image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!




















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!

image

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado La sangre del averno [Priv. Luffy]

Mensaje por Invitado el Jue Abr 06, 2017 9:48 am

Un rey no debería ser rey simplemente por ser el mas fuerte, el mas astuto, el más cruel o el mas benevolente. Un monarca debía sentarse en su trono por que era la mejor persona para el escaño. Y sus calificaciones que le permitían exceder eran dadas por un equilibrio entre su persona y su entorno. En una corte, con personas específicas y en una época definida, un rey "cruel" podría ser el mas apto, quizás, alterando un poco los individuos que lo rodeaban un monarca que se destacase por su sabiduría sería más adecuado.

La cabeza de cualquier grupo u organismo debe de ser en la medida de lo posible resguardada, protegida de toda injuria en las lineas traseras, y no por mera cobardía o egoísmo, sino por que era lo natural y obvio, este era su lugar, como lo era la vanguardia para los peones, la función de los últimos era sangrar, y la de primero observar y comandar, para tal fin estas localizaciones eran las ideales.

Todo esto traía a la mente una pregunta, que hacía yo entonces, abrigado por la luz lunar, en el techo de un edificio, observando una calleja de la ciudad de Eadrom, madriguera de fenómenos?

A ver, no es que el alcohol y el tabaco estuviesen teniendo una fiesta psicodélica en mi cerebro, como todo lo que cualquier ser consciente y razonable hacia, mis acciones tenían una razón y propósito de ser. Que no era, por cierto, monologar mentalmente sobre figuras de poder pertenecientes a estructuras gubernamentales virtualmente abandonadas.

Había llegado a mis oídos información relativamente...interesante, sobre un miembro de mi especie.

Mi presencia en el sitio era para hacer algo que normalmente no se consideraría apropiado para alguien en mi oposición, visto en reversa, por que alguien con mi rol, organizar y dirigir, se había determinado a si mismo como el adecuado para el trabajo, siguiendo la lógica de antes, no había otra opción mas que yo tomase el asunto en mis manos.

Siendo estrictos, de seguro había individuos a mi cargo, o dispuestos a ser contratados, que tendrían mejor compatibilidad con el objetivo, como uno de esos detestables hombres paloma. No obstante, admitire para mis adentros que la disposición de personal en este caso no había sido lo mas objetiva posible, en otras palabras, mi interés, salamandra egoísta que en diversas ocasiones asomaba su cabeza para intimidar a mi raciocinio, se había pronunciado notablemente en este caso.

Todo esto me llevaba a mi yo actual, aburrido pero determinado, haciendo el trabajo de un mercenario, no, quizás incluso mas bajo, ya que no estaba recibiendo remuneración alguna.

Chasque mis dedos al recibir una gran idea. Tome mi terminal digital e hice un depósito en mi cuenta. No trabajaría de gratis.

Ahora solo quedaba esperar que el sujeto a encontrar se presentase.

avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La sangre del averno [Priv. Luffy]

Mensaje por Luffy el Vie Abr 14, 2017 10:42 pm

Era ya tarde en la noche. Nada se encontraba en el cielo salvo la luna creciente, que dejaba reflejar la luz del sol y alumbraba débilmente las calles. Las tinieblas, sin embargo, se encontraban muy presentes. Era inevitable, la noche albergaba siempre a las tinieblas, que podían asomarse y campar a sus anchas tranquilamente, a salvo de la luz del sol. Esto cobraba otro sentido en aquella ciudad, donde las tinieblas y la oscuridad se materializaban en seres que esperaban por una presa. Siempre expectantes, como un fiero depredador. Eso era así siempre, o al menos, casi siempre.

Esa noche en particular, el joven pirata se encontraba bebiendo tranquilamente en un bar, comiendo también bastante de la despensa de este. Al ver el enorme gasto en comida y bebida que se había dado alguien tan “débil” como él, esperaba que soltase la billetera por completo y valiese el gasto que había dado al inventario del lugar. Y tras media hora de comer y beber hasta reventar, en la que el pago debería ser de alrededor unas decenas de miles, Luffy se sintió satisfecho. Cuando intentó salir del lugar el dueño le exigió el pago, lo que pronto se convertiría en una persecución. No tenía dinero para pagarlo, y ahora estaba siendo perseguido por los empleados de aquel bar; algunos clientes que se habían molestado por la presencia de Luffy en el lugar, y que habían recibido aliciente suficiente para perseguirlo cuando el dueño dijo que habría una recompensa para el captor; y hasta la misma policía, que uno de los empleados había llamado. Esto era una imagen frecuente en su vida, y sólo podía reír a carcajadas ante tal situación. Estaba claro que poco le importaba. De hecho, hasta se lo estaba pasando bien.

En más de una ocasión se vio acorralado por unos cuantos hombres, pero no se le hacía muy difícil noquearlos o esquivarlos. – Nishishishi~ que persistentes son – su sombrero de paja iba colgado de su espalda, atado a su cuello mientras corría, rebotando constantemente y casi pareciendo desprenderse por el viento gracias a la velocidad que alcanzaba al correr. Por suerte para él, iba bien aferrado. En esos momentos se encontraba saltando de tejado en tejado, huyendo de la turba enfurecida que poco a poco comenzaba a decrecer en número, y los gritos comenzaban a hacerse apenas audibles conforme él corría.

La gente lo perseguía, furibunda, pero ninguno podía verlo ahora que se estaba perdiendo en la semi-oscuridad de la noche con la luna apenas alumbrando las sombras. Mientras iba dando saltos, de un lado hacia otro, pareciéndose realmente a un mono, detectó la presencia de alguien en los alrededores. Alguien que acechaba sobre uno de los tejados y le daba la espalda. La presencia de alguien a esas horas llamó su atención, y la mejor idea que tuvo es acercarse como si nada hasta asomarse desde el hombro de Ubel.

¿Qué estás viendo? – preguntó con tono inocente, queriendo de verdad saber de qué se trataba todo aquello. Era costumbre inconsciente el meterse en los asuntos de las personas propio de Luffy, y probablemente molestaría al ajeno, pero no le prestaba mucha atención a esa posibilidad.




Firma
Mugiwara no Ichimin:

Spoiler:
avatar
Dromes : 81147
Reputación : 10
Mensajes : 137
Ver perfil de usuario
Luffy
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La sangre del averno [Priv. Luffy]

Mensaje por Harry Strauss el Dom Ago 20, 2017 9:19 pm

TEMA CERRADO
Éste tema ha sido cerrado y trasladado a la papelera debido a que lleva más de 2 meses de inactividad.
Si desean volver a abrirlo pueden pedirlo Aquí

Lugar: Ciudad de Éadrom - Zona prohibida
avatar
Dromes : 302993
Reputación : 7
Mensajes : 891
Ver perfil de usuario
Harry Strauss
PROTECTORES DE LA NATURALEZA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La sangre del averno [Priv. Luffy]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.