FELIZ CUMPLEAÑOS
Hace 6 años se creó esta comunidad con la intención de unir a los roleros y crear una familia. Hoy me es grato decir que se ha cumplido desde el inicio. Bienvenidos a Éadrom, bienvenidos a Takemori.

Muchísimas gracias a todos nuestros usuarios. Este es un triunfo que compartimos no solo con los registrados actuales, si no también con aquellos que se fueron.
Muchas gracias!
6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Conversaciones del mundo digital ¡Digimon! || Tsukiko

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Conversaciones del mundo digital ¡Digimon! || Tsukiko

Mensaje por Attack Crash el Dom Abr 16, 2017 2:44 pm


Una noche apacible como cualquier otra, el héroe conocido como Attack Crash había pinchado la rueda de su increíble medio de transporte. Y debido a que las bicicleterias estaban cerradas, se vio obligado a regresar a su guarida secreta, el complejo de viviendas en el cual casualmente vivía un joven de nombre Gunha Sogiita. El héroe entro en el departamento número dos, encendió la luz, y dejó la bicicleta en la entrada justo después de cerrar la puerta con llave. Se dirigió a la cocina para ver si tenía algo para preparar, y fue entonces que recordó la cruel realidad, su heladera estaba prácticamente vacía. Cerró la puerta resignado, y tomó una de sus sopas instantáneas. Puso el agua a calentar y aprovechó ese pequeño lapso de tiempo para encender su computador. Empujó el futon y arrastró el kotatsu al centro de la habitación para depositar en él el aparato encendiéndose.

Regresó a la cocina, e introdujo el agua en el pote de fideos instantáneos para esperar los tres minutos que este indicaba se debía esperar. Llevó consigo su cena digna de todo plebeyo de la más baja clase y tras apagar las luces, se acomodó dentro del cómodo kotatsu. Se colocó los lentes que se encontraban tirados por el suelo, intentando alcanzarlo sin tener que salir de allí. Los tomó, se los colocó, y nuevamente se incorporó mirando el computador. —Podría continuar la ruta de Izuna-tan— se decía a sí mismo bajo la total oscuridad. No obstante, ya había acabado la ruta de Izuna alrededor de tres veces, por lo que en aquella ocasión desistió. Comenzó a buscar videos de YouTube para matar el tiempo en lo que acababa de alistarse su cena.

Cerca de tres minutos desperdiciados buscando tops de animes que se estrenarían ese año, recordó que en ningún momento había tomado los palillos para poder cenar como era debido. Lamentablemente, esos pocos minutos le hacían sentir tanta comodidad bajo el acolchado de su mesa térmica, que acabó bebiendo la sopa como si se tratase de un café. No tenía ganas de emplear sus agallas siquiera para ir por un par de palillos, ya estaba demasiado bien allí.

—Quizá podría...— Se sugirió a si mismo aquello, que mentalmente podría concluir por resultar ser una búsqueda online de chicas. Era Gunha, un chico normal con muchas agallas en busca de una novia que pudiera corresponderlas. Su eterno rival tenía más agallas que él, pero aún así parecía que le nublaban el juicio y era incapaz de percatarse de aquellas dos compañeras que le deseaban efusivamente. Él no quería cometer el mismo error, y era por ello que constantemente entrenaba sus agallas, para poder controlarlas y poder así mantener su cordura intacta.

Estaba decidido. Ignoraría aquella noche a su amada Manuela Soledad Di Palma para buscar la excusa perfecta para terminar aquella intima relación. ¿Pero dónde podría ir de pesca? Internet era un mundo gigantesco y con muchas posibilidades, las cuales en toda ocasión le rechazaban, pero sus agallas aún tras ser constantemente rechazadas, no se rendían.

Omegle, foros, chats generales, había tantos lugares en los cuales entrar, todos ya los conocía por sus constantes rechazos allí. Pero encontró un sitio web que incluso podía albergar en su celular. Discord. —Se ve prometedor— Se dijo a sí mismo con profundas esperanzas que sabía que en minutos morirían. Creó una cuenta allí bajo el nombre de Giga, y colocó una imagen sumamente simple, de un pez koi.

Discord escribió:Giga se ha conectado
Giga: —¡Hola! ¿Hay alguien por allí?—
DragonFly: —¡Bienvenido!—
Hiper Cauto: —¡Un pez koi! ¡LOL!—
DragonFly: —¡Recuerda quien entró por primera vez usando una imagen de un limón!—
Biper: —¡Un limón! ¡Pez Koi al limón!—
Chico Rap se ha desconectado
Hiper Cauto: —Como sea, hola pez—
Giga: —Un gusto, no tenía otra imagen a la mano—

Gunha se acomodó sus lentes mientras veía como los usuarios retomaban su vieja conversación ignorando todo lo que no les involucraba en aquel momento. Algunos eran educados, pues al menos le habían recibido. —Quince usuarios en total.. No entiendo muy bien esta web. Descargaré la aplicación por ahora— Se decía a sí mismo antes de continuar sorbiendo su humeando sopa bajo la oscuridad de la habitación y el reflejo de la pantalla en sus propios lentes.


—Hablo— | Npc: —Habla—


[Sogiita Gunha] [¡Cronología!] [Japonés] [Esper gemstone]

Crashiko for the win!
No Guts No Life

Cositas <3:

Invitado te invito a mi GALERIA
avatar

Edad :
26
Dromes :
77294
Reputación :
82
Mensajes :
549

Ver perfil de usuario http://www.artenpapel.es.tl
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Conversaciones del mundo digital ¡Digimon! || Tsukiko

Mensaje por Tsukiko Mikage el Vie Abr 21, 2017 11:17 pm

Otra vez. Sabe que en poco eso… Un tono como de balada empieza a sonar, subiendo de a segundo el volumen. Ahí está. Pasa el dedo sobre la pantalla, contestando, no necesitaba de mirar para saber quién era.

Ya tenía el móvil en su mano, recostada en la cama de su habitación y con Usano a su lado, desde antes que sonara y averiguara quien es el responsable de que tenga que despertar temprano solo para contestarle. Lo peor es que se está acostumbrándose a escuchar ese sonido proveniente del teléfono a medida que pasa el tiempo. Todavía somnolienta respondía las preguntas diarias que él hacía, arrastrando las palabras con un deje de sueño, aun así, un comentario por parte del ajeno logró disipar todo en un instante. —¿Eh? ¡¿Qué crees que estás diciendo, tonto?!— Si se trataba de una broma sería lo más normal porqué de él podían esperarse mil y un, y aun no se cansaría. Sin embargo, el tono de voz usado indicaba que no se trataba de una.

Si ella estaba furiosa la reacción de quien estaba tras el teléfono no iba a ser la misma, lo contrario a eso. —Eeeh~ ¿Estás molesta, enana ~? Que liiiinda~—Jugueteando con las palabras, dándoles un tono divertido, pero al mismo tiempo burlón, eso era lo que escuchaba Tsukiko. Él lo sabía, que tenía el poder en sus manos y disfrutaba de usarlo a su favor, ¿quién no, después de todo? —De todas maneras, sabes que este día llegaría, ¿no, tontita~? Mejor ve a conversar con tus muñecas o distráete con el móvil, quizás así te olvidas de mi~—quiso contestarle, mas, el otro había sido más rápido que ella, cortando al segundo que dijo aquello y como bonus, quedándose con la última palabra.

Eran esos cortos momentos donde su “libertad” se veía atada por una fuerza llamada “Kotaro”, donde ella sentía que poseía una cadena y que nunca escaparía de ella. También eran esos segundos cuando se preguntaba del porqué le hacía caso, respondiéndose a sí misma. Ella tenía poder, pero él poseía aún más, esa regla no escrita lo resguardaba de lo que en unos años atrás pudo haber sido su muerte. Sacudió su cabeza, no deseaba pensar en eso ahora, dejó el celular en la mesita de noche y apretando al peluche entre sus brazos, se echó en la cama para dormir —o al menos, lo intentaría—.

Una vuelta. Dos vueltas sobre la cama. Boca arriba. Boca abajo. Echada del lado derecho, mejor izquierdo. Traer un libro y echarse nuevamente para ver si conciliaba el sueño, con el aburrimiento quizá lo lograba y… nada. Salió de la habitación, volvió a entrar y salir. Dio un giro entero por toda la mansión, se fue a ver a sus muñecas y ningún resultado… ¡Ninguno! Solo volvía a su cabeza lo que el muchacho le había repetido, nuevamente fue a la habitación a tratar de hacer algo. La noche ya había llegado, y ella en ni en cuenta caía, faltaba poco para otro día, por lo menos. Cayó en la litera, aburrida, aun con el conejo en mano. —Oye, Usano…¿Qué crees que debería hacer para olvidarme de esa persona? —

Silencio.


Oh, hasta el peluche le resultaba molesto en esos minutos. Un pensamiento vino hacia su mente, como un pequeño rayo. “Mejor ve a conversar con tus muñecas o distráete con el móvil, quizás así te olvidas de mi” La visita había resultado fallida, asi que solo quedaba la otra acción. Observó como gato a su presa, analizando, al móvil que se encontraba sobre el mueble de madera. ¡En los ordenadores podría ser —muy— mala, pero si cambiábamos eso a una diminuta cajita, que se llevaba muy bien!

Sin pensarlo demasiado tomó al aparatito entre manos, dejando al conejo en su posición inicial, tirado sobre el colchón. Eh, se supone que existía una aplicación para descargar más aplicaciones ¿no? ¿Dónde se supone qu— Oh, lo encontró. En la sección de aplicaciones pudo ver un curioso icono, leyéndose debajo de este: Discord. Instalando…¡Instalado correctamente! Presionó su dedo sobre la pantalla, dejando ver como la aplicación se abre en segundos. Le piden registrarse, y le piden un nombre, escribe su nombre: Tsukiko. Ahora una foto, eh, su galería tiene fotos, solo hay un inconveniente: ¿Quién dijo que esa fotos eran suyas? ¡Ningún problema por eso! Al parecer las imágenes se podían recortar, y fue así como un títere de rana ocupó lugar en la foto de usuario.

Entró en un servidor, no era demasiada gente, pero serviría de algo. Todo hasta allí bien, mas, movió algo que no debía... La pantalla de repente pareció reiniciarse, dejando ver solo un mensaje: "Este es el comienzo de tu historial de mensajes directos con @Giga" ¿El grupo se llamaba asi? Movió solo un dedo, primero iba la “H”, la “o” le seguía, una “l” después, y para el gran final una “a”. Enviando el mensaje al  privado de un desconocido con un nombre de “Giga” Ella sin darse cuenta de su “pequeñísimo” error, se formuló solo una cosa: Ah, ¿por qué está todo tan vacío si hace unos minutos tenia gente?



Cosas bonitas~:







avatar

Salón :
1 A
Dromes :
60706
Reputación :
7
Mensajes :
215

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Conversaciones del mundo digital ¡Digimon! || Tsukiko

Mensaje por Attack Crash el Sáb Abr 22, 2017 11:18 am


El silencio y la oscuridad de su única habitación, hacía parecer al joven como un inadaptado social sentado frente al computador, mientras lentamente quedaba ciego por el vapor de su sopa condensándose en sus propios lentes. Su vista se nublaba, y los mensajes se borraban.


Discord escribió:Giga se ha conectado
Giga: —¡Hola! ¿Hay alguien por allí?
DragonFly: —¡Bienvenido!
Hiper Cauto: —¡Un pez koi! ¡LOL!
DragonFly: —¡Recuerda quien entró por primera vez usando una imagen de un limón!
Biper: —¡Un limón! ¡Pez Koi al limón!
Chico Rap se ha desconectado
Hiper Cauto: —Como sea, hola pez
Giga: —Un gusto, no tenía otra imagen a la mano
DragonFly: —No me gusta el limón
Hiper Cauto: —Bueno, bien por ti
DragonFly: —Eso suena a prepotencia
Hiper Cauto: —¿Prepotencia? ¿No sería mejor decir aceptación?
DragonFly: —No en ese contexto
Popi: —Me iré a jugar Minecraft
Señor limón: —Bueno, ¿así está mejor?
DragonFly: —¿Te cambiaste el nombre?
Señor limón: —Y ahora la foto, soy el señor limón
Tsukiko se ha conectado
Señor limón ha sido baneado
DragonFly: —¡Bienvenido Tsukiko!
Toba: —Ok... ¿Falta de respeto?
DragonFly: —No, es que realmente no me gusta el límón
Toba: —LOL
Arceus: —¿De qué me perdí?
Giga: —¿Baneas por ponerse una foto y nombre de limón?
DragonFly: —No realmente, pero es mi vecino, ya vendrá a golpearme la puerta y reclamarme—
Toba: —LOL
Arceus: —LOLx2
Toba: —Bueno, ¿alguien quiere rolear?
Señor limón ha sido desbaneado
DragonFly: —¿Por privado?
Toba: —Bueno, así no nos interrumpen los limones xD
ByBy: —Algunos que entran y no hablan, ¡me aburro!


Several people are tiping

Con lo poco que veía, poca atención les ofrecía, su sopa de lo contrario se enfriaría. Un sonido desconocido salió desde los parlantes de su ordenador; y dado que nunca había escuchado algo similar, asumió que era algo de aquella aplicación que había descargado. Notó que la descarga que había efectuado era para tener el programa en su equipo sin requerir de la web, mas o era posible de esa manera llevarlo a su celular; lo tendría que buscar posteriormente si veía la necesidad. De igual manera, mantener el internet cerrado podía resultar beneficioso para su computadora, por lo que tras descargar el programa, cerró la ventana y ejecutó el acceso directo del escritorio.

Al volver a conectarse, en la parte superior derecha pudo ver no solo el canal en el que anteriormente se había metido, sino una imagen de un sapo o una rana. La imagen era pequeña como para distinguirla, y más considerando que la parte inferior de sus lentes aún seguía un poco empañada. La ceguera y la duda pudo con él, y lo primero que hizo fue ignorar a los demás e ir a ver.


Discord - Mensaje privado escribió:Tsukiko: —Hola

¿Le habían saludado? Puesto que no era un adiós, no podía decir lo contrario. Pero, ¿quién y por qué? Gunha apenas había entrado, ¿y ya alguien le había contactado? Era raro, y no sólo por su imagen; aunque no podía decir nada al respecto siendo un mero pez.


Discord - Mensaje privado escribió:Tsukiko: —Hola
Giga—Hola Tsukiko. ¿Puedo ayudarte en algo?

Gunha sabía operar el programa básicamente como para diferencias que aquel mensaje era un mp; pero lo que no podía saber por más que lo analizara, era la razón del porqué un usuario que desconocía y sólo se había conectado, le hablara directamente a él. ¿Era un moderador? Lo mejor le era ser respetuoso, no fuera que en esta ocasión el desagrado por los peces le diera un baneo del servidor. Si esa era la razón, cambiaría su foto, no tenía problemas... pero debería de buscar otra, porque los cg de su popular Izuna eran un poco comprometedores y por contenido adulto podrían banearlo por igual.

—Esto es extraño— se dijo a si mismo acabando finamente su sopa, permitiendo así que poco a poco su visión dejase de ser tan borrosa. ¿Qué pasaría si esa persona era un acosador, o alguien que ya conocía y quería hacerle una broma? ¿Alguien sabía que usaría Giga aun siendo la primera vez que lo empleaba? Si fuera así, sólo sabía de una persona capaz de tal hazaña, pero era sumamente improbable que estuviera allí presente. —¡Imágenes, necesito imágenes!— Exclamó apresurado ingresando a la web, ya que veía venir un posible problema y no quería tener inconvenientes allí. No podía poner nada de las pocas imágenes que tenía en su computadora ya que estas eran pertenecientes a los eroges; y aunque esta fuera una bastante normal, lo podrían tachar de pervertido -que realmente podría decirse que si lo era- y así arruinar su vida virtual. ¡Por seguridad, debía buscar una imagen con agallas!

Él debía priorizar todo aquello que le facilitara el encontrar su meta; pero el problema era que, aun sabiendo que las agallas serían de utilidad, no sabía de nada más. ¿Una foto propia? No, podrían descubrir que giga era Gunha; ¿Una foto del héroe? No, podrían confundir a Attack Crash como un simple friki de las computadoras arruinando toda su reputación -la cual realmente él mismo arruinaba en ocasiones- ¡Modas! Minecraft, el juego que un usuario había nombrado, una imagen a cubos, nada sospechoso. Buscó, seleccionó, y un par se guardó.

Se había ausentado un momento de la aplicación, pero dado que en ningún momento el sonido se había escuchado, aún sentía que su seguridad allí podría acabar en cualquier momento.


—Hablo— | Npc: —Habla—


[Sogiita Gunha] [¡Cronología!] [Japonés] [Esper gemstone]

Crashiko for the win!
No Guts No Life

Cositas <3:

Invitado te invito a mi GALERIA
avatar

Edad :
26
Dromes :
77294
Reputación :
82
Mensajes :
549

Ver perfil de usuario http://www.artenpapel.es.tl
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Conversaciones del mundo digital ¡Digimon! || Tsukiko

Mensaje por Tsukiko Mikage el Lun Jun 12, 2017 9:56 am

Tras enviar el mensaje sin ningún error —porque, según ella, no podía enviar ni cometer uno—, se sintió como si hubiera desactivado una bomba tras angustiosos segundos. No lo negaría, se sentía muy bien. Una sonrisa se formó en su rostro, victoriosa.

“Quizás… No. Deberían darme un premio por esto.” Esos eran sus pensamientos y reacción tras realizar aquella “gran” hazaña.  ¿Estaba ella exagerando un poco? Definitivamente. Y “poco” no era exactamente la palabra. En cambio para ella, el recibir algo como un premio sería normal.

Estaba empezando a tranquilizarse, mientras se estiraba de a poco en la cama, cuando una notificación (mejor dicho, un pez, por más raro que sonase) apareció junto a al nombre de un usuario. —¿Giga? — Su cabeza relacionó rápidamente el sonidito con el mensaje que ella había enviado hace poco. — Eso tiene más sentido, ¿no, Usano? —miró con duda al conejo que descansaba a su lado, como esperando que este le respondiera. El conejo bien podría haber respondido, sin embargo, ella no tenía ganas de gastar sangre para oír una respuesta posiblemente afirmativa (aunque no en un tono el que le gustaría escucharle). —Callado te ves mejor, Usano.

Negó con la cabeza lentamente, se distraía mucho solo con sus pensamientos, y eso que aún no leía el mensaje por el que se estaba llenando la cabeza. Mucha emoción por solo un sonidito. Sin más, deslizo el dedo sobre la pantalla y nuevamente se encontraba en esa aplicación de último momento.  Antes de leer el mensaje, otro sonido se hizo presente y cerró los ojos, suspirando. Conocía a la perfección ese sonido, después de escucharlo diariamente, ¿quién no?

                                                         
¡Ring, ring, ring!

Otra notificación.

Sorprendentemente ignoró la nueva notificación y concentró toda su atención en lo que pensaba hacer desde el inicio. Leyó, después de minutos, el mensaje con tranquilidad. Recibió el saludo devuelta acompañado de una pregunta. ¿Podía ayudarla en algo? Se preguntó a si misma si en verdad había algo en lo que se la podía ayudar. Otro negamiento con la cabeza, sonriendo. Ah, qué tontería~

Se dignaba a responder ciertamente, cuando volvió a sonar el teléfono. Le recorrió un escalofrío por la espalda, al mismo tiempo, una extraña satisfacción la había cubierto. “No le he contestado.” Se imaginaba a sí misma, y lo que posiblemente traería aquello. Volvió a sentir el escalofrío, un miedo desconocido. Mejor revisaba ya el mensaje.

No debía de tenerle algún miedo, esa persona no podía hacerle nada en lo que daño físico se refería, por otro lado, tampoco podría sacarle el apellido sin una razón en especial. En los sentidos anteriores, no solía temerle (al menos, no muy a menudo). Lo único que si lograba erizarle los pelos eran los cambios drásticos del rubio en sus estados de ánimo. Un poco irónico, ¿no? De un humor alegre y amigable podía pasar a ser tan frío como el hielo. Aterrador.

Un poco apresurada, abrió el mensaje. La suerte no estaba de su lado ese día, lo que tanto deseaba que no sucediera, estaba pasando ahora. Tomó aire, expulsándolo lentamente, en un intento de calmarse. Podía hacerlo.

Kotaro (MiDueño):
-¡Ey, enana~! ¿Lograste distraerte pensando en mí~? Debes darme las gracias, eh~
-En forma de agradecimiento deberás darme un besito cuando estés devuelta~
-Ugh. Uno trata de animarte y le pagas de esa manera. No lo vuelvas a hacer, ¿entiendes?


Si, ahí estaba. Lo leyó y entendió al instante lo que quería decir, eso le gustaría decir. ¿Podría tomar esos mensajes como un “Primer mensaje, saludo y respondes; segundo mensaje, advertencia; tercer mensaje es igual a perdiste todo”? Si, así podría tomarlo. Sus deditos se movían con rápidez y a la vez, torpeza, no se evitaba. Ah, por cierto, era obvio que los nombres de contacto no los había puesto ella. Ya sabría un día como cambiarlos, no lo admitiría, pero era vergonzoso leer eso diariamente. Se preguntó qué nombre tendría ella en su lista, seguramente “enana”.

Me.
-Disculpa.
-Al parecer fue culpa de la señal, la telefonía que pagas debe ser muy mala. No digo que no lo volveré hacer, es totalmente la culpa del celular.
-¡Si, eso!


Sabía que tardaría un poco en contestar. Él era así, pedía respuestas rápidas aun cuando él no podía darlas. De cierta forma, eso de la demora de mensajes la aliviaba. ¡Bien! Podía irse ahora a revisar la aplicación rara. Si, la ayuda. La pregunta, debía contestarla. Otra vez volvía entrar a la aplicación. Nada raro. Cada cosa seguía en su lugar, incluso el mismo usuario con la misma pregunta. Todo normal.

¿Qué podía responder? Ahora lo que pensaba, la pregunta sonaba como cuando ibas a un lugar de comida rápida y te preguntaban ello, pero ella no quería comida rápida, esa era la diferencia. ¿Cómo era posible que se quedara sin nada para contestar? Ella siempre tenía una respuesta para todo. A ver... Nada, no se le venía nada a la cabeza. Ella no creía necesitar ayuda. Umm, ¿qué podía decir…? Iluminación del cielo o lo que fuera, volvió a sonar el celular. Era él… ¡Podía ser eso! ¡Si, si!

“Gracias por la oferta de ayuda. Le tengo una pregunta, ¿cómo se pueden cambiar los nombres de una lista de contactos ya predeterminada?”


Escribió y envió.



Cosas bonitas~:







avatar

Salón :
1 A
Dromes :
60706
Reputación :
7
Mensajes :
215

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Conversaciones del mundo digital ¡Digimon! || Tsukiko

Mensaje por Attack Crash el Jue Jun 22, 2017 1:31 pm


El increíble héroe japonés camuflado bajo el perfil de un joven otaku encerrado en la oscuridad de su departamento mientras disfrutaba de una simple sopa como cena, se había sumergido en la búsqueda de imágenes de un juego de moda que podría alterar increíblemente su perfil en la web. De ser un simple otaku marginado por la sociedad, pasaría a ser un crío odioso y ofensivo ante los ojos de la mayoría; era la fama de los usuarios del juego del cual él quería buscar imágenes de respaldo. No obstante, una imagen llamó su atención. Siendo un juego de cubos y más cubos, ver pechos de una chica con características de ser un personaje de anime, hacía que Manuela se impacientara. La imagen no solo le haría parecer un niño malcriado, sino también un degenerado; si, tenía un par de enormes melones a la vista. —¡Que par de agallas!— Se dijo para sí mismo centrando sus ojos en aquel par de ojos animados. No podría usar algo así como un avatar.... pero si la podría guardar.

Dicho y hecho, guardó en su computador la imagen que podría ser considerada para mayores de dieciocho años, y él, los tenía. En el tiempo de distracción, revisó nuevamente la aplicación de discord, y no parecía haber tenido respuesta aun. Dio una rápida mirada al chat general, donde sólo un par parecía conversar. ¿DragonFly seguía allí? ¿Lo banearía si ponía lo que acababa de encontrar? ¡No! No podía mostrar algo que lo denotara como un otaku, que pasaría si de alguna manera este descubría que era solo una fachada del héroe de Japón. Por poco, y cometía un error. ¡No había encontrado ninguna imagen que pudiera colocar! Ah... pero tampoco parecía que mucho fuera a pasar...

Nada cambiaba en su chat, y el recipiente de la sopa ya debía tirar. Se salió del kotatsu y tomando el recipiente, se dirigió hasta el cesto de basura que había en la cocina. En el trayecto, aprovechó a encender la luz, ya era hora de poder ver con claridad aunque eso implicara que el costo de la factura mensual se elevara. A cambio, podría desconectar el gas de la cocina, o incluso desenchufar el microondas; además, podía solo dejar esa luz encendida y apagar todo lo que no iba a usar, reducir el gasto aprovechando la luz de bajo consumo que hacía milagros.

Habiendo cumplido con su ahorro económico y desechado de manera ecológica sus desperdicios, el joven otaku que claramente no era un héroe encubierto, podía volver a sumergirse en el mundo del internet. Allí estaba su chat, exactamente igual a como lo había dejado. ¡No! Algo había aparecido, aunque no exactamente en la ventana de dialogo. Era un pequeño texto, y con un par de puntos animados.


Discord - Mensaje privado escribió:Tsukiko: —Hola
Giga:—Hola Tsukiko. ¿Puedo ayudarte en algo?


• • •Tsukiko está escribiendo...

Sin dejar de ver directamente hacia el pequeño texto de su pantalla, volvió a adentrarse en las cálidas temperaturas del kotatsu mientras pacientemente esperaba. —¿Estará todo el día?— Dijo para sí mismo soltado su héroe interior, aunque este no fuera un héroe claramente; no era como si su paciencia actuada se hubiera visto doblegada por una identidad real que cargaba consigo su personalidad original. No, sólo... se había impacientado por ese único momento; era Giga, claro, ¡podía ser algo impaciente!


Discord - Mensaje privado escribió:Tsukiko: —Hola
Giga:—Hola Tsukiko. ¿Puedo ayudarte en algo?
Tsukiko: —Gracias por la oferta de ayuda. Le tengo una pregunta, ¿cómo se pueden cambiar los nombres de una lista de contactos ya predeterminada?


Y finalmente llegó. Había esperado por ello sin dejar de prestar atención a su ventana de texto; mientras en su pensamiento sacaba conclusiones del por qué había demorado tanto en responder algo que realmente no parecía poder demorar más de cierto tiempo. Además, la pregunta le resulto más específica de lo que podía haber imaginado. No tenía nada de qué preocuparse al final, su imagen no le causaría problemas, por lo que no parecía necesitara buscar más -y hasta tenía una imagen para antes de dormir-. ¿Pero quién era Tsukiko y por qué justo a él le preguntaba algo tan fuera de contexto? Desconocía la aplicación como para saber hacer lo que pedía, pero usando su pad y el clic derecho, pudo notar que no había opciones para cambiar el nombre que no fuera el de uno mismo. ¿Se refería a otro tipo de dispositivo? ¿Un teléfono quizá? Dicha aplicación podía descargarse en dichos dispositivos, podía ser una opción; o también que fuera tan específica que no estuviera haciendo referencia a la aplicación, sino a los contactos de su teléfono. ¿Creía qué era el servicio técnico?

Realmente no comprendía la situación. Si, era fácil saber que le había pedido ayuda tras escribir tan literalmente si había en que ayudarle. Pero... algo no estaba bien allí. Tsukiko, sonaba a como si fuera una dulce chica en edad de desarrollo, toda hermosa ante los ojos de cualquier hombre; y que tras la pantalla acababa siendo un hombre soltero de treinta y nueve años viviendo en el sótano de su madre mientras grita con descaro que quiere la comida a tiempo, sin trabajo, sin bañarse, y con más kilogramos de más que dinero en el bolsillo. Si, él no tenía dudas de que hablaba con un hombre mayor que seguramente intentaría querer engañarlo para conseguir cosas en un juego como habitualmente a sus conocidos les sucedía; ¿sería el dueño de la tienda de los torneos de Yu-Gi-Oh!?, ¿o sólo su teoría de la madre y el sótano eran tan similares que sólo diferían en que este "Tsukiko" no debía de tratar los callos de sus pies?

Tomo su propio teléfono para citar los pasos a seguir, pues iba a responderle tras ofrecerse aunque este posteriormente intentase ligar con él para llevarlo a algún juego y conseguir cosas allí. Asumía que quería cambiar el nombre del contacto de su madre por "mami" o algo más cotidiano para sí como "la que me alimenta". Aunque, todos los teléfonos ponían tener diferentes opciones, ¿debía de preguntarle cual modelo tenía? ¿Y por qué no lo buscaba directamente en internet? ¡Definitivamente había algo raro allí! ¡Ah! ¡Pero tenía las agallas para responderle!


Discord - Mensaje privado escribió:Tsukiko: —Hola
Giga:—Hola Tsukiko. ¿Puedo ayudarte en algo?
Tsukiko: —Gracias por la oferta de ayuda. Le tengo una pregunta, ¿cómo se pueden cambiar los nombres de una lista de contactos ya predeterminada?
Giga:—Eso es muy simple. Debes ir al listado de contactos, buscar específicamente el que deseas renombrar, y en las opciones seleccionar "editar" o en todo caso "configurar", dependería plenamente del modelo del que estemos hablando. Luego es cuestión de poner el nombre que quieras que lleve. ¿Alguna razón para querer editar un contacto?


Entre tipeo y tipeo plasmó con todas sus agallas la respuesta. Era un héroe bajo aquel perfil de otaku, aunque no era realmente un héroe encubierto simulando no serlo. Ya estaba, con eso habría hecho una buena acción a quien posiblemente no tenía tan buenas intenciones con los de su clase, los otakus vírgenes que caen ante cualquier trampa y derrochan dinero -que en este caso él no tenía- en chicas que resultan ser hombres gordos y velludos. A uno de sus rivales de Yu-Gi-Oh! loe ocurrió, no quería contar con la misma experiencia. Deseaba llevar el rostro en alto tras decir alguna vez "tengo una novia, y es una chica" para que todos sus conocidos se quedasen boquiabiertos haciéndole reverencias tras haber subido de nivel.

—Desearía que mis agallas se confundieran alguna vez— Voceó para sí al dejar su respuesta y observar el chat general una vez más. Sus agallas vivían confundiéndose, sólo que para él siempre tenían razón... ahora las agallas podían razonar, claramente, eran agallas después de todo. ¡Pero era Giga! Impaciente y con agallas, anotado en su nuevo perfil. Cada vez se parecía más a Attack Crash, solo que sus agallas eran algo despistadas.



—Hablo— | Npc: —Habla—


[Sogiita Gunha] [¡Cronología!] [Japonés] [Esper gemstone]

Crashiko for the win!
No Guts No Life

Cositas <3:

Invitado te invito a mi GALERIA
avatar

Edad :
26
Dromes :
77294
Reputación :
82
Mensajes :
549

Ver perfil de usuario http://www.artenpapel.es.tl
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Conversaciones del mundo digital ¡Digimon! || Tsukiko

Mensaje por Tsukiko Mikage el Sáb Ago 19, 2017 8:50 pm

Enviado correctamente. . . otra vez, ¡ja! No era raro que este pensamiento apareciera en su cabeza, pues si se procesaba correctamente todo, se encontraría la respuesta. Si tardó en enviar el mensaje no solo sucedió por el hecho de que no tenía ni la menor idea de que debía de escribir ante la pregunta; sino también por la razón de releer mil veces si todo estaba bien redactado (claro, bien redactado para ella). Lejos de tirarse unos halagos más hacia ella misma, el sonido de la notificación regresó a su mente, devolviéndola a su realidad.

Se quedó una vez más absorta mirando la pantalla del teléfono, conocía perfectamente que no era un buen momento para eso y debía de responder rápido, pero. . . Refundió la cara en su adorada cama, imaginando ahora en que cosas el rubio podría haber escrito. Solo necesitaba que le creyera que la culpa de la lentitud de los mensajes era debido a una falla en la cobertura o lo que fuera. Respiró, inhalando y exhalando, como indicarían esas técnicas para la relajación de la persona. Hazlo de una vez.  

Kotaro(Mi Dueño) dice:
—Oh, ¿la señal~? Debió de ser eso, no creo que me ignorarías a propósito, ¿verdad, enana~?
—Entendiendo lo de arriba, ¿logró distraerse la pequeña~?


Salvada.
No había salido tan mal, para ser exactos, no había salido mal ni como lo imaginó —que hubiera sido peor—. De igual forma, no podía bajar la guardia, a través de una pantalla se puede mentir más fácilmente y ella no lo tenía al frente para saber si decía la verdad o no. Porque tan fácil como ella había engañado, podía ser ahora la engañada. No, no, no. Él tampoco me diría falsas palabras, ¿verdad? Nunca sería capaz de hacerlo. . . Que equivocada estaba, creyendo sus propias ideas y negándose lo que pudo ser más que obvio; lo hizo antes, lo hacía ahora y lo haría en un futuro. Y como quien no quisiera la cosa, otra notificación, procuró con rapidez sacarse todo pensamiento no deseado para no demorarse tanto en este mensaje, dificultoso no podía ser.

Volvió a releer lo que le envió, más por las dudas que por otra cosa. Enana y pequeña, ¿sería que esos adjetivos nunca se cansaría de usarlos? ¿Por qué? ¡¿Por qué?! Apretó el teléfono móvil entre sus dos manos, preocupándose por un supuesto castigo y al ver que no lo era, no se tomó el tiempo de leer con atención, sino solo de pasada. Paulatinamente bajaba la fuerza ejercida, el celular no debía de romperlo ni en bromas. No existía razón para enojarse (al menos no tanto), solo. . . dejarlo fluir.

La Enana dice:
—¿Acaso no me creías? Creí decirte claramente que la culpa la tenía la señal, ¿acaso no puedes leer o tu cerebro no funciona aún?
—Algo más. . . ¡¿Cuántas veces te he repetido que no me llames de esa manera?! ¡No es tan difícil de comprenderlo! En verdad puedes ser un idiota. . .


Eso mismo. El no romper algo no sería sinónimo de aguantarse las ganas de gritar, incluso tratándose de una plataforma virtual, considerado como buena suerte para Kotaro (no podría escuchar sus "lindos" grititos ni en vivo ni en directo), le gustaba más al momento en que ella se mantenía tranquila, pero imaginarla molesta se le hacía adorable. De lado de Tsukiko, escribir eso le hacia sentir mejor, una gran tranquilidad de liberar ello. —Él se lo merecía. Vamos, Usano, dame esos cinco.— levantó una pata del conejo de peluche y la chocó contra la mano que tenía libre, así estaba bien.

¿En que se había quedado? ¡Ah! Cierto, una notificación. Si, si, ¿provenía de la misma aplicación? ¡Deseaba enormemente que sí! La respuesta a su mortificación de hace unos minutos podría ser resuelta, ¡eso era una buena noticia! No, la exageración estaba de más. Podría limpiar su nombre, y no tendría como dueño a un rubio teñido —se podía considerar un auto-insulto, dado que ella era rubia y poseía las mismas características en las terminaciones del cabello, también. No obstante, su pequeña cabeza no se enfoco mucho en ello—. Bueno, no se hacía mas drama y leía de una vez el mensaje que le haría la pe— ¿Qué?

Se dio una palmada en el rostro. No era cierto. . . Le habían respondido y dado las instrucciones correctamente, si. Los pasos estaban ahí, ella solo debía seguirlos y problema acabado. Eso hubiera sido el fin de todo. . . ¡Ay! Pero, ese pero que aparecía en todos lugares, un problema nueva apareció. ¿Es que no la querían dejar de ser feliz? ¿El mundo también se había puesto en su contra? ¿Qué era lo que pasaba? ¡Lo que pasaba es que era un ignorante, y como tal, el botón de configuración no aparecía en su base de datos! "Configuración" era otro mundo extraño para ella del mundo moderno. En fin, las gracias debía dar, claramente, omitiría en el mensaje que no pudo ejecutar lo indicado. No podía quedar como una maleducada y una ignorante al mismo tiempo, ¡que horror!

Tsukiko dice:
—Muchas gracias por la ayuda, he podido cambiar esto casi por mi cuenta. Ja, ja, ja.


¿Sonaba eso convincente? Uff, ¡claro que si! Con esa risa incluida, nadie podría dudar de la veracidad de sus palabras. Oh. . . Había saltado algo más, la pregunta. Otro palmazo en su rostro. ¿Qué le estaba ocurriendo ese día? ¿Acaso la noticia que le habían comunicado le afectaba el pensamiento? Un leve temblor en su cuerpo en conjunto con unas negaciones de cabeza vinieron al decidir volver atrás en sus recuerdos. Ella necesitaba más tiempo, lista aún no se encontraba. Movía los dedos sobre la pantalla, una forma de salir y distraerse.

Tsukiko dice:
—Oh, no. Ninguna razón en especial, curiosidad más que nada. Le doy un uso adecuado a todo, no soy una mujer que de problemas.
—¿Y usted? ¿Por qué tanta curiosidad en ello? ¿Desea que lo agregue a mis contactos y le ponga un nombre lindo~?


Una risa se hizo escuchar cuando envió eso último. No pasó por su mente jamás escribir eso, solo se dejo guiar. Ese mensaje pudo haber sido lo mejor que le haya pasado a quien estuviera detrás de la pantalla. Si, sonaba muy narcisista, nada se podía hacer en contra de la actitud de Tsukiko. Algo bueno salió, descubrí algo nuevo y alegré a un desconocido, si, soy alguien amable.

Créditos del HTML:




Cosas bonitas~:







avatar

Salón :
1 A
Dromes :
60706
Reputación :
7
Mensajes :
215

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Conversaciones del mundo digital ¡Digimon! || Tsukiko

Mensaje por Attack Crash el Jue Ago 31, 2017 10:28 pm


—I need a hero to save me now~ I need a hero~ ... I need a hero to save my life~ A hero'll save me~ ... ♪♫— Cantaba el otaku frente a la computadora mientras esperaba cualquier respuesta o algo mejor que hacer en la aplicación Discord. Por el momento, solo podía frotar sus lentes contra su ropa para limpiarlas sin necesidad de perder su cómoda posición sentado dentro del kotatsu. Había descargado aquello con fines nada heroicos que le podrían hacer dudar sobre sus agallas, pero como era tan confiado en ellas, acabó ayudando a un hombre pese a querer timarle. Sus agallas no discriminaban, realmente eran algo que muchos podrían admirar. ¡Ah! Pero sus agallas no necesitaban realmente un héroe, ya que había que recordar, que Gunha el otaku, nada con héroes tenía que ver. Si, sólo era una canción que por ninguna razón en especial delataba sus pasatiempos ni nada parecido.

Entre cantos y agallas, él dejó de lado momentáneamente el mensaje por privado con tenía con aquel desconocido, para así volver a ver el chat general donde se encontraban los demás usuarios conversando entre sí. O bien, eso era lo que empezó a leer, pero se percató de un notable número en la parte superior que decía la cantidad de mensajes sin leer. Estupefacto se quedó al saber que tanto podrían hablar en escasos minutos de distracción. —¿Quinientos doce mensajes? Sólo transcurrieron...— Dijo mirando el reloj de su computadora, recordando que al momento de dejar ese chat, la hora sólo habría cambiado por unos ocho minutos. —...ocho minutos...— ¿Qué tan activa y viciosa era la gente de ese lugar? ¿De qué tanto podían hablar en tan poco tiempo? Sin pensar mucho más, los mensajes ahora habían aumentado en quince. No podía usar su tiempo en leer tanto a detalle, por lo que pensó primero en ignorar todo y hacer de cuenta que ya lo había leído. Pudo hacerlo al ver aparecer nuevamente la ventana del velludo grandullón amante de los títeres de ranas.


Discord - Mensaje privado escribió:Tsukiko: —Muchas gracias por la ayuda, he podido cambiar esto casi por mi cuenta. Ja, ja, ja.
—Oh, no. Ninguna razón en especial, curiosidad más que nada. Le doy un uso adecuado a todo, no soy una mujer que de problemas.
—¿Y usted? ¿Por qué tanta curiosidad en ello? ¿Desea que lo agregue a mis contactos y le ponga un nombre lindo~?

Gunha dudó, y sin entrecerrar sus ojos parecía que sospechaba, pero realmente era porque al ser japonés, sus rasgos faciales eran así. ¿Qué clase de hombre viciado y repleto de granos podía escribir tan correctamente? Por características generales, estos escribían con errores para aparentar una edad precoz que les ayudaba a captar con mayor facilidad a los gamer lolicon esparcidos por todo Japón. Además, lo que si era sospechoso era que dijera ser una mujer tan directamente, y agregando esa última oración que no le permitió omitir el pensamiento de cómo era realmente. Un hombre gordo, que si tenía muchos pechos a causa de la obesidad, pero que como máximo podía usar una peluca mientras se dejaba la barba muy descuidada y decía llamarse Tsukiko.

—¿Mujer? Si, como no— Se dijo a sí mismo al momento de querer iniciar una respuesta elaborada que le hiciera entender con palabras muy delicadas "Sé que no eres lo que aparenta"... pero sus impulsos vírgenes atacaron... ¿Y si realmente era una mujer? escribía bien, podía presumirse que fuera alguien realmente maduro, y de ser realmente una mujer, eso podía significar que podría ya tener pleno desarrollo físico que si podían captar sus agallas. Pero al mismo tiempo, realmente no era algo que le importara, ya que Gunha no era discriminador en cuanto a mujeres se refería, podían ser planas y para él podían ser un blanco para atacar con sus agallas y cautivarlas. ¿Era una mujer? ¿Era un hombre? No sabía cómo quitarse la duda de encima, aunque podía tratar de implementar una estrategia que lograse revelar la verdad acorde pasase el tiempo.

Sus manos se quedaron estáticas sobre las teclas a punto de escribir aquella elaborada respuesta que debido a sus pensamientos descartó. No era ningún idiota, no podía caer en trampas como lo habían vivido sus compañeros y rivales de Yu-Gi-Oh! en sus experiencias dentro de los MMORPG. ¡Él tenía agallas!


Discord - Mensaje privado escribió:Tsukiko: —Muchas gracias por la ayuda, he podido cambiar esto casi por mi cuenta. Ja, ja, ja.
—Oh, no. Ninguna razón en especial, curiosidad más que nada. Le doy un uso adecuado a todo, no soy una mujer que de problemas.
—¿Y usted? ¿Por qué tanta curiosidad en ello? ¿Desea que lo agregue a mis contactos y le ponga un nombre lindo~?


• • •Giga está escribiendo...
Qué bueno que te hayas solucionado tu problema.
No.. nada de eso... pero, ¿conoces Tera online? ¿Te interesaría jugarlo?

Pese a haber sentido que su respuesta no era tan realista, porque un casi daba a interpretar algo completamente opuesto a lo que parecía querer decir, acabo por considerar que todo estaba solucionado y no había más por lo que preocuparse. Y por ello, al responderle que no tenia curiosidad por querer que le agregase y le pusiera un nombre de contacto lindo, acabó por escribirle para invitarle a un juego que hace tiempo tenía en su computadora, un juego donde uno podía crear unos personajes con apariencias de niñas con orejas que seguramente le harían tentarse a crearlo para captar sus agallas. No obstante, para evitar caer en la trampa del engaño, le tendió una trampa que realmente significaba, que él había caído en la trampa. Al final de cálculos, acabaría jugando con él o ella y de ese modo no podría evitar que quisiera sacarle el poco dinero que tenía. ¿Era un idiota? Si, era un idiota, había creado un plan que realmente solo era caer en la trampa que había querido evitar desde el principio.

Por otro lado, había tenido la suerte de no presionar la tecla enter, lo que habría enviado ese mensaje tan desvirtuado a lo que ella realmente le había preguntado; pregunta que generó un calosfrío en el héroe amante de los pechos femeninos y no masculinos.

Como si de una señal enviada del cielo fuera, una pequeña y sonora ventanita apareció en el lado inferior derecho de su pantalla. No era ninguna señal divina, ni el antivirus avisando que la base de datos estaba actualizada; era más bien un @everyone que le había creado un pequeño uno contorneado en rojo sobre el circulo del servidor. Dejando su respuesta sin enviar, cambio nuevamente de chat, e ignorando los quizá mil mensajes sin leer, vio como ese @everyone que había leído de la pequeña ventana, remarcaba el renglón en un fondo amarillo, lo que a su desconocer citaba a todos los usuarios pertenecientes allí.


Discord escribió:DragonFly: @everyone ¡Hora de jugar Verdad o Reto!

No, no era sólo eso, había como diez mensajes ya debajo de aquella resaltada línea. Quiso ignorarlo y acabar con su plan nada inteligente que lo hacía victima de su propia trampa; pero tenía tantas agallas que no podía ignorar un reto. El debate interno que vivía le era poco superfluo. ¡Pero podía hacer ambas cosas! Volvió a la ventana donde había quedado su mensaje sin enviar y lo borró; para luego responder otra cosa que ya nada tenía que ver con lo que estaban hablando. Aunque claro, lo anterior tampoco tenía sentido.


Discord - Mensaje privado escribió:Tsukiko: —Muchas gracias por la ayuda, he podido cambiar esto casi por mi cuenta. Ja, ja, ja.
—Oh, no. Ninguna razón en especial, curiosidad más que nada. Le doy un uso adecuado a todo, no soy una mujer que de problemas.
—¿Y usted? ¿Por qué tanta curiosidad en ello? ¿Desea que lo agregue a mis contactos y le ponga un nombre lindo~?

Giga:—Oh, lamento la espera, pero creo que nos buscan en el chat general.

Al enviar esa respuesta estaba a punto de regresar, pero se vio obligado a hacerlo cuando nuevamente aquella ventanita con un arroba, que en esta ocasión estaba junto a su nombre de usuario, había aparecido. Como si de una invitación se tratase, debía asistir, y así lo hizo. Volvió, desplazó la barra usando la ruedita del mouse pasando por unos veinte mensajes más desde la última vez que leyó y finalmente lo vio.


Discord escribió:DragonFly: @Giga Te reto a salir con la última persona que hayas hablado. ¡Y debes enviar fotos!

Algo no iba bien, ¿no se suponía que el juego consistía en que el elegido podía tener la plena libertad de seleccionar lo que quería se le impusiera? ¡Cómo olvidarlo! Las agallas... debía ser por eso, él tenía tantas agallas que no tenía sentido que eligiera una verdad, claramente iba a ir por el reto, y ya todos lo debían haber notado por su manera de escribir... ¡"...ultima persona que hayas hablado"! ... ¡No podía negarse! ¡Debía salir con un hombre!


Discord escribió:DragonFly: @Giga Te reto a salir con la última persona que hayas hablado.
¡Y debes enviar fotos!

Hiper Cauto: —Woooooooooooohhhhhhhhhhhh!!!!!!sdfggdhfhs
Hiper Cauto: —¡Qué coma un limón! XDDDDDD
Giga:—Espera un segundo. Entiendo el por qué me retaras sin preguntar, ¿pero no crees que hay varios puntos que podrían impedir que se realizara? ¿Y si la última persona vive en otro país? ¿Acaso me costearías los gastos?
Hiper Cauto ha sido baneado
DragonFly: c:
DragonFly: Nop~ ¡Un reto es un reto! ¡Cúmplelo!
Toba: En eso tiene razón, pero creo estás exagerando Fly~
DragonFly: c:?? -se acerca al ban(??)-
Toba: D:! -se calla-
Arceus: Siempre banean a Hiper xDDDD
DragonFly: c: -se aleja del ban(??)-
Giga:—Pero la última persona antes de que me retases fue... Tsukiko...
DragonFly: @Tsukiko @Tsukiko @Tsukiko @Tsukiko @Tsukiko Ahora salgan en una cita, quiero fotos~
Hiper Cauto ha sido desbaneado
Hiper Cauto se ha conectado
Hiper Cauto: Ya, hoy mejor no diré más, ya tu vecino te ignoró y estas enojada conmigo
DragonFly: Calla esclavo -le da con su látigo-
EsclavoSM: No soy tu esclavo
EsclavoSM: kasjdhasjkh no entiendo porque me junto contigo aun xDDDD
EsclavoSM: Bien, paz. Iré por té
DragonFly: @Tsukiko @Tsukiko @Tsukiko ¿Eres de Japón verdad? No seas cobarde y sal con el pez de Giga
Giga:—¿Y si se niega? Quizá no quiere o no se anima.

Él aceptaba, claramente no lo iba a negar aunque debiera terminar paseando con un hombre en una cita que sólo resultaría por ser una caminata a un torneo de Yu-Gi-Oh! o una sala de juegos, que claramente él pagaría, porque no tenía dinero para gastos tan fuera de sus cálculos. Sólo podía esperar que Tsukiko se negase para salvarse de aquella cita forzada que por su cuenta no podía declinar. Pero el tener agallas no significaba que debiera de forzar a otros por algo así, por su lado cumplía, no había nada de negativo ni contraproducente si por la otra parte no había aceptación, eso le ayudaría a evitar un momento incomodo con un hombre mayor que debía tener las manos con el olor de los cayo de su madre.

—Si fuera una mujer... aceptaría sin dudarlo ya que han visto mis agallas a través de mi escritura...— Voceó para sí mismo meditando la situación en la que se había metido solo por querer buscar chicas o sacudir a agallitas para que despertara. Sus agallas, tenían tanto poder, que incluso lo habían analizado con tan pocas palabras y por ello, le habían impuesto un reto sin oportunidad de elegirlo. Era tan transparente como el agua. ¡Estas agallas no tenían igual! —Pero si fuera un hombre... podría no tener agallas y evitaría esto, aunque tengo agallas para hacerlo de todos modos— ¡Malditas agallas! Pero, ¿por qué se daba esta situación?

~ ~ ~ LEVEL 5 ~ ~ ~

Varias agallas antes, o minutos, para el caso ambas podían ser lo mismo. Al momento en el que Gunha estaba a punto de entrar a su departamento, cruzó a su vecina quien le invitó a ver una película ya que estaba sola en casa. No obstante, él estaba muy concentrado por el asunto de haber pinchado la rueda de su bicicleta y completamente le ignoró. De no haber estado tan distraído en el cálculo de los precios para poder repararla, le habría escuchado y negado, puesto que por un incidente, él afirmaba que ella era su vecino, no vecina. ¡Sus agallas no iban a ser engañadas fácilmente! Finalmente, sin decirle ni una palabra, él entró a su departamento y ella, quien vivía justo al lado, también.

Momentos más tarde, un joven estaba subiendo las escaleras del complejo y vio como su amiga lo recibía con una cara desanimada. Este, quien pasaba solo a recriminar que le había baneado injustamente de un chat, acabó quedándose a tomar té con ella para animarla; tomó una notebook de repuesto que tenía y entraron a un chat a distraerse. Él se llamó Hiper Cauto, porque siempre debía ser cauto con ella y su odio irracional al limón.

~ ~ ~ LEVEL 5 ~ ~ ~

En la actualidad cargada de agallas, Gunha estaba en la espera de lo que su reto acabaría. Debía cumplirlo y salir en una cita con un hombre gordo y maloliente como él le creía, o podría librarse de ello sin que sus agallas se vieran forzadas a obligarle a tener dicha cita que haría alegrar a las fujoshis de la biblioteca. Si no tenía opción y debía viajar... ¿con qué costearía los gastos del arreglo de su bicicleta? Estaba en problemas, las agallas del héroe estaban en verdaderos problemas económicos...


—Hablo— | Npc: —Habla—


[Sogiita Gunha] [¡Cronología!] [Japonés] [Esper gemstone]

Crashiko for the win!
No Guts No Life

Cositas <3:

Invitado te invito a mi GALERIA
avatar

Edad :
26
Dromes :
77294
Reputación :
82
Mensajes :
549

Ver perfil de usuario http://www.artenpapel.es.tl
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Conversaciones del mundo digital ¡Digimon! || Tsukiko

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.