FELIZ CUMPLEAÑOS
Hace 6 años se creó esta comunidad con la intención de unir a los roleros y crear una familia. Hoy me es grato decir que se ha cumplido desde el inicio. Bienvenidos a Éadrom, bienvenidos a Takemori.

Muchísimas gracias a todos nuestros usuarios. Este es un triunfo que compartimos no solo con los registrados actuales, si no también con aquellos que se fueron.
Muchas gracias!
6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
CONOCE A TU STAFF
¡NUEVOS MIEMBROS!
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Naturae [Priv. Xiao]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Naturae [Priv. Xiao]

Mensaje por Karen N. Chevalier el Miér Mar 22, 2017 4:05 pm

Las sirenas y la naturaleza es bien sabido que no son compatibles. Ni esta ayuda a las sirenas y las sirenas viven para destruirla...Algunas, está claro que Karen es el vivo ejemplo de que en la vida hay excepciones. Ni todas las sirenas son malas ni todas viven por y para manipular personas y destruir la naturaleza.

Era gracioso e irónico, pues ella amaba la naturaleza.

Aunque renegar de las costumbres que solían tener las sirenas no hacía que su código genético cambiase. Solo observa sus poderes, están orientados a hacer más mal que bien por ello no los suele usar, pero hay veces, que lo hace de forma inconsciente sobretodo con la putrefacción y es que, Karen días atrás estuvo disfrutando de un agradable paseo matutino por el bosque. Lo que muchos llaman hacer senderimo, no estuvo sola, fue con un grupo de gente que al igual que ella iba a hacer senderismo por esos lares, y realmente fue un día muy agradable.

Cuando hicieron una parada para comer, Karen hizo un pequeño picnic en un clarito del bosque, todos se dispersaron y aunque conoció gente no se atrevió a ir a comer con ellos pues iban a comer con otras personas y no quería estorbar, no era malo que comiese sola, podría tener un momento de relax con el único sonido de las aves, pues se retiró un poco del grupo solo con la intención de poder tener la oportunidad de escuchar algún hermoso canto de alguna ave.

¡Y lo consiguió! Pudo escuchar el hermoso canto de unos cuantos jilgueros.

Pero lo que venía después no era algo que Karen recordase con una sonrisa como el canto de los jilgueros. Porque al momento de atravesar unos arbustos, al mínimo roce que hubo con sus manos y la planta esta se marchitó su putrefacción se activó sola...estaba matando plantas sin quererlo, la confusión del primer momento hizo que se apoyase en un pequeño arbolito, un árbol muy joven el cual también mató, y así con diversas plantas a las que rozaba sin querer mientras miraba con horror. Menos mal que tras el almuerzo era la subida a la ciudad ya, por suerte, aunque Karen se cubrió las manos con la chaqueta que llevaba por si el efecto de putrefacción seguía activo...no quería matar nada más por el camino, y menos, hacer que se enfermen las personas si por x u y las acaba tocando.

Se sintió mal todo el camino hacia arriba, de hecho, en su cara se reflejaba su malestar incluso le preguntaron si se sentía mal, pero Karen simplemente respondía con una sonrisa que estaba bien. Y no mentía realmente, porque físicamente estaba perfecta. Simplemente se sentía horrible de haber destrozado una parte de algo tan hermoso, aunque fuese una parte pequeña.

Aprovechó que el día siguiente por la tarde estuvo nublado para poder salir hacia el bosque en busca de aquella área que dejó maltrecha para poder plantar las semillas de plantas nuevas que previamente había comprado y eliminar las plantas muertas.

Hum...creo que fuimos por este sendero.

Se dijo a si misma mientras seguía aquel sendero, por el sendero no había problemas. El problema vendría cuando se salieron del sendero para comer en aquel claro, y sumándole, que ella se alejó un poco más.

...

Obviamente se perdió. Era algo de esperar, Karen no se sabe orientar demasiado bien, Debería estar por aquí...¿no?, no lo parece pero... empezó a mirar a los lados algo preocupada, definitivamente no sabía donde estaba, esta zona no se le hacía conocida. Cuando vio una silueta de otra persona no dudó dos veces en acercarse, no tenía teléfono y de tenerlo no sabría como usar el GPS, era algo demasiado moderno para alguien que había estado viviendo en el mar. Si sabía donde estaba la zona que estropeó podría saber como volver a la ciudad, y si lamentablemente no sabía donde estaba esa zona aunque fuese bastante llamativo el estado en el que estaba simplemente restaba en preguntar como volver a la ciudad. No tenía más opción.Disculpa. Comenzó, tratando de ver si estaba haciendo algo demasiado importante, no quería importunar ¡pero era necesario para ella! se sintió muy mal, simplemente no podía dejarlo así ¿Has visto por los alrededores alguna zona con bastantes plantas muer...marchitas?. Prosiguió, haciendo un pequeño parón de unos segundos en una parte, muertas era una palabra demasiado fuerte, era mejor marchitas no sonaba tan feo aunque era lo mismo prácticamente. Estoy realmente perdida.. Terminó, sincera.



HablarPensarNarrarResaltar
♥:


Gracias Kisa, bb ♥
avatar

Dromes :
18705
Reputación :
4
Mensajes :
77

Ver perfil de usuario
SEGUIDORES DEL CAOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Naturae [Priv. Xiao]

Mensaje por Invitado el Vie Mar 24, 2017 3:55 pm

La madre naturaleza, en su infinita bondad, le dio al hombre lo necesario para sobrevivir en el mundo sin preocuparse por que le falte algo. Pero en su necedad y egoísta deseo de progreso los seres humanos destruían sin piedad lo que ella les otorgó. Las aguas de los lagos, ríos y mares sufrió de la contaminación; los bosques de la tala indiscriminada para la expansión de territorios y la creación de papel; los verdes campos llenos de flores agonizaban mientras aquel que creía ser superior no tenía refreno en abusar de todo lo que le rodeaba. Y todo esto entristeció a la madre creadora, la llenó de infinito arrepentimiento y decidió que debería existir una nueva raza superior a las existencias de ese plano, las Bestias Mágicas. Estas criaturas tenían fuerza sin límites de desarrollo y usaban magia, eran los protectores de la naturaleza y no permitían que los humanos vulneraran la naturaleza.

-Al menos es así en el plano de donde vengo..- Soltando un pesado suspiro Xiao acariciaba el tronco del que hasta ayer era un frondoso manzano. Del majestuoso árbol no quedaba color alguno más que el negro verdoso de la corteza corroída, lo mismo para toda forma de vida dentro de un rango de 100 metros a la redonda. -¿Quien es capaz de hacer algo tan cruel?- A él de dolía mucho ver su hogar así, después de todo la mayor parte de su vida fue acunado en el regazo de la naturaleza.

Con extrema concentración observó detalles ajenos al entorno, pisadas, restos de piel, o cualquier pista que le lleve a encontrar al causante. Sus sentidos eran agudos, no mucho tiempo después que comenzara con su tarea descubrió pisadas frescas por las zonas afectadas. No eran muy profundas ni grandes, seguramente de una mujer joven, aunque también existía la ligera probabilidad de que fuese un joven delgado. Comprobando con la yema de sus dedos su ruta de "escape" caminó hacia un pequeño claro que dividía la zona turística de la parte salvaje, tenía una clara vista del cielo; de día los rayos del sol bañaban el lugar.. mientras que de noche las estrellas brillaban claramente, y los árboles aledaños proporcionaban sombra así que era ideal para descansar.

Las pisadas indicaban que el causante había cruzado por aquí y se dirigió a la ciudad. Xiao resoplo mientras tomaba la determinación hallar al culpable -Me tomará una hora llegar hasta el centro.. pero semejante actitud no puede ser dejada de lado- Y de esa manera, con su pesada espada en la espalda se adentró en la espesura de la zona turística, aún manteniendo el rastro de las delicadas pisadas.

No estaba lejos de una ruta de senderismo que conocía, se encontró un par de veces con esos tipos y él consideraba que eran gente que respetaba la naturaleza así que no intervenía en sus asuntos. Ya por salir una voz llegó hasta Xiao. Era muy tarde para que los usuales campistas y caminantes pasearan por aquí, por lo que levantó la vista tomando una postura cautelosa. Una mujer que desprendía un porte de delicada elegancia; con una tez pálida que le recordaba en cierta manera a Yue, avanzaba con dificultad entre los arbustos. Fue hipnotizado por ella por un momento antes de volver a sus sentidos al escuchar que buscaba el área de las plantas muertas. En ese instante se percató que su apariencia coincidía con las huellas que seguía.

Xiao era un hombre amable siempre y cuando nadie se metiese con lo que le importaba, y justamente este bosque era una de esas cosas. Con una expresión de seriedad le preguntó en ese mismo lugar. -¿Quién eres y como sabes de esa zona?- No se veía como una bestia o peligroso humano, pero desde su llegada entendió que otras extrañas criaturas pueden verse como personas. Fuese lo que fuese, él no la dejaría ir sin obtener una clara respuesta.
avatar


Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Naturae [Priv. Xiao]

Mensaje por Karen N. Chevalier el Lun Abr 03, 2017 11:44 am

Su espalda se encontraba recta, pero ante aquella mueca que puso el contrario junto con aquella pregunta no pudo evitar que Karen se tensara un poco y tratase de poner su espalda más recta si es que se podía. Efectivamente, no había que tener diploma de adivina para saber que aquel hombre sabía donde estaba esa zona, y que además, no le agradaba demasiado que estuviese así.

¿Quién eres y como sabes de esa zona?

No, ciertamente, no parecía estar muy feliz con la existencia de esa zona. Aunque bueno...

Nadie debería estarlo, es comprensible.

A ella no, claramente, aunque fuese sido ella la causante. Pero quería enmendar su error, lo que la traía hoy al bosque y lo que ella traía en aquella gran mochila lo decía por si solo.

¿Q-qué quien soy?

Repitió. Aquella parte de la pregunta le dejó trastocada, confundida ¿necesitaba saber quien era? aunque la pelimorada respondería ambas preguntas, porque era lo que debía hacer. Ciertamente se suponía que todo el mundo actuase así, nadie debería simplemente dejar pasar ese desastre, esas preguntas no estaban de más, y Karen no se las tomó a mal. Tomó aire, ya era adulta por lo que tenía que dar la cara no podía huir como una niña pequeña, cada acción tiene su resultado.Soy Karen, y bueno la zona la conozco porque...porque fue mi culpa. Se mordió el labio inferior, su voz amenazó con quebrarse al final de la oración. Hacer daño a la naturaleza aunque sonase contraproducente por su raza no le causaba placer precisamente. Pero no fue algo premeditado, fue un accidente. Prosiguió, sin dejar mucho espacio para hablar a la otra persona, no le gustaba cortar a las personas pero le gustaba ser escuchada hasta el final cuando hablaba. De hecho, vengo a tratar de arreglarlo.  Hizo un gesto con su zurda, algo así como “dame un momento” para, con cuidado, quitarse la mochila y tomarla en sus brazos, abrirla y enseñarle al chico el contenido de esta; Todo productos de jardinería. Sabía que ella sola mucho no iba a poder hacer hoy, y seguramente algo se le habría pasado traer para solucionar el desastre, pero si hacía falta podía venir más días con diferentes cosas, problema por su parte habría.

Mostrado aquello, volvió a cerrar la mochila y colocársela cuidando, desatendiendo al chico por unos segundos pues debía desenganchar un poco su larga melena de ahí.

Una vez su mirada volvió a chocar con la del muchacho, ladeó la cabeza ¿Por favor? Si bien no dijo nada por el contexto de la situación, quedaba más quedaba claro que de hacer la frase completa sería “¿Podrías indicarme el camino ahora que te he respondido, por favor?

Y en ninguna de las acciones de la sirena había un ápice de mentira, pese a ser un ser que en principio está creado para destruir la naturaleza, Karen la ama por ello el arrepentimiento de sus palabras era veraz como ella misma, llámenla si quieren sirena defectuoso.



HablarPensarNarrarResaltar
♥:


Gracias Kisa, bb ♥
avatar

Dromes :
18705
Reputación :
4
Mensajes :
77

Ver perfil de usuario
SEGUIDORES DEL CAOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Naturae [Priv. Xiao]

Mensaje por Invitado el Miér Abr 05, 2017 10:37 pm

La observó sin despegar sus ojos de ella en ningún momento, tal vez podría malinterpretarse pero solo existía duda y ninguna otra intención oculta. -Si mujer, eso mismo.. quiero saber como conoces la parte dañada del bosque- contestó con una voz firme que no permitiría más pérdida de tiempo frente a la reacción confundida de la joven.

Ella entonces se presentó como Karen, y efectivamente era la causante del daño en las áreas verdes que rodeaban la zona donde Xiao habitaba, eso era algo que había supuesto en el momento que su figura coincidía con las pisadas.. pero lo que no imaginaba era que aquella joven sonaría tan frágil, con una voz que podría detenerse a media oración para dar lugar a las lágrimas. Todas sus expresiones hablaban por ella, decían que era inocente; y el pelinaranja durante sus años como domador de bestias se familiarizó con el lenguaje corporal, tanto como de los animales como el de otros humanos. Creía que ella decía la verdad pero ese tipo de ingenuidad le costó caro antes, así que aún no bajaba su guardia por completo.

Incluso antes de que él realizara otra pregunta Karen prosiguió su relato, justificando la situación bajo un accidente e incluso mostró su mochila lleno de todo tipo de herramientas para el campo. "Parece que realmente se ha tomado esto en serio" fue el sincero pensamiento de Xiao. Finalmente la última linea de precaución se derrumbó y aflojó su postura, dejando caer sus hombros.

-Te creo- mencionó para dejar clara su posición ante la situación -Yo me llamo Xiao Yao y vivo en los alrededores, solo no te separes y llegaremos en breve- Inclinó su cuerpo 45 grados y al incorporarse mostró una amable sonrisa para nada comparable a su cara amargada de antes. Incluso se vería como un guía turístico guiando a una campista.

Asegurándose que ella se mantuviese a una distancia segura para no volver a perder su camino se dirigió de vuelta a la zona muerta pasando por el claro de antes y disfrutando lentamente del paisaje cambiante según las horas del día. Ya que se ahorró el tiempo de ir a buscar hasta la ciudad al causante Xiao mantenía un buen humor, tan alto que incluso silbaba melodías alegres que las aves respondían mientras revoloteaban en las cercanías.

Finalmente alcanzaron el lugar en cuestión. Era una vista que hacía doler el corazón del joven, pero ya no había punto en mortificarse por ello, ahora era tiempo de poner manos a la obra. Volvió a dar un vistazo al cuerpo de la chica.. no quería ser prejuicioso pero la notaba muy delicada. -Si nos damos prisa terminaremos antes que el día termine- exclamó mientras se acercaba a ella para que le diera alguna herramienta o semillas y pudiese ayudarla.
avatar


Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Naturae [Priv. Xiao]

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.