FELIZ CUMPLEAÑOS
Hace 6 años se creó esta comunidad con la intención de unir a los roleros y crear una familia. Hoy me es grato decir que se ha cumplido desde el inicio. Bienvenidos a Éadrom, bienvenidos a Takemori.

Muchísimas gracias a todos nuestros usuarios. Este es un triunfo que compartimos no solo con los registrados actuales, si no también con aquellos que se fueron.
Muchas gracias!
6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
BÚSQUEDA DE STAFF
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
GRADUADOS Y
CONDECORADOS
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Como un ejercicio de confianza~[Priv. Ryutaro]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Como un ejercicio de confianza~[Priv. Ryutaro]

Mensaje por Aliisa Nylund el Miér Feb 01, 2017 8:38 pm

Aliisa había tenido una mañana bastante ocupada dando vueltas por toda la ciudad ya que hace unos días le había llegado un mensaje de su tía. Al parecer, ésta tenía noticias sobre el paradero del antiguo libro que la joven estaba buscando. Claramente no tenía la ubicación exacta, puesto que eso hubiera sido mucho más fácil para la chica. En el mensaje su tía le explicaba que en Éadrom vivía un antiguo sabio que había viajado por el mundo y precisamente sabía que había hecho una visita a las islas del mar báltico hacía alrededor de 200 años, casi en la época que se creía que el libro escrito por la primera chaman del clan se había perdido.

Emocionada al leer  el mensaje dejó su casa junto con Buri a la temprana hora de las 8 de la mañana.
Debía encontrar a aquel sabio, seguramente él tenía alguna información sobre lo que ella tanto buscaba, o tal vez aún mejor, tenía el libro en su posesión. Claro, eso le ahorraría mucho tiempo, y así con sus esperanzas a flor de piel, la joven nórdica visitó cada biblioteca de la ciudad. Allí, busco  entre los estantes libros y registros que dataran sobre el paradero de este hombre, si era habitante de la ciudad debía haber asentado sobre él en algún lugar. “¿Y si ya murió? No…no puede ser, no tendría sentido que mi tía me mandara tal mensaje y resultara que este hombre ya no se encontrara en este plano…”  pensaba mientras seguía apartando los libros en los que ya había buscado quedando sólo uno a un lado.

Al comenzar a leer el índice se dio cuenta que era de los registros más antiguos de la ciudad. Entusiasmada buscó entre las páginas los nombres hasta que lo encontró. Al parecer, este hombre había contribuido mucho en Éadrom por lo que era bien reconocido. No obstante, en la actualidad no se sabía  dónde se encontraba, lo único que decía al final de la página era que se había refugiado en lo profundo del bosque. Sin perder el tiempo Aliisa salió de allí y monto sobre su gran dragón blanco para poder sobre volar el área y ver si lo podía encontrar encontraba -Estoy segura que vamos a tener noticias pronto- Le decían a Buri mientras se abrazaba a él para no caer.

Las horas pasaban y no encontraban nada, solo podían ver las frondosas copas de los árboles, las cuales parecían que danzaban cada vez que las corrientes de ventiscas que causaban el batir de las alas del dragón las alcanzaban. –Supongo que vamos a necesitar un poco de ayuda- Dijo suspirando mientras le señalaba al dragón donde debía bajar. –Ellos buscarán por tierra mientras nosotros seguimos por el aire, ¿sí?- Le dijo a su amigo quien seguía en su enorme forma y la miraba algo preocupado.  Aliisa se puso de rodillas sobre el césped y posiciono una de sus manos en este, y entre susurros invocó 3 Vaettirs – Geri, Freki y Ratatösk yo, freya, los invoco para la búsqueda del paradero de un antiguo sabio…- y así con solo haber pronunciado aquellas palabras las 3 criaturas nórdica aparecieron a su lado.  

Geri y Freki era dos lobos que se suponía vivieron bajo el cuidado de Odin, mientras que Ratatösk era una ardilla que se encargaba de recolectar información y luego entregarla a los dioses o aquellos que recurrieran a ella –Espero que puedan encontrarlo- Dijo con una sonrisa mientras intentaba ponerse de pie. Sus piernas le temblaron un poco y se sentía algo mareada, seguramente era porque estaba gastando mucha energía, llamar a 3 Vaettirs no era problema, sino que el que fueran importantes seres mitológicos le causaba tal extenuación. Como pudo se volvió a montar en el dragón marfil y una vez que los vio partir ellos hicieron lo mismo, pero hacia los aires.

El tiempo nuevamente pasaba volando y a pesar de que los Vaettirs estaban ayudando no había tenido muchas noticas. Cuatro horas más habían pasado y ya el cielo comenzaba a oscurecer y un par de nubes se amontonaban en él. Aliisa miró hacia su alrededor, no le agravada lo que veía y muchos menos la idea de que llegara una tormenta en este momento, mas el verdadero problema no era la oscuridad ni las nubes, sino el gasto de energía que estaba haciendo. Su visión comenzó a oscurecerse de a momentos y su cuerpo perdía cada vez más el equilibrio, hasta que en un momento ya no supo que pasó.

Sintió como su cuerpo se resbalaba desde el lomo del dragón y caía desde el cielo, seguramente iba a ser una caída muy fea, 1000 metros los separaban del césped que hacía unas horas había tocado. No pudo ver más nada pero por suerte sabía que no moriría porque siempre podía contar con su amigo Buri.

Al verla caer a una gran velocidad el dragón color marfil entró en desesperación.  Rápidamente hizo un giro y se lanzo en picada esperando poder atraparla antes de que sea demasiado tarde. No podía dejar que Aliisa muriera ni mucho menos traicionar su confianza, ya que él también  sabía que ella estaba esperando ser salvada por él.


Narro-hablo- pienso


I.W.E:


Quedo genial la firma Vin *-*

Gloriosa familia Kiwi:
Derechos al autor de la frase(?




Cosas del Uss ♡♡♡:



avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
22
Dromes :
79646
Reputación :
3
Mensajes :
145

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Como un ejercicio de confianza~[Priv. Ryutaro]

Mensaje por Ryutaro Takahashi el Jue Feb 02, 2017 6:33 am

Caminaba cual zombie, tambaleante, con la mirada perdida y vacía. Con una de sus armas desenfundada, pero apenas sosteniéndola con la punta de sus dedos. El bosque era un lugar donde Ryu había decidido frecuentar últimamente. Aquella noche había estado acostado en su cama intentando apagar las voces de su cabeza. Aquellas imagenes venían una y otra vez a sus pensamientos. No lo dejaban dormir y lo ponían más agresivo de lo que era. Así que decidió ponerse su armadura, tomar sus armas y salir de su habitación para ir al bosque.

Había estado entrenando como loco con la nada para apaciguar su dolor. Por cada corte que hacía volvía a hacer memoria: Su clan, su escuadrón, su mejor amigo y maestro. Los había perdido a todos por una estupidez de su parte.

~ Flashbacks ~

-..... - Mencionó unas palabras inaudibles entre el caos que se desataba.
-¿¡Qué!? ¡No puede ser cierto, My Lord!
-My Lord! ¡Por favor, retráctese!
-....
-¡Dime que estás mintiéndo!
-This is my duty, Kojuro.
-¡Con más razón! ¡Su pasión es nuestra pasión!
-¡¡¡BASTA!!! - Voltea a mirarlos. -¡Hagan caso de mis palabras, o no les perdonaré la vida! - Lanzó un corte al suelo, lanzando una ráfaga de viento cortante hacia los suyos.

~ Presente ~

"Me debo estar volviendo loco... Me debo estar volviendo..." - Cayó al suelo de rodillas, clavando su katana en el terreno para no desplomarse. Vomitó aire. No tenía nada que devolver, pero ahí estaba esa maldita sensación. Subió su mirada hacia los cielos y su visión (doble) le estaba mostrando una chica cayendo y un caballo detrás de ella. ¿Qué demonios era eso...? ¿Kojuro, eras tu...? No. Parecía ser alguien en problemas.

-Por Dios, no. Ahora no... - Ríe un poco, enloquecido. Bien podía pasar de largo de aquella situación y dejar que el caballo le salvara. Utilizó su fiel katana para levantarse del lugar como podía, sin dejar de reír sintiéndo lástima por si mismo. -¿Por qué a mi me pasan estas cosas...? - Caminó hacia adelante arrastrando los pies y su propia arma, para intentar llegar a un punto donde pudiera ver la persona que estaba cayendo.

"Me tenía que pasar justo cuando no estoy bien. La vida me la juega duro..." - Pensó, llegando a un lugar donde pudiera ver a la chica más cerca. "¿Y el cabrón caballo ese no puede llegar a ella? Miserable animal... ¡Hahahahaha! - Toce. "Ah, no, espera. No es un caballo. ¡Es un dragón! ¡Hahahahaha! Ya veo cosas donde no las hay..." - Se quedó mirando el dragón. "Bueno, dragón cabrón, has algo. Has algo..." - Al ver que no hacía nada, enfundó su arma y sacó unas alas de murciélago de sus omóplatos. "¡Puta vida!" - Se agachó para impulsarse al saltar y salir volando hacia ella. Ryu llevó su mano hacia adelante y activó la telequinesis para controlar a la fémina y amortiguar el impacto que esta fuera a dar con su cuerpo. Abrió los brazos para tomar la pelirrosa en brazos, pero mente estaba atormentada. La chica impactó contra su cuerpo y Ryu salió volado hacia el suelo, cayendo de sentón sobre el terreno. El impacto haría que el samurai fuera llevado hacia atrás, dejando un canal de tierra de por medio, hasta chocar con un árbol. Por suerte, el chico tenía armadura y no se haría daño. Protegió la pelirrosada en sus brazos, quedando el con la cabeza baja tratando de recuperarse.

"Todo... Todo estará bien mientras esta desquiciada no me salga acosadora por haberla salvado..." - Subió levemente su rostro por fin, para ver a quien demonios había salvado. "Momento... Esta tipa... ¿Esta no es la que toma clases de medicina conmigo...? No creo que tenga que cojer mis espadas para abrirle el torso, ¿o si? Ugh... Como sea..." - Trató de moverse para ponerla a un lado en el suelo. Al ponerla fue un poco descuidado e hizo que su cabeza se diera con el terreno. "S-Shit... Eh... Cualquier cosa, no fui yo." - La tocó en la mejilla para ver si tenía fiebre o algún bajón de azucar, pero no notó nada extraño con su cuerpo.

Se quedó mirando hacia el horizonte y se acordó del dragón. "Momento... ¿Y si la estaba tratando de cojer para comersela...?" - Pensó. Volvió su mirada a la chica quedándo con cara de "Eh..."

"Un día de estos me ganaré el título de "Depravador Sexual" o algo así. Ya van tres damicelas en peligro... Tres... Y no me gusta ser el príncipe azul..."

-Yo... Despierta... - Pokea su estómago. Después de aquella experiencia ya no se atrevería a tocar alguna mujer, al menos, no en algún tiempo. -D-Despierta... - La tomó del hombro y la movió.

"No, cabrona... No te voy a dar respiración boca a boca. Te voy a apalear en el estómago hasta que despiertes... P-Profesora Reiss... ¿Qué haría usted? Llamar al centro médico más cercano y esperar por instrucciones..." - Pensó.

-¡Aaaagh! - Se sujetó la cabeza adolorido. -Fuego, fuego... Mucho fuego... ¡Basta! - Dio un puño al suelo pero... Se lo dió en el estómago a la pelirrosada. Al darse cuenta de esto, volteó su cabeza hacia la jóven con expresión de horror. -F... F... Fuck...!!! - Por suerte, el golpe no había sido tan duro como para sacarle el aire.

"Mejor la llevo al hospital, antes que la mate..." - Suspiró y se quedó recostado del árbol en espera de que la muchacha despertara. Eso, y tratando de recuperar energía mental. Su mente estaba exhausta por la lucha interna que recién había tenido.

-Hacen 100 años atrás volaba por los cielos un dragón... Un dragón blanco que quería amor... No, eso es muy cliché. Un dragón blanco que quería venganza en contra de la luna. Todas las noches, el dragón volaba y miraba a la luna, y le preguntaba: "Señora Luna, ¿por qué es usted más brillante que yo?" Y la Luna no respondía. Esto hizo enojar al dragón. Un dragón que había sido ignorado por quien tanto admiraba. Todas las noches volaba hacia la luna, y le hacía la misma pregunta. "Señora Luna, ¿por qué es más brillante que yo...?" Ugh, eso ya lo había dicho... - Ríe. -Eventualmente llegó la Luna Nueva, y el dragón... - Miró a la pelirrosada. Traía un parche en su ojo derecho, y ojeras en su único ojo visible. -.....

Si en un minuto más no despertaba, tendría que dejar su flojera, levantarse y llevarla al hospital. Le había estado contando aquella historia inventada para ver si reaccionaba. Estaba un poco preocupado, pero no podia dejar que eso lo consumiera. Solo... un... minuto... más... Se recostó del tronco del árbol y cerró los ojos haciendo la cuenta regresiva, y aprovechando para descansar.


[Ficha] [Relaciones & Cronología]



"A Dragon's scales never come off until it dies. Not a single one."



Gracias por la firma, Mitsuki-chaaaan ~ Y Trinity por el avataaaar. ~
Familia Kiwi:

I'm too sexy for my shirt, too sexy for my shirt. So sexy it hurts ~:
And I'm too sexy for your party ~
Too sexy for your party ~

https://i.imgbox.com/ZKYc2IpW.png

avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
75427
Reputación :
11
Mensajes :
487

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Como un ejercicio de confianza~[Priv. Ryutaro]

Mensaje por Aliisa Nylund el Vie Feb 03, 2017 2:49 am

Con la poca energía que le quedaba sentía como su cabello volaba por su toda su cara y su cuerpo se arqueaba mientras caía desde lo alto. De pronto, sintió un golpe fuerte sobre alguien y que nuevamente su cabello volvía a su lugar y dejaba de volar por los aires. ”B-Buri…?” pensó de cierta forma aliviada, y ya relajándose, ya que sabía que su amigo dragón tenía todo bajo control. Pero, no pasó mucho desde que pensó que ya estaba a salvo hasta que sintió otro golpe, pero esta vez había sido más suave. ¿Qué le habría pasado?, no recordaba haber leído que a su dragón le podía afectar también el que ella haya consumido la mayor parte de su energía, mas todavía sentía que no podía mover ni un dedo, el agotamiento era demasiado, tanto que por poco podía seguir respirando.

Mientras tanto, Buri quien intentaba atrapar a la joven vio toda la escena, y lamentaba no haber podido llegar a tiempo. Su depresión era tal que se había quedado casi petrificado en su lugar. Tal vez si ese hombre no hubiera llegado a tiempo, eso hubiera significado la muerte de Aliisa ¿O no? Ahora la culpa le llegaba y era la segunda emoción que le impedía moverse, mas de pronto recordó que tal vez la joven no estaba fuera de peligro, que tal si ese hombre se aprovechaba de la pobre inconsciente. Enardecido en furia el dragón bajo con rapidez y así tomarla e irse.

Sin embargo al llegar se dio cuenta de que no estaba haciendo nada malo, bueno no intentaba hacerlo y por eso mismo el dragón, aun manteniendo su enorme tamaño se sentó justo en frente de ellos a observarlo. Con un poco de más atención Buri reconoció al hombre, era compañero de Aliisa, entonces al verlo se preguntaba si realmente era eso lo que habían enseñado en la clase de primeros auxilios.

Poco a poco parecía que los toscos movimientos la hacían despertar a la nórdica. Golpe tras golpe sentía el dolor en su cuerpo y este reaccionaba con quejidos, y  a su vez moviendo su manos a su estómago, y en ese momento sus ojos volvieron a abrirse, mas no lo suficiente como para ver del todo, sin contar de que su visión estaba algo borrosa al momento. “Que linda historia Buri, ¿Desde cuándo sabes hablar?” pensaba mientras  trataba de ponerse de pie poco a poco.
 
Estaba tan segura de que su amigo la había atrapado que incluso se puso a pensar en que el había aprendido a hablar.  Que ilusa Aliisa al no dudarlo.  Se puso de rodillas frente a él –Gracias por atraparme, aunque sabía que lo haría igual- le dijo pensando que  aun hablaba con su amigo, apoyando la mano sobre su cabeza y dándole unos suaves golpecitos en forma de agradecimiento. Ahora ya de pie, y con su visión aun algo distorsionada pasó su mano por su ropa tratando de quitar el polvo –Ah.. .y ¿cómo es que podes tomar forma humana ahora? Creí que además ya no cambiabas- le pregunto mientras comenzó a caminar en la dirección que iban sobre volando –Vamos, apurate tenemos que seguir camino  y encontrar a los….- De momento se calló al toparse con algo blanco y enorme delante de ella. Refregó sus ojos con sus manos que se encontraban en forma de puños para poder recuperar un poco su visión.

En ese momento se la escucho inhalar fuertemente – ¿B-Buri…?- preguntó con una voz algo temblorosa mientras que el dragón asentía con su cabeza. –Entonces… ¿quién era…e-e-ese?- le preguntó mientras despacio se daba la vuelta para poder verlo.  Al reconocerlo Aliisa llevó rápidamente su mano hacia su boca tapándola en una expresión de sorpresa, era uno de sus compañeros de la clase de primeros auxilios, y no solo le había dado el trabajo de atraparla sino que lo trato como a una mascota. Se acercó rápidamente hacia a él para disculparse. –L-Lo siento mucho no era mi intención, yo creía que era mi dragón y bueno …- intentaba explicarle mientras sentía como un calor le subía desde el cuello y le enrojecía las mejillas de la vergüenza por sus actos descuidados.


Narro-hablo- pienso


I.W.E:


Quedo genial la firma Vin *-*

Gloriosa familia Kiwi:
Derechos al autor de la frase(?




Cosas del Uss ♡♡♡:



avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
22
Dromes :
79646
Reputación :
3
Mensajes :
145

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Como un ejercicio de confianza~[Priv. Ryutaro]

Mensaje por Ryutaro Takahashi el Vie Feb 03, 2017 7:45 pm

El enorme dragón blanco se sentó frente a ellos a mirarlos, sin hacer nada. Ahí fue cuando Ryutaro se dio cuenta que el animal no era un enemigo, sino un amigo de la pelirrosada que tenía a su lado. El vampiro subió la mano en forma de saludo al dragón, y le sonrió levemente. Era un animal sorprendente lo que tenía frente a el. Siempre había querido ver uno de cerca. Le encantaban esas criaturas míticas, teniéndo algunos posters en su casa sobre esos seres maravillosos.

La pelirrosada por fin despertó y se puso de rodillas frente a el, agradeciéndole el gesto de rescate, apoyando su mano sobre su cabeza y dándole suaves golpecitos como si de una mascota se tratase. Si Ryu hubiera estado en todos sus sentidos le hubiera causado gracia, pero por el momento solo arqueó una ceja, confundido por la forma de tratarle de la mujer. A todo esto, ¿cómo era que "sabía que lo harías igual"? ¿Ella lo había planeado para que el la salvara...? ¿Ah...? El castaño solo entreabrió sus labios sin decir una palabra. Era como si quisiera decir algo, pero no tenía idea de que. La situación era algo bizarra.

Ella se sacudió las vestimentas y siguió hablando. Preguntando como es que podía tomar forma humana. A menos que fuera bruja telépata y pudiera ver a través de el sabría que estaba en su forma humana. Pero en eso miró al dragón blanco a los ojos con expresión de "¿Qué le pasa a esta loca...?", entendiendo ahora un poco lo que pasaba.

Y fue ahí cuando vendría lo chistoso. La fémina por fin se dio la vuelta y se topó con quien verdaderamente estaba buscando. Le hubiera gustado estar frente a ella para ver su cara de sorpresa y reírse. La dama se acercó a donde el, lo cual era bueno porque no le iba a hacer levantar del lugar donde estaba. Y no porque fuera un vago, sino porque estaba recuperando energías por lo que le había pasado antes de encontrarsela a ella.

–L-Lo siento mucho no era mi intención, yo creía que era mi dragón y bueno...

Ryu extendió su mano hacia la muñeca de la fémina, la agarró y la atrajo hacia su persona haciéndo que esta cayera arrodillada frente a el, quedando ahora cerca de la jóven. Puso el dorso de su mano izquierda sobre la frente de la chica.

-No tiene fiebre... - Dijo con un tono de voz bajo. Analizó su cuerpo de arriba a abajo. -No tiene heridas abiertas. - Se quedó en silencio y la miró a los ojos. Le puso los dedos en las cuencas de los ojos y se los abrió de par en par. -No están opacos. - La soltó para que siguiera su camino, y la miró detenidamente. -Yo... - Señaló con su dedo pulgar hacia los cielos. -¿Qué pasó allá arriba contigo y tu dragón? - Preguntó con un tono de voz de flojera, aunque en realidad estaba cansado pero no lo daba a demostrar de esa forma. Supuso el que el dragón era su mascota, porque no se había movido de lugar desde que los encontró, y tampoco los había ataco. Eso, y que le había hablado antes. -Te desmayaste, o eso pareció. ¿Necesitas ir a algún hospital para que te revisen? No estaría bonito que salieras con un problema de salud, o que tu situación empeorase. - Le preguntó. No era normal que una persona estuviera cayendo desde los cielos y perdiera el conocimiento. Quizás ella padecía del corazón o algo así. Pero nunca llegó a imaginar que se había quedado sin energías por estar invocando tanto tiempo criaturas mágicas. Lo mejor era asegurarse que había pasado con la persona para ver si la dejaba ir o si le atendía.


[Ficha] [Relaciones & Cronología]



"A Dragon's scales never come off until it dies. Not a single one."



Gracias por la firma, Mitsuki-chaaaan ~ Y Trinity por el avataaaar. ~
Familia Kiwi:

I'm too sexy for my shirt, too sexy for my shirt. So sexy it hurts ~:
And I'm too sexy for your party ~
Too sexy for your party ~

https://i.imgbox.com/ZKYc2IpW.png

avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
75427
Reputación :
11
Mensajes :
487

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Como un ejercicio de confianza~[Priv. Ryutaro]

Mensaje por Aliisa Nylund el Mar Feb 07, 2017 10:30 pm

Al intentar disculparse la acción de su compañero la dejó atónita, puesto que la había tomado de la mano y hecho arrodillar frente a él de golpe. “¿Qué hace?... ¿es que debía ponerme de rodillas para disculparme?” Pensaba mientras dejaba que el otro la observe. En eso cuando estaba a punto de emitir alguna objeción en cuanto a eso, se dio cuenta que solo estaba corroborando que se encontrara en buen estado. Aliisa sonrió agradecida mientras ya más predispuesta dejaba que este hiciera su trabajo, después de todo eso mismo era lo que le habían enseñado que debían hacer en una situación como esta. –Gracias, ya estoy bien de todos modos, o al menos mejor que hace unos momentos- le dijo sonriendo una vez que la soltó y se pudo poner de pie nuevamente.

Entre tanto, el enorme dragón había decidido que lo mejor era volver a su versión de “bolsillo”, creía que ya no era momento para seguir con la búsqueda y mucho menos después de lo que había pasado con Aliisa. Claramente era dueña de una inmensa fuerza interna, pero nadie estaba exento del agotamiento, al menos podría haber controlado un poco más la situación si no se trataba de tales seres de gran envergadura. Suspiro y se acercó a la joven del cabello rosado batiendo sus alas vagamente.

Al verlo cerca Aliisa sonrió y esta vez sí acarició a su mascota que ahora se encontraba a un lado de ella. –Arriba….- dijo mirando al cielo algo frustrada por no poder resistirlo un poco más, tal vez en ese momento podría haber recibido las noticias que estaba buscando, pero no, había tenido que ser débil justo ahora. –Fue un exceso del uso de mi energía, supongo que abuse de ella y eso fue lo que me gané- dijo mientras reía algo avergonzada mientras desordenaba el propio cabello al reir. No le gustaba admitir sus fallos y mucho  más a alguien que recién comenzaba a conocer, pero por nada mentiría, no era del tipo de persona que escondía la verdad o la desvirtuaba.

De pronto recordó sobre los Vaettirs a los que había invocado –Cierto…- dijo mientras se agachaba y colocaba una de sus manos sobre el césped y cerraba sus ojos. Si bien era cierto que el accidente había ocurrido por el agotamiento, muchas veces las criaturas permanecían en el plano por algunos minutos más a pesar de que se había consumido casi toda la energía del autor. Una brisa de viento corrió y las hierbas sobre el césped se balancearon.

Se volvió a poner de pie y suspiro algo desilusionada. Al parecer la invocación había terminado justo en el momento en que cayó desde el cielo puesto que no podía sentir la energía de las criaturas. Sin embargo, si había podido sentir la energía de  su compañero frente a ella. –Estoy bien, no te preocupes nada que no se pueda arreglar con un buen descanso y un té tal vez- Sonrió al ver que se había preocupado o al menos eso parecía –Pero… ¿cómo te sentís vos?- agregó mirándolo a los ojos e inspeccionado s estado. “Sera que le ocurrió por salvarme o ya no se encontraba bien y encima hizo un desgaste importante?” pensaba mientras pensaba donde había dejado su bolso, el cual probablemente había caído al igual que ella, pero en otra dirección.

-Buri, busca mi bolso por  favor, no puede haber ido muy lejos- le pidió a su amigo dragón  mientras volvía a sentarse a su lado, con las piernas cruzadas para hacerse de apoyo. –Que hacías tan tarde si es que me queres contar- le dijo curiosa sin ánimos de molestarlo. No le parecía bien dejarlo y no retribuirle el favor ahora que no veía algo bien en el.


Narro-hablo- pienso


I.W.E:


Quedo genial la firma Vin *-*

Gloriosa familia Kiwi:
Derechos al autor de la frase(?




Cosas del Uss ♡♡♡:



avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
22
Dromes :
79646
Reputación :
3
Mensajes :
145

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Como un ejercicio de confianza~[Priv. Ryutaro]

Mensaje por Ryutaro Takahashi el Sáb Feb 11, 2017 5:21 am

La pelirrosada agradecía y mencionaba que ya estaba mejor que hace un rato. Ella le explicó al vampiro que lo que le ocurrió había sido que se quedó sin energías por hacer uso exceso de sus poderes. Mientras explicaba, el vampiro se quitó su casco de media luna y lo sembró en su lado izquierdo. Ya no necesitaba tenerlo puesto, y también necesitaba cojer un poco de aire fresco. Mas no se había quitado el parche que traía en su ojo derecho. Cerró su ojo escuchando las demás explicaciones de la dama, y entre explicaciones, la conversación que tenía con su mascota blanca, quien se había encogido de tamaño a uno compacto.

Por fin había podido empezar a descansar. Sus demonios internos habían estado molestandole desde hacían unas horas y eso conllevó a un desgaste mental y emocional en su persona. Por ello el dhampir no podía ser el mismo chico jovial de antes, no en esos momentos. Había vuelto a suprimir el irse en estado berserk, y no a causa de la falta de beber sangre, sino a causa de una gran rabia y dolor guardada que había estado cargando consigo por años. Los demonios se habían ido desde el momento que salvó a la pelirrosada. Era probablemente por el hecho de volver a mantener su mente ocupada en otra cosa que no fuera su propia persona. Con sus ojos cerrados podía sentir el agradable viento que recorría su rostro. No quería quedarse a dormir en ese lugar, pero en esos momentos era donde único sentía paz al no estar encerrado entre cuatro paredes deprimentes.

–Pero… ¿cómo te sentís vos?-

-¿Te miento un poco, o te digo la verdad? - Rió un poco para restarle importancia al asunto. No quería que ella lo viera débil. Correción: Odiaba que cualquier persona lo viese expuesto emocionalmente. Por esas razones es que no le gustaba hablar de lo mal que se sentía con nadie. Y en esos momentos Ryu estaba seguro de que hasta un psiquiatra saldría corriendo de la locura al escucharle. -Me siento bien. Solo necesito un poco de desc... - Calló repentinamente. Agh, maldita sea. ¿Para qué seguir mintiendo? La próxima vez que entrase en aquel trance podría ser la última... Quizás.

–Que hacías tan tarde si es que me queres contar-

-Peleando con demonios. - Ríe un poco. -Demonios internos. ¡Hahahahaha! - Toce. -Por favor, dime que traes Sake contigo. Quiero embriagarme por primera vez para... - Se quedó callado. Era bastante orgulloso y en Éadrom no había tenido un amigo de la suficiente confianza como para contarle sus secretillos. ¿Era ella una persona de confianza? La analizó de arriba abajo: Sus expresiones corporales, su rostro, su mirada. Quería saber si era del tipo de persona que tenía una doble personalidad, si era maligna, o si era alguien puro en quien podría depositar su confianza. Tomó parte de los cabellos de la fémina con su mano derecha y las llevó a su nariz para recordar su aroma. -...para hacerme de la vista larga y despertar mañana pensando que esta conversación no acaba de pasar. - Mencionó con una voz débil, ahora jugueteando con los cabellos de la dama con su mano derecha. Quería tener su mente ocupada en algo para hacerse el que no estaba hablando de ello, pero necesitaba hablarlo con alguien. La pregunta volvía a hacersela en la cabeza: ¿Podría realmente confiar en ella?

-Ryuutaro Takahashi. - Hizo su presentación formal. -¿Tu nombre...?  - Al menos quería saber a quien carajos le estaba contando su historia... Si es que se motivaba a hacerlo. -Dime, niña... ¿Tienes algún tipo de magia para curar los remordimientos...? ¿Los dolores del alma...? - Dejó caer su mano con tremenda flojera encima y volvió a recostar su cabeza del tronco para cerrar su ojo y descansar.


[Ficha] [Relaciones & Cronología]



"A Dragon's scales never come off until it dies. Not a single one."



Gracias por la firma, Mitsuki-chaaaan ~ Y Trinity por el avataaaar. ~
Familia Kiwi:

I'm too sexy for my shirt, too sexy for my shirt. So sexy it hurts ~:
And I'm too sexy for your party ~
Too sexy for your party ~

https://i.imgbox.com/ZKYc2IpW.png

avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
75427
Reputación :
11
Mensajes :
487

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Como un ejercicio de confianza~[Priv. Ryutaro]

Mensaje por Aliisa Nylund el Lun Feb 13, 2017 1:58 am

Realmente si le mintiera o dijera la verdad mucho no cambiaría puesto que su falta de energía ya la había sentido y con solo mirarlo ahora estaba más claro en el estado en que se encontraba. Recordaba que llevaba en su mochila, no mucho pero para ocasiones como estas tenía un pequeño brebaje que podía ayudarle. –Parece que tu cuerpo no te deja mentir- le respondió entre risas al ver que se caía, y lo ayudaba a recomponer su postura y mantenerse sentado.

“Demonios…” Sonaba como algo a lo que ella estaba acostumbrada oír en su ciudad natal, algo de lo que podía ocuparse rápidamente, a menos que se tratara de uno que estuviera muy arraigado al cuerpo o que tuviera mucho poder, mas también pensaba que podía decirlo como algo no literal y todo era una cuestión psicológica en el que se encontraba en una situación en que su pasado o recuerdos de este lo atormentaban. –Eso no se oye muy bien que digamos- dijo haciendo una mueca de preocupación mientras intentaba seguir escuchando con atención.

De pronto el accionar del hombre en frente suyo la dejó perpleja, inamovible. Al tomarle de sus mechones de cabellos la pelirosada se mantuvo quieta sosteniendo la mirada, mas podía sentir como un calor subía desde su cuello y encendía sus mejillas de un color rosado a rojizo. ¿Qué sucedía? ¿Estaría bien decir algo al respecto de la actitud? ¿o es que era una costumbre de alguna forma de la que ella no estuviera al tanto?.  Por suerte, aquella situación terminó con su presentación y la llegada de Buri que traía su bolso. –Pero… por que no queres recordarlo?- alzó un poco su voz algo curiosa por el comentario de su compañero. ¿Que tenía de malo esta noche que quisiera olvidarla?.

-Un gusto, soy Aliisa Nylund- dijo esbozando una pequeña sonrisa mientras acomodaba el mechón de cabello detrás de su oreja que estaba desordenado. –ahh… y el es Buri- agregó señalando a su dragón mientras recibía su bolso y comenzaba a buscar algo en el. “Cuaderno, lápiz, este frasco no…. Ajá este” pensó mientras sacaba un frasco con un corcho en un extremo. Dentro de este había un líquido verde agua, el cual se había formado por la infusión de diferentes hierbas. –Deberías tomar esto, no es sake pero te va a ayudar a recuperarte- le dijo mientras le pasaba el frasco y sacaba uno para ella – No es nada malo, es una infusión fría de hierbas medicinales- se volvió a dirigir a él para asegurarse de que no creyera que el contenido sería una especie de veneno ni nada por el estilo, de hecho ella misma le dio una probada primero para evitar sospechas inútiles, ya que en Aliisa no existía ni un gramo de maldad.      

“¿Niña?” Eso había resonada en su mente por unos segundos, Aliisa no se sentía de esa manera,  de hecho no recordaba actuar como una, incluso cuando era muy joven consideró tener gran madures para manejar todos sus problemas en su vida, pero era entendible. Seguramente comparado a el tenía unos cuantos años menos y por eso se lo había dicho.-Hmm puede ser, pero no es bueno curar esas cosas con magia, debes tener la fuerza necesaria como para resolver aquellas cosas que te molesten por tu cuenta- le aconsejó en un intento por animarlo, ya que tal vez a eso se refería con sus demonios. – Pero si aun así lo queres hay una forma de hacerlo, aunque tenes que ser alguien de una mente fuerte, no es un ritual fácil y que deba tomarse a la ligera-dijo recordando lo precavida que debía ser.

Cientos de veces lo había hecho en el centro y unas cuantas más fuera de allí en las aldeas donde la gente la llamaba para solucionar  sus  cuestiones no resueltas, en las que necesitaban calmar el dolor de sus almas para poder vivir una vida más tranquila. No obstante, para cumplir el ritual la persona debía tener una fuerza de voluntad terrible y una mente fuerte e inquebrantable, ya que en la meditación los peores demonios podría atacar y sufrir de alguna secuela a partir de aquello o incluso no poder despertar.


Narro-hablo- pienso


I.W.E:


Quedo genial la firma Vin *-*

Gloriosa familia Kiwi:
Derechos al autor de la frase(?




Cosas del Uss ♡♡♡:



avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
22
Dromes :
79646
Reputación :
3
Mensajes :
145

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Como un ejercicio de confianza~[Priv. Ryutaro]

Mensaje por Ryutaro Takahashi el Jue Feb 16, 2017 7:25 am

–Parece que tu cuerpo no te deja mentir-

-Hehe... - El dhampir esbozo una pequeña sonrisa cuando la pelirrosada le dijo aquellas palabras. -O eres buena observadora, o estoy perdiéndo el toque cuando necesito mentir. - Mencionó intentando relajarse. Aaah. ~ ¿Para qué seguir mintiéndo? Después de todo, gran parte de lo que pasaba se debía a que quizás había estado escondiéndo cierta información... Pero era necesario. No podía contarlo todo o pondría en peligro a su propia madre.

–Eso no se oye muy bien que digamos

-Ya vez, ya vez... ~ - Intentó recomponer su compostura. No era posible que se estuviera viendo tan mal. Pero a decir verdad, quizás se había dejado llevar por los sentimientos, haciéndo que bajara la guardia y no pudiera controlarse como antes, o quizás era algo que ya lo empezaba a consumir de tanto que lo estaba guardando.

–Pero… por que no queres recordarlo?-

El peli-castaño solo la miró con una sonrisa nostálgica. No podía decir aquellas palabras... "Due...le..." No... No podía, por más que intentara no le salían aquellas palabras de los labios. Era muy orgulloso para admitir que algo le dolía, y mucho más orgulloso aún para admitir sentirse derrotado ante una situación que se salió de su propio control. -Uum...

Intentó cambiar el tema, pero en eso notó como el dragón de la fémina llegó volando al lugar con la cartera de ella. -Debe ser divertido estar acompañado de un dragón, ¿no? - Sonríe. Al muchacho le fascinaban las criaturas legendarias como la que tenía frente a el. De hecho, el mismo llevaba el apodo relacionado a un dragón para darse animos y poder seguir adelante. Estaba muy orgulloso del apodo que traía y gustaba representarlo con honor. Escuchó a la muchacha decir el nombre de su acompañante. -¿Buri, huh? - Le sonrió al dragón. -Mucho gusto, Buri.

Así que la fémina se llamaba Aliisa, y el dragoncito Buri. Sip. La recordaba en la clase de Primeros Auxilios. Ella había sido una de esas pocas estudiantes que tuvo las agallas para quedarse, mientras los demás estudiantes se iban. Cuando observaba a su alrededor discimuladamente, era para ver que tipo de compañeros le estaban rodeando. Para el, todos ellos se comportaban como unas niñatas... Pero esas niñatas tenían algo que muchos valientes guerreros no tenían: Las agallas y los cojones para quedarse en una clase médica que el consideraba bsatante esencial para el transcurso de la vida. Tener conocimiento médico era algo vital, bajo la perspectiva de aquel guerrero.

Se sintió como tonto por unos momentos. ¿Cómo pudo desconfiar de la fémina? Si ella estaba tomando clases de medicina para ayudar a los demás... No era el hecho de que tomase clases de medicina, eso lo podía hacer hasta el ser más desquiciado del planeta. Nada mas pensó en si mismo, por poner un ejemplo. Pero la fémina (juntos a los pocos compañeros de curso que tenía) habían demostrado tener sentimientos puros, al menos por el momento. El único en esa clase que parecía un psicópata queriéndolo picar todo era el... Solo que no lo había demostrado, tehehehe. Pero si, quizás era un instinto que Ryutaro había desarrollado y lo aplicaba en todo el mundo automáticamente: No importa como se viera una persona, el no podría confiar en ellos tan pronto. Debía mantener cierto tipo de lejanía y de a poco irles conociendo.

-Dime, niña... ¿Tienes algún tipo de magia para curar los remordimientos...? ¿Los dolores del alma...?
-Hmm puede ser, pero no es bueno curar esas cosas con magia, debes tener la fuerza necesaria como para resolver aquellas cosas que te molesten por tu cuenta-

-....... - Ah, genial. Lo que faltaba. La magia no iba a poder ayudarlo. Si estaba pidiendo ayuda por tipo de magias era porque ya no podía más. Quería quitarse todo ese dolor del pecho de una, y volver a ser la persona que era antes. Mas aquella venganza que había jurado no lo dejaba dormir tranquilo. El problema era que el ya había estado demasiado tiempo vagando por la Tierra como un alma solitaria. Gracias a los Creadores que había llegado a Éadrom y había podido recomponerse un poco, rodeándose de personas que había conocido. Pero a la misma vez se sentía tan... Alejado de todo. Amaba Éadrom, pero sentía que no era su lugar. Era un sentimiento extraño y contradictorio. O quizás estaba herido por algo y no podía ver con claridad lo que sentía.

– Pero si aun así lo queres hay una forma de hacerlo, aunque tenes que ser alguien de una mente fuerte, no es un ritual fácil y que deba tomarse a la ligera-

-¿Hmmmm...? - Las palabras de la fémina llamaron la atención del vampiro. Había una forma, quería decir que había un mínimo rayo de esperanza para su dolor antes de convertirse en un ser que generase venganza pura. -Explicame. ¿Qué es este ritual, qué hace, y qué pasaría en caso de que no pasara la prueba?

En cierta forma eso sonaba interesante. Era como un tipo de salvación mezclado con "artes oscuras". De la forma en la que ella lo había dicho, parecía como si la persona entrase en un estado de locura permanente si no pasaba el ritual, o se consumía por el odio, o algún tipo de plot-twist tendría esa historia. El vampiro la escucharía con atención, tomándo en manos el té de hierbas mágicas que ella le había ofrecido. Antes había notado como ella lo probó primero para que no desconfiara y le devolvió una sonrisa.

-Por cierto, no hacía falta que probaras el té para que me ganara tu confianza. Creo que estoy aprendiendo a conocer tu corazón. - Aunque esto lo había dicho mas bien por el hecho de haberla notado en la clase de Primeros Auxilios. Si ella estaba ahí era porque quería ayudar las personas, ¿no? A menos que se volviera una paramédico psicópata, que no parecía ser el caso. Por el momento, el joven Ryu mantendría silencio mientras tomaba del té verdoso-cristalino que la fémina le había ofrecido. Dicha bebida le estaba ayudando a tranquilizarse, volviéndo de a poco a tomar la calma sobre su persona. Mientras tomaba el té, cerraría los ojos para escuchar la explicación de la pelirrosada acerca del ritual. Ryu se veía bastante interesado en ello, aunque tenía que ver si le era conveniente pasar a través de este.


[Ficha] [Relaciones & Cronología]



"A Dragon's scales never come off until it dies. Not a single one."



Gracias por la firma, Mitsuki-chaaaan ~ Y Trinity por el avataaaar. ~
Familia Kiwi:

I'm too sexy for my shirt, too sexy for my shirt. So sexy it hurts ~:
And I'm too sexy for your party ~
Too sexy for your party ~

https://i.imgbox.com/ZKYc2IpW.png

avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
75427
Reputación :
11
Mensajes :
487

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Como un ejercicio de confianza~[Priv. Ryutaro]

Mensaje por Aliisa Nylund el Sáb Feb 18, 2017 9:03 pm

Realmente estaba teniendo una charla placentera con el hombre en frente suyo, tal vez incluso pensó que debería haberlo hecho en la clase de primeros auxilios. No es que ni lo hubiera hecho por ser desconfiada, todo lo contrario; ella suele ser demasiado confiada y crédula de las personas, ya que no está acostumbrada a percibir el mal o siquiera recibir un mal trato, por lo que la única razón (de seguro) por la que no había charlado antes con él, era porque estaba muy concentrada en la clase. Ama aprender, y mucho más cuando es de su interés lo que está escuchando.

-De verdad que lo es, es como mi familia- le contó mientras invitaba al dragón a sentarse a su lado y así formar una ronda. “¿familia?” de pronto aquella palabra que la pelirosa había dicho comenzó a hacer eco en su mente. En realidad ni siquiera sabía que era una familia, poco y nada recordaba de la suya, y lo que recordaba era como la habían abandonado en aquel centro. No es que la pasara mal allí con su tía y las otras chicas, pero eso no es lo que una niña de 8 años quiere vivir, se supone que a esa edad uno quiere jugar y estar con sus padres, hasta incluso compartir tiempo con odiosos hermanos menores.

En ese momento Buri interrumpió sus pensamientos al tirarle de su remera, recordándole que tenían compañía. La joven sacudió levemente su cabeza y volvió a alzar la voz -A veces es mucho más que eso, siempre está cuidando de mi tanto que me asombra que sepa lo que puedo estar pensando- termino riendo para finalizar de contestar la pregunta del otro, quien también parecía que de a momentos sus recuerdos lo llevaban lejos del bosque.

-Bueno el ritual es como una meditación, en el que viajas al centro de tus recuerdos o menor dicho del problema en si, como si volvieras en el tiempo y tenes que solucionarlo- le dijo volviendo a dar otro sorbo de té y apoyando luego el frasco en su regazo  -Esto no es que necesariamente debas accionar contra una persona, sino que acciones para arreglar tu conflicto interno, pero allí adentro puede haber varios obstáculos que te distraigan de tu verdadero objetivo- agregó esta vez tomando su pelo y corriéndolo sobre uno de sus hombros puesto que el viento se lo llevaba justo a su cara.

-Por ejemplo, digamos que en el pasado alguien mato a un familiar, y lo que quiero es vengarme del asesino, esa no es la solución en el ritual porque estas llevando tu conflicto al otro, cuando viajes debes resolver tus sentimientos y emociones para vos mismo liberarte de querer la venganza, ¿si?- Tomó su bolso y otra vez mas comenzó a buscar algo en él. De él saco su daga enfundada, la tomo por el mango para enseñársela. -Entonces para mi seria sencillo hacerlo, solo con usar la daga puedo realizarlo, pero lo difícil va a ser no distraerte con tus propios “demonios”, en el caso de que eso pase podrías despertar y que todo siga igual, despertar y tener alucinaciones con ese momento cada día de tu vida, o incluso no poder hacerlo y dormir hasta tu muerte- le dijo seria, recordando cada caso que tuvo que vivir.

En verdad la mayoría de las veces, todo había salido muy bien, puesto que nadie se arriesgaría a vivir su peor pesadilla una y otra vez hasta solucionarla de no tener una mente de hierro. Solo 2 o 3 veces había presenciado a personas que no estaban preparados y lo sabían pero quisieron aventurarse de todas formas creyendo que el ritual era un juego. Habían hasta tenido que entrar ella misma a sacarlos, pero nada funciono y solo se pudieron quedar atrapados en un eterno coma -Veras, también supe de alguien que murió mientras lo hacía, no sé muy bien cómo fue que paso, pero dicen que allí dentro tu cuerpo también puede sentir el dolor- volvió a alzar su voz mientras el recuerdo pasaba por su mente. Su tía, kaira, la jefa de chamanes, había realizado todo tipo de rituales, y ella le había contado de esa aterradora experiencia en que veía como un hombre dormido comenzaba a sangrar en distintas partes de su cuerpo.


Narro-hablo- pienso


I.W.E:


Quedo genial la firma Vin *-*

Gloriosa familia Kiwi:
Derechos al autor de la frase(?




Cosas del Uss ♡♡♡:



avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
22
Dromes :
79646
Reputación :
3
Mensajes :
145

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Como un ejercicio de confianza~[Priv. Ryutaro]

Mensaje por Ryutaro Takahashi el Mar Feb 21, 2017 2:44 am

La muchacha explicaba que Buri era como su familia. Ryu esbozó una leve sonrisa, recordando pasados tiempos cuando estaba junto a los hombres de su Escuadrón. El entendía muy bien como era estar rodeado de una "familia" aunque no fueran personas de sangre. A veces esas personas que no tenían tu mismo apellido eran mucho más familia que los mismos seres que te dieron la vida. Y era probable que eso significase el dragón para ella. Mas que una mascota, era su acompañante fiel, notándo esto por la forma en que ambos se trataban. No había que hablar mucho, si con acciones ya era suficiente para ver aquella hermosa interación.

-A veces es mucho más que eso, siempre está cuidando de mi tanto que me asombra que sepa lo que puedo estar pensando-

-Entiendo... Comprendo el sentimiento. - Dijo mostrándole una sonrisa cálida mientras recordaba a quien había sido su mano y ojo derecho. Ese hombre que cuidaba sus espaldas, y que Ryu mismo cuidaba las de el. -Entonces Buri es tu ojo derecho, ¿huh...? - Esto último lo murmuró, recordándo el tipo de relación que tenía con su teniente de escuadra.

Ryutaro se quedaría escuchando con atención toda la explicación que tenía Aliisa que decir acerca del ritual. Y puso un ejemplo que había dado practicamente en el clavo de lo que le pasaba al vampiro. "Supongamos que alguien mató un familiar y lo que quiero es vengarme del asesino...", eso había dolido... Su padre, por alguna extraña razón, se había convertido en un demonio y había creado una cadena de sucesos violentos que destruyó emocionalmente al joven vampiro. Un suceso tras otro que terminaría por quitarle la voluntad de seguir adelante para aquel entonces, y aun ya retomada su voluntad de vuelta, había dejado "efectos secundarios" basándose en sentimientos negativos como los deseos de venganza, desesperación, tristeza y deseos de muerte. La persona que mas admiraba le había jugado sucio sin razón aparente. Le había quitado la vida a su pareja -para aquel entonces-, lo había hecho enfrentarse a sus propios hombres y ordenado a matarlos o de lo contrario, el mismo los mataría con sus subordinados. Y para completar, tenían a su madre captiva.

Ella buscó en su bolso una daga y se la enseñó, diciéndo que podía hacer el ritual allí mismo. Explicó los efectos secundarios del ritual y parecía que era bastante peligroso, pero efectivo a fin de cuentas. El escuchar los efectos de dicho ritual hizo que el vampiro se tomara con mas seriedad el asunto, mostrando bastante respeto a lo que esa chica tenía para solucionar sus problemas. Ella también había hecho mención de que una persona incluso murió por pasar por el ritual sin estar preparado.

Al vampiro no le hacía ninguna gracia tener que despertar y tener alucinasiones de su pasado por el resto que le quedase de vida. Ya bastante se torturaba viviendo como para que también al despertar tuviera pesadillas, siendo precisamente el despertar cuando más tranquilo estaba por haber descansado por la noche.

-Si me vendría bien tener la mente tranquila para cuando me toque hacer mi trabajo. - Explicó, reconociendo la importancia del ritual. -Sin embargo, querida... - Le miró a los ojos. -...no puedo prometerte que no vaya a matar las personas responsable de mi tragedia. Esas son personas que tienen que morir, si o sí. - Guardó silencio por unos momentos pensando como explicarle el por qué tenía que hacerlo. -Ya antes había intentado razonar con ellos, incluso antes de que me dejaran así... - Llevó su dedo índice a su ojo derecho, señalándo el parche que traía. No solo eso, también se podía ver la fatiga de momento. -Probablemente fuí muy inocente o ingenuo para aquel entonces, heh... - Sonríe recordando lo estúpido que fue. -Pensar que mi padre sería capaz de hacer algo así, y más... - Volvió su mirada a la distancia. -Él, como está en estos momentos, es una persona que no tiene escrúpulos. Quiere hacer una jerarquía de razas donde la nuestra esté por encima de las demás, influyendo el miedo y el terror en el proceso. ¿Tu crees que deba dejar vivir a alguien así? - Le miró a los ojos cuando hizo aquella pregunta. En serio, quería saber como haría Aliisa para salir de un problema como ese. -Tiene captiva a mi madre, y si no hago algo ella va a... - Apretó sus puños, demostrando la rabia que tenía en esos momentos. -Tsk...

-Dime... ¿Cómo puedo saber que realmente estoy preparado para entrar al ritual? Aun si calmase mis demonios internos, tendría que enfrentar a mi padre y tomar la decisión más importante de mi vida. Debo tomar su vida y la de sus hombres antes de que suceda algo peor... - Por primera vez había hecho esa confesión, y justamente a alguien que no conocía. -Dime... ¿Qué harías tu sabiéndo que todo se está llendo a la mierda, y que eres tu contra el mundo...? - Recordó nuevamente la difícil decisión que había tenido que hacer con su Escuadrón para ponerlos a salvo: Disband. Aquel día su padre le había hecho una mala jugada a Ryu. Le había dado una espada maldita, convirtiéndolo a él en un ser lleno de odio con una armadura oscura que sería capaz de matar hasta a su mejor amigo. Y Ryu recordaba exactamente como se había lanzado a atacar a Kojuro, con todo el poder, con el poder extra que le daba la armadura y dejándose llevar por el odio... ¿Cómo había terminado el combate? El vampiro no lo sabía, porque cuando despertó ya no quedaba nada a su alrededor...


[Ficha] [Relaciones & Cronología]



"A Dragon's scales never come off until it dies. Not a single one."



Gracias por la firma, Mitsuki-chaaaan ~ Y Trinity por el avataaaar. ~
Familia Kiwi:

I'm too sexy for my shirt, too sexy for my shirt. So sexy it hurts ~:
And I'm too sexy for your party ~
Too sexy for your party ~

https://i.imgbox.com/ZKYc2IpW.png

avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
75427
Reputación :
11
Mensajes :
487

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Como un ejercicio de confianza~[Priv. Ryutaro]

Mensaje por Aliisa Nylund el Dom Feb 26, 2017 6:47 am

Así que Aliisa sin quererlo había dado en el clavo. Por lo que iba escuchando del relato de Ryutaro para todo lo que decía había una razón y una mucho más oscura como para decidir vengarse de alguien acudiendo al recurso de la muerte. Ciertamente no era la primera vez que escuchaba a una persona decir que debía matar a una persona para remediar todos los problemas. Bueno, en realidad no decían precisamente eso, pero vengarse y decirlo es justamente lo mismo “solucionar” de alguna manera algo o buscar una satisfacción personal en aquel acto.

Sin embargo, esta vez parecía realmente una necesidad, y confiaba en las palabras del hombre con el parche en el ojo. Aun así, aunque podía entender lo que estaba diciendo, la nórdica no podía aceptar la muerte como una solución ya que para ella siempre había otra opción. -Tal vez algo lo hizo cambiar, si de cierta manera sentís que fue algo ilógico que cometiera esos actos, algo debe haber de trasfondo tal vez…- comentó intentando animarlo y pensar al respecto. Quizás, si buscaba en sus recuerdos podría encontrar algo que le diera el pie para pensar que por alguna razón cambio, lo cual sería bastante bueno puesto que eso podría solucionarse.

Muchas veces intentando ser positiva, parecía que en realidad era alguien inocente (lo cual si era en gran medida), pero solo buscaba encontrar una mejor solución a la que tenía Ryutaro. -Yo creo que aunque esté equivocado, nadie merece morir y que en todo caso no debes jugar con sus mismas reglas si eso fue lo que él hizo- Dijo recordando como repudiaba la idea de las guerras y a la cantidad de funerales que tuvo que asistir como parte de su tarea como chaman.

Todos decían que a veces hay que sacrificar un numero de vidas menor del que está en peligro como para encontrar la paz. No obstante, Aliisa sabía que esa paz no era cierta y que solo usaban esa frase para que la gente estuviera de acuerdo en pelear por otro. Y de eso mismo se derivaba su pensamiento de lo que podría pasarle a Ryutaro, ¿qué tipo de paz podría encontrar uno que es una persona de bien al convertirse en un asesino? El recuerdo de tal acto lo perseguiría toda su vida y más aún si supiera que podría haber hecho otra cosa y evitar llegar a tal instancia.

-Hmm...Supongo que sería cuando encuentres otra opción o al menos estés dispuesto a buscarla y en el ritual se te muestre como. Suele ser diferente con cada persona- le comentó pensativa, al borde de decir que no se lo recomendaría porque tal vez su mente le juegue una mala pasada. -Creo que si así están las cosas, él está buscando justamente eso, que te vengues y que te conviertas en lo mismo que es el, ¿no te parece?- No quería subestimar la situación en la que el otro se encontraba, realmente era algo muy duro de vivir y le costaba verse en su lugar, pero al mismo tiempo estaba segura que si tomaba el camino de la venganza solo se destruiría a si mismo tal vez.

-Mira, no es nada parecido a lo tuyo, pero de cierta forma me siento yo contra todo un clan (a excepción de su tía, la única que la apoyaba), y lo que estoy haciendo es encontrar la evidencia necesaria para desligarme de una loca tradición y la solución la encontré cuando menos lo esperaba- Esta vez era ella quien confesaba una partecita pequeña de su historia, no es que se le hiciera difícil contar su vida, pero sentía que podría ayudar contar su experiencia. Todavía no había resuelto el conflicto con su familia, mas el saber que estaba en proceso la calmaba lo suficiente.


Spoiler:
Perdón por no contestar a tiempo D: tenía exámenes y estuve atrapada con los libros y no tenía mucho tiempo u.u


Narro-hablo- pienso


I.W.E:


Quedo genial la firma Vin *-*

Gloriosa familia Kiwi:
Derechos al autor de la frase(?




Cosas del Uss ♡♡♡:



avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
22
Dromes :
79646
Reputación :
3
Mensajes :
145

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Como un ejercicio de confianza~[Priv. Ryutaro]

Mensaje por Ryutaro Takahashi el Vie Mar 03, 2017 7:53 pm

-Tal vez algo lo hizo cambiar, si de cierta manera sentís que fue algo ilógico que cometiera esos actos, algo debe haber de trasfondo tal vez…-

-¿Sabes? Es lo que sospecho. - Mencionó, dejándo salir por primera vez una sonrisa. Su cuerpo estaba volviendo a tomar su color de tez original gracias al té que le había dado Aliisa, aunque todavía se le notaba el cansancio mental en la mirada cansada y nostálgica, pero al menos había dado un primer paso de alivio. Escuchar aquellas palabras le hizo volver a tener un poco de fé. Ryu no podía creer que la persona que tando había admirado se convirtiera en un completo monstruo. ¡Se negaba a creerlo! -Pienso que debe estar en algún tipo de manipulación mental, o alguna maldición, no lo sé. Pero lo que hizo, o lo que lo obligaron a hacer, no tiene perdón... Fue... Duro. Cruel. No lo digo solo por mi, sino por todas las víctimas que se llevó de por medio... - Recordó todas las guerras que él había comenzado (su padre), solo por poner a los vampiros en la cima de la pirámide alimenticia, sobre todo, el clan Takahashi.

-Yo creo que aunque esté equivocado, nadie merece morir y que en todo caso no debes jugar con sus mismas reglas si eso fue lo que él hizo-

-¿Nadie...? - La miró extrañado. -¿Ni aunque esa persona tenga la punta de su espada sobre tu garganta...? - Se quedó mirándola a los ojos. -¿Sobre la garganta de un ser querido...? ¿Ni aunque matándo a esa persona se salven 100 personas más...? - Se quedó buscándo alguna otra respuesta en su mirada. -¿Cómo puedes enfrentar un asesino que no quiere escuchar? No todos van a razonar a las palabras bonitas llenas de amor y creer en un mundo de paz. Lamentablemente... Hay personas que ni hablándoles de sus recuerdos más felices desean volver atrás. - Bajó la mirada entonces, recordando esos días de honor que había tenido con su padre. -Se olvidan de sus hijos y de las personas que más aman por mero egoísmo. Le quitan a sus hijos lo que más desean, solo para cumplir sus metas, sin importar todo lo que se lleven enrredado de por medio. Hay personas que cambian y no hay vuelta atrás, y otros que nacieron para ser criminales por el entorno en el que han nacido. No todos van a reaccionar ni a dar su brazo a torcer por un mundo mejor, Aliisa. - Ryu llevó su mano a donde estaba una de sus Seis Garras del Dragón (katanas) y la desenfundó un poco. -La profesora dijo en la clase, si mal no recuerdo... - Se quedó callado, intentando recordar que era lo que había dicho la profesora Tomoe en la clase de primeros auxilios. -...que debíamos tener principios y respetos por los caídos, de lo contrario, no seríamos distintos a los que causan las guerras, esta guerra, ¡todas las guerras! Pero Aliisa, a veces hay que tomar decisiones difíciles para proteger las personas que amas, o para protegerte a ti mismo, porque no todos conocen lo que es el "respeto" o los "valores"... - .... -Yo soy una de esas personas que se encarga de hacer "el trabajo sucio"... Y lo seguiré haciéndo hasta que alguien encuentre alguna manera de detener todo el mal del mundo. - Enfunda su arma.

-Lamento lo que he dicho pero... Si considero que hay seres humanos que tienen que morir, por el bien de otros... - Le puso la mano sobre la cabeza a la peli-rosada y la miró con una sonrisa dulce por unos momentos, para luego desviar su mirada al cielo y ver aquella gran luna llena. Kojuro... Si solo tu estuvieras...

-Jugar con sus mismas reglas, ¿hmmm? ¿Qué propones...?  

-Hmm...Supongo que sería cuando encuentres otra opción o al menos estés dispuesto a buscarla y en el ritual se te muestre como. Suele ser diferente con cada persona - le comentó pensativa, al borde de decir que no se lo recomendaría porque tal vez su mente le juegue una mala pasada. -Creo que si así están las cosas, él está buscando justamente eso, que te vengues y que te conviertas en lo mismo que es el, ¿no te parece?-

-..... - Se quedó pensativo. Las palabras de Aliisa tenían sentido. Su corazón se estaba llenando de odio y deseos de venganza, solo porque si. Últimamente no podía reconocerse. Sin Kojuro a su lado no tenía un "guía" que le guiara (valga la redundancia). Aquel había sido su maestro, quien le había entrenado, su mentor, su estratega... Kojuro era como un padre para el, un amigo, alguien que lo calmaba cuando él estaba cegado por la ira, y desde aquel incidente ya no lo había vuelto a ver... Desde que su propio padre lo "envenenó" con un arma maldita e hizo que se peleara con su Escuadrón por el simple fin de asesinarles... -Pero, ¿por qué razón querría él...? - Dijo por lo bajo. -Yo era su primogénito... Heredero del Clan... No encuentro un sentido para eso... A menos que sea lo que estoy pensando de la maldición, pero... Sería ridículo pensar que me está poniéndo una prueba. ¡Se le ha pasado la mano...! - Risa sarcástica por los nervios. Negó con la cabeza y se puso la mano sobre la frente, tapándo el parche en su ojo derecho.

-Necesito la rabia que llevo en mi corazón para poder enfundar mi arma sin miedo en contra de ese hombre. De lo contrario... voy a caer como mosca ante sus pies. No es la primera vez que envía sus hombres a atacarme... Yo ya no... - Se quedó en silencio por unos momentos para intentar discimular como su garganta se había quebrado. -...no tengo razón para seguir viviendo, ¿sabes? Hice cosas horribles, y la vida que empecé a crear en Éadrom no me será posible, no hasta que termine de resolver mis asuntos.

Se quedó en silencio. ¿Qué demonios estaba diciéndo? ¿Por qué estaba contándole de su vida privada a una extraña? F... Fuck... Se había dejado llevar por el "momento" ... Se supone que nada de lo que estuviera diciéndo lo supiera alguien. Era algo que debía callarse, y ahí estaba, contándole algo preciado de su vida a una peli-rosada que no tenía nada que ver con él.

La única razón por la que siguió hablando fue porque se sintió en "confianza". Eso era malo para ambos. Para ella: Porque podía ponerla en peligro con el ejército de su padre. Para él: Porque estaba dejándo ver una de sus partes más vulnerables, algo que solo su mano derecha debía conocer.

Iba a cortar la conversación en ese punto, dar una excusa de que tenía que irse y salir corriendo del lugar para, quien sabe como podía verle a la cara la próxima vez que hablaran, o incluso en la clase misma... No le hacía gracia que una desconocida ya supiera parte de lo que había con sus problemas familiares ... Primero, lo podían usar en su contra. Segundo, era una persona privada. Tercero, era bastante orgulloso para aceptar que estaba débil y... ¡Agh! ¿¡Por qué no cayó en cuenta antes de lo que estaba diciéndo!? Necesitaba una cachetada urgente para volver a la realidad. Estaba a punto de agradecerle pero... Ella empezó a contar parte de su vida igual... No podía simplemente darle la espalda...

-Mira, no es nada parecido a lo tuyo, pero de cierta forma me siento yo contra todo un clan (a excepción de su tía, la única que la apoyaba), y lo que estoy haciendo es encontrar la evidencia necesaria para desligarme de una loca tradición y la solución la encontré cuando menos lo esperaba.

-¿Tradiciones locas...? - Le sonríe dejándo escapar una leve risa. -Solo hay una forma para desligarse de las tradiciones y las morales del mundo que te reprimen ser como eres... - Subió su mano sacando el dedo del medio. -Fuck the world... - Sonríe, quitándo aquel gesto (probablemente inapropiado para la fémina) a un lado. -Tu mundo, tus reglas, tu vida... - Le da un poke en la frente con su dedo índice. -Tu libertad es una sola... - Le mira a los ojos. -Supondré que ya te desligaste al encontrar la solución, ¿no? ¿O estas trabajando en ello...? ¿Y se podría saber qué era lo que te tenía "atada"? ~- Se quedó sentado esperando su respuesta.


[Ficha] [Relaciones & Cronología]



"A Dragon's scales never come off until it dies. Not a single one."



Gracias por la firma, Mitsuki-chaaaan ~ Y Trinity por el avataaaar. ~
Familia Kiwi:

I'm too sexy for my shirt, too sexy for my shirt. So sexy it hurts ~:
And I'm too sexy for your party ~
Too sexy for your party ~

https://i.imgbox.com/ZKYc2IpW.png

avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
75427
Reputación :
11
Mensajes :
487

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Como un ejercicio de confianza~[Priv. Ryutaro]

Mensaje por Aliisa Nylund el Lun Mar 06, 2017 8:21 pm

“Entonces si es posible…” pensó la joven mientras escuchaba los dichos de Ryutaro. Si era posible que realmente ese no fuera su padre, sino que alguien lo estuviera manipulando o sacando la peor parte de sí mismo, todavía existía una forma de ayudarlo sin tener que asesinar a esa persona, después de todo esa persona que se encontraba de cierta forma “dormida” podía ver todas sus propias acciones, mas no podía impedirlas, por lo que probablemente también estuviera sufriendo por dentro. –Si pensas que eso es probable y podes encontrar alguna prueba, yo te puedo ayudar, he visto casos de ese tipo, de hecho es casi parecido a cuando un demonio entra en el cuerpo de un humano- Le comentó con ánimos de esperanzarlo.

Entendía que era una situación muy difícil, y siempre que pudiera iba a ayudar puesto que creía (algo que tomo con palabras textuales desde el día que entró al centro de chamanes) que su propósito en esta vida era ayudar al prójimo para que pudiesen llegar a la prosperidad en este mundo terrenal. –Y en el caso de que verdaderamente se trate de una maldición, es posible que él esté viendo todo lo que sucede y sufra por ello… por eso mismo creo que no es sabio vengarse asesinándolo- volvió a alzar su voz.

Sin embargo, el largo discurso que comenzó el pelinegro poco después de eso, realmente la sorprendió. Entendía a la perfección cada palabra que decía ya que ella también repudiaba a la gente que se aprovechaban de su fuerza o su “poder” dentro de una comunidad para poder estar por encima de otros, mas Aliisa nunca iba a aceptar que la muerte iba a ser una solución, de hecho nunca había pasado por una situación en la que tuviera que matar a alguien. ¿Su inocencia? En parte podía ser. ¿Su pureza? Es algo lógico de pensar, de allí viene su inmenso poder relacionado con la luz. ¿Su filosofía? Si, en gran parte debía adjudicarlo a esto ya que en el centro de chamanes era la forma en la que le habían enseñado a vivir, y así como muchos no le daría la espalda a sus principios que la forjaron durante todos estos años.

-Estoy segura que existe gente con diferentes valores y pensamientos, pero volviendo a la persona de la que estamos hablando, no hay forma que una persona cambie  tanto por su cuenta, podría apostar que algo raro hay en eso y si es así lo que necesita es que lo salves y no que lo mates…- dijo suspirando entendiendo lo angustiado que se veía al contar sobre su pasado, tanto que la joven acercó su mano a su brazo en un gesto de comprensión. En ese momento lo que pudo sentir la asombró. Lo miró a los ojos mientras dejaba que se descargará, sabía que eso era lo mejor, ya que su propia energía indicaba el dolor que sentía.

Al final haberse caído desde lo alto y perder el control de sus poderes había tenido una razón, o al menos eso era lo que ella creía. Sentía que debía ayudarlo… no más bien que quería ayudarlo y poder hacerle entender de donde venía la fuerza de cada uno ya que aquello último que había dicho le hacía ruido en su cabeza. – Es que…- en ese momento que quería explicárselo mientras negaba con su cabeza a lo que decía se vio interrumpida por el peso de sus palabras.

Podría verse la clásica escena de la cachetada  a una persona que decía algo como eso, pero Aliisa no era del tipo de persona que recurría a la violencia, sino que tenía sus propios métodos para hacer entrar en razón a alguien. Tomó una vez más su daga que la tenía en su bolso, y marco la runa Jera en su mano haciendo que un poco de sangre saliera de esta. –Prestame tu mano- dijo seria tomándola y marcando en la suya la runa Perthro para luego juntar las manos y llevarlo a una visión hipotética.

Se trataba de un acto simple al juntar la runa Jera que daba la alternación junto con la runa Perthro  que era la fuente de la memoria, llevaría a Ryutaro a una realidad paralela que le mostrara que pasaría con sus seres queridos si el hubiera muerto en alguna de sus batallas. No iba a durar mucho, sería tan rápido que ni siquiera se daría cuenta del momento en que se fue al que volvió.

– Perdón que tuviera que hacer eso, pero tenes que entender que la fuerza no viene de tu ira ni rabia- le dijo soltando su mano y pasándole un paño para que cubriera la pequeña marca que le había dejado. –Sino que viene de las cosas que pudiste ver, de los sentimientos puros, de querer proteger a otro y defender tus principios- terminó diciendo mientras también limpiaba su propia herida y limpiaba la sangre que quedaba.

Esperaba que su compañero de clases no se molestara por la libertad que se había tomado para mostrarle eso, y entendiera que lo había hecho para ayudarle a recapacitar. Muchas veces ella misma necesitaba de esos shocks para volver en sí misma y no perderse en su propio camino, aunque al parecer él tenía mejores maneras.

Levantó su dedo mayor de su mano observando con cuidado ese gesto. –Entonces… ¿hacer esto da algun tipo de alivio o mejora también?  La verdad todavía no siento nada- dijo pensativa mientras continuaba observando su dedo, hacia un puño para de nuevo intentarlo y ver si algo esta vez salía de aquello. – La verdad en eso estoy- dijo bajando su mano viendo que luego de varios intentos nada salía de aquello. –Mi familia… bueno mejor dicho, mi clan cree que por un pacto que hicieron con una diosa nórdica todas la hijas mayores debemos cumplir un deber como chaman y vivir al servicio de la comunidad…- dijo con pesadez mientras jugaba con un mechón de cabello.

Runas:

Jera:
Perthro:


Narro-hablo- pienso


I.W.E:


Quedo genial la firma Vin *-*

Gloriosa familia Kiwi:
Derechos al autor de la frase(?




Cosas del Uss ♡♡♡:



avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
22
Dromes :
79646
Reputación :
3
Mensajes :
145

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Como un ejercicio de confianza~[Priv. Ryutaro]

Mensaje por Ryutaro Takahashi el Miér Mar 08, 2017 8:15 am

–Si pensas que eso es probable y podes encontrar alguna prueba, yo te puedo ayudar, he visto casos de ese tipo, de hecho es casi parecido a cuando un demonio entra en el cuerpo de un humano-

-¿Hmmmm? ¿Me puedes ayudar? ¿Cómo lo harías? - El vampiro se sorprendió cuando la pelirosada le ofreció su ayuda. Bien le había intentado pedir ayuda a otros que conocía, pero parecieron no estar del todo de acuerdo y por sus respuestas el vampiro prefirió no preguntar directamente. Tampoco se animaba a formar otro "ejército" para investigación o para guerrear, porque no quería que nadie saliera herido o peor aun, muerto, por su culpa. Aunque Aliisa no parecía del tipo "guerrera", pero quizás tenía alguna otra solución y la escucharía.

–Y en el caso de que verdaderamente se trate de una maldición, es posible que él esté viendo todo lo que sucede y sufra por ello… por eso mismo creo que no es sabio vengarse asesinándolo-

-...... - Ryu bajó la cabeza sintiéndose muy mal por eso. Si lo que decía Aliisa era cierto, entonces no sabría como volver a mirar a su padre a los ojos. Después que desconfió de él y decidió incluso ir a asesinarle... Pero un escalofrío recorrió su cuerpo cuando recordó la mirada llena de ira ese hombre. Una mirada que parecía la de un mismísimo demonio y un semblante tan frío y lleno de coraje como ... Ugh. No sabía por qué... Ryutaro no era un guerrero de temerle miedo a sus rivales, pero aquella noche la mirada de su propio padre lo había dejado paralizado del miedo, sacado de onda. Tal había sido la impresión que había incluso olvidado como sostener sus katanas. No por el hecho de que fuera un rival poderoso, sino por el hecho de quien era, y en qué se había convertido.

Spoiler:

-Estoy segura que existe gente con diferentes valores y pensamientos, pero volviendo a la persona de la que estamos hablando, no hay forma que una persona cambie tanto por su cuenta, podría apostar que algo raro hay en eso y si es así lo que necesita es que lo salves y no que lo mates...-

-¿Y qué tal si en verdad me ve... como escoria...? ¿Qué tal si en verdad solo fuí un peón más en sus filas...? - Preguntó desganado, con la mirada baja. -No quiero ser pesimista, pero quiero cubrir todas las posibilidades de esta historia, y estar preparado para la verdad... Por más cruel que sea. - Subió la mirada y le vio a los ojos.

Entonces la muchacha intentó explicarle algo pero calló sus palabras, y lo que hizo fue tomar la daga y... ¿En serio? ¿Estaba cortando su propia mano? –Prestame tu mano- - Ryu confió en ella y le pasó la mano para ver como dibujaba otro tipo de símbolo en la palma de su extremidad. Luego la joven juntó su mano con la de él, y pasó algo muy extraño...

Ryu apareció junto a Aliisa en un tipo de realidad alternativa, o algo así. No entendía mucho que había pasado, pero vió su cuerpo muerto tirado en el suelo, Kojuro llorando sobre el, sus soldados devastados, su madre gritando sin parar su ex-novia traumada, su padre con una mirada vacía sin ningún tipo de expresión en su rostro (estaba perdido), y todas aquellas personas cercanas devastadas. ¿E-Eso era...? ¿Eso era lo que él significaba para todos sus seres queridos...? La "ilusión" no había durado tanto tiempo, solo unos pequeños segundos para darle una bofetada emocional...

– Perdón que tuviera que hacer eso, pero tenes que entender que la fuerza no viene de tu ira ni rabia- le dijo soltando su mano y pasándole un paño para que cubriera la pequeña marca que le había dejado. –Sino que viene de las cosas que pudiste ver, de los sentimientos puros, de querer proteger a otro y defender tus principios- terminó diciendo mientras también limpiaba su propia herida y limpiaba la sangre que quedaba.

-....... - Pero el vampiro no había podido decir nada más. Ver aquella imagen de su propio cuerpo tirado en el suelo, con las personas a la que juró proteger devastadas con su muerte, era suficiente para haberlo dejado en un estado de shock. Si, el siempre había salido a guerra con la mentalidad de "Estoy preparado para morir", aunque obviamente no pensaba morir en batalla... Pero era jóven al fin. A pesar de que sabía que iba a morir, siempre había ido con la mentalidad de "No seré yo quien muera este día." Se había sobreconfiado en que no moriría, pero tampoco bajaba la guardia y trabajaba para no morir. Mas nunca pensó en el "Si pasara..." con seriedad, porque estaba tan confiado de que así no sería.

Ni si quiera tomó el pañuelo que Aliisa le había pasado. Solo se quedó con su mirada "en la nada" pensado en lo que había visto. Le había calado hondo. No por él, sino por sus seres queridos.

–Entonces... ¿Hacer esto da algun tipo de alivio o mejora también? La verdad todavía no siento nada- dijo pensativa mientras continuaba observando su dedo, hacia un puño para de nuevo intentarlo y ver si algo esta vez salía de aquello. – La verdad en eso estoy- dijo bajando su mano viendo que luego de varios intentos nada salía de aquello. –Mi familia… bueno mejor dicho, mi clan cree que por un pacto que hicieron con una diosa nórdica todas la hijas mayores debemos cumplir un deber como chaman y vivir al servicio de la comunidad…-

-Juré protegerlos... - Mencionó, a pesar de haber escuchado el relato de Aliisa sobre convertirse en una chaman. -Juré conquistar naciones para un bien... Tantas personas que maté, ¿y me muestras esto...? - Subió la mirada para verla a los ojos. ¿Qué demonios eran aquellas "gotas de agua" que se estaban formando en sus propios ojos...? No quería ni saberlo, pero tampoco quería dejar salirlas... Era demasiado orgulloso... No sabía como llorar, no... Había prometido no volver a hacerlo desde que perdió esa mujer que tanto había amado... Todo porque ese horrible sentimiento le recordaba a ella... Ryu tomó la mano de Aliisa con firmeza (pero sin hacerle daño) y la miró a los ojos.

Spoiler:
Con el parche puesto -o-


-...no puedo volver a romper mis promesas... No voy a morir... No pienso... morir... Al demonio las reglas... Al demonio las tradiciones... Las maldiciones... ¡Al demonio los demonios, incluso! ¡Pero no me quites lo único que me queda, lo único que me mantiene vivo...!

Traducción de lo que dijo entre palabras (esto no lo escucha Aliisa, pero es lo que quiere decir Ryu):
"Ayuda..."

"Lo he perdido todo, maldita sea... El único propósito que me queda como samurai, es la venganza...
Si me la quitas ya no tendré una motivación de vida.
Ya no tengo a nadie por quien sonreír... ¡Incluso Kojuro está muerto por mi culpa! ¡La persona que amé está muerta por mi culpa! ¡Mi madre pronto morirá también si no hago algo...!"


-¡Mi venganza...!

Quería derrumbarse y llorar ahí, pero no podía permitirselo. Su orgullo se vería afectado. Y sería como dejarle saber a la pelirosada que tenía razón. Que sabía que tenía un buen punto pero... Debía aferrarse a lo que lo mantenía vivo, a lo que lo motivaba a vivir hasta ahora...


[Ficha] [Relaciones & Cronología]



"A Dragon's scales never come off until it dies. Not a single one."



Gracias por la firma, Mitsuki-chaaaan ~ Y Trinity por el avataaaar. ~
Familia Kiwi:

I'm too sexy for my shirt, too sexy for my shirt. So sexy it hurts ~:
And I'm too sexy for your party ~
Too sexy for your party ~

https://i.imgbox.com/ZKYc2IpW.png

avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
75427
Reputación :
11
Mensajes :
487

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Como un ejercicio de confianza~[Priv. Ryutaro]

Mensaje por Aliisa Nylund el Mar Mar 14, 2017 1:12 am

-Primero debería conocerlo para poder asegurarlo, sea en persona o a través de uno de los espíritus que pueda invocar ya que necesito sentir su energía- le contestó pensando en cuál de todos los espíritus que conocía sería el más apropiado para la tarea, después de todo la idea era no traerle problemas a Ryutaro y mantener todo por lo bajo hasta que pudiera llegar a un plan definitivo para quitarle la maldición. No obstante, en este momento el obstáculo más grande para poder llegar a ese paso era la venganza del joven.

Inhalo una gran cantidad de aire mientras escuchaba sus preocupaciones atentamente. Era cierto que podría llegar a necesitar un plan b, pero con cada cosa que le contaba sobre su padre, la nórdica estaba cada vez más segura de que esta persona no estaba actuando como su verdadero ser. -En ese caso, deberías encontrar un plan b, mas creo que antes que nada hay que asegurarse de ello y eso me lo podes dejar a mí- le dijo sonriendo intentado animarlo -Hay formas de frenar su accionar, podes luchar contra el sin tener que matarlo y así poder quitarlo de su posición, ese podría ser tu plan b- agregó dándole una opción más noble que el asesinato y la oportunidad de que encuentre un poco de esperanza dentro suyo y en un intento por quitar se su mente la idea de vengarse.

El mismo tipo de esperanza que la pelirosa tenía en que el dejaría su sed de venganza para enfocarse en otro tipo de sentimientos luego de haberlo llevado a una realidad paralela con la ayuda de sus runas. Mas de pronto pudo sentir el dolor del otro, por un tiempo el no dijo nada, hasta que por fin dejo salir unas cuantas palabras de su boca, sin contar las lágrimas que se comenzaban a juntar en sus ojos. Estaba segura de que el pelinegro había juntado un sinfín de dolor dentro suyo y no lo dejaba salir y por fin con aquella visión parecía explotar. -Esta b…- y a punto de contestarle e intentar abrazarlo, ya que entendía su dolor puesto que pudo verlo todo en su visión, se vio interrumpida por la repentina acción del otro.

Sintió como la tomaba de la mano con fuerza suficiente, mas aun así no la lastimaba aquello y una vez más dejo salir todo de él. Aliisa lo miro fijo a los ojos y sin dudarlo mucho más se acercó para darle un cálido abrazo, en un intento para consolarlo. -Hay veces que debemos romper ciertas promesas para llevar a cabo acciones de bien, pero eso no significa que vendamos nuestra moral a sentimientos tan oscuros como la venganza- le dijo al oído sin soltarse del abrazo -tenes que abrir los ojos Ryutaro, lo que te mantiene vivo es el amor y el cariño que tenes por esas personas, la venganza es un sentimiento impuro que nació al ver esas atrocidades que tuviste que vivir- termino de decir mientras se alejaba y lo miraba a los ojos con una sonrisa empática.

Tomó de su bolso un pañuelo nuevamente, esperando que esta vez sí lo acepte y secara las pocas lagrimas que tenía en sus ojos – Y por cierto… llora si lo necesitas, no es bueno reprimir ese sentimiento y no te preocupes jamás diría nada de esto- le sonrió tratando de darle seguridad y que creyera en sus palabras. -Si es que lo necesitas mucho, como en verdad lo creo, podemos realizar el ritual, pero solo con que tengas la seguridad de deshacerte de esos sentimientos, de otra forma no pienso ponerte en riesgo- comentó al final una vez que pudo entender su forma de sentirse al respecto de todo esto, y como quería ayudarlo haría todo lo posible por resolver esa situación.


Narro-hablo- pienso


I.W.E:


Quedo genial la firma Vin *-*

Gloriosa familia Kiwi:
Derechos al autor de la frase(?




Cosas del Uss ♡♡♡:



avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
22
Dromes :
79646
Reputación :
3
Mensajes :
145

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Como un ejercicio de confianza~[Priv. Ryutaro]

Mensaje por Ryutaro Takahashi el Miér Mar 15, 2017 2:18 am

-Primero debería conocerlo para poder asegurarlo, sea en persona o a través de uno de los espíritus que pueda invocar ya que necesito sentir su energía-

Ryu la había escuchado, no había dicho nada porque todavía estaba en shock, pero si la escuchó. Esperaba que la jóven maga tuviera alguna forma de hacerlo sin que su padre se diera cuenta, porque el era una persona muy temerosa y cualquier cosa que intentaras contra el, tanto el hjombre como sus malditos sirvientes podrían percatarse. Así que había que ser muy cauteloso. La información que se estaba dando esa noche era demasiada, según el dhampir. No era un tema que se tuviera que tomar a la ligera, así que de momento lo dejaría pasar.

Plan A... Plan B... Si, Ryu había pensado en desterrar a su padre para tomar el poder. Pero ¿sería eso suficiente después de todo lo que él había hecho? El vampiro sabía que tenía que matarlo, conociéndo el monstruo en el que se había convertido. Pero la pelirosada insistía en que debía haber "otra opción". Ryu había perdido la oportunidad de matarlo la primera vez por intentar buscar "otra opción", perdiéndo también a su prometida. Y para ser sinceros, no quería cometer el error por segunda vez. No quería que la historia se repitiera. Si estaba en sus manos, le pondría fin a esa cadena de odio que empezaba por ese monstruo.

Él estaba dispuesto a tener cuantas reuniones fueran necesarias con la pelirosada para hablar sobre el tema. Aunque... No sabía si era seguro. Si su padre se enteraba por medio de sus pequeños "bocones" era probable que pusiera la vida de la misma Aliisa en peligro, y eso era algo que tenía que evitar. Debía decírselo de alguna forma, pero el shock no lo había dejado hablar hasta que le tomó de la mano y le dijo todo aquello de la venganza.

-Hay veces que debemos romper ciertas promesas para llevar a cabo acciones de bien, pero eso no significa que vendamos nuestra moral a sentimientos tan oscuros como la venganza.

"Oathbreaker..." No quería ser visto de esa manera. Sí, Ryu rompía promesas por "un bien mayor", pero no sabía si iba a poder "romper" con una promesa a una persona muy cercana para él. Alguien que considerase de su "manada". Jamás querría hacerle daño a su gente y era precisamente por ellos por quienes se sentía preocupado, no por alguien más que no estuviera dentro de su "círculo de amigos". Bueno, si... Los inocentes, los realmente inocentes que no tuvieran que ver nada con la guerra. Quería la paz para esas personas también, y por eso en sus tiempos de samurai es que estaba luchando. "Unificar las tierras y no volver a guerra nunca más." Pero sabía que lamentablemente tenían que hacerse sacrificios muy crueles, como la vida de otros. Mas no dejaría que esas vidas se perdieran en vano. Esa era la cruda realidad.

La chica se había atrevido a abrazarlo. ¿Era en serio? ¿Por qué lo abrazaba si no lo conocía? El dhampir sentía que la fémina ya había hecho demasiado por él, para que estuvieran abrazándole como si fuera un niño y encima susurrándole cosas al oído. No quería admitirlo pero eso lo necesitaba. No quería dejarse llevar por los sentimientos bonitos. Era precisamente de lo que quería desligarse para no volver a encariñarse o sentir algo por alguna persona. Ryu era un poco arisco al contacto físico de personas que no conocía, pero... Hizo una excepción solo por todo lo que habían hablado. Dejó que le abrazaran e intentó hacer lo mismo con un poco de timidez en un inicio, o mas bien, con un poco de sorpresa, porque no se había esperado el consuelo físico.

-Tenes que abrir los ojos Ryutaro, lo que te mantiene vivo es el amor y el cariño que tenes por esas personas, la venganza es un sentimiento impuro que nació al ver esas atrocidades que tuviste que vivir. - Tenía razón... Volviendo atrás, Ryu no era así antes. No mataba por venganza, sino por darle una muerte honorable a su rival. Las palabras de la pelirosada le recordaban tanto a su maestro, Kojuro, quien se pasaba dándole lecturas acerca de ser amable, ser honorable, ser respetuoso, y un gran etc que no terminaríamos de mencionar. Pero siempre había un estudiante rebelde, y en ese caso le había tocado ser al vampiro. Así era su naturaleza. Había hecho todo lo posible por comportarse "al margen", pero aun así no se podía limitar y mucho menos suprimir lo que era "un alma libre" que seguía lo que era bueno y lo que era malo bajo su propio juicio.

Entonces fue cuando la mujer le pasó nuevamente el pañuelo. Esta vez si lo tomó. De forma torpe, pero lo tomó. No hizo nada con el, solo se quedó aguantándolo en su mano mirando el pedazo de tela y la sangre que salía de su palma. El líquido de su mano era lo de menos. Ya Ryu estaba acostumbrado a tener heridas más grandes en su cuerpo, quizás por eso no le hizo mucho caso a la pequeña herida ocasionada por la daga de la pelirosada.

– Y por cierto… llora si lo necesitas, no es bueno reprimir ese sentimiento y no te preocupes jamás diría nada de esto-

-¿Llorar? - Comenzó a reír para disfrazar el dolor. -¡Hahahaha! ¡Llorar es para débiles! - Resolver las cosas llorando no era su estilo favorito. Él prefería destruír, retar a alguien en combate, descargar aquella energía dándole una zurra que no pudiera olvidar, o en su defecto, entrenando solo con sus propias armas para fortalecer su estilo de combate.  Se acercó misteriosamente a su compañera de curso quedando a un lado de ella, y llevó sus brazos alrededor de su cuerpo para atraerla con fuerza al suyo. Puso su cabeza sobre el hombro de la señorita y se quedó descansando en sus brazos sin decir una sola palabra, solo sintiendo la calidez y el aura de paz que le daba su figura. El no lo admitiría pero el silencio lo iba a delatar. Se había permitido ser débil esa noche, y esperaba que la doncella cumpliera con su palabra.

-Si es que lo necesitas mucho, como en verdad lo creo, podemos realizar el ritual, pero solo con que tengas la seguridad de deshacerte de esos sentimientos, de otra forma no pienso ponerte en riesgo-

Negó con la cabeza sin decir mucho. -Volveré a ti. - Mencionó con su voz entrecortada, tratando de discimularlo. -Cuando me encuentre preparado mentalmente, volveré a ti, y entonces podremos realizar cuantos rituales quieras. Por ahora, permítame ser débil y fortalecerme con sus palabras, my lady... - Cerró los ojos para quedarse dormido abrazándola... O bueno, al menos en lo que terminaba de ser "débil", según él. Era muy orgulloso y no iba a permitir que le vieran derramar las lágrimas que prometió no derramar más.


[Ficha] [Relaciones & Cronología]



"A Dragon's scales never come off until it dies. Not a single one."



Gracias por la firma, Mitsuki-chaaaan ~ Y Trinity por el avataaaar. ~
Familia Kiwi:

I'm too sexy for my shirt, too sexy for my shirt. So sexy it hurts ~:
And I'm too sexy for your party ~
Too sexy for your party ~

https://i.imgbox.com/ZKYc2IpW.png

avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
75427
Reputación :
11
Mensajes :
487

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Como un ejercicio de confianza~[Priv. Ryutaro]

Mensaje por Aliisa Nylund el Sáb Mar 18, 2017 8:41 pm

Aliisa esperaba que sus palabras hubieran hecho efecto en la mente del joven vampiro. Sentía, sin entenderlo muy bien, que debía convencerlo de buscar otra manera de actuar. Probablemente fuera porque entendía que si concretaba el asesinato e su  padre solo se hundiría más en la oscuridad que ya lo rodeaba, y no había nada más que la pelirosa despreciara que eso.
Aun así, todavía ponía en duda de cuanto de sus palabras tomaría para hacerlas suyas, ya que sabía del tipo de mentalidad que tenía, aunque realmente no esperaba que considerase peor romper una promesa que asesinar a alguien. “a veces me asombro de cuánto pueden aguantar nuestras mentes” pensó mientras se encogía de hombros y negaba con la cabeza ante el estado de su compañero de medicina.

Sin embargo había algo que la había dejado mucho más sorprendida que todo lo anterior. En su intento por consolarlo y permitir que se terminara de descargarse, el pelinegro había correspondido su abrazo tímidamente. Sonrió agradecida a que no se lo tomara a mal, después de todo no llevaban tanto tiempo de conocerse y ya la nórdica se había tomado varios atrevimientos en un solo día. Atrevimientos de los que nunca se arrepentía ya que sabía que era lo correcto para estar un paso adelante para curar el alma de una persona, y de eso podía estar segura porque lo sentía en la energía del otro, la cual ya no parecía tan cargada.

-Sabes que eso no es cierto,  además dicen que las lágrimas lavan y se llevan muchas de las penas – le dijo con una expresión de comprensión como esperando aceptarlo. Sin embargo, de repente sintió como su cuerpo fue jalado hacia un lado para luego sentir un peso sobre su hombro, y pocos segundos más tarde un rubor que se juntaba sobre sus cachetes. No era que no estuviera acostumbrada a tener contacto físico con otra persona, puesto que la joven, como se lo pudo ver, era muchas veces cariñosa, mas siempre era ella la que le tocaba dar afecto hacia el otro. En todos sus años muchas veces le regalo a mas de una persona un abrazo o un hombre en el que quedarse, pero en el momento que se sintió abordada por otro, su vergüenza afloro por un momento.

En esa instancia no sabía que debía decir, mas lo supo interpretar como uno de sus propios atrevimientos que se había tomado, y una vez más acciono en pos de reconfortarlo, puesto que sentía la calidez de su rostro sobre su hombro, y eso no podía significar nada más que se estuviera aguantando las lágrimas dentro suyo. –Supongo que no es común tener que aceptar tus propios puntos débiles- dijo casi en un susurro, nuevamente recurriendo a un abrazo al encontrarse en tal posición, mientras recordaba que todo había comenzado con la charla de su pasado.

La nórdica sabía de sus propios puntos débiles y como muchas chamanes tuvo que aceptarlo con el objetivo de poder crecer mucho más como maga, y de cierta forma eso quería para él. Si quería ser fuerte, tenía que serlo con sus propias debilidades puesto que eso solo lo volvería aún más débil, por lo que cuando el silencio del bosque se hizo presente supo en la posición que Ryutaro se encontraba. De hecho el mismo lo había dicho, el que quería permitirse ser débil, a lo que la chica asintió con su cabeza sin emitir ni una palabra más.

Claramente no había nada mas desinteresado que ella en realizar un ritual como ese, pero al ver su respuesta se sintió feliz ya que supo que estaba pasando por aquella turbulencia  del modo más natural en el que había. Incluso Buri que había permanecido a su lado observando la conversación de ambos estaba sorprendido por el desenlace de la charla. Mas sin embargo, ante la  imagen del joven tan cerca de ella no pudo evitar mirarlo con algo de rabia, y terminar acercándose más a la pelirosa.
Al encontrarse en su forma pequeña, este se acercó cuanto pudo al regazo de la joven hasta pegarse a este, para luego tomar posición, acurrucarse y dormir una siesta también. La chica lo miro con ternura y gracia a la vez,  pero solo se mantuvo en silencio permitiéndole a su compañero descansar, intentado no caer dormida ella también ya que a pesar de tomar su infusión su energía no habían vuelto al 100%.


Narro-hablo- pienso


I.W.E:


Quedo genial la firma Vin *-*

Gloriosa familia Kiwi:
Derechos al autor de la frase(?




Cosas del Uss ♡♡♡:



avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
22
Dromes :
79646
Reputación :
3
Mensajes :
145

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Como un ejercicio de confianza~[Priv. Ryutaro]

Mensaje por Ryutaro Takahashi el Miér Mar 29, 2017 6:51 am

-Sabes que eso no es cierto, además dicen que las lágrimas lavan y se llevan muchas de las penas.

¿Por qué el vampiro era tan duro consigo mismo? Podía motivar a otras personas a seguir sus sueños, podía aconsejarlos, podía animarlos y transmitirle aquella energía positiva que siempre le caracterizaba, aquellos ánimos que lo hacían ser el Líder del Oshuu, aquello por lo que había logrado mover a un ejército a seguirle, pero por alguna razón, no podía lograr "aconsejarse" a sí mismo. Era demasiado duro con su persona. Sentía que en sus hombros llevaba la responsabilidad de proteger a tantas personas como fuera necesario, incluyendo la responsabilidad propia por querer conquistar naciones por un bien común, de querer ser "un ejemplo a seguir", y por eso se le hacía difícil demostrar debilidad ante los demás. Consideraba que si sus muchachos lo veían tambalear, sabía que si sus muchachos le veían caer iban a perder las esperanzas. Por eso debía mantenerse firme y no demostraba sus debilidades ante cualquier persona. Pero Aliisa había tocado un punto sensible en él, algo que Kojuro -de momento- era la única persona que podía hacerlo por la forma en la que le conocía. Pero ¿por qué no llorar en soledad...? Ya lo había hecho, si... Pero no podía darse el lujo de "permitirse" derrumbar cada vez que lo sintiera. Debía mantenerse fuerte, firme en quien era: El Dragón de un solo Ojo. Entonces fue cuando recordó unos momentos en su pasado...

Spoiler:

...cuando juró "no morir", cuando prometió "proteger" a sus camaradas y a las personas del Japón antiguo para que su legado pasara de generación en generación... Cuando juró construír un mundo mejor para todos. Y ahora todo eso había... ¿Muerto? No. Se había debilitado. Nadie podía derribar la voluntad del Dokuganryu... ¿O si...? Esa lucha interna se había esfumado gracias a la pelirosada, pero sabía que podía regresar a él si no hacía algo pronto.

–Supongo que no es común tener que aceptar tus propios puntos débiles- - No. No lo era. Es decir, no le era fácil hacerlo de un principio, pero después que se sentaba a pensar en ellos, a analizar con frialdad el problema, en ese entonces comenzaba a aceptarlos y trabajaba para ser una mejor persona. Pero desde que perdió a Kojuro fue como "perder el camino". Si bien, el vampiro podía trabajar sin Kojuro, pero lo que le afectó más fue "la forma en la que perdió a Kojuro". En un fatídico incidente en donde tuvo que enfrentarse a su propio maestro por culpa del ser que se supone que fuera su ejemplo. Pero ya no había marcha atrás. No podía sentar a lamentarse por eso. Tenía asuntos que arreglar con su pasado.

El vampiro se sintió refugiado en los brazos de aquella pelirosada. Sintió la pequeña presencia del dragoncito acostarse en el regazo de la muchacha. -Tienes a un dragón un poco celoso, ¿huh? - Mencionó, dejando salir una pequeña sonrisa. Conocía bien la naturaleza de dragones. Siempre había estado rodeado de ellos, hasta se crió con uno por mucho, mucho tiempo. El vampiro bajó su mano para acariciar la cabeza de Buri, sin importar recibir una mordida a cambio. Le gustaban los dragones y entendía cuando no estaban de mal humor. De recibir mordida entonces respetaría su espacio y lo dejaría en paz.

-Me gustaría mantenerme en comunicación contigo, niña... - Dijo con un tono de voz bajo. -Esperaré una semana más para intentar vencer mis propios demonios, pero si no funciona... Acudiré a ti. - Se apartó para verla a los ojos. -Hay muchas cosas que deseo olvidar... No. Deseo recordar sin sentir este dolor. Dame una semana. Y si en una semana no demuestro ninguna mejoría, te dejaré saber, ¿si? - Era orgulloso. Quería intentarlo una vez más, pero si no funcionaba entonces reconocería que necesitaría la ayuda de ese ritual. Entrenaría bajo las cascadas, canalizaría la energía negativa, pintaría más cuadros o haría cualquier cosa, pero ya había hecho lo más difícil, lo que le mantenía de manos atadas: Hablarlo con alguien.

-Gracias, Aliisa... - Dijo mirándola a los ojos por unos momentos. A pesar de que reconocía cuando debía agradecerle a las personas, se le hacía difícil hacerlo, pero lo hacía. Lo mismo pasaba con sus hombres de escuadrón, pero al tener más confianza con ellos ya se había acostumbrado a ser más abierto. Puso su mano en la cabeza de la pelirosada y le estrujó los cabellos. Llevó sus manos detrás de su cuerpo y se inclinó un poco hacia atrás para mirar al cielo estrellado.

-Si no es mucho problema, que sea en el bosque, en este mismo lugar. Y si no tienes inconveniente, traeré un amigo para que esté al pendiente de mi en caso de que todo se salga de control. ¿Estas de acuerdo? - En esos momentos pensaba darle aviso a Blaz. De momento, era la única persona con tal confianza que conocía en Éadrom, y aceptaría cualquier golpiza que pudiera venir de su parte para ponerlo en su lugar. Eso, y que no quería poner la vida de Aliisa en peligro en caso de que algo no saliera como lo planeado.


[Ficha] [Relaciones & Cronología]



"A Dragon's scales never come off until it dies. Not a single one."



Gracias por la firma, Mitsuki-chaaaan ~ Y Trinity por el avataaaar. ~
Familia Kiwi:

I'm too sexy for my shirt, too sexy for my shirt. So sexy it hurts ~:
And I'm too sexy for your party ~
Too sexy for your party ~

https://i.imgbox.com/ZKYc2IpW.png

avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
75427
Reputación :
11
Mensajes :
487

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Como un ejercicio de confianza~[Priv. Ryutaro]

Mensaje por Aliisa Nylund el Lun Abr 03, 2017 4:38 am

Aunque el silencio en el bosque era basto, y apenas se podía oír las hojas moviéndose por las pequeñas correntadas de aire y algún que otro animal paseando cerca, la joven podía escuchar su respuesta. No era que pudiera escuchar sus pensamientos ni nada parecido, pero las actitudes de él y sus mínimos movimientos le permitían poder leer una respuesta, aunque no se mostrara como tal, ya que no había oralidad en ella.

En esa respuesta, Aliisa entendía porque no quería verse débil frente a otros. De hecho el recuerdo de una vieja historia venía a su mente, en la que un antiguo líder de su clan siempre mostraba una actitud de fuerza y poderío y con gran liderazgo a sus miembros. Sin embargo, este hombre, había encontrado refugio en la persona equivocada. Su esposa era una mujer que provenía de otro clan, y al tener las palabras textuales de su marido, las uso en su contra traicionándolo junto con el clan, y así provocando la muerte del líder de clan y una de las peores guerras, ya que al ver a su líder como una persona tan vulnerable, no pudieron obtener la motivación necesaria.

Si su miedo era pasar por algo similar a aquello, entonces podía entenderlo con exactitud, tanto que recordaba cual era otra de las tareas de las chamanes, ser de oído a los líderes. -Si es que lo necesitas, yo puedo ayudarte con esto también y contarme lo que sea cuando lo necesites- le dijo con una voz calma y suave para no disturbarlo mucho entre tanto silencio.

Al escuchar su comentario hacia Buri, Aliisa no pudo evitar soltar una gran sonrisa como a modo de risa. El pobre dragoncito se había delatado solo en un solo acto, aunque no parecía muy molesto por esto ya que continuaba en su mundo de sueño. -Lo es, y a veces algo arisco, pero es bueno- le respondió mientras llevaba su mano hacia la cabeza de la criatura antes que él. Conocía muy bien a Buri y si quería que aceptara a Ryutaro, debía mostrarle ella antes que ya lo aceptaba.

-Me parece bien, cuando lo necesites podes comunicarte con migo- le dijo asintiendo con su cabeza, aunque una palabra había resonando en su cabeza de momento ¿Niña? … Claro es que muy probablemente el joven vampiro le llevaba algunos años, y siendo aún más claros tal vez incluso tenía por encima de 100 años. -Estoy segura de que si lo intentas vas a poder mejorar- contestó con una sonrisa en el rostro, esperando que así fuera.

No quería que su compañero olvidara nada. “Los recuerdos que juntamos durante nuestra vida son quienes nos hacen ser nosotros mismos” pensó mirándolo con algo de empatía. Si olvidaba algo importante podría hacerlo cambiar drásticamente, y hasta podría repercutir en su personalidad. Por eso esperaba que no tuviera que olvidar nada.

-De nada, de todos modos esto es mí…- y antes de decir la palabra “deber” se quedó callada repensando sus palabras. Realmente ya no era su deber, es decir, ya no estaba en el centro de chamanes cumpliendo el rol de oído para los líderes o miembros del ejército. Claramente era un hábito, y como lo había hecho tantas veces aquella oración la había dicho casi automáticamente.

De pronto, su forma de actuar la había de vuelto al bosque. Se había quedado quieta mirándolo de una forma extrañada, sin dudas una vez más la había tomado por sorpresa, devolviendo el rubor que pocos minutos atrás se había desvanecido. -Está bien, creo que eso va a hacer que te sientas un poco más cómodo y seguro entonces- contestó segura de la respuesta. No había preocupación por su parte de si misma, tenía a Buri y a sus grandes conocimientos en la magia defensiva, no tenía dudas de poder controlar la situación.

En ese momento, Buri se levantó de su regazó y sacó un reloj de bolsillo que Aliisa llevaba. “¿Ya era tan tarde?” pensó observando el objeto que el dragoncito le llevaba. Tal vez ya quería volverse a la casa, pero Alisa no pensaba que sea hora, ya que quería asegurarse antes que nada que Ryutaro estuviera en mejores condiciones.


Narro-hablo- pienso


I.W.E:


Quedo genial la firma Vin *-*

Gloriosa familia Kiwi:
Derechos al autor de la frase(?




Cosas del Uss ♡♡♡:



avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
22
Dromes :
79646
Reputación :
3
Mensajes :
145

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Como un ejercicio de confianza~[Priv. Ryutaro]

Mensaje por Ryutaro Takahashi el Sáb Abr 08, 2017 6:12 am

-Lo es, y a veces algo arisco, pero es bueno- - Se le escapó una pequeña risa. Conocía muy bien como eran los dragones, y el pequeñín no era la exepción.

-De nada, de todos modos esto es mí...- - La muchacha dejó de hablar repentinamente. Al parecer iba a decir algo y luego se arrepintió de ello. Pero estaba bien, no iba a obligarla a decir algo que no quería. O al menos así fue como lo interpretó el vampiro.

Minutos después el dragoncillo despertó, sacándo un reloj de bolsillo y mostrándole la hora a la pelirosa. Ryu sabía que era tarde, pero no imaginó que era tan tarde. Las estrellas en esa área del bosque se veían más claras, probablemente porque la contaminación lumínica de la ciudad de Éadrom no llegaba hasta alla. Todo se veía más hermoso desde esa parte del bosque.

El vampiro se levantó del suelo entendiendo el mensaje del dragón y extendió su mano hacia ella para ayudar a levantarla. No acostumbraba a hacer ese tipo de tratos, pero era lo menos que podía hacer por alguien que se quedó a ayudarlo y escucharlo. Por unos momentos se quedó viendo a Aliisa pensando en si ella tendría la necesidad de ser escoltada hasta su casa, o algún lugar cercano a su hogar. Pero vió a Buri. El dragón estaba más que capacitado para protegerla. Además, no conocía del todo las habilidades de Aliisa. A pesar de su apariencia tan frágil era probable que fuera una guerrera que pudiera defenderse por si misma.

-Te acompaño hasta la entrada del bosque. - A pesar de no sentir "presencias malignas" decidió acompañarla. El vampiro se transformó en un cuervo negro y se posó en el suelo, esperando que la chica estuviera lista para partir. Sinceramente no tenía ganas de usar sus alas murcielaguinas (?) así que simplemente se transformó en aquella ave oscura. Se elevó en los aires cuando Aliisa estuvo lista y se fue volando junto a Buri y ella.

No hubo mucha conversación en el camino. Ya habían hablado todo lo que tenían que hablar. Solo podían sentir la suave brisa de la noche mientras eran alumbrados por las estrellas. Poco a poco el tono azulado en los cuerpos de ambos iba desapareciendo. Las luces de la ciudad le daban la bienvenida a ambos.

-Bueno, hora de partir. - Mencionó desde los aires, refiriéndose a que cada cual iría ahora por su propio camino. -Nos vemos en clase, niña, kufufufufu. - Se quedaría volando junto a ella algunos segundos más para escuchar a ver si Aliisa tenía algo más que decir. Hecho esto, sonreiría para sus adentros y... -See-ya! ~ - Se dejó caer hacia abajo, pero no era porque estaba perdiendo fuerzas o algo por el estilo. Decidió planear y hacer un leve giro hacia la derecha. Regresaría a su dormitorio en Takemori.


[Ficha] [Relaciones & Cronología]



"A Dragon's scales never come off until it dies. Not a single one."



Gracias por la firma, Mitsuki-chaaaan ~ Y Trinity por el avataaaar. ~
Familia Kiwi:

I'm too sexy for my shirt, too sexy for my shirt. So sexy it hurts ~:
And I'm too sexy for your party ~
Too sexy for your party ~

https://i.imgbox.com/ZKYc2IpW.png

avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
75427
Reputación :
11
Mensajes :
487

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Como un ejercicio de confianza~[Priv. Ryutaro]

Mensaje por Aliisa Nylund el Dom Abr 09, 2017 12:15 am

Entonces al verlo levantarse de su lugar en el suelo, supo que su compañero ya se había recuperado de alguna forma, por lo que con una gran sonrisa en el rostro acepto su ayuda para levantarse. Tomó su mano y una vez que estuviera totalmente de pie sacudió un poco sus ropas para que cualquier cosa que se le hubiere pegado en ellas se saliera. -Gracias y no te preocupes no era necesario- le dijo con su típico dulce tono de voz mientras observaba como Buri se volvía a su tamaño real para poder viajar a su departamento.

No quería molestarlo, más de lo que sentía que lo pudiera haber hecho en toda la noche, pero al verlo en una forma extraña, o más bien en una que no había visto en toda la noche, como de un cuervo, decidió aceptar si más su oferta. Hasta tal vez había pensado en la posibilidad de decir de llevarlo ella con Buri hasta la entrada, pero quizás eso sería demasiado para el pequeño dragón e incluso para Ryutaro. Para ella entrar en confianza era muy simple (en realidad no estaba en ella la desconfianza, probablemente fuera por ello). Por lo que, subió al lomo de Buri, con ayuda de este, pues claro se trataba de una figura inmensa, y una vez en posición se dispusieron a seguir su camino hasta la entrada del bosque.

No tomaría mucho llegar hasta allí, pero Aliisa había tomado una posición bastante cómoda. Recostó su cabeza en la parte posterior del cuello de su dragón mientras lo abrazaba para no caerse, no quería volver al comienzo de aquella noche. Temía quedar dormida, y de hecho no era tarea fácil cuando todo se tornaba tan tranquilo que lo único que escuchaba era el batir de las alas de su Fylgja “Supongo que tal vez está meditando todo lo que hablamos” pensó al darse cuenta que desde que habían partido de su punto de estadía esa noche.

Por suerte había superado la pesadez de sus ojos y logró no dormirse de camino a la entrada. Amaba dar paseos con Buri, y muchas veces este era lo que más la relajaba en situaciones difíciles para ella. Buri se frenó por un instante, mas continúo moviendo sus alas para no perder la altura, y así despedirse de su compañero. -Bien, espero que puedas descansar bien, sino toma un té de hierbas para poder conciliar el sueño- le aconsejo por las dudas de que se le hiciera difícil dormir luego de tal charla que habían mantenido, y si así fuera tal vez terminara obsequiándole uno hecho por ella misma.

Al escuchar su despedida final Buri dio un giro mientras se dirigía a la chillante y ruidosa ciudad de nuevo, mientras la joven nórdica se despedía con su mano. -Oh.. Ryutaro, no pienses demasiado en todo lo de hoy y si necesitas hablar ya sabes-  le dijo mientras se daba la vuelta para asegurarse de que supiera que estaría presente en cualquier momento que la necesitara. Una vez dicho esto, la pelirosa se volvió a abrazar a su amigo y esta vez permitirse dormir una pequeña siesta hasta que arribaran a su destino.


Narro-hablo- pienso


I.W.E:


Quedo genial la firma Vin *-*

Gloriosa familia Kiwi:
Derechos al autor de la frase(?




Cosas del Uss ♡♡♡:



avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
22
Dromes :
79646
Reputación :
3
Mensajes :
145

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Como un ejercicio de confianza~[Priv. Ryutaro]

Mensaje por Saji Hoy a las 11:12 am


- Este tema ha sido cerrado y trasladado a la papelera debido a que lleva mas de dos meses de inactividad. Si desean volver a abrirlo, pueden pedirlo Aqui

Lugar: Ciudad de Éadrom - Bosque


avatar

Salón :
3 B
Dromes :
2974
Reputación :
0
Mensajes :
65

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Como un ejercicio de confianza~[Priv. Ryutaro]

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.