6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7


STAFF
PARA AYUDAR...

Rhodes Prince

ADMIN PRINCIPAL
MP
Mamiko Sakakibara

ADMIN SECUNDARIA
MP
Demian Serkin

ADMIN SECUNDARIA
MP
Sebastian Michaelis

MOD GENERAL
MP
Alice Sadao R.

MOD FICHAS
MP
Noire N. Reiss

MOD GRÁFICOS
MP
Luka Crosszeria

MOD EVENTOS
MP
Trinity

MOD EVENTOS
MP
Kisa Hitsugaya

MOD FICHAS
MP
Aries Star

MOD EVENTOS
MP
Trent Strauss

MOD GRÁFICOS
MP
Harry Blume

MOD CHAT
MP
KHAELI DUNKHEIT

MOD
MP
Conectarse

Recuperar mi contraseña


The art of conquering women (Priv. Tooru Honda)

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado The art of conquering women (Priv. Tooru Honda)

Mensaje por Dylan Kuroki el Mar Abr 04, 2017 1:46 am

Recuerdo del primer mensaje :


M

e encontraba sentado con la cabeza reclinada sobre el brazo, que su vez se encontraba apoyado en el escritorio de madera caoba, mi mirada estaba fija en la ventana, suspiré y luego fruncí el ceño mientras veía a un insecto merodear por la ventana decidiendo si entrar o no. No se escuchaba ruido alguno, más que el de los lápices ejerciendo presión y deslizándose sobre las hojas de papel, todos estaban concentrados en esas inútiles páginas sin apartar la vista de ellas; el sonido del reloj analógico retumbaba en toda el aula y a la vez ejercía mayor presión a los demás estudiantes, el tiempo corría para todos por igual, pero para mí caminaba lento, muy lento… “Esto es demasiado aburrido… me voy a podrir aquí antes de que se acabe el maldito examen” Yo no era la clase de estudiante modelo que asistía a todas las clases y continuaba estudiando en casa, me parecía estúpido derrochar la vida de esa manera, después de todo, cuando uno se vuelve profesional, el trabajo es un encierro entre cuatro paredes. Mi padre era un reconocido empresario quien quería que siguiera sus pasos y por otro lado mi abuelo quería que me encargara del dojo que habíamos heredado la familia desde varias generaciones atrás, pero yo no quería nada de eso, aunque… tampoco estaba seguro de que era lo que quería hacer con mi vida, no esperaba nada del futuro, solo quería disfrutar del presente.
 
Mientras me perdía entre pensamientos vagos, mi teléfono vibró y al encenderse la pantalla un nombre apareció junto con un mensaje, la remitente era Keyla, una guapísima chica de cabellos rojos que asistía aún al instituto,  cursaba el tercer año de secundaria y a veces salíamos juntos “Seguramente quiere hacer algo interesante…, de todas maneras esto ya se está poniendo aburrido” Revisé el mensaje por debajo de la mesa, sin que el profesor se diera cuenta: ((Senpai, por favor ven a la azotea en un rato :9)) No pude evitar sonreír ligeramente, mi carta de salida había llegado.
 
Me levanté del escritorio con la separata de hojas interminables del examen en mano totalmente llenas, podía haber dado la impresión de ser un vago pero eso no significaba que no fuera listo, me acerqué paso a paso al escritorio del profesor, mientras miradas tensas me observaban por la espalda, era el primero en acabar… -Profesor he terminado el examen, yo me tengo que ir a otro lado así que me retiro- dije caminando hacia la puerta para dirigirme al Instituto.
 
El miércoles pasado Sabrina en la cafetería, el viernes Hanon en la sala de música, el sábado Lilia en la el patio, el lunes Mia en la azotea, el mismo lunes por la tarde Daphne en la misma azotea y hoy también “No sería mala idea convertir la azotea en mi lugar de citas” reí ante la ridícula coincidencia. Mientras me dirigía hacia la azotea del instituto, corté una rosa morada del jardín –Todo listo- metí una mano al bolsillo y seguí el camino.
 
Abrí la puerta de la azotea y una brillante luz cegó mi vista por un momento, lo que me obligó a cubrirme con una mano, mientras buscaba a la peli roja en aquel escenario…
 
Keyla: Senpai– se acercó a mí con un leve sonrojo en su rostro -lo siento por llamarte así, no creas que te extrañaba o algo así, so… solo quiero que me aconsejes en algo.
 
Lucia nerviosa y algo atolondrada mientras decía aquellas palabras, era importante para mí escuchar atentamente las palabras dichas y no dichas por aquella chica, además de sus gestos para poder responder lo que necesitaba escuchar o quebrar esa mascara.
 
Me acerqué a ella y revolotee su cabello con mi mano diestra –tonta…- tome la rosa morada que acaba de recoger, ordené su cabello detrás de la oreja y coloqué la rosa en aquel lugar –¿Sabes que significa el color morado?- aguardé un momento –misterio…- sonreí mientras colocaba mi mano en su mejilla -¿Quieres que tus sentimientos se queden ocultos y sean un misterio para mí como el color de esta rosa?, eres hermosa, pero si no dices nada te quedarás toda la vida como una decoración- me alejé un momento, la expresión de aquella chica era de sorpresa, sus mejillas se habían puesto más rosadas, había cumplido mi objetivo.
 
Keyla: ¿Are?... ¿Cómo sabías?... o… olvídalo– La peli roja no sabía cómo reaccionar ahora que sabía de sus sentimientos, estaba con la mirada desviada y gacha, apretando con los puños una parte del doblez de su falda
 
Me acerqué a ella nuevamente, tomándola de la cintura y atrayéndola hacia mí de manera suave para que no sintiera que la estaba obligando a algo, gentilmente tome su barbilla y levante su rostro para que nuestros ojos se cruzaran –Si realmente te gusto, no evadas el beso que te daré- dije mientras acercaba mis labios a los de aquella peli roja y de un roce me apoderaba de aquellos rojos y carnosos labios. Ella simplemente se dejó llevar por mi ritmo…
 
Momentos más tarde, el timbre del cambio de hora interrumpió el momento perfecto que había creado para ella, obligándola a dejarla libre de nuevo –Creo que es hora de que vuelvas a clases, no querrás meterte en problemas- respondí de manera atenta y preocupado hacia ella.
 
Keyla: -T… tienes razón, me voy yendo, t…te veo después, a… adiós- fueron sus únicas palabras, mientras se llevaba los dedos a los labios y se perdía en sus pensamientos.
 
Metí mis manos al bolsillo y caminé un rato hacia la baranda, la azotea había quedado solo para mí en ese momento –Las mujeres son demasiado fáciles de convencer si se les trata con cuidado- la verdad era que me gustaba conquistarlas y luego dejarlas, la gente me llamaba mujeriego pero eso ya no me molestaba, porque de cierto modo era la verdad, solo que en el fondo había una razón especial por la que me había vuelto de esa manera, suspiré –A la mierda… espera a que te encuentre joder, maldito mago-


 • The art of conquering women • Dylan Kuroki & Tooru Honda • 11 hrs Salón de clases •


Última edición por Dylan Kuroki el Miér Ago 23, 2017 11:19 am, editado 8 veces



Cosas sensuales:


   
Hablo l "Pienso" l Narro l Hyde NPC
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
22
Dromes :
91650
Reputación :
32
Mensajes :
189

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo


Tema Privado Re: The art of conquering women (Priv. Tooru Honda)

Mensaje por Tooru Honda el Mar Oct 03, 2017 12:01 am

Pudo escuchar sus reclamos y por cierto, bien justificados, después de todo se había levantado temprano solo para ayudarle había sido considerado aunque no tenía por qué y aunque su intención era dejar de molestarlo lo había despreciado de alguna manera, y ahora su estómago no le estaba ayudando a precisamente arreglar todo aquel embrollo de malentendidos.

El dolor era tan intenso que no le permitía siquiera moverse, levantó una mano apenas para hacer una señal débil en un vano intento por hacer parecer que aquello no era nada pero solo consiguió que Dylan se alarmara y terminara por llamar al servicio de emergencias, pronto acudieron un doctor y una enfermera que le ayudaron a subir nuevamente en la cama mientras revisaban sus signos vitales. El doctor notó que se sostenía mucho el abdomen y al revisarlo, notó que el dolor venía del estómago- Acaso sufres de gastritis? - pregunto al menor quien se limitó a asentir mientras cubría su boca por las nauseas. El doctor suspiró porque al parecer era algo 'relativamente sencillo', le dio indicaciones a la enfermera para que le pusiera un par de inyecciones - Tan joven? En fin, con eso debería estar bien, mantenlo en observación, cualquier cosa, reportame de inmediato - Dicho aquello el doctor se marchó y la enfermera se dirigió al carrito de medicamentos para preparar lo indicado y volver casi de inmediato a donde el rubio - Descúbrete un poco el glúteo por favor - dijo causando que Tooru volteara a ver de reojo a Dylan y luego nuevamente a la enfermera y aunque no dijo nada... - Eh? Te da pena? - preguntó la chica en un tono no muy discreto, causando que Tooru se encogiera un poco y se volteara hacia un lado - Ok, ok, cerraré la cortina - sonrió un poco antes de correr la cortina de al lado, momento en el cual Tooru le dio la espalda a la enfermera para bajarse un poco el pantalón - Bien, esto dolerá un poco pero te ayudará a recuperarte más rápido - canturreó la mujer mientras aplicaba los medicamentos. Probablemente el dolor de estomago era más agudo que los piquetes porque ni siquiera los sintió, pero un dolor agudo le hizo levantarse de brinco apenas terminó de inyectarlo, corrió como pudo al baño sin prestar ahora atención a sus pantalones a media pompa, lo único que le importó fue llegar a echar lo poco que había comido hasta ahora. - Vaya - suspiró la enfermera antes de correr la cortina e ir por Tooru para ayudarlo a volver a acostarse y taparse unos minutos después - Cualquier cosa avísenme -.

La enfermera se fue y el silencio se hizo, al menos de parte del rubio quien le dio la espalda al mayor, no era que se hubiese quedado dormido pero ahora mismo tenía demasiada vergüenza de si mismo. Poco a poco, las molestias iban disminuyendo, Tooru permanecía en la misma posición fetal sin moverse, escondiendo su cabeza bajo las sabanas, lo único que se asomaba era la punta de sus orejas que no se molestaba siquiera en ocultar. Sentía los ojos húmedos, había evitado llorar por el dolor todo ese tiempo pero, ahora más bien se sentía un estorbo y una molestia... Apenas se sintió un poco mejor, se giró en dirección a Dylan para que lo escuchara mejor pero sin destaparse la cara (?). - Yo pagaré lo mio - dijo con una voz apagada pero calmada, no tenía ni idea de cuanto costaba pero tenía algunos ahorros que supondría sería suficiente. - Perdón por el barullo... No quería molestarte - dijo aquello un poco más bajo... - Estará molesto? - levantando apenas un poco la sabana para mirar por simple curiosidad.



I hear your voice
Ficha || Cronologia
© HARDROCK

Habla ff3300 / Piensa / Narra

avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
18
Dromes :
90326
Reputación :
21
Mensajes :
68

Ver perfil de usuario
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: The art of conquering women (Priv. Tooru Honda)

Mensaje por Dylan Kuroki el Lun Oct 09, 2017 6:26 pm


M

ientras mantenía mi atención en una conversación por mensajes de texto con Hyde, mi pequeño hermano menor, mis oídos estaban atentos a la conversación entre el médico y la enfermera, estaba algo preocupado, sin embargo no era algo tan serio como parecía. Alcé una ceja al oír la palabra “gastritis”, detuve mi escritura para mirar al rubio aún agonizando de dolor para luego negar con la cabeza, no me sorprendía que alguien como él sufriera de ese mal, después de todo las personas obsesivas con los estudios solían descuidar su salud, lo sabía porque en el pasado había visto algunos casos, suspiré “Por eso digo que en la vida hay cosas más importantes que solo estudiar” mientras pensaba en aquello, mi celular volvió a vibrar, parecía ser que Hyde me había respondido.


Nii-san haré el pago del hospital como hemos quedado, pero iré personalmente a visitarte


—¡¿Qué?! —Dije elevando la voz, casi gritando a la vez que echaba un vistazo a la enfermera y al rubio por el escándalo, me cubrí la boca rápidamente y me disculpe bajando la cabeza varias veces al ver la expresión de sorpresa y molestia en la enfermera —Perdón, no volverá a suceder — Sin embargo la frustración se notaba en mi rostro “Este maldito idiota, le dije que solo hiciera una transacción, demonios” Hyde, tan solo era cuatro años menor que yo, siempre lo había molestado con bromas por ser mi pequeño hermanito, pero era solo una de las formas de demostrarle mi aprecio, sin embargo él se las tomaba de forma personal y a veces buscaba la forma de regresarme “el favor”, tenía que tener cuidado de no darle esas oportunidades y hoy después de tiempo había bajado la guardia. Tomé el teléfono y marqué su número para hablar directamente con él, pero lo único que obtuve fue la voz de la contestadora del otro lado. Suspiré profundamente, llevándome la mano a la frente “Si ese idiota viene y lo reconocen hará un escándalo... y mi coartada para pasar desapercibido se romperá” No tenía una mala relación con él, pero conocía mis dos debilidades y si podía jugar con ellos para molestarme un rato y vengarse, lo haría, después de todo lo había aprendido de mí, me reí solo “En fin, no puedo hacer nada en esta situación, que pase lo que tenga que pasar pequeño hermano, pero si te descubren...” suspiré, dejé el teléfono en la mesa de al lado y voltee a mirar cómo se encontraba el rubio, quien parecía que estaba por recibir una inyección y por la forma en que me miraba se sentía incómodo, entrecerré los ojos y fruncí el ceño —Oye… estamos entre hombres, pff como si me importara verte una nalga, me ofendes enano —Negué con la cabeza, mientras la enfermera corría la cortina. Me recargue en la cama para relajarme un poco y bostecé como si no hubiera dormido en días, los golpes y fracturas del accidente comenzaban a pasar factura en mi cuerpo. Moví mi cabeza en círculos dispuesto a relajarme un poco antes de echarme una siesta, cuando vi al rubio correr al baño con el pantalón levemente abajo, lo que me hizo reír a carcajadas, no por su urgencia de ocuparse, sino porque hasta hace un rato le había dado vergüenza de que lo viera en nachas.


Cuando el rubio ya estaba de vuelta, detuve mis risas ya que parecía algo avergonzado —No se preocupe, yo la llamaré —Dije, agradeciendole a la enfermera por su atención. La habitación de paredes blancas, por un momento se quedó en completo silencio, estaba esperando que el enano dijera algo, aunque por todo lo que había pasado, me imaginaba lo que iba a decir.


—Dudo que puedas pagar la factura del hospital, no estamos en uno muy barato que digamos, por eso es que la atención es de primera, puedes darte cuenta con solo ver la habitación —Respondí con la voz calmada y un tanto seria, aún estaba molesto porque el rubio no me había dicho nada de su condición. Pero no podía quejarme demasiado pues parecía ser alguien con autoestima baja. —Ya no te preocupes por eso, en realidad estoy más molesto porque no me dijiste que te sentías tan mal —Suspiré —Y no eres tan molesto enano, no deberías tomarte todo tan literal, me molesta que las personas en general se preocupen por mi, a eso me refería —Resoplé, mientras miraba de reojo las orejas de gato que sobresalían de las sabanas del rubio —Me gustaría que me hablaras directamente sin esconderte, no es como si te hubiese hecho algo malo o fuera un ogro —Le retiré la sábana del rostro de una manera un poco agresiva sin querer, a veces podía resultar torpe para algunas acciones —En cuanto al pago...no quiero tu dinero... —Hice una breve pausa, si le decía que no tenía que pagármelo, seguramente con lo terco que es igual insistiría… —Mmm ¿Qué te parece si en lugar de darme dinero vienes a mi casa unas cuantas veces a la semana durante un mes,  para ordenar y limpiar? —No estaba del todo de acuerdo, ya que mi departamento, era un lugar de juegos al que solo podían entrar las mujeres que llevaba a casa, una zona restringida para hombres, pero en fin, ¿No es como si aquel enano se fuera a enamorar de mi verdad? No lo veía posible ni en blanco, ni en negro, sonaba tan ridículo que hasta risa me daba.


 • The art of conquering women • Dylan Kuroki & Tooru Honda •



Cosas sensuales:


   
Hablo l "Pienso" l Narro l Hyde NPC
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
22
Dromes :
91650
Reputación :
32
Mensajes :
189

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: The art of conquering women (Priv. Tooru Honda)

Mensaje por Tooru Honda el Vie Oct 20, 2017 7:52 pm

Estaba muy ocupado retorciéndose en su dolor como para notar la aparente exaltación de Dylan (por su hermano), e incluso ignoró las carcajadas del moreno por andar con la retaguardia de fuera hasta el baño, aunque no pudo evitar sentir un poco de vergüenza al volver, después de todo, aunque la mayor parte del tiempo lo olvidara, era mujer al final. Pero, ahora se encontraba más tranquilo, el dolor cedía poco a poco aunque se llevaría un susto de otra clase.

Era cierto, no estaban en una sección general del hospital... el moreno tenía su propia y elegante habitación, lo cual por un ínfimo momento le hizo pensar en cómo el moreno podría darse el lujo de pagar la atención de 2 personas porque, si bien lo suyo no había resultado tan grave, el hecho de llamar a un medico por la madrugada para revisar a una persona, en la sección 'cara' del hospital, bueno, seguramente no era nada barato. El rubio comenzó a sudar, esta vez por nerviosismo, de todas maneras, no era como si pudiera aceptar que el otro pagase por su descuido y esa seriedad con la que hablaba Dylan le ponía más nervioso, después de todo no lo conocía y aunque su primera impresión de él fuese el de una persona relajada, quién rayos no se molestaría en esta situación????

Sin embargo, lo que siguió, de alguna manera le dio una pista de la clase de persona que era el mayor. El rubio se estremeció un poco cuando le dijo la razón de su 'aparente molestia', causando que los ojos del semigato se abrieran con cierta sorpresa aún sin mirarle directamente pues la sábana aún le cubría - En realidad estaba preocupado? - se relajó en un instante ante tal hecho, se distrajo y dejó de aferrarse a las sabanas por lo que, cuando el moreno tiró de ellas, fue descubierto al instante, revelando su asombro, puede que hasta los ojos le brillasen un poco, aquel chico, realmente parecía una buena persona, aunque, a Tooru le molestaba de verdad que no quisiera aceptar su dinero, así que frunció el ceño e hizo un mohín ante la obstinación del moreno, y claro, él podía ser muy obstinado también, no iba a aceptar un no como respuesta e iba a replicar pero, al parecer era demasiado fácil de leer, inmediatamente Dylan hizo una propuesta, causando que el rubio le mirase esta vez con curiosidad, a veces era muy curioso como podía cambiar de expresión en cuestión de segundos... - Eh? - preguntó en voz alta como si no entendiera, aunque más bien se le hacía muy poco lo que pedía a cambio - Mmm - lo pensó un momento y entonces se escondió nuevamente bajo las sabanas, igualmente asomándose sus orejas solamente, las cuales se movían como reacción mientras pensaba, sacó el teléfono de su bolsillo y se puso a hacer cuentas. Estaba casi seguro de que si solo limpiaba algunos días por un mes, no sería suficiente la compensación que pedía el chico, así que supuso que también podría juntar algo de dinero, no para dárselo pues parecía muy decidido, sino para al menos cocinarle algo también de vez en cuando.

Se descubrió el rostro el cual demostraba decisión - Está bien -  levantó un pulgar sin revelarle por completo su 'plan'. - Aunque - parpadeo un par de veces - Cómo harás para pagar la cuenta del hospital? Pensé que tus padres vivían muy, muy lejos - dijo señalando al techo para referirse al 'espacio' - O es que tienen bancos allá también? - si, parecía una pregunta demasiado tonta pero, él era completamente serio - Mmm, supongo que no te dejarían viajar tan lejos sin dinero - pensó mirando hacia otro lado, perdiéndose en las historias que él mismo estaba creando en su mente para después él mismo despabilarse con el movimiento de su palma frente a sus ojos, como si se deshiciera de aquellas ideas, no estaría siendo demasiado entrometido? Acercó las sábanas hasta su nariz, apenas dejando sus ojos descubiertos - Por cierto, no quise dar a entender que fueras un ogro, es solo que, cualquiera se molestaría si alguien le mete en problemas y pensé que realmente estaba causando más problemas que soluciones - rió con nerviosismo, mirandole un par de segundos en silencio - En verdad eres una persona amable, supongo que te juzgué mal - para luego sonreír y limitarse a decir - Gracias, Dylan - antes de volver a cubrirse para descansar un poco, 'echa' bolita como solía dormir.



I hear your voice
Ficha || Cronologia
© HARDROCK

Habla ff3300 / Piensa / Narra

avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
18
Dromes :
90326
Reputación :
21
Mensajes :
68

Ver perfil de usuario
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: The art of conquering women (Priv. Tooru Honda)

Mensaje por Dylan Kuroki el Dom Nov 12, 2017 6:02 pm


A

veces, podía percibir que el enano le daba muchas vueltas a un asunto con tal de no generarme más inconvenientes; sin embargo, sin darse cuenta eso me daba aún más problemas de los que ya habían, por ese motivo cuando se ocultó de nuevo bajo las sábanas, sabía que algo nuevo estaba planeando con tal de no molestarme más “¿Y ahora que tramas eh?” Acerqué mi mano con la intención de quitarle las sabanas otra vez, pero él me había ganado, descubriéndose el rostro el cual mostraba decisión mientras yo entrecerraba los ojos esperando su respuesta “Está bien dice…” — ¿Qué cosa esta bien? —Dije algo sorprendido de que aceptara el trato sin quejarse “Algo no me huele bien… y no soy yo…” Sin embargo decidí dejarlo pasar, no me podía imaginar un escenario donde algo saliera mal —Bien… —Me aclaré la garganta un poco —Antes de irnos del hospital te daré mi dirección, no está muy lejos del instituto y la universidad, así que no tendrás problema en llegar… a menos que tengas mala orientación chibi-chan —Voltee a mirarlo, esperando que reaccionara para burlarme de él —Sería un problema que te perdieras… —Giré mi cabeza hacia el lado opuesto para evitar burlarme cubriéndome con la mano, aunque al final terminé riendo un poco. Era inevitable no burlarme de él.

 
—Muy… muy… lejos… —Repetí casi en un susurro mientras analizaba a qué se refería, hasta que señaló arriaba —Chibi-chan… acaso tu… pfff jajaja —Sin darme cuenta ya estaba riéndome a carcajadas de una forma escandalosa —Idiota, lo has malinterpretado todo jajajaja… ¿Qué… Qué crees que son mis padres eh? Jaja… ¿Extraterrestres? ¿Ángeles quizás? Mmm… no conozco otras razas que puedan venir de arriba jaja —No podía parar de reír —…Perdón, no conozco muchas razas jajaja —Deje de hablar un momento, intentando calmarme, porque ya estaba pasándome de la raya, lo sabía, pero es que era una situación graciosa. Luego de un par de minutos me tranquilicé y resoplé pues reírme sin control me había causado un poco de dolor en la pierna —Eres muy ingenuo enano, de verdad no pensé que me malinterpretarías así, pero ya qué, fue divertido —Suspiré para proseguir —Mis padres son humanos, al igual que yo… cuando te dije que eran de otro mundo, mmm… no lo decía de manera literal, pero por más que tengas curiosidad por favor ignóralo y no preguntes —Miré hacia otro lado y puse una expresión seria ya que no me gustaba hablar de mi familia.
 
—Jooo… ¿Así que preferirías que estuviera molesto? —Alcé una ceja y lo miré algo serio con una media sonrisa —Pues… no voy a negar que estaba algo molesto, pero hay cosas que me pueden hacer enojar aún más —Al instante mi expresión cambio a una más sombría al recordar a cierto mago que odiaba, sin embargo el sonido de mi celular me sacó del transe “¿Hyde?”
 
Imagen de Hyde (Hermano menor de Dylan):

Hyde: —Nii-san, ya he terminado de pagar la cuenta, estoy subiendo a verte.
 
— ¡AHHH! ¡IDIOTA QUÉDATE AHÍ! ¡NO VENGAS! —Sin querer estaba gritando por el teléfono un poco alterado, olvidando incluso que el rubio se encontraba a mi lado.
 
Hyde: —…Pero Nii-san… no nos vemos hace bastante tiempo ¿Vas a ignorar a tu pequeño hermanito?
 
— Oye oye… No intentes persuadirme para que las cosas salgan a tu favor ¿De quién crees que aprendiste a hacer eso? Tsk... Solo márchate, será un problema si alguien te reconoce y peor aún si me ven contigo… —Ya estaba hablando con normalidad, luego de calmarme un poco.
 
Hyde: —Supongo que no es sencillo tener a una celebridad como hermano ¿Verdad Nii-san?, solo estaba bromeando, ya me estaba marchando.
 
— No te aproveches de que no me pueda mover pequeño hermanito, será mejor que huyas lo más lejos que puedas mientras me recupero… —Podía parecer que peleábamos por teléfono, pero siempre le había tenido aprecio a Hyde, siempre lo había cuidado y de pasada molestado cuando éramos más pequeños, así que a pesar de que discutíamos por teléfono, yo solo sonreía siguiéndole la corriente.
 
Hyde: —Por cierto Nii-san… ¿Quién es Tooru Honda? Me hiciste pagar su cuenta también…

 
Gire para mirar al rubio, a quien había olvidado —Solo alguien… “Alguien que matará mi aburrimiento” pensé mientras sonreía y volvía a mirar hacia otro lado.
 
Hyde: —Ya veo… cuando te pones misterioso, me da mala espina ¿Sabes?
 
Reí al escuchar aquello —Estas imaginando cosas Hyde
 
Hyde: —No lo creo… ¿Ya olvidaste que solías meterte conmigo?… uhg… mejor no quiero recordar… —Suspira. —En todo caso estamos en contacto Nii-san, adiós.
 
— Eres un exagerado Hyde… ok, nos vemos —Luego de colgar, volví a mirar al enano —Seguro habrás escuchado parte de la conversación, perdona por eso, estaba hablando con mi pequeño hermanito —Suspiré —Hubiera sido un caos si venía…


 • The art of conquering women • Dylan Kuroki & Tooru Honda •



Cosas sensuales:


   
Hablo l "Pienso" l Narro l Hyde NPC
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
22
Dromes :
91650
Reputación :
32
Mensajes :
189

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: The art of conquering women (Priv. Tooru Honda)

Mensaje por Tooru Honda el Mar Nov 28, 2017 9:45 pm

Ingenuo era su segundo nombre... A veces Tooru podía ser muy crédulo, y esta ocasión no había sido la excepción, era algo que no podía evitar, estaba en su naturaleza y por más que quisiera, no podía cambiar aquella 'cualidad' que en más de una ocasión le había hecho pasar vergüenzas e incluso le había metido en problemas más de una vez. Al notar que en esta ocasión también había malinterpretado todo, no pudo evitar sonrojarse hasta las orejas, haciendo un mohín al escuchar al moreno burlarse de él, y como no si se había armado su propia extravagante historia. Miró hacia otro lado mientras se escondía tímidamente con las sábanas - Mooh - se quejó en voz baja al haberse puesto solito en aquella situación pero... Miró con curiosidad a Dylan cuando este le pidió no preguntar más de su familia y más aún al notar la expresión de su rostro. A Tooru mismo no le gustaba hablar de su familia, de hecho siempre evitaba aquellos temas, así que comprendía en cierta parte la petición del moreno - Será mejor que no pregunte entonces... - Claro que no preferiría que estuvieras molesto - susurró, mirando hacia otro lado, de hecho no era muy bueno lidiando con gente enojada...

Iba a continuar hablando cuando el teléfono de Dylan sonó, y lo que vino fue un poco... inesperado... De la nada Dylan empezó a gritar, causando que el rubio diera un pequeño brinco del susto. Una voz masculina sonaba del otro lado. El oído de Tooru era más agudo por sus cualidades felinas así que, aunque no lo quería del todo (?), si que escuchó parte de la conversación, aunque igual no entendió mucho, solo que eran hermanos y que sería problemático si alguien lo reconocía - Qué raro - Por qué sería un caos? No se llevan bien? - preguntó sentándose en la cama para mirar mejor a Dylan pero, de inmediato se tapó la boca, recordando que le había dicho que no preguntara por su familia. - Ah, perdón, creo que estoy siendo demasiado metiche - sonrió nervioso, ladeando su mirada hacia su teléfono - Cierto! Intercambiemos números de teléfono, si me pierdo para ir a tu casa debo localizarte de alguna forma - dijo mientras entraba a los contactos para empezar a guardarlo, pues se conocía y seguramente iba a terminar perdiéndose.



I hear your voice
Ficha || Cronologia
© HARDROCK

Habla ff3300 / Piensa / Narra

avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
18
Dromes :
90326
Reputación :
21
Mensajes :
68

Ver perfil de usuario
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: The art of conquering women (Priv. Tooru Honda)

Mensaje por Dylan Kuroki el Miér Nov 29, 2017 1:02 pm


E

ra divertido molestar al rubio y ver sus reacciones, a veces me preguntaba cómo se podía ser tan ingenuo a su edad… y allí es cuando me daba cuenta de que era un adolescente que había dedicado tanto tiempo a los libros y estudios, que se había perdido de cosas más valiosas, de cierta manera eso me hacía sentir un poco mal y estaba dispuesto a ayudarlo y sacarlo de su pequeña burbuja, pero no iba a ser sencillo, ya que las costumbres eran cosas difíciles de cambiar Vale, vale, ya no te escondas, fue mi culpa también… por no ser tan claro. —Toci un poco. En este mundo lleno de criaturas fantásticas, era de esperarse que alguien como él, se confundiera y pensara otras cosas.


Mis palabras parecieron despertar la curiosidad del rubio, la verdad es que no quería hablar mucho de la identidad de Hyde y me arrepentía de haber hecho ese comentario —Mmm… —Me quedé pensativo y algo incómodo, mientras buscaba la manera de responder a su duda sin decir demasiado, sin embargo él mismo se calló y me alivió la molestia de responder con exactitud. —Si nos llevamos bien, pero él es alguien que no debería caminar por cualquier lugar. —Fruncí el ceño, volteando a ver al rubio rápidamente. Tenía que tener en cuenta la inocencia y la pura imaginación de aquel sujeto. —Oi… no vayas a malinterpretar de nuevo e inventar un universo en esa cabeza. —Coloqué mi dedo índice en su frente y lo empujé ligeramente. —Solo te diré que no es nada malo. —Solo por si las dudas, le aclaré aquello ya que me imaginaba que en su cabeza, Hyde era alguna especie de asesino, cazarrecompensas o algo asi. Ahora era yo el que parecía inventar cosas…?


Intercambiar números de teléfono no era una mala idea, aunque no me imaginaba que tan desubicado podría ser —Oye… no vivo tan lejos del Instituto, así que no te atrevas a perderte. — Dije bromeando un poco, si se perdía seguramente tendría que salir a buscarlo y en las condiciones en las que estaba iba a ser difícil. Luego de intercambiar números y de dictarle mi dirección, le pedí un papel en blanco para hacer un tipo de croquis, como estaba con un brazo fracturado, quité la tapa del marcador con la boca y comencé a dibujar el mapa, mientras le iba explicando. —Más sencillo no puede estar, recuerda tocar el timbre 304. —Le dí el papel. —Ah… seguramente alguno de los días que vayas, habrá una que otra mujer en mi casa, podrías aprovechar la oportunidad y mejorar tus dotes de seducción, nose, quizás las orejas te ayuden.  —Bromee, pero quien sabe lo que pasaría por la cabeza del enano, después de todo, siempre superaba mis expectativas.


Fin del tema
(Gracias por leernos)


 • The art of conquering women • Dylan Kuroki & Tooru Honda •



Cosas sensuales:


   
Hablo l "Pienso" l Narro l Hyde NPC
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
22
Dromes :
91650
Reputación :
32
Mensajes :
189

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: The art of conquering women (Priv. Tooru Honda)

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.