6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Cazado por la noche y sus creaciones

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Cazado por la noche y sus creaciones

Mensaje por Kisa Hitsugaya el Vie Sep 23, 2016 11:11 pm

Ay~, padecer de un insomnio debe de ser una de las cosas más molestas del mundo cuando lo único que quieres es descansar y acallar tu mente, aunque para eso también habían otros métodos pero por desgracia del albino no conocía ningún otro método que no fuera dormir; a lo mejor Kisa encajaría perfecto para ser un alcohólico desquiciado en sus momentos deprimentes. Quizá algún día pero ahora estaba demasiado ocupado girando de aquí para allá en la cama, casi como si luchara con alguna especie de monstruo imaginario.  —Jodeeer— Obviamente sus intentos por encontrar alguna postura cómoda no cesarían y continuaría revoloteando en su cama de aquí para allá hasta finalmente encontrar el suelo, era algo tan predecible. "Supongo que daré un paseo" Ni siquiera salió algún quejido de su boca por el golpe, estaba tan concentrado en encontrar alguna manera de distraerse que poco interese le dio a sus cabellos despeinados y a su ropa de dormir que no era más que un juban[kimino interior] de color blanco, en sus pies unos tabi blancos para estar mucho más cómodo usando los warajis, era un japones después de todo o al menos su abuela le brindo ciertas costumbres orientales.

Con esas pintas salió de su apartamento para disfrutar de la noche. No sabía la hora que eran, ni tampoco que tan tarde podría ser pero básicamente carecía de importancia para él, simplemente caminar y caminar en busca de nada y hacía ningún lado en especifico. Las estrellas eran su única compañía, agregando que cada persona que lo veía prefería darse la vuelta y regresar por donde vino, con sus ropas blancas y su altura de 1.33 parecía una especie de niño fantasma vagando por las calles. Era costumbre que las personas huyeran de él, poco le importó revivir aquellas escenas y miradas de susto en los rostros desconocidos. —Tal vez me sigue algún bicho raro— Miró hacía atrás y de inmediato dejo salir una risa irónica, era claro que no había nada detrás suya. —Ya veo hah hah hah— Volvió a reír mientras alborotaba sus cabellos pálidos, prosiguiendo con su caminata nocturna.

Sin notarlo bajo sus pies ya no había pavimento, sino que ahora era hierba. —Mejor voy por otro camino— Iba a darse  media vuelta para regresar pero en ese instante unos seis chicos aparecieron a sus espaldas y importándoles tres pepinos que se llevaran al pequeño por delante siguieron con su caminar, y se lo llevaron de manera literal. kisa no era para nada pesado y esos tipos no parecían estar en su sano juicio, botellas de alcohol en sus manos delataban en que clase de estado estaban sumergidos, el albino simplemente fue tomado de sus brazos y arrastrado con ellos. —¿E-Eh?— Estaba tan anonadado que ni siquiera opuso resistencia o protesto ante los extraños.

Risas, gritos y música se entremezclaban en el aire, Kisa parpadeaba totalmente confundido. —¿Qué?— Quienes lo sostenían lo soltaron despreocupados en medio de las muchas personas que conformaban una ¡Fiesta! Yeah, el albino no podía haber llegado a un lugar mejor para distraerse de sus penas, aunque lo ruidoso no era de su agrado y ese lugar sin ninguna duda era de lo más ruidoso. Había varios problemas que se le presentaban, no sabía en dónde cuernos estaba, su ropa no era la adecuada para tal "evento" y al parecer estaba atrapado en un gran grupo de personas que lo encerraban y golpeaban por sus movimientos de bailes tan excepcionales, por no agregar la bebida alcohólica que se presentaba en algunas mesas y en cada una de las manos de los presentes. —No sabía que había estas "criaturas" en la noche— Susurraba mientras daba un par de pasos hacía atrás mirando la manada de bichos salvajes que tenía enfrente refregándose unos con otros, una escena que lo abrumaba, música al tope con un ritmo para nada de su agrado y gritos, muchos gritos pero de ¿Alegría?. Si una cabeza tenía que explotar Kisa se ofrecía como voluntario, ¿Justamente él tenía que ser raptado por unos locos que tienen una fiesta en medio del bosque? Pero no eran personas viejas, más bien era un entremezclo de jóvenes y no tan jóvenes. Un gran festejo y mucha diversión, sabía que en la noche salían los locos pero no había creído cruzarse con tanta cantidad de esa gente y en un mismo lugar. Realmente la noche hacía magia para transformar a las personas, ahora bien. ¿Qué diablos haría?. L zona en la que estaban era iluminada por unas lamparas que ni siquiera se sabia en dónde rayos la conectaban o al menos Kisa no era capaz de verlo, de hecho, casi no podía ver nada. Muchas personas, él muy bajito y su vista no llegaba más que a ver los rostros de todos, estirándose con toda la furia. —B-Bueno, nada que hacer aquí— Se giró para marcharse pero el lugar estaba bastante concurrido y ¡Paf! Claro, su cara choco contra alguien. —Uh...— Dio unos pasos hacía atrás al notar que poco interés le dieron a su choque. "¿Al menos hay algo de comer?" Suspiro y volvió a girarse hacia otra dirección pero una vez más, su cara impactaba contra algo. O era muy idiota o era tan pequeño que nadie se molestaba en darle paso.

Su ropa:


Habla — "Piensa" Narración  Ficha Cronología Npc

Hyorinmaru habla
avatar

Salón :
1 A
Dromes :
115621
Reputación :
170
Mensajes :
1365

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Cazado por la noche y sus creaciones

Mensaje por Michail V. Ivanov el Dom Sep 25, 2016 8:29 am

Estaba en una fiesta. ¿En una fiesta? Sí, en una fiesta. ¿Y cómo fue se vio involucrado? Todo fue culpa de un gato callejero. Un gato negro y ojos azules justo en frente de él, pavoneándose, presumiendo su brillante pelaje como si fuera el rey del camino. Mica no tenía nada mejor que hacer con su vida y comenzaba a aburrirse de no estar en compañía que le aguantara su errática personalidad. La noche podía llegar a ser bastante solitaria para su pesar y es cuando más activo se sentía. Pero allí estaba ese gato que disfrutaba de sí mismo como si no hubiese cosa mejor, acomodando su pelaje con su lengua mientras retorcía su peluda cola de un lado a otro. A decir verdad, le agradaban los animales aunque si lo ponían a elegir, preferiría a los perros por su amor incondicional. Se acercó al dichoso gato, con cautela colocándose en cuclillas para observar aquella rutina que llevaba. Quiso acariciarlo por lo cual estiró su mano hacia este quien lo recibió con nada más y nada menos que un arañazo. –Ouch, eso duele.– Se rió mientras sacudía su mano un par de veces como si eso ayudara a disipar el dolor.

Como cualquier felino, aquel gato se dio la fuga alejándose del personaje que osaba a molestarlo. –¡Espera! No me dejes solito~– Con aquella sonrisa permanente en su rostro, corrió tras el gato admirando su rapidez mientras lo perseguía. Entre cada zancada que daba, más lejos de la residencia se hallaba. De la nada, notó un cambio en el paisaje que de pronto pasó de ser edificios y zonas urbanas a dar paso a una naturaleza espesa. No supo cuándo ocurrió ni siquiera se sentía cansado, sólo algo confundido. Hacía rato que había perdido de vista al gato así que simplemente continuó caminando, de espaldas, en línea recta mientras escudriñaba todo su alrededor. –“Muy bien. ¿Me he perdido otra vez? ¿Cuántas veces van en la semana?”– Y en vez de sentirse irritado o exasperado, rió para sus adentro; era un imán de problemas.

Comenzó a caminar como persona normal mientras silbaba una tonada de su propia creación y agregaba uno que otro salto a su andar. Hasta ahora no había encontrado nada interesante y sería buena idea que comenzara a pensar en una forma de salir del bosque. ¿Quizá trepando el árbol más alto? Lo cierto es que aquello no se le paso por la cabeza en ningún momento y mucho menos cuando sus oídos percibieron un sonido lejano. Era música. Se emocionó con la idea de encontrar compañía en un lugar extraño y lo único que hizo fue correr en esa dirección. Ahora la música se escuchaba estridente detrás de unos arbustos y al hacerlos a un lado, ¿qué encontró? Una fiesta, muchos cuerpos bailando al supuesto ritmo de la música y demasiado bullicio. “¿Quién lo diría?” Se adentró sin más como si fuera él un invitado más. Si los detallaba bien, eran personas jóvenes aunque difícilmente habría alguien de su edad. Todos parecían pasarla muy bien. Sin que hubiese dado demasiados pasos una pareja rubia, bastante tomada, se le acercó.

–Hey, ¿ese es tu cabello natural? Asombroso. Toma una cerveza.– Mica simplemente sonrió y aceptó el vaso mientras intentaba entablar una conversación con aquel par aunque sabía que eso no sería posible. Al poco rato se alejaron de él, dejándolo en medio de gente bailando. Botó el vaso con desdén, sin importar dónde cayese y siguió su paso explorador hasta que algo impactó contra su espalda.

–¡Ave María Purísima!– Exclamó. A continuación hizo una expresión de asco y desagrado sacando la lengua tras haber dicho aquellas tres palabras. De todas maneras, ¿qué vampiro diría eso? Definitivamente sólo él por chiflado. Su sorpresa era que había chocado con un pequeño que no podía parecer otra cosa que un espectro salido de un cuento urbano. Y así empezó a narrar con bastante entusiasmo una historia que había escuchado entre japoneses sobre niños asesinados cruelmente y gracias a eso sus almas en pena estaban atrapadas en el mundo de los vivos y ahora se dedicaban a matar como parte de su venganza. Pero esperen, había sentido un golpe en su espalda, no podía ser un espectro. Para confirmarlo, paseó sus manos sobre la cara del albino. –Ah, no eres un espectro.– Comentó con cierta desilusión. –¡Eres muy bajito!– Era el señor del tacto al hablar.



[ Hablo ] — [ Pienso ] — [ Actúo ]
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
65325
Reputación :
7
Mensajes :
270

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Cazado por la noche y sus creaciones

Mensaje por Kisa Hitsugaya el Dom Sep 25, 2016 11:39 pm

Mal, mal, no podía ser que acara siendo metido en un lugar como ese y cuidado que la cosa todavía mejora. Por querer escapar del lugar se choco con un rubio, primeramente le habló tonterías que no lograba adecuar con el momento pero ¡Bum! Que le hablara tonterías era una cosa pero que lo tocará, uff, su paciencia era escasa para tales actos y mencionar que fuera bajito no ayudo a calmar las aguas. —No me digas— Musito con sarcasmo mientras agarró la ropa del contrario como un acto lleno de enfado. —¡Óyeme, no vuelvas a poner un dedo encima o!— Su voz y el agarré se disolvieron de manera precipitada cuando otro desconocido paso por el medio, obviamente con cerveza en mano. —Tsk— El albino estaba enojado y no dejaría las cosas así como así pero otro empujón a sus espaldas hizo que se tambaleara hacía delante y paf~ por no caer se agarró de lo primero que tuviera delante, el rubio. —Oh, lo siento— Soltó la ropa del desconocido y su humor paso del enojo a la incomodidad, no por haberse sostenido del chico, más bien por el bullicio del cual estaba tan poco acostumbrado. —Yo me voy— Comentó al aire más que para el contrario y dio media vuelta pero otra vez su cara acabaría chocando contra alguien, rápidamente dio unos pasos atrás para volver a chocarse con el rubio o eso pensaba, después de todo no tenía ojos en su espalda. —Okey, no pienso moverme— Dijo molesto y cruzo sus brazos suspirando, la música seguramente no ayudaba a que sus palabras fueran oídas con claridad...mmm, sinceramente parecía imposible tener una platica en tal ambiente.

Su estado no era de enfado, era de sentirse acorralado por tanta pared de personas estorbando y evitando que pudiera moverse libremente sin llevarse por delante algún cuerpo ajeno, bueno cosa normal en las fiestas tan alegres como esa pero en verdad era incapaz de poder hacer algo más que seguir con intentos sin resultados positivos.

La música continuaba siendo igual de estrepitosa y no parecía que fuera a cesar, a lo mejor sentarse se convertiría en su última opción pero con su estatura y la movida de su alrededor terminaría por ser pisado  por algún ebrio, igualmente lo haría, ahh~ pero un agarre en su brazo lo sobresalto e impidió que se moviera. Era una chica con pintas bastantes deplorables y reveladoras. —¿Q-Qué quieres?— La miró bastante desconcertado y no hacía falta aclarar que soltó su brazo a la fuerza si hacía falta de las manos contrarias. —No me importa quién seas...pero— La chica volvió a intentar agarrarlo, más bien abalanzo su cuerpo como para abrazarlo pero ¡ups! Kisa se hizo a un lado y miró caer a la desconocida. —...¿Por qué?— Se preguntaba mientras miraba a la joven riéndose en el suelo, raro y desagradable. —¡¡¿Qué hace un niño aquí?!!!— Un grito a uno de sus lados se hizo oír, no con claridad pero al menos era comprensible. Muchos se voltearon hacía Kisa para poder mirarlo y murmurar entre ellos, mientras el albino soltaba un suspiro acercándose a quién grito eso para mirarlo y propinarle un puñetazo en el estómago sin ningún temor. —¡No soy un niño!— Le gritaría enfadado, no sólo por llamarlo niño sino que por la situación en su totalidad. Los fiesteros continuaron con su baile y otros pocos se reían por la escena o pero la noche apenas comenzaba, uno apoyo su brazo en la cabeza del albino como su fuera algún tipo de mueble. —...— Quitó la mano y le brindo al sujeto un empujón para que cayera por su falta de equilibrio. —Este lugar...— Kisa podría ser una gran diversión para a quienes les gustará observar la violencia, convengamos que él no se estaba divirtiendo en lo más mínimo. Y aún quedaban más golpes por repartir pero la llama de su enfado fue sutilmente bañada por la fría bebida que abundaba en el lugar. Oh~ fuego y alcohol son la combinación perfecta. —Ya estuvo bien— Agachó su cabeza permitiendo así que aquel liquido que bañó sus cabellos se escurriera de entre ellos hacía el suelo, genial, ahora estaba empapado de cerveza y su aroma no era agradable además de que~ tenía ganas de matar a todos, el apretar de sus puños lo delataban.


Última edición por Kisa Hitsugaya el Dom Sep 25, 2016 11:41 pm, editado 1 vez (Razón : Detalles, detalles(?)


Habla — "Piensa" Narración  Ficha Cronología Npc

Hyorinmaru habla
avatar

Salón :
1 A
Dromes :
115621
Reputación :
170
Mensajes :
1365

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Cazado por la noche y sus creaciones

Mensaje por Michail V. Ivanov el Mar Sep 27, 2016 8:53 pm

Entre su escrutinio en el rostro del albino, había hasta conseguido pellizcarle una mejilla. Fue recompensado con la reacción del pequeño que le hizo reír. Verse amenazado por él de aquella forma sólo le hizo imaginárselo como un fósforo que se encendía por la más mínima cosa. De igual manera, alzó ambas palmas visibles en la señal universal de paz demostrando que sus intenciones no era molestarlo a primeras, sin embargo su rostro mostraba una sonrisa socarrona. –Sólo estaba comprobando que no eras un espectro. Uno nunca puede estar seguro.– A pesar de ser un hecho sus palabras, el tono bromista que empleó le quitaba toda seriedad si es que lo tenía desde un principio. Justo en ese momento, una persona a quien le pareció que creía una muy linda idea pasar exactamente entre ellos, los separó. Volvió su rostro observando fijamente a aquella persona impertinente. Rió para sus adentros, en ese lugar parecía que nadie creía en nadie y nada les importaba más que pasarla bien destruyendo sus neuronas con el alcohol. Quizá eso fue algo bueno pues tal vez evitó que el albino descargara su ira contra él quien no hacía más que avivarla y lo seguiría haciendo si se quedaba más rato a su lado.

Sus ojos se abrieron en sorpresa cuando el albino de repente se ve colgando de su ropa nuevamente, esta vez sin aires amenazadores. –Si te quieres acercar a mí, creo que hay maneras más delicadas para hacerlo. Aunque no me desagrada lo directo.– No se aguantó en bromear aunque el chico ya tenía todas las intenciones de largarse del lugar. Observó el lamentable intento del albino de dar unos pasos en donde terminó siendo agredido y columpiado al mismo sitio de donde quiso alejarse. Se comenzó a cuestionar si el pobre chico lograría salir por sus propios medios aunque ahora parecía resignado y no solo eso, a pesar de estarse completamente quieto, parecía seguir atrayendo problemas para su persona.

¿Es en serio? El albino no había movido un solo dedo y ya una extraña chica, quizá demasiado exhibicionista, estaba encima de él. Soltó una tremenda carcajada, sosteniéndose el estómago para evitar que doliese de tanta risa. Era demasiado gracioso, aquella chica amorosa terminó cayendo al piso y riéndose de su propia torpeza. ¿Todos eran así en las fiestas de esta ciudad? Siendo nuevo, no podía dejar de asombrarse con lo asertivos que eran las personas de este país. Valió la pena el viaje, definitivamente. Y como si él no estuviese exento de cualquier daño en medio de aquella gente, recibió un codazo justo en la costilla por alguien que pasaba o quizá le bailaba a alguien. –Ouch… ¿Karma?– Se rió de sí mismo y de su dolor, sobándose el lugar del impacto. De la nada se escucha un comentario y se hace el silencio entre las personas que los rodeaban aunque la música aún pretendía matar los tímpanos de todos.

¡Sí! ¿Quién dejó entrar a un niño?– Se sumó al comentario agravando su voz en un patético intento de mantenerse en el anonimato, como el chico problema de una clase cualquiera. Justo después de haber dicho eso, fingió demencia mirando hacia un lado con “disimulo”, como si él nunca hubiese roto un plato ya que, después de todo, también podría pasar por mucho menor de su edad actual gracias a los rasgos finos de su rostro y su estatura.

Pero si tú también eres muy chico. –Alguien que estaba a su lado y que tuvo la suficiente cordura para captar sus palabras, le contestó de vuelta. Se aclaró la garganta. –No es cierto. Tengo 25 y tengo un doctorado en medicina.– Mintió, naturalmente. Sacó sus lentes de su bolsillo y se los puso haciendo ese gesto de acomodarlos a la altura correcta queriendo dar un aire de intelectualidad para continuar su gran broma…

Observó detenidamente al pequeño quien en tan solo unos pocos momentos, la había pasado realmente mal. No puede negar el hecho de que empatizó con él a pesar de haberse mofado. Se acercó al albino con las manos escondidas en los bolsillos de su gabardina y se detuvo enfrente de él. –Eres un desastre. ¿Siempre te ocurren cosas así?– Quiso preguntar en tono bajo pero la música taparía sus palabras así que no le quedó más remedio que elevar su tono de voz para que el albino pudiese escucharlo. El pequeño estaba empapado de líquido amarillento y esperaba que fuese cerveza. El olor lo confirmó así que con su dedo índice quiso llamar su atención, empujando un mechón húmedo de lejos de su cara, arriesgándose a la cólera del albino.

Off-Rol:
OH POR DIOS ME MUERO DE TERNURA CON KISA STAAP



[ Hablo ] — [ Pienso ] — [ Actúo ]
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
65325
Reputación :
7
Mensajes :
270

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Cazado por la noche y sus creaciones

Mensaje por Kisa Hitsugaya el Jue Sep 29, 2016 3:50 pm

Una gloriosa noche para curar un insomnio, o mejor dicho para cambiar el insomnio por enojo y uff~ decir que Kisa la estaba pasando de maravilla no sería más que ser irónicos, sobre todo por la gran cantidad de idiotas con lo que tuvo que cruzarse en ese lugar del cual no tenía planes de llevar pero el destino le estaba jugando una mala broma poniéndolo en ese entorno tan social y descontrolado. —Sí, tengo la suerte de— Su voz se silenció mientras cerraba sus ojos molesto. ¿Acaso estaba jugando con él? Pues sí, seguramente era eso. Kisa era alguien al que el enojó le brota rápidamente y por ese mismo motivo muchos solían meterse con él para "divertirse" con sus reacciones. —¿No te lo había dicho ya?— Masculló mientras de nuevo golpeaba la mano contraria con fiereza, mirándolo claramente con enojo. Y éste es el momento en dónde el pequeño albino comenzaría a crear escándalo. —¡Te dije que!...¿Eh?— Estaba tan concentrado en golpear al rubio que ni siquiera se percató que lo habían tomado de su ropa y lo arrastraban hacía atrás, solamente podía mirar como se alejaba del contrario. —¿Y ahora qué?— No tenía idea de quién era el que lo estaba movimiento. ¿Una mujer, un hombre, alguna otra cosa? Ya se esperaba cualquier cosa de ese espantoso lugar lleno de gente ruidosa y. —Eso dolió— Sorpresivamente fue soltado y por consecuente su cabeza reboto en el suelo por la posición de rendido que llevaba en el arrastrar. Sobó la parte trasera de su cabeza, o eso intentaba porque no planeaba levantarse, la música sonaba igual de fuerte entre mezclada con sonidos de festejo y por lo tanto no había ido lejos así que ¿Por qué molestarse en levantarse para ver a el mismo conjunto de seres tonteando entre ellos?. —¿Y bien?— Preguntó tranquilamente a la persona o personas que eran los responsables de arrastrarlo hasta allí, el silencio, no, el no escuchar ninguna voz le hacía entender que no era más que otra broma. —Entiendo— Cerró sus ojos mientras levantaba su cuerpo para sentarse y poder, ahora sí, ser capaz de acariciar su pobre cabeza golpeada. —¡Hay que ver, con que clase de idiotas tengo que cruzarme!— Entre que su cabello estaba mojado y al haber chocado contra la hierba le habría quedado uno que otro pasto encima ahora tenía que aguantar que lo secuestraran, otra vez... —Díganme algo — Se volteó abriendo sus ojos para poder ver a los bromistas pero ¡Sorpresa! una sabana o manta se encargo de evitar que pudiera ver algo cayendo sobre él. —¡Ya está bien!— Gritó molesto mientras intentaba quitarse de encima ese trapo limpio, eso hay que aclararlo, pero o era muy inútil, o su ganas incontenibles de romperle la cara a alguno no lo dejaban quitarse aquello de encima, no tenía la tranquilidad necesaria para pensar en la manera adecuada de hacerlo. ¿Desesperación? Quizá, pero estaba más molesto que cualquier otra cosa y al no poder quitarse el trapo simplemente se tumbo en el suelo y comenzó a girar de un lado de otro, con su cuerpo estirado. —Idiotas, idiotas, idiotas— A lo mejor ni siquiera había nadie ya en esa zona, un tanto más alejada de la multitud pero el albino estaba pasando por un momento de berrinche de niño pequeño, ¿O no se notaba con lo que estaba haciendo?. —Quiero irme— Susurró deteniendo su berrinche y suspirando de manera muy sonora.

Off rol:
Pues yo muero de risa con Michail jajaja


Habla — "Piensa" Narración  Ficha Cronología Npc

Hyorinmaru habla
avatar

Salón :
1 A
Dromes :
115621
Reputación :
170
Mensajes :
1365

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Cazado por la noche y sus creaciones

Mensaje por Michail V. Ivanov el Dom Oct 02, 2016 11:26 pm

A diferencia del albino quien le miraba con creciente cólera, Mica le devolvía la mirada con fijeza y una ligera sonrisita dibujada en sus labios. Se interesó por el pequeño, quiso  saber qué hacía exactamente alguien como él, tremendamente volátil y con un aparente desagrado en torno al evento social que tenía lugar a su alrededor. Le hizo pensar que el muchacho llegó de la misma manera que lo había hecho él, quizá se perdió en la espesura del bosque y al ver actividad reunida en este punto, se acercó. Sí, debió ser eso, se convenció de que cualquiera podría perderse justo como él; no podía ser el único ¿o sí? Su mano fue golpeada a un lado, ni siquiera se molestó en bajarla, simplemente se quedó así, ladeando la cabeza y mirando interrogativo al menor que estaba por replicarle.

Pero así como si nada, sin siquiera terminar su amenaza, el albino se arrastró hacia atrás de una manera no tan natural que digamos. Abrió los ojos como platos y señaló frenético en dirección al chico que aún seguía siendo forzado hacia atrás. –¡¿Entonces sí eras un espectro?!– Se rió, esa risita traviesa y llena de emoción típica de él, haciéndole parecer un niño después de recibir un premio o una galleta. Oh, tenía que ver eso. ¿Cómo había hecho ese escape su pequeño compañero? La verdad era que, al dedicarle toda su atención al rostro del albino, no había identificado quién fue el o los perpetradores de semejante acto. Se decidió, divertido por la situación a perseguir al chico y descubrir qué había pasado en realidad pero para cuando dio dos pasos rápidos, alguien se interpuso en su camino y chocó de lleno con el cuerpo ajeno. –¿Qué? ¿Qué sucede?– Estiró su cuello mirando al alto recién llegado con una expresión intrigada en el rostro. Lo que vio fue a un joven de más de metro ochenta con una contextura gruesa… demasiado gruesa. No del todo era musculatura, diría que es término medio basándose en el suave impacto que sintió.

Oh, disculpa. No te vi. ¿Uhm? ¿Qué hace un chico como tú aquí?– El sujeto acercó su rostro, mirándolo suspicaz.
Bueno…– Antes de que Mica pudiese pensar en una respuesta convincente y decirla en voz alta. El sujeto sonrió con clara señal de estar en un estado muy “high” y acto siguiente, lo envolvió en un abrazo con sus enormes brazos, haciendo que sus pies dejaran de tocar el suelo. –Sí… yo también te quiero, grandulón. Hey, ¿me ayudarías con algo?– El sujeto lo devolvió de vuelta al suelo y lo miró curioso. –Quiero encontrar a un “espectro”. ¿Qué dices?– Quizá la palabra llamó la cuestionable atención del enorme sujeto o simplemente fue la poca capacidad que tenía para pensar racionalmente que al final decidió ayudar a Mica en su disparatada búsqueda.

El tener de cerca aquel tipo le fue de mucha ventaja, ya no recibía empujones ni pisadas ni codazos por los demás danzantes en la fiesta; el cuerpo grande del contrario actuaba como escudo mientras él caminaba con un aire ligero, como si fuera el dueño de ese sendero que cruzaba. Siguió en línea recta, buscando entre la gente pues no sabía a dónde se había metido el albino. Comenzaba a cuestionarse si ya se habría ido a casa hasta que divisó un peculiar bulto envuelto en una sábana. Se acercó y se detuvo justo encima, sus pies a los costados de la figura. Al no advertir ningún movimiento, se agachó y tomó el borde de la sábana para descubrir lo que sea que estuviese dentro. –Tock, tock~– Soltó en un tono bajo y cantarín, más para sí mismo. Al agachar su cabeza antes de levantar en su totalidad la sábana, pudo comprobar que era el mismo albino. –¡Ah! Aquí estabas.– Comentó con gran emoción, como si se hubiese encontrado con un amigo de hace años. Dejó caer la sábana nuevamente cubriendo al chico, justo como estaba y volvió su cabeza para mirar al gigantón de atrás con una sonrisa. –Sí, es él.– Al ver que el sujeto se acercaba con intenciones indescifrables, se echó a un lado, queriendo esquivarlo. Lo que vio, no se lo esperó. El tipo tomó al pequeño albino y lo envolvió en un abrazo de oso. –"¿Es que siempre es así de amoroso?"

¡Hey! ¿Qué están haciendo?– Comentó una voz al fondo.



[ Hablo ] — [ Pienso ] — [ Actúo ]
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
65325
Reputación :
7
Mensajes :
270

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Cazado por la noche y sus creaciones

Mensaje por Kisa Hitsugaya el Mar Oct 04, 2016 3:20 pm

No era tan molesto después de todo, simplemente estando allí envuelto con esa manta sacada de quién sabe donde pero más tranquilo que hace unos segundos, hasta podía decirle que planeaba echarse una siesta o al menos intentarlo por el molesto y fastidioso ruido que aún retumbaba de fondo. "Nada más podría pasarme" Pensó cerrando sus ojos pero en eso sintió como "algo" se situaba sobre él. Frunció el entrecejo sin emitir algún sonido ante tal acción y abrió sus ojos molesto. "Qué noche tan peculiar" Exclamaría en su mente mientras notaba como la sábana se levantaba y dejaba a la vista a ese chico rubio con el que se había topado antes. —Tú...— Planeaba decir otras cosas pero de nuevo la manta caía sobre él cubriéndolo. —¡Pero no vuelvas a taparme, maldición!— Agitó sus brazos con furia, parecía una especie de niño mal disfrazado para Halloween y muy enojado. —¡No puedo creer que...— De repente el peso que tenía encima se apartó de manera extraña y al mismo tiempo algo alzaba a Kisa y lo apretaba un poco. —¡¡¿Qué pasa?!!— Preguntaba con dificultad mientras intentaba zafarse de lo que sea que lo haya atrapado pero le era imposible, al menos la manta de nuevo fue retirada de su cabeza dejando ver al gran sujeto que lo abrazaba. —O-Oye, gracias por quitarme eso pero ¡Bájame!— Oh, que escena tan sumamente divertida, el sujeto desconocido era prácticamente un gigante al lado de Kisa y del rubio pero al parecer muy amoroso y amable.

Una vez que el grandulón dejara al albino en el suelo, tomaría una gran bocanada de aire a la vez que se encorvaba un poco debido a casi morir asfixiado o a lo mejor era demasiado amor para él. —Vaya, pensé que moriría— Confesaría mirando hacía otro sujeto que los observaba, la verdad ese mismo desconocido había preguntado que estaban haciendo pero el albino estaba demasiado ocupado lidiando con un lindo abrazo como para prestarle atención. —Cuando gente rara hay por aquí— Mencionaría despreocupado mientras agarraba la manta y la tiraba un poco más lejos, tenía cierto rencor contra ella al no poder quitársela solo. —Los raros son ustedes— Y tenía toda la razón, un "niño" en ropas muy particulares, un sujeto bastante grande en musculatura y altura y un rubio que amm, bueno él parecía el más normal. —Oye, Oye, gigante— Correría hasta estar frente a él para mirarlo con cierta emoción, ignorando al otro. —Eres como un árbol o algo así— ¿Y esa comparación?. —¿Puedo subir hasta arriba?— Utilizó un pequeño trote para llegar hasta la espalda del mayor y agarrase de las ropas contrarias con toda la intención de escalar, sí, escalar. Actitud infantil on fire, la verdad era que Kisa negaba ser un niño y no lo era exactamente pero su actitud en algunos momentos podían poner en dudas sus constantes negaciones a tal calificativo. —Es una fiesta, no se permiten niños y ustedes dos deberían ir a divertirse — El albino estaba tan distraído con su eminente "aventura" que ni siquiera le prestó atención a esas palabras. —Uno, dos y tres— Diría con entusiasmo mientras tironeaba de la ropa del contrario para sostenerse mientras levantaba sus pies para pegarlos a las piernas del contrario e intentar subir pero digamos que su ropa no era muy apropiada para estar haciendo ejercicio. La yukata le resultaba molesta para intentar hacer tal hazaña, soltó la ropa y llevó su mano hacia su nuca para acariciarla un poco en señal de estar en un problema. —A lo mejor si me la quito— Llegó a esa solución y comenzaría a desatarse el nudo del obi que juntaba ambas partes de su pijama pero justo el pobre desconocido alzo la voz deteniendo su accionar y provocando que le dedicara una mirada ingenua. —¡¡Vayan a la fiesta!!— Y a paso furioso se acerco a Kisa tomándolo del brazo, haciendo que apartará sus manos del nudo de su ropa y a cambio lo mirada confundido. "¿De dónde salió?" Al parecer su presencia fue de tan poco interés que ya se había olvidado de haberlo visto.


Habla — "Piensa" Narración  Ficha Cronología Npc

Hyorinmaru habla
avatar

Salón :
1 A
Dromes :
115621
Reputación :
170
Mensajes :
1365

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Cazado por la noche y sus creaciones

Mensaje por Michail V. Ivanov el Vie Oct 07, 2016 2:37 am

Sorprendido por aquel intercambió amoroso en un solo sentido por parte del grandulón y el albino, lo único que hizo fue reírse. ¿Quién lo diría? El chico no había reaccionado tan mal pese al repentino abrazo y al hecho de que estaba a un metro de distancia del piso, quizá. Decidió simplemente sentarse en el piso, en la posición de loto mientras observaba la situación desde allí.

A pesar de que otro desconocido había tratado de llamar la atención, no pareció lograrlo porque ninguno de los tres reparó en su presencia o por lo menos, en el caso de Mica, lo ignoró por completo. No parecía una persona muy interesante. Estaba más entretenido viendo las acciones del albino y ahora se preguntaba qué haría el susodicho después de aquella comparación que le hizo reír.

¿Uhm?– El sujeto agachó su cuello, volviendo su atención hacia el albino. –¿Un árbol...? Tal vez... ¿?– Respondió de una manera muy ambigua, dubitativa y como si al meditarlo demasiado, le fuese un trabajo realmente forzoso. Al final terminó accediendo y no era como si el menor necesitara de tal aprobación pues ya se estaba preparando para trepar sobre él.

Advirtió que a aquel sujeto no le incomodaba en absoluto ni las palabras ni las acciones del pequeño, de hecho, después de pensárselo pareció... ¿feliz? No podía decir si era debido a su estado o porque le agradaba la nueva compañía con que ahora se veía rodeado. Se levantó con ganas de acercarse pues él también quería ser “popular” y unirse a ese par de tamaño completamente apreciable. Quiso de igual forma montarse encima del gigantón, sintiendo esos impulsos que lo hacían parecer niño hiperactivo pero no lo hizo a primera, esperó a ver cómo demonios lo haría el albino siendo que tendría que escalar algo parecido a una montaña o bien podía esperar que el enorme sujeto le facilitara el camino.

Por un momento alzó sus ojos al nuevo personaje que se empeñaba en hacerse notar con su comentario. ¿Es que ya los iban a sacar? ¿No les iban a dejar tomar ni siquiera un pequeño aperitivo? El tipo remarcó con cierto énfasis, difícil de pasar desapercibido, la palabra “fiesta” e incluso advirtió cierto recelo en la palabra “niños”. Pero sólo entonces reparó en el hecho de que había contado con dos de los tres presentes. Él no estaba metido en el grupo de los niños según el nuevo sujeto. Wow, parece que su mentira de 25 años funcionó, si es que lo había escuchado (por supuesto). Soltó una risita baja, encontrando la situación bastante graciosa. Justo cuando iba a comentar al respecto, el pequeño hizo su conteo hasta tres y ¡ya estaba! Tratando de trepar al grandulón. Sí, Mica estaba echando porras desde atrás, alzando sus brazos y moviendo las manitas. Una pena que Kisa no lo lograra a primeras.

Frunció el ceño confuso cuando el pequeño parecía intentar quitarse la ropa. No sabía si había entendido mal las cosas pero antes de que pudiese pasar algo más, el nuevo sujeto se abrió paso hacia ellos, más específicamente hacia el albino. ¿Se lo iba a llevar? Eso no sería divertido así que decidió interponerse entre el tipo y el pequeño. –Hey, ¿qué haces? ¿No sabías que somos invitados especiales? No creo que ellos se contenten cuando se enteren de que nos estás tratando así.– Las mentiras se le daban bien y logró hacer dudar al tipo.

¿Ah, sí? Pues, haberlo dicho antes...– Comentó con cierta malicia en el tono de voz al igual que en su nueva sonrisa. Chasqueó los dedos un par de veces para llamar la atención del gigantón y finalizó apuntando justo a sus pies en señal de que se acercara. –Llévalos hacia la tarima.– Ordenó. El hombretón hizo justo lo que le ordenaron, como si de un perrito faldero se tratase y en cada brazo envolvió la cintura tanto de Mica como la del albino; de esa forma los llevó entre la gente que danzaba hasta una especie de tarima demasiado improvisada y en medio de unas cuantas personas. Parece que su mentira los había llevado a más aprietos. Se carcajeó.

¿Van a hacer striptease?– Gritó alguien del público.

OFF-ROL:
Me dio risa porque montar a Kisa sobre el gigantón era exactamente lo que quería hacer pero no quise forzar demasiado las cosas xD



[ Hablo ] — [ Pienso ] — [ Actúo ]
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
65325
Reputación :
7
Mensajes :
270

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Cazado por la noche y sus creaciones

Mensaje por Kisa Hitsugaya el Sáb Oct 08, 2016 8:18 pm

¡Eh!— Bendito insomnio que lo llevo a un lugar lleno de sorpresa y miren ahora en dónde estaba, sobre una tarima como si fuera el centro de esa ruidosa fiesta, no le agradaba para nada estar ahí pero por otra parte...se sentía más alto, aún así al escuchar lo que alguien dijo se acerco un poco al rubio al no poder entender a qué se refería. —Oye, ¿Qué es eso de stripnoséque?— Pensaba repetir la palabra entera pero la verdad era que no era capaz de recordar el resto de silabas que conformaban la palabra completa. —¡Pongan música para que lo hagan!— De nuevo gritaron en el publico y Kisa simplemente los miraba como si de unos bichos raros se tratasen. No era más que bichos asquerosos que deseaba exterminar... —¡¡El niño tiene una especie de bata, que se la quite!!— Todos aplaudieron animados a lo que el albino retrocedió un poco al no entender exactamente lo que pasaba y para calmar un poco sus malos deseos que le producía los humanos. —Vamos, hagan lo suyo de una vez— Y un hombre empujó hacia delante al pequeño y a su acompañante rubio para que estuvieran más cerca del borde. —O-Oigan déjenme en paz de una ve— Casi acababa la frase cuando un corpiño volador le daba en la cara, se lo quitó, lo miró extrañado y lo soltó de manera indiferente para que cayera en el suelo. —¡Podrían dejarme en pa— ¿Otra vez? Pero ahora era el hombre que estaba a sus espaldas que movía las caderas al ritmo de la música mientras ponía sus manos en los hombros del albino para bajarle un poco su yukata. —Me quitas las manos de encima o...— Silbidos, aplausos y gritos retumbaban en sus oídos de manera desaforada. —¡Eso que la fiesta se anime!— Y al parecer ahora se dirigía al rubio. El albino cerró sus ojos irritados y pidió una especie de deseo: "Que ocurra algo interesante" Y con interesante se refería a que les arruinara la diversión a los presentes y ¿Adivinen?.
*Como por obra de magia los risas y aplausos se convirtieron en gritos despavoridos. Kisa abrió sus ojos extrañado por ese gran cambio de ambiente y ante sus pupilas unas bestias aladas semejantes a pájaros bajaban para llevarse entre sus garras a algunos humanos y luego se alzaban al vuelo nuevamente. —¿S-Soy mágico?— Pensó sonriendo mientras una de esas bestias lo atrapaba y lo elevaba. —¡Puedo volar!...No, no creo que pueda en estando así pero...¡Puedo planear!— Gritaba felizmente atrapado entre esas garras de ave gigantes dejando sus brazos fuera del agarre para poder estirarlos hacia delante como todo un superman.*

¡Niño, despierta!— Y un vaso de agua, sí señor, agua limpia caía sobre su cabeza para despertarlo de su sueño. —¿Eh? ¿Fue mi imaginación?— Dijo desanimado y sorprendido mientras miraba como la multitud fiestera lo observaba riendo, pues sí, al parecer había estado soñando despierto y ahora era la diversión de los presentes y una vez más era empapado. —¡¿Se van a desnudar o no?!— Se distinguía en la voz de esa mujer que estaba algo ¿Molesta? !¿En verdad ella tenía que estar molesta?! Kisa era un sapo de otro pozo en esa fiesta y él tenía que estar molesto, lo raro era que estaba tan desanimado porque su fantasía no era real que se captaba enfado en su semblante, tan sólo indiferencia. —Él primero— Señalo al rubio mientras sacudía su cabeza como si de un perro se tratase para quitar un poco del agua, no entendía del todo lo que le pedían así que prefería que su acompañante sufriera primero o que sólo le demostrara lo que tanto pedían las personas del lugar, a lo mejor debía darle lo que quería y así conseguiría la paz o a lo mejor terminaría por hartarse y marcharse se lo permitieran o no, a puñetazos si hiciera falta pero calma, calma, podía haber algo de comer que valiera la pena y entonces todos los malos ratos serían perdonados por el pequeño y pasaría a hacer lo que más le gustaba, comer. Sí, fácil decirlo pero no parecía divisarse ninguna mesa con comida, tan sólo bebidas, locos y más bebidas. Era una fiesta después de todo, no podría ser más animada que esa, ¿O si?.

Off rol:
Mi querido Michail-san eres libre de agarrar a Kisa y tirarlo de un lado a otro o lanzarlo para donde se te ocurra, me gusta que hagan cualquier cosa pero luego hay que ver como actúa el albino. -Kisa le da un zape a su usser-


Última edición por Kisa Hitsugaya el Sáb Oct 08, 2016 8:18 pm, editado 1 vez (Razón : El off~~)


Habla — "Piensa" Narración  Ficha Cronología Npc

Hyorinmaru habla
avatar

Salón :
1 A
Dromes :
115621
Reputación :
170
Mensajes :
1365

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Cazado por la noche y sus creaciones

Mensaje por Michail V. Ivanov el Lun Oct 10, 2016 11:09 pm

Miraba a su nueva audiencia cautivo con su gran sorpresa. Ser cargado por un gigante y puesto sobre una tarima demasiado improvisada era algo que no esperaba que sucediera pues no lo había buscado concretamente. Arqueó una ceja tras el grito de alguien que quería ver un show de striptease. ¿Por qué? Sólo estaban el pequeño, un sujeto, dos mujeres más y él. Miró a sus compañeros de presentación, inspeccionándolos hasta que el albino se le acercó y le preguntó con respecto a la curiosa petición del público. –Amm...– Dudó por un momento en la manera de explicarle al pequeño sobre el tema, al principio quiso explicarlo de una forma graciosa que dejara un mensaje subliminal pero decidió mejor ser directo. Quién sabe cómo reaccionaría. –Es cuando– No pudo terminar de explicarle cuando otro hombre los empuja a ambos. –H-hey, cuidado con la carrocería.– Soltó burlón, no era como si le molestara ser tratado de esa forma. Miró al sujeto por encima de su hombro mientras recobraba el equilibrio.

Bien, parece que no sólo ellos iban a dar el espectáculo pues ya estaban volando prendas íntimas por el aire de parte la audiencia. El albino fue la primera víctima en ser forzado a quitarse la ropa pero tal parece que el tipo no sabía hacer su trabajo bien o simplemente se interesó más en Mica pues sus manos estaban ya en dirección hacia él. Lo esquivó, por supuesto, con un movimiento grácil; si iba a desnudarse, tendría que ser bajo su propia mano, al menos para saber dónde iba a caer la ropa para cuando la necesitara de vuelta. Pero el sujeto insistió, correteándolo por la tarima. –Oye, no. Tienes que invitarme primero a salir.– Bromeó con una de sus frases favoritas y alargando la última sílaba de la palabra “salir” mientras escapaba travieso del tipo hasta que este finalmente lo atrapó desprevenido. Sintió unos dedos clavándose en sus hombros y en un intento por zafarse terminó por quitarse la gabardina. Se sorprendió, dejándolo ver en su rostro y por alguna razón eso causó risa en su audiencia.

¡Qué gracioso! ¿Desde cuándo se volvió una comedia?
¿Qué le pasa al pequeño? Parece en trance.

Tanto Mica como todos los espectadores eran ajenos a la fantasía que vivía el pequeño y por ende, no sabían qué era lo que le ocurría. Se dijo que era comprensible la acción de aquel sujeto al echarle agua encima y bueno, sí que lo había despertado. Sonrió compadeciéndose del chico que no paraban de arrojarle cosas. Ahora una chica del público bramó exigiendo el show que todos estaban esperando e hizo que todos y cada uno de los espectadores coreara: “Strip-Tease”, una y otra vez hasta que los terceros en el escenario comenzaban a recobrar el ritmo y quitarse sus prendas con movimientos medio torpes aunque había que darle su crédito por hacer el intento de ser sensuales.

Tras escuchar el comentario del albino, posó su mano sobre su pecho fingiendo indignación cuando su compañero de fiesta (autoproclamado y de manera unidireccional) lo había echado primero a la brasa. Se sonrió, fingiendo esta vez una especie de pudor en su lenguaje corporal aunque en realidad no podía con la risa. Una de las mujeres, ya en ropa interior, comenzó a gatear de manera sensual hasta llegar hacia el albino e interponerse entre sus piernas. Ahora lo tenía como caballito en su espalda mientras se movía de un lado a otro.

Mientras más minutos pasaban allí, más insólito se volvía. Si lo que querían era ver piel palidísima y un cuerpo delgado sin nada extraordinario, bien; no había problemas para Mica que era tan liberal y travieso. Se quitó el hoodie negro y la meneó sobre su cabeza mientras otra chica se deslizaba entre sus pies aunque no para cargarlo pues no sería tan liviano como el albino. La música comenzó a acelerarse, se escuchaba un género electro house/dubstep haciendo que las personas en vez de mover sus caderas, saltaran en cada «bum» de la canción. Los autos aparcados alrededor, formando un semicírculo para cerrar el lugar del festejo, comenzaban a sonar sus alarmas y los dueños de algunos prendían las luces con toda la intención de proporcionar un efecto de discoteca. Las personas parecían activarse y parecían haberse olvidado por un momento de la presentación que se suponía debían hacer, sobre todo las chicas que ambos tenían bajo las piernas pues una de ellas, la que estaba debajo del albino, se levantó con él en hombros y lo arrojó al público. El pequeño fue recibido y llevado de un lado a otro por miles de manos entrometidas.

OFF-ROL:
Ahahah bueno xD aunque me da un poco de pena por ser el primer rol pero lo mismo digo con Mica.


Última edición por Michail V. Ivanov el Mar Oct 11, 2016 3:32 am, editado 1 vez (Razón : Algunas palabras que me comí por escribir de madrugada(?))



[ Hablo ] — [ Pienso ] — [ Actúo ]
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
65325
Reputación :
7
Mensajes :
270

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Cazado por la noche y sus creaciones

Mensaje por Kisa Hitsugaya el Vie Oct 28, 2016 5:19 pm

Hay que ver las clases de cosas que uno puede encontrarse en las fiestas, Kisa estaba mirando al rubio, bastante...¿confundido? la verdad no tenía noción de como diablos actuar en una situación así, era su primera vez en una fiesta y espera que por favor fuera la última, aunque todo podría ser mejor sí hubiera comida y no pura bebida pero ¡No! Todos locos y con vasos o jarras en sus manos y para agregarle un condimento más picante, una mujer se atrevió a pasarse entre sus piernas y termino por cargar a Kisa como si fuera un clase de jinete, un jinete de una mujer en ropa interior y seguramente nada cuerda o demasiado desvergonzada. —¡Oye!— Pues no le quedaba de otra más que aferrarse del cabello de la desconocida, caerse no era algo que quería realmente, no la estaba pasando para nada bien y al girar levemente su rostro se encontró con el rubio..."¿Qué...Qué hace?" Al parecer se quito parte de su ropa y sí, también tenia a una señorita en sus pies pero no de manera tan infantil como el albino, en fin, Kisa no pudo observarlo tanto ya que la chica se movía como un caballo salvaje de un lado a otro y repito, no quería caerse.

De por sí el lugar ya le parecía demasiado festivo y alocado pero lo que sucedió a continuación lo dejo anonadado. Luces parpadeantes, otros ruidos molestos y las personas ahora estaban saltando. —¿Qué sucede ahor...?— Silencio sus palabras y parpadeo un par de veces cuando la chica dejo de moverse y se paro, obviamente el albino quedo colgado de los hombros contrarios pero lo que siguió ni siquiera él se lo hubiera esperado. —¡Espe-!— No alcanzo a terminar la palabra y ya estaba en el aire terminando en aquella multitud animada y...y no faltaba decir que lo estaban toqueteando, seguramente era un juego para ellos pero Kisa...Kisa estaba casi en su limite. —¡Déjenme ahora mismo!— Por más que gritara su paseo por esas manos no se detenía y digamos que su yukata no era la mejor ropa para hacer esa acción tan típica en los conciertos.

Una sensación tan desagradable para él, esas manos desconocidas y sucias de vaya a saber qué cosa lo estaban tocando, su ropa, sus piernas, sus pies, sus manos, su cara, cualquier parte de su cuerpo estaba siendo rozada por esas personas fiesteras y tan enormemente fastidiosas; cansado, se agarro del cabello de alguno y pudo evitar que continuara siendo arrastrado, poco le importo a la gente que continuo con sus saltos y bailoteo. —...Malditos estúpidos— Bajo de las pocas manos que lo mantenían en el aire mientras soltó ese asqueroso pelo ajeno y simulando una calma inexistente camino entre la gente, empujones no le faltaron pero eso ya le era irrelevante. Camino y avanzo hasta estar de nuevo frente a ese precario escenario, levantó su vista a los que se mantenían en él y agarró a uno de los tantos borrachos que bailaba, lo tironeo de su ropa y lo levanto como si no pesara nada, seguramente tenía unos 20 o 25 años, estaba excesivamente molesto y sin importarlo que fuera a ser del desconocido lo arrojo a esa tarima, con la intención de golpear a los que estaban sobre esa madera. —¡¿Qué ahora un juego?!— Una voz se levanto al ver como Kisa arrojaba persona tras persona como si no fueran más que papel, su estatura no significaba que no poseía fuerza pero en el estado de ebriedad que se encontraba la mayoría poco interés le dieron al detalle de que un pequeño niño podía arrojar a jóvenes como sí nada.

Otro "juego" se presento en el lugar, arrojar mujeres y hombres hacía la tarima para intentar golpear a los que estaban allí, muy divertido parecía al escuchar tantas risas aún, pero de la nada los "participantes" del juego comenzaron a arrojar sus vasos con bebida, una impacto sobre el rubio, de alguna manera al albino se le dibujo una sonrisa al verlo y acto seguido le lanzo con una mujer que se tambaleaba a su lado, quería golpearlo con ella por alguna razón que no tenía en claro. ¿Ese rubio lo puso en esa situación? Más bien creo que quería descargar su furia, si no había comida, tendría que recurrir a métodos pocos ortodoxos, quizá golpear a unos cuantos y seguir arrojando personas sobre ese de cabellos oro, que por algún motivo que ya no recuerda, el sólo verlo le provocaba enfado.


Habla — "Piensa" Narración  Ficha Cronología Npc

Hyorinmaru habla
avatar

Salón :
1 A
Dromes :
115621
Reputación :
170
Mensajes :
1365

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Cazado por la noche y sus creaciones

Mensaje por Michail V. Ivanov el Jue Nov 03, 2016 12:19 pm

Excelente, todo iba mejorando. Cada vez podía reír más con el comportamiento de aquella extraña gente y sobre todo, por su pequeño acompañante que ahora estaba encima de una jovencita. Oh, aquella chica lo estaba disfrutando, se le veía en el rostro; quizá le haya parecido adorable o era a causa del alcohol o simplemente era tonta, no lo sabía pero lo que sí advertía era la incomodidad del albino. Sorpresa fue cuando vio al pequeño ser arrojado como muñeca de trapo hacia el público y fue recibido por cientos de manos. Ah, Mica también quería intentarlo pero se limitó a observar como más le gustaba. Sin embargo, la chica que tenía bajo sus pies pensó distinto, le pareció que se había animado con el evento y por esa razón, de un salto aterrizó sobre el público justo como el albino, siendo arrastrada y no está demás decir que toqueteada de igual forma.

Se sonrió y ya que estaba solo en el escenario, decidió buscar su gabardina que no se daría el lujo de perder pero en el mismo momento en que se inclinaba a recogerla, el albino se detuvo frente de la tarima. Clavó su mirada en él, tratando de leer su lenguaje corporal y advirtió que algo iba a pasar. –“¿Qué planea”?– Entornó los ojos hasta que la sorpresa se dejó ver. No contaba con que ese pequeño levantara a alguien de por lo menos 70 kg. ¡O más! Y no sólo eso, lo arrojó como si nada; le pareció más bien una venganza por lo que le habían hecho. Se rió burlón protegiéndose la cabeza con los brazos en un acto reflejo al verse encima el cuerpo del hombre aunque en realidad cayó a un lado de él. El albino siguió arrojando persona tras persona y Mica estaba comenzando a pensar que de alguna forma se volvió el objetivo de éste así que se movió a un extremo del escenario en donde no caían los cuerpos del cielo. Pronto se escucharon risas y en vez de personas, se veían vasos voladores derramando cerveza y quién sabe qué otro tipo de licor.

Vio justo el momento en que el vaso de plástico cargado de líquido iba directo hacia él pero en vez de esquivarlo, volvió su rostro para evitar que le salpicara. El vaso impactó en su pecho, mojando su camisa gris de motivo a cuadros, dejando una buena parte húmeda. Volvió lentamente su rostro con una sonrisa formada en los labios; el líquido estaba frío al contacto con su piel. Lo que en verdad no se esperaba, era aquella mujer tambaleándose en su dirección sin poder evitarlo. Abrió grande los ojos y en el momento en que iba a esquivarla, ésta se cuelga de su brazo haciendo que ambos cayeran fuera de la tarima, sobre un montón de botellas apiladas y que después del impacto se hicieron pedazos. Tristemente para los fiesteros, había destruido sus reservas.

Ouch, ouch...– Se quejó mientras sobaba su cabeza en la parte de atrás, se había dado un buen golpe y su espalda se encontraba adolorida de igual manera. Trató de reincorporarse pero se dio cuenta que tenía peso encima; la chica estaba tan aferrada a él como alma que se lleva el diablo. La miró extrañado, preguntándose porqué no se movía siquiera. –Emm...– Se removió un poco, incómodo, hasta que la chica comenzó a aflojar su agarre. Como la fémina no le pareció demasiado encantadora, no se preocupó por tratarla bien así que la empujó pegando su mano en la cara de ésta para echarla a un lado. Finalmente, Mica pudo levantarse, sacudiendo el polvo de su pantalón y desabrochando su camisa para que se secara pues estaba empapada por completo de cerveza.

El mismo sujeto que los obligó a subir a la tarima apareció abriéndose paso entre la gente con expresión de desconcierto e irritación. –Paren, paren, paren. ¡¿Qué rayos pretenden arrojando gente?! ¡Y tú, acabas de destruir docenas de botellas!– Regañó a todos los presentes a pesar de la alta música, sobre todo a Mica quien sólo lo miraba torciendo el labio, como niño al que acaban de reprender por un sujeto pesado.



[ Hablo ] — [ Pienso ] — [ Actúo ]
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
65325
Reputación :
7
Mensajes :
270

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Cazado por la noche y sus creaciones

Mensaje por Kisa Hitsugaya el Miér Nov 16, 2016 5:45 pm

Mucha suerte no tuvo con su jueguecillo de tiro al blanco pero de igual manera el rubio no había salido ilesos. —Maldito idiota— Dijo en voz alta pero por todo el griterío que se formo al ver como las botellas de bebidas terminaban asesinadas por el muchacho de hebras doradas. Una gran fiesta y todas sus reservas se fueron al suelo. El ambiente dejo de tener ese animo de felicidad y termino por cargarse con enfado, sentimiento que plenamente iba dirigido a ambos indeseados de la reunión. Un niño y el otro no tan alto chico que desabrochaba su ropa por culpa de la humedad que cargaba, una buena manera de secarla y todo un hermoso regalo para las mujeres intendentes del lugar.

Nada. Kisa simplemente desviaba su mirada al escuchar tal grito del hombre que, en primer lugar, causo todo...de alguna manera. No sentía pena por los fiesteros y mucho menos por el rubio del cual no sabía el nombre o, si lo sabía, ya se había borrado de su frágil mente. "Es mejor que me vaya de aquí" Entre un mar de personas bebidas eso sería prácticamente imposible pero con intentarlo no perdería nada. Un suspiro escapó de sus labios para luego, y con cuidado, intentar pasar entre los presentes distraídos que fijaban sus ojos dolidos sobre los vidrios rotos, nadie vería a alguien tan pequeñito y escurridizo. En efecto, no debería ser tomado en cuenta si fuera inocente pero en éste caso... —Niño, en parte fue tu culpa— Otra vez un fastidioso jalón de su ropa, ya estaba lo bastante maltratada como para que siguieran desarreglando su blancuzca yukata de dormir. —Déjame en paz— Con tantas personas a su alrededor que lo miraban de mala manera, si planeaba luchar contra ellos estaba visto que acabaría un tanto mal pero no perdería esa batalla, estaba seguro de ello. —Tú y ese ricitos de oro nos han jodido la fiesta— Mas tirones de su ropa para arrastrarlo hasta donde estaba el otro señalado. —¿Cómo nos piensan pagar?— Y demostrando la poca importancia que le causaba tan escena, un bostezo , que no fue sonoro gracias a la música pero si percibido por la vista, fue el detonante para aquel sujeto que lo sujetaba. —Más les vale que nos paguen— Masculló con rabia y arrojo a Kisa al suelo, bastante próximo a donde estaban los vidrios. —Pobre de mi ropa— Tontamente se preocupa más por su pijama, raro pero normal viniendo de alguien con algo de excentricidad y con incapacidad para manejar una lavadora.

No tenía intención de levantarse  por lo que buscó una posición más cómoda poniéndose de espaldas  sobre el suelo y llevando sus manos detrás de su nuca para que su cabeza tuviera algo más cómodo debajo. —¿Y ahora?— Mencionó dirigiéndose al rubio, de alguna manera eran compinches o algo así. ¿Correr? ¿Demostrar sus poderes y terminar con el asunto? ¿Ofrecer dinero? o ¿Ofrecerse a traer más bebida y esfumarse para siempre? Podían hacer muchas cosas.


Habla — "Piensa" Narración  Ficha Cronología Npc

Hyorinmaru habla
avatar

Salón :
1 A
Dromes :
115621
Reputación :
170
Mensajes :
1365

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Cazado por la noche y sus creaciones

Mensaje por Michail V. Ivanov el Vie Nov 25, 2016 6:43 pm

Miraba al sujeto que osaba a regañarlo a él y al pequeño albino. Arrugaba el ceño en clara señal de confusión pues qué debían de pagar ellos si en primer lugar no fueron invitados y por un arrebato del dichoso sujeto, los habían puesto en la tarima, frente a todo el mundo (según su lógica). La música se apagó de la nada, oyéndose nada más que los sonidos de la naturaleza y alguno que otro murmullo entre los presentes. Otros tipos más se unieron en la misma queja, exigiendo el pago de las botellas rotas.

Bueno... ¿Puedo decir algo? Vamos, no creo que sea para tanto. Pienso que si– Fue interrumpido abruptamente incluso en medio de sus gestos con las manos.
¡Silencio!– Rugió claramente molesto.

Mica hizo una mueca, berrinchudo por haber sido interrumpido de esa manera tan desalmada. Quiso continuar su idea de todas formas pero el sujeto se adelantó y habló. –Ustedes dos van a tener que pagar por lo que han hecho. Desde que se colaron, pequeños mocosos, no han hecho más que revueltas.– Por alguna razón, los demás presentes se mantenían en silencio mientras los menores recibían un sermón. Una parte no entendía lo que estaba pasando, otra simplemente no les importaban y se encontraban molestos por haber detenido la música; sólo los primero de la fila que no estaba de más decir que eran tipos de grandes masas musculares, se encontraban molestos. Esto quizá lo percibió el sujeto pues mando a encender la música nuevamente y aclararse la garganta.

Oh, pero el albino se había adelantado por su cuenta y había intentado huir de semejante situación, lástima que no pudo hacer nada por evitar que lo arrastraran de vuelta. ¿Acaso tenía un imán? Le causó bastante gracia.

Mica fijó sus ojos en el albino quien le había hablado aun después de haber sido jaloneado y arrojado hacia el piso, en esa misma posición. Lo miró desde toda su altura y arqueó una ceja antes de curvar sus labios, burlón. –Pfft.– Comenzó a reír; una buena carcajada sosteniéndose el estómago al inclinarse. La situación le parecía insólita y además de eso, graciosa. Algunos de los fiesteros ya los tenían marcados como objetivos por la simple razón de romper unas cuantas botellas y no es que eso haya sido muy grato pues ahora se encontraba apestando a cerveza y con su camisita completamente empapada. Ahora posiblemente todos le miraban feo por su carcajada fuera de lugar, seguro pensaban que estaba loco y la verdad no estaba tan alejada de ello. Sin embargo, a pesar de ser raro, algo que no haría sería involucrarse en una pelea. ¿Causarla? ¡Por supuesto! Pero jamás verse físicamente envuelto. Mica no iba a pelear, ni siquiera mostrar sus poderes vampíricos pero lo que sí haría sería causar más estragos y es que lo meditó por unos segundos, se había portado bien, ¿no? No había destruido nada (a propósito), hasta los momentos. Se amarró el hoodie en la cintura y miró a su alrededor, inspeccionando el terreno.

¿Qué sería algo divertido por hacer antes de darse la fuga? Advertía cómo las demás personas volvían a bailar al ritmo de la música y sólo unos pocos, los más adictos, debía suponer, los miraban con mala cara. Dio unos pasos hasta estar al lado del pequeño en donde se agachó sin apartar la mirada de los personajes frente él. –Oye, pequeño. ¿Qué sabes hacer? Algo para salir de aquí pero no sin antes causar cierto alboroto.– Susurró, cómplice por primera vez pues, a pesar de haber estado un buen rato en la fiesta con el albino, involucrados en las mismas cosas, no habían hecho contacto como tal. Antes de ponerse en acción quiso consultar en él pues tenía algunas ideas pero se acoplaría dependiendo de la respuesta que le dieran. Uno de sus objetivos era los autos con puertas abiertas y llaves puestas, ah, y por supuesto, recuperar su gabardina.



[ Hablo ] — [ Pienso ] — [ Actúo ]
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
65325
Reputación :
7
Mensajes :
270

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Cazado por la noche y sus creaciones

Mensaje por Kisa Hitsugaya el Dom Ene 22, 2017 9:36 am

Ohh~ ¿en qué líos se había metido? pues a lo mejor iba a lanzarse al ataque contra todos los presentes con tal de que lo dejaran marchar de una jodida vez. Sí, sería buena idea si tan solo tuviera verdaderas ganas de hacerlo, tantas caídas y tirones ya lo dejaron bastante cansado y sin ganas de hacer nada. Sinceramente podía quedarse en el suelo pero no, lo único que le faltaba eran que lo pisaran. Escuchó como el contrario le hablaba. Suspiró y se reincorporo para, otra vez, sacudir su pobre y desastrosa ropa. —Al diablo— Su mano derecha fue hacia su cabello para llevar sus cabellos hacia atrás y le dedicó una mirada al chico que le hablaba. —No me digas "pequeño", me llamo Kisa— Ahora se volteó para poder mirar a aquellos idiotas que retomaban su baile y otros tantos que continuaban manteniendo una mirada nada amable hacia los "indeseados". Era un situación tan molesta, seguramente Kisa sentiria muchas más repulsión hacia los grupos grandes de gente pero bueno, de momento tenía que pensar una manera de salir.  
Se quedó en silencio por algunos segundos. Repasando en su cabeza las posibles opciones que tenía a mano para crear un lindo alboroto o inclusive crear algo de miedo. No tenía su espada consigo y por ende sus poderes serían menores pero podía lograr hacer algo si se lo proponia. Miró de reojo al rubio y musito con tranquilidad. —Puedo hacer algo— Acto seguido se adelantó hacia quienes poseían un aura de hostilidad, posó su mano sobre uno de ellos y utilizó su habilidad y su reiatsu para poder demostrar su poder. —¿Qué haces renacuajo?— Kisa dejó salir un suspiro corto y luego añadió: —Repítelo si te atreves— Amenazó clavando sus orbes turquesas en el desconocido, él albino estaba tranquilo pero poco a poco podía notarse como el ambiente cambiaba y los que estaban atentos a él notaban aquel hielo que recubría el brazo del extraño. —¡¿Qué?!— El pequeño cerró los ojos y alejo su mano con lentitud. —O te apartas, o mueres— Uf, la frialdad de su voz podría ser incluso mayor que aquella que sentía el sujeto(?).

Oh~ vaya problema que se estaba liando otra vez, el sujeto se tomaba del brazo y gritaba enseñandoselo a los demás y corriendo sin saber qué hacer al respecto. —si se mueve mucho seguro hará añicos su brazo— Susurro por lo bajo dándose la vuelta y comenzando a caminar. A su alrededor todo era un revuelo nuevamente, al parecer los presentes no eran más que meros humanos que simplemente buscaban divertirse. ¿conocían las razas que escondía la ciudad? Por su reacción al parecer no y por ello todos comenzaron a espantarse ante tal espectaculo. No fue mucho pero logró conseguir algo, caos. Mucho más caos del que ya parecía haber momentos antes.
"Sigo preguntándome si habrá algo de comer" Exacto, primero el estómago y luego lo demás~(?)

Personas corriendo de un lado a otro, otros mirando a extrañados sin entender lo que sucedía realmente y finalmente, aquellos que continuaban con su baile al no tener conciencia de lo sucedido. Por su parte Kisa se dedicó a lanzarle una mirada a su compañero, la cual buscaba transmitir con orgullo: "eso puedo hacer". Pero por más que el ambiente se encontrará más caldeado que antes, no sería del todo fácil escapar. Muchas personas y corriendo, eso significaba que en cualquier momento podrías ser arrastrado por ellos e inclusive podrían pasarte por encima por sus prisas. Ah, pero Kisa ahora intentaba poner más cuidado y esquivar a los posibles agresores, parandolos con el pie o empujandolos hacia otro lado, no puedo negar que a lo mejor uno que otro fue a parar hacía el lado del rubio pero bueno, nada intencional.(?)


Habla — "Piensa" Narración  Ficha Cronología Npc

Hyorinmaru habla
avatar

Salón :
1 A
Dromes :
115621
Reputación :
170
Mensajes :
1365

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Cazado por la noche y sus creaciones

Mensaje por Michail V. Ivanov el Sáb Feb 04, 2017 9:57 pm

Se rió por la respuesta del albino. Se notaba por su actitud lo poco amable que sería frente a los demás. —Está bien, Kisa.— Se corrigió con cierta gracia mientras observaba al menor quien había captado su atención con esa mirada gélida que transmitía. Todo lo demás parecía haber dejado importancia cuando la fiesta para ellos acabó y ahora se veían amenazados. Suspiró, quería divertirse un poco más pero a juzgar por la situación, los humanos no aguantaban demasiado. Una pena... Ahora sólo se limitó a esperar por la actuación del albino quien tuvo la cortesía de realizar una advertencia antes de finalmente presentar su poder ante los espectadores.

Al ver el brazo de aquel hombre con una enorme capa de hielo recubriéndolo, alzó sus cejas expresando su asombro. Soltó un pequeño silbido de sorpresa. Ese sujeto no paraba de zarandear su brazo a pesar de la previa advertencia del albino. ¿Será verdad? ¿Será? Su pensar hizo que una sonrisa maliciosa se plasmase en sus labios. Dio unos pasos al frente, avanzando hasta quedar detrás del sujeto asegurándose de no llamar demasiado la atención y con un rápido movimiento, alargó su mano para finalmente golpear dicho bloque de hielo logrando su objetivo: desprender el miembro el cual se hizo pedazos tras impactar contra el suelo, dejando un silencio mortal en el ambiente.

Sonrió, una sonrisa en donde claramente se denotaban sus afilados colmillos. Terminó soltando una fuerte carcajada viendo los pedazos de hielo esparcidos por el suelo. —¿Te duele?— Cuestionó, mofándose mientras pisaba aquellos pequeños contenedores helados de lo que sería el brazo del sujeto; su mirada viajó hasta éste y comprobó que no había hecho nada al respecto hasta el momento. El shock de aquel hombre fue tan grande que tardó unos momentos en reaccionar; sus facciones se deformaron tan lentamente mientras el color de su rostro se iba desvanecido, tornándose pálido, como si hubiese visto un fantasma. Pronto se escuchó un grito bastante desgarrado.

Sus ojos se desviaron hasta conectar con los del albino y una sonrisa de medio lado se dibujó en sus labios. Le dedicaba crédito silenciosamente al pequeño por su fantástica demostración y que gracias a ello, las personas alrededor comenzaban a sucumbir ante el pánico y el miedo a lo desconocido. Era un hecho que todos los presentes desconocían sobre la existencia de otras razas. En ese momento que era mejor dejar las cosas tal y como estaban pues estaba satisfecho con escuchar los gritos de terror, los gritos de dolor cuando se empujan entre sí, cayendo contra el suelo sin recibir más que pisadas de los demás contagiando incluso a los que eran ajenos al previo espectaculo. Michail simplemente recuperó el resto de su ropa bajándo de un salto de la plataforma y caminar hasta alcanzar al pequeño albino.

Eso estuvo bien. No creí que fueses en serio ante ellos.— Comentó con un cierto tono de burla. En ese momento tuvo que reaccionar rápido para empujar a un lado las personas que le lanzaba el menor. —Oye, oye. ¿No haces esto a propósito?— Rió ante el hecho. Mientras pasaba entre la gente, arrebató de las manos de un desconocido el vaso de cerveza que sostenía para tomarlo él  mismo, ya estaba empapado de eso, ¿por qué no ingerir un poco? Más adelante se vio a la pareja de rubios bastante pegada el uno al otro que Mica conoció al principio.

¡Oh! ¡Es el rubio natural! Asombroso... ¿Por qué todos corren? ¿Vino la policía?— Habló el muchacho mientras que la chica no paraba de reírse. —Parece que es hora de irnos... Fue divertido... Nos vemos luego.— Se despidieron con una gran sonrisa pero antes de retirarse, la chica les regaló a cada uno una bolsa de papitas, un snack. Mica se limitó a mostrarle una sonrisa sin entender demasiado el gesto.



[ Hablo ] — [ Pienso ] — [ Actúo ]
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
65325
Reputación :
7
Mensajes :
270

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Cazado por la noche y sus creaciones

Mensaje por Kisa Hitsugaya el Vie Abr 07, 2017 10:41 pm

Vaya noche de película o al menos eso seguramente se le cruzaría por la mente al albino si supiera de la existencia de aquellos extraordinarios filmes, así que de ver uno pues para nada. Seguramente todo lo sucedido podía utilizarse para alguna de comedia y un poco de ¿acción? En definitiva sería una mezcla de géneros un tanto extraña, de aquellos en los que te hacen dudar si lo que estás viendo va enserio o es mera broma/parodia; no es el caso de una parodia pero algo de comedia hubo.

Después de varias circunstancias, situaciones, vivencias, problemas(?
Kisa finalmente tenía algo para comer en sus manos pero... fue recibido de la manera más anormal posible y no digo que sea extraño que un desconocido te dé algo de manera amable, sin  embargo, aquellas buenas personas eran ebrios o eso se suponía luego de semejante fiesta y por más que las cosas seguían agitadas, personas escapando como si de una corrida de toros se tratase(?, Hitsugaya se limitó a mirar a  quien era su compañero rubio de fiesta, al menos por esta noche, en silencio. No estaba seguro de comer esas cosas entregadas de manos tan desconfiadas como las eran la de todos los presentes. — Paso.— Hizo una mueca que simulaba asco, lo cual simulaba porque por dentro estaba más que deseoso por saborear esas frituras pero no se fiaba de su precedencia, a lo mejor contenían alguna cosa extraña y no estaba de humor como para que le sucedieran cosas de calidad fantasiosa como la de los cuentos de hadas. — Supongo que ahora me puedo igh.—  La última palabra sonó de manera extraña ya que lo había agarrado de la ropa y tirado de ella de tal manera que provoco que sus palabras sonaran extrañas al ser su cuello ahorcado de esa manera tan brusca. — ¡O-Oi!.— Y tosió un poco, ¡venga! si viendo quién lo había agarrado de esa manera cualquiera casi hubiera muerto. Era una especie de gigante Bueno, bueno, para el tamaño de Kisa, principalmente, cualquiera era como un titan colosal pero en caso era que ese sujeto de verdad parecía un ser sobrenatural y tampoco parecía tener esas pintas amables que poseía el tipo grande que habían tenido el gusto de conocer. Cabello azul, mirada mmm seria pero de esas miradas que dices este está loco. Me va a hacer algo; era corpulento y media ¿1.80? no, a lo mejor 1.90...o quizá ¡2 metros! Bueno, desde la posición de Kisa no era posible decirlo con exactitud(? Ah sí~ Y el rubio también fue atrapado como quién no quiere la cosa, iba a ser arrastrado nuevamente a quién sabe qué cosa. Puede que ese tipo sea en verdad la policía, algún otro loco de por ahí o el protector del bosque(? En definitiva había muchas posibilidades pero no se sabría la verdadera respuestas hasta que se los llevase a donde se supone que los quería llevar o hasta que no abriera la boca para dar un poco de información al respecto de su,
inesperada, aparición y la finalidad que tendría la misma, eso sí, Kisa y Mica tenían algo que ver en todo eso(?

¡La fiesta todavía no acababa!


...al parecer.


" Agh, sabía que no tenía que agarrar esas papas." Según los pensamientos de Kisa que les hayan dado ese paquete de laminas doradas significaba un cebo para distraerlo y después terminar en donde está ahora, si bien no las comió si se demoro algunos segundos en decidir qué hacer con ellas, entonces todo era un plan maligno de aquella jodida pareja que se alejó lo más campante, seguramente eran la mente maestra detrás de todo ese desastre... aunque los que hicieron revuelo fueron ellos pequeños(? cortos de altura(? y no los demás que simplemente gozaban de una hermosa fiesta hasta que... los enanos se juntaron(? ¡Bien, bien! Algo tenía que hacer. " Algo así como...quitarme la ropa." Claro, digo ¡No!. Pues estaba intentando resbalar de su ropa, a fin de cuentas era una simple yukata blanca, un tanto amarillenta ahora debo decir, pero pero no iba a escapar tan fácil en primer lugar porque el muy inútil no podía desatar el obi que le impedía caer al suelo como alfajor fuera de su empaque o alguna cosa de esas; y segundo, porque el tipo de cabello azul ya lo había puesto en su hombro tal si fuera una bolsa para llevar de alimento de mascotas, una bolsa de papas o alguna de aquellas cosas que necesitaban de esa posición para ser transportadas de manera cómoda.  ¡Momento! hasta puede qué con toda la tontería el rubio haya conseguido escapar y ahora sea Kisa la damisela en apuros(?.


Habla — "Piensa" Narración  Ficha Cronología Npc

Hyorinmaru habla
avatar

Salón :
1 A
Dromes :
115621
Reputación :
170
Mensajes :
1365

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Cazado por la noche y sus creaciones

Mensaje por Michail V. Ivanov el Miér Mayo 10, 2017 10:01 pm

El ruso miraba con detenimiento la bolsa de papitas que había recibido de aquella extraña pareja mientras se preguntaba qué razón tenían para haberlo hecho aunque la duda no le era de gran importancia si era sincero. En ese mismo momento sintió sobre él la mirada de su acompañante y acto siguiente se la devolvió; podía decir que el albino también tenía sus dudas sobre aquella acción y aunque éste había declinado el ofrecimiento, Michail ya había abierto el paquete llevándose a la boca una de esas dichosas papitas. Se escuchó el «crunch», sonido crocante al masticar. A este vampiro le fascinaba la comida humana, sea cual sea el tipo y no rechazaba un ofrecimiento similar pues comida era comida por lo cual, ahora disfrutaba de un buen ¿aperitivo?

Sus ojos se posaron en el pequeño albino cuando un súbito movimiento captó su atención por el rabillo del ojo y lo que descubrió fue un hombre sumamente alto con un extraño cabello azul amenazando con asfixiar a su objetivo que no era ni la mitad de su tamaño. ¡Menos! Arqueó una ceja. ¿...Qué carajos? Comía aquellas papitas como si nada mientras observaba la escena con cierta confusión en su rostro. —Chico... Tú atraes la mala suerte, ¿no es así?— Comentó con cierta ironía en su tono pues sabía que él mismo era parte de esa mala suerte. Rió internamente aunque ese pequeño regocijo no duró absolutamente nada cuando se vio presa por el mismo sujeto. El brusco movimiento provocó que el rubio soltara la bolsa y todas las papitas se esparcieran por el suelo. —E-espera, ¿cómo puedes ser tan cruel y botar mi comida de esa forma? ¡No he hecho algo tan malo para merecer eso!— Se quejaba sin parar mientras se removía tratando de librarse de aquel gigante nada parecido al que habían conocido anteriormente aunque todo parecía ser en vano. El sujeto simplemente los arrastraba con sí ignorando cualquier palabra o sonido que ellos dos pudieran emitir. Esta vez sí que lo tomaron por sorpresa.

Vamos a calmarnos un poco. ¿Qué tal si lo conversamos civilizadamente los tres, en un lugar tranquilo y lejos del bullicio? De verdad no comprendo tu urgencia por nuestras presencias pero... ¡¿qué rayos le pasó a tu cabello?!— Muy bien, eso último no se lo aguantó. De todo lo que ocurría, el largo cuerpo del sujeto, su mirada totalmente intimidante, a lo único que apuntaba sus ojos era esa teñida maraña de pelo que presentaba aquel hombre. Quizá no eran las mejores palabras que decir en ese momento pues lo más probable es que haya tocado un nervio, para cuando se dio cuenta, el sujeto lo había arrojado con ira hacia los robustos árboles de la zona. Para su suerte, logró absorber el impacto con sus piernas y caer como si nada y lo mejor de todo: era libre. - Yey★ - Sin embargo, seguía desconcertado y eso, en cierta forma le molestaba. Miró a su alrededor advirtiendo ahora la ausencia en el lugar, ya no se encontraban los fiesteros revoloteando por ahí, todos habían huido a excepción de algunos. Ya podía hacerse una idea. En cuanto al pequeño albino, el sujeto lo arrojó justo en la misma dirección que Mica con la misma fuerza y molestia como si le hubiese hecho algo terrible que necesitara venganza.

Bueno, quizá querían entretenerse un rato más pero si eran conocidos del sujeto que les había reclamado hace un rato, sería algo bastante molesto y repetitivo. Rodó los ojos con su pensar. Pronto, uno de ellos se acercó para anunciar su presencia y decir un par de palabras.
Veo que ustedes armaron un gran espectáculo el día de hoy. ¿Qué les parecería hacer un trato? Mejor, un contrato.— El sujeto entregó su tarjeta a los dos chicos en la cual marcaba una especie de logotipo en la industria de entretenimiento. —Tú podrás llegar muy lejos.— Añadió sonriente especialmente hacia el pequeño albino.
¿¿¿???



[ Hablo ] — [ Pienso ] — [ Actúo ]
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
65325
Reputación :
7
Mensajes :
270

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Cazado por la noche y sus creaciones

Mensaje por Kisa Hitsugaya el Miér Jun 14, 2017 9:57 am

Pues no... ¡Pues no! No podía estar más cabreado con el mundo,l en especial con ése, el rubio que prefería comer las papas tranquilamente antes de mover un pelo por ayudarle. No lo podía ver puesto que su rostro estaba en la espalda del otro sujeto, mas, era capaz de escuchar el sonido que hacen las papas al ser trituradas por la mandíbula, agh, tenía una rabia que si no fuera porque estuviera...estuviera... ¿atrapado?. Se hubiera ido directamente hasta él con el ceño fruncido para tomar ese jodido paquete de papas y lanzarlas al suelo como niño pequeño le arrebata un juguete a otro nada más por enojo o venganza o incluso capricho.

"Grr, antes de estar comentando estupideces podría intentar hacer algo. Maldito infeliz". lo maldecía para sus adentros al escuchar su timbre, lo odiaba, lo detestaba y todo por tener esa actitud ¿relajada? ¿bromista? ¡Joder! no podía siquiera calificarlo, le parecía un idiota y punto. El refunfuñó del pequeño shinigami tuvo que frenar cuando su secuestrador realizó un movimiento que lo hizo mecerse hacia un lado, ugh, si no lo estuviera sosteniendo seguramente hubiera ido a parar al suelo—Uh... —Ahora sus cabellos se entrometían en su rostro como una cortina sucia y pegota; no obstante, fue capaz de diferenciar ese odiosa voz y bueno, la ropa también—¡Ja! ¿habías dicho algo? —dijo sarcásticamente y con gran gusto al verlo al contrario en la mismo posición que él—Si serás inútil, ¡Hubieras hecho algo otra cosa antes de quedarte parado a que te atrape! —recriminó moviendo sus brazos con fuerza y suspiró cuando a sus oídos llegó tan grandiosa pregunta. "Hubiera sido mejor que le preguntara cómo le hizo para ser tan...grande". Pensó observando el suelo, balanceándose con los pasos del peliazul hasta que ¡Zas! Abrió los ojos un poco sorprendido por esa manera de arrojar la "basura"—. ¡Te lo dije! le tendrías que haber preguntado otra cosa, por ejemplo: ¿Qué comes para ser así de anormal? Digo, por esas pintas normal obviamente no eres pero me refiero a tu al... —tragó saliva al notar como lo levantaba—tura... —terminó diciendo al mismo momento de ser lanzado en la misma dirección que Mika. Si cayera sobre el contrario sería tan feliz(? y sino pues utilizaría sus manos para frenar la caída y ponerse de pie cual acróbata de circo—. ¿o lo había pensado? —se cuestionó a sí mismo si su reprimenda anterior tenía sentido porque no estaba seguro de haberlo dicho lo de que era mejor preguntar otra cosa—Creo que no —su mano se fue hacia su mentón—, a lo mejor sí... —acabó elevando sus hombros de forma despreocupada y llevó su vista al peliazul que hasta el momento había ignorado para tomar la tarjeta que les entregaba—. ¿Contrato? —repitió mirando la tarjeta de atrás y adelante un par de veces como si de esa manera fueran a verse otras palabras y no un simple logo—¿huh? —alzó la ceja al escucharlo. ¿Él podía llegar lejos?, arrugó la tarjeta y bajó su rostro—¿llegar...lejos? —dijo lentamente para después levantar su rostro con un semblante totalmente cargado de enfado y señaló al sujeto—.¿A-A qué te refieres? ¡¿Te piensas que no puede llegar lejos por....por tener esta altura?! —lo había entendido todo mal(?—¡Pues te equivocas idiota! —bufó y cruzó sus brazos sobre su pecho—. Para que sepas, yo pued vol —el peliazul había puesto su mano sobre la cabeza del pequeño mientras apretaba la cara para no reirse—Definitivamente tienes talento pequeñín. —Palmada, palmada. Eso hizo que una vena se apareciera en la sien del albino debido al enojo—. ¡Quítame las manos de encima! —utilizó sus manos para quitar la del mayor pero éste simplemente se estaba divirtiendo y ejercía fuerza para que así a Kisa se le dificultará más la tarea de apartar su extremidad de su cabeza—. ¡O-Oi! Te juro que si no fuera porque...porque tengo hambre ya estaría quebrando tu brazo —excusaba su falta de interés por hacer uso de su fuerza sobrehumana—, maldito gigante infeliz bueno para nada idiota cabeza de alco... —seguía con su griterío y el mayor simplemente sonrió haciendo oídos sordos y ahora giró su rostro hacia el rubio—¿y tú? No creo que estes a su altura pero —al escuchar "estes a su altura" las venas brotaron en mayor cantidad en el rostro de Kisa y detuvo su forcejeo por escasos segundos—¡¿Me estás jodiendo?! —vociferó casi echando fuego de la boca y volvió al ataque para quitar esa maldita mano de su cabeza, no sí la escenita dejaba en claro que Hitsugaya tenía cierta actitud de niño(?.

Entre eso una mujer se presentó saliendo de entre los arbustos—¿Traes a otros amigos? —cuestionó con una sonrisa picara en el rostro. La chica tenía una ropa que dejaba poco a la imaginación, no, no, lo que pasaba era que estaba simplemente con un corpiño y en la parte un short negro bastante corto que fácilmente podría confundirse con la ropa interior—¿No viste el resto de mi ropa, cielo? —preguntó llevando una de sus manos a su cabellera negra para rascarse de forma poco femenina.—Bueno, igualmente el show ya está por comenzar, apresúrate —mencionó como última cosa antes de girarse dispuesta a desaparecer por donde vino.

Mientras tanto Kisa ignoraba a la femenina y se centraba en intentar darle patadas al sujeto que tenía su mano sobre su rostro, manteniendo su brazo estirado para evitar que el albino consiguiera tocarlo—. Y-Ya veras infeliz —le dió un mordisco sin más.

Por dios, alguien encierre a ese enano haber si se calma. (?


Habla — "Piensa" Narración  Ficha Cronología Npc

Hyorinmaru habla
avatar

Salón :
1 A
Dromes :
115621
Reputación :
170
Mensajes :
1365

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Cazado por la noche y sus creaciones

Mensaje por Michail V. Ivanov el Dom Jul 23, 2017 3:57 pm

Sus ojos azules bien abiertos, observaron con fijeza al pequeño albino mientras este le reclamaba sobre las preguntas que había hecho. ¿En verdad no se daba cuenta que era más importante saber qué rayos le había pasado en el cabello en vez de la altura? Claro, era mucho más importante pero... ahora que lo pensaba, sí que era impresionante la altura de ese sujeto. Se llevó la mano al mentón, meditativo, mientras entornaba los ojos tratando de mirar al mirando al gigantón. —¿Sabes? En eso tienes razón...— Después de eso, una idea llegó a su cabeza al analizar las palabras del albino, sin embargo, no tuvo demasiado tiempo para reaccionar cuando el cuerpo de su compañero era arrojado hacia él. Una persona cualquiera le habría ayudado pero Michail no era cualquiera así que simplemente esquivó al pobre, caminando en reversa hasta pegar su espalda sobre el tronco de otro árbol. Terminó soltando un pequeño bufido, después de todo, sabía que el pequeño haría lo mismo. (?)

¿Estás bien?— Le preguntó con una nota de diversión en su tono mientras ahuecaba una mano entre su boca para amplificar un poco el rango de su voz. Sabía que sí lo estaba, después de todo, el enorme hombre sólo le había soltado al parecer sin tanta fuerza y ya le estaban entregando una tarjeta al igual que a él mismo. Volteaba la tarjeta de un lado a otro en busca de más información pero toda la que recibía parecía cada vez más insólito. —¿Qué demonios?— Musitó arrugando el ceño, bastante confuso. ¿Cómo habían llegado a eso si su mayor logro fue hacer que toda la gente de la fiesta saliera huyendo del lugar? Al alzar la mirada, pudo advertir que aquellas personas se habían interesado especialmente en el albino y que éste no lo tomaba de muy buena manera que digamos. —Pfft...— ¿Qué clase de queja fue esa? Se estaba desquitando con todos los que le rodeaban e incluso le había incluido. No pudo resistirlo, se acercó al pequeño lo suficiente y le susurró a manera cómplice. —Kisa, no sabía que tenías tanto complejo con tu altura pero no te preocupes, yo también creo que puedes llegar lejos. Ten fé.— Terminó soltando una carcajada después de su chiste cruel. ¿Cómo podía evitarlo si el chico era tan fácil de molestar? Definitivamente era culpa del albino.

Seguramente, los demás se habían compadecido pues hacían el intento de no reír descaradamente como lo había hecho el rubio. Entre tanto aquella mujer que había hecho su entrada como si fuera la más importante de todas, fue totalmente ignorada por los menores, por supuesto. A Mica, no le parecía gracioso seguir entreteniendo humanos, en especial de manera “sana”. Ya se había divertido lo suficiente y ahora quería salir de allí y sí, también comer algo apetitoso para variar. Cubrió su boca con su mano en un intento de no reír al ver el modo caníbal del albino desatado después de morderle la mano al sujeto quien ahora intentaba con desespero sacárselo de encima.

¡Hey! ¡Suéltame, enano imbécil!— Zarandeaba su mano de arriba a bajo con el ceño gravemente fruncido.
Kisa, déjalo, debe saber feo. Larguémonos de esta porquería~

Sin importar la fulminante mirada que recibía del hombretón, de su bolsillo sacó su navaja favorita la cual mostró su afilada hoja después de hacerla girar en su mano. Con un rápido movimiento, cortó parte del torso de aquel hombre y gracias a eso logró sorprenderle por unos momentos sin que pudiese ser capaz de reaccionar. Acto siguiente, tomó la tela del cuello del pequeño para finalmente salir corriendo del lugar arrastrándole; en ese momento se podía escuchar a la mujer gritar, claramente indignada pero ¡qué más daba! Hasta una persecución dejaba de sonar divertida con esos extraños seres.



[ Hablo ] — [ Pienso ] — [ Actúo ]
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
65325
Reputación :
7
Mensajes :
270

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Cazado por la noche y sus creaciones

Mensaje por Alcalde de Saltadilla el Jue Oct 05, 2017 11:35 pm

TEMA CERRADO
Éste tema ha sido cerrado y trasladado a la papelera debido a que lleva más de 2 meses de inactividad.
Si desean volver a abrirlo pueden pedirlo Aquí

Lugar: Ciudad de Éadrom - Bosque
avatar

Dromes :
95895
Reputación :
6
Mensajes :
480

Ver perfil de usuario
PROTECTORES DE LA NATURALEZA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Cazado por la noche y sus creaciones

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.