FELIZ CUMPLEAÑOS
Hace 6 años se creó esta comunidad con la intención de unir a los roleros y crear una familia. Hoy me es grato decir que se ha cumplido desde el inicio. Bienvenidos a Éadrom, bienvenidos a Takemori.

Muchísimas gracias a todos nuestros usuarios. Este es un triunfo que compartimos no solo con los registrados actuales, si no también con aquellos que se fueron.
Muchas gracias!
6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
CENSO
DE JULIO
¡FIRMA OBLIGATORIA!
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Un trabajo ajetreado [Priv. Riven]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Un trabajo ajetreado [Priv. Riven]

Mensaje por Wade Starson el Dom Abr 02, 2017 1:25 pm

La vida en Éadrom no era precisamente placentera para Wade. La ciudad era un desastre, las personas que aquí viven parecían sacadas de alguna historia de fantasía y, además, estaba Whitley como su único y fiel compañero…

Hace dos años, cuando llegó por primera vez a la ciudad, se propuso que se iría tan pronto como consiguiera una nave que le permitiera regresar a su planeta. Si pudiera volver al pasado, justo en el momento en que se hizo esa promesa, Wade sin dudarlo se golpearía a si mismo por ser tan ingenuo. La tecnología en el planeta que actuaba como su prisión no era lo suficientemente avanzada como para permitirle romper las barreras del espacio-temporal y saltar hacia Neocity, su ciudad natal. Los únicos que contaban con una maquinaria capaz de lograrlo era la Agencia, pero ellos fueron los principales responsables de que ahora estuviera atrapado en Éadrom…

¿Qué pensarías de mi si me vieras ahora, Ary? Se preguntó Wade, mirando taciturno hacia la Universidad, no buscaba un punto específico, se limitó simplemente a observar la distancia que lo separaba. Whitley levitaba a su lado, admirando el paisaje que lo rodeaba con cierto interés. Su cuerpo esférico parecía desprender intenciones poco nobles.

—Wade…
—No lo digas —exigió el detective.
—Pero Wade… —insistió la esfera metálica.
—Este es el lugar, ¿verdad? ¿Dónde está el objetivo?
—¿Por qué supones que lo sé? Y aunque así fuera, ¿por qué crees que te lo diría? Está aquí, en algún lugar. Busca, Wade.

El detective suspiró, deseaba poder destruir a Whitley, pero no era posible. Mientras tuviera puesto su traje, la esfera metálica lo seguiría. Y quitárselo no era una opción, después de todo su cosmotraje es lo único que lo mantenía vivo…

—WAAADE —continuó Whitley con una voz tan profunda, fría y metálica como una montaña de cuchillos. De pronto la idea de morir por inanición, asfixia y radiación no le parecía tan mala.

Por lo general, Wade no solía frecuentar lugares como aquel, pero contrataron para encontrar a una persona desaparecida y todas las evidencias apuntaban a la universidad. La persona en cuestión se fugó de su hogar hacía tres días, los padres revelaron que solía verse con alguien en la universidad. Si eran un par de adolescentes románticos ahora debían estar viviendo juntos, jurando que dejarían los estudios y escaparían a otro lugar… sonaba demasiado cliché, pero Wade no cobraba por dar sus opiniones por cada caso que tomaba.

La universidad le producía nostalgia. Los recuerdos de sus años en el instituto, antes de graduarse como Agente Espacio-Temporal, volvían a su mente como un destello de colores. De pronto el patio exterior, los estrechos pasillos y las aulas repleta de pupitres le parecían lo más normal que había visto en mucho tiempo. La diferencia era que, en el Instituto de la Agencia, los sectores de estudio eran cubículos rodeados por grandes pantallas de cristal que transmitían las materias más básicas a base de imágenes abstractas, colores neutros y sonidos punzantes. Era la forma más rápida de aprender, en pocos segundos, lo que en otras partes del multiverso tardaban años en enseñar. Wade agradecía ver que en Éadrom las aulas de estudio eran normales y no dependían del Sistema Ludovico para que los estudiantes se recibieran. Tampoco se sometían al aterrador intercambio equivalente… el detective sintió envidia.

—¿Por qué no pude estudiar en un lugar tan aburrido como este? —Pensó en voz alta.
—Porque no eres normal, Wade. Ni siquiera eres consciente de dónde estás ahora.

Wade se detuvo en seco al escuchar las palabras de Whitley. ¿No estaba en el patio hace unos momentos? Se preguntó al notar que se encontraba de pie en los pasillos de la universidad. A su lado estaba la esfera, mirándolo con su único ojo azul.

—Wade, te ves algo pálido…

—Cierra la boca, idiota —Wade paseó la vista por el lugar, intentando orientarse, no funcionó.
—Nos hemos perdido, ¿verdad? Y que quede claro, digo “hemos” solo para ser amable, puedo salir por la ventana sin problemas —dijo Whitley con un tono burlón.
—No estoy perdido, solo necesito…
—¿Un guía? Debe haber muchas personas por aquí, deberías hablar con alguien.
—¿Acercarme a alguien mientras una esfera metálica, flotante y muy elocuente me sigue? Prefiero no arriesgarme a que me arresten por un comentario fuera de lugar dirigido a alguna muchacha desprotegida, robot pervertido.
—Ni siquiera puedo sentir esas emociones, Wade… pero podría ocasionar un incendio voluntario y…
—Hazlo y te destrozaré, idiota —advirtió Wade con tono firme.

Esto llevará todo el día, se dijo Wade. Sabía que Whitley no se rendiría. Estaba demasiado cansado como para controlarlo, también debía encontrar a los románticos que querían actuar como Romeo y Julieta antes que alguno cometiera alguna estupidez. Era demasiado trabajo para un solo hombre, si quería resolver el caso tendría que buscar ayuda a alguien que conociera ese lugar… mejor no, pensó al ver a Whitley tan cerca, no quisiera que otra persona deba lidiar con las tonterías de esta esfera…

—Quisiera verte intentarlo, simio estúpido —escuchó la voz de Whitley, parecía lejana.
—Comienzas a irritarme —el detective se llevó la mano a su arma enfundada por acto reflejo, tocando la fría empuñadura y la pequeña correa que la sujetaba a su traje. Era consciente que los disparos no lo dañarían, pero tal vez se sintiera mejor si se descargara un poco con alguien que no pudiera sangrar. Luego lo pensó mejor y suspiró, frustrado, no valía la pena…
—Eso es, busca la salida por ese camino, seguro que tarde o temprano llegas a algún sitio útil, idiota.

Wade dio media vuelta y desenfundó su arma, esperando que los estudiantes no decidieran utilizar ese pasillo para moverse justo en aquel momento o, si lo hacían, que los aventureros fueran el Romeo y Julieta de Éadrom, así completaría su trabajo y podría volver a casa a descansar. Tal vez tomaría un largo y relajante baño, leería un buen libro y escucharía algo de música… cualquier cosa serviría.
avatar

Dromes :
14044
Reputación :
12
Mensajes :
102

Ver perfil de usuario
ALIENS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un trabajo ajetreado [Priv. Riven]

Mensaje por Riven el Jue Abr 06, 2017 3:19 pm

Desde mi llegada a la Tierra mi vida no había sido fácil, acostumbrarse al clima no había sido agradable, pero no solo eso, las costumbres, el modo de vida....este planeta era un desastre, afostunadamente no era un planeta tan aburrido como aparentaba pues había criaturas muy interesantes, más que curiosas que se mantenian ocultas entre los númerosos humanos, aunque era vigente que en algunas ocasiones se han dejado ver pues hay leyendas y rumores que son más que lo que parecen, es decir, historias y cuentos que esconde más de una verdad entre la ficcón. Y ese era mi trabajo durante la estancia en este planeta, averiguar que tipo de criaturas se ocultaban entre la sociedad humana de la Tierra, e investigarlos a la perfección para no tener ningún problema si se daba la situación en la que la centras quisiese este planeta dentro de sus aliados si necesitaba formas este vínculo "por las malas".

Como de costumbre la mañana transcurrió con normalidad, las clases en la universidad se desarrollaban con normalidad, a diferencia de lo molesto que puede ser dar clase a alumnos más jovenes, en la universidad la mayoría de los alumnos se tomaban las asignaturas con mucha más seriedad, lo que me ahorraba tener que lidiar con problemas de cachorros humanos, no era ese mi trabajo, si trabajaba en Takemori era para facilitar mi verdadera tarea, recopilar información.

El día en la universidad estaba a punto de dejar de ser un día más. Estaba en mi  pequeño despacho antes de regresar a casa cuando un sonido proveniente de mi teléfono móvil, o mejor dicho lo que aparentaba serlo, pues aquel aparato con el aspecto de un aparato común para los terricolas, que evidentemente tenía muchas otras funciones, como una comunicaciónm directa con la central espacial en la que trabajaba.
En las ultimas semanas había recibido comentarios de mi superior directo de insatisfacción, mi recopilación de información había dejado de ser tan eficiente como meses atrás, todo debido a la conspiración con aquel demonio, aun no había tomado una decisión y mientras tanto había información que no había presentado sobre él, un pequeño lastre que me estaba causando quejas, quejas que no podía permitirme cuando siempre he sido un subordinado ejemplar, las circunstancias eran más complicadas de lo que me gustaría.
Afortunadamente el mensaje esta vez no hablaba sobre mi bajada de rendimiento o de mi  probable ascenso si me tomaba este trabajo con más "animo" . En esta ocasión era una petición personal de mi superior directo, petición que no esperaba por parte del albino, pero trabajo extra que sin duda acepté, si conseguía hacerle ese pequeño favor quiezás hasta olvidase mi " pequeño error".

Aunque siempre solía mantener una actitud sería y muy profesional cualquiera que me conociese notaría que estaba más relajada y algo más animada de lo normal, después de duros meses de trabajo  por fin tenía una buena noticia entre tanto trabajo y obligaciones.
Sali de la habitación con tranquilidad cerrando con llave como siempre, ya no me quedaba nada más que hacer hasta el proximo día, o al menos eso pensé pues antes de llegar a salir del edificio me toparía con alguien algo peculiar.

Cuando caminaba por el pasillo me tope con una cara nueva, no tení ni idea de quien era ni porqué se encontraba en la universidad. Lo primero que se me pasó por la cabeza era dar media vuelta e ignorarle, siempre que me encontraba con alguien sospechoso rondando por la universidad acababa con más problemas, pero ya era demasiado tarde, sería un acto muy poco profesional dar media vuelta y marcharme.
Suspire profundamente y ajuste mi lentes con calma antes de acercarme al extraño de cabello rojizo con una sonrisa amable, sonrisa tan vacía y sin sentimiento como lo sería la sonria amable más generica.-Buenas caballero ¿Puedo ayudarle en algo? -pregunte con educación, aunque era más que evidente que aquella pregunta era el prólogo de la conversación, solo quería que se marchase o inventase una buena escusa ante la que pudiese hacer la vista gorda y marcharme, suerte había tenido, de haberse topado con la rectora de la zona universitaria de Takemori. Digamos que el cruzarse conmigo era su salvación y mi condena.







Hablo-Narro- Pienso
<3:


avatar

Edad :
19
Dromes :
38047
Reputación :
3
Mensajes :
122

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un trabajo ajetreado [Priv. Riven]

Mensaje por Wade Starson el Jue Abr 20, 2017 5:11 pm

El pelirrojo rara vez utilizaba sus armas de fuego en combate, prefería el estilo de lucha cuerpo a cuerpo, era la forma más rápida y eficaz de sentir la adrenalina recorrer todo el cuerpo. La tecnología en su traje también funcionaba mejor si recibía impactos con armas contundentes.
Durante sus múltiples enfrentamientos contra Whitley no podía decir que su estrategia de utilizar armas contundentes daba resultado, pero tampoco que era un método por completo inútil. La esfera sentía dolor, un dolor simulado, pero muy real. De esa forma Wade se aseguraba de no ser el único en recibir daños y le permitía salvarse de una muerte casi segura, al menos viviría un día más hasta que Whitley quisiera intentar matarlo otra vez, repitiendo el eterno ciclo.

Pero en esta ocasión sabiendo que, sin importar con qué atacara y por su comportamiento impulsivo, se dispuso a usar un arma de fuego en mitad de los pasillos desiertos de la universidad. En su cabeza aquella idea sonaba mucho mejor. Sintió el peso del arma entre sus manos, el frío del gatillo al ser rozado por su dedo e imaginó el sonido que se produciría en el momento de disparar. También escuchó una voz a su espalda, esto fue lo que hizo considerar sus alternativas.

-Buenas caballero ¿Puedo ayudarle en algo?
Se perfiló para ver a la propietaria de aquellas palabras. Estaba detrás, esperando una respuesta.
—Enseguida estoy contigo —respondió Wade con toda la educación que puede ofrecer una persona que está sosteniendo un arma en dirección a una esfera cíclope y con un gran repertorio de insultos. Se volvió para mirar a Whitley, quien parecía aburrirse de permanecer inmóvil tanto tiempo. El pelirrojo suspiró y se encogió de hombros, enfundando una vez más su arma.

Examinó a la mujer de pies a cabeza con desdén. Vestía de una forma muy formal. ¿Será una profesora de aquí? Se preguntó, esperando que no corriera para alertar a la guardia del lugar sobre la presencia de una persona armada en los pasillos. Aún hay trabajo que hacer y no quiero tener que colarme aquí por las noches.

—¿Sabe hacia dónde queda el patio? —inquirió, intentando distraer a la mujer de la posible idea de delatarlo. Tal vez sea como los personajes de series y novelas románticas, se sienta atraída por mí y no me cause problemas, se dijo para sus adentros mientras fijaba su vista en una ventana a medio abrir, la alternativa es saltar y no me apetece ensuciar el traje.

Whitley levitó hacia la mujer y le dedicó una mirada expectante. ¿Por qué no se sorprendió al ver una esfera metálica en medio del pasillo o a un pelirrojo con un arma apuntando hacia ella? Pronto haría que se sorprendiera.

—¡Hola! —exclamó la esfera con una voz profunda y metálica—. ¿Qué tal? Soy Whitley y el idiota a mi lado es un asesino a sueldo. ¿Por qué no huyes y pides algo de ayuda? Estamos muy locos…
—Cállate, idiota —lo silenció Wade, apartando a Whitley con la mano—. No le haga caso, está defectuoso. Mi nombre es Wade Starson, soy detective privado y estoy en mitad de una investigación. ¿Puede indicarme en qué parte del edificio nos encontramos concretamente?

Con un poco de suerte, aquello sería suficiente como para entablar una conversación y evitar llamar aún más la atención. No quería ayuda, le gustaba trabajar solo en los casos, pero esa era una ocasión especial. Mientras antes pudiera dar con Romeo y Julieta, más pronto regresaría a su casa.




"No puedes morir si ni siquiera estás vivo" —Whitley.
avatar

Dromes :
14044
Reputación :
12
Mensajes :
102

Ver perfil de usuario
ALIENS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un trabajo ajetreado [Priv. Riven]

Mensaje por Riven el Sáb Mayo 06, 2017 11:22 am

Mala suerte, no había otra forma de definir aquella mañana, una y otra vez me lamente de no haberme marchado cinco minutos antes, tan solo cinco minutos antes y me habría ahorrado todo el problema, problema que debería solucionar de la mejor forma posible. Y eso había intentado, tan solo haciendo una interrupción amistosa al extraño sujeto que rondaba por los pasillos de la universidad.

Con la cercania podía observar más detenidamente el arma que portaba y aquella extraña esfera que le acompañaba, si, sin duda una humana se asustaría al encontrarse con semejante individuo, pero en mi caso estaba calmada, como si aquello fuese algo común, pues durante muchos años así lo había sido, podría haber solucionado aquel problema tan solo echando a ese tipo de la universidad educadamente, y  así habría sido de no ser por la intervención de ese trozo de chatarra ¿Qué clase de robot ayudante perjudica tanto a su acompañante?. Sin duda solo había una forma de salir de aquella situación sin la necesidad de llamar la atención y era comportarse como una humana normal.

Sonrei amablemente y aplaudí tras las palabras del pelirrojo-Increible actuación, no sabía que este año el club de teatro contaba con un miembros con tanto talento-comenté con cierta sorpresa. No existía tal club en la universidad, o al menos de momento, pero solo una mentira así parecía ser una escapatoria a aquella situación tan comprometida.-No solo la actuación perfecta de una especie de viajero del tiempo infiltrado, tambien un atrezo explendido-añadí sin privarme de acercarme a aquella esfera flotante ajustando mis lentes con naturalidad, tan solo observandola más detenidamente de cerca, con una intención aparentemente inocente, sin duda aquella maquina no correspondía con el desarrollo de la tecnología terrestre, aquel encuentro tan molesto podría convertirse en algo interesante y productivo.

Después de confirmar que aquel chico no era un "loco" cualquiera me límite a seguir la historia que yo misma había inventado, sin ser alumno ni profesor era muy díficil que conociese la inexistencia del mencionado club de teatro, o al menos eso esperaba.-Puede llamarme Riven, soy catedratica licenciada en Ciencias biologicas, de la salud y el deporte.-comenté con calma presentandome como si realmente se tratase de un alumno antes de limitarme a arreglar el problema, ese molesto problema que suponía la presencia de alguien armado y con ese aspecto rondando por los pasillos de la universidad-Y me temo informarle que aunque se trate de una actividad de un club esta prohibido pasearse por la universidad con un arma, aunque se trate de atrezo, podría causar problemas y asustar a otros estudiantes. -sentencie con cierta molestía, si, sin duda aquella situación era delicada, no queria problemas, es decir, queria evitar el tipo de problemas que se tienene cuando te encuentras alguien armado en un lugar público.

Si aquel chico era lo suficientemente inteligente me seguiría el juego para ahorrarse el mismo problema que yo misma quería evitar, de no ser así o de recibir otro ingenioso comentario de aquel robot tendría que ingeniarmelas con otra idea para evadir aquella situación, no me apetecía ser yo la que informase de una extraña amenaza dentro de Takemori.







Hablo-Narro- Pienso
<3:


avatar

Edad :
19
Dromes :
38047
Reputación :
3
Mensajes :
122

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un trabajo ajetreado [Priv. Riven]

Mensaje por Wade Starson el Mar Mayo 09, 2017 6:48 pm

¿Club de teatro? Debe ser… —Whitley guardó silencio cuando Wade volvió a empujarlo, esta vez colocándolo detrás de su espalda para ahorrarse futuros problemas.

Parecía estar a punto de salvarse de una situación delicada, el pelirrojo no iba a permitir que su compañero lo arruinara insultando a la única persona que parecía querer ayudarlo, estaba seguro que no conseguiría a nadie más que actuara con tal normalidad luego de escuchar a una esfera parlante o ver a un hombre empuñando un arma en los pasillos de una escuela.

Aun así, no bajaría la guardia, debía completar su trabajo antes de abandonar la escuela, eso es todo lo que su mente procesaba en ese momento… eso y el dinero que recibiría como recompensa. La paga era mala y no valía el esfuerzo, infiltrarse en una universidad, ser rodeado por cientos de estudiantes precoces, depresivos y que se sienten importantes por una cantidad de dinero equivalente a una pepita de oro en medio de un arenal era un insulto, pero seguía siendo mejor que nada.

Me disculpo, no era mi intensión causar problemas, solo quería probar mi cosplay en un sitio con más espectadores —comentó con facilidad, no tenía ni idea de lo que hablaba la mujer, pero el pelirrojo era un hábil mentiroso y se adaptaba fácil a las situaciones—. Ahora…
Eh, que en todo caso es nuestro cosplay, somos dos colegui —intervino la esfera desde la espalda de Wade.

El detective lo sacudió un poco para que guardara silencio y fijó su vista en la mujer llamada Riven. La miró de pies a cabeza, examinando sus expresiones y movimientos, aunque necesitara ayuda no podía fiarse de cualquiera o se arrepentiría. Su atención regresó a los pasillos y su mente intentó reconstruir todos los caminos posibles que lo llevaron a acabar en ese lugar, esperaba al menos recordar el piso en el que se encontraba. No tuvo éxito.

Su mente al menos recordó un dato vital para el cumplimiento de su misión: Las descripciones de sus objetivos. La chica era rubia, no muy alta y solía vestir ropa muy colorida, su personalidad parecía ser igual de caótica. El muchacho, por otro lado, era el típico galante de preparatorio que aparece en todas las novelas y películas de romance escolar, atlético, galante y con un gran grupo de amigos. Solía vestir con una sudadera azul y blanca con el logo de su equipo favorito y una mochila con la misma horrorosa combinación, una descripción muy similar apareció del otro lado del edificio, concretamente en el exterior camino a la entrada. Wade corrió hacia la ventana y lo vio alejarse, lo único que evitaba que se perdiera entre la multitud era su gorra azul.

El pelirrojo miró hacia abajo y consideró la posibilidad de sobrevivir a aquella caída, sería más rápido que buscar la salida de aquel laberinto con olor a juventud, goma de mascar y mala comida de cafetería. Se volvió hacia Riven y le dedicó una mirada fugaz.

Quisiera seguir platicando, pero en verdad necesito buscar la salida. Soy algo despistado y me olvido de dónde estoy en muchas ocasiones —dijo, sin esforzarse en crear una mentira más creíble, no tenía tiempo para eso—. ¿Me ayudará? Toda la clase… no, toda la escuela depende de que pueda volver al exterior. ¡Tengo una galaxia que salvar y no podré hacerlo si no vuelvo a mi casa, cojo mi sable laser de utilería y vuelvo al club de raritos, frikis y otakus para acabar mi papel estelar!

Si al final su actuación no fue lo suficientemente buena no le quedaría más opción que saltar, aún contaba con su Jetpack, el cual le amortiguaría la caída, pero prefería evitar llamar aún más la atención. Alguien saltando de una ventana y aterrizando con un jetpack no era una buena forma de pasar inadvertido en un instituto. Si, con algo de suerte, recibía ayuda de la mujer podía relajarse un poco y seguirle el juego, tal vez incluso sacarle algo de información sobre sus objetivos.




"No puedes morir si ni siquiera estás vivo" —Whitley.
avatar

Dromes :
14044
Reputación :
12
Mensajes :
102

Ver perfil de usuario
ALIENS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un trabajo ajetreado [Priv. Riven]

Mensaje por Riven el Dom Mayo 14, 2017 3:02 pm

Me había encontrado con una situación difícil, había conseguido arreglarlo con aquella ocurrencia, una leve sonrisa se mostró en mi rostro cuando aquel pelirrojo sospechoso me siguió el juego, se adapto a  mi ocurrencia siguiendome el juego arreglando el error de aquella extraña maquina que le acompañaba. Estaba claro que no era estudiante, y tambien sospechaba que no era un terricola, o en el caso de ser de este planeta no era alguien normal, podría preguntar en la central, pero ni si quiera me había dado un nombre, real o falso, solo sabía lo que podía ver de el mismo. Pese a ello lo importante no era quién era, si no qué hacía alguien así en la universidad armado en mitad de uno de los pasillos del edificio, lo mirase como lo mirase era extraño. Habían diferentes posibilidades, por mi parte me decantaba por que buscaba a alguien, no por algo en particular, tan solo por la atención que parecía prestar a los estudiantes del edificio de al lado a través de la ventana, un detalle que abría esa posibilidad, quizás solo miro por la ventana por otro motivo, y mi suposición era erronea.

Quizá no fuese su intención, pero pienselo dos veces antes de pasearse por un lugar público como es la universidad con un arma, independientemente de ser atrezo, puede causar conmoción y espanto en las personas-comenté con seriedad, dandole la importancia que tenía, realmente no se en que pensaba, ni si quiera sabía si tenía buenas o malas intenciones, y dejando a un lado la peculiaridad de sus caracteristicas, no podía revelar mi identidad, tan solo conseguir sacarle de alli evitando problemas con los recursos de una profesora.

Había conseguido suavizar la situación, en mi mente predominaba la idea de dejarle a su suerte y regresar a casa, había terminado mi turno, no tenía porque quedarme en la universidad, bueno, realmente no tenía porque, indirectamente era correcto ayudar a un "alumno" o evitar que cause problemas un tipo sospechoso, que camina armado por la universidad junto a su robot bocazas.

Le mire con cierta molestía ante su ultimo comentario y suspire-Si tiene facilidad para perderse por el centro debería imprimirse un pequeño plano del campus-comencé a caminar con calma hasta las escaleras-Acompañame, mejor que no vayas solo con ese aspecto, o tendrás más de un problema, mejor que vayas a guardar eso-añdí cediendo finalmente a su petición.

En apenas unis minutos llegamos a la salida del edificio, momento en el que le mire de reojo con cierta desconfianza-¿Sabes regresar desde aqui?-pregunte con calma, dependiendo de su respuesta decidiría mi próximo movimiento, lo mirase como lo mirase dejarle solo no parecía una buena opción, quizás ser directa con saber que no era un alumno y exigirle que se marchase no seria buena idea, podría encontrarme con alguien más fuerte o peligroso que una simple profesora, que esa humana que yo debía aparentar ser.







Hablo-Narro- Pienso
<3:


avatar

Edad :
19
Dromes :
38047
Reputación :
3
Mensajes :
122

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un trabajo ajetreado [Priv. Riven]

Mensaje por Wade Starson el Jue Mayo 18, 2017 7:13 pm

Se podría decir que la estrategia del detective funcionó, la profesora accedió a guiarlo al exterior del edificio y, por el momento, no acudió a las autoridades, parece que el pelirrojo era un actor mucho mejor de lo que creía. Lo único que le molestaba era que siguiera pensando que era un alumno, odiaba que lo trataran como al resto de personas en ese lugar, pero no podía hacer nada al respecto, no de momento.

Durante el trayecto la mujer dijo algunas palabras, pero Wade no escuchó la mayoría de ellas, en parte porque intentaba encontrar a quienes buscaba entre el tumulto de gente que entraba y salía del campus, y también porque se estaba preparando para cualquier cosa que Whitley se le ocurriera hacer. La esfera que actuaba como su compañero se podía definir como una especie de perro travieso, cuando paseas a una mascota inquieta debes tener precaución que no se lastime o provoque algún desastre. Siempre tienes que estar atento a los movimientos del animal para saber qué hará y evitarlo o corregirlo.

Whitley se comportaba de una manera muy similar, la diferencia radicaba en que este perro hablaba y no era posible colocarle correa ni un bozal. Además, también contaba con un gran armamento capaz de destruir una ciudad y no dudaba en usarlo si se veía obligado. Era un animal muy problemático que convertiría en un colador humano a cualquiera que lo tratara como una mascota… o fuera demasiado aburrido para la esfera.

Una vez en el exterior del edificio, Wade observó todo a su alrededor, intentando encontrar caras conocidas, pero el muchacho había desaparecido. Jamás los encontraría, la universidad era demasiado grande, no sin ayuda de Whitley al menos… moriría antes de que la esfera aceptara la solicitud. Aun así, se aventuró a preguntar.

¿Crees poder localizar a Romeo y Julieta, Whit?
¿Usando mi sensor?
Eso tenía en mente, sí.
Claro, sería pan comido —afirmó la esfera con optimismo.
¡Genial! —Wade permaneció inmóvil, con la vista fija en su compañero. Los segundos se convirtieron en incómodos minutos. Finalmente, cuando el ambiente se volvió insoportable, agregó—: ¿Te importaría hacerlo ahora? Tengo prisa…
Oh, ¿querías que los encontrara ahora? No, lo siento colega. No pienso hacerlo, búscalos a la vieja usanza —el tono de Whitley no revelaba ninguna vacilación ni burla, se negó de una manera tan natural que hubiera recibido un premio Oscar si lo calificaran.

El pelirrojo se frotó los ojos, conteniendo con gran esfuerzo el impulso a empuñar su arma y descargarla sobre el cuerpo esférico de su compañero. Se volvió hacia la mujer que aún seguía a su lado, parecía no querer dejarlo, tal vez porque fuera una persona muy amable y realmente lo estaba ayudando o temía que Wade causara desastres en su escuela. La última opción se haría realidad si Whitley seguía provocándole y las personas a quienes buscaba no aparecían.

Disculpe, estoy buscando a mi amigo, él se encarga del vestuario junto a su novia. Debo ir a recoger el disfraz para uno de los actores secundarios, pero soy tan torpe que olvidé completamente dónde debía encontrarlo —se frotó la cabeza con una mano, avergonzado—. Da clases en esta escuela, tal vez lo conozca. Él es muy fanático de los deportes y suele llevar un conjunto azul y blanco con el logo de su equipo favorito. Por lo general utiliza también una gorra con el mismo patrón, un regalo de su padre. ¿Sabe a quién me refiero? ¿Podría llevarme a los lugares donde suele frecuentar? Es importante que lo encuentre hoy o toda la obra fracasará —si en algo era bueno el pelirrojo, además de luchar, utilizar todo tipo de armas y cocinar, eso era mintiendo. Era un excepcional mentiroso, conocía a un contado número de personas que lo igualaran y ninguno de ellos residía en el planeta en el que se encontraba.

Si la mujer reconocía a quien buscaba, todo resultaría más sencillo. Eso no aseguraba que aceptara llevarlo, pero al menos sabría de dónde sacar información, tenía métodos para ello, pero prefería utilizarlos solo cuando todo lo demás fallaba. En ese momento solo podía esperar lo mejor, la alternativa era Whitley quien, además de mostrarse inquieto y aburrido, tomaría cartas en el asunto.




"No puedes morir si ni siquiera estás vivo" —Whitley.
avatar

Dromes :
14044
Reputación :
12
Mensajes :
102

Ver perfil de usuario
ALIENS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Un trabajo ajetreado [Priv. Riven]

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.