FELIZ CUMPLEAÑOS
Hace 6 años se creó esta comunidad con la intención de unir a los roleros y crear una familia. Hoy me es grato decir que se ha cumplido desde el inicio. Bienvenidos a Éadrom, bienvenidos a Takemori.

Muchísimas gracias a todos nuestros usuarios. Este es un triunfo que compartimos no solo con los registrados actuales, si no también con aquellos que se fueron.
Muchas gracias!
6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
CENSO
DE JULIO
¡FIRMA OBLIGATORIA!
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


¿Caso resuelto? [Priv. Red ]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado ¿Caso resuelto? [Priv. Red ]

Mensaje por Wade Starson el Lun Abr 03, 2017 6:54 pm

El parque central era uno de los lugares que más solía frecuentar el detective. La falta de transeúntes por los alrededores y la ausencia casi total de sonidos, ignorando los ocasionales alaridos de combate, hacían de aquel lugar un sitio perfecto para descansar y despejar la mente.

También era un buen punto de control para un detective, pues la mayoría de las pistas de sus casos conducían a ese lugar. Todos los que escaparan de alguien, quisieran esconder algo de valor o enterrar un cadáver, buscaban hacerlo en zonas de escasa población. La falta de testigos era algo irresistible para los proscritos y fetichistas.

Pero Wade no estaba allí por mero entretenimiento sino más bien por asuntos de trabajo… o al menos eso quería creer. Tarde o temprano siempre alguien se acercaba a una persona que vestía como detective, era un hecho científicamente demostrado.

Recordó sus primeros días como agente Espacio-Temporal. Una pista lo llevó a un pequeño espacio verde, muy similar al parque donde se hallaba ahora, lo único diferente era la cantidad de personas y el color de los árboles. “Plaza Aureal” se llamaba, su nombre lo recibió gracias a la eterna aurora boreal que decoraba el manto estrellado. Las flores, arbustos y árboles del lugar iban equipados con lo último en sistemas de crecimiento y personalización automatizado, esta era la principal razón por la cual la mayoría de las plantas medían más de tres metros, poseían un color amarillo azulado y verde rojizo. Un interesante efecto que provocaba dolor de cabeza si se lo admiraba demasiado.

Cuando acabó con sus tareas decidió cambiar el camuflaje de su cosmotraje, vistiendo solo con una cazadora y unos pantalones negros, con elegantes zapatos color azul marino. Se sentó en uno de los bancos resplandecientes de Plaza Aureal y ojeó las primeras holopáginas del diariovisor más reciente. En la siguiente hora tres personas se acercaron para hablar sobre un pariente o amigo desaparecido, dos más que buscaban ayuda para descubrir una infidelidad, una docena intentando adulterio y uno más que quería vender relojes de dudosa procedencia. Este último se escabulló entre la multitud al ver el traje de Wade e intuir que éste era policía.

Regresó de su ensimismamiento cuando observó a Whitley rondar cerca de un árbol cercano. Parecía distraído, persiguiendo algo que solo él podía ver. Mejor así, pensó con optimismo, con algo de suerte me dejará trabajar sin interrupciones. Wade tomó asiento en un banco junto a un gran y frondoso roble, a su lado había un cubo de residuos a medio llenar, un periódico con más de un mes de antigüedad y un hot dog que poseía un pequeño ecosistema a causa de algo verde que crecía sobre el alimento. Era seguro que eso mataría a cualquiera de un bocado, más efectivo y letal que el mejor veneno.

El detective se preguntó si los volantes publicitarios que repartió aumentarían su trabajo:

Agencia de detectives, Wade Starson & Whitley.
Especialistas en: protección, misterios, asesinatos, exorcismos, extorsiones, conspiraciones, espionaje, venta i-legal de órganos-productos de belleza.
Encontramos a tus seres queridos desaparecidos (no garantizamos su seguridad)
¡Búscanos en el Parque Central y recibe un descuento! Si no estás satisfecho con nuestro servicio, te reembolsamos tu dinero.

Descuentosolovalidoparalosprimeroscincominutosdespuésdeleerestemensaje.
El trabajo no marchaba tan bien como Wade hubiera querido y esos volantes era todo lo que se le ocurría. Este mundo es muy primitivo, se dijo, ni siquiera cuentan con un sistema de trasmisión craneal, así uno no puede hacer publicidad de forma veloz. La Agencia, empresa con la que trabajaba antes de quedar atrapado en este planeta, encontró la forma de meter publicidad en los sueños de las personas e incluso en las propias estrellas. Todo aquel que mirara hacia el cielo nocturno vería, además de millones de pequeñas lucecitas, mensajes de los patrocinadores que salían de ellas. Los más comunes eran los anuncios sobre refrescos dietéticos, productos que prometían la belleza eterna y artilugios para escapar del posible fin de los tiempos. Pura basura, sí, pero al menos era más eficiente que el servicio que ofrecía Éadrom.

Hasta el momento podía contar con las manos los contratos que consiguió desde que llegó a la ciudad, hacía ya más de dos años. La mayoría de estos trabajos consistían en buscar alguna mascota desaparecida, cuidar de personas mayores y muy precoces; y participar en los planes para un inminente, aunque forzoso, cambio de gobierno mundial. Esto último le causó gracia y decidió unirse solo porque ofrecían comida gratis y un lugar donde pasar las frías noches. No era mucho, pero para alguien con gustes simples como Wade era más que suficiente.

Wade cogió el periódico y comenzó a leerlo. Tendría que estar allí algunas horas más, hasta que anocheciera, con la única compañía de una esfera flotante y elocuente. Ese trozo de papel arrugado, ajado y húmedo resultaba algo mucho más valioso. También el hot dog, acumulando moho en el suelo, comenzaba a verse apetitoso…

El detective deseó, con todas sus fuerzas, que alguien lo interrumpiera antes de que cometiera alguna locura.
avatar

Dromes :
14744
Reputación :
12
Mensajes :
102

Ver perfil de usuario
ALIENS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Caso resuelto? [Priv. Red ]

Mensaje por Invitado el Sáb Abr 08, 2017 3:28 am

-Diablos-Murmuraba dándose vueltas frente a la cama-¿Me estas jodiendo verdad? Dime que me estas jodiendo...agh!-Seguía murmurando para si misma algo enojada, incluso le dio una patada a lo primero que se le cruzo para luego volver a detenerse y quedarse mirando el vestuario que estaba en la cama-Esto es el colmo. Yo, yo te voy a matar...la próxima vez, prometo que te haré picadillos-Termino de decir para tomar la ropa e ir a cambiársela de una vez al baño. La pelirroja llevaba mas de media hora maldiciendo enfrente de la cama solo porque en esta ocasión su compañero se había encargado de que la ropa fuera literalmente para vestirse como una niña pequeña, o al menos aparentar lo mas posible aquello-Respira Red...Esto no es nada, solo piensa en...en..en ella...-Se intentaba animar en lo que se ponía sus lentes de contactos para cambiar el color de sus ojos, sin embargo, eso no le subía ni siquiera un poco el animo, solo la deprimía mas al mismo tiempo que la ayudaba en cierta manera a concentrarse "No se permiten errores" Se decía así misma en lo que ahora se ponía sus lentes para no andar de patosa.

El encargo de hoy trataba de ir a buscar información, ¿De quién? Con suerte sabia. No le habían querido dar datos de la persona, es mas, lo único que sabia era el nombre, el sexo y la raza, todo lo demás era desconocido para la chica, y no era muy diferente a lo que sabia aquella organización, sino ¿Para que mandarla a buscar información?-Tks...odio las faldas-Se quejaba Red en lo que terminaba de acomodarse el pelo, incluso se podría decir que se tuvo que peinar diferente. Dos coletas, una a cada lado con la capucha puesta es lo que se había decidido ademas de la mochila que llevaría donde se encontraba el dinero, claro no seria tan descuidada para llevarlo suelto, estaba todo dentro de una especie de lunchera, juntos con otro aperitivo encima de esta para cubrirla por si algo malo sucedía en el proceso. Bajo su chaqueta tenia una pistola por si las dudas "Nunca iría sin ella...me ha salvada de tantas" pensaba en lo que la ubicaba bien para que no se notara ni se cayera. No es como si Red fuera a ocuparla siempre, solo era por si acaso, ya que con eso de que casi siempre quisieran atentar contra su vida al menos en las entregas porque no entendían que no iban aceptar menos de lo que pedían, pues siempre era "Hora de correr". Otro suspiro se escapo de la chica antes de terminar de arreglarse los detalles, era algo tedioso tener que hacer aquello cada vez que tenia que ir hacer un encargo o algo por el estilo, pero no podían reconocerla, tenia que cambiar su aspecto con todo lo que tuviera a la mano "Kokonoe seguro lo haría mas rápido ..pero eso seria poner en peligro mi carrera...lo que mas amo" Negaba con la cabeza rotundamente aquella idea para luego simplemente colocarse un pequeño auricular en uno de sus oídos  y llevar en la mano, dentro de uno de los bolsillos de la chaqueta un celular con el cual apretó un botón para llamar al perdedor de su compañero-Lista-Hablo algo fuerte antes de salir de su departamento y caminar hacia el parque central de Éadrom.

{....Busca un chico de cabello rojo con pinta de perezoso por el lugar, seguro esta en algún asiento...}


Aquello era lo que escuchaba a través del audífono y como de costumbre el volumen estaba bastante bajo, lo suficiente como para que solo ella escuchara al mismo tiempo que aquello estaba tapado con su cabello y no se notará-Ni se te ocurra reírte cuando empiece hablar...o te ira muy mal-Advirtió en voz muy baja antes de dar con el que parecía ser el investigador según los datos dados por su compañero, que no eran la mejor descripción, pero al menos entendía a lo que se refería.

{...Es él, puedes proceder. Por lo que dicen los papeles solo tiene un robot de compañía...}

Gruño ante el último comentario para darle entender que no debía subestimar a nadie, y menos a un robot que eran lo menos predecible cuando no conocías su procedencia ni nada de ellos "Espero que este tipo no de problemas, no tengo ganas de correr hoy día, y menos con falda. Maldita seas Henry" Fue lo último que se dijo mentalmente antes de acercarse al chico con una sonrisa inocente-Al fin te encontré hermano, dijiste que estarías en el parque pero no donde..moo~-Por suerte, sus gestos de amabilidad y de alguien inocente no se veían nada forzado como era de esperarse, después de todo por algo había actuado tantas veces en su pasado, claro con otra imagen-Bueno, no importa...tampoco fue tan difícil-Prosiguió antes de que el chico le dijera algo en lo que esta se sentaba al lado suyo sacando la mochila y poniéndola enfrente-¿Me has traído lo que te pedí?-Pregunto en lo que sacaba la lunchera para mostrársela -Porque yo si he traído tu almuerzo~-Volvió a sonreír de manera inocente en lo que lo miraba mientras a través del auricular escuchaba unos ruidos extraños. Era obvio que el tipo ese se estaba aguantando la risa, y ella en su mente estaba maldiciéndolo profundamente. Odiaba tener que vestirse diferente para cada ocasión, aparentar ser otra persona y disimular ante un gran publico para que nadie supiera del negocio prácticamente ilegal que se estaba haciendo.

-Ahí esta la mitad del dinero, primero necesito confirmar los datos y te daré el resto obviamente-Murmuro para que solamente el pelirrojo enfrente la escuchara, cambiando solo por un instante el tono de voz al igual que su mirada a una seria, para luego volver a sonreír como toda una niña inocente que parecía reunirse con su "hermano mayor" para entregarle el almuerzo con algo de retrazo. La apariencia, la actuación todo era para que en el fondo aquella especie de mafia no fuera descubierta, aunque no entendía porque simplemente no hacían este tipo de trabajo en lugares como un bar, clubes nocturnos, no, tenían que ser lugares arriesgados como el parque, ¿Acaso intentaban demostrar que no le temían a nada? O ¿solo querían evitarse el problema de ser descubiertos en lugares obvios de ese tipo de negocios? Cual fuera la razón, a Red no le importaba, solo le fastidiaba tener que hacer este tipo de entregas en lugares con tanta gente siendo un posible testigo, y bien podrían ser dos o cuatro personas, para ella seguían siendo mucho.

{...Insisto en que no me gusta estar cerca tuyo cuando haces eso...}

Escucho como un comentario totalmente innecesario de su compañero por lo que solo soltó una pequeña risa como respuesta a su compañero mientras se centraba en sacar una pequeña bolsa de papel con un par de dulces. Ya le había dejado la lunchera enfrente con la mitad del dinero dentro, ahora solo esperaba que le dieran los datos, fuera en papeles, pendrive, o que se los dictara, cualquiera estaba bien, estaba preparada para cualquier método mientras lo entregara de forma discreta. Cualquier detalle que se le fuera por ahí podría ser perjudicante, solo por el echo de que tenía a un cierto traidor por ahí que no dejaba de volver su vida, su trabajo aun mas difícil, pero que en esos momentos le escuchaba algo asustado por una simple risa.


Vestimenta:
La imagen es para que te hagas una idea solamente del vestuario.
La falda es de color completamente roja, no lleva la cinta obviamente y lleva unas tenis de color gris. El color de los ojos de Red en este momento son verdes, y los lentes de marco negro.
avatar


Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Caso resuelto? [Priv. Red ]

Mensaje por Wade Starson el Jue Abr 20, 2017 5:24 pm

No se podía decir que Wade odiara su trabajo, aunque no tenía demasiados encargos, la mayoría de las gentes que conocía eran raritos u olían mal, al menos le permitía distraerse un poco y permitirle explorar mejor los rincones del nuevo mundo en el que se encontraba.
Pero tampoco se podía decir que Wade amara su trabajo. La paga era mala, los clientes se comportaban como personajes sacados de novelas clásicas de detectives, actuando de formas sospechosas, aunque, irónicamente; intentaran parecer normales. Para hacer justicia a esta teoría el detective vio a una muchacha vestida como una niña pequeña, imagen que sin duda fue idea de algún otaku que se encerró en su casa y prefirió el contacto del látex al de la piel ¿Quién se vestía así? Parecía sacada de alguna novela cursi.

Wade prefería mantenerse al margen en esas situaciones, lo último que necesitaba era verse involucrado con personas tan raras como… espera, ¿está mirándome? Ahora viene hacia aquí, oh dios mío es el cliente. Se lamentó el pelirrojo, ¿por qué siempre me tocan los más raritos?

-Al fin te encontré hermano, dijiste que estarías en el parque pero no donde..moo~—Dijo quien aparentaba ser una niña pequeña —Bueno, no importa...tampoco fue tan difícil.

¡Se está sentando aquí! Volvió a lamentarse Wade, tranquilo, solo ignórala, tarde o temprano se cansará y…

¿Me has traído lo que te pedí?-Pregunto en lo que sacaba la lunchera para mostrársela -Porque yo si he traído tu almuerzo~—Volvió a sonreír de aquella forma que tanto irritaba a Wade-Ahí está la mitad del dinero, primero necesito confirmar los datos y te daré el resto obviamente-Murmuro.
—Juro que si vuelves a llamarme “hermano” te arrancaré la cabeza y se la daré de comer a las palomas, niñata —advirtió Wade sin apartar la vista del periódico, ya no podía seguir soportando esa voz tan infantil. Había encontrado un artículo interesante sobre la agricultura que podría servirle en el futuro, ¿qué mejor que cultivar tu propio alimento? Así te asegurabas que ningún repartidor de pizza repleto de acné, enfadado por llamarlo estúpido sin estudios, escupiera en tu pedido. Apartó la vista del periódico e intercambió miradas entre la muchacha pelirroja a su lado y el pequeño paquete que sostenía entre manos, frunció el entrecejo y volvió la vista a su artículo—. Deberías saber que no hago los trabajos a medias. Todo el dinero o no hay trato, tesoro.

Ignoró la pequeña caja de metal, no quería arriesgarse a abrirla y encontrar un puñado de dulces, la tarea a medio hacer de una niña o algo mucho peor: un feo dibujo mal coloreado do donde aparecieran ella y él tomados de las manos. Un dibujo tan feo que desgarraría la barrera del espacio-tiempo y haría que los artistas más famosos se levantaran de su tumba solo para reírse de aquella aberración.

Espera un momento, dijo para sus adentros mientras evaluaba las posibilidades. Si se apegaba a su reglamento tan estricto y continuaba siendo arrogante, tal vez esa mujer se quedaría con él, rogando en ese tono tan molesto que la ayudara con su encargo. No podría soportar a dos criaturas odiosas en su vida, suficiente tenía con el estrés que le generara Whitley como para, además, encargarse de los caprichos de una mujer infantil. Suspiró y sacó algo del bolsillo de su chaqueta.

—Allí está la mitad de la información, encriptada con contraseña —esbozó una sonrisa burlona—. Mitad de dinero, mitad de información. Si quieres el resto tendrás que hablar con la esfera que está por allí —señaló a Whitley con desdén, luego volvió su vista hacia el periódico—. Vuelve a hablar conmigo cuando tengas el resto del dinero. Oh, una cosa más —examinó a la pelirroja de pies a cabeza—. Evita usar ese tono tan molesto con él o te hará la vida imposible, te lo aseguro.

Le hubiera gustado darle una extensa charla sobre la importancia de la apariencia en una historia de misterio, que sus zapatos no pegaban con la falda o que los lentes le quedaban muy mal. Pero lo que más deseaba decirle es que, hiciera lo que hiciese, no se acercara a Whitley con aquella apariencia. Decidió guardarlo para él, después de todo estaba siendo un día aburrido y lo que sucediera a continuación podría darle algo de entretenimiento gratuito.




"No puedes morir si ni siquiera estás vivo" —Whitley.
avatar

Dromes :
14744
Reputación :
12
Mensajes :
102

Ver perfil de usuario
ALIENS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Caso resuelto? [Priv. Red ]

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.