image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!




















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

I don't want to live alone~ - Priv. Trent.

Mensaje por Harry Strauss el Mar Feb 28, 2017 12:41 am

La vida de Harry en los pocos meses que llevaba viviendo en aquella ciudad se estaba volviendo una rutina extraña y completamente monótona,  algo que definitivamente no era lo que estaba buscando al haber llegado a esta. Se levantaba junto a amanecer para unirse a la naturaleza durante algún par de horas, no quería perder su parte de elfo, esa era una de las razones por las cuales se había quedado a vivir en el bosque en vez de comprarse una mansión como cada famoso acostumbraba. Luego se preparaba en solo unos minutos, y con demasiada eficacia, para irse a trabajar; sí, a trabajar en un pequeño café durante la mitad de su día y el resto del tiempo se dedicaba a vagar de aquí para allá, esto durante la semana. Iba a eventos grandes que realizaba la ciudad o simplemente volvía a su hogar para pasar un buen tiempo entre libros, letras y canciones; en algunas ocasiones, más que todo en fines de semana,  iba a bares a cantar o en pequeños teatros, no podía dejar de lado la música en su vida, era su pequeño escape momentáneo a la felicidad completa.

No podía negar que allí había vivido un par de experiencias grandiosas y conocido a gente realmente curiosa, algunos amigos por aquí y por allá, le alegraba que fuera una ciudad tan vivaz, pero simplemente en aquellos momentos sentía que todo se estaba volviendo repetitivo y monótono. Él era feliz, claro que lo era; aun después de todo lo que había pasado hacía solo unos meses atrás, él seguía siendo feliz; prometió seguirlo siendo y estaba intentándolo lo mejor  que podía, pero en algunos momentos recaía, se hundía hasta lo más hondo y no volvía a subir hasta varios días después. Pensó que si trabajaba  -Tanto en los bares como en el café-  llegaría a salir de la rutina con la que había iniciado en la ciudad, pero sentía que se había equivocado. Quería salir de allí, romper esa burbuja que se había creado él mismo a su alrededor; estaba seguro que si cambiaba su rutina de vida, tal vez las depresiones repentinas y pasajeras se esfumarían.

Era fin de semana, más exactamente era sábado en la noche, justo el día en que cantaría en un nuevo bar. Hasta la tarde de ese mismo día todo parecía ir perfectamente, había logrado ensayar con la banda, que siempre lo acompañaba, esa misma tarde para la función en la noche y todo estaba completamente tranquilo. La presentación que darían esa noche sería algo diferente a lo de siempre, era un lugar donde no podría cantar música tal lenta y ligera como la mayoría de sus canciones lo eran, así que simplemente cantaría covers de algunas buenas bandas con excelentestemas. Pasó el resto de la tarde dando vueltas por los alrededores del bar, no parecía que aquellos lugares fueran muy tranquilos y seguros, así que después de un par de vueltas por aquí y por allá, entrar al bar y esperar adentro junto a los chicos de la banda.

Harry llevaba puestos sus típicos pantalones negros demasiado apretados, una botas negras con un poco de tacón, una camisa color salmón con algunas lineas en zig-zag que la atravesaban horizontalmente esta con los primeros 4 botones abiertos y una "bufanda" negra mal amarrada alrededor de su cuello.

Todo parecía ir tal y como debía con puras bromas, risas y buenas historias alrededor de una mesa donde todos se encontraban antes de que abriera el lugar y cuando este abriera todos irían al vestíbulo de los trabajadores para prepararse. Ya se había llenado el lugar, llevaban varias horas abiertos ya, era casi la media noche y faltaban solo unos 10 minutos, incluso se estaban montando al pequeño escenario cuando una llamada de suprema urgencia le entró al guitarrista. Debía irse, su madre había sufrido un accidente.

-¿Qué haremos ahora sin guitarrista?- Preguntó con preocupación el baterista, claro que no sería lo mismo hacerlo sin él. -¿Alguna idea, Harry?- Le cuestionó al rizado.

La cabeza de Harry se encontraba pensando en mil y un posibilidades para resolver aquel “pequeño” problemita. Él podría tocar la guitarra, pero después de no haberla tocado por casi medio año no terminaría en menos que un buen desastre. Tal vez conseguir un reemplazo, pero nadie aceptaría ayudarlo faltando tan solo 4 minutos para empezar el show. ¿Tocar sin guitarra? Vaya que haría falta, y tal vez decepcionarían a la gente. ¿Cancelar el show de esa noche y pasarlo para otra ocasión? Sí, tal vez podría ser lo más viable en ese momento.

-Creo que.. lo menor en este momento.. –carraspeó intentando librar aquella molestia en su garganta – Será cancelar el Show de esta noche… es lo más viable.. –comentó con extrema tristeza y con su voz aun más ronca de lo común. Los chicos habían olvidado por completo que aun se encontraban en el escenario y que cualquiera a su alrededor se podrían enterar de lo que pasaba. Los de la banda parecieron decepcionarse ante la decisión del rizado, pero sabían que era lo más sensato en ese momento; Esperaba que sus compañeros pusieran alguna queja al respecto, pero al parecer ellos tampoco habían encontrado una mejor solución; no podían darse el lujo de dar una mala presentación, no sería nada profesional. Con completa tristeza el elfo se acercó al micrófono principal [el suyo] que se encontraba en la base justo en mitad del escenario, se dispondría a informar que aquella presentación se cancelaría por razones externas, imposibles de arreglar. -U-uhm.. buenas noches a todos..- habló por el amplificador, dudoso -Soy Harry Blume.. y se supone que esta noche.. tocaríamos aquí, pero.. debido a algunos problemas externos.. no podrá realizarse el Show..- Su voz profunda resonaba por todo el lugar dejando saber aquel desastre que se había armado entre ellos.

apariencia de Harry:


Hablo- Narro - Pienso - Habla alguien más

○ [Harry Blume] ahora es [Harry Strauss]


Soñando - One Shot


<3 Gracias <3:


Las Mamuhs~ <3 7u7 [?:


¡La mamuh señal!

<3:
avatar
Dromes : 218798
Reputación : 7
Mensajes : 891
Ver perfil de usuario
Harry Strauss
PROTECTORES DE LA NATURALEZA

Volver arriba Ir abajo

Re: I don't want to live alone~ - Priv. Trent.

Mensaje por Trent Strauss el Jue Mar 02, 2017 1:53 am

Antes de llegar al bar:
Faltaban unas cuantas horas para media noche, no lograba conciliar el sueño y por alguna razón, no dejaba de mirar el espacio vacío a su lado en la cama. Extrañaba la compañía de su esposa, la mujer que había sido su amiga, su amante, su salvación y su ángel guardián, aquella chica que lo había sacado de aquel basurero en el que vivía. Ya habían pasado años desde su muerte, pero ella aun seguía presente en sus pensamientos, en sus mejores y más preciados recuerdos .- Elizabeth...-Susurro, acariciando apenas con el pulgar derecho la tela sobre el colchón en aquel espacio vacío...y frío....

-...Hay tanto silencio...-

Murmuro apenas, cerrando sus ojos al tiempo que detenía las caricias sobre el colchón, volteando su cuerpo lentamente para quedar recostado de espaldas, inmóvil. Un suspiro largo y agotado escapo de sus labios, estaba cansado, su cuerpo y su alma estaban pasando por una enorme fatiga emocional. Sentía que con el paso de los días estaba cada vez más débil y enfermo.


Estaba tan sumergido en sus pensamientos, en sus recuerdos....en el caos que había dentro de su cabeza. No paso demasiado tiempo en lo que comenzó a sentirse algo inquieto, desesperado por no lograr conciliar el sueño, sentía que hasta respirar se le hacía difícil.- No lo soporto..- Se quejo por lo bajo, abriendo los ojos al tiempo que se daba el impulso necesario para quedar sentado en la cama. Su pecho se sentía apretado y el nudo en su garganta le impedía tragar la amarga saliva que se iba juntando en su boca.- no lo soporto...- Murmuro aun más bajo, como si la voz se le estuviera extinguiendo. Una lagrima, apenas una sola rodo por su mejilla, dejando una húmeda marca sobre la piel reseca del muchacho, una gota que encontró la muerte justo en la pronunciada nuez a mitad de su cuello.

Quería huir, su alma le pedía a gritos buscar un desahogo. El nudo en su garganta se hacía cada vez mas y mas apretado, llegando al punto de doler con la simple acción de abrir la boca para suspirar.- ...ya no puedo seguir..- Dijo apenas en un hilo de voz, con un tono tan frágil que hasta al más duro haría temblar de preocupación. Con ambas manos, temblorosas pero firmes, peino su cabello hacia atrás, apartando los rojizos mechones que se habían pegado en su frente ante el sudor frio que se había formado en ella.

Una jadeo, un respiro perezoso salió entre sus labios ante el dolor punzante en el pecho, como si una espina se clavase profundo en su corazón. Tormentoso, cada una de sus memorias en ese momento no eran más que imágenes deformadas, invadidas de amargura. Un sollozo ahogado por el esfuerzo del ser que a duras penas se estaba aferrando en el borde de un pozo sin fondo, todo para evitar caer.

La forma tan torpe en la que respiraba, daba cuenta del mal estado en el que se encontraba. No podía simplemente quedarse toda la noche sentado en la cama agarrándose la cabeza, luchando para que la locura no lo invadiera y sus demonios se apoderaran finalmente de él. Necesitaba sosiego....y lo necesitaba con urgencia.

-o-

Casi con brusquedad, se levanto de la cama y camino directo hacia la puerta de su habitación, deteniendo su paso justo antes de cruzar el umbral. Su atención fue atraída hacia uno de los rincones, donde sus perros dormían plácidamente, acurrucados sobre un par de almohadas viejas y una amplia manta. Su mirada se mantuvo perdida en ellos, casi con envidia.- es...lo que necesito..- Murmuro, desviando la vista hacia el frente al momento de salir.

Con pereza, camino hasta la cocina y se fue directo hacia la nevera sin siquiera prender la luz, abriendo la puerta antes de inclinarse hacia el frente. No había nada más que un par de latas de comida húmeda para perros y un recipiente con sobras.- ni una maldita cerveza..- Murmuro con enfado, frunciendo el ceño al momento de cerrar la nevera. Necesitaba alcohol, necesitaba emborrachar su cuerpo para así "liberar" su mente y tal vez ahuyentar a sus fantasmas al menos esa noche.

Pero....¿a dónde huiría esta vez..?

Comprar unas cuantas cervezas y volver a casa para beber en la comodidad de su hogar, era una opción bastante aceptable. Pero en ese momento lo que mas quería era despejar su mente y perderse, escapar de aquella habitación donde se sentía ahogado, como en una pecera desbordante de agua.

-..el bar..-

Murmuro, recordando el local "cercano" a su departamento que había abierto sus puertas al público hace casi un mes.- iré al bar..- Se decidió, regresando en sus pasos para salir de la cocina.

Una vez fuera, se fue directo al baño para mojar su rostro con agua fría y así avivarse un poco antes de salir a la calle. Al momento de secarse con la toalla y verse frente al espejo, su mirada se quedo fija en aquellas marcas que el cansancio había dibujado bajo ellos.- ha pasado casi una semana...- Una semana en la que no había logrado dormir bien ni una sola noche.- ...una semana - Repitió, aun más bajo que antes, dejando caer la toalla al suelo.

Se quedo de pie allí, contemplando casi por diez minutos su rostro y sus ojos sin brillo, cansados. Cuando por fin se decidió a salir del baño, camino hacia la puerta principal, tomo un par de lentes oscuros y sus llaves.- solo necesito unas horas....solo eso..- Murmuro con voz ronca, cerrando la puerta tras de el.

- ( . . . ) -


Al bajar y llegar al último piso, una brisa suave recorrió la piel descubierta de sus brazos al momento de salir del edificio, lo hizo encoger ligeramente los hombros ante la fría sensación que le hizo erizar el cabello.- debí traer una chaqueta..- Menciono para sí, llevándose ambas manos a los bolsillos antes de caminar.

El vapor tibio que salía de su nariz al momento de respirar, daba cuenta de que el ambiente estaba mucho más fresco que otras noches.- Ahora, ¿hacia donde era..?- Murmuro, entrecerrando los ojos mientras hacía memoria y caminaba al mismo tiempo, cruzando calles de manera descuidada.

-o-

Ya había ido en más de una ocasión al bar para beber una o dos cervezas, pero su memoria a veces le jugaba en contra, tal y como ahora lo estaba haciendo. Para su suerte, no tardo demasiado en divisar no muy a lo lejos el letrero luminoso del local.- Debe ser..-"Eso....o acabo de encontrar un cabaret", pensó, alzando ambas cejas ante la posibilidad de haber tomado el camino equivocado; Cosa que comprobaría una vez mas cerca.

Con el mismo andar perezoso camino directo hacia dicho lugar, frenándose en seco una vez estuvo ahí. Con la mano derecha peino su cabello hacia atrás, apartando los mechones alborotados por el viento, y con la izquierda, aparto apenas sus lentes oscuros para ver el luminoso. Había llegado al bar sin saber cómo.

Al entrar, aparto por completo el accesorio para cubrir sus ojeras; Estaba tan oscuro dentro, que nadie se daría cuenta (sin mencionar que solo a él le importaba).- ¿Trent? - Logro oír no muy a lo lejos de donde se había detenido.-  vaya, no esperaba verte por aquí tan pronto...y temprano..- Agrego entre risas el que por ahora, era como una extraña voz en su cabeza.

Con extrañeza, volteo su cuerpo y luego la mirada, notando la sonrisa leve que el cantinero le dirigía.- ¿Qué pasa, estas desmemoriado? - Pregunto al verlo tan "desorientado".- eeh...- Mantuvo la boca ligeramente abierta como si fuera a decir algo, "Demonios, no recuerdo cual era su nombre...", pensó, cerrando lentamente la boca al tiempo que se acercaba a la barra.- ¡Soy carlos! - Menciono el contrario, inclinándose ligeramente hacia el frente mientras apoyaba ambas manos al borde del mueble.- ¡Carlito! - Respondió el pelirrojo, abriendo ambos ojos con sorpresa.- Lo siento viejo, casi olvido tu nombre..- Confeso, se rasco la nuca y acomodo una de las sillas para sentarse.- ¿Me dices viejo?, hombre, mira nada mas que cara traes, ¿Que te ocurrió?, ¿Sigues sin poder dormir?- Pregunto, recordando que llevaba días entrando al bar con el mismo problema. El muchacho suspiro y no hizo mas que asentir, no serviría de nada negar lo obvio.- Así es, carlito. Aun sigo sin poder dormir..- Murmuro, llevándose una mano al rostro con pereza.- Deberías ir con un doctor...o algo asi, para que te den pastillas para dormir. ¡O tal vez con el loquero! - Bromeo, volviendo a reír mientras el pelirrojo lo mirada con mala cara por burlarse de el.- En lugar de hacer comedia, sirveme un trago. Quiero vodka esta vez.- Le pidió en un tono de voz ronco, dejando a la vista su mal humor.- Y deja la botella..- Apoyo ambas brazos en la barra y luego el mentón sobre ellos, esperando.

El cantinero no se iba a negar, tampoco le iba a discutir el hecho de que fuera a beber un trago tan fuerte en el estado en el que estaba por más que se llevara bien con él, era su trabajo después de todo atender a cada quien le pidiera una bebida.- Vodka será - Asintió una única vez, dejo un vaso con hielos sobre la mesa y volteo para tomar la botella de vodka, dejándola justo a un costado.- Llenare el vaso una sola vez, luego tendrás que hacerlo tú. Debo seguir atendiendo al resto..- Le indico, quitando la tapa de la botella para llenar el vaso hasta la mitad.

- ( . . . ) -

Paso casi una hora, el bar estaba prácticamente al tope de gente por alguna razón y ni hablar de la botella de vodka que estaba a menos de la mitad. El moreno se sentía mareado, pero no lo suficiente como para perder el equilibrio y caer. Los hielos dentro del vaso estaban ya más que derretidos y en cierto punto entre trago y trago, había terminado apoyando su cabeza sobre la barra. "Pareciera que esto no va a funcionar..", pensó, cerrando los ojos en busca de caer dormido al menos por un rato.

Tras unos cuantos segundos, sus ojos se abrieron lentamente, notando casi al fondo del bar, un grupo pequeño de muchachos sobre un improvisado escenario, "Así que por esto era..", pensó, levantando lentamente su cabeza, sobándose la mejilla ante la molestia que había quedado en su piel al despegarse de la mesa. Se quedo viéndolos por un rato, prestando atención a cada detalle, regresando la vista hacia la botella para tomarla desde el cuello y beberse casi todo el contenido de un solo trago. Al bajarla y dejarla de nuevo en su lugar, pudo sentir como si la sensación de mareo hubiera venido de golpe y con fuerza.- diablos, creo que...me moví muy rápido..- Murmuro, cerrando los ojos con fuerza.

Fue en ese momento de concentración para disminuir la incomodidad visual, que logro oír parte de la platica que aquellos muchachos tenían. Si su oído no le fallaba y la borrachera aun lo dejaba entender lo que estaba oyendo, aquellos tipos sobre el escenario pretendían montar un show y les faltaba un integrante, un show ...¿de música tal vez?, podía deducir lo segundo por los instrumentos que estaban detrás.

Abrió los ojos nuevamente cuando dejaron de balbucear y cuando uno de ellos dio la vuelta, alzo la ceja izquierda y desvió la vista hacia el costado, atraído por la silueta de lo que parecía ser una guitarra.- ¿...será..? - Se puso de pie de golpe, perdiendo ligeramente el equilibrio. De manera escurridiza y con una facilidad de no creer, se metió por entremedio de cada persona que le entorpecía el camino, logrando llegar al escenario luego de un par de empujones.- ...una les paul..- Murmuro, subiendo descaradamente al escenario, ignorando por completo al muchacho que había comenzado a disculparse con la gente del bar."...es incluso más hermosa que la que tenia..", pensó, tomándola con cuidado por el mango antes de sentarse con brusquedad y torpeza al borde del escenario. Sus dedos se deslizaron con fineza por las cuerdas, estremeciéndose ante el cosquilleo que generaban en cada una de las yemas de sus dedos.

Relamió sus labios y acomodo ambas manos, una en cada lado correspondiente.- Deep down inside I feel to scream....- Murmuro muy por lo bajo, comenzando a mover sus dedos con agilidad, como si no tuviera una sola gota de alcohol en la sangre y como si el mareo no fuera impedimento para formar a la perfección aquella clásica y seguro muy reconocible melodía.


Lo que toca:


*Comienza en el min 0:09 y termina en el min 1:01 (o puedes dejar que siga y que sea harry quien lo haga volver en si(?))

Atuendo:


Hablo #cc6633 - Narro #969696 - "Pienso" #969696 (italic) - NPC #006699 - NPC2 #006699


○ [Trent.] ahora es [Trent Strauss]
avatar
Dromes : 112841
Reputación : 9
Mensajes : 154
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I don't want to live alone~ - Priv. Trent.

Mensaje por Harry Strauss el Lun Mar 13, 2017 11:17 pm

Harry en ese punto ya daba todo por perdido con respecto al show. No se consideraba a si mismo alguien pesimista, ni mucho menos, las personas a su alrededor siempre le habían recalcado durante toda su vida que era alguien demasiado alegre y positivo, a pesar de ser callado y hablar lento. Pero por aquellos días había tenido varias recaídas fuertes con respecto a la muerte de su amado. Pronto sería un año desde que Louis había muerto y la herida le estaba calando hondo, muy hondo en el corazón, en su ánimo, en la monotonía que se había vuelto su vida. Esto obviamente le afectaba al resto de aspectos en su vida cotidiana, en cosas tan comunes como cancelar un show por problemas técnicos, hasta algo así podía hacerlo caer, hondo. Sentía unas terribles ganas de echar todo lo que había intentado salvar de su propia felicidad a la basura; él mismo se sentía una basura por completo, un extraño en su propio cuerpo.

Tal vez.. al terminar de guardar todo aquello que necesitaban para el show, iría a su casita en el bosque y sufriría una noche más, una recaída más. En silencio. Solo.

Tan oscuro y frío.

Estaba a punto de apagar el micrófono y comenzar a desmontar todos los objetos que les pertenecían cuando un chico de cabellera roja y ropas negras demasiado holgadas apareció en frente de su visión para tomar la atención en el escenario y comenzar a tocar la guitarra, como si hubiera sido llamado en ese preciso momento para ayudarlos. El elfo se quedó un poco embobado en el momento en que escuchó el perfecto solo de guitarra de la súper reconocida canción de Metállica – One. Lo que tocaba, era perfecto; simplemente eso se le pasaba por la cabeza al escucharlo y verlo. Pero aun entre la mezcla de aromas del lugar podía distinguir su olor gracias a la cercanía, Alcohol, mucho alcohol; el elfo sonrió de lado sabiendo muy bien que tal vez por esa razón el extraño había tenido el valor de subirse allí sin importarle nada ni nadie en ese momento.

Por alguna extraña razón se sentía un poco hipnotizado por el misterioso chico, no había apartado la mirada de él ni un segundo, sintiéndose anonadado. Pero durante ese momento logró ver por el rabillo del ojos como uno de los guardias del establecimiento se acercaba a velocidad pasando por en medio de toda la gente que se encontraba en el público tal vez tan metidos en la música como él. De inmediato miró al guardia y le hizo señas para que entendiera que todo se encontraba bien y que no debían bajar al intruso del escenario; el grandote entendiendo al instante  y haciéndole una seña para indicar que si algo salía mal, volvería de inmediato. Una muy loca idea se le había acabado de venir a la cabeza al elfo. Un pequeño rayito de esperanza de poder salvar el show comenzó a crecer en su interior. Esperó pacientemente a que el pelirrojo terminara de tocar la guitarra para acercarse este. Aprovechó los aplausos, murmullos y chiflidos que dio el público para acercarse y hablar con él.

-Hey hola… - el rizado intentó llamar la atención del “chico malo” [justo como él mismo lo veía en ese momento] tocándole con suavidad el hombro. –U-uhm.. – frunció el ceño pensando bien como decir aquello, ¿Sería demasiado loco? ¿Lo trataría mal porque un extraño le pedía ayuda en un momento de “crisis”?. Las dudas lo comenzaron a atacar desde antes, como siempre, esto lo ponía más nervioso y tal vez empezaría a balbucear más y más seguido.  –Oye.. ¿puedo hablar.. contigo de algo?- Se sentía idiota, si ya le estaba hablando “tonto, tonto, tonto” Se repetía en su cabeza como regaño a si mismo.  No lo llevaría a otro lugar, habían perdido suficiente tiempo para ese momento, debía ser ágil; al parecer su lengua y mente no querían colaborar.

Se puso de cuclillas justo a su lado aun manteniendo la mano que anteriormente había posado en su hombro, apretó solo un poco allí y lo soltó, alejando su mano nuevamente, esperando que con eso bastara para llamar su atención por completo. Esperó unos segundos manteniendo el ceño fruncido y la vista completamente clavada en él, escrutándolo con sus orbes esmeraldas. Apretó los labios tomando el valor necesario, en el momento era el líder del grupo y por eso le correspondía la responsabilidad de que si consideraba algo correcto y beneficioso para ellos, lo haría. Carraspeó un par de veces y se acercó lo más que pudo, aun respetando el espacio personal ajeno.  Lo suficiente para no tener que hablar demasiado fuerte ni demasiado bajo.

-Puede parecer una locura.. pero.. – tomó aire profundamente, intentando que su voz no fuera tan lenta y ronca como siempre, necesitaba esos 3 segundos que la gente siempre le quitaba al rizado cuando hablaba, no querían esperar tanto tiempo a que terminara una oración o una idea. Y lo estaba volviendo a hacer, perdiendo el hilo de sus pensamientos, demorándose. “Rápido Harry” se gritaba en la mente. –Nuestro guitarrista tuvo.. un problema y tuvo que.. irse.. – se relamió los labios rápidamente para no perder más tiempo. –Y necesitamos a alguien que lo reemplace… Y parece que tú… tocas bien la guitarra… - Tonto, ya comenzaba a divagar, a perderse en los múltiples pensamientos que querían salir por su boca, como siempre. – Y son temas bastante reconocidos los que tocaremos.. así que.. tal vez.. tú podrías… ayudarnos… -carraspeó de nuevo. ¿Lo había hecho bien?... claro que no… siempre lo arruinaba.

Suspiró con fuerza intentando destensar sus hombros llenos de un repentino estrés que lo había atacado. Se levantó se allí lentamente, sintiéndose derrotado. Dio unos cuantos pasos detrás del guitarrista misterioso y tomó un papel que había en la parte trasera del escenario. Volvió donde el pelirrojo extendiéndole el papel  para que lo tomara. Tenía la lista de unas cuantas canciones que tocarían en la noche. Entre ellas de Queen, Guns N’ Roses, Aerosmith, Red Hot Chili Pappers, Nirvana, incluso la misma canción de One estaba allí, entre otras.

-Tal vez.. te sepas alguna de esas.. si puedes ayudarnos.. sería genial.. – Y aun guardando un poco de esperanza dentro de si, aun después de esa lamentable oferta, le sonrió ampliamente al chico, mostrando los profundos hoyuelos que se le marcaban en las mejillas. No lo había consultado con el resto de la banda, pero sabía que si era algo que beneficiaría el grupo y además salvaría la presentación, estarían encantados de aceptar la decisión de su "líder".


Hablo- Narro - Pienso - Habla alguien más

○ [Harry Blume] ahora es [Harry Strauss]


Soñando - One Shot


<3 Gracias <3:


Las Mamuhs~ <3 7u7 [?:


¡La mamuh señal!

<3:
avatar
Dromes : 218798
Reputación : 7
Mensajes : 891
Ver perfil de usuario
Harry Strauss
PROTECTORES DE LA NATURALEZA

Volver arriba Ir abajo

Re: I don't want to live alone~ - Priv. Trent.

Mensaje por Trent Strauss el Mar Mayo 02, 2017 10:47 pm

El subir al escenario y tomar la guitarra como si fuera cualquier cosa, tarde o temprano le traería consecuencias. No seria sorpresa que alguno de los muchachos le quitara la guitarra de las manos y llamara a los guardias para bajarlo de ahí, el alcohol estaba haciendo lo suyo; Trent estaba pasando completamente de todo y todos.

Al momento de recorrer las cuerdas con la yema de sus dedos, sintió el casi nulo vello de sus brazos erizarse ante los recuerdos que lo invadieron; Recuerdos de adolescencia y de la pequeña banda que había formado con un par de amigos con tal de conseguir dinero de vez en cuando, cada que la comida hacia falta.

- ( . . . ) -

- Vaya, no pensé que el bar se llenaría tanto..- Menciono para si carlos, quien secaba una de las tantas copas que recién había lavado.- ¡CARLOS!, ¿a qué se debe tanta gente? - Pregunto uno de los clientes que apenas había llegado al bar, extrañado al ver el lugar tan lleno.- Oh, bienvenido. Pues..- Dejo la copa a un lado y volteo para ver al contrario.- Temprano nos avisaron que unos muchachos vendrían a montar un show, aun que no estoy seguro si era de música...o..humor..- Respondió entre leves risas ante su mala memoria, volteando la vista hacia el costado cuando otro cliente alzo la mano en una seña.- ¿Se quiere servir algo? - Pregunto al recién llegado antes de ir con el otro.- Una cerveza está bien..- Le respondió antes de que se fuera a alejar demasiado.

- ( . . . ) -

Luego de servir un par de bebidas mas a quienes estaban al otro lado de la barra y mantener una corta conversación con uno que otro en particular, agarro los vasos y copas sucias que comenzaban a acumularse sobre la mesa, ese día para su suerte el jefe había traído un par de reemplazantes que lo ayudarían en lo que fuera posible, el hombre se había encargado de cada detalle con tal de no sobrecargar a nadie de trabajo, sabía que ese tipo de eventos lo ayudarían a ganar más clientes, así que debía dar una buena atención a quienes llegaban por primera vez (y claro que también a los clientes más frecuentes), esta oportunidad le había caído como anillo al dedo.

Mientras lavaba las copas, recordó haber dejado al pelirrojo bebiendo en el otro extremo, tal vez el dejarle la botella desde un principio no había sido una buena idea, quizás a estas alturas el teñido hasta había perdido la conciencia con soberana cantidad de alcohol.- Sera mejor que vaya a verlo..- Murmuro, agarrando un trapo para secar la copa.- Oye trent, ¿ me dirás entonces que...fue..- Alzo la vista y dejo de hablar al darse cuenta de que no estaba allí, en su lugar lo único que había era una botella casi vacía de vodka.- ¿Trent?, no creo que..- Murmuro, dejando rápidamente la copa a un lado, apoyando ambas manos sobre la barra para darse el impulso y ver si es que estaba tirado en el suelo.- Alguien con tanto alcohol en la sangre no puede llegar tan lejos...¿o sí? - Se atrevió al cuestionarse al no tener idea de la resistencia que tenia con el alcohol, mas específicamente con ese tipo de bebidas en particular.

Apenas con la vista lo busco en aquel espacio oscuro, pero ni siquiera un mechón de aquella llamativa melena se asomaba por los rincones o debajo de las sillas.- Dudo que se haya ido sin pagar..- Continuo hablando consigo mismo, apegando los pies en el suelo al momento de despegar el pecho de la mesa; El pelirrojo se había hecho humo. Durante un corto periodo de tiempo, se quedo observando a sus alrededores por si lo veía.- uuugh..- Suspiro, dejo el trapo a un lado de las copas y volteo para ver a sus compañeros de esa noche.- No muevan esto de aquí, vengo enseguida.- Les indico, señalando tanto la botella de vodka como el vaso.

No se dio tiempo siquiera de mirar a los muchachos en el escenario y mucho menos presto atención a la melodía ruidosa que sonaba de fondo, el simplemente salió de la barra directo a los baños exclusivos para los clientes en su último intento por encontrarlo.- ¿trent?....¿estás aquí? - Pregunto al momento de entrar y ver unas piernas asomarse por debajo de una de las puertas.- Oye, ¿estas....¡O-OH! - Parpadeo con sorpresa y se cubrió apenas la boca para frenar la carcajada que casi sale al ver que se trataba de otro muchacho, un tipo que luego de tantas copas había terminado en el suelo, abrazando el inodoro.

- ( . . . ) -

Alejado de los baños, afuera en el escenario, el moreno continuaba igual o más perdido que antes, hipnotizado por la melodía que el mismo estaba tocando. Sus dedos parecían danzar sensualmente y de manera muy delicada sobre cada cuerda, con miedo constante de que alguna de ellas se fuera a cortar por culpa de su tacto entorpecido por el alcohol.

Se hallaba encerrado en su propio mundo, de alguna forma había logrado aislar completamente cada ruido, eso hasta el momento en que una extraña calidez se hizo notar sobre su hombro, seguido de una voz temerosa, impregnada de cierta dulzura que lo hicieron poner los pies nuevamente en la tierra y detenerse. Sus ojos que habían permanecido cerrados desde que comenzó a tocar, lentamente se fueron abriendo; Su vista aun estaba algo nublada.- Hablar...conmigo..? - Murmuro por lo bajo, volteando apenas el rostro para ver de reojo hacia el costado antes de alzar la vista, notando a su lado una silueta masculina.

Cuando el muchacho se inclino junto a el para quedar mas a su altura, no pudo evitar echar su cabeza ligeramente hacia atras, todo en un intento de distinguir lo mejor posible las facciones ajenas. Se mantuvo en silencio y notoriamente atontado, tratando de prestar atención a cada cosa que le decía.- ¿un...guitarrista? - Menciono en tono ronco, bajando de golpe la vista hacia su boca al notar el gesto que había hecho con la lengua para mojarse los labios; Ni borracho se le escapaban aquellos detalles.- ¿Necesitan un...guitarrista..? - Pregunto de nueva cuenta, cerrando los ojos con fuerza al tiempo que volteaba el rostro hacia el frente, incomodo por las luces que daban directo al escenario.

Apenas con el dorso de la mano derecha, froto sus ojos en un intento por aclarar su visión.- Demonios..- Reclamo, parpadeando un par de veces luego de apartar su mano, notando un trozo de papel blanco extendido frente a él.- tsk...- Frunció el ceño y lo agarro, quitándolo con torpeza de entre los dedos ajenos. Se quedo observando la lista largo rato, leyéndola una y otra vez o al menos intentando leerla, notando que efectivamente conocía la gran mayoría y seguramente más de una canción recordaba.

- ( . . . ) -

De regreso en el baño, carlos se quedo observando apenas un tiempo mas al pobre chico ebrio que se aferraba del inodoro - pobre tipo, será mejor que le diga al guardia que lo saque de aquí..- Hablo luego de darle un suave empujón en el pie con la punta del zapato para comprobar que aun estaba vivo. Al salir nuevamente, llevo una mano hasta su frente y peino su cabello hacia atrás, suspirando con algo de pereza mientras caminaba directo hacia la entrada del bar, donde se supone que el guardia debería estar vigilando.- ¿Paul..? - Alzo ligeramente la voz y arqueo una ceja, viendo hacia los costados.- ¿y ahora en donde demonios esta paul..? - Frunció el ceño y volteo, notando al grandote entre el público más cercano al escenario.- ¡OYE PAUL! - Le grito casi desde la puerta, acercándose y metiéndose entre la gente para llegar a él.- ¡Oye!, ¿No deberías estar vigilando la entrada..? - Le dio un codazo para llamar su atención, cosa inútil, ya que no dejaba de ver hacia el frente con expresión de enfado.- ¿Qué?, ¿Que estas...- Desvió la vista hacia el frente y noto de inmediato quien estaba allí.- ¿Ese no es trent...? - Parpadeo y señalo, regresando su atención hacia paul.- ¡AH!, oye...- Carraspeo y dejo de señalar.- En el baño de hombres hay un muchacho tirado, será mejor que vayas a sacarlo de ahí, no te preocupes por ellos, el pelirrojo no hará nada malo..- Menciono, ignorando que uno de los que iban a montar el show, ya le había hecho señas a paul para que no se preocupara.- Déjalo sentado por ahí, le diré a una de las camareras que este al pendiente de el para que no vomite todo..- Agrego antes de voltear y abrirse paso nuevamente hasta la barra. El grandote encogió los hombros, volteo y regreso a la entrada del bar.

- ( . . . ) -

Luego de meditarlo, se puso de pie y tras perder el equilibrio, lo único que atino a hacer fue aferrarse de la camisa ajena con la mano derecha, justo a la altura del pecho, provocando que la distancia entre ambos quedara sumamente reducida cuando tiro de él para poder inclinar su cuerpo hacia el frente con tal de acomodar su postura. Casi podía sentir su respiración, su aroma..

Su mirada penetrante quedo fija en la ajena - Esta bien, lo hare..- Menciono en tono ronco, aun sin soltar el agarre de su ropa.- Pero debes decirme el nombre de cada canción que vas a cantar o tocare lo que se me dé la gana, no me interesa si no te sabes la letra. - Agrego antes de soltarlo lentamente, dando un par de pasos hacia atrás para apartarse. Estaba decidido, fuera o no su intención ayudarlos, en ese momento lo único que quería era seguir tocando esa guitarra, aquello que había logrado darle la paz que estaba buscando.

Con algo de pereza llevo ambas manos a su rostro, frotándolo en un intento de avivarse.- bueno, cuando quieras..- Murmuro tras apartar las manos de su rostro, viendo de reojo al rizado antes de sonreír ligeramente de medio lado, dándole a entender que aceptaba el desafio.


Hablo #cc6633 - Narro #969696 - "Pienso" #969696 (italic) - NPC #006699 - NPC2 #006699


○ [Trent.] ahora es [Trent Strauss]
avatar
Dromes : 112841
Reputación : 9
Mensajes : 154
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I don't want to live alone~ - Priv. Trent.

Mensaje por Harry Strauss el Dom Mayo 07, 2017 4:14 am

Todo lo que involucraba al chico malote parecía tener que ver con alcohol en ese momento, o simplemente odiaba la cercanía de otras personas por que por la forma en que se alejó de Harry en ese momento eso fue lo primero que él pensó. Aunque luego de verle la cara de desubicado y que no lograba enfocar bien la lista de canciones, parecía casi un chiste que le estuviera pidiendo aquel favor a un borracho. Pero era su última opción, su boleto de salvación. La incertidumbre estaba carcomiendo a Harry por dentro y tal vez a cada segundo se arrepentía más de aquello, pensando que tal vez debió preguntarles primero a los chicos antes de preguntarle al pelirrojo. El miedo a que todo saliera mal abarcándole la mente.

Pero todo se vio paralizado en el momento en que éste decidió pararse, definitivamente el alcohol le había dejado la estabilidad en la basura y definitivamente Harry nunca se hubiera esperado aquel repentino “ataque”. Por la fuerza ejercida terminó inclinándose hacia adelante y casi perdiendo la estabilidad, pero fue rápido y logró mantener su punto de apoyo hacia atrás, dando un pequeño paso en reversa y plantando bien ambos pies en el piso. De alguna u otra forma el pelirrojo logró levantarse sin que ambos cayeran del escenario en una penosa escena cliché. Pero allí no acabó. La cercanía se hizo más fuerte y tal vez por los nervios que le azotaron repentinamente no fue capaz de librarse de su agarre.

La mirada penetrante que le dedicó el pelirrojo y además sumado con la repentina cercanía que en ese momento mantenían, funcionaron como si fuera accionado un interruptor y su cuerpo reaccionó todo entero a la misma vez. La cercanía de ese chico misterioso lo había puesto absolutamente nervioso y su cerebro había decidido enviar órdenes, que él no había exactamente dado, demostrando a la perfección lo que le estaba causando. No era común en él ponerse así frente a un chico, no entendía por que su cuerpo y mente, que para ese momento se encontraba en blanco, habían reaccionado de aquella manera; menos frente a un hombre que nunca antes había visto en su vida.

Su corazón comenzó a bombear con demasiada fuerza y por ende toda esa sangre se acumuló en su rostro sin piedad, haciendo que su cara tuviera casi el mismo color del cabello del chico; llamativo, la única forma de llamar la atención que Harry evitaría. Sus manos comenzaron a temblar un poco y sudar frío, así que decidió  simplemente volverlas puños a los costados de su propio cuerpo. Las rodillas no le dieron tregua tampoco, comenzaron a fallarle y sabía que si no intentaba mantener la calma por lo menos un poco caería al suelo en cualquier momento. La firmeza de su postura debilitándose rápidamente. Caería, si no se apartaba pronto caería.

A pesar de la confusión el pequeño ataque de nervios que estaba experimentando el elfo en ese momento, podía distinguir a la perfección el aroma que el muchacho llevaba impregnado en la piel,  "alcohol". Casi pudo jurar que llegó a marearse justo al momento de sentir el alcoholizado aliento ajeno sobre su rostro, con sus palabras tal vez un poco más lentas y arrastradas por el efecto de tanto licor en el cuerpo. Fue justo en ese momento en que el rizado dudó por completo de la decisión que había tomado de preguntarle al chico si podría ayudarles; pero sus ojos orbes esmeraldas se mantenían fijas en las contrarias,  tan serias y con ese brillo extraño que tal vez se hacía pasar por determinación, el sujeto quería tocar la guitarra y eso parecía claro. Se mantuvo allí durante lo que pareció casi un minuto entero pero en realidad solo fueron un par de segundos, a pesar de que su cuerpo le pedía a gritos que se separase por que quería respirar con tranquilidad, su corazón quería descansar; Solo ese pequeño momento le bastó para no tener la obligación de hacerle una seña al guardia para bajar al pelirrojo del escenario. Solo eso hubiera bastado para terminar con aquel encuentro.

Cuando se rompió el contacto visual entre ellos y la cercanía se acabó sintió que podía volver a respirar, aunque las pulsaciones de su corazón seguían destrozándole el pecho sin piedad. Como si una burbuja se estallara recordó a todo el público, la banda y el personal del bar. Todos tenían los ojos puestos en ellos y en pequeño “espectáculo” que habían montado allí sobre el escenario. Era Japón y aquellas “muestras de afecto” no eran muy bien vistas en público, la tensión se sentía en el ambiente de tal forma que casi podría cortarse con un una hoja de papel. Los murmullos y cuchicheos por aquí y por allá no se hicieron esperar, llenaron por completo el silencio casi sepulcral que antes habían creado. Harry carraspeó, nervioso y avergonzado.

-¿…Harry?... –Escuchó que alguien le llamaba a sus espaldas haciendo que él volteara de inmediato. Era el baterista.

-U-uhm… ¿sí?- Harry después de todo eso se había quedado en blanco por completo. A pesar de que las palabras del chico se repetían varias veces en su cabeza no se veía capaz de procesarlas.

-¿Comenzamos?- El baterista aparentaba divertirse con la situación del elfo, quien parecía absolutamente perdido en el espacio tiempo, ¿Qué carajos le había hecho el tipo borracho al rizado? Estaba fuera de órbita por completo, algo que no solía sucederle sobre un escenario, su lugar de libertad. Obviamente habían escuchado toda la conversación, no necesitaban explicaciones que el Elfo no podría darles.

-U-uhm... sí.. sí.. claro... -Esas palabras de su compañero y sumadas a las últimas que Trent le había dedicado le hicieron entrar en razón. Sacudió la cabeza de un lado a otro intentando despejarse y sonrió a los chicos de la banda, incluido el infiltrado.

El rizado tomó el micrófono que descansaba sobre la base que se encontraba en la mitad del escenario, lo encendió y miró a las personas del público, quienes parecían aun indignadas y confundidas por el incidente anterior. Dejó aflorar la sonrisa más grande que su rostro pudo dibujar y sus hoyuelos se marcaron con profundidad. Carraspeó haciendo que el chico inseguro, lleno de balbuceos y de nervios desapareció en ese momento. La seguridad que le daban un micrófono y un escenario eran absolutas, una persona diferente.

-Ahora sí – Comentó al público mientras dejaba salir una risita, tal vez feliz. Una corazonada le decía que aquello iba a salir bien de alguna manera. –Hola a todos… soy Harry Blume, lamento las molestias que hayamos ocasionado en este momento y la confusión de la programación.- Frunció el ceño, puso un pie frente al otro y comenzó a balancearse hacia adelante y hacia atrás lentamente. –Como pudieron ver.. Hubo un pequeño inconveniente, pero parece ser que.. todo está arreglado ahora, o eso espero. – Le dedicó una mirada de reojo al guitarrista y sonrió de lado, soltando otra suave risita. –Bien, sin más preámbulos… la primera canción que tocaremos será… - revisó bien la hojita con la lista de canciones y sonrió al ver el título de la primera. –Sweet Child O' Mine de Gun's N' Roses.. Espero que les guste.. –miró  nuevamente de reojo al aquel hombre en la guitarra, esperaba que esa se la supiera, seguramente sí lo hacía.

Volteó un poco el rostro  hacia él para poder mirarlo de frente, cuestionándole con la mirada si estaba preparado para ello. Sus chicos lo estaban, eso seguro… Pero ¿Y él? Estaba borracho, pero ¿lo suficientemente sobrio para tocar en un show sin previo ensayo? Aquello definitivamente era una locura por donde se viera. La adrenalina le estaba comiendo el cuerpo por dentro, haciéndolo temblar un poco y que sus ojos se aguaran de emoción. Tomó una respiración profunda cuando escuchó por el retorno en su oído la nota inicial de la canción. Empezaba solamente la guitarra. Era la prueba definitiva para el muchacho pelirrojo. Le dedicó una última mirada para que entendiera que podía comenzar cuando quisiera.

Eran muchos compases en completo silencio de su parte, pero en su propia expresión corporal no se quedaría quieto. Comenzó a marcar el tempo con la mano derecha y cerró los ojos durante unos segundos. Después recordó algo, así que se dio media vuelta bajando la mirada al piso para buscar algo. Al encontrarlo dio un par de pasos hasta que pudo alcanzar la botella de agua, la destapó y dio un par de tragos cortos para refrescarse. Tapó de nuevo la botella y la dejó a un lado de la base de su micrófono. Le tocaba entrar.

-She's got a smile that it seems to me- Dejó salir por su boca las primeras notas de la canción, disfrutando de casi sentirse en la cima del mundo solo por escuchar los pequeños gritos de la gente a sus pies dejándose llevar por la emoción, por el éxtasis. -Reminds me of childhood... memories~- Una sonrisa enorme afloró en su rostro, dejando que sus hoyuelos relucieran en todo su esplendor. Levantó ambas manos, la derecha para tomar el mango del micrófono y la izquierda en la barra de metal, e inclinarse hacia adelante poniendo un pie frente al otro, recargando su peso en la base y luego de nuevo hacia atrás recargándose en el pie trasero. -Where everything was as fresh as the bright blue sky...- Y obviamente no podía quedarse quieto, apoyó nuevamente la base como debería de ser y cerró los ojos mientras cantaba con fuerza alzando ligeramente el mentón sin alejarse del micrófono, meneando por puro instinto las caderas hacia los lados, siguiendo el tempo con el cuerpo. Cuando terminó esa frase volteó el rostro hacia el lado donde se encontraba "el infiltrado", manteniendo la sonrisa en su rostro. Solo por unos segundos tuvo el placer de poder verlo de reojo allí tocando la guitarra; debía admitir que el chico era demasiado guapo, aunque pareciera ser malote y rudo; se relamió los labios y volteó el rostro al micrófono para seguir cantando aun con la sonrisa en los labios.

No comenzaba con algún solo impresionante de Guitarra pero por lo menos los acordes de acompañamiento y los pequeños momentos en que la guitarra se quedaba sola con la típica melodía que todos conocían,si tenía la canción. El principio sería tranquilo, pero allí después del coro y la segunda estrofa había un buen solo de guitarra. Harry estaría atento a su momento de brillar. Aun allí desde el frente dedicaba algunas miradas rápidas de reojo hacia atrás, más específicamente al pelirrojo que le preocupaba un poco. Tenía la corazonada de que iría bien, sí.. confiaba un poco en su instinto. Sonrió ampliamente y se relamió de nuevo los labios; después de escuchar ese buen solo de One tenía varias oportunidades de darlo todo con la guitarra.

canción:


Hablo- Narro - Pienso - Habla alguien más

○ [Harry Blume] ahora es [Harry Strauss]


Soñando - One Shot


<3 Gracias <3:


Las Mamuhs~ <3 7u7 [?:


¡La mamuh señal!

<3:
avatar
Dromes : 218798
Reputación : 7
Mensajes : 891
Ver perfil de usuario
Harry Strauss
PROTECTORES DE LA NATURALEZA

Volver arriba Ir abajo

Re: I don't want to live alone~ - Priv. Trent.

Mensaje por Trent Strauss el Lun Jun 26, 2017 8:48 pm

Tras desviar su atención del muchacho, llevo ambas manos hasta su frente, usando los dedos para peinar sus rojizos cabellos hacia atrás, despejando su rostro apenas en ese momento. Un largo suspiro escapo de sus labios, un suspiro con el cual buscaba quitar esa maldita sensación de mareo.- que desagrado..- Murmuro lo suficientemente bajo para que solo él pudiera oírlo.

Se quedo un buen rato en la misma posición y ya cuando el intento por quitarse aquella incomodidad de encima se hizo inútil, aparto ambas manos de su cabeza, llevando la izquierda directo hasta la parte superior del mástil de la guitarra y la derecha hacia las cuerdas. La voz del muchacho, esta vez amplificada por el micrófono, le hizo desviar apenas la vista hacia él, arqueando la ceja izquierda al oír el nombre de la primera canción que debería tocar.- Sweet Child... O' Mine..? - Murmuro por lo bajo, deslizando la mano hasta la mitad del mástil y luego más abajo, casi llegando al tope.- ..Sweet Child O' Mine....- Repitió nuevamente, levantando un tanto más el mentón al momento de mirar hacia arriba, comenzando a tocar al tiempo que hacia memoria e intentaba llevar el ritmo con el pie derecho; Las notas salían por si solas, sin errar.

- ( . . . ) -

Un escalofrío le recorrió la espalda, seguido de un incomodo cosquilleo tras la nuca justo al momento de oírlo cantar. Trato de restarle importancia al asunto, pero las sensaciones se hacían cada vez mas intensas, llegando al punto en el que aquel cosquilleo se hizo presente en su abdomen, así como cuando los brutos enamorados dicen sentir "mariposas" en el estomago. En un principio lo relaciono con el alcohol, tal vez tanta agitación lo haría vomitar....pero no, no podía ser eso, no mientras esa sensación no estuviera acompañada por el asco que se forma en el pecho y sube por la garganta. Debía ser otra cosa....¿Pero qué?, ¿Que era exactamente?..

Poco a poco fue bajando mentón, de nada le servía buscar una respuesta en ese estado, nada de lo que fuera a pensar estaría dentro de alguna lógica, no podía hacer más que seguir tocando y ver de reojo a cada uno de los muchachos de la banda, fijándose en cada detalle dentro de lo que le era posible.- .... fresh as the bright blue sky...- Menciono en tono ronco, bajo pero lo suficientemente audible.

Al desviar su atención hacia el vocalista, se sintió de inmediato atraído por los movimientos del muchacho, prestando especial atención al vaivén de sus caderas, ¿Qué demonios le estaba pasando?, ¿Por qué carajos estaba mirando al rizado con tal atrevimiento?, ni siquiera se dio el tiempo de intentar darle una mirada fugaz, no, el no estaba ocultando para nada el hecho de que le estaba mirando pasado la espalda baja, pero....¿Realmente seria el alcohol el que estaba dominando por sobre su moral?....o...¿Había algo mas..?. Al menos, la expresión en el rostro del pelirrojo no dejaba entrever lo que aquella acción le estaba provocando, se mantenía bastante neutral en ese sentido; Una postura no demasiado tiesa, los labios rectos y el mentón en alto, viendo siempre hacia el frente aun que sus ojos no estuvieran precisamente fijos en la misma dirección, aquello era lo único que dejaba a la vista en donde tenía su atención en ese momento.

Casi como de milagro desvió su atención justo antes de que el rizado volteara a verlo, como si una fuerza misteriosa lo hubiera salvado de meterse en problemas. Aunque claro....si hubiera sido descubierto, seguramente no negaría nada....después de todo, dicen que los borrachos no mienten.

- ( . . . ) -

Casi como por acto reflejo movió sus labios al tiempo que el rizado iba cantando, como queriendo seguir su ritmo en silencio. Ya cuando llegó el momento de su solo, alzo el mentón y la vista hacia el público; Su corazón latió acelerado en ese momento ante las miradas que se fijaron sobre él, esperando casi impacientes su momento de brillar o....fallar en el intento. Con seguridad, sujeto el mástil de la guitarra con leve fuerza y dio un par de pasos al frente, quedando de pie casi al costado del muchacho. Sus dedos se movieron con firmeza sobre las cuerdas, demostrando que no había una sola gota de nerviosismo o temor, su cuerpo se tambaleaba apenas de lado a lado, con el pie derecho golpeaba de tanto en tanto el suelo, casi como cuando el mismo slash se tomaba el escenario ante cada esplendoroso solo de guitarra, dejando relucir su dominio innato.

Ya cuando su solo estaba terminando, desvió la vista hacia la guitarra y comenzó a retroceder en torpes movimientos, terminando por apoyar su espalda contra la muralla. Se sentía tan lleno en ese momento,
tan....tranquilo y a la vez agitado.


Hablo #cc6633 - Narro #969696 - "Pienso" #969696 (italic) - NPC #006699 - NPC2 #006699


○ [Trent.] ahora es [Trent Strauss]
avatar
Dromes : 112841
Reputación : 9
Mensajes : 154
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I don't want to live alone~ - Priv. Trent.

Mensaje por Harry Strauss el Dom Ago 13, 2017 1:39 am

Harry se sentía en la cima del mundo en ese momento. Amaba la sensación de absoluta conexión con cientos de personas diferentes y que nunca en la vida había conocido, pero con solo el cantar la canción indicada podrías entenderte en solo 5 minutos. Amaba la música, definitivamente había escogido correctamente su profesión. El sentir todas las mirada posadas sobre él, el inevitable calor sofocante que subía cada vez más en el lugar, el canto de todas las personas debajo de él acompañándolo, hacer muecas cuando subía a una nota alta, mover su cuerpo al ritmo de la música sin sentir ninguna clase de vergüenza al hacer movimientos absolutamente ridículos e innecesarios, mover las manos como se le diera la gana, el sudor lentamente acumulándose en su cuello y frente, haciendo que algunos pequeños rizos se quedasen pegados a éstos y picara un poco, el hormigueo que sentía en la punta de sus dedos y la compañía de los chicos en quienes confiaba; aunque bueno, en esa ocasión hubiera un infiltrado, no le “desagradaba” su presencia.  Simplemente todo el conjunto de cosas que involucraba el cantar en vivo frente a un público hacía feliz a Harry, su momento más brillante al intentar salir de la oscuridad que había comenzado a crecer hacía casi un año atrás con la muerte de su amado.

Por el momento no aceptaría que se estaba deleitando con la vista de el pelirrojo cada que volteaba a verlo de reojo, algo extraño, ya que había algo en él que hacía a Harry no dejar de mirarlo. También negaría por completo que había estado sintiendo como una mirada fija en él, desde atrás y que tras una pasada fugaz con la mirada se diera cuenta que los ojos verdes del teñido estaban dirigidos en un ángulo, algo sospechoso. Al menos el sonrojo se vio camuflado por el calor del momento, o eso esperaba.

-Ooh.. Oh… Oh ¡Oh! Sweet Child O’ Mine~ -Cantaba, con su boca pegada al micrófono y las notas deslizándose suavemente por su ronca garganta, sin problemas. Disfrutando de cada instante en que un pequeño escalofrío le recorría la columna vertebral gracias a los nervios; éstos nunca desaparecerían, estaba seguro, continuarían junto a él siempre y simplemente le encantaba, amaba ese sentimiento. –Oh oh oh ooh… Sweet love of mine~- Particularmente esa canción le encantaba, así que se la estaba disfrutando a un 100%, por fin dejando de lado la inseguridad y el temor por que algo saliera mal de nuevo.

Se acercaba el momento del solo de guitarra, la expectativa del público sobre el extraño infiltrado ante este momento esperado era altísima. Pero tal vez Harry sentía aun más curiosidad, expectativas y nervios de escucharlo. De mirarlo en todo su esplendor. El rizado se mordió el labio inferior con fuerza al apartarse del micrófono dando un par de pequeños pasos hacia atrás y lanzando un puño al aire, obviamente cerciorándose de tener suficiente espacio para hacerlo, al momento en que el teñido se puso delante, pareciendo grande y seguro a pesar de su estado de ebriedad, y comenzó con la nota aguda característica del solo. De inmediato se giró hacia él para seguir sus movimientos, su expresión corporal. De una cosa estuvo seguro desde el primer momento, Ese chico sabía lo que hacía, ese chico había logrado provocar en Harry con un tiempo record “mariposas” en su estómago, el tatuaje quedaba perfecto para la ocasión[¿].

Durante lo que pareció una eternidad se quedó estático en su lugar, observándolo, completamente embelesado por lo que veía;  y es que si el muchacho se veía atractivo aun estando borracho y sin todos sus cabales, ahora con una guitarra, seguridad, concentración y pequeños movimientos de pura inercia que hacía su cuerpo Harry sentía que el corazón le iba a explotar en algún momento por un simple desconocido. Se había enganchado por completo.

Por suerte después de un par de compases donde simplemente se dedicó a observarlo, se dio cuenta de su grave error. Volvió a respirar ya que no sabía en que momento había dejado de hacerlo y comenzó a dar pequeños pasos, frunciendo el ceño y marcando el tempo con la mano junto al redoblante que sobresalía junto a la guitarra. –¡VAAAMOS!- alcanza a gritar en el momento en que sube la melodía y comienza a ser todo un poco más pesado. Todo fuera y lejos del micrófono para no estallar los oídos de los espectadores, aunque lo suficientemente fuerte como para que se escuche fuerte y claro por todo el bar. Su voz rasposa y llena de euforia. Pequeños saltos y pasos por aquí y por allá, sin perderse ni una nota del solo; le encantaba.

Sabía en que momento debía entrar de nuevo justo después de la introducción hecha por sus compañeros de la banda, cantando un bajo “Where do we go?” , así que se acercó a la base del micrófono en largos pasos que hicieron sus caderas mecerse de lado a lado en marcados acentos a través de todo el escenario. Tomó la base y el micrófono con determinación y lo inclinó hacia si mismo cuando comenzó a cantar.

-Where do we go?- Bailó en su lugar de derecha a izquierda un par de veces antes de voltear la dirección de su postura, se giró directamente y sin ninguna pena hacia Trent para fijar su mirada por completo en su rostro mientras pronunciaba cada nota, cada palabra, cada sílaba. –Where do we go Now…? - Bajó su mentón, inclinó el micrófono sin apartarlo de su boca, entrecerró los ojos levemente y mantuvo la mirada fija en él, sin desviarla ni un segundo. Aun moviéndose por inercia al ritmo y sintiendo el calor sofocante en su cuerpo. Lo cantó un par de veces más así y volvió a mirar al público, sonriendo grande, formando unos perfectos hoyuelos en sus mejillas. Cantando el mismo verso durante tantas repeticiones, haciendo sus caras raras al cantar más forte y manteniendo la última nota todo lo que sus pulmones pudieron aguantar. Alejando el micrófono en último momento para dar la sensación de eco. Sintiéndose aún en la cima del mundo.

Un leve jadeo escapó de sus labios rojos cuando la música quedó resonando en el fondo junto a los gritos y aplausos provenientes del público casi tan extasiado como el elfo. Él era un manojo de respiraciones agitadas, sonrisas enormes y ojos brillantes. Juntó sus manos trente a su boca y dio una pequeña inclinación hacia adelante, agradeciéndole al público por haber escuchado aquella canción, después dio la vuelta e hizo lo mismo con los de la banda, deteniendo su mirada en cada uno de ellos, aunque solo un poco más en el pelirrojo, buscando su mirada.

-¡Gracias a todos! – Exclamó en el micrófono con su voz un poco más ronca –¡Este fue Sweet Child O’ Mine!- repitió, aunque seguramente no había un alma en ese lugar que no supiera ya el nombre. Tomó el tarro de agua que estaba allí cerca, dio un par de tragos y volvió a hablar. –Ahora sigue… Somebody to love… de Queen… espero que la disfruten. – Y nuevamente volvería a comenzar todo. La adrenalina actuando como un torrente de energía en Harry.


Hablo- Narro - Pienso - Habla alguien más

○ [Harry Blume] ahora es [Harry Strauss]


Soñando - One Shot


<3 Gracias <3:


Las Mamuhs~ <3 7u7 [?:


¡La mamuh señal!

<3:
avatar
Dromes : 218798
Reputación : 7
Mensajes : 891
Ver perfil de usuario
Harry Strauss
PROTECTORES DE LA NATURALEZA

Volver arriba Ir abajo

Re: I don't want to live alone~ - Priv. Trent.

Mensaje por Trent Strauss el Mar Dic 05, 2017 4:07 am

Mantuvo la espalda pegada contra la muralla y su atención fija en la guitarra hasta el momento en que el rizado debía volver a tomar el micrófono. En tono ronco y apenas audible, se atrevió a cantar junto a los muchachos de la banda, alzando poco a poco el mentón.

Con lentitud fue acomodando la postura sin dejar de tocar cada que le correspondía, volteando el rostro en dirección al vocalista. Cuando el castaño dio la vuelta y comenzó a cantar, alzó apenas la ceja que su rojiza melena no llegaba a cubrir y mantuvo su mirada fija en la ajena, sonriendo de medio lado ante lo que para él era un "coqueteo mutuo".

- ( . . . ) -

Su tacto cálido y voz tan dulce fue lo que logró atrapar de inmediato al teñido, quien quizás por la cantidad de alcohol que traía encima, no había podido dejar de mirarlo cada que se movía de manera exagerada al cantar, dejando cada vez más a la vista el interés que ahora tenía en él. Ha decir verdad, era extraño que llegara a interesarse tan pronto, sin embargo ese muchacho tenía algo especial...algo que desde el primer momento le había llamado la atención. Un aroma...una sensación, algo...

- ( . . . ) -

Estuvieron largo rato entre miradas fugaces y sonrisas juguetonas (al menos de parte del pelirrojo). Una a una fueron tachadas las bandas en aquel papel blanco, la lista que en un principio le habían entregado. Entre canción y canción se tomaba uno que otro respiro, notando que su cuerpo comenzaba a ceder ante el alcohol y la fatiga. Estaban quizás entre las últimas canciones cuando al pelirrojo comenzó a sentirse bastante mal. En pasos torpes, logró dejar la guitarra un lado antes de caer en seco sobre sus rodillas. Por suerte aquel repentino apagón fue antes de continuar.

- ( . . . ) -

Los sonidos de asombro entre algunas de las mujeres que estaban allí y vieron de cerca la caída, sumado a los susurros que iban de aquí para allá, fueron más que suficientes para alertar al guardia, quien rápidamente volvió a meterse entre todos para llegar al escenario.- ¿Paul? - Murmuró el barman al ver como el grandote pasaba apresurado frente a la barra. Un tanto confundido y a la vez "nervioso", dejó su trapo al costado y salió de su lugar, siguiéndolo cual chismoso. Cuando pudo traspasar el muro de personas alrededor del escenario, desvió la vista directo al suelo, donde el pelirrojo estaba tirado de espalda.- Esto era lo único que faltaba..- Mencionó, subiendo rápidamente junto al guardia.- oye, trent..- Murmuró, arrodillándose frente al rizado quien mantenía la cabeza del muchacho sobre su regazo.- ¡Trent! - Repitió en tono alto, dándole suaves golpes en la mejilla en un intento por hacerlo reaccionar.- Creo que ya no despierta hasta mañana, fue mucho alcohol...- Hablo mientras revisaba que estuviera respirando.

En un suspiro, apartó la vista hacia el guardia y luego de regreso al rizado, negando con la cabeza.- Lo siento mucho chico, pero creo que el show no podrá continuar..- Se puso de pie y le hizo un gesto a su compañero, quien asintió un par de veces y se inclinó para cargar cual saco de papas al pelirrojo.- Déjalo en uno de los sofá, los que están más cerca de la entrada...- Le hizo un par de señas con la mano, mantuvo su mirada en él mientras bajaba del escenario y volteo de regreso a harry.- De verdad lamento mucho lo ocurrido, lo mejor será que lo lleve de vuelta a su departamento...y, por cierto..¡Muy buen show! - Le dio un par de palmadas en el hombro mientras le sonreía, apartándose para bajar y regresar con Paul.


Hablo #cc6633 - Narro #969696 - "Pienso" #969696 (italic) - NPC #006699 - NPC2 #006699


○ [Trent.] ahora es [Trent Strauss]
avatar
Dromes : 112841
Reputación : 9
Mensajes : 154
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I don't want to live alone~ - Priv. Trent.

Mensaje por Harry Strauss el Jue Ene 18, 2018 10:25 pm

Bien, el concierto seguía con su curso correcto, aunque en esta ocasión todo era un poco  diferente para el comportamiento de la banda y más que todo con él. Los chicos observaban asombrados como el rizado parecía tener movimientos.. más exagerados de lo normal; Harry ya era bastante eufórico a la hora de cantar en conciertos pero en ese momento simplemente era increíble mirarlo. El rizado cantaba, bailaba meneando las caderas y lanzaba miradas de reojo hacia el guitarrista quién estaba bastante concentrado en el cantante, ambos lanzándose señales muy claras de un coqueteo mutuo. Miradas, sonrisas y lo había descubierto un par de veces mirándole las piernas y el trasero. No era común en él. Siempre se avergonzaba al intentar coquetearle a un chico, pero en ese momento con adrenalina que tenía en el cuerpo nada podría importarle menos que la vergüenza. O tal vez esa era una excusa programada por su cerebro para negar que el chico desde el primer momento lo había enganchado de alguna manera, algo en sus corazón se lo decía.

Otra canción se terminó y solo faltaba la última para poder finalizar el concierto de esa noche, el chico pelirrojo parecía exhausto y para ese momento el elfo estaba bastante prevenido ya que parecía que se fuera a desmoronar de un momento a otro a sus pies. Y pasó, simplemente fue rápido y algo esperado por el rizado. El muchacho pelirrojo se movió para dejar la guitarra en el soporte y Harry supo que se estaba previniendo para no dañarla, él no aguantaba más. El rizado también fue rápido, sus reflejos de elfo ayudaron a que de alguna manera la cabeza del chico no llegara a tocar el suelo en ningún momento. Lo tomó de las hombros y lo recostó en su regazo para que pudiera descansar tranquilo.

Revisó sus signos vitales con la rapidez de un experto y comprobó que no se haya lastimado nada en el proceso. Fue afortunado ya que todo estaba bien. Pudo observarlo de cerca por unos cuantos segundos sin sentir la presión con la que le atenazaban los nervios en el estómago. El chico era muy hermoso, definitivamente era la clase de chicos que Harry miraría 2 veces si lo encontrara en la calle caminando. Su piel perfecta a pesar de tener aquellas partes oscuras bajo sus ojos, labios carnosos, cabello suave y brillante, mandíbula con unas líneas definidas y varoniles, por lo que había alcanzado a ver a pesar de la oscuridad del bar un par de ojos verdes como los suyos. Cuerpo bien formado y piel cálida al tacto. A pesar de que el tipo apestaba a alcohol a tal punto de que para la nariz sensible de Harry era casi insoportable el elfo se había quedado embobado mirándolo. Su burbuja se explotó cuando los otros 3 miembros de la banda se acercaron alarmados a ayudarlo.

-¡Harry!- Exclamó el tecladista quien se acuclillaba a su lado observando con una expresión de horror en los ojos. -¡Por dios! ¿Qué le pasó?- Preguntó de inmediato inspeccionándolo con la mirada.

-El alcohol le ha hecho una mala pasada.. –levantó la mirada él para posarla en cada uno de los chicos que se hacían a su alrededor como una barrera protectora y preocupada. Estaba tranquilo por que el chico estaba bien, simplemente la energía no le había dado para más y se desmayó. Ahora estaba dormido. –Solo necesita descansar, pero está bien.. -.

No se dio cuenta cuando el enorme guardia que vigilaba dentro del bar se acercaba a ellos abriéndose paso entre la multitud que miraba algo perturbada el desplomamiento del muchacho. Lo siguiente tal vez fue tan rápido que no se dio tiempo a renegar, solo supo que el chico se llamaba Trent, el chico al que reconocía como el barman lo llamaba así, debían ser amigos. No le gustó para nada la forma en que golpeaba su cara, no le gustó para nada que el enorme guardia lo cargara sobre su hombro como si el pelirrojo no fuera más que un costal de papas. Miró Carlos, el barman y frunció ligeramente el ceño. Al verlos partir se volteó hacia los muchachos de la banda.

-Chicos.. yo.. –Comenzó a decir bastante nervioso el rizado.

-Entendemos… ve y llévalo a su casa, así no le deberemos ningún favor por esta noche.. –anunció el tecladista con tranquilidad, sabiendo muy bien lo que quería.

-Gracias.. –Con una mirada se disculpó por prácticamente dejarlos allí tirados con todos los instrumentos y cables sin ayudarlos a guardar, pero creía que tal vez asegurarse que el pelirrojo llegara sano a casa era lo correcto, algo en su corazonsito se lo decía.

Caminó entre las personas que ya se dirigían más tranquilas hacia sus mesas sabiendo que quedaba el chico en buenas manos, o simplemente no les importaba lo que pasara a un desconocido. Harry se dirigió directamente hacia donde estaba el barman ya sirviendo una cerveza a un tipo.

-¿Carlos.. puedo.. puedo hablarte?- Su voz sonaba profunda y seria, no quería estar así, simplemente estaba preocupado. El chico se acercó hasta donde estaba Harry y lo miró fijo a los ojos, tratando de decifrar que quería el chico, tal vez a él le gustaban las bebidas dulces.. seguramente quería algo parecido[¿]. –Quisiera… uhm.. –un leve sonrojo se tiñó en sus mejillas por los nervios y respiró profundo. –Q-quisiera llevar a Trent- Era la primera vez que pronunciaba su nombre, un escalofrío le recorrió la espalda en ese momento. – A su departamento… -Dijo con decisión, el barman lo miró extrañado y justo en ese momento sintió su fuerza de voluntad flaquear y volver a el estado de nervios.

-¿Y por qué quisieras llevarlo?- Pregunto alzando una ceja. A Harry se le pasó por la cabeza que tal vez él pensaba que le haría algo malo o que le robaría todo aunque no parecía traer casi nada encima además de la ropa.

-Y-yo.. solo.. – se mordió el labio inferior con fuerza y bajó la mirada avergonzado. –Quiero asegurarme de que llegue bien a su casa… y.. uhm.. para.. devolverle el favor que nos hizo a todos.. –llevó una mano a su cabeza para rascarse con nerviosismo y levantó la mirada al barman quien ahora parecía más tranquilo. El chico había tocado un par de veces en bares cercanos y tenía fama de preocuparse mucho por las otras personas y ser muy respetuoso. Podría confiar en él.

-¿Cómo piensas llevarlo?.. No creo que puedas cargarlo hasta su casa tu solo –Comentó con simpleza.

-Tengo un auto..  Puedo llevarlo- Insistió y el barman no tuvo más dudas.

-Está bien.. te daré una de las tarjetas que dejó aquí un día para.. que fueran a su estudio. –una sonrisa sincera iluminó el rostro del elfo y asintió mientras esperaba a que el chico encontrara una de las tarjetitas, se la tendió al rizado y éste la tomó observándola con minuciosidad. Decía el nombre del Trent, su teléfono, el nombre de su estudio de tatuajes y la dirección del mismo, supuso que era su casa.

¡G-genial! – Exclamó ahora nervioso por saber que llevaría al pelirrojo hasta su hogar. –Oh.. pero.. ¿y las llaves?.. – Pensó.

-Siempre trae unas consigo.. –dijo él y salió de detrás de la barra para ir a esculcar los bolsillos de Trent sin escrúpulos, sin sentir pena si quiera. Después de unos segundos se levantó victorioso y se las entregó al rizado quien observaba algo avergonzado. –Ten.. asegúrate de dejarlo en su casa entonces. Y gracias Muchacho. –Un par de palmadas más en el hombro del rizado y volvió a su puesto de siempre.

Harry suspiró algo Cansado, sentía el peso de toda la noche en sus hombros y la adrenalina de hacía unos momentos atrás esfumarse de su cuerpo lentamente. Se rascó la cabeza mirando al pelirrojo dormido en el sofá y luego a Paul. No le quedó otra que pedirle al grandote que le ayudara a llevarlo hasta su auto. El guardia lo ayudó con todo el gusto y Harry le dio las gracias infinitas veces antes de comenzar a andar el auto. Miró la dirección en la tarjeta y estaba realmente cerca, voltear en un par de calles y llegaba. No hubo más complicación.

Con el nerviosismo corriendo por sus venas salió del auto y dio la vuelta a ésta para llegar hasta el asiento de pasajeros donde descansaba aun dormido el pelirrojo. En ese momento deseó con todo su corazón que el grandote del bar estuviera allí para ayudarlo, El cuerpo de Trent parecía incluso más grande en ese momento; por que.. mirar hacia arriba cuando mides 1,80 no era normal. Por alguna razón le encantaba. Tomó aire y utilizando toda su fuerza logró sacarlo a duras penas, nunca admitiría que en el proceso logró darle un par de golpes en la cabeza, pero es que no podía hacer mucho más. Soltando pequeñas risitas nerviosas logró llevarlo hasta su casa, pasó un brazo ajeno por su propio hombro y así, colgando, logró entrarlo a su casa. Pero se llevó el susto de su vida al abrir.

Un enorme doberman llegó ladrado y saltando a la puerta justo cuando Harry abrió. –¡AAAAAH!- Gritó con todo lo que tenía por el susto por que el perro parecía querer comérselo por tan solo abrir la puerta. Estuvo a punto de dejar caer a Trent de cara al piso. Cerró la puerta cuando lo vio venir impidiendo salir herido. –Uf.. uf.. – respiraba agitado y tan asustado, El perro seguía ladrando con fuerza al otro lado de la puerta y no sabía que hacer. Miró a Trent a su lado, colgando y aparentemente sin vida, eso le dio un poco de valor, el suave calor de su cuerpo contra su costado lo hizo armarse de valor. –Espero que no me muerda.. – Murmuró mientras volvía a abrir con las llaves del pelirrojo, el perro casi se le tira encima de inmediato. Harry solo se encogió lo más que pudo en si mismo sin llegar a perder el equilibrio y esperó a que lo peor llegara. No llegó nada.

El can se había detenido a olfatearle la ropa apestosa a alcohol del pelirrojo, Harry entendió que al reconocer a su dueño logró calmarse un poco. Lo tomó como una buena señal. Avanzó con cutela por el pasillo y lo dejó en el sofá que vio en la sala. Allí se aseguró de acostarlo bien y.. no sabía con que arroparlo.. Así que simplemente lo dejó allí inconsciente e ilegalmente guapo. Se mordió el labio inferior antes de dejar las llaves en la cocina y salir corriendo del lugar asegurándose de cerrar bien la puerta.

Una vez dentro del auto pudo soltar un suspiro tembloroso y quedarse un momento apreciando el como le temblaban las manos sin piedad. Tenía la respiración agitada por el esfuerzo y el cabello vuelto un nudo con rizos locos puestos en cualquier parte. La tarjeta del chico pesaba y ardía en el bolsillo del pantalón y tenía una extraña sensación en el pecho que le decía.. que quería volver a verlo. Sobrio y con sus recuerdos enteros. Se mordió el labio inferior con fuerza y después de varios minutos arrancó el auto para volver a su propia casita.


Hablo- Narro - Pienso - Habla alguien más

○ [Harry Blume] ahora es [Harry Strauss]


Soñando - One Shot


<3 Gracias <3:


Las Mamuhs~ <3 7u7 [?:


¡La mamuh señal!

<3:
avatar
Dromes : 218798
Reputación : 7
Mensajes : 891
Ver perfil de usuario
Harry Strauss
PROTECTORES DE LA NATURALEZA

Volver arriba Ir abajo

Re: I don't want to live alone~ - Priv. Trent.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.