FELIZ CUMPLEAÑOS
Hace 6 años se creó esta comunidad con la intención de unir a los roleros y crear una familia. Hoy me es grato decir que se ha cumplido desde el inicio. Bienvenidos a Éadrom, bienvenidos a Takemori.

Muchísimas gracias a todos nuestros usuarios. Este es un triunfo que compartimos no solo con los registrados actuales, si no también con aquellos que se fueron.
Muchas gracias!
6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Embistes (Priv.: Scarlett)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Embistes (Priv.: Scarlett)

Mensaje por Jonathan & Eijiro el Vie Abr 07, 2017 10:29 pm

Una nueva mañana comenzaba, y el sol ni siquiera llegaría a asomarse por las persianas del departamento cuando la alarma sonó, despertando al joven Jonathan de una larga noche. Como era de costumbre, se levantó apenas sonó el despertador y fue a prepararse para ir a trabajar. Se dio una ducha bastante extensa, lo suficiente para despertarse por completo, y desayunó como de costumbre. Ese "ritual" que tenía todos los días solía llevarle alrededor de una hora del tiempo. Despertándose a las 6:30am llegaba a terminar a las 7:30am, teniendo tiempo de sobra para llegar al instituto.

Ya hacía unos meses se encontraba trabajando ahí de manera regular, y la satisfacción de haberse vuelto profesor de universidad le llenaba por completo. Sin embargo, desde que había llegado a Éadrom no había hecho interacción con casi absolutamente nadie. Era muy reservado con sus alumnos, dedicándose únicamente a dar sus clases, y con sus colegas profesores el trato no era distinto. Rara vez se le veía en el salón de profesores, y tampoco se los cruzaba en horario de descanso. No acostumbraba a ello, y aunque en el momento no le daba importancia, ahora comenzaba a notar que lo único que estaba haciendo en la ciudad era trabajar y nada más.

"Supongo que debería abrirme un poco más a socializar con alguien...", pensaba durante el viaje en el tren. Siempre solía ser silencioso, pero esta vez se le notaba más taciturno que de costumbre. La sensación de no estar haciendo nada realmente relevante le carcomía los pensamientos, y no dejaba de pensar si era en verdad correcta su forma de actuar.

Como era usual, llegaría temprano al instituto, y tras dejar marcado su ingreso fue a preparar sus cosas para llegar justo cuando sonase la campana y las clases dieran comienzo. Iba dos minutos tarde, en los que esperaba que sus alumnos tomasen asiento y tuvieran todo listo. Cuando abrió la puerta se presentó con total normalidad al salón, dejando sus cosas en el escritorio y abriendo la clase como siempre hacía. - Buenos días, espero que hayan traído sus materiales de estudio para hoy y que hayan pasado un buen fin de semana - sin perder mucho tiempo comenzó a rebuscar en sus cosas el libro con el que trabajarían hoy.
avatar

Salón :
2 B
Dromes :
17611
Reputación :
1
Mensajes :
23

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Embistes (Priv.: Scarlett)

Mensaje por Scarlett Mark el Vie Abr 07, 2017 11:45 pm

Se encontraba plácidamente experimentado con sus poderes mágicos que tenían sus armas “Esto es muy divertido” exclamaba la pelirroja ante las armas que poseía de estas salían bolas de fuego de largo alcance y rayos que caían por todo el lugar. Se quedó inmóvil pensando “esperen soy humana y mis armas son ficticias entonces.. ” en ese instante un fuerte ruido hizo que abriera sus ojos rápidamente.

Se quedó mirando hacia el techo – ha sido un buen sueño – miro la hacia el aparato que producía aquel ruido – oh no – se levantó rápidamente de su cama el reloj marcaba las 7:45 sus clases empezaban a las 8 en punto lo que le daba menos de 15 minutos para arreglarse, se desnudó rápidamente y se dirigió hacia el baño para darse una pequeña ducha y lavarse sus dientes – no alcanzaré y lo peor es mi primer día en aquel instituto – se lamentaba la pelirroja, se había alistado en poco tiempo, se puso un corto short con medias largas de color blanco, una blusa de color blanco con chaqueta negra además de unos zapatos color negro, una vez lista salió a toda prisa tomando lo primero que encontró y lo primero que encontró fue su mochila que probablemente estaría un poco vacía pero se daría cuenta después.

Llego al instituto como alma que se le lleva el viento, como vivía en la ciudad le resultaba algo complicado ir al instituto por la enorme distancia a la que vivía, tuvo que tomar un taxi y desde la entrada del instituto correr como si el demonio la estuviera persiguiendo, llego al edificio de universitarios. Respiro profundamente este sería su primer día de clases y no quería arruinarlo, bueno en parte ya estaba arruinado debido a que llego muy tarde “Un atraso más un atraso menos” pensó. Golpeo la puerta que tenía en frente tres veces, se quedó esperando hasta que el profesor a alguno de sus compañeros le abriera la puerta, mientras eso ocurría estaba pensando en que mentirilla decir para así evitar un gran castigo.

“Profesor lo siento no sabía a qué aula ir”, “Recién acabe de llegar a la ciudad y no conozco nada” pensaba en las posibles mentiras que diría al profesor debido a que cuando se matriculó le dieron un extenso recorrido sobre todo el campus universitario, hacían eso para que así los estudiantes no se pierdan y vengan directamente hacia lo que realmente importaba eso era “Estudiar” quizás suene aburrido pero mucha gente venía para socializar, ser los más populares, hacer grandes tonterías en fin un sinfín de cosas que se hace cuando uno esta joven.
avatar

Dromes :
17422
Reputación :
2
Mensajes :
15

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Embistes (Priv.: Scarlett)

Mensaje por Jonathan & Eijiro el Sáb Abr 08, 2017 7:06 pm

El sonido de la tiza escribiendo en la pizarra era tenue, y en el salón podían escucharse algunos murmullos. Eso era usual, no podía terminar de silenciar a todos sus alumnos, pero ese resultado era mejor que cualquier otra cosa. Resultaría ser molesto que todos comenzaran a hablar a la vez, y tenía la suerte de que eso no ocurría nunca. Tal vez fuese porque sus estudiantes eran lo suficientemente centrados y maduros como para prestar atención sin dispersarse. Eso le agradaba, facilitaba mucho su trabajo.

Antes de ponerse a escribir se dio cuenta de que había un asiento vacío. Llamaría su atención, pues le habían dicho que tenía el curso completo. No tenía una lista con los nombres, por lo que no pudo verificar de quién se trataba. Dejando eso de lado había comenzado a dictar la clase como si nada, asumiendo de que si llegaba a aparecer, el ausente llegaría en cualquier momento y se las arreglaría para ponerse al día. Mientras tanto, él continuaba como si nada, sin dar importancia a ese hecho. No era la primera, ni tampoco sería la última vez que algún alumno se ausentaba o llegaba tarde, por lo que no estaba en posición de decir absolutamente nada.

Ya había pasado media hora desde que había comenzado la clase, y todos estaban en silencio tomando apuntes mientras Jonathan dictaba. El sonido de los lapiceros raspando las hojas se escuchaba en un ritmo aleatorio y muy errático, pero se podía escuchar, por sobre todas las cosas, la voz del peliazul que no cesaba de hablar. La puerta era algo vieja, y rechinaría de inmediato en cuanto se abriese, revelando cualquier movimiento desde aquella dirección en un ambiente tan silencioso como aquel.

De repente ese silencio se ve completamente interrumpido por tres golpes contra la puerta de madera. La tiza se resbaló torpemente de las manos de Jonathan, quien no esperaba en ese momento que alguien llegara, aunque asumió de inmediato que era aquella persona que estaba llegando tarde. Dejó la tiza en el suelo y fue a paso seguro y relajado hacia la puerta. "¿Por qué ha llegado tarde?"; "Espero esto no se repita"; "La próxima vez no abriré la puerta y continuaré la clase"; eran múltiples pensamientos de Jonathan mientras tomaba el pomo y abría, casi listo para llevarlos a la palabra. Fue indescriptible la manera en la que casi parecía tragarse la lengua al ver a quien había llegado tarde. Ciertamente le sorprendió. Se quedó con una expresión algo pasmada al ver a la deslumbrante pelirroja que estaba del otro lado de la puerta, y fue tan duro el efecto que lo único que pudo decir fue - Pasa... - con la garganta algo seca. Apenas notó esto se aclaró la garganta y caminó de nuevo a su sector, levantando la tiza del suelo. - Ubícate en un asiento pronto, la clase ya ha comenzado - aprovechó la pizarra para darle la espalda al alumnado y no mostrar la extraña expresión de su rostro.
avatar

Salón :
2 B
Dromes :
17611
Reputación :
1
Mensajes :
23

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Embistes (Priv.: Scarlett)

Mensaje por Scarlett Mark el Dom Abr 23, 2017 10:00 pm

“Profesor paso algo muy terrible, caí dentro de un charco por lo que tuve que regresar a casa para poder cambiarme de ropa” si claro como que si ese tipo de excusas serian aceptadas hoy en día, el pensar de las personas había cambiado demasiado las pequeñas y no tan elaboradas excusas por lo aquello que Scarlett planeaba decirle al profesor no servía de nada, en la actualidad todo era obvio los profesores no se tragarían aquel cuento, así que aceptaría el hecho de recibir su castigo y contarle la verdad de lo sucedido además de prometerle nunca más llegaría tarde a sus clases esa era una de las mejores opciones.

Se quedó esperando un buen rato, se mostraría como una buena chica realmente era aquello, no es como si fuera una mala chica llevada por el mal camino aunque algunas veces por su apariencia parecía mala chica pero eso eran puras tonterías, si realmente la llegasen a conocer se darían cuenta de la buena chica que es. Jugaba con un mecho de su cabello para ser el primer día ella se había vestido demasiado formal desde su perspectiva, mientras continuaba jugando con su largo cabello de un intenso color rojo, la puerta empezó a abrirse dejando ver del otro lado a un muy apuesto joven de cabellos azules, Scarlett quedo impresionada con su atractivo por lo que no aparto la mirada de aquel joven –ehh gracias – dijo tontamente, se adentró muy nerviosa hacia el aula, después de aquello sus miradas perdieron contacto alguno, aquella persona atractiva era su profesor y llego a esa conclusión porque él le advirtió que nunca más llegase tarde a clase – se lo prometo, disculpe la tardanza – se adentró más hacia el aula de trabajo, rápidamente diviso entre sus compañeros para encontrar un puesto vacío.

Una vez encontrado el puesto se dirigió hasta el mientras su cuerpo avanzaba hacia el lugar vacío su mente estaba pensando en lo apuesto que era aquel profesor “Tendrá novia”, “será que logra notarme” , estaba totalmente perdida en aquellos momentos, aquel atractivo físico la hizo quedar encantada por aquel hombre, antes mientras lo estaba mirando una descarga eléctrica se posaba por todo su cuerpo, era la primera vez que sentía aquello nunca le había pasado algo así. Se escuchó sonoro ruido por el lugar en aquel momento la pelirroja había tropezado con su mesa haciendo que esta se moviera e hiciera mucho ruido – hehe lo siento – se disculpó tratando de sonreír y con una mano en su cabeza- suelo ser torpe – fue lo último que dijo antes de sentarse mirar hacia el frente, esperaba que nadie se riera o la mirara ya se sentía muy avergonzada en aquellos momentos. Era su primer día y ya estaba haciéndolo todo mal, al parecer se había levantado con el píe izquierdo, el levantarse con el pie izquierdo en muchas creencias se decía que era de mala suerte.
avatar

Dromes :
17422
Reputación :
2
Mensajes :
15

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Embistes (Priv.: Scarlett)

Mensaje por Jonathan & Eijiro el Jue Mayo 04, 2017 6:42 am

Jonathan era siempre una persona muy correcta, centrada y responsable. A pesar de que en un principio se sintió algo descolocado por la aparición de Scarlett pudo reponerse bastante pronto a su imagen y mantener la compostura necesaria, estándar de un maestro con los pies sobre la tierra y que sabía muy bien cuál era su propósito y deber. Ella era una alumna más que había llegado tarde, y no podría dejar que eso le afectase más de la cuenta. Ahora la clase era su prioridad, y nada más.

Descuida – fue lo único que dijo cuando el sonido de la mesa le volvió a sacar de su enfoque. Deseaba mentalmente que las cosas no fuesen a darse así todos los días, o su paciencia no se vería muy beneficiada con ello. Debía tolerar a sus estudiantes y aguantar uno que otro error, y por ello se mostraba calmado ante algo tan azaroso como el tropezón y el ruido, puesto que fue un accidente del que no podía culparla.

Luego de eso la clase transcurrió con normalidad. Jonathan explicó los puntos esenciales como de costumbre, siguiendo su rutina establecida sin pensárselo demasiado hasta que el sonido de la campana marcó un receso. Una gran cantidad de los estudiantes se levantaron de sus asientos y se dirigieron al comedor universitario sin perder demasiado tiempo. Era el horario de almuerzo, y algunos se quedarían en el salón de clases también. Los profesores se dirigían a la sala de maestros o al comedor, pero Jonathan había llevado su propio almuerzo y decidió quedarse en el salón.

Este se encontraba sentado en su escritorio comiendo un sándwich, mientras leía en completa inmersión un libro bastante ancho. Los pasos, las charlas externas y toda la contaminación sonora que venía del resto de la universidad no parecía distraerle. Sentado con un codo apoyado en la mesa y apoyándose el rostro con esa mano mientras comía, con su mirada enfocada en el libro, daba a entender de que fácilmente podía ignorar su entorno, como si se desconectase de éste a través de una burbuja invisible.

El libro era, como se supondría, relacionado al área que él trabajaba en clases. “Atlas de anatomía de Gray” era el título del libro, que podía verse en la cabecera de las páginas. Había gente en el salón, y eso no parecía importarle mucho, puesto que estaba completamente absorto en la lectura, fascinado por lo que el libro le transmitía. El receso todavía no terminaba, por lo que podría leer sin interrupciones un rato más. “¿Y si lo utilizo?”, pensaba Jonathan. No estaba en el programa prediseñado, pero contenía una información muy importante que podría ser útil en la cátedra que debía dar, y ahora se cuestionaba si añadirlo o no. Buscó a tientas sobre el escritorio una botella que traía agua fresca para remojarse un poco los labios y se quedó tendido en la silla, con las manos en la nuca.
avatar

Salón :
2 B
Dromes :
17611
Reputación :
1
Mensajes :
23

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Embistes (Priv.: Scarlett)

Mensaje por Scarlett Mark el Miér Mayo 17, 2017 6:07 pm

Realmente se sentía muy avergonzada por aquel primer día de clases, fue algo realmente desastroso “Cuando no” pensaba la pelirroja, “siempre es lo mismo” suspiró antes de ponerse a atender a las clases que impartía aquel peliazul, se quedaba mirando todas las acciones u gestos que aquel profesor hacía, fue tanta la concentración que empezó a dormirse, pero su mente le hacia una mala jugada, le hacía ver como si aún estuviera despierta pero en realidad estaba en un profundo sueño.

Un brusco movimiento hizo abrir sus ojos a la pelirroja -“Hey despierta, te van a pillar” – una compañera de su clase codeo las costillas de Scarlett- lo siento, muchas gracias – se despertó asustada, se palmeó los cachetes para estar completamente despierta, la clase seguía transcurriendo normalmente, aquel profesor impartía su clase haciendo que fuera lo más interesante posible, aunque por algunos instantes llegaba sonar aburrido. El timbre empezó a sonar indicando la hora del receso, todos sus compañeros empezaron a salir, por su parte la pelirroja se quedó en su asiento con parte de su cuerpo sobre la mesa – Al fin- susurraba mientras cerraba sus ojos, el receso era su momento de tranquilidad debido a que podría echarse una siesta, se podría apreciar que era una persona que siempre tenía sueño y es debido a que siempre se quedaba haciendo cualquier cosa por la noche, podría pasar de hacer tareas a estar viendo vídeos que no tenían sentido por la internet. Al levantar su vista se dio cuenta de que no estaba sola, una sonrisa se formó en su rostro “esta es mi oportunidad”, le gastaría una broma al profesor.

Lentamente se fue acercando hasta el escritorio del profesor, el cual se encontraba en el centro del salón, tomo el libro del profe en sus manos – hmm esto se ve interesante – empezó a echarle una ojeada a aquel libro, “esto será divertido” – Profesor~ - uso un tono sensual para pronunciar su nombre, mientras se acercaba y se posaba sobre las piernas de aquel peli azul - ¿Puede enseñarme anatomía, usando mi cuerpo? – Puso sus manos sobre el pecho de este, mientras que con su dedo índice de la mano derecha hacia círculos sobre el pecho del profesor –sería realmente muy dinámico, ¿verdad que si? – mientras su otra mano posaba aquel libro sobre el escritorio, Scarlett mostraba una sonrisa muy coqueta y no desvía su vista de los ojos del profesor, esperaba que esta situación de torne algo divertida y sobre todo aprovecharía la oportunidad para conquistar al peliazul.

Mientras tanto esto ocurría por los altavoces empezaron a dar un comunicado " Se informa a todos los estudiantes que a partir de este momento, las clases se suspenden debido a la sesión solemne que se realizará en honor a las autoridades de la institución, se les recomienda ir directo hacia sus hogares" anunciaron que las clases se suspendían debido a una reunión que tendría los altos mandos del instituto “esto es muy bueno” pensó la pelirroja al escuchar tal noticia por los altavoces.

avatar

Dromes :
17422
Reputación :
2
Mensajes :
15

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Embistes (Priv.: Scarlett)

Mensaje por Jonathan & Eijiro el Dom Mayo 21, 2017 2:48 pm

Las clases proseguirían de manera normal durante el resto del horario. Jonathan había lidiado antes con alumnos con tardanzas. Era usual para él presenciar algo como eso, pero el primer día de cursado era importante y tendría que hablar con aquella muchacha más tarde y así intentar alentarla a no cometer aquella imprudencia una vez más. Era un educador también, y no sólo debía enseñar teorías escritas. Era su deber inculcarle valores a sus estudiantes. Aunque a veces se le tornaba algo complicado lograr hablar frente a frente con ellos debido a su incapacidad social y su desconocimiento del trato que se llevaban las personas.

La tiza sonaba áspera en la pizarra. Jonathan la llevaba en la mano derecha mientras que en la mano izquierda tenía un ancho libro de anatomía abierto, que hojeaba brevemente. La mayor parte de lo que decía venía de su propia lengua, y sonaba elocuente al explicar. Pero cuando la campana del receso sonó tuvo que dejar todo en su escritorio y sentarse a descansar un poco. No salía fuera de su salón habitualmente. Prefería mantenerse apartado de las personas, por lo que su rutina era bastante tranquila y apartada de cualquier contacto con las personas.

Mientras los estudiantes salían del salón el peliazul tomó un libro de uno de los cajones de su escritorio y se inclinó un poco para leer. Siempre que tenía la oportunidad lo hacía, con tal de poder despejar un poco su mente. Adoraba leer. Una vez pudo concentrarse plenamente en la lectura no se percató de que dentro del salón no estaba solo. Scarlett, aquella muchacha de cabellos rojos, estaba espabilando aún de su sueño. Jonathan se había percatado de eso, pero no dijo nada en su momento. Se quedaría a hablar con ella al finalizar la clase, para poder tratar lentamente todos los aspectos de su comportamiento. Ahora estaba ocupado en su lectura, y no se percató de que, lentamente, ella se aproximaba al escritorio.

La tuvo prácticamente encima del escritorio cuando se dio cuenta de que estaba ahí, cuando le arrebató el libro de entre los dedos y lo sacó de esa inmersión total que estaba teniendo entre las hojas. – ¿Ah? ¿Qué haces? – no tuvo tiempo alguno a reaccionar. Scarlett fue muy veloz y se sentó sobre sus piernas, haciendo temblar de inmediato el cuerpo del profesor. El tono de su piel se enrojeció súbitamente en su cara, y la mirada tranquila se alborotó. Su respiración también se vio afectada, y ahora respiraba con dificultad. Esa sorpresiva actitud desconcertó a Jonathan, incapaz de moverse correctamente ahora que tenía a aquella muchacha encima. – ¿Q-qué di…ces? N-no es correc…to lo que dices – su voz titubeaba, y el roce en su cuerpo le estremecía cada centímetro de la piel. – S-si es una broma, no es gracioso – intentó centrarse un poco y confiar en que pronto todo volvería a la normalidad una vez el receso acabase. “Todo estará bien, ella no haría esto sabiendo que pronto tenemos que continuar la clase”, pensaba. Lo que él no consideraba era lo difícil que sería dictar clase con la erección que le había provocado todas esas provocaciones.

Y las cosas irían a peor cuando por los altavoces se dejó saber un comunicado de que las clases se verían suspendidas durante el resto del día. “Esto no puede estar pasando…”, se lamentó por un instante mentalmente. Ahora no tenía escapatoria alguna, y no podía esperar que algún detalle externo vaya a salvarle de esa situación que ponía en riesgo su trabajo. – S-señorita, n-no juegue de esa manera… ¡podríamos ser descubiertos y estaremos en problemas! – intentaba evitar lo que se estaba dando de cualquier modo. Todo era una excusa válida, pero ahora no podía encontrar las palabras correctas para expresarse.
avatar

Salón :
2 B
Dromes :
17611
Reputación :
1
Mensajes :
23

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Embistes (Priv.: Scarlett)

Mensaje por Scarlett Mark el Dom Mayo 28, 2017 10:47 pm

Scarlett disfruto viendo las reacciones del profesor ante su muy descarada presencia, realmente ella no se estaba comportando como una dama educada y con valores morales, estaba siendo una total sinvergüenza dando un espectáculo nada moral, después de que el profesor se enterase de que todo fue una broma no se quería imaginar la cara que este pondría, por el momento solo disfrutaría de torturar un poco al señor Andreas.

-si es correcto, si los dos lo deseamos– movió su caderas descaradamente – desde que te vi, me quede sin habla me impactaste al mirarte, nunca imaginé que habría alguien joven dando clases, pensaba que todos los profesores de la universidad serían viejos–comentó sin siquiera algún rastro de pena - me pareces demasiado atractivo – siguió jugando con su dedo en el pecho con ropa de este, se escuchaba como la respiración del peliazul se veía alterada- no es gracioso todo esto es serio – aseguró la pelirroja a aquel que estaba torturando- Acaso ¿no te parezco atractiva? – preguntó mientras acariciaba sus labios – te pones nervioso muy fácilmente, tienes un color rojo hasta pareces un tomate – le causo gracia aquella comparación, el pobre estaba tan rojo que podría explotar – eso me parece muy lindo – una sonrisa se curvo en su boca. – veo que mi presencia ha surtido un gran efecto – un leve color rojito se posó sobre los pómulos de la chica – no pensé tener tanto potencial – dijo aquello debido al abultamiento extraño que sentía entre sus piernas – me apena profesor – cubrió su cara en el hombro de este, debido a que estaba perdiendo sus fuerzas y se estaba apenando - no veo resistencia de su parte señor Andreas, no lo culpo si yo estuviera en una situación similar, perdería la cabeza probablemente –mintió en lo último que dijo, si estuviera en una situación similar, ella trataría de salirse de aquella situación aunque si se lo hiciese el profesor al principio se resistiría, pero luego cedería ante la “pasión” – pero tranquilo, no pienso torturarlo más – volvió su cara frente a la del profesor, beso sus labios sintiendo una gran descarga eléctrica por todo su cuerpo, sentía un gran magnetissemo por estar cerca de Andreas por lo cual rápidamente retiro sus labios de los de él – delicioso- se relamió los labios para luego pararse inmediatamente de sus piernas temblando , quedando a espaldas del profesor- puedes respirar tranquilamente – se rió nerviosamente

Trataba de respirar tranquilamente, aquello la había hecho alterar un poco “No eres muy sensata, eso fue realmente estúpido de tu parte, ahora ¿Qué pensara tu profesor”, su mente le recriminaba todo aquello, ella había tenido un ataque de impulsividad lo que le había llevado a hacerle todo aquello a aquel pobre profesor – l..lo..siento – se escuchó decir por lo bajo a la pelirroja – solo quería que me notases, parecías tan frió en clases – confeso – no se volverá a repetir- le dio la cara con una sonrisa en su rostro- espero poder llevarnos bien, no creas que soy una “lanzada” – miro avergonzada al profesor – no sé porque no pude resistirme ante ti – bajo su mirada – se me ocurrió que podría ser divertido, pero fue un completo error – seguía mirando hacia abajo- ahora – hizo una pausa- puedes castigarme o reportarme ante las autoridades de la institución – respiro profundamente que se escuchó por todo el lugar- estas en todo tu derecho- su mirada se mantenía baja, hizo algo mal y no regresaría a mirar a su profesor, se quedó esperando el regaño que Andreas le tenía preparado exclusivamente para ella y no era para menos lo estaba poniendo de los nervios, parecía que él era nuevo en aquello de la docencia y este era su primer caso de este tipo, parecía por cómo estaba reaccionando ante las provocaciones que Scarlett le hizo hace rato.

avatar

Dromes :
17422
Reputación :
2
Mensajes :
15

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Embistes (Priv.: Scarlett)

Mensaje por Jonathan & Eijiro el Mar Jul 11, 2017 5:53 pm

Pobre hombre, condenado a ser víctima de sus instintos más bajos y potentes. Un humano corriente, con deseos y vacilaciones como cualquier otro. La carne es débil, incapaz de resistir los placeres más mundanos pero más profundos y apetecibles. ¿Cómo puede un humano enfrentarse a sus propios deseos cuando éstos se presentan de tal manera que le sea imposible de escapar aún si éste quisiese salirse?

Pobre Jonathan Andreas…

Ese no es el punto… aunque ambos lo deseáramos, nosotros – titubeaba el joven hombre, buscando de alguna manera escapar. Una situación muy complicada, con aquella mujer sentada sobre su regazo y jugando con su cuerpo. Hombre de nacimiento, no podía evitar sentirse profundamente excitado hacia esta actitud, empeorando más con sólo verla. “Ella es muy hermosa. No puedo resistirme a alguien así.” Era lo que pensaba el profesor, procurando que sus pensamientos, pequeñas partículas de agua, no se tradujeran en movimientos como un pequeño arroyo hacia su cuerpo, que pudiera desembocar en una cascada de la que no pudiese volver, cediendo a los instintos primitivos. – No digas esas cosas. No soy alguien tan atractivo como piensas – de una u otra manera buscaba evitar que todo llegara a mayores, pero no podía siquiera intentar quitársela de encima.

Pobre Jonathan Andreas…

No soy de piedra… – fue lo único que pudo decir, siendo asediado por caricias y provocaciones. Sus manos temblaban, buscando retener los deseos de tomarla por las caderas y manipular su cuerpo de manera que él también pudiera jugar con ella. Inexperto y tímido, intentando retenerse de hacer algo que pudiera molestarla. Sólo alcanzó a tomarle de la ropa antes de retroceder.

Gracioso, hasta algo triste fue que cuando estuvo a punto de tomar una decisión, dejarse llevar o quitarse a aquella mujer de encima, ésta fuese quien revelara que todo fue una cruel broma, levantándose de su regazo y dejando con gesto pasmado al muchacho en su asiento. No sin antes darle un beso que le hizo sentir un fuerte escalofrío desde los pies hasta la cabeza, alentando a su confusión cada vez mayor.

Pobre Jonathan Andreas…

No lo entiendo… ¿estabas jugando conmigo? ¿Por qué ha… – sus palabras callaron, siendo respondidas de antemano, pero sólo prestándolo a mayor confusión. ¿En qué cabeza cabía hacer algo como eso por una razón así? – ¡Eso no es excusa! – protestó poniéndose de pie. Le temblaban las piernas, pero una fuerza interna inesperada le permitía mantenerse en pie. – Debo ser profesional en mi trabajo. No puedo dejarme llevar por los sentimientos abruptamente, no es cómo me enseñaron a hacer las cosas – sentía arrebatados deseos de regañarla, de sancionarla… ¿de abrazarla? – ¡No es el lugar para hacer estas cosas, señorita! Existen otras maneras de llamar la atención de la gente sin tener que recurrir a esta clase de métodos… – dijo desasosegado, incapaz de contener el temblor que se formaba en sus labios y su mandíbula.

Yo… tú… argh – se mordió la lengua, con un maremoto de pensamientos. El ángel y el diablo a sus hombros, susurrándole qué hacer con ella. – Vaya al receso… yo- – tuvo que dejar salir un suspiro para ventilarse un poco y volver a respirar. – … pensaré en qué hacer con respecto a esto, ¿de acuerdo? Ahora necesito refrescar mi mente – añadió apoyando una mano en el escritorio, buscando apoyarse de algo. Las piernas estaban a punto de cederle por completo.

¿Pobre Jonathan Andreas?


○ [Jonathan Andreas] ahora es [Jonathan & Eijiro]
avatar

Salón :
2 B
Dromes :
17611
Reputación :
1
Mensajes :
23

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Embistes (Priv.: Scarlett)

Mensaje por Scarlett Mark el Miér Jul 12, 2017 7:47 pm

La pelirroja cerró sus ojos, no quería ni imaginarse en como aquel profesor la estaría mirando. Aquello que hizo fue un acto cruel, aunque se dio cuenta que aquella persona también la deseaba más o igual que ella, mordió sus labios y dio un gran suspiro.

Yo entiendo que estaba mal, pero ¿hubiera llamado su atención? – abría lentamente sus ojos – aunque digas que no eres atractivo y tanta cosa más para hacerme cambiar de opinión, realmente me pareces alguien muy interesante- su corazón empezaba a latir fuertemente – realmente sentí …– no dijo nada más, estaba a punto de decir algo realmente absurdo debido a que recién se conocían, no podría ocurrir tal cosa del “amor a primera vista” -  en fin no eres aburrido – concluyó con eso y respiro profundamente, aquella acción sonó por todo la habitación, la pelirroja estaba un poco nerviosa y alterada, aquello casi le hacía decir algo muy vergonzoso, por lo cual prefirió callar.

Se acercaba a pasos lentos hacia el peliazul – si, no es excusa ya lo has mencionado – se quedó nuevamente al frente del escritorio – muy bien estaré esperando sus indicaciones – se acercó peligrosamente hacia el peliazul y le planto un beso en sus labios – estaré esperándolo señor Andreas – susurro a su oído, después de aquella la pelirroja salió rápidamente del aula de clases y cerró la puerta tan fuertemente que hizo que todos los vidrios del lugar sonaran, ya fuera de aquel lugar un temblor empezó a invadir su frágil cuerpo, aquella acción había sido muy riesgosa “cuando aprenderás” una voz resonaba en su cabeza, aquello era su conciencia “ te encanta meterte en problemas”. Aún seguía tras la puerta de aquella aula, por más que quisiera avanzar sus piernas en ese momento se lo impedían, temblaban como si hubieran visto un fantasma, lo único que quería Scarlett es que la tierra se la tragase, había hecho algo muy malo. – ha empezado muy mal – suspiró pesadamente, con un poco de valor empezó a dar cortos pasos por el largo pasillo de la universidad

Mientras caminaba tocaba sus labios – suaves- aunque se sintiera mal, no se arrepentía de lo que acababa de hacer, aunque nunca sabría con exactitud que la llevo a hacer aquel semejante acto, ¿broma? Estaba segura de que no era tal cosa, aquello que dijo era para poder salvarse en ese momento.

“Siempre pensé que la vida se trababa sobre mantenerse firmemente en el suelo, no importa lo fuerte que fuese la corriente. Pero ir con la corriente no es tan malo después de todo. Siempre y cuando te lleve hacia adelante.”

Si aquello que empezaba a sentir, por muy ridículo o absurdo que pudiese resultar, ella seguiría adelante, después de todo si te lleva hacia algún lado, aquello podría ser lo correcto. Con aquel pensamiento la pelirroja empezaba a bajar las escaleras, poco a poco aquel temblor que sentía empezaba a desaparecer.
avatar

Dromes :
17422
Reputación :
2
Mensajes :
15

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Embistes (Priv.: Scarlett)

Mensaje por Jonathan & Eijiro el Jue Jul 13, 2017 6:15 pm

Una situación por demás incómoda para cualquiera. Alguien tan ensimismado en su mundo como Jonathan no sabía qué hacer. ¿Cuál era la reacción adecuada? ¿Qué podía hacer para aliviar la presión en el pecho que no dejaba de atormentarlo?

Múltiples pensamientos recorrían su mente. Respuestas de todo tipo que podía hacerle directamente, pero que por motivos varios – generalmente pudor o falta de valor – no podía llegar a revelar. Era un profesor, debía comportarse como tal en horario de clases, o lo correrían por actitudes inmorales.

No sé, no veo por qué habría de interesarte realmente, siendo tú una mujer tan… – quedó enmudecido al darse cuenta de lo que estuvo a punto de decir. Su mirada se fue nuevamente a la nada, subiéndosele el color rojo al rostro y mostrando un temblor en sus labios. A pesar de esa reacción su gesto era serio, intentando mantener su compostura ante todas las cosas. “Por poco yo…” pensó en ese instante. Devolvió la mirada a la muchacha, dispuesto a continuar con otra frase para no dejar lo dicho en el aire. – … eres una mujer muy diferente de las que podrían llegar a interesarse en alguien como yo – añadió. – Eres la clase de persona que llama la atención allá donde vayas, sin importar qué – ella seguro lo sabía. No le haría falta decírselo. Bastaba una mirada al espejo para notarse a leguas que la muchacha podía ser perfectamente una persona de ese estilo.

Jonathan se llevó la mano a la frente, para pensar un poco más fríamente la situación. Al hacer eso cerró los ojos y exhaló, quedando sin aire en los pulmones. Fue justo en ese instante de vulnerabilidad total que ambos labios se cruzaron nuevamente. Fue instantáneo el momento en que el hombre de pelo azul abrió los ojos ampliamente, impactado una vez más por la osadía.

Sus labios quedaron petrificados, separados por apenas unos centímetros que vacilaban al temblar. La vio salir, mas no pudo decir ni hacer absolutamente nada. Estaba estático, cayendo en la cuenta de que, una vez más, ella lo había besado en tan poco tiempo. ¿Qué le pasaba por la cabeza? ¡¿Qué le pasaba a Jonathan ahora, que estaba lejos de escandalizarse?!

Se tocó los labios, y hasta se atrevió a pasar su lengua sobre estos para saborear el gusto que Scarlett dejó en él. Inconscientemente sonrió, aunque se encontrara muy alterado. Era una mujer muy diferente a lo que estaba acostumbrado, y a su vez, muy interesante.

Espera… ¿cómo es que sabe mi nombre? – se preguntó, estupefacto, una vez que ya fue demasiado tarde. No recordaba haberse presentado ante ella ni haberle dicho su nombre, o de siquiera llevar algo que lo dijese. ¿Cómo lo supo?

Qué extraña mujer…


○ [Jonathan Andreas] ahora es [Jonathan & Eijiro]
avatar

Salón :
2 B
Dromes :
17611
Reputación :
1
Mensajes :
23

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Embistes (Priv.: Scarlett)

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.