FELIZ CUMPLEAÑOS
Hace 6 años se creó esta comunidad con la intención de unir a los roleros y crear una familia. Hoy me es grato decir que se ha cumplido desde el inicio. Bienvenidos a Éadrom, bienvenidos a Takemori.

Muchísimas gracias a todos nuestros usuarios. Este es un triunfo que compartimos no solo con los registrados actuales, si no también con aquellos que se fueron.
Muchas gracias!
6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
» El fin del camino y el principio de otro
Hoy a las 8:59 am por Wade Starson

» LIBRO DE FIRMAS
Hoy a las 8:07 am por Chrom

» ELIMINACIÓN DE CUENTAS
Hoy a las 7:30 am por Nyde Cross

» Azael Wilson Kane ID
Hoy a las 7:27 am por Azael Atani

» | Petite reserche |
Hoy a las 6:56 am por Jae Lyoubesse

» Don't get into bets, or you'll end up being ripped off [Privado Jayden]
Hoy a las 6:49 am por Jae Lyoubesse

» ¡Bombos y platillos!
Hoy a las 1:06 am por Eva and Melody Ayers

» Git gud! {ID Ashen Deprayse}
Hoy a las 1:05 am por Alice Mamuh

» No esperaba tu visita, otra vez(?
Hoy a las 12:50 am por Kisa Hitsugaya

» Firma de alumno.
Hoy a las 12:10 am por Alice Mamuh

CONOCE A TU STAFF
¡NUEVOS MIEMBROS!
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Dos es compañía, tres es multitud

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Dos es compañía, tres es multitud

Mensaje por Lavis Havoc el Vie Mar 10, 2017 6:45 pm

No puedo creer que la chica de la playa y el pikachu sean novios. “Pff… que le vio a alguien tan grotesco como él.”, pensé caminando con sigilo hasta el complejo de departamentos donde el rubiecito vivía, o eso es lo que me dijeron. Una vez me adentré al edificio, hice lo mismo con el elevador haciéndolo tenerse en el piso adecuado. Caminé por el pasillo hasta su puerta. Estuve a punto de tocarla pero detuve mi mano riendo. “Esta no sería una entrada digna de mí…”, razoné sacando la ganzúa de mi bolsillo.

Forcé la puerta hasta quitarle el seguro, en ese momento tomé distancia de la puerta y la abrí de una fuerte patada. –¡PIKACHU! ¡Vine a joderte saludarte~! –Grité adentrándome al departamento y cerré la puerta de un golpe. No estaba mal su apartamento, casi me dieron ganas de lanzarlo a la calle y quedarme con él, pero lo raro fue que no veía a la rata amarilla por ningún lado. –Maldición, me muero de hambre… -Murmullé y fui directo a su refrigerador, comencé a revolotear todo su interior hasta encontrar algo comestible… que fuera de mi agrado. “Joder, no tiene nada bueno”, pensé y azoté la puerta de este gruñendo.

Caminé hasta su sala y tomé el teléfono inalámbrico, llamando a la mejor pizzería de Éadrom. –Hola, ¿cuál es la pizza más cara que tiene?- Pregunté lanzándome de un salto al sofá y subiendo los pies a la mesa de centro mientras escuchaba al chico explicarme. –Perfecto, serán dos pizzas además agréguele a ambas todos los ingredientes que hagan falta, también una soda grande de cola… no, mejor que sean dos. - Ordenaba mientras escuchaba a mi estómago dictarme las cosas que debía. Una vez le di la dirección, concretamos la orden y al fin colgué el teléfono, dejándolo en la mesa de centro.

Me recosté en el sofá rascándome el estómago, imaginándome que Pikachu debía estar en su recamara. –¡Cabronazo, más vale que tengas dinero para la pizza!- Le grité riendo, después de todo tenía que ser un buen anfitrión, yo que me tomé la molesta de venir aquí para hablar con el sobre… mujeres, así es, quiero que se reconcilien para así poder molestarlos el doble. En ese momento escuché la sirena de la policía, así que me levanté y me puse de pie, cerrando la ventana abierta de un golpe. –Malditas lepras… -Murmullé cabreado referente a estos.

Me dirigí hacia su colección de CDs y fue allí cuando noté un stereo cerca de ellos. "Joder, ¿quién sigue usando uno de estos hoy en día?", pensé mientras veía los discos. -No tienes tan mal gusto, rubiecito... -Murmullé dándome cuenta que casi todos sus CDs eran de bandas de rock antiguas. Agarré el CD de Bon Jovi y lo puse en la canción "Always", riéndome malvadamente mientras le subía el volumen al stereo, será divertido ver su cara con esta canción.


"Piensa" -Habla- Narra
FICHA
avatar

Salón :
3 B
Edad :
18
Dromes :
13474
Reputación :
2
Mensajes :
64

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dos es compañía, tres es multitud

Mensaje por Thurstan Eamon el Vie Mar 10, 2017 7:42 pm

—Sharon… —Mumulló Thurstan mientras acomodaba sus audífonos de diadema, estaba escuchando música no romántica para intentar distraerse y no pensar tanto en ella aunque le era imposible, pues recordaba que estaba enojada y lo menos que quería era verlo. Aun así, no podía evitar enviarle mensajes, sabía que ella no le iba a responder pero al menos podía garantizar que los leía gracias a la misma aplicación. Había bebido alcohol y hecho estupideces, era obvio que ella iba a estar molesta.

—Y pensar que solo iba a dar una vuelta… —Dijo recordando lo que sucedió, se terminó metiendo a un bar por curiosidad en su caminata y lo peor es que como encontró a sus dos amigos se quedó en el… la curiosidad bien mató al gato. «La extraño tanto…», Pensó mientras miraba de nuevo en su celular la foto de Sharon que era su fondo de pantalla. Comenzó a leer los mensajes que le había enviado solo para sentirse peor. La música fuerte no le permitía escuchar nada fuera de los audífonos, pero había jurado que escuchó algo.

Mensajes:


Se bajó los audífonos extrañado y topándose con una de sus canciones favoritas. «Always…», agarró el bate que estaba junto a su closet y abrió con precaución la puerta del cuarto, pues estaba claro que el viento no había encendido el stereo. Dio un suspiro de decepción y bajó el bate al ver una figura masculina con melena negra, no podía ser nadie más que Havoc. —¿Qué haces aquí? Lárgate, pulga… no estoy de humor… —Dijo Thurstan cruzando los brazos.

It's been raining since you left me
Now I'm drowning in the flood
You see I've always been a fighter
But without you I give up

La letra de la canción lo estaba dañando con solo escucharla, arrastró los pies hasta llegar al stereo y apagarlo de un golpe, no podía seguirla escuchando porque en su mente solo se reproducían su error y la chica que tanto quiere. —¡Ya te dije que te vayas! ¡LÁRGATE!—, le gritó a Lavis, jalándolo del brazo y gruñendo. —Si no te vas solo, yo mismo te lanzaré por la ventana. Tienes 5 minutos para irte. —Amenazó Thurstan apretando con demasiada fuerza el brazo del pelinegro por un momento antes de soltarlo de un empujón.

Se sentó de nuevo en el sofá con el semblante molesto. Notó que el teléfono estaba fuera de su lugar  y lo tomó, revisando a quien había marcado. «Así que pediste pizza… », pensó, no había desayunado ni almorzado nada por la falta de apetito, pues no estaba de humor para ello ni mucho menos para salir a comprar que comer. En ese momento, el timbre sonó, así que Thurstan no se levantó del sofá. —Si tú la pediste, tú la pagas… —Le dijo al pelinegro, sacando su celular de nuevo.


«Pienso» Narro —Hablo—   //   ϟTyrhung Piensaϟ —Tyrhung Habla—

avatar

Salón :
3 A
Edad :
18
Dromes :
14924
Reputación :
1
Mensajes :
160

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dos es compañía, tres es multitud

Mensaje por Sharon el Sáb Mar 11, 2017 7:03 am

Desde que se marchó al ver a Stan en la estación de policía se encerró en su apartamento y no salió de allí. Sharon se encontraba tan mal con él que le dolía. Jamás pensaría que Stan se comportaría de aquella manera, entendía que bebiera, todo el mundo lo hacía, pero llegar al punto de que la policía lo detuviera… No lograba entenderlo, ¿y si había hecho algo más que ella no supiera? ¿Y si otra chica se hubiese acercado a él? Pensar que hubiese estado con otra, y la hubiese tocado la destrozaría por dentro… pero Sharon aun confiaba en él, o al menos quería hacerlo.

Se tiró toda la mañana acostada en su cama, recibió varios mensajes de Stan, pero Sharon solo movía su mano para desbloquear su teléfono y leerlos, no era capaz de contestarlos, no sabía qué decirle, se encontraba apagada y sin ganas de nada, tan solo quería olvidarlo todo y volver a estar como antes, pero no podía. No era algo que se lo olvidaría de la noche a la mañana.  “Estúpido Stan…” pensaba una y otra vez, seguro que si no hubiese estado aquel idiota de Lavis no hubiese acabado así. Sí, Lavis tenía la culpa de todo, no quería volver a verlo jamás. De hecho, seguro que lo golpearía si lo veía junto a Stan.

Recibió otro mensaje, la verdad que al leerlos sentía su arrepentimiento, quería verla y arreglarlo todo, al igual que ella. “Stan… no te odio, solo estoy un poco molesta…” pensó al leer el último de sus mensajes. Al fin decidió levantarse de su cama y arreglarse un poco. Necesitaba ver a su chico y hablar con él, quería que se lo explicara todo y quizás lo entendería y trataría de perdonarlo, ella pondría de su parte si él también lo hacía. Se vistió con lo primero que cogió y se salió de su apartamento. Seguramente su rostro no era el más bonito en aquellos momentos por lo que cogió unas gafas de sol y se las puso. Había estado llorando toda la noche y tendría los ojos enrojecidos y apagados, no le gustaría que la gente la viera así, por ello se tapó con sus lentes. Cogió el ascensor y bajó a la planta principal, para salir de allí y dirigirse al apartamento de Thurstan.

Condujo durante varios minutos en silencio absoluto, aquella vez no iba con prisas ni con su típica conducción agresiva, por lo que tardó un poco más de lo usual en llegar a su destino. Una vez llegó, aparcó su vehículo y se esperó unos segundos dentro del coche, pensando en qué le diría y cómo actuaría, aunque luego seguro que no hacía nada de lo que tenía pensado. Era muy impulsiva pero trataría de mantener la calma. Se quitó las gafas de sol, guardándolas en la guantera del coche, se bajó de éste y se internó en el edificio, pero esta vez subió por las escaleras en vez de por el ascensor.

Llegó a la puerta de Stan y se quedó quieta, pensando nuevamente en qué decir, quería abrazarlo, lo echaba tanto en falta… Colocó su mano sobre el timbre y tocó, tan solo esperando ver de nuevo a su pequeño y no lo que estaba por venir…


Amor infinito a mi Stan por la firma ❤ ❤ ❤

"La furia y la pasión van siempre de la mano"
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
20
Dromes :
14068
Reputación :
1
Mensajes :
99

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dos es compañía, tres es multitud

Mensaje por Lavis Havoc el Sáb Mar 11, 2017 10:58 am

“¿Me acaba de amenazar? Es un hijo de… ”, pensé mientras tallaba mi brazo donde el rubiecito me apretó, me da coraje porque me tomé la molestia de venir a tratar de animarlo y me sale con tal grosería.

“UFFF… Tranquilo, Lavis…”, me dije a mi mismo, puede que si me paga la pizza yo lo perdone por lo que ocurrió. El timbre sonó, así que me imagine que era la pizza. De algún modo tengo que lograr que Pikachu la pague.

-Si tú la pediste, tú la pagas… -Me dijo el desgraciado, haciéndome gruñir. Caminé hacia la puerta y la abrí de un jalón, mirando a Pikachu casi ignorando al repartidor.
-¡No la pagaré, cabrón! ¡Más vale que seas un buen anfitrión y pares tu culo del sofá para venir a pagar la pizza! –Le grité levantándole el dedo medio. Una vez giré mi rostro al… “Oh…”. Miré en silencio por un momento a la chica frente a mí, era su noviecita que había venido a verlo. Reí entre dientes y me giré al rubio.

-¡Pikachu, ven a ver la pizza, vino con mucho picante! – Le dije refiriéndome a que de seguro iba a echar vapor de nuevo con solo verme. -¡Pasa! El Pikachu esta chillando en el sofá viendo tus fotos. -Le indiqué con mi mano y corrí hacia stereo, sacando el CD de Bon Jovi y colocando el de Elvis Presley en un volumen medio, justo en la canción “Can't Help Falling in Love”, también apagué todas las luces y con unas pequeñas flamas en mis manos ilumine la habitación. Que suculento es estar emocionado de ver una parejita reconciliarse en vivo… “¿O al menos eso espero?”. –Hagan como que no estoy aquí… ¿solo soy una vela? –Reí entre dientes, sentándome en el sillón.

-O puede… que quieran que les cuente nuestras aventuras en la noche de borrachera… -Expresé en un tono bajo pero audible, riéndome con maldad. –Solo digo… fue una noche para recordar… -Dije y le guiñe el ojo tanto a la chica como al Pikachu.


"Piensa" -Habla- Narra
FICHA
avatar

Salón :
3 B
Edad :
18
Dromes :
13474
Reputación :
2
Mensajes :
64

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dos es compañía, tres es multitud

Mensaje por Thurstan Eamon el Sáb Mar 11, 2017 12:21 pm

—¡No la pagaré, cabrón! ¡Más vale que seas un buen anfitrión y pares tu culo del sofá para venir a pagar la pizza! —Le gritó la pulga, haciendo que el rubio bufara sin voltear a verlo. «Tienes 4 minutos…», pensó Thurstan apretando los puños. No estaba del mejor humor y aquel chico había venido a gritarle e insultarle, era claro que estaba menos paciente que como comúnmente era. —¡Pikachu, ven a ver la pizza, vino con mucho picante!— Volvió a llamarle el pelinegro, haciendo que Thurstan se levantara metiendo las manos al bolsillo, cabizbajo. No tenía ganas de comer, pero el solo hecho de que la pizza tuviera picante le desagradaba, no era muy tolerante a la comida picante.

—Está bien, está bien… te pagaré la pizza con tal de que te largues... solo déjame en paz… —Le contestó, una vez frente a la puerta estaba a punto de sacar la billetera, pero cuando levantó la cabeza se encontró con Sharon. —S-Sharon… —Murmulló impactado de que ella llegará, en ese momento frunció el ceño, mirando a Lavis poner música de Elvis y apagar las luces antes de sentarse en el sofá. No le había gustado nada el comentario de “picante” que hizo sobre Sharon.

Caminó sin escuchar realmente las tonterías que Havoc estaba diciendo sobre la noche de borrachera y quien sabe que más. Se quedó parado frente a él un momento. —Solo digo… fue una noche para recordar… — Lo escuchó decir, haciéndolo enfadarse mucho más. Le largó un puñetazo bien dado en la cara al pelinegro, pero no se dio el lujo de dejarlo caer al suelo, justo antes de que este cayera, lo tomó de cuello de la camisa y lo trajo cerca para verlo cara a cara.

—Sé que soy muy paciente y te permito que me hables sin respeto porque sé que eres un imbécil y no puedes evitarlo… —En ese momento, miró de reojo a Sharon y volvió a mirar a los ojos a Lavis, apretando aún más el cuello de su camisa de un tirón. —Pero no te permito que a ella le hables de esa manera… la respetas o yo te haré hacerlo por las malas. —Lo volvió a amenazar, pero esta vez mas enfadado que la vez anterior. No lo soltó en ese momento, lo arrastró hasta lanzarlo fuera del departamento.

En ese momento, miró a Sharon un momento a los ojos y rompió el contacto visual, apenado por lo que ocurrió anteriormente, pues ella nunca lo había visto enojado. Se acercó a ella y cuando estuvo a punto de acariciarle la mejilla, decidió que no era lo mejor, pues ella seguía molesta, así que retiró la mano y la colocó detrás de su cuello. —Te extrañé… mucho… — Susurró, rascando su nuca.


«Pienso» Narro —Hablo—   //   ϟTyrhung Piensaϟ —Tyrhung Habla—

avatar

Salón :
3 A
Edad :
18
Dromes :
14924
Reputación :
1
Mensajes :
160

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dos es compañía, tres es multitud

Mensaje por Sharon el Sáb Mar 11, 2017 2:09 pm

Cuando Sharon vio quién fue el que le abrió la puerta su enfado aumentó aún más. -¿Qué demonios haces tú aquí?- dijo en voz baja mostrando su creciente enfado pero aquel pelinegro no le contestó, tan solo le dijo que pasara y algo de una pizza (?). Es que acaso habían quedado para cenar o qué diantres pasaba allí… Sharon avanzó unos pasos hasta quedar dentro del apartamento pero no se alejó de la puerta. Escuchaba a Lavis hablar y decir estupideces -O puede… que quieran que les cuente nuestras aventuras en la noche de borrachera… - Al escucharle decir eso Sharon bajó su mirada al suelo, no le gustaría enterarse de algo que le doliera aún más.

Escuchó cómo Stan le metía un puñetazo en la cara a Lavis, seguro que por otro comentario que hizo. Ya no estaba atenta a sus palabras su cabeza estaba saturada de lo que pudo pasar aquella noche. Pero el enfado de Stan le impresionó, jamás lo había visto tan enfadado con alguien, incluso llegó a lanzarlo fuera del departamento. –Ya vi que con las mujeres no te iba demasiado bien, pero con los hombres no mejoras...- le dijo Sharon al incordio de Havoc.

Sharon se dio cuenta de que Stan la miró a los ojos y se acercó a ella. —Te extrañé… mucho… - le dijo mientras se rascaba la nuca. –Yo también…- susurró Sharon sin mirarlo. Realmente lo extrañó, pero estaba muy enojada con él como para sonreírle o abrazarlo al verlo, quería explicaciones de todo, necesitaba hablar con él y solucionarlo todo. –Stan… ¿por qué?- Le preguntó con la mirada cabizbaja, mientras una lágrima descendió por su mejilla y la retiró con sus dedos. Las emociones se estaban adueñando de ella, no podía controlarlas, iba a estallar en cualquier momento. –Te mandé un millón de mensajes Stan…, no respondiste ninguno... estaba preocupada mientras tú estabas completamente borracho… ¿qué debo hacer Stan? ¿sabes realmente como me sintió eso?- su voz se iba rompiendo con cada palabra que salía de su boca y otra lágrima cayó de sus ojos. Estaba realmente cabreada con él pero aun así quería que la abrazara y la consolara, era una estúpida por sentirse así.

Miró a la puerta preguntándose por Havoc, qué diantres hacía en el apartamento de Stan…


Amor infinito a mi Stan por la firma ❤ ❤ ❤

"La furia y la pasión van siempre de la mano"
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
20
Dromes :
14068
Reputación :
1
Mensajes :
99

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dos es compañía, tres es multitud

Mensaje por Lavis Havoc el Sáb Mar 11, 2017 6:16 pm

Sentía mi espalda recargarse en el muro del pasillo, mi mejilla ardía al igual que mi furia. –Esa maldita rata… -Murmullé de coraje mientras miraba la puerta de su departamento, de seguro estaban hablando de cosas que no querían que yo me enterara. “¿Cómo quieren que no me encabrone? ¡ME ACABA DE GOLPEAR!”, pensé gruñendo y poniéndome de pie en nueva cuenta, que me sacara de su departamento no significa que me iré, significa que tiraré la puerta solo para entrar a partirle la cara.

-Y no me interesa si ella ve todo… -Dije, cuando ahora de verdad vi llegar al repartidor. No me quedó de otra que pagar el pedido, no quería que me mandaran a la policía, no otra vez. Con las cosas en mano, caminé hacia la puerta. “Ya hablaron mucho en privado, yo también quiero escuchar… ”, Razoné y abrí la puerta de una patada, total ya con lo que hice anteriormente le quedó dañada la cerradura.

-¡No crean que se librarán de mi tan fácilmente! –Les grité mientras entraba y dejaba todo lo que encargué sobre la mesa y tomando un trozo de pizza. -¡Eres un asco de anfitrión, me quedé sin dinero por tu culpa! –Le reclamé a Pikachu, dándole un empujón en el pecho mientras que con la otra mano comía la rebana. Una vez acabé de masticar, miré a ambos y gruñí. –Maldición, dejen de pelear por una noche de alcohol, todo se salió de control pero al fin y al cabo no salió tan mal… ¿estamos fuera de la cárcel, no? – Pregunté mientras aconchaba mi espalda a la pared más cercana sin parar de comer, hasta que me terminé la rebanada.

Un recuerdo pasó por mi mente y sonreí malvadamente, quizás si Sharon se ponía celosa demostraría que Pikachu aún le importa y fin, parejita reconciliada y feliz. Me acerqué tronándome los dedos al rubio.  –Ja, Pikachu… eres todo un cabronazo… -Le dije, dándole un puñetazo amistoso en el hombro. –Rechazar a una chica buenorra como la del casino, a pesar de se te pegó tanto a ti… apuesto a que pudiste sentir sus pechos sobre ti… -Conté, cruzando los brazos y riendo entre dientes.

-‘Vales más de un millón… ¿Por qué no me enseñas a jugar, cariño?... Eres suave con los dados pero rudo en la mesa…’ –Dije, imitando el tono agudo de la voz de aquella mujer.
-¿Y sabes que es lo peor…? Tu novio le contestó: “Yo pago el motel, cariño.”Dije serio, creando unos segundos de silencio antes de partirme en carcajadas. -JAJAJAJA, solo le dijo que no y se la quitó de encima. –Conté, dirigiéndome a Sharon más que nada, con mi cara de aburrimiento y estirándome y caminando de nuevo hacia la caja de pizza, tomando otra rebanada. –Yo pensaba que vería acción de una noche… pero salió con que ya tenía alguien especial. –Acabé de contar, dando otro mordisco a la rebanada en mi mano, será divertido como van a reaccionar después de escuchar eso.


"Piensa" -Habla- Narra
FICHA
avatar

Salón :
3 B
Edad :
18
Dromes :
13474
Reputación :
2
Mensajes :
64

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dos es compañía, tres es multitud

Mensaje por Thurstan Eamon el Sáb Mar 11, 2017 6:44 pm

—Stan… ¿por qué? —Le preguntó Sharon, haciendo que el rubio se sintiera más apenado y arrepentido de lo que ya estaba. Se paralizó y se sintió la peor basura del mundo cuando vio que Sharon soltó una lágrima que ella misma se quitó con su dedo. —Te mandé un millón de mensajes Stan…, no respondiste ninguno... estaba preocupada mientras tú estabas completamente borracho… ¿qué debo hacer Stan? ¿Sabes realmente como me sintió eso? —La escuchó preguntar mientras caía otra lagrima de sus ojos, en ese instante no le importó si lo golpearía o se enojaría más, solo se movió con velocidad hacia ella y la atrajo hacia él, estrechándola entre su brazos.

Una vez abrazada, recargando su frente sobre la cabeza de la chica. —Por favor… perdóname… —Murmulló apretando los ojos, le dolió bastante verla llorar y que para hacer todo peor, él había sido quien fue el culpable de provocar sus lágrimas.  —Salí a dar una vuelta por no poder dormir… eso es verdad… pero entonces vi el bar que muchos decían que era “el mejor de la ciudad”, así que por curiosidad entré solo para ver su interior y me terminé encontrando tanto a Scott como a Lavis. Tenía planeado mensajearte una vez saliera de ese lugar… aunque con el alcohol terminé olvidando todo… —Explicó Thurstan, aun teniendo a la pelirroja abrazada.

—Terminamos tomando unos tragos pero no pensé que se saliera de control… pero así fue… no recuerdo mucho lo que sucedió. —Susurró por último, soltándola en ese momento y acariciando ambas de sus mejillas. —Entiendo si no me quieres perdonar… soy un idiota… —Exclamó, desviando su vista de la chica y suspirando. «Llamé a Lavis “imbécil” pero no soy tan diferente a él…», pensó desanimado y cabizbajo. En ese justo momento, Lavis entró y dejo la comida en la mesa diciendo que no es fácil librarse de él, además de decir que no todo salió tan mal.

—Ja, Pikachu… eres todo un cabronazo… —Le dijo a Thurstan, dándole un puñetazo en el hombro. —¿Qué? —Preguntó Thurstan levantando la ceja en desconcierto. Le hizo recordar al rubio, la chica del casino, casi fue como si  una película se reprodujera en su mente, pues era algo que estaba bloqueado. Su cuerpo se heló, pues a pesar de que no había hecho nada malo, sabía que Sharon se enfurecería.

Lavis repitió las frases que la mujer le dijo al rubio, haciendo a este sonrojarse levemente por lo atrevidas que eran. Por un momento el chico pelinegro bromeó diciendo algo sobre un motel, haciendo a Thurstan cabrearse y justo cuando estaba por insultarlo, Lavis aclaró entre carcajadas que fue lo que realmente sucedió. —Yo pensaba que vería acción de una noche… pero salió con que ya tenía alguien especial. —Dijo el Havoc, haciendo a Thurstan cruzar los brazos, algo molesto por contarle eso a su novia. —Claro que tenía que pasar eso… aun estando ebrio solo pienso en Sharon. —Susurró la última parte, pero aun así fue audible para la chica. No sabía cómo ella iba a reaccionar ante esa historia.


«Pienso» Narro —Hablo—   //   ϟTyrhung Piensaϟ —Tyrhung Habla—

avatar

Salón :
3 A
Edad :
18
Dromes :
14924
Reputación :
1
Mensajes :
160

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dos es compañía, tres es multitud

Mensaje por Sharon el Dom Mar 12, 2017 2:11 pm

Una vez Stan la abrazó, Sharon pudo relajarse un poco y esbozó una pequeña sonrisa mientras apoyaba su cabeza en el pecho del chico. Había añorado ese momento, en sus brazos se sentía protegida y querida. —Por favor… perdóname… — Sharon sintió su arrepentimiento pero aun así no dijo nada. –…- Mientras la abrazaba comenzó a explicarle todo lo sucedido aquella noche. Ciertamente Thurstan no tenía ningún plan de beber pero digamos que sus planes cambiaron cuando vio a Lavis y Scott en aquel bar. En el momento en el que terminó de contárselo todo la soltó y le acarició las mejillas. -Entiendo si no me quieres perdonar… soy un idiota… - Sharon vio como Stan se encontraba cabizbajo y lo tomó de la barbilla para que levantara su vista. – Sí que has sido un idiota pero te perdono…- Lo miró a los ojos y justo cuando iba a acercarse aún más a él entró Lavis echando la puerta abajo y gritando como un loco.

Sharon miró a Lavis con un enfado en su rostro, estaba hablando como si no hubiese pasado nada, claro como él no tenía a nadie que se preocupase por él pues todo le daba igual. Sharon dejó de prestarle atención hasta que escuchó algo que la puso furiosa -…apuesto a que pudiste sentir sus pechos sobre ti… - Solo escuchó esa parte y sus ojos se convirtieron en dos bolas de fuego, se giró hacia Stan comenzando a cerrar su puño mientras Lavis imitaba la voz de la chica. Sus puños llamearon al igual que sus ojos cuando dijo lo siguiente -¿Y sabes que es lo peor…? Tu novio le contestó: “Yo pago el motel, cariño.” – Iba directa a propinarle un puñetazo a Thurstan en la cara cuando finalmente Lavis comenzó a reírse y dijo que él solo se la quitó de encima. Entonces su puño cambio de dirección hacia la cara de Havoc golpeándolo tan fuerte que se le caería el trozo de pizza de había cogido. –No tiene ninguna gracia.- Dijo Sharon haciendo referencia a la broma del pelinegro.

—Claro que tenía que pasar eso… aun estando ebrio solo pienso en Sharon. — Escuchó Sharon decir a Stan lo que hizo que se diera la vuelta nuevamente hacia él y lo tomara de la barbilla con su mano para que le mirase a los ojos. –Has sido un estúpido por acabar detenido…, pero aun así te sigo queriendo como el primer día.- acabó diciendo sintiéndose un poco mejor por saber que su novio no le fue infiel después de todo. Tenía pensado besar a Stan pero con el idiota de Lavis allí no lo haría, se sentiría un poco observada y seguro que hacía algún comentario que la conseguía enfadar más aún, y ya que se había relajado un poco quería estar en paz con él. Miró la caja de pizza recordándose que no había comido nada aquel día y cogió un trozo. –Ya que Lavis invita por las molestias habrá que comer algo ¿no?.-


Amor infinito a mi Stan por la firma ❤ ❤ ❤

"La furia y la pasión van siempre de la mano"
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
20
Dromes :
14068
Reputación :
1
Mensajes :
99

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dos es compañía, tres es multitud

Mensaje por Lavis Havoc el Lun Mar 13, 2017 9:22 pm

Me reí entre dientes, cuando les jugué la broma sobre que Pikachu había pasado la noche junto a la mujer esa del bar, la chica estaba que echaba fuego del coraje. “Pfff… ¡funcionó!”, reí aún más cuando vi que iba a golpear al rubiecito. -¡!- estaba a punto de darle otra mordida a mi rebanada de pizza, cuando un puñetazo directo a la cara, haciéndome sangrar la nariz. Miré a la chica, había sido ella quien me golpeo, fue allí donde me dijo que no tenía gracia lo que dije. Torcí la boca, mirándola enojado, retirando la sangre de mi nariz con mi puño, escuchando su conversación sobre que lo seguía queriendo y no sé qué más. –¡Puaj! ¡Me darán diabetes por tal cursilería!  –Dije para molestarla riendo, pero mi risa se cortó al ver la cosa más sexy tirada en el suelo.

-¡NOOOOOOO! ¿¡PORQUÉ!? –
Grité tirándome al suelo y levantando a la pizza caída de guerra, me había golpeado tan duro que se me cayó al suelo sin darme cuenta. No la iba a comer así, estuvo en el suelo donde Pikachu se revuelca del diario. -¡Todo es tu maldita culpa!- Dije, tirándosela al rubiecito a la cara. Si no podía vengarme con ella porque… estando en mi “estado cuerdo” no golpearía a una chica… sin embargo~… Si puedo torturar  y meterme lo que quiera con su novio.

–Ya que Lavis invita por las molestias habrá que comer algo ¿no?. –Dijo ella, tomando un trozo de pizza. -… Está bien… -Susurré cruzando los brazos en ese instante miré a Pikachu por el hombro. –Ella puede comer todo lo que quiera pero como tú fuiste pésimo atendiéndome como invitado te comerás solo la que te lancé, perro. –Ordené riendo y chasqueando los dedos, mis bromas son así de pesadas, pero no me molestaría que agarrara pizza, no puedo comer tanto yo solo. –Tsk. – Solté un quejido mientras me tallaba la nariz, maldición, esa chica me golpeo duro… esto no se puede quedar así, después de todo se reconciliaron porque yo ayude.

-Coman lo que quieran… mientras yo les acabo de contar la historia del casino. –Dije, guiñándoles un ojo a cada uno, como Pikachu estaba medio confundido no recordaría mucho de esa noche… así que podría decir una que otra mentira, además de que ella tampoco se enteraría de lo que son...”Muajajaja, soy malvado.”, pensé referente a que idee la forma de vengarme por el golpe en mi cara metiéndome con Pikachu, algo que lo haría apenarse tanto además de dolerle y a ella igual por presenciar algo así, hasta se tendrá que tapar los ojos. –Como la chica buenorra se indignó que la rechazó, se acercó a él e hizo… ¡ESTO! –

Me acerqué hasta quedar frente a frente con el Pikachu, reuniendo energía calorífica en todo mi brazo no usaría mis poderes pero la usaría para aumentar la fuerza de mis dedos. -¡SORPRESA, HIJO DE LA FRUTA!- En un movimiento más rápido que un parpadeo, dirigí mi mano entre sus piernas y le dí el apretón de su vida, ya no podrá tener hijos después de esto. Me comencé a carcajear pero me alejé con velocidad porque sabía que me iba a golpear apenas se le pasara el dolor. -¡JAJAJAJA! ¿Qué pasó? ¿SE TE HIZO MÁS PEQUEÑA LA MISERIA? –Pregunté entre risas mirándolo mientras le levantaba el dedo medio, después de ese momento le guiñe el ojo a Sharon. “De verdad que nunca me cansaré de cabrearlos. ”, pensé mientras tomaba distancia de ambos antes de que explotaran.


"Piensa" -Habla- Narra
FICHA
avatar

Salón :
3 B
Edad :
18
Dromes :
13474
Reputación :
2
Mensajes :
64

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dos es compañía, tres es multitud

Mensaje por Thurstan Eamon el Lun Mar 13, 2017 10:42 pm

—Has sido un estúpido por acabar detenido…, pero aun así te sigo queriendo como el primer día. —Cuando escuchó esto, además de que lo había perdonado, sonrió aliviado, a acariciando la mejilla de su novia. —Gracias… eres la mejor. —Dijo contento, acercando su cara hacia la de Sharon, pero recordó que cierto bicho raro los estaba viendo así que solo se echó de nuevo para atrás y dio un suspiro. —¡Puaj! ¡Me darán diabetes por tal cursilería! —Exclamó el pelinegro, a lo que Thurstan cruzó los brazos mirándolo serio.

Después de ser golpeado, Lavis comenzó a gritar como loco por el trozo de pizza que se le había caído. «Tiene dos cajas de pizza y se queja de una rebanada… es lamentable», razonó decepcionado ante la actitud del chico y sin darse cuenta, un trozo de pizza le cayó en la cara después de escuchar otro grito de Havoc, manchándolo. Se quitó la pizza de golpe y soltó un rugido. —Vete calmando, maldita pulga… o te voy a meter la cara en el retrete —Advirtió Thurstan limpiándose la cara con una servilleta. «Está más inquieto de lo normal… ».

Le extraño al rubio que Havoc les ofreciera comer todo lo que quisieran, hasta que salió que acabaría de contar la historia del casino, poniéndose frete a Thurstan disiendo que la chica indignada le había hecho algo, pero Thurstan no podía recodar nada de eso... o simplemente no sucedió y está mintiendo o está muy bloqueado en su mente. —¡SORPRESA, HIJO DE LA FRUTA! —Cuando escuchó esa frase levantó una ceja por lo extraña y random que era, pero los ojos se le abrieron como si hubiera visto un muerto cuando sintió un fuerte apretón… allí. Por instinto lanzó un puñetazo que Lavis esquivó antes de que lo invadiera el dolor.

Le había dolido así que llevó ambas manos a esa zona, estaba encorvándose por el dolor y se tornó más pálido mientras lanzaba gruñidos mirando a Lavis. —¡Eres un… ! ¡Te voy a…! —Estaba sin palabras en aquel momento ante el dolor que sentía, gruñendo mientras miraba al pelinegro carcajearse. Se paralizó cuando recordó a cierta chica que miraba la escena, haciendo que sus mejillas se tornaran algo rojas. —¡JAJAJAJA! ¿Qué pasó? ¿SE TE HIZO MÁS PEQUEÑA LA MISERIA? —Esa frase lo hizo enojarse aún más. «¿Cómo se atreve a preguntar eso frente a ELLA?», se cuestionó molesto, lanzándose a correr cojeando tras de Lavis. —¡Es mejor eso a lo no existente! —Le gritó a Lavis riendo cabreado, le había devuelto el ataque verbal y no faltaba mucho para que fuera físico.


«Pienso» Narro —Hablo—   //   ϟTyrhung Piensaϟ —Tyrhung Habla—

avatar

Salón :
3 A
Edad :
18
Dromes :
14924
Reputación :
1
Mensajes :
160

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dos es compañía, tres es multitud

Mensaje por Sharon el Mar Mar 14, 2017 12:57 pm

Mientras Sharon comenzaba a comer su trozo de pizza, después de que Lavis le lanzara la que se le había caído a Thurstan, pudo escuchar como proponía continuar con su “fantástica” historia de la noche en el casino. –Como la chica buenorra se indignó que la rechazó, se acercó a él e hizo… ¡ESTO! – Escuchó decir al pelinegro y justo después de decir eso dirigió sus manos entre sus piernas y le dio un apretón… ahí… haciendo que su Stan se retorciera de dolor. -¡PERO QUE HACES!- gritó Sharon al verlo, queriendo estampar su puño en la cara de Havoc pero era como si no existiera en aquella habitación. Ambos comenzaron a insultarse entre ellos —¡JAJAJAJA! ¿Qué pasó? ¿SE TE HIZO MÁS PEQUEÑA LA MISERIA? — decía Havoc mientras Thurstan le respondía —¡Es mejor eso a lo no existente! Sharon estaba completamente con los ojos y la boca abiertos, mirando las acciones de los chicos. “Esto no puede estar pasando realmente…” se decía a ella misma.

Terminó su trozo de pizza antes de intervenir y se acercó a Lavis cogiéndolo de la camiseta con fuerza y después cogió a Stan al igual, poniendo a uno enfrente del otro. –Ustedes dos, o dejan de discutir de una vez o los golpearé a ambos hasta que se me olvide lo que ambos hicieron y juro que no se me olvidará fácilmente.- Miró a ambos con un rostro enfadado, ella solo quería ir a la casa de Thurstan a hablar con él para arreglarlo todo y se había encontrado con Havoc allí, teniendo que arreglar ella el comportamiento de ambos. Apretó el cuello de los chicos con sus manos y comenzó a subir la temperatura de estas para que le prestaran atención y no olvidaran lo que iba a decirles. –Vamos a calmarnos los tres y a comer tranquilamente, y si alguno de ustedes dos vuelve a decir algo inapropiado o intenta algo que logre enojarme seré yo la que los large de aquí.-  Dijo mientras los miraba fijamente y acababa soltándolos y alejándose de ellos.

Se dirigió al sofá y se sentó dirigiendo sus manos a su cuello para masajearlo, pues sentía una pequeña presión por aquel enfado que tenía. –Lograreis volverme loca si seguís así.- Terminó diciendo Sharon esperando que los chicos se comportaran como adultos y no rompieran más su burbuja de tranquilidad. Estaba tan cabreada que ni le había preguntado a Stan si se encontraba bien después del golpe que recibió por parte de Havoc, y se sintió un poco mal por ello. "Estúpido perro..." pensó haciendo referencia al pelinegro. Miró a Thurstan sintiéndose apenada -¿Te encuentras bien?- le dijo mientras le hacía señas con el dedo para que se acercara a ella.
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
20
Dromes :
14068
Reputación :
1
Mensajes :
99

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dos es compañía, tres es multitud

Mensaje por Lavis Havoc el Miér Mar 15, 2017 2:56 pm

El Pikachu me estaba correteando, de verdad que se había cabreado. -¡Jajaja! ¡Atrápeme si puedes, cabronazo! –Le dije dando brincos por todos sus muebles. Estaba tan concentrado en esquivar los golpes del rubiecito, que me terminé olvidado de la chica. Ella me agarró desprevenido y me tomó de la camisa. -¡Oye! –Grité en queja, pues me había puesto frente a Pikachu y este no estaba en su estado de gato amoroso, más bien me iba a querer sacar os órganos si le daba la mínima oportunidad.

–Ustedes dos, o dejan de discutir de una vez o los golpearé a ambos hasta que se me olvide lo que ambos hicieron y juro que no se me olvidará fácilmente.- Nos amenazó ella, casi pude sentir su enojo. En ese momento nos tomó del cuello a los dos, apretando nuestros cuellos mientras sentía una alta temperatura siendo emanada por ellas. –Vamos a calmarnos los tres y a comer tranquilamente, y si alguno de ustedes dos vuelve a decir algo inapropiado o intenta algo que logre enojarme seré yo la que los large de aquí.-Nos terminó de amenazar, haciendo que yo gruñera en descontento.

-No me gusta que me digan que puedo y no puedo hacer. –Contesté casi por reflejo, pero en ese momento que hice contacto visual con ella y sentí mi cabello erizarse con solo mirar sus ojos llenos de furia. –¡P-Pero…! Lo haré solo porque YO quiero hacerlo. –Dije, cruzando los brazos orgulloso y zafándome de su agarre. Se fue a sentar al sofá, mientras e rubio y yo nos quedamos parados como idiotas en aquella escena. –Pfff… no aguantas nada… –Le murmullé a Pikachu mientras caminaba, pasando justo a su lado.

“Ya cabree a Sharon… pero él no parece lo suficientemente enfadado.”, razoné, mientras ella le preguntaba si se encontraba bien después del apretón de paquete que le di. Noté que le indicó con el dedo que se acercara a ella, así que sonreí malvadamente y me acerqué con velocidad antes que él, sentándome a su lado. “Me preguntó cómo reaccionara el Pikachu si… “-Ja, de verdad que te pones loca cuando quieres. –Le dije a la chica, tomando un mechón de su cabello entre mis dedos, jugando con él. -¿Este color es natural? –Le pregunté después de soltarlo, me apoye en el respaldo del sofá mirando de reojo a Pikachu con una gran sonrisa en mi rostro.


"Piensa" -Habla- Narra
FICHA
avatar

Salón :
3 B
Edad :
18
Dromes :
13474
Reputación :
2
Mensajes :
64

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dos es compañía, tres es multitud

Mensaje por Thurstan Eamon el Vie Mar 17, 2017 2:24 am

El rubio estaba correteando a Lavis. «¡De verdad que parece una pulga!», pensó referente a que estaba saltando por todos los muebles para evitar que Thurstan lo pillara. Por un momento, se perdió y el único objetivo en su cabeza era alcanzar al pelinegro para apretarle tan duro el cuello que los ojos se le saldrían de su lugar. En ese momento, una fuerza muy grande tiró de su camisa, tomándolo desapercibido.

Notó que era Sharon y no parecía nada contenta. —Ustedes dos, o dejan de discutir de una vez o los golpearé a ambos hasta que se me olvide lo que ambos hicieron y juro que no se me olvidará fácilmente —Les amenazó, haciendo que Thurstan tragara saliva y pensará en que decir con velocidad. —¡Amor, es que este desgraciado…! —Dijo tratado de excusarse por su intento salvaje de corretearlo, pero detuvo su habla cuando la pelirroja apretó sus cuellos.

—Vamos a calmarnos los tres y a comer tranquilamente, y si alguno de ustedes dos vuelve a decir algo inapropiado o intenta algo que logre enojarme seré yo la que los large de aquí. —Les advirtió Sharon, haciendo que el rubio suspirara y el pelinegro rugiera. —De acuerdo… —Aceptó sus términos y condiciones, rascándose la nuca y sintiéndose como un tonto por haberse dejado llevar por las provocaciones de la pulga. Sharon se fue a sentar al sofá mientras el rubio quedó parado frente a Lavis en silencio, incomodo por tenerlo tan cerca y no poder golpearlo.

—Pfff… no aguantas nada… —Al escuchar esas palabras que salieron del peligro, quien comenzó a caminar hacia quien sabe dónde, Thurstan viró los ojos algo harto de sus provocaciones. «Ya cállate.», Pensó instantáneamente, metiendo las manos a sus bolsillos y mirando a Sharon, a quien le dio una pequeña sonrisa aun algo apenado por lo ella tuvo que presenciar anteriormente. —¿Te encuentras bien? —Le preguntó la pelirroja, indicándole que se acercara a ella. Comenzó a caminar hacia ella en ese momento apenas captó la señal. Sí, estoy perfecto. —Le respondió, estaba feliz de que al fin podría disfrutar la compañía de Sharon sin que los molestaran más, ya la extrañaba bastante.

Su hombros dieron un pequeño brinco cuando la pulga pasó hecha un rayo y se sentó junto a Sharon, ganándole el lugar. —Ja, de verdad que te pones loca cuando quieres. —Le dijo Lavis a Sharon, tomando un mechón de cabello de ella, para después preguntarle si era natural. El pecho de Thurstan comenzó a arder en furia mientras apretaba los dientes y puños con toda su fuerza. «¡Le está coqueteando!», razonó enfadado, acercándose al pelinegro y tomando la mano con la que tomó el cabello de su novia.

Apretó sus dedos lo más que su fuerza le permitió en aquel momento. —No quiero que te acerques a ella… —Dijo entre dientes, soltándole después de crujirle los huesos. —¡Y MENOS QUE LA TOQUES CON TUS COCHINAS MANOS! —Le gritó fuerte, pateándole la cabeza para que se quitará de ese lugar. Estaba enfadado y… celoso. Miró a Sharon en ese momento y la abrazó a él, cargándola sin darse cuenta. La abrazó en silencio un momento para tranquilizarse, el solo hecho de imaginársela saliendo con otro chico le dolía.

La bajó y soltó nuevamente cuando se tranquilizó lo más que pudo. Tomó sutilmente a la chica por los hombros y se inclinó hasta su rostro, dándole un corto beso en los labios. Después se giró hacia Havoc, mirándolo con el ceño fruncido. —Ella es mi novia, no quiero que andes de idiota con ella. ¿Entendiste?—Le advirtió, cruzando los brazos y tratando de oprimir esa emoción, pues su pecho seguía ardiendo.


«Pienso» Narro —Hablo—   //   ϟTyrhung Piensaϟ —Tyrhung Habla—

avatar

Salón :
3 A
Edad :
18
Dromes :
14924
Reputación :
1
Mensajes :
160

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dos es compañía, tres es multitud

Mensaje por Sharon el Vie Mar 17, 2017 4:20 am

Una vez sentada en el sillón e intentando relajarse Thurstan le respondió que estaba perfecto, lo cual alivió a la pelirroja un poco. Pero al indicarle que se sentara junto a ella fue Lavis el que lo hizo sintiéndose Sharon algo incómoda, pues seguro que había tramado algo. -Ja, de verdad que te pones loca cuando quieres. – Le dijo el pelinegro mientras comenzaba a jugar con su cabello, no le gustaba que le tocaran el pelo de esa manera, eso era algo íntimo para ella, eso solo podía hacerlo su novio… y nadie más. –Llamé a Thurstan, no a ti… - le dijo algo molesta intentando cambiar el tema de conversación que traía entre manos. Le advirtió anteriormente que si la volvía a enojar lo largaría de allí y no se andaría con rodeos, estaba ya un poco cansada de su comportamiento. -¿Este color es natural? – Le preguntó Havoc, haciendo que Sharon lo mirase algo enojada, “cómo puede preguntarme algo así, que se cree”. –Pues claro que es natural.- Dijo finalizando su conversación y dándose cuenta de lo que pretendía era enojar a Stan y vaya que si lo consiguió.

Thurstan se encontraba de pie con los puños bien cerrados, seguro que no estaba muy feliz de lo que hizo Havoc, pero por favor que no se pelearan allí… Stan se acercó y agarró la mano con la que el pelinegro le tomó el cabello anteriormente. —No quiero que te acerques a ella… - Sharon miraba a ambos chicos pues no sabía cómo iban a reaccionar y le preocupaba que todo terminara en una pelea. –Stan…- Lo llamó intentando calmarlo pero siguió amenazando a Lavis. —¡Y MENOS QUE LA TOQUES CON TUS COCHINAS MANOS! — Le gritó tan fuerte que Sharon se asustó y pegó un salto del sillón quedando de pie junto a los chicos mientras Stan lo pateaba alejando al pelinegro de ella. Después de eso Thurstan la abrazó, llegando a cargarla por un momento. Sharon sintió su mal estar y su dolor y le rodeo con las manos abrazándolo ella al igual. –Stan, tranquilízate, tú eres el único al que quiero y nadie se interpondrá entre nosotros ¿de acuerdo?- le susurró en el oído mientras estaba abrazada a él y besó su mejilla.

Thurstan se tranquilizó un poco y soltó a Sharon, dándole un corto beso en los labios, lo que hizo que la chica se sonrojase, tenía tantas ganas de que la besara de nuevo que sus mejillas ardieron y se sonrojaron aún más. —Ella es mi novia, no quiero que andes de idiota con ella. ¿Entendiste?— Escuchó decir a Thurstan, y la chica sonrió mirando a su chico, le había dicho que era su novia *-* y la estaba defendiendo. Tomó la mano de Stan y desvió su mirada hacia el pelinegro pues no sabía cómo reaccionaría pero lo que sí sabía era que si daba un paso en falso lo echaría a la calle de una patada. La verdad que era lo que quería, echarlo y poder quedar a solas con Stan. –Te advertí que te echaría de aquí si me molestabas de nuevo y molestaste a Stan, lo que a mí también me molesta así que haremos esto por las buenas o por las malas como tu prefieras- Le dijo a Lavis totalmente seria señalándole la puerta. –O te comportas de una maldita vez o te largas, o te largo yo de una patada.- No estaba dispuesta a aguantar otra estupidez más, no después de todo lo que había aguantado ya.


Amor infinito a mi Stan por la firma ❤ ❤ ❤

"La furia y la pasión van siempre de la mano"
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
20
Dromes :
14068
Reputación :
1
Mensajes :
99

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dos es compañía, tres es multitud

Mensaje por Lavis Havoc el Vie Mar 17, 2017 4:55 pm

–Pues claro que es natural.-Me respondió ella, a lo que yo reí por incrédulo. “¿Cree que me voy a tragar eso?”. Justo cuando estaba por volver a sujetar un mechón de su cabello, el rubiecito me tomó la mano así que lo miré con mala cara. -¿Tu qué? ¿Te arrodillaras y me pedirás matrimonio?-Le pregunté riendo entre dientes, pero mi sonrisa desapareció cuando comencé a sentir la presión que estaba ejerciendo sobre mis dedos. -No quiero que te acerques a ella… -Me dijo el rubiecito y apenas le pude entender, parecía que estaba hablando con él mismo y no conmigo.

Apreté los dientes de igual manera, sonriéndole forzosamente, no le dejaría ver que me estaba lastimando, al contrario, le haría ver que “no” me duele en absoluto. Estaba a punto de decirle que no puede darme órdenes y puedo meterme con quien yo quiera, pero en ese momento levantó la voz, omitiendo mi comentario. -¡Y MENOS QUE LA TOQUES CON TUS COCHINAS MANOS! –Me gritó muy fuerte, cuando estaba a punto de devolverle el gesto me pateó justo en la mejilla.

“¿Cómo me pudo tomar desprevenido?”, me pregunté apenas mi espalda aterrizó en el suelo, sintiendo la zona del golpe calentarse… al igual que mi humor. Me levanté de un saltó por instinto y levanté mis puños los cuales estaban ardiendo en llamas, literalmente estaba encendido de emoción por al fin poder zurrarlo a golpes después de todo lo que me hizo. –Te advertí que te echaría de aquí si me molestabas de nuevo y molestaste a Stan, lo que a mí también me molesta así que haremos esto por las buenas o por las malas como tu prefieras- Mi respiración estaba agitada y estaba lanzando gruñidos sin darme cuenta, pero al escuchar sus palabras empecé a tratar de llamar a la poca paciencia que hay en mi interior.

–O te comportas de una maldita vez o te largas, o te largo yo de una patada.- Me advirtió, a lo que yo reí pasando mi mano en donde me golpeo el cabronazo. -Aún tengo un asunto pendiente… así que aceptare la oferta de “comportarme”-Recordé en ese momento, así que bajé los brazos tranquilizándome y tratando de respirar adecuadamente.

No estaba dispuesto a quedarme allí en ese preciso momento, ambos estaban cabreados y era necesario que se les bajaran los humos por un rato. Pasé caminado justo  al lado de Pikachu, así que con velocidad empuñe mi mano y  le lance un golpe hacia la cara. -¡BU!-Dije riendo, pues no lo golpee, detuve mi puño a centímetros de su rostro y solo le di un capirotazo en la nariz. Me reí, metiendo las manos a mis bolsillos. –Pero aún me debes DOS golpes, que no se te olvide… Pikachu. –Dije y finalmente caminé hacia su recamara, abriendo la puerta.

-Veo que necesitan estar solo un rato, así que me meteré aquí y le prenderé fuego a tus cosas. –
Exclame con una sonrisa y guiñándole un ojo, como si fuera lo más normal del mundo. –Estoy de joda, no pasará nada… ¿o sí?-Dije dando una sonrisa malvada y murmullando la última parte, antes de finalmente encerrarme en su cuarto, ellos necesitaban calmarse tanto como yo, así que no es mala idea apartarme un momento e intentar que se me baje el coraje.


"Piensa" -Habla- Narra
FICHA
avatar

Salón :
3 B
Edad :
18
Dromes :
13474
Reputación :
2
Mensajes :
64

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dos es compañía, tres es multitud

Mensaje por Thurstan Eamon el Sáb Mar 18, 2017 6:36 am

—Aún tengo un asunto pendiente… así que aceptare la oferta de “comportarme” —Dijo Havoc, haciendo que el rubio sintiera intriga sobre ese “asunto pendiente” mientras no fuera a hacer una de las suyas que los incluyera, todo estaría bien. «¿Hmmm?». Vio al pelinegro comenzar a caminar sin decir a donde iría, solo esperara que se largara finalmente, ya habían tenido suficiente de él y sus tonterías. Sharon le había tomado de la mano anteriormente, así que sentía la suave mano de la chica sobre la suya.

Dio una discreta sonrisa mientras le acariciaba su mano con su pulgar. Distraído en el tacto de su chica, su brazo disponible se levantó en reflejo cuando notó algo acercarse a gran velocidad, pero no fue lo suficientemente rápido y atento como para llegar a detenerlo, quedándose a la mitad del trayecto. Se dio cuenta que era el puño de Havoc, aunque solo se detuvo a centímetros de su rostro. —¡Bu!—Escuchó proveniente de Lavis, extrañado de que no le hiciera nada…. pero de allí recibió un pequeño golpe en su nariz. —¿Y ahora? —Preguntó tallándose la nariz con los dedos, mientras el otro chico reía.

—Pero aún me debes DOS golpes, que no se te olvide… Pikachu. —Exclamó Havoc, caminando hasta la recámara del rubio. —¿A dónde crees que vas? —Preguntó algo molesto de que se fuera a meter a su habitación, aunque no tuviera nada de valor allí además de su espada, era su espacio privado. —Veo que necesitan estar solo un rato, así que me meteré aquí y le prenderé fuego a tus cosas. —Explicó el pelinegro, haciendo que el rubio dudara si dejarlo ir a dentro de su cuarto por lo que dijo, sin embargo, era muy cierto que quería estar solo con Sharon.

—Estoy de joda, no pasará nada… ¿o sí? —Dijo Lavis y se adentró a la recamara. —Más te vale… —Susurró dándole el visto bueno, mirando como cerraba la puerta. —Uff… realmente sabe cómo molestar… —Dijo el rubio, rascándose la nuca aun algo cabreado por cómo se había tratado de meter con Sharon. Pues el otro descubrió su punto débil, le enfadaba mucho más que se metiera con su chica que con él.

Giró hacia Sharon y le acarició la mejilla, feliz y aliviado de poder estar al fin a solas con ella un momento. Recordó lo que había hecho Lavis, haciéndolo enfadarse un poco ante el recuerdo. Él igual tocó un poco su cabello, estaba sonriente por lo suave que era su cabello al tacto. —No merece tocar algo tan bonito… —Susurró Thurstan, soltando su cabello y abrazando a la chica, dándole un beso sobre su cabeza. Se sentía muy estúpido al haberse enfadado tanto por algo que hizo ese necio, pero realmente no le gusto el plan con el que se le acercó a su chica.


«Pienso» Narro —Hablo—   //   ϟTyrhung Piensaϟ —Tyrhung Habla—

avatar

Salón :
3 A
Edad :
18
Dromes :
14924
Reputación :
1
Mensajes :
160

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dos es compañía, tres es multitud

Mensaje por Sharon el Sáb Mar 18, 2017 8:35 am

Al advertir a Havoc una vez más, parece que recapacitó un poco y decidió “comportarse” o al menos eso dijo.  Pero aprovechó una oportunidad en la que Thurstan estaba distraído para volver a molestarlo y fue a pegarle en la cara pero en vez de eso se detuvo y solo le dio en la nariz. Jamás iban a parar de molestarse entre ellos de eso estaba segura, la relación entre ellos era un tanto extraña.

—¿A dónde crees que vas? —
Preguntó Stan al ver que Havoc se dirigía a su habitación, para Sharon su habitación era su templo y no dejaría a cualquiera entrar allí y seguramente que para su Stan sería igual, aunque aquel pelinegro acabó entrando en el cuarto. —Veo que necesitan estar solo un rato, así que me meteré aquí y le prenderé fuego a tus cosas. —Explicó el pelinegro, lo que hizo que Sharon mirase a Thurstan de reojo, pues aunque deseaba estar a solas con él presentía que algo malo haría Havoc.

—Estoy de joda, no pasará nada… ¿o sí? —Dijo Lavis y se adentró a la recamara. —Más te vale… —Escuchó Sharon decir a Stan, seguro que estaba molesto con el comportamiento del otro chico pues desde que llegó no había parado de molestarlos. —Uff… realmente sabe cómo molestar… —Dijo el rubio, rascándose la nuca mientras la chica lo observaba al fin algo aliviada. – He estado a punto de golpearle, me estaba poniendo de los nervios…- Le contestó Sharon algo molesta mientras Stan se giraba y le acariciaba la mejilla retirando todos sus pensamientos negativos.

Tocó un poco su cabello pero sus dedos la hacían sentirse feliz, no como hizo Lavis anteriormente, en ese momento solo sintió ganas de golpearlo y comenzar a insultarlo. —No merece tocar algo tan bonito… —Susurró Thurstan, soltando su cabello y abrazando a la chica, dándole un beso sobre su cabeza. En ese momento Sharon se sintió la chica más afortunada del mundo y comenzó a salirle una sonrisa tonta en la cara mientras se ocultaba en los brazos de Stan, no quería que la viera con aquella sonrisa de boba. – Yo también me hubiese puesto furiosa si una chica te tocase de esa manera… puede que incluso más…- Le respondió Sharon aún oculta en sus brazos haciendo que ese pensamiento la dañara interiormente. El solo hecho de pensar que otra mujer lo hubiese tocado la ponía realmente furiosa. Pero ahora aprovecharía la poca privacidad que Lavis le permitió tener con él, pues aunque se había encerrado en su cuarto podría salir en cualquier momento. "Qué estaría tramando aquel bicho ahora..." pensó Sharon por un instante, pues seguro que Lavis no estaría quieto allí dentro.

Sharon se retiró del abrazo para poder mirar al chico a los ojos -Stan… siento lo que pasó. Estaba tan enfadada… - Le dijo Sharon recordando todo lo que le dijo a Thurstan cuando lo encontró en la estación de policía, seguro que se sintió horrible con él mismo por su culpa, recordando todos los mensajes que el chico le mandó y no contestó. Quería finalmente dejar ese enfado atrás y que él la perdonara también por su comportamiento. – Tenía tantas ganas de estar contigo a solas… - miró la puerta de la habitación de Thurstan comprobando que siguiera cerrada y volvió a mirar a su chico sonriéndole. Alzó sus brazos rodeando el cuello de Stan, teniendo que ponerse de puntillas para llegar a rodearlo y centró su mirada en sus labios. Tenía tantas ganas de besarlo que fue acercando lentamente su rostro hacia el del rubio hasta llegar a besar sus labios con todo el amor que sentía por él. –No te alejes de mí nunca.- Le susurró y volvió a besarlo mientras acariciaba su pelo con sus dedos olvidando que Lavis aún estaba con ellos en el apartamento.


Amor infinito a mi Stan por la firma ❤ ❤ ❤

"La furia y la pasión van siempre de la mano"
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
20
Dromes :
14068
Reputación :
1
Mensajes :
99

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dos es compañía, tres es multitud

Mensaje por Lavis Havoc el Sáb Mar 18, 2017 6:21 pm

“No puedo creerlo… funcionó”, pensé después de cerrar la puerta y me comencé a guardar la risa hasta el punto que no pude retenerla. –Pfff… ¡JAJA! –Me reí pero me cubrí mi propia boca con la mano, de seguro si me escuchaba carcajearme el perro de Pikachu vendrá corriendo a sacarme de aquí, debo aprovechar que esta embobado con su noviecita. Claro, lo primero que tenía que hacer era revisar las cosas.

-Basura… basura… ¡Eh, más basura!- Dije revisando su cómoda, solo tenía una que otra chuchería sin sentido, no estaba lo que yo buscaba. Enfoqué mi mirada en su closet, a donde fui y lo abrí casi de un golpe, abrí los dos pequeños cajones que el closet tenía y encontré un reloj muy chulo, así que lo tomé y me lo puse al instante. “Gracias por el regalo, rubiecito.”, reí entre dientes mirando mi nuevo accesorio. Por otro lado, encontré su cajón con sus calzones. –¡Puaj! –Hice un sonido de repulsión sacando la lengua.

Estaba a punto de volver a cerrarlo como si no hubiera visto nada, pero una idea muy buena cruzó mi mente, así que terminé forzando la gaveta hasta que logré sacar el cajón entero, dejándolo sobre la cama. “Joder… ”, pensé desanimado, dando un gruñido, porque no encontré lo que estaba buscando en primer lugar. Estaba por cerrar el closet de nuevo, pero un extraño objeto brilló, estaba oculto detrás de sus camisas. Hice que estas se apartaran y di una sonrisa, al tener frente a frente lo que estaba buscando… -Hola, espadita… -murmullé, tomándola por la corra de su funda y me la colgué hacia la espalda. “Quiero que vea que puedo usarla mejor que él, así quizás pueda quedármela…”

Tomé uno de sus bóxers del cajón y corrí hacia la puerta, abriéndola de un jalón. Me sonrisa se tornó en una cara de repulsión al ver que se estaban besuqueando intensamente, así que me giré de espalda para no ver más eso, probablemente ya se separaron pero aun así. –Dios, uno no puede irse 5 minutos… regreso y ya se están comiendo. – Les dije, mientras que discretamente, con una mano sujetaba el bóxer y con la otra lo estiraba hasta que diera su máximo, haciendo una tirachinas prácticamente. Me giré y se lo disparé a la cara a Pikachu, haciendo que partiera de risa.

-¡JAJAJAJA! ¡ASÍ TE VES MAS GUAPO! –Le dije entre risas, pues el calzón le había caído en la cara y no se le veía, definitivamente así estaba mejor. Una vez me controlé la risa, tomé la empuñadura de la espada y le sonreí a ambos. –Miren a quien encontré… creo que me prefiere a mí que a ti-Le dije a Pikachu, desvainando su espada y extendiéndola hacia él. -¿Y si te hago sushi con ella?  ¿Qué te parece?–Le pregunté riendo, no lo iba hacer, pero quería molestarlos otro momento más.


"Piensa" -Habla- Narra
FICHA
avatar

Salón :
3 B
Edad :
18
Dromes :
13474
Reputación :
2
Mensajes :
64

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dos es compañía, tres es multitud

Mensaje por Thurstan Eamon el Dom Mar 19, 2017 1:31 am

—Stan… siento lo que pasó. Estaba tan enfadada… —Sharon le pidió disculpas, haciendo que Thurstan le diera una sonrisa pequeña al entender que se refería a todo el royo de lo que ocurrió en la estación de policía, aunque no entendía porque ella se estaba disculpando, después de todo, él pensaba que tenía toda la culpa. —No te disculpes, estabas en todo tu derecho… —Le respondió el rubio, tomando su mano. —Tenía tantas ganas de estar contigo a solas… —Dijo la pelirroja, quien desvió la mirada un de sus ojos y de allí lo volvió a mirar sonriéndole.

—Yo también… no sabes cuánto. —Exclamó Thurstan, pensando en que si Havoc no se hubiera metido a la recamara, lo más probable es que lo hubiera lanzado por la ventana con tal de poder estar a solas con ella. Ella rodeo su cuello con sus brazos, provocando que Thurstan le sonriera al saber de qué se trataba, rodeando la cintura de Sharon con sus brazos para atraerla más hacia él además de inclinarse hacia ella teniendo como objetivos sus labios.

«Tan suaves.», pensó una vez compartieron el beso, los labios de Sharon se moldeaban a la perfección con los del rubio. Se sentía tan contento de que todo se hubiera arreglado con su chica, le quería demasiado, así que no hubiera soportado estar otro día más sin verla. La chica se separó un momento del beso, haciéndolo que soltara un poco su cintura. —No te alejes de mí nunca. —Le susurró Sharon y volvió a juntar sus labios con los de Thurstan. «Nunca lo haré».  

Volvió a abrazarla de su cintura, pero esta vez solo fue como con un brazo, el otro lo llevó a la nuca de la chica, profundizando el beso entre ellos. Justo en ese momento, la puerta de su cuarto se abrió de un golpe. El chico abrió los ojos y terminó el beso, sabiendo quien saldría de su habitación. Miró a Sharon a los ojos y le sonrió sin decirle nada, solo le acaricio la mejilla y pasó su pulgar por los labios de la chica.

—Dios, uno no puede irse 5 minutos… regreso y ya se están comiendo. —Escuchar ese comentario de Havoc lo hizo apenarse y enfadarse al mismo tiempo, como una mezcla perfecta de emociones. —¡Cállate! —Le gritó Thurstan y en ese momento, algo hecho de tela le cayó en la cara. —¡JAJAJAJA! ¡ASÍ TE VES MAS GUAPO! —Reía Havoc mientras hablaba, pero Thurstan lo ignoró. Lo retiró de su rostro y lo miró, se quedó boquiabierto a ver que era tal cosa.  Sus mejillas se pusieron rojas porque probablemente Sharon vió igual que era eso, así que lo guardó en su bolsillo.  

—Miren a quien encontré… creo que me prefiere a mí que a ti. —Exclamó  Havoc, haciendo que Thurstan mirara de que se trataba… era Tyrhung, su espada. El rubio suspiró y cruzó los brazos, levantando una ceja. —Créeme que si por mi fuera, te la regalaría. —Dijo Thurstan y justo en ese momento, hizo un fuerte contacto visual con Lavis, con el rostro totalmente serio. —Pero es imposible, aunque te la lleves mañana amanecerá a mi lado... —Casi de explicar, pero la pulga cortó su oración al comenzar a hablar.

—¿Y si te hago sushi con ella?  ¿Qué te parece? —Preguntó el pelinegro, haciendo que Thurstan rascara su nuca nervioso al ver que la desenfundó. —Sisisi… pero ya guárdala, si no puede que… —No terminó de hablar, cuando el ojo de Tyrhung se abrió y le dio una fuerte descarga a Lavis, haciendo que la soltara. —… te dañe. —completó la oración, dando un suspiro. Esa espada era muy hostil cuando otro elemental que no fuera su amo la empuñaba.


«Pienso» Narro —Hablo—   //   ϟTyrhung Piensaϟ —Tyrhung Habla—

avatar

Salón :
3 A
Edad :
18
Dromes :
14924
Reputación :
1
Mensajes :
160

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dos es compañía, tres es multitud

Mensaje por Sharon el Lun Mar 20, 2017 6:17 am

“¡¿Por qué tuvo que abrir la puerta ahora?!” replicó Sharon en sus pensamientos cuando escuchó la puerta abrirse de un golpe y haciendo que Thurstan terminara aquel beso. Al ver la sonrisa que le dedicó se calmó un poco y se giró hacia donde se encontraba Lavis, pues estaba comenzando a protestar. —Dios, uno no puede irse 5 minutos… regreso y ya se están comiendo. —Dijo el pelinegro mientras Sharon lo miraba, aún estaba de espaldas a ellos moviendo sus brazos de una manera algo extraña —¡Cállate! —Le gritó Thurstan y en ese momento Lavis se giró y le tiró algo en la cara a Stan. —¡JAJAJAJA! ¡ASÍ TE VES MAS GUAPO! —Reía Havoc, parece que ese chico jamás comprendería lo que significaba “comportarse”. Sharon miró como Stan se quitaba… el… calzón… sí… era un calzón… de la cara y se rió disimuladamente desviando su mirada de aquella escena y mirando malhumorada al pelinegro.

—Miren a quien encontré… creo que me prefiere a mí que a ti. —
Exclamó Havoc mientras desenvainaba una espada y la extendía hacia Stan. Al ver la espada Sharon recordó la historia que Thurstan le contó acerca de ella y la verdad que no era muy agradable, es más, ojala la espada lo prefiriese a él antes que a su chico. —Créeme que si por mi fuera, te la regalaría. —Escuchó decir a Thurstan mientras miraba seriamente a Lavis —Pero es imposible, aunque te la lleves mañana amanecerá a mi lado... — Le seguía hablando Thurstan pero Lavis lo interrumpió
—¿Y si te hago sushi con ella?  ¿Qué te parece? —Preguntó el pelinegro, poniendo a Sharon alerta al ver como apuntaba a Stan con aquella. Si tenía que golpearle en cualquier momento lo haría.

–Eso no es un juguete, estúpido.- Le gruñó Sharon al pelinegro —Sisisi… pero ya guárdala, si no puede que… - Stan no terminó de hablar, cuando la espada hizo algo raro, como si se hubiese despertado dándole una fuerte descarga a Lavis, haciendo que la soltara. —… te dañe. —escuchó finalmente decir a Thurstan dando un suspiro. Sharon miró boquiabierta a la espada pues no tenía claro lo que acababa de suceder, nunca había visto algo así. Aunque Stan ya le advirtió de lo que aquella espada era capaz nunca lo había visto con sus propios ojos. “¿Y si esa espada se vuelve en contra de mí?” se preguntó algo asustada pues no sabía realmente si Thurstan podría controlarla ni ella sabría cómo podría defenderse de la espada.

Una vez la espada estaba en el suelo Sharon se acercó a Lavis dándole un empujón con las manos y le gritó algo alterada –Estuviste revolviendo cosas que no son tuyas… ¡¿Quién demonios te crees que eres para coger las cosas de Stan?!- Si ella fuera Thurstan ya lo habría pateado por tocar sus cosas pero se contuvo. Se recordó que Lavis le prometió anteriormente que se comportaría y no lo hizo, haciendo que Sharon llegara al límite de su paciencia. Le señaló la puerta con la mirada – Tú decides, por las buenas, o por las malas.- le dijo lo más amablemente que pudo mientras cruzaba los brazos.


Amor infinito a mi Stan por la firma ❤ ❤ ❤

"La furia y la pasión van siempre de la mano"
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
20
Dromes :
14068
Reputación :
1
Mensajes :
99

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dos es compañía, tres es multitud

Mensaje por Lavis Havoc el Mar Mar 21, 2017 8:29 pm

Le estaba apuntando a Pikachu con la espada, quizás si doy un tajo muy cerca de él se asuste tanto como para orinarse encima. -Eso no es un juguete, estúpido.-Me dijo ella, haciéndome reír entre dientes. –Es un arma muy sensual, casi pienso que no la merece este rubio, solo míralo… es… ¡es rubio, los rubios no son hombres!-Le dije riendo, intentando cabrear al rubiecito. -Sisisi… pero ya guárdala, si no puede que…-No estaba dispuesto a esperarlo, me lancé hacia el listo para dar el tajo.

Buzzzzzzzzz


Mis ojos se abrieron al máximo cuando sentí electricidad recorrer mis brazos, así que solté la espada por reflejo. Mis ojos se enfocaron en el arma mientras sacudía los brazos, desprendía un aura extraña. “Maldito Pikachu… ”, apreté los dientes del coraje en aquel momento, no había probabilidad alguna en mi mente para pensar que la espada fue quien me electrocutó, fue ese maldito rubio. -… te dañe. –Acabó su oración.

-Pffff… ¿Qué tan estúpido me crees? ¡FUISTE TU QUIEN ME DIO ESA DESCARGA!-Le grite cabreado, estaba peleando injustamente, me atacó con sus poderes sin previo aviso. “Ja, por suerte siempre existe la revancha.” Un empujón me sacó de mis pensamientos, fue allí cuando me percaté que fue la chica quien me empujó. -Estuviste revolviendo cosas que no son tuyas… ¡¿Quién demonios te crees que eres para coger las cosas de Stan?!-Me gritó, haciendo que yo igual me molestara.

-¡Estaba buscando con que entretenerme! ¡Joder, ya me dio una descarga el cabrón, estamos a mano con eso! –Le aclaré, cruzando los brazos y soltando un gruñido. -Tú decides, por las buenas, o por las malas.-Me advirtió, como si yo tuviera ganas de seguir aquí después de lo que me hizo el rubio. –No te preocupes, me largo de aquí… no sin antes… -Dije mientras caminaba hacia el rubio. –Recuerda que apostamos hacer algo el día que tomamos… y gané. Así que estarás oyendo de mí lo más pronto posible de nuevo. -Le recordé una vez frente a él.

Fingí que iba a darme la vuelta y me iba a largar, pero no fue así. Me voltee lo más rápido posible y le di una patada en la rodilla -¡UNO!- de allí lo jale de la camisa bruscamente, atrayéndolo hacia mí y le di un cabezazo justo en la nariz. -¡DOS GOLPES!- Junto esas dos palabras le devolví los golpes que me debía, no es como si me fuera a olvidar de aquello. Mis palmas comenzaron a arder, justo como si tuviera lava sobre ellas y la acerqué peligrosamente a su cara, aprovechando que estaba atontado por el golpe en la nariz, seguro que le nubló la vista.

Sin embargo, no llegué a tocarle, solo quería amenazarle. -¡RECUERDA QUE SERÉ YO QUIEN TE MATE! Pero… no hoy.-Le advertí y apague el fuego en mis palmas, cerrando la mano, comenzado a irme de allí rápidamente, abriendo la puerta del departamento, mirando por última vez a Sharon. –Yo que tu… le ayudaría a curarse esa nariz, se va a desangrar. –Le dije riendo entre dientes y salí pirado del departamento, pues probablemente alguno de los dos me iba a tratar de devolver el ataque.


"Piensa" -Habla- Narra
FICHA
avatar

Salón :
3 B
Edad :
18
Dromes :
13474
Reputación :
2
Mensajes :
64

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dos es compañía, tres es multitud

Mensaje por Thurstan Eamon el Miér Mar 22, 2017 5:55 am

El pelinegro soltó la espada al sentir la descarga que esta le dio, Thurstan ante esta escena dio un suspiro, por más que trató de advertirle lo peligrosa que era no le hizo caso. —Pffff… ¿Qué tan estúpido me crees? ¡FUISTE TU QUIEN ME DIO ESA DESCARGA! —Dijo Lavis, inculpando al rubio de haberle hecho daño cuando no fue él, fue la espada quien lo hizo por voluntad propia. —¿Qué? ¡No fui yo, traté de explicarte! —Le reclamó Thurstan de igual manera, pues era verdad que trató de explicarle sobre la hostilidad de aquella arma pero el pelinegro siempre anda en su mundo.

Sharon se acercó al pelinegro y le empujó. —Estuviste revolviendo cosas que no son tuyas… ¡¿Quién demonios te crees que eres para coger las cosas de Stan?! —Le preguntó enfadada, era verdad que igual Thurstan estaba molesto por lo que se atrevió a tomar de su cuarto. Se dio cuenta de que el reloj en su muñeca era suyo, haciéndolo apretar los dientes y acercarse a él, dándole un tirón violento en el brazo. —¡Este reloj es mío, maldita pulga ladrona! —Le gritó enfadado, quitándole el reloj y poniéndoselo en su propia muñeca.

Sharon le dijo que lo sacaría por las buenas o por las malas, dejándolo a elección del pelinegro. El rubio cruzó los brazos enfadado mientras lo escuchaba decir que se iría por su cuenta después de hacer algo, él le estaba dando cuestión de segundos para largarse. —Recuerda que apostamos hacer algo el día que tomamos… y gané. Así que estarás oyendo de mí lo más pronto posible de nuevo. —Le rememoró Lavis, haciendo que las cejas de Thurstan dieran un salto, recordando la apuesta de aquella noche que él mismo propuso… y se le volteó en su contra.

Fastidiado por eso, el chico rubio frunció el ceño y apretó los dientes, imaginándose lo que le esperaba. —De acuerdo… tengo palabra, así que lo cumpliré. —Afirmó, con un movimiento de cabeza mientras veía a Havoc irse. Comenzó a tratar de imaginarse el reto que le pondría el pelinegro en venganza, estaba algo incomodado por esa situación pero ya no le quedaba de otra. Un fuerte golpe en su rodilla lo sacó de sus pensamientos, haciéndolo soltar un quejido.

Erala pulga quien le había golpeado, siempre tenía que hacerlo de forma tramposa, fingiendo algún movimiento. Se encorvó ante el golpe en su rodilla y cuando menos se vino a dar cuenta, hacia recibido un cabezazo en su nariz, haciéndole sangrar y por la zona del golpe, igual le tornó borrosa la vista. «Maldición», pensó una vez tocó su nariz con los dedos referente al sangrado, no tanto por el dolor. —¿Eso es todo lo que tienes? —Preguntó en un tono burlón mientras chispas eléctricas comenzaban a brotar de su cuerpo en su defensa.

Notó una temperatura muy alta cerca de su rostro y lograba ver algo brilloso entre lo que su opaca vista le permitía, así que por instinto levantó el brazo y se cubrió la cara. —¡RECUERDA QUE SERÉ YO QUIEN TE MATE! Pero… no hoy. —Dijo Havoc, haciendo gruñir a Thurstan. —Demasiado tarde, porque yo te voy a… —Detuvo su habla cuando recordó que su chica estaba allí, mirando todo. No quería ponerla en peligro peleando en un espacio cerrado donde la estructura puede colapsar fácilmente.

—Olvídalo, acepto tu desafío para después. —Le contestó Thurstan, pasándose el brazo por la nariz que no paraba de sangrar. Se dirigió hacia la cocina y tomó un montón de servilletas. —Yo que tu… le ayudaría a curarse esa nariz, se va a desangrar. —Escuchó la voz de Havoc pero no lo volteó a ver, solo se limitó a mover la cabeza y dar un suspiro de decepción ante lo chiflado que estaba ese hombre.


«Pienso» Narro —Hablo—   //   ϟTyrhung Piensaϟ —Tyrhung Habla—

avatar

Salón :
3 A
Edad :
18
Dromes :
14924
Reputación :
1
Mensajes :
160

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dos es compañía, tres es multitud

Mensaje por Sharon el Lun Abr 24, 2017 5:47 am

Y una vez más Lavis se tuvo que salir con la suya, nada más decirle que se fuera tuvo que tener él la última palabra. Cuando dijo que habían apostado algo y que ganó Lavis el mayor de sus temores llegó a su cabeza “Malditos seáis, lo que hizo que Sharon desviara su mirada hacia Thurstan temiendo lo peor, que se preparase porque iba a interrogarlo en cuanto se marchara el pelinegro.

Justo antes de que el idiota se fuera, se volteó y le propinó un par de golpes a Stan, este hombre jamás cambiaría… La cabeza de Sharon iba a estallar de las ganas que tenía de propinarle un buen puñetazo en toda la cara pero se aguantó las ganas y en vez de dirigirse a Lavis fue en camino de Thurstan para ver cómo se encontraba pero ahora mismo su presencia era como si de un fantasma se tratase. —¿Eso es todo lo que tienes? — Respondió Thurstan al golpe que le dio Lavis, pero bueno es que siempre iban a estar viendo a ver quién la tenía más grande o que… -Diablos paren de una vez…- Dijo Sharon, pero viendo que no le hacían el más mínimo caso se detuvo a observar la pelea entre los chicos sin saber ciertamente que hacer, aunque parecía que Lavis estaba amenazando a Stan con su poder no llegó a dañarlo nuevamente, siguieron gritándose entre ellos pero el rubio detuvo sus palabras finalmente.

—Olvídalo, acepto tu desafío para después. — Contestó su chico, mientras se dirigía a la cocina y cogía algo para tapar su ensangrentada nariz –Yo que tu… le ayudaría a curarse esa nariz, se va a desangrar. – Escuchó decir al pelinegro antes de que saliera del departamento. Una vez Lavis fuera de allí Sharon reprimió su enfado hacia ambos chicos por la pelea que acababan de formar y se acercó a Stan para comprobar cómo se encontraba –Amor… ¿cómo te encuentras?- Le dijo tomando su mano y llevándolo al sillón para que se recostara un poco. –No tienes muy buena pinta… será mejor que te traiga algo…- Se alejó del sillón y se dirigió a la nevera para coger un poco de hielo y lo envolvió en una servilleta para después volver a donde se encontraba Stan. Se sentó en el sillón y colocó la cabeza del rubio sobre sus piernas para después colocarle con cuidado el pequeño papel con el hielo en el puente de la nariz. –Esto creo que ayudará…- En ese momento Sharon no quería discutir con él y mucho menos tocar el tema de Lavis pero más tarde le preguntaría por esa apuesta porque no tenía ni idea de lo que tramaría su amiguito y la verdad que la asustaba un poco porque de seguro que no era nada bueno. –Ese Havoc… ¿no piensa dejarte en paz?- Le dijo intentando mantener la calma mientras le sostenía el papel sobre la nariz. Quería a este chico con todas sus fuerzas y si tenía que volver a enfrentarse contra Lavis lo haría, tan solo esperaba que aquellas peleas no fueran a más y solo fueran cosas de chicos, de estúpidos chicos...

off-rol:
Siento mi súper-ultra demora pero tuve algunos problemillas D: pero ya me tenéis de nuevo (?) o//


Amor infinito a mi Stan por la firma ❤ ❤ ❤

"La furia y la pasión van siempre de la mano"
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
20
Dromes :
14068
Reputación :
1
Mensajes :
99

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dos es compañía, tres es multitud

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.