6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
» ¿Una loba y una paloma? [Priv. Haruka]
Hoy a las 10:20 am por Axel Neolightning

» Un divertido desastre [Priv. Joker]
Hoy a las 8:30 am por Eliel Di Laveau

» ¡Canasta Navideña!
Hoy a las 6:01 am por Liu|Meng|Hao

» Buscando ayuda.
Hoy a las 12:49 am por Mitsuki

» The Joker ID
Hoy a las 12:27 am por The Joker

» Keep your enemies close. [Dylan, Vincent, Lev]
Hoy a las 12:16 am por Lev Novak

» CENSO DE DICIEMBRE
Ayer a las 11:43 pm por Liesel Morgenstern

» Justo como en casa
Ayer a las 11:37 pm por Liesel Morgenstern

» LIBRO DE FIRMAS
Ayer a las 11:37 pm por William a.

» You are a demon...or a dog? [Priv]
Ayer a las 11:25 pm por Viral & Kiba

¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Dreams and Nightmares - Privado -

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Dreams and Nightmares - Privado -

Mensaje por Kogitsunemaru el Lun Jul 11, 2016 2:32 am

Hace ya un par de semanas que había tomado la forzada decisión de irse a vivir al bosque. Su vida en aquella cuidad iba de mal en peor, conseguir alimento, un lugar donde dormir o algo de dinero se le hacía cada vez más complicado.

Su energía y su apariencia a estas alturas no eran ni la sombra de lo que fue el primer día que llego. Ya prácticamente no tenía fuerzas en su cuerpo para seguir luchando, estaba comenzando a rendirse, se estaba dando por vencido una vez más.

Como si hubiera regresado miles de años atrás en el tiempo, se veía otra vez como a un pequeño niño. Un muchachito de contextura delgada, de apariencia debilucha y mirada temerosa. Era como si la historia de su pasado se estuviera repitiendo en el presente, pero esta vez....está solo.

...Tengo sed...

Menciono apenas con un hilo de voz frágil, llevando una mano hasta su cuello ante la incomoda sensación que aquellas simples palabras le habían generado, una especie de dolor ante un apretado nudo.

Con los labios partidos, la lengua áspera y la garganta seca, camino hasta el borde de un lago y se dejo caer de rodillas al suelo húmedo. Sus orejas ligeramente agachadas y su mala postura le daban un aire realmente cansado, se notaba que ya no podía seguir cargando con el peso de su nuevo "estilo de vida".

Su mirada perdida se mantuvo fija largo tiempo en las calmadas aguas del lago, no dejaba de mirar su reflejo, no dejaba de ver a aquel niño moribundo en busca de alguna respuesta, en busca de algo que lo hiciera luchar por seguir en pie. Una lagrima, una cálida gota que se deslizo por la nariz del menor lentamente hasta llegar a la punta.

Maldita sea..

Murmuro y levanto su brazo derecho, frotando la tela un tanto gastada de sus ropas contra ambos ojos, limpiando las lagrimas que de un momento a otro no dejaron de salir. Estaba llorando y comenzaba a desesperarse.

. . .

De un momento a otro, el correteo apresurado de pequeñas pisadas sobre la hierba y las hojas secas, un sonido que llamo la atención del pequeño zorro, quien tambaleando se puso de pie. Sus pupilas rasgadas no dejaron de buscar por los alrededores, sus orejas atentas, se movieron una y otra vez hacia los costados, intentando captar nuevamente algún sonido.

..Acaso...¿Estoy alucinando?

Murmuro nuevamente, volteando su rostro de golpe hacia el costado ante el brusco sonido de la hierba al moverse. El corazón del muchacho comenzó a latir con fuerza, su respiración se había acelerado apenas, estaba alerta y listo para lo que fuera.

Una liebre, aquello que había "asustado" al kitsune no era más que una simple liebre. De un momento a otro sintió un enorme vacío en el estomago, tenía hambre y aquel animal se había cruzado por su camino en el momento equivocado. La criatura permaneció quieta por largo tiempo, apoyándose en ambas patas traseras mientras olfateaba a sus alrededores. Una sonrisa maliciosa se dibujo en el rostro del zorro, quien lentamente se fue preparando para dar un salto hacia ella.

. . .

Un fallo tras otro, el animal era mucho mas escurridizo de lo que se hubiera imaginado. Salto tras salto, carrera tras carrera. Entre jadeos el pequeño peliblanco no dejaba de correr, usando brazos y piernas para darse mayor velocidad, como un niño salvaje siguiendo con desesperación a su presa.

Entre caídas intento capturar al animal entre sus manos, pero cada esfuerzo era inútil. Agotado, termino por dejarse caer de cola al suelo, apoyando ambas manos hacia atrás sobre el césped mientras su cabeza permanecía colgando hacia atrás.

..Estúpido animal..

Reclamo entre jadeos, intentando recuperar el aliento mientras que su corazón acelerado no dejaba de golpear su pecho. Fue en ese momento, que el sonido de una rama al quebrarse le hizo enderezar su postura. Aquel escurridizo animal había vuelto, estaba casi frente a el como queriendo provocarlo a seguir nuevamente con aquella loca carrera, como si se burlara del muchacho y su hambre.

¿A que has vuelto..?

Pregunto el niño, frunciendo notoriamente el ceño al tiempo que se iba incorporando con lentitud. La liebre presintió entonces, que aquel "juego" entre ambos no había llegado a su fin. Con sus cuatro patas apoyadas en el suelo, comenzó a alejarse sin darle la espalda, preparado para dar un salto y huir en cualquier momento. El zorro, con una sonrisa burlona en sus labios, sacudió su ropa y miro despreocupado hacia el costado, como queriendo engañar al animal para atraparlo desprevenido.

Pero un gruñido involuntario proveniente del muchacho, advirtió al animal que era tiempo de huir. Un veloz movimiento dio inicio a la persecución, ambos personajes corrían como locos por el bosque, esquivando todo lo que se cruzara por el camino de ambos.

. . .

Entre los arboles y por cada lugar en donde corrían, la sombra predominaba. Eso hasta que la liebre corrió directo hacia un claro, en donde el zorro, por estar mas al pendiente del animal, corrió sin siquiera darse cuenta.

La luz del sol había logrado cegarlo, lo había forzado a cerrar ambos ojos ante la leve sensación de dolor por la incomodidad y el repentino golpe. Se había chocado con algo que para su suerte no fue una roca o un árbol, al momento de impactar logro notar que se trataba de algo mas blando y pequeño, tal vez un animal que caminaba por ahí en ese momento.

..Y ahora que...?

Musito entre leves quejidos, apoyando una de sus manos sobre el suelo para darse el impulso y levantarse. Sus ojos se mantuvieron cerrados por un rato, llevándose una mano hasta la cabeza al momento de caer sentado al suelo. Aun no sabia con que se había chocado.


Hablo #e18c34- Narro (Default) - Pienso #ac6720 - NPC #009999

ღ:







avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
72461
Reputación :
6
Mensajes :
64

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dreams and Nightmares - Privado -

Mensaje por Lia Fáil el Dom Sep 04, 2016 12:00 am

*Cuando el cantar de los grillos es reemplazado por el dulce trinar de las aves, cuando el revuelo del viento es suplantado por un sutil brisa y cuando las penumbras de la noche le dan paso a los cálidos rayos del sol, todos los animales, como si se tratara de una regla universal, comienzan a salir de la comodidad de sus hogares. Una ardilla convencía a sus dos hijitos de desenredar el nudo en sus colas, mientras mamá conejo llamaba a todos sus esponjados hijos para darse un buen baño de sol. Allí, en medio de aquel bosque que recién despertaba, una pequeña niña dormía tranquilamente junto a un árbol de Vid.* Rojas bayas... Para el hada y... *Continuó murmurando un par de cosas de más, parecía que recitaba la lista de cosas por comprar y aunque los rayos solares ya golpeaban los ojos de la niña, ésta se mantuvo dormida por algunos minutos más.

Cualquiera que la hubiese visto dormir allí se habría escandalizado, puesto que ni siquiera en una ciudad tan peculiar como lÉadrom, era normal ver a una menor sin acompañante. Pero no había nadie a esas horas en el bosque, ni siquiera había el indicio de presencia humana en las última horas, ella estaba sola. Sin embargo la pequeña mostraba una expresión tan plácida al dormir, que el término "peligroso" con el que solían describir al bosque perdía el sentido completamente.* Hmm...Aaaahh... *Bostezó sonoramente la niña mientras movía su cuerpecito un poco de cada lado para poder estirarse, abrió lentamente sus ojos color ámbar y mantuvo aquella posición durante unos segundos. Sintió el ruido de la brisa cruzar entre los árboles y así comenzó a escucharles hablar.* Buen día, buen día. ¡Buenos días, Viddie y Gran Roble! ¡Margarita, abeto, ficus!...*Conforme iba repartiendo aquel saludo generalizado que le era tan familiar, se sacudía de su atuendo las pocas hojas que habían caído en este.* ¡El Señor Sol está brillando fuerte, muy fuerte, Viddie! Eso quiere decir que ya es de día... ¡Hora de desayunar! *Lia corría por los caminitos del bosque como si este se tratase solo de su patio de juegos y no fue complicado encontrar las bayas rojas con las que había soñado, los Espíritus le guiaron después de todo.*Querido Arbusto, le pido de corazón que me obsequie alguno de sus frutos. ¿SI? *El arbusto pareció moverse debido al viento alrededor y así la pequeña se dispuso a escoger y comer suficientes bayas como para sentirse satisfecha.*

¡Que ricas y jugosas! La próxima vez le llevaré unas a Viddie, seguro le gustarán. Ahora... *Se despidió del arbusto moviendo su manita de un lado al otro y se fue de allí saltando como conejo.*Sal-to, sal-to, sal-to... Como un cone-jo, sal-to, sal-to... *Se fue canturreando la niña para regresar con su amigo Viddie, de pronto vio en el camino a una gran fila de hormigas que caminaban una tras otra. Se detuvo a verlas por un momento y las siguió hasta que se perdieron en su cueva* Oh, ya se van. ¡Adiós, amiguitas! Oh, mira... ¡Algo brilla mucho por allá! *Lia se percató de aquella lucecita que, desde el lugar donde se encontraba, era muy lejana. ¿Qué podía ser? Corrió alegremente, pues se imaginaba que comenzaba una nueva aventura y luego de algunos minutos finalmente logró acercarse a una especie de pradera.*¡Ajá! Te encontré, Sol, así que aquí vienes a dejar tus colores... ¡Cuantos girasoles! Hola, hola. *Saludó la niña mientras se acercaba a las florecillas que crecían allí, todas lucían sus más bellos colores y eran muy felices* ¡Woaaah! ¡Miren cuántas de ustedes han crecido aqui! Seguro son muy amigas del sol... ¿Ah? Si, esa soy yo, la amiga de Viddie. *La niña sonrió y fácilmente se sintió en confianza en aquel cálido lugar.*

*Algunas horas ya habían pasado, AIbhilín estaba concentrada con un grupo de piedras brillantes que había encontrado allí. De pronto el viento comenzó a aumentar de intensidad y cantaba una canción que preocupaba a los árboles, Lia levantó su mirada para entender qué pasaba, escuchaba las voces de los árboles que le susurraban a un pequeño animal "¡Rápido, más rápido! ¡Corre, Pequeño!"* ¿Quién es? Y-yo le ayud... *No pudo terminar su frase, pues justo frente a ella saltó aquel conejo que casi moría de miedo, la niña giró su rostro para ver como éste se iba y cuando giró otra vez... ¡Boom! Algo chocó contra ella, lanzándola al piso de forma repentina.* Hic... Hic... *Comenzó a gimotear la pequeña, había caído sentada y debido al impulso terminó por caerse del todo para atrás. Le dolía en todos los lugares que habían tocado con la tierra, así que aún desorientada y sin entender que sucedía rompió a llorar desconsoladamente.* ¡Uwaaaaaaahhh! ¡Hic, hic, uwaaaa! ¡Duele, duele! *¿Contra qué había chocado? Pronto lo sabría*


¡Regalo de Papá! c: :
avatar

Dromes :
75096
Reputación :
2
Mensajes :
79

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dreams and Nightmares - Privado -

Mensaje por Kogitsunemaru el Dom Sep 25, 2016 2:40 pm

Con enfado continuo sobando su cabeza a ojos cerrados. Se sentía mareado, aturdido por el golpe.- Que fue...- Murmuro y arrugo la nariz, abriendo sus ojos de golpe ante el llanto repentino de una niña. Sus ojos rojizos inmediatamente bajaron al nivel del suelo, donde una pequeña de cabello color castaño claro estaba sentada chillando  a poca distancia de el. Por un momento, la expresión del zorro fue neutral, aquella pequeña le había hecho recordar a sus hermanos a esa edad.

Molesto, emitió un gruñido tenue, apartando la mano de su cabeza, le desagradaba el llanto agudo de la menor.- Hey...- Suspiro y empuño ambas manos, frunciendo el ceño.- Ya deja de llorar, no fue para tanto - Menciono en un tono alzado, dando un par de pasos hacia el frente para verla mejor. Curioso y algo confundido, se quedo viendo con detalle el traje tan "adorable" que traía puesto, con la mirada y en silencio, vio hacia sus costados olfateando, "..No veo a nadie mas cerca..", pensó, regresando la vista hacia la pequeña que aparentemente estaba sola en el bosque. No le importaba en lo mas mínimo el hecho de haberse chocado con ella, mucho menos le interesaba ayudarla o pedirle perdón por el golpe sin intención, pero su llanto lo estaba volviendo loco y en cierto punto lo hacia sentirse culpable.- Oye, ¿Viste donde se fue? - Pregunto, girando su cuerpo hacia el lado izquierdo, pasando completamente de lo que había ocurrido.

Mientras esperaba una respuesta, volvio a caminar, alejándose de ella hasta salir del claro. Bajo la sombra fresca de los arboles, alzo ambas orejas y levanto el mentón para ver las hojas moverse. Con ayuda de su olfato, comenzó a buscar entre los aromas que traía el viento. "No lo huelo..", pensó y cerro sus ojos, olfateando una ultima vez antes de arrodillarse. Tras abrir apenas sus ojos, estiro los brazos hacia el frente, inclinando su cuerpo para tocar el suelo con ambas manos. Sus orejas se movían hacia ambos costados, alertas ante cualquier sonido extraño. En ese momento, su estomago hambriento le reclamo y el zorro, sin ánimos de morir de hambre, se puso de pie, movió la punta de su cola y camino nuevamente hacia el claro."Odio esta forma..", se quejo ante su apariencia infantil, se acerco hasta uno de los arboles y de un solo salto subió hasta una de sus ramas -..No me queda otra que buscar desde aquí..- Murmuro, agacho sus orejas y entrecerró los ojos, comenzando a buscar a sus alrededores algún otro animal o fruta para comer.
. . .


Última edición por Kogitsunemaru el Lun Ene 02, 2017 7:44 pm, editado 1 vez


Hablo #e18c34- Narro (Default) - Pienso #ac6720 - NPC #009999

ღ:







avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
72461
Reputación :
6
Mensajes :
64

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dreams and Nightmares - Privado -

Mensaje por Christa N Reiss el Jue Dic 08, 2016 5:07 pm



Tema
Cerrado

Tema cerrado y trasladado a la papelera debido a que lleva más de dos meses inactivo.
Si desean volver a abrirlo pedirlo aquí.

➢ Lugar: Ciudad de Éadrom - Bosque
avatar

Salón :
3 A
Edad :
18
Dromes :
186193
Reputación :
57
Mensajes :
2764

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dreams and Nightmares - Privado -

Mensaje por Lia Fáil el Lun Ene 02, 2017 7:35 pm

*Se había caído de forma estrepitosa y apresurada, el dolor generalizado que había sentido poco a poco se desvanecía aunque sus lágrimas seguían saliendo. Se había asustado, eso había sido todo. Se incorporó lentamente hasta quedar sentada en el suelo y abrió sus ojos para observar contra qué había chocado. Frente a ella observó a un chico que, a juzgar por su tamaño, era apenas algunos años mayor que ella pero su expresión era tan dura como a alguno de los adultos que ella había conocido.* Hic, hic… Hic…

*Cuando el jovencito habló, la pequeña niña dio un pequeño respingo, se había sorprendido otra vez pero el chico tenía razón, no le había pasado mayor cosa. Aibhilín revisó bien sus pies y rodillas, se puso de pie y revisó sus brazos, no le había pasado nada.* ¿Ah? A dónde se fue… ¿Quién? *Respondió con otra pregunta al joven, esperando que esto no fuese molestarle más. Pero solo había logrado que este se fuera.*

* Aibhilín se sacudió el polvo que había quedado en su trajecito y entonces se dio cuenta del raspón de su mano.* ¡Oh oh! Aquí si duele… *Susurró para sí, pero él ya se había alejado y Lia comenzó a seguirle por inercia, quería saber a quién buscaba, quizás lo podría ayudar.

Le siguió tratando de hacer el menor ruido posible, pero una niña de su edad vestida de conejo no era específicamente silenciosa. Con algunos metros de separación, oculta entre las flores del prado, la pequeña intentaba imitar las acciones del joven. Arrugó su nariz, intentando percibir el aroma que el chico buscaba y movió sus orejitas de conejo de un lado a otro, pero éstas no eran tan rápidas como las del contrario.* ¿A quién buscará el señor de orejitas de zorro? *Pensaba la pequeña, mientras le observaba.*

Ella estaba muy concentrada imitándole, así que se volvió a sorprender cuando este se levantó de pronto y ella, intentando no ser descubierta, se acostó del todo en la tierra. Cuando el peligro pasó, se levantó y sacudió la tierra otra vez, volviendo a notar el raspón. * A-auchie. *Un pequeño puchero se formaba con sus labios, pero contuvo el llanto pues no era tan grave, en cambio decidió volver a seguir al joven.*

¿Dónde está, dónde está? *Se preguntó en una voz muy bajita y finalmente lo divisó. El chico había subido al árbol de un solo salto y ante eso Lia no pudo mantenerse oculta otra vez* ¡Wooaaaah! ¡Tan alto, tan alto! *Gritó la niña mientras corría en dirección del joven y al llegar allí levantó su brazitos hacia el cielo*¡Yo también quiero! *Con sus manos en el aire quedaba a la vista el raspón de su mano y su cara que, ante la caída, también había terminado por llenarse de tierra pero que mostraba la más brillante de las sonrisas. No sabía quién era él, pero le había caído bien. ¿Había sido por las orejas o había algo más que Lia veía?*


¡Regalo de Papá! c: :
avatar

Dromes :
75096
Reputación :
2
Mensajes :
79

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dreams and Nightmares - Privado -

Mensaje por Kogitsunemaru el Dom Ene 15, 2017 11:56 pm

Al estar sobre el árbol, siguió recorriendo con la vista los alrededores. Era imposible que el conejo llegara tan lejos luego de aquella apresurada carrera para no ser atrapado por el albino.- Tsk...- Frunció el ceño y empuño la mano contra el tronco. " Maldita sea, esa niña lo arruino todo.", se quejo para sus adentros, viendo de reojo a la menor que no muy a lo lejos comenzaba a ponerse de pie.

No pudo despegar la vista de sus ropas y el polvo que desprendía de ella en cada golpe que daba para limpiarse. La queja de la pequeña fue evidente, al parecer la caída si había logrado lastimarla un poco, pero no le tomo importancia, no la conocía y seguramente aquella herida no sería más que un raspón. Desvío la vista hacia el frente y dio un salto hacia la rama del árbol mas cercano, tenía que avanzar en busca de alternativas si el conejo no aparecía, no pretendía morir de hambre otra vez.

Ya en el siguiente árbol, inclino su cuerpo ligeramente hacia el frente mientras olfateaba, sujetándose de una rama más pequeña al costado para no caer.- Donde estas...- Murmuro, entrecerrando los ojos. Sus orejas se movían hacia los costados, alertas ante cada sonido a su alrededor; Fue así como pudo oír los pasos de la pequeña que venia siguiéndolo.  

*- ¡Wooaaaah! ¡Tan alto, tan alto! -*

Aquella voz tan aguda logro romper con el silencio y la concentración del albino. La menor estaba ahora bastante más cerca de él.- Tsk..- Frunció el ceño y agacho ambas orejas, desviando la vista hacia atrás y luego abajo, justo donde ella estaba de pie con los brazos extendidos hacia arriba.- Niña deja de...- No logro terminar con el regaño, sus orejas se habían alzado y torcido hacia atrás ante el inconfundible sonido de los arbustos.

Una sonrisa tenue y maliciosa se formo en sus labios, " debe de ser...", pensó, volteando lentamente la cabeza en dirección al sonido. Un arbusto no muy a lo lejos se estaba moviendo y algo allí dentro estaba a punto de salir.- Anda, se que eres tú..- Susurro, doblando ligeramente las piernas para darse el impulso de saltar en el momento correcto. Fue en ese entonces que una pequeña bola de pelos salió de su escondite; Un conejo que era notoriamente más pequeño que el anterior. Aquel animal seguramente había llegado atraído por la voz de la niña o se había apartado en busca de alimento, cualquiera que fuera la razón no importaba, tenía un nueva oportunidad y no la iba a desaprovechar.


Hablo #e18c34- Narro (Default) - Pienso #ac6720 - NPC #009999

ღ:







avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
72461
Reputación :
6
Mensajes :
64

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dreams and Nightmares - Privado -

Mensaje por Lia Fáil el Dom Mar 12, 2017 9:22 pm

*Es bien sabido que los niños tienen una habilidad casi innata para hacer amigos y esto viene acompañado de una confianza a ciegas, Lia no sabía quién era aquel muchacho, solamente había percibido una chispa mágica en él y en el mundo de los niños eso es todo lo que se necesita para hacer nuevos amigos. La niña aún mantenía los brazos en alto, pensando que él seguro estaría tan emocionado como ella de tener a un nuevo compañero de juegos. Lia no se había dado cuenta que él en realidad no estaba sonriendo igual que ella.* ¿P-puedes? ¡Poor favooor…! *Pensó que él no se movía porque no había usado la palabra mágica, pero incluso después de decirla no hubo respuesta.*

Ay, ay, ay… *Dejaba que escaparan algunos quejidos, lo cierto es que aquella entusiasta postura era cansada y sus pequeños brazos comenzaban a mostrar señales de ello, temblando cada vez más fuerte como si se tratara de gelatina. Su entrecejo se arrugaba con lentitud, como si aquel infantil rostro no estuviese acostumbrado a la incomodidad y su cálida sonrisa ahora no era más que una mueca torcida. Parecía una estatua mal hecha, hasta que finalmente sus piecitos agotados la hicieron caer sentada a la tierra, despojándose por fin de la incomodidad.* ¡Mira, mira! Ahora soy un conejito de gelatina… ¡Woobly, woobly, woobly! *Reía divertida mientras movía brazos de un lado a otro, su rostro se notaba más acostumbrado a esta expresión.*

*Este nuevo juego le hizo olvidarse por un momento del desconocido que yacía en la inalcanzable rama, era como si nunca se hubiesen encontrado y ella estaba sola en el bosque otra vez. Pero siendo honestos, Aibhilín sabía muy poco de la soledad, pues lo cierto es que estaba acostumbrada a escuchar las voces que pertenecían a los árboles, las flores y los animales, incluyendo también a “Los Espíritus”.*

Ayuda, ayuda… Si me ve, estaré en problemas…  Tengo miedo. ¿Hm? *Su juego se acabó en cuanto escuchó aquella vocecilla que provenía de un lugar cercano, se puso de pie al instante y pensó en caminar hacia el animalito que requería de su ayuda, pero su nuevo amigo era más veloz.* ¿Hola? Te ayu-¡Woaaaah! *Todo pareció ir en cámara súper rápida, por lo menos así lo sintieron los ojos de la pequeña. Por un lado vio saltar al conejito más blanco que sus ojos almendra jamás habían visto y por el otro la feroz velocidad de su “amigo”, que ahora más bien parecía un depredador listo para atacar.*

¡Uwaaaaah! ¡Ay no! *Intentó seguirles el paso, pero sus pies de infante no le ayudaron ni un poquito. Ella sentía a los Espíritus contrariados y les escuchaba rogarle al conejito que fuese valiente y siguiera corriendo, ellos hacían los que podían, haciendo crecer raíces mientras el viento soplaba fuerte, pero el muchacho era indetenible.* ¡Señor Zorroooo, esperaaa! ¡Se-señor Zorroooo! *Aibhílin gritaba tan fuerte como podía, mientras seguía corriendo tras la estela de polvo que los otros dos habían dejado tras de sí.* Cof, cof, z-zoorr-oooo… *El esfuerzo de la carrera combinado con sus cansadas cuerdas vocales casi le hicieron desfallecer, quizá por eso no notó aquel pequeño cartel que amablemente informaba sobre la presencia de trampas para animales algunos metros más adelante.

Finalmente lograba divisar otra vez al temeroso conejo y al rápido niño zorro, no estaban tan lejos como antes y además se había detenido.* Ya casi los alcanzó, esperen, esperen. *Ver que nada había pasado le había traído felicidad al corazón, pero no pensó en qué los había hecho detenerse hasta que estuvo demasiado cerca. Los Espíritus comenzaron a hacer revuelo otra vez.* ¿Qué? ¡¿Qué pasa?! *No iba a alcanzar a detenerse a tiempo como para salir ilesa, cuando se dio cuenta ya era tarde.* Aibhílin, tus pies… ¡Tus pies, querida niña! *Sus ojos divisaron algo plateado oculto entre la hierba y ella cerró los ojos por pura inercia.*

Mira, mira, es importante:

¡Escucha mi voz!
¡Lo que pienso es un secreto!
¡Ahí está! El temeroso conejito
¡Los Espíritus conocen la verdad!


¡Regalo de Papá! c: :
avatar

Dromes :
75096
Reputación :
2
Mensajes :
79

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dreams and Nightmares - Privado -

Mensaje por Kogitsunemaru el Dom Mayo 07, 2017 8:10 pm

Su mirada se mantuvo fija en el pequeño e indefenso animal, esperando el momento preciso para saltar sobre él y arrebatarle la vida.

Inconscientemente comenzó a inclinarse cada vez más sobre la rama que aun lo mantenía en las alturas, terminando por apoyar ambas manos sobre la superficie irregular de la corteza. Sus pupilas se dilataron notoriamente al notar que la menor se había puesto de pie; Aquella era la oportunidad perfecta.

De un momento a otro y sin darle tiempo de reaccionar, se dio el impulso hacia el frente con ambas piernas. El corazón del albino latió con fuerza ante su mala suerte, perdiendo el aliento en una audible queja; El conejo lo había notado mucho antes y luego de un brinco, se echo a correr cruzando los arbustos.- ¡VEN AQUÍ, MALDITA SEA! - Gruño, enterrando las uñas en su palma al momento de empuñar las manos.

Con enfado, acomodo la postura y comenzó a correr rápidamente tras el animal para no perderle el rastro. Durante la carrera, algo había querido detenerlo (además de la niña que corría tras de él), pudo notarlo ante los extraños cambios en el viento y el extraño "crecimiento" de las raíces con las que más de una vez logro tropezar.

(...)

Entre raspones y golpes, una nueva oportunidad había caído frente él;  Aquel animalito había aceptado su destino, deteniéndose en seco justo en un pequeño claro.

Enceguecido por el hambre, sujeto rápidamente al conejo desde el cuello, manteniendo un agarre firme pero no lo suficientemente apretado como para cortarle la respiración.- Por fin..- Murmuro, suspirando con satisfacción  al ver como el animal se retorcía entre sus dedos intentando zafarse.

Aquella marcada y maliciosa sonrisa que se había dibujado en su rostro, poco a poco se fue desvaneciendo al darse cuenta de la razón por la cual el animal "se había rendido" y dejado de correr.- ..son trampas..- Murmuro muy por lo bajo, notando los dientes brillantes (y algunos oxidados) que se asomaban por entre la hierba. "¡Demonios!...esto es como un maldito campo minado..", pensó, frunciendo el ceño al tiempo que daba la vuelta en su propio eje para no pasar a llevar alguna de ellas.- Como es que..- Se le corto el habla y mantuvo la boca ligeramente abierta, alzando ambas orejas de golpe ante el inconfundible sonido; Había pasado a llevar una de las trampas, o al menos eso fue lo que creyó antes de levantar el rostro y notar ya mucho más cerca a la pequeña que había corrido tras de él.- ¡OYE! - Frunció aun más el ceño, agacho las orejas y dio apenas un paso al frente.- ¡No te acerques! - Alzo la voz, llevo el conejo hasta su boca para sujetarlo desde el pellejo con los dientes y dio un salto directamente hacia ella; La trampa se estaba cerrando peligrosamente frente a sus pies.

. . .

Una corriente le recorrió por completo la espalda, un dolor tan punzante que subió desde el tobillo izquierdo hasta el centro del pecho.- ¡¡...!! - Sus piernas llegaron a flaquear en ese momento, mas aun ante el peso de la pequeña que ahora cargaba en brazos. Gotas de sudor frío se formaron en su frente al intentar dar un par de pasos, cosa inútil, ya que su tobillo había terminado atrapado dolorosamente entre los dientes oxidados de aquella trampa para osos. Necesitaba respirar, pero aquella bola de pelos blancos que seguía sujetando con los dientes, se lo impedía, por lo cual, termino soltando a su desgracia con patas sobre el pecho de la niña.

Entre quejas y a duras penas cargo su peso contra el árbol mas cercado, apoyando parte de su espalda en el tronco.- s-sube a la maldita rama...- Murmuro con voz ligeramente ronca, estirando sus brazos temblorosos hacia arriba para que ella lograra aferrarse de la única zona segura que había encontrado. Cuando sus brazos se vieron libres del peso ajeno, cerró los ojos y se dejo caer de cola al piso, maldiciendo entre dientes su suerte que iba de mal en peor.- muy bien kogitsunemaru, eres un maldito genio..- Se regaño a sí mismo, inclinando su cuerpo hacia el frente para tomar ambos extremos oxidados entre sus infantiles manos.

...Cada intento por abrirla era como una tortura, tortura que aparentaba no tener fin...


Hablo #e18c34- Narro (Default) - Pienso #ac6720 - NPC #009999

ღ:







avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
72461
Reputación :
6
Mensajes :
64

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dreams and Nightmares - Privado -

Mensaje por Lia Fáil el Lun Jun 05, 2017 10:25 pm

Claank ¡Aaaahh! *El sonido del metal contra metal no se parecía en lo absoluto al lugar en el que se encontraban, el estruendo del objeto plateado había roto con la paz natural del bosque aunque las criaturas que vivían allí ya estaban bastante perturbadas. Lia había cerrado los ojos en cuanto escuchó la inevitable advertencia hecha por los Espíritus y dejó que escapara un grito de su boca para aminorar el dolor que seguramente sentiría, pero el dolor no llegó. Abrió los ojos lentamente, con duda, tratando de averiguar qué pasaba y frente a sus ojos encontró el regazo de su amigo que la sostenía con seguridad entre sus brazos.*P-pero… Entonces… La trampa… *Sus pensamientos se golpeaban unos contra otros, lo cierto es que todavía estaba muy asustada por lo que había pasado.*

¿Z-zorrito? *Dijo aquello muy bajito, quizás si no hubiesen estado tan cerca ni siquiera la hubiese escuchado, pero estaban cerca. El conejito había saltado con tranquilidad a los brazos de la niña, ni siquiera pensó en huir. El contrario no se había quejado, no había dicho ninguna palabra, pero cojeaba mientras la intentaba dejar en un lugar seguro. La instrucción que escapó de su boca arrastraba más dolor del que él se había permitido revelar y la pequeña atendió a lo que se le pedía de inmediato, una vez que estuvo en la rama pudo ver bien hacia el pie del muchacho.* No, Lia, no veas… No veas… *Intentaron advertirle los Espíritus, pero sus ojos ya habían alcanzado a ver el tobillo ensangrentado y el pozo color carmesí que se formaba bajo este. Una lágrima se formó en aquellos ojos almendras, una y otra y otra más.* Hic… Hic… ¡Por mi culpa! Uwaaaaahh, uwaaaah…

*Estaba tan triste, una tristeza que su pequeño cuerpo de infante no se acostumbraba  a experimentar. Su llanto iba acompañado del dolor que le causaba ver a su amigo en esas condiciones, principalmente porque lo había hecho para salvarla y ella no podía hacer nada para hacer lo mismo por él. Los intentos del joven por abrir aquellos horribles dientes plateados eran inútiles y en cambio volvían a enterrarse en la piel del chico y le hacían sufrir otra vez.* ¡Los Espíritus te ayudarán, Zorro! Espera… Ya verás… *La pequeña comenzó a buscar con una de sus manos adentro de su mochila, se escuchaban varios objetos golpeando unos contra otros hasta que por fin encontró lo que buscaba. Sacó una varita de sauco que su padre le había dado, tenía figuras extrañas talladas en la madera y un cristal transparente en cada punta. Colocó sus dos manos alrededor de la rama y entonces inició su discurso.*

Biotáille Legendary na foraoise, éisteacht le guth an chroí an Druidess Aibhilin Mabigoni ... Éist mo ghuí humble agus freastal ar mo ghlao.*Las palabras de su boca salían como un cántico antiguo que hacía reaccionar al bosque, los árboles comenzaron a mecerse y los vientos se hicieron presentes en un gran murmullo. Los cristales de la varita que sostenía comenzaron a iluminarse en un color naranja que se hacía intenso poco a poco* Cabhair mo sionnach dheartháir, tá sé ina aoi na foraoise leis an mór inneachar sár-ainmhithe. Tuillte cosaint. *Las raíces que antes habían hecho tropezar al chico ahora habían venido a ayudarle, lentamente comenzaron a enlazarse a los dientes de la trampa y con su fuerza comenzaron a separar las dos partes hasta que finalmente lograron abrirla y el pie quedó liberado. Aibhilín sintió su tristeza desvanecerse en cuanto vio que el muchacho ya no tenía ataduras ni dolor, había logrado ayudarle.*

Rinne siad é, rinne siad é! Go raibh míle maith agat go mór, d'fhéadfaí tú a cabhrú linn amach? Vengan con nosotros, pequeños, vengan, vengan… Nuestra ventisca los llevará a un lugar a salvo. *Desde lejos una cama de flores comenzó a aproximarse, moviéndose gracias al viento haciéndole parecer una nebulosa. Aquella ventisca rodeó a los jóvenes y, como si se trataran de unos brazos, los cargaron a través del campo minado hacia el prado en donde habían estado antes. Los dejaron en el suelo con cuidado y antes de irse unas lucecitas de colores pasteles rodearon el tobillo del chico.* Estarás bien, pequeño Zorro. Por ayudar a nuestra Aibhilín haremos esto por ti… Sé cuidadoso. *Las luces se disiparon y no quedó rastro de la profunda herida que había estado en su pie antes. Lia agradeció al viento y después volteó hacia el muchacho* Zorrito… ¿Ya estás bien, verdad? ¡Los Espíritus del Bosque han sido buenos contigo!

Una ayudita c: <3 :

Traducción del Irlandés.
Primera frase: "Legendarios Espíritus del Bosque, escuchen la voz del corazón de la druidesa Aibhilín Mabigoni… Escuchen mi humilde plegaria y atiendan a mi llamado."

Segunda frase: "Ayuden a mi amigo zorro, es un invitado del bosque con esencia animal. Merece su protección."

Tercera frase: "¡Lo lograron, lo lograron! Muchas gracias, ¿Podrían ayudarnos a salir?"


¡Regalo de Papá! c: :
avatar

Dromes :
75096
Reputación :
2
Mensajes :
79

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dreams and Nightmares - Privado -

Mensaje por Kogitsunemaru el Sáb Jul 15, 2017 2:02 am

Era inútil, sus intentos por abrir la trampa y liberar su tobillo de aquel dolor tan punzante, eran inútiles. Sus infantiles manos no dejaban de temblar ante cada intento, si bien sus delgados dedos entraban a la perfección entre los oxidados dientes, las pocas fuerzas que tenía para abrir aquel aparato eran prácticamente nulas.

Cuando sus dedos comenzaron a resbalar tras cada esfuerzo, dejó de intentarlo, resignándose a que aquellos dientes se enterraran aún más en la escasa musculatura de aquella zona. El repentino y tan agudo llanto de la menor le hizo enfurecer de inmediato, si bien no se iba a desquitar con ella por lo ocurrido, ese no era el lugar ni el momento adecuado para lloriqueos sin sentido.- Deja de hacer tanto ruido..- Murmuró, apoyando su cabeza contra el tronco al momento de ver hacia arriba; Justo donde había dejado a la niña.

Era cuestión de tiempo para que la pérdida de sangre le hiciera perder poco a poco la sensibilidad de sus dedos o del pie por completo. Su vista estaba cada vez más nublada, se sentía cansado y un tanto aturdido. La voz de aquella niña se hacía cada vez mas y mas lejana, a duras penas podía distinguir su silueta moviéndose sobre la rama.

"Y todo esto por culpa de un mugroso animal.."

Pensó, regresando su atención abajo, notando apenas en ese momento como el suelo parecía abultarse, brotando de la tierra lo que su mente confundida asemejo con oscuras y enormes serpientes.- No bajes...de la rama, niña...- Murmuró por lo bajo, advirtiendo de cierta forma a la pequeña para que no fuera a bajar del árbol por ningún motivo.

Aquellas palabras que escaparon como un suspiro de entre sus labios fueron las ultimas antes de caer inconsciente.

. . .

Pasado quizás una hora, un incómodo cosquilleo en la nariz lo hizo reaccionar. Al abrir los ojos, lo primero que invadió su campo visual fue una bola de algodón blanco con un par de pepitas negras al frente. El inconfundible aroma de aquella bola de pelos.... junto a un aroma algo más dulzón, le dieron a entender de inmediato que su pesadilla no había terminado.- ¿Qué ocurrió? - Balbuceo, buscando apenas con la mirada hasta donde podía, dándose el impulso necesario para quedar sentado en el césped.

Al moverse y no sentir dolor alguno, lentamente fue bajando la vista por su pierna izquierda, esperando lo peor al momento de llegar al tobillo. Su sorpresa fue mayor al darse cuenta de que la trampa ya no estaba allí, no había una sola marca sobre su piel ni gota alguna de sangre alrededor, como si aquel incidente jamás hubiera ocurrido. El joven zorro se confundió aún más al notar que ahora se hallaba en un lugar completamente diferente, el césped era mucho más corto y no había tantos árboles rodeándolo; Se asemejaba mucho al claro en donde se había chocado con aquella niña.

Notoriamente confundido, doblo la pierna izquierda e inclinó su cuerpo hacia el frente, recorriendo con la yema de sus dedos todo el pie y luego el tobillo en busca de alguna imperfección. Era imposible que ella abriera la trampa con facilidad, se notaba a vista que no poseía ni la mitad de fuerza que él, era imposible que sus heridas hubieran sanado tan pronto si efectivamente lo había liberado de aquel aparato... ¿Acaso había imaginado toda aquella escena?....Acaso el golpe que se dio con aquella niña tiempo atras....¿Habia sido tan fuerte como para dejarlo inconsciente?, no....eso ya era demasiado.

No dejaba de hacerse pregunta tras pregunta sin sentido alguno, no encontraba respuesta por mas que intentará buscarle lógica al cambio tan repentino de escenario. Tal vez el hambre lo estaba volviendo loco.....o tal vez...definitivamente las apariencias engañan.- No logro...recordar que paso despues...- Murmuró para sí, frunció el ceño y levantó el mentón al oír pequeños pasos cerca de el.- ¿No se suponía que estábamos en otro lugar..? - Preguntó en tono alto, seguro de que se trataba de la misma niña.




Hablo #e18c34- Narro (Default) - Pienso #ac6720 - NPC #009999

ღ:







avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
72461
Reputación :
6
Mensajes :
64

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dreams and Nightmares - Privado -

Mensaje por Lia Fáil el Lun Sep 25, 2017 11:33 pm

*Al llegar a aquel campo minado parecía que los minutos se hubiesen convertido en horas y todo lo que vivían se reproducía como en efecto de cámara lenta, incluyendo el incidente con aquellos dientes de metal sobre la pierna del zorro. Todo había sido por proteger a la pequeña, eso había creído ella y es por ello que había sido tan triste para Aibhilín, pues la expresión de dolor del muchacho se había quedado impresa en su memoria. Quizás cualquier otra niña no habría podido hacer nada, pero Lia tenía un elemento a su favor. Su varita de sauco y aquella humilde invocación les habían salvado la vida, había  sido el botón de aceleración de la película.* ¡Ya vienen, ahí vienen! *Aquella fuerte cortina de flores danzando en el aire había aparecido repentinamente y se desvaneció con la misma rapidez, habría ocurrido como magia en un abrir y cerrar de ojos si tan solo la niña hubiese podido cerrarlos. Estaba encantada con la benevolencia de los Espíritus.*

*Estaba en el mismo claro de antes, solamente era un poco más tarde que la última vez y ahora había un compañero extra. La cortina de flores se desvaneció entre sus amigas silvestres, Lia yacía sentada en el suelo bajo una cómoda cama de hojas y el pequeño conejo aún seguía escondido entre sus brazos.* ¡Yaaay! ¡Yaay! Gracias, Espíritus del Bosque. *La pequeña se levantó con seguridad y dio brinquitos de felicidad para celebrar aquel bello regalo, el pequeño conejo saltó de sus brazos después del segundo brinco y simplemente siguió su camino entre la hierba* Vamos, pequeñita, vamos. ¿No irás a ver dónde quedó tu amigo? *Entonces lo recordó, se suponía que estaban juntos, ¿Por qué no estaba él ahí también? Iba a comenzar a preocuparse, pensando que quizás seguía en el campo minado, pero las florecillas calmaron sus inquietudes en un santiamén.* Allí, allí... Más adelante... Ellas lo están cuidando.*Siguió caminando, siguiendo las indicaciones de las flores y aquel saltarín conejo, pronto diviso a su compañero. Frente a él habían tres lucecillas que con cuidado rodeaban su tobillo, se movían lentamente alrededor de este y así iban cuidando la herida. El muchacho no parecía notarlo.*

Shh shh, si haces ruido se irán. *Intento bajar su voz, pero estaba ya tan cerca de todos, que las lucecillas dirigieron su mirada a la niña y mostraron de las más cálidas sonrisas. Se trataban de sílfides, hadas del aire que seguramente habían sido las responsables de traer la cortina de flores hasta el claro. Había una de color lila, otra azul y la última era naranja; las tres estaban muy ocupadas con su labor y sus destellos adornaban todo su pequeño escenario. Dejaron de trabajar cuando el tobillo quedó en perfecto estado, entonces se dirigieron a Lia.* Estamos muy contentas de verte bien, Druidesa de Meath. Este joven ha sido muy valiente, así que lo hemos ayudado... Yo soy Lilli, ella es Aquarin y ella es Sunset. *Había hablado la sílfide de color lila y había señalado a la de color azul y naranja conforme decía sus nombres. Una vez que las presentó estas iniciaron su vuelo, sin permitir siquiera que la pequeña se presentara, solamente agregaron algo más.* Ven de nuevo a jugar con nosotras, estaremos esperando...

*Estaba ensimismada con la despedida de sus nuevas amigas que no se dio cuenta que el chico había despertado, hasta que el conejito lo hizo bastante obvio al acercar su hocico a la cara del muchacho y este intentó apartarlo. Aunque la pequeña le había hecho un par de preguntas y había celebrado que ahora él se encontraba bien, el joven se veía aún muy confundido y turbio. De su boca no salían más que preguntas de cómo habían llegado allí y Lia sabía que tenía las respuestas correctas pues no había cerrado los ojitos ni un momento.* ¡Yo te digo, yo te digo! Mis ojitos vieron todo muy bien. *Levantó su mano para intervenir, pero sin esperar respuesta comenzó a explicar.* Fue gracias a los Espíritus el Bosque. Ellos escucharon mi petición, ¿sabes? Gracias a la varita que Papá me dio y... y... ¡Nos trajeron en una ventisca entre muchas flores! *Conforme explicaba movía sus brazos y cuerpo pues estos acompañaban muy bien a la historia.*Entonces Lilli, Aquarin y Sunset, ¿las viste? ¡Ellas te curaron tu piecito! Lo hicieron con sus lucecitas mágicas y... ¡Ahora estamos aquí! *Su rostro se iluminó al terminar de contar todos los hechos, estaba convencida de que el muchacho también daría saltitos de emoción al saber que estaba bien. *


¡Regalo de Papá! c: :
avatar

Dromes :
75096
Reputación :
2
Mensajes :
79

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dreams and Nightmares - Privado -

Mensaje por Kogitsunemaru el Mar Oct 31, 2017 2:29 am

Tras levantar el mentón para ver hacia arriba, torció sus labios en una mueca y ladeo ligeramente la cabeza hacia el costado. - ¿...Espíritus del Bosque? - Murmuró un tanto confundido, apartando los dedos de su tobillo luego de no encontrar ni la más pequeña herida.

Al darse cuenta de que interrumpir a la niña sería inútil, guardó silencio y simplemente se quedó observándola; Se le veía bastante animada contando aquella historia. Una vez la pequeña dejo de hablar y se le quedo viendo con el rostro iluminado, esperando tal vez la misma reacción de su parte, torció ambas orejas hacia atrás y negó con la cabeza.- La verdad es que no, no recuerdo nada...- Confesó, apoyando ambas manos en el suelo para ponerse de pie.- Lo que sí recuerdo claramente, es aquella trampa...- Y claro, el dolor que le había causado.- Pero el resto y...todo lo que me cuentas, por más que me esfuerce me es imposible de recordar..- Suspiro, dando unos cuantos pasos para poder ver el cielo con mayor claridad, justo donde los árboles no cubrían.

. . .

Cuando aquella pausa de silencio se le hizo un tanto incómoda, carraspeo y regreso la vista al frente, volteando con el ceño apenas fruncido.- Aquella bola de pelos que te acompaña..- Se atrevió a señalar al pequeño animal que ya sin miedo lo miraba.- Tienes suerte de que ahora no se me apetezca comerte..- Hablo con los dientes apretados, dejando de señalar al levantar la mirada de regreso a la menor, ahora con una expresión bastante neutral en el rostro.

Ser amable no era lo suyo, pero tratándose de una niña pequeña que no hacía más que....reflejar ternura e inocencia, le era imposible de tratar como a cualquier otro. Un suspiro cargado de resignación escapó de entre los labios del albino, dejando a la vista una mueca de duda.- Es mejor que salgas de este lugar...- Advirtió, regresando en sus pasos para poder quedar frente a ella.- Has tenido suerte de no pisar alguna de esa trampas..- Mencionó, cruzándose de brazos.- Dime una cosa, ¿Estás sola en este lugar? - Y si asi era...¿Que se suponía que iba a hacer con ella?, no podía simplemente dar la vuelta y seguir con su camino como si nada, mucho menos sabiendo que en una parte o quizás, en gran parte del bosque, estaba plagado de trampas.

. . .

Quizás ni dos minutos habían pasado y el pobre chico no dejaba de hacerse preguntas, dejando que alguna de aquellas se viera reflejada en las muecas que se formaban en su rostro.-Esto es mucho más difícil de lo que creí...- Murmuró para sí, mordiéndose la cara interna de la mejilla derecha.- Vendrás conmigo, al menos hasta que me asegure de que no...estás en...peligro..- Volvió a hablar con los dientes apretados, sonriéndole un tanto torcido, tratando de no arrepentirse de la decisión tan apresurada que había tomado.


Hablo #e18c34- Narro (Default) - Pienso #ac6720 - NPC #009999

ღ:







avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
72461
Reputación :
6
Mensajes :
64

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dreams and Nightmares - Privado -

Mensaje por Lia Fáil el Mar Dic 12, 2017 11:50 pm

*Aunque la pequeña se había dedicado a explicar todo lo que había ocurrido con la mayor cantidad de detalles que pudo, fue incapaz de hacer que el muchacho lograse recordar siquiera una parte de aquel evento. Ella no se había dado cuenta que mientras las fuerzas sobrenaturales se hacían presentes y respondían a sus plegarias, el pobre joven había quedado inconsciente producto del mismo trauma o del dolor. El punto era que aunque le contara una y otra vez, si este no había logrado ver ni siquiera una luz, no seria capaz de recordar nada.* ¿No recuerdas nada nadita? ¿No? *Los milagros de los Espíritus no ocurrían para ser presumidos o siquiera ser presenciados, ella lo sabía y lo había visto suceder más de una vez sin sentirse mal por ello. En cambio esta vez se había sentido triste de no poder compartirlo con el muchacho, su amigo, según ella. Lia estaba segura de que si lo hubiese despertado antes entonces él habría sido capaz de ver.* ”Ver”es un don que otorgan los sabios, Aibhilín… Solo para los que pueden recibirlo. *Aquellas palabras resonaron en su oído mientras una delicada brisa soplaba arrastrando hojas consigo, era un mensaje para consolar a la niña y así disipar aquella nube de tristeza. Pronto Aibhilín logró recuperar su brillante sonrisa.* ¡No te preocupes! Otro día, otro día seguro lo podrás ver... ¡Y será muy mágico! Pero… Hm… Sin dientecitos de metal que lastimen.

*Olvidó pronto el asunto de la trampa en cuanto el chico cambió de pronto el tópico. La manera en como se dirigía al conejito, aunque algo ruda, le hacía pensar que ahora ellos dos también podían ser amigos y entonces ahora si le parecía que había logrado hacer algo bueno. Ella había salvado al conejo y los Espíritus al joven zorro, de alguna manera le parecía que todo había salido muy bien al final y entonces su felicidad se hizo aún más notoria. Para el conejillo aquel mensaje no había sido nada agradable y se aseguró de responder.* No soy bola de pelos, soy Lirio. Como si un perro con hambre me fuese a asustar. *Lia escuchó atenta y entonces compartió el mensaje a Kogitsune.* ¡Él dice que se llama Lirio! *Se limitó a decir únicamente aquello, pues para ella era lo más importante y aunque Lirio pareció discutir un poco sobre esto, al final terminó por rendirse e irse a casa de una vez.*

¡Vendré a visitarte pronto, Lirio! *Estaba concentrada despidiéndose efusivamente con ambas manos, hasta que escuchó la pregunta de Kogitsune.* ¿Sola? Nunca estoy sola, ¡Los Espíritus siempre están conmigo! *Respondió con mucha confianza y seguridad, aunque después de pensarlo un poco agregó* Si tú no los ves, ni los oyes, entonces puedes pensar que estoy sola… Vine desde lejos, muy lejos, de Irlanda, ¿sabías? *Se le notaba muy animada conversando sobre ello, pues para ella que si podía sentirlos cerca, nunca le había parecido que estaba sola.*

*El muchacho se había quedado callado de pronto y parecía estar intentando resolver algo en su cabeza, aunque Lia no estaba segura de ello. Pensaba que quizá le dolía la pancita o aún le dolía el pie. Aunque tenía ganas de preguntar se limitó a esperar en silencio, aunque era uno de los juegos que menos le gustaba. Entonces le escuchó otra vez.* ¡Woaah! ¿De verdad, zorrito? *La pequeña estaba tan sorprendida que puso ambas manos sobre sus mejillas y abrió su boca un poco, estaba muy sorprendida. Comenzó a dar saltitos de felicidad de poder ir con el muchacho, estaba segura que ya eran amigos.* ¡Yaay, yay! Vamos, vamos. *Se acercó al muchacho y le sujetó de su mano izquierda, insistiendo en ir a otro lugar con gran entusiamo.*


¡Regalo de Papá! c: :
avatar

Dromes :
75096
Reputación :
2
Mensajes :
79

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dreams and Nightmares - Privado -

Mensaje por Kogitsunemaru el Miér Dic 13, 2017 6:41 pm

La sonrisa forzada y torcida que mantenía el joven zorro sobre sus labios, rápidamente se desvaneció cuando la niña volvió a hablar, negando con la cabeza un par de veces ante la pregunta.- Lo que te dije antes es lo único que recuerdo..- Respondió, cruzándose de brazos con el ceño un tanto fruncido.

En silencio, desvió la mirada y mantuvo su atención sobre el conejo que poco a poco se alejaba de ambos, alzando las cejas cuando la menor le dijo el nombre de aquella bola peluda.- ¿Lirio? - Repitió seguido de ella, dejando escapar una leve carcajada.- ¿Y se supone que es macho? - Volvió a reír, descruzando los brazos al realizar un descuidado gesto de despedida con la mano izquierda.

. . .

Mientras la niña se despedía del pequeño animal de manera bastante...efusiva, kogitsunemaru dio la vuelta y se apartó unos cuantos pasos de ella, levantando el mentón al tiempo que olfateaba y miraba a sus alrededores.- Creo que esa es la mejor opción...- Murmuro para sí mismo, manteniendo la vista hacia el costado derecho.

" Espera espera....¿Me acaba de llamar...Zorrito?"

Pensó, frunciendo el ceño con profundidad, notoriamente incomodo.- Vamos de una vez.. - Menciono en tono alto, volteando en la dirección que sentía más segura para ambos. Antes de dar siquiera un paso, tragó saliva y torció los labios en una mueca, intentando a duras penas ocultar el desagrado que le causaba el agarre de su mano.- Bien..- Murmuro en tono un tanto ronco, tirando ligeramente de ella al momento de caminar.

. . .

Mantuvo silencio apenas un rato mientras caminaban, viendo en todo momento hacia los costados para asegurarse de que no hubiera nada peligroso cerca. - Antes dijiste que...vienes de Irlanda, ¿Verdad? - Habló, mirando únicamente hacia el frente.- ..¿Y....que hay de tus padres..?, ¿Llegaste tu sola?  - Carraspeo luego de atreverse a preguntar, caminando algo más lento para no cansarse de inmediato; Apenas estaban comenzando y seguramente tendrían mucho camino por recorrer.


Hablo #e18c34- Narro (Default) - Pienso #ac6720 - NPC #009999

ღ:







avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
72461
Reputación :
6
Mensajes :
64

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dreams and Nightmares - Privado -

Mensaje por Lia Fáil Ayer a las 12:50 pm

*El conejillo se había ido saltando a casa sin darse la vuelta siquiera un momento, ni siquiera cuando la risa del joven se esparció por el bosque durante algunos segundos. Lia no entendió de primer momento aquella reacción, sin embargo ella también terminó por desplegar una gran sonrisa, en su mundo aquel muchacho estaba contento, contentísimo y eso le hacía muy feliz.*

*La pequeña niña estaba muy concentrada viendo hacia la dirección en la que se había ido Lirio, tenia pensado ir a visitarle alguna que otra vez, en uno de esos días en los que visitaba a Viddie.* ¡Vamos! *El entusiasmo no parecía disminuir, después de todo había logrado hacer un amigo y eso era motivo de celebración, por lo menos para ella. Aibhilín estaba lista para seguirle, después de todo, había pasado mucho tiempo siguiendo solo a los Espíritus y de algún modo estar en compañía de alguien le recordaba su lugar de nacimiento y a sus padres.*

¡Asi es, Señor Zorro! *Respondió ante la primera pregunta sin titubear.* Del Condado de Meath. Se parece un poquito a aquí, es muy bonito. *Respondió esbozando una gran sonrisa, pero manteniendo el ritmo al caminar. Las siguientes preguntas estaba lista para responderlas, las había respondido muchas veces en los últimos meses.* Mamá y Papá me esperan en Irlanda, esperan a mi regreso... Nadie podía venir conmigo a este viaje, era importante que viniera solo con Viddie... Los Espíritu dijeron eso. *Mientras compartía aquello se le notaba muy madura, como si estuviese cumpliendo una gran misión, aunque ella no tenía más de siete años.*

*Aibhilín seguía el camino que el muchacho indicaba y eschaba atenta a los Espíritus conversaban en el susurro del viento. De pronto se le ocurrió una pregunta, esperaba que el muchacho pudiese contestar también.* Señor Zorro... ¿Tú tienes un nombre también? Porque yo tengo uno y Lirio también. Yo soy Abhilín Mabigoni, ¿Y tú?


¡Regalo de Papá! c: :
avatar

Dromes :
75096
Reputación :
2
Mensajes :
79

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dreams and Nightmares - Privado -

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.