eso, un poco de leche de vaca fría para calmar la acidez estomacal, era lo que el dueño del taller siempre tomaba cuando le daba malestar estomacal, así que apenas llegue al frente de la fila hice mi pedido, una hamburguesa de doble piso con queso y pepinillos, patatas fritas, y bebida incluida para mi nuevo amigo y en mi caso una hamburguesa con queso y una malteada de chocolate de preferencia lo más fría posible recalque a quien me atendía y en unos pocos minutos de espera me dieron ambas órdenes y me dispuse a regresar a la mesa, al voltear vi de frente a un hombre pero lo extraño de eso es que al verlo fue como si hubiese visto todo lo malo que él había hecho, lo que me asusto al principio hasta el punto que me quede mirándolo un rato, pero de inmediato me llamaron la atención ya que obstruía la fila, eso había sido aterrador pero lo deje pasar pensando que aún estaba asustado por el temor a haber atropellado a alguien, así que no le di más importancia y regrese a la mesa con Izuku, entregándole su comida, una pequeña compensación por lo que tuvo que sufrir aferrado a mi auto y por su expresión era obvio que le encantaban las hamburguesas de ese sitio, de cierto modo me dio algo de risa ya que me recordaba la mirada que ponía mi hermanita cuando come galletas, yo simplemente tome mi malteada y comencé a sorber esperando que lo que yo pensaba era acidez estomacal se me pasara. Me sorprendí un poco cuando Izuku que parecía muy concentrado en su comida se detuvo para interrogarme por qué competía en aquel sitio.

-Pues no soy un veterano en esas cosas, diría que apenas llevo un año desde que empecé a competir, apenas estuvo mi auto listo ya pude hacerlo. – Tal vez Izuku estaba preocupado o simplemente tenía mucho de hacerle a héroe, pero no me importaba ya que el taller que manejaba no me dejaba suficientes ingresos y esas competencias eran dinero fácil para mí. – Si fue algo desafortunado, por lo general no me distraigo, pero como ya llevaba una racha de ningún accidente por un año entero, tal vez por eso baje mi guardia. – Esperaba un sermón por parte de él, aunque no iba a tomarlo muy en serio. –

De manera abrupta todos en ese sitio escucharon lo que sucedía afuera, aquellos motorizados que habían llegado no hace mucho al estacionamiento del sitio estaban molestando a una mujer, en cualquier otra circunstancia lo habría pasado de largo, pero esta vez no pude apenas vi esa escena mi corazón comenzó a latir mucho más rápido, algo me suplicaba salir de ese sitio, no tanto para salvar a la chica, sino más bien para castigar a esos sujetos, lo mismo que había pasado con el tipo de la fila me estaba pasando al ver a esos enormes sujetos, aunque de manera no anticipada Izuku quien estaba frente a mi salió disparado hacia ese lugar, lo que hizo que tuviese dos pensamientos en mi cabeza, el primero fue que era algo admirable que fuese a ayudar cuando nadie más se había atrevido, y la segunda es que posiblemente iban a romperle todo lo que se llama cara cuando vi que pateo las motos de esos tipos, de cierto modo los entendía si alguien pateara mi auto me iría como loco sobre de él, pero esta vez si iba a apoyar a Izuku quien lejos de acobardarse y huir les hizo frente a esos tipos quienes visiblemente furiosos iban por él. De un segundo a otro corrí para ayudar a Izuku, colocándome justo al lado de él.

-Sabes ahora no se si eres muy heroico o tienes tenencia suicida. Apostaría mas por lo segundo, ya van dos veces en esta noche que te pasa algo que te puede matar. – Dije tratando de bromear ante la situación, pensaba que sería buena idea dividirnos a esos tipos 8 contra 1 era injusto y seguía siendo injusto 8 contra 2, pero no creo que alguien más nos ayudara. –



Hablo - Pienso - Actuó

Recepcionista en Saggita:
avatar

Edad :
23
Dromes :
19329
Reputación :
3
Mensajes :
156

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Noche de Castigo (Capítulo 3) [Priv. Midoriya Izuku]

Mensaje por Midoriya Izuku el Lun Mayo 08, 2017 7:40 am

Música ambiental:

"Oe, oe... ¿No son estos idiotas más grandes de lo que aparentaban de lejos...?"

Aquel grupo de motoristas se encontraba finalmente cerca de mi posición, enfurecido y listo para una pelea. Me encontraba en una situación desesperada, por supuesto. En condiciones normales no presentarían mucha amenaza, aun siendo un 8 contra 1... Pero me encontraba aún exhausto desde la carrera de antes, y se podría decir que mis fuerzas se encontraban a la mitad de su potencial. Aun con tal hándicap, estaba seguro de que podría en aquel estado hacerme cargo de más de la mitad, quizás unos 5 sujetos... Pero... Los otros 3 serían los que me darían la paliza de mi vida, ¿uh...?

-Venga, venid con lo que teng---


Traté entonces de provocar a los hombres para ver si gracias a la rabia daban un paso en falso que aprovechar en mi ventaja, pero no tuve tiempo para vocalizar del todo cuando noté cómo a mi lado se situaba alguien, apoyando mi causa. Se trataba nada más ni nada menos que de Azael.

-¡¿Q-Qué haces aquí...?! ¡Esto es asunto mío, no te metas por medio!- Traté de imitar un tono egoísta y malaje para ver si de esa forma ahuyentaba al chico y evitaba que corriese peligros innecesarios, pero aquel no era el caso. Sabía identificar el brillo de la Decisión asomándose a través de los ojos de las personas, ya que yo mismo lo tenía en muchas ocasiones. Y en aquel instante, supe verlo en el joven. Meneé entonces la cabeza, pensando en la razón que tenían sus palabras. "Quizás lo que acabo de hacer es más propio de un loco que de un héroe... ¡Pero no me arrepiento de nada!"

-... Siento meterte de nuevo en problemas, Azael-
Comenté, atento a las figuras enormes que nos rodearon en un momento, danzando a nuestro alrededor en círculos a la espera de un hueco en nuestra guardia -Pero... Si eres capaz de encargarte de tres... Del resto me ocupo yo...

Aquel quizás fuera un cálculo exageradamente exacto, pero podía presumir hasta entonces de una experiencia bastante buena en aquel tipo de situaciones extremas. Muchas veces llegué a enfrentarme yo sólo contra bandas callejeras enteras... Por lo que desarrollé una especie de capacidad que me permitía analizar mis límites en cada lucha. Y en aquella, mi instinto me gritaba que no podría aguantar más de 5 contrincantes, ya que mi cansancio se colapsaría sobre mí, y entonces sí que sería el fin.

-¡¡No pensemos por más tiempo!! ¡¡Vamos, cuando queráis, cobardes!!

Como si aquel fuese un grito de guerra algo más elaborado de lo normal, me abalancé entonces al montón que vi reunido por mi lado, por suerte reuniendo la cantidad de contrincantes exacta para mí. Cinco moteros enormes se erguían frente a mi vista, un par armados con cadenas de hierro, mientras que los tres restantes iban a puño desnudo. "Esto debe de ser un juego de niños... No se puede comparar a lo que viví en aquella clase..."

Con movimientos precisos, pude esquivar los latigazos que trataba de propinarme el par con las cadenas desde media distancia, permitiéndome acercarme a éstos, los cuales pasaron a una defensa más cuerpo a cuerpo al darse cuenta de ello. Pero no reaccionaron lo suficientemente rápido, ya que cuando se pusieron en guardia, ya había descargado un Texas Smash con mi talón derecho sobre la cabeza de uno, mandándolo volar por los aires hasta chocarse con otro de sus compañeros, el cual retuvo su caída. La víctima de la patada giratoria quedó inconsciente en el acto, como fue de esperar.

Aunque el restante con una cadena de hierro fue más plausible, ya que aprovechó aquel instante de confusión entre sus compañeros para pillarme con la guarda baja y asestarme un fuerte latigazo en la pierna derecha, la misma con la que efectué el Texas Smash. "¡Argh! ¡S-Será...!". La cadena se enrolló en mi tobillo como resultado de aquel latigazo, notando entonces cómo tiró el motero bruscamente de él, tratando de hacerme caer. Pero leyendo tales intenciones, dejé ceder por un momento mi pierna a su favor, para entonces recogerla rápidamente, pillándolo desprevenido y ocasionando un resultado totalmente contrario al que éste quería: Se encontraba entonces siendo arrastrado hacia mí, por la fuerza que ejercí con la pierna al tirar de la cadena. Perdiendo el equilibrio, se iba a caer de boca justo a mis pies, pero no sería tal el impacto como para noquearlo, por lo que antes de que aterrizara le asesté un rodillazo en la frente, haciendo que cayera entonces rendido y demasiado atontado como para seguir peleando.

-Veamos...- Eché entonces mi mirada a los 3 rivales restantes que me tocaban, tratando de dejar ver en ella todo el sadismo que podía, para de esta forma aterrorizarlos -... Quedáis vosotros tres... ¿Quién se presenta primero?

Nada más pronunciar aquellas últimas palabras, vi cómo el aparentemente más cobarde de los tres salía huyendo con el rabo entre las piernas del parking, dejando atrás incluso su moto, formando parte seguramente de las que estaban tiradas en fila. El par restante se mostraba desafiante aún. Titubeaban levemente, pero se mantenían erguidos y presentando una amenaza todavía. Di un suspiro ante toda aquella violencia innecesaria que estaban forzando aquellos imbéciles a que tuviese lugar, para entonces crujirme los nudillos, para continuar en forma. Me dolía el tobillo derecho aún así, ya que al fin y al cabo me acababan de dar un latigazo con una cadena de hierro en éste, y se podía notar una cojera en mis andares, pero aquello no iba a retener la paliza a la que se estaban exponiendo aquel par de moteros si no aprovechaban la oportunidad que les daba y escapaban de una vez.

-¡¡Parece que aún no habéis aprendido la lección...!!

Eché entonces un vistazo detrás de mi hombro, uno rápido, con la intención de ver cómo le iba a Azael con su parte. ¿Podría apañárselas por su cuenta realmente, o se trataba de alguien al que de pronto tendría que defender también...? "... ¿Qué sorpresa guardas...?"

Habilidades Usadas:
[Activa]One For All Full Cowl:[Activa] Izuku permite que el "One For All", la fuerza licántropa la cual desconoce de su existencia pero que llamó él mismo de dicha forma, recorra todo su cuerpo. En esta forma, su velocidad, fuerza, movilidad y agilidad se ven potenciadas en un 25%. En el mismo post es capaz de reunir y distribuir por su cuerpo el poder, llenándolo de marcas que parecen sus propias venas reluciendo de colores brillantes. No tarda apenas en distribuir el One For All, por lo que puede ser activado en el momento en el que Izuku lo crea necesario. Sin embargo, este estado tan sólo puede llegar a durar hasta 4 posts del propio usser. En dicho estado, Izuku puede clonar las habilidades 2 (Detroit Smash) y 3 (Texas Smash), limitando su poder hasta lo que el cuerpo le permita resistir sin que ocasionen heridas graves ni rompan sus huesos, recortando su eficacia un 50%

Texas Smash: Izuku concentra todo su poder en uno de los talones de sus piernas, descargando con él un golpe de revés al oponente, haciendo un giro sobre sí mismo para acumular inercia. Esta habilidad también puede ser utilizada para la movilidad, en vez de sólo para el ataque, permitiéndole pegar grandes saltos de un lugar a otro a una distancia máxima de 10 metros (En el estado One For All Full Cowl, esta distancia se ve reducida a la mitad, 5 metros, pero se puede utilizar hasta dos veces en dicho estado, otorgándole mayor potencial de persecución). La pierna en la cuál concentre el One For All, se verá dañada, ya sea utilizada de forma ofensiva como por movilidad, y se verá cojo en la pelea.


Hablo - Narro - "Pienso"


¡I.W.E. IS LAIF! <3:

Thx Vin <3 (?:


¿Acaso eres un Villano?:
avatar

Salón :
1 A
Edad :
17
Dromes :
43738
Reputación :
10
Mensajes :
213

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Noche de Castigo (Capítulo 3) [Priv. Midoriya Izuku]

Mensaje por Azael W. Kane el Miér Mayo 10, 2017 2:04 pm

Esta situación me hacía recordar aquellas películas del oeste que tanto me gustaban de niño en la que un héroe valiente peleaba contra los malos al lado de su fiel ayudante, el problema es que cuando crecí mis ideas eran otras, al crecer con un padre que era un militar completo me enseño muchas cosas, pero la más importante de todas fue, jamás te metas en algo sin saber todo lo que poder llegar a pasar, es la regla número uno de todo buen estratega, sin embargo esta no era una de esas situaciones, esta vez mi compañero había salido sin premeditación alguna solo inspirado por el firme deseo de ayudar, contra sujetos notablemente superiores en tamaño. Me uní de inmediato para apoyarlo por dos razones, la primera es que no iba a quedarme quieto mientras lastimaban a alguien, y la segunda es que de alguna forma yo me sentía responsable por casi matarlo así que era mi oportunidad de compensarle por esa e experiencia, aparentemente Izuku era bastante diestro en combate eran rápidos y fluidos sus movimientos a la par de una fuerza notable, por otro lado yo no sabía que me pasada que sentía el cuerpo más pesado de lo usual, como si se estuviese entumiendo, podía esquivar hasta el momento con facilidad los ataques de esos gigantes, ya que ser grande y fuerte te quita las ventajas de ser rápido y ágil, aunque no parecía que le fuese tan mal a Izuku, al mostrar sus habilidades y prácticamente acabar con la mayoría él solo, me sentía bastante asombrado de ver a alguien así de fuerte, entre lo que parecía ser pánico algunos motociclistas se marcharon corriendo, entonces una idea salió de la nada y decía, como pueden abandonar tan perfectas maquinas, refiriéndome a aquellas motos que dejaron atrás. La verdad mi intervención apenas había sido la de esquivar golpes, algo me estaba incomodando y ya no podía resistirlo, ya no podía quedarme a ver más tiempo, así que de improviso Salí corriendo del sitio dejando atrás a Izuku a la parte trasera del restaurante, todo mi cuerpo me ardía y sentía un dolor insoportable una necesidad, algo aún más fuerte que yo mismo, mi vista y mi mente comenzaron nublarse notaba que mis manos comenzaban a quemarse mostrando mis huesos, una extraña risa salía de mi garganta, con una voz que poco a poco se fue deteriorando hasta no ser para nada como la mía, cuando me di cuenta yo ya no era consciente de lo que hacía y ya no estaba en control de mi cuerpo, algo o alguien lo había tomado.

Transformación:

Debido al desconcierto que había dejado al irme de aquel sitio como tratando de huir los sujetos que peleaban contra Izuku habían mandado a alguien tras de mí, craso error de aquel pobre infeliz que solo armado con su cuerpo fue a buscarme, solo para toparse con algo que nadie quiere ver, el tipo miro en la oscuridad del callejón algo que poco a poco se acercaba, lo que parecía ser fuego iluminando las sombras se convirtió en una imagen horrible, un tipo con el cráneo en llamas salió, miro de frente a su perseguidor y pronuncio: “Eres… culpable”, incapaz de moverse el sujeto se sostuvo contra la pared mientras aquella figura perturbadora se acercó, lo tomo sujetando su chaqueta y solo lo miro a los ojos, nadie estuvo ahí para presenciar lo que pasaba y quien hubiese estado no habría sabido decir a ciencia cierta qué fue lo que le hizo, solo se escuchó el grito del hombre por todo el lugar y luego de un segundo, este cayó al suelo como un trapo viejo, el sujeto con un cráneo de fuego se quitó la gabardina que llevaba puesta y despojo al motorizado que lo persiguió de su chaqueta y guantes.

Los sujetos que se habían quedado atrás, para seguir peleando contra Izuku continuaban su enfrentamiento solo esperando a que el sujeto que habían mandado tras de mi regresara y así fue, alguien regreso, uno de ellos levanto su mano con la cadena en ella y trato de golpear a mi amigo, no obstante antes de que la cadena llegase a él, esta fue sujeta del otro extremo y comenzó a calentarse haciendo que el sujeto la soltara, al voltear miraron a un tipo con la chaqueta de su compañero pero que para nada era su compañero, ese espectro movió la cadena atrapando a los motorizados y se acercó a ellos mientras estaban inmovilizados: “Ustedes deben pagar por sus crímenes” se escuchó con una voz que hacía eco, aunque era aterrador los tipos tal vez aferrados a la lógica trataban de zafarse creyendo que era algún truco: “Digan que se arrepienten”, aquellos individuos no prestaban atención ni parecía que se rindieran lo que probo ser su ultimo error, la cadena que los ataba se prendió en fuego a su vez que estos se volvieron cenizas como si nada, la gente solo miraba horrorizada desde dentro y algunos se marchaban, entonces el sujeto se aproximó a una de las motos que habían dejado los cobardes y la tomo transformándola por completo y coloco su mano en el suelo haciendo que una grieta enorme tomase mi auto y se lo llevara: “Mi trabajo no acaba todavía, debo perseguir a quienes cobardemente huyeron pero que aún tienen pecados que pagar”. Ese espectro se disponía marcharse para atrapar a los motorizados que se habían ido.





Hablo - Pienso - Actuó

Recepcionista en Saggita:
avatar

Edad :
23
Dromes :
19329
Reputación :
3
Mensajes :
156

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Noche de Castigo (Capítulo 3) [Priv. Midoriya Izuku]

Mensaje por Midoriya Izuku el Sáb Mayo 13, 2017 6:56 pm

Me encontraba observando por encima de mi hombro para ver cómo le estaba yendo a Azael por su parte, esperando un desarrollo pasable, es decir, que al menos siguiese vivo... Y me lo encontré huyendo a un callejón cercano. "¡¡M-Maldita sea, si vas a salir corriendo por patas no huyas a un callejón!! ¡¡Te van a arrinconar!!". Hice el amago entonces de girarme e ir al auxilio del chico, pero noté cómo de la muñeca me agarrana uno de los dos hombretones que quedaban contra mí y me lanzaba por los aires al otro lado, obligándome a encararlos una vez de pie, recuperado de aquella caída en la que me vi envuelto.

-... Lo peor que podríais haber hecho fue cabrearme...- Acababan de interponerse en mi camino, justo en el momento en el que pensaba socorrer a alguien. Aquella sí que era una buena forma de ponerme furioso... Y en el caso de tales moteros, firmar su sentencia.

Una vez ya de pie me sentí como nuevo
, como si de pronto la energía que me faltaba y mi potencia de ataque hubiesen regresado, todo a raíz de lo enfadado que me encontraba. Por lo que vi, otro par vino a unirse a mi pelea, dejándome intuir que sólo uno de esos moteros había perseguido a Azael, lo cual en parte era un alivio al ser menor el peligro en el que se encontraba. Aún así, no podía estar seguro de su bienestar, por lo que me dispuse a acabar con aquellos 4 moteros lo antes posible y poder ir tras el chico. "Si quiero tumbarlos rápidamente, debo centrarme en golpear varios objetivos a la vez en mis ataques...!".

Decidido. Con el Full Cowl aún activo y mis fuerzas ya de regreso, aquellos idiotas no durarían ni diez segundos. Al parecer, uno estaba guardando una cadena de hierro sólo para ese momento, para pillarme por sorpresa y atizarme con ella, y en ese momento me puse en guardia para retener el ataque, viendo que uno de los suyos regresaba al ver de fondo la chaqueta de su pandilla... Espera... ¿Acaso está en llamas...?

-¡¡¿¿E-EH??!!- Exclamé, mientras observaba cómo aquel... "monstruo" agarraba el extremo de esa cadena antes de que atacara el motero con ella, haciendo que acto seguido comenzara a ponerse candente al punto que obligó al hombre a soltar el arma. Fue en ese momento cuando aquel ser la usó él mismo para atrapar como si de una cuerda se tratara a los moteros restantes juntos, para entonces ordenarles el arrepentirse por sus actos...

En aquel instante no podía hacer uso de razón. Un... "motero" con cabeza de calavera y cubierta en llamas acababa de atrapar en unas cadenas a 4 hombretones, obligándolos a arrepentirse de lo que le hicieron a una joven. No podía decir si se trataba de un aliado o de un nuevo enemigo, realmente me encontraba confuso y sin saber qué hacer ni cómo se iría a desarrollar aquella escena. Fue entonces cuando, al ver que los hombres se negaban a satisfacerlo y a arrepentirse, la cadena de hierro comenzó a desprender fuego, calcinándolos hasta que llegaron a ser literalmente una montaña de ceniza. Mi mente se quedó en blanco, procesando lo que acababa de ver. Mi respiración se detuvo durante aquellos segundos, gritos y llantos llenos de terror escuchaba provenir desde el interior del Wcdonal's y de nuestro alrededor, la imagen de un montículo de polvo irguiéndose frente a mí hubiese tenido menos impacto si aquel polvo no hubiese tenido forma humanoide segundos antes...

Al fin, tras unos segundos de shock pude vocalizar sin muchos problemas.

-Los... Has... Qué... ¿Cómo pudo...? ¿Por qué...? ¿... A tales extremos...? Y-Yo... ¿Eh...?

Noté entonces cómo aquel ser, tras ver su "trabajo" hecho, se encaminó a una de las motos caídas de los motoristas, tomando a una entre sus manos y por arte de magia transformándola por completo en otra diferente, mientras notaba cómo de pronto se abría el suelo por la parte del párking en la que se encontraba el auto de Azael, siendo tragado por aquella grieta y cayendo en el abismo. En aquel instante fue cuando aquella horrible idea se me pasó por la cabeza.

"Oe... Oe....... ¿Por qué no aparece... Azael.....? N-No...  No puede ser... ¿Acaso ese monstruo ha...?"

Observé de nuevo con cierto terror en los ojos la grieta que se formó en el suelo, donde anteriormente era el lugar donde se encontraba estacionado su coche. Noté entonces una fuerza y energía antinatural recorrer mi cuerpo por completo, cómo la temperatura de mi interior subía grados sin parar, cómo la furia comenzó a apoderarse de mi ser.

Aquel asqueroso monstruo iría a pagar caro.

Música ambiental (Opcional(?):

-¡¡MONSTRUO!! ¡¡Lo vas a pagar!! ¡No te escaparás!

Vociferé mientras me encontraba en el aire, saliendo disparado hacia este tras un rápido sprint y descargado un fuerte Texas Smash (el último que me podía permitir en el estado Full Cowl) sobre el cuerpo de aquel ser, mandándolo a éste y a su moto volando frente a mí, observando cómo aterrizaban tras rodar algo más por el pavimento.

-¡¿Qué le hiciste a Azael?! ¡¿¿Acaso lo mismo que a los moteros??! ¡¡Vas a pagar, maldito!! ¡¡Pagarás por tus crímenes aquí, y ahora!!

Reuní toda la fuerza que pude entonces, preparado para la batalla contra aquel sujeto, del cual desconocía su poder, y por ello estando alerta a todo movimiento que hiciera. Iría a morder el polvo, no seguiría reduciendo gente a cenizas por doquier por más tiempo. Me abalancé al ver que era mi oportunidad en su dirección, en un gran sprint y cargando mi brazo derecho de One For All para asestarle en aquel maldito cráneo un Detroit Smash, con la esperanza de romperlo en pedazos y acabar con la pelea rápido y sin peligro.

"¡¡Vas a pagar!! ¡¡Azael, le daré su merecido!! ¡¡¡Maldita sea, debí haber rechazado su ayuda, es culpa mía que...!!!"

Aquella noche sería el Fin de aquel monstruo. Reduciría yo mismo su cráneo a escombros si hacía falta.

Habilidades:
One For All Full Cowl: Izuku permite que el "One For All", la fuerza licántropa la cual desconoce de su existencia pero que llamó él mismo de dicha forma, recorra todo su cuerpo. En esta forma, su velocidad, fuerza, movilidad y agilidad se ven potenciadas en un 25%. En el mismo post es capaz de reunir y distribuir por su cuerpo el poder, llenándolo de marcas que parecen sus propias venas reluciendo de colores brillantes. No tarda apenas en distribuir el One For All, por lo que puede ser activado en el momento en el que Izuku lo crea necesario. Sin embargo, este estado tan sólo puede llegar a durar hasta 4 posts del propio usser. En dicho estado, Izuku puede clonar las habilidades 2 (Detroit Smash) y 3 (Texas Smash), limitando su poder hasta lo que el cuerpo le permita resistir sin que ocasionen heridas graves ni rompan sus huesos, recortando su eficacia un 50%

100% Detroit Smash: Izuku utiliza todo su poder One For All reunido en uno de los brazos, para lanzar un puñetazo directo a su oponente y descargar un gran golpe en él, revolviendo el aire que y creando fuertes ondas de choque que barren la zona que los rodee hasta unos 10 metros de distancia (En el estado One For All Full Cowl, esta distancia se ve acortada a 5 metros). Necesita de un turno para reunir todo el poder en uno de sus brazos antes de descargarlo. Una vez utilizada la habilidad, el brazo con el que se hizo quedará roto y en mal estado.

Texas Smash: Izuku concentra todo su poder en uno de los talones de sus piernas, descargando con él un golpe de revés al oponente, haciendo un giro sobre sí mismo para acumular inercia. Esta habilidad también puede ser utilizada para la movilidad, en vez de sólo para el ataque, permitiéndole pegar grandes saltos de un lugar a otro a una distancia máxima de 10 metros (En el estado One For All Full Cowl, esta distancia se ve reducida a la mitad, 5 metros, pero se puede utilizar hasta dos veces en dicho estado, otorgándole mayor potencial de persecución). La pierna en la cuál concentre el One For All, se verá dañada, ya sea utilizada de forma ofensiva como por movilidad, y se verá cojo en la pelea.


Hablo - Narro - "Pienso"


¡I.W.E. IS LAIF! <3:

Thx Vin <3 (?:


¿Acaso eres un Villano?:
avatar

Salón :
1 A
Edad :
17
Dromes :
43738
Reputación :
10
Mensajes :
213

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Noche de Castigo (Capítulo 3) [Priv. Midoriya Izuku]

Mensaje por Azael W. Kane el Mar Mayo 23, 2017 8:09 pm

Yo no tenía idea de donde estaba, era como si estuviese durmiendo como si viera mi cuerpo moverse, pero yo no hacía nada, esa extraña sensación que uno tiene de moverse por las noches de manera involuntaria, lo veía todo borroso. Fue entonces que Izuku lleno de ira por lo que le había pasado a los motoristas y lo que suponía me había ocurrido a mí, pateo al demonio con el cráneo en llamas haciéndolo caer de la moto en la que se había subido y arrojándolo contra el suelo, no obstante antes de diera su golpe final concentrando mucha fuerza en un puño el motorista detuvo en seco el golpe apenas levantando algo de polvo, entonces el demonio levanto la cara dejando ver que la mandíbula se había salido de su lugar por la patada anterior, pero este simplemente la sujeto y la coloco de nuevo en su lugar, con la otra mano levanto un dedo moviéndolo de un lado al otro como diciendo: “no, no, no”.

-Me dicen el jinete fantasma y soy la venganza. Cobro justicia sin piedad ni contemplaciones hacia aquellos que derramen sangre inocente. – Sono una voz fantasmagórica y resonante, apretó un poco el puño de Izuku obligándolo a retroceder. – Y si tú te interpones en mi camino, también tendrás tu castigo. – Con la mano que le quedo libre empujo a Izuku regresando a su motocicleta. – Tienes un buen corazón y un alma noble, eso es lo que te protege de mí, pero es algo que los demás cobardes no tienen y el destino de estos criminales también llegara a ellos. –

De inmediato encendió la motocicleta y esta arranco con una potencia que incluso comenzó a cuartear el suelo lanzando varios pedazos de piedra a los autos estacionados y luego salio disparada a una gran velocidad dejando un rastro de fuego a su paso, como ya lo había dicho iba tras los motoristas que se habían escapado antes y pese a haber salido con tiempo, el demonio ya sabía exactamente dónde estaban y no le tomo demasiado llegar a una bodega abandonada donde los sujetos se escondían. De la nada la entrada del almacén se derrumbó y este entro.

-Ahora pagaran por sus pecados. – Distendió la cadena de su cuerpo y enrollo a los sujetos, haciendo lo mismo que antes, si se arrepentían por lo que hicieron no les haría nada, pero si por el contrario se resistían, iban a sufrir las consecuencias de su error. – Digan que se arrepienten o van a arder. –



Hablo - Pienso - Actuó

Recepcionista en Saggita:
avatar

Edad :
23
Dromes :
19329
Reputación :
3
Mensajes :
156

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Noche de Castigo (Capítulo 3) [Priv. Midoriya Izuku]

Mensaje por Harry Blume el Dom Ago 20, 2017 5:12 pm

TEMA CERRADO
Éste tema ha sido cerrado y trasladado a la papelera debido a que lleva más de 2 meses de inactividad.
Si desean volver a abrirlo pueden pedirlo Aquí

Lugar: Ciudad de Éadrom - Calles
avatar

Dromes :
169326
Reputación :
6
Mensajes :
644

Ver perfil de usuario
PROTECTORES DE LA NATURALEZA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Noche de Castigo (Capítulo 3) [Priv. Midoriya Izuku]

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.