6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


El pasado (Priv.: Murasame).

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado El pasado (Priv.: Murasame).

Mensaje por Joseph "JoJo" Joestar el Miér Abr 12, 2017 6:55 am

Ya unos días habían pasado desde que ambos estaban viviendo juntos. Muchas cosas se habían vuelto complicadas tratándose de convivencia, sobretodo siendo Ryuunosuke un chico tan habituado a vivir solo y con tantas mañas y maneras de manejarse por su cuenta que en más de una ocasión llegaría a desesperar de rabia a Murasame. Era natural, de por sí tenían una relación conflictiva y con bastantes roces, pero al final lograban congeniar pese a lo molesto que podía tornarse el vampiro en ciertas ocasiones. Era un sedentario, y se le hacía difícil retirar esa costumbre de su vida aun viviendo con alguien más.

Fueron unas cuantas semanas las que pasaron viviendo juntos, tal vez siendo unos meses ya. El tiempo se les pasaba volando, y el joven vampiro sangre pura no lo notaba en lo absoluto. Pasaban como si nada, mientras vivían situaciones de lo más cotidianas. Nada en particular extraño había ocurrido durante esos días salvo lo de siempre, que ya había acostumbrado enormemente en su relación.

Hace unos días habían acordado salir a pasear juntos después de estar encerrados en el departamento. Únicamente salían a hacer las compras, por lo que ambos habían acordado tener algo de tiempo al aire libre. Realmente fue idea de Murasame, a la cual Ryuunosuke no había tenido más opción que acceder por mucho que disgustase de estar en el exterior. No le agradaba la idea, pero le desagradaba más la idea de llevarle la contraria a la lycan, y prefirió mantenerse callado y acceder aunque no estuviese de acuerdo. Al menos concordaron en que fuera a la tarde, cuando el sol comenzaba a ponerse y la noche se acercaba. Era, por sobre todas las cosas, por su propia comodidad que había pedido que así fuera. Ya habían pasado juntos bastante tiempo de día, lo que le provocó bastantes problemas anteriormente, y quería resguardarse del sol para no volver a tener alguna clase de problema.

El vampiro había salido antes por pedido de Murasame, el cual aprovecharía para poder habituarse a la tenue luz solar del ocaso. Había salido con un tapado que cubría bastante bien su cuerpo, al menos en lo que terminara por durar el sol. Él ya se encontraba en el parque, sentado en una banca, observando pasar a las personas que eventualmente caminaban por ahí. Por suerte para él, era fácil pasar desapercibido, por lo que nadie terminaba fijándose en él. Observar a todas esas personas le hacía pensar en muchas cosas. La curiosidad y el aburrimiento se habían congeniado para despertar en él una sensación muy familiar. Un desasosiego que desconocía, o que apenas recordaba. Pensar en la vida de todos esos transeúntes le daba un sabor amargo muy extraño y a la vez muy familiar. Algo no terminaba de encajar en su mente, pero no podía deducir de qué se trataba exactamente. Parecía ser una angustia nostálgica, que calaba profundo en su subconsciente hasta poder llegar a su parte consciente, y ahora que la reconocía no podía evitar plantearse mil y un cosas a la vez.

Estaba taciturno, aún más que de costumbre, y podía notarse su mirada perdida en la vegetación que estaba frente al asiento, fuera del camino del parque. Se encontraba fuera de sí mismo en esos instantes, pensando en algo en particular; intentaba recordar algo relacionado a aquella sensación, pero no podía definirla, no podía formar por completo la idea. Por primera vez en mucho tiempo, se estaba planteando verdaderamente algo que rodeaba su propia existencia, intentando desvelar a sí mismo sus pensamientos más complejos, pero sintiéndose bloqueado de inmediato cuando estaba rozando ese objetivo mental.

Podía verse como una imagen graciosa y vacía desde fuera, pero lo cierto era que estaba demasiado serio por dentro, intentando entender todo lo que a sí mismo se estaba ocultando.


○ [Vlad Draculea] ahora es [Joseph "JoJo" Joestar]

avatar

Edad :
97
Dromes :
181639
Reputación :
9
Mensajes :
446

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: El pasado (Priv.: Murasame).

Mensaje por Murasame el Miér Abr 12, 2017 10:25 am

Evidentemente dar el paso de convivir juntos no era solo estar, juntaos en la mima casa habían responsabilidades de las cuales había que encargarse y era molesto que Aka en ocasiones diera la inevitable impresión de ser un vago sin remedio “eso en lo absoluto me resultaba atractivo en un hombre” aunque si al caso íbamos el no tenia nada que me resultara realmente atractivo y habían días en lo que después de alguna discusión o rose me planteaba si realmente deberá estar con el o lo quería. Peor bueno ya había elegido… no me quedaba de otra luego los días pasaban las cosas se olvidaban seguíamos con el mismo ritmo y aquello pasaban a ser solo pensamientos de momentos y rabia.

Hora mis clases en el instituto era esporádicas cumplía muy pocas horas y me dedicaba mas a lo de las clases privadas pasaban bastante parte del día afuera y pocas veces me cruzaba realmente con el. Sin mencionar que tenia muchos documentos tareas y demás que corregir y a veces era especialmente tortuoso y fastidioso. Así que nuestras salidas se limitaban a solo, hacer comprar para la comida y cosas del hogar no a divertirnos por ellos habíamos planeado una especie de Cita si se le podía decir así. Al fin de cuentas no era como si el vampiro y yo realmente fuéramos tenidos citas o encuentros en lo que se pudiera decir que fuéramos realmente novio… aun era algo que no estaba implícito en la relación que teníamos por como habían sucedido las cosas.

Eso comenzaba a no parecerme lo ideal pero tampoco lo seria si era yo quien se lo pedía y seré sincera “comenzaba a fastidiarme ser yo la de los primeros pasos en cuento a proponerle cosas” ya sabría yo que en algún momento el se sentiría lo suficientemente bien como para que pudiéramos compenetrarnos lo suficiente y no se tomase algo inteligencia y voluntad y se le ocurriera aquella idea “no esperen eso es mucho pedir” pero como decían por allí la esperanza era lo ultimo que se podía perder.

Me había arreglado de acuerdo a la ocacion, era común lucir para mi seductor o demasiado seria, pero ahora era una mescla de ambas. Como Aka siempre estaba listo en un chascar de dedos el se fue delante creí mejor ideas encontrarnos después de mi trabajo y yo lo alcanzaría además era mas romántico que salir juntos de casa “pues no había esas especie de factor sorpresa que me gustaría mantener entre ambos” si pensaba en todas esas cosas por mas que me la pasaba diciendo que eran tonterías. La noche y el día para mí eran indiferentes. Así que con el resonar de mi tacón me encontraba bastante calmada y tranquila las calles no aprecian estar demasiado alborotadas, de hecho había poca gente en las mismas a pesar de no ser tan tarde o seria la calle que tome yo.

Sea como fuera era un atajo al parque no demoraría mas de unos minutos en llegar, no tenia preocupación algún y se me veía bastante calmada “parecía que tenia todo lo que quería” bueno a medias, A Aka le faltaba crecer mucho para poder satisfacerme en todo lo que realmente anhelaba, peor no podía decírselo al vampiro no quería entristecerlo además ¿Cuántos siglos no nos quedaría juntos, para irlo cambiando de apoco? Era un plan a futuro pero sabia que el día en que tuviera a mi hombre perfecto llegaría. De cualquier manera al llegar a una parada de autobús o taxis no estaba segura la lámpara del poste de luz comenzó a titilar eso nunca era bueno peor el servicio por aquel lugar tampoco. Negué con suavidad… y seguí caminando sin embargo aprecia que cada paso que daba cada paso que marcaba mi tacón volvía el ambiente en rededor mas y mas pesado…

Decidí detenerme, me gire sobre mi cuerpo y olisquee los aromas que me rodeaban definitivamente habían uno que desencaba uno pesado y molesto -¿quien anda allí?- pregunte ladeando el rostro y manteniendo mis orbes inquietos mirando en todos los sentidos aparentes, además de sombras que aparentaban ser normales no veía nada, peor una especie de ansiedad comenzaba a molestarme “estaban siguiéndome asechándome, y eso era algo que no me agradaba” comencé a acelerar el paso, mientras dejaba que mis garras se hicieran notar un poco mas de lo normal no sin mantener la apariencia de tranquilidad, era solo una medida de seguridad.

avatar

Edad :
31
Dromes :
147554
Reputación :
6
Mensajes :
200

Ver perfil de usuario
AULLADORES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: El pasado (Priv.: Murasame).

Mensaje por Joseph "JoJo" Joestar el Mar Mayo 02, 2017 12:01 am

Habían cosas en este mundo que no era buena idea atraer. Ya desde hacía mucho tiempo las personas sabían que hay cosas en este mundo que es mejor no averiguar. Hacía un tiempo un rumor había comenzado a hacerse oír, llegando incluso a oídos de personas que se vieron profundamente interesadas en este. ¿De qué se trataba todo esto? La aparición de un vampiro muy curioso había inquietado a las personas, y ahora un grupo de gente especializada arribó en Éadrom con el fin de encontrarle. Esto había ocurrido hace ya tiempo, e incluso habían localizado al vampiro en cuestión, logrando idear un plan para atraerlo a una trampa.

Ahora unas cuantas personas se escondían en las sombras de los callejones, rodeando a una lycan que caminaba despreocupada pero que logró percibirles. Ambos se dieron cuenta de que intentar aparecer por sorpresa ahora sería inútil, y no demoraron en abalanzarse hacia ella utilizando un dardo tranquilizante justo en su cuello para llevarla a un sueño profundo. Eran rápidos y muy hábiles. Claramente sabían lo que estaban haciendo y no tardaron en dejar a la lycan completamente inconsciente y a su merced. Estos se la llevaron cuanto antes, sin perder nada de tiempo. En otra parte se encontraban otras dos personas de la misma organización, acechando en el parque al vampiro en cuestión. Era Ryuunosuke, que observaba el reloj del parque sin explicarse el retraso de Murasame. Ella era muy puntual, y aquello le estaba llamando mucho la atención.

Aquellos quienes le observaban desde lejos habían logrado mantenerse fuera de su radar, y estaban pasando desapercibidos hasta que uno hizo un mal movimiento y se pudo escuchar aún a cincuenta metros. El vampiro volteó, pensando que se trataba de la lycan, pero pudo ver a alguien escondido entre los arbustos. – ¿Eh? – en un principio pensó que podía ser un error suyo, pero se percató de que le estaban observando. Se puso en pie, sin entender del todo lo que estaba ocurriendo, y cuando menos se lo esperó, un cuchillo fue arrojado hacia su estómago. Los ojos del vampiro se contrajeron al sentir el punzante dolor en el estómago y la fría sangre empapándole el cuerpo. No estaba acostumbrado a sufrir daño, y sus instintos estaban dormidos tras tanto tiempo, pero cuando sintió el olor de su propia sangre sus colmillos comenzaron a remarcarse, hasta sobresalir de su boca. Su mirada pasó de ese color cobrizo a un rojo puro, un rojo sangre que recordaba a aquella noche en el bosque. – Grr… – su expresión se tornó agresiva, violenta, y en un instante desapareció de la vista de aquellos que le acechaban. Aquel que había sido detectado lanzó el cuchillo, cometiendo un grave error. Había despertado nuevamente a esa criatura sedienta de sangre, y esta se alzaba detrás suyo con una mirada aterradora que incluso llegó a descolocarle y hacerle retroceder. Antes de que pudiera, sin embargo, Ryuunosuke había lanzado un manotazo que le arrancó el brazo a esa persona. El olor de la sangre le atraía, y la que se quedó pegada a sus dedos comenzó a lamerla casi con desesperación.

Ambos espías se reunieron, para poder socorrer al que estaba herido y llamar refuerzos. Habían subestimado a la bestia, dijeron, y pidieron que más personas del escuadrón se moviesen para ayudarles. Pero Ryuunosuke no estaba ahí simplemente para verlos huir. En su frenesí, sin consciencia alguna de lo que estaba ocurriendo, atacó nuevamente, pero esta vez el que estaba ileso se interpuso para recibir el ataque. Logró interceptar al vampiro con una bala bañada en agua bendita, que estuvo a punto de darle en el cuello si no fuera porque Ryuunosuke lo evitó a último momento e impactó en su hombro. Herido, tuvo que retroceder, pero se dio cuenta de que ahora estaba rodeado por otras ocho personas que lo capturaron tras unos breves instantes de resistencia.

Estos tras capturarle comenzaron a trasladarlo hasta una iglesia, la cual estaba vacía y fuera no se veía a nadie merodeando. Ahí habían llevado a ambos. Ryuunosuke estaba consciente, intentando zafarse de sus captores. Lo habían atrapado en una red hecha de plomo bañado también en agua bendita, por lo que no tenían miedo en que pudiese soltarse. Peor aún, aquel repentino frenesí había acabado, y pudo recuperar su consciencia cuando se dio cuenta de dónde estaba.

Lo habían dejado en el sagrario, donde una persona vestida con una túnica y muchas ornamentas se presentó frente a él. Este mandó a traer a Murasame, que había sido capturada, y dijo que el somnífero que le aplicaron no debería durar demasiado. Esta estaba atada de pies y manos con cuerdas de plata, y la llevaban de pie en una carretilla para poder mantenerla de pie y así ver lo que estaban a punto de hacer. – ¡Mura! – gritó desesperado el vampiro, sólo para ser golpeado por uno de los encapuchados allí presentes.

¡Silencio, hijo de Caín! Te has escapado durante muchos siglos de nuestro alcance, pero finalmente te hemos encontrado. ¿Acaso creíste que podrías vivir en paz para siempre como si fueras una persona normal? Eres una criatura despreciable, y el hecho de que te relaciones con un licántropo muestra que sólo puedes convivir con otra criatura igual de abominable e inhumana que tú – le dijo el sacerdote que se encontraba allí. – Somos una asociación secreta del Vaticano que ha estado encargada de la cada de no-humanos desde su mismísima formación, y eres una presa muy escurridiza. Mi padre, el padre de mi padre, y el padre de él ya estaban en tu cacería desde hace más de cien años, y a pesar de todo lograste mantenerte completamente alejado de nuestra vista. Impresionante, he de decir. No obstante, no lo suficiente – los encapuchados dejaron completamente estirado a Ryuunosuke contra la pared del altar, observando desde el centro y completamente inmóvil.

¡No se atrevan a ponerle un dedo encima! ¡Jamás se los perdonaré! – las palabras que él mismo decía le eran difíciles de creer. ¿De dónde había sacado todo ese coraje tan repentinamente? Intentaba forcejear, pero gritó de dolor cuando el hombre le clavó una estaca en la pierna, atándolo de una manera dolorosa al altar. Así le estacó otra pierna y ambos brazos.

Nosotros traemos la justicia en nombre de Dios, en nombre de todas las personas asesinadas por ustedes, maniáticos no-humanos. Sin embargo, no quita que podamos divertirnos un poco – le replicó el hombre con una tétrica sonrisa.

¿A… a qué te refieres? – preguntó con nervios el vampiro.

No vamos a matarte aún. Queremos explorar tus límites mentales. Ver hasta qué punto eres capaz de resistir el sufrimiento, ¿sabes a lo que me refiero? Imagino que sabes por qué estás aquí ahora. No eres un mero vampiro del montón. Apuesto a que recuerdas todo lo ocurrido en tu vida pasada, ¿o no? – Ryuunosuke estaba inquieto. Los nervios se habían apoderado de él, pero no por su propia vida, sino por la de Murasame. Temía que ellos pudieran hacerle algo a ella antes que a él.

No sé de qué me está hablando… usted debe estar confundido – dijo.

¡Deja de hacerte el tonto! – gritó golpeando una estaca. – ¡Eres el peor de todos los monstruos que han tenido la historia! ¡¿Cómo te atreves a fingir amnesia, Vladislav?! – los gritos de dolor de Ryuunosuke se escuchaban por toda la iglesia. – ¡¿O piensas engañar a la zorra que tienes ahí también?! – vociferó con rabia.


○ [Vlad Draculea] ahora es [Joseph "JoJo" Joestar]

avatar

Edad :
97
Dromes :
181639
Reputación :
9
Mensajes :
446

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: El pasado (Priv.: Murasame).

Mensaje por Harry Blume el Dom Ago 20, 2017 8:17 pm

TEMA CERRADO
Éste tema ha sido cerrado y trasladado a la papelera debido a que lleva más de 2 meses de inactividad.
Si desean volver a abrirlo pueden pedirlo Aquí

Lugar: Ciudad de Éadrom - Parque central
avatar

Dromes :
124835
Reputación :
6
Mensajes :
552

Ver perfil de usuario
PROTECTORES DE LA NATURALEZA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: El pasado (Priv.: Murasame).

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.