6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


¡Atención todas las unidades! ¡Tenemos un sospechoso vestido de blanco! || Elio

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Pelea ¡Atención todas las unidades! ¡Tenemos un sospechoso vestido de blanco! || Elio

Mensaje por Attack Crash el Mar Abr 04, 2017 7:23 am


En el mundo existen personas capaces de darlo todo por los demás. Enfrentar al peligro mismo arriesgando sus propias vidas sólo por alguien que posiblemente ni siquiera conocen. Estas personas se las puede encontrar en todas partes, y son llamadas héroes. Un héroe no es aquel que posee alguna cualidad que lo haga destacar, sino el poder de su voluntad. Policías, bomberos, un buen hombre. Sin embargo, siempre habrá aquellos que serán nombrados como super héroes, debido a que estarán allí para todos, y en todo momento. No importa el lugar, no importa la razón. Si uno necesita ayuda, podrá tenerla sin importar qué.


Zona central
12:13 horas

Cerca del medio día, a mitad del horario del almuerzo de aquellos asalariados trabajadores, un hombre se encontraba en lo alto de un edificio con otro propósito en mente muy distinto a comer bajo el despejado cielo. Sosegado por el estrés y las culpas personales, aquel hombre que no sobrepasaba los veintidós años, estaba dispuesto a saltar y acabar con su propia vida. La presión que sentía era exorbitante, y con el pasar de los segundos; ante la primer mirada a lo alto, comenzó a llamar la atención de aquellos que circulaban en la vía pública. A una altura de más de cuarenta y cinco metros, el susodicho rendido ser, se paró justo al borde de la azotea extendiendo ambos brazos con nada más que intenciones de dejarse caer.

Una lágrima recorría sus mejillas al sentir el temor y la pena de no ser capaz de ver otra salida. No conocía el modo de poder sobrellevar sus propios problemas, y sabía que era la única solución. Su familia quizá podría lamentarse, pero era consciente que ese sentimiento algún día podría ser sobrellevado, y así podrían continuar como si él jamás hubiera estado allí. Esa persona, necesitaba de un héroe.

Como si la persona se viera negada a saltar, dio tiempo a que en la planta baja del edificio se agrupara rescatistas y personas que intentaban que desistiera. Así como también algunos bribonees que le animaban a saltar para filmarlo y subirlo posteriormente a internet; aquellos, acabarían siendo callados y reprimidos por las fuerzas policiales que se veían obligados a evitar que la persona en cuestión, dejase este mundo. ¿Era el destino de esa persona querer saltar desde allí?

Completamente de blanco de los pies a la cabeza, la figura de un desconocido hizo acto de presencia a espaldas del desdichado. Este era ni más ni menos que Attack Crash, el héroe japonés. Esbozando una sonrisa, sabía que era su hora de actuar. Le debía dar todo el apoyo posible, porque él, era un héroe. Dio un par de pasos hacia el hombre intentando suicidarse, de modo que este, supo que no estaba solo allí.

Suicida: —¡Atrás o saltaré! ¡Juro que saltaré!— Exclamó sumamente sobresaltado. No obstante, ante tal amenaza, era más creíble decir que no se atrevía a saltar; de lo contrario, ya lo habría hecho. Inconscientemente la persona trataba de buscar algún tipo de contención o la ayuda específica que necesitaba. —Veo que no tienes las agallas para saltar— Replicó ante este, sin dejar de avanzar. Como respuesta, cada vez se acercaba más al abismo mismo, hasta el punto de que si una mosca lo tocara, caería. —¿Pero por qué quieres saltar?— Prosiguió, deteniéndose junto a este; dejando a conocer que la persona a punto de saltar no estaba sola. No obstante, el ángulo no era muy favorable, y apenas podía verse su cabeza desde lo más bajo. Como si tuviera la necesidad de desquitarse, el sujeto escupió todo. Motivos, razones, personas. Se quejó, criticó, y hasta se lamentó. Continuó exponiendo todos sus problemas ante el joven de blanco; aunque a este esas cosas no le interesaban. —Entiendo, ya sé cómo ayudarte— Dijo finalmente al chocar su puño contra su otra mano. Se acercó a este, y entonces le dio un puñetazo que lo hizo caer. En efecto, el héroe japonés le había dado literalmente una mano cerrada, pero con ello le había ayudado a saltar.

Si, el hombre que había sido dejado por su mujer a causa de deudas y varias cosas más, sólo carecía de agallas. Puesto que aunque estuviera endeudado, la mujer podría haberse mantenido con este si las tuviera. Él no lo enfrentaba, y allí estaba la raíz del problema. Attack Crash, concluyó que inyectándole agallas con ese puñetazo le haría entrar en razón, dándole el valor necesario para sobreponerse a ese obstáculo y continuar su vida a pleno -si sobrevivía a una caída de cuarenta y cinco metros, claro- Pero afortunadamente, el héroe no empleaba sus agallas para matar, y además, no era ningún idiota.

La gente a sus pies se sobresaltó, fuerzas especiales se movilizaron hacia el interior al ver lo que realmente ahora parecía ser una pelea de alguna clase. Tentativa de homicidio. El sospechoso, alguien vistiendo completamente de blanco, no tenían más información. No obstante, también presenciaron algo que no supieron explicar, fundamentándose en posibles hipótesis o fundamentos que les obligaba a creer que podría haber más de dos implicados. La razón, la persona que había sido golpeada y forzada a caer a una muerte segura, se había golpeado contra la nada un par de veces, hasta que su cuerpo se diera directamente con la ventana del piso inferior, rompiéndola e ingresando abruptamente a este. Attack Crash había sido el culpable de tirarlo desde lo alto, pero no era tan ingenuo como para matarlo. Se habría anticipado y había creado un pequeño recorrido de pequeños campos que, considerando el volumen del cuerpo del implicado, había calculado la distribución de peso con respecto a la gravedad ejercida a esa altura, para que este cayera directamente al piso inferior. Y luego de eso, sus campos simplemente desaparecerían, y él se retiraría. Él, había salvado el día. Y también era buscado por la policía.

Las fuerzas policiales ingresaron al edificio para asegurar e identificar al afectado en cuestión, y capturar también a los demás relacionados. ¿Era la mafia?, ¿una pelea de bandas?, cualquiera que fuera, se las debía ver contra la ley. Infortunadamente, pese a que pudieron lograr encontrar llorando al hombre desamparado, la persona de blanco había desaparecido. Inmediatamente se ordenó vigilar el área, puesto que no podría estar muy lejos.

—¿La policía? Es la ocasión perfecta para entrenar mis agallas— Dijo desde algún lugar cercano, lugar desde donde era capaz de ver el movimiento policial, el cual desconocía era realmente en su propia búsqueda. Él, el héroe de las agallas, ahora estaría dispuesto a enfrentar al criminal, aunque realmente fuera él mismo.



Última edición por Attack Crash el Sáb Jun 03, 2017 5:30 pm, editado 1 vez


—Hablo— | Npc: —Habla—


[Sogiita Gunha] [¡Cronología!] [Japonés] [Esper gemstone]

Crashiko for the win!
No Guts No Life

Cositas <3:

Invitado te invito a mi GALERIA
avatar

Edad :
26
Dromes :
1817
Reputación :
84
Mensajes :
552

Ver perfil de usuario http://www.artenpapel.es.tl
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Pelea Re: ¡Atención todas las unidades! ¡Tenemos un sospechoso vestido de blanco! || Elio

Mensaje por Elio el Sáb Abr 08, 2017 5:55 am

Estar en eadroom y formar parte de él era algo que sonaba realmente emocionante, una ciudad llena de magia y cosas fantásticas e increíbles, además de un instituto especial donde todo eso y más se concentraría en un lugar, pero incluso algo como eso no se salva al convertirse en una rutina como cualquier otra y eso le ocurría a este chico, que al pasar un tiempo en esta ciudad comenzaría a perder el entusiasmo que tenía en su llegada, viendo todo como una vida normal, escuela aburrida, gente común y poco interesante que hacer. Solo deseaba algo de emoción, acción, algún suceso que lo llene de adrenalina.
                                                                                                                                                                                                                                   

Alguna tienda por el centro

11:55
 

Solo se encontraba ahí para comprar algún refresco aunque no estaba sediento, era más para perder el tiempo sin razón. La bebida estaba demasiado fría como para beberla rápido así que salió a la calle bebiendo de esta indiferente a lo que pase a su alrededor y así se habría quedado de no ser por un grito que escuchó a lo lejos - …juro que saltaré! – vio un gran cumulo de personas en la lejanía, al desviar su vista un poco hacia arriba se dio cuenta del autor del grito y la causa de tanta gente reunida.

Al instante comprendió de lo que se trataba esto, era un intento de suicidio, no podía ser otra cosa, él no quería acercarse, no quería presenciar como un hombre terminaba con su propia vida en frente de él, pero una emoción mayor a ese miedo lo impulsaba a acercarse lentamente hacia la escena, no podía detenerse, gotas de sudor frio bajaron por su rostro a la vez que su corazón comenzó a latir muy fuerte sin embargo eso en su subconsciente seguía haciéndolo avanzar.

El hombre en el techo se quedó bastante rato allá arriba, hasta que de repente comenzó a caer para la impresión de todos. En ese momento las emociones del joven Elio estallaron haciéndolo tirar la lata al suelo y correr velozmente a la escena, él pensó en dar un gran salto para atrapar al desdichado en plena caída, estaba decidido a hacerlo pero cuando alcanzó la distancia adecuada para el salto, vio que sorprendentemente el tipo fue detenido levemente por el aire, lo que cambió la trayectoria de la caída hasta atravesar una ventana de un piso más bajo. Al presenciar tal increíble suceso, Elio se detiene en seco, lo que provoca un tropiezo debido a la gran velocidad a la que iba, cuando se levanta se percata de que muchos de los espectadores mostraban una profunda expresión de susto e impresión al ver esto. Los primeros de la multitud en reaccionar fueron los oficiales de policía que reportaron el único dato que se sabía sobre el culpable de la caída, que iba totalmente vestido de blanco, esa información llegaría al oído de Elio – (con que blanco eh, no es un color muy discreto) - que debido a la potente carga de adrenalina que no vio el momento de ser expulsada anteriormente seria usada para encontrar y atrapar a la persona de blanco.

Esperó a que los policías entraran al edificio para tomar acción, una vez ellos adentro subió con gran destreza a saltos hacia los techos de los establecimientos para obtener una mejor vista del entorno, debía examinar bien todo, el culpable no debió ir lejos, incluso llegó a saltos hasta el techo desde el que el hombre cayó para buscar algún indicio, pero no encontró nada por lo que al escuchar a los oficiales subir, se alejaría saltando de techo en techo pero descendería al pavimento para no llamar la atención y pasar desapercibido a los ojos del de blanco, aunque si es que aun no se haya ido lejos, el culpable ya habría visto a Elio saltando por ahí.




(pienso)- narro--hablo-
avatar

Salón :
1 A
Edad :
16
Dromes :
25087
Reputación :
2
Mensajes :
89

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Pelea Re: ¡Atención todas las unidades! ¡Tenemos un sospechoso vestido de blanco! || Elio

Mensaje por Attack Crash el Dom Abr 09, 2017 10:55 pm


La policía que ingresaba al edifico registraba cada habitación y oficina buscando al sospechoso en cuestión. Attack Crash, el héroe de Japón, conocía muy bien el procedimiento tras haber sido participe en situaciones similares en el pasado. Ayudando al indefenso, e incluso ayudando al prófugo. El área en particular no podría ser demasiado favorable para un criminal, puesto que sólo se encontrarían cubículos y escritorios  por donde se mirase. Si este quería evadir a la policía por lo que fuera que había hecho, sólo tenía dos escapatorias. Simular ser un policía, o tratar de escapar por una vía hacia el exterior, una ventana. No tenía todo el tiempo del mundo para ponerse a golpear a todos y cada uno de los policías hasta dar con el sospechoso camuflado, así que simplemente ignoraría y omitiría dicha posibilidad asumiendo que sólo se trataría de una persona escapando del edificio.

Sus ojos y agallas pervivieron como un sujeto de identidad desconocida habría llegado al mismo punto en el cuál el mismo habría estado minutos atrás. Cada vez, las cosas comenzaban a tener más sentido para él. Un criminal que sabía de su presencia y estaba allí para enfrentarlo intentando igualar sus agallas. Él estaba en busca del criminal que aparentemente también estaba buscándolo a él. Aunque no le conocía de ningún sitio, podría asumir que tras haber oído de sus proezas y su coaccionar como un malinterpretado criminal, le debería haber dado la ilusión de confrontar sus agallas en persona.

La policía comenzó a subir las escaleras, lo que forzó al mal encaminado a abandonar la terraza del mismo modo que él frecuentaba movilizarse. Eso le dejaba entender dos cosas; no tenía las agallas para afrontar a simples policías, y debía de ser un esper cuyas facultades tenían un concepto similar a sus propios cálculos. Siendo que no se tratara de una persona normal, no debía de contenerse. Realmente también podría sólo tratarse de alguien muy bueno en parkour, pero de igual manera si quería enfrentarse a sus agallas, lo haría. ¡El frenesí de agallas se pondría en acción!

Attack Crash podría seguirle el rastro para así sólo entregarlo a las fuerzas policiales; pero sus agallas también buscaban algo de acción. Podría destruir los cimientos del edificio junto a este, aunque de realizar aquello podría implicar y herir a personas que no tendrían por qué verse involucradas. Debía pensar, debía de encontrar un modo de apartarlo y emboscarlo con todas sus agallas para así poder darle una golpiza y después dejarlo a manos de la policía sin que otros se vieran envueltos en el asunto. La cuestión era cómo. Podría ir hacia él, golpearlo y continuar corriendo para alejarse, ¿pero no parecería que de ese modo no demostraría agallas? ¿Podría incrementar sus agallas para llamar su atención? Era demasiado temprano como para andar exponiéndose ante la sociedad. Cualquier acto que no fuera premeditado podía causar un efecto inverso en aquellos que lo presenciaran. ¡Tenía una idea! ¡Una completamente normal!

Attack Crash metió su mano en su bolsillo y extrajo una pequeña llave que daría fin a sus problemas. Era la llave de un pequeño candado, el cual protegía celosamente su medio de transporte, el agallasmovil. Se movilizó en la dirección contraria hasta alcanzar su preciado medio de transporte. Y tras quitar las cadenas que reprimían sus veloces agallas, comenzó a pedalear.

A gran velocidad, volvería a acortar la distancia hacia el objetivo que lo tenía a él como blanco, literalmente muy blanco. Al acercarse a este redujo su velocidad para oficializar el encuentro de un modo en el que desafiaría sus agallas. —¡Veamos si tienes agallas!— Exclamó, pasando por un lado de este y alzándose sobre el sillín para iniciar su baile de las agallas e incrementar su velocidad. Un impulso inmediato que a pocos segundos había marcado distancia, debía de encontrar un área libre donde poder darle una lección sin tener que destruir algo de por medio.

Con sus dedos realizó los cambios debidos, mientras que con sus piernas aumentó la cadencia y su potencia. ¡Agallas! Su recorrido sería recto y simple, intentando alejarse a un área menos poblada como podría ser un simple barrio o algún lugar de los afectados por los terremotos sucedido durante su ausencia en la ciudad. Y allí, liberaría completamente sus agallas sin contenerse por nada. ¡El entrenamiento estaba por iniciar!


—Hablo— | Npc: —Habla—


[Sogiita Gunha] [¡Cronología!] [Japonés] [Esper gemstone]

Crashiko for the win!
No Guts No Life

Cositas <3:

Invitado te invito a mi GALERIA
avatar

Edad :
26
Dromes :
1817
Reputación :
84
Mensajes :
552

Ver perfil de usuario http://www.artenpapel.es.tl
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Pelea Re: ¡Atención todas las unidades! ¡Tenemos un sospechoso vestido de blanco! || Elio

Mensaje por Elio el Dom Abr 16, 2017 5:26 am

Aquel sospechoso envuelto de blanco que el joven estaba buscando al parecer se había esfumado de la escena, debía ser un criminal muy experimentado para lograr un escape impecable desde un edificio y con fuerzas policiales subiendo para capturarlo, pero si tan bueno era, por que tirar a un simple hombre de una azotea en frente de tanta gente, no suena sensato. Tomando en cuenta la desaparición total del sujeto, queda bastante claro de que el maleante no es cualquier homicida normal, lo que lo hace más peligroso, al menos su plan no salió como él esperaba y su víctima se salvaría de una manera totalmente ilógica. Pero algo como eso no se volverá a repetir si este asesino de  blanco sigue en las calles.

Elio no era un superhéroe que velara por la seguridad de la ciudad a toda hora o algo semejante pero si tenía la mínima posibilidad de ayudar lo haría, sin embargo a pesar de haber  pasado por las alturas buscando al criminal no logró dar con él. Quizás fue algo ingenuo de su parte creer que simplemente encontraría y atraparía al criminal como él pensaba, lo único que quedaba por hacer era estar atento al entorno como un último y pobre intento por encontrar al tipo de blanco.

El andar del joven algo frustrado fue interrumpido por un ciclista que pasó bastante cerca de él, se trataba del tipo de blanco, no podía ser otro, nadie viste de un solo color, además este estaba desafiando a Elio o más bien provocándolo, para luego acelerar rectamente hacia adelante, marcando gran distancia entre ambos.

El joven Elio podía correr hacia la policía, que no se encontraba muy lejos para avisar que había encontrado al sospechoso y dejarle todo a ellos pero no le pareció algo inteligente tomando en cuenta que el sospechoso pudiera desaparecer como hizo antes, dejando al adolecente  con la misión de atraparlo, cosa que tenía pensado hacer desde antes sin suerte pero ahora la oportunidad llegó literalmente sobre ruedas a él. Pero resulta raro que el sospechoso buscado se revelara a alguien cuando fácilmente pudo dejar la escena sin ningún problema o quizás vio a Elio buscándolo por los techos de los edificios, pero aun así nunca encontró al sospechoso, entonces, para que mostrarse… eso no era algo que importara mucho en ese momento, tenía al sujeto en frente y era el único que sabe que está ahí y con algo de suerte, el que lo atrapará.

Dejando sus dudas atrás parte corriendo detrás de él. No se preocupaba de perderlo de vista, de todos modos ya sabe que para algo lo buscó y no lo va a dejar atrás. Al parecer el ciclista ni siquiera sabía dónde ir, de hecho pareciera que estuvieran dando vueltas sin rumbo seguro. Para no perder energías innecesariamente, Elio decidió subir a saltos a los techos de los edificios, así podría seguirle el paso de mejor manera, las curvas eran más fáciles y por donde el tipo de blanco rodeaba, el solo atravesaba por los techos. Si se va a enfrentar a alguien, es preferible hacerlo con energía; podrá sonar algo cobarde pero es que no sabe de las habilidades del sujeto.

Mientras más avanzaban, más se perdían de la población; las concurridas áreas civiles se convertían en zonas degradadas cada vez más desérticas y al avanzar aun más todo quedaba sin gente, edificios demacrados, casas abandonadas y destruidas pero no se veían longevas, al contrario, parecía como si hace días alguien hubiera vivido ahí; todo era como un típico pueblo fantasma, el ambiente no era muy alentador. Los lugares para saltar de forma segura se acababan, así que continuó siguiendo al de blanco a pie, ya no quedaba prácticamente nada, los fuertes rayos del sol caían sobre ese triste lugar y un silencio de muerte dominaba aquel tétrico ambiente donde el chico camina decididamente.




(pienso)- narro--hablo-
avatar

Salón :
1 A
Edad :
16
Dromes :
25087
Reputación :
2
Mensajes :
89

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Pelea Re: ¡Atención todas las unidades! ¡Tenemos un sospechoso vestido de blanco! || Elio

Mensaje por Attack Crash el Mar Abr 18, 2017 10:18 pm


Fuerza, resistencia y agallas. Attack Crash no necesitaba nada más que eso para poder mantener la constancia de la cadencia del baile de las agallas. Con una postura firme hacia adelante, mantenía sus caderas en lo alto haciendo inclinar la bicicleta de un lado a otro sutilmente al pisar con fuerza sobre cada pedal. En conclusión, su trasero se movía de un modo no necesariamente sensual y en el sentido contrario al movimiento de la bicicleta, sintiendo en todo momento la presión del aire a su alrededor; era como si no llevara nada puesto... ¡Nada puesto! Infortunadamente Por más que su postura y movimientos le permitieran dar a relucir el potencial de su baile, la chaqueta que estaba apoyada sobre sus hombros ofrecía resistencia contra el viento reduciendo mínimamente su velocidad, impidiendo así poder alcanzar un máximo debido.

Súbitamente, el terreno se alteró hasta el punto en el que aquel tipo de bicicleta se volvía realmente obsoleto. Una bicicleta de carreras carecía de peso para alcanzar velocidad, y era por ello que, cualquier pequeño obstáculo podría derribar a sus usuarios. ¿Pero algo así podría detener a alguien que poseía tantas agallas? Por supuesto que no, y por ello él continuó calculando sus rectas para no pasar por sobre ningún pequeño montículo ni fisura presente en el pavimento. Sin embargo, a la misma vez, ese era el tipo de lugar que había estado buscando, y por lo que ya podría descender de la bicicleta sin problemas.

Llegado el momento, presionó los frenos y luego derrapó. Esbozó una sonrisa al ver que a la distancia el extraño criminal le había seguido el paso. Se requerían de agallas para mantener su ritmo, pero se necesitaban aún más para mantener la intensión de enfrentarlo. El día de hoy, las agallas de aquel joven criminal se verían enfrentadas con el frenesí sin límite de las agallas de Attack Crash. Iba a haber sangre de seguro, pero aún así no estaba en sus planes matarlo ni entregarlo. Se había vuelvo algo personal, o por lo menos que le podría beneficiar. Si le resultaba hábil, le serviría para entrenar.

Dejó su bicicleta atrás, dejándola caer como si no le importara, incluso sabiendo que no estaba económicamente listo para poder pagar cualquier arreglo que pudiera necesitar a causa de haber utilizado todos sus ahorros en las ofertas de la semana. Dio un par de pasos hacia adelante, y tras preparar una parte de sus propias agallas, se cruzó de brazos a esperar.

—Debo admitir que tienes agallas— Dijo tranquilamente a la distancia, estimulando sus propias cuerdas bucales para que la emisión del sonido de su voz, aumentara y alcanzara una distancia mayor; como si entre sus manos llevase un micrófono o mejor dicho un megáfono. Sin embargo, este sólo estaba allí cruzado de brazos, exponiendo sus agallas y alistando su voluntad. Le castigaría por sus crímenes -los cuales desconocía y tampoco le importaban realmente- y lo usaría egoístamente para entrenar sus propias agallas.

La distancia se acortaba, y en respuesta el héroe no se movilizaba. Con todas sus agallas listas, esperaba tranquilamente a responder las agresiones, o bien atacarlo de inmediato si este se demoraba demasiado. Extrañamente paciente, permaneció allí a la espera. Su chaqueta que cumplía el rol de capa oscilaba con las pequeñas brisas de aquel desolado y destruido lugar. Y él, no borraba esa sonrisa impaciente de acción.



—Hablo— | Npc: —Habla—


[Sogiita Gunha] [¡Cronología!] [Japonés] [Esper gemstone]

Crashiko for the win!
No Guts No Life

Cositas <3:

Invitado te invito a mi GALERIA
avatar

Edad :
26
Dromes :
1817
Reputación :
84
Mensajes :
552

Ver perfil de usuario http://www.artenpapel.es.tl
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Pelea Re: ¡Atención todas las unidades! ¡Tenemos un sospechoso vestido de blanco! || Elio

Mensaje por Elio el Dom Abr 23, 2017 8:17 am

No estaba del todo seguro de hacer esto, en caso de que salga mal no podría llamar ayuda y el sujeto escaparía como si nada dejando un cadáver en el olvido, pudriéndose junto con este destrozado barrio… pero no era momento de pensar en eso, tuvo la oportunidad de retractarse antes pero no lo hizo y ahora no puede cambiar su decisión, tendrá sus dudas pero un cobarde que huye no es, su determinación no podía flaquear, no en este instante donde no debe dudar, solo actuar… y preferiblemente con los puños o algo semejante; de todos modos quedaba un poco de tramo para despejar sus dudas y concentrar su voluntad.

Aquel tipo que se movilizaba en bicicleta delante de él reflejaba determinación y confianza, una bastante alta que fácilmente opacaba la del joven, que guardaba una fachada de tipo decidido y serio, dispuesto a pelear si se requiere. Una vez el hombre bajó de su transporte le dirigió la palabra por primera vez; un alago dicho con un volumen realmente potente para el hecho de no inmutarse en lo absoluto al pronunciar esas palabras, no tenía por qué ser alguna súper habilidad pero cabe admitir que lo hacía ver muy imponente junto con lo seguro y confiado que este se mostraba, aunque es comprensible, ningún maleante se sentiría amenazado frente a un adolecente.

Era extraño ver como el tipo de blanco, por la actitud que demostraba y lo épico que pudiera verse, solo se quedó quieto, de brazos cruzados como si esperara algo, mirando con una sonrisa confiada. Mientras más se acercaba al de blanco el valor y la voluntad del joven se elevaban eliminando sus dudas al instante, algo interesante iba a ocurrir, de seguro no habría necesidad de contenerse aunque no tiene ninguna intención de matar.
- gracias… supongo – dicho con un tono quizá demasiado amigable para tratarse de un criminal a que le está hablando, ni siquiera sabía si es que fue escuchado, fue dicho más con la intención de liberar tensión que para responder por modales. Al ver al sujeto inmóvil, pensó que debe tener algún truco para responder los ataques, acaso es tan bueno como para que su pose de guardia se bloquearse de brazos así… o quizá solo sea un tonto con exceso de confianza, eso podría ser una mejor teoría; como sea entre atacar o esperar no había opción correcta así que aprovecharía la posición de su contrincante para dar el primer golpe.

Comenzó a correr directo hacia su oponente, con el puño en alto – AAAAAAAHHH – no intentaba un ataque discreto, al contrario era el puñetazo más obvio de la creación, parecía un nerd con experiencia nula en las peleas que en cualquier momento tropezaría con sus propios pies. Seguiría cargando su súper puñetazo durante todo el tramo hasta su objetivo, sosteniendo su lamentable grito de guerra. Pero al estar al unos pasos de distancia, siendo su pie izquierdo el de apoyo, su pie derecho comenzó a elevarse rápidamente hacia la cabeza de su oponente.




(pienso)- narro--hablo-
avatar

Salón :
1 A
Edad :
16
Dromes :
25087
Reputación :
2
Mensajes :
89

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Pelea Re: ¡Atención todas las unidades! ¡Tenemos un sospechoso vestido de blanco! || Elio

Mensaje por Attack Crash el Dom Abr 23, 2017 9:23 pm


Era el momento de la verdad. El deber de imponer el castigo debido al criminal estaba comenzando. Este tras ser halagado por el héroe de blanco, parecía haber dicho algo en respuesta, aunque no lo logró captar por la distancia; si tan solo fuera capaz de amplificar su voz, podría saber qué diablos le había dicho. Pero se lo podía imaginar, debía ser algo como no tantas como tu, estaban hablando de agallas después de todo. Posterior a ello, el criminal se lanzó  hacia él de un modo que podría considerar un tanto ridículo, por no decir el más apropiado. Él sabía que era mejor solo atacarlo sin gritar, pero lo importante era que finalmente el criminal mostraba su interés en el enfrentamiento.

Attack Crash tenía muchas agallas, no lo podía negar. Espero a que el desalmado criminal cuyo crimen desconocía como para denominarle así, llegase hasta él para efectuar sus intenciones. La pisada con la que este hizo apoyo, la patada que lanzó. Ambas cosas le hicieron cuestionar; ¿por qué habría recorrido todo el trayecto con el puño al aire si iba a acabar efectuando una patada? ¿Sus agallas eran tan cambiantes? Pues fuera cual fuera la razón, sus propias agallas se mantenían firmes ante él. Recibió la patada con un cabezazo defensivo -solo recibió el golpe en la cabeza- ya que tenía las agallas necesarias para no necesitar evadir algo tan simple como era una patada que, en ocasiones, podría causar alguna contusión o problema similar.

Como si se tratara de una cámara lenta y con diversas repeticiones, Attack Crash simplemente permaneció estático recibiendo el golpe justo en las agallas -rostro-. ¿Habría creído que por haberle llevado allí y permanecer de dicha manera le obligaba a responder inmediatamente? No, podría ser posible, pero no era así. Tiempo atrás él había aprendido que, todo aquel que ataca directamente, puede ser atacado directamente.

Dio un paso atrás en consecuencia, rompiendo su propia postura hasta el punto de separar sus propios brazos. Reacción que le permitió sólo centrarse en cerrar su propio puño en el acto para propinar su respuesta ante dicho golpe.

Sin recobrar la postura, y con ciertas áreas ajenas al descubierto; era la oportunidad de utilizar todo el poder que habría adquirido durante aquellos largos e incesantes años de soledad. Sólo esos ejercicios nocturnos podrían al fin demostrar sus frutos, la dispareja fuerza de un héroe podía ser a causa de sus agallas, pero también estaba aquel arduo y riguroso entrenamiento que por necesidades biológicas se realizaba a partir de una cierta edad. Su puño se elevó hasta que su brazo rosó la pantorrilla que le estaba golpeando. ¡La venganza de Manuela! ¡El poder de veinticuatro años de soledad! ¡Manuela Punch!

—¡Usa más agallas!— Replicó acompañando su propio golpe dirigido a la parte baja de la mandíbula criticando que su golpe no tenía las suficientes agallas para ser tomado en serio; y queriendo demostrar a su vez, como debía de usarse correctamente un golpe cargado de agallas. Su postura no podía ayudarle a esquivar estando posicionado en sólo una de sus piernas, mientras que Attack Crash aún mantenía su base de sustentación levemente expandida. Si lo derribaba, debería darle un buen sermón.


—Hablo— | Npc: —Habla—


[Sogiita Gunha] [¡Cronología!] [Japonés] [Esper gemstone]

Crashiko for the win!
No Guts No Life

Cositas <3:

Invitado te invito a mi GALERIA
avatar

Edad :
26
Dromes :
1817
Reputación :
84
Mensajes :
552

Ver perfil de usuario http://www.artenpapel.es.tl
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Pelea Re: ¡Atención todas las unidades! ¡Tenemos un sospechoso vestido de blanco! || Elio

Mensaje por Elio el Mar Mayo 02, 2017 3:43 am

Para el asombro del joven, el criminal recibió su ataque sin siquiera inmutarse, solo se quedó quieto en su lugar y recibió la patada en su cara como si nada; resistir eso solo con voluntad sería algo imposible, estamos hablando de la cabeza, donde tienes el cerebro… este sujeto no es alguien común, Elio no es el más fuerte pero ese golpe podría causar algo serio, y este tipo se quedó como si le hubiera pegado un niño. Pero… si tiene esa resistencia no será que también tenga fuerza; este pensamiento resonó en la cabeza del adolescente, que no quedó con la mejor posición luego de dar su patada.

¡Tengo que apartarme rápido¡ pensó el chico, pero un puño ya se dirigía hacia su mandíbula y debió a su posición no pudo esquivarlo; afortunadamente no fue nada que no pudiera soportar… seguido del impacto del golpe, su oponente corregiría su uso de las agallas dándole un ejemplo en la cara de cómo usarlas correctamente; de todos modos no poseía una definición concreta de lo que las agallas son, así que no podía hacer mucho para mejorarlo, quizás solo sea ir con más fuerza o algo por el estilo, no tenía muchas ideas de lo que podría ser pero no es algo que le preocupe mucho, aunque lo tendrá en cuenta.

El impacto lo alejó unos dos pasos, una distancia que no es la más segura pero la situación puede ser perfectamente analizada antes de que un nuevo ataque fuera efectuado; lo único resaltable que se veía del peculiar criminal era que aun no poseía una posición de guardia clara y que había una leve separación entre sus piernas, no eran datos con los que se pudieran trabajar, es más sus piernas le dan mayor resistencia así como están y no presentaban debilidades ante los ojos verdes del joven; un agarre o llave podría ser útil contra este sujeto pero no se sabía ninguno.

Pensar en una estrategia no era fácil para Elio, no era un genio de los combates y no tiene ventajas que el conozca; quizás suene estúpido pero puede que le valla mejor yendo sin tanto cerebro, ser más instintivo en vez de comerse la cabeza pensando en que podría funcionar y que no. ¡Eso es! Agallas, combatir fuego con fuego, incluso su oponente se lo dijo, necesita más agallas para vencer, ir con fuerza, decidido, con valor, usando la intuición… o al menos eso pudo entender de las agallas de las que habla el criminal.

La inspiración cambió la actitud de Eilo, mostrando una mirada más decidida y entusiasmada que antes, incluso adquirió una posición de guardia de boxeador que vio en la tele anoche; una mano adelantada a la otra, en las piernas lo mismo, hombros y brazos relajados sin dejar nada expuesto; rápidamente acortaría la distancia con su oponente con un salto hacia él, lanzando un veloz, certero y potente derechazo, uno de los golpes más poderosos que hay en él boxeo hacia lo que sería el lado izquierdo de la cara de su contrincante, justo donde la mandíbula inferior conecta con el resto del cráneo –así está mejor!?-dice mientras su puño viaja hacia su objetivo.




(pienso)- narro--hablo-
avatar

Salón :
1 A
Edad :
16
Dromes :
25087
Reputación :
2
Mensajes :
89

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Pelea Re: ¡Atención todas las unidades! ¡Tenemos un sospechoso vestido de blanco! || Elio

Mensaje por Attack Crash el Miér Mayo 03, 2017 2:02 am


El poder de la virginidad había sido exitoso creando una pequeña distancia entre ellos al golpear como reflejo la mandíbula del para nada tenebroso criminal. Su reclamo personal, era difícil de expresar de un modo coherente, ya que por un lado podía significar que se animara a atacarle -cosa que ya hacía-, así como también que hiciera algo más. Su significado era tan inexacto al ser usado por él, que no era fácil comprender si se refería a las agallas, o quizá cualquier otra cosa sin relación alguna. Aun si se analizara el contexto, en ocasiones la contradicción de sus palabras podía deberse a causa de sus agallas. ¡Pero una cosa si era clara allí! Él, quería entrenar sus agallas en ese enfrentamiento.

La actitud opuesta demostraba lo que esperaba. El cambio repentino de actitud y postura le hacía entender que estaba dispuesto a darlo todo allí con tal de enfrentar a sus agallas; y si estaba tan impaciente por enfrentarlas directamente, se las haría conocer en su mejor estado. ¡Agallas con agallas! La postura inexperta de boxeador, enfrentaría a las agallas en su máximo esplendor. Attack Crash no conocía nada del boxeo como para poder calificar el estilo ajeno, pero si sabía muy bien como debía de recibir un golpe del mismo, así como cualquier otro en general. ¡Con agallas!

A diferencia del golpe similar que él anteriormente le había dado, en esta ocasión había una pequeña posibilidad de reaccionar. Y así fue como lo hizo, aunque muchos podrían creer que cualquiera podría haberlo hecho mejor. Esbozando una sonrisa que no parecía que fuera a borrar, le dio un cabezazo al puño. Si quería detenerlo, debía usar la cabeza, aunque no era necesario que fuera tan literal. —¡Sí!— Respondió a su pregunta impactando el cráneo contra sus nudillos. Eso era lo que se podía llamar usar las agallas de una manera un tanto diferente de lo habitual. El golpe directo ocasionó que sus encías comenzaran a sangrar, aunque estaba a su favor el poder detener ese sangrado antes de que se pudiera agravar. —¡Pero...— Añadió una vez su cabeza se había distanciado por el choque de las fuerzas opuestas a modo de reacción. —...esto son verdaderas agallas!— Exclamó junto a un pisotón en el suelo que acompañaría su primer y verdadero movimiento.

Como un aviso de alerta, tras aquella fuerte pisada en el sueño, procuró realizar un movimiento con su puño directamente hacia el pecho enemigo, sin necesidad de alcanzar una distancia sumamente corta; ya que de aquella acción, sus agallas harían el resto. Los impulsos nerviosos recorrieron el circuito axónico a través de todo su brazo, hasta alcanzar finalmente el extremo de sus nudillos. De este modo, al detener el impacto en el aire, causó el inicio de una explosión que, a medida que avanzaba, se replicaba, y de este modo daba a conocerse un extraño rayo de color blanco generado a base de explosiones inestables debido a la inestabilidad que la transferencia de su estímulo físico, causaba en interior de los campos que generaban tan extraño fenómeno. —¡Mega puño asombroso!— Dijo con ánimo el ridículo nombre que le causaba un interno sentimiento de orgullo en sus agallas.

Las agallas se daban a conocer, era el momento de iniciar el combate real. Romper huesos, desgarrar músculos, romperse y romper. Ya no sería una forma de verificar si la persona tenía realmente las agallas necesarias, ahora era más certero afirmar que sería un enfrentamiento entre las agallas del héroe y el criminal.



Off:
No sé si di a malinterpretar antes, pero al recibir el golpe no lo hice quedarse duro como roca. Si se inmutó, lo recibió normalmente D:! -De ahí que rompieras su postura-


333 Linear field explosion: ¡Mega puño asombroso!
De un modo similar al cual es capaz de detonar su pequeños campos esféricos, Gunha respira profundamente y golpea el aire con fuerza propagando una explosión desde sus puño/pie que, explotando y recreando constantes campos frente a la explosión, crea algo que se ve como un rayo de energía de color blanco. Su capacidad no es muy diferente al daño causado por sus Attack Crash, pero difiere en que únicamente concentraría todo en un mismo punto alcanzando una distancia mayor debido a la exponente capacidad explosiva que expande y dirige el daño hacia adelante, impulsando al objetivo hasta su punto final (Lo empuja). Podrá ser realizado únicamente en línea recta y unilateral. ¿Pero qué héroe no quería disparar un rayo con tantas agallas?

  • Clasificación: Ofensiva
  • Duración: Instantánea
  • Alcance máximo: 15 metros
  • Post de recarga: 3
  • Tabla de daños:

    Grafeno: Sólido rígido. Gran daño (70%)
    Titanio: Sólido rígido. Gran daño, quiebre (70%)
    Diamante: Sólido rígido. Gran daño, fragmentado (70%)
    Roca-Concreto(derivados): Sólido rígido. Gran daño, fractura (70%)
    Acero: Sólido rígido. Gran daño, Fisura (70%)
    Escamas: Sólido rígido. Gran daño, Fisura (65%)
    Hielo: Sólido rígido. Moderado daño, fisura (70%)
    Hierro: Sólido semi-rígido. Moderado daño, fisura (60%)
    Estanio: Sólido blando. Moderado daño, fisura (50%)
    Plomo: Sólido blando. Moderado daño, fisura (50%)
    Cobre: Sólido semi-rígido. Moderado daño, fisura (60%)
    Arcillas-porcelanas: Sólido rígido. Gran daño, fractura (70%)
    Huesos: Sólido rígido. Moderado daño, Fisura/fractura (70% planos - 60% largos/cortos)
    Maderas duras: Sólido rígido. Gran daño, fractura (70%)
    Maderas blandas: Sólido semi-rígido. Moderado daño, fractura (60%)
    Vidrio/Cristal: Sólido rígido. Gran daño, Perforación (100%)
    Cristales blindados: Sólido semi-rígido. Gran daño, clisado total (80%)
    Plástico: Sólido. Rígidos, gran daño, fractura (70%) Semi-rígidos, fisura (60%) Blandos y elásticos, pequeñas fisuras (45%)
    Telas: Sólido flexible. Poco daño, rasgado (20%) - Daño transferido al siguiente material -20% absorbido por tela. (Tejidos)
    Músculos-tendones-cartílagos(Tejidos): Sólido flexible. Daño moderado, desgarro (45%)
    Fluidos viscosos: Líquido espeso. Daño mínimo (15%) Dispersión y reincorporación del líquido
    Fluidos líquidos: Líquido fluido. Daño nulo (5%) Dispersión y reincorporación del líquido
    Aire: Gaseoso. Rotura de uniones, presencia de ozono en diminutas proporciones (5%)
    Energías tangibles(Campos de fuerza, E. concentradas): Daño leve. (15%) Posible dispersión y reincorporación de la energía.
    Energías intangibles(Fuego, electricidad, etc): Daño nulo. (0%) Posible dispersión y reincorporación de la energía.




—Hablo— | Npc: —Habla—


[Sogiita Gunha] [¡Cronología!] [Japonés] [Esper gemstone]

Crashiko for the win!
No Guts No Life

Cositas <3:

Invitado te invito a mi GALERIA
avatar

Edad :
26
Dromes :
1817
Reputación :
84
Mensajes :
552

Ver perfil de usuario http://www.artenpapel.es.tl
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Pelea Re: ¡Atención todas las unidades! ¡Tenemos un sospechoso vestido de blanco! || Elio

Mensaje por Elio el Vie Mayo 12, 2017 1:20 am

Su última pregunta fue respondida claramente y seguido se esto el puñetazo de boxeado que había lanzado previamente resultó exitoso, aunque irónicamente, su oponente lo recibió de un cabezazo, seguramente sabiendo lo dañino que puede resultar recibir tal golpe de forma directa; quizás pudo haber sido un plus a la fuerza del puño, no es como si la cabeza fuera para defenderse, pero el obsesionado criminal no dudaba en demostrar sus agallas, aunque resultara perjudicial para él; es comprensible que estén buscando a semejante desquiciado.

La lógica actuó, y desde la boca del sujeto era visible su sangre; cuando el impacto hizo un poco de distancia entre la cabeza del tipo y el puño, una nueva corrección fue añadida;  a pesar de que sus agallas habían aumentado considerablemente, parece aun no eran suficientes ante las de su oponente;  que dio un fuerte pisotón, que al parecer no tenía una razón para ser realizado, lo preocupante vino después, cuando aquel sujeto dirigió su puño hacia el pecho del adolecente, un golpe bien dado ahí podía tener graves consecuencias, pero su contrincante freno su ataque a una distancia media, como si se hubiera arrepentido; sus aparentemente imparables agallas frenaron?, resultaba raro tratándose de un tipo te pone la mejilla cuando lo golpeas sin importarle el daño que su cuerpo reciba; un destello blanco fue el encargado de resolver las dudas, una especie de rayo se dirigía hacia su pecho y no parecía ser algo de lo que pudiera levantarse luego de recibirlo.

No tenía tiempo para evadir el ataque, pero algo se podía hacer; posiciono su mano izquierda, la que menos fuerza tenia, en su pecho, de modo que el ataque fuera recibido con la palma; el impacto provoco por un pequeño instante un profundo dolor en toda su mano como si se quemara, pero desapareció debido a que se le durmió; aunque su mano no responda en un rato, lo positivo es que ya no sentirá el dolor. Su mano no fue suficiente para neutralizar el ataque, pero no la sacrifico en vano, pues evito los daños severos al pecho, donde hay bastantes puntos que pudieron dejarlo fuera de combate; aunque la fuerza fue tal que le vació los pulmones, haciendo que el aire que salió resultara doloroso en su sistema al ser expulsado con tanta velocidad, además de provocar una inminente caída al suelo.

Mientras caía fue capaz de reaccionar antes de llegar al suelo; usando su mano derecha, la única que de momento funcionaba, estirando el brazo, logró tomar la muñeca del brazo que realizo el ataque anterior, y tirando de esta consiguió recuperar el equilibrio. Con un salto hizo que su rodilla llegara a la mandíbula del enemigo, en el lugar exacto donde Elio fue golpeado en su primer movimiento.

Al parecer, la cara terminara siendo el objetivo principal de los golpes de Elio, llevaba tres aciertos, y si seguía así quizás pueda dejarlo inconsciente a base de golpes en la cabeza; lo malo es que solo puede dar puñetazos con la mano derecha, y de romperse esta quedará prácticamente indefenso.




(pienso)- narro--hablo-
avatar

Salón :
1 A
Edad :
16
Dromes :
25087
Reputación :
2
Mensajes :
89

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Pelea Re: ¡Atención todas las unidades! ¡Tenemos un sospechoso vestido de blanco! || Elio

Mensaje por Attack Crash el Lun Mayo 22, 2017 10:16 pm


El poderoso y blanquecino rayo creado a base de explosiones no había impactado en el área deseada, mas el cálculo no había sido del todo errado, ya que había aprovechado la brecha de tiempo de reacción del contrario en base a la distancia y cercaría del punto de su ejecución. Evadirlo le hubiera resultado difícil, por lo que se había visto a bloquearlo anteponiendo su propia mano sobre el pecho, y sufriendo en ella el daño que su pecho iba a sufrir en su lugar. Ipso facto, ante este, fue empujado y arrojado al suelo. Sus agallas habían causado un gran impacto, uno muy literal e indirecto; puesto que no habían sido realmente las agallas, pero si las agallas de manera metafórica. Las agallas ajenas respondieron de inmediato, sujetando las agallas del brazo del héroe, jalando de ellas para golpear con un rodillazo cargado de agallas la mandíbula heroica cuya moral podía ser cuestionable y cargada de agallas.

Recibió el golpe con total normalidad; pues aunque podría haber sido quien diera un cabezazo a la rodilla en vez de ser quien recibiera un rodillazo en la cabeza, no había tenido el momento adecuado para reaccionar con la postura en la cual había quedado al momento de ser forcejeado para ser usado como un punto de apoyo. ¡Pero lo había recibido con todas las agallas!, ¡porque tenía agallas!

Gunha reaccionó, al recibir el golpe acabó mirando hacia el cielo, esbozando una sonrisa como lo hacía casi todo el tiempo. ¿Era un masoquista? ¿Disfrutaba de la disputa? ¿Era un idiota? Sí, eso no se lo podía negar de alguna u otra manera. Pero su sonrisa solo demostraba la emoción, pese a sentirse algo decepcionado internamente, el que el contrario aun estuviera allí, era lo que le permitía mantener su expresión latente. Si, estaba decepcionado de que no pareciera ir seriamente si tanto deseaba comprobar sus agallas, pero eso era algo que él podía cambiar forzándole a ir más seriamente. —Bien...— Voceó durante la acción, antes de librarse del agarre y dar un salto que lo acabaría posicionando sobre los restos de un tejado cercano. Había empleado su principal capacidad sobre su propio cuerpo para superar la fuerza de la gravedad y alcanzar una distancia y altura fuera de lo normal, con muchas agallas de por medio.

Al hacer contacto sobre aquel área que podría ser en poco tiempo un pila de escombros, mantuvo la calma mientras sujetaba su mandíbula haciendo sonar sus vertebras cervicales con sumo cuidado. —¿Qué te parece si acabamos el calentamiento?— Sugirió entre crujidos de huesos siendo reacomodados por consecuencia de las reiteradas contusiones. —No estás usando todas tus agallas— Añadió al acabar de sonar su cuello volviendo a una postura más normal y adecuada para hablar. Había marcado la distancia con aquel sobresaliente salto que había ignorado por completo como algo fuera de lo normal, tenía en cuenta haberlo visto a él hacer algo similar en el primer avistamiento, no necesitaba ocultar su capacidad. Esta era una batalla entre dos esperes, de los cuales uno no había expuesto su principal capacidad de proyección de cálculos.

Sin dar respiro, al acabar de hablar y sonar sus huesos, tomó una posición de preparación para demostrar que ahora iría en serio, y que al mismo tiempo, debía de ser tomado en serio o no se haría responsable de cualquier rotura a su favor. Posicionado con firmeza sobre la parte aun en pie del tejado, mimetizo la forma en la cual los guerreros Z gritaban cargando su ki, sólo que sin necesidad de gritar de por medio. Comenzó por elevar y hacer vibrar todo escombro minúsculo a su alrededor hasta que por lo menos alcanzase la altura de la cabeza de quien aún permanecía sobre el suelo. Y a la misma vez que usaba su tele-kinesis de manera estética, cargó su cuerpo de estática hasta el punto que pequeñas descargas podían ser visibles sobre su cuerpo, erizando su cabello a causa de la misma electricidad con la cual se cargaba. Sus agallas habían alcanzado la segunda fase, la cosa ahora se volvería completamente seria.

De un momento a otro dejó caer los sedimentos nuevamente libre de albedrío, quedándose parado allí con su estática aun presente. —¡Prepárate!— Exclamó con todas sus agallas en su espera. Esta vez iría a la ofensiva, pues estaba esperando que el criminal mostrase sus cartas trampa de una buena vez. Si continuaba tomándolo a la ligera, no haría que evitara romperle un par de huesos antes de acabar. Si no se defendía, no se haría responsable. Era él quien le había perseguido para comprar sus agallas. Attack, lo estaba usando para entrenar, algo que lo haría quedar bastante mal realmente ante los demás si este decía ser un héroe.



Off:
Lamento la respuesta tan tarde, me distraje mucho con alguien y otras cosas de paso :'D
¡Vamos con todo ahora!


—Hablo— | Npc: —Habla—


[Sogiita Gunha] [¡Cronología!] [Japonés] [Esper gemstone]

Crashiko for the win!
No Guts No Life

Cositas <3:

Invitado te invito a mi GALERIA
avatar

Edad :
26
Dromes :
1817
Reputación :
84
Mensajes :
552

Ver perfil de usuario http://www.artenpapel.es.tl
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Pelea Re: ¡Atención todas las unidades! ¡Tenemos un sospechoso vestido de blanco! || Elio

Mensaje por Elio el Jue Jun 01, 2017 4:26 am

Aquel rodillazo debió ser el golpe más impecable que dio en toda la pelea hasta el momento, fue rápido y el oponente no pareció tener como contrarrestarlo, aunque claro, técnicamente sacrificó una mano para seguir de pie. Puede que no fuera devastador o similar pero es primera vez que el villano retrocede para tomar distancia, aunque fuera para volver más fuerte a la batalla resultaba una buena noticia, se lo estaba tomando en serio y de manera más precavida; lo que vendrá a continuación será lo serio, no más juegos ni calentamientos, va a doler mucho pero aun así la emoción transformó el deber de la justicia en algo personal, un rival fuerte al que derrotar.

El sujeto se soltó del agarre junto con el desinterés del joven por mantenerlo, pues terminaría siendo perjudicial siendo la única mano con la que puede hacer algo. Seguido de esta acción, el sospechoso ejecutó un salto inhumano para aterrizar sobre un tejado demacrado, uno como los que Elio había dado anteriormente en las calles, algo predecible y poco sorprendente en comparación con el ataque que realizó previamente en su contra.

El extraño tronó los huesos de su cuello y  propuso de una vez ir más en serio mientras seguía haciendo sonar el resto de sus huesos, de esto se puede intuir que su cuerpo recibe los daños como cualquier humano pero debe ser su tolerancia al dolor lo que hace parecer como si no le pasara nada grave, así como pasó con los golpes que recibió anteriormente, aunque a pesar de eso debe tener un poder destructivo mayor a lo demostrado hasta ahora, al menos reveló una técnica sin poder aprovecharla al máximo y con esta demostración de poder es posible hacerse una idea del grado de peligro que representa este sujeto.

El ambiente comenzó a cambiar una vez que el luchador de blanco manifestó su poder tanto en el escenario como en el mismo, corrientes eléctricas recorrían su cuerpo a la vez  que era posible ver como pequeños escombros flotaban, incluso el cabello de aquel tipo se erizó, a pesar de que la situación que es totalmente seria, cabe admitir que la se veía bastante genial en ese estado, aunque por como se ve no será un espectáculo bonito.

Las rocas y escombros en el aire cayeron al suelo y aquel hombre posicionado en el tejado dio el aviso definitivo del inicio de la segunda ronda, poco faltaba para el potencial de estos dos reluzca en batalla, puede que uno de ellos no salga de ahí con vida, además el criminal se notaba con una determinación inquebrantable con respecto a salir victorioso del encuentro.

Con total tranquilidad, Eilo caminó hacia una roca de muchas que había tiradas en el suelo, recogió una que podía ser perfectamente envuelta en su mano –como digas… pero antes- dijo en un tono lo suficientemente alto como para ser oído por el criminal en la altura más no parecía serio al hablar, en vez de eso se veía como un típico adolescente desinteresado sobre lo que le hablan; lanzó la roca al aire para luego atraparla y ponerse en posición de lanzador –atrapa!!- dijo al mismo tiempo en que arrojó aquella roca en contra de su oponente, y esta iba con un plus de poder, potenciada con ayuda del aire, siendo su brazo como un cañón de aire a presión disparando proyectiles a toda velocidad; lanzar algo así se podría considerar como una falta de honor en batalla al ser injusto, o peor en este caso, una falta de agallas de su parte pero el ataque no tiene ninguna intención de dañar al oponente o algo parecido sino probarlo, con las capacidades mostradas hasta el momento es casi obvio que podrá manejar una simple piedra más veloz de lo que el ojo humano capta, ¿o no?, resultaría decepcionante que el disparo acierte en su objetivo, tantas agallas tiradas a la basura por una piedra.

En los pocos segundos que el proyectil tarda en llegar a su objetivo, se puede ver al lanzador con una sonrisa, como si supiera el resultado de su acción y este satisfecho con el producto de esta.




(pienso)- narro--hablo-
avatar

Salón :
1 A
Edad :
16
Dromes :
25087
Reputación :
2
Mensajes :
89

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Pelea Re: ¡Atención todas las unidades! ¡Tenemos un sospechoso vestido de blanco! || Elio

Mensaje por Attack Crash el Sáb Jun 03, 2017 5:11 pm


Las agallas. Sus agallas. En todo momento estaban atentas a lo que el muchacho delincuente decía y hacía; aunque Attack Crash ignoraba en gran parte lo referido a este. ¿Cómo le ignoraba y sus agallas le prestaban atención? ¡Misterios de la vida! Aún desconocía la principal función del castaño, mas podía por lo menos darse una idea ante las minúsculas demostraciones involuntarias que anteriormente había presenciado al observarlo en aquel lejano edificio. Su sospecha apuntaba a un accelerator, psíquico -como él mismo lo es- o un electromaster; aunque esta última sólo se debía a la dificultad visual que la distancia creaba, podía ser tan sólo un engaño a sus ojos, era la más fácil de descartar. Aun necesitaba más información para poder catalogarlo como algo específico; hasta el momento no parecía haber utilizado ninguna habilidad, ya fuera por querer ocultarse o cual fuere su razón. Sus golpes podían descartar toda hipótesis sustentada, pero a la misma vez podía solamente estar mintiendo y guardando un as bajo su manga; y no exactamente las cinco cartas de Exodia.

Las agallas, sus agallas. En ningún momento hacían diferencia por el género, edad, o lo que fuera. Sus agallas siempre le harían demostrar las agallas suficientes para afrontarlo todo; ¡todo! -incluso aquella persona que sabía superaba con creces sus agallas-. A la misma vez, omitían también las acciones del criminal, por lo que no importaba que fuera lo que cometiera, este podía tener en cuenta una petición siempre y cuando demostrase tener agallas para tenerla presente. Estaba preparado, sus agallas estaban preparadas; pero él, aquel, no parecía del todo interesado. Con sumo desinterés le hizo una simple petición: atrapar la roca que lanzaba contra él. Pues era algo tan absurdo y simple, que le sería ridículo negarse, carecería de agallas de su parte si lo rechazara. Tenía las agallas para aceptar esa petición incluso sin siquiera pensar con sus agallas en que debía aceptarla.

—¡Claro!— Exclamó con total aceptación e inocencia la extraña pero simple petición. Si, muy literalmente había tomado su palabra en serio. ¿Cómo podía decirle que no, si había demostrado tener las agallas suficientes como para mantenerse aún de pie ante sus agallas? Fue por eso entonces que, al ver como la roca se desprendía de los dedos, divisó y calculó la distancia entre ambos; la fuerza ejercida para que tomase aquel primer impulso, la resistencia del viento, y hasta la gravedad que afectaría al objeto en ascenso. Con ello podría estimar la aceleración con respecto a la masa del material arrojado, y la fuerza necesaria y el momento adecuado para sujetarlo. Podía ser medio idiota en ocasiones, y algo tonto también; pero no era precisamente malo calculando. Extendió su mano por reflejo, acatando la orden que la perturbación del AIM provocaba, y atrapó la roca con su mano...

¡Crack! Gunha, o mejor dicho, Attack Crash, detuvo la inercia del proyectil abruptamente haciendo que su brazo sonara y retumbara como respuesta. Como si hubiera ocurrido en cámara lenta; la palma de su mano logró amortiguar parte el impacto, creando una peligrosa y dañina onda de retroceso como reacción que, tras mantener de manera recta y firme el brazo extendido, transmitió el estímulo negativo a través del mismo hasta alcanzar el extremo final donde se encontraba la articulación del hombro. Sus cartílagos y tendones internos habían sido los primeros en recibir la onda de choque transmitida. No obstante, el mayor daño acabó siendo en la zona de impacto. En su muñeca se generó una luxación que descolocó tanto su cubito y radio con todos los huesos que formaban su mano. El impacto transmitió, además, la sensación punzante que acabaría penetrando la médula entre sus vertebras dorsales. No podía describirlo como un dolor, pero si una considerable molestia. No estaba mal, tenía agallas.

Attack Crash esbozó una gratificante sonrisa, satisfecho tras haber realizado correctamente el pedido del ajeno, aunque este fuera para él un criminal buscado. Y sin soltar la piedra que su mano dificultosa podía sostener, sometió sus propios músculos y tendones para evitar dejarla caer, ya que en ningún momento le habían pedido dejarla, sólo atraparla. Ignoró su estado y se propuso continuar con lo que había mencionado anteriormente. ¡Ponerse serio! ¡Con todo y sus agallas! ¡Esa roca le había dado a comprender que se trataba de un accelerator! ¡Sería una pelea de lo más difícil!

Adoptó una posición de salto en lo alto, para tomar aun más altura debido a su actual ubicación. Y luego de realizar el impulso necesario, saltó hacia los cielos empleando su principal característica sobre sí mismo; impulsando su propio cuerpo en contra de la gravedad y la resistencia del aire en la cual normalmente se vería afectado. Desde la altura, tanto su chaqueta desafiante de las leyes naturales de la gravedad que jamás se despegaba de sus hombros, y su mano que también actualmente flameaba acorde el aire dictaba; se posicionó delante de la circunferencia del sol, creando en puntos precisos, pequeños campos por los cuales procuraría desplazarse a base de saltos.

¡Uno! Usando todas sus agallas pisó con rudeza el aire de manera lateral, cambiando la dirección de sí mismo repentinamente. ¡Dos! Aún con más agallas repitió la misma acción, pero esta vez haciendo que su cuerpo fuera impulsado hacia el suelo a mayor velocidad. ¡Tres! Realizó por última vez la misma hazaña al estar a tan sólo un par de metros de aquel que no había aclarado sus crímenes; haciendo que de un segundo a otro pasara por encima de él, haciendo que su cuerpo se dirigiera al punto inicial del cual habría iniciado su maniobra aérea, pero no sin antes dedicarle un par de agallas como regalo. —¡Puño increíble!— Exclamó usando la mano derecha que aún se mantenía intacta, en un golpe al aire mismo, con el objetivo de generar el impulso necesario para transmitir a los campos que buscaba detonar.

Durante sus saltos aéreos; los cuales hacían parecer a simple vista que saltaba y golpeaba el aire cambiando de dirección con facilidad, había aprovechado a colocar un pequeño campo sobre el hombre del brazo ya herido de su rival. Si ambos tenían la misma mano dañada, no tenía sentido que rompiera esa simetría. Su Attack Crash era bastante fácil de evadir si se contaban con los reflejos y agallas necesarias, además de un movimiento constante. Mas era por ello, que para ejecutarlo con mayor eficiencia, debía usarse a si mismo de como distracción. Al ubicarse entre el sol y el rival, podía facilitar entorpecer la vista y camuflarse al mismo tiempo. Era todo parte de un pequeño plan que sus agallas intentaban llevar a cabo.

Acabado su primer movimiento de seriedad -aunque realmente no había cambiado en relación a lo anterior-, y por inercia descendió nuevamente sobre el suelo, haciendo que sus pies derrapasen levemente entre los pequeños trozos de escombros que anteriormente habría elevado por simple gusto. Sonrió, sin darle la espalda, usando su mano derecha para reubicar la otra en su lugar sin ninguna sutileza. Solamente necesitaba un poco de agallas para volver a colocar sus huesos dislocados, e incluso los que se pudieran romper.


Off:
Explicación gráfica (Dibujo hermoso, lo sé(?))

Hice el dibujo para explicar que al ser un pj de rango, en ningún momento me habría acercado,
y por descripción del poder, no se habría alejado más de 10 metros o no podría atacar. (Y porque me aburría xD)

111 - Attack Crash: ¡Puño increíble!
Desplaza su tele-kinesis interna hacia el exterior inestabilizando sus pequeños campos de psico-kinesis delante de él, de modo que los destruirá al proporcionar un estímulo con su puño, causando así un explosivo efecto secundario a cierta distancia. Este no es más que un daño a nivel atómico, rompiendo las uniones de los átomos de modo muy irregular e incierto, causando fracturas en los objetos golpeados. El daño diferirá completamente dependiendo del material y sus propiedades, si es sumamente rígido o elástico; y variará dependiendo su estado. La rigidez es lo más vulnerable ante dicha explosión, mientras que un sólido flexible podría presentar mayor resistencia. No es capaz de detonar más de cuatro campos al mismo tiempo.

Cada campo es invisible y esférico, aunque se los podría ver debido a la pequeña distorsión visual que estos general al iris de las retinas oculares. Presentan un tamaño máximo es de veinticinco centímetros de diámetro. Estos al momento de detonar con su puño, emanarán por tan sólo un fracción de segundo, una fuente de luz que hará más notoria su existencia. Estos pueden ser detonados acorde a la voluntad de Gunha, con un máximo de diez metros de distancia. A mayor distancia entre ellos, los campos se encuentran más dispersos, lo que los hace más fácil de evitar y a su vez generan menor daño total a los objetos. Sin embargo, a la cercanía, cada detonación puede actuar como un vértice que una las posibles fracturas, causando un daño total un tanto mayor; a tal punto fragmentar rocas, muros y crear aberturas.

  • Clasificación: Ofensiva
  • Duración: Instantánea
  • Alcance máximo: 10 metros
  • Impactos máximos: 4
  • Post de recarga: 2
  • Tabla de daños:

    Grafeno: Sólido rígido. Gran daño (60%)
    Titanio: Sólido rígido. Gran daño, quiebre (60%)
    Diamante: Sólido rígido. Gran daño, fragmentado (60%)
    Roca-Concreto(derivados): Sólido rígido. Gran daño, fractura (60%)
    Acero: Sólido rígido. Gran daño, Fisura (60%)
    Escamas: Sólido rígido. Gran daño, Fisura (55%)
    Hielo: Sólido rígido. Moderado daño, fisura (60%)
    Hierro: Sólido rígido. Moderado daño, fisura (50%)
    Estanio: Sólido blando. Moderado daño, fisura (40%)
    Plomo: Sólido blando. Moderado daño, fisura (40%)
    Cobre: Sólido semi-rígido. Moderado daño, fisura (50%)
    Arcillas-porcelanas: Sólido rígido. Gran daño, fractura (60%)
    Huesos: Sólido rígido. Moderado daño, Fisura/fractura (60% planos - 50% largos/cortos)
    Maderas duras: Sólido rígido. Gran daño, fractura (60%)
    Maderas blandas: Sólido semi-rígido. Moderado daño, fractura (50%)
    Vidrio/Cristal: Sólido rígido. Gran daño, clisado total (100%)
    Cristales blindados: Sólido semi-rígido. Gran daño, clisado casi total (70%)
    Plástico: Sólido. Rígidos, gran daño, fractura (60%) Semi-rígidos, fisura (50%) Blandos y elásticos, pequeñas fisuras (35%)
    Telas: Sólido flexible. Poco daño, rasgado (10%) - Daño transferido al siguiente material -10% absorbido por tela. (Tejidos)
    Músculos-tendones-cartílagos(Tejidos): Sólido flexible. Daño moderado, desgarro (35%)
    Fluidos viscosos: Líquido espeso. Daño mínimo (5%) Dispersión y reincorporación del líquido
    Fluidos líquidos: Líquido fluido. Daño nulo (0%) Dispersión y reincorporación del líquido
    Aire: Gaseoso. Rotura de uniones, presencia de ozono en diminutas proporciones (0%)
    Energías tangibles(Campos de fuerza, E. concentradas): Daño leve. (15%) Posible dispersión y reincorporación de la energía.
    Energías intangibles(Fuego, electricidad, etc): Daño nulo. (0%) Posible dispersión y reincorporación de la energía.



—Hablo— | Npc: —Habla—


[Sogiita Gunha] [¡Cronología!] [Japonés] [Esper gemstone]

Crashiko for the win!
No Guts No Life

Cositas <3:

Invitado te invito a mi GALERIA
avatar

Edad :
26
Dromes :
1817
Reputación :
84
Mensajes :
552

Ver perfil de usuario http://www.artenpapel.es.tl
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Pelea Re: ¡Atención todas las unidades! ¡Tenemos un sospechoso vestido de blanco! || Elio

Mensaje por Elio el Sáb Jun 24, 2017 5:36 am

Pensando esto bien, este tipo podría ser alguien grande si usara sus poderes para el bien, seguramente sería reconocido como un héroe, admirado y querido por todos, protegiendo a la gente… haciendo de esta ciudad un lugar mejor y más seguro para las personas; pero en vez de eso decide tirar a la gente desde los edificios e invitar a estudiantes a pelear. Bueno… quizá esto podría ser aplicado a cualquier criminal con habilidades extraordinarias, pero este en especial no parecía un mal tipo, ¿o es solo que el blanco no es el color más intimidante?

Con todos los datos disponibles hasta el momento de aquel sospechoso se podía sacar la conclusión de que era un tipo en extremo peligroso para los habitantes , y no solo en lo que sus curiosas habilidades respectan, sino también en la actitud que demostraba, siempre decidido, incluso si resultaba dañino o doloroso para su cuerpo, esas ''agallas'' que tanto presume lo hacían avanzar contra cualquier cosa que se le plante en cara no importa lo que sea,  aunque la amenaza que tiene ahora es solo un adolescente y por lo tanto no es extraño que se confíe, pero incluso contra un joven estas tan abundantes agallas que poseía lo hacían ver como si fuera un tonto insensato;  la voluntad no puede soportar tanto castigo así como así, de seguro es un individuo con alguna especie de entrenamiento para poder tolerar el dolor como lo hace él; dejaba la imagen de ser alguien duro a toda costa.

Efectivamente las agallas de ese tipo lo hacen cometer otra insensatez, recibiendo con la mano desnuda la roca que el joven lanzó. Esto no sería problema si es que el objeto hubiera ido a una velocidad regulada, pero no, iba con increíble velocidad hacia la mano del sujeto, que la atrapó exitosamente a costa de su mano, que según lo que se pudo escuchar, lógicamente quedó con algún hueso roto a causa del impacto. Una prueba de agallas y valor aprobada a la vez de cumplir con las expectativas del lanzador, aunque en ningún momento tuvo la intención de dejarlo como el actualmente está, incapacitado de una mano,  quizás el brazo del de blanco esté en peor condición; solo quería estar seguro si es que esas agallas eran verdaderas, y lo eran.

El criminal, haciendo uso de su aun desconocida y extraña habilidad, ejecutó una serie de saltos en el mismo aire, usándolo como apoyo para dar sus impulsos; así quedó a unos metros del que se mantenía en el suelo, exclamando un ataque con un puñetazo al aire. Un destello pudo ser visto por el joven, una luz por encima de su lado herido, solo por ver eso fue capaz de reaccionar a tiempo como para dar un salto hacia atrás para evadir la explosión que provocó este destello, más su brazo no corrió la misma suerte al verse afectado con la explosión, una quemadura de segundo grado justo en la mano que ya había sido herida –¡Maldición!- exclamó de dolor mirando su mano casi en su totalidad roja y con sangre, incluso parte de la chaqueta se había quemado.

Desviando la mirada hacia su oponente, con dolor e ira plasmados en su rostro, comienza a reunir aire en su mano buena y correr en lo que este proceso se completaba, tal fue la cantidad de aire concentrado que hasta era visible como todo se dirigía solo a un punto. Solo le tomó de unas zancadas para llegar a su objetivo velozmente con su ataque listo y ¡BUM! Impactó con su mano al pecho del rival, liberando al instante la gran cantidad de aire que tenía contenido en esta, mandando al contrario volando hacia la estructura en la cual se encontraba parado antes de iniciar sus saltos. Aquella estructura vieja no aguantó y cedió ante el impacto del afectado en el concreto, derrumbándose en el acto, dejando enterrado en los escombros al oponente; quizás no represente tanto daño como puede parecer y emerja de los restos, fue más la furia del momento lo que impulsó el ataque.

El joven cayó de rodillas al suelo, sujetando su antebrazo evitando el contacto con la zona quemada, con algunas lagrimas recorriendo su cara; ardía intensamente, tal vez una quemadura de mayor grado hubiera sido más preferible para el momento, no la sentiría por momentos aunque dolería mas después; ahora tendrá que lidiar con el sufrimiento en lo que queda del combate .Con fuerza de voluntad… o agallas podrá seguir como si fuera el comienzo de la batalla, estamos hablando de un poderoso criminal que debe conocer la justicia sea como sea, y mientras más tiempo pasaba las razones se hacían más evidentes; no importa que tanto daño tenga que sufrir para vencer, el sospechoso no se irá así como así.

-okey… - dijo para sí mismo levantándose lleno de firmeza secándose las lagrimas de su cara con el antebrazo, todo estaba bien excepto la mano quemada, esa estaba temblorosa y con hilos de sangre escurriendo hasta caer al suelo gota por gota –terminemos con esto- dice en voz baja, inmóvil mientras espera a su oponente a pocos metros del desastre, este obviamente va a salir, no esperaba menos de él, tenía las agallas de las que está tan obsesionado y ha demostrado ser un gran contrincante, que de seguro no dejará que todo termine así, aun queda entusiasmo entre el dolor, entusiasmo que puede ser usado para que uno prevalezca sobre el otro.


off:
perdona la tardanza, me bombardearon con exámenes estas ultimas semanas D':

Poder usado:
- Onda repelente: Usando su control del viento Elio concentra una enorme cantidad de aire(el 50% del aire alrededor de el) en su mano repeliendo lo que halla en el lado donde el apunta, sirve tanto como para repeler ataques como al enemigo causandole un 20% de daño y lanzarlo 10 metros de distancia, ademas si el oponente no esta en el rango del ataque no se vera afectado en ningun aspecto(la onda tiene un rango de ataque de 4.5 metros)
-Duracion:1 post
- Recarga: 2 post
-Contra: en el tiempo que este poder es realizado Elio debe quedarse inmóvil y vulnerable si es que la habilidad es evadida




(pienso)- narro--hablo-
avatar

Salón :
1 A
Edad :
16
Dromes :
25087
Reputación :
2
Mensajes :
89

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Pelea Re: ¡Atención todas las unidades! ¡Tenemos un sospechoso vestido de blanco! || Elio

Mensaje por Attack Crash el Mar Jul 11, 2017 9:03 pm


Las agallas del héroe estaban siendo usadas de la manera correcta, contra un criminal; aunque también serían bien usadas si intentaba impresionar a una chica o ayudaba a una anciana a cruzar la calle. Era muy compleja su definición como para una fácil comprensión. Tenía tantas agallas, que incluso en ocasiones parecía no poder tener más, pero acababa teniéndolas igual. Attack Crash se encontraba comparando sus agallas al usar sus agallas contra las agallas del ajeno que, a su vez, también quería demostrar que podía enfrentarse a las agallas del héroe japonés. Hasta el momento había calculado bien, y le habría logrado dañar su brazo izquierdo. No obstante, pese a haber re-acomodado su mano nuevamente, eso no eliminaba el daño físico recibido. Podía no sentir dolor hasta cierto punto, pero si podía sentir las agallas. Era un héroe, debía soportarlo todo con agallas.

El encuentro no había termino, realmente había iniciado. Aun debía ver el verdadero potencial de las agallas del contrincante, quien pese al dolor que sentía, parecía prepararse para algo. ¡Finalmente! ¡Una verdadera demostración! Sabía cuán rápido podía lanzar un escombro, mas aun no podía descartar algunas posibles hipótesis. Debía emplear sus propias agallas una vez más para llegar a una conclusión más específica. Permaneció quieto ante el movimiento de aquel, que usó su brazo aun ileso para impactar sobre su pecho; lo vio, y voló. El héroe que normalmente no podía volar, salió volando contra los dañados cimientos de una construcción cercana, penetrándola hasta hacerlo colapsar. Su cuerpo recibió un golpe directo sobre su espalda al traspasar el primer muro, haciendo que perdiera la conciencia al golpear contra la siguiente pared interna, sobre la esquina de la habitación. El techo y pared cayeron sobre él, enterrándolo dentro de un espacio vacío.

Transcurrieron tres segundos hasta que nuevamente abrió sus ojos retomando el control. Lo único que podía ver era un puro con una pendiente muy inclinada delante de él, aquel que impedía pudiera ver el cielo a falta de tejado en lo alto. Y si, su cubito derecho se había fracturado al igual que dos costillas, nada que no pudiera arreglar. Notó como su entorno cambio en el momento en que se desmayó, pero no por ello ignoró la situación. Presión de aire aplicada sobre objetos. La presión debía ser causada por una fuerza vectorial aplicada sobre las moléculas de oxigeno comprimiéndolas de manera que, una vez seleccionado el objetivo, libraba una dirección de la zona de compresión alterando la resultante para que así la compresión aplicara una fuerza mayor. Sólo conocía una clase esper capaz de manipular las fuerzas de dicha manera, la más peligrosa, accelerator. Desconocía si este aplicaba su principio sobre el aire a causa de no tener una guía o conocimiento avanzado como para aplicarla directamente sobre un cuerpo, pero era mejor así, no era letal de dicha manera. Por otro lado, eso no significaba que pudiera menospreciar un poder universal de dominio total. Iba a tener que ir realmente en serio si no quería que sus órganos fueran aplastados por un simple tacto, aunque, eso significaría causar hemorragias sobre su propio cuerpo. Iba a terminar todo mal, y uno o ambos en el hospital.

Tomó su tiempo para reaccionar, manteniéndose bajo los escombros reacomodando sus costillas nuevamente para evitar futuras perforaciones a los pulmones. Por otro lado, su brazo se veía deforme por tener solo uno de los dos huesos rotos, pero podía usar su brazo así. Finalmente se levantó saliendo por la pila de escombros hasta ver nuevamente la luz. Allí, una vez fuera, sonrió. Estaba completamente listo para el choque de agallas que estaba por ocurrir. Más de un hueso iba a salir mal allí, los músculos quizá no podrían soportarlo demasiado tiempo, mas su estado actual empeoraba más su plan. Podía llegar a morir de un paro cardíaco inducido por el dolor y la pérdida sanguínea que tendría, pero debía detenerlo a toda costa, la ciudad peligraría si comenzaba a manifestar su capacidad de manera más directa. —Es una pena que no usaras tus agallas de una mejor manera— Voceó nuevamente alterando su voz para ser escuchado a la distancia, refiriéndose a que podría haber luchado por el bien como lo hacía él; aunque claro, siempre podía malinterpretarse debido a que todo el conflicto era un malentendido desde su inicio.

Colocó su brazo roto delante alineando y reubicando el hueso de manera que las astillas se acomodaran y dejasen casi en total normalidad el cubito; detuvo el sangrado que su brazo y cabeza mostraban, e inhalo profundamente. Era momento de deshacer las defensas para aumentar el ataque. Podía morirse, pero debía incapacitarlo sin importar qué, ese era el deber de un héroe.

Inmediatamente aceleró su circulación sanguínea aumentando la temperatura corporal irradiando y denotando al mismo tiempo el vapor blanco proveniente desde la periferia de todo su cuerpo. Sus venas comenzaron a marcarse y resaltar durante el proceso. Y en ese momento, todo el dolor que normalmente omitía por solo sentir punzadas sobre el sistema nervioso ante los golpes apareció. Su brazo y mano dolían lo suficiente como para vocear al aire maldiciones, pero tenía agallas, lo iba a soportar aunque muriera en ello. —Este es... ¡el poder de las agallas!— Exclamó conteniendo el dolor. Su cuerpo lentamente entraba en un estado febril por el aumento de la temperatura corporal. Su tiempo, era limitado. Su sangre nuevamente volvió a brotar debido a su actuar.

Se puso en posición para saltar; ya que, ¿quién necesitaba volar si se podía saltar muy alto? Y saltó. De la misma manera que atacó por última vez, acortó la distancia dando saltos en el aire al crear y saltar sobre pequeños campos en manera de espiral hasta estar sobre él. Desde allí en lo alto dio su ultima pisada y en picada se abalanzó contra su pecho usando su palma abierta. No necesitaba golpearlo directamente, sus agallas lo romperían aun sin hacer uso de la fuerza bruta. Debían acabar con todo pronto, no podían perder el tiempo aun si de agallas se trataba. ¡Agallas!


Off:
555 Maximum exposure: ¡Poder de las agallas!
Al realizar todas sus habilidades ofensivas simultáneamente es como entra en este dañino estado, aunque debido a esto, pierde la capacidad de ser tolerante al daño, y la semi-invunerabilidad; a cambio de poder, su cuerpo pierde toda defensa y se vuelve vulnerable. Sus puños podrán ejecutar Attack Crash y Aurora Guard, con la diferencia de que no podrá realizar su Attack Crash a la distancia y que se verá amplificado por el rechazo tanto interno como externo que ocasiona el Aurora Guard, sino que será únicamente a su simple tacto, debido al exceso de numerosos replanteamientos que le impide exponer su máxima concentración.

Gunha se mostrará como normalmente es, con la diferencia de que se podrá divisar la presencia de las venas resaltando por todo su cuerpo e innecesariamente hará visible su temperatura corporal como un vapor blanco proveniente de él. A medida que el tiempo transcurra, su piel comenzará a agrietarse por el mismo rechazo a la energía que sus constantes impulsos nerviosos generan en su propio cuerpo, abriéndole heridas gradualmente. Acorde más prolongue su uso, más perjudicial le será para su cuerpo y hasta para su propia vida. Evidentemente no es algo que pueda utilizar con mucha frecuencia.

  • Clasificación: Soporte ofensiva
  • Duración: 1 a 5 post
  • Veces por tema: 1
  • Tabla de daños:

    Grafeno: Sólido rígido. Gran daño (70%)
    Titanio: Sólido rígido. Gran daño, quiebre (70%)
    Diamante: Sólido rígido. Gran daño, fragmentado (70%)
    Roca-Concreto(derivados): Sólido rígido. Gran daño, fractura (70%)
    Acero: Sólido rígido. Gran daño, Fisura (70%)
    Escamas: Sólido rígido. Gran daño, Fisura (65%)
    Hielo: Sólido rígido. Moderado daño, fisura (70%)
    Hierro: Sólido semi-rígido. Moderado daño, fisura (60%)
    Estanio: Sólido blando. Moderado daño, fisura (50%)
    Plomo: Sólido blando. Moderado daño, fisura (50%)
    Cobre: Sólido semi-rígido. Moderado daño, fisura (60%)
    Arcillas-porcelanas: Sólido rígido. Gran daño, fractura (70%)
    Huesos: Sólido rígido. Moderado daño, Fisura/fractura (70% planos - 60% largos/cortos)
    Maderas duras: Sólido rígido. Gran daño, fractura (70%)
    Maderas blandas: Sólido semi-rígido. Moderado daño, fractura (60%)
    Vidrio/Cristal: Sólido rígido. Gran daño, Perforación (100%)
    Cristales blindados: Sólido semi-rígido. Gran daño, clisado total (80%)
    Plástico: Sólido. Rígidos, gran daño, fractura (70%) Semi-rígidos, fisura (60%) Blandos y elásticos, pequeñas fisuras (45%)
    Telas: Sólido flexible. Poco daño, rasgado (20%) - Daño transferido al siguiente material -20% absorbido por tela. (Tejidos)
    Músculos-tendones-cartílagos(Tejidos): Sólido flexible. Daño moderado, desgarro (45%)
    Fluidos viscosos: Líquido espeso. Daño mínimo (20%) Dispersión y reincorporación del líquido
    Fluidos líquidos: Líquido fluido. Daño nulo (10%) Dispersión y reincorporación del líquido
    Aire: Gaseoso. Rotura de uniones, presencia de ozono en diminutas proporciones (10%)
    Energías tangibles(Campos de fuerza, E.concentradas): Daño moderado. (55%) Posible dispersión y reincorporación de la energía.
    Energías intangibles(Fuego, electricidad, etc): Daño moderado. (40%) Posible dispersión y reincorporación de la energía.
  • Tabla de consecuencias:
    Post 1: Elevación de la temperatura corporal - Sequedad en la piel.
    Post 2: Aparición de desgarros en el tejido epitelial - Sangrado - Calambres.
    Post 3: Proliferación de desgarros en el tejido epitelial - Sangrado - Dolor muscular - desgarros musculares.
    Post 4: Anulación de algún sentido - Sangrado - Proliferación de desgarros musculares - Falta de respuesta del cuerpo - Fisuras óseas - Parálisis parcial - Posibles hemorragias internas - Muerte del tejido cardíaco.
    Post 5: Anulación de algún sentido - Sangrado - Proliferación de desgarros musculares - Falta de respuesta del cuerpo - Fracturas óseas - Parálisis parcial - Hemorragias internas - Muerte del tejido cardíaco - Múltiple muerte del tejido cardíaco - Derrame cerebral - Perdida de conciencia seguida de convulsiones - Muerte.





Algo así lo que hace

avatar

Edad :
26
Dromes :
1817
Reputación :
84
Mensajes :
552

Ver perfil de usuario http://www.artenpapel.es.tl
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Pelea Re: ¡Atención todas las unidades! ¡Tenemos un sospechoso vestido de blanco! || Elio

Mensaje por Elio el Vie Ago 11, 2017 3:57 am

Por un momento parecía que todo había terminado, el rival se encontraba enterrado en los escombros y no daba señal de poder salir por sus propios medios, o de estar vivo siquiera. Pero resultó que no, la voluntad o agallas del sujeto fueron el motor que lo hizo salir al exterior. Y como lleva haciendo todo el encuentro, seguir con sus insinuaciones acerca de las agallas y el uso que se les debía dar a estas; casi ni se entendían sus mensajes, pero bueno, tampoco le va a pedir que le explique lo que quiere comunicar, el idioma de las agallas que aun no sabe traducir.

El chico quedó atónito al ver salir al sujeto, resulta realmente increíble el hecho de que ha podido levantarse después de todo el daño recibido, debe de tener más de un hueso roto y aun así se ve con la suficiente firmeza como para seguir peleando. Y por si fuera poco pudo ejecutar esos inexplicables saltos en el aire que había hecho antes para atacar, dirigiéndose al pecho del adolescente con un ataque en picada al dar su último impulso. Este ataque lo podría dejar realmente dañado, o incluso matarlo si da en el punto exacto; pero no se dio debido a que pudo, aunque con mucha dificultad, detener la mano del oponente agarrando su muñeca con su mano buena, quedando a pocos centímetros de su cuerpo. Debido a la velocidad a la que iba, mantenerse totalmente firme le fue imposible, cayendo de rodillas al no poder soportar en su totalidad la fuerza del ataque. ¿Cómo es que puede tener tanta fuerza con lo dañado que está? A medida que más se alarga el encuentro, más interrogantes aparecen acerca de este sujeto, quizá el joven que tiene como contrincante no sea suficiente para detenerlo.

Para alargar distancia entre ellos, hizo uso de su pierna para empujarlo en el pecho, quedando a pocos metros uno del otro. Debía atacar si quería ganar, pero las hazañas logradas por el contrario son suficiente razón para hacerlo pensar dos veces, mantener la distancia será mejor, poco ha demostrado poder hacer cuando hay mucho espacio entre ellos y la situación no está como para arriesgarse a darle la oportunidad de asestar un golpe directo solo por intentar golpearlo.

-Debo reconocerlo, tú y tus agallas son bastante fuertes- dice entre jadeos de cansancio, con gotas de sudor bajando por su rostro, debía admitir que un oponente como este no es alguien a quien te puedas tomar en broma, es un verdadero peligro que debía ser detenido. –Pero pero ni con ellas ves venir esto- manifiesta con una sonrisa confiada en el rostro, delatándose casi como en burla. Para hacer esto justo, dio una pequeña advertencia de lo que venía, sin revelar nada concreto. Solo que, el enemigo al gritar sus ataques se hacía predecible, y los acontecimientos le han otorgado una especia de equidad a la pelea, claro ejemplo tenemos con los brazos de los combatientes, y si el contrario anuncia sus movimientos, ¿por qué no hacerlo también de cierto modo?

Luego de un pequeño análisis sobre el enemigo, pudo darse cuenta de que este recurre siempre al combate cuerpo a cuerpo, y por lo tanto no  debe tener mucho que hacer a largas distancias, claro, podría ser que solo es su estilo y está más cómodo luchando así, pero guiándonos por la idea de que las distancias le cuestan se podrían sacar buenos resultados al intentar. Ya que, en cambio no se puede decir lo mismo sobre el más joven, después de todo, él si tiene algún truco por ahí que le ayude a tener mayor control de la pelea recibiendo el menor daño posible, evitando que se le acerque, pero no significa que sea menos efectivo por eso; solo es una de algunas cartas que ha estado guardando a lo largo de las rondas para ser usadas en momentos convenientes. No será la gran cosa, pero servirá en su cometido.

Después de haber marcado distancia con respecto al enemigo,  tardó casi nada en actuar. Con una expresión que denotaba el desgaste y esfuerzo empleado en mantener el ritmo, solo dio una zancada, que no resulta ser lo suficientemente larga como para llegar al criminal, y a pesar de eso, él ya se encontraba realizando el movimiento equivalente al de un puñetazo común, solo que lanzando su puño hacia  la nada; o bueno, eso es lo que él quiere que parezca, ya que el gesto que hizo no fue por nada. Aprovecho sus habilidades con el viento para ’’lanzar‘‘ un puñetazo hacia el tipo que tenía en frente, con la misma potencia que uno de sus golpes promedio, solo que este va con estrategia y el punto más fuerte de esta habilidad, es que se requiere de un buen ojo para poder notarlo, ya que a pesar de ser translucido, no es invisible, solo difícil de ver a simple vista; y sumado al acto de distracción recién hecho, está todo bien armado para un ataque exitoso.

Acto seguido del proceso realizado, retrocede algunos metros para comprobar si lo que dice acerca del enemigo es cierto y este no tendrá más opción que intentar acercarse, si sale como lo esperado, que bien, y si no, siempre se podrá intentar otra cosa. Pero por ahora, que  puede hacer buen uso de la distancia, aprovecha para lanzar un segundo golpe compuesto de aire formando un combo con el primero, solo que este lleva más fuerza que el anterior, pero tardará más en alcanzar al enemigo debido a la distancia en la que fue lanzado.

Prometedora estrategia de no ser por un dato, y es que, tomando en cuenta que estos golpes equivalen a un puñetazo normal con respecto a la fuerza del chico, no le deberían ocasionar muchos problemas a su objetivo, ya que si pudo con una casa viniéndose abajo contra él y ya recibió golpes de parte del joven  sin mostrar daños muy considerables. Resulta un poco desmotivante pensarlo, pero no se pierde nada al intentar ni en confiar en sus capacidades.




(pienso)- narro--hablo-
avatar

Salón :
1 A
Edad :
16
Dromes :
25087
Reputación :
2
Mensajes :
89

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Pelea Re: ¡Atención todas las unidades! ¡Tenemos un sospechoso vestido de blanco! || Elio

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.