FELIZ CUMPLEAÑOS
Hace 6 años se creó esta comunidad con la intención de unir a los roleros y crear una familia. Hoy me es grato decir que se ha cumplido desde el inicio. Bienvenidos a Éadrom, bienvenidos a Takemori.

Muchísimas gracias a todos nuestros usuarios. Este es un triunfo que compartimos no solo con los registrados actuales, si no también con aquellos que se fueron.
Muchas gracias!
6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
BÚSQUEDA DE STAFF
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
GRADUADOS Y
CONDECORADOS
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Los pasos hacia el futuro [Priv. Caesar]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Los pasos hacia el futuro [Priv. Caesar]

Mensaje por Luka Crosszeria el Mar Dic 20, 2016 10:58 am

-
CEMENTERIO

Day/Night 04:26 am



Luka Crosszeria ─ Los pasos hacia el futuro [Priv. Caesar] ─ Éadrom: Cementerio

Love unites you to me

U

no de los lugares más silencioso y tranquilos en los que uno podía pasear con tranquilidad, a diferencia de la gran ciudad estos eran poco frecuentados , Luka sabía el porqué y aún así adoraba aquel lugar, le fascinaba hasta donde llegaba la morbosidad de los humanos por la muerte, crear lugares extensos llenos de cadáveres enterrados, rezando por sus almas mientras los cuerpos servían a la tierra descomponiéndose y volviendo a ser lo que una vez fueron, una vida. A veces paseaba por los cementerios a modo de meditación, a diferencia de las demás personas no le causaba dolor o miedo, sabía que su amada yacía como todos aquellos cadáveres, pero a diferencia de muchos otros él veía algo bueno y hermoso dentro de ello, la había visto tantas veces sufrir, tantas veces muerta entre sus brazos que aquella , la última y verdadera muerte fue la más dulce y conciliadora con la vida, quizás su corazón  se había quedado hecho pedazos, pero al mismo tiempo se sintió aliviado de saber que la persona por la cual vivía descansaba al fin tranquila y serena donde le correspondía. Si había un lugar llamado cielo en este mundo ella estaría allí velando por él y eso lo sabía con certeza.

Pasear por aquel lugar solo significaba su reconciliación con aquel momento, durante muchos años le costó mirara sitios así , pero ahora le transmitía una paz y serenidad que pocas veces hallaba y más estando ahora al cuidado de un vampiro medio loco, el cual no hacía más que traer locura y desequilibrio a su vida, era un contrapunto muy fuerte del cual debía tener cuidado, se mantenía sereno la mayor parte del tiempo, pero algo en el debia estar mal pues con los años se había vuelto propenso a la empatía, quizás por cubrir el hueco que dejó años atrás el amor en él o por el simple hecho de entender los  sentimientos desde que aquella joven pasó por su vida, sea como fuera le costaba ser tan impasible como antaño. Desde siempre creyó que con los años se volvería más frío, pero no fue así.

Miro una pequeña tumba a lo lejos , llena de ramos y coronas de flores, sin duda ese mismo día se había celebrado el funeral, sin querer entrometerse en un momento tan íntimo y doloroso sus pies se alejaron de aquel lugar , Sodom se asomo por su camisa observando- Uh tranquilo solo no es un lugar adecuado -Se sentó en una piedra cercana a unos árboles , era media tarde así que el sol apenas era visible, el viento hacía que el ambiente estuviera fresco y relajado - estaremos aquí hasta la noche - aclaró a su pequeño amigo mientras acariciaba la cabeza al pequeño animal.






Última edición por Luka Crosszeria el Sáb Mar 18, 2017 9:21 am, editado 2 veces
avatar

Edad :
23
Dromes :
218823
Reputación :
3
Mensajes :
293

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Los pasos hacia el futuro [Priv. Caesar]

Mensaje por Caesar Black el Mar Dic 27, 2016 6:31 pm

¡Zass!

El fuerte sonido del acero resonaba entre el frío paisaje del cementerio. Caesar se encontraba dando jaque al cuerpo de un condenado demonio cuando aún la luz del crepúsculo bañaba las tumbas con su anaranjado color. El mejor ambiente para que la caza de demonios se efectuara. La gélida mirada de Caesar contemplaba fijamente como el cuerpo del demonio se retorcía ante él y su espada emanaba humo, tras haber rozado un cuerpo impuro- Es una espada sagrada, maldito excremento del infierno- dijo, aflorando en sus palabras el deseo de venganza. Aquella tarde había sido más que productiva, nada más salir a cazar, había encontrado un demonio, le había dado caza y ahora se encontraba con una pose triunfal frente al ser maldito esperando llevarse alguna recompensa cual victoria tras una larga batalla.

-¡Todo despejado señor! -  dijo uno de los soldados que se aproximaba a Caesar, haciendo el ademán de poner la mano en su frente a modo de saludo.

-Ha sido un combate intenso, por poco llegas a morir- insinuó Doc, el médico del cuartel, con una suave carcajada burlona que llegaba instantes después y que se inclinó a comprobar el estado del cadáver- lo has dejado bien muerto, esta vez sí que te desfogaste ¿Hay algo que te preocupa? te noto cansado - dijo alzándose para tomar el mentón del albino, ladeándolo de un lado a otro- ¿Tomas suficiente sangre? -

-No, estoy bien Doc. Solo centrate en ese montón de basura - atajó rápidamente Caesar, apretándole la mano y dando una leve patada al cuerpo que yacía en el suelo. Lo cierto es que hacía varios días que no lograba recomponerse del todo. Se sentía débil en su cuerpo, pero su mente era férrea y disciplinada a la par que orgullosa. No iba a decir nada por mucho que lo acorralasen - Llévense el cadáver al laboratorio- ordenó- quiero que lo habran y que vean su fisionomía, a ver si un demonio puede dañar a otro demonio. Si es así, el estudio-4 puede seguir con su investigación- indicó tanto al soldado como a Doc. Estos asintieron y se dispusieron a tomar el cuerpo para meterlo en una de esas bolsas negras que utilizaban los humanos para llevarse a los muertos -¡Uhgn! -jadeó Caesar de pronto, llevando una mano a su hombro derecho al notar como su piel ardía tal como si lo hubieran echado a las brasas. Instantes ante de acabar con la bestia, había estado en contacto. El demonio había logrado llegar a estar cuerpo a cuerpo con Caesar y había logrado insertar sus colmillos en su piel. Le había quitado importancia, pero ahora se encontraba sujetando la zona afectada.

-¿Ocurre algo? - cuestionó Doc que se había dado cuenta de aquel pequeño quejido - ¿Fuiste herido? - Dijo, acercando su mano enguantada hacia él con intenciones de revelar la herida.

-No- le interrumpió Caesar, apartándose de él con un movimiento brusco.

- Caesar, si estas herido, debo ver la herida. Muchos demonios de esta clase contienen veneno en sus colmillos o la saliva y depende de como sea su efecto, puede matarte en cuestión de horas o menos- indicó preocupado.

Caesar iba a responder pero en ese momento captó el movimiento de un ser, un ser cuya aura oscura era muy intensa.
-¡shh!- alzó su dedo para que todos callasen- Llévense el cuerpo y esperen en el cuartel, iré a ver qué es eso - Añadió.

- No deberías ir solo, deberías llevarte a unos soldados como refuerzo- replicó Doc, de nuevo, preocupado por él.

-No es nada, puede que solo sea un espíritu maligno. Además, por ahora soy el único que porta un arma sagrada. Vayan- sentenció Caesar, para desaparecer entre la oscuridad que que ya dominaba en las calles, con su rápido andar.
>>Maldito Doc, por casi me pilla<< pensó, ahora se quitaba un gran peso de encima, pero en cuanto llegase tendría que aguantar otro interrogatorio más.

Buscó por todo el cementerio. No tardó mucho en encontrar la fuente de aquel intenso aroma. Paró tras un árbol y se asomó con cautela. Allí vió a un hombre, alto y de aspecto sospechoso. Era un demonio de forma completa, no era un infra demonio. No, era uno completo, podía sentir como el aura que emanaba era poderosa, era como si una mano retorciera sus entrañas, no iba a ser fácil derrotarlo. Hizo uso de sus poderes y se desplazó con rapidez, apareciendo tras la espalda del azabache con su katana apuntando a él.

- ¿Cuáles son tus últimas palabras, Demonio?- espetó arrogante, clavando una vez más su mirada cargada de odio.




Hablo>>Pienso<< ♦ Narro

avatar

Dromes :
30218
Reputación :
4
Mensajes :
25

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Los pasos hacia el futuro [Priv. Caesar]

Mensaje por Luka Crosszeria el Lun Ene 02, 2017 8:03 am

-
CEMENTERIO

Day/Night 04:26 am



Luka Crosszeria ─ Los pasos hacia el futuro [Priv. Caesar] ─ Éadrom: Cementerio

Love unites you to me

S

u tranquilidad de repente fue interrumpida, pudo oler de lejos a unos cuantos vampiros en el cementerio a un demonio de bajo nivel , estaba claro que no era el día para pasear por el cementerio. Cerró sus ojos echandose por completo hacia atrás casi suplicando al cielo que no se dieran cuenta de él y se fueran con la smismas que habían llegado, no quería pelea y mucho menos tener que dar explicaciones a nadie, tampoco podía matar a unos vampiros primordialmente porque no quería y segundo porque su propio jefe era un vampiro y no le gustaba que fuera matando a los de su raza. Se quedó en silencio sintiendo como uno a uno todos se iban salvo uno ,”sabe que estoy aquí” pensó con cierto cansancio, no quería pelear.

Su mirada se dirigió hacía atrás escuchando aquella amenaza en cuanto el peli-blanco estuvo tras suya, movió ligeramente su cuello no le intimidaba -....- Sacó su espada con un ligero movimiento  de mano apartando de un golpe la katana ajena, se levantó  de golpe observando analizandolo de arriba  abajo, hubiera preferido mantenerse  a parte pero lo fue a buscar expresamente.

Alzó su espada quedándose quieto esperando que fuera el otro quien se moviera para poder esquivarlo, su mirada se desviaba levemente hacia los lados buscando el camino más fácil para irse en cuento lo despistara - No hay necesidad de esto -Tratando de dejar eso de lado -....-Se centró en el otro por un momento dándose cuenta que no estaba bien- No voy a pelear y menos con alguien que está herido …-guardo su espada sin intenciones de hacer nada caminando hacia el lado contrario, mientras Sodom se asomaba por su nuca para ver al peli-blanco con curiosidad.






Última edición por Luka Crosszeria el Sáb Mar 18, 2017 9:15 am, editado 1 vez



Gracias Caesar ~<3
Spoiler:
avatar

Edad :
23
Dromes :
218823
Reputación :
3
Mensajes :
293

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Los pasos hacia el futuro [Priv. Caesar]

Mensaje por Caesar Black el Lun Ene 23, 2017 6:34 pm

No esperó que el demonio estuviera armado, muy pocas veces podía encontrar demonios que, de por sí, llevasen algún tipo de arma. Él debía ser alguien importante como para portar un arma capaz de resistir la pureza de su katana, pero eso no era lo importante. El demonio se negaba a atacarle, normalmente no era así, en cuanto le veían armado y dispuesto para el combate se lanzaban a atacar o intentaban imponerse ante él. El azabache parecía incluso tener un poco de moralidad. Tanta como para querer evitar un confrontamiento que a él se le antojaba llamar “innecesario”, pero para Caesar sí, era muy necesario hacerlo, era de vital importancia vengar a su familia, en especial a su madre y su hermana. Si lo dejaba ir probablemente perdería, no solo su vida, sino a los gemelos. O eso pensaba él pues puede que le impulsara un deseo egoísta por, simplemente, querer que su tormento cesase, que los gritos que le atormentaban constantemente callasen. Tal vez solo buscaba la paz.

-No me hagas reír, demonio. Está claro que esto es muy necesario. Tu raza es una escoria que únicamente se jacta con el sufrimiento ajeno y aún cuando tienen suficiente crean más por placer- argumentó entre dientes.

Era importante que sus movimientos fueran rápidos, no merecía la pena gastar saliva ¿acaso quería hacerle creer que era inocente y amable?. No, lo demonios no fueron creados para eso >>¿Hasta cuándo piensa seguir con esa absurda máscara? ¿Enserio cree que voy a caer en esa estúpida figura, cubierta por una fina capa de bondad y amabilidad?<<. Caesar volvió a alzar su katana, haciendo que el filo de ambas chocarse entre sí. En ese entonces sintió como él le inspeccionaba. >>je, Para no querer pelea parece que me estás analizando, con intenciones de encontrar mi punto débil<< pensó mientras que sentía su herida arder dentro de él, como si su piel se quemase por dentro, era como haber metido su hombro en una brasa para, luego, meter un millón de agujas en la herida. Además esta se estaba abriendo por sí sola y daba paso a un pequeño sangrado que empezaba a marcarse en su camisa. Por suerte llevaba su capa que aún ocultaba su herida. Caesar intentaba no mostrar ninguna muestra de dolor, ni de sufrimiento, nada que pudiese delatarle ante los ojos color plata del demonio. Por mala suerte él ya lo sabía. El albino frunció el ceño, contrariado y desvió su rostro hasta su herida, delatando su posición. Aun así, insistió en ignorar ese hecho, pasando de largo su dolencia.

-Para no querer pelea sí que has ido a buscar rápido un punto débil- mencionó irónico, con una sonrisa ladina para, seguidamente, abrir sus ojos al ver que guardaba su arma- ¡sácala! - ordenó para intentar efectuar un ataque.

No obstante, no pudo y, ante ello dejó su mano quieta con el filo de su katana cercana al cuello del contrario. Al propio vampiro le temblaba la mano y su cara de asombro demostraba que no esperaba, en absoluto, que su propia mente fuera a bloquear su ataque.

-¿Qué? -
se cuestionó, perdido y desorientado.

Tal vez la razón era que al no estar armado y realmente no defenderse de él, se veía incapaz de arrebatar una vida por mucho que odiase esa raza. Todo hubiera sido más fácil si él le hubiese atacado.

-vamos ¡ataca! ¡maldita sea! - alzó su voz más de la cuenta, pero, a pesar de su flaqueza, no tenía intenciones de dejarle ir.




Hablo>>Pienso<< ♦ Narro

avatar

Dromes :
30218
Reputación :
4
Mensajes :
25

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Los pasos hacia el futuro [Priv. Caesar]

Mensaje por Luka Crosszeria el Mar Ene 24, 2017 1:39 pm

-
CEMENTERIO

Day/Night 04:26 am



Luka Crosszeria ─ Los pasos hacia el futuro [Priv. Caesar] ─ Éadrom: Cementerio

Love unites you to me

S

u mirada se afilo mientras miraba al vampiro, sus palabras le eran tan familiares como sentidas, conocía a la perfección la naturaleza de su raza, pero no se sentía identificado con ellos en ningún sentido, desde joven sabía que algo no encajaba con aquel estereotipo de destrucción y caos, irónicamente hasta que no fue desterrado y degradado siguió aquellas pautas vagamente como quien respira por inercia, sin voluntad sin un proposito solo sobrevivir, pero aquellos días acabaron años atrás, otro demonio habría reaccionado mal ante ello, pero Luka lo agradeció enormemente, alejarse de aquel ambiente le permitió ver más de sí y conocer el amor, jamás pensó en cambiar su pasado aunque incluyera la deshonra y la humillación de ser marcado cuál ganado.

Miro la posición de defensa ajena. realmente tenía mucho coraje, pero no deseaba pelear, le disgustaba tener que utilizar su espada y mucho más sus poderes. El olor de la sangre llegaba hasta sus fosas nasales, cada vez más agudo e insistente, necesitaba curarse, pero el vampiro no daba signos de molestia o dolor aun así sabía que no podía estar bien con la intensidad que podía sentir su sangre.

-No busco tu punto débil-ladeo su cabeza- No es necesario tan siquiera inspeccionarte puedo oler la sangre desde lejos -Realmente no sabía que motivos movian al vampiro pero sin duda era algo lo bastante fuerte como para insistir incluso si él se negaba a pelear-No tengo porque seguir sus órdenes -Solo hacía caso a una única persona y por voluntad propia y más de una vez había ignorado alguna orden inapropiada a su persona.

Se quedó impasible ante la amenaza de ataque mirando como sus movimientos cesaron abruptamente -...-parecía que el peli-blanco tampoco entendía muy bien sus propios actos, por su lado Luka estaba muy cansado de peleas sin sentido o sin una finalidad, solo peleaba para proteger a su “señor”  y por suerte no eran muchas la ocasiones que lo requerían.

-Me amenazas con matarme y aun así esperas un escusa para poder hacerlo -Alzó suavemente una de sus cejas -No voy a darte excusas si quieres hacer algo hazlo por ti mismo -aclaró, sin ganas de mostrar un lado de él que no existía solo para mantener la conciencia tranquila a un vampiro inconsciente de sus actos - Si vas a matar a alguien no dudes- Las orejas de Sodom asomaron por el borde de su camisa posando sus pequeñas patas al cuello de Luka -Sodom no -le pequeño animal intento  empujar la katana siendo echado hacía atrás por la mano de Luka - No lo toques -cuestiono ya que no quería que su familiar se acabará cortando con el filo del arma, no le importaba que le tocara con el arma a el  pero quería mucho a Sodom como para que terminara herido.






Última edición por Luka Crosszeria el Sáb Mar 18, 2017 9:17 am, editado 1 vez



Gracias Caesar ~<3
Spoiler:
avatar

Edad :
23
Dromes :
218823
Reputación :
3
Mensajes :
293

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Los pasos hacia el futuro [Priv. Caesar]

Mensaje por Caesar Black el Mar Feb 21, 2017 1:33 pm

A
hora que él lo había mencionado, era cierto, en cuanto tu consciencia de su herida el intenso aroma a sangre inundó su cavidad nasal. Maldita sea, la herida iba a peor. Había algo en aquel veneno que impedía que el tejido que conformaba la apertura en su piel sanase. En aquel momento, maldecía los misterios de la mente en los que el cerebro, cuando es consciente de algo, lo anuncia con mayor intensidad. Quiso gemir de dolor, de verdad que quiso, pero ¿Y si él se aprovechaba de su debilidad para atacarle? No, no iba a arriesgarse y menos iba a dejarse llevar por el sendero de incertidumbre que planeaba causar en él, eran los malditos amantes del engaño. Llevó la mano que se mantenía libre a su hombro para sujetar y hacer presión en la herida. El dolor se hizo más intenso, fue mala idea. Su cuerpo se dobló ligeramente y casi brotó un pequeño alarido congojo.

No exageres, no es apenas un rasguño ─ El orgullo hacía mella en él. No podía evitarlo, seguía tenso y solo estaba pensando en no mostrar su debilidad ante él ─ Y no impide que pueda luchar. Je...que ironía, una...bestia como tú mostrando principios ─ Más que palabras, parecía estar vomitando su odio sobre el azabache.  No disimulaba su discriminación hacia la raza ajena.

La situación apuntaba en buena dirección, no había ningún error: Era un demonio, estaba armado, su aura era tan pesada y emética como la de los que le capturaron y su ardiente rencor, descontrolado, nublaba su mente hasta el punto que no le importaba cegar una vida por el bien mayor  mas ¿¡Por qué no podía!?

Su mano se mantenía firme, sujetando la empuñadura de su arma con toda la fuerza que le permitía su brazo herido. Notaba como temblaban. Realmente el niño que aún era le gritaba que fuera a su casa, llorando, pidiéndole ayuda asu madre y su consciencia, el lado más racional, le decía que lo mejor era dejar la pelea por aquel momento, estaba herido, no iba a ganar, pero la terquedad que conformaba todo su ser le impedía retroceder, no, debía cumplir su misión para con los demás. Era su deber exterminarlos, aunque tuviera miedo, siempre lo tenía. Su mirada se mantenía fija en el rostro del demonio, atento a cada mínimo movimiento que hacía, no podía establecer un voto de confianza y con razón. Debía reconocer que el sujeto tenía un semblante tan serio e impacible ante su presencia que le causaba una serie de escalofríos seguidos, uno tras otro el cual más intenso que el anterior ¿Sería miedo?  No podía decirlo con exactitud.

O jojojo no vengas a decirme eso como si supieras, tan siquiera, lo que es el honor ¡TÚ NO SABES LO QUE ES! ─ Ladró. Estaba claro que comenzaba a entrar en un estado de cólera. Empezaba a entrar en conflicto consigo mismo. La cuestión era simple ¿¡Por qué un ser como él le estaba dando lecciones de moralidad!?

No sabía qué sentir, estaba furioso. Ese sentimiento lo entendía muy bien, pero a la vez confuso, contrariado y angustiado, tal vez, hasta receloso. Era un demonio, no tenía moralidad, entonces ¿Por qué le molestaba? Quizá el hecho de que lo que dijera estuviera en lo cierto y que en el fondo pensaba lo mismo, le molestaba.  De pronto una sensación húmeda y cristalina surcó su rostro, eran lágrimas. Tal como si fuera un niño reflejando la verdad de sus actos, empezó a llorar. Él tenía razón debía hacerlo por él mismo, siempre los demonios le habían dado la excusa perfecta para que pudiera acabar con sus vidas, no necesitaba verse como lo que era, otro asesino. Esa excusa le valió por años, pero hoy era distinto. Hoy debía enfrentarse al hecho de terminar con una vida injustamente, esta vez no podía decir que era en defensa propia. Joder. Necesitaba una señal del destino, algo que le dijera “hazlo, hazlo por el bien común”, es decir, otra excusa…

Las orejas de aquel extraño ser brotaron, pues, de la camisa del demonio como señal a su súplica. Que animalillo tan adorable. La debilidad del vampiro. Aunque supiera que era otro ser infernal se vio incapacitado para poder herirle y menos después de que el ajeno se preocupara por él ¿Lo había protegido? ¿De qué clase de demonio se trataba? Caesar comprendió que aquel no era el momento propicio para seguir con la lucha. No, no más guerra por hoy. Atónito, relajó su brazo, dejando colgar el mango de la katana de sus dedos. No tenía apenas palabras, su garganta se había sellado e impedía que de sus labios emitiera más que unos leves titubeos. Con una mirada cargada de resentimiento, apartó su vista de ambos.  

Está bien, os perdono la vida ─ Dijo orgulloso.

Sí, lo sabía, lo que dijo fue un sinsentido absoluto mas, como todos, quería mantener en su mente aquella imagen de fiero soldado que bien se había labrado frente a su escuadrón.

Dió media vuelta, dispuesto a irse. No tenía nada que hacer allí salvo retirarse ahora que estaba a tiempo. Eso sí, sin quitarles la vista de encima. Entonces un fuerte gruñido de dolor, seguido de un grito agudo y espeluznante se escuchó en el eco del cementerio. Procedía de él. Era la herida, estaba empeorando. Agarró su hombro con fuerza y presionó intentando que el dolor palarase. Lo dolía mucho. Tanto que por encima de aquellos pequeños caminos, ya secos, que habían dejado sus lágrimas, surcaban nuevas y más abundantes que antes. Su rostro se arrugó y su expresión pasó a ser una de angustia. Quería que aquella tortura cesase.

Joder ¿qué es esta cosa? ─ gruñó, apretando sus dientes.

Todo a su alrededor comenzó a dar vueltas por un instante, obligándole a apoyarse en el árbol más cercano a él. En cuanto lo hizo soltó su katana, sin remedio, ya su brazo apenas respondía. Sus ojos adoptaron un incandescente tono rubí.  Había perdido mucha sangre, era normal que su metabolismo pidiera alimento. Apartó la capucha que cubría su cabeza y su rostro y tiró la capa a un lado, ahora que su ropaje quedaba a la vista podía ver la gran mancha de sangre que cubría su hombro, alrededor de la profunda herida latente que parecía seguir abriéndose conforme el tiempo pasaba. Estaba perdido...






Hablo>>Pienso<< ♦ Narro

avatar

Dromes :
30218
Reputación :
4
Mensajes :
25

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Los pasos hacia el futuro [Priv. Caesar]

Mensaje por Luka Crosszeria el Dom Mar 05, 2017 5:25 pm

-
CEMENTERIO

Day/Night 04:26 am



Luka Crosszeria ─ Los pasos hacia el futuro [Priv. Caesar] ─ Éadrom: Cementerio

Love unites you to me

D

etuvo su vista pendiente a los movimientos del vampiro , el olor era cada vez más intenso impregnando cada lugar del cementerio, no parecía que la cosa fuera muy bien por su parte pues supo enseguida que sus propios actos al intentar contener la hemorragia la causaban dolor, solo hacía falta fijarse en sus acciones, no comprendía que le llevaba a seguir ahí con semejante herida -No veo que sea el caso- no era estúpido podía reconocer fácilmente heridas graves o leves  después de tantas peleas en su vida sabía distinguir - No se trata de principios sino de convicciones -realmente sabía que en el mundo los principios valían poco o nada según de la persona con la que hablaras, él por supuesto tenía los suyos pero en esa ocasión se trataba de querer luchar o no y puesto que él estaba convencido de la falta de necesidad en una pelea no iba a alzar su espada. No iba a enfadarse o reaccionar por el odio tan latente que el otro le profesaba a su especie aquello era algo que no le incunvia.

Su cuerpo se mantuvo firme e impasible, no sería la primera vez que alguien amenazaba su vida con una espada y probablemente no seria la ultima, no iba a darle ni un solo motivo por el que mover aquel filo pues, a diferencia de  su yo pasado quien mataba sin piedad, un motivo propio o digno el otro tenía unos ideales una conciencia que le impedía moverse sino iba de acuerdo a como él pensaba que eran las cosas, no eran la primera vez que veía duda en alguien, pero si la primera en que se fiaba de que no haría nada si se mostraba impasible, solo buscaba a un asesino y en él no lo encontraría, pues esa parte murió junto a su amada, no mataría nunca más a menos de verse obligado y aquel momento no era el caso .

-El que una persona no sea capaz de llevar a cabo tal acto no significa que desconozca lo que es -no iba a darle ninguna lección de moralidad, no era quien, pero tampoco tenía ganas de enzarzarse en una pelea porque el vampiro tuviera ganas de sangre -E igualmente el honor en una batalla va más allá de no enfrentarse a un herido -todas las peleas que vivió en el pasado le dieron grandes lecciones  y aunque él no se veía como una persona digna de proveer dicho conocimiento nadie impedía que lo usara cuando él quisiera.

Las lágrimas del vampiro le confundieron ,¿Tanta era su frustración? El ansia de sangre y de venganza que veía en él le eran conocidas pero al mismo tiempo pérdidas y aliviadas, al parecer acertó plenamente en sus palabras, una excusa era lo único que buscaba, algo a lo que aferrarse para arrebatar vidas , sabía que sus actos no eran comunes en los demonios normales.

Sodom le obedeció echando sus patas hacia atrás tras un leve sonido de queja preocupado por el, lo sabía era lo que más apreciaba Sodom, su cariño le había ayudado mucho a seguir adelante, su idea no era dejarle completamente solo al contrario estaba seguro que todo iría bien si se mantenía en calma, pero podía comprender la angustia del pequeño animal.Su mirada viajo hasta el hombro ajeno mientras bajaba la espalda observando la cantidad de sangre que brotaba de el, en seguida aflojo sus hombros ya no sentía que tuviera que estar quieto o atento a sus movimientos , extrañamente apartó su vista de ambos y soltó aquella frase tan impertinente -....-no sabía si llamarlo testarudo o cabezota pues con aquella herido seguramente no hubiera durado nada contra él un fuerte golpe en su brazo y le habría dejado inmovilizado.

Se quedó quieto observando, no estaba muy seguro que pudiera ir a ningún lado con semejante herida, pero se veía demasiado terco como para querer ayudar y estaba claro que menos de un ser como el. Dio unos ligeros pasos hacía el otro lado antes de escuchar sus quejas, su cabeza le decía que se largara de allí no era problema suyo , pero por otra parte sabía que no se quedaría tranquilo si lo abandonaba a su suerte allí, en aquel momento la imagen de su amada ella habría sin dudarlo hacía el vampiro aunque la hubiera empujado u amenazado le hubiera curado incluso en contra de su voluntad, un gesto de anhelo cruzó su rostro, si ella no estaba estaba el¿no?

Dio media vuelta, sabía que iba a mandarle al cuerno aunque con aquella herido tenía la esperanza de que no pudiera ser tan testarudo , con pasos firmes se acercó hasta él observando como estaba apoyado en el árbol- No vas a salir de aquí si sigues así -no pensaba que el vampiro no lo supiera pero quería aclarar que sabía su situación -se acercó hasta el lado de su brazo  mirando la mancha -...-el olor a la sangre era cada vez más intenso y un conocido olor llegó a su nariz-¿ que demonio te hizo esto?-la pregunta era un tanto retórica pues sabía que clase de demonios podían envenenar de aquella manera- si no sacas el veneno seguirá abriéndose y desgarrándose - le tocó  el hombro a sabiendas de que no iba a gustarle un pelo que la haga -ya puedes quejarte todo lo que quieras -aseguro mientras apartaba la camisa de la zona- o dejas que te toque o te  mueres en este cementerio en cualquiera de los dos casos sales tu perjudicado al menos en una de las opciones podrás venir a vengarte si es lo que te complace -aseguro mirándole con seriedad.







Gracias Caesar ~<3
Spoiler:
avatar

Edad :
23
Dromes :
218823
Reputación :
3
Mensajes :
293

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Los pasos hacia el futuro [Priv. Caesar]

Mensaje por Caesar Black el Vie Mar 31, 2017 3:52 pm

L
a sangre en su cuerpo fluía con mayor rapidez. No podía permitirlo. Él mostró inteligencia, algo raro en un demonio. Sus párpados se abrieron y durante un segundo él dudó de lo que debía decir ¿Quién era ese ser? ¿Por qué no le atacaba? ¿Por qué era diferente? El hecho de que mostrase un mínimo de coherencia le molestaba. Debían ser como los demás, debía darle la excusa perfecta para acabar con su vida. En su interior hervía un profundo sentimiento. El de perder la razón, que en aquel momento era equivalente a perder una guerra importante. Alzó su labio superior, era una muestra de desprecio. Detestaba perder y, cuando veía que estaba ocurriendo, su estómago se transformaba en  una turbina con suficiente potencia como para sustituir el motor de un avión.

Tsk, Tú ni siquiera tienes de eso. ¿Qué clases de convicciones va a tener un monstruo como tú? No tenéis corazón, solo sabeis destruirlo todo, sois la escoria de todas las razas ─ Agregó, elevando su tono con cada palabra. No soportaba tenerlo delante y no cumplir con su objetivo.

Todo el mundo conoce a través de las acciones, si no eres capaz de llevarlo o no lo has llevado nunca a cabo, es improbable se sepas tan siquiera lo que és. El honor es el objetivo que uno se propone es esta una serie de directrices impuestas por la moralidad y la dignidad, dos cosas que un ser tan aberrante como tú lo desconoce, dais asco. ─ Aseguró, mas ¿Qué estaba haciendo? Discutir con él, ¿En qué momento se había iniciado aquella guerra verbal? Maldita sea, a eso no había venido ─ ¿Estas son tus artimañas, demonio? Entretenerme con una serie de pretextos vacíos ─   Dijo chasqueando la lengua contra su paladar. Aquella conversación no iba a llegar a ninguna parte.


¡ARGH!


Gritaba internamente su mente pues sus labios se habían sellado. Se negaba a gritar enfrente suyo. No, definitivamente no iba a mostrar su dolor enfrente de aquel demonio, podría usarlo en su contra. La paranoia llegaba tan lejos que le resultaba muy difícil dejar que se acercara a él. Hizo un gesto con su hombro para apartarlo de las manos que se disponían a tocarlo. No le iba a dejar. Su respiración se aceleraba y sentía como su piel iba a abriéndose a cada segundo. No sabía porqué pero juraba que escuchaba el como las hebras de su piel se separaban. Era asqueroso y morboso a la vez.

Le miró amenazante, era una clara alerta para que no se acercase. Frente a su pregunta, prefirió guardar absoluto silencio.

No te acerques ─  advirtió, con una voz ronca; seguidamente se vió  obligado a tragar saliva.
Su cuerpo comenzó a temblar y poco a poco sus ojos se iban cerrando. Aquel veneno le había dado fiebre y fuertes escalofríos. Irónicamente era la primera vez que sentía el peso del ambiente pues a su alrededor todo empezaba a helarse.

¡¡¡agh!!! ¡jo-der! ─ Un fuerte alarido de dolor se escapó de sus labios, acompañado de unas abundantes lágrimas que se deslizaron por sus mejillas. Solo con un pequeño roce ya le había sacado hasta lágrimas. Se sentía ridículo, se supone que debía aguantar hasta la tortura más brutal, pero allí estaba al borde del desmayo delante de su propio enemigo.

Empezaba a perder fuerzas, era obvio, puesto que le había logrado  tocar y además apartar sus prendas sin que pudiera defenderse. Solo sus manos lograron atrapar las muñecas del demonio, pero ya era incapaz de ejercer la fuerza suficiente. Estas solo temblaban cada vez que intentaba forcejear con él ─ No...déjame ─ Dijo apurado, no porque era un maldito ser del averno, que también, sino porque le estaba costando respirar. Cayó al suelo, suerte que el árbol le sirvió de apoyo y guía al descender. No dijo mucho después de eso, solo le miró con el ceño fruncido y una mirada cargada de reproche ¿Por qué le estaba ayudando?





Hablo>>Pienso<< ♦ Narro

avatar

Dromes :
30218
Reputación :
4
Mensajes :
25

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Los pasos hacia el futuro [Priv. Caesar]

Mensaje por Luka Crosszeria el Lun Abr 03, 2017 12:38 pm

-
CEMENTERIO

Day/Night 04:26 am



Luka Crosszeria ─ Los pasos hacia el futuro [Priv. Caesar] ─ Éadrom: Cementerio

Love unites you to me

L

as palabras ajenas no le perturbaron ni un poco, no le conocía de absolutamente nada pero estaba claro que ni aun seria problema con los de su raza, ¿Quien no?, pensó con ironía mientras su mirada se quedaba fija e impasible observando, cualquier otro se habría ofendido , enfadado o a saber que, pero este no era el caso.El albino tenía una idea fija un concepto preconcebido de sus vivencias y encasillar a todos los demonios en el mismo lugar, no le culpaba y no iba a protestar , aunque a su ver se notaba que el tema le desquiciaba bastante -El monstruo está en los ojos de quien mire- aunque era cierto que gran parte de ellos eran seres despreciable, en todas las razas existían personas que podrían considerarse monstruos, había conocido tanto y a tantas personas, humanos con una sed de sangre tan grande o incluso mayor que los mismos demonios, vampiros ambiciosos y  asesinos, e incluso ángeles que perdían sus alas por caer en lo más bajo de sus acciones, nadie era perfecto y estaba claro que en general los demonios solo eran una raza más en aquel mundo al menos eso había visto a lo largo de los años.

Le pareció un tanto irónico que un vampiro fuera a darle clases de moralidad, pues ante los humanos también eran seres horrible e incluso diabólicos que asesinaban a placer de su conveniencia, si el mismo fuera a juzgar a alguien no cabría ser en el mundo que pudiera existir pues siempre existirán personas sin honor al que aferrarse vagando por el mundo destrozando vidas ajenas -No me molesta que pienses así, pero mirar por una mira tan estrecha tarde o temprano te perjudicara - El había sido víctima de esas mismas miras, centrado en el rencor la venganza y el dolor , tras tantos años podía decirse que aprendió a la fuerza. Negó con su cabeza -No necesito artimañas, pues no vas a atacarme no hay necesidad de entretenerte -aclaro seguro de si mismo, podría haberle matado anteriormente pero tal como deducido no lo haría a menos que viera en él lo que en los demás.

La mirada ajena no le intimidaba en absoluto en aquel estado poco podía hacer y aunque hubiera estado mejor para pelear su conciencia no le hubiera dejado tranquilo repitiendole una y otra vez que eso no es lo que habría hecho ella.

-No seas tan cabezota-en un tono suave diciéndoselo más como un consejo que como una orden pues, no hacía falta resistirse a fin de cuentas hiciera lo que hiciera sino le ayudaba moriría allí mismo si no le ayudaba el -Mantente despierto  , si cierras los ojos será peor-aclaro siendo claro que si se “dormía” antes de sacarle el veneno moriría.

Su rostro por primera vez en aquellos momentos había cambiado a uno de leve entendimiento, sabía lo que podía llegar a doler esa clase de veneno más de una vez había sido infectado con el,aunque al ser de su propia naturaleza no corría tanto peligro si que resultaba igual de agonizante, por lo cual entendía el dolor que había sentido al tocar la herida. Su mirada viajó por su hombro mirando hasta donde llegaba la herida costandole horrores diferencias la sangre del desgarro -¿hn?-las manos ajenas había atrapado sus muñecas cosa que veía inútil en aquel estado pero el otro parecía seguir insistiendo en que no le tocase-Ya te lo dije sino te ayudo morirás aquí ¿Prefieres eso?-no creía que nadie prefiriera  morir sin más a que al menos otro le ayudará mínimamente a sobrevivir, incluso tu peor enemigo podría sacarte las castañas del fuego, a fin de cuentas no tenía nada que perder.

Sus brazo libre le sujetó mientras caía al suelo inclinándose junto a él, debía actuar rápido pues si el veneno seguía extendiéndose al cuerpo acabaría todo, ya ni hacía caso a sus palabras , haría lo que creería conveniente y por lo menos en aquel estado no podría quejarse resistirse . Tomó la camisa ajena rasgándola rodeando su hombro desde la axila apretando con fuerza alrededor de este evitando que la sangre circulara con tanta fluidez por el brazo llevando consigo el veneno , por una de sus manos sobre el torso ajeno sintiendo restos del veneno en su cuerpo -Tks-chasqueo su lengua inclinándose hasta el acercándose al brazo herido- Esto puede que te duela bastante -no sabía hasta dónde podía resistir el dolor el otro pero sacarle la sangre envenenada no iba a ser precisamente agradable .Lo pego a su cuerpo posando sus labios sobre  la herida comenzando a succionar su sangre con fuerza sintiendo el sabor metálico fundido con el ácido del veneno escupiendo a un lado el líquido cada pocos segundos a medida que iba sacándolo de su cuerpo, al menos debía quitar la gran parte de su brazo, lo que ya había pasado a su cuerpo solo se le ocurría una manera de ayudarle, tomando su sangre, estaba seguro que le ayudaría a expulsar los restos del veneno  pues su sangre soportaba más aquel tipo de ataque.







Gracias Caesar ~<3
Spoiler:
avatar

Edad :
23
Dromes :
218823
Reputación :
3
Mensajes :
293

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Los pasos hacia el futuro [Priv. Caesar]

Mensaje por Caesar Black el Miér Abr 05, 2017 4:22 pm

E
l silencio  cobró protagonismo. Había conseguido de él algo que muy pocas personas habían logrado: dejarle con las palabras en su boca. No podía creer que le hubiera  estuviera dando lecciones de vida ¿Quién era? A pesar de saber que los demonios tenían vidas más longevas que los propios vampiros, ninguno hasta la fecha había presentado un nivel de sabiduría que, de no ser por el odio que le cegaba,  hubiera  sentido admiración por su forma de razonar. Frunció su mandíbula con suma fuerza. En aquel momento  sentía como su cuerpo le pedía a gritos que se lanzara sobre él y ale arrancase la lengua de un sólo y único tirón, pero su cabeza le decía que, claramente, estando herido iba a ser incapaz de sobrevivir a tal locura. Apartó su mirada, vencido, no sabía que decir a eso salvo que no tenía ni  idea. No, definitivamente no la tenía ni idea de cuán amplia era su mira. Tan amplia como que había estado en la misma boca del lobo y había olido su fétido aliento  muy de cerca.

No sabes absolutamente nada de lo que pienso y mucho menos de cómo es mi punto de mira ─ Indicó, tajante.  

Allí  iba a finalizar la conversación, no tenía nada más que decir, no podía debatir con él había ganado aquella guerra …



No podía evitarlo, necesitaba dormir. Su cuerpo se encontraba cansado a la par que sudoroso, reiteradas veces se había sacudido por fuertes espasmos y no dejaba de temblar »No morire« Se exigía una y otra vez a pesar de que las palabras del demonio decían lo contrario.  Frunció el ceño o, bueno, lo intentó. Siempre se había convencido de que el poder de la mente era más fuerte de lo que todos creían, aunque en aquel instante estaba averiguando que la suya tenía mucho orgullo  y poca fuerza mental.  Los libros que había leído le habían servido de nada, mucha teoría y poca práctica, ya que no podía controlar el que sus párpados fueran cayendo poco a poco. Los sentía pesados. Ante el aviso del demonio los abrió y apenas le miró con sus orbes cubiertas por una gruesa capa húmeda. Abrió sus labios, los sentía secos, igual que su garganta.

¿Por qué te esfuerzas en ayudarme? ─ Tragó saliva, apartando su rostro a un lado. No se merecía su ayuda, lo sabía y por otro lado no la quería, sentiría que así estaba cayendo bajo . Su código de honor le decía que con ese acto también le estaría debiendo un favor ─ Yo no te he pedido que me ayudes, puedes irte, es evidente que no te importa─ atajó rápidamente, necesitaba tener claros los puntos .

Había sido directo y las cartas estaban sobre la mesa, el azabache no tenía un mínimo de cuartel con él.  Fue muy tajante, tanto que sintió un fuerte escalofrío recorrer por su cuerpo ¿O habían sido los escalofríos? Era extraño que sintiera el frío en su cuerpo, su piel de por sí se estaba enfriando más de lo que debía. Podía escuchar cada latido dentro de él y el como su vida menguaba. Parecía que cuanto más luchaba por sobrevivir más le consumían aquel veneno.  Lo único que pudo soltarle al demonio fue una mirada de reproche. Ahora que sus pulmones andaban escasos de aire y prefería ahorrarlo para mantenerse aunque fuera unos segundos más con vida.  Sus manos se deslizaron por sus muñecas hasta dejarlas caer por su propio peso, liberando las manos  ajenas. Era evidente que quería vivir…

Un profundo alarido de dolor  salió de sus labios.  Su columna se había retorcido hasta casi doblarla del todo, parecía que la iba a romper también.  ¿Tan rápido hacía efecto? Parecía que dormía su sistema cardiovascular pero no sus capacidad sensitiva. Sentía como ardía y ese dolor se concentraba en su hombro, la herida que inicialmente eran nada más que tres marcas de dientes ahora era todo un  hoyo en su piel. Miró con sus ojos abiertos y asustados al contrario, hacía todo lo posible por no mostrarse así, tan débil, pero sus instintos de supervivencia habían despertado.

No...espera─ dijo con un pequeño hilo de voz.

No había sido capaz de pararle, le ardía y le dolia mucho, casi sentía el cómo era estar en la piel de un humano, tan frágil, tan débil… No podía aguantar el dolor y tampoco podía dejar de gritar y de luchar por que se apartase. Sus manos empujaban los hombros ajenos haciendo un esfuerzo inservible por separarle, estaba haciendo todo lo que podía. Por aguantar, por apartarlo, por vivir…

Por, favor...─ Gimió, tragando saliva,  con cada palabra se escuchaba un pequeño siseo.

Los colmillos habían aflorado y una sed de sangre voraz, los ojos se le iluminaron de un inusitado tono magenta que resplandecía en la oscuridad de la noche, aunque apenas podían verse por entre la el pequeño espacio que había dejado sus pestañas y por el que se habían escapado ya más de una lágrima. Sus manos se trasladaron a la amplia espalda del azabache para incrustar sus uñas en su ropa, arrastrándolas hacia abajo. Se había llevado consigo un par de hebras de su camisa. en un intento por defenderse.  Ya no sabía cuánto más aguantar toda aquella tortura, sus aullidos de dolor comenzaban a ser nada más que pequeños  jadeos, estaba perdiendo fuerzas. Por un momento dudó si realmente aquel demonio le estaba sanando po habría aprovechado igualmente para matarle de la mena más dolorosa que había encontrado, bueno, lo había conseguido. Tal vez aquel era su destino, tantos años intentando evitar morir a manos de esas desgraciadas bestias. Siempre pensó que sería luchando y en algún recoveco de su cuerpo yacía la esperanza de que saldría de aquella guerra con nada más que una herida grave, pero era inútil, no había servido de nada…





Hablo>>Pienso<< ♦ Narro

avatar

Dromes :
30218
Reputación :
4
Mensajes :
25

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Los pasos hacia el futuro [Priv. Caesar]

Mensaje por Luka Crosszeria el Vie Abr 07, 2017 7:08 pm

CEMENTERIO

Day/Night 04:26 am



Luka Crosszeria ─ Los pasos hacia el futuro [Priv. Caesar] ─ Éadrom: Cementerio

Love unites you to me

S

e quedó en silencio tras aquellas palabras tan tajantes, quizás era cierto y no podía saber sus pensamientos o la mira por la cual miraba exactamente, pero el odio que él guiaba le hacía crearse una idea que a su vez le pareció muy acertada si le contestaba de aquel modo pues a diferencia de lo que creía él no tenía ningún interés en ser como la mayoría de demonios que se había encontrado a lo largo de su vida, cosa que parecía molestarle en gran medida, prefirió dejar el tema así puesto que se notaba de sobra que no le gustaba que alguien como él le diera “sermones” o “lecciones” sobre cómo debía mirar las cosas, irónicamente él lo veía más como un consejo de vida, pues tras tantos años podía afirmar que en la vida no estaba todo definido.

Le preocupaba bastante el hecho  de que fuera cerrando los ojos, aquel veneno era una de las peores cosas que uno podría sentir lo sabía, pero necesitaba que el peli-blanco luchara por estar consciente o no podria ayudarle, por un momento incluso pensado como debía ser en los ojos de su amada, ella tan pendiente y empática con todos, la sensación de angustia debió ser peor en ella cada vez que veía aquellas situaciones, si algo le dolía en el corazón era verla sufrir , en cierto modo entendía el porqué más ahora que estaba tratando de ayudar a alguien incluso si le había amenazado, era un tanto desolador ver que tu capacidad para tratar de ayudar podría tener un límite.

Su mirada fue por un instante a los ojos ajenos, su pregunta era algo normal viniendo de alguien que odiaba su raza con esas ganas , por un momento se quedó en silencio mientras frenaba la hemorragia planteándose si decirle sus pensamientos o no, pues no estaba obligado a compartir sus emociones y menos con alguien que lo más seguro ni le creería -Lo de importar es relativo -Entrecerró su mirada, no iba a irse por mucho que le soltara el discurso de que a él le daba igual su vida -¿A alguien le importan las personas que mueren de hambre?¿Se preocupan por quienes mueren en guerras?-le miro con clara evidencia de que no- Nadie puede hacer nada con ello, quizás se sienten unos momentos mal, piensan en lo horrible que podría ser su vida y continúan adelante -sabía que la naturaleza de las personas era esa , pero no de ella -Una vez conocí a alguien -comenzó dudoso pero no perdía nada por contarle - Que si hubiera podido hubiera dado cada parte de sí para ayudar incluso aquellos que no se lo merecían -su recuerdo aún perduraba con fuerza en su corazón, pues su bondad y amor le habían cambiado tanto al mismo tiempo que enseñado lo que podía ser capaz una sola persona con tal de hacer el mundo algo mejor -Te ayudo, porque creo en lo que ella hacía -no había más nada, eso era lo que había dentro de él, la bondad de ayudar por ver sufrir a otra persona,el tener el remordimiento de saber que podría hacer algo y no hacerlo, el derecho de toda persona a ser ayudado.


Finalmente el vampiro desistió de aferrarse a sus muñecas cosa que agradeció, pues no es tuviera fuerza para apartarle si que estaba en su camino para poder moverse mejor, no quería ser tan bruto como apartarlo y que tenía que estar bastante sensible en el brazo herido. Su ceño se frunció suavemente al escuchar su alarido, sabía lo que dolía pero no podía permitir que el veneno siguiera expandiéndose con esa facilidad, la voz ajena no iba a persuadirle, no sabía si era por el dolor por por el hecho de tener que sacar su sangre en cualquiera de los dos casos no había alternativa a ello.Aquellas manos trataban de alejarlo pero no podía permitírselo si quería que saliera de allí respirando, tampoco era agradable para el puesto aquel ácido también ardía en su boca a cada sorbo que daba de la sangre ajena más se intensificaba la sensación de ardor.Sus palabras le hicieron sentirse por un momento dudoso, aunque rápidamente desechó la idea de dejarlo pues seria peor para el si lo hacía.

Durante unos minutos fue quitando el veneno , el vampiro se removió levemente bajo su cuerpo tratando de huir supuso del dolor que tenía que estar sufriendo pero por suerte ya apenas sentía aquel sabor repulsivo, sus ojos fueron a su herida ahora algo más visible por su culpa , con mucho pesar colocó una mueca de disgusto por un instante, juraría que hacía sacado prácticamente todo el veneno pero debía asegurarse , con suavidad volvió a posar sus labios sobre la herida esta vez sin succionar olfateando al mismo tiempo que trataba de sentir si sus labios ardían ante el contacto, no quería seguir sacándole sangre innecesariamente y más a un ser que era especialmente susceptible a perderla. Afortunadamente el veneno había remitido considerablemente pero lo que estaba dentro de su cuerpo solo había un modo de sacarlo .

Pasó el dorso de su mano sobre sus labios limpiando gran parte de la sangre que se esparcía por su blanca piel observando al albino- ¿Sigues consciente?-No estaba seguro pues en algún momento había dejado de luchar, su corazón latía eso estaba claro lo noto en el momento en que posó sus labios sobre su carne, pero si había perdido el conocimiento iba a ser más difícil ayudarle. Llevo una de sus manos hasta el rostro ajeno dándole un suave golpecito- Tienes que beber sangre, aún queda veneno pero no es mortal en esa cantidad-le aclaro acercándose nuevamente sin saber si estaba pendiente a sus palabras o no -Bebe mi sangre -Sabía que si estaba lo suficientemente cuerdo se negaría o empezará una pelea, pero tenía la leve esperanza de que al estar débil simplemente se lanzará a de la morderle.









Gracias Caesar ~<3
Spoiler:
avatar

Edad :
23
Dromes :
218823
Reputación :
3
Mensajes :
293

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Los pasos hacia el futuro [Priv. Caesar]

Mensaje por Caesar Black el Miér Mayo 03, 2017 6:43 pm

P
ocas cosas hacían reír al vampiro, pero en aquel instante la risa explotó, inundando de carcajadas todo el cementerio. Tal vez fuera por la gran pérdida de sangre que había sufrido su cuerpo, pero le parecía irónico que un demonio estuviera cumpliendo una promesa para con el bien y él, que defendía una causa por el bien de su clan, estuviera asesinando a toda criatura diabólica con la que se encontrase. Se inclinó hacia adelante, del dolor, lo cierto es que no era buen momento para estar riéndose, aunque ya no sabía si lo que sentía era dolor o u insufrible cosquilleo que era causante de aquella risa nerviosa.

T..tiene gracia...jajaja un demonio ayudando a los demás; cumpliendo una promesa a su querida esposa muerta...─ dedujo, cerrando sus ojos, para echar su cabeza hacia atrás, por un momento vencido y mareado ─ ¿En qué mundo vivimos? ¿Estoy alucinando?...─ cuestionó, mirando su mano, la cual alzaba lentamente solo hasta un punto, esta temblaba ─ Jajajja eres...el ser más extraño que me he topado, pero...aunque hayas hecho la dichosa promesa, yo sigo sin querer tu ayuda...

Agregó tomándolo rápidamente por la camisa para atraerlo a él lo máximo que pudo.  Su cuerpo no dejaba de emitir pequeños espasmos e incluso de sus labios apenas salía pequeños quejidos a consecuencia de los temblores.

¿Por qué debería dejarme ayudar por tí? ¿Por qué debería...confiar en alguien como tú, solo por una promesa? ...po..¿Por qué me obligas a cumplir la voluntad de esa mujer…? s….s-se lo prometiste tú...no yo, no puedes obligarme a aceptar tu ayuda ─ sentenció, intentando mantener su mirada puesta en la del azabache.

No debió haberlo hecho. Sus pupilas eran ventanas completamente abiertas a lo que sentían en aquel instante: ese brillo que reflejaba las lágrimas aún en sus ojos y el hecho de que era incapaz de disimular su mirada cargada de miedo, tal vez pánico, revelaba que temía a la muerte y lo que había estuviera esperándole más allá.

La lucha había llegado a su fin, o al menos estaba a muy poco de que así fuera. Él le había extraído todo el veneno, pero al mismo tiempo había despertado su instinto de alimentarse, aquel que le gritaba »¡EY, aliméntate! ¡Lo necesitas!«  desde el fondo de su interior, o bueno, no tan al fondo. Sus pupilas permanecieron en aquel inusitado tono carmesí hasta el momento en el que su cuerpo y su cerebro llegaron al límite. El dolor era insoportable y sus fuerzas eran escasas, lo único que le quedaba para defenderse era el rendirse y caer inconsciente: Poco a poco su mirada se fue apagando y sus manos cayeron al suelo, la respiración era cada vez menos constante, al igual que los latidos de su corazón. Podía escucharlos a la perfección como un pequeño eco dentro de su cabeza. Pum… pum…


pum…


Deseaba que aquello terminase. pronto su cuerpo se iba relajando y en aquel estado ya dejaba de sentir el ardor de su carne, sentía que podía prepararse para exhalar su último suspiro, al menos de forma consciente. No obstante, sonó el eco de una voz profunda que le hablaba. Apenas abrió sus ojos para ver la figura difusa del demonio hablándole, como si fuera una siniestra y macabra figura, similar al ángel de la muerte; conforme iba enfocándose de nuevo su mirada, pudo ver dos pequeños luceros plateados destacar entre los negros cabellos del hombre. Sentía su boca seca al igual que su garganta, tal vez por los gritos. Le iba a costar hablar.

Alzó una mano y la colocó débilmente en el rostro del demonio, intentando apartarle.

No...─ dijo aún firme, arrastrando la palabra.

Sus ojos se fijaron por un instante en el rostro del joven. Ladeó su cabeza, admirando desde otro pequeño ángulo las facciones ajenas.

Eres muy bonito...no...hermoso ─ agregó con una pequeña sonrisa irónica, seguido de una carcajada. Estaba ido ─ No lo digo solo por la apariencia...digo…─ deslizó su dedo índice por la mejilla del azabache, perfilando la estructura de su mandíbula.  ─ Has cumplido tu promesa...a pesar de que fui yo quien te intentó atacar, encima con ese bicho tan adorable...o eres muy extraño, fiel o muy insensato… ─ aclaró, bajando su mano. ─ No quiero tomar tu sangre

Tenía claras sus prioridades, aún cuando su vida dependía de ello. Sus párpados le pesaban, al igual que el resto de su cuerpo, incluso el hecho de tener que llenar sus pulmones de aire suponía una sobrecarga de esfuerzo en aquel instante.

Dejó caer su cabeza sobre el árbol, empezando a sentir nada más que frío.





Hablo>>Pienso<< ♦ Narro

avatar

Dromes :
30218
Reputación :
4
Mensajes :
25

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Los pasos hacia el futuro [Priv. Caesar]

Mensaje por Luka Crosszeria el Miér Mayo 03, 2017 8:03 pm

CEMENTERIO

Day/Night 04:26 am



Luka Crosszeria ─ Los pasos hacia el futuro [Priv. Caesar] ─ Éadrom: Cementerio

Love unites you to me

L

e confundió aquella risotada, no veía que era tan gracioso a los ojos del vampiro, no había dicho ningún chiste y no había nada de gracioso en su estado actual  más bien todo lo contrario. Su mirada se afilo viendo que se inclinaba adolorido, cosa que veía normal pues su cuerpo no estaba para  moverse mucho menos para reír de aquella manera. Alzó la mirada  escuchando la razón de aquella risa, comprendía que le chocará el hecho de que un demonio fuera a ayudar a otra persona, pero hasta tal punto de soltar aquella risa -No era mi esposa- no sabía si su intención era quizás desanimarlo a ayudarle por lo que había dicho por ultimo - Tómalo como una agresión si quieres -le miró sin inmutar su expresión- No creo que sea razonable dejarte así - puede que sus primeros actos fueran movidos por ella, pero aunque así fuera nunca haría nada que no quisiese hacer por voluntad propia.

Noto aquel agarre observando el rostro del joven con tranquilidad tan propia de él, se planteaba demasiadas cosas y le estaba dando demasiadas vueltas a algo que hacía por el simple hecho de no querer dejar morir allí -No te he pedido que confíes en mí , e igualmente no perderias nada aunque lo pidiera -su mirada se centro en su herida- No se su voluntad y no creo que ella me pidiera nada , jamás me mencionó que siguiera sus ideas ni tampoco espero nada de mí -le miro con cierta seriedad, podía guiarse por los actos de ella pero nunca seguiría su vida - a veces simplemente las personas podemos querer ayudar, no es un pecado pensar que las personas que lo dan todo por otros hacen algo increíble y loable -Veía aquella vida increíble pero no era su vida ni la forma en la que creía que debía vivir la suya, su lugar no era ayudar a los demás ni curar enfermos, tras tantos años sabía que no era alguien que debiera estar al lado de personas con un corazón amable, quizás por eso había acabado en el lugar en el que estaba ahora, obedeciendo los caprichos de un tirano protegiendo a alguien a quien muchos odiaban, pero no tenía otro lugar, el mundo le miraba con aquellos ojos, esos ojos que juzganban sus actos y su pasado, no podía cambiar su raza ni sus actos pasados, pero podía evitar volver a cometer los mismos errores y en aquel instante al ver a aquel vampiro sufrir mientras agonizaba no pudo evitar pensar que sería un error dejarle morir allí.

Los ojos del albino estremecieron algo dentro de su pecho, algo se agitó en lo más profundo de su alma, si es que un ser como él podía siquiera tener el privilegio de poseer una. Por un instante tuvo un ferviente deseo de estrecharlo entre sus brazos, protegerle de aquello,reconfortarlo, pero inmediatamente recobró la razón, recordando en donde se encontraba y en que situación.

Se sentía algo frustrado en aquel momento aunque en su expresión solo se viera un ligero fruncimiento de ceño por dentro no sabía que más hacer para ayudarle,sus latidos cada vez eran más débiles, podía sentir la vida ajena irse lentamente. Tomo su mano en cuanto la dirigio a su rostro, aún tenía la cabezoneria intacta, incluso en una situación así podría seguir negándose a su ayuda o a su sangre, siempre había visto que el instinto de supervivencia era más fuerte que todo lo que existía en aquel mundo, pero debía admitir que la testarudez de aquel joven sobrepasaba con creces el instinto básico de la supervivencia.

Abrió sus ojos sin esperarse aquel gesto tan suave y delicado , enseguida sus ojos se centraron en el albino quien parecía estar divagando, pues hacía escasos minutos seguía protestando por su ayuda - No he cumplido nada, solo he hecho lo que vi correcto al igual que tu -refiriéndose a que a pesar de que odiaba a los demonios con toda su alma siempre buscaba un motivo para atacar, lo había visto con sus propios ojos, solo buscaba acabar con aquello que podía dañar a otros, un objetivo loable pero un método auto-destructivo, conocía bien aquel camino y solo traía dolor y desdicha, no se lo deseaba a nadie -No te estoy dando a elegir-acaricio su mejilla por un momento embelesado con el rostro del vampiro, a pesar de su belleza y su delicadeza exterior había demostrado tener un carácter fuerte y firme a pesar de la situación.

Tomó el cuerpo ajeno entre sus brazos pegándolo a su pecho , si no iba a hacerlo por las buenas lo haría a su modo. Pasó su mano por su cuello lentamente incrustando sus uñas sobre su piel sintiendo un fuerte escozor al ir abriendo una herida cerca de su vena yugular dejando salir su sangre notando la humedad de esta rozar su cuello comenzando a descender por su cuello manchando su ropa y su mano -No dejaré que mueras mientras pueda  evitarlo -susurró llevando sus dedos ahora manchados de sangre sobre los labios del albino manchandole con aquel líquido carmesí , sintiendo la suavidad de estos por un leve instante , no dejaría que fuera tan imprudente . Le acercó hasta la zona de su cuello ahora abierta sosteniéndole por la cintura y su cabeza con cuidado sin querer moverse demasiado por temor a hacerle sentir más dolor, esperaba que el instinto de beber sangre fuera más fuerte que la testarudez del otro, o tendría que darle su sangre a la fuerza.







Gracias Caesar ~<3
Spoiler:
avatar

Edad :
23
Dromes :
218823
Reputación :
3
Mensajes :
293

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Los pasos hacia el futuro [Priv. Caesar]

Mensaje por Caesar Black el Lun Jun 05, 2017 7:48 pm

N
o sabía porqué, su corazón estaba vago para sentir, su mente estaba cansada de odiar y su cuerpo harto de luchar. Miró una vez más con sus ojos cansados el rostro del demonio. Toda la ira que llevaba dentro, todo su dolor y su rencor hacia aquello que le había condenado al sufrimiento, habían desaparecido. Quedando en nada, solo vacío y pensamientos volubles y absurdos ¿Así era como se sentiría en la muerte? pero lo que más le sorprendió, si es que pudo definirse como sorpresa, fue el que sintió envidia del demonio. Sí, envidia porque un ser como él pudo llegar a amar y a ser amado. A diferencia de él, que no había conocido nunca el amor y que ese pequeño deseo de poder casarse y tener familia había quedado sepultado bajo los escombros de su alma vengativa. Por ello, no dijo nada, no respondió más a sus comentarios tampoco sabía como responderle, a eso también le tuvo envidia. Carecía de la elocuencia del demonio y de la capacidad para poder acertar tanto como él.

Puede que fuera el hecho de que la sangre ya no le estaba llegando bien al cerebro o el que su última voluntad fuese sentirse querido, aunque fuera por un momento, pero sentía la necesidad de ser aceptado por alguien tan o más puro que él y sus ojos confundidos, puede que vieran eso en el demonio. Su forma de pensar habían sido frías puñaladas a sus convicciones y su modestia fue el crudo golpe que rompía las bases de sus creencias. Eso provocó otra carcajada, aunque esa había sido más débil.

¿Como yo? ¿Lo correcto? ¿Hado lo correcto arrebatando vidas? que irónico...tú la intentas mantener...y yo las arrebato ¿Qué tenemos igual? ¿Qué hago correctamente? ─ cuestionó, dirigiendo su ausente mirada hacia él ─ Yo tampoco te estoy dando a elegir...

Su cuerpo se llenó de rabia y seguidamente sus ojos de lágrimas que, esta vez, surcaron sus mejillas en abundancia. Sentía rabia, por no poder haber vivido más de lo que quisiera, dolor por no dejar una buena herencia en este mundo, pena, por dejar a sus hermanos solos y desorientados en este amplio mundo e ira, por no completar su promesa, por no terminar con lo que prometió »Lo siento...madre, debes pensar que soy una decepción como hijo… como hermano y como soldado«.

Muy lejos de lo que imaginaba el demonio, estaba en un gran conflicto. Por un lado sus sentimientos, la forma en la que debía aceptar su propia muerte y por el otro el desgarrador dolor de la bestia que llevaba dentro. No, no era tan fácil retenerla, no tan a dentro, sentía como la bestia de su interior arañaba la puerta, quería salir y por ello, gruñía, gritaba y arañaba más fuerte: Su garganta le quemaba, sus pupilas se contraían, podía sentir como su mente perdía la razón y le gritaba “Comida” algo tan básico y tan simple a la vista de los demás, pero para él era un retroceso, no poder reprimir el instinto de tener que arrebatar la vida, la esencia de toda criatura a sangre fría, era tener que dar un paso atrás, algo totalmente vergonzoso, pero era tan difícil negarse a ella…

Su saliva abundaba, sus colmillos afloraban por la pequeña apertura de sus labios exhalaban débilmente su aliento de manera pausada y lenta. Sus ojos tornaron una tonalidad intensa y cada vez su cabeza gritaba más fuerte “bebe” “¡BEBE!” Era difícil ir contra corriente, nadie dijo que mantener una creencia iba a ser fácil y mucho menos al borde de la muerte, pero así era la vida, un desafío constante. ¿Como sería un vegano, hambriento, desnutrido y tras meses sin comer? ¿Se comería el chuletón que tendría delante? Ese filete que se presenta tierno, dulce, bien sazonado, que con su aroma atraería a cien depredadores a él…¿Sería capaz de rechazar, semejante manjar aunque si su vida dependía de ello? Él se sentía igual…

Desde su posición podía escuchar el intenso latir del demonio, como su sangre corría por sus venas, caliente...jugosa y abundante. Sus ojos se centraron en su cuello y no pudo evitar tragar grueso, pero ¡NO! no iba ha hacerlo...él era fuerte, jamás lo haría aunque fuera voluntario jamás…

Aun cuando había aceptado su propia muerte y ya, rendido, sus párpados cayeron en busca de poder exhalar el último aliento para acabar con su sufrimiento, las palabras del demonio llegaron a sus oídos como una dulce caricia. Al menos alguien velaría por él, aunque fuera por un instante y se presentase como un débil murmullo, pero, de pronto un dulce aroma inundó su nariz; ensanchando sus fosas nasales inhaló con toda la fuerza que pudo. No...la bestia comenzaba a romper la puerta, la arañaba con más fuerza, rompía sus cadenas y se preparaba  para salir. Luego de unos segundos, sus labios saborearon el dulzor de la sangre fresca por primera vez. Mierda. Su cabeza comenzaba a perder razón y sus oídos solo escuchaban el latir de su corazón que comenzaba su latir más intenso y el fluir de la sangre del demonio, desbordándose por su piel. Sí...lo tenía justo enfrente, pegado más bien ¿En qué momento se había acercado? Mucho no le importó al pasar su lengua por la herida, débilmente, como si lo estuviera catando »Maldito…¿Sabes lo que estás haciendo? ...« Fue lo último que pensó conscientemente. Ese ser que tanto quiso retener, por fin rompió la puerta…

Insertó sus colmillos rápidamente en su cuello, a pesar de ya tener la herida, por alguna razón el sabor de su carne, también le llamaba. Beberla fue como un completo subidón de adrenalina, era la primera vez que probaba la sangre latente de un cuerpo en vida y era glorioso, tal vez por ser un demonio puso otorgarle mayores fuerzas pues enseguida se aferró a los hombros ajenos con ambas manos, incrustando sus dedos. Poco a poco fue alzando una de sus manos hasta la nuca del demonio, para presionarlo contra él. Obviamente su intención estaba clara, no deseaba que se alejara.

El éxtasis no duró mucho, fue un aumento considerado en poco tiempo. Su mente colapsó por un instante, su cuerpo tampoco podía aguantarlo. Era demasiada fuerza, más de la que estaba acostumbrado a recibir de golpe. Cayó inconsciente, dejando sus labios aún pegados al cuello del demonio, ya no podría tomar más, pero al menos había tomado lo suficiente como para sobrevivir por esta vez...






Hablo>>Pienso<< ♦ Narro

avatar

Dromes :
30218
Reputación :
4
Mensajes :
25

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Los pasos hacia el futuro [Priv. Caesar]

Mensaje por Luka Crosszeria el Sáb Jun 10, 2017 8:12 am

CEMENTERIO

Day/Night 04:26 am



Luka Crosszeria ─ Los pasos hacia el futuro [Priv. Caesar] ─ Éadrom: Cementerio

Love unites you to me

E

l vampiro cada vez parecía más lejos de su cuerpo le era difícil discernir si le escuchaba a o no, pero trataba de mantenerlo consciente todo el tiempo que podía, sus ojos ya no transmitían ese odio inicial y solo quedaban vagos sentimientos que él no podía distinguir o quizás no quiso saber, pues su expresión le transmitía una extraña y molesta sensación en su estómago que retorcía su interior y hacía que su garganta se secara, había visto morir a cientos de hombres a sus pies pero aquella vez era algo distinto, quizás porque de alguna manera su sufrimiento era conocido.
 
Su expresión se relajó en cuanto escuchó aquella débil risa , sus ojos se fijaron en los contrarios sin pretender darle una lección moral o mística pero viendo necesaria una respuesta tras aquellos ojos que ya no le miraban - No me mataste cuando podias, queria un motivo una escusa incluso ante un ser de una raza que destruye y consume todo a su paso , nadie que haga algo a malas intenciones espera un motivo para terminar con una vida, no son necesarias las excusas cuando matas por placer y no por una convicción o un deber -al menos eso es lo que él creía y defendía, el había matado a muchísimas personas a lo largo de los años, muchas veces sin un motivo propio salvo el de obedecer , los demonios eran seres que si bien era raro que tuvieran remordimientos existían muchos que disfrutaban del caos y del dolor no iba a culparle por querer erradicarlos.
 
Aquel sentimiento incómodo y molesto volvió a su ser al ver sus ojos humedecidos por sus lágrimas aunque su rostro se mantenía sereno por dentro se sentía extrañamente mal, ¿Era así cómo se sentía ella? de ser así cada vez que perdió una vida entre sus manos el dolor debía consumirla pues el no llegaba ni por asomo a la bondad con la que trataba la vida, el solo ayudo por simplemente casualidades  de la vida.
 
Sostuvo el cuerpo del albino entre sus brazos sintiendo como su cuerpo cada vez más frío e inmóvil iba debilitándose a cada segundo esperando haber podido despertar su instinto más básico con su sangre pues quisiera o no cuando se trataba de vivir todos los seres vivos actuaban igual. Afortunadamente sus acciones dieron frutos sintiendo enseguida aquella repentina mordida sobre su cuello soltando un leve quejido al sentir sus colmillos sobre su piel más por la sorpresa que por sentir alguna clase de dolor o disgusto. Se mantuvo estático mientras este se aferraba a sus hombros bebiendo su sangre con aquella ansiedad e insistencia , sus brazos rodearon el cuerpo ajeno dejándose hacer simplemente cerrando sus ojos durante aquellos instantes dejándose atraer por el cuello, no tenía ningún problema  ante ello pues no le hacía ningún daño.
 
Finalmente dejo de sentir como succionaba su sangre con aquella intensidad hasta que cayó rendido , su mirada fue a parar a su rostro comprobando que efectivamente había perdido el conocimiento -....-lo separo con cuidado rozando su mejilla con el dorso de su mano sintiendo como su cuerpo empezaba a tornar a la normalidad, rozo sus labios con su pulgar quitando los restos de su sangre de estos. Tomó el cuerpo del vampiro entre sus brazos observando su expresión, había sido algo duro sin duda para el menor, el veneno que casi había terminado con su vida era terrible incluso para los demonios, a sus ojos había afrontado con demasiado orgullo aquella situación, pero eso ya no importaba.
 
Con cuidado lo llevó hasta un pequeño rincón del cementerio, donde se encontraba un pequeño mausoleo abandonado desde hacía décadas, alguna vez había entrado allí simplemente para descansar sin tener que soportar el sol, servirá perfectamente en esta ocasión para mantener refugiado al vampiro hasta que recobrara el conocimiento. Tendió su cuerpo sobre un banco que se encontraba allí, volvió a acariciar su mejilla ahora mas cálida, podía sentir los latidos de su corazón , viviría al menos por ahora. Se quitó su chaqueta negra posandola sobre el cuerpo ajeno cubriéndole con ella sin saber porque queriendo reguardarle de alguna forma-Deberías tener más cuidado -susurro antes de alejarse lentamente de aquel banco para salir del mausoleo - Vamos Sodom - este se asomo por su hombro frotando su cabeza contra la mejilla de Luka, mientras ambos iban camino a salir del cementerio, sin duda había sido un día lleno de emociones.








Gracias Caesar ~<3
Spoiler:
avatar

Edad :
23
Dromes :
218823
Reputación :
3
Mensajes :
293

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Los pasos hacia el futuro [Priv. Caesar]

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.