FELIZ CUMPLEAÑOS
Hace 6 años se creó esta comunidad con la intención de unir a los roleros y crear una familia. Hoy me es grato decir que se ha cumplido desde el inicio. Bienvenidos a Éadrom, bienvenidos a Takemori.

Muchísimas gracias a todos nuestros usuarios. Este es un triunfo que compartimos no solo con los registrados actuales, si no también con aquellos que se fueron.
Muchas gracias!
6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
CONOCE A TU STAFF
¡NUEVOS MIEMBROS!
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Una visita improvisada [Priv.Paolo]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Una visita improvisada [Priv.Paolo]

Mensaje por Isaak Lambert el Vie 24 Feb 2017, 21:14

Añoraba los transportes humanos, unos pocos años conviviendo con ellos había creado cierto estado de dependencia a su medio viaje. Mientras un avión hubiera viajado de Francia a Japón en apenas un día sobrevolando la tierra, su viaje por mar transcurrió en casi un mes. No solo debía recorrer el doble de distancia (comparando la línea recta asiática y la atlántica) sino que también debía rodear una gran masa de tierra denominada América. A eso hay que sumarle que, pese a ser más rápido que casi cualquier navío humano, no tan veloz como una de esas aves de metal. El dragón además apenas había dormido en el trayecto, había minimizado sus descansos para llegar cuanto antes. ¿Por qué? Todo por un humano que una vez había rescatado cuando era un niño. (Además se acercaba su cumpleaños) No se lo pensó dos veces antes de tomar la decisión, puede que ni una, simplemente actuó dejándose guiar por el corazón, algo lo mantenía atado a él y prefería que fuera así. Además ¿Qué sería del chico sin él? Puede que no fuera el más indicado para hablar dada su impulsividad.

Los pies de un chico pelirrojo hacían contacto con la arena empapada por el agua, alejándose con cada paso del lugar donde morían las olas --- Jamas pensé que me alegraría tanto de ver tierra --- Comentaba en voz alta, casi abrumado por alcanzar su destino y con la carga del agotamiento encima. Finalmente había llegado a Japón tras 28 días de viaje con solo un par de maletas con ropa. ¿Dónde las había llevado hasta ahora? Mejor no preguntar. Al menos tenía un cómplice, el hermano de Paolo, que le comunicó donde vivían, ahora solo quedaba descifrar la ubicación pues no tenía ni idea de Japonés y su Ingles estaba al mismo nivel. Caía una lluvia tenue pero constante aquel día, no era el clima idóneo para una fina camiseta blanca de manga corta y unos pantalones vaqueros, sin embargo se pasó todo el día buscando la población pese al cansancio de un viaje demasiado largo, parloteando el poco inglés que sabía. A base de insistencia lo logró, puede que ni siquiera lo hubiera conseguido por un peatón más que sabía hablar el idioma galo.

Estaba empapado pero al menos la lluvia ya no lo golpeaba, estaba a salvo en el interior de un edificio arreglándose como podía mientras subía en el ascensor, poco se podía hacer ahora pero no iba a esperar a que se secase la colada. Repaso cada puerta, observo cada número hasta que sus ojerosos ojos verdes se clavaron en uno en concreto y su corazón casi se vuelve del revés. Por fin, allí estaba enfrente de la puerta, miles de kilómetros solo por estar allí. Una persona normal hubiera titubeado o tratado de relajarse en un momento así que sobrecargaba los nervios, sin embargo se maldijo cuando escucho un timbre y giro su cabeza para ver su mano pulsando el botón al lado de la puerta; su mano había actuado antes de que el cerebro emitiese cualquier orden. --- Mierda… ya está hecho… trata de relajarte… --- Se decía a sí mismo en acento francés mientras recomponía su postura, firme como un soldado, esperando a que se asomara el rubio por la puerta. Durante la espera se percato de otro minúsculo detalle en el que no se había fijado antes... ¿Qué hacía con las maletas? ¿Dónde iba a dormir y con que dinero?  Hacer planes y tener una agenda no era una virtud de Isaak.
avatar

Dromes :
12480
Reputación :
0
Mensajes :
5

Ver perfil de usuario
DRAGONES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Una visita improvisada [Priv.Paolo]

Mensaje por Paolo Dupont el Dom 26 Feb 2017, 07:08

Porque la mejor forma de pasar su primer cumpleaños en Japón era solo en casa, acompañado de un botella de vino (Que había comprado con la escusa de usarla para cocinar) y el rasgueo de su vieja guitarra. Su padre estaba ocupado con el trabajo, pues todo lo que había descubierto con la ciencia años atrás no le servia de nada en esta ciudad donde las criaturas de cuento e historias poblaban las calles con total normalidad, a la par que su hermano se había ido a dormir a casa de un compañero de clase con la escusa de tener que hacer un trabajo. ¿Ergo? Estaba solo, en un país que no conocía, donde no tenía amigos. Tal vez solo necesitaba unos acordes y un poco de alcohol para olvidar ese hecho ¿Verdad? Así que, una vez con los planes hechos, pasó a vestirse con lo primero que encontró (Para verse medianamente decente si su padre volvía a casa antes de la noche o si su hermano tenía que venir con su amigo a recoger cualquier cosa), siendo dicha “ropa decente” una simple camiseta de manga corta que le paraba grande y que nadie salvo él sabía de dónde provenía (Le llegaba poco antes de las rodillas) y ropa interior con estampado de los minions por toda la superficie.  ¿Y los pantalones? Bueno, era su cumpleaños, si se lo encontraban sin ellos nadie podía decirle nada.

¿Y el hecho de que estuvieran en pleno invierno? Bueno, Paolo tenía aire acondicionado.

Se tiró en el sofá, apoyando los pies en la mesilla que tenía justo delante (Algo que sacaba de quicio a su padre cuando se lo encontraba así), y depositó su teléfono móvil  a su lado, antes de tomar la guitarra y acercarla a su cuerpo. Al principió rasgueó ligeramente las cuerdas para oír su sonido, para comprobar que todo estaba a punto, escuchando un discordante sonido de una cuerda desafinada. Con sumo cuidado, y sin ninguna prisa, tomo una de las clavijas y comenzó a girarla con mucho cuidado, rasgueando la vieja cuerda de nylon de vez en cuando solo para comprobar que el sonido que emitía la misma pasaba a ser el correcto gracias a la tensión. Cuando el sonido fue suficientemente gratificante, pasó a la siguiente, y a la siguiente, hasta que todas estuvieron en completa concordancia con el objetivo que quería Paolo. Una vez completado su objetivo, Paolo cerró los ojos y retrocedió la cabeza hasta que su nuca entro e contacto con el respaldo del sofá, pensando en una sintonía adecuada para empezar el día. Ya que sus vecinos le escuchaban, que mejor que darles un buen show.

Cuando encontró la Canción, se puso en pie (Porque si no, veía muy poco probable llegar al tono que exigia dicha canción) y tomo un par de respiración profundas, antes de que sus dedos comenzaran a rasgar las cuerdas.

Oh, I’m a mess right now, inside out
Searching for a sweet surrender
But this is not the end.
I can’t work it out, Hoooooow?
Going through emotions
Going through us

And, oh, i’ve known it from the longest time
And all of my hopes, all of my own words
Are all over written on the signs
But you’re on my road walking me home
Home, Home
Home, Home

Paolo alargó la última nota, haciendo las palabras resonar desde lo más profundo de su garganta, cambiando el tempo de la canción de repente, tocando distintos acordes más veloces y acelerando ligeramente sus palabras.

See the flames inside my eyes
It burns so bright
I Wanna feel your love
Easy baby, maybe i’m a liar
But for tonight i wanna fall in love
Put your faith in my… stomach

I mess…

Antes de poder continuar, el sonido del timbre le pilló completamente por sorpresa, haciéndole detenerse en su canción  y levantar una ceja para mirar desde el salón en dirección a la salida. Guardo silencio por un instante, esperando a ver si se trataba de un vecino quejándose del sonido de su música como ya había pasado en otras ocasiones (aunque precisamente hoy, si ese fuera el caso solo comenzaría a tocar más fuerte). Al no escuchar ningún tipo de queja, la curiosidad comenzó a corroerle ¿Quién podría ser? ¿El cartero? Tanto su hermano como su padre tenían llaves de la casa, así que no podía ser ninguno de los dos. Dejó la guitarra en el sofá, y caminó con infinita parsimonia hasta la puerta, deslizando una mano por su cabello ya de por si despeinado. Posó su mano en el picaporte y… cerrado. Soltó un suspiro, y estiró su mano hasta agarrar las llaves que se encontraban en la mesita junto a la puerta, introdujo las llaves, giro y…

-¿Isaak?- Frunciendo el ceño, inspecciono con la mirada al pelirrojo de arriba abajo en un instante, observando que estaba calado hasta los huesos. -¿Qué demonios haces en Japón?- Preguntó, cruzándose de brazos y apoyándose en el marco de la puerta con los brazos cruzados. -¿Y por qué demonios parece que has venido a nado desde Francia? Podrías haber comprado un paraguas- El tono jocoso no podía faltar en su voz. Suspiró, masajeando el tronco de su nariz. –Anda, pasa. El baño esta al final del pasillo, a mano izquierda. Quítate la ropa y sécate, te traeré algo de mi padre que puedas vestir hasta sacar esto de la secadora. Tus maletas parecen estar tan mojadas como tu.- Paolo comenzó a caminar al interior del piso, en dirección a la habitación de su padre (Que estaba justo delante del baño, por lo que podrían seguir dialogando aunque el otro estuviera con la puerta cerrada si alzaba algo la voz.) –Eres un idiota, lo sabes ¿No?- Pese al sentido de la frase, no lo dijo con mala intención, todo lo contrario, el tono de su voz se volvió alegre y una sonrisa apareció en su rostro.





Japonés-Francés
avatar

Salón :
2 B
Dromes :
15335
Reputación :
0
Mensajes :
9

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Una visita improvisada [Priv.Paolo]

Mensaje por Isaak Lambert el Mar 28 Feb 2017, 20:17

Mientras esperaba en la puerta la música paró de sonar, Isaak esbozaba una risa divertida, reconocería aquella voz en cualquier parte, era Paolo. Ahora estaba seguro que no se había equivocado, aun así se demoraba en abrir la puerta ¿Estaría haciendo uso de su carácter desconfiado? A estas alturas podía decir que lo conocía.

Tras unos segundos de esperando a algún indicio de vida por parte de Paolo por fin escucho unos tímidos pasos acercarse al otro lado de la puerta. Era difícil aguantar la risa, la puerta se abría suavemente mientras el rubio se asomaba para ver quien llamaba, a lo que Isaak respondió con una sonrisa. --- Hola enano --- Saludo mientras esperaba a que el otro asimilase su presencia, parecía no creerse que estuviera él en Japón. ¿Qué excusa le ponía? No podía soltarle un: “He venido por ti Paolo”. El problema no era por falta de ideas sino que se le daba mal mentir o al rubio se le daba muy bien leer la mente. --- “Si tú supieras…” --- Paso por su mente cuando el otro entre risas comentó su aspecto provocando otra en el pelirrojo, bendita inocencia.

El dragón se internó dentro del hogar de su protegido cuando este le dio paso, observando cada detalle con curiosidad, especialmente en la botella de vino. Su rostro se tornó agrio durante un par de segundos pero prefería que Paolo no se diese cuenta. Inmediatamente su razonamiento le indicaba que el rubio no debía estar muy feliz allí, aunque casi saltase de alegría al verlo allí.

Sin embargo no se demoró mucho en cambiar el chip, no era solo por guardar las apariencias, Paolo y sus comentarios le obligaban a su sonrisa a permanecer casi eterna, era un don que poseía y posiblemente desconocía. --- Me das la bienvenida con esas pintas… --- Lo miraba de arriba. Obvia referencia a que el rubio no llevaba pantalones y lo único que lo cubría era una camiseta exageradamente grande. --- … y además ya me pides que me quite ña ropa, no me imagino una bienvenida mejor. --- Era obvio el empleo del sarcasmo, pero le parecía divertido ver como reaccionaba y si entraba o no en el juego.

En verdad estaba agradecido por cambiarse de ropa, no es que le molestase estar empapado de agua pero no era cómodo para establecer conversación en el hogar de un humano. Esperó a que este se adelantase en dirección a la habitación de su padre, esperando que no se percatase de lo que a continuación iba a hacer. Tomo la botella de vino por el cuello (detalle: A las botellas nunca hay que agarrarla por el cuello), y se la llevo consigo al baño. --- Ya que eres el experto ¿Cómo es vivir en Japón? Acabo de llegar, vas a tener que enseñarme a callejear por la ciudad --- Por no hablar del idioma, ese era otro detalle pero se podía dejar para más adelante. Le hablaba rodeado de azulejo lo suficientemente alto como para que lo escuchase desde la habitación de su padre, dándole conversación mientras removía los estantes del baño, buscando el más escondido con una puerta que lo cerraba pata después esconder la botella de vino detrás de todos los productos.

Ahora sí, podía quitarse la ropa tranquilamente. No se demoró mucho en hacerlo, empezando por la parte más fácil: la camiseta; continuando con los pantalones y descubrir algo inquietante (aparte de que no se había ni siquiera dignado a cerrar la puerta) … hasta los calzoncillos estaba empapada, tuvo que deshacerse de ella también. --- Paolo, siento abusar de ti pero ¿Tiene ropa interior para prestarme? --- Habló desde el baño mientras se secaba cada rincón del cuerpo con una toalla, finalizando al rato dejándola sobre el lavabo.
avatar

Dromes :
12480
Reputación :
0
Mensajes :
5

Ver perfil de usuario
DRAGONES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Una visita improvisada [Priv.Paolo]

Mensaje por Demian Serkin el Vie 02 Jun 2017, 19:29


TEMA CERRADO
Takemori
Este tema ha sido cerrado y trasladado a la papelera debido a que lleva más de dos meses sin presentar actividad o una de las cuentas a sido eliminada.
Para a abrirlo, por favor, acuda aquí.
Ubicación: Ciudad de Éadrom ─ Calles ─ Edificios




Otras cosillas:

Gracias a la genialosa de Noire por la firma ♡
avatar

Edad :
23
Dromes :
168084
Reputación :
19
Mensajes :
654

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Una visita improvisada [Priv.Paolo]

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.