6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


El Demonio Blanco y el Ángel Caído [Cupido Random]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Demonio Blanco y el Ángel Caído [Cupido Random]

Mensaje por Yuno Gasai el Vie Feb 17, 2017 1:05 am

https://www.youtube.com/watch?v=ibjcJoAADp8

---13 de Febrero---

Soledad...
Eso era lo que había en la vida de la fémina el 13 de Febrero, un día antes de San Valentine. Tres días atrás no había podido evitar pensar en todas esas parejas acarameladas que pasarían el día del amor, juntas, agarradas de la mano y felices. A Yuno le había dado un ataque de ansiedad que intentaba ocultar con una sonrisa, pero cuando le daba la espalda al Instituto Takemori, su mirada cambiaba por completo a una vacía. Intentaba hacerse la ruda, pero en el fondo, sabía que toda aquella rudeza era producto de un dolor que llevaba dentro, hace mucho tiempo atrás.

El mes del amor y la amistad... El mes donde se supone que todos estuvieran felices, y la ironía es que ella se sentía sola.

Spoiler:

"Mamá... Papá... ¿Por qué tenían que hacerlo...? Makoto-kun, ¿por qué me susurraste promesas que nunca ibas a cumplir"

Eran las palabras que la joven pensaba hacen tres días antes de San Valentine. Todos esos días se encerraba en su habitación a hablar consigo misma, torturándose, sin darse cuenta, en aquella habitación oscura, abrazándose a si misma con una sábana sobre su persona.

Spoiler:


-Yuno solo quería ser feliz... - Susurró para si misma con la mirada al vacío de la habitación. -Yuno solo quería amar y ser amada... Yuno solo quería un poco de felicidad... - Los ojos se llenaron de lágrimas mientras recordaba una y otra vez aquellas promesas vacías, la traición de su ex con su mejor amiga, el rechazo de sus padres, sus compañeros tirándola al suelo y pateándola. Su madre en reiteradas ocasiones tomándole de los cabellos y tirándola contra el suelo para patearla y gritarle. Mordió sus labios para no gritar, pero no pudo... No pudo aguatarlo. -¡¡¡MALDITA SEA!!! ¿¡ES TAN DIFÍCIL DESEAR UN POCO DE FELICIDAD!? ¿¡POR QUÉ YO!? ¿¡POR QUÉ A MI!? - Se levantó de la cama en un ataque de crisis nerviosa y comenzó a tirar sus almohadas, la lámpara, el reloj, la silla y toda cosa que encontrase al suelo. -¿¡Por qué no puedo...!? ¿¡Por qué no puedo ser feliz!? - Se dejó caer de rodillas, notando a su lado un celular abierto. El móbil había caído cuando la jóven tiró las sábanas, y por suerte, cayó sobre estas. La pelirrosada se quedó mirando el electrónico por unos momentos y lo tomó con su mano temblorosa. Fue a la sección de "contactos" y vio los pocos amigos que tenía.

Intentó llamar a todos y cada uno de ellos...

Vaan... Blaz... Sharon... Ryutaro... Thurstan... No... Nadie respondía. ¡No había nadie para ella! Se llevó las manos temblorosas sobre la cabeza y sostuvo con fuerza sus cabellos.

-Todos ellos... Todos... Todos tienen alguien especial... Yo no... Yo no... Yo no soy especial para nadie... - Los recuerdos comenzaron a atormentarla. -No, Yuno... Resiste... Eres hermosa... Eres una buena chica... -Pero Yuno solo quería amar, y ser amada... -Yuno no lo hizo apropósito... Yuno solo quería defenderse... -Pero Yuno es una asesina... Por eso sus alas han cambiado... -No... Yo soy buena... Yo solo quería... -¡¡ERES UNA ASESINA Y POR ESO NADIE TE AMARÁ!! -¡¡NOOOOOOOOOOOOOOOOO!! - Salió corriendo de la habitación.

........

Una crisis emocional la había golpeado fuerte, y había caído aun más profundo cuando las pocas personas que conocía no le habían contestado las llamadas. Su esquizofrenia le había golpeado tan fuerte esta vez que tuvo que abandonar la casa.


---14 de Febrero---


-¡Kyaaaaa! ♥ ¡El pie de fresa ha quedado bello! ♥ - La crisis de identidad del día anterior había terminado. Su esquizofrenia parecía estar bajo control el 14 de Febrero. Yuno había decidido tomar riendas por si misma. ¿Cómo así? Si. ¡Decidió enamorarse! Bueno... No de esa forma. Pero la pelirrosada había decidido hacer un pie de fresa sorpresa para sacar a alguno de sus amigos a una cita. Quizás y Cupido la bendecía con un nuevo amor. ♥  Aunque Yuno estaba un poco nerviosa... N-No sabía a quien iba a regalarle el pie... ¿A Vaan, a Blaz? No podía regalarselo a Ryutaro, porque ese ya tenía novia. Pero ¿y qué tal si la rechazaban? ¡No había tiempo para pensar! ¡Debía salir a vestirse antes de que los chicos se fueran a dormir!

Spoiler:

La joven también había encargado unas fresas con chocolate. Si los chicos no se animaban a regalarle a ella, entonces ¡ella se animaría a regalarle a los chicos! Determinada, decidió ir a tomar un baño. Al salir decidió ponerse de las mejores vestimentas que encontró: Un traje negro, con botas altas. Si. ¡Quería vestirse como gótica ese día!

Spoiler:

Tomó el pie de fresa, y las fresas con chocolate y las metió dentro de un bolso. Salió corriendo emocionada. Eran eso de las 10:00 p.m. La pelirrosada traía su celular en manos y estaba pendiente a este.

"Vaan... Blaz... Vaan... Blaz... ¿A cuál llamo? ¿A cuál llamo...? L-los dos tienen lo suyo, pero nunca decidí cual..." - Pensaba mientras comenzaba a caminar cada vez más y más lento hasta detenerse en seco. "...nunca decidí... Nunca supe si era amor o agradecimiento... " - Bajó su rostro. Su mirada se había vuelto vacía. "Que... San Valentine de mierda..."

Spoiler:

Sin darse cuenta había quedado en una calle oscura. Las últimas personas humanas que transitaban por el area ya se habían marchado. En su lugar solo quedó la pelirrosada rodeada de faroles. Algunas de estas luces parpadeaban, indicando que necesitaban un cambio de bombilla.

-Nee, Yuno... Eres un desastre... - Susurró para si misma con un tono de voz alegre, pero por dentro sabía que su corazón estaba hecho una mierda.

-¡Mira nada más lo que tenemos aquí! - Alertó el vampiro.
-¡Una princesita! - Mencionó un humano criminal.
-¡Hahahaha! - Ángel cáido.
-¿Sabías que las lindas jóvenes como tu no deberían andar solas por la noche? Mucho menos con ese tipo de vestimentas... - Se acercó a ella un Incubus que pasaba su lengua por sus labios, saboreándose el dulce manjar que disfrutaría esa noche.
-Ni estoy para chistes, ni entiendo que tiene que ver mi ropa con esto. Permiso. - Caminó hacia adelante para pasarles de largo.

-Yo quiero ese celular. - Le puso una pistola en la cabeza a la pelirrosada.
-¿Huh?
-Veamos, ¿qué tienes aquí? - Le arrebató la mochila de las manos y la abrió. -¡H-Hey...! -¿En serio...? ¿Postres? ¡Puras fresas!
-¡Bueno, chicos! ¡Ya tenemos la cena! ¡Yo me pido al banquete...! - Rodeó a Yuno por la espalda, pasándo su mano por su cintura y atrayéndola hacia su cuerpo. -Ustedes se quedan con los postres, tehehehe. - Puso su mano en el pecho de la pelirrosada para juguetear con el.

Los ojos de Yuno se fueron en blanco. ¿Un hombre estaba... tocándola? N-No... S-Su cuerpo... Su cuerpo era especial... S-Solo la persona que podría tocarla era... ¡El único que podría tocarla de esa manera era el ser que ella amase! ¿¡Qué demonios!?

El vampiro, el ángel caído y el humano comenzaron a alejarse con las pertenencias de Yuno mientras reían. Ellos sabían que "El Boss" iba a encargarse de la doncella. Una persona que probablemente amaneciera muerta, anunciado en las noticias del periódico del día después, o si era lo suficientemente "buena" y corría con suerte, era probable que la explotaran sexualmente.

Por otro lado, la pelirrosada seguía en un trance. El Incubus la seguía manoseando. La sangre de la fémina comenzó a hervir de la rabia. Sus ojos habían cambiado por completo y se habían vuelto fríos. Recordaba aquellos días en donde los compañeros de clase la empujaban, la pateaban, la escupían y le hacían bromas pesadas. Recordaba las cachetadas que le daba su madre por no traer puros 100 en esos examenes. ¿¡Y ahora tenía a este imbécil tratándola de esa manera!?

-¡¡Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaghhh!!
-¿¡QUÉ PUTAAAAAAAAAAAAAAAAAAAS!? - El demonio había gritado, y cuando sus compañeros se dieron la vuelta pudieron ver una de las manos del incubus cayendo al suelo. Mientras tanto, Yuno había sacado unas alas de ángel oscuras y se quedó con la mirada baja y el rostro ensombrecido.

-No vuelvas a tocarme...
-¿¡Me estás jodiendo!?
-¡¡¡NO VUELVAS A TOCARME!!! - Se giró, dándole una patada en el costado al demonio. -¡¡¡TE ODIO, BASURA!!! ¡¡¡TE ODI...!!! - Se escuchó el sonido de un disparo, haciéndo que la fémina detuviera sus ataques. La jóven bajó la mirada y notó como su costado había sido atravesado por una bala.

-No juegues con Fredrick-sama. - Dijo el humano con un tono burlón.
-No jodas... Conmigo... - Comenzó a caminar hacia adelante.  
-¿¡Qué vas a hacer, niña!? ¡Estas en desventaja!
-Dame... La mochila... - Ellos tenían su mochila. Allí estaban los postres que la pelirrosada había hecho con tanto amor para entregarselos a... A quien-sabe-quien. Pero esos postres significaban mucho para ella. Después de todo, había logrado salir del pequeño episodio de depresión gracias a ellos, y los había elaborado con tanto amor y cariño...
-¿Qué? ¿Esto? ¡Baaah! - El vampiro tiró la mochila al suelo y comenzó a patearla, hasta golpearla con fuerzas y lanzar aquella mochila al estómago del ángel. Yuno recibió el golpe, pero tenía lo que quería: La mochila. La joven entonces comenzó a recitar unas palabras en latín.
-¿Qué dice? - Preguntó asustado.

Un área de cinco metros alrededor de aquellos tres criminales comenzó a llenarse de energía negativa. Dicho aura era invisible para aquellos seres, pero ellos comenzaron a sufrir fatiga en sus cuerpos y el humano empezó a vomitar. Yuno se había hartado de ellos y les iba a dar una muerte dolorosa mediante envenenamiento.

Sin embargo, el Incubus apareció y la tomó de los cabellos con su mano disponible. Todo ese tiempo había estado ocupado intentando detener el flujo de sangre que salía de su mano cortada, lográndolo con éxito al aplicar un torniquete.

-Vas a morir violada como una perra... - Susurró el incubus lleno de furia.

-Te voy a... - Hizo que sus alas tomaran la dureza de acero para terminar con el demonio cortándole la cabeza pero... ¿Eh? La piel de aquel ser se había vuelto dura como el acero. El Incubus le sonrió a Yuno con malicia y tocó sus alas, haciéndo que estas se le desaparecieran y... ¿¡QUÉ!? ¿Su energía...?

-Te preguntarás que le pasó a tus alas, ¿verdad? Bien. No debo darme el gusto de dejarte por "la libre", así que he comenzado a drenar tus energías. Prácticamente, te he hecho regresar a tu apariencia humana. Pienso llevarte a un nivel bajo de energía, y cuando lo hagas no podrás luchar más. Caerás ante el arte de la seducción y te arrepentirás poco a poco por no haber cooperado desde un principio. - Yuno le escupe el ojo.

-V-Vete a la ... a la ... mierd...

El Incubus la cachetea, mientras que, los otros tres seres vivientes seguían allí sin entender que le pasaba a sus cuerpos.

Spoiler:
Para el vampiro, el humano y el ángel caído:

5) - Nombre del poder: ♥ Poison-Curse ♥
 -Descripción: Yuno recita unas palabras en latín. Un area de 5 metros (asignada por Yuno) empieza a sufrir los efectos de esta energía negativa. Objetos biológicos empiezan a podrirse. Este ataque hace que los sentidos del usuario se distorcionen. Les causa fatiga, mareo, vómitos. La putrefacción es tan fuerte que va envenenando por dentro lo que esté dentro de esa area. La piel del usuario sufre deshidratación y comezón.
 - Recarga: 2 turnos de uso. 2 turnos de recarga.
 -Contra: Pierde un 5% eficacia contra escudos de luz. El afectado se vera afectado siempre que se mantenga dentro del area, una vez fuera o terminado el efecto, sus efectos secundarios desaparecen. Este efecto solo es 50% efectivo contra seres de luz o que utilicen la luz como defensa.




No estoy loca... Yo solo amo con locura... ~ ♥

MIIII SHIN-SAMAAAAAAAA >__<:

¡Gracias por los Stamps, Red! ^^

♥️ Ficha ♥️ Cronologías & Relaciones ♥️

avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
55168
Reputación :
20
Mensajes :
327

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Re: El Demonio Blanco y el Ángel Caído [Cupido Random]

Mensaje por Aoshin Monji el Vie Feb 17, 2017 6:46 pm

14 de febrero

no estaba de muy buen humor que digamos, no por ese día en especifico, no tenia mas que conocidos, siempre fue así desde aquel día, me despedí de los pocos amigos que tenia y me aleje de mi familia hasta este momento ¿estaba bien con eso? casi siempre, hago lo que hago por una buena razón, solo quiero un mejor mundo, uno que todos puedan disfrutar, en días como este solía repetir esas palabras una y otra vez, al mismo tiempo que observaba aquel mural en mi pequeño departamento -ya van dos... murmure en medio de la oscuridad, al mismo tiempo que observaba las fotografías pegadas a la pared, siendo resaltadas por una pequeña lampara sobre ellas, algo típico de un acosador o un asesino serial, eso pensaría cualquiera con solo echarle una mira, pero no estarían tan equivocados, las fotos en su mayoría, eran de personas con las que no tenia ninguna relación, pero que en algún momento tuvieron que ser eliminadas por mi, salvo por algunas excepciones.

Axhel Erehs
Accel venom

mire aquellas dos fotos, ambas con una pequeña cuchilla de acero clavada en su centro, era la forma que usaba para "tachar" a mis enemigos y a los seres que asesinaba -sigo estando muy lejos... ambos derrotados, pero solo el primero estaba muerto, ambas victorias me hicieron abrir los ojos -no hice todo esto para rendirme... dije mirándome al espejo, no traía puesta mi camiseta y estaba en mi forma real, así que podía ver el desgaste real de mi cuerpo, como había "envejecido" y de cierta forma podía sentir aquellas cicatrices, los recuerdos de cada pelea no solo estaban en mi diario, estaban marcados en mi propio cuerpo y algunas eran especialmente irritantes -un día tendrás que enfrentare, no podrás ocultarte para siempre padre... mencione antes de golpear y destrozar el espejo, apenas estaba comenzando y era cada vez mas difícil -debo mantener el control... cálmate... observe mis ojos en lo que quedaba del espejo, estaban rojos... necesitaba salir a desahogarme, liberarme de toda esa furia... necesitaba matar a alguien, lo antes posible.

como siempre espere, me quede allí con las luces apagadas durante todo el día, pensando en lo que podía hacer, en lo que haría y en como lo haría -no entiendo porque debo hacer tu trabajo. me refería a Dios en ese momento, no nací en el cielo y de seguro me hubiesen echado de allí también, pero por alguna razón me gustaba ayudar, quería ayudar, mientras que el resto solo se cruzaba de brazos. permanecí sentado en esa posición durante algunas horas, hasta quedarme dormido finalmente -es hora de despertar shin... me levante tras escuchar ese susurro, busque de donde había venido aquella voz pero no encontré a nadie, un par de segundos después escuche un grito, era un poco distante, de haber estado dormido no lo hubiese notado... entonces la voz... no importa... -parece que no puedo tener un día libre.

me puse mi gabardina negra, salte por la ventana lo mas rápido que pude y desplegué mis alas, ni siquiera me tome el tiempo para ponerme zapatos, lo primero que note fue que ya era de noche y las calles estaban vacías, perfecto para que cualquier idiota causara molestias -parece que los estúpidos van en manada. eran un grupo de tontos molestando a una chica pelirrosa, estuve a punto de interferir cuando la chica comenzó a defenderse por si sola, pensé que era mejor analizar la situación, así que simplemente observe, por un momento todo parecía estar bien, hasta que la chica fue inmovilizada por uno de los sujetos y pude notar como comenzó a debilitarse -ya vi suficiente... murmure antes de aterrizar a un costado del incubo.

-pero que co... no tenia tiempo para "jugar" con ellos y sinceramente "Vas a morir violada como una perra..." sus palabras me habían molestado mucho, así que me incline para acercarme a su rostro, pensaba darle un pequeño "beso" de las buenas noches -basura... "Go to hell" inmediatamente después uno de mis ojos libero una inmensa cantidad de oscuridad, concentrada en un potente rayo que destrozo el cráneo de ese idiota con mucha facilidad, liberando una lluvia de sangre por todo el lugar junto con los restos de su cerebro -agradece que fui piadoso... estaba en "modo batalla" por decirlo de alguna forma y no pensaba detenerme hasta matarlos a todos, así que de inmediato me concentre en el resto, la pelirrosa había utilizado un truco interesante que los había mantenido ocupados, viendo los efectos no quise acercarme, simplemente use mis cadenas para envolverlos a los tres, luego los atraje hasta mi cuerpo de un tirón.

-feliz san valentín... Heartbreaker!!! concentre mi poder oscuro en una de mis manos, salí disparado a gran velocidad y atravesé los tres cuerpos con mi brazo, un daño devastador que les ocasiono una muerte casi instantánea, pero siempre hay consecuencias -no otra vez... mi brazo quedo mal herido, al menos esta vez no estaba roto y el dolor no era demasiado -dime... estas... mi brazo derecho estaba mal herido, mi ojo izquierdo estaba sangrando un poco, pero cuando la mire... no lo se, estaba muy cerca de ella y me sentí... extraño, olvide el dolor casi por completo... incluso por un momento pense... no... eso es imposible... -¿estas bien? pregunte ladeando un poco la cabeza, observando el moretón producto de la bofetada que había recibido hace tan solo un momento.
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
98354
Reputación :
6
Mensajes :
134

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Re: El Demonio Blanco y el Ángel Caído [Cupido Random]

Mensaje por Yuno Gasai el Vie Feb 17, 2017 8:10 pm

El Incubus había cacheteado su rostro, lo que hizo enfurecer aun más a la fémina. Sus rostro se había llenado de rabia, y a saber como, pero no pensaba darle a ese demonio lo que el quería. Forcejeaba con el para safarse y pensaba volver a activar sus poderes para volver a intentarlo, aunque eso podía ser peligroso. Temía que activar sus poderes la dejara sin energías y la acabase por desmayar. Ahí si que estaría en problemas, y probablemente no volvería a despertar de aquel sueño jamás.

Sin embargo al voltear el rostro para enfrentar al Incubus se dio cuenta que había caído una persona frente a ellos. Era alguien bastante... similar. Una persona de largos cabello alborotados. Por la manera en que hizo su aparición, la pelirrosada se dio cuenta de que aquello no era un humano común y corriente, pero se asustó un poco pensando en la posibilidad de que pudiera ser "El Líder" de aquella pandilla de criminales, y que estuviera regañando al Incubus por no haber hecho bien su trabajo.

-Basura... "Go to hell" - Fueron las palabras que salieron de los labios del hombre, para acto seguido, ver como el nuevo ser liberaba un rayo concentrado en una oscuridad bastante llamativa, para ella al menos, dada su naturaleza de ángel caído. En un abrir y cerrar de ojos aquel rayo había destrozado el cráneo de la criatura, haciéndo que el líquido carmesí saliese expulsado hacia atrás.  -Agradece que fui piadoso... - Yuno se había quedado sorprendida, con sus labios entre-abiertos. Sus ojos estaban concentrados en aquella sangre que caía en cámara lenta (para ella), sintiéndose como si estuviera hipnotizada y siendo atraída por aquel brillante espectáculo. Era hermoso... ¡Hermoso! A cualquier otra chica le hubiera asustado y ya se hubiera ido de allí... Pero Yuno... ¡Yuno solo quería ver la sangre correr! ♥

Spoiler:

Pero aquel espectáculo no terminaba allí. El sonido de unas cadenas se hizo presente, llamando la atención de la pelirrosada, quien giró su rostro para ver como el muchacho envolvía a los otros tres en unas cadenas y atraerlos hacia su persona como si fueran muñecos de paja. -Feliz San Valentín... Heartbreaker!!! - Yuno se ruborizó, como si aquellas palabras fueran dedicadas a ella, notando también como al muchacho concentraba un tipo de poder oscuro en una de sus manos. Lo que parecía ser su salvador, había sido disparado a gran velocidad hacia los tres cuerpos en conjunto y los atravesó con su brazo.

"Es hermoso..." - Pensó. Mas no estaba hablando del físico del muchacho, sino de lo que estaba ocurriendo. El estaba demostrando sus demonios internos, sus deseos de derramar sangre... Y a ella le hervía la sangre en llamas por querer hacer lo mismo. Aquellos criminales le habían jodido la noche. Y a pesar de que ella no mataba a menos que se cumplieran "ciertas condiciones", ahora mismo quería... ¡Quería tomar un cuchillo en manos y descontrolarse! ♥ ¡Deseaba purificar el mundo, para que no hubieran más traidores como Makoto! ♥ ¡Quería devolverle a Dios todos aquellos humanos "fallidos" que habían cometido el pecado de traicionar a las personas a las que habían jurado amar! ♥ Ese hombre lo estaba haciéndo tan fácil... ¡Tan...! ¡Tan rápido! ¡Tan divertido!

-No otra vez... - Así que lo hizo. El ángel caído había comenzado a patear el cuerpo del Incubus con la rabia que sentía dentro de su cuerpo. -¡Muere, maldita sea! - Siguió pateándo el cuerpo muerto. -¡No mereces estar en el plano Terrestre ni en el del Infierno! ¡Maldito gusano! ¡Te odio! ¡¡Te odio!! - Decía en voz alta, desahogándose por lo que este le había hecho antes. Sacó una de sus alas (la izquierda) e hizo un corte horizontal para cortarle los genitales al maldito que se había atrevido a amenazarla. ¡No lo iba a dejar ir feliz al mundo de los muertos! ¡Y no le metía los genitales en la boca porque le daba asco tocarlo! ¡Solo la persona que amara podría...!

-Dime... estas... ¿Estas bien? - La pelirrosa reaccionó ante la pregunta de su salvador. Salió de aquel pequeño frenesí en el que había entrado y volteó a verlo, con un rostro completamente diferente... Ahora tenía un rostro angelical, con sus ojitos brillantes de la emoción, con un rubor en sus mejillas, como si nada de lo que hubiera pasado allí hubiera sido real. Estaban tan cerca que podía...

-E-Estas sangrando... - Su tono de voz era muy diferente al que había demostrado antes, ahora era más suave y tierno. Susurró por lo bajo preocupada, intentando buscar algún tipo de pañuelo entre sus vestimentas, pero recordó que no tenía nada. -Por favor, permíteme... - Con timidez llevó sus manos al rostro de su acompañante, titubeando, pensando si el la dejaría tocar su rostro o no. Pero al no ver una reacción negativa, tocó las mejillas del ángel y con el dorso de su mano intentó limpiar la sangre que bajaba de su rostro, tal y como si estuviera limpiando sus lágrimas. Su toque era suave y gentil, si no fuera por el frío de la noche era probable que sus manos hubieran estado más cálidas que eso, pero también sus manos estaban temblorosas por un pequeño detalle que nos habíamos olvidado...

-Estoy... bien.... - Mordió levemente su labio inferior. -Solo tengo que ir por mi celular y mi mochila y regresar... - Notó el brazo del hombre. -¡Ah! - Negó con la cabeza. -P-Permiteme...

Yuno llevó sus manos al brazo del hombre y comenzó a concentrar energías. Unas partículas de energía negra combinados con un hermoso color violeta comenzaron a salir de su cuerpo, concentrándose en el brazo herido del jóven. La pelirrosada agachó la mirada, sin dejar de hacer su trabajo de curación. -G-Gomen-ne... - Las plumas negras de sus alas comenzaron a desprenderse, algunas desvaneciéndose, otras dejándose llevar por el viento. -V-Viste mis alas, gomen-ne... - Dijo apenada y un poco nerviosa por ello.

No hace mucho ella había dejado de ser un ángel para ser un ángel caído. Se sentía mal por eso, pero a la misma vez no sentía ningún tipo de remordimiento. Lo único que extrañaba era su "pureza" como ángel, pero ella sentía que estaba haciéndole un bien a la humanidad y no cambiaría en nada lo que había hecho, puesto que lo había considerado defensa personal, y su otro crímen lo había considerado justicia. Se sentía mal porque había perdido el hermoso color blanco de sus alas, y eso era muy mal visto dentro de la sociedad. No quería que la discriminaran más, y por alguna razón le había dado un poco de vergüenza que el joven viera sus alas negras. Ella sentía que ese pequeño secreto, su "secreto" era como ver parte de su alma. Por eso era precavida con las personas a las que le decía la verdad de lo que realmente era.

Pasaron alrededor de dos minutos cuando la pequeña Gasai terminó por curar el brazo herido del jóven dejándolo en perfecto estado, esto, a cambio de las pocas energías que le quedaban. Sin embargo, a Yuno no le importaba. Ella había visto como el muchacho se había sacrificado por ella, y sentía que estaba en deuda con el por eso. Sus alas habían desaparecido porque estaba usando energías para curar al peli-negro. Pero había algo más que estaba extrayendo sus fuerzas.

-Mis pertenencias... Debo... ir... - Su visión comenzaba a hacerse borrosa. Comenzó a sentirse mareada, intentando caminar hacia sus pertenencias, aunque no se alejó mucho del pelinegro. -Nee, nee... - Se giró para verle. Estaba asustada a pesar de no demostrarlo. Pero necesitaba verle para sentir valentía por lo que le estaba pasando. Yuno no sabía ni entendía que pasaba con su salud. Solo sentía que su cuerpo se hacía más frío cada vez. -¿Cuál es... tu nombre...? - Le sonríe, pero sus ojos comenzaron a cerrarse... Lo último que había visto había sido el ojo de aquel hombre, su rostro... Su cuerpo cayó en los brazos de su acompañante... El cual, si era observador, iba a notar una herida de bala en el costado izquierdo de la jóven.




No estoy loca... Yo solo amo con locura... ~ ♥

MIIII SHIN-SAMAAAAAAAA >__<:

¡Gracias por los Stamps, Red! ^^

♥️ Ficha ♥️ Cronologías & Relaciones ♥️

avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
55168
Reputación :
20
Mensajes :
327

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Re: El Demonio Blanco y el Ángel Caído [Cupido Random]

Mensaje por Aoshin Monji el Vie Feb 17, 2017 10:12 pm

no pude evitar sonreír levemente ante sus acciones, era comprensible que estuviese enojada pero la verdad no esperaba que comenzara a patear el cadáver de uno de sus atacantes, había salvado a muchas personas, pero nadie se había quedado para hacer eso, ni siquiera para entablar una conversación o hacer una simple pregunta, aunque si podía escuchar algún "gracias" ocasional, puede que para la próxima los deje vivir mas tiempo, así podrán desahogarse con algo mas que un cuerpo ensangrentado.

luego de que me acercara y le preguntara su estado no obtuve la respuesta que buscaba, solamente se preocupo por la sangre de mi ojo -pero que... cuando paso su mano por mi rostro, mi brazo reacciono de forma inmediata para apartarla, pero no lo hice, apenas me moví unos centímetros, ella estaba tan cerca y yo... por un momento sentí como mi corazón latía un poco mas rápido, estaba seguro de que no había llegado a sonrojarme por eso, pero de haberlo hecho la sangre lo hubiese ocultado "¿que diablos me esta pasando?..." ya había estado cerca de otras chicas y eso me ponía un poco nervioso a veces, pero esta vez, solo por un momento tuve ganas de... no, no pienses en tonterías.

la chica pelirrosada tomo mi brazo, no sabia que pretendía hacerme pero la deje -gracias. esa energía, esa oscuridad, me estaba curando, podía sentir como mi brazo mejoraba con el pasar del tiempo, pero algo le sucedía a sus alas, algunas plumas se desprendían o se desvanecían, supuse que el curarme requería un esfuerzo considerable, por lo que pensé detenerla de inmediato, a pesar de eso no lo hice, no pensé que arriesgaría su seguridad solo para ayudarme, solo era un brazo, podía recuperarme de eso yo solo "V-Viste mis alas, gomen-ne..." al escuchar eso extendí las mías y las moví un poco antes de ocultarlas nuevamente -ahora estamos a mano. mencione desviando la mirada y sonriendo levemente.

una vez termino de curarme pensé que era hora de marcharme, pero "Mis pertenencias... Debo... ir..." su voz era diferente, supuse que era por haberse quedado sin energías al ayudarme, no tuve tiempo de pensar en otra cosa, ella simplemente se dejo caer en mis brazos "¿Cuál es... tu nombre...?" no supe que hacer, tampoco tuve tiempo de responder a su pregunta, lo único que me importaba en ese momento era mantenerla con vida -idiota... me dije a mi mismo luego de notarlo, no solo había sido el desgaste de ayudarme, aquella bala había golpeado a un costado de su cuerpo, si tan solo... no, no pude haberlo evitado -tu... ¿me odias verdad? alce la mirada para observar al cielo y esbozar aquella pregunta.

tres horas después (01:30am(?)

en principio me cuestione lo que debía o no debía hacer, la elección obvia era llevar a un hospital ¿cierto?... pero no me gustaban los hospitales y tendria que explicar muchas cosas, como el baño de sangre que habíamos recibido, así que por esa razón, pensé en llevarla a mi departamento y llamar a un "amigo" para que se encargara de las heridas, podía hacerle un vendaje y demás, pero yo no tenia idea de como sacar esa bala de forma sutil o con delicadeza, así que no me quedo de otra -vaya que sabes meterte en líos... adiós shin. lo acompañe hasta la puerta y regrese con la pelirrosa, estaba recostada en mi cama, tenia algunos vendajes cerca de su pecho, ademas de que fue necesario cambiar su ropa ensangrentada, tal vez la pijama negra le gustaría, estaba vestida de negro cuando la encontré, así que... aunque ¿porque abría de importarme si le gustaría? -venga ya... ¿porque me haces esto? murmure mientras la observaba dormir, tan tranquila, tan... linda... "espero no terminar haciendo algo estúpido..." me quede allí con los brazos cruzados, recostado en una pared junto a la cama, hasta que vi que sus parpados comenzaron a abrirse lentamente -mi nombre es Aoshin...

no quería preguntarle nada... bueno si quería, por alguna razón había despertado mi interés, como si algo hubiese pasado... ademas del susto que me dio cuando casi acaba muerta -descuida estas a salvo, lamento haberte traído a este lugar sin permiso, pero no podía dejarte a tu suerte y no me fió de los hospitales. trate de permanecer indiferente, una parte de mi solo quería terminar con esto -no he usado esa ropa desde hace un tiempo, debería quedarte bien... dime ¿como te sientes? eleve la mirada fugazmente y observe muchas cosas, las diferentes armas de corto alcance que tenia colgadas en la pared, las cuchillas arrojadizas... las fotos, lo que mas me preocupo fue que viera mi pequeño mural de la muerte, aunque recién había matado a varias personas en su presencia... las cuales por cierto, ya estaban agregadas al mural.


Última edición por Aoshin Monji el Sáb Feb 18, 2017 10:09 pm, editado 2 veces (Razón : error con el horario... (? editado con permiso de Trinity.)
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
98354
Reputación :
6
Mensajes :
134

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Re: El Demonio Blanco y el Ángel Caído [Cupido Random]

Mensaje por Yuno Gasai el Sáb Feb 18, 2017 4:26 am

Había pedido disculpas por lo de sus alas, pero para su sorpresa, el peli-negro extendió unas alas negras similares a las que ella tenía, para acto seguido, guardarlas.

-Ahora estamos a mano. - Yuno lo miró con una sonrisa cálida. Así que el era igual a ella... No podía creer que había encontrado, por fin, alguien igual a ella...

.................

-Vaya que sabes meterte en líos... Adiós Shin. - El hombre había salido del apartamento del muchacho. Ambos amigos se despidieron y el peli-negro regresó a la habitación, donde se encontraba Yuno vestida con unas hakamas negras que le servían de pijamas. El estilo de ropa del peli-negro parecía ser del Japón tradicional, aunque, quizás ha de tener más de un estilo en su armario, solo el lo sabía.

La joven finalmente comenzó a abrir los ojos lentamente. ¿Dónde estaba...? No parecía ser un hospital, y mucho menos su casa, pero era un lugar oscuro como su habitación. ¿Acaso la habían secuestrado...? Estaba aturdida, recordando poco a poco que era lo que había pasado con ella antes de haber llegado a ese lugar. Yuno recordó que había salido de su casa y que iba corriendo hacia casa de Blaz o de Vaan, no había decidido... Quizás y hasta cambiaba de opinión e iba a donde Sharon, pero en esos momentos, la pelirrosada era como un angel sin un "rumbo" determinado. Desde que quedó huérfana no había sabido que hacer con su vida, no del todo. No tenía una "base" sólida, no tenía una "misión". Solo buscaba -sin éxito- encajar en algún lugar, encontrar un ser que pudiera amarla, y viceversa, para poder servirle, para poder vivir por y para el, para poder tener a alguien con quien compartirlo todo...

-Mi nombre es Aoshin...

Volvió su mirada hacia el muchacho y se sonrojó. ¿El había estado esperando a que ella despertase? ¿En serio se había quedado a su lado esperando solo eso...? ¿La estaba cuidando...? -Aoshin... - Mencionó su nombre en un susurro. Sus intenciones eran sentarse como normalmente haría, pero la herida que tenía en el costado le había dolido...-Ow ow ow... - Se detuvo, para ir incorporándose poco a poco hasta quedar sentada en la cama, recostandose del espaldal de la cama. Notó que no tenía sus vestimentas, sino unas completamente diferentes a las que había traído. Era una tela hermosa y fina, pero su rostro se volvió rojo como un tomate de tan solo pensar en la posibilidad de que ese muchacho le hubiera hecho un cambio de ropa... ¿¡Q-Qué exactamente había visto el!? ¡Kyaaaaa!

Observó el cuarto a su alrededor... Oscuridad, tal y como era el cuarto de la fémina. Armas de corto alcance, cuchillas arrojadizas. ¡Sugooooii! ¿El era algún tipo de coleccionista? ♥ Pero también notó algo inusual. El muchacho tenía unas fotos con un pequeño mural... ¿Era algún tipo de religión lo que el practicaba? Aunque... Sentía que no era su deber preguntarle acerca de ese mural, no en esos momentos, no importaba cuan fuerte fuese su curiosidad. Los rostros de aquellos bandidos estaban allí presentes, clavados con unas cuchillas. ¡Cuchillas! ♥

-Descuida estas a salvo, lamento haberte traído a este lugar sin permiso, pero no podía dejarte a tu suerte y no me fió de los hospitales. No he usado esa ropa desde hace un tiempo, debería quedarte bien... dime ¿como te sientes?

-Ah... - Las palabras del muchacho llamaron la atención de la pelirrosada. Abrió la hakama por el area del pecho para ver que había pasado con su herida de bala... Estaba vendada. Cerró la hakama. -Um... Yo... Estoy bien... Muchas gracias por todo... Espero no haber sido una molestia. - Hizo una leve reverencia, quedándose con la mirada baja. Un silencio sepulcral llegó a la habitación. En las lejanías se veían algunos relámpagos zurcar los cielos.

-Um... Soy Yuno... Yuno Gasai. - Se presentó aunque este no le hubiera pedido el nombre. Era lo menos que podía hacer de momento y no quería sonar mal educada. Quería que la llamase por su nombre si pasaba algo. -Etto... Usted... - Subió la mirada sonrojada. -¿También eres como yo...? Somos iguales... - Sonríe, intentándo levantarse de la cama con un poco de dificultad. -Eres el primero que conosco... - Se paró frente a el con una sonrisa en el rostro. Sus ojos brillaban de la felicidad. -¡He conocido vampiros, licántropos, demonios, ángeles, nigromantes...! ¡Pero nunca había conocido alguien que fuera igual a mi! - Se lanzó a los brazos de Aoshin emocionada por aquel encuentro. -¡Gracias al destino, por fin encuentro alguien como yo! - Puso su cabeza en el pecho del muchacho. -¡Por fin...! ¡Por primera vez siento que puedo compartir con alguien, sin tener que esconder mi verdadera naturaleza! - Sus ojos se habían llenado de lágrimas para ese entonces, pero eran lágrimas de felicidad.

Se apartó un poco de Aoshin y lo miró a los ojos con una sonrisa sincera en el rostro.

-No sabes lo difícil que ha sido para mi tratar de sobrevivir discriminaciones solo por mis poderes... Intentando esconderme del mundo solo porque mis alas cambiaron de color... - Bajó la cabeza con un leve rubor en su rostro. -...pero ahora por fin encuentro a alguien con quien puedo compartir mi verdadero yo... - Lo volvió a mirar a los ojos. -...alguien que vio parte de mi lado peligroso y no me discriminó... - Le mencionó con una gran sonrisa. -No soy mala, Aoshin-kun... - Negó con la cabeza. -Mis alas antes eran blancas, pero se volvieron negras por... por... - Se le salieron las lágrimas, recordando tantas cosas que había hecho pensando en que hacía lo correcto. -¡Pero te juro que no soy mala...! ¡Ayuda!

Yuno se lanzó a los brazos del peli-negro, aferrándose a el con fuerzas, como si no quisiera dejárle ir. Antes de hacerlo le había pedido "ayuda". Ella había estado viviendo como un "alma en pena". No pertenecía al cielo, el infierno también le había cerrado las puertas, y ni en el purgatorio la querrían. Solo vagaba por el mundo, buscando un lugar donde pertenecer. Y por alguna razón encontró un pequeño rayo de luz en aquel hombre. Sentía un peso menos en sus propios hombros. Sentía un pequeño respiro en su vida. Tanta busqueda por fin había terminado. ¿La razón de esto...? Se había sentido identificada con el, por lo menos en lo que había visto de momento. Había notado que el también tenía alas negras, es decir, era el primer "ángel caído" que ella encontraba, mientras que las alas de todos los demás eran blancas... Yuno no se sentía segura al lado de sus "hermanos" ángeles, ellos eran tan rectos, tan moralistas, tan... juzgones... Ahora tenía que esperar a ver si el no la rechazaba.

Lo segundo era que había visto como ese ángel de alas negras se lanzaba por todo en el combate, sin importarle derramar sangre en el campo de batalla. Las manos de la pelirrosada estaban "llenas de sangre", pero ella no tenía con quien hablarlo ni con quien desahogarse. Todo este tiempo había utilizado una fachada, mentira tras mentira en su grupo de conocidos para poder sobrevivir. Había intentado ocultar su "verdadera identidad" lo más que podría, y por el momento, solo una persona sabía acerca de sus alas además de Aoshin, mas a aquella persona parecía no importarle y se hizo de la vista larga. Sin embargo, por alguna razón Yuno sentía que no podía sentarse a hablar "todo" acerca de ella con el. Había notado que tenía cierto tipo de Justicia, y sus ideologías aunque respetada, habían chocado un poco, pues ella hubiera reaccionado de otra forma ante "x" situaciones.

Lo tercero, el vivía -o eso parecía- en un cuarto oscuro... Ella también gustaba con vivir en la oscuridad de su habitación, pero eso era debido a su "pequeña depresión". Además, ♥ ¡el tenía una colección de armas blancas! ♥

Pero lo más importante aquí era que ese hombre, al igual que ella, tenía alas negras... En algún momento de su vida había cometido algún pecado. Fuese cual fuese, a Yuno no le iba a importar. Ambos eran iguales... Ambos eran ángeles de la oscuridad y ella se sentía identificada con el por esta simple razón. Pensó en Aoshin y su pequeño frenesí matando aquellos criminales, aunque le molestó un poco que no le hubiera dejado ni si quiera al humano. ♥ ¡Ella también quería matar un poquito! ♥ Pero igual, allí estaba... Abrazándolo para sentir su cuerpo, para sentir su energía oscura, aferrándose a el por mera curiosidad. La emoción de haberse sentido identificada con el la llevó a cometer una imprudencia de la que no se arrepentía. Quizás no fuera lo correcto, pero en la vida no eran tan frecuentes aquellas personas que conocías "de casualidad" que tuviera los mismos gustos que uno, al menos, no de la forma en la que se conocieron esos dos. Si Aoshin tenía alguna pregunta para Yuno, que la hiciera, ella estaba dispuesta a responder muchas cosas. Aunque no estaba segura si lo respondería todo... Eso iba a depender de como el jóven reaccionara a ella. Siendo sinceros, también tenía un poco de miedo de que el la rechazara. Era probable que el estuviera acostumbrado a estar entre ángeles caídos, y ella solo fuera "una más", por eso el posible rechazo.

-Me alegra haber recibido esta herida de bala, Aoshin... - Susurró. -Si no fuese por esto, no estaría así, contigo, en estos momentos... - Mencionó ahora hablando con un poco más de seriedad / tranquilidad, cerrando los ojos en el pecho del recién-conocido. -Disculpa mi imprudencia, me he dejado llevar por la emoción, pero...   - Guardó silencio, sintiéndo las respiraciones y el palpitar del corazón del ángel caído.




No estoy loca... Yo solo amo con locura... ~ ♥

MIIII SHIN-SAMAAAAAAAA >__<:

¡Gracias por los Stamps, Red! ^^

♥️ Ficha ♥️ Cronologías & Relaciones ♥️

avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
55168
Reputación :
20
Mensajes :
327

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Re: El Demonio Blanco y el Ángel Caído [Cupido Random]

Mensaje por Aoshin Monji el Sáb Feb 18, 2017 10:02 pm

contuve mis impulsos de ayudarla apenas intento moverse, me preocupaba que se le salieran las puntadas y tuviese que llamar a mi socio de nuevo, aunque me importaba mas su seguridad que molestar a mis "amigos" con llamadas a mitad de la noche "solo hazlo con cuidado." pensé mientras observaba como se movía hasta llegar al espaldar de la cama, parecía estar bien hasta que noto el cambio de ropa y se puso completamente roja -amm... sobre eso... tuve que... comencé a sonrojarme al mismo tiempo que desvié la mirada hacia un costado "solo... solo la estabas ayudando... no hiciste nada malo shin..." pensé mientras recordaba... "diablos... ya para de pensar en eso..."

permanecí a la espera de su respuesta hasta que "Yo... Estoy bien..." eso me hizo soltar un pequeño suspiro de inmediato ¿porque estaba tan preocupado? ¿porque diablos la trajiste a tu casa? y lo mas importante ¡¿porque demonios la habías puesto a descansar en tu cama?! todas preguntas sin respuesta, normalmente la hubiese arrojado al sofá o que se yo, pero jamas permitiría que alguien entrara en mi habitación, salvo por... bueno... Yuno -no eres una molestia... Yuno... es un bonito nombre. aquello ultimo salio en un murmuro, pero de seguro me había escuchado, esa noche era especialmente pacifica, ni siquiera podían escucharse los habituales sonidos de los animales nocturnos.

observe su rostro por un momento, su boca, sus ojos "¿También eres como yo...? Somos iguales..." esas palabras me sacaron de mis pensamientos, seguro se refería a... -si, yo también soy un ángel como tu. no entendía bien lo que pasaba, lo siguiente que supe fue que su cabeza estaba en mi pecho y que estaba llorando "¡Por fin...! ¡Por primera vez siento que puedo compartir con alguien, sin tener que esconder mi verdadera naturaleza!" de cierta forma podía identificarme con esas palabras "mi verdadera... naturaleza." por un momento recordé aquellos años, cuando aun estaba con mi familia, cuando trataba de seguir a mi padre... pero su forma de hacer las cosas... el era débil.

una lagrima... eso fue todo... pude sentir como esta bajaba por una de mis mejillas lentamente, observe hacia un costado, pude verlo en aquel pequeño espejo sobre mi mesa de noche, mis ojos rojos, aquellos ojos que habían estado llenos de furia y sed de sangre los últimos días... esas palabras los regresaron a la normalidad "estuviste sola todo este tiempo... igual que yo..." no podía saber por lo que ella había pasado y era prácticamente imposible que su historia fuese igual a la mía, pero en algo en ella me hizo sentir extraño... no había sentido una conexión con alguien desde hacia mucho tiempo y eso me hacia sentir mejor,saber que no estaba solo.

permanecí inmóvil todo el rato que estuvo abrazándome ¿que debería hacer? ¿también la abrazo? acababa de conocerla pero "Me alegra haber recibido esta herida de bala, Aoshin... Si no fuese por esto, no estaría así, contigo, en estos momentos......" tan pronto escuche aquellas palabras deje de pensar, simplemente la abrace de vuelta, sentí como mi corazón se aceleraba un poco tan pronto lo hice -yo desearía que no hubieses recibido ese disparo... le susurre al odio antes de hacer una pequeña pausa, tenia que tomar un momento para aceptar que... -pero me alegra mucho haberte conocido Yuno... de verdad. espere un momento para apartarla ligeramente de mi cuerpo, al mismo tiempo que elevaba su rostro con mi mano derecha, sus ojos eran, ella era tan... hermosa... estuve a punto de hacerlo en ese momento, casi podía sentir su respiración, pero me limite a secar sus lagrimas con delicadeza y me aleje de ella con la intencion de salir de la habitación -yo... regreso en un momento...

camine hacia la cocina pensando en eso ¿porque tuve ganas de besarla? puede que lo hubiese hecho con cualquier otra chica, tal vez porque seria eso, solo un beso, nada mas... pero con ella "a penas conozco su nombre ¿porque me siento así?" abrí el refrigerador y tome aquella caja para luego regresar a la habitación, no sin antes observar la mochila que se encontraba sobre el sofá, la había recogido luego de salvar a Yuno de esos idiotas, solo fue un segundo, antes de cruzar la puerta para encontrarme con ella nuevamente -yo... trataste de recuperar tu mochila... así que pensé... abrí la caja para mostrarle el pie de fresa, y las fresas con chocolate que había encontrado en su mochila, aunque estaban tan golpeadas como su contenedor -no están perfectas, pero pensé que al menos querrías probarlas... lamento no tener algo para ofrecerte ademas de esto. me acerque para sentarme en la cama, esperando a que ella hiciera lo mismo, al mismo tiempo le ofrecí una pequeña cuchara para que le diera un probada a sus postres -oye, tu... ¿que hacías allá afuera? se supone que es san valentín... aunque ya es mas de media noche...
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
98354
Reputación :
6
Mensajes :
134

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Re: El Demonio Blanco y el Ángel Caído [Cupido Random]

Mensaje por Yuno Gasai el Sáb Feb 18, 2017 11:37 pm

Era un ángel... Por fin había encontrado alguien como ella...

El joven permaneció inmóbil, sin abrazarla, pero la reacción de la pelirrosa fue todo lo contrario. Lo abrazaba, se dejaba hundir en aquellos brazos que le daban protección. El no la apartaba, pero ella seguía ahí buscándo de su cariño. Podía sentir su energía negativa... Aquella energía a la que se sentía tan atraída por ser como la de ella. Recordaba lo que el pelinegro le había acabado de decir: "Tenía un bonito nombre", y también el había confesado que solo vio parte de su cuerpo para salvarle. Lo entendía. Después de todo, ¿cómo habría podido curar su herida? Yuno no sabía nada acerca del doctor que el joven trajo a la casa, no estaba despierta para ese entonces, y por eso pensó que había sido Aoshin quien se había encargado de extraer la bala y de curarle.

-Me alegra haber recibido esta herida de bala, Aoshin... Si no fuese por esto, no estaría así, contigo, en estos momentos......

El peli-negro la abrazó... Había rodeado sus brazos por su cuerpo. Podía sentir sus firmes y acogedores brazos.

-Yo desearía que no hubieses recibido ese disparo... le susurre al odio antes de hacer una pequeña pausa, tenia que tomar un momento para aceptar que... -pero me alegra mucho haberte conocido Yuno... de verdad.

¿Por qué el decía eso...? No... ¡Estaba mal! ¡Si Yuno no hubiera recibido el disparo entonces no se hubieran conocido...! ¡Si Yuno no hubiera salido herida, entonces, no estuvieran abrazándose en su habitación! ¡Quizás cada cual hubiera seguido su camino, y Yuno no hubiera podido conocer esa persona especial!

-Por favor, Aoshin-sama... No diga eso... El fin justifica los medios... Y si yo tuviera que... - En esos momentos el pelinegro la apartó ligeramente para elevar el rostro de la dama con su mano derecha. Yuno se quedó mirandole a los ojos. Se perdió profundamente en su mirada, sintiendo como su propio corazón comenzaba a latir más rápido. Comenzó a quedarse sin aliento por unos momentos. ¿Qué era ese sentimiento...? No... No denuevo... Debía suprimirlo... No quería amar otra vez, pero a la misma vez quería entregarse con todo a aquel sentimiento que la haría volver a vivir.

"...Y si yo tuviera que salir mutilada... Si tuviera que matar las personas más cercanas a ti para liberarte de esas cadenas que te atormentasen... ¡Si tuviera que dar mi propia vida por la tuya...! ¡Aoshin-sama...! ¡Yo estaré dispuesta a enloquecer de amor...! ¡Con tal de que seamos felices...! ¡Aunque fueramos las únicas personas en el mundo...! ¡Aunque tuviera que matarnos a ambos a la vez...! ¡Aoshin-sama yo te...!" - Aquellas hubieran sido las palabras de Yuno, si Aoshin no le hubiera cortado la conversación tomándole del rostro de aquella manera. Mas aquellas palabras se quedaron sin decir, porque hubo un intercambio prolongado de miradas por parte de ambos. Yuno pudo sentirlo, el quería besarla... Y ella también quería besarlo, quería unir sus labios con los de su compañero. Si el no lo hacía entonces ella tendría que hacerlo, pero se había quedado inmóbil, perdida en los ojos carmesí de aquel ángel caído...

-Yo... regreso en un momento...

El hombre se fue, dejándo a la pelirrosada helada. ¿Q-Qué había pasado...? ¿Había hecho algo malo...? El casi la besaba y la... ¿La rechazó? ¿Cambió de opinión? Yuno puso su mano sobre sus labios. Su corazón estaba latiéndo más y su respiración...

"Este sentimiento... Otra vez este sentimiento inexplicable está naciendo en mi... Debo seguirlo. Debo tener la esencia de ese hombre. T-Tengo que... Tengo que saber todo sobre el."

"¿Y qué harás cuando lo hagas, Yuno-chan...? ~ ♥"

"Lo amaré tanto, que jamás se olvidará de mi... nee... Aoshin-sama... Yo... Yo lo quiero..."

"No... Calmate... ¡No hagas nada!"

"Voy a luchar por amor, Yuno-chan... ¡Quiero luchar por amor! Aoshin-sama y yo somos iguales. Necesito toda su atención. ¡Toda! Debo comenzar a hacer una limpieza... Toda persona que me robe la atención de Aoshin-sama debe desaparecer..."

"¡Calmate, Yuno-chan! ¡No volverá a pasar como antes! ¡Esta vez si se te dará!"

"En la guerra y en el amor todo se vale, Yuno-chan..." - Puso sus manos en sus mejillas sonrojadas y sus ojos brillaron por unos momentos.

Spoiler:

Se giró para ir a buscar al jóven que la había dejado pasmada en la habitación, pero en esos momentos el volvía a entrar por la puerta.

-Yo... trataste de recuperar tu mochila... así que pensé...

-¡Las salvaste...! ¡Gracias a Dios! - Mencionó emocionada. Su rostro, sin embargo, seguía igual de angelical que antes. Como si la conversación mental que había tenido consigo misma no hubiera pasado. El muchacho abrió la caja para mostrar los postres. Yuno soltó un suspiro de alivio. -Los he hecho yo, y las fresas con chocolate las mandé a pedir. - Mencionó. -Temía que se hubieran dañado por culpa de... - Sinceramente, no quería seguir hablando de aquellos odiosos hombres.

-No están perfectas, pero pensé que al menos querrías probarlas... lamento no tener algo para ofrecerte ademas de esto. - Yuno negó con la cabeza.

-Al contrario, puedes tomarlas. - Sonríe, viendo como el peli-negro se sentaba en el borde de la cama y siguiéndolo para sentarse frente a el.

-Oye, tu... ¿que hacías allá afuera? se supone que es san valentín... aunque ya es mas de media noche...

-Anoche me deprimí en casa pensando en este día... Los días pasados igual. Así que pensé en hacer ese pie de fresa y mandar a pedir las fresas de chocolates para invitar a algún amigo a salir. No quería sentirme sola. - Confesó con la mirada baja. -Quería al menos hacerme la ilusión de que tenía a alguien esperando por mi. - Sonríe nerviosa. -Alguien solo para mi... No importaba si yo llevaba todos los regalos, solo quería vivir en esa ilusión... La ilusión de tener a alguien que me ame... Que esté conmigo... Solo quería un poco de amor... Solo quería que papá y mamá me dieran esa atención... Alguien que esté solo para mi... - Su mirada se volvió vacía por unos momentos. ¿Qué habían sido todas esas palabras...? Había un gran vacío dentro de ella, quizás... Y probablemente algún tipo de trauma con referente a su familia. Yuno no se había dado cuenta que había mencionado a sus padres. A veces su subconsciente "retrocedía" al pasado buscando el afecto y cariño que se le había sido negado y que tanto espero por ello. -Pero no decidí a quien llamar, y ahí fue que los criminales aparecieron y me atacaron. Y entonces peleé y de alguna forma me encontraste. - Subió la mirada con una sonrisa en el rostro. -Aoshin-sama me salvó de algo peor que la muerte... Por eso, Aoshin-sama...

La pelirrosada puso ambos brazos sobre la cama, inclinándose hacia al frente, buscando estar cerca del rostro de Aoshin. Si, ella había visto la cuchara que el le había pasado, pero ahora Yuno era quien tenía otros planes.

-Quiero que seas tu quien se quede con los postres que hice y que encargué. Esos postres a los que tanto tiempo y amor les dediqué... Aoshin-sama... - Tomó una de las fresas de chocolate que había en la caja. -Feliz San Valentine, Aoshin-sama... - Llevó la fresa con chocolate frente a los labios de su acompañante y sonrió, dejándo caer su cabeza de lado.




No estoy loca... Yo solo amo con locura... ~ ♥

MIIII SHIN-SAMAAAAAAAA >__<:

¡Gracias por los Stamps, Red! ^^

♥️ Ficha ♥️ Cronologías & Relaciones ♥️

avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
55168
Reputación :
20
Mensajes :
327

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Re: El Demonio Blanco y el Ángel Caído [Cupido Random]

Mensaje por Aoshin Monji el Dom Feb 19, 2017 2:09 am

fue grato que mi pequeño gesto le agradara, pero no esperaba que me los ofreciera, bueno no diría eso exactamente, pero por la forma en la que trato de recuperarlos imagine que los había hecho o comprado para alguien especial, no para un chico que apenas acababa de conocer, a pesar de haberla salvado de ese grupo de idiotas "tu también..." yo no estaba precisamente deprimido y mucho menos por san valentín, pero si estaba extremadamente frustrado y enojado por no haber avanzado demasiado desde mi regreso a la ciudad, los únicos que de verdad contaban en ese mural de fotos, la mayoría seguían con vida, el resto era simple limpieza, una forma de no aburrirme o de no perder el control.

seguí escuchando sus palabras atentamente, ella solo quería encontrar a alguien, su deseo era casi tanto o incluso mas fuerte que el mio de hacer justicia, pero ese deseo era porque me gusta hacerlo, quería ayudar a los demás, de cierta forma me hacia feliz que los demás fueran felices, pero cuando me quedaba sin eso... no lo se ¿que mas tenia? había hecho un ritual demoníaco, había engañado a mi familia, hasta que finalmente mostré mis verdaderas creencias y fui desterrado, busque sin éxito una forma de contrarrestar la oscuridad en mi interior o de buscar un nuevo poder sin consecuencias, al final solo podía matar criminales para saciar mi sed de sangre, aunque se que lo haría de todas formas sin importar las circunstancias... había renunciado a mi vida con la esperanza de crear un mundo mejor, pero... ¿que haría si nada de eso resultaba?... no podía permitirme ningún tipo de depresión, pero la ira siempre estaba allí.

mientras todo eso pasaba por mi mente la voz de Yuno resonó en mi cabeza "Solo quería que papá y mamá me dieran esa atención... por supuesto que no lo hacia por eso, solo me extraño un poco el repentino cambio de la conversación "seguro esta tan inmersa en sus pensamientos como yo..." a veces nuestros padres eran los responsables, en su caso tal vez, no lo sabia, pero en el mio no lo eran, yo escogí mi camino, nadie mas y no me arrepentía de haberlo hecho.

observe y escuche hasta que "rechazo" la cuchara que le había extendido, solo para apoyar sus manos sobre la cama y después "Quiero que seas tu quien se quede con los postres que hice y que encargué. Esos postres a los que tanto tiempo y amor les dediqué..." dicen que de tal palo tal astilla, no estaría del todo de acuerdo con eso, pero si había algo que compartía con mi padre era el amor por la comida, no al mismo nivel claro, pero los dulces caseros, comida casera, todo lo hecho en casa, ya sea que estuviese quemado o que supiese horrible, no importaba, me daban la sensación de tener un hogar y a veces, de cierta forma, me recordaban a mi madre -si vas a obsequiármelas... me aparte un poco y observe aquella fresa por un momento, luego incline mi cabeza para observar la caja, al final decidí tomar otra fresa para imitar el gesto que Yuno estaba realizando -entonces las compartiré contigo... feliz San Valenti. mencione devolviendole aquella sonrisa antes de abrir la boca para saborear el jugoso fruto.

al terminar probé otra fresa mientras pensaba un poco en sus palabras "...alguien que vio parte de mi lado peligroso y no me discriminó..." recordé tras la primera mordida, seguido por... "No soy mala, Aoshin-kun... Mis alas antes eran blancas, pero se volvieron negras por... por... ¡Pero te juro que no soy mala...! ¡Ayuda!" me había dejado llevar por la preocupación, pero ignore por completo sus comentarios, su forma tan violenta de actuar luego de que yo asesinara a esos tipos, eso había despertado mi interés... curioso que pasara por distraerme como 5 segundos comiéndome un par de fresas -oye... la mire fijamente al mismo tiempo que mi expresión cambio a una mucho mas seria -antes cuando me abrazaste, me pediste que te ayudara... también dijiste que no eras una mala persona... quiero saber... ¿que hiciste? ¿porque terminaste siendo un ángel caído?

imaginar lo que podría decirme... también me hizo recordar cuando estuve a punto de besarla hace tan solo unos momentos, pero que tal si su respuesta a mi pregunta... ¿que haría ni no me gustaba? ¿que haría si ella...? la verdad no quería pensar en eso en este momento, pero no podía evitarlo -solo... en ese momento me incline hacia adelante para observar sus ojos de cerca, no estaba tan serio pero tampoco pensaba sonreírle, solamente trate de transmitir un aura pacifica -es solo curiosidad. eso decían mis palabras, pero mis ojos decían "espero poder confían en ti" o de cierta forma un "no quiero que me mientas" como sea que lla lo percibiera, pero Yuno notaria algo, que yo me había dado cuenta... yo aun no sabia lo que era, pero estaba allí.
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
98354
Reputación :
6
Mensajes :
134

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Re: El Demonio Blanco y el Ángel Caído [Cupido Random]

Mensaje por Yuno Gasai el Dom Feb 19, 2017 3:26 pm

-Si vas a obsequiármelas... me aparte un poco y observe aquella fresa por un momento, luego incline mi cabeza para observar la caja, al final decidí tomar otra fresa para imitar el gesto que Yuno estaba realizando -Entonces las compartiré contigo... Feliz San Valentine.

Le habían puesto una pequeña condición a la fémina para que el aceptara las fresas regaladas. Ella cerró los ojos, llevándo la manga de la pijama frente a sus labios para dejar salir una leve risilla. -Esta bien. - Le observó con dulzura, viendo como el mordía la fresa que ella le había puesto frente a los labios, y repitiéndo el mismo gesto pero para la fresa que el le había dado. Ambos andaban comiendo, pero la joven le buscaba juego a su acompañante. Le daba pequeñas mordiditas en el hombro para llamar su atención, le pokeaba con una fresa en la mejilla y hasta llegó a intentar hacerle cosquillas por el costado. Estaba siendo un poco infantil para aquel entonces, porque quería llamar la atención del jóven. No se atrevía a decirle, pero quería abrazarle, acostarse sobre su regazo y dormir junto a el. No quería tenerlo lejos ni un segundo más. La fémina puso su mano con gentileza sobre los dedos de aquel hombre para poder acariciar alguna parte de su cuerpo. Pensaba decirle que se acostara en su regazo para darle las fresas de comer mientras le masajeaba la cabeza, pero...

-Oye... la mire fijamente al mismo tiempo que mi expresión cambio a una mucho mas seria -Antes cuando me abrazaste, me pediste que te ayudara... también dijiste que no eras una mala persona... quiero saber... ¿Que hiciste? ¿Porque terminaste siendo un ángel caído?

-N-No... No deberías preguntar, nee... A-Aoshin-sama... - Se había puesto nerviosa. No solo por el hecho de que la miraban de aquella forma, no solo por el hecho de que estaba junto a ese hombre que tanto le gustaba a solas, sino por... El tipo de pregunta que el había hecho. Yuno se quedó clavada en su mirada, entendía aquel mensaje a la perfección. El no quería que le mintiera, y practicamente, la había dejado sin salida. Cambiar de tema sútilmente, como había hecho en otras ocasiones, no parecía ser la respuesta. Eso no iba a parecer funcionar ahora que le habían confrontado de aquella forma.

-Aoshin-sama... Debiste... - Bajó la mirada. -Debiste haberme dejado disfrutar esta ilusión un poco más... - Sonríe con nostalgia. -D-Duele... - Acarició con dulzura el rostro de su acompañante, como si estuviera despidiéndose de aquello hermoso que habían creado. La ilusión que estaba viviendo Yuno había llegado a su fin por aquella pregunta. -P-Pensar en eso duele... - No le dolía el haber matado a nadie, pero la pregunta que el peli-negro estaba haciéndole implicaba "indagar" más en su pasado. Algo que ella estaba intentando escapar, pero que siempre, siempre había estado allí. Algo que la perseguía y que no podía sacarse del alma. Era como tener un cuchillo clavado en el corazón. Siempre, siempre estaba presente. Probablemente gran parte de la razón por la que ella no había podido "curarse" mentalmente.

-Al menos déjame creer que soy feliz... - Se lanzó sobre los brazos del peli-negro, rodeándolo del cuello con su brazo derecho, y de la cintura con su brazo izquierdo, y buscó aquellos labios que tanto había estado anhelando. Unió sus labios con los de el para darle al menos un beso de despedida. Sabía bien que la respuesta que daría podría mandarla de vuelta al infierno de vida del que había estado escapando. La ilusión se había roto y ya no había marcha atrás. Las lágrimas comenzaron a caer por las mejillas de la muchacha... Lágrimas pesadas, reales, como si ella misma supiera lo que estaba por venir. Su pecho estaba doliendo, su corazón se estaba apretando. No le gustaba pensar en aquello. No le gustaba pedir "ayuda" pero ya estaba llegando a un límite. Ni si quiera ella misma sabía como podía seguir aguantando el ver como las personas la usaban para luego dejarla atrás.

Le había dado un beso cálido, sincero, pero apasionado. Cuando la pelirrosa entregaba su corazón era para amar, con todo el sentido de la palabra. Sus acciones siempre estarían basadas en lo mejor para su amante, en lo mejor para ella, en lo mejor para ambos. Era egoísta. Nunca había tenido nada "real", así que decidió mandar todo al demonio y comenzar a pensar en ella. La vida le había enseñado que si quería algo, tenía que tomarlo sin importar el método al que acudiera. Yuno había sido víctima de un fatídico destino, sin una figura paternal a la que pudiera servir de ejemplo para "hacer el bien". Ella solo actuaba conforme a lo que creía que era bueno. He ahí por el cual su sentido de la Justicia se había distorcionado en base a lo que más le hacía falta, y a la misma vez lo que más anhelaba tener. Era correcto luchar por la persona que amabas aunque sus manos se llenaran de sangre... Eso era lo que quería que sus padres hicieran por ella... Que la protegieran, que la amaran... Pero al no ver una respuesta positiva, Yuno comenzó a "idealizar" lo que ella entendía que era el amor con lo que hubiera querido que pasara para ella, y ha sido esta una de las razones por la cual la pequeña víctima se salió de control para aquel entonces, convirtiéndose en una asesina.

Se apartó de los labios de su amante con delicadeza. Su rostro estaba ruborizado. Estaba tan cercana al rostro del pelinegro, lo suficiente como para sentir su aliento. Le miró a los ojos con nostalgia, pero con sinceridad... La habitación se iluminó por un rayo que cayó en las cercanías, pero la fémina se quedó tranquila. Amaba las tormentas eléctricas, y la compartiría con aquella persona.

-Quiero mentir... - Confesó. -Quiero mentir, y correr lejos... Pero lo menos que puedo hacer por ti esta noche, para agradecerte todo es... Responder con sinceridad a esa pregunta que tanto he evadido. Yo... - Bien, hasta ahí actuaba como una persona normal. Pero el joven había metido el dedo en la herida emocional. Algo que normalmente evadía con mentiras o evadiendo el tema con una sonrisa pero, la habían acorralado...

"Eres una asesina, Yuno-chan..."

"No... Solo impartí Justicia..."

"Tus alas se tornaron negras y ya no hay vuelta atrás. Amar siempre fue, es, y será tu maldición, Yuno-chan... ~"

"Solo me defendí... Solo me liberé del daño que me hicieron..."

"Nunca fuiste amada por Dios, y por eso Él te ha dado la espalda. No hay lugar para ti en Éadrom, ni en algún otro rincón del planeta. Eres una asesina, y los caídos van a..."

-¡¡NOOOOOOOOOOOOOOO!! - Gritó con su mirada ida, acomodándose en el borde de la cama, quedándo de perfil a su acompañante y tomándose la cabeza con fuerzas con ambas manos. -¡Por favor, detente! ¡Callate! ¡No me lo recuerdes! - Si. Definitivamente no estaba hablando con el pelinegro, parecía estar hablando consigo misma. Estaba en un punto en que casi se halaba los cabellos como señal de auto-castigo o frustracción. La pregunta había tocado un punto sensible, por más enamorada que estuviese, y el no poder escapar de la situación con una mentira o de alguna forma le había puesto nerviosa, incómoda. No quería perderlo por culpa de esos malditos que la convirtieron en lo que era. ¡Maldita sociedad! ¡Maldita humanidad! Se giró a donde Aoshin y tomó sus vestimentas con desesperación. Como si buscase algún tipo de conforte, o como si no quisiera seguir siendo abusada. La poca cordura que le quedaba dependía de el. Estaba depositando su confianza, le estaba revelando algo bastante íntimo, y que el le diera la espalda sería la gota que terminse por romperla. Eso sería como estar en un camino "sin rumbo", y cuando de momento y por fin encuentras una luz de esperanza, esa luz se esfuma y te deja sin ayuda y sin el camino donde caminabas. Era como caer en un espacio vacío. ¿¡Cómo más podría sostenerse de pie!?

-Yuno es una buena chica... - Comenzó a hablar nuevamente en primera persona. -Yuno no lo hizo por gusto... - Era una forma de auto-defensa. Si hablaba así, sentía que estaba hablando de "alguien más" y no de ella. De esa forma se le hacía más fácil desahogarse. Su personalidad estaba dividida... -Yuno siempre le pidió a Dios que la ayudase a superar los momentos difíciles de su vida, que la ayudase a reconciliarse con sus padres... Pero Dios nunca ayudó a Yuno, y Yuno quiso suicidarse tirándose de un puente... - Sonrisa vacía. Apretaba las vestimentas de Aoshin con sus manos temblorosas.

-Entonces vino él y la salvó, evitando que Yuno se tirara del puente. Él... La persona que le susurró palabras bonitas a Yuno en el oído, la persona que la enamoró, el que le hizo promesas que nunca cumplió. - Desplegó sus alas negras sonriéndo de los nervios. -Yuno encontró un nuevo propósito para vivir gracias a él... Sus alas eran hermosas, eran blancas y brillantes. Yuno estaba feliz porque por fin podía proteger a alguien... Makoto había salvado a Yuno aquella noche, y Yuno volvió a ser feliz y juró proteger a Makoto ante todo... Ella se rehabilitó y salió de su depresión gracias a el... - Sonríe con nostalgia, pero su mirada no sabía a donde llevarla. Le dolía contar esa historia. No sabía si mirarle a los ojos, o hacia abajo, o hacia el lado. Estaba en un frenesí nervioso. Pero había revelado una información importante: Ella antes de haber sido un ángel caído, había sido un ángel guardián. Por eso tenía tanta devoción a la lealtad, a las promesas y a los juramentos. Pero personas habían apuñalado tantas veces ese pequeño ángel que no pudo resistir más y cayó en la locura.

-Pero... Pero... Makoto engañó a Yuno... - Sus palabras se entrecortaban, casi no podía hablar. -...con la persona que había sido su confidente, con su mejor amiga, la que le había dado ánimos a Yuno para que saliera con Makoto... Y Yuno ya no pudo soportarlo... Ya no le quedaba nada... - Decía aquellas palabras ahora mirando para abajo. Mordiendo un poco su propio labio inferior, pensando como demonios sacaba el valor para continuar la historia, pero a la misma vez pensando qué podía estar el joven pensando de ella. ¿Lo estaba asustando...? Esperaba que no, porque la mejor parte de la historia apenas comenzaba. -Yuno se quebró... Yuno deseó haberse muerto cuando intentó suicidarse. Yuno debió haberse muerto... Pero ese día, Yuno comprendió una cosa, una sola cosa...

Spoiler:

Los recuerdos atacaban su mente como cuchillas punzantes: Su madre agarrándola de los cabellos y tirándola al suelo para patearla, para gritarle cuanto la repugnaba. Ella pidiéndole disculpas por los errores que creía haber cometido, pero recibiéndo el castigo cruel de la persona que se supone debía protegerla. Su padre simplemente le ignoraba, haciéndose el que no sabía nada, o simplemente aliándose con su madre en otras ocasiones para hacer de su vida un infierno. Casi todos los días era encerrada en una jaula de una habitación oscura sin cenar, como castigo a las "malas" calificaciones que sacaba. La chica ya no sabía como hacer para pedir perdón, era la palabra que más usaba después de todo. Disculparse por hacer todo a la supuesta incomodidad de otros, pensando que era lo correcto, disculpándose por estupideces. ¿En la escuela? Era una estudiante de admirar, pero los niños envidiosos la acorrabalan para quitarle el almuerzo y el dinero que había llevado para chucherías, o para romperle la tarea, patearle la mochila y patearla a ella. Para decirle psicópata. Era una niña que solo se recostaba de la pared llorando en silencio mientras le golpeaban y la dejaban tirada en el suelo. La pelirrosada tenía poderes de curación, y para ese entonces siempre había pensado que utilizaría sus poderes para "ayudar a las personas", para curar sus heridas físicas y las heridas del alma. Sin embargo, hubo una persona a quien ella nunca pudo ayudar: A si misma.

♥ Flashback ♥

Estaba mirando el cuerpo de sus padres en el suelo, sin vida...

Spoiler:

-N-No... Yo no quería... D-Despierten... - Se acercó corriendo a ellos. -Perdón... Por favor... Perdonenme... Yo no quería... ¡Perdonenme! - Moviéndo sus cuerpos. -¡Despierten! ¡No se vayan! ¡No se mueran! ¡Perdonenme! - Se tiró encima de ellos a llorar sin consuelo.

Pero en parte... En parte se sentía bien. Se había liberado de unas cadenas que la estaban atando: Ya no volverían a ponerle una mano encima para maltratada.

Era un sentimiento mixto y confuso...

"Pero su pureza e inocencia habían desaparecido el día de la muerte de sus padres... El día en el que asesinó por primera vez..."

♥ Presente ♥

La pelirrosada subió su rostro para mirar a Aoshin a los ojos sin tener control de sus propias lágrimas. No podía detenerlas aunque quisiera...

-Yuno había sido abandonada por Dios... - Su tono de voz había cambiado. Era aquella voz que Aoshin había escuchado cuando la fémina estaba con los criminales. Una voz mas madura. La joven comenzó a reír de los nervios.

-Así que decidí tomar la Justicia con mis propias manos. ~ ♥ - Sonrisa nerviosa. Ya no se había mencionado a si misma en primera persona. Probablemente estaba bloqueando, de alguna forma, el dolor que tenia dentro cuando sacó esa personalidad. Por unos momentos puso su dedo índice sobre el labio inferior de Aoshin para poder coquetearle. -Si Dios no me escuchaba, y si Yuno era un ángel, entonces Yuno debía ayudar a la humanidad. - Le sonríe. -Mi único pecado, Aoshin-sama... - La joven se levantó de la cama retrocediendo algunos pasos hacia atrás y le miró con decisión, pero su mirada se veía perdida en la locura, aun así, mantenía una sonrisa nerviosa en el rostro.

-¡¡Mi único pecado fue haber amado con locura!! ¡¡Hahahahahahaha!! - Comenzó a reír en un estado de psicosis, poniéndo su mano sobre la parte izquierda de su rostro, con el area de sus ojos ensombrecida. -¿¡Por qué Dios tuvo que abandonarme y maldecirme cambiando mis alas!? ¿¡Por qué no castigó a Makoto, por qué no castigó mi amiga, por qué no castigó esos niños que me hicieron daño en la escuela!? ¿¡POR QUÉ NO CASTIGÓ MIS PADRES QUE TANTO DAÑO ME HICIERON, MALDITA SEA!? - Si sus padres hubieran estado ahí para ella, Yuno habría podido resistir la traición de Makoto de su mejor amiga y los problemas sociales en la escuela y hubiera podido salir hacia adelante. Pero el destino... -¡¡Yo solo...!! ¡¡Yo solo empecé a impartir Justicia!! Y todos ellos pagaron por hacerme daño... - Dejó caer su cabeza de lado y observó a Aoshin con una sonrisa psicópata. -¡La traición, no importa que tipo de traición sea, grande o pequeña, le hará daño a la humanidad! ¡No solo las personas que asesinan, sino aquellas personas que engañan también hacen daño! ¡Y yo no podía permitir que esas personas siguieran vivas haciéndole daño a los demás! ¡Alguien tenía que detenerlas antes que volvieran a engañar a alguien más, y lo hice...! ¡Era mi responsabilidad como ángel guardián hacerlo! ¡Hahaha...! - Se recostó de la pared para sujetarse de algo. No quería caer al suelo por el descontrol que tenía. Sus alas de ángel desaparecieron, dejándo algunas plumas negras sobre el suelo. Se llevó la mano con discimulo al costado donde tenía la herida de bala. Sin querer se había lastimado, pero por suerte no había comenzado a sangrar. -Todos ellos son demonios disfrazados de humanos... Los traidores solo quieren hacernos daño... Y yo ya no pude ver como el mundo se iba al demonio, así que los maté... A mis padres en defensa propia, y a todos los demás para traer Justicia...

Entrecerró sus ojos mirándo a Aoshin con interés...

Spoiler:

-Volvería a hacerlo si pudiera... Para proteger la persona que ame, o para impartir Justicia. - Se quedó mirando a Aoshin de arriba a abajo. Se llevó su mano derecha a su pecho. ¡M-Maldito sentimiento...! ¿¡Qué era aquella sensación de calor que recorría su cuerpo!? ¡Su corazón no dejaba de retorcerse! ¡Su estómago tenía mariposas revoloteando! ¡Aaagh...! ¡Se había desahogado con ese hombre! ¡No, no, no! ¡Eso estaba mal! Pero su demisexualidad la hacía sentirse más atraída hacia él. Habían compartido tanto, en tan poco tiempo. Y Yuno, por amor, había decidido decirle la verdad... Gran parte de su vida que no le decía a cualquiera, por más amigo que fuera de ella. Practicamente se había puesto una navaja imaginaria en la garganta porque quería estar cerca de ese hombre. "Arriesgar para perder o ganar..." y ella no quería perder a Aoshin por una mentira como la que pensaba decirle. Pero ¿lo perdería si el pensaba mal de ella? Ahora que había visto parte de su lado caótico, de su lado psicópata... Ahora que sabía parte de quien era ella realmente y lo que estaba dispuesta a hacer por amor...

¿¡Por qué se había enamorado tan rápido, como pasó aquella vez con Makoto!? ¡Yuno había decidido tomarse las cosas con calma la próxima vez que se enamorara! ¡Ella quería conocer mejor a la persona con la que fuera a compartir su vida...! Pero ahí estaba, devorándo a ese hombre con la mirada queriéndo hacerlo suyo. La lluvia comenzó a caer con fuerza en las afueras del lugar.

"C-Calmante, Yuno... A-Apenas se conocen..." - Sus pensamientos daban mil vueltas, intentando ser racional. "Y-Ya has dicho demasiado, además, no sabes si te ama, o si te traicionará como Makoto, o que reacción tendrá..."

"¿Dije demasiado...? - En parte no recordaba cuanto había dicho... Su auto-defensa había bloqueado parte de lo que pasó. Yuno quería reprogramarse para actuar o pensar de otra forma, era una manera de escapar de aquella realidad... Fingir ser quien no era, intentar cambiar su instinto asesino para ser aceptada y ser amada... "Si dije demasiado, entonces con más razón debo escogerlo a el... "

"¡No puedes seguir obsecionandote!"

"¿Obseción...? No... No conosco esa palabra... Todos creen saber el significado del amor, pero a la hora de la verdad, ¡nadie lucha realmente por las personas que aman...! "

-Aoshin-sama...  ♥ - Su voz se había hecho dulce, pero su apariencia seguía diferente... -Aoshin-sama... - Dijo con su cuerpo tembloroso. -Lo protegeré aunque me odie, aunque me cueste la vida, aunque tenga que matar a todo un ejército por mi misma, porque usted acaba de ver mi alma... - Su instinto de ángel guardián había despertado. Aquella confesión había sido muy importante para ella. -Lo amo tanto... Y trabajaré cada día de mi vida para entregar mi devoción a usted... Para amarlo más e impartir mi Justicia en quien se atreva a hacerle daño... - Recuesta su cabeza de la pared sonriendo. Cerró los ojos y se quedó pensando. -Si me tiene miedo y piensa matarme, al menos sepa que morí amándole con locura...

M-Maldito cupido...




No estoy loca... Yo solo amo con locura... ~ ♥

MIIII SHIN-SAMAAAAAAAA >__<:

¡Gracias por los Stamps, Red! ^^

♥️ Ficha ♥️ Cronologías & Relaciones ♥️

avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
55168
Reputación :
20
Mensajes :
327

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Re: El Demonio Blanco y el Ángel Caído [Cupido Random]

Mensaje por Mamiko Sakakibara el Lun Feb 20, 2017 5:45 pm


+48 Horas

Plazo del tema extendido debido a la situación de sus primeras parejas.

¡Sigan roleando!



Fan:



Gracias ;u; Los hamo:
avatar

Salón :
3 A
Edad :
19
Dromes :
476011
Reputación :
49
Mensajes :
1172

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Re: El Demonio Blanco y el Ángel Caído [Cupido Random]

Mensaje por Aoshin Monji el Mar Feb 21, 2017 12:23 pm

De inmediato se puso nerviosa ante mi pregunta "N-No... No deberías preguntar, nee... A-Aoshin-sama... tenía la impresión de que eso no terminaría bien, pero era mejor que lo supiera ahora, tenía que decidir lo que debería hacer conforme a lo que me dijera, antes de cualquier otra cosa -tenía que preguntar, necesito saberlo Yuno. el pasado puede ser doloroso, pero no podemos escapar de él, no podemos enterrarlo y pretender que nunca hubiese existido, simplemente no podía quedarme sin esa respuesta.

Permanecí a la expectativa, observándola, sin cambiar mi expresión ni por un segundo " Al menos déjame creer que soy feliz..." fue lo que dijo antes de abrazarme nuevamente, pensaba que no sería muy diferente a lo que había sucedido hace tan solo unos instantes, pero ella... ella me beso... "no, tengo que..." pensé en apartarla de inmediato, pero luego de sentir aquellos labios acariciando los míos, esa calidez en mi corazón... simplemente no pude, así que me deje llevar y correspondí aquel beso, incluso pude permitirme olvidarme de todo lo demás, por ese pequeño momento dejo de importarme lo que sea que pudiese haber hecho "si tan solo... no, tengo que saberlo..." pensé luego de que Yuno comenzara a apartarse lentamente, sentir su respiración, mirar ese bello rostro y esos ojos... ¿acaso...? no, no podía, era imposible que me hubiese enamorado de ella así de fácil ¿cierto? ni siquiera la conocía.

sus palabras hicieron que volviera a concentrarme en lo que sucedía, me estaba confesando que quería mentirme, pero que no lo haría, probablemente hubiese sido más fácil de esa manera, pero lo que hizo después, solo hizo que me preocupara aún más, se alejó y comenzó a gritar, gritarle... ¿gritarse a sí misma? no lo sé "parece que está a punto de quebrarse..." inestable, lucia realmente mal, hasta que comenzó a contarme lo sucedido, de una manera un poco extraña, pero parecía ser su forma de lidiar con todos esos recuerdos, así que escuche atentamente, pero hubo una cosa "...Yuno quiso suicidarse tirándose de un puente..." al escuchar eso, una parte de mí se arrepintió de haberle hecho aquella pregunta, no podía imaginar el dolor que sentía palabra tras palabra "Pero... Pero... Makoto engañó a Yuno..." sabía lo que venía y una parte de mi quería pedirle que se callara, aunque solo me quede allí, en completo silencio "Así que decidí tomar la Justicia con mis propias manos." yo podía identificarme perfectamente con esa frase pero... "ya no pude ver como el mundo se iba al demonio, así que los maté..."

Apenas podía mirarla en ese momento " debemos erradicar el mal sin importar que tan pequeño sea, tu podrías hacerlo si quisieras, pero... eres débil padre!!!... y en realidad no me importa si haces algo, no me importa lo que ustedes piensen, nunca me importo!!!... no te necesito me oyes!!! No necesito de nadie!!!... lo haré yo solo..." mientras la escuchaba no para de pensar en ese día, cuando me fui de Éadrom hace tantos años, cuando mi propia familia me dio la espalda... no, cuando todos me dieron la espalda, aunque realmente no me importo y sigue sin importarme, pero... " Si me tiene miedo y piensa matarme, al menos sepa que morí amándole con locura... " en ese punto había terminado de hablar y yo estaba decidido "si ese es su verdadero ser, si era es su forma de pensar... creo que... debería... matarla ahora mismo...

me levante de la cama lentamente y me acerque a ella con una mirada completamente fría, sin emociones, esa mirada que solía tener cada vez que luchaba con alguien, la misma que tuve al matar a esos tipo de la calle -así que eso es lo que realmente piensas... en ese momento una de mis cadenas se elevó por sobre mi hombro, con el omori apuntando directamente hacia su frente, como un bala lista para ser disparada -entonces... inmediatamente después el extremo filoso salió volando a gran velocidad hasta llegar a su frente... pero no pasó nada, no le hice absolutamente nada, ni siquiera una pequeña marca... no podía.

Aquella cuchilla permaneció en su lugar por unos segundos, mientras que todo volvía a quedar en silencio, apenas podía escuchar la lluvia y algunos estruendos a la distancia, hasta que finalmente la cadena se alejó de ella y regreso a su lugar dentro de mi suéter -si en serio estabas dispuesta a dejar que te matara... me acerque aún más a ella antes de terminar la oración y sin siquiera parpadear, yo... le di una bofetada -eres una tonta... ellos te hicieron sufrí mucho, tu solo hiciste lo que consideraste justo... ¿porque debería odiarte? puede que te hayas excedido, pero me da igual, no es peor a lo que yo he tenido que hacer y lo hice por la misma razón que tú, justicia, pero lo importan es... ¿porque debería importarte lo que yo piense?... yo no quiero que y no necesito que me protejas, no quiero que hagas nada por mí, no debes entregarle tu vida a nadie Yuno, no puedes regalar tu amor, ni vivir para otra persona... eso ultimo me hacía sentir como un completo hipócrita, tal vez debería comenzar a seguir mi propio consejo... tras pensar en eso y decir esas palabras, observe sus bellos ojos al mismo tiempo que tomaba su rostro con delicadeza, mientras me acercaba cada vez más a ella, hasta que termine por acariciarla de nuevo, el dulce sabor de sus labios mezclado con lo amargo de sus lágrimas, solo quería que se olvidara de todo eso, tal como yo lo había hecho, solo por un momento.

-no quiero que me des tu vida y no voy a darte la mía, pero... una vez que te conozca, que tú me conozcas, que aprendamos lo bueno y lo malo del otro, cuando realmente estés enamorada de mi... nuestras vidas... cuando eso pase, tal vez podamos compartirlas. me detuve por un momento a pensar en lo que había dicho... acaso yo... ¿le había pedido que se casara conmigo?... no , claro que no, al menos no en ese momento, simplemente... "un paso a la vez shin, un paso a la vez." me di la vuelta después de decir aquellas palabras y di un par de pasos en dirección a la cama, antes de detenerme sentarme en un costado de esta [color=#ff0000]-es suficiente... estas herida, tienes que descansar y ya es un poco tarde... yo... lo siento Yuno... lamento mucho el haberte golpeado.
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
98354
Reputación :
6
Mensajes :
134

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Re: El Demonio Blanco y el Ángel Caído [Cupido Random]

Mensaje por Yuno Gasai el Mar Feb 21, 2017 2:26 pm

Aquel beso había sido mágico, único. Sentía que el peli-negro era su única fuerza en esos momentos. No quería dejarlo ir. Quería hacerlo suyo, estar con él en todo momento hasta que pudiera satisfacer aquellas ganas inmensas que tenía de dar todo el amor que en su vida estuvo buscando. Quería hacer feliz a su compañero, feliz... No importaba si tuviera que mutilarse un brazo para hacerlo... ¡Solo quería verlo sonreír! Resolver todos sus problemas, ponerle una estatua, ¡lo que demonios fuera aquella idolatría! Yuno no podía permitir que ese hombre sufriera a causa de factores externos. Era por ello que sentía que debía ser su escudo, su espada, su todo... Su amor era verdadero, pero tenía un defecto, lo llevaba al extremo convirtiéndolo en un amor enfermizo. Los sentimientos estaban ahí, pero el como poder "trabajar" con los sentimientos se le era difícil. ¿Lo peor? Que ella estaba tan cegada en su propia ideología de lo que era amar, que sobreprotegía esos pensamientos como si fuera una pequeña esfera de cristal que se iba a desmoronar si se caían al suelo.

No, no, no... Aoshin-sama era de ella, solo para ella... Ya por fin había encontrado una persona que le había... ¿Correspondido...? Ella lo amaba, y sabía que Aoshin-sama la amaba a ella. Solo tenía... Solo tenía que usar todos los métodos necesarios para que Aoshin-sama recapacitara y se fijase en ella. ¡Tehhehe...! ¡Hahahahaha maldita sea!

Lo había hecho... Yuno había abierto su "alma" a una persona por primera vez. Sinceramente, aquella confesión había sido mucho más íntima que acostarse en la cama y hacerle el amor a ese hombre. ¿Por qué? Porque la pelirrosada estaba enseñándole su alma, dándole su confianza, teniéndo una intimidad con el que no había tenido con cualquier otro. Él estaba viendo su aterradora verdad.

-Si me tiene miedo y piensa matarme, al menos sepa que morí amándole con locura... - Había cerrado los ojos. Su vida estaba en manos de Aoshin-sama. ¡Que el decidiera como hacerle! Originalmente ella no se dejaría matar tan fácilmente. Pero al estar con una crisis depresiva pensó que "Era mejor morir amándole, que vivir el resto de sus días sin su amor." Ya estaba bastante destrozada como para seguir viviendo muerta en vida buscándo un propósito, buscándo a quien podía proteger como el ángel guardián de la muerte que era.

Escuchó a Aoshin moverse, y luego el sonido de unas cadenas. Esbozó una sonrisa sincera a pesar de estar en su forma original. Así que el lo había decidido, ¿huh? Había tomado la decisión de terminar con su vida. Bien. Estaba preparada para por fin liberarse de ese mundo de sufrimiento y amargura eterna... ♥ ¿Y qué mejor que en las manos de su ser amado? ♥ Podría dedicarle los últimos latidos de su corazón, sus últimos suspiros... ¡Aoshin-sama...! Lo nuestro había comenzado fugaz, había durado tan poco... Pero le juro... ¡Le juro que con usted logró sacar de mi los sentimientos más fuertes que he tenido al amar una persona! ♥ ¡Que mi vida sea suya, Aoshin-sama...! Lo estaré protegiéndo desde el mismísimo infierno... ¡Hahahahahaha!

Por lo visto iba a ser una muerte rápida. Sintió la cadena lanzarse por ella y luego el sonido de estas deteniéndose abruptamente justo frente a su frente, pero sin hacerle ni un rasguño. ¿Ein...? ¿Aoshin-sama había decidido hacerla sufrir un poco más...? Abrió los ojos lentamente para ver como las cadenas guardaban dentro de sus vestimentas, y luego ver el peli-negro se acercaba a ella para darle una cachetada. Los ojos de Yuno brillaron por la nostalgia de la situación. Ella se había llevado su mano a la mejilla, con el rostro aún volteado.

-Eres una tonta... ellos te hicieron sufrír mucho, tu solo hiciste lo que consideraste justo... ¿Por qué debería odiarte? Puede que te hayas excedido, pero me da igual, no es peor a lo que yo he tenido que hacer y lo hice por la misma razón que tú, justicia, pero lo importan es... ¿Por qué debería importarte lo que yo piense?... Yo no quiero que y no necesito que me protejas, no quiero que hagas nada por mí, no debes entregarle tu vida a nadie Yuno, no puedes regalar tu amor, ni vivir para otra persona...

Era una cachetada que le había dado a Yuno para hacerla reaccionar. Lo supo por aquellas palabras... Pero... ♥ ¡Ah! ♥ ¡Yuno se dió cuenta de algo! A Aoshin-sama le gustaba cachetear, le gustaban los golpes, le gustaba la sangre... Eso solo significaba una cosa... ♥ ¡Aoshin-sama era fan del sadomaso! ♥ ¡Aoshin-sama era impresionante! ¡Tanto, que Yuno estaba dispuesta a aprender más sobre el sadomaso para impresionarlo! -A-Aoshin-sama... - Sus ojitos brillaron al haber conocido esa parte oscura de su Aoshin-sama... A-Así que por eso llevaba cadenas encima... El sabía que iba a conocer a Yuno esa noche y se preparó más que bien, para atar a Yuno con las cadenas. ¡Aah! ♥ ¡Aoshin-sama! ♥ ¡Usted hará que yo me muera de amor en sus brazos de tan solo pensarlo...!

P-Pero... ¿¡Con quién más habrá usado esas cadenas!?

Volvió a la realidad con la cabeza baja, pero ahora de pena...

El entendía sus palabras, su historia... El entendía las razones por las que Yuno había matado a los que le hicieron sufrir. El peli-negro era una persona diferente. Algo había roto el corazón de Yuno, y fue cuando el dijo: "Yo no quiero que y no necesito que me protejas, no quiero que hagas nada por mí, no debes entregarle tu vida a nadie Yuno, no puedes regalar tu amor, ni vivir para otra persona." Eso hizo enfurecer a la pelirrosada... ¿Por qué? ¿¡Por qué demonios Aoshin-sama no aceptaba su amor TAL CUAL!? En un movimiento brusco, la pelirrosada le devolvió la cachetada a Aoshin. Su mirada estaba llena de rabia. ¡El no la entendía del todo! P-Pero luego... Luego se dió cuenta de lo que había hecho. ¡Había lastimado al ser que había jurado proteger! Su semblante estaba confuso... ¿Q-Qué... Qué había hecho...? Bajó la mirada, sintiéndose derrotada...

-Aoshin-sama no me entiende del todo... Aoshin-sama debe aceptar que yo debo protegerlo... Porque esa es parte de mi naturaleza. - Subió la mirada y le sonrió a Aoshin. -Si lo que tiene es miedo de perderme, Aoshin-sama, no se preocupe. No voy a dejarme vencer tan fácilmente... Si Aoshin-sama ama a Yuno, si Aoshin-sama confía en Yuno, eso me dará esperanza, y me motivará a seguir viviendo. Me dará una razón por la cual vivir. - Acarició el rostro del jóven por el área donde le había propinado la cachetada. -Protegeré a Aoshin-sama de cualquier peligro, cosa y persona que le haga daño. Porque ese es mi deber. ¿Lo recuerdas...? - Un hermoso brillo negro combinado con toques violetas apareció atrás de su espalda. -Soy su ángel guardián. Soy su ángel de la muerte... Y ese es mi deber, Aoshin-sama... Proteger una persona hasta la muerte. Y yo... - Bajó la mirada nerviosa. ¿Regalar su amor...? ¿Estaba ella regalando su amor...? Pero ¿no era eso lo que las personas querían? ¿No era eso lo que ella quería? Amor... Lo que le hacía falta... Aquel sentimiento tan poderoso... -No creo que esté regalando mi amor. Yo solo... Yo solo amo sin ponerme barreras, sin limitar mi corazón, sin negar lo que siento. ¿Para qué? La vida es muy corta para ello... - Tomó la mano de Aoshin y le dio una pequeña mordidita a su dedo índice. -Hmhmhm... ~ ♥

-No quiero que me des tu vida y no voy a darte la mía, pero... Una vez que te conozca, que tú me conozcas, que aprendamos lo bueno y lo malo del otro, cuando realmente estés enamorada de mi... nuestras vidas... cuando eso pase, tal vez podamos compartirlas.

Otra vez... Otra vez se negaba a aceptarla... ¡Este chico era un hueso duro de roer!
Y ahora le decía "Cuando realmente estes enamorada de mi..."

-Aoshin-sama... Tu... ¿Realmente estás dudando de mis sentimientos...? - Le miró con una psicosis sensual. (?) Es decir, entre su mirada loca-misteriosa, y su sonrisa aun más, ya no sabía ni que podía estar pasando por los pensamientos de esa mujer. Pero ella solo acercó su rostro al de ese hombre, para mirarle a los ojos con interés. ¿La estaba retando de una forma cariñosa? Tehehehe. ♥ ¡Si Aoshin-sama no creía en su amor, entonces ella solo tenía que demostrarselo! ¡Hahahahahaha!

Spoiler:

Se había resentido por dentro, sintiéndo como parte de su corazoncito se caía en pedazos. ¡Aah! ♥ ¡Pero no importaba! Ella estaba dispuesta a enfrentar el reto.

-No olvides algo, Aoshin-sama... Yo no quiero una persona que me ame por mi lado bueno. No quiero alguien que me ame solo porque soy amable, linda, tierna... Eso cualquiera puede hacerlo. Yo quiero alguien que me ame por quien realmente me he convertido... - Tomó las manos de Aoshin y las llevó a su pecho. -No todos pueden amar a Yuno cuando está llena de sangre... Pero ¿podrás soportarlo...? - Le miró a los ojos, mordiéndo su propio labio inferior. Le había lanzado un reto al peli-negro. Ella no quería que la amaran solo por quien el había conocido sonriéndo con amabilidad, o siendo torpe, ingenua... Ella quería que Aoshin-sama también aceptara sus demonios internos... ¿Sería capaz...?

Lo dejó ir para que se fuera a sentar al costado de la cama. Yuno cerró los ojos, llevó la manga de la hakama a sus labios y dejó salir una pequeña risa traviesa.

-Es suficiente... Estas herida, tienes que descansar y ya es un poco tarde... Yo... Lo siento Yuno... Lamento mucho el haberte golpeado.

-Eres muy inocente, Aoshin-sama... ♥ - Se acercó a la cama y se sentó con cuidado. -Una herida de bala no es nada para mi. Y no se preocupe por el golpe, ya estamos a mano. ♥ - Llevó sus labios a los del peli-negro para rozarlos con los suyos a la vez que acariciaba sus cabellos. -¿Qué está pasando...? Ooh.. ~ Mira nada más... ♥ - Yuno llevó sus labios al oído de Aoshin. -Parece que solo hay una cama... - Susurró, mordiéndole la oreja con suavidad. -Podemos ir practicando en dormir juntos para cuando nos toque compartir nuestra vida juntos... ♥

Se apartó levemente de el, dejándo salir una risa divertida de sus labios. ¡Aaah! ~ ¡Nada como molestar a Aoshin ♥! Le miró a los ojos para ver la posible expresión graciosa en su rostro. ¡Hahahahaha!

La fémina se acostó en la cama y tomó a Aoshin de sus vestimentas para halarlo hacia ella.

-Lo decía en serio, así que acuestate y duerme conmigo, o te seguiré a donde quiera que vayas. ♥ - Ríe levemente. -Te amo, Aoshin-sama... Por si no lo entendiste antes, vuelvo y te lo repito. Te amo, y no dudes de mis palabras... ♥ - Tomó las sábanas para arropar el cuerpo de ambos. Sin embargo, ella buscó los brazos de Aoshin para aferrarse a su cuerpo. Así mataba dos pájaros de un tiro: Evitaba que se le fuera corriendo, y podía sentir el calor de su ser amado... ~ ♥




No estoy loca... Yo solo amo con locura... ~ ♥

MIIII SHIN-SAMAAAAAAAA >__<:

¡Gracias por los Stamps, Red! ^^

♥️ Ficha ♥️ Cronologías & Relaciones ♥️

avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
55168
Reputación :
20
Mensajes :
327

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Re: El Demonio Blanco y el Ángel Caído [Cupido Random]

Mensaje por Aoshin Monji el Mar Feb 21, 2017 6:58 pm

no conseguiría que cambiara su forma de pensar en una noche, eso ya lo tenia mas que claro, ahora solo me preguntaba si de verdad podría o si debería dejarla ser como es "Aoshin-sama no me entiende del todo... Aoshin-sama debe aceptar que yo debo protegerlo... Porque esa es parte de mi naturaleza." así era ella ¿esa era la única forma que conocía de demostrar su amor? ¿acaso era feliz actuando de esa forma? la palabra "hipócrita" no dejaba de rondar mi cabeza con cada palabra que le escuchaba decir "tu buscas protegerme y yo busco proteger a los demás... tu tienes tu extraña forma de hacerlo..." en ese momento imagine todo lo que había tenido que hacer, dejar a mi familia, un complicado ritual demoníaco, una búsqueda de algo que me ayudara a controlar mi poder, para terminar regresando sin nada, para asesinar a mi padre y limpiar las calles de Éadrom de todo mal, causando múltiples baños de sangre en el proceso "parece que no soy tan diferente a ella."

lo siguiente que llamo mi atención fue su pequeño "desafió" que, a mi parecer no era tal cosa "No todos pueden amar a Yuno cuando está llena de sangre... Pero ¿podrás soportarlo...?" lo dijo como si lo hubiese olvidado, recién le había dicho que no importaba lo que hubiese hecho ¿que si podía amarla sin importar lo que hubiese hecho o lo que pudiese hacer? claro que podía, no tenia ninguna duda de eso ¿podría quedarme de brazos cruzados si ese lado oscuro se salia de control? de eso no estaba completamente seguro ¿como podría matar a alguien que amo? tal vez por eso no quería aceptarlo, en realidad estaba enamorado de ella.

me quede sentado en la cama, pensando mientras miraba hacia la puerta "Parece que solo hay una cama..." ya tenia pensado dormir en otra parte, pero ella parecía tener otros planes, la verdad me dio igual la pequeña mordida en mi oreja, simplemente di un suspiro ante aquella acción, pensé en ignorarla hasta que tomo mi ropa e hizo que me acostara sobre ella -si igual vas a seguirme prefiero dormir aquí... buenas noches. al diablo, lidiaría con ella en la mañana, de momento me limitaria a observar la tormenta a través de la ventana, hasta que pudiese quedarme dormido.

al día siguiente...

mentiría diciendo que fue una mala noche, no llegue ensangrentado, golpeado o con daños internos, ademas de haber dormido como un bebe -que aburrido... estaba sentado en el suelo, observando mi pequeño mural de la muerte, jugando con la cadenas de mis armas y afilando algunas cuchillas para pasar el rato "al menos pude distraerme un poco" pensé mientras observaba de reojo a mi acompañante, al final de cuentas, no la había rescatado para matarla yo mismo, eso seria una perdida de tiempo y de esfuerzo, solo me quedaba cuidar de ella hasta que estuviese mejor. Me levante temprano esa mañana, fui a la tienda a comprar algo de comer, le cocine algunos huevos, tocino, tortillas y le prepare un jugo de naranja, todo colocado sobre una bandeja junto a la cama, en mi mesa de noche "vaya que eres idiota..." lo ultimo que hice después de eso fue innecesario, compre una pequeña rosa y la deje junto al desayuno, bueno... desayuno post San Valentin.

por mi parte... una pizza... si, no tenia porque esforzarme en eso, después de mirar todo mi "esfuerzo" fui a darme una ducha y regrese a la habitación -oye! una bala entre las costillas no es razón para dormir tanto! mencione mientras terminaba de ponerme mi camiseta, para luego regresar a mi punto de observación, aunque ahora me concentraría en leer mi diario -levántate antes de que se enfrié y recuerdame que debo cambiarte los vendajes. así era damas y caballeros, de salvador a enfermero... con suerte seria por muy poco tiempo y de igual manera, no es como si tuviese otra cosa que hacer el resto del día.
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
98354
Reputación :
6
Mensajes :
134

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Re: El Demonio Blanco y el Ángel Caído [Cupido Random]

Mensaje por Yuno Gasai el Mar Feb 21, 2017 8:20 pm

-Si igual vas a seguirme prefiero dormir aquí... buenas noches.

Vaya... Se había vuelto un poco directo y frío cuando le respondió de aquella manera. ¡Aaah! ~ Pero no importa. Estaba en los brazos de Aoshin y eso era lo que importaba. ♥ No se le había ido del lado, así que eso era buena señal de que la quería. Por ahora, cerraría los ojos y se quedaría escuchando la tormenta eléctrica, la lluvia que caía fuertemente sobre el apartamento, sentía la brisa que entraba por la ventana. Todo aquello podía disfrutarlo en brazos de ese hombre que recién conocía... ♥

La pelirrosada se había dormido pensando en el día siguiente. Tenía que levantarse a hacerle desayuno a su compañero. Lo que no sabía era que... Bueno, el chico no tenía nada de comer en la nevera. No había investigado su casa, después de todo, y ella pensó que era un hogar "normal". Sin embargo, no pudo ser. Se había quedado dormida por más tiempo del que se había programado a dormir.

-¡Oye! ¡Una bala entre las costillas no es razón para dormir tanto! -Nyaaaum... =__= - Abrazó una almohada soñolienta y se giró hacia el otro lado. Quería seguir durmiendo para aprovechar el frío de aquella mañana. -Levántate antes de que se enfríe y recuerdame que debo cambiarte los vendajes.

¿Ah...? ¿Que se enfríe que cosa? Yuno abrió los ojos y se giró para mirar el desayuno que estaba sobre la mesa de noche. Se quedó sorprendida. Se le enternecieron los ojos y miró al peli-negro con ternura.

-Muchas gracias, Aoshin-kun... - Le sonríe con calidez, sentándose sobre la cama, recostándose de su espaldar y tomando la bandeja del desayuno para ponerla sobre su regazo. Yuno parecía mucho más calmada, a diferencia de la noche anterior. Era como si la chica que el había conocido no existiera, y en su lugar le dejaron una amable y educada. Tomó los utencilios y comenzó a comer del desayuno que su amado le había dejado. ♥ Y si, había cambiado el "sama" por "kun". Probablemente era algo que seguiría haciendo. Ella le llamaba dependiendo de como se sentía a la hora de pronunciar su nombre. A Yuno se le hacía entretenido ese juego que tenía con el nombre de Ao-kun. ~ Después de todo, pronunciar su nombre le era divertido.

Mientras comía, la pelirrosada se había quedado pensando en la noche anterior. Había conocido a Aoshin, que le salvó la vida de unos criminales. Todo había sido tan rápido y tan loco, y ella no se podía explicar el por que. El cupido los flechó a eso de las diez de la noche, así que las 24 horas no se habían cumplido aun. Dado que ahora estaban a 15 de febrero y seguía sintiéndo algo por Aoshin, Yuno aceptó aquellos sentimientos como "reales" y no como una "aventura" de pasar la noche con alguien por pura nostalgia que daba el día de ilusiones falsas. Bueno, eso iba a sonar cursi, pero probablemente celebrarían los Aniversarios de su noviazgo ese día tan ... Eh ... Rosado. Comía mientras pensaba en todo aquello, hasta que se detuvo para tomar un sorbo de su jugo de naranja.

-Nee, nee, Aoshin-kun. ¿Puedo hacerle algunas preguntas que me tienen pensando desde anoche? - Le miró con curiosidad, dejándo caer su cabeza de lado. -Se que es muy temprano para esto, pero, me gustaría conocer su historia, nee... - Le mira con una expresión neutra. -Es mi turno de jugar a la detective... ♥ - Le observó fijamente a los ojos. -¿Por qué se le pusieron las alas negras...? ¿Y...? - Señaló el mural con fotos. -¿...qué significa ese mural, nee? ¿Practica alguna religión o tiene otro significado?

No sabía si era el momento apropiado para hacer las preguntas, pero ¿qué estaban haciéndo los dos en ese momento? Absolutamente nada. El se cambiaba de ropa mientras que ella estaba comiendo. Y sinceramente la pelirrosada quería sacarle charla. Dado que en la noche anterior ella le había revelado un secreto, bueno, ahora era turno de Aoshin de revelar los suyos. Si querían una relación que funcionara, debían empezar a poner los puntos sobre la mesa para ganarse confianza, ¿no?

Ella le sonrió con calidez para dejarle saber que podía confiar en ella. Y mientras esperaba respuesta seguiría comiendo del desayuno. -Tiene buen sabor, nee... Denuevo, gracias por la comida. ♥ - Mencionó diciéndole en serio aquellas palabras, pero también para suavizar un poco el ambiente en caso de que las preguntas hechas le hubieran incomodado.




No estoy loca... Yo solo amo con locura... ~ ♥

MIIII SHIN-SAMAAAAAAAA >__<:

¡Gracias por los Stamps, Red! ^^

♥️ Ficha ♥️ Cronologías & Relaciones ♥️

avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
55168
Reputación :
20
Mensajes :
327

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Re: El Demonio Blanco y el Ángel Caído [Cupido Random]

Mensaje por Aoshin Monji el Mar Feb 21, 2017 9:44 pm

no pude evitar sonreír una que otra vez al observarla dormir, era hermosa y lucia tan tierna en ese momento, esperaba que dormir la hubiese calmado un poco "Muchas gracias, Aoshin-kun..." pude escuchar poco después de mi ultimo intento de despertarla, que afortunadamente resulto, la "ignore" en ese momento, pero la observaba de reojo de cuando en cuando, la forma en la que me sonrió, como disfrutaba de la comida que le había preparado, hasta que finalmente llego la pregunta, aquella pregunta que estaba esperando desde la noche anterior, al fin estaríamos a mano.

-eres libre de preguntarme lo que quieras. obviamente quería saber acerca de mis alas y del mural que anteriormente había ignorado, ambas preguntas eran diferentes, la primera era simple, la segunda tenia unos cientos de años de historia, pero trataría de ser lo mas breve posible -la prepare con gusto, disfrútala. tenia ciertas dudas, ella habia sido honesta conmigo y de igual forma yo lo seria con ella, pero ¿por donde deberia comenzar? ¿que tanto deberia contarle? porque "... me gustaría conocer su historia..." con esa petición podía llegar a extenderme mucho, tal vez demasiado para mi gusto -tu primera pregunta es extremamente sencilla de contestar, en realidad no hay mucho que decir, mis alas... me detuve por un momento para extenderlas y admirarlas, estaban igual que siempre y esa era la respuesta, así de simple -la verdad es que siempre fueron así. lastima que había destrozado el espejo la noche anterior, no podía verme a mi mismo para decir "yo siempre he sido así" pero lo sabia.

oculte mis alas tras esa declaración para proceder a explicárselo con un poco mas detalle -a diferencia de la mayoría de los ángeles caídos, yo nací siendo esto, los "pecados" de mi padre y de mi madre me hicieron ser así, si te soy completamente honesto... el negro me gusta mas. solté una pequeña carcajada luego de decir eso ultimo, en realidad no me importaba en lo mas mínimo ser un ángel caído ¿que diferencia había? ¿el color? ¿que Dios ya no estaba conmigo? puras tonterías, aquella vez mate a un ángel, uno de los "compañeros" de mi padre, la razon no importaba en este momento, lo importante fue lo que note aquella noche... que Dios no lo salvo... y de igual forma el lucho con todas sus fuerzas hasta el final, por eso respeto mas a mis enemigos que a mi supuesto creador y tal vez por eso mis alas seguían siendo de ese color.

-con respecto al mural. estuve allí, de pie por un momento, observando mi pequeño muro de la muerte, recordando como había empezado todo, antes de contestar a su pregunta -si fuera una religión, seria una centrada en la justicia, los creyentes serian personas como yo, dedicadas a erradicar el mal, sin importar su... me detuve por un momento para girar la cabeza y observar los ojos de Yuno por algunos segundos... eso de destruir el mal sin importar su nivel, tal vez debería considerar el cambiarlo, de lo contraria tendria que hacer "eso" en algún momento y ya sabia que no podría o al menos no quería hacerlo -como sea, los creyentes no deberían quedarse a rezarle a un Dios, un Dios que probablemente nunca les responderá, todos deberían hacer su parte, al menos los que puedan. dije antes de regresar mi mirada al mural, al menos yo estaba haciendo mi parte, no como el resto de esos ángeles.

-este es mi mural de la justicia... voy casi todas las noches, vuelo sobre la ciudad, reviso los callejones, observo desde las azoteas, busco a cualquiera que pretenda hacer el mal y lo detengo, como anoche contigo y esos tipos. la observe momentáneamente al mismo tiempo que decía eso ultimo ¿que hubiese pasado si esa voz no me hubiese despertado?... esa maldita voz... -este de aquí... mencione clavandole una segunda cuchilla a una de las fotografías -un simple ladrón... y este otro. camine hasta un extremo del mural para clavar otra cuchilla en otra de las fotos -un asesino serial, sin mencionar que también era un violador... casi todas las personas en este mural están muertas. a simple vista parecían haber unas 100 personas en esa pared, eso que no llevaba demasiado tiempo en la ciudad.

no podía evitar sonreír un poco al ver todas esas fotos, era como mi "pequeño" estante de trofeos... salvo por algunas fotos, las únicas que no estaban clavadas a la pared con cuchillas, tal vez unas 5 en total, teniendo como centro la de mi padre -casi perfecto... al decir eso ultimo revise uno de mis bolsillos para observar su contenido sin vaciarlo, allí estaba, la foto que le había tomado a Yuno aquella mañana, con esa cara tan tierna que tenia mientras dormía -siempre hay excepciones... murmure mientras seguía contemplando aquella fotografía.
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
98354
Reputación :
6
Mensajes :
134

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Re: El Demonio Blanco y el Ángel Caído [Cupido Random]

Mensaje por Yuno Gasai el Mar Feb 21, 2017 11:40 pm

Aoshin le había dado la luz verde para preguntarle lo que quisiera. ¡Genial! Ahora podría preguntar sin tener que avergonzarse, o con el temor a que algunas preguntas estuvieran fuera de lugar. Aparte de eso, le había mencionado que había preparado el desayuno con gusto. Yuno esbozó una sonrisa cuando el mencionó eso. Aunque a diferencia de otras veces no le diría "No tenías que hacerlo..." A Yuno le había encantado el detalle romántico que había tenido con ella, a pesar de que no lo demostrara con palabras, sabía que en sus acciones encontraba esos pequeños detalles de amor que sentía por ella. ♥

El ángel caído había comenzado su relato y Yuno le observaba con atención comiendo el desayuno que le había preparado. Ella pensó que sus alas se habían tornado oscuras por algún asesinato que había cometido. ¿Cuál y por qué...? En cambio, la respuesta que le dio había sido completamente diferente. Él había nacido con las alas negras. ¿Acaso su corazón estaba oscuro desde el vientre de su madre, o era hijo de dos ángeles caídos...? La respuesta del jóven le llamó mucho la atención. Quería conocer más y más acerca de el. Y pensar que el pudo estar viviendo dentro de un mundo lleno de rechazos por sus alas, el tipo de dificultades que habrá tenido por el discrimen que había con los seres de la oscuridad. Yuno no se había puesto a pensar que, a diferencia de ella, habían también miles de seres oscuros que estaban malditos de nacimiento. Eso le hizo pensar... Tenía que aceptar su pasado, superarlo, y seguir adelante. Al lado de Aoshin, o tomándolo a el de ejemplo. Ya tenía alguien como ella así que... Podía aprender más de ese mundo que no conocía.

El jóven siguió su explicación diciendo que nació como un ángel caído por los "pecados" de sus padres. -¿Eh...? - ¿Acaso eso era posible...? -¿Cómo pueden sus pecados afectar una criatura que no ha nacido...? - Preguntó nostálgica. ¿Por qué el Creador había permitido que, a cuenta de otros, sufriera un ser que no había nacido...? En este caso, Aoshin... Que molesto... ¿Qué sería de la vida de ese jóven si hubiera nacido con alas blancas? Aunque, mejor ni lo pensaba... Si hubiera nacido así era probable que nunca lo hubiera conocido... Y si lo hubiera conocido, sus caminos hubieran sido completamente diferentes, ¿no? ¡Pues ella estaba decidida a aferrarse a el con fuerzas!

-Si te soy completamente honesto... El negro me gusta mas.

Yuno soltó una leve risa y empezó a reír junto a el. Ella prefería las tonalidades rosa - blanco, pero ya estaba empezando a agarrarle gusto al negro - violeta. Igual, la vida empezaba en rosa, llena de sueños inocentes... Y ese rosa se iba tornando cada vez más oscuro... Y oscuro, y oscuro, hasta que se tornaba el negro. Era igual con los otros colores. Si... Era sorprendente lo que podían hacer los colores...

La jóven dejó salir sus alas negras para mirar sus plumas. Acarició sus nuevas extremidades. En un pasado se había sentido mal, avergonzada de ellas. Sentía que no había fallado y que no merecía que se le cambiaran de color porque solo estaba haciéndo Justicia. Pero era su nueva vida, ¿no? Era hora de dejar de avergonzarse de quien realmente era... Era un ángel caído, tenía alas negras, y tenía a Aoshin a su lado para que la ayudara a superarlo... Guardó las alas.

Entonces el muchacho empezó a hablar sobre el mural. Decía que si fuera una religión, sería centrada en la Justicia, para que personas como el se unieran. Estaba dando un discurso bastante convincente, pero notó como cayó sus palabras abruptamente. Yuno se quedó en silencio, dejándo caer su cabeza de lado. ¿Qué había pasado...? Bueno, quizás era que necesitaba un momento para pensar como explicarlo, ¿no? Yuno no era psíquica, así que no sabía el pequeño dilema mental que tenía el pelinegro en la cabeza. Simplemente siguió comiendo y dejaría que el siguiera explicando cuando encontrara nuevas palabras. No tardó mucho para hacerlo.

-Como sea, los creyentes no deberían quedarse a rezarle a un Dios, un Dios que probablemente nunca les responderá, todos deberían hacer su parte, al menos los que puedan.

Sonrió. Si Aoshin estaba dispuesto a unir fuerzas, ella no dudaría en ser la primera en entrar a sus filas. Estando con el se sentía como si estuviera "en casa".

-Este es mi mural de la justicia... voy casi todas las noches, vuelo sobre la ciudad, reviso los callejones, observo desde las azoteas, busco a cualquiera que pretenda hacer el mal y lo detengo, como anoche contigo y esos tipos.

Ella estaba sorprendida, pero divertida. Podía ver la devoción con la que hablaba Aoshin. Su seguridad al hablar, sus palabras, su firmeza... Sus ganas de hacer de este mundo un lugar mejor. Por cada palabra que decía, por cada gesto que hacía, por cada cuchilla que clavaba en el mural, lo admiraba más... Un héroe de la Justicia que asesinaba escoria. Sus mejillas se ruborizaron y sus ojos brillaban de la emoción.

Pero ¿no estaría Aoshin en peligro si siempre estaba solo...? Si. Lo estaría. Algún día podría enfrentarse a alguien que fuera muy superior a él. Por más que admirase a Aoshin, tenía que ser realista, precavida. Y por eso estaba Yuno en ese lugar. Ella cuidaría aquel hombre que cuidase a todos. Ese era su deber. Tenía que hacerse más fuerte para proteger al hombre que había robado su corazón aquella noche.

♥ Aoshin-sama era... ♥ Otro tipo de persona... ♥

Lo escuchó murmurando algo, y mirando algún papel que tenía en los bolsillos de su pantalón. Se quedó mirándole con curiosidad y terminó su desayuno. Pasó a poner la bandeja sobre la mesita y se levantó para caminar hacia el y ponerse frente al mural. Sus ojos veían aquellos rostros de criminales y violadores, personas malas para la sociedad. Personas que de niños habían probablemente hecho cosas malas. Sus rostros eran fríos, sus ojos eran como de hielo. Si Yuno no hubiera asesinado a sus compañeros, a aquellos que la molestaban, era probable que ellos crecieran siendo uno de ellos. Y probablemente le hubieran hecho daño a una persona inocente. Los ojos de la fémina se quedaron hipnotizados en todas y cada una de aquellas láminas.

Spoiler:

-Entonces Yuno fue una buena chica... Yuno ayudó a la sociedad a erradicar el mal... - Sonríe después de haber murmurado aquellas palabras. ¡Estaba feliz! No tenía por qué avergonzarse de lo que había hecho. Volteó a mirar a Aoshin con una sonrisa.

-Quiero ayudarte. - Mencionó. -Quiero ser parte de tu equipo. - Le guiñó el ojo. -Pero por favor, déjame algunas víctimas la próxima vez, ¿si? - Ríe por lo bajo. -Esas podrían ser nuestras citas. ♥ ¡Hahahaha! ¡Imagina que tomemos a los criminales y lo torturemos, ambos, de poquito en poquito, nee! ♥ ~ ¡Siii! ¡Torturar criminales con Aoshin-sama! - Se puso las manos en las mejillas, sonrojada. -Será todo un placer... ♥

Aaah ~ Sentia que se había enamorado más de el. Después de todo eran una pareja diferente a las demás. ¿Quién diría que dos Justicieros tendrían citas llenas de sangre? ¡Qué romántico! ¡Kyaaaa! ♥

-A todo esto, Aoshin-kun... - Se acercó al mural. -¿Quiénes son estas cinco personas...? ¿Necesitas ayuda encontrándolas? - Volteó a mirar el rostro de Aoshin. -Yuno puede ayudarte a buscarlas y a eliminarlas. ^^ - Sonríe.




No estoy loca... Yo solo amo con locura... ~ ♥

MIIII SHIN-SAMAAAAAAAA >__<:

¡Gracias por los Stamps, Red! ^^

♥️ Ficha ♥️ Cronologías & Relaciones ♥️

avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
55168
Reputación :
20
Mensajes :
327

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Re: El Demonio Blanco y el Ángel Caído [Cupido Random]

Mensaje por Aoshin Monji el Miér Feb 22, 2017 4:04 pm

haber nacido como ángel de luz o de la oscuridad ¿hubiese sido igual? quien sabe, pero el "pecado" de ayudar a los demás había nacido conmigo, aunque Dios se hubiese "apiadado" de mi alma no hubiese importado, como sea hubiese crecido con mis padres, hubiese aprendido las mismas cosas y hubiese tomado las mismas decisiones, el color, el tipo de energía que usara para conseguir mis metas, esos eran simples detalles y con el ritual demoníaco hubiese perdido ese poder, solo para reemplazarlo con el que tengo ahora -hubiese sido igual. murmure tras aquellos pensamientos.

la observe de reojo, esbozando una pequeña sonrisa al verla extender sus alas -recuerda lo que dije Yuno, es solo un color... y seguro te sienta mejor que el blanco. al final eran útiles para camuflarse durante la noche y los poderes oscuros, bueno... quitando el hecho de que básicamente te suicidabas al usarlos, no estaban tan mal, en cierto punto eran mucho mejores que los de la luz, todavía podía ocultar mi verdadera forma y el pequeño precio que había tenido que pagar.

en tanto seguía observando el mural pude escuchar aquellas palabras "Entonces Yuno fue una buena chica... Yuno ayudó a la sociedad a erradicar el mal..." de eso no podía estar seguro, yo no había estado allí, no sabia que tanto la habían hecho sufrir, así que ojos que no ven... al menos por ahora -tal vez... murmure antes de olvidar el asunto, su siguiente comentario me sorprendió un poco "Quiero ayudarte... Quiero ser parte de tu equipo." basado en la charla de la noche anterior ya me lo esperaba, pero no exactamente de la forma en la cual lo planteo, hacer justicia torturando criminales y asesinando personas... ¿había dicho citas? bueno, por mas extraño que eso me resultara no pensaba rechazar la ayuda, de vez en cuando me hacia falta, ademas... no había mejor forma de vigilarla que mantenerla lo mas cerca posible, podría aprender mucho de como era realmente -si quieres ayudarme no voy a impedírtelo. solo se me ocurría una forma de hacerlo, así que era mejor dejarla.

todo estaba bien hasta que menciono a "esas" personas, seguro que la necesitaría para eso, claro que encontrarlas no era el problema, sabia perfectamente donde estaban... -tsk... musite con desagrado ante su pregunta, sin darme cuenta mi cuerpo comenzó a emanar energía oscura, al mismo tiempo que mis ojos brillaban junto con el sello de mi hombro izquierdo... quería matarlos a todos por interponerse en mi camino, pero necesitaba una razón para intentarlo -este de en medio... mencione poniendo en frente de aquella foto, la foto del hombre que odiaba, la única persona que mataría por simple odio, la observe por un momento hasta que la oscuridad que emanaba por uno de mis ojos comenzó a "quemar" la foto, algo parecido a lo que había hecho con aquel demonio, aunque lo había usado en contadas ocasiones, había creado aquella técnica específicamente para matar a mi padre -el es la razón por la cual regrese a Éadrom hace poco, tiene algo que necesito y pienso arrebatárselo por los medios que sean necesarios. me aleje para evitar que la foto se dañara y también para que Yuno pudiese verla con mas detalle.

foto del mas buscado(?:

-te presento a mi muy "querido" padre, Tashiro monji. dicho con un inconfundible tono de sarcasmo, solo ver su foto me molestaba enormemente -los que están junto a el no importan, solo son algunos de sus estudiantes mas... problemáticos y como puedes ver ya tache a dos de ellos. uno muerto, solo uno me había hecho sudar y se suponía que no estaba especializado en peleas, mientras que el segundo... ese desgraciado se marcho antes de terminar con la pelea "se que no puedo vencerte y tu no puedes matarme, así que esto es un empate" seguro estaría pensando en eso, ese estúpido inmortal -me encargare del resto cuando este listo y solo si es necesario... tu ayuda me servirá.
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
98354
Reputación :
6
Mensajes :
134

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Re: El Demonio Blanco y el Ángel Caído [Cupido Random]

Mensaje por Yuno Gasai el Miér Feb 22, 2017 8:51 pm

-Recuerda lo que dije Yuno, es solo un color... y seguro te sienta mejor que el blanco.

-.... - Dejó salir una pequeña sonrisa acompañadas de un leve rubor. Aah ♥ Tomaría su halago en cuenta. ♥

-Si quieres ayudarme no voy a impedírtelo.

-¡Yay! ♥ - Exclamó emocionada juntando sus manos frente a su pecho y mirándole. -¡No voy a defraudarle, Aoshin-sama! - Mencionaba emocionada, sin saber las verdaderas intenciones del peli-negro para ella. Además de la ayuda, quería vigilarla. A diferencia de Yuno, que quería inocentemente estar junto a el lo más que pudiera. Ella pensó que al menos de esa forma podría compartir más con Aoshin, y también conocerlo.

Notó su leve molestia cuando le preguntó acerca de las cinco fotografías. Pero se limitó a mirarle con curiosidad. Su cuerpo estaba reaccionando diferente, sacaba una enorme cantidad de energía negativa y sus ojos estaban brillando. El era cada vez más hermoso... Si bien, no tenía nada en que usara energía negativa para su propio beneficio, pero... ¿Él se encontraba bien? ¿El corazón de Aoshin-sama estaba sufriendo...?  -Este de en medio... - Mencionó aquellas palabras seguido de un silencio. Yuno volvió su mirada a la foto para tratar de ver que estaba pasando, poniéndo atención a ella y a las otras cuatro fotografías. Notó una oscuridad que comenzaba a quemar un poco la foto, un poder similar a lo que él había hecho con el demonio. -El es la razón por la cual regrese a Éadrom hace poco, tiene algo que necesito y pienso arrebatárselo por los medios que sean necesarios. - Aoshin se apartó del lugar y la peli-rosada pudo ver con más detalles aquel hombre. Su "príncipe" de la oscuridad le estaba revelando un gran detalle que ella nunca olvidaría.

-Te presento a mi muy "querido" padre, Tashiro Monji. dicho con un inconfundible tono de sarcasmo, solo ver su foto me molestaba enormemente -Los que están junto a el no importan, solo son algunos de sus estudiantes mas... problemáticos y como puedes ver ya tache a dos de ellos. -Me encargare del resto cuando este listo y solo si es necesario... tu ayuda me servirá.

Se quedó mirando las fotografías, todas y cada una de ellas. Se aseguraría de grabar sus rostros y recordarlos con su memoria fotográfica. Así que el padre de su amado se llamaba Tashiro...

-¿Está seguro...? - La dama comenzó a rodear con suma elegancia el cuerpo de Aoshin, mientras le acariciaba la cintura con la llema de sus dedos. -No es por llevarle la contraria, pero... - Así que Yuno no era solo una "herramienta" que seguía a "ciegas" todo lo que el pidiera. -¿...está seguro que desea matar al hombre que le dio la vida, solo por un objeto? - Se detuvo frente a Aoshin y lo miró a los ojos con seriedad. Ella había tomado su decisión cuando mató a sus padres, pero después de eso la vida se le vino abajo... Se había quedado sola, y no sabía que había sido peor: Si tenerlos, o perderlos. -¿Por qué no mejor tomar el objeto, y listo? Es decir, no conosco su historia familiar... - Acarició el rostro de Aoshin con ternura. -...pero tampoco quiero que Aoshin-sama sufra... - Llevó sus manos al pecho de Aoshin. -...no quiero que después de que mates a tu padre, te quedes con un gran vacío en el corazón, y que sientas que tomaste la decisión incorrecta. Quizás lo que sientas es un gran enojo, pero muy dentro de ti, muy, muy adentro quizás... ¿Lo ames? ¿Y si solo estás adolorido por algo, y lo confundes con deseos de eliminar...? - Hizo un breve silencio y lo miró a los ojos con un semblante lleno de paz. Era raro, muy diferente a como se comportaba antes. Pero ella no quería que Aoshin tomara una decisión impulsiva con un familiar. Si... Si tenía que matarlo para ayudar a Aoshin, lo haría. Pero antes, debía asegurarse que el iba en serio. -Mi corazón no podrá resistir ver que tomaste la peor decisión de tu vida basándote solo por el odio, y no porque realmente lo querías. - Seguía mirandole a los ojos, perdiéndose en la mirada de este hombre sin dejar de acariciar con amor aquel rostro lleno de odio. Después de todo, ella quería ser su templo, su conforte... Aquella que calmara su instinto asesino cuando este lo estuviera lastimando, no cuando este lo estuviera disfrutando. Después de todo, ¿qué de divertido había en asesinar si no lo disfrutabas? ~ ♥ N-No era como si ella pudiera hablar mucho, pero en esos momentos se preocupó por Aoshin...




No estoy loca... Yo solo amo con locura... ~ ♥

MIIII SHIN-SAMAAAAAAAA >__<:

¡Gracias por los Stamps, Red! ^^

♥️ Ficha ♥️ Cronologías & Relaciones ♥️

avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
55168
Reputación :
20
Mensajes :
327

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Re: El Demonio Blanco y el Ángel Caído [Cupido Random]

Mensaje por Aoshin Monji el Vie Feb 24, 2017 4:47 pm

realmente no esperaba esa pregunta de su parte, pero sus palabras me hicieron pensarlo por un momento "¿...está seguro que desea matar al hombre que le dio la vida, solo por un objeto?" Tashiro había sido muy importante para mi en su momento, ademas de mi padre fue mi amigo, mi "rival" en las constantes competencias que realizamos a diario, pero cuando empece a darme cuenta de que nuestras opiniones chocarían en algún momento... aun cuando estaba seguro de lo que quería, yo solo baje la cabeza, al final hice lo que hice, pero el respeto que me contuvo todo ese tiempo, no fue por el hecho de que ese hombre era mi padre, solo lo respetaba por haber sido mi maestro "Mi corazón no podrá resistir ver que tomaste la peor decisión de tu vida basándote solo por el odio, y no porque realmente lo querías." eso era lo único que quedaba dentro de mi ¿amor? jaja... ni siquiera un poco, solo respeto y odio, el mismo respeto que sentiría por cualquier otro oponente de un nivel tan alto.

me incline ligeramente para observarla a los ojos y sonreír, antes de terminar acercándome a su oído para susurrarle -jaja vaya... ahora tu eres la inocente... mencione recordando su comentario de la noche anterior, tras decir eso me quede en esa posición, abrazándola sin apartar la vista de aquella fotografía "¿Por qué no mejor tomar el objeto, y listo? Es decir, no conozco su historia familiar..." claro que seria mas fácil, no dejaría que algo como el odio me cegara, al menos no completamente, mis problemas familiares no tenían que ver con mis decisiones, tenia mis razones para hacer lo que hacia - dime Yuno... si de alguna forma logro quitarle ese objeto... ¿crees que se quedara de brazos cruzados?... ademas de eso ¿crees que los demás no harán nada para tratar de detenerme? en realidad no quería matarlo por el simple hecho de odiarlo, era mas que eso.

-lo que siento es... odio por lo que hizo, respeto por ser alguien tan poderoso y haber sido mi maestro, es lo único que siento por el, nada mas... no solo quiero matarlo, necesito matarlo, cualquiera que se interponga en mi camino tiene que morir, el hecho de que lo disfrute... es solo un bonus. no mataría a una persona solo por odio o venganza, todo dependía de sus acciones ¿disfrutaba matando criminales? pues claro, dejando de lado la maldición demoníaca y la furia que pudiese sentir en ese momento, sabia bien que lo tenían merecido, ellos merecían morir -solo veo una barrera para cumplir con mi tarea, si la barrera desaparece bien, si no... yo mismo tengo que destruirla.

ayúdame, apártate o muere... en eso se resumía, aunque al parecer, podía hacer alguna que otra omisión, solo esperaba que no se hiciera costumbre -aprecio tu preocupación... agregue antes de volverme hacia su rostro con la intencion de darle un rápido beso -regreso en un rato... aquella charla acerca de asesinatos, venganza y sed de poder me recordó que tenia una tarea importante que realizar... comprar mas víveres para el resto del día... un poco raro pero si, así que camine hacia la puerta con la intencion de marcharme -olvide comprar suficiente comida... esta vez no me olvidare del postre... aquellos murmuros mientras caminaba no eran mas que pensamientos en voz alta, a veces lo hacia sin darme cuenta.
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
98354
Reputación :
6
Mensajes :
134

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Re: El Demonio Blanco y el Ángel Caído [Cupido Random]

Mensaje por Yuno Gasai el Vie Feb 24, 2017 8:36 pm

El jóven se había inclinado a donde ella para observarle a los ojos y sonreírle. Se sonrojó y bajó un poco la cabeza avergonzada. El contacto visual repentino -sin que ella fuera la que lo buscase- la ponía nerviosa. Entonces se acercó a su oído y le dijo unas palabras...

-Jaja vaya... ahora tu eres la inocente...
-Aoshin-sama, no tiene que... - Decía pasando su mano derecha por su antebrazo izquierdo. No podía controlar los nervios si lo tenía tan cerca. Digamos que a pesar de su apariencia, tenía una mente un poquito creativa y a veces se ponía a pensar de más. ~ Infló sus mejillas cual Jigglypuff enojado porque le habían dicho "inocente". -¡N-No es justo, Aoshin-sam...! - Le rodearon en un abrazo lleno de ternura, haciéndo que callase sus palabras. La sorpresa en su rostro, sus mejillas sonrojadas... Se quedó inmóbil por unos momentos pero no pudo más. Terminó rodeándolo con sus brazos para refugiar su rostro en su pecho. Allí donde sentía los latidos de su corazón. Aquel cálido cuerpo que ahora la llenaba de vida...

Cerró los ojos para escucharle hacer una pregunta...-Dime Yuno... Si de alguna forma logro quitarle ese objeto... ¿Crees que se quedara de brazos cruzados?... Ademas de eso ¿crees que los demás no harán nada para tratar de detenerme? - No era una de esas preguntas para responderse, sino para darle a entender lo complicada de la situación y el porqué tenía que tomar esas decisiones.

-Lo que siento es... odio por lo que hizo, respeto por ser alguien tan poderoso y haber sido mi maestro, es lo único que siento por el, nada mas... No solo quiero matarlo, necesito matarlo, cualquiera que se interponga en mi camino tiene que morir, el hecho de que lo disfrute... es solo un bonus.

-...... - No decía nada. Solo lo escuchaba. Intentaba recrear en su mente lo que Aoshin le estaba diciéndo, intentaba sentir sus palabras, tener empatía con el. Quería saber como él pensaba, lo que él sentía, quería ver lo que Aoshin veía. Solo conociéndolo, solo entendiéndolo, iba a poder protegerlo con todo su ser.

Solo involucrándose en su vida...
...y luego que ayudara a Aoshin-sama en su misión, tendría la atención de su amado solo... para... ella...
...solo había que quitar los estorbos del camino...

"Así es, Yuno-chan... ~ Exterminar los estorbos del camino para tener la atención de Aoshin-sama solo para ti... ~ Toda aquella persona que obtenga su atención debe ser eliminada... Tehehehehe. ~ ♥ Lucha por lo que es tuyo, Yu-no-chan... ~" - Pensamiento.

-Aprecio tu preocupación... Se apartó de sus brazos dejándo a la pelirrosada con ojitos llorosos. ¿Qué pasó...? -Regreso en un rato... - ¿A-A dónde iba...? ¿Había hecho algo mal? ¿No había sido lo suficientemente atractiva como para retenerlo...? ¿Iba a matar a los de las fotografías...? -Olvide comprar suficiente comida... Esta vez no me olvidare del postre... - ¡Ah! ♥ ¡Aoshin-sama iba a comprar comida para ambos! ¿Cierto? Tehehehe... Que tonta había sido... Desconfiar de Aoshin-sama por unos momentos... -¡Está bien! - Respondió con una sonrisa en el rostro. -¡De chocolate y de fresa, por favor! ♥ Si necesitas dinero, puedo pagarte mi parte cuando regreses. ♥ - Dejó caer su cabeza de lado con una sonrisa, a la vez que desamarraba la parte de arriba de sus pijamas-hakama y dejaba ver su cuerpo en ropa interior. -Cambiaré los vendajes, ¿si? Usted vaya por la comida... ♥ Y tenga cuidado con las pervertidas en las calles, nee. ♥ - Dijo esto último a tono de broma.

Si... Un tono de broma que para ella era en serio... ♥ Pero ... Eso era un pequeño secreto, tehehehe. ♥

Entonces, Aoshin salió de la habitación para ir por la comida. La peli-rosada aprovechó eso para cambiar los vendajes de su herida de bala. Tuvo un poco de problemas encontrando los vendajes porque para eso tuvo que buscar en algunas pertenencias de Aoshin, pero tan pronto las encontró, caminó hasta la cama y se puso a lavar su herida con alcohol, para luego vendarla. No dolía como la noche anterior... Al menos había cicatrizado bastante rápido que lo que un humano podría tardar en curar.

"Nee... No pude preguntarle acerca de su vida emocional... ~ Supongo que deberé hacer mi pequeña investigación, tehehehe... ~" - Pensó, caminando hacia el armario de Aoshin y buscando entre sus pertenencias a ver si veía algo raro. Aunque igual, necesitaba otro tipo de atuendo para ... Empezó a medirse vestimenta tras vestimenta... "M-Muy grandes..." - ..... "Muy ancha..." - ..... "Esta no tiene un lazito para que me cierre por el area del pecho... T__T ¿¡D-Dónde me puso la ropa el pervertido este!?"

-¡Kyaaaaaaa! T__T - Hizo un reguero de vestimentas ahora tiradas en el suelo por estarselas midiendo para cambiarse las pijamas. -¡Aoshin-samaaa, es usted un...! T__T - Moviéndo los brazos hacia arriba y hacia abajo. Suspiró. Al final encontró una camisa azul marino y se la puso. La camisa le quedaba tan larga que no había necesidad de ponerse un pantalón.

La camisa:

Yuno volteó y se miró al espejo roto que había en la habitación. "Me veo linda..." - Tomó sus mechones para quitar los lazitos de sus cabellos y soltarlos por completo. "Quiero impresionarlo..." - Se acercó a los vidrios que habían tirados en el suelo y miró sus reflejos en aquellos pedazos rotos. "Su dolor tuvo que haber sido fuerte en ese entonces..." - Acarició los pedazos de vidrio en el suelo. "...como mi dolor aquella noche..." - Recordó la noche del 13 de febrero cuando en un ataque de ira empezó a tirar todo en su habitación: los peluches, el reloj, las sillas... Cerró los ojos intentando sacar aquellos pensamientos de su mente. "Aoshin-sama..." - Se puso de pie con los pedazos de vidrio en la mano.

"Deseo poder reparar su corazón..."


Los minutos habían pasado y la peli-rosada se encontraba reparando con pegamento el espejo que el peli-negro había destrozado el 14 de febrero... Se había hecho pequeñas cortaduras en las manos, pero... "Aun si me cuesta mi propia felicidad, Aoshin-sama..." - Sonríe. "...aun si me doliera en el proceso, yo..." - Terminó de colocar el último pedazo de cristal, notando como ahora podía ver su completo reflejo. "...cuidaré de usted, por siempre, y para siempre..." - Acarició el espejo, observándo su reflejo con una sonrisa.

"Seas un asesino, seas un demonio, seas un ángel, sea lo que seas yo... Siempre estaré ahí para usted... Aunque me apuñales... Aunque peleemos, aunque no estemos de acuerdo yo... Lo amaré... Aún tenga que tomar su vida con mis propias manos, le amaré... Porque para eso vivo y moriré..." - Se fue caminando para poner las vestimentas de Aoshin en su lugar y desaparecer en su oscuro hogar.

.......
..........
.............

Yuno miraba el reloj, notando como las horas habían pasado y su amado no llegaba. Ella había investigado la casa de Aoshin en busqueda de fotografías de amantes o esqueletos de ex-novias tendidos en alguna otra cama. Fuera de eso, fue buena niña y se puso a limpiar la casa de Aoshin, tal y como había dicho que haría. Le sacaba el polvo a los muebles, limpiaría el piso para dejarlo brilloso. Todo esto después de haber sintonizado la televisión en algún canal donde pasaran música: Metal-Opera... Cerró los ojos y se puso a cantar las lyricas que conocía. En algún momento de su vida tomó clases de canto, lo que la ayudaba a cantar bonito.

En aguno de esos momentos abrió la nevera para tomar agua pero... -.....- Su rostro solo era iluminado por la bombilla del refrigerador.

V-Vale... Ese hombre necesitaba bastante dinero para comprar muchos alimentos. -Nee... - Dejó caer su cabeza de lado. Dejó salir una pequeña risilla. -Eso significa que puedo seguir viéndote para cenar juntos, vida mia... ♥ - Cerró la puerta.

Yuno subió la mirada y vio un reloj en la pared de la sala.

"Ya han pasado algunas horas... ¿Por qué tarda tanto...? - Fue cambiando de canales hasta llegar a uno que llamó su atención: Un maratón de películas de Star Wars. -¡Ah! ♥ ¡Podré verlas con Ao-kun! ♥ E-Es como si yo fuera su princesa Leia, y el mi Han Solo... ¡Kyaaaaa! - Llevó sus manos a sus mejillas sonrojadas, moviéndo su rostro de lado a lado emocionada. -P-Pero sin el patético final de esa historia de amor... >__>

La energética chica seguía limpiando la casa de su Ao-kun ♥ Mientras pensaba tantas cosas... ¿Debía pedirle que la entrenara? ¿Debía mudarse a vivir con el? ♥ ¿Debía entregarse a él esa noche a pesar de estarse conociendo? ¡Kyaaa! >///<

Mientras tanto, en algún lugar misterioso (Algún Palacio del Cielo, para ser precisos):

-Cupido, ¿qué has hecho...?
-¿Hmmmmm? Acabo de comerme unas papitas. Estaba ayudando una pareja a resolver...
-¡No me refiero a eso, idiota!
-¿¡Eh!?
-¡Anoche metiste la pata profundo, en tu imprudencia por demostrar que el amor a primera vista existía!
-¡Cupido nunca mete la pata! ¡El amor existe y es para todos! ¿No? - Responde hechandose los cabellos hacia atrás.
-¡Flechaste a alguien que no debía ser flechado!
-¿Ah, si? Y digame usted, Señor Que-Todo-Lo-Sabe. ¿Quién no merece amor? ¡Los problemas del mundo se resolverían si todos y cada uno de nosotros experimentáramos el am...!
-Gasai Yuno... - Le mira espantado.
-Ay... Carajo... - Se da la vuelta y se va silvando.
-¡Ven aquí! - Lo tomó de la bufanda y lo haló hacia atrás.
-¡Gaaah!
-¡Vas a arreglar ese problema, A-HO-RA!
-¿¡Y cómo quieres que lo arregle!? ¿¡Será para que...!?
-¡Jugaste con el destino, Cupido! ¡Acabas de darle a Aoshin un arma para lograr sus propósitos!
-¡Ella solo necesitaba amor, idiota!
-Entiende, Cupido... Por más que duela aceptarlo... No todos los problemas del mundo se resuelven con amor... - El ángel dijo esto con una mirada baja y un tono de voz nostálgico. -Solo le diste las armas a una asesina...  
-....ella estaba.... sola.... Enloqueció por, precisamente no tener amor...
-Por más irónico que suene, no todos los ángeles tienen la capacidad para amar...
-Yo... Confío que así sea... - Con la mirada baja.

Casa de Aoshin:

Yuno había tomado un cuchillo de cocina para hacer algún pollo asado, pero olvidó que Aoshin no tenía nada en la nevera. Había tenido una pequeña "laguna mental" en sus memorias.

Re:Write

Caminó con el cuchillo hacia la mesa y puso sus manos sobre la mesa.

"Aoshin-sama... ¿Por qué soy diferente..." - Miró sus manos. "A veces siento que hay algo en mi que no está del todo bien... Pero, lo estoy haciéndo bien, ¿no?" - Sonrisa nerviosa. Llevó sus manos temblorosas a su pecho. "Tengo las vestimentas de Aoshin-sama, eso significa que me ama. Estoy en casa de Aoshin-sama, dormí con Aoshin-sama... Me ama, ¿verdad? Si... Me ama... P-Pero... ¿Por qué no ha llegado...? ¿Por qué ha tardado?"

Se sintió.

"¡Q-Quizás lo atacaron las personas de la foto y yo no estuve ahí para ayudarlo...! ¡Q-Que tonta soy! ¡Prometí protegerlo y lo dejé ir solo al supermercado! ¡O quizás el...!"

"¿Te está engañando, querida?"
"¿Ah...?"
"Te va a engañar, como hizo Makoto-kun contigo..."
"Iie... No... E-El es diferente... El es una persona seria... Me ama..."
"Tienes el riesgo de..."
"¡¡¡CALLA!!! ¡Quiero intentarlo con Aoshin-sama!"
"¿Aunque esto signifique volver a romperte...? ~ ¿Volver a sufrir...? ¿Volver a convertirte en el monstruo que eras...? ♥"
"¡Amo a Aoshin-sama, y haré todo por y para el!"
"Yuno, querida... Aoshin-sama no te durará para siempre. Se hartará y te olvidará cuando encuentre alguien mejor... Tal y como Makoto..."

Recuerdos pasaban por sus memorias una y otra vez. Traiciones, golpizas... De tan solo pensar que una mujer se había llevado a SU Aoshin-kun del supermercado... Si. ¡Esa mujer TENÍA QUE MORIR!

La mente de Yuno se quedó en blanco. Su mirada se quedó sobre la mesa. ¿Qué estaba pasando...?

-----??????-------

Se veía a sí misma con su cuerpo desnudo cayendo en un espacio vacío, completamente oscuro. Sus alas negras junto a sus cabellos tapaban la desnudez de su figura. Su cuerpo se hundía, no podía llegar a la superficie. A pesar de todo podía respirar, pero... No podía pedir ayuda. No podía gritar. Nadie la escuchaba.

Cayó al vacío. Se reincorporó sentándose con la cabeza baja. Había un pequeño rayo de luz frente a ella. Uno pequeño, bastante débil... La fémina llevó su mano hacia ese rayo de luz y sintió como su piel se quemaba. Retiró su mano asustada. Había dolido un poco.

A su alrededor notó muchas plumas negras en el suelo. Eran parte de sus... ¿Alas? Movió ambas alas frente a ella y notó sus... plumas... Las pocas que quedaban estaban estrujadas y cayéndo de sus extremidades.

Bajó la mirada y notó su antebrazo. Subió su mano a nivel de su pecho y notó como toda su mano y antebrazo estaban poniéndose grisáceos. Unas ramnificaciones rojas en su propia piel comenzaban a extenderse por su piel, desde la punta de sus dedos y pronto cubrirían todo su cuerpo. Yuno tocó aquellas ramnificaciones, se sentía como si fuera piel...

En su mano derecha habían garras... Garras de demonio. No lo sabía, pero su rostro se había vuelto maduro, y tenía unos cuernos en su cabeza.

-Aoshin-sama, ¿qué es esto...? ¿Qué pasó...? ¿Aoshin-sama, dónde estas...? ¡A-Ayuda...! - Se escuchó una risa infantil detrás de ella. Una segunda Yuno con un semblante travieso, de sonrisa maliciosa, la abrazaba por la espalda. Aquella segunda Yuno estaba bañada de sangre.

-Te dije que tu único pecado es, ha sido, y siempre será amar, querida. ~ ¡¡¡HAHAHAHAHAHAHAHHAHAHAHA!!! - Tomó el rostro de Yuno a la fuerza y la besó, fuscionandose con su cuerpo.

-¿¡Aaaaaah!? - Las plumas de sus alas terminaron por caer por completo, y ahora aquel ángel caído comenzaba a tener una nueva transformación. Unos pasos se escucharon en la distancia, y cuando llegaron a donde la pelirrosada subió la mirada para ver a...

-A-Aoshin-sama...
Aoshin: -Te odio... - Le dijo con una mirada fría y un tono de voz tajante. Salieron unas cadenas de su espalda que traspasaron el corazón del ahora demonio que estaba en el suelo.

-???!!! - Sus ojos se nublaron y su cuerpo salió disparado hacia atrás junto a aquellas cadenas atravesadas en su corazón. Escupió sangre... Su cuerpo se alejaba (por las cadenas) mientras veía la única luz que tenía (Aoshin) perdiéndose en las lejanías...

"Pero yo solo... Lo hice por amor..."

----Premonición-----

-¿Nani...? - Susurró para si misma. ¿Q-Qué había sido todo eso...? Aoshin tampoco había regresado a casa. Q-Que... Que desesperante... Tomó el cuchillo que tenía a su lado, y girándo sobre su propio eje lo lanzó con todas sus fuerzas hacia la pared, tal y como había hecho en las competencias de globos. ¡Quería reventar algo por la rabia!

-¡¡¡IDIOTA!!! - Mas no se dio cuenta que justo detrás de ella había llegado el peli-negro, y el cuchillo había caído clavado en la pared justo al lado de él. Para ser más precisos: Casi le explota un ojo pensando que eran los globos de los eventos.

-¿Eh? ¡Ah! ¡Hahahahahaha! - Se llevó su mano detrás de la cabeza y comenzó a reír como una idiota de los nervios. -¡A-Aoshin-sama, era usted! ¡Hahahahaha! Yo... Yo... Etto... Eehhh... - Salió corriendo a donde él y lo abrazó. -¡Bienvenido a casa! ^^ ♥

?????

-..... - Suspiró. -Bueno... Es tiempo de arreglarlo todo... - Aunque si fuera por él, lo hubiera dejado así, pero sus altos mandos eran un poco crueles a veces. Cupido insistía en que el corazón de aquella fémina podía ser reparado con amor... Si no era eso, ¿con qué? ¿¡Dejarla a su suerte y que la soledad la consumiera!? Ella solo necesitaba una persona fuerte que pudiera ponerla en su lugar. Y ni pensar que la hubiera podido emparejar con el Demonio Blanco. Eso hacía que un escalofrío recorriera su cuerpo y le pusiera los pelos de punta. Quizás si se le pasó la mano cuando flechó a medio mundo sin pensar... ¿O quizás no...? Solo el tiempo lo diría.

Cupido xDD:




No estoy loca... Yo solo amo con locura... ~ ♥

MIIII SHIN-SAMAAAAAAAA >__<:

¡Gracias por los Stamps, Red! ^^

♥️ Ficha ♥️ Cronologías & Relaciones ♥️

avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
55168
Reputación :
20
Mensajes :
327

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Re: El Demonio Blanco y el Ángel Caído [Cupido Random]

Mensaje por Aoshin Monji el Vie Feb 24, 2017 11:54 pm

mentiría si dijera que no estuve tentado a darme la vuelta, aunque no sabia que en ese momento se encontraba en ropa interior, fue mera curiosidad -no te preocupes por el dinero, una cena no me dejara en banca rota. suerte de tener un buen trabajo y no tener demasiados gastos "Y tenga cuidado con las pervertidas en las calles, nee." claro que tendria cuidado, a saber que tipo de chicas extrañas podía toparme... si ya lo se... solo, cierren la boca(?

después de salir de casa comencé a caminar con calma al supermercado, no tenia ningún apuro por regresar, mas que todo porque había pasado toda la mañana cocinando, unas horas sentado, de pie frente al mural, abrazando a Yuno, en fin... necesitaba alguna forma de liberar un poco de energía, lo mas rápido posible claro, no pensaba hacerla esperar por mucho tiempo "esos tipos de allí se están peleando..." eso era todo, un par de idiotas jugueteando un poco, así que me deshice de ellos en un santiamén y fui directo a hacer las compras, todo lo que pudiese necesitar y un poco mas, incluso compre una mochila para traer mas cosas -con esto tengo para varios días... todo perfecto... ya... salvo por todos los problemas que tuve que arreglar de camino... también fue mala idea regresar volando, entre las cosas que podía ver desde arriba, la velocidad y las bolsas de mala calidad... bueno... no tarde mucho en darme cuenta de que tal vez tomaría mas de lo previsto...

algún tiempo después... (no tengo reloj y deje mi teléfono (?)

luego de apalizar y/o matar a un numero indefinido de criminales, ademas de hacer la compra una y otra vez cada que las bolsas quedaban destruidas... tomando en cuanta la presencia de Yuno, regrese a mi departamento esperando que no estuviese en llamas o lleno de policías(? apenas entre por la ventana tuve una bienvenida un tanto... hostil, suerte que esquive la hoja de aquella arma y mi cabello quedo intacto, aparte de mi ojo y mi cabeza claro "¡¡¡IDIOTA!!!" suspire ligeramente tras escuchar eso, supuse que tendria que acostumbrarme a sus cambios de humor, pero eso ultimo había sido un poco extremo -si vas a matarme al menos espera a después de la cena... luego de su intento de asesinato(?... corrió hacia mi para abrazarme, aunque en ese momento yo estaba mas concentrado en preservar la integridad de los alimentos, levantando ambos brazos para proteger las bolsas -lamento la demora, tuve... complicaciones... mencione apartándola con gentileza, aunque mantuve la mirada fria de siempre, de inmediato lleve las compras a la cocina y comencé con la difícil tarea de cocinar algo sin incendiar el departamento.

me lave las manos, me encargue del pollo y desenfunde uno de mis kusarigamas, mi idea era hacer una especie de sashimi con el ave, me era mas cómodo usar mis armas que los utensilios de cocina, suerte que en esta ocasión no tenían sangre -puedo suponer que ya sabes donde están los cuchillos, puedes ayudarme cortando los vegetales si gustas. no preste mucha atención en ese momento, tenia en mente lo que pensaba cocinar, había comprado el postre, tenia todo el proceso en mi cabeza, cualquier otra cosa que decidiera hacer Yuno era mas que bienvenida "parece que alguien estuvo ocupada..." por supuesto que lo había notado, la casa estaba limpia, pero lo que mas llamo mi atención fueron las vestimentas de la pelirrosa, seguro había estado husmeando entre mis cosas, probablemente en busca de su ropa -creo que me gustas mas con el cabello suelto... murmure tras observarla de reojo y sonreír levemente, antes de darle la espalda y continuar con mi tarea.

una vez lista la... cena(?... vaya que me había tardado... suerte que hice suficiente para compensar el almuerzo, en fin, una vez servido, note que había un maratón de películas en la tv, así que me senté en el sofá para disfrutar de mi comida -así que también te gustan estas cosas... supuse que había sido ella la que había buscado la película, al final lo tenia "todo" una buena cena, que estaría acompañada del pastel de chocolate con fresas, un maratón de películas, un como lugar para sentarse y la compañía de mi... mi... Yuno?... bueno, lo dejare así a falta de un mejor termino... -te queda bien esa camisa, pero si piensas quedarte aquí deberías traer algo mas de ropa.
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
98354
Reputación :
6
Mensajes :
134

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Re: El Demonio Blanco y el Ángel Caído [Cupido Random]

Mensaje por Yuno Gasai el Sáb Feb 25, 2017 12:50 am

Bueno, dado que casi le explota el ojo (?) lo único que podía hacer para disculparse era ayudarle en la cocina...

-Si vas a matarme al menos espera a después de la cena...
-¡Hahaha! ^^U - Risa nerviosa. -V-Vale... Lo mataré después de la cena, nee. ^^UU ¡A abrazos! ¡Y no se me escapará, Aoshin-kun! ~ Tehehehe. - Reía mientras le molestaba. Aunque no lo decía en serio porque ella planeaba sentarse a ver las películas de Star Wars.
-Lamento la demora, tuve... complicaciones...
-E-Esta bien... - Bajó la cabeza avergonzada de lo que había pensado hace un rato. Ugh, debía trabajar en confianza... ¡Confianza! ¡Lo sabía y seguía actuando como una estúpida! En fin, la fémina se quedó ayudando a guardar la compra mientras Aoshin se encargaba de preparar el pollo. La dichosa ave se había descongelado cuando estaba fuera del refrigerador, así que le era más fácil al peli-negro tratar de cortarla, aunque todavía conservaba el frío de lo que quedaba.

-Puedo suponer que ya sabes donde están los cuchillos, puedes ayudarme cortando los vegetales si gustas.
-En un momento. - Se encontraba guardando algunas latas de comida en el almacén de la cocina, y acomodando otras cosas en el refrigerador para que no se dañaran. Tan pronto terminó de guardar las compras y poner las bolsas en una esquina, tomó los vegetales y se fue a picarlos sobre una tabla de madera. Bueno, era buena cocinando así que...

-Creo que me gustas mas con el cabello suelto...
-A....A.....A.... - El halago le había tomado por sorpresa.
"S-S-Si se dio... c-cuenta..." - Pensó.
-G-Gracias... - Mencionó sonriendo con amabilidad y con un leve rubor en sus mejillas, pero sin voltear a verlo porque estaba lavando y picando los vegetales para hecharlos en la olla.

Terminó de ayudar a Aoshin en lo que pudo. Sinceramente, el parecía tener el mando principal en la cocina, por esta vez. Así que Yuno decidió ir a hacer otra cosa: Se pondría a preparar la mesa para la cena.

-Así que también te gustan estas cosas...
-¡Si! ♥ - Acomodando el postre sobre la mesa.
-Te queda bien esa camisa, pero si piensas quedarte aquí deberías traer algo mas de ropa.

-¿Ah...? - Volteó a verlo sorprendida, ruborizada. ¿E-En serio le estaba pidiendo eso?  -Aoshin... - Bajó la cabeza, intentando ocultar su mirada de la vergüenza. -¿M-Me acompañas... A buscar mis cosas... luego...? Me gustaría... Volar en su espalda... - Bueno, se había puesto un poco vaga, tenía que admitirlo. Pero también tenía que admitir que volar sobre la espalda de su amado debía ser... ♥

-N-Nee... Aoshin-kun... - Y denuevo le había cambiado la forma de llamarle. -¿Puedo seguir preguntandole...? Um... Me quedé con algunas dudas, nee... - Se llevó la mano al pecho. Podía sentir su corazón latir con rapidez.

"Calma, Yuno... Tienes que calmarte... Calma... Respira hondo y..." - Pensaba, intentando poner sus pensamientos en órden.

-A...Aoshin-kun, usted... ¿Ha tenido pareja? ¿Ha besado? ¿Ha abrazado otras chicas? ¿Tiene novia actualmente? ¿Se casó? ¿Enviudó? ¿Ha cometido algún acto de perversidad con otra persona o lo han manoseado? ¿Ha flirteado con alguien o lo han flirteado? ¿Ha tenido relaciones íntimas con alguna otra persona? ¡Kyaaaaaaaaa! >////< - Hizo aquellas preguntas tan rápido que a saber si Aoshin le entendió. Los nervios le habían hecho hablar más rápido de lo normal. Tampoco quería que el se sintiera presionado, pero tenía que ser territorial en caso de que éste hubiera tenido algún tipo de ex... Esas mujeres por lo general volvían a tratar de encender la llama del amor y tenía que mantenerlas al margen. ¡Kyaaaa! >///< Y aplastarlas, de ser posible. ¡Siii! ¡Asesinarlas! ¡Proteger a su Aoshin-kun!

-Y de casualidad... ¿Podrías entrenarme...? - Hizo esta última pregunta bajando la cabeza. -Si me entrenas yo podría mejorar... No tengo mucha experiencia en combate... Si, he peleado pero... Si las personas de las que antes me hablaban son así de fuertes, creo que lo mejor será que usted me entrene. - Se quedó con la cabeza baja, pensativa. -De paso así los dos podríamos... Entender mejor el estilo de combate de cada quien, ¿no cree? Y nos podemos sincronizar mejor. - Sube la mirada, sonriéndole.




No estoy loca... Yo solo amo con locura... ~ ♥

MIIII SHIN-SAMAAAAAAAA >__<:

¡Gracias por los Stamps, Red! ^^

♥️ Ficha ♥️ Cronologías & Relaciones ♥️

avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
55168
Reputación :
20
Mensajes :
327

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Re: El Demonio Blanco y el Ángel Caído [Cupido Random]

Mensaje por Aoshin Monji el Sáb Feb 25, 2017 4:05 pm

en realidad no le estaba pidiendo que se mudara conmigo, no lo había dicho de esa forma, no exactamente, pero había obviado algunas palabras que pudieron haberlo dejado en claro, tal vez a propósito, realmente me daba igual que se quedara, pero seria mas útil tenerla cerca... si, seguro era eso, un asunto de conveniencia -eso puedes hacerlo tu sola... la observe de reojo por un momento, notando como trataba de ocultar la vergüenza ante mi comentario, tras lo cual suspire para dirigirme a ella nuevamente -pero si quieres que te ayude... lo haré con mucho gusto. igual eso de volar en mi espalda no me convencía, me había venido a la mente todos los problemas que había tenido con las compras, esperaba que aquello no resultara de igual forma.

-adelante... desde un principio le había mencionado que podía preguntarme lo que quisiera, pero aquella repentina lluvia de palabras, había sido un poco... excesiva, apenas pude procesarlas todas y note que algunas eran un poco innecesarias, así que solo me concentraría en las que importaban -si he tenido pareja, puedes asumir que la bese o abrace en algún momento, ademas de que tuve que haber flirteado con ella en algún punto(?. tal vez... aunque era lo mas probable, no soy tan frió(? -si me he relacionado íntimamente con otra persona, una que otra vez, pero nunca me he casado. hacia una pausa entre cada respuesta, manteniendo mi expresión seria en todo momento, necesitaba un poco de tiempo para recordar y aprovechaba para darle uno que otro bocado a mi cena.

-creo que matar y torturar personas es considerado un acto perverso, pero mas allá de eso... no. ignore la parte de "manoseado" porque me pareció que estaba de mas, igual podía deducirlo con lo que ya le había dicho hasta ese momento -considerando que debieron haber pasado mas de 100 años, no puedo darte muchos detalles, tampoco puedo preguntar ya que, conocidos, amigos, ex-novias, salvo por mi familia todos esas personas de mi pasado seguro están muertas. últimamente había tenido un interés mínimo en socializar, solo para pasar el rato y tener a alguien con quien hablar, pero aparte de los profesores y compañeros de clase no tenia a nadie... eso me recordaba que debía retirarme del instituto, hace semanas que tengo lo que quería -ahora solo tengo un par de conocidos y mis "amigos" bueno, no estoy seguro de llamarlos de esa forma, solo nos hacemos algunos favores mutuos y poco mas que eso.

me levante con la intencion de llevar los platos, pero en ese momento... -que tal tortolitos... un extraño ángel entro por la ventana y digo extraño por la forma en la que estaba vestido, aunque lo que mas llamo mi atención fue aquel enorme arco que llevaba "parece que buscas pelea..." entrar a mi casa armado no fue una buena idea, inmediatamente después le arroje los platos con mucha fuerza, ya que fue lo primero que tenia a la mano -oye... espera un...! menciono el sujeto en tanto trataba de esquivar todos mis ataques, suerte que tenia algunas cuchillas en mis mangas y en mi cinturón -si quieres matarme ve a la fila... aquello no duro mas de un par de segundos, el ángel se oculto detrás de las encimeras de la cocina y yo me quede sin municiones, en ese corto periodo las paredes del departamento terminaron llenas de cuchillas, un par de lamparas rotas, un pequeño espejo, las manillas de las puertas y alguna que otra cosa mas -ya deja de arrojarme cosas!!!... yo solo quería hablar... soy... mi nombre... soy cupido demonios!!!... dijo asomándose con cuidado, mientras observaba a ambos chicos.

-no me importa... tras ese pequeño comentario desenfunde mis kusarigamas e hice que las cadenas se extendieran alrededor de mi cuerpo -ahora dame una razón para no matarte y/o sacarte a patadas de mi casa. estaba enojado, ese sujeto había interrumpido mi... cena... mi cena, eso era lo importante... aunque ya había terminado...
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
98354
Reputación :
6
Mensajes :
134

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Re: El Demonio Blanco y el Ángel Caído [Cupido Random]

Mensaje por Yuno Gasai el Sáb Feb 25, 2017 5:49 pm

-Eso puedes hacerlo tu sola... - ¿Eh...? ¿Por qué Ao-kun no se mostraba interesado...? -Pero si quieres que te ayude... Lo haré con mucho gusto.
-S-Si... - Intentando sonreír. -M-Me vendría bien tu ayuda después de todo... - Bajó la mirada pensando si realmente él le amaba con la misma intensidad que ella.
"Es un idiota..." - Pensó girando su mirada para el televisor, observando las escenas de Star Wars Episode 6 mientras se llevaba bocados de comida con más lentitud que antes. El alimento estaba bueno, pero, no sabía si podía soportar un hombre que se veía tan distante a pesar de que su corazón le llamara a gritos.
"O quizás yo sea la idiota...?"

Iba a comenzar a pensar qué había pasado, porque él era tan distante. O quizás ella no había interpretado aún sus gestos... Pero el jóven empezó a hablarle un poco más sobre su pasado. Las respuestas de Aoshin-sama le habían dolido y también incomodado un poco. Él ya había tenido la experiencia del amor con otras personas... Ya otras mujeres le habían hecho feliz, le habían visto sonreír, le habían acariciado sus mejillas y le habían consolado en las noches frías. Quizás, si tan solo hubiera nacido antes hubiera podido estar "al nivel" y hubiera podido luchar por él... Pero ¿qué era ella? Tan solo una niñata de veinte años. Probablemente la razón por la que el le había estado ignorando las insinuaciones. ¿Qué podía hacer...? ¿Debía esperar o debía atacar? ¡Estúpida clase de educación sexual, que no le habían dicho -todavía- como manejar ese tipo de situaciones!

Ya no quedaba nadie a quien pudiera matar... Todas las estúpidas que habían amado a Aoshin-sama estaban muertas, y si fuera por ella, las reviviría y las mataría denuevo. ¡Todo eso por tocar a SU Aoshin! Esperaba que el mensaje en sus pensamientos les llegara al más alla. Sus ojos se habían apagado un poco pensando en aquella posibilidad... ¿Por qué no pudo nacer antes...? ¿Por qué la edad era tan cruel...? ¿Aoshin-sama estaba realmente enamorado de ella? N-No podía saberlo... No podía luchar en contra del recuerdo de unas muertas, que no pudieron esperarse a que ella naciera para poder matarlas. ¡Estúpidas brujas débiles!

"Calma, Yuno-chan... No puede ser que cambies de estado de ánimo más que una cabra..." - Recogieron su plato de comida y en esos momentos se le llegaron los ojos de lágrimas.

-Que tal tortolitos... - Sus pensamientos se bloquearon... Yuno giró su rostro y vió al ser que había entrado por la puerta. Tenía vestimentas extrañas y rebeladoras, como si fuese alguien del Olimpo... Un arco y flecha... ¿Enemigo? Ugh... Unas alas... blancas... ¿Acaso venían a asesinarlos? Con eso de que los ángeles y los ángeles caídos no se llevaban.

Hubo un intercambio de palabras y golpes de parte del posible enemigo y su amado... Ao-kun quería asesinarlo por entrar a su casa armado. Tehehehe... ♥ Tenía un mal genio de los mil demonios, pero era querible de esa forma. ♥ Yuno dejó salir una pequeña sonrisa de su rostro, escuchando lo que su adorable hombre decía y los objetos rompiéndose detrás de ella. Sin embargo, el otro ser parecía que tenía algo importante que decir. Primero dándo su propia presentación, llamándose a sí mismo Cupido. La peli-rosada se sorprendió. ¿Entonces ese ángel sí existía...? De ser así, Yuno le tenía algo de rabia por haber hecho de su vida amorosa una miseria...

-Ahora dame una razón para no matarte y/o sacarte a patadas de mi casa. - Cupido aclaró su garganta.

-Ehem... Verán. Creo que he cometido un pequeñísimo error... - Salió de atrás de las encimeras para poder darle la cara. -La información de cómo comenzó todo esto, es decir, el juego entre ustedes dos, es confidencial... - Cerró los ojos y recordó aquel momento donde el vió con sus propios ojos como una fémina era rechazada por otro jóven, diciéndo que "no creía en el amor a primera vista", y Cupido, en su molestia, comenzó a flechar a todo dios para demostrar lo contrario.

¿El problema...? Había flechado a alguien que, de momento, no podía ser flechada. De hacer eso significaría traer más tragedias al mundo... En vez de crear un lugar "mejor", lo que podía estar creando era una bomba de tiempo que estuviera a punto de explotar si se cumplían "ciertos" requisitos. Cupido abrió los ojos, mostrando un semblante serio.

-Gasai Yuno... No creo en esto pero, por órdenes superiores debo revertir lo que te he hecho. Lo siento... - Su mano comenzó a emitir un brillo rojizo.
-¿Huh...?
-Te estarás preguntando por que te enamoraste del señor Aoshin, ¿no? Bueno... Ha sido un flechazo mal... calculado... de mi parte... Lo siento...
-...... - Cupido llevó su mano al frente y conectó aquella "aura" roja con el pecho de la fémina.

Un flechazo mal calculado de su parte... ¿En serio...? ¿¡En serio, todo se reducía a eso!? ¿¡Lo que sentía por Aoshin-sama se debía a que un imbécil había calculado mal sus poderes y la había afectado como si ella fuera un juguete!?

-Respondeme algo, Cupido... - Seguía sentada en la silla, dándole la espalda a Aoshin y al Cupido. Hablando con su voz amable... Pero su rostro... De sus ojos no dejaban de salir lágrimas de dolor... Para los ojos de Cupido ella era solo... ¿Un juguete...? ¿Un experimento...? ¿¡Así era que trataban a las personas con sus malditas y putrefactas flechas llenas de un supuesto amor que se quebraba!?
-¿Si...? - Extrayendo el hechizo.
-Lo de Makoto-kun, ¿también fue un flechazo mal calculado de tu parte...?
-......
-El abandono de mis padres... La razón por la que me diste la espalda cuando más pedía amor... Cuando intenté rehacer mi vida... Cuando más feliz pensé que estaba... ¿¡ESO TAMBIÉN FUE UN MAL FLECHAZO DE TU PARTE!? - Se levantó de la silla para mirar aquel ángel con rabia.

Spoiler:

-Algún día vendrá tu oportunidad, Gasai-san... Confío en que puedas recuperar tu inestabilidad, pero, ahora no es el momento... Tu amor vendrá...

-¡¡¡NO JODAS CONMIGO!!! - Le tira con la silla. -¡¡¡Le abrí mi corazón a ese hombre!!! ¡¡¡Le confié todo a ese hombre, para que al final vengas a decir que fue un...!!! ¡¡¡Un flechazo mal calculado!!! - Cupido terminó de extraer todos sus sentimientos de amor por Aoshin. La joven llevó sus manos a su pecho. Se sentía vacía. Nuevamente... Se sentía como aquel 13 de febrero... Volvía al "inicio". Era como si nada de lo que vivió hubiera pasado. Todo había sido una ilusión provocada por el ángel del amor.

...Re:Write...


Sentimientos mixtos, era lo que tenía... Por un lado, la rabia hacia Cupido... Por otro, la soledad interna... Y por el otro... La peli-rosada miró a Aoshin con nostalgia... ¿Cómo era posible que no pudiera sentir nada por el...?

-No me arrepiento de lo que vivimos, Aoshin-sama... - Mencionó en un susurro... -Los besos, las caricias... Aquellos "te amo", todo fue... real... Todo... ¡¡Pero este mal nacido...!! - Llevó su mano frente a sus ojos para que no le siguiera viendo llorar por la rabia que sentía, por aquella. -Rompí nuestra promesa, Aoshin-sama... Este maldito... ¡¡¡ESTE MALDITO PUTO NOS HA MANIPULADO A SU ANTOJO!!!

-El inicio será difícil. Ascimilar lo que he dicho se te hará difícil, Gasai-san, pero...

-¡¡¡JODETE, MALDITA SEA!!! - Extendió sus alas negras, empujándo hacia el lado a Aoshin (por haber sacado las extremidades de momento). El ambiente dentro del hogar cambió por completo. Se había creado un aura más densa, tenebrosa, incluso el olor a muerte... Algunos objetos dentro de la casa de Aoshin comenzaron a oxidarse, y las plantas en las afueras comenzaron a marchitarse.

-Entonces esta es tu verdadera forma... El Ángel de la Muerte...
-¿El Ángel de la Muerte...? - Risa irónica. -Oye... Ese nombre me queda bien... - Su rostro se ensombrece.
-No entiendo... Exterminé el problema... E-Es decir... Acabo de revertir el hechizo para evitar que hubieran asesinatos por amor. ¿Por qué estás reaccionando... Diferente...?
-¿Por qué, preguntas? ¿Por qué? - Sonríe con malicia. -Por amor.

-??!! - Cupido lo había visto. La mirada misteriosa, la sonrisa sádica, el instinto asesino. M-Maldita sea. Por evitar una tragedia había logrado justamente el efecto que no quería. Salió volando del hogar, seguido por aquella mujer que tomó algunos cuchillos que estaban clavados en la pared.

-¡Gasai-san! ¡Cálmese! ¡No me haga dispararle...!
-¡Jugaste conmigo! ¡Hiciste que me traicionaran! ¡Me traicionaste! ¡Hiciste que yo traicionara a Aoshin-sama! ¡¡¡Y lo peor de todo es que ME QUITASTE AL HOMBRE QUE AMABA!!!
-¿¡Cómo pude haberlo hecho si...!?
-¡¡Tu hechizo!! - Lanzó un cuchillo a la cabeza de cupido, quien esquivó gracias a que miró hacia atrás. El cuchillo pasó muy cerca de su ojo, tanto que logró sacarle algunos mechones de cabello que caían por su frente en esos momentos.

La fémina volaba a toda velocidad hacia el ángel hasta lograr embestirlo. Ambos comienzan a caer al suelo en pleno aire. Cupido se sentía extraño, como si le faltara el oxígeno. No podía respirar. Tenía nauceas. Yuno aprovechó esto para usar el segundo cuchillo. Tenía que atravesar su tráquea...

Pero Cupido reaccionó y le tomó las muñecas, le pateó el estómago y la lanzó volando por los aires. El Ángel Caído se reincorporó en pleno aire y endureció las plumas para que salieran voladas hacia el Cupido y le atravesaran, cual balas atravesaban todo un cuerpo. ¡No quería dejar nada de el, ni si quiera su último aliento!

"Aoshin-sama...
¿Qué pensará ahora de mi....?
Ambos vivimos en mundos tan diferentes...
Él asesina buscando un mundo Justo...
Yo solo asesino por Amor...
Esa es mi ley...
Ese es mi estilo de vida.

¿La Justicia? ¿La Injusticia? ¿Qué es lo moral? ¿Qué es lo correcto o incorrecto y quién puso esas leyes? Nada de eso me importa, mientras pueda tener a la persona que ame conmigo... Mientras la pueda tener sana y salva a mi lado... ¡¡Mientras pueda amarlo sin traiciones de por medio...!!

Soy una criminal egoísta que defiende lo que es suyo de la forma que ha aprendido a sobrevivir.
Asesinando a todo aquel que se cruce en el camino de la persona que ame y el mio propio.
Mi corazón está corrupto.
Mis manos llenas de sangre.
No se si haya vuelta atrás.
Pero quiero que sepa, que todo lo que vivimos aquella noche, fue real...
Aprendí mucho de usted...
Ya no me avergüenzo de mis alas negras...
Ya no me siento tan triste sobre mi pasado...
Todo gracias a esa pequeña ilusión...
Todo gracias a que usted regresó a Éadrom en busca de ese objeto...

Aoshin-sama...
...no me avergüenzo de nuestro pequeño secreto...

Lo amé...
Y lo volvería a amar si pudiera volver a hacerlo...

Aunque nuestros caminos sean diferentes yo..."

Cupido evadió las plumas negras y para cuando se fijó, ya la peli-rosada estaba sobre el dispuesta a tajearle el estómago y sacarle las tripas. El Ángel del Amor le apuntó con su arco y flecha y le disparó a la cabeza.

-....??!!

Así fue como aquella herida se había abierto... La sangre saldría volada por los cielos... Sus manos comenzaron a temblar... Sus ojos se volvieron opacos... El cuchillo que tenía la peli-rosada en las manos caería al suelo...

"...desearía volver el tiempo y enamorarme de usted una vez más...
...en esta vida o en cualquier otra...
...lo amaré por siempre..."




No estoy loca... Yo solo amo con locura... ~ ♥

MIIII SHIN-SAMAAAAAAAA >__<:

¡Gracias por los Stamps, Red! ^^

♥️ Ficha ♥️ Cronologías & Relaciones ♥️

avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
55168
Reputación :
20
Mensajes :
327

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Re: El Demonio Blanco y el Ángel Caído [Cupido Random]

Mensaje por Aoshin Monji el Sáb Feb 25, 2017 8:31 pm

detuve mi ataque por un momento a la espera de su explicación "Creo que he cometido un pequeñísimo error... La información de cómo comenzó todo esto, es decir, el juego entre ustedes dos, es confidencial..." de momento no estaba entendiendo bien, pero tenia mis sospechas de lo que ocurría, hasta que finalmente "Te estarás preguntando por que te enamoraste del señor Aoshin, ¿no? Bueno... Ha sido un flechazo mal... calculado... de mi parte... Lo siento... " en tanto el ángel eliminaba aquel "embrujo" de ambos, me concentre en las palabras de Yuno "Lo de Makoto-kun, ¿también fue un flechazo mal calculado de tu parte...?... El abandono de mis padres... La razón por la que me diste la espalda cuando más pedía amor... Cuando intenté rehacer mi vida... Cuando más feliz pensé que estaba... ¿¡ESO TAMBIÉN FUE UN MAL FLECHAZO DE TU PARTE!? yo solo quería que acabara de deshacer su magia para partirle la cara a ese imbécil.

estaba enojado y aquella ira aumento cuando observe a la pelirrosa y sentí... nada?... solo había jugado con nosotros, había abusado de su poder, quería... no... iba a matarlo, pero "pero que demonios... lo siguiente que sentí fue un golpe de parte de las alas de Yuno acompañado por una sensación de malestar y debilidad... "creo tambien esta enojada... rayos, no podre mantener esta forma de momento" ante aquella energía oscura mi cuerpo tomo su forma real, mi rasgos faciales se fueron deteriorando, aparecieron las cicatrices y mi cabello creció, me distraje por un momento ante mi transformación "forzada" cuando volví a concentrarme, vi como cupido trataba de escapar mientra era perseguido por la pelirrosa -ah no, tu no te vas hasta que termine contigo... de inmediato fui detrás de ellos, tratando de alcanzarlos antes de que comenzaran a pelear.

cuando finalmente Yuno logro alcanzarlo algo sucedió, supuse que cupido sentiría los mismos efectos que yo hace un momento, pero logro mantenerse firme y contraatacar, cuando finalmente llegaron al suelo pude ver aquella flecha "que hijo de... extendí mis cadenas en tanto me dirigía al ángel en picada, afortunadamente logre desviar aquel proyectil para que Yuno no acabara muerta, sin embargo no fue suficiente, la flecha acabo por atravesar su estomago y la sangre comenzó a brotar sin parar -muere... aterrice sobre el pecho de cupido aplastando su cuerpo contra el suelo, incluso escupió algo de sangre ante tan potente impacto -no vuelvas... mientras murmuraba aquello mis cadenas inmovilizaron sus brazos, su cuello y se deshicieron del arco -no vuelvas a tocar.... a MI Yuno!!! no sabia porque había dicho eso, tal vez el ángel no había hecho un buen trabajo al deshacer su "hechizo" pero en ese momento no importaba, yo estaba furioso, comencé a golpearlo con todas mis fuerzas sin detenerme, golpe tras golpe sin dudar ni por un segundo, mientras mis ojos reflejaban esa enorme sed que sentía, mientras la sangre no paraba de volar por los aires, hasta que mis puños se volvieron de color carmesí, no quería parar hasta atravesar su cráneo, hasta que mis puños terminaran golpeando el asfalto.

-la próxima vez... mencione poniendo las hojas de mis kusarigamas sobre su garganta, presionándolas levemente -hazlo de nuevo y yo... te matare... juro que te matare ¿entendiste?... me levante lentamente, con la respiración pesada, todavía sentía la necesidad de acabarlo, pero no, no podía dejarme llevar, ya había hecho suficiente "estuve a punto... casi pierdo el control... calma shin..." guarde mis armas en ese momento, regrese a mi apariencia de siempre y me acerque a Yuno para tomarla en mis brazos, luego despegue con la intencion de regresar a mi departamento -dijiste "no voy a morir por algo tan insignificante como un disparo" pues mas te vale no morir por una simple flecha. mencione con una sonrisa algo agitada, quería que se relajara, al mismo tiempo que trataba de suprimir la sed de sangre y la furia que sentía en ese momento -parece que si estaba enamorado... murmure de camino.
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
98354
Reputación :
6
Mensajes :
134

Ver perfil de usuario
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Re: El Demonio Blanco y el Ángel Caído [Cupido Random]

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.