FELIZ CUMPLEAÑOS
Hace 6 años se creó esta comunidad con la intención de unir a los roleros y crear una familia. Hoy me es grato decir que se ha cumplido desde el inicio. Bienvenidos a Éadrom, bienvenidos a Takemori.

Muchísimas gracias a todos nuestros usuarios. Este es un triunfo que compartimos no solo con los registrados actuales, si no también con aquellos que se fueron.
Muchas gracias!
6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
BÚSQUEDA DE STAFF
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
GRADUADOS Y
CONDECORADOS
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Carne con agallas, pero no es pescado ¿Qué es? || Luffy

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Carne con agallas, pero no es pescado ¿Qué es? || Luffy

Mensaje por Attack Crash el Lun Abr 17, 2017 2:49 pm


El deber, la dedicación, la responsabilidad, las metas auto-impuestas y por sobre todo las agallas. Cualidades y rasgos que forman a las personas que recorren el camino de los héroes; sujetos cuyos propósitos depende únicamente del bienestar general. Gunha Sogiita, el actual, era sólo un asqueroso otaku e inadaptado social con algunos problemas de personalidad. Sumiso, callado y hasta inútil en varios aspectos. Él, por más que así lo deseara, jamás sería capaz de ser un héroe; no por ser inútil, débil, y poseer tantas debilidades. ¡No tenía agallas! ¡Jamás sería capaz de soportar lo que este duro camino requiere!

Attack Crash, quien claramente se trata de una persona diferente de un aspecto extrañamente muy similar, por no decir iguales pero de diferentes peinados, es un héroe. Responsable, pagas las cosas antes de las fechas de vencimiento. Dedicado, nunca le quitaba los ojos de encima a una bella chica hasta que le fuera dicho acosador. Cumplía su deber ayudando a todo aquel que necesitase ayuda, incluso a los criminales, claro; un héroe no debería de discriminar las acciones realizadas, sino brindar una mano a cualquiera que la necesite, y en este caso, patearles el trasero después por ser criminales. Cumplía sus metas auto-impuestas; si decía lograr gastar menos que el mes pasado en sus compras matutinas, lo hacía. Y por sobre todo, tenía agallas. Su personalidad y hasta su aspecto desborda de tal manera, que había quienes al escucharle hablar, le dicen ser un pez; como si sus agallas cobraran forma física y tuvieran un aspecto similar a un ser de las profundidades -quizá un pulpo, por lo pervertido-.

El día de hoy, el héroe de las agallas resplandecientes, había realizado con éxito su meta auto-impuesta. Todo el esfuerzo y el largo camino que debió recorrer para cumplirla habían valido la pena. —Esta noche mis agallas saborearán la victoria— Se decía a sí mismo de modo triunfal, tras haber recorridos numerosos caminos hasta encontrar la tienda cuyas ofertas le habían permitido ahorrar un equivalente a una taza de café. Tenía carne de oferta, esta noche él podría comer como era debido, y podría dejar de lado por tan sólo un día los repetitivos pocillos de arroz.

No obstante, él aún debía realizar otras cosas antes de poder deleitar su paladar con el grasiento saber de aquellas porciones de oferta al treinta por ciento de descuento. Si, debía esperar algunas horas, pues aún no era la hora de cenar, y también debía de priorizar patrullar la ciudad y velar por el bienestar de las personas que gritasen por su ayuda. Además, su entrenamiento de agallas no podía ser detenido.

Recorrió a través de varios tejados parte del camino de regreso hasta su sumamente económico y no muy acogedor departamento. La habitación número dos del complejo de viviendas. Allí debía de guardar la gran oferta que había mejorado su día, de lo contrario esta se descompondría. No obstante, la comida no podía superar su deber.

En el momento en el que llegó a la colina desbordante de pétalos rosados durante las primaveras, su paso disminuyó. Por allí solían pasar chicas del instituto cuando él aun formaba parte de este. Y aún siendo consciente de los estragos sucedidos en la ciudad, tenía las esperanzas de visualizar contenedores de los sueños y esperanzas de los hombres, los pechos de las chicas colegialas vestidas con su ropa casual. Todo héroe podía darse de vez en cuando un pequeño gusto, ¿no?

Pudo ver como una anciana demoraba bastante en cruzar, y que en ningún momento alguna joven frecuentara el lugar. Podía ver únicamente a la anciana y sus dos péndulos carnosos, algo que causaba una extraña sensación en sus agallas. ¡No quería como se vería al descubierto! si perdía su tiempo distrayéndose por la bizarra escena de los pechos colgantes de esa mujer de edad avanzada, ¡su carne no podría servir antes del anochecer!



—Hablo— | Npc: —Habla—


[Sogiita Gunha] [¡Cronología!] [Japonés] [Esper gemstone]

Crashiko for the win!
No Guts No Life

Cositas <3:

Invitado te invito a mi GALERIA
avatar

Edad :
26
Dromes :
73423
Reputación :
77
Mensajes :
538

Ver perfil de usuario http://www.artenpapel.es.tl
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Carne con agallas, pero no es pescado ¿Qué es? || Luffy

Mensaje por Luffy el Miér Mayo 17, 2017 7:32 am

Era un día ideal. El cielo estaba despejado, impecable de nubes, enseñando la magnificencia del día. La temperatura se hallaba en un punto templado, y no había humedad en el aire. Todo parecía indicar que sería un buen día. Era el horario en el que el horario de instituto llegaba a su fin, y una manada de jóvenes estaba a punto de salir y comenzar con sus actividades de descanso. El ahora día tranquilo estaba pronto a cambiar y volverse un espacio bullicioso y concurrido. Eso era un hecho innegable. La gente de los alrededores lo había atestiguado un sinfín de ocasiones previas. Hoy no sería una excepción.

Mala costumbre quizás, o el hecho de que realmente no tenía otras opciones que abordar, ambas eran posibilidades considerables. Se trataba del lugar donde había pasado la noche (y también la mañana) aquel pirata que vagaba sin rumbo desde hacía un tiempo. Se encontraba profundamente dormido en la ladera de uno de esos pasajes tan comunes del ambiente japonés que rodean un río junto a las transitadas calles. Este roncaba a viva voz en su lugar, apoyando todo su peso en la hierba fresca y con el sol dándole en la cara. Aún así, no era suficiente para despertarlo o para siquiera perturbar su sueño. De no ser por lo fuerte que eran los ruidos que hacía al dormir, nadie habría pensado que estaba durmiendo. Claro, parecía un ebrio que se había pasado de copas y ahora estaba descansando de su borrachera tras caer desmayado en ese lugar, aunque la realidad fuese muy distinta. El ambiente silencioso había permitido a Luffy dormir toda la noche. Sólo el murmullo del agua se escuchaba y el motor de los autos que usualmente pasaban por la zona.

Pronto todo ese silencio y esa tranquilidad se vería interrumpida irremediablemente. El horario indicaba la pronta salida de una estampida de jóvenes alumnos del instituto ansiosos por unos pequeños momentos de ocio. Casi podía sentirse temblar el suelo a cada metro que se acercaba la bulliciosa multitud, que cuando pasaron por ese lugar Luffy abrió los ojos y se sentó en la hierba. – ¿Ah? ¿Qué ocurre? – antes de poder decir nada se dio cuenta de que unas muchachas vestidas con el uniforme del instituto se le habían quedado viendo. Eran tres en total, y aunque estaban bastante apartadas del lugar Luffy se percató enseguida de que estaba siendo observado con gestos de perplejidad y curiosidad. Este respondió a esas observaciones con un gesto neutro, totalmente indiferente de los pensamientos que las jóvenes habrán tenido. – Ah, ya me acuerdo – se puso de pie y se sacudió las hojas y el césped que se había pegado a su cuerpo.

Su estómago rugió entonces, de una manera bastante aparatosa y fácil de notar. – Me muero de hambre… – dijo colocando sus manos tras la nuca. Sin dejar de notarlo las chicas empezaron a seguirlo, sin poder cubrirse demasiado bien. Iban avanzando a tropezones, esperando poder ocultarse y disimular la persecución a pesar de que en ningún momento Luffy volteó a ver detrás de él. Y aún así, podía estar perfectamente percatado de que le estaban siguiendo. Luffy continuó caminando durante varios minutos, sin un rumbo fijo en absoluto y sólo caminando por caminar. Su esperanza yacía en la posibilidad de encontrar un restaurante o algún ciudadano distraído al que arrebatarle la comida y correr, como siempre solía hacer.

Repentinamente, y sin razón aparente, se dio media vuelta y empezó a gritar. – ¡Ya se que me están siguiendo! – unos segundos de un silencio abrumador e incómodo fueron interrumpidos cuando las tres chicas salieron de su escondite – que no era más que un poste de electricidad que en ningún momento las habría podido ocultar exitosamente a las tres. las dos del costado se quedaron cabizbajas, pero la del medio logró armarse de valor y responderle. – ¿Q-quieres que te invitemos a comer? – aquello fue de lo más inesperado, y un gesto estupefacto en la cara de Luffy no se hizo esperar. Sin embargo, eso no duró mucho. El rugido de su estómago que nuevamente se hizo notar le recordó su hambre y le dio el visto bueno a la idea. – Ah, ¿era eso? Claro – dijo con gesto amable y agradecido mientras se inclinaba para agradecerles. – Vamos en esa dirección… hay un lugar para comer – las tres se compartieron miradas cómplices y fueron acompañando a Luffy a la colina, lugar que rodeaba el restaurante en cuestión.

Las muchachas iban algo apegadas a Luffy, que no iba prestando atención alguna a ellas pese a estar siendo rodeado por ambos costados y por detrás. Él sólo quería comer, y seguro no las volvería a ver. Estas iban haciéndole preguntas que no valdrían la pena especificar, pues eran cosas que Luffy sólo respondía con “sí” o “no”, ignorando en su mayoría lo que le decían. En eso iban caminando por una de las calles de la colina, donde habían unas cuantas personas. Fue en ese instante en que una lo abrazó del brazo, pero Luffy se despegó. – Si tienes hambre espera a que lleguemos… – le respondió malinterpretando por completo el objetivo de esa acción.




Firma
Mugiwara no Ichimin:

Spoiler:
avatar

Dromes :
53064
Reputación :
8
Mensajes :
115

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Carne con agallas, pero no es pescado ¿Qué es? || Luffy

Mensaje por Attack Crash el Mar Mayo 30, 2017 10:20 am


Izquierda, derecha, izquierda, derecha... arriba, izquierda, abajo, derecha. Había estado a punto de tropezar, y los péndulos que tenía por pechos la mujer, habían brincado como acto reflejo de su acción. No era algo muy grato a la vista, pero llamaba tanto la atención que uno no podía simplemente dejar de verlo. ¡Sus agallas habían sido hipnotizadas! Una poderosa fuerza de repulsión le forzaba a no poder quitar la mirada por más que entrecerrara sus ojos para intentar evitarlo. Claramente no llevaba nada puesto debajo, y eso era lo que más rechazo le causaba, aunque normalmente pudiera ser al revés. ¡No era una chica joven! ¡Era una pasa de uva andante! Él en todo momento le miró, y ella mirándole fijamente lo descubrió. No estaban muy lejos el uno del otro, era algo fácil de poder notar.

Cuando los siglos transcurrieron y la mujer logró cruzar sin ayuda, se acercó al imponente héroe acomodándose su cabello por lo coqueta que seguro debía ser. Anciana: —Buen día joven— Saludó muy cortes guiñando un ojo por extraña razón, mientras además lamía sus propios labios... Los debía tener secos, pues otra cosa no podía ser, o mejor no quería que fuera otra cosa. —Buen día, señora— Respondió con total normalidad omitiendo el uso de sus agallas, puesto que no creía necesario impresionar a una mujer tan mayor con el poder de su juventud. Pero parecía haber fallado, sus agallas eran imposibles de disimular... La mujer de edad posiblemente de cuatro dígitos tiró un beso al aire y perturbó las agallas del héroe japonés. Anciana: —Puedes decirme cariño, guapo— Alegó ante su saludo, parecía malinterpretar las cosas. —¡Oh! ¿Ha oído eso? ¿Alguien necesita de mis agallas!— Añadió inmediatamente para huir de allí; no había oído nada, pero en algún lugar del mundo alguien seguramente lo necesitaría, y en ese momento él debía acudir.

Attack Crash se alejó caminando a toda velocidad, una velocidad que podía hacer morder el polvo a aquella anciana tan apasionada. Lo entendía, sus agallas a veces podían causar esa clase de reacciones, pero era la primera vez que una mujer mayor actuaba tan abiertamente ante su persona. Lo sentía por ella, pero no podía corresponder tan ardiente amor... ¡No quería!

Colina abajo, pudo ver a la distancia a tres chica rodeando a un chico que llevaba sobre la cabeza un sombrero de paja. Debía ser un campesino, y esas chicas parecían querer aprovecharse de su falta de conocimiento sobre la ciudad. ¡Le querían abusar! ¿Bullying? ¿Acaso querían secuestrarle? ¿Con qué fin? Podría ser otra cosa, quizá todas le gustaba el típico chico de campo, le daba envidia que fuera así. No obstante, algo le hizo comprender mejor la situación. Cuando una de ellas le tomó del brazo y él se soltó; pudo comprender a la perfección que era algo que no quería, le estaban molestando de una u otra manera. ¿Acosadoras? Fuera cual fuera la razón, él era un héroe, ¡debía ayudar!

No importaba cuanto quisiera él ser acosado, secuestrado, molestado, deseado, o hasta acompañado por tres chicas como le sucedía a aquel campesino. Si él no quería, ya fuera porque pateaba para el otro lado, no negaría el hecho de extenderle una mano como él héroe que era. Sostuvo firme la bolsa de sus compras, y hacia ellos se precipitó. Si un no significaba no, agallas significaba agallas.

Por cada paso que recorría, su objetivo estaba cada vez más cerca. Su capa, la chaqueta apoyada sobre sus hombros, jamás se cayó. Oscilaba a favor del viento del mismo modo que la bolsa de sus compras. Calculó la distancia, el peso de su mercadería, y la diferencia de altura con respecto a la distancia entre ambos en ese instante; lanzó la bolsa a los aires y prosiguió. Cuando finalmente se acercó, usó toda la energía de la inercia de la carrera en bajada y dio un salto hacia la chica que había tratado de forzar al pobre muchacho. Con todo el impulso, realizó una patada voladora hacia la empedernida chica, haciéndola caer colina abajo después del abrupto golpe. ¡Sus agallas entraron en acción!

La chica cayó, y un par de tumbos realizó. Él con sutileza se reincorporo, luego de derrapar colina abajo. Silencio. El shock del momento parecía haberle quitado las palabras de la boca a las dos cómplices de ella. O quizá habían sido cautivadas por sus agallas, también era posible. —¡No te dejes engañar!— Exclamó poniéndose de pie con todas sus agallas intactas, atrapando nuevamente la bolsa de las compras que había lanzado segundos antes. —Mis agallas te ayudaran— Sentenció finalmente posando como el héroe que era mientras dedicaba una sonrisa y una mirada heroica al pobre muchacho que había sido rodeado por las tres chicas. ¡Si tan solo lo hubieran rodeado a él!

Su chaqueta se movía con sutileza como si el viento le hiciera flotar, aunque no había nada de viento allí. Inmediatamente, se precipitó contra la segunda, hundiendo su puño en medio del rostro como si fuera en capara lenta. Era un héroe que debía ayudar a cualquiera que pudiera necesitar de su ayuda. Si era hombre o mujer no importaba, sus agallas juzgarían por igual. Le rompió la nariz sonriendo tranquilamente en el acto. Estaba haciendo una obra de bien, sus agallas podrían haber preferido recibir el número telefónico de ellas, pero debía ordenar las prioridades en todo momento. ¡Sólo quedaba una!



—Hablo— | Npc: —Habla—


[Sogiita Gunha] [¡Cronología!] [Japonés] [Esper gemstone]

Crashiko for the win!
No Guts No Life

Cositas <3:

Invitado te invito a mi GALERIA
avatar

Edad :
26
Dromes :
73423
Reputación :
77
Mensajes :
538

Ver perfil de usuario http://www.artenpapel.es.tl
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Carne con agallas, pero no es pescado ¿Qué es? || Luffy

Mensaje por Luffy el Mar Jul 11, 2017 8:11 pm

Las muchachas estaban tratando a Luffy de una manera un tanto molesta para él. Sólo quería ir a comer, después de todo, y esas colegialas no hacían más que encimarse demasiado sobre él y hablándole coquetamente, algo que el pirata ni entendía ni atendía realmente. En su mente sólo estaba rondando la comida, y se imaginaba a sí mismo comiendo ya. Aún si no estuviera pensando en aquel deseo tan cotidiano, éste no entendería que las intenciones de esas muchachas eran cortejarlo.

Caminaban “tranquilamente” por la colina, sin sospechar que hechos extraños y muy estrafalarios estarían a punto de ocurrir. De hecho, ni siquiera el mismo Luffy, que vivía en un sinfín de locuras, se hubiera imaginado que algo así le fuera a pasar nunca.

De repente, un muchacho con una vestimenta cuanto menos llamativa se apareció frente al pequeño grupo y, tan pronto como apareció, empezó a hablar de salvar a alguien. Luffy tuvo apenas unos segundos para sentir que el brillo y la adrenalina subían por sus ojos y cuerpo, respectivamente. ¿Era un héroe el que estaba ahí enfrente suyo? A primera vista parecía serlo. Luffy no se percató de lo que parecía ser una capa era una simple chaqueta a sus hombros. No supo darse cuenta de lo que estaba ocurriendo, y fue en el instante en que le dio una fuerte patada a una de las chicas, sacándola del campo de vista de Luffy casi inmediatamente. Esta fue rodando lentamente colina abajo.

Las compañeras de éstas miraron con horror la situación, pero una no pudo decir mucho cuando el héroe golpeó en la cara a otra, sacándola de combate también. Insultos ininteligibles podían escucharse salir de la boca de la tercera, que contempló atónita cómo el marginado social golpeaba a diestra y siniestra a unas inocentes colegialas. Sin embargo, el foco estaba concentrado en Luffy, que observó esto durante unos instantes con expresión serena, mas bien sorprendida. Era la calma antes de la tormenta.

¡¿Qué mierda haces, idiota?! – gritó Luffy, poniéndose en guardia y lanzando un puñetazo a la cara de Attack, en un estado de completo frenesí iracundo por lo que acababa de hacer. – ¡¿Cómo te atreves a atacar a quien me iba a dar carne, cabrón?! – gritó con furia, arremetiendo contra el supuesto héroe lanzando ahora una patada lateral dirigida a sus costillas izquierdas.

Un grave malentendido ahora había desembocado en un combate entre el pirata y el héroe, por muy estúpidas que fuesen las auténticas razones.

¡Voy a patearte el culo, y luego iré a comer mucha carne!




Firma
Mugiwara no Ichimin:

Spoiler:
avatar

Dromes :
53064
Reputación :
8
Mensajes :
115

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Carne con agallas, pero no es pescado ¿Qué es? || Luffy

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.