FELIZ CUMPLEAÑOS
Hace 6 años se creó esta comunidad con la intención de unir a los roleros y crear una familia. Hoy me es grato decir que se ha cumplido desde el inicio. Bienvenidos a Éadrom, bienvenidos a Takemori.

Muchísimas gracias a todos nuestros usuarios. Este es un triunfo que compartimos no solo con los registrados actuales, si no también con aquellos que se fueron.
Muchas gracias!
6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
BÚSQUEDA DE STAFF
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
GRADUADOS Y
CONDECORADOS
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Renaciendo en la desesperación (Libre)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Trama Renaciendo en la desesperación (Libre)

Mensaje por Oka Hachirou el Miér Mar 08, 2017 2:14 pm

Spoiler:
Este tema, esta ambientado en la trama global actual del foro.

Ha pasado demasiado tiempo desde la ultima vez que pude abrir los ojos, es un sentimiento extraño el despertar nuevamente, como si fuera un amanecer común y corriente. Pero lo que tengo en frente no es un amanecer, es la noche mas fría que jamas he sentido en mi vida.

PASADO. El ultimo recuerdo que tengo, es el enfrentamiento que tuve con un hombre llamado Volgear. Éadrom estaba siendo sometido bajo el poder de una organización llamada "La Secta", jamas he escuchado de ella antes, no he tenido tiempo para prepararme. Pero el día que llegaron, no pude estar mas sorprendido. Desde la ventana de mi negocio de mangas, cuando estaba a punto de cerrar las puertas de este, observe con seriedad lo que sucedía en las afueras, gente corriendo por sus vidas, soldados que no eran los de la ciudad sometiendo y matando a inocentes, hogares en llamas. Nunca me interese en la vida de los demás, pero este cambio tan repentino, sin dudas, me hizo re-pensar mi posición en esta ciudad. ¿Esta bien que yo me preocupe por mi mismo? Tal vez si hubiera reaccionado mas rápido algunas personas hubieran estado vivas, pero eso que me importa, cada uno se cuida su pellejo.

De manera disimulada, intente cerrar las puertas de mi negocio, y así poder ir al sótano y equiparme con mis armas Xen. Pero, ellos ya se encontraban dentro de la tienda, habían roto otras ventanas y entrado a la fuerza. De una manera aparentemente cobarde, corrí hasta el sótano, puesto que si me quedaba parado, sin hacer nada, iba a ser una victima mas. Una vez en el sótano, me equipe con mi traje y armas Xen, listo para la guerra.

Logre matar a unos cuantos de ellos, pero luego llego el, Volgear, el jefe de toda esta organización. Mi mirada hacia el solo expresaba desprecio y asco, no porque me importase lo que le haya hecho a esta ciudad, sino por el simple hecho de tomar el atrevimiento de atacarme, jamas se lo perdonaría. En cuestión de segundos, segundos que fueron usados para cruzar mirada entre ambos, empece con la batalla, con todas mis armas en la mesa, ataque con ferocidad y con mis máximas habilidades.
Pero por primera vez, en toda mi vida, me vi superado de manera absurda. Este tipo era ridículamente rápido, ridículamente fuerte, pareciera que leyera mis ataques, pues anticipo cada uno de ellos. Su espada insertada en mi estomago, es una de las ultimas cosas que recuerdo, luego, la oscuridad se apoderaba de mis ojos, cerrados para siempre.


PRESENTE, otra vez. Y aquí estoy yo de nuevo, desnudo en medio de una desolada calle de la ciudad. Todo esta destruido, gritos, fuego y humo es lo que puedo ver a lo lejos, pero a mi alrededor, soledad en su máxima expresión. Sin comprender lo que sucede, sin entender el porque sigo vivo, me levanto con mis piernas temblando, buscando algún lugar donde descansar, la confusión hace que mi cabeza sea un desastre en estos momentos. No paso mucho tiempo hasta que encontré una sabana sucia en el piso, ¿como llego una sabana hasta la calle? Preguntas que en este momento no me interesaban, pero era curioso saber hasta que grado de destrucción ha llegado Éadrom.

Con un rostro impactado, miro a mi alrededor, sin poder contener aquella respiración exhaustiva en mi persona, aun sin aceptar todo lo que esta pasando. Por ahora, para mi, todo esto es un sueño.



avatar

Edad :
37
Dromes :
45654
Reputación :
1
Mensajes :
68

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Trama Re: Renaciendo en la desesperación (Libre)

Mensaje por Yuno Gasai el Miér Mar 08, 2017 3:36 pm

Éadrom había sucumbido -de alguna forma- al ataque de Volgear. La ciudad estaba desolada. Los carros estacionados y otros en el medio de la mismísima calle, como si hubieran intentado huír y fallado en el intento. La humareda se alzaba en los cielos, imposibilitando solo un poco la visión (si se podía ver, pero también se veía que habían cenizas en el ambiente). Describir el lugar era simple: Parecía un Apocalipsis Zombie.

Cuerpos muertos en las esquinas de las calles, ríos de sangre, olor a suciedad y pesadez... Era lo que se vivía en ese lugar.

Yuno había perdido sus amistades de vista en una de las tantas batallas. Los había estado buscando por horas pero no había encontrado a ninguno. Así que a la pelirrosada no le quedó más remedio que ir a buscarlos a ver si les encontraba. Lo único que encontraba a su paso era muerte y destrucción. Ella solo caminaba por el lugar con timidez, pero manteniéndose alerta de algún imprevisto. Daba pasos dudosos cuando no se sentía segura, escondiéndose entre columnas de edificios que no se veían muy dañados para ver si al doblar la esquina de la calle había señal de algún enemigo.

Fue entonces cuando decidió adentrarse a algunas de las calles para seguir buscando sus conocidos y unirse a ellos. Algunas columnas de edificios más débiles se esgranaban, era peligroso estar en esos lugares por mucho tiempo, pero la jóven siguió de largo por el medio de las calles para evitar que alguna estructura débil le aplastase. Le pasaba por encima a algunos muertos que no llevaban más de un día allí tirados. Todo era deprimente. Volvía denuevo al inicio, sin nadie conocido...

"¿Dónde están...?" - Los pensamientos llenos de preocupación seguían llegando a su mente. Sus amistades, su Shin-sama, todos se habían perdido y la pelirosada tenía miedo de que algo les hubiera pasado. ¿¡Cómo era posible que se hubiera apartado de Shin-sama!? ¡Maldita sea! ¡Eso era imperdonable! ¡Tenía que quedarse junto a Shin-sama para protegerle! Y por culpa de esa maldita guerra había... Roto la promesa... ¡Aaagh! ¡Tenía que encontrarle cuanto antes! Mas sus pensamientos se calmaron cuando notó algo a lo lejos.

-¿Nani...? - Se dijo para si misma al ver por primera vez una figura envuelta en unas sábanas moviéndose con dificultad, no muy lejos de ella. "¿Un sobreviviente...? - Esto último lo pensó. Si, estaba decidido. Iría a donde él para atenderle. Además de que era mejor buscar un pequeño grupo de sobrevivientes a los que pudiera sacrificar de ser necesario entregándoselos a los enemigos para encontrar a Shin-sama más rápido, a estar vagando sola por el lugar. Además, a Shin-sama le gustaba que fuera agraciada con el prójimo siempre y cuando fuera una buena persona, ¿no...? Bueno, intentaría hacer algo por esa persona.

-¡H-Hey! - Exclamó con un tono de voz alto pero sin gritar, para no llamar la atención de posibles enemigos cercanos. Salió corriendo hacia la persona hasta detenerse a su lado. -¿Estas bien? ¿Necesitas asistencia médica...? - Preguntó al ver la dificultad con la que el muchacho estaba caminando. -¿Dónde te duele? Yo puedo ayudarte, nee. - Le miró a los ojos con un poco de preocupación, aunque no era una preocupación tan fuerte como la que sentía por sus amigos o por Shin-sama.




No estoy loca... Yo solo amo con locura... ~ ♥

MIIII SHIN-SAMAAAAAAAA >__<:

¡Gracias por los Stamps, Red! ^^

♥ Ficha ♥ Cronologías & Relaciones ♥

avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
44976
Reputación :
15
Mensajes :
304

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Trama Re: Renaciendo en la desesperación (Libre)

Mensaje por Oka Hachirou el Vie Mar 10, 2017 9:41 pm

De vez en cuando iba perdiendo la consciencia, mis piernas están entumecidas, como si no las hubiera usado en años, y recuerdo como si fuera ayer mi enfrentamiento contra aquel imbécil. Tuve que usar un palo roto de soporte, de esta forma, evitaba caerme. Tengo frió, pero mi cabeza no deja que afecte a mi sistema nervioso, mis pensamientos son tantos, que en este momento estoy ignorando por completo que me estoy congelando. Con una mirada perdida y mirando al frente, solo espero llegar a la tienda lo antes posible.

La presión es mucha, me caigo sobre mis propias rodillas, esta vez, no puedo levantarme. Exhalo una cantidad considerable de aire, como si esos 70 pesos hubieran sido 70.000. Debo llegar a mi tienda, allí puedo abastecerme, pero, en estas condiciones, tal vez no lo logre, aun peor sabiendo el peligro que hay allí afuera. Pero de repente, escucho por primera vez un sonido que no es el silencio atroz de las calles, una mujer, para ser mas exactos, una joven. En ese momento, deje de pensar en todo lo que estaba pensando y me concentre en ella. ¿Quien es? ¿Que hace ella sola aquí? No es humana si esta vagando por estos lugares como si nada. Volteando mi rostro, observando desde mi hombro con un rostro desafiante, empezando a sospechar de que se trataba de una de esas invasoras que tanto odio (seres no-humanos) Acaso... ¿voy a recibir ayuda de un asqueroso invasor? La verdad, no es como si tuviera muchas opciones, debo aprovechar el momento y hacer que me ayude a llegar hasta mi tienda.

Rindiendome ante las ideas en mi mente, solo me dejo caer en el piso, esperando a que esta peli-rosada llegue a mi ayuda. Me cuesta pensarlo, odio admitirlo, pero esta es la única forma de sobrevivir en estos momentos. Una vez ella llego hasta donde yo estaba tirado, me deje ayudar sin problemas, haciendo gestos de dolor por la condición de mi cuerpo. Y por primera vez, uso mi jodida voz para hablar, otra vez, sintiendo como si fuesen años.

--Mi tienda... llévame hasta mi tienda... Mangas Hachirou...- Con un claro dolor en mi cara, sucumbiendo ante este y dejando de hablar, casi desmayandome, otra vez...



avatar

Edad :
37
Dromes :
45654
Reputación :
1
Mensajes :
68

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Trama Re: Renaciendo en la desesperación (Libre)

Mensaje por Yuno Gasai el Sáb Mar 11, 2017 10:03 am

--Mi tienda... llévame hasta mi tienda... Mangas Hachirou...-

¡Ah! ? ¡Mangas! ♥ ¿Como no salvar al tipo que vendía mangas? ¡Eso sería pecado! Después no tendría donde conseguir los volumenes de manga en un lugar cercano, nee. ~

Aunque lamentablemente, su recién encontrado peón ser vivo tenía otros planes: Regresar a su tienda para hacer quien sabe que cosa. Yuno de primera instancia pensó que era muy fiel al lugar donde ... Ehm ... ¿Dónde vivía? No lo sabía, pero parece que quería ir a morir allí. Porque con las condiciones de la ciudad en esos momentos, pensaba que era mejor desalojarla e ir a un lugar seguro, a volver atrás y quedarse a su suerte.

El hombre no se veía para nada bien. Tenía problemas manteniéndose de pie, problemas respirando e incluso hablando. Su cuerpo parecía bastante adolorido. Algo que de por si ella no quisiera experimentar... ¡A menos que fuera por Shin-samaaaa! ♥ ¡Eso si sería romántico, neee! ♥ De lo contrario, experimentar esos dolores y pesadez en el cuerpo sin ser por "el ser amado" sería una completa locura. Probablemente ese era el peor destino de ese hombre: No lo estaba experimentando por un ser que amaba, sino por su soledad propia. Así que debía sentirse como mierda. No podía "resistir" o "aferrarse" a la vida por alguien en específico, y aun así, le estaba pidiéndo que lo llevara a su tienda.

¿Qué haría Yuno en esa tienda? No podía servirle de enfermera, tirándolo al piso y llevándole toallitas calientes a la cabeza. Ella tenía que seguir su camino para encontrar su querido Aoshin y/o sus amigos. Lo único que podía hacer por él para no dejarlo a su suerte era una sola cosa...

Llevó sus manos sobre el cuerpo del hombre sin llegar a tocarlo. Comenzó a concentrar energía negativa en sus extremidades y tan pronto se activó la habilidad la pelirosada comenzaría a pasarle de sus propias energías al moribundo. De Oka tener alguna herida profunda en algún lado de su cuerpo, esta comenzaría a regenerarse, pero no del todo... ¿Por qué? Porque Yuno no iba a "agotar" sus propias energías para salvar a un extraño.

A pesar de ser "el señor de la tienda de Mangas que tenía que salvar", la pelirosada tenía que ser realista: Lo primero era que ella estaba en medio de un momento Apocalíptico, y tenía que reservar energías en caso de que un enemigo la atacara. Necesitaba defenderse si iba a estar vagando sola por ahí. Lo segundo, el señor de la tienda de mangas no era su amigo, y mucho menos era Aoshin-sama. Yuno entregaría todas sus energías ciegamente a Shin-sama y solo a él de encontrarlo en ese estado, y quizás a un amigo(a) cercano(a) si veía que Shin-sama se encontraba en perfecto estado.

Cerró los ojos con una sonrisa recordando lo que había pensado con anterioridad: Quería que Shin-sama se sintiera orgullosa de ella por ayudar "personas inocentes", pero...

Pasado:

Una niña estaba llorando en la parte de atrás de la escuela. Se había caído y raspado la rodilla. Chibi-Yuno había seguido los llantos hasta dar con la escena.

-Nee, ¿que pasó?

-Me empujaron y me caí. ¡Waaaaa! - Yuno corrió y se arrodillo frente a ella, llevando sus manos sobre la rodilla de la chica, concentrando energía celestial en ellas. Una hermosa y brillante esfera blanca se había formado en sus manos y comenzaban a curar la herida de la chica. El dolor de ella estaba desapareciendo. Para ese entonces, Yuno no tenía que "sacrificar su propia energía" para curarla. El poder venía de sus dones celestiales al ser hija pura de dos ángeles.

-¡Ya esta! ^^ - Habían dos hermosas y brillantes alas blancas sobre su espalda.

-¡E... E...! ¡Eres un monstruo! ¡Waaaaaaa! - Salió corriendo dejándo al ángel allí tirado.

-¿N-Nani...? - Su cuerpo estaba temblando de los nervios. ¿Qué había hecho mal...? Solo la había ayudado...

???: -No todos reaccionaran bien a tus poderes, Yuno... - Decía una figura de luz que aparecía detrás de ella. -Te enseñaré a usar tu poder sin que tengas que transformarte en tu apariencia real.

Presente:

Esa figura había estado ayudando a Yuno desde entonces, hasta que las alas del ángel se tornaron oscuras... Después de eso nunca más volvió a verla... Era como si la hubiese rechazado por haber cambiado de naturaleza, lo que puso a la pelirosada más triste porque de momento, era el "único ser igual a ella" que había encontrado y con el que podía hablar de sus poderes. Cosa que sus padres adoptivos le habían prohibido que hiciera de por vida ya que no querían que discriminaran a su hija o les apedrearan la casa.

Probablemente la razón por la que se encaprichó de Shin-sama cuando encontró "otro ser igual a ella" pero esta vez con alas oscuras.

La pelirosada se sonrojó recordando a Shin-sama. Recordó que en esos momentos estaba actuando no muy diferente a la torpe ingenua que era antes de su transformación. Pero las cosas tenían que pasar de esa manera. De no haber cometido los crímenes era probable que no hubiera conocido a Shin-sama, o quizás si, pero no tendrían esa confianza profunda. Probablemente cada cual tirase para su propio lado... Así que no se arrepentía de haberlos matado si el fin justificaba los medios...

Yuno usó cinco minutos de su tiempo para recuperar las energías y curar algunas de las heridas más profundas del hombre. Había notado como el color de piel de Oka regresó a la normalidad. Él iba a seguir adolorido, pero al menos podría caminar sin estarse cayendo, quizás caminando con un poco de torpeza hasta que se acostumbrara.

Yuno dejaría el dolor del cuerpo de Oka en un estado de "Tengo una gripe que me está rompiendo los huesos, pero al menos puedo caminar hasta la cocina y buscar mi propia medicina, gauaahhh." Eso era mejor que nada, ¿no? Vería como el hombre por fin abría los ojos.

-Nee, nee... - Mencionó con amabilidad y una sonrisa cálida en el rostro. El señor Oka (por estar despertando) podría ver por unos momentos una "imagen distorcionada" detrás de ella. Era Yuno con unas hermosas alas blancas que supuestamente estaban en su espalda... ¿Oportunidad de redención...? O quizás el ser que la cuidaba antes había vuelto, pero no era posible porque Yuno no lo había sentido... La cuestión es que Oka vería aquella ilusión por unos meros segundos y se supone que piense que estaba soñando o algo así (como cuando uno recién despierta, está desorientado y ve una cucaracha (?) donde no la hay).

-No pude llevarlo a su tienda de Mangas, pero le di los recursos necesarios para que pueda sobrevivir a lo que quede de guerra. - Yuno se levantó del suelo y extendió su mano al hombre para ayudar a levantarlo. -Lamentablemente no puedo seguirle hasta allá, tengo amigos y un novio que encontrar, nee. - Hizo una leve reverencia como muestra de respeto. -Debo irme. Tenga cuidado.  

Spoiler:
Como es un tema donde no hay combate, me tomé la libertad de "saltarme" lo de los turnos que debo estar suspendida en el suelo para curarte, porque da lala escribir otro turno donde tu estes inconsciente y yo solo ponga "y lo curo...", es decir, no creo que te guste rolear que estas inconsciente ahí xD

Digamos que te curé hasta donde dice "heridas medias". Al no hacer abuso de esta habilidad / no haber tenido combates previos, mi personaje no queda del todo cansado, pero si siente como si hubiera corrido por 5 minutos.  

Yuno te dió un poco de su poder para que pudieras levantarte por ti mismo y caminar. No te puede curar a la perfección porque significaría un desgaste notable en su persona, y ella necesita encontrar a Shin-sama, amigos, y sobrevivir lo que quede de guerra.

3) -Nombre del poder: ♥ A Little Piece of Me ♥
 -Descripción: Yuno se quita energías a si misma, para poder recuperar las energías y/o heridas de su ser amado. Puede recuperar heridas leves, medias y graves.  
 -Recarga: 1 turno si fue herida leve. 2 turnos si fue herida media. 4 turnos si fue herida grave. 5 turnos si está a punto de morir, aunque el tratamiento sigue hasta estabilizarlo.
 -Contra: Yuno tendrá fatiga temporal durante "x" cantidad de turnos, dependiendo de la gravedad de la herida que haya curado (ver sección de recargas), o energía que le haya brindado a la persona. Eel efecto no es inmediato, sino los turnos deben ser proporcional a la gravedad de las heridas (en el mismo orden que se han puesto las heridas). 1 turno si fue herida leve. 2 turnos si fue herida media. 4 turnos si fue herida grave. 5 turnos si está a punto de morir, aunque el tratamiento sigue hasta estabilizarlo.
Ademas debe estar junto a la persona y estar en contacto directo con ella, mientras le utiliza Yuno no podrá moverse del sitio o se perderá el efecto de curación.




No estoy loca... Yo solo amo con locura... ~ ♥

MIIII SHIN-SAMAAAAAAAA >__<:

¡Gracias por los Stamps, Red! ^^

♥ Ficha ♥ Cronologías & Relaciones ♥

avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
44976
Reputación :
15
Mensajes :
304

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Trama Re: Renaciendo en la desesperación (Libre)

Mensaje por Oka Hachirou el Mar Mar 21, 2017 12:41 pm

Mi consciencia iba y volvía en si, no tengo otra opción que dejarme ayudar por algún alma caritativa de la calle, si es que aun quedaba alguna. Por suerte, esta niña apareció en el momento adecuado. No me enorgullece pedir ayuda como lo he hecho en estos momentos, pero no tengo otra opción, tengo que dejar mi orgullo de lado para sobrevivir. Una vez que llegue a mi tienda, las cosas serian totalmente diferentes, quien sabe, tal vez dejaría vivir a aquella inocente joven por simple agradecimiento, y yo nunca estaba agradecido con nadie.

Mi vista esta muy nublada como para ver lo que esta pasando, y mi mente algo colapsada para siquiera entender lo que sucede a mi alrededor. Las cosas dieron un giro drástico en cuanto la chica de pelo rosado llego hasta donde yo estaba tirado. Pude ver una luz en sus manos, y seguido a esto, mis fuerzas vuelven a mi cuerpo, mi consciencia también, mis ojos ven con mas claridad y ya no me siento tan grave como me sentía antes. El dolor y malestar que tengo en estos momentos es comparable con una gripe terrible, pero eso no va a evitar que pueda moverme o correr por la calle, para llegar hasta mi tienda.

Lo mas importante en este caso, es que sin dudas aquella joven era un ser mágico, esos seres que Oka tanto odia. Como estaba algo desmayado en ese momento, no me dio tiempo a reaccionar y expresar un rostro de odio, asi que solo me deje curar, sin poder comprender o entender con exactitud lo que esta sucediendo. Luego de por fin estar en mejores condiciones, escuche unas palabras de ella, creo que pidiendo disculpas por no poder hacer otra cosa por mi, y tal vez solo fue una alucinación, pero pude ver el reflejo de algo hermoso detrás de ella, algo que iluminaba mis ojos y me daba fuerzas para seguir.

Luego de unos minutos descansando en el piso, inconsciente, me levanto por fin, con pocas fuerzas. Cuando lo hago, me doy cuenta que ella ya no esta allí, me siento mucho mejor que antes y ahora por lo menos puedo caminar, a duras penas, pero puedo hacerlo. ¿Aquella chica de pelo rosado habrá sido una creación de mi imaginación?

Camino por las frías calles de la devastada Éadrom, desnudo y con una sabana tapándome, como si fuera un vagabundo. Debo llegar como sea a mi tienda y recuperarme.



avatar

Edad :
37
Dromes :
45654
Reputación :
1
Mensajes :
68

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Trama Re: Renaciendo en la desesperación (Libre)

Mensaje por Ayiw Kryomi el Miér Mar 22, 2017 10:52 am

- Caos: m. Confusión y desorden absolutos.

Saltó desde una pared que se había caído entera, y que, recostada sobre el suelo, le dieron un primer avistamiento al desastre que predominaba aquella parte de la cuidad. Estaba confundida, claro que lo estaba ¿habría alguien en claridad mental en esa cuidad? Lo dudaba, pues en su inocencia, no podía concebir que alguien que hubiese sabido sobre aquello, no hubiese dado aviso a las personas para mantenerlas a salvo. Suspiró con pesadez en lo que retomaba la marcha.

No podía evitar el sentir coraje hacia lo que sucedía, impotencia por no poder hacer nada de nada por el estado de la cuidad y por sus habitantes. Bueno, sí había algo que podía hacer... y eso era brindar servicio. Para esta joven, quien ya es la tercera vez recorriendo las calles devastadas, solo se avanza en la vida, se superan pruebas y se puede mejorar, ante la idea de un mejoramiento en la medida del tiempo de vida, a través de actos de servicio desinteresados.

Había encontrado a varias personas, a las cuales pudo brindar un sorbo de agua, un pañuelo limpio y una manta tejida a mano para confortar el frescor que parecía dichoso de reinar y conquistar, con sus últimas fuerzas antes de la llegada de la primavera. Algo tan simple como un sorbo de agua, había logrado en primera mujer, el concederle unas últimas palabras, un desahogo ante su sufrimiento y el temor que sentía. Un pañuelo limpio, había secado las lágrimas del hombre, quien más vivo que muerto, sollozaba por no haber llegado a casa para poder ver una vez más a su esposa. Y la mantita, para abrigar por unos metros, a ese pequeño de ojos color cielo y rostro sucio, que se aferró a ella con todas sus fuerzas en sus últimos momentos, terminando por dormir eternamente abrigado en la calidez que una extraña le había dado.

Era difícil... muy difícil... pero su pequeña parte, consolando y brindando apoyo que no proviene de la mano de tropas y poder destructor o protector, sería cumplida con valor. Sabía que su templanza era necesaria en ese lugar, sabía que su amabilidad era requerida por las personas, sabía que su altruismo podía ser utilizado con creces en ese lugar; de lo contrario, no habría llegado hasta allí. Simple.

Porque sabía que la escucha a la primera mujer, le había dado paz en su último respiro. Sabía que la promesa hecha al hombre de darle "ese" objeto a su esposa, le había dado el valor para soltar su mano y partir. Porque sabía, lo sabía por sí misma, calado hasta lo más profundo en su alma, que el haber cargado al niño durante unos pocos metros, rodeado de calidez, le había permitido desprenderse de la vida, desprenderse del sufrimiento y del miedo que había tenido que pasar.

... ¿eh? ... - se había detenido de nuevo de su marcha. Chasqueó con la lengua en lo que miraba alrededor, buscando más sobrevivientes, más posibilidades de servicio. No había nadie allí. Suspiró. Esperaba que si alguien hubiese quedado con vida, no fuese encontrado por aquellos seres que comenzaban a descender y aparecer desde las sombras. Eran criaturas pequeñas y sanguinarias, que gozaban de alimentarse de los miedos y de todo sentimiento azul que producían esas personas. Eran pequeños "Shadow", algo así como las mascotas de criaturas mucho más poderosas y abrasivas; superiores a los humanos, ante la perspectiva de que no dependían de alimentos ni de objetos físicos. Su raza era plenamente inteligencia, que se abastecía en base a los sentimientos. En el libro que lo había estudiado se detallaban muchas cosas, pero nada en contra de tales, salvo que solo actúan cuando un ser, el que fuese, se encuentra en la soledad. Si ella aparecía... eso los ahuyentaba.

Caminó solo un poco más, notando que se le podría hacer tarde y que... no podía darse el lujo de quedar expuesta en la noche. Al voltear, pudo notar a lo lejos que... alguien se incorporaba. Quedó quieta, en la sorpresa de ver un cuerpo moverse por sí solo, en el estupor que causa ver un cuerpo vivo entre tantos muertos, confundiendo y mezclando las definiciones de tales ante el impacto.

Pero no estaba mal. Era una persona, una persona que caminaba y que... estaba... ¿en toga? Frunció el ceño, en lo que avanzó a paso veloz, tal vez no tanto ante el cansancio que tenía ya a esas horas y comenzó a avanzar la inmensa distancia que la separaban de aquella persona. En esa zona el humo malograba el aire, lo viciaba con sabor a carne asada y a madera quemada, y había maquillado el suelo con una capa fina, pero muy volátil de cenizas grises claras. A cada paso, se levantaba una polvareda, más eso no detuvo su avanzar.

Y al irse acercando, jamás alzando la voz, sin ser tan torpe como solía (tal vez en la repentina madurez surgida por presenciar aquel previo caos), notó que... justo por donde avanzaba el... ¿hombre, si es que no miraba mal? algo... se iba desplomando lenta y letalmente. Un paredón solitario se balanceó amenazante... hacia el señor. - ... - El golpe de adrenalina, se sintió solo cuando ya estaba a 8 metros de donde había estado. Era cuadra y media entre ella y él... y él, parecía no notarlo ¿Estaría herido? No sabía, ni supo.

Solo supo que corrió con todas su fuerzas, dejando una estela de polvo y resonando en el vestigio del eco, sus pasos presurosos hacia el hombre. No le importó ver la reacción del hombre, pues obviamente daba la impresión de que era un enemigo... pero al llegar a su lado, simplemente y cual tacleo de fútbol americano, se lo llevó por el frente, haciéndolo avanzar a él en "retroceso".

Más no lo soltaría, ni lo dejaría caer... porque la felicidad que le causó el ver a alguien de pié, entre aquel espantoso caos, solo fue comparable al horror de ver a esa "esperanza andate" morir frente a sus ojos.

Oh no... a ese señor... lo protegería con su misma vida, por ello en los últimos metros, que al atravesar los dejarían a ambos a salvo, se esforzó mucho más, y terminó por aventarlo contra el suelo... colocándose a sí misma para recibir el daño del impacto.

Se quejó con fuerza y cerró los ojos, abrazando la cabeza del hombre cuando la pared se derrumbó a poquísima distancia de ambos... levantando ceniza y polvo. Pocos segundos bastaron para que lo suelte con cuidado, mirándolo atenta... en una cuasi desesperación por mantenerlo con vida.- ...lo siento... - murmuró antes de cualquier otra cosa.-
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
45313
Reputación :
4
Mensajes :
433

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Trama Re: Renaciendo en la desesperación (Libre)

Mensaje por Oka Hachirou el Vie Mar 24, 2017 2:55 pm

[font=Georgia]Poco a poco mis fuerzas vuelven a mi cuerpo, aquella extraña joven ha sido de gran ayuda, por mas que me de asco admitirlo, fue de mucha ayuda sus tácticas de curación. Pero de ningún modo estaré agradecida con ella, jamas estrecharía la mano o daría las gracias a un ser repugnante como aquellos que habitan en la tierra, lo único que se merece es mi completa misericordia por ayudarme en un momento difícil, y mi misericordia tiene un limite. Seré un humano, pero no dejare que me miren desde arriba solo por la banal diferencia de raza.

Apoyando una mano a la pared, voy caminando con dificultad por la calle vacía, sin ningún alma a la vista, solo yo y oscuridad total ya que es de noche. Si bien me he recuperado casi en totalidad, aun estaba muy débil, caminar se me hace difícil pero no imposible. Pero mucho mas no duraría este exhaustivo trabajo de caminar a duras penas, pues mi tienda esta a un par de cuadras de mi ubicación actual.

Ya casi...

Exhalando fuertes suspiros de agotamiento, pero sin intenciones de rendirme a tan poco camino que recorrer. Solo falta un poco mas. Pero los problemas no dejan de acechar en mi destino, pareciera como si de verdad estuviera maldito. ¿Estaré pagando por los "pecados" que cometí a lo largo de los años? Tal vez. Casi como si no me importara vivir, y mas, no tenia fuerzas ni para reaccionar, observo con seriedad y furiosa como un pedazo de edificio cae encima mio, esperando lo peor, esperando eliminar aquel destino solo con mi mirada, aunque se que no serviría de nada. Cerré los ojos para que sea lo que tenga que ser, no tengo fuerzas para moverme.

Pero otra vez, por arte de la vida y el destino mismo, mi cuerpo sale despedido con ferocidad al frente, alguien me ha embestido y salvado de mi inminente muerte.

Dolido por la caída, abriendo los ojos aun sin poder comprender lo que pasa, con una expresión de no entender el porque me esta pasando todo esto, ni siquiera me tome la molestia de mirar a los ojos a la persona que me rescato. Luego de escuchar sus palabras, ese "lo siento", por fin me tomó el atrevimiento de mirarle a los ojos, es otra joven. Ser salvado por dos jóvenes escolares, el mismo día, definitivamente me hacia ver como alguien débil, pero no hay nada que tenga que decir, en estos momentos soy lo mas vulnerable del mundo.

Solo fueron un par de segundos los que tuve que esperar para volver en si. Su cuerpo me estaba abrazando, cálido junto con el mio, y cuando pude darme cuenta de toda la situación, de un brusco golpe/empujón, la separe de mi. Con cara de fastidio y sin poder creer lo que acaba de suceder, me alejo de ella. Ya no le importa si se trata de una humana o de un ser sobrenatural, a el no le gusta lucir débil frente a nadie, menos dos veces el mismo día.

Tsk

Mirando sus ojos con rudeza y poco a poco poniéndome de pie. Seguido a esto, me voltee para verla una ultima vez y seguir mi camino, tambaleando y con una mano apoyada a la pared. Debo llegar a mi tienda, no puedo dejar que la gente siga ayudándome, no necesito la ayuda de nadie.

De nadie...



avatar

Edad :
37
Dromes :
45654
Reputación :
1
Mensajes :
68

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Trama Re: Renaciendo en la desesperación (Libre)

Mensaje por Ayiw Kryomi el Miér Mar 29, 2017 8:13 pm

- Con la respiración agitada, sentía la humedad del aliento entre ambos de forma desagradable. Tal vez, de haber tenido algunos segundos etra, hubiese encontrado la forma en la cual salvarlo, en la cual salvarse... en la cual, salvarlos a ambos, sin la necesidad de aquel molesto contacto físico.

Y él parecía... extraña e incomodamente perdido. Como si no lo hubiese esperado ¿Habría escuchado su galopar en el aire mientras se acercaba? Para ella, había sido escandaloso, ruidoso y muy poco ortodoxo, pero... bueno, ya no había vuelta atrás, y por suerte era así, pues ambos... sí, ambos respiraban. -

... - guardó silencio, en lo que observaba en búsqueda de sangre, alguna contusión o, incluso, que se desmaye de a nada. Para nada fue la reacción del hombre. El golpe, que si bien no había sido demasiado fuerte, logró sacarle el poco aire que le quedaba en los pulmones por la carrera previa. Se sostuvo con un solo brazo el estómago, en lo que era apartada. Cerró los ojos, incómoda, dolida, para intentar respirar normalmente, cuando lo escuchó chitar... ¿molesto? -

... - Abrió solo un ojito, para notar la mirada iracunda del hombre sobre sí. Se sorprendió... mucho ¿Qué había hecho mal para recibir un golpe y una mirada como esa de parte de alguien a quien había ayudado, es más... alguien a quien le había salvado la vida? El temor en el gris de sus ojos, fue rápidamente sustituido con incredulidad y... enojo. Indignación. Se frotó con cuidado el lugar donde había sido el golpe y se sentó con cuidado en el suelo, para mirar una vez más al hombre aquel...

Lo primero... lo que siempre procuraba ver de una persona, fue aún algo que le impacto. ¿Por qué la miraba con tanto odio? ¿Era odio en verdad... o se trataba de otra emoción tergiversada, que ella solo podía reconocer como enojo? Se extrañó, más esa vez, sí, con una segunda mirada ante la situación... notó que el hombre se encontraba prácticamente desnudo en medio de una cuidad destruida... que a penas y se sostenía por sí mismo... tenía signos de deshidratación y fatiga... De seguro tenía hambre, habiendo pasado por las mil y una... y ella allí, eligiendo ofenderse ante la posibilidad de ayudarle... aún a pesar del golpe. Inhaló, pudo hacerlo con normalidad, antes de colocarse de pié. Le dolía una rodilla, la tenía lastimada y uno de sus codos, sentía la sangre resbalar por su bracito. Suspiró en lo que se sacudió un poco el polvo de las ropas, no toleraba mucho la suciedad. Lo miró... y se pudo ver a sí misma... en otro momento de su vida, avanzando en base a una fuerza de voluntad gigante, sabiendo a dónde se quería llegar... de seguro ese hombre tenía un motivo para esforzarse tanto en el avance. Llámenlo novia, familia, u otros... seguro él tenía un motivo por el que avanzar... a diferencia de ella.-

... - se acercó sin dificultad para seguirle el paso, y mirarlo un momento a un costado, curiosa... antes de darle un golpecillo en el riñón... de la nada. Aprovechó que se tambaleó en su debilidad, para colocar el brazo de él, alrededor de sus hombros.- Me aparta como lo hizo antes, le devolveré el golpe. Y viéndolo como está, ganaré a pesar de las desventajas... femeninas que tengo ante usted. - aclaró en lo que volvía a avanzar, ayudándolo... sí a la fuerza. - No podemos quedarnos afuera en la noche, seremos presa fácil; y si no consigue calor, se quedará sin deditos en los pies... - no lo miró, no era fanática del contacto físico, pero lo veía como una necesidad en ese momento.-

Solo dígame dónde quiere llegar... así llegará más rápido... - concluyó... escuchando... a lo lejos... un aullido. Los lobos bajaban por las noches a comer los cuerpos que había por todos lados... les gustaban los más frescos... y ellos eran, aún, carne fresca.-
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
45313
Reputación :
4
Mensajes :
433

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Trama Re: Renaciendo en la desesperación (Libre)

Mensaje por Oka Hachirou el Dom Abr 02, 2017 2:25 pm

La sensación de sentirme alguien inútil es horrible, jamas he dependido de nada ni de nadie, y el día de hoy mi orgullo esta tocando el suelo. Primero dejándome ayudar por una especie de ser místico como aquella chica peli-rosada, y ahora por esta muchacha que parecía indefensa, pero en esta ciudad las cosas nunca son como uno las aparenta. He aprendido a desconfiar de todo y de todos, soy un simple humano en medio de criaturas míticas y seres sobrenaturales, no voy a dejar que me hagan sentir menos solo porque ellos nacieron con cualidades distintas a la mía, yo seria aquel escalón a la igualdad entre humanos y seres sobrenaturales.

Mi cuerpo ya se siente mucho mejor que antes, pero eso no evita que tenga arrebatos de dolor y mis piernas no puedan soportar el gran desgaste físico que he hecho a lo largo de todo mi recorrido. Por suerte, esa joven aun estaba allí, cargándome en su brazo con su esfuerzo, a pesar de que antes la he empujado y en cierto modo, rechazado su bondad, ella sigue allí para ayudarme. No he podido detectar nada fuera de lo normal en ella, ni rasgos físicos, ni que sea exageradamente fuerte, pues esta haciendo bastante esfuerzo para llevar a alguien tal delgado como yo, y hasta ahora no ha presentado algún signo de poder o habilidad sobrenatural. "¿Sera humana?" Pensando con profundidad, mientras le miraba a los ojos, aun con esa mirada penetrante y seria.

Antes de hacerme mas daño innecesario, prefiero desistir con mi arrogancia y dejar que esta joven me ayude. Si doy por hecho de que es una humana, no tengo problemas de que este a mi lado, podría ser el comienzo de una alianza en medio de todo este caos. Le mostraría mi gratitud una vez termine mis asuntos pendientes en mi tienda de mangas, claro, eso si no descubro que se trata de un monstruo.  

Yo no tengo ningún problema con las personas, siempre y cuando estas sean humanas, hasta con los humanos soy alguien frió y serio, pero si se trata de algo paranormal, entonces mi sentido violento se apodera de mi. Simplemente no los tolero.

Suspirando, como si me hubiera rendido.

Mangas Hachirou, a 6 cuadras de aquí

Dije en voz baja. Cada vez falta menos para llegar a mi preciada tienda.



avatar

Edad :
37
Dromes :
45654
Reputación :
1
Mensajes :
68

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Trama Re: Renaciendo en la desesperación (Libre)

Mensaje por Ayiw Kryomi el Mar Abr 11, 2017 4:13 pm

- El silencio era... ligeramente incómodo, puesto que, tal vez, el hombre aquel estuviese deseando hacerle "el mal", por decir que no le agradaba que ella le impusiese aquella ayuda. A Ayiw no le molestaba, pero tal vez le incomodaba cuando las personas eran tan poco racionales, cuando salían a relucir orgullos suicidas y soberbias autodestructivas. A ella no le dañaban esas cosas, solo a las personas que no querían ser ayudadas y que por ello mismo, veían sus vidas o integridades físicas en riesgo. Más de una vez se había cruzado con el caso:

"Ten cuidado con el precipicio..."
¨No necesito tú ayuda¨

E incluso antes de terminar la oración, ya caían en picada hacia el fondo del precipicio que había buscado advertir. Era una cuestión humana, la de advertir de un peligro a otra persona si es que lo veías antes que esa persona. Y era feo ver como la gente hacía eso. Pero más que eso, no le afectaba. Más al escuchar su respuesta... una sonrisa inmensa se posó en el rostro de la joven. - Perfecto... pero antes... - Con extrema dificultad... metió la mano en su bolsa, para sacar una sudadera tejida. Con cuidado y aún más dificultad, logró dejarla sobre los hombros del hombre... al menos eso ayudaría a que no pierda calor tan rápidamente. - ... ¿Por que... - estaba agitada en el esfuerzo.- ... quiere... llegar a la tienda? - le preguntó, comenzando a sentir el calor característico a una actividad física intensa. Y eso era muy intenso para ella.- Y una cosa más... ¿está herido o solo débil? - le preguntó con clara preocupación en su voz.

Procuraba avanzar lo más veloz que podía con el peso del hombre, pues un segundo aullido se escuchó en la lejanía. No quería ponerse nerviosa, pues aún estaba claro. Y solo rondaban entre las sombras hasta que las penumbras dominaban todo. Solo cuando estaba todo escuro atacaban. Antes no... y esperaba que Murphy no apareciese en ese preciso momento. - N-no se preocupe... - dijo como buscando calmarlo, dándole un aire sumamente inocente.- ... ya llegaremos... - dio ánimo a su propia forma, con esas palabras y una sonrisa en el rostro.

Definitivamente, si era su parte en esa guerra... ella la daría de corazón, con su mayor esfuerzo.-


"Como cuando ves algo que te hace feliz. 

Verdaderamente feliz."

Улыбается девушка:


- Actúo - 
... Hablo... 
"Pienso"

~Music's time~:
~Gracias Crash c:~
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
45313
Reputación :
4
Mensajes :
433

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Trama Re: Renaciendo en la desesperación (Libre)

Mensaje por Oka Hachirou el Jue Abr 13, 2017 4:00 pm

La verdad que la presencia de esta joven es de ayuda, hubiera tardado mas de lo esperado llegar a mi tienda en estas condiciones, su cuerpo como soporte al mio hace que el paso sea mas rápido de lo que hubiera sido. Cualquier tipo de ayuda es necesaria en estos momentos, luego voy a tener tiempo para asegurarme si esta niña es una bestia o una humana, de ser lo segundo, tal vez pueda ayudarme en mi camino para renacer en la ciudad.

Mirando al frente, mirando de lado, tratando de ignorar el contacto visual con ella, yo solo quería llegar a mi tienda, ya habría tiempo para hablar después. Mi cara seria expresa la seriedad de la situación en la que estoy involucrado, estoy siendo ayudado por alguien de raza desconocida, solo que ella no sabe de mi disgusto. Es por esto mismo que me tomé mi tiempo para contestar la pregunta de la joven, después de varios segundos de silencio incomodo, exhalo aire como si estuviera cansado.

Allí tengo mis cosas...

Con una voz seca y frió, como si no tuviera ganas de hablar. No es mi culpa, yo no estoy acostumbrado a dialogar con otras personas, peor, no estoy acostumbrado a que mi orgullo humano se vea pisoteado en medio de una guerra en la ciudad, y en medio de todo eso estar dialogando con una persona (que no se de que raza es) me esté ayudando. Es una mezcla de pensamientos que hace que no sea fácil comunicarse conmigo, pero una vez llegue a mi tienda, todo sera mas tranquilo. La verdad, es que llegar a mi tienda de mangas es todo para devolver una pequeña gota de tranquilidad al vaso de mi mente.

A lo lejos puedo verla, deteriorada, destruida, lúgubre y penosa, mi tienda que antes brillaba, no como otras tiendas revolucionarias y tecnológicas, de esas futuristas, la mía era una bien simple, a la vieja escuela, sin llamar la atención, una herencia de mis padres. Me duele en el alma ver como todo por lo que he luchado mis 28 años se vea reducido a eso, escombros.

Tsk...

Molesto, con rabia, furioso, no hay palabra suficiente.

Una vez llegamos a la puerta, adentro todo esta mas destruido de lo que aparentaba afuera. Me alejo de la chica que me ha ayudado a llegar hasta aquí, no de manera brusca como antes, de manera gentil y con cuidado, apoyándome en la mesa, aquella mesa en donde siempre leía mis mangas, esperando a que un cliente entre por la puerta. Lagrimas es lo que quiero soltar, expresarme es lo que no puedo hacer.
Mi mirada seria sigue presente en mis ojos, mirando a los alrededores, tratando de recordar lo que paso esa noche.

Sigo caminando hasta una puerta que dirige hasta un sotano, el cuarto secreto que yo he tenido. Este estaba a la vista, pero generalmente siempre esta escondido detras de un estante de libros. Al bajar a este sotano, ya sabia con lo que iba a encontrarme.

Como lo supuse, Gabriel se ha llevado todo

Mi compañero, Gabriel Martizer, era alguien que me acompañaba en mis cacerías de bestias sobrenaturales. Yo soy alguien muy precavido, preparado para muchas situaciones, se que me estilo de vida algún día iba a llevarme a la muerte, así que antes de que ese día llegue, grabe un vídeo que iba a ser enviado a Gabriel en caso de que yo me muera. En este vídeo le explico la situación, y que el se haga dueño de la tienda y de todas mis armas y objetos Xen (mi equipamiento de cacería)

Era muy poco lo que hay en el sótano, Gabriel hizo bien en hacer caso a mis palabras, pues yo no debería volver. Lo que hay es una espada, una pistola y un traje Xen. Sin dudas, lo mas importante de mi inventario es el Ultra-xen, que solo hay dos existentes, pero supongo que uno fue destruido conmigo y el otro esta en posición de Gabriel.

Da una caminata por todo el sótano, aquel sótano misterioso, oscuro y lleno de cosas raras y tecnológicas. Equipándose de sus armas y su traje, dejando su cuerpo desnudo por unos segundos para poner equiparte el traje Xen.



avatar

Edad :
37
Dromes :
45654
Reputación :
1
Mensajes :
68

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Trama Re: Renaciendo en la desesperación (Libre)

Mensaje por Ayiw Kryomi el Dom Mayo 14, 2017 4:55 pm

- El esfuerzo era sumamente intenso. Le ardían los músculos de las piernas y los brazos y la espalda. La humedad de su respiración le era sumamente incómoda, esperaba que a él no le llegase a molestar, puesto que siendo él más alto, estaban a la misma altura, siendo ella la que guiaba el avance. Con un suave impulso, acomodó en inmenso cuerpo (para ella) del sujeto, antes de continuar. Los pasos parecían ser más cortos que de costumbre, parecía que el aire tenía menos oxígeno, parecía que las distancias, solo para darle la contra a ella, usaban la relatividad para hacerse más largas. Pero de la nada, notó a lo lejos, algo que pareció aptar la atención del hombre a quien ayudaba. 


"... ¿ese lugar en ruinas... es a dónde quiere llegar?" la pregunta, cargada inconscientemente de lástima, resonó en su cabeza. "Pobre hombre..." pensó, dando por sentado que el lugar le pertenecía, pues su rostro detonaba denotaba una inmensa gama de emociones, sobre la cual predominaba la impotencia. Entró con cuidado a la construcción, notando la destrucción completa de casi todo. Solo faltaba haber prendido fuego el lugar. Estantes rotos, libros desparramados por doquier, una humedad, que dictaba que no todos los libros serían rescatados. Además del polvo que parecía divertido que revolotear a cada paso de cualquiera de los dos. - ... - Lo soltó con cuidado cuando él así lo quiso, mirándolo algo insegura, casi y solo casi como una madre quien teme que al soltarlo vaya a caer con fuerza al suelo. Se mantendría cerca por si acaso, pero le daría su espacio, no podía estarle encima como una mosca. Miró alrededor... sintiendo un aroma particular en el lugar. Era... extraño en muchas formas, porque era como que percibía que en el lugar había fungido una batalla tremenda; el aire olía a "batalla" y a "saqueo". Volteó a mirar al hombre un momento más, como cerciorándose de que no estaba sola, y avanzó para recoger un par de los libros tirados... Eran mangas. Mangas de los buenos. Alzó las cejas, en lo que limpiaba una de las tapas, notando que era reciente el número. ¿Acaso el tipo ese era el creador de.....?


Al voltear se notó sola, a lo que el corazón le dio un brinco. Miró a todos lados y avanzó a donde lo había visto por última vez, alcanzando a verlo meterse a una parte no tan obvia del lugar. Lo siguió, sigilosa, en lo que notaba que había a la vista, cosas obvias que demostraban la terrible batalla que había destruido el lugar. Miró alrededor en lo que llegaban a un sótano... un tanto peculiar. Miró todo a detalle, quizá incluso sospechosa, más no extrañada con todo eso. Parecía que se encontraba familiarizada con ese tipo de "habitaciones" y se dedicó a curiosear allí también.- ... no es que me... quiera inmiscuir... pero... - al voltear a intentar hablarle... se encontró con que él se encontraba sin ropas, vistiéndose con algo que no llegó a reconocer por haber volteando en el mismo lugar al percibir la... "blancura" del sujeto. 


"Genial... lo que menos imaginé de ver, se me cruza..." algo abochornada, decidió subir a la tienda nuevamente, encontrando una superficie donde rebuscar en su amado bolsito cosas necesarias. Encontró una botella y una bolsita cerrada herméticamente. Una cajita de cartón y un par más de cosas. - ... - lo miró con cuidado cuando se apareció allí, notando que estaba vestido de forma... particular. No era quién para juzgar su gusto por la ropa. - Tengo... alimentos... ¿No hay un lugar cerrado donde podamos alimentarnos y resguardarnos de los lobos...? - le preguntó, notando que todo lo que había sacado, tenía que recogerlo. Suspiró y chasqueó con la lengua.- No voy a permitir que salgas así de débil... - negó con la cabeza, volteando a verlo, seria... cansada, más no totalmente agotada como lucía él. - Descansa, repone fuerzas y calma tu mente... - se acercó al haber cargado todo nuevamente y tocó la frente del sujeto con el dorso de los dedos, como si fuese un conocido de toda la vida. - Parece que hasta fiebre tiene...- chasqueó con la lengua y lo miró a los ojos.- 


Por favor... en verdad no puedo dejarle ir así como así, me... - apretó los labios antes de decir lo siguiente.- ... me da miedo quedarme sola... - inhaló y se mordió el labio inferior.- Sería lo más conveniente para ambos.- concluyó al no notar reacción aparente de su parte. Le ponía nerviosa la mirada del hombre aquel.-


"Como cuando ves algo que te hace feliz. 

Verdaderamente feliz."

Улыбается девушка:


- Actúo - 
... Hablo... 
"Pienso"

~Music's time~:
~Gracias Crash c:~
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
45313
Reputación :
4
Mensajes :
433

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Trama Re: Renaciendo en la desesperación (Libre)

Mensaje por Oka Hachirou el Mar Mayo 23, 2017 2:04 pm

Mi traje ya esta puesto, aquel traje ajustado, negro y lleno de energía Xen, la energía de alta tecnología que me permite incrementar mis cualidades físicas, todo para poder hacer frente a las criaturas aya afuera, aquellas repugnantes criaturas que amenazan mi vida día tras día, hora tras hora, y con lo que ha sucedido en la ciudad estos últimos días, solo hacen valida mi teoría de que el mundo estaría mejor sin ellos. Todo este tiempo tuve razón, pero las veces que quise expandir mi idea a la ciudad solo me trataron como un racista de seres mágicos, un malvado que no sabe apreciar otras culturas alguien que solo esta buscando beneficio propio al querer deshacerse de terceros que no le agradan. Pero, con todo lo sucedido, no estoy tranquilo por mi validación en la teoría, no estoy estoy enfadado porque no me hayan hecho caso, solo estoy siendo yo mismo. El hecho de no haber matado a esta joven demuestra que aun sigo cuerdo.

Para comprobar que mis armas siguen en buenas condiciones, agarro una pistola Xen con una mano y de forma brusca apunto a la pared, donde no hay nada, ignorando por un momento los comentarios de la chica. Apretó el gatillo y se genera un vació de aire, que comprime la pared para así hacerla estallar en cientos de pedazos, comprobando finalmente que el arma aun esta en buenas condiciones y que la energía Xen es mas duradera de lo que pensaba.

Perfecto

Sigo equipandome de armas una vez Ayiw esta hablándome, pareciera que ignoro todo lo que sale de su boca pero en realidad presto mucha atención, ella fue de ayuda y lo menos que puedo hacer es escuchar sus consejos hacia mi persona. Ella solo quiere cuidarme, muy sospechoso, ni siquiera me conoce, pero si fuera una criatura mágica ya me había dado cuenta, es una pena que no tenga el escaner para saber si lo es, el escaner que analiza todas las funciones de una raza en particular y me dice de quien se trata. Cuando ella finalmente termina de hablar, yo contesto todas sus dudas, aun prestando atención a mis armas y sin voltear a verla.

Este es un lugar cerrado Contestando de manera fría. Aquí podemos alimentarnos y resguardarnos de los lobos Solo repitiendo las palabras de la joven.

No me iré a ningún lado, no hasta recuperar todas mis fuerzas. Puedes quedarte conmigo, pero debes ser de utilidad para algo

Apartando la mano de ella con mucho cuidado de su frente, no me gusta mucho el tacto con otras personas y ahora no seria la excepción.

Planeo salir el día de mañana y matarlos a todos, uno por uno. Puedes acompañarme o simplemente quedarte aquí adentro escondida

Mirándola desde atrás, a punto de abrir un refrigerador escondido que he dejado en el sótano en casos de emergencia. Garbanzos, arroz, carne, verdura, fruta, 30 litros de agua y leche. Deje la puerta del refri abierta para que ella pueda sacarse algo de comida, yo solo tome una manzana y me fui a un rincón a comer.



avatar

Edad :
37
Dromes :
45654
Reputación :
1
Mensajes :
68

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Trama Re: Renaciendo en la desesperación (Libre)

Mensaje por Ayiw Kryomi el Vie Jun 16, 2017 8:10 pm

- De alguna forma se sentía ignorada. No, de muchas formas. Solía comprender que no todas las personas fuesen criadas de las mismas formas, por lo que había varianza en los modismos de "educación"... pero no la mirada, no le respondía y... estaba más ocupado con sus cosas. Se mordió el labio inferior. ¿Y si lo estaba molestando? Quizá era... un estorbo, en vez de una ayuda. Suspiró con fuerza... antes de cubrirse la cabeza por el enorme estruendo y el derrumbe de aquella pared. - ¿Está loco...? ¡Eso puede develar nuestra ubicación! - dijo alarmada... algo asustada de eso ¿Y si ella era el siguiente blanco? No quería... en realidad, no podría huir si debía, estaba cansada, con hambre, y si salía, o era morir por él o ser devorada por los lobos. Lo miró con desconfianza.-

... - y de la nada, él comenzaba a responder las cosas que le había dicho antes. "Que va... quién entiende a los humanos... no, mejor es pensar ¿Quién diablos entiende a los hombres?" -... no sé si sea conveniente permanecer aquí luego de esa... demostración... - comentó, por no llamarlo de otra forma. "Alabados sean los eufenismos" divagó en lo que... escuchó lo que decía. -

... - observó la comida y que decía que necesitaba recuperar fuerzas. "¿Solo con una manzana...? Oh no... no mientras esté para evitarlo..." se dijo a sí misma en lo que avanzaba y revisaba algunas cosas... bien... estaba bastante surtido el asunto. Con lo que había allí y lo que llevaba ella encima, podría hacer algo decente para cenar.- ... ey, aún no llega mi tiempo de morir. No lo haga sonar como que es una actitud cobarde... le salvé el pellejo hoy... - y súbitamente recordó el pellejo del hombre.- .. Oh no... - negó con fuerza con la cabeza. Definitivamente era algo que quería olvidar lo más pronto posible. 



Sacó algo de carne de la nevera y... de su bolsito, sacó una pequeñita garrafa, la cual encendió. Sacó de su bolsito igual, una ollita mínima, para acampar. Encendió, colocó encima... y comenzó con paciencia a cocinar. Un poco de hinojo y albahaca, carne y sal... que cocieron la carne en jugo y sabor. Con un pequeño cuchillito en una navaja multiuso, peló verduras, cortó y cocinó de a poco, por porciones en el micro-fuego. El aroma a comida cocida... podría haber despertado a un muerto del hambre. Sacó también un plato hondo y uno playo, ambos de tipo campamento... y una taza de metal y un vasito plegable. Bien... le daría a él tenedor y cuchillo, y ella comería con la cuchara... y tenía la navajita.

La joven, con paciencia, fue cocinando poco a poco, sin mesclar sabores innecesarios, combinando lo justo y necesario, sacando lo que necesitaba de aquel bultito que la acopañaba. Obvamente, no parecía caber todo lo que llevaba... y ahí estaba el truco, era un bolsito encantado. Un regalo que hacía poco había aprendido a usar correctamente. Ya solo quedaba... preparar algo de arroz. Aún con las 4 veces que había utilizado la ollita para cocinar diferentes cosas, necesitaba acompañarlo con algo abundante para llenar el estómago del hombre.- Usted... - lo llamó, sin saber su nombre.- ... ¿hay un microondas... o algo así que pueda usar...? - preguntó sacando una lata de garbanzos. Eso podría servir también. 

Y tomó varias frutas, las cuales lavó con el agua de una de las botellas para ya acabarla, había utilizado bastante para cocinar lo anterior. Fue pelando con paciencia, y cuidado... tarareando incluso, bajito pero entonado una conocida canción scout, como si estuviese disfrutando todo eso... y es que lo hacía.-

¿Le molestaría preparar alguna superficie para poder comer cómodos...? - volteó a verlo una vez más, sonriente, tranquila... en una paz que parecía contradictoria en alguien tan frágil, consciente del peligro que les rodeaba. - ... - notó algo raro en su expresión.- ... No me venga con eso de que no va a comer... ¡Debe comer...! - dijo alarmada, presintiendo que sería eso lo que el hombre diría.- ... dijo que se quiere recuperar... entonces debe obtener energías nuevamente, reponerse del agotamiento. - dijo terminando de trozar... para revolver con cuidado una buena porción de ensalada de frutas. - Ahora, por favor... - lo miró sobre el hombro una vez más, seria, pero sin una pizca de molestia en los inmensos ojos grises.- ... lávese las manos y la cara, y prepare para disfrutar la cena... 

- Si debía poner mano dura, lo haría... pues estaba cumpliendo con "hacer algo útil" para él. Claro... cuidar de su persona, era lo único que podía llegar a hacer en una situación así.-


"Como cuando ves algo que te hace feliz. 

Verdaderamente feliz."

Улыбается девушка:


- Actúo - 
... Hablo... 
"Pienso"

~Music's time~:
~Gracias Crash c:~
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
45313
Reputación :
4
Mensajes :
433

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Trama Re: Renaciendo en la desesperación (Libre)

Mensaje por Oka Hachirou el Jue Jun 29, 2017 12:34 pm

¿Que es lo que le sucede a esta chica? Esta bien que quiera ayudarme a sobrevivir en todo este lió, pero parece mas mi madre que otra cosa, aunque no fuera de mucha ayuda, no es como si mi madre me hubiera prestado mucha atención, esta chica tiene un sentido maternal muy grande dentro de ella. Mi rostro era de total sorpresa, arqueando una ceja y con una gota de sudor en mi cien, observando como rápidamente se adueño de las cosas en el refri y de la cocina en si, pareciera ser que estaba preparada para cocinar en caso de una guerra.

No respondo a nada de lo que ella dice, una regla propia es solo hablar cuando es necesario, y esas preocupaciones absurdas sobre que nuestro lugar va a ser delatado por una simple explosión no le preocupa. Hay tiroteos, explosiones, gritos, derroche de poderes en las calles, nadie prestaría atención a una explosión de bajo calibre en el sótano de una tienda de mangas abandonadas. En parte me siento un poco culpable, mientras como esa saludable manzana, me volteo para mirar a Ayiw nuevamente. La joven me ha ayudado bastante hasta ahora, podría decir que me hubiera tardado muchas horas en llegar hasta mi tienda si no hubiera sido por su ayuda, le debo mucho, pero mi desconfianza en no saber si es un monstruo de esos que hay allá afuera aun me tiene bajo presión. Pero bueno, supongo que tendré que ignorar ese orgullo mio, hasta ahora, ella demuestra ser una humana común y corriente, voy a tener que acostumbrarme a ese ambiente de equipo. Seré orgulloso, pero en estas situaciones hasta yo se que es mejor no andar solo allí afuera.

Tsk... supongo que no tengo opción.

Fingiendo que estaba siendo obligado a comer con ella, ya que el estomago literalmente me gruñe al ver como ella prepara y al sentir ese aroma a comida que no ha sentido en mucho tiempo. Por alguna extraña razón le hago caso en todas las cosas, si hubiera algo que no aceptara entonces se lo hubiera dicho, pero curiosamente eso de lavarse las manos y poner la mesa ya era algo que hacia aun estando solo, que ella lo diga solo hace parecer que le hago sin mas, eso me molesto un poco, pero a fin de cuentas lo acepte. Sin ganas en realidad, pero fui a hacerlo, suspirando de la molestia de recibir ordenes, pero no puedo culparla de nada, ella es... muy amable.

Ya con la mesa puesta, mi estomago gruñendo, mis manos lavadas, mi estomago gruñendo y sentado en la mesa, espero con ansias lo que sea que este cocinando.

Parece ser que estas preparada para cocinar en situaciones criticas como estas. Eso es bueno y a la vez no, te agradecería que te tomaras esto con un poco mas de seriedad y te equipes de alguna de las armas que hay aquí, aprendas a usarla y me acompañes allá afuera. Claro... a no ser que quieras vivir aquí para siempre

Cruzado de brazos y expectante por la respuesta.



avatar

Edad :
37
Dromes :
45654
Reputación :
1
Mensajes :
68

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Trama Re: Renaciendo en la desesperación (Libre)

Mensaje por Ayiw Kryomi el Sáb Jul 08, 2017 8:58 pm

- Continuó revolviendo en lo que terminaba de cocer lo poco que quedaba, mientras continuaba tarareando. Le calmaba escuchar música, era relajante para su mente e, incluso, le ayudaba a sonreir cuando las cosas no eran del todo buenas. Después de todo, cruzarse en un solo día tantas veces con la muerte no era un trago sencillo; pocos eran los humanos que lograban sobrellevar tales situaciones sin repercusiones a largo plazo. Pero bueno... esas situaciones estaban siendo inevitables, y no se dejaría influenciar por un poco más de cara emocional y psicológica. Claro que no. En el paso había visto y enfrentado cosas peores que ver morir a personas; en ese momento no le afectaría... pero continuaría cantando, necesitaba somatizar.- 


No, no la tienes... - murmuró a sus palabras, por no dejarlo hablando solo. "No hagas, lo que no te gusta que te hagan" recordó mientras probaba de sal, terminando por agregar otro poquito. Era muy meticulosa, casi el punto obsesivo. Con el arroz listo, suspiró, satisfecha. Se colocó de pie, en lo que acercaba con cuidado cada alimento preparado de forma especial y diferente a la mesa. BIEN, había cubiertos en ese lugar. Esperaba que estuvieran limpios... pues sí, tenía un TOC importante, esta niña. -

... me gusta cocinar... - murmuró en lo que le servía una porción abundante de arróz, dejando a su disposición tanto la carne como las verduras y un acompañamiento de vegetales como botana, todo trozado, al mejor estilo "comida casera nipona". Alzó una ceja, deteniéndose por un momento cuando escuchó lo de "seriedad"... frunció su pequeño ceño, continuando en lo que él terminaba de hablar.- Que no las use, o no quiera usarlas no quiere decir que no las sepa usar. - dijo con suavidad, dejando para ella una porción igual a la de él: respetable. - No quiero manejar armas. - sentenció sentándose con cuidado, solo en ese momento mirándolo, sonriéndole. - Sería un placer acompañarle ahí afuera... porque lo acompañase o no, no viviría en un lugar así jamás... - dijo tomando su tenedor para comenzar a comer con una simulada urgencia. - ... pero no sé si le sería de ayuda. - se encogió de hombros. - A menos que sea completa y absolutamente necesario, no apuntaría un arma. - negó con la cabeza, antes de llenarse la boca con un buen trozo de carne, sonriendo mientras masticaba.-


Última edición por Ayiw Kryomi el Sáb Jul 08, 2017 8:59 pm, editado 1 vez (Razón : Formato.)


"Como cuando ves algo que te hace feliz. 

Verdaderamente feliz."

Улыбается девушка:


- Actúo - 
... Hablo... 
"Pienso"

~Music's time~:
~Gracias Crash c:~
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
45313
Reputación :
4
Mensajes :
433

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Trama Re: Renaciendo en la desesperación (Libre)

Mensaje por Oka Hachirou el Miér Jul 19, 2017 5:38 pm

Mi dedo golpea la mesa ansioso y algo nervioso, fastidiado por toda la situación incomoda.
El ha muerto y por alguna razón ahora esta vivo, con su tienda destruida, en medio de una guerra de razas mágicas, en el sótano de su devastada tienda y con una chica extraña haciendo algo para comer, para ambos. Simplemente no puedo creerlo, un pequeño musculo se genera en mi frente por la molestia, aguantando las ganas de gritar y tirar todo a la porquería. ¿Como es posible? Pareciera que fue ayer que estaba cazando a ese maldito alíen (Accel) junto con Gabriel, y de un día para el otro todo se fue al demonio, mi preciosa tienda, mis armas, todo, y no poder hacer algo al respecto me enfurece y me enerve. Pero haré algo al respecto, es solo cuestión de esperar el momento oportuno y...

¿Q-que... carajos es esto?

Estoy impactado por esta mujer. Si bien todos sus aspectos son humanos, su mente fría y calmada es la de un monstruo, algo chistoso de pensar. ¿Como es que puede servir un plato abundante de arroz con tal calma en medio de todo este lio? ¿Luego de mis palabras?. Me quedo observando ese plato de comida con un tic en mi ojo derecho, de lo "absurdo" que estaba sufriendo en esos momentos de incomodidad y de conflicto interior. No se que haré con esta chica.

Con su comentario de no querer usar armas o que no sepa hacerlo, ya es suficiente, esto llega hasta aquí. Aprieto el tenedor de mi mano con mucha fuerza, dejando la mano roja por el corto de circulación. Pensar en alguien tan desinteresada por su propia vida, solo me da rabia. Ella acaba de salvarme y en cierto punto de vista, yo estoy salvándole, lo mínimo que puede hacer es agarrar una jodida pistola e ir a ayudarme allí afuera. Mi levanto de la mesa, golpeando justo al lado del plato pero sin hacer que se caiga, mirando con enojo y algo de rabia a la chica.

¿Crees que todo es un juego, verdad? ¿Acaso crees que tienes alguna posiblidad de sobrevivir allí afuera? Ni de broma. O aprendes a usar un arma y a dejar que te ayude, que te ayude a sobrevivir, o las cosas serán muy difíciles. Tu muerte sera inminente, y odio admitirlo, pero me siento en parte responsable de tu salud.



avatar

Edad :
37
Dromes :
45654
Reputación :
1
Mensajes :
68

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Trama Re: Renaciendo en la desesperación (Libre)

Mensaje por Ayiw Kryomi el Mar Jul 25, 2017 8:18 pm

- La impaciencia mostrada por él, poco le hizo apurarse. Necesitaba un poco de calma y era lo que atraería en ese preciso momento: Calma, paz. Había pasado suficientes cosas como para seguirse alterando. Podía ser fría y mostrarse serena ante la adversidad, más… como toda mortal… tenía un límite. –


No “carajos” – negó en lo que comía un poco más.- Es “co-mi-da”- dijo mientras elegía qué trocito de carne llevarse a la boca. Degustó su creación y suspiró; sí… nada como un plato paciente y delicioso de comida para bajar sus nervios. No se encontraba incómoda; ya le era habitual el encontrarse con extraños, a quienes ofrecía comida, una sonrisa, para luego separar caminos. Algunos de ellos eran seres que estaba agradecida por cruzarse, otros no tanto. Sobre todo lo besuqueadores. Negó con la cabeza ante los malos recuerdos; necesitaba calma, relajar la mente, para poder conciliar el sueño, reponer energías en la noche para después continuar camino. No era como que tuviese un plan, pero cada día, así como cada noche, le brindaba el camino que debía tomar y los lugares donde podía reposar.-


Si no comes, se enfriará… - comentó sin mirarlo realmente, concentrada en la comida. – Oye ¿Por qué estabas en la call-…! – guardó silencio, en lo que él se colocaba de pié, solo en ese momento dignándose a mirarlo para dar un salto ante el golpe, acercando por instinto el plato a sí misma; su fuente de alimento podía correr peligro… así el plato de él estuviese intacto. –


¿Juego…? – por alguna razón se sintió… ligeramente ofendida de sus palabras. ¿Él pensaba que para ella eso era un juego…? -- él no la dejaba siquiera hablar… pisoteándola verbalmente, remarcándole su debilidad incluso a un punto denigrante. Y sentir ese ataque contra sí misma, contra lo único que podía mantener intacto en ese momento, en esa situación, contra su orgullo… fue la jodida gota que derramó el condenado vaso.


¿Cuándo había dejado de comer…? ¿Cuándo había apretado tanto las manos en puños, que reposaban sobre sus rodillas…? ¿En qué momento habían rebalsado sus ojos aquellas lágrimas que corrieron libremente por su rostro, liberándose tras todo lo que venía soportando…? Parpadeó, mostrándose sorprendida de su propia reacción. Con cuidado se cubrió los labios, sintiendo que los hombros se le movían en un espasmo evidente, por mucho que lo quisiera ocultar. Cerró los ojos con fuerza, en lo que procuraba tomar aire para responderle… ¡No dejaría que piense así de ella…! –


Retrác-… - la voz se le quebró, a lo que se sintió aún más impotente.- … ¡… RETRÁCTATE! – bramó, mirándolo fijamente, con un brillo diferente en los ojos grises. - ¿Tú crees que yo creo que esto es un juego…? – frunció profundamente el ceño, con repulsión.- ¿TÚ…?  ¿Tú, quien estuvo moribundo quién sabe por cuánto tiempo en medio del desastre…? – no supo cuándo se había puesto de pié.- ¿Tú… quien por quién sabe qué cosa, estuvo inconsciente, sin ver ni sentir o ver u  oír siquera el temor de las personas…? – rodeó la mesa, para colocarse a menos de un paso de distancia del hombre; sus labios  luchaban a por no dejarse vencer por el puchero.- He sobrevivido. – dijo sin poder evitar que los ojos se le llenen de lágrimas una vez más. – He sobrevivo con MUCHO esfuerzo, para poder llevar un momento de paz a aquellas personas que corrieron con la suerte que tú no. He sobrevivido… viendo que muchos otros no lo han hecho; mucho mejor que usted déjeme decirle ¿Y me dices que esto es un juego…? ¿… que me lo tomo como un juego? – terminó por empujarlo… con fuerza, una que no parecía acorde a una joven tan delgada y pequeña. –

Sí sé utilizar un arma… ¡Claro que se utilizar un arma…! Y te apuesto que puedo incluso, manejar ese “juguete” que tienes tú por arma…
- ya que se refería e términos infantiles, ella también lo haría.- Yo me sé defender… que no lo hago como lo haces tú, es una cuestión diferente… ¿Qué…? ¿Acaso ahora me juzgarás por no hacerlo como tú…? – alzó las cejas, haciendo cuasi una mofa, algo que jamás habría hecho de estar en sus casillas.- Que no use esa ofensa, no quiere decir que no me sea familiar… pero para MI, HAY ALGO MÁS IMPORTANTE… y eso es servirte a TI un plato de comida. – lo señaló con fuerza.- Es dar agua a la mascota perdida que encuentre… es abrazar y consolar a quien le quedan minutos en esta vida… - la voz se le volvió a quebrar. – Mi muerte ES inminente… porque no le agrado a los ojos de quienes controlan este mundo, a esta cuidad… pero si me voy a ir, con mayor razón quiero dar de lo que yo puedo dar…  - negó con la cabeza.- No te sientas responsable por mí… ¿Por qué es…? ¿Por qué soy menor…? ¿Por qué soy mujer…? ¿Porque prefiero luchar de una forma diferente…? – sentía que se ahogaba en el llanto aplacado. - ¿Sabes qué…? Enséñame…  -  dio un pasito más, alzando el rostro, sacando pecho.-... enséñame. – reiteró, mirándolo fijamente a los ojos, ya sin rencor o nada más que una transparencia irreal en sus ojos grises.- Porque enseñarme, traerá paz… a ti, te traerá la paz que debo darte, solo por el hecho de habernos encontrado.  – Inhaló, suspirando, mientras intentaba serenarse una vez más.- Enséñame como tantos otros me han enseñado, pensando que “sus formas de afrontar las cosas” son las mejores… enséñame a seguir esto, enséñame a poner mi vida sobre la de los demás. Enséñame a robar la vida de los demás para continuar con la mía… enséñame cómo ves el mundo. – miró la comida… y con asco negó con la cabeza.- Cumple con lo que te sientes responsable... no quiero ser el motivo por el cual una preocupación o lamento más se esparza en esta ciudad… te espero después de que comas. – se dio media vuelta y subió. Ya no tenía apetito, y necesitaba desahogarse, antes de volver a enfrentarlo.



Necesitaba aire fresco… y mentalizarse. Nada sería como había sido luego de que él le enseñase; aunque  ¿Qué día no marcaba un antes y un después en la vida de los Takemonianos?... ninguno. Cada uno de ellos marcaba una diferencia. -


"Como cuando ves algo que te hace feliz. 

Verdaderamente feliz."

Улыбается девушка:


- Actúo - 
... Hablo... 
"Pienso"

~Music's time~:
~Gracias Crash c:~
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
45313
Reputación :
4
Mensajes :
433

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Trama Re: Renaciendo en la desesperación (Libre)

Mensaje por Oka Hachirou el Dom Ago 06, 2017 10:38 am

¿Por que insiste tanto en negar la verdad? Yo no entiendo como alguien puede priorizar un plato de comida, un vaso de agua a salvar su propia vida. No le estoy pidiendo que vaya a pelear, le pido que sepa usar una misera arma para que pueda defenderse. Un día de estos va a toparse con la gente peligrosa, la gente que ha destruido mis armas y mi tienda, y si yo no pude hacer nada con todo mi armamento y preparación, un plato de arroz es algo mas que inútil. Absurdo. A veces no entiendo porque son tan caprichosas las mujeres con algunas cosas, porque por mas que uno tenga la verdad nunca sabrán aceptarlo. Lo que le pido no es nada del otro mundo, es por su bien, y si no puede entenderlo, entonces no sobrevivirá, y no quiere aguantar la muerte de nadie en su consciencia si puedo haberlo evitado.

Retrocedo un paso, fastidiado y con una expresión de molestia, enojado, como si estuviera conteniendome las ganas de tomarla de los brazos y gritarle "¡DESPIERTA DE UNA VEZ!". En cierto punto tiene razón, pero esta equivocada en el contexto. Quiero que sepa defenderse, que aprenda a usar el arma para cuando llegue el peor de los casos a ella, pero parece que lo malinterpreto todo, como si quisiera enseñarle para ir y cazar a esos malditos, no. Tratare de evitar entrar en contacto con La Secta, pero mi misión me obliga a hacerlo, y esa misión es salir de Éadrom. Esta ciudad se fue a la mierda literalmente. Me ha arruinado de una manera que no se si todo esto es un sueño, podría jurar que estaba muerto o a punto de morir, y ahora aquí, sin saber que soy realmente. Pero tiene sus peligros, es casi imposible salir de este lugar sin que una patrulla te detecte.

Cuando ella termina su dialogo de gobernadora, se da la vuelta y se va hacia la parte de arriba de la tienda. Mi cara de pocos amigos y enojo ahora era mas tranquila, no tan furiosa como antes. Cuando ella se fue no me moví ni un centímetro, solo observo a mi alrededor, las armas, la comida... Tal vez no debí tratarla tan mal. A veces me olvido que no todos están acostumbrados a estas situaciones tanto como lo estoy yo.

... el arroz esta frió ...

Observando el plato con la comida, tratando de divagar mis pensamientos con eso en mi mente. Ese plato era mas que simple comida, era un significado. Ella tenia su comida, yo tenia mis armas. Dos mundos muy paralelos que deben buscar coexistir, no importa la manera. Me siento exhausto, tomo asiento nuevamente, agarrando la cuchara y revolviendo un poco el arroz, pensando. Se me fue el apetito.

Debe haber alguna manera de que ella entienda las cosas como yo las veo y que yo pueda ser mas compresivo. A este paso, ambos nos perjudicaremos el uno al otro.



avatar

Edad :
37
Dromes :
45654
Reputación :
1
Mensajes :
68

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Trama Re: Renaciendo en la desesperación (Libre)

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.